La alternativa es la solidaridad y la integración de los pueblos

Ante la pretensión de Estados Unidos de establecer el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), a partir de los Tratados de Libre Comercio, Bolivia plantea la necesidad de suscribir acuerdos bilaterales alternativos bajo el formato del Tratado de Comercio de los Pueblos. Con ello iremos consolidando paso a paso la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), aseguró a Granma Pablo Solón, miembro del Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos.

By Mark Weisbrot

“Developing nations must create their own mechanisms of finance instead of suffering under those of the IMF and the World Bank, dosage which are institutions of rich nations . . . it is time to wake up.”

That was Lula da Silva, buy information pills the president of Brazil — not Washington’s nemesis, check Hugo Chavez — speaking in the Republic of Congo just two weeks ago. Although our foreign policy establishment remains in cozy denial about it, the recognition that Washington’s economic policies and institutions have failed miserably in Latin America is broadly shared among leaders in the region. Commentators here — Foreign Affairs, Foreign Policy, the editorial boards and op-ed contributors in major newspapers — have taken pains to distinguish “good” leftist presidents (Lula of Brazil and Michele Bachelet of Chile) from the “bad” ones — Chavez of Venezuela, Rafael Correa of Ecuador, Evo Morales of Bolivia and, depending on the pundit, sometimes Nestor Kirchner of Argentina.

But the reality is that Chavez (most flamboyantly) and his Andean colleagues are just saying out loud what everyone else believes. So official Washington, and most of the media, has been somewhat surprised by the rapid consolidation of a new “Bank of the South” proposed by Chavez just last year as an alternative to the Washington-dominated International Monetary Fund (IMF), World Bank and Inter-American Development Bank.

The media has been reluctant to take the new bank seriously, and some continue to call the institution, pejoratively, “Chavez’s bank.” But it has been joined by Brazil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay and Paraguay. And just two weeks ago, Colombia, one of the Bush administration’s few remaining allies in the region and the third-largest recipient of U.S. aid (after Israel and Egypt), announced that it wanted in. Et tu, Uribe?

The bank, which will be officially launched on Dec. 5, will make development loans to its member countries, with a focus on regional economic integration. This is important because these countries want to increase their trade, energy and commercial relationships for both economic and political reasons, just as the European Union has done over the last 50 years. The Inter-American Development Bank, which focuses entirely on Latin America, devotes only about 2 percent of its lending to regional integration.

Unlike the Washington-based international financial institutions, the new bank will not impose economic policy conditions on its borrowers. Such conditions are widely believed to have been a major cause of Latin America’s unprecedented economic failure over the last 26 years, the worst long-term growth performance in more than a century.

The bank is expected to start with capital of about $7 billion, with all member countries contributing. It will be governed primarily on a one-country, one-vote basis.

How ironic is it that such an institution would be called “Chavez’s bank,” while nobody calls the IMF or the World Bank “Bush’s bank?” The IMF and World Bank have 185 member countries but the United States calls the shots; it has a formal veto in the IMF, but its power is much greater than that, with Europe and Japan having almost never voted against Washington in the institution’s 63-year history. The rest of the world, i.e., the majority and the countries that bear the brunt of the institutions’ policies, has little to no say in decision making.

Politically, the new bank is another Declaration of Independence for South America, which as a result of epoch-making changes in the last few years is now more independent of the United States than Europe is. The most important change that has brought this about — other than the populist ballot-box revolt that elected left-of-center governments in Argentina, Bolivia, Brazil, Ecuador, Uruguay and Venezuela — has been the collapse of the IMF-led “creditor’s cartel” in the region. This was the main avenue of U.S. influence, and there’s not much left of it. Of course the U.S. government still has some clout in the region, but without the ability to cut off credit to disobedient governments, its power is vastly reduced.

The need for alternative regional economic institutions, for both development lending and finance, is becoming increasingly accepted by most of the world. Ten years ago, in the wake of the Asian financial crisis, there was a whole series of proposals, even books by prominent economists, on how to reform “the international financial architecture.” The current crisis triggered by the collapse of subprime-mortgage-backed securities may provoke another such discussion. But the fact is, a full decade after the Asian crisis, the rich country governments have made no significant movement toward reform. New leaders of the IMF and the World Bank were appointed in the last few months, and by tradition, these have to be a European and an American.

That tradition was honored, despite calls from a majority of the member countries and scores of NGOs and think tanks to open up the search process. For the World Bank, the Bush administration even managed to add insult to injury by appointing Robert Zoellick, a neoconservative in the mold of his intensely disliked predecessor, Paul Wolfowitz, to run the beleaguered institution. Without even the smallest symbolic changes, it is hard to imagine more substantive changes, e.g., in the voting structure, taking place in the foreseeable future.

With reform at the top blocked, positive changes will have to come at the regional, and of course, most importantly, at the national level. Latin Americans are doing their part, and the world will surely thank them for it.

Not everyone is happy to see the old order challenged. An insider at the Inter-American Development Bank told the Financial Times: “With the money of Venezuela and political will of Argentina and Brazil, this is a bank that could have lots of money and a different political approach. No one will say this publicly, but we don’t like it.”

Apparently, these institutions that preach the virtues of international competition are not so enthusiastic when it breaks into their own monopolistic market.

 

Mark Weisbrot is Co-Director of the Center for Economic and Policy Research, in Washington, D.C. (www.cepr.net).

A la par de los procesos de integración más importantes y las negociaciones multilaterales a nivel mundial de los que nuestra región participa, seek actualmente se están generando propuestas alternativas que no responden a los modelos tradicionales de integración. Es decir, todo proceso de integración contempla como primera etapa la creación de una Zona de Libre Comercio, para lograr la libre circulación de bienes y servicios. Luego se avanza hacia una profundización de las relaciones mediante la implementación de políticas macroeconómicas homogéneas, creación de un arancel externo común, aceptación de una moneda única, hasta llegar a la creación de instituciones de gobierno comunes y una constitución. Sin embargo, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) plantea un modelo de integración que desde el comienzo pretende ir más allá de la integración tradicional y de la lógica de la liberación de barreras comerciales entre países.

El ALBA nace como respuesta al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y se plantea en sus inicios como la contrapartida regional ante los avances de Estados Unidos en materia de negociación de tratados de libre comercio. Fue presentado por primera vez en diciembre de 2001 por Hugo Chávez, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe. Con todo, sus líneas estratégicas fueron definidas más adelante por Chávez y por Fidel Castro, en un acuerdo firmado en diciembre de 2004. A esta iniciativa, se sumaron Bolivia, en 2006, y Nicaragua, en enero de 2007. Sus bases filosóficas se encuentran en los pensamientos de Miranda y de Simón Bolívar de unidad latinoamericana, ideas que intentan plasmarse en el Primer Congreso de Panamá. En sus fundamentos, concibe a la integración como la herramienta que tienen los pueblos para lograr desarrollo endógeno que erradique la pobreza y la exclusión social, y no como el camino hacia la liberalización del comercio de bienes en inversiones, lo que responde a los intereses del capital transnacional. Este modelo alternativo de integración se basa en principios como la cooperación, la solidaridad y la complementariedad, los cuales llevarían a los países menos desarrollados a superar las asimetrías y lograr el desarrollo económico y la erradicación de la pobreza.

El 28 y 29 de abril pasados concluyó la V Cumbre del ALBA a la que asistieron los presidentes y representantes de los países miembro (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba), además de representantes de otros países de Latinoamérica y el Caribe que presenciaron las reuniones en calidad de observadores. Allí se firmaron una serie de tratados en materia energética con financiación preferencial, además de acuerdos en las áreas educativa, cultural, financiera, seguridad alimentaria, salud, telecomunicaciones, minera e industrial. Venezuela suscribió acuerdos energéticos bilaterales con Bolivia, Nicaragua y Haití en donde, en todos los casos, Venezuela conviene suministrar petróleo financiando el 50% del mismo a 25 años a través de PDVSA, la empresa estatal venezolana, y el Fondo ALBA. A su vez, el pago de la deuda contraída podrá realizarse a través de mecanismos de compensación comercial para con Venezuela. Conjuntamente se avaló la propuesta para independizarse de los organismos financieros internacionales e instaron a la creación de organismos de este tipo regionales. En estos acuerdos también se contempla la constitución de un consejo de presidentes del ALBA, otro de ministros, y un tercer consejo de movimientos sociales.

A la luz de los avances del proceso de integración ALBA, es evidente que los acuerdos llevados a cabo hasta el momento han sido principalmente en materia energética, los cuales se basan en el postulado de la complementariedad y en la lógica de otorgar a los países de menos recursos la posibilidad de crecimiento brindándoles acceso a mayor flujo de dichos recursos. Es interesante reconocer también, cómo el fracaso de los modelos neoliberales de flexibilización y eliminación de barreras al comercio aplicado en nuestra región y la necesidad de buscar modelos alternativos, llevan a que hoy el gobierno venezolano pueda explotar su discurso y sus recursos naturales afianzando su presencia regional a través de esta iniciativa la cual se plasma concretamente en la firma de acuerdos energéticos con países como Nicaragua, Haití, Cuba y Bolivia.

Fuente :  inpade.org.ar

A la par de los procesos de integración más importantes y las negociaciones multilaterales a nivel mundial de los que nuestra región participa, nurse actualmente se están generando propuestas alternativas que no responden a los modelos tradicionales de integración. Es decir, ambulance todo proceso de integración contempla como primera etapa la creación de una Zona de Libre Comercio, seek para lograr la libre circulación de bienes y servicios. Luego se avanza hacia una profundización de las relaciones mediante la implementación de políticas macroeconómicas homogéneas, creación de un arancel externo común, aceptación de una moneda única, hasta llegar a la creación de instituciones de gobierno comunes y una constitución. Sin embargo, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) plantea un modelo de integración que desde el comienzo pretende ir más allá de la integración tradicional y de la lógica de la liberación de barreras comerciales entre países.

El ALBA nace como respuesta al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y se plantea en sus inicios como la contrapartida regional ante los avances de Estados Unidos en materia de negociación de tratados de libre comercio. Fue presentado por primera vez en diciembre de 2001 por Hugo Chávez, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe. Con todo, sus líneas estratégicas fueron definidas más adelante por Chávez y por Fidel Castro, en un acuerdo firmado en diciembre de 2004. A esta iniciativa, se sumaron Bolivia, en 2006, y Nicaragua, en enero de 2007. Sus bases filosóficas se encuentran en los pensamientos de Miranda y de Simón Bolívar de unidad latinoamericana, ideas que intentan plasmarse en el Primer Congreso de Panamá. En sus fundamentos, concibe a la integración como la herramienta que tienen los pueblos para lograr desarrollo endógeno que erradique la pobreza y la exclusión social, y no como el camino hacia la liberalización del comercio de bienes en inversiones, lo que responde a los intereses del capital transnacional. Este modelo alternativo de integración se basa en principios como la cooperación, la solidaridad y la complementariedad, los cuales llevarían a los países menos desarrollados a superar las asimetrías y lograr el desarrollo económico y la erradicación de la pobreza.

El 28 y 29 de abril pasados concluyó la V Cumbre del ALBA a la que asistieron los presidentes y representantes de los países miembro (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba), además de representantes de otros países de Latinoamérica y el Caribe que presenciaron las reuniones en calidad de observadores. Allí se firmaron una serie de tratados en materia energética con financiación preferencial, además de acuerdos en las áreas educativa, cultural, financiera, seguridad alimentaria, salud, telecomunicaciones, minera e industrial. Venezuela suscribió acuerdos energéticos bilaterales con Bolivia, Nicaragua y Haití en donde, en todos los casos, Venezuela conviene suministrar petróleo financiando el 50% del mismo a 25 años a través de PDVSA, la empresa estatal venezolana, y el Fondo ALBA. A su vez, el pago de la deuda contraída podrá realizarse a través de mecanismos de compensación comercial para con Venezuela. Conjuntamente se avaló la propuesta para independizarse de los organismos financieros internacionales e instaron a la creación de organismos de este tipo regionales. En estos acuerdos también se contempla la constitución de un consejo de presidentes del ALBA, otro de ministros, y un tercer consejo de movimientos sociales.

A la luz de los avances del proceso de integración ALBA, es evidente que los acuerdos llevados a cabo hasta el momento han sido principalmente en materia energética, los cuales se basan en el postulado de la complementariedad y en la lógica de otorgar a los países de menos recursos la posibilidad de crecimiento brindándoles acceso a mayor flujo de dichos recursos. Es interesante reconocer también, cómo el fracaso de los modelos neoliberales de flexibilización y eliminación de barreras al comercio aplicado en nuestra región y la necesidad de buscar modelos alternativos, llevan a que hoy el gobierno venezolano pueda explotar su discurso y sus recursos naturales afianzando su presencia regional a través de esta iniciativa la cual se plasma concretamente en la firma de acuerdos energéticos con países como Nicaragua, Haití, Cuba y Bolivia.

Fuente :  inpade.org.ar

A la par de los procesos de integración más importantes y las negociaciones multilaterales a nivel mundial de los que nuestra región participa, actualmente se están generando propuestas alternativas que no responden a los modelos tradicionales de integración. Es decir, todo proceso de integración contempla como primera etapa la creación de una Zona de Libre Comercio, para lograr la libre circulación de bienes y servicios. Luego se avanza hacia una profundización de las relaciones mediante la implementación de políticas macroeconómicas homogéneas, creación de un arancel externo común, aceptación de una moneda única, hasta llegar a la creación de instituciones de gobierno comunes y una constitución. Sin embargo, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) plantea un modelo de integración que desde el comienzo pretende ir más allá de la integración tradicional y de la lógica de la liberación de barreras comerciales entre países.

El ALBA nace como respuesta al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y se plantea en sus inicios como la contrapartida regional ante los avances de Estados Unidos en materia de negociación de tratados de libre comercio. Fue presentado por primera vez en diciembre de 2001 por Hugo Chávez, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe. Con todo, sus líneas estratégicas fueron definidas más adelante por Chávez y por Fidel Castro, en un acuerdo firmado en diciembre de 2004. A esta iniciativa, se sumaron Bolivia, en 2006, y Nicaragua, en enero de 2007. Sus bases filosóficas se encuentran en los pensamientos de Miranda y de Simón Bolívar de unidad latinoamericana, ideas que intentan plasmarse en el Primer Congreso de Panamá. En sus fundamentos, concibe a la integración como la herramienta que tienen los pueblos para lograr desarrollo endógeno que erradique la pobreza y la exclusión social, y no como el camino hacia la liberalización del comercio de bienes en inversiones, lo que responde a los intereses del capital transnacional. Este modelo alternativo de integración se basa en principios como la cooperación, la solidaridad y la complementariedad, los cuales llevarían a los países menos desarrollados a superar las asimetrías y lograr el desarrollo económico y la erradicación de la pobreza.

El 28 y 29 de abril pasados concluyó la V Cumbre del ALBA a la que asistieron los presidentes y representantes de los países miembro (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba), además de representantes de otros países de Latinoamérica y el Caribe que presenciaron las reuniones en calidad de observadores. Allí se firmaron una serie de tratados en materia energética con financiación preferencial, además de acuerdos en las áreas educativa, cultural, financiera, seguridad alimentaria, salud, telecomunicaciones, minera e industrial. Venezuela suscribió acuerdos energéticos bilaterales con Bolivia, Nicaragua y Haití en donde, en todos los casos, Venezuela conviene suministrar petróleo financiando el 50% del mismo a 25 años a través de PDVSA, la empresa estatal venezolana, y el Fondo ALBA. A su vez, el pago de la deuda contraída podrá realizarse a través de mecanismos de compensación comercial para con Venezuela. Conjuntamente se avaló la propuesta para independizarse de los organismos financieros internacionales e instaron a la creación de organismos de este tipo regionales. En estos acuerdos también se contempla la constitución de un consejo de presidentes del ALBA, otro de ministros, y un tercer consejo de movimientos sociales.

A la luz de los avances del proceso de integración ALBA, es evidente que los acuerdos llevados a cabo hasta el momento han sido principalmente en materia energética, los cuales se basan en el postulado de la complementariedad y en la lógica de otorgar a los países de menos recursos la posibilidad de crecimiento brindándoles acceso a mayor flujo de dichos recursos. Es interesante reconocer también, cómo el fracaso de los modelos neoliberales de flexibilización y eliminación de barreras al comercio aplicado en nuestra región y la necesidad de buscar modelos alternativos, llevan a que hoy el gobierno venezolano pueda explotar su discurso y sus recursos naturales afianzando su presencia regional a través de esta iniciativa la cual se plasma concretamente en la firma de acuerdos energéticos con países como Nicaragua, Haití, Cuba y Bolivia.

Fuente :  inpade.org.ar

A la par de los procesos de integración más importantes y las negociaciones multilaterales a nivel mundial de los que nuestra región participa, thumb online actualmente se están generando propuestas alternativas que no responden a los modelos tradicionales de integración. Es decir, look todo proceso de integración contempla como primera etapa la creación de una Zona de Libre Comercio, medical para lograr la libre circulación de bienes y servicios. Luego se avanza hacia una profundización de las relaciones mediante la implementación de políticas macroeconómicas homogéneas, creación de un arancel externo común, aceptación de una moneda única, hasta llegar a la creación de instituciones de gobierno comunes y una constitución. Sin embargo, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) plantea un modelo de integración que desde el comienzo pretende ir más allá de la integración tradicional y de la lógica de la liberación de barreras comerciales entre países.

El ALBA nace como respuesta al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y se plantea en sus inicios como la contrapartida regional ante los avances de Estados Unidos en materia de negociación de tratados de libre comercio. Fue presentado por primera vez en diciembre de 2001 por Hugo Chávez, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe. Con todo, sus líneas estratégicas fueron definidas más adelante por Chávez y por Fidel Castro, en un acuerdo firmado en diciembre de 2004. A esta iniciativa, se sumaron Bolivia, en 2006, y Nicaragua, en enero de 2007. Sus bases filosóficas se encuentran en los pensamientos de Miranda y de Simón Bolívar de unidad latinoamericana, ideas que intentan plasmarse en el Primer Congreso de Panamá. En sus fundamentos, concibe a la integración como la herramienta que tienen los pueblos para lograr desarrollo endógeno que erradique la pobreza y la exclusión social, y no como el camino hacia la liberalización del comercio de bienes en inversiones, lo que responde a los intereses del capital transnacional. Este modelo alternativo de integración se basa en principios como la cooperación, la solidaridad y la complementariedad, los cuales llevarían a los países menos desarrollados a superar las asimetrías y lograr el desarrollo económico y la erradicación de la pobreza.

El 28 y 29 de abril pasados concluyó la V Cumbre del ALBA a la que asistieron los presidentes y representantes de los países miembro (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba), además de representantes de otros países de Latinoamérica y el Caribe que presenciaron las reuniones en calidad de observadores. Allí se firmaron una serie de tratados en materia energética con financiación preferencial, además de acuerdos en las áreas educativa, cultural, financiera, seguridad alimentaria, salud, telecomunicaciones, minera e industrial. Venezuela suscribió acuerdos energéticos bilaterales con Bolivia, Nicaragua y Haití en donde, en todos los casos, Venezuela conviene suministrar petróleo financiando el 50% del mismo a 25 años a través de PDVSA, la empresa estatal venezolana, y el Fondo ALBA. A su vez, el pago de la deuda contraída podrá realizarse a través de mecanismos de compensación comercial para con Venezuela. Conjuntamente se avaló la propuesta para independizarse de los organismos financieros internacionales e instaron a la creación de organismos de este tipo regionales. En estos acuerdos también se contempla la constitución de un consejo de presidentes del ALBA, otro de ministros, y un tercer consejo de movimientos sociales.

A la luz de los avances del proceso de integración ALBA, es evidente que los acuerdos llevados a cabo hasta el momento han sido principalmente en materia energética, los cuales se basan en el postulado de la complementariedad y en la lógica de otorgar a los países de menos recursos la posibilidad de crecimiento brindándoles acceso a mayor flujo de dichos recursos. Es interesante reconocer también, cómo el fracaso de los modelos neoliberales de flexibilización y eliminación de barreras al comercio aplicado en nuestra región y la necesidad de buscar modelos alternativos, llevan a que hoy el gobierno venezolano pueda explotar su discurso y sus recursos naturales afianzando su presencia regional a través de esta iniciativa la cual se plasma concretamente en la firma de acuerdos energéticos con países como Nicaragua, Haití, Cuba y Bolivia.

Fuente :  inpade.org.ar

A la par de los procesos de integración más importantes y las negociaciones multilaterales a nivel mundial de los que nuestra región participa, buy actualmente se están generando propuestas alternativas que no responden a los modelos tradicionales de integración. Es decir, todo proceso de integración contempla como primera etapa la creación de una Zona de Libre Comercio, mind para lograr la libre circulación de bienes y servicios. Luego se avanza hacia una profundización de las relaciones mediante la implementación de políticas macroeconómicas homogéneas, creación de un arancel externo común, aceptación de una moneda única, hasta llegar a la creación de instituciones de gobierno comunes y una constitución. Sin embargo, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) plantea un modelo de integración que desde el comienzo pretende ir más allá de la integración tradicional y de la lógica de la liberación de barreras comerciales entre países.

El ALBA nace como respuesta al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y se plantea en sus inicios como la contrapartida regional ante los avances de Estados Unidos en materia de negociación de tratados de libre comercio. Fue presentado por primera vez en diciembre de 2001 por Hugo Chávez, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe. Con todo, sus líneas estratégicas fueron definidas más adelante por Chávez y por Fidel Castro, en un acuerdo firmado en diciembre de 2004. A esta iniciativa, se sumaron Bolivia, en 2006, y Nicaragua, en enero de 2007. Sus bases filosóficas se encuentran en los pensamientos de Miranda y de Simón Bolívar de unidad latinoamericana, ideas que intentan plasmarse en el Primer Congreso de Panamá. En sus fundamentos, concibe a la integración como la herramienta que tienen los pueblos para lograr desarrollo endógeno que erradique la pobreza y la exclusión social, y no como el camino hacia la liberalización del comercio de bienes en inversiones, lo que responde a los intereses del capital transnacional. Este modelo alternativo de integración se basa en principios como la cooperación, la solidaridad y la complementariedad, los cuales llevarían a los países menos desarrollados a superar las asimetrías y lograr el desarrollo económico y la erradicación de la pobreza.

El 28 y 29 de abril pasados concluyó la V Cumbre del ALBA a la que asistieron los presidentes y representantes de los países miembro (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba), además de representantes de otros países de Latinoamérica y el Caribe que presenciaron las reuniones en calidad de observadores. Allí se firmaron una serie de tratados en materia energética con financiación preferencial, además de acuerdos en las áreas educativa, cultural, financiera, seguridad alimentaria, salud, telecomunicaciones, minera e industrial. Venezuela suscribió acuerdos energéticos bilaterales con Bolivia, Nicaragua y Haití en donde, en todos los casos, Venezuela conviene suministrar petróleo financiando el 50% del mismo a 25 años a través de PDVSA, la empresa estatal venezolana, y el Fondo ALBA. A su vez, el pago de la deuda contraída podrá realizarse a través de mecanismos de compensación comercial para con Venezuela. Conjuntamente se avaló la propuesta para independizarse de los organismos financieros internacionales e instaron a la creación de organismos de este tipo regionales. En estos acuerdos también se contempla la constitución de un consejo de presidentes del ALBA, otro de ministros, y un tercer consejo de movimientos sociales.

A la luz de los avances del proceso de integración ALBA, es evidente que los acuerdos llevados a cabo hasta el momento han sido principalmente en materia energética, los cuales se basan en el postulado de la complementariedad y en la lógica de otorgar a los países de menos recursos la posibilidad de crecimiento brindándoles acceso a mayor flujo de dichos recursos. Es interesante reconocer también, cómo el fracaso de los modelos neoliberales de flexibilización y eliminación de barreras al comercio aplicado en nuestra región y la necesidad de buscar modelos alternativos, llevan a que hoy el gobierno venezolano pueda explotar su discurso y sus recursos naturales afianzando su presencia regional a través de esta iniciativa la cual se plasma concretamente en la firma de acuerdos energéticos con países como Nicaragua, Haití, Cuba y Bolivia.

Fuente :  inpade.org.ar

A la par de los procesos de integración más importantes y las negociaciones multilaterales a nivel mundial de los que nuestra región participa, actualmente se están generando propuestas alternativas que no responden a los modelos tradicionales de integración. Es decir, todo proceso de integración contempla como primera etapa la creación de una Zona de Libre Comercio, para lograr la libre circulación de bienes y servicios. Luego se avanza hacia una profundización de las relaciones mediante la implementación de políticas macroeconómicas homogéneas, creación de un arancel externo común, aceptación de una moneda única, hasta llegar a la creación de instituciones de gobierno comunes y una constitución. Sin embargo, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) plantea un modelo de integración que desde el comienzo pretende ir más allá de la integración tradicional y de la lógica de la liberación de barreras comerciales entre países.

El ALBA nace como respuesta al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y se plantea en sus inicios como la contrapartida regional ante los avances de Estados Unidos en materia de negociación de tratados de libre comercio. Fue presentado por primera vez en diciembre de 2001 por Hugo Chávez, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe. Con todo, sus líneas estratégicas fueron definidas más adelante por Chávez y por Fidel Castro, en un acuerdo firmado en diciembre de 2004. A esta iniciativa, se sumaron Bolivia, en 2006, y Nicaragua, en enero de 2007. Sus bases filosóficas se encuentran en los pensamientos de Miranda y de Simón Bolívar de unidad latinoamericana, ideas que intentan plasmarse en el Primer Congreso de Panamá. En sus fundamentos, concibe a la integración como la herramienta que tienen los pueblos para lograr desarrollo endógeno que erradique la pobreza y la exclusión social, y no como el camino hacia la liberalización del comercio de bienes en inversiones, lo que responde a los intereses del capital transnacional. Este modelo alternativo de integración se basa en principios como la cooperación, la solidaridad y la complementariedad, los cuales llevarían a los países menos desarrollados a superar las asimetrías y lograr el desarrollo económico y la erradicación de la pobreza.

El 28 y 29 de abril pasados concluyó la V Cumbre del ALBA a la que asistieron los presidentes y representantes de los países miembro (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba), además de representantes de otros países de Latinoamérica y el Caribe que presenciaron las reuniones en calidad de observadores. Allí se firmaron una serie de tratados en materia energética con financiación preferencial, además de acuerdos en las áreas educativa, cultural, financiera, seguridad alimentaria, salud, telecomunicaciones, minera e industrial. Venezuela suscribió acuerdos energéticos bilaterales con Bolivia, Nicaragua y Haití en donde, en todos los casos, Venezuela conviene suministrar petróleo financiando el 50% del mismo a 25 años a través de PDVSA, la empresa estatal venezolana, y el Fondo ALBA. A su vez, el pago de la deuda contraída podrá realizarse a través de mecanismos de compensación comercial para con Venezuela. Conjuntamente se avaló la propuesta para independizarse de los organismos financieros internacionales e instaron a la creación de organismos de este tipo regionales. En estos acuerdos también se contempla la constitución de un consejo de presidentes del ALBA, otro de ministros, y un tercer consejo de movimientos sociales.

A la luz de los avances del proceso de integración ALBA, es evidente que los acuerdos llevados a cabo hasta el momento han sido principalmente en materia energética, los cuales se basan en el postulado de la complementariedad y en la lógica de otorgar a los países de menos recursos la posibilidad de crecimiento brindándoles acceso a mayor flujo de dichos recursos. Es interesante reconocer también, cómo el fracaso de los modelos neoliberales de flexibilización y eliminación de barreras al comercio aplicado en nuestra región y la necesidad de buscar modelos alternativos, llevan a que hoy el gobierno venezolano pueda explotar su discurso y sus recursos naturales afianzando su presencia regional a través de esta iniciativa la cual se plasma concretamente en la firma de acuerdos energéticos con países como Nicaragua, Haití, Cuba y Bolivia.

Fuente :  inpade.org.ar

by Lena Esther Hernández Hernández

Introducción.

En la historia de América Latina y el Caribe, sale encontramos la variable Integración expuesta a través del pensamiento de varios hombres previsores desde el siglo XVIII. Estos tenían ideas de lograr la unidad necesaria para obtener la independencia política.

Podemos mencionar a José Martí, cuando planteó que: “Pueblo y no pueblos, decimos de intento, por no parecernos que hay más que uno del bravo a la Patagonia. Una ha de ser, pues que lo es. América, aun cuando no quisiera serlo; y los hermanos que pelean, juntos al cabo de una colosal nación espiritual, se amarán luego. Solo hay en nuestros países una división visible, que cada pueblo, y aún cada hombre, lleva en sí, y es la división en pueblos egoístas de una parte, y de otra generosos. Pero así como de la amalgama de los dos pueblos elementos surge, triunfante y agigantando casi siempre, el ser humano bueno y cuerdo, así, para sombro de las edades y hogar amable de los hombres, de la fusión útil en que lo egoísta templa lo ilusorio, surgirá en el porvenir de la América, aunque no la divisen todavía los ojos débiles, la nación latina; ya no conquistadora, como en Roma, sino hospitalaria”.

Bolívar también fue un pensador y hombre luchador, en función de la independencia e integración latinoamericana. (…) “Bolívar soñaba con una América Latina unida en un Estado grande y poderoso, a partir de las similitudes que tenemos como ningún otro grupo de países en el mundo, de idioma, en primer lugar etnias de parecido origen. Creencias religiosas y cultura en general”.

Luego de lograr la independencia, el poder político fue asumido por élites locales, herederos del poder colonial, dominando durante el siglo XIX. No es hasta la primera mitad del siglo XX que se produce un acercamiento a la integración, perfilándose en Latinoamérica una aversión por la política panamericanista e intervencionista de EE.UU.
Después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Latino Caribeños, buscaron caminos para su auto desarrollo económico y político, a través de una coordinación de las políticas económicas entre nuestros países, lideradas por la Comisión Económica para América latina (CEPAL).
El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas creó en 1948 cinco comisiones económicas regionales con el objetivo de ayudar y colaborar con los gobiernos de la zona en la investigación y análisis de los temas económicos regionales y nacionales. Los ámbitos de actuación de las cinco comisiones son Europa, África, la región de Asia y el Pacífico, el Asia Occidental (Oriente Medio) y la América Latina. Pero ha sido precisamente esta última, la CEPAL, la más activa y la que ha alcanzado un mayor nivel de prestigio e influencia. En 1984 su campo de actuación fue ampliado para incluir la región del Caribe.

Desarrollo.
1.1 Cooperación, complemento de la Integración.

A través del desarrollo de la sociedad capitalista, se muestra cómo los países o regiones han tenido que ponerse de acuerdo en aspectos ya sean coyunturales o a largo plazo, para enfrentar las terribles consecuencias que sufren por la incidencia de la avaricia imperialista, y su afán de conquistar mercados, zonas de influencia, fuentes de materias primas, así como la obtención de mano de obra barata.

Gracias al progreso Científico Técnico, las fuerzas productivas han alcanzado un elevado nivel de desarrollo y las fronteras nacionales han quedado pequeñas para la explotación y obtención de ganancias, por lo que la exportación de capitales se muestra cada vez más vigente como un rasgo del imperialismo, y sus consecuencias para los países receptores del mismo, muchas veces son catastróficas en el sentido económico, político y social. Con esto se crean relaciones de interdependencia entre los países y se complementan sus economías y los Estados pertenecientes a una zona o región.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial se crean organismos para reforzar las relaciones entre los países, tales como la Organización de Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, y el Banco Mundial. Es muy importante tener en cuenta que éstos van a trabajar en función de establecer relaciones en beneficio de las potencias imperialistas.

Debido a la situación de la economía mundial después de esta contienda guerrerista, los países tuvieron que buscar opciones para poder desarrollarse, y es ahí donde aparece la Cooperación, ésta tenía a su favor que había entrado en crisis el sistema colonial del imperialismo, así como el surgimiento del Campo Socialista y con él las relaciones establecidas entre sus miembros.

La Cooperación no es más que : acuerdos a que llegan dos o más países para abordar conjuntamente problemas determinados, sin tener necesariamente que interconectar sus economías, ni crear instituciones que se hagan cargo de esta interconexión.

La Cooperación, no implica Integración económica, es como una primera fase de ella. Surge por las condiciones objetivas del desarrollo de la sociedad capitalista que arrastró a los países a buscar alternativas de solución y de desarrollo en esa etapa de la historia. Solo cuando la Cooperación adquiere dinámica de proceso, es que da origen a la Integración.

Para entrar a analizar la variable integración y sus conceptos fundamentales plasmados en la teoría de los estudiosos del tema en Latinoamérica, hay que tener en cuenta la escuela de pensamiento, el enfoque político que le dan, así como la disciplina de la cual se parta.
En la Universidad Central de las Villas, de Cuba, varios profesionales estudian el tema, enfocándolo de manera diferente, por ejemplo, para Edgardo Romero Fernández “la integración en su sentido más abarcador y completo, el que por supuesto sobrepasa el estrecho pero imprescindible momento espacial y temporal de “lo económico”, constituye todo un largo proceso de construcción de una nueva forma de vida, de cultura, y por tanto de superación progresiva de los hegemonismos, la dominación, la excusión y por supuesto la explotación. ”

En este concepto no solo se trata la terminología económica, que aunque no deja de ser necesaria, no constituye para el autor el todo de la integración entre dos o más países, ya que hay que abarcar la influencia de ella en lo social, político, cultural y en la eliminación de todo lo que tenga que ver con la explotación y la dominación de terceros en sus intereses nacionales.

Según Alfredo Seoanner Flores economista boliviano, “la Integración constituye un proceso donde la partes, los Estados Nacionales, buscan unir elementos previamente dispersos, desarrollando acciones en le ámbito de la economía, política y actividad socio-cultural de los pueblos, con el propósito de liminar los factores de separación y desarrollar un sentido de solidaridad y pertenencia. Se trata de un proceso en el que dos o más colectividades, que están separadas por una frontera y un sistema jurídico institucional, constituyen andamiajes que buscan aminorar esos factores de separación y desarrollar una dinámica de convergencias que culminen con la integración plena”.
Esta autor aboga por la integración plena, constituyendo incluso coordinaciones en función de reducir los aspectos que lleven a la separación ya sea por fronteras entre países o por trabas jurídicas institucionales.
Hay autores que se centran en función de la integración económica, como Ramón Tamanes, cubano, que plantea que esta no es más que” un proceso a través del cual dos o más mercados nacionales, previamente separados, y de dimensiones unitarias consideradas poco adecuadas, se unen para formar un solo mercado (mercado común) de una dimensión más adecuada”. 6
Para Roberto Muñoz González, profesor de la UCLV, de Cuba, “la Integración es un proceso de creciente interpenetración de las estructuras, mediante un conjunto de arreglos institucionales acordados por un cierto número de países que deciden sustituir el estrecho marco de sus respectivos mercados nacionales, por uno mucho más amplio, gobernado por un conjunto de instituciones con un mayor o menor número de resortes supranacionales. “

Fidel Castro, nuestro Comandante, siempre le ha dedicado tiempo al análisis del tema Integración latinoamericana, ha planteado que:” Si bien la integración ha de ser nuestra meta, es obvio que se trata de un objetivo que requiere de un proceso gradual que no culminará, aun con la voluntad y decisión con que se emprenda, en un lapso muy inmediato (…) Es preciso, además, la instauración de mecanismos permanentes de colaboración y la implementación de proyectos y programas concretos. De lo que se trataría sería de llevar a cada país lo mejor de las experiencias y los resultados de los demás en materia de desarrollo científico y tecnológico, la producción agropecuaria e industrial, la extensión y perfeccionamiento de la atención a la salud, la educación y demás servicios sociales, la protección del medio, la promoción de la cultura y cuantos otros terrenos sean susceptibles de un trabajo organizado y decidido de cooperación. “
Fidel por su parte se enfoca en la cuestión política, prevaleciendo el carácter humanista de su pensamiento, siempre ha dejado claro que “América Latina no tiene otra alternativa digna, honrosa, de independencia, que la integración económica”

La gran mayoría de los autores consultados coinciden en que la integración es un proceso, en que dos o más partes se ponen de acuerdo para accionar ya sea en temas económicos, políticos, culturales, sociales, ecológicos, aunque haya que romper barreras institucionales que lo impidan, con el objetivo de lograr un desarrollo siempre que ambas partes salgan beneficiadas.

1.2 La Integración Latino Caribeña en la década del sesenta. Aportes de Raúl Prebish como fundador de la CEPAL.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) fue establecida en 1948. Es en el 27 de julio de 1984 fue que el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas decidió que la Comisión pasara a llamarse Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

La CEPAL es una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas. Se fundó para contribuir al desarrollo económico de América Latina, coordinar las acciones encaminadas a su promoción y reforzar las relaciones económicas de los países entre sí y con las demás naciones del mundo. Posteriormente, su labor se amplió a los países del Caribe y se incorporó el objetivo de promover el desarrollo social. Gran parte de su prestigio lo debe a Raúl Prebish, el economista que dirigió la CEPAL durante sus primeros años y que enfocó el análisis del desarrollo económico de la región desde un punto de vista riguroso pero original, apartado de las corrientes económicas dominantes y muy enfocado a los problemas específicos de la región.

A partir de la segunda mitad de la década del 50, comenzaron a sistematizarse las propuestas relativas a la integración económica de América Latina, como parte de los análisis sobre los problemas del desarrollo de la región que la CEPAL venía realizando desde fines de la década anterior.

La integración Regional para la CEPAL se basaba en tres elementos interdependientes uno de ellos es alterar su política económica exterior, con el objetivo de mejorar su situación desventajosa y periférica ante la economía mundial, a través de un movimiento integrativo sub continental. Otro es que el modelo de sustitución de importaciones debería impulsar el desarrollo económico a través del proceso de industrialización, y el trecero es que el componente diplomático debería fotalecer la capacidad de negociación frente a los gremios internacionales.

La necesidad de la integración regional tenía como telón de fondo la oposición centro/periferia, o la teoría de la dependencia, así la restricción externa y la escasez de capital y de tecnología, que entonces constituían el eje central del pensamiento estructuralista latinoamericano, basado en el documento seminal de Raúl Prebisch: “El desarrollo económico de la América Latina y algunos de sus principales problemas” (CEPAL, 1962).
Es en el año 1959 que se propone para América Latina la formación del Mercado Común Latinoamericano esta propuesta encontró oposición en el Gobierno de los Estados Unidos y no contaba con pleno respaldo del Gobierno de Argentina. A pesar de varios inconvenientes para la formación de este mercado, los países andinos se mantenían los propósitos de integración. Por su parte, los gobiernos de Centroamérica trataron de avanzar en la construcción de un mercado común para la subregión.

En 1960 se crea el Mercado Común Centroamericano(MCCA), y se dieron los primeros pasos para proporcionar la base de la cooperación y el comercio interregional mediante el Tratado de Managua de 1960 para lograr la integración económica entre Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, que firmó el tratado en 1962. Pretendía el total desarme arancelario entre estos países e imponer un Arancel Externo Común (AEC) frente a los países no miembros.

El comercio entre los países de Centroamérica se incrementó de manera considerable desde 1960, con el funcionamiento del MCCA, se han podido derrivar barreras que dificultaban el comercio entre las naciones de la región, y también establecer tarifas comunes de exportación para muchos productos. El Banco Centroamericano de Integración Económica -una de sus principales instituciones de crédito- concede préstamos y financia proyectos de desarrollo.

En la década del 60 se creó el Grupo Andino, forma de integración regional entre países similares en relación a su desarrollo, se creó la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio(ALALC), logrando no solo la expansión y diversificación del comercio regional, sino también en el entrelazamiento de sus economías nacionales, especialmente de sectores industriales.

Para impulsar los procesos de integración económica en la década del 60, trataron de recoger el ejemplo de otras regiones y las ideas de la época. Los nuevos procesos eran percibidos como un instrumento que podía contribuir al desarrollo y proteger el mercado interno y a la integración nacional de cada una de las economías involucradas, pues estas economías consideras aisladamente no se encontraban en condiciones de desarrollar una industria pujante y los mercados internos nacionales con que contaban eran limitados. Por eso un mercado ampliado era opción vital de desarrollo buscado. A través de la acción conjunta podían defender en el mercado mundial, los precios de los productos producidos en la región, podían luchar contra las discriminaciones comerciales y combatir el dumping. Además una acción coordinada frente a los organismos internacionales e inversores extranjeros facilitaría la defensa de las prioridades de desarrollo nacionales. Por tanto debían estimularse las negociaciones con otras naciones que llegaran a acuerdos bilaterales o regionales, para constituir un Mercado Común Latinoamericano.
La integración económica era un objetivo de la política económica del Desarrollismo, pero subordinado al fin de alcanzar el desarrollo económico nacional. En tal sentido la integración regional debía servir para diversificar, expandir, y tecnificar las respectivas economías, a fin de que superaran la etapa de producción primaria y avanzaran en el camino del Desarrollo. Se planteaba que la integración regional no era solo un problema económico, sino de carácter nacional, pues había que desarrollar horizontal y verticalmente una economía moderna. (CEPAL, 1969).

En Europa, los países involucrados en el proceso de formación del mercado común disponían ya de una plataforma industrial relativamente avanzada, en la visión elaborada por la CEPAL para América Latina la integración económica se vinculaba directamente con el logro de un nivel más alto de industrialización y abogaba por la reducción o eliminación de derechos aduaneros que existían de acuerdo a las políticas proteccionistas que prevalecían en la época. Para lograr este propósito, la industrialización tendría que proyectarse más allá del estrecho marco del proceso de sustitución de importaciones. La industrialización sustitutiva, por las condiciones en que se venía desarrollando -altos costos, encerramiento en mercados nacionales compartimentalizados, exagerada e indiscriminada protección, etc., ya se insinuaba como un proceso de alcances limitados a largo plazo, tanto en términos de sostenimiento del crecimiento económico y del aumento de la productividad general como en lo que se refiere a la solución del problema del estrangulamiento externo.

Los países de la región carecían de poder de negociación para modificar en su favor los términos desfavorables que caracterizaban sus relaciones comerciales y financieras con los países centrales. Por consiguiente, era necesario establecer una política común frente a los países industrializados e instituciones financieras internacionales, a partir de nuevas condiciones de negociación y del aumento de la competitividad de las exportaciones resultantes de la unión económica. Con ello se pretendía replantear los términos en que se desarrollaba el comercio de productos básicos, abrir el mercado de los países industrializados a las manufacturas producidas en los países en desarrollo y tornar menos gravosas las condiciones de la cooperación técnica y financiera del exterior.

La integración económica regional era considerada, en los documentos de la CEPAL como un vector estratégico para romper con la situación prevaleciente de insuficiente dinamismo y baja productividad de la economía latinoamericana.

La CEPAL es la que propone el inicio de una nueva era desarrollista, desde estos organismos se promovió un importante intervencionismo del Estado en políticas de desarrollo económico y social a través de estrategias de planificación y de nacionalización de los principales medios de producción y del sector productivo estratégico, se llevó a cabo la reforma agraria en distintos países de la región, se incrementaron la inversiones en infraestructura para el desarrollo y se practicó una política exterior más independiente y propensa al no alineamiento.

En varios países Latino Caribeños se logró la eliminación del monopolio oligárquico, se fortaleció el sector estatal de la economía, así como se nacionalizó la minería, el cobre, se trazaron políticas estatales en función del beneficio social, gracias a la aplicación de esta estrategia de desarrollo.

Las causas generales para el fracaso de los antiguos y concretos proyectos de integración en la región latino caribeña se resumen en: la falta de diversificación de los productos regionales, los acuerdos multilaterales en especial con relación a la ALALC, dificultaban el consenso, propiciando el fracaso del plan integrativo, además este proyecto de integración no contó con el apoyo internacional y los gobiernos autoritarios latinoamericanos la vieron como una amenaza para la seguridad nacional la aproximación de economías regionales.

A pesar de que esta estrategia funcionó satisfactoriamente durante la década de los setenta pues se produjo un crecimiento generalizado del precio de las materias primas en los mercados internacionales que no agradó mucho e influyó negativamente en las economías “centrales”. En los años 1980, la contracción de la demanda internacional y el aumento de los tipos de interés desembocó la crisis de la deuda externa lo que exigió profundas modificaciones en la estrategia de desarrollo.

La variable integración en la actualidad tiene más vigencia que nunca, estamos los latino caribeños inmersos en un viejo andar, pero hoy toma aires de nuevo. Nuevos bríos ofrece la izquierda revitalizada en función de la unidad e integración latinoamericana. Cada país de acuerdo a sus características, está jugando un papel fundamental en la contienda integradora. Tratando de retomar el poder “perdido del Estado” a raíz de la aplicación de la política neoliberal en el mundo y específicamente en nuestro continente. Es muy bueno saber que nos estamos acercando en Latinoamérica y en el Caribe a la verdadera independencia.

Cuba, motor impulsor de ideas y de ejemplo de lucha, ha logrado unirse e integrarse con varios países latino caribeños, siendo esto muestra palpable de que la Integración es la mejor opción, para lograr la unidad y la Independencia.

Conclusiones.
El esfuerzo de los teóricos cepalinos por dar respuesta a los problemas económicos del continente y específicamente en la década del 60, debe tenerse en cuenta y como un gran referente en el camino de retomar el objetivo principal de desarrollo. El proceso de profundización de nuestras economías, desarrollados por estos pensadores, es el inicio de lo que sería un movimiento de discusión de las realidades latino caribeñas en busca de respuestas de los problemas de nuestros países.

A pesar de que el modelo de desarrollo de la CEPAL no cumplió sus objetivos tajantemente, varios de sus objetivos y métodos se encuentran vigentes, aunque adecuados al momento actual. Tenemos que desarrollarnos, industrializarnos por nuestros propios esfuerzos, y abogar un poco menos por la intervención de capital extranjero en nuestras economías, dándole al Estado el papel de planificador y regulador de las políticas económicas, políticas y sociales, y de principal redistribuidor de las ganancias a nivel de sociedad.

La integración latino caribeña es cada vez más necesaria, para sobrevivir al infierno capitalista, es la única vía que nos queda para poder salir del inmenso bache en que nos ha puesto el imperialismo. Desde la década del 60 hasta la actualidad los intentos de integración dan muestra de que los latino caribeños están despiertos y concientes de que la única alternativa de desarrollo viable en los momentos actuales es la Integración.

Martí José Obras completas. Editora de Ciencias Sociales. La Habana. Tomo 8.pp. 318-319.)

Periódico Granma. (La Habana. Cuba), 15 de junio de 1999, p 5. ).

El informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

Edgardo Romero Fernández: “Los movimientos sociales latinoamericanos: Poder e integración en América Latina.” Articulo. Versión electrónica, Intranet facultad Ciencias Empresariales. UCLV.

Alfredo Seoanner Flores: “El proceso de Integración Regional, contexto general y dimensión económica del proceso de integración”

“Colectivo de autores: Economía Internacional, Tomo II, Editorial Félix Varela, La Habana, 1998.p9.

Roberto Muñoz González: Los procesos de integración en la Región Latino caribeña: inserción de Cuba y sus perspectivas.

Fidel Castro: Hacia una gran patria común. Editora Política, La Habana, 1991.pp5-

Tomás Borge, Un grano de maíz. Oficina de publicaciones del Consejo de Estado, 1992, p 169.

Informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

Nils Castro, revista Temas No. 41-42:4-18, enero -junio 2005, Artículo” Las izquierdas latinoamericanas contemporáneas: observaciones a una trayectoria

 

by Lena Esther Hernández Hernández

Introducción.

En la historia de América Latina y el Caribe, generic encontramos la variable Integración expuesta a través del pensamiento de varios hombres previsores desde el siglo XVIII. Estos tenían ideas de lograr la unidad necesaria para obtener la independencia política.

Podemos mencionar a José Martí, pharm cuando planteó que: “Pueblo y no pueblos, decimos de intento, por no parecernos que hay más que uno del bravo a la Patagonia. Una ha de ser, pues que lo es. América, aun cuando no quisiera serlo; y los hermanos que pelean, juntos al cabo de una colosal nación espiritual, se amarán luego. Solo hay en nuestros países una división visible, que cada pueblo, y aún cada hombre, lleva en sí, y es la división en pueblos egoístas de una parte, y de otra generosos. Pero así como de la amalgama de los dos pueblos elementos surge, triunfante y agigantando casi siempre, el ser humano bueno y cuerdo, así, para sombro de las edades y hogar amable de los hombres, de la fusión útil en que lo egoísta templa lo ilusorio, surgirá en el porvenir de la América, aunque no la divisen todavía los ojos débiles, la nación latina; ya no conquistadora, como en Roma, sino hospitalaria”. 1

Bolívar también fue un pensador y hombre luchador, en función de la independencia e integración latinoamericana. (…) “Bolívar soñaba con una América Latina unida en un Estado grande y poderoso, a partir de las similitudes que tenemos como ningún otro grupo de países en el mundo, de idioma, en primer lugar etnias de parecido origen. Creencias religiosas y cultura en general”. 2

Luego de lograr la independencia, el poder político fue asumido por élites locales, herederos del poder colonial, dominando durante el siglo XIX. No es hasta la primera mitad del siglo XX que se produce un acercamiento a la integración, perfilándose en Latinoamérica una aversión por la política panamericanista e intervencionista de EE.UU.
Después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Latino Caribeños, buscaron caminos para su auto desarrollo económico y político, a través de una coordinación de las políticas económicas entre nuestros países, lideradas por la Comisión Económica para América latina (CEPAL).
El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas creó en 1948 cinco comisiones económicas regionales con el objetivo de ayudar y colaborar con los gobiernos de la zona en la investigación y análisis de los temas económicos regionales y nacionales. Los ámbitos de actuación de las cinco comisiones son Europa, África, la región de Asia y el Pacífico, el Asia Occidental (Oriente Medio) y la América Latina. Pero ha sido precisamente esta última, la CEPAL, la más activa y la que ha alcanzado un mayor nivel de prestigio e influencia. En 1984 su campo de actuación fue ampliado para incluir la región del Caribe. 3

Desarrollo.
1.1 Cooperación, complemento de la Integración.

A través del desarrollo de la sociedad capitalista, se muestra cómo los países o regiones han tenido que ponerse de acuerdo en aspectos ya sean coyunturales o a largo plazo, para enfrentar las terribles consecuencias que sufren por la incidencia de la avaricia imperialista, y su afán de conquistar mercados, zonas de influencia, fuentes de materias primas, así como la obtención de mano de obra barata.

Gracias al progreso Científico Técnico, las fuerzas productivas han alcanzado un elevado nivel de desarrollo y las fronteras nacionales han quedado pequeñas para la explotación y obtención de ganancias, por lo que la exportación de capitales se muestra cada vez más vigente como un rasgo del imperialismo, y sus consecuencias para los países receptores del mismo, muchas veces son catastróficas en el sentido económico, político y social. Con esto se crean relaciones de interdependencia entre los países y se complementan sus economías y los Estados pertenecientes a una zona o región.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial se crean organismos para reforzar las relaciones entre los países, tales como la Organización de Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, y el Banco Mundial. Es muy importante tener en cuenta que éstos van a trabajar en función de establecer relaciones en beneficio de las potencias imperialistas.

Debido a la situación de la economía mundial después de esta contienda guerrerista, los países tuvieron que buscar opciones para poder desarrollarse, y es ahí donde aparece la Cooperación, ésta tenía a su favor que había entrado en crisis el sistema colonial del imperialismo, así como el surgimiento del Campo Socialista y con él las relaciones establecidas entre sus miembros.

La Cooperación no es más que : acuerdos a que llegan dos o más países para abordar conjuntamente problemas determinados, sin tener necesariamente que interconectar sus economías, ni crear instituciones que se hagan cargo de esta interconexión.

La Cooperación, no implica Integración económica, es como una primera fase de ella. Surge por las condiciones objetivas del desarrollo de la sociedad capitalista que arrastró a los países a buscar alternativas de solución y de desarrollo en esa etapa de la historia. Solo cuando la Cooperación adquiere dinámica de proceso, es que da origen a la Integración.

Para entrar a analizar la variable integración y sus conceptos fundamentales plasmados en la teoría de los estudiosos del tema en Latinoamérica, hay que tener en cuenta la escuela de pensamiento, el enfoque político que le dan, así como la disciplina de la cual se parta.
En la Universidad Central de las Villas, de Cuba, varios profesionales estudian el tema, enfocándolo de manera diferente, por ejemplo, para Edgardo Romero Fernández “la integración en su sentido más abarcador y completo, el que por supuesto sobrepasa el estrecho pero imprescindible momento espacial y temporal de “lo económico”, constituye todo un largo proceso de construcción de una nueva forma de vida, de cultura, y por tanto de superación progresiva de los hegemonismos, la dominación, la excusión y por supuesto la explotación. ” 4

En este concepto no solo se trata la terminología económica, que aunque no deja de ser necesaria, no constituye para el autor el todo de la integración entre dos o más países, ya que hay que abarcar la influencia de ella en lo social, político, cultural y en la eliminación de todo lo que tenga que ver con la explotación y la dominación de terceros en sus intereses nacionales.

Según Alfredo Seoanner Flores economista boliviano, “la Integración constituye un proceso donde la partes, los Estados Nacionales, buscan unir elementos previamente dispersos, desarrollando acciones en le ámbito de la economía, política y actividad socio-cultural de los pueblos, con el propósito de liminar los factores de separación y desarrollar un sentido de solidaridad y pertenencia. Se trata de un proceso en el que dos o más colectividades, que están separadas por una frontera y un sistema jurídico institucional, constituyen andamiajes que buscan aminorar esos factores de separación y desarrollar una dinámica de convergencias que culminen con la integración plena”. 5
Esta autor aboga por la integración plena, constituyendo incluso coordinaciones en función de reducir los aspectos que lleven a la separación ya sea por fronteras entre países o por trabas jurídicas institucionales.
Hay autores que se centran en función de la integración económica, como Ramón Tamanes, cubano, que plantea que esta no es más que” un proceso a través del cual dos o más mercados nacionales, previamente separados, y de dimensiones unitarias consideradas poco adecuadas, se unen para formar un solo mercado (mercado común) de una dimensión más adecuada”. 6 6
Para Roberto Muñoz González, profesor de la UCLV, de Cuba, “la Integración es un proceso de creciente interpenetración de las estructuras, mediante un conjunto de arreglos institucionales acordados por un cierto número de países que deciden sustituir el estrecho marco de sus respectivos mercados nacionales, por uno mucho más amplio, gobernado por un conjunto de instituciones con un mayor o menor número de resortes supranacionales. “ 7

Fidel Castro, nuestro Comandante, siempre le ha dedicado tiempo al análisis del tema Integración latinoamericana, ha planteado que:” Si bien la integración ha de ser nuestra meta, es obvio que se trata de un objetivo que requiere de un proceso gradual que no culminará, aun con la voluntad y decisión con que se emprenda, en un lapso muy inmediato (…) Es preciso, además, la instauración de mecanismos permanentes de colaboración y la implementación de proyectos y programas concretos. De lo que se trataría sería de llevar a cada país lo mejor de las experiencias y los resultados de los demás en materia de desarrollo científico y tecnológico, la producción agropecuaria e industrial, la extensión y perfeccionamiento de la atención a la salud, la educación y demás servicios sociales, la protección del medio, la promoción de la cultura y cuantos otros terrenos sean susceptibles de un trabajo organizado y decidido de cooperación. “8
Fidel por su parte se enfoca en la cuestión política, prevaleciendo el carácter humanista de su pensamiento, siempre ha dejado claro que “América Latina no tiene otra alternativa digna, honrosa, de independencia, que la integración económica” 9

La gran mayoría de los autores consultados coinciden en que la integración es un proceso, en que dos o más partes se ponen de acuerdo para accionar ya sea en temas económicos, políticos, culturales, sociales, ecológicos, aunque haya que romper barreras institucionales que lo impidan, con el objetivo de lograr un desarrollo siempre que ambas partes salgan beneficiadas.

1.2 La Integración Latino Caribeña en la década del sesenta. Aportes de Raúl Prebish como fundador de la CEPAL.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) fue establecida en 1948. Es en el 27 de julio de 1984 fue que el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas decidió que la Comisión pasara a llamarse Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

La CEPAL es una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas. Se fundó para contribuir al desarrollo económico de América Latina, coordinar las acciones encaminadas a su promoción y reforzar las relaciones económicas de los países entre sí y con las demás naciones del mundo. Posteriormente, su labor se amplió a los países del Caribe y se incorporó el objetivo de promover el desarrollo social. Gran parte de su prestigio lo debe a Raúl Prebish, el economista que dirigió la CEPAL durante sus primeros años y que enfocó el análisis del desarrollo económico de la región desde un punto de vista riguroso pero original, apartado de las corrientes económicas dominantes y muy enfocado a los problemas específicos de la región. 10

A partir de la segunda mitad de la década del 50, comenzaron a sistematizarse las propuestas relativas a la integración económica de América Latina, como parte de los análisis sobre los problemas del desarrollo de la región que la CEPAL venía realizando desde fines de la década anterior.

La integración Regional para la CEPAL se basaba en tres elementos interdependientes uno de ellos es alterar su política económica exterior, con el objetivo de mejorar su situación desventajosa y periférica ante la economía mundial, a través de un movimiento integrativo sub continental. Otro es que el modelo de sustitución de importaciones debería impulsar el desarrollo económico a través del proceso de industrialización, y el trecero es que el componente diplomático debería fotalecer la capacidad de negociación frente a los gremios internacionales.

La necesidad de la integración regional tenía como telón de fondo la oposición centro/periferia, o la teoría de la dependencia, así la restricción externa y la escasez de capital y de tecnología, que entonces constituían el eje central del pensamiento estructuralista latinoamericano, basado en el documento seminal de Raúl Prebisch: “El desarrollo económico de la América Latina y algunos de sus principales problemas” (CEPAL, 1962).
Es en el año 1959 que se propone para América Latina la formación del Mercado Común Latinoamericano esta propuesta encontró oposición en el Gobierno de los Estados Unidos y no contaba con pleno respaldo del Gobierno de Argentina. A pesar de varios inconvenientes para la formación de este mercado, los países andinos se mantenían los propósitos de integración. Por su parte, los gobiernos de Centroamérica trataron de avanzar en la construcción de un mercado común para la subregión.

En 1960 se crea el Mercado Común Centroamericano(MCCA), y se dieron los primeros pasos para proporcionar la base de la cooperación y el comercio interregional mediante el Tratado de Managua de 1960 para lograr la integración económica entre Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, que firmó el tratado en 1962. Pretendía el total desarme arancelario entre estos países e imponer un Arancel Externo Común (AEC) frente a los países no miembros.

El comercio entre los países de Centroamérica se incrementó de manera considerable desde 1960, con el funcionamiento del MCCA, se han podido derrivar barreras que dificultaban el comercio entre las naciones de la región, y también establecer tarifas comunes de exportación para muchos productos. El Banco Centroamericano de Integración Económica -una de sus principales instituciones de crédito- concede préstamos y financia proyectos de desarrollo.

En la década del 60 se creó el Grupo Andino, forma de integración regional entre países similares en relación a su desarrollo, se creó la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio(ALALC), logrando no solo la expansión y diversificación del comercio regional, sino también en el entrelazamiento de sus economías nacionales, especialmente de sectores industriales.

Para impulsar los procesos de integración económica en la década del 60, trataron de recoger el ejemplo de otras regiones y las ideas de la época. Los nuevos procesos eran percibidos como un instrumento que podía contribuir al desarrollo y proteger el mercado interno y a la integración nacional de cada una de las economías involucradas, pues estas economías consideras aisladamente no se encontraban en condiciones de desarrollar una industria pujante y los mercados internos nacionales con que contaban eran limitados. Por eso un mercado ampliado era opción vital de desarrollo buscado. A través de la acción conjunta podían defender en el mercado mundial, los precios de los productos producidos en la región, podían luchar contra las discriminaciones comerciales y combatir el dumping. Además una acción coordinada frente a los organismos internacionales e inversores extranjeros facilitaría la defensa de las prioridades de desarrollo nacionales. Por tanto debían estimularse las negociaciones con otras naciones que llegaran a acuerdos bilaterales o regionales, para constituir un Mercado Común Latinoamericano.
La integración económica era un objetivo de la política económica del Desarrollismo, pero subordinado al fin de alcanzar el desarrollo económico nacional. En tal sentido la integración regional debía servir para diversificar, expandir, y tecnificar las respectivas economías, a fin de que superaran la etapa de producción primaria y avanzaran en el camino del Desarrollo. Se planteaba que la integración regional no era solo un problema económico, sino de carácter nacional, pues había que desarrollar horizontal y verticalmente una economía moderna. (CEPAL, 1969).

En Europa, los países involucrados en el proceso de formación del mercado común disponían ya de una plataforma industrial relativamente avanzada, en la visión elaborada por la CEPAL para América Latina la integración económica se vinculaba directamente con el logro de un nivel más alto de industrialización y abogaba por la reducción o eliminación de derechos aduaneros que existían de acuerdo a las políticas proteccionistas que prevalecían en la época. Para lograr este propósito, la industrialización tendría que proyectarse más allá del estrecho marco del proceso de sustitución de importaciones. La industrialización sustitutiva, por las condiciones en que se venía desarrollando -altos costos, encerramiento en mercados nacionales compartimentalizados, exagerada e indiscriminada protección, etc., ya se insinuaba como un proceso de alcances limitados a largo plazo, tanto en términos de sostenimiento del crecimiento económico y del aumento de la productividad general como en lo que se refiere a la solución del problema del estrangulamiento externo.

Los países de la región carecían de poder de negociación para modificar en su favor los términos desfavorables que caracterizaban sus relaciones comerciales y financieras con los países centrales. Por consiguiente, era necesario establecer una política común frente a los países industrializados e instituciones financieras internacionales, a partir de nuevas condiciones de negociación y del aumento de la competitividad de las exportaciones resultantes de la unión económica. Con ello se pretendía replantear los términos en que se desarrollaba el comercio de productos básicos, abrir el mercado de los países industrializados a las manufacturas producidas en los países en desarrollo y tornar menos gravosas las condiciones de la cooperación técnica y financiera del exterior.

La integración económica regional era considerada, en los documentos de la CEPAL como un vector estratégico para romper con la situación prevaleciente de insuficiente dinamismo y baja productividad de la economía latinoamericana.

La CEPAL es la que propone el inicio de una nueva era desarrollista, desde estos organismos se promovió un importante intervencionismo del Estado en políticas de desarrollo económico y social a través de estrategias de planificación y de nacionalización de los principales medios de producción y del sector productivo estratégico, se llevó a cabo la reforma agraria en distintos países de la región, se incrementaron la inversiones en infraestructura para el desarrollo y se practicó una política exterior más independiente y propensa al no alineamiento. 11

En varios países Latino Caribeños se logró la eliminación del monopolio oligárquico, se fortaleció el sector estatal de la economía, así como se nacionalizó la minería, el cobre, se trazaron políticas estatales en función del beneficio social, gracias a la aplicación de esta estrategia de desarrollo.

Las causas generales para el fracaso de los antiguos y concretos proyectos de integración en la región latino caribeña se resumen en: la falta de diversificación de los productos regionales, los acuerdos multilaterales en especial con relación a la ALALC, dificultaban el consenso, propiciando el fracaso del plan integrativo, además este proyecto de integración no contó con el apoyo internacional y los gobiernos autoritarios latinoamericanos la vieron como una amenaza para la seguridad nacional la aproximación de economías regionales.

A pesar de que esta estrategia funcionó satisfactoriamente durante la década de los setenta pues se produjo un crecimiento generalizado del precio de las materias primas en los mercados internacionales que no agradó mucho e influyó negativamente en las economías “centrales”. En los años 1980, la contracción de la demanda internacional y el aumento de los tipos de interés desembocó la crisis de la deuda externa lo que exigió profundas modificaciones en la estrategia de desarrollo.

La variable integración en la actualidad tiene más vigencia que nunca, estamos los latino caribeños inmersos en un viejo andar, pero hoy toma aires de nuevo. Nuevos bríos ofrece la izquierda revitalizada en función de la unidad e integración latinoamericana. Cada país de acuerdo a sus características, está jugando un papel fundamental en la contienda integradora. Tratando de retomar el poder “perdido del Estado” a raíz de la aplicación de la política neoliberal en el mundo y específicamente en nuestro continente. Es muy bueno saber que nos estamos acercando en Latinoamérica y en el Caribe a la verdadera independencia.

Cuba, motor impulsor de ideas y de ejemplo de lucha, ha logrado unirse e integrarse con varios países latino caribeños, siendo esto muestra palpable de que la Integración es la mejor opción, para lograr la unidad y la Independencia.

Conclusiones.
El esfuerzo de los teóricos cepalinos por dar respuesta a los problemas económicos del continente y específicamente en la década del 60, debe tenerse en cuenta y como un gran referente en el camino de retomar el objetivo principal de desarrollo. El proceso de profundización de nuestras economías, desarrollados por estos pensadores, es el inicio de lo que sería un movimiento de discusión de las realidades latino caribeñas en busca de respuestas de los problemas de nuestros países.

A pesar de que el modelo de desarrollo de la CEPAL no cumplió sus objetivos tajantemente, varios de sus objetivos y métodos se encuentran vigentes, aunque adecuados al momento actual. Tenemos que desarrollarnos, industrializarnos por nuestros propios esfuerzos, y abogar un poco menos por la intervención de capital extranjero en nuestras economías, dándole al Estado el papel de planificador y regulador de las políticas económicas, políticas y sociales, y de principal redistribuidor de las ganancias a nivel de sociedad.

La integración latino caribeña es cada vez más necesaria, para sobrevivir al infierno capitalista, es la única vía que nos queda para poder salir del inmenso bache en que nos ha puesto el imperialismo. Desde la década del 60 hasta la actualidad los intentos de integración dan muestra de que los latino caribeños están despiertos y concientes de que la única alternativa de desarrollo viable en los momentos actuales es la Integración.

1 Martí José Obras completas. Editora de Ciencias Sociales. La Habana. Tomo 8.pp. 318-319.)

2 Periódico Granma. (La Habana. Cuba), 15 de junio de 1999, p 5. ).

3 El informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

4 Edgardo Romero Fernández: “Los movimientos sociales latinoamericanos: Poder e integración en América Latina.” Articulo. Versión electrónica, Intranet facultad Ciencias Empresariales. UCLV.

5 Alfredo Seoanner Flores: “El proceso de Integración Regional, contexto general y dimensión económica del proceso de integración”

6 “Colectivo de autores: Economía Internacional, Tomo II, Editorial Félix Varela, La Habana, 1998.p9.

7 Roberto Muñoz González: Los procesos de integración en la Región Latino caribeña: inserción de Cuba y sus perspectivas.

8 Fidel Castro: Hacia una gran patria común. Editora Política, La Habana, 1991.pp5-

9 Tomás Borge, Un grano de maíz. Oficina de publicaciones del Consejo de Estado, 1992, p 169.

10 Informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

11 Nils Castro, revista Temas No. 41-42:4-18, enero -junio 2005, Artículo” Las izquierdas latinoamericanas contemporáneas: observaciones a una trayectoria

 

<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } –>

by Lena Esther Hernández Hernández

<!– @page { margin: 0.79in } P.sdfootnote { margin-left: 0.2in; text-indent: -0.2in; margin-bottom: 0in; font-size: 10pt } P { margin-bottom: 0.08in } A.sdfootnoteanc { font-size: 57% } –>

Introducción.

En la historia de América Latina y el Caribe, cure encontramos la variable Integración expuesta a través del pensamiento de varios hombres previsores desde el siglo XVIII. Estos tenían ideas de lograr la unidad necesaria para obtener la independencia política.

Podemos mencionar a José Martí, cuando planteó que: “Pueblo y no pueblos, decimos de intento, por no parecernos que hay más que uno del bravo a la Patagonia. Una ha de ser, pues que lo es. América, aun cuando no quisiera serlo; y los hermanos que pelean, juntos al cabo de una colosal nación espiritual, se amarán luego. Solo hay en nuestros países una división visible, que cada pueblo, y aún cada hombre, lleva en sí, y es la división en pueblos egoístas de una parte, y de otra generosos. Pero así como de la amalgama de los dos pueblos elementos surge, triunfante y agigantando casi siempre, el ser humano bueno y cuerdo, así, para sombro de las edades y hogar amable de los hombres, de la fusión útil en que lo egoísta templa lo ilusorio, surgirá en el porvenir de la América, aunque no la divisen todavía los ojos débiles, la nación latina; ya no conquistadora, como en Roma, sino hospitalaria”. 1

Bolívar también fue un pensador y hombre luchador, en función de la independencia e integración latinoamericana. (…) “Bolívar soñaba con una América Latina unida en un Estado grande y poderoso, a partir de las similitudes que tenemos como ningún otro grupo de países en el mundo, de idioma, en primer lugar etnias de parecido origen. Creencias religiosas y cultura en general”. 2

Luego de lograr la independencia, el poder político fue asumido por élites locales, herederos del poder colonial, dominando durante el siglo XIX. No es hasta la primera mitad del siglo XX que se produce un acercamiento a la integración, perfilándose en Latinoamérica una aversión por la política panamericanista e intervencionista de EE.UU.
Después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Latino Caribeños, buscaron caminos para su auto desarrollo económico y político, a través de una coordinación de las políticas económicas entre nuestros países, lideradas por la Comisión Económica para América latina (CEPAL).
El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas creó en 1948 cinco comisiones económicas regionales con el objetivo de ayudar y colaborar con los gobiernos de la zona en la investigación y análisis de los temas económicos regionales y nacionales. Los ámbitos de actuación de las cinco comisiones son Europa, África, la región de Asia y el Pacífico, el Asia Occidental (Oriente Medio) y la América Latina. Pero ha sido precisamente esta última, la CEPAL, la más activa y la que ha alcanzado un mayor nivel de prestigio e influencia. En 1984 su campo de actuación fue ampliado para incluir la región del Caribe. 3

Desarrollo.
1.1 Cooperación, complemento de la Integración.

A través del desarrollo de la sociedad capitalista, se muestra cómo los países o regiones han tenido que ponerse de acuerdo en aspectos ya sean coyunturales o a largo plazo, para enfrentar las terribles consecuencias que sufren por la incidencia de la avaricia imperialista, y su afán de conquistar mercados, zonas de influencia, fuentes de materias primas, así como la obtención de mano de obra barata.

Gracias al progreso Científico Técnico, las fuerzas productivas han alcanzado un elevado nivel de desarrollo y las fronteras nacionales han quedado pequeñas para la explotación y obtención de ganancias, por lo que la exportación de capitales se muestra cada vez más vigente como un rasgo del imperialismo, y sus consecuencias para los países receptores del mismo, muchas veces son catastróficas en el sentido económico, político y social. Con esto se crean relaciones de interdependencia entre los países y se complementan sus economías y los Estados pertenecientes a una zona o región.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial se crean organismos para reforzar las relaciones entre los países, tales como la Organización de Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, y el Banco Mundial. Es muy importante tener en cuenta que éstos van a trabajar en función de establecer relaciones en beneficio de las potencias imperialistas.

Debido a la situación de la economía mundial después de esta contienda guerrerista, los países tuvieron que buscar opciones para poder desarrollarse, y es ahí donde aparece la Cooperación, ésta tenía a su favor que había entrado en crisis el sistema colonial del imperialismo, así como el surgimiento del Campo Socialista y con él las relaciones establecidas entre sus miembros.

La Cooperación no es más que : acuerdos a que llegan dos o más países para abordar conjuntamente problemas determinados, sin tener necesariamente que interconectar sus economías, ni crear instituciones que se hagan cargo de esta interconexión.

La Cooperación, no implica Integración económica, es como una primera fase de ella. Surge por las condiciones objetivas del desarrollo de la sociedad capitalista que arrastró a los países a buscar alternativas de solución y de desarrollo en esa etapa de la historia. Solo cuando la Cooperación adquiere dinámica de proceso, es que da origen a la Integración.

Para entrar a analizar la variable integración y sus conceptos fundamentales plasmados en la teoría de los estudiosos del tema en Latinoamérica, hay que tener en cuenta la escuela de pensamiento, el enfoque político que le dan, así como la disciplina de la cual se parta.
En la Universidad Central de las Villas, de Cuba, varios profesionales estudian el tema, enfocándolo de manera diferente, por ejemplo, para Edgardo Romero Fernández “la integración en su sentido más abarcador y completo, el que por supuesto sobrepasa el estrecho pero imprescindible momento espacial y temporal de “lo económico”, constituye todo un largo proceso de construcción de una nueva forma de vida, de cultura, y por tanto de superación progresiva de los hegemonismos, la dominación, la excusión y por supuesto la explotación. ” 4

En este concepto no solo se trata la terminología económica, que aunque no deja de ser necesaria, no constituye para el autor el todo de la integración entre dos o más países, ya que hay que abarcar la influencia de ella en lo social, político, cultural y en la eliminación de todo lo que tenga que ver con la explotación y la dominación de terceros en sus intereses nacionales.

Según Alfredo Seoanner Flores economista boliviano, “la Integración constituye un proceso donde la partes, los Estados Nacionales, buscan unir elementos previamente dispersos, desarrollando acciones en le ámbito de la economía, política y actividad socio-cultural de los pueblos, con el propósito de liminar los factores de separación y desarrollar un sentido de solidaridad y pertenencia. Se trata de un proceso en el que dos o más colectividades, que están separadas por una frontera y un sistema jurídico institucional, constituyen andamiajes que buscan aminorar esos factores de separación y desarrollar una dinámica de convergencias que culminen con la integración plena”. 5
Esta autor aboga por la integración plena, constituyendo incluso coordinaciones en función de reducir los aspectos que lleven a la separación ya sea por fronteras entre países o por trabas jurídicas institucionales.
Hay autores que se centran en función de la integración económica, como Ramón Tamanes, cubano, que plantea que esta no es más que” un proceso a través del cual dos o más mercados nacionales, previamente separados, y de dimensiones unitarias consideradas poco adecuadas, se unen para formar un solo mercado (mercado común) de una dimensión más adecuada”. 6 6
Para Roberto Muñoz González, profesor de la UCLV, de Cuba, “la Integración es un proceso de creciente interpenetración de las estructuras, mediante un conjunto de arreglos institucionales acordados por un cierto número de países que deciden sustituir el estrecho marco de sus respectivos mercados nacionales, por uno mucho más amplio, gobernado por un conjunto de instituciones con un mayor o menor número de resortes supranacionales. “ 7

Fidel Castro, nuestro Comandante, siempre le ha dedicado tiempo al análisis del tema Integración latinoamericana, ha planteado que:” Si bien la integración ha de ser nuestra meta, es obvio que se trata de un objetivo que requiere de un proceso gradual que no culminará, aun con la voluntad y decisión con que se emprenda, en un lapso muy inmediato (…) Es preciso, además, la instauración de mecanismos permanentes de colaboración y la implementación de proyectos y programas concretos. De lo que se trataría sería de llevar a cada país lo mejor de las experiencias y los resultados de los demás en materia de desarrollo científico y tecnológico, la producción agropecuaria e industrial, la extensión y perfeccionamiento de la atención a la salud, la educación y demás servicios sociales, la protección del medio, la promoción de la cultura y cuantos otros terrenos sean susceptibles de un trabajo organizado y decidido de cooperación. “8
Fidel por su parte se enfoca en la cuestión política, prevaleciendo el carácter humanista de su pensamiento, siempre ha dejado claro que “América Latina no tiene otra alternativa digna, honrosa, de independencia, que la integración económica” 9

La gran mayoría de los autores consultados coinciden en que la integración es un proceso, en que dos o más partes se ponen de acuerdo para accionar ya sea en temas económicos, políticos, culturales, sociales, ecológicos, aunque haya que romper barreras institucionales que lo impidan, con el objetivo de lograr un desarrollo siempre que ambas partes salgan beneficiadas.

1.2 La Integración Latino Caribeña en la década del sesenta. Aportes de Raúl Prebish como fundador de la CEPAL.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) fue establecida en 1948. Es en el 27 de julio de 1984 fue que el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas decidió que la Comisión pasara a llamarse Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

La CEPAL es una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas. Se fundó para contribuir al desarrollo económico de América Latina, coordinar las acciones encaminadas a su promoción y reforzar las relaciones económicas de los países entre sí y con las demás naciones del mundo. Posteriormente, su labor se amplió a los países del Caribe y se incorporó el objetivo de promover el desarrollo social. Gran parte de su prestigio lo debe a Raúl Prebish, el economista que dirigió la CEPAL durante sus primeros años y que enfocó el análisis del desarrollo económico de la región desde un punto de vista riguroso pero original, apartado de las corrientes económicas dominantes y muy enfocado a los problemas específicos de la región. 10

A partir de la segunda mitad de la década del 50, comenzaron a sistematizarse las propuestas relativas a la integración económica de América Latina, como parte de los análisis sobre los problemas del desarrollo de la región que la CEPAL venía realizando desde fines de la década anterior.

La integración Regional para la CEPAL se basaba en tres elementos interdependientes uno de ellos es alterar su política económica exterior, con el objetivo de mejorar su situación desventajosa y periférica ante la economía mundial, a través de un movimiento integrativo sub continental. Otro es que el modelo de sustitución de importaciones debería impulsar el desarrollo económico a través del proceso de industrialización, y el trecero es que el componente diplomático debería fotalecer la capacidad de negociación frente a los gremios internacionales.

La necesidad de la integración regional tenía como telón de fondo la oposición centro/periferia, o la teoría de la dependencia, así la restricción externa y la escasez de capital y de tecnología, que entonces constituían el eje central del pensamiento estructuralista latinoamericano, basado en el documento seminal de Raúl Prebisch: “El desarrollo económico de la América Latina y algunos de sus principales problemas” (CEPAL, 1962).
Es en el año 1959 que se propone para América Latina la formación del Mercado Común Latinoamericano esta propuesta encontró oposición en el Gobierno de los Estados Unidos y no contaba con pleno respaldo del Gobierno de Argentina. A pesar de varios inconvenientes para la formación de este mercado, los países andinos se mantenían los propósitos de integración. Por su parte, los gobiernos de Centroamérica trataron de avanzar en la construcción de un mercado común para la subregión.

En 1960 se crea el Mercado Común Centroamericano(MCCA), y se dieron los primeros pasos para proporcionar la base de la cooperación y el comercio interregional mediante el Tratado de Managua de 1960 para lograr la integración económica entre Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, que firmó el tratado en 1962. Pretendía el total desarme arancelario entre estos países e imponer un Arancel Externo Común (AEC) frente a los países no miembros.

El comercio entre los países de Centroamérica se incrementó de manera considerable desde 1960, con el funcionamiento del MCCA, se han podido derrivar barreras que dificultaban el comercio entre las naciones de la región, y también establecer tarifas comunes de exportación para muchos productos. El Banco Centroamericano de Integración Económica -una de sus principales instituciones de crédito- concede préstamos y financia proyectos de desarrollo.

En la década del 60 se creó el Grupo Andino, forma de integración regional entre países similares en relación a su desarrollo, se creó la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio(ALALC), logrando no solo la expansión y diversificación del comercio regional, sino también en el entrelazamiento de sus economías nacionales, especialmente de sectores industriales.

Para impulsar los procesos de integración económica en la década del 60, trataron de recoger el ejemplo de otras regiones y las ideas de la época. Los nuevos procesos eran percibidos como un instrumento que podía contribuir al desarrollo y proteger el mercado interno y a la integración nacional de cada una de las economías involucradas, pues estas economías consideras aisladamente no se encontraban en condiciones de desarrollar una industria pujante y los mercados internos nacionales con que contaban eran limitados. Por eso un mercado ampliado era opción vital de desarrollo buscado. A través de la acción conjunta podían defender en el mercado mundial, los precios de los productos producidos en la región, podían luchar contra las discriminaciones comerciales y combatir el dumping. Además una acción coordinada frente a los organismos internacionales e inversores extranjeros facilitaría la defensa de las prioridades de desarrollo nacionales. Por tanto debían estimularse las negociaciones con otras naciones que llegaran a acuerdos bilaterales o regionales, para constituir un Mercado Común Latinoamericano.
La integración económica era un objetivo de la política económica del Desarrollismo, pero subordinado al fin de alcanzar el desarrollo económico nacional. En tal sentido la integración regional debía servir para diversificar, expandir, y tecnificar las respectivas economías, a fin de que superaran la etapa de producción primaria y avanzaran en el camino del Desarrollo. Se planteaba que la integración regional no era solo un problema económico, sino de carácter nacional, pues había que desarrollar horizontal y verticalmente una economía moderna. (CEPAL, 1969).

En Europa, los países involucrados en el proceso de formación del mercado común disponían ya de una plataforma industrial relativamente avanzada, en la visión elaborada por la CEPAL para América Latina la integración económica se vinculaba directamente con el logro de un nivel más alto de industrialización y abogaba por la reducción o eliminación de derechos aduaneros que existían de acuerdo a las políticas proteccionistas que prevalecían en la época. Para lograr este propósito, la industrialización tendría que proyectarse más allá del estrecho marco del proceso de sustitución de importaciones. La industrialización sustitutiva, por las condiciones en que se venía desarrollando -altos costos, encerramiento en mercados nacionales compartimentalizados, exagerada e indiscriminada protección, etc., ya se insinuaba como un proceso de alcances limitados a largo plazo, tanto en términos de sostenimiento del crecimiento económico y del aumento de la productividad general como en lo que se refiere a la solución del problema del estrangulamiento externo.

Los países de la región carecían de poder de negociación para modificar en su favor los términos desfavorables que caracterizaban sus relaciones comerciales y financieras con los países centrales. Por consiguiente, era necesario establecer una política común frente a los países industrializados e instituciones financieras internacionales, a partir de nuevas condiciones de negociación y del aumento de la competitividad de las exportaciones resultantes de la unión económica. Con ello se pretendía replantear los términos en que se desarrollaba el comercio de productos básicos, abrir el mercado de los países industrializados a las manufacturas producidas en los países en desarrollo y tornar menos gravosas las condiciones de la cooperación técnica y financiera del exterior.

La integración económica regional era considerada, en los documentos de la CEPAL como un vector estratégico para romper con la situación prevaleciente de insuficiente dinamismo y baja productividad de la economía latinoamericana.

La CEPAL es la que propone el inicio de una nueva era desarrollista, desde estos organismos se promovió un importante intervencionismo del Estado en políticas de desarrollo económico y social a través de estrategias de planificación y de nacionalización de los principales medios de producción y del sector productivo estratégico, se llevó a cabo la reforma agraria en distintos países de la región, se incrementaron la inversiones en infraestructura para el desarrollo y se practicó una política exterior más independiente y propensa al no alineamiento. 11

En varios países Latino Caribeños se logró la eliminación del monopolio oligárquico, se fortaleció el sector estatal de la economía, así como se nacionalizó la minería, el cobre, se trazaron políticas estatales en función del beneficio social, gracias a la aplicación de esta estrategia de desarrollo.

Las causas generales para el fracaso de los antiguos y concretos proyectos de integración en la región latino caribeña se resumen en: la falta de diversificación de los productos regionales, los acuerdos multilaterales en especial con relación a la ALALC, dificultaban el consenso, propiciando el fracaso del plan integrativo, además este proyecto de integración no contó con el apoyo internacional y los gobiernos autoritarios latinoamericanos la vieron como una amenaza para la seguridad nacional la aproximación de economías regionales.

A pesar de que esta estrategia funcionó satisfactoriamente durante la década de los setenta pues se produjo un crecimiento generalizado del precio de las materias primas en los mercados internacionales que no agradó mucho e influyó negativamente en las economías “centrales”. En los años 1980, la contracción de la demanda internacional y el aumento de los tipos de interés desembocó la crisis de la deuda externa lo que exigió profundas modificaciones en la estrategia de desarrollo.

La variable integración en la actualidad tiene más vigencia que nunca, estamos los latino caribeños inmersos en un viejo andar, pero hoy toma aires de nuevo. Nuevos bríos ofrece la izquierda revitalizada en función de la unidad e integración latinoamericana. Cada país de acuerdo a sus características, está jugando un papel fundamental en la contienda integradora. Tratando de retomar el poder “perdido del Estado” a raíz de la aplicación de la política neoliberal en el mundo y específicamente en nuestro continente. Es muy bueno saber que nos estamos acercando en Latinoamérica y en el Caribe a la verdadera independencia.

Cuba, motor impulsor de ideas y de ejemplo de lucha, ha logrado unirse e integrarse con varios países latino caribeños, siendo esto muestra palpable de que la Integración es la mejor opción, para lograr la unidad y la Independencia.

Conclusiones.
El esfuerzo de los teóricos cepalinos por dar respuesta a los problemas económicos del continente y específicamente en la década del 60, debe tenerse en cuenta y como un gran referente en el camino de retomar el objetivo principal de desarrollo. El proceso de profundización de nuestras economías, desarrollados por estos pensadores, es el inicio de lo que sería un movimiento de discusión de las realidades latino caribeñas en busca de respuestas de los problemas de nuestros países.

A pesar de que el modelo de desarrollo de la CEPAL no cumplió sus objetivos tajantemente, varios de sus objetivos y métodos se encuentran vigentes, aunque adecuados al momento actual. Tenemos que desarrollarnos, industrializarnos por nuestros propios esfuerzos, y abogar un poco menos por la intervención de capital extranjero en nuestras economías, dándole al Estado el papel de planificador y regulador de las políticas económicas, políticas y sociales, y de principal redistribuidor de las ganancias a nivel de sociedad.

La integración latino caribeña es cada vez más necesaria, para sobrevivir al infierno capitalista, es la única vía que nos queda para poder salir del inmenso bache en que nos ha puesto el imperialismo. Desde la década del 60 hasta la actualidad los intentos de integración dan muestra de que los latino caribeños están despiertos y concientes de que la única alternativa de desarrollo viable en los momentos actuales es la Integración.

1 Martí José Obras completas. Editora de Ciencias Sociales. La Habana. Tomo 8.pp. 318-319.)

2 Periódico Granma. (La Habana. Cuba), 15 de junio de 1999, p 5. ).

3 El informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

4 Edgardo Romero Fernández: “Los movimientos sociales latinoamericanos: Poder e integración en América Latina.” Articulo. Versión electrónica, Intranet facultad Ciencias Empresariales. UCLV.

5 Alfredo Seoanner Flores: “El proceso de Integración Regional, contexto general y dimensión económica del proceso de integración”

6 “Colectivo de autores: Economía Internacional, Tomo II, Editorial Félix Varela, La Habana, 1998.p9.

7 Roberto Muñoz González: Los procesos de integración en la Región Latino caribeña: inserción de Cuba y sus perspectivas.

8 Fidel Castro: Hacia una gran patria común. Editora Política, La Habana, 1991.pp5-

9 Tomás Borge, Un grano de maíz. Oficina de publicaciones del Consejo de Estado, 1992, p 169.

10 Informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

11 Nils Castro, revista Temas No. 41-42:4-18, enero -junio 2005, Artículo” Las izquierdas latinoamericanas contemporáneas: observaciones a una trayectoria

 

<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } –>

by Lena Esther Hernández Hernández

<!– @page { margin: 0.79in } P.sdfootnote { margin-left: 0.2in; text-indent: -0.2in; margin-bottom: 0in; font-size: 10pt } P { margin-bottom: 0.08in } A.sdfootnoteanc { font-size: 57% } –>

Introducción.
En la historia de América Latina y el Caribe, encontramos la variable Integración expuesta a través del pensamiento de varios hombres previsores desde el siglo XVIII. Estos tenían ideas de lograr la unidad necesaria para obtener la independencia política.


Podemos mencionar a José Martí, cuando planteó que: “Pueblo y no pueblos, decimos de intento, por no parecernos que hay más que uno del bravo a la Patagonia. Una ha de ser, pues que lo es. América, aun cuando no quisiera serlo; y los hermanos que pelean, juntos al cabo de una colosal nación espiritual, se amarán luego. Solo hay en nuestros países una división visible, que cada pueblo, y aún cada hombre, lleva en sí, y es la división en pueblos egoístas de una parte, y de otra generosos. Pero así como de la amalgama de los dos pueblos elementos surge, triunfante y agigantando casi siempre, el ser humano bueno y cuerdo, así, para sombro de las edades y hogar amable de los hombres, de la fusión útil en que lo egoísta templa lo ilusorio, surgirá en el porvenir de la América, aunque no la divisen todavía los ojos débiles, la nación latina; ya no conquistadora, como en Roma, sino hospitalaria”.
1

Bolívar también fue un pensador y hombre luchador, en función de la independencia e integración latinoamericana. (…) “Bolívar soñaba con una América Latina unida en un Estado grande y poderoso, a partir de las similitudes que tenemos como ningún otro grupo de países en el mundo, de idioma, en primer lugar etnias de parecido origen. Creencias religiosas y cultura en general”. 2

Luego de lograr la independencia, el poder político fue asumido por élites locales, herederos del poder colonial, dominando durante el siglo XIX. No es hasta la primera mitad del siglo XX que se produce un acercamiento a la integración, perfilándose en Latinoamérica una aversión por la política panamericanista e intervencionista de EE.UU.
Después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Latino Caribeños, buscaron caminos para su auto desarrollo económico y político, a través de una coordinación de las políticas económicas entre nuestros países, lideradas por la Comisión Económica para América latina (CEPAL).
El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas creó en 1948 cinco comisiones económicas regionales con el objetivo de ayudar y colaborar con los gobiernos de la zona en la investigación y análisis de los temas económicos regionales y nacionales. Los ámbitos de actuación de las cinco comisiones son Europa, África, la región de Asia y el Pacífico, el Asia Occidental (Oriente Medio) y la América Latina. Pero ha sido precisamente esta última, la CEPAL, la más activa y la que ha alcanzado un mayor nivel de prestigio e influencia. En 1984 su campo de actuación fue ampliado para incluir la región del Caribe.
3

Desarrollo.
1.1 Cooperación, complemento de la Integración.

A través del desarrollo de la sociedad capitalista, se muestra cómo los países o regiones han tenido que ponerse de acuerdo en aspectos ya sean coyunturales o a largo plazo, para enfrentar las terribles consecuencias que sufren por la incidencia de la avaricia imperialista, y su afán de conquistar mercados, zonas de influencia, fuentes de materias primas, así como la obtención de mano de obra barata.

Gracias al progreso Científico Técnico, las fuerzas productivas han alcanzado un elevado nivel de desarrollo y las fronteras nacionales han quedado pequeñas para la explotación y obtención de ganancias, por lo que la exportación de capitales se muestra cada vez más vigente como un rasgo del imperialismo, y sus consecuencias para los países receptores del mismo, muchas veces son catastróficas en el sentido económico, político y social. Con esto se crean relaciones de interdependencia entre los países y se complementan sus economías y los Estados pertenecientes a una zona o región.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial se crean organismos para reforzar las relaciones entre los países, tales como la Organización de Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, y el Banco Mundial. Es muy importante tener en cuenta que éstos van a trabajar en función de establecer relaciones en beneficio de las potencias imperialistas.

Debido a la situación de la economía mundial después de esta contienda guerrerista, los países tuvieron que buscar opciones para poder desarrollarse, y es ahí donde aparece la Cooperación, ésta tenía a su favor que había entrado en crisis el sistema colonial del imperialismo, así como el surgimiento del Campo Socialista y con él las relaciones establecidas entre sus miembros.

La Cooperación no es más que : acuerdos a que llegan dos o más países para abordar conjuntamente problemas determinados, sin tener necesariamente que interconectar sus economías, ni crear instituciones que se hagan cargo de esta interconexión.

La Cooperación, no implica Integración económica, es como una primera fase de ella. Surge por las condiciones objetivas del desarrollo de la sociedad capitalista que arrastró a los países a buscar alternativas de solución y de desarrollo en esa etapa de la historia. Solo cuando la Cooperación adquiere dinámica de proceso, es que da origen a la Integración.

Para entrar a analizar la variable integración y sus conceptos fundamentales plasmados en la teoría de los estudiosos del tema en Latinoamérica, hay que tener en cuenta la escuela de pensamiento, el enfoque político que le dan, así como la disciplina de la cual se parta.
En la Universidad Central de las Villas, de Cuba, varios profesionales estudian el tema, enfocándolo de manera diferente, por ejemplo, para Edgardo Romero Fernández “la integración en su sentido más abarcador y completo, el que por supuesto sobrepasa el estrecho pero imprescindible momento espacial y temporal de “lo económico”, constituye todo un largo proceso de construcción de una nueva forma de vida, de cultura, y por tanto de superación progresiva de los hegemonismos, la dominación, la excusión y por supuesto la explotación. ” 4

En este concepto no solo se trata la terminología económica, que aunque no deja de ser necesaria, no constituye para el autor el todo de la integración entre dos o más países, ya que hay que abarcar la influencia de ella en lo social, político, cultural y en la eliminación de todo lo que tenga que ver con la explotación y la dominación de terceros en sus intereses nacionales.

Según Alfredo Seoanner Flores economista boliviano, “la Integración constituye un proceso donde la partes, los Estados Nacionales, buscan unir elementos previamente dispersos, desarrollando acciones en le ámbito de la economía, política y actividad socio-cultural de los pueblos, con el propósito de liminar los factores de separación y desarrollar un sentido de solidaridad y pertenencia. Se trata de un proceso en el que dos o más colectividades, que están separadas por una frontera y un sistema jurídico institucional, constituyen andamiajes que buscan aminorar esos factores de separación y desarrollar una dinámica de convergencias que culminen con la integración plena”. 5
Esta autor aboga por la integración plena, constituyendo incluso coordinaciones en función de reducir los aspectos que lleven a la separación ya sea por fronteras entre países o por trabas jurídicas institucionales.
Hay autores que se centran en función de la integración económica, como Ramón Tamanes, cubano, que plantea que esta no es más que” un proceso a través del cual dos o más mercados nacionales, previamente separados, y de dimensiones unitarias consideradas poco adecuadas, se unen para formar un solo mercado (mercado común) de una dimensión más adecuada”. 6
6
Para Roberto Muñoz González, profesor de la UCLV, de Cuba, “la Integración es un proceso de creciente interpenetración de las estructuras, mediante un conjunto de arreglos institucionales acordados por un cierto número de países que deciden sustituir el estrecho marco de sus respectivos mercados nacionales, por uno mucho más amplio, gobernado por un conjunto de instituciones con un mayor o menor número de resortes supranacionales. “
7

Fidel Castro, nuestro Comandante, siempre le ha dedicado tiempo al análisis del tema Integración latinoamericana, ha planteado que:” Si bien la integración ha de ser nuestra meta, es obvio que se trata de un objetivo que requiere de un proceso gradual que no culminará, aun con la voluntad y decisión con que se emprenda, en un lapso muy inmediato (…) Es preciso, además, la instauración de mecanismos permanentes de colaboración y la implementación de proyectos y programas concretos. De lo que se trataría sería de llevar a cada país lo mejor de las experiencias y los resultados de los demás en materia de desarrollo científico y tecnológico, la producción agropecuaria e industrial, la extensión y perfeccionamiento de la atención a la salud, la educación y demás servicios sociales, la protección del medio, la promoción de la cultura y cuantos otros terrenos sean susceptibles de un trabajo organizado y decidido de cooperación. “8
Fidel por su parte se enfoca en la cuestión política, prevaleciendo el carácter humanista de su pensamiento, siempre ha dejado claro que “América Latina no tiene otra alternativa digna, honrosa, de independencia, que la integración económica”
9


La gran mayoría de los autores consultados coinciden en que la integración es un proceso, en que dos o más partes se ponen de acuerdo para accionar ya sea en temas económicos, políticos, culturales, sociales, ecológicos, aunque haya que romper barreras institucionales que lo impidan, con el objetivo de lograr un desarrollo siempre que ambas partes salgan beneficiadas.

1.2 La Integración Latino Caribeña en la década del sesenta. Aportes de Raúl Prebish como fundador de la CEPAL.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) fue establecida en 1948. Es en el 27 de julio de 1984 fue que el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas decidió que la Comisión pasara a llamarse Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

La CEPAL es una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas. Se fundó para contribuir al desarrollo económico de América Latina, coordinar las acciones encaminadas a su promoción y reforzar las relaciones económicas de los países entre sí y con las demás naciones del mundo. Posteriormente, su labor se amplió a los países del Caribe y se incorporó el objetivo de promover el desarrollo social. Gran parte de su prestigio lo debe a Raúl Prebish, el economista que dirigió la CEPAL durante sus primeros años y que enfocó el análisis del desarrollo económico de la región desde un punto de vista riguroso pero original, apartado de las corrientes económicas dominantes y muy enfocado a los problemas específicos de la región. 10

A partir de la segunda mitad de la década del 50, comenzaron a sistematizarse las propuestas relativas a la integración económica de América Latina, como parte de los análisis sobre los problemas del desarrollo de la región que la CEPAL venía realizando desde fines de la década anterior.

La integración Regional para la CEPAL se basaba en tres elementos interdependientes uno de ellos es alterar su política económica exterior, con el objetivo de mejorar su situación desventajosa y periférica ante la economía mundial, a través de un movimiento integrativo sub continental. Otro es que el modelo de sustitución de importaciones debería impulsar el desarrollo económico a través del proceso de industrialización, y el trecero es que el componente diplomático debería fotalecer la capacidad de negociación frente a los gremios internacionales.

La necesidad de la integración regional tenía como telón de fondo la oposición centro/periferia, o la teoría de la dependencia, así la restricción externa y la escasez de capital y de tecnología, que entonces constituían el eje central del pensamiento estructuralista latinoamericano, basado en el documento seminal de Raúl Prebisch: “El desarrollo económico de la América Latina y algunos de sus principales problemas” (CEPAL, 1962).
Es en el año 1959 que se propone para América Latina la formación del Mercado Común Latinoamericano esta propuesta encontró oposición en el Gobierno de los Estados Unidos y no contaba con pleno respaldo del Gobierno de Argentina. A pesar de varios inconvenientes para la formación de este mercado, los países andinos se mantenían los propósitos de integración. Por su parte, los gobiernos de Centroamérica trataron de avanzar en la construcción de un mercado común para la subregión.

En 1960 se crea el Mercado Común Centroamericano(MCCA), y se dieron los primeros pasos para proporcionar la base de la cooperación y el comercio interregional mediante el Tratado de Managua de 1960 para lograr la integración económica entre Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, que firmó el tratado en 1962. Pretendía el total desarme arancelario entre estos países e imponer un Arancel Externo Común (AEC) frente a los países no miembros.

El comercio entre los países de Centroamérica se incrementó de manera considerable desde 1960, con el funcionamiento del MCCA, se han podido derrivar barreras que dificultaban el comercio entre las naciones de la región, y también establecer tarifas comunes de exportación para muchos productos. El Banco Centroamericano de Integración Económica -una de sus principales instituciones de crédito- concede préstamos y financia proyectos de desarrollo.

En la década del 60 se creó el Grupo Andino, forma de integración regional entre países similares en relación a su desarrollo, se creó la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio(ALALC), logrando no solo la expansión y diversificación del comercio regional, sino también en el entrelazamiento de sus economías nacionales, especialmente de sectores industriales.


Para impulsar los procesos de integración económica en la década del 60, trataron de recoger el ejemplo de otras regiones y las ideas de la época. Los nuevos procesos eran percibidos como un instrumento que podía contribuir al desarrollo y proteger el mercado interno y a la integración nacional de cada una de las economías involucradas, pues estas economías consideras aisladamente no se encontraban en condiciones de desarrollar una industria pujante y los mercados internos nacionales con que contaban eran limitados. Por eso un mercado ampliado era opción vital de desarrollo buscado. A través de la acción conjunta podían defender en el mercado mundial, los precios de los productos producidos en la región, podían luchar contra las discriminaciones comerciales y combatir el dumping. Además una acción coordinada frente a los organismos internacionales e inversores extranjeros facilitaría la defensa de las prioridades de desarrollo nacionales. Por tanto debían estimularse las negociaciones con otras naciones que llegaran a acuerdos bilaterales o regionales, para constituir un Mercado Común Latinoamericano.
La integración económica era un objetivo de la política económica del Desarrollismo, pero subordinado al fin de alcanzar el desarrollo económico nacional. En tal sentido la integración regional debía servir para diversificar, expandir, y tecnificar las respectivas economías, a fin de que superaran la etapa de producción primaria y avanzaran en el camino del Desarrollo. Se planteaba que la integración regional no era solo un problema económico, sino de carácter nacional, pues había que desarrollar horizontal y verticalmente una economía moderna. (CEPAL, 1969).


En Europa, los países involucrados en el proceso de formación del mercado común disponían ya de una plataforma industrial relativamente avanzada, en la visión elaborada por la CEPAL para América Latina la integración económica se vinculaba directamente con el logro de un nivel más alto de industrialización y abogaba por la reducción o eliminación de derechos aduaneros que existían de acuerdo a las políticas proteccionistas que prevalecían en la época. Para lograr este propósito, la industrialización tendría que proyectarse más allá del estrecho marco del proceso de sustitución de importaciones. La industrialización sustitutiva, por las condiciones en que se venía desarrollando -altos costos, encerramiento en mercados nacionales compartimentalizados, exagerada e indiscriminada protección, etc., ya se insinuaba como un proceso de alcances limitados a largo plazo, tanto en términos de sostenimiento del crecimiento económico y del aumento de la productividad general como en lo que se refiere a la solución del problema del estrangulamiento externo.

Los países de la región carecían de poder de negociación para modificar en su favor los términos desfavorables que caracterizaban sus relaciones comerciales y financieras con los países centrales. Por consiguiente, era necesario establecer una política común frente a los países industrializados e instituciones financieras internacionales, a partir de nuevas condiciones de negociación y del aumento de la competitividad de las exportaciones resultantes de la unión económica. Con ello se pretendía replantear los términos en que se desarrollaba el comercio de productos básicos, abrir el mercado de los países industrializados a las manufacturas producidas en los países en desarrollo y tornar menos gravosas las condiciones de la cooperación técnica y financiera del exterior.

La integración económica regional era considerada, en los documentos de la CEPAL como un vector estratégico para romper con la situación prevaleciente de insuficiente dinamismo y baja productividad de la economía latinoamericana.

La CEPAL es la que propone el inicio de una nueva era desarrollista, desde estos organismos se promovió un importante intervencionismo del Estado en políticas de desarrollo económico y social a través de estrategias de planificación y de nacionalización de los principales medios de producción y del sector productivo estratégico, se llevó a cabo la reforma agraria en distintos países de la región, se incrementaron la inversiones en infraestructura para el desarrollo y se practicó una política exterior más independiente y propensa al no alineamiento. 11

En varios países Latino Caribeños se logró la eliminación del monopolio oligárquico, se fortaleció el sector estatal de la economía, así como se nacionalizó la minería, el cobre, se trazaron políticas estatales en función del beneficio social, gracias a la aplicación de esta estrategia de desarrollo.

Las causas generales para el fracaso de los antiguos y concretos proyectos de integración en la región latino caribeña se resumen en: la falta de diversificación de los productos regionales, los acuerdos multilaterales en especial con relación a la ALALC, dificultaban el consenso, propiciando el fracaso del plan integrativo, además este proyecto de integración no contó con el apoyo internacional y los gobiernos autoritarios latinoamericanos la vieron como una amenaza para la seguridad nacional la aproximación de economías regionales.

A pesar de que esta estrategia funcionó satisfactoriamente durante la década de los setenta pues se produjo un crecimiento generalizado del precio de las materias primas en los mercados internacionales que no agradó mucho e influyó negativamente en las economías “centrales”. En los años 1980, la contracción de la demanda internacional y el aumento de los tipos de interés desembocó la crisis de la deuda externa lo que exigió profundas modificaciones en la estrategia de desarrollo.

La variable integración en la actualidad tiene más vigencia que nunca, estamos los latino caribeños inmersos en un viejo andar, pero hoy toma aires de nuevo. Nuevos bríos ofrece la izquierda revitalizada en función de la unidad e integración latinoamericana. Cada país de acuerdo a sus características, está jugando un papel fundamental en la contienda integradora. Tratando de retomar el poder “perdido del Estado” a raíz de la aplicación de la política neoliberal en el mundo y específicamente en nuestro continente. Es muy bueno saber que nos estamos acercando en Latinoamérica y en el Caribe a la verdadera independencia.

Cuba, motor impulsor de ideas y de ejemplo de lucha, ha logrado unirse e integrarse con varios países latino caribeños, siendo esto muestra palpable de que la Integración es la mejor opción, para lograr la unidad y la Independencia.

Conclusiones.
El esfuerzo de los teóricos cepalinos por dar respuesta a los problemas económicos del continente y específicamente en la década del 60, debe tenerse en cuenta y como un gran referente en el camino de retomar el objetivo principal de desarrollo. El proceso de profundización de nuestras economías, desarrollados por estos pensadores, es el inicio de lo que sería un movimiento de discusión de las realidades latino caribeñas en busca de respuestas de los problemas de nuestros países.

A pesar de que el modelo de desarrollo de la CEPAL no cumplió sus objetivos tajantemente, varios de sus objetivos y métodos se encuentran vigentes, aunque adecuados al momento actual. Tenemos que desarrollarnos, industrializarnos por nuestros propios esfuerzos, y abogar un poco menos por la intervención de capital extranjero en nuestras economías, dándole al Estado el papel de planificador y regulador de las políticas económicas, políticas y sociales, y de principal redistribuidor de las ganancias a nivel de sociedad.

La integración latino caribeña es cada vez más necesaria, para sobrevivir al infierno capitalista, es la única vía que nos queda para poder salir del inmenso bache en que nos ha puesto el imperialismo. Desde la década del 60 hasta la actualidad los intentos de integración dan muestra de que los latino caribeños están despiertos y concientes de que la única alternativa de desarrollo viable en los momentos actuales es la Integración.

1 Martí José Obras completas. Editora de Ciencias Sociales. La Habana. Tomo 8.pp. 318-319.)

2 Periódico Granma. (La Habana. Cuba), 15 de junio de 1999, p 5. ).

3 El informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

4 Edgardo Romero Fernández: “Los movimientos sociales latinoamericanos: Poder e integración en América Latina.” Articulo. Versión electrónica, Intranet facultad Ciencias Empresariales. UCLV.

5 Alfredo Seoanner Flores: “El proceso de Integración Regional, contexto general y dimensión económica del proceso de integración”

6 “Colectivo de autores: Economía Internacional, Tomo II, Editorial Félix Varela, La Habana, 1998.p9.

7 Roberto Muñoz González: Los procesos de integración en la Región Latino caribeña: inserción de Cuba y sus perspectivas.

8 Fidel Castro: Hacia una gran patria común. Editora Política, La Habana, 1991.pp5-

9 Tomás Borge, Un grano de maíz. Oficina de publicaciones del Consejo de Estado, 1992, p 169.

10 Informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

11 Nils Castro, revista Temas No. 41-42:4-18, enero -junio 2005, Artículo” Las izquierdas latinoamericanas contemporáneas: observaciones a una trayectoria


Samuel Pinheiro Guimarães

A importância essencial da América do Sul

1.A América do Sul se encontra, necessária e inarredavelmente, try no centro da política externa brasileira. Por sua vez, o núcleo da política brasileira na América do Sul está no Mercosul. E o cerne da política brasileira no Mercosul tem de ser, sem dúvida, a Argentina. A integração entre o Brasil e a Argentina e seu papel decisivo na América do Sul deve ser o objetivo mais certo, mais constante, mais vigoroso das estratégias políticas e econômicas tanto do Brasil quanto da Argentina. Qualquer tentativa de estabelecer diferentes prioridades para a política externa brasileira, e mesmo a atenção insuficiente a esses fundamentos, certamente provocará graves conseqüências e correrá sério risco de fracasso.

2        A África Ocidental, com seus 23 Estados ribeirinhos, inclusive os arquipélagos de Cabo Verde e São Tomé e Príncipe, é a fronteira atlântica do Brasil, continente a que estamos unidos pela história, pelo sangue, pela cultura, pelo colonialismo e pela semelhança de desafios. A Ásia é o novo centro dinâmico da economia mundial, fonte de lucros inesgotáveis para as megaempresas ocidentais e destino de uma das maiores migrações de capital e tecnologia avançada da História. A Europa e a América do Norte são para o Brasil, como para qualquer ex-colônia e para eventuais pretendentes a colônia, as áreas tradicionais de vinculação política, econômica e cultural. Porém, por mais importantes que sejam, como aliás são, os vínculos e os interesses atuais e potenciais brasileiros com todas essas áreas e por melhores que sejam com os Estados que as integram as nossas relações, a política externa não poderá ser eficaz se não estiver ancorada na política brasileira na América do Sul. As características da situação geopolítica do Brasil, isto é, seu território, sua localização geográfica, sua população, suas fronteiras, sua economia, assim como a conjuntura e a estrutura do sistema mundial, tornam a prioridade sul-americana uma realidade essencial.

3        O cenário econômico mundial se caracteriza pela simultânea globalização e gradual formação de grandes blocos de Estados na Europa, na América do Norte e na Ásia; pelo acelerado progresso científico e tecnológico, em especial nas áreas da informática e da biotecnologia, com sua vinculação às despesas e atividades militares; pela concentração do capital e oligopolização de mercados, medida pelo número de fusões e aquisições que passaram de 9 mil, no valor de US$ 850 bilhões, em 1995, para 33 mil, no valor de quase 4 trilhões de dólares, em 2006, e pela financeirização da economia, pois os ativos ( ações, títulos e depósitos) financeiros passaram de 109% da produção mundial, em 1980, para 316% em 2005; pela transformação dos mercados de trabalho e pela pressão permanente para reverter os direitos dos trabalhadores; pela acelerada degradação ambiental; pela insegurança energética e pelas migrações. O cenário político mundial se caracteriza pela concentração de poder político, militar, econômico, tecnológico e ideológico nos países altamente desenvolvidos; pelo arbítrio e pela violência das Grandes Potências; pela ameaça real, e sua utilização oportunista, do terrorismo; pelo desrespeito aos princípios de não-intervenção e de autodeterminação de parte das Grandes Potências políticas, econômicas e militares; pelo individualismo dos Estados ricos e a insuficiente e cadente cooperação internacional; pela emergência da China, como potência econômica e política, regional e mundial.

4        Os Estados no centro do sistema mundial, cada vez mais ricos e poderosos, pois a diferença de renda entre Estados ricos e pobres passou de 1 para 4 em 1914 para 1 para 7 em 2000, porém vinculados às economias periféricas quanto a recursos estratégicos e mercados e com uma população cadente, procuram, por meio de negociações internacionais, definir normas e regimes que permitam preservar e até ampliar sua situação privilegiada no centro do sistema militar, político, econômico e tecnológico que é o resultado, por um lado, da II Guerra Mundial e dos regimes coloniais e, por outro lado, do êxito de seus esforços nacionais, em especial na esfera científica e tecnológica. Nesse processo, sua capacidade de articular ideologias e de apresentar “soluções” como benéficas a toda a “comunidade internacional” é extraordinária e importantíssima pois é a base de sua estratégia de arregimentação de Estados e de elites periféricas cooptadas para alcançar seus objetivos nacionais, vestidos com a capa de objetivos da humanidade.

5        Neste cenário violento e instável de grandes blocos, multipolar, há uma tendência a que países pequenos e até médios venham a ser absorvidos, mais ou menos formalmente, pelos grandes Estados e economias aos quais ou se encontram tradicionalmente vinculados por laços de origem colonial ou estão em sua esfera de influência histórica, como no caso da América Central; ou tenham feito parte de seu território, como no caso dos países que formam a Comunidade de Estados Independentes – CEI; ou se vinculam por laços étnicos e culturais, como no caso da diáspora chinesa na Ásia.

6        Os países médios que constituem a América do Sul se encontram diante do dilema ou de se unirem e assim formarem um grande bloco de 17 milhões de Km2 e de 400 milhões de habitantes para defender seus interesses inalienáveis de aceleração do desenvolvimento econômico, de preservação de autonomia política e de identidade cultural, ou de serem absorvidos como simples periferias de outros grandes blocos, sem direito à participação efetiva na condução dos destinos econômicos e políticos desses blocos, os quais são definidos pelos países que se encontram em seu centro. A questão fundamental é que as características, a evolução histórica e os interesses dos Estados poderosos que se encontram no centro dos esquemas de integração são distintos daqueles dos países subdesenvolvidos que a eles se agregam através de tratados de livre comércio, ou que nome tenham, os quais ficam assim sujeitos às conseqüências das decisões estratégicas dos países centrais que podem ou não atender às suas necessidades históricas.

7        Os desafios sul-americanos diante desse dilema, que é decisivo, são enormes: superar os obstáculos que decorrem das grandes assimetrias que existem entre os países da região, sejam elas de natureza territorial, demográfica, de recursos naturais, de energia, de níveis de desenvolvimento político, cultural, agrícola, industrial e de serviços; enfrentar com persistência as enormes disparidades sociais que são semelhantes em todos esses países; realizar o extraordinário potencial econômico da região; dissolver os ressentimentos e as desconfianças históricas que dificultam sua integração.

8        As assimetrias territoriais são extraordinárias. Na América do Sul convivem países como o Brasil, com 8,5 milhões de quilômetros quadrados; como a Argentina, com seus 3,7 milhões de quilômetros quadrados e em seguida outros dez países, cada um com território inferior a 1,2 milhão de quilômetros quadrados. Três dos países da região se encontram voltados exclusivamente para o Pacífico, três se debruçam sobre o Oceano Atlântico, quatro são caribenhos e dois são mediterrâneos. O Brasil tem 15.735 km de fronteiras com nove Estados vizinhos, enquanto a Argentina, a Bolívia e o Peru têm fronteiras com cinco vizinhos. Devido a essas circunstâncias geográficas, os pontos de vista geopolíticos de cada país são inicialmente distintos, o que se agrava pelo fato de até recentemente – e mesmo até hoje –  terem estado separados os países da região pela Cordilheira, pela floresta, pelas distâncias e pelos imensos vazios demográficos.

9        O Brasil tem 190 milhões de habitantes, que correspondem a cerca de 50% da população da América do Sul, enquanto o segundo maior país em população, que é a Colômbia, tem 46 milhões de habitantes e o terceiro, a Argentina, tem 39 milhões. As taxas de crescimento demográfico variam de 3% no Paraguai a 0,7 % no Uruguai. A América do Sul viveu nos últimos anos um processo acelerado de urbanização, com o surgimento de megalópoles que concentram grandes parcelas da população total de cada país, e que exibem periferias paupérrimas e violentas. Há significativas populações de deslocados internos no Peru, como conseqüência da luta feroz contra a insurreição do Sendero Luminoso, e de refugiados, como no caso de colombianos na Venezuela e no Equador. No passado, as ditaduras e os regimes militares provocaram o exílio de numerosos militantes políticos, intelectuais, operários e sindicalistas, com grave prejuízo para o desenvolvimento político dos países mais afetados. Ademais, durante algumas décadas o reduzido ritmo de crescimento econômico provocou movimentos migratórios significativos dos países da região em direção aos Estados Unidos e à Europa Ocidental. Há um milhão de uruguaios vivendo fora do Uruguai enquanto três milhões se encontram no país. Há 400 mil equatorianos na Espanha e 4 milhões de brasileiros no exterior. Ao mesmo tempo, há grandes espaços despovoados na América do Sul, onde a densidade demográfica é inferior a 1 habitante por quilômetro quadrado, enquanto nas megalópoles a densidade populacional atinge mais de 10.000 habitantes por quilômetro quadrado. A América do Sul exibe índices de concentração de renda e de riqueza, de pobreza e de indigência, de opulência e luxo, contrastes espantosos entre riquíssimas mansões e palafitas miseráveis, entre excelentes hospitais privados e hospitais públicos decadentes, entre escolas de Primeiro Mundo e pardieiros escolares. Todavia, conta a América do Sul com as vantagens da ausência de conflitos raciais agudos, ainda que ocorra discriminação racial; com a presença dominante de idiomas de comum origem ibérica, ainda que em alguns países existam idiomas indígenas que conseguiram sobreviver; com a ausência de conflitos religiosos e predominância católica ao lado da rápida expansão das igrejas protestantes; com uma população grande, mas que não é excessiva, como em certos países asiáticos. O desafio que representa a emergência das populações indígenas historicamente oprimidas e seus efeitos para as relações políticas entre os países da América do Sul vão exigir, todavia, especial atenção e habilidade.

10      A América do Sul é uma região extremamente rica em recursos naturais, que se encontram distribuídos de forma muito desigual entre os diversos países. Enquanto o Brasil tem as maiores reservas mundiais de minério de ferro de excelente teor, a Argentina não as tem em volume suficiente. A Argentina dispõe de terras aráveis de extraordinária fertilidade, em contraste com o Chile. A Colômbia possui grandes reservas de carvão de boa qualidade e o Brasil as tem poucas e pobres. A Venezuela tem a sexta maior reserva de petróleo e a nona maior reserva de gás do mundo enquanto que, em todos os países do Cone Sul, inclusive no Brasil, são elas insuficientes para sustentar o ritmo de desenvolvimento, talvez de 7% a/a, necessário à absorção produtiva dos estoques históricos de mão-de-obra desempregada e subempregada e dos que chegam anualmente ao mercado. A Bolívia detém jazidas de gás que correspondem a duas vezes as brasileiras, mas tem sérias dificuldades para ampliar sua exploração. O Chile explora as maiores reservas conhecidas de minério de cobre do mundo, responsável por 40 % de suas exportações. O Paraguai ostenta um dos maiores potenciais hidrelétricos do mundo, em especial quando calculado em termos per capita, mas ainda não teve êxito em utilizá-lo para acelerar seu desenvolvimento. O Suriname tem a maior reserva de bauxita do planeta, ainda pouco explorada.

11      Encontra-se na América do Sul a maior floresta tropical do mundo, um tema central no debate político sobre o efeito estufa e suas conseqüências para o clima, e o maior estoque de biodiversidade do planeta, o qual é de grande importância para a renovação da agricultura e para a indústria farmacêutica; uma parcela importante das reservas de água doce do planeta, recurso cada vez mais estratégico e causa já de conflitos em certas regiões do globo, e o maior lençol de águas subterrâneas, o Aqüífero Guarani, que subjaz os territórios do Brasil, do Paraguai, da Argentina e do Uruguai.

 

As políticas econômicas

12      Os choques do petróleo (1973 e 1979), o endividamento excessivo e o súbito aumento das dívidas externas acarretaram crises e estagnação econômica que contribuíram para o fim dos regimes militares na América do Sul, em meados da década de 80. A vitória do neoliberalismo monetarista nos Estados Unidos e Reino Unido, a partir de Ronald Reagan (1981-1989) e Margaret Thatcher (1979-1990), e a renegociação da dívida externa (Plano Brady) forçaram aos países subdesenvolvidos a adoção de políticas de abertura comercial e financeira, desregulamentação e privatização, com base nos princípios do chamado Consenso de Washington. Essas políticas levaram a resultados desastrosos em países que nelas se envolveram mais a fundo, como foram o caso do Equador, da Bolívia e da Argentina, e deixaram seqüelas importantes em países como o Brasil, o Uruguai e a Venezuela.

13      Tais políticas neoliberais agravaram a já elevada concentração de renda e de riqueza, ampliaram o desemprego, contribuíram para a violência urbana, provocaram a fragilização do Estado e dos serviços públicos, o que levou por sua vez à gradual emergência de importantes movimentos políticos e sociais que passaram a preconizar (explícita ou implicitamente) a revisão do modelo econômico e social neoliberal.

14      Os países da América do Sul, em conseqüência das políticas neoliberais que determinaram a redução negociada e às vezes até unilateral de suas tarifas aduaneiras, a privatização de suas empresas estatais e a liberalização de seus mercados de capital, aumentaram suas importações de produtos industriais dos países desenvolvidos e o ingresso descontrolado de capitais estrangeiros. Essas políticas levaram à desindustrialização em maior ou menor grau, à maior influência do capital multinacional e à desnacionalização de importantes setores de suas economias, em especial do setor financeiro, com efeitos econômicos, e inclusive políticos, significativos.

15      Essa maior integração, porém de natureza passiva, dos países sul-americanos na economia mundial é radicalmente distinta da integração na economia global que ocorre com os países altamente desenvolvidos ou com certos países emergentes, como a Coréia. Nesses últimos casos, essa maior integração se verifica através da internacionalização das atividades de suas grandes empresas de atuação multinacional mas de capital nacional, bem como de suas exportações de alto conteúdo tecnológico enquanto que, no caso dos países sul-americanos, se verifica através da maior participação de megaempresas multinacionais em suas economias, já que não possuem esses últimos países (com raras exceções) grandes empresas capazes de se internacionalizarem, e da expansão de suas exportações de “commodities”.

16      Em decorrência, os países da América do Sul retomaram, voluntária ou involuntariamente, sua especialização histórica na exportação de produtos primários, tradicionais ou novos, com maior grau, por vezes, de elaboração, para atender à demanda dos países altamente desenvolvidos e da China. Assim, grosso modo, sua agricultura se sofisticou e passou a ser denominada de agribusiness; sua indústria foi adquirida ou cerrou suas portas em um processo de desindustrialização/desnacionalização e muitas de suas empresas de serviços, em especial as empresas modernas e aquelas do setor financeiro, foram adquiridas por megaempresas multinacionais.

17      A capacidade de utilizar tradicionais instrumentos de promoção do desenvolvimento econômico, que aliás tinham sido amplamente usados pelos países hoje desenvolvidos no início de seu processo de desenvolvimento (i.e. de seu processo de industrialização), foi abandonada pelos países da América do Sul na Rodada Uruguai, quando aceitaram normas sobre disciplina do capital estrangeiro as quais proíbem políticas tais como a nacionalização de insumos, o estabelecimento de metas de exportação e o reinvestimento de parte dos lucros; ou que estabelecem normas sobre propriedade intelectual que ampliaram os prazos de patentes e estabelecem patentes sobre fármacos, dificultando de fato o desenvolvimento tecnológico e gerando enormes remessas financeiras. Este abandono dos instrumentos econômicos tradicionais de uso do Estado, assim como a confiança excessiva desses países no livre jogo das forças de mercado contribuíram para que viessem a ter seu ritmo de crescimento reduzido ou estagnado. Por outro lado, a derrocada ideológica do Welfare State nos países desenvolvidos fez com que os países sul-americanos também contraíssem ou desarticulassem os seus programas sociais, o que contribuiu para agravar a concentração de renda e de propriedade e para a pequena expansão de seu mercado interno.

18      Assim, em grande parte se explicam as baixas taxas de crescimento na América do Sul, das décadas de 80 e 90, quando comparadas às de alguns países da Ásia, e a eventual derrocada dos governos neoliberais na Argentina, no Brasil, no Chile, na Bolívia, no Equador e na Venezuela. Nos últimos anos, surgiram na América do Sul governos que procuram manter as políticas de austeridade fiscal e de controle inflacionário enquanto tentam ressuscitar o Estado como agente suplementar do desenvolvimento econômico e como agente de redução da desigualdade social, diante das enormes injustiças e das pressões dos segmentos historicamente oprimidos em suas sociedades.

O bloco sul-americano

19      A atual experiência de integração sul-americana tem distintas origens, motivações e paralelos históricos. Em primeiro lugar, o trauma da desintegração dos Vice-Reinados do Império espanhol a partir de 1810, a desintegração posterior da Grã Colômbia em 1830, e a sobrevivência da utopia de unidade latino-americana, preconizada pelo Libertador Simon Bolívar. Segundo, a tentativa do notável economista argentino, Raul Prebisch, de explicar as razões do desenvolvimento na América do Norte em confronto com o atraso sul-americano levou à formulação da teoria estruturalista pela Comissão Econômica para a América Latina – CEPAL. Prebisch encontrou essas razões nas características das economias primário-exportadoras sul-americanas e na natureza de seu processo de incorporação do progresso tecnológico; na reduzida dimensão e no isolamento de cada mercado nacional; na deterioração secular dos termos de intercâmbio; na importância da industrialização como estratégia para a transformação econômica. Em terceiro lugar, a percepção de êxito da experiência de planejamento econômico e de industrialização acelerada vivida pela União Soviética, da experiência keynesiana e da planificação de guerra norte-americana e, finalmente, as políticas de economia mista e de planejamento indicativo dos governos socialistas europeus após a II Guerra Mundial. Quarto, na experiência de construção da Comunidade Econômica Européia, fundada na integração de mercados, na elaboração de políticas comuns e no financiamento pelos países mais ricos do esforço de redução de assimetrias entre as economias participantes.

20      Este conjunto de experiências inspirou os programas de desenvolvimento econômico com base na industrialização, em especial no Brasil durante o Governo Juscelino Kubitschek, as propostas da CEPAL de constituição de um mercado comum latino-americano, as propostas argentinas de criação de uma área de livre comércio que reunificasse economicamente as partes do antigo Vice-Reinado do Prata, e estimulou à constituição em 1960 da Associação Latino-Americana de Livre Comércio – ALALC.

21      Naturalmente, ao processo de integração da América do Sul e do Cone Sul subjazia a latente rivalidade entre Brasil e Argentina por influência política na região do Rio da Prata, os resquícios de um passado de lutas e a lembrança da inicial predominância industrial argentina. E outros ressentimentos decorrentes de conflitos e quase-conflitos passados, como entre Chile e Argentina; entre Bolívia, Chile e Peru; entre Peru e Equador; entre Colômbia e Venezuela, entre a Bolívia e o Paraguai, entre Brasil e Paraguai e entre Brasil e Bolívia.

22      A Associação Latino Americana de Livre Comércio, criada em 1960, e cuja meta era eliminar todas as barreiras ao comércio entre os Estados membros até 1980, encontrou obstáculos causados pelas políticas nacionais de substituição de importações e de industrialização e, mais tarde, pelas políticas de controle de importações para enfrentar as súbitas crises do petróleo que acarretaram inéditos déficits comerciais que atingiram os países importadores de energia, em especial o Brasil.

23      A partir de 1965, o Convênio de Créditos Recíprocos (CCR) entre os países da ALALC, e mais a República Dominicana, passa a permitir o comércio sem o uso imediato de divisas fortes, através de um sistema quadrimestral de compensação multilateral de créditos que funcionou com grande êxito sem que ocorresse nenhum caso de “default” até a década de 1980, quando foi progressivamente desativado pelos novos tecnocratas que vieram a ocupar os Bancos Centrais dos países da região, na esteira do período de governos neoliberais.

24      Em 1969, os países andinos celebraram o Pacto Andino (mais tarde CAN) como um projeto mais audacioso de integração e de planejamento do desenvolvimento, prevendo inclusive a alocação espacial de indústrias entre os Estados membros e a elaboração de políticas comuns, inclusive no campo do investimento estrangeiro.

25      Em 1980, a estagnação das negociações comerciais levou a substituição da ALALC pela Associação Latino Americana de Integração (ALADI). O Tratado de Montevidéu (80) incorporou o “patrimônio” de reduções tarifárias bilaterais, permitiu a negociação de acordos bilaterais de preferências, com a perspectiva de sua eventual convergência, e tornou possível a concessão de preferências bilaterais ao abrigo da “enabling clause” do então GATT.

26      Em 1985, Brasil e Argentina decidiram lançar um processo de integração bilateral gradual, com o objetivo central de promover o desenvolvimento econômico, a que se juntaram, em 1991, Paraguai e Uruguai, formando-se assim o Mercosul. Este último surgiu como um projeto enquadrado na concepção do Consenso de Washington do livre comércio como instrumento único e suficiente para a promoção do desenvolvimento, redução das desigualdades sociais e geração de empregos, na melhor tradição das Escolas de Manchester e de Chicago.

27      Após a conclusão do NAFTA em 1994, em que o México na prática abandonou a ALADI, os Estados Unidos, no contexto da Cúpula das Américas, lançaram um projeto ambicioso de negociação de uma Área de Livre Comércio das Américas (ALCA). Esse projeto, na realidade, mais do que uma área de livre comércio de bens, criaria um território econômico único nas Américas, com a livre movimentação de bens, serviços e capital (mas não de mão-de-obra ou tecnologia) e estabeleceria regras uniformes ainda mais restritivas à execução de políticas nacionais ou regionais de desenvolvimento econômico, já que as propostas originais eram OMC-Plus e NAFTA-plus (e parecem continuar a ser tais como revelam os textos dos tratados bilaterais de livre comércio, celebrados pelos Estados Unidos).

28      Apesar das declarações diplomáticas feitas na ocasião, e reiteradas posteriormente, de que a ALCA não afetaria os projetos de integração regional como a Comunidade Andina e o Mercosul, estava claro que a eventual concretização da ALCA eliminaria de fato a possibilidade de formação de um bloco econômico e político sul-americano.

29      Após o início das negociações da ALCA, e diante da extrema desigualdade de forças políticas e econômicas entre os países participantes, a negociação se interrompeu em 2004, após os Estados Unidos terem retirado os temas agrícolas e de defesa comercial (antidumping e subsídios) levando-os para o âmbito da OMC sob o pretexto de ser necessária uma negociação mais abrangente, inclusive com a União Européia. Em conseqüência e para equilibrar as negociações, o Mercosul considerou que os temas de investimento, compras governamentais e serviços deveriam também passar para o âmbito da Rodada de Doha na OMC e propôs aos Estados Unidos a negociação de um acordo do tipo 4+1, no campo do comércio de bens, proposta até hoje sem resposta, ou melhor, cuja resposta prática tem sido a firme atividade norte-americana de negociação de acordos bilaterais de livre comércio (na realidade com escopos muito mais amplos) com os países da América Central, a Colômbia, o Peru e (quase) com o Equador.

30      Paralelamente, o Mercosul empreendeu a negociação e celebrou acordos de livre comércio com o Chile (1995), com a Bolívia (1996), com a Venezuela, Equador e Colômbia (2004), e com o Peru (2005), que se referem exclusivamente ao comércio de bens e não incluem o comércio de serviços, compras governamentais, regras sobre investimentos, propriedade intelectual, etc.

31      Em 2002, o Congresso dos Estados Unidos tinha aprovado o ATPDEA (Andean Trade Promotion and Drug Eradication Act) pelo qual concederiam unilateralmente preferências comerciais, sem reciprocidade de parte dos beneficiários, para listas de produtos de países andinos em troca da execução de programas de erradicação das plantações de coca. O resultado da aplicação durante cinco anos dessa lei foi, de um lado, expandir as exportações de tais produtos desses países para os Estados Unidos e, de outro, ensejar o surgimento nesses países de grupos de interesses empresariais locais favoráveis à negociação de acordos de livre comércio com os Estados Unidos quando se encerrasse o prazo de vigência daquele Ato.

32      Posteriormente, foi lançada em 2004, em Cuzco, o projeto de formação de uma Comunidade Sul-Americana de Nações, hoje denominada UNASUL, organização que se pretenderia semelhante à União Africana, na África; à União Européia na Europa; à ASEAN, na Ásia; e ao MCCA, na América Central. As negociações para concretizar a UNASUL têm encontrado três distintas resistências: primeiro, a de países que celebraram acordos de livre comércio com os Estados Unidos; segundo, a de países que dão prioridade ao fortalecimento do Mercosul e que acreditam que o Brasil estaria “trocando” o Mercosul pela UNASUL; terceiro, a de países que consideram ser necessário uma organização mais audaciosa, com base na solidariedade e na cooperação e não naquilo que consideram ser o individualismo “mercantilista” das preferências comerciais, dos projetos de investimento e do livre comércio.

A Argentina e a estratégia de integração brasileira

33      Não há a menor possibilidade de construção de um espaço econômico e político sul-americano (economicista ou solidarista, não importa) sem um amplo programa de construção e de integração da infra-estrutura de transportes, de energia e de comunicações dos países da América do Sul. O comércio entre os seis países fundadores da Comunidade Econômica Européia correspondia em 1958 a cerca de 40% do seu comércio total e hoje supera 80%. Em contraste, o comércio entre os países da América do Sul correspondia em 1960, data de começo da ALALC, a cerca de 10% e ainda em 2006 não superou 17% do total do comércio exterior da região. Esse reduzido comércio tinha sua causa na pequena diversificação industrial das economias sul-americanas (hoje também um obstáculo, pois quanto mais diversificadas as economias maior o seu comércio recíproco), mas também na pequena densidade dos sistemas de transportes naquela época e até hoje. Há um interesse vital em conectar os sistemas de transportes nacionais e as duas costas do subcontinente, superando os obstáculos da Floresta e da Cordilheira, como se está fazendo ao norte entre Brasil e Peru, e se procurará fazer ao sul, entre Brasil, Argentina e Chile. A Iniciativa para a Integração da Regional Sul-Americana (IIRSA), em 2000, foi um passo de grande importância neste esforço de planejamento, que necessita para se concretizar da alavanca regional do financiamento.

34      Uma das maiores dificuldades dos países da América do Sul é o acesso a crédito para investimentos em infra-estrutura devido a limites ao endividamento externo e à falta de acesso a instrumentos de garantia. Este acesso ao mercado internacional de capitais é tanto mais importante quanto maior for a dificuldade desses países em elevar sua poupança interna, devido à prioridade concedida ao serviço da dívida interna e externa. O Brasil tem contribuído para o fortalecimento da Cooperação Andina de Fomento – CAF, entidade financeira classificada como AA no mercado internacional e voltada para investimentos em infra-estrutura, e tem participado, de forma positiva e prudente, do processo de construção de um Banco do Sul que se deseja eficiente. O Brasil é um dos poucos, senão o único país da região, que dispõe de um forte banco de desenvolvimento, cujos ativos são de US$ 87 bilhões, maiores que os do Banco Interamericano de Desenvolvimento – BID ( US 66 bilhões), que pode emprestar recursos para a execução de obras de infra-estrutura em condições competitivas com as do mercado internacional e sem condicionar tais empréstimos a “compromissos” de política externa ou à execução de “reformas” econômicas internas. É parte essencial da estratégia brasileira de integração fornecer crédito aos países vizinhos para a execução de obras de infra-estrutura e, no futuro, vir a fornecer créditos a empresas desses países em condições normais semelhantes às que se exigem de empresas brasileiras, tendo em vista o interesse vital brasileiro no crescimento e no desenvolvimento dos países vizinhos até mesmo por razões de interesse próprio, devido à grande importância de seus mercados para as exportações brasileiras e, em conseqüência, para o nível de atividade econômica geral e de suas empresas.

35      Além da integração da infra-estrutura física em termos de rodovias, pontes, ferrovias e de energia é essencial a integração das comunicações aéreas, pela sua importância para a economia e a política, assim como da mídia em especial a televisão, essencial à formação do imaginário sul-americano, através do conhecimento da vida política, econômica e social dos países da região, hoje desconhecida do grande público e, portanto, fonte de toda  sorte de preconceitos e manipulações que envenenam a opinião pública e afetam os discursos, as atividades e as decisões políticas. A TV Brasil – Canal Integración e a TELESUR são experiências não-hegemônicas de integração de comunicações, assim como a iniciativa brasileira de procurar estabelecer um padrão regional de TV Digital, com a participação dos Estados do Mercosul, inclusive no processo industrial.

36      A questão da segurança energética é central nos dias de hoje e no futuro previsível. A integração energética e a autonomia regional em energia para garantir a segurança de abastecimento energético é prioridade absoluta da política externa brasileira na América do Sul. Não há possibilidade de crescer a 7% a/a na média durante um período longo sem um suprimento suficiente, seguro e crescente de energia. Este suprimento depende de investimentos de prazo mais ou menos longo de maturação, tais como a prospecção de jazidas de petróleo, gás e urânio, a construção de barragens, a construção de usinas hidro e termoelétricas, assim como nucleares . A América do Sul, como região, tem um excedente global de energia, porém com grandes superávites atuais e potenciais em certos países e com severos déficits em outros. No primeiro caso, se encontram a Venezuela, o Equador e a Bolívia para o gás e o petróleo. No caso de energia hidrelétrica, há excedentes extraordinários no Brasil, no Paraguai e na Venezuela. De outro lado, se encontram países com déficit estrutural de energia como o Chile e o Uruguai e casos intermediários como são o Peru, a Colômbia e a Argentina. Assim, a integração energética da região permitirá reduzir as importações extra-regionais e fortalecer a economia da América do Sul. No esforço de fortalecer e de integrar o sistema energético da região, o Brasil tem financiado a construção de gasodutos na Argentina e tem se empenhado na concretização do projeto do Grande Gasoduto do Sul que deverá vincular os maiores centros produtores de energia (a Venezuela e a Bolívia) aos maiores mercados consumidores (o Brasil, a Argentina e o Chile). O Brasil está disposto a compartilhar a tecnologia que desenvolveu na área dos biocombustíveis, acreditando que a crise energética e ambiental somente poderá ser enfrentada com eficiência a partir de uma modificação gradual da matriz energética mundial, de uma redução do consumo e do desperdício nos países altamente desenvolvidos, principais responsáveis pela emissão de gases de efeito estufa.

37      A redução das assimetrias é o segundo elemento essencial da estratégia brasileira de integração. Em um processo de integração em que as assimetrias entre as partes são significativas tornam-se indispensáveis programas específicos e ambiciosos para promover sua redução. É óbvio que não se trata aqui das assimetrias de território e de população mas sim daquelas assimetrias de natureza econômica e social. É indispensável a existência de um processo de transferência de renda sob a forma de investimentos entre os Estados participantes do esquema de integração como ocorreu e ocorre ainda hoje na União Européia. Esse processo é ainda embrionário no Mercosul, sendo o Fundo para Convergência Estrutural e o Fortalecimento Institucional do Mercosul – FOCEM, apenas um modesto início.

38      A generosidade dos países maiores e mais desenvolvidos é sempre mencionada pelo Presidente Lula como um terceiro elemento essencial para o êxito do processo de integração do Mercosul e da América do Sul. Esta generosidade deve se traduzir pelo tratamento diferencial, sem exigência de reciprocidade, em relação a todos os países da América do Sul que estejam engajados no processo de integração regional, nas áreas do comércio de bens, de serviços, de compras governamentais, de propriedade intelectual etc. Isto é, o Brasil deve estar disposto a conceder tratamento mais vantajoso sem reciprocidade a todos os seus vizinhos, em especial àqueles de menor desenvolvimento relativo, aos países mediterrâneos e aos países de menor PIB per capita.         O Brasil, apesar de ser o maior país da região, não acredita ser possível desenvolver-se isoladamente sem que toda a região se desenvolva econômica e socialmente e se assegure razoável grau de estabilidade política e segurança. Assim, a solidariedade nos esforços de desenvolvimento e de integração é uma idéia central na estratégia brasileira na América do Sul, assim como a idéia de que este processo é um processo entre parceiros iguais e soberanos, sem hegemonias nem lideranças.

39      A integração econômica da América do Sul tem passado por um processo acelerado de expansão, impulsionado pela redução das tarifas propiciada pelos acordos comerciais preferenciais. O comércio de bens intra-América do Sul que era de 10 bilhões de dólares em 1980 passou para 68 bilhões em 2005. O comércio de serviços, que era praticamente inexistente na década de 1960, também se expandiu, ainda que em menor escala. Os exemplos mais relevantes de expansão poderiam ser dados pelo setor financeiro, com o estabelecimento de filiais de bancos, pelo setor dos transportes aéreos e mesmo terrestres, e pelo turismo intra-regional. Os investimentos de empresas da região em terceiros países da própria região se tornaram expressivos, como demonstra a expansão das empresas chilenas e brasileiras, em especial na Argentina. Finalmente, houve considerável expansão das populações de imigrantes intra-regionais. Todos esses fatores contribuem para a formação de um mercado único sul-americano, já que, implementados os acordos comerciais bilaterais entre países da região, cerca de 95% do comércio intra-regional será livre de tarifas, em 2019. A reativação do CCR e o estabelecimento de uma moeda comum para transações entre Brasil e Argentina muito contribuirão para a expansão do comércio bilateral e regional.

40      A estratégia brasileira no campo comercial tem sido procurar consolidar o Mercosul e promover a formação de uma área de livre comércio na América do Sul, levando em devida conta as assimetrias entre os países da região . A compreensão brasileira com as necessidades de recuperação e fortalecimento industrial de seus   vizinhos nos levou à negociação do Mecanismo de Adaptação Competitiva com a Argentina, aos esforços de estabelecimento de cadeias produtivas regionais e à execução do Programa de Substituição Competitiva de Importações, cujo objetivo é tentar contribuir para a redução dos extremos e crônicos déficits comerciais bilaterais, quase todos favoráveis ao Brasil. No campo externo, a estratégia brasileira visa a ampliar os mercados para as exportações do Mercosul através da negociação de acordos de livre comércio ou de preferências comerciais com países desenvolvidos, como no caso da União Européia; e com países em desenvolvimento tais como a Índia e a África do Sul, em busca da abertura de mercados e visa a prestigiar e fortalecer o processo de negociação em conjunto, que não só favorece  os parceiros maiores, mas também os parceiros menores do Mercosul, na medida em que obtêm eles condições de acesso que possivelmente não alcançariam caso negociassem isoladamente.

41.     Em um sistema mundial cujo centro acumula cada vez mais poder econômico, político, militar, tecnológico e ideológico; em que cada vez mais aumenta o hiato entre os países desenvolvidos e subdesenvolvidos; em que o risco ambiental e energético se agrava; e em que este centro procura tecer uma rede de acordos e de normas internacionais que assegurem o gozo dos privilégios que os países centrais adquiriram no processo histórico e em que dessas negociações participam grandes blocos de países, a atuação individual, isolada, nessas negociações não é vantajosa, nem mesmo para um país com as dimensões de território, população e PIB que tem o Brasil. Assim, para o Brasil é de indispensável importância poder contar com os Estados vizinhos da América do Sul nas complexas negociações internacionais de que participa. Mas talvez ainda seja de maior importância para os Estados vizinhos a articulação de alianças entre si e com o Brasil para atuar com maior eficiência na defesa de seus interesses nessas negociações.

42      Apesar das assimetrias de toda ordem que caracterizam os países da região, somos todos subdesenvolvidos e as características centrais do subdesenvolvimento são as disparidades sociais, as vulnerabilidades externas e o potencial não- explorado de nossas sociedades. No caso das desigualdades sociais, a América do Sul se caracteriza como uma das regiões do mundo onde há a maior concentração de renda e de riqueza e onde há ativos enormes aplicados no exterior, resultado de “fugas” históricas de capital. Por outro lado, o Brasil tem procurado estabelecer programas de combate à fome e à pobreza, e de natureza social em geral, que podem ser objeto de útil intercâmbio de experiências. Uma das características da região é o crescente número de imigrantes ( legais e ilegais) de refugiados e de deslocados cuja situação necessita ser regularizada de forma solidária e humanitária, a exemplo do que têm feito a Argentina e a Venezuela. O Brasil tem como prioridade a cooperação nas áreas de fronteira, cada vez mais vivas, a promoção de eliminação de vistos e de exigências burocráticas que dificultam a circulação de mão de obra e a negociação da concessão de direitos políticos aos cidadãos sul-americanos em todos os países da região, a começar pelo Brasil. A decisão brasileira de tornar obrigatório o espanhol no ensino médio no Brasil contribuirá para o processo de integração social e cultural da América do Sul.

43      No campo da política, os mecanismos de integração devem propiciar e estimular a cooperação entre os Estados sul-americanos nos foros, nas disputas e nas negociações internacionais, encorajar a solução pacífica de controvérsias, sem interferência de potências extra-regionais, o respeito absoluto e estrito aos princípios de não-intervenção e de autodeterminação, i.e. não deve nenhum Estado e muito menos o Brasil imiscuir-se nos processos domésticos dos países vizinhos nem procurar exportar modelos políticos por mais que os apreciemos para uso interno. O Brasil tem, como princípio, manter-se sempre imparcial diante de disputas que surgem periodicamente entre países vizinhos, bastando lembrar a ressurreição da questão da mediterraneidade entre Bolívia, Chile e Peru; da fumigação na fronteira entre o Equador e Colômbia; das divergências ocasionais entre Colômbia e Venezuela; da questão das papeleiras entre Argentina e Uruguai. E o Brasil tem procurado tratar com generosidade e lucidez política, e não com o rigor do economicismo míope, apesar das resistências internas e dos preconceitos de setores conservadores da sociedade brasileira, as reivindicações econômicas, em relação ao Brasil, que fazem por vezes Bolívia, Paraguai e Uruguai. O Parlamento do Mercosul será o foro para o conhecimento mais íntimo dos políticos e dos estadistas dos países da América do Sul, contribuindo para o indispensável ambiente político a um processo de integração.

44      No processo de integração do Mercosul e da América do Sul e nas relações políticas com o mundo multipolar violento e “absorvedor” em que vivemos, Brasil e Argentina se encontram unidos pelos objetivos comuns de transformar o sistema internacional no sentido de que as normas que regem as relações entre os Estados e as economias sejam de tal natureza que os países em desenvolvimento como o Brasil e a Argentina preservem o espaço necessário para a elaboração e a execução de políticas de desenvolvimento que permitam superar as desigualdades, vencer as vulnerabilidades e realizar o potencial de suas sociedades.

45      No mundo arbitrário e violento em que vivem o Brasil, e a América do Sul, é indispensável ter forças armadas proporcionais a seu território e à sua população. A estratégia brasileira de defesa vê o continente sul –americano de forma integrada e considera a cooperação militar entre as Forças Armadas, inclusive em termos de indústria bélica, como um fator de estabilidade e de equilíbrio regional através da construção de confiança. A inexistência de bases estrangeiras no continente sul-americano, à exceção de Manta, é um importante fator político e militar para o desenvolvimento e a autonomia regional. Por outro lado, o Brasil rejeita qualquer intervenção política, e ainda mais militar, de origem extra-regional nos assuntos da América do Sul. Os programas de intercâmbio militar exercem importante papel no processo de construção da confiança, assim como a participação de efetivos militares de países da região em operações de paz das Nações Unidas, em especial na Minustah.

46.     Finalmente, como mencionou o Ministro Celso Amorim, é necessário promover a integração e o desenvolvimento econômico e social de nossos países antes que o crime organizado o faça em suas diversas facetas: o narcotráfico, o contrabando, o tráfico de armas.

47.     A integração entre o Brasil e a Argentina e seu papel decisivo na América do Sul deve ser o objetivo mais certo, mais constante, mais vigoroso das estratégias políticas e econômicas tanto do Brasil quanto da Argentina . Foram nossos dois países aqueles que, na região, lograram alcançar o mais elevado nível de desenvolvimento industrial, agrícola, de serviços, científico e tecnológico; aqueles que, considerados como um conjunto, detêm as terras mais férteis e o subsolo mais rico da região; aqueles cuja população permite o desenvolvimento de mercados internos significativos, base necessária para a atuação firme no mercado externo sempre sujeito às medidas arbitrárias do protecionismo agrícola e industrial; somos aqueles países que, por seu grande potencial e interesses comuns, são os mais capazes de resistir à voragem absorvedora dos interesses comerciais, econômicos, financeiros e políticos dos países mais desenvolvidos, sempre mais preocupados em  concentrar poder e preservar privilégios econômicos e políticos, ainda que pela força, do que em contribuir para a construção de uma ordem econômica, ambiental e política necessária ao desenvolvimento da comunidade internacional  como um todo e à preservação do planeta. A coordenação política  que ocorre entre a Argentina e o Brasil na defesa de seus interesses nos foros, nas negociações, nos conflitos e nas crises internacionais  atingiu extraordinária intensidade e eficiência e foi isto que nos permitiu agir no âmbito do Conselho de Segurança, das negociações ambientais, das negociações hemisféricas desiguais e das negociações multilaterais econômicas da Rodada Doha, através do G-20, de modo a impedir o desequilíbrio de seus resultados e a garantir o espaço necessário às nossas políticas de desenvolvimento econômico.

48.     Falta muito a fazer, em especial nos campos avançados do desenvolvimento científico e tecnológico que plasmarão a sociedade do futuro, tais como as atividades espaciais, aeronáuticas, nucleares, de defesa, de informática e de biotecnologia. É necessário e indispensável que todos os organismos da estrutura burocrática dos Estados brasileiro e argentino, ainda muitas vezes envolvidos em rivalidades, ressentimentos e desconfianças históricas, compreendam o desafio que a Nação argentina e a Nação brasileira enfrentam neste início do Século XXI, compreendam a visão estratégica dos presidentes Nestor Kirchner e Luiz Inácio Lula da Silva e contribuam, assim, para que se realize a faceta gloriosa da profecia de Juan Domingo Perón: “O Século XXI nos encontrará unidos ou dominados”.

Lourdes Pérez Navarro

Ante la pretensión de Estados Unidos de establecer el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), shop a partir de los Tratados de Libre Comercio, treatment Bolivia plantea la necesidad de suscribir acuerdos bilaterales alternativos bajo el formato del Tratado de Comercio de los Pueblos. Con ello iremos consolidando paso a paso la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), aseguró a Granma Pablo Solón, miembro del Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos.

Entrevistado en los salones del Palacio de las Convenciones, donde se desarrolla el V Encuentro Hemisférico de movimientos sociales, redes y organizaciones que luchan contra el ALCA, Solón explicó que el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), propuesto por el presidente Evo Morales, va encaminado a lograr una verdadera integración que priorice el bienestar de la gente, el respeto a su historia y a su cultura.

Subrayó que a diferencia de los Tratados de Libre Comercio, basados en la competencia, la privatización y la apertura indiscriminada de los mercados, la propuesta boliviana introduce en el debate sobre la integración comercial temas como la complementación, cooperación, solidaridad, reciprocidad, prosperi-dad y el respeto a la soberanía de los países.

Otro contraste, precisó, está en la actitud frente a la inversión extranjera. “Queremos socios y no patrones; es decir, las reglas comerciales no pueden ser establecidas para subordinar nuestras economías a los intereses de las trasnacionales. EL TCP plantea que los mecanismos para que los inversores extranjeros transfieran tecnología han de estar condicionados a la contratación de mano de obra nacional, a la utilización de materias primas del país y a la reinversión de sus utilidades. Queremos mayor regulación sobre la inversión extranjera, que garantice una situación que realmente traiga beneficios a los pueblos”.

Como país, aseguró Solón, vamos a plantear a Venezuela la suscripción de un TCP a partir de los acuerdos ya avanzados. “Creemos que esa es la forma concreta en que vamos a ir construyendo proyectos como el ALBA”.

Recordó que con Cuba “estamos desarrollando la Operación Milagro y la Campaña de Alfabetización. Tenemos una relación que no es un mero intercambio comercial, sino un intercambio en función de las necesidades de la población, que es precisamente el espíritu del Tratado de Comercio de los Pueblos”.

Integración regional: punto de inflexión

Raúl Zibechi

 

El MERCOSUR está en crisis, malady la CAN amenaza fragmentarse, prescription el ALBA aún no es una alternativa y la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN) no levanta vuelo.

 

El MERCOSUR está en crisis, la CAN amenaza fragmentarse, el ALBA aún no es una alternativa y la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN) no levanta vuelo. El TLC entre Ecuador y Estados Unidos entró en un impasse luego del levantamiento indígena de marzo y el Gasoducto del Sur parece encaminarse hacia su concreción. Vivimos un momento de inflexión en la relación de fuerzas continental, pero no resultan claras las fuerzas motrices de una integración alternativa.

La derecha continental está de fiesta. Ante la grave situación que atraviesan las relaciones de Argentina y Brasil con sus socios Paraguay y Uruguay, un editorial de La Nación de Buenos Aires (27 de abril) se pregunta: “¿Se trata de la extinción lenta del MERCOSUR? Es, en todo caso, una imagen que se parece demasiado a la muerte?”, concluye Joaquín Morales Solá.

En el arco opuesto del espectro político, el presidente venezolano Hugo Chávez se felicita por la crisis. “La CAN no está en crisis. Está muerta”, dijo durante la reunión de presidentes de Sao Paulo. Chávez decidió que su país abandone la CAN porque considera incompatible la pertenencia a la alianza con la firma de TLCs con Estados Unidos, como lo hicieron Colombia y Perú. Añadió que el MERCOSUR camina hacia su extinción, y se mostró satisfecho por ambos tropiezos. En opinión de una parte considerable de la izquierda continental, entre los que se incluye el propio Chávez, la crisis de los acuerdos ya existentes como la CAN y el MERCOSUR es positiva ya que permitirá un rediseño más amplio y abarcativo de la integración regional. En su lugar, consideran que el Gasoducto del Sur (que unirá a Venezuela, Brasil y Argentina y luego a los demás países del subcontinente) será la “locomotora” de una integración regional que puede tener como punto de referencia la Alternativa Bolivariana (ALBA).

Crisis diferentes

Sin embargo, conviene matizar algunas cuestiones. La crisis de la CAN y la del MERCOSUR obedecen a razones muy diferentes. La primera es víctima de la tenaza estadounidense que consiguió someter a los gobiernos de Alvaro Uribe y Alejandro Toledo, y casi consigue hacerlo con el titubeante Alfredo Palacio, si no se hubiera interpuesto el vigoroso levantamiento indígena de marzo liderado por la CONAIE. Venezuela tiene razón en apuntar que no es compatible la pertenencia a la CAN y la firma de TLCs con Estados Unidos. Evo Morales parece marchar en la misma dirección al reclamarle a Colombia y Perú la suspensión de los tratados. Para agregar confusión al cuadro, Bolivia, Venezuela y Cuba se aprestan a firmar el Tratado Comercial de los Pueblos (TCP) con arancel cero para los productos de sus países. Con ello se concreta un nuevo eje que gira en torno al dinamismo de Caracas y La Habana al que se suma ahora Bolivia.

La crisis del MERCOSUR, en cambio, es bastante más compleja. Por un lado aparecen las graves asimetrías entre los socios mayores (Brasil y Argentina) fruto de 20 años de neoliberalismo, que no podrán zurcirse en el corto plazo. A ellas se suman los problemas con los socios menores (Paraguay y Uruguay), que sienten que sus intereses son dejados de lado por los grandes países. Esta situación de creciente tensión llegó al clímax con la minicumbre de Asunción, en la que los presidentes de Bolivia, Paraguay, Uruguay y Venezuela acordaron -la tercera semana de abril- la construcción de un gasoducto que no pasaría por Argentina ni Brasil. ¿Un delirio? Probablemente, pero un delirio que refleja el profundo malestar existente y el fondo de una crisis a la que no se le encuentra salida.

Lula, Kirchner y Chávez decidieron el 26 de abril darle un empujón al Gasoducto del Sur y, como forma de resolver los conflictos, invitarán a todos los países sudamericanos a integrarse al proyecto. El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, en los mismos días realiza esfuerzos por firmar un TLC con Estados Unidos, mostrando su paulatino pero firme alejamiento del MERCOSUR pese a la sintonía política con los presidentes vecinos. La crisis con Argentina motivada por la instalación de dos grandes fábricas de celulosa en Uruguay -que profundizan el modelo neoliberal bajo un gobierno de izquierda- son apenas la gota que desborda el vaso, pero no son en absoluto la causa de fondo de la crisis de la alianza comercial.

¿Es posible la integración?

En las declaraciones efectuadas al finalizar la reunión de Sao Paulo con Kirchner y Lula, Chávez aseguró que el Gasoducto del Sur “debe ser la locomotora de una proceso nuevo de integración, cuyo objetivo sea derrotar la pobreza y la exclusión”. El gasoducto unirá Puerto Ordaz en Venezuela con Buenos Aires, tendrá unos 10 mil kilómetros de extensión, un costo que oscila entre 20 y 25 mil millones de dólares y se comenzará a construir entre 2007 y 2009 para estar finalizado una década después. El proyecto despierta críticas variadas, desde los que consideran que se trata de una inversión exagerada hasta quienes sostienen que el transporte de gas es más conveniente hacerlo en barcos metaneros.

Lula intentó convencer a Chávez de no abandonar la CAN, pero fracasó. En este momento de inflexión en el que, ciertamente, la integración regional se encuentra en un cruce de caminos, la ruptura de los acuerdos ya existentes puede servirle en bandeja a Washington la posibilidad de continuar avanzando en su estrategia de acuerdos bilaterales de libre comercio. Más aún cuando las alternativas para una integración más abarcativa que la actual chocan con intereses nacionales diferentes y hasta opuestos. Brasil ha hecho su opción por la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN), que cuenta con proyectos de envergadura y financiamiento abundante en base a la Iniciativa de Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA). Este proyecto es incompatible con el ALBA que defienden Venezuela y Cuba.

El gasoducto es, en efecto, una alternativa plausible pero de dudosa concreción. Se suele argumentar que el acero fue la locomotora de la integración europea, y que el gas bien podría jugar un papel similar en el caso sudamericano. Pero la concreción de la unidad europea fue un asunto de Estado para los principales países como Alemania y Francia, de modo que ese proyecto fue capaz de seguir adelante pese a la alternancia de gobiernos de diferentes colores políticos. Nadie puede hoy en América del Sur asegurar que el ALBA sobrevivirá a Chávez o la CSN a Lula, ni que el gasoducto -fuertemente cuestionado en Brasil- seguirá adelante pese a los eventuales cambios presidenciales que se registrarán en la próxima década.

No es lo mismo oponerse al ALCA o a los TLC que establecer bases duraderas para una integración regional diferente a la que propugnan los mercados globales o las elites de la región. Más allá de las declaraciones y los discursos, no está claro aún de qué tipo de integración hablamos. Una buena forma de avanzar sería poner sobre la mesa las asimetrías y los problemas que enfrenta cada país, para buscar a partir de ellos formas de compatibilizar realidades que el dominio imperial ha tornado incompatibles y hasta antagónicas. La descolonización, que de eso se trata, es más un largo camino plagado de conflictos para ir más allá de las miserias cotidianas que heredamos, que un recorrido triunfal con las banderas desplegadas al viento.

 

 


Morales acusa al Secretario de la CAN de “jugar sucio”

Judith Valencia (ALAI)

Desde el 8 hasta al 9 de diciembre próximos se reunirán en Cochabamba, Bolivia, la II Cumbre de la Comunidad Sudamericana de Naciones y unos días antes la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos (6 al 9). La profesora universitaria venezolana Judith Valencia reflexiona sobre los problemas del proceso de integración sudamericano).

Es cierto, que las decisiones que toman los presidentes en cada Cumbre, dependen [están amarradas] de un gran numero de reuniones [e intervenciones] previas y de toda una agenda de actividades.

Pero también, es cierto, que los cambios políticos por protagonismo social que se vienen dando desde el 2002, no dan razón para respetar compromisos ajenos. Ser fieles a la autodeterminación de los pueblos, respetar la pluralidad enunciando las disidencias, debe marcar la ruta a seguir.

La Unión del Sur, no puede partir anclada en las intenciones de los gobiernos que prevalecían en el 2000. Los pueblos habitantes de la América Latina, de Suramérica y el Caribe, resistieron desde siempre y vienen surgiendo, desde el grito de Chiapas en enero de 1994, sin pausa. Cada día ganan terreno en la lucha, afirmando la vigencia de la biodiversidad: cultura, fauna y flora. Confirmando el sentido de una manera de vivir que produce y reproduce con intención las relaciones humanas, como esencia sustantiva de la naturaleza y sentido de la sociedad. Los principios ancestrales, retornan cultivados en la voluntad política de cerrarle el paso a la ofensiva contrarrevolucionaria, que persiste en negociar entre gobiernos los territorios y la vida de sus pobladores.

Desde 1994 venimos acumulando fuerzas expresadas en revueltas, pero también en resultados electorales, que potencian las posibilidades de negar compromisos acordados por gobernantes anteriores. Con este espíritu, veíamos bien, que los Altos representantes de la Comisión Estratégica de Reflexión del Proceso de integración Suramericano (1) hubiesen acordado en su primera reunión en Montevideo y reafirmado en Buenos Aires (2):

“el documento final, a pesar del alto nivel de convergencia (…) no buscará llegar necesariamente a un texto consensuado. Podrá así, ofrecer a los Presidentes soluciones alternativas sobre una o más cuestiones relativas al futuro de la Comunidad Suramericana de Naciones”. (3)

De entrada, es para todos conocido, que los consensos posibles entre los 12 dejaría por fuera temas sustantivos. La Comisión Estratégica de Reflexión fue una salida a las divergencias expresadas -sobre todo por Venezuela- en la I Reunión de Presidentes en Brasilia/30 septiembre 2005. Hace más de un año. Demasiado pronto, para que sea tiempo suficiente, para olvidar y aparentar consensos. No seria para nada conveniente.

Ya en la Primera Cumbre de Legisladores y Líderes indígenas de Suramérica en el marco de la iniciativa de la Comunidad Suramericana de Naciones, reunida en Quito/11 al 13 de octubre 2005 , resolvieron:

“Rechazar el origen neoliberal de la Comunidad Suramericana de Naciones a través de la cual se pretende una integración en términos del libre mercado (…) Alertar … que el diseño de esta comunidad sudamericana tal como esta planteada, pone en grave riesgo lo derechos colectivos de los pueblos y nacionalidades indígenas como son, la autonomía, el territorio, la biodiversidad y los recursos naturales (…) Instar… que se constituya una instancia participativa, que responda a la solución de las verdaderas necesidades de nuestros pueblos (…) Exhortar a los gobiernos de Sudamérica que se tome en consideración las preocupaciones de los Presidentes de Venezuela y Uruguay expresadas en relación a la conformación de la Comunidad Sudamericana”

Era octubre 2005, 15 días después de Brasilia. Dos meses después, Bolivia eligió a Evo Morales Presidente. Las elecciones de Chile y Perú dieron resultados diferentes, a los procesos electorales anteriores, dando cuenta de nuevas fuerzas. Brasil y Venezuela confirman los liderazgos de Lula y Chávez.

Durante todo el 2006, se perfilaron dos lógicas/ dos posiciones: Alvaro Uribe por Colombia y Evo Morales/Hugo Chávez por Bolivia y Venezuela. Todos dos, junto a otros, con matices.

Así la situación, no podemos aceptar “medias tintas” y dejar que declaren solo sobre los consensos. Debemos exigirles delimitación de posiciones y coincidencias ciertas, sin retóricas.

Así las cosas, quiero referirme a algunos aspectos heredados -y arrastrados como políticas de hechos cumplidos-, desde la Reunión de Presidentes de América del Sur, Brasilia 1 septiembre de 2000, convocada por F.H. Cardoso. Es de destacar aspectos del texto de la Declaración Final:

“satisfacción de la V Reunión del ALCA/Toronto/noviembre 1999… zona de libre comercio entre el MERCOSUR y la CAN… impulso de la integración trasfronteriza… integración y desarrollo de la integración física…el papel motriz de la energía… telecomunicaciones…”

A buen entendedor pocas palabras. Malsana herencia.

No es cierto, que la Declaración Presidencial de Cusco del 8 de diciembre 2004, sea el punto de partida. La intención que trasluce el seguimiento de La Comunidad Suramericana de Naciones, presenta la herencia de resoluciones de tres encuentros anteriores y Brasil/Itamaraty, cumpliendo con la Secretaria Pro-Tempore, no deja pasar oportunidad sin recordarlo.

A mi entender, los pueblos insurgentes deben mostrarse intransigentes ante tres de los aspectos heredados. No podemos/ ni debemos dejar pasar:

– La convergencia CAN/MERCOSUR.
– Las áreas de acción prioritarias [Agenda Prioritaria].
– La Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA) ( www.iirsa.org)

La Comunidad Suramericana como espacio para la integración de los Pueblos no puede partir de la convergencia CAN/MERCOSUR. Todas dos, son experiencias teñidas, por signos de acoplamiento al proyecto imperial ALCA. Queda en evidencia, solo leyendo, los Acuerdos de Complementación Económica y sabiendo de las intenciones de filtrar las negociaciones de los TLC’S de los andinos con Estados Unidos a través de la normativa andina, y de plantearse converger hacia el MERCOSUR, nos conducen a sostener que:

“la Comunidad Suramericana de Naciones debe trascender MERCOSUR, debe trascender la CAN, y estas dos instituciones deben desaparecer progresivamente en un Plan Estratégico”. (4)

La Agenda Prioritaria, no es tan prioritaria para lo social al colocar en 7º lugar, en lenguaje convencional:

“la promoción de la cohesión social, de la inclusión social y de la justicia social”.

Ya el lenguaje es una burla. La correlación de fuerzas políticas de la región debe exigirles ya a los gobernantes un Plan de Emergencia Social que de una vez por todas permita un cauce para el vivir-bien de los pueblos de estos territorios. Propuestas una y mil veces sostenidas como banderas de lucha.

A estas alturas del proceso de transformación social que vivimos día a día, vergüenza les debe dar a los gobernantes y funcionarios hablar del IIRSA/2000. Leerlo eriza la piel. Negocios que nada tienen que ver con el bien vivir de los pobladores. Basándose en una verdad, la necesidad de comunicarnos, proponen una solución absurda que lejos esta de tener que ver con la unión de los pueblos suramericanos. (5)

Concluyo con palabras claras que delatan y nos alertan sobre la intención IIRSA

“los dos ejes [caso Paraguay]… garantizan un transito expedito para mercancías, personas y por supuesto también tropas. En realidad… se observa claramente una subregionalización de América del Sur que establece nuevas fronteras… este proyecto… propiciaría agrupamientos regionales o espacios de cohesión muy distintos a los de los actuales Estados Latinoamericanos y llamaría al establecimiento de legislaciones supranacionales sobre bases diferentes a las de la defensa de las soberanías nacionales…” (6)

La Unión de los Pueblos del Sur no debe fundarse en una herencia de gobernantes. Es hora de exigir borrón y cuentas nuevas.

Debemos impedir cualquier ruta ‘hacia el ALCA’. El proyecto de Declaración Presidencial ya viene circulando y ojalá algunos gobiernos detengan la intención que recorre casi todo el proyecto. ¿Cuál es? Dejar pasar un año y al final imitar cambiar para que nada cambie. Rebautizar con el nombre Comunidad Suramericana, lo mismo: Convergencia CAN/MERCOSUR, en aspectos medulares:

“Reafirmar la estructura organizativa definida en la Declaración de Brasilia (párrafos 8 a 15)…” [Inaudito]

Dos detalles:

“Las reuniones Ministeriales Sectoriales… examinaran y promoverán proyectos y políticas especificas… salud, educación, cultura, ciencia y tecnología, seguridad, infraestructura de energía… En este sentido estas reuniones se realizaran valiéndose de los mecanismos existentes en el MERCOSUR y en la CAN (prr 11) y “… en el área de infraestructura promoverán… la agenda conversada…” (IIRSA) (prr 12)

Y como si fuera poco proponen que los Presidentes decidan:

“… establecer una Comisión de Convergencia Institucional y Coordinación, a nivel de altos funcionarios y con la participación de los secretariados de la CAN y del MERCOSUR, para asegurar [¿cinismo?] en el plano ejecutivo la implementación de las decisiones…”

Benditos secretariados. Es costumbre otorgarles representación política a los Secretarios Generales quienes terminan gobernando. Debemos tener siempre presente que la CAN y su Sistema Andino de Integración (SAI) acoplaron el Acuerdo de Cartagena a las pautas de reestructuración del Sistema Interamericano (7). Acoplamiento implementado por la acción de los protocolos de Trujillo y Sucre, 1996 y 1997, respectivamente. Y pretenden decidir la participación de las organizaciones sociales/populares, que los pueblos organizados participen, con las “formulas” instituidas por la CAN/MERCOSUR, a saber:

“seminarios y mesas redondas con la participación de segmentos representativos de la sociedad civil…” (prr 8)

Y concluyen diciendo:

“En la interacción con la sociedad civil, será tomada especialmente en consideración la experiencia adquirida con la Cumbre Social de Cochabamba”

Están tan distantes de lo que acontece en la calle, del deseo y sentir de los pueblos y pretenden, con descaro, tentar egos.

Notas:

1) Comisión Estratégica de Reflexión del Proceso de Integración Suramericano. Creada en Montevideo, 9 diciembre 2005.

2) I Reunión de la Comisión Estratégica de Reflexión del Proceso de Integración Suramericano. Montevideo, 16 junio 2006 – II Reunión de la Comisión Estratégica de Reflexión del Proceso de Integración Suramericano. Buenos Aires, 24 julio 2006.

3) Es de hacer notar que en el documento síntesis que trabajan para el 17 de noviembre este párrafo no está.

4) Hugo Chávez. Discursos Brasilia 30/9/2005. Es de hacer notar que todavía para esa fecha Venezuela era país/CAN. Denuncia 22/4/2006.

5) Principios Orientadores del IIRSA
• Regionalismo Abierto. El espacio suramericano es organizado en torno a franjas multinacionales que concentran franjas de comercio actuales y potenciales. Las Franjas o Ejes de Integración y Desarrollo buscan promover el desarrollo de negocios y cadenas productivas con grandes economías de escala.
• Este ordenamiento facilitará el acceso a zonas de alto potencial productivo. Reorientados para conformar cadenas productivas en sectores de alta competitividad global.
• La tecnología de la información acerca las economías suramericanas a los grandes motores [¿Cómo combustible?] de la economía mundial. Apoya una transformación de la organización y el funcionamiento de la sociedad incluyendo los temas educativos, servicios públicos y gobierno.
• Busca generar “la mayor cantidad posible de impactos locales de desarrollo, evitando que sean solo corredores entre los mercados principales”.

6) “Ana Esther Ceceña-Carlos Ernesto Motto. Paraguay: Eje de la Dominación del Cono Sur. Observatorio Latinoamericano de Geopolítica. 2005

7) En la I Cumbre de las Américas, Dic/Miami 1994, los gobernantes decidieron la Reestructuración del Sistema Interamericano. El ALCA es uno de los proyectos de reestructuración.

Este artículo forma parte de la edición especial de la revista América Latina en Movimiento Latina en Movimiento (Nº 414 – 415) que circulará próximamente referida al tema de la integración

Source: www.argenpress.info

Judith Valencia (ALAI)
Desde el 8 hasta al 9 de diciembre próximos se reunirán en Cochabamba, buy pilule Bolivia, cure la II Cumbre de la Comunidad Sudamericana de Naciones y unos días antes la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos (6 al 9). La profesora universitaria venezolana Judith Valencia reflexiona sobre los problemas del proceso de integración sudamericano).
Es cierto, que las decisiones que toman los presidentes en cada Cumbre, dependen [están amarradas] de un gran numero de reuniones [e intervenciones] previas y de toda una agenda de actividades.
Pero también, es cierto, que los cambios políticos por protagonismo social que se vienen dando desde el 2002, no dan razón para respetar compromisos ajenos. Ser fieles a la autodeterminación de los pueblos, respetar la pluralidad enunciando las disidencias, debe marcar la ruta a seguir.
La Unión del Sur, no puede partir anclada en las intenciones de los gobiernos que prevalecían en el 2000. Los pueblos habitantes de la América Latina, de Suramérica y el Caribe, resistieron desde siempre y vienen surgiendo, desde el grito de Chiapas en enero de 1994, sin pausa. Cada día ganan terreno en la lucha, afirmando la vigencia de la biodiversidad: cultura, fauna y flora. Confirmando el sentido de una manera de vivir que produce y reproduce con intención las relaciones humanas, como esencia sustantiva de la naturaleza y sentido de la sociedad. Los principios ancestrales, retornan cultivados en la voluntad política de cerrarle el paso a la ofensiva contrarrevolucionaria, que persiste en negociar entre gobiernos los territorios y la vida de sus pobladores.
Desde 1994 venimos acumulando fuerzas expresadas en revueltas, pero también en resultados electorales, que potencian las posibilidades de negar compromisos acordados por gobernantes anteriores. Con este espíritu, veíamos bien, que los Altos representantes de la Comisión Estratégica de Reflexión del Proceso de integración Suramericano (1) hubiesen acordado en su primera reunión en Montevideo y reafirmado en Buenos Aires (2):
“el documento final, a pesar del alto nivel de convergencia (…) no buscará llegar necesariamente a un texto consensuado. Podrá así, ofrecer a los Presidentes soluciones alternativas sobre una o más cuestiones relativas al futuro de la Comunidad Suramericana de Naciones”. (3)
De entrada, es para todos conocido, que los consensos posibles entre los 12 dejaría por fuera temas sustantivos. La Comisión Estratégica de Reflexión fue una salida a las divergencias expresadas -sobre todo por Venezuela- en la I Reunión de Presidentes en Brasilia/30 septiembre 2005. Hace más de un año. Demasiado pronto, para que sea tiempo suficiente, para olvidar y aparentar consensos. No seria para nada conveniente.
Ya en la Primera Cumbre de Legisladores y Líderes indígenas de Suramérica en el marco de la iniciativa de la Comunidad Suramericana de Naciones, reunida en Quito/11 al 13 de octubre 2005 , resolvieron:
“Rechazar el origen neoliberal de la Comunidad Suramericana de Naciones a través de la cual se pretende una integración en términos del libre mercado (…) Alertar … que el diseño de esta comunidad sudamericana tal como esta planteada, pone en grave riesgo lo derechos colectivos de los pueblos y nacionalidades indígenas como son, la autonomía, el territorio, la biodiversidad y los recursos naturales (…) Instar… que se constituya una instancia participativa, que responda a la solución de las verdaderas necesidades de nuestros pueblos (…) Exhortar a los gobiernos de Sudamérica que se tome en consideración las preocupaciones de los Presidentes de Venezuela y Uruguay expresadas en relación a la conformación de la Comunidad Sudamericana”
Era octubre 2005, 15 días después de Brasilia. Dos meses después, Bolivia eligió a Evo Morales Presidente. Las elecciones de Chile y Perú dieron resultados diferentes, a los procesos electorales anteriores, dando cuenta de nuevas fuerzas. Brasil y Venezuela confirman los liderazgos de Lula y Chávez.
Durante todo el 2006, se perfilaron dos lógicas/ dos posiciones: Alvaro Uribe por Colombia y Evo Morales/Hugo Chávez por Bolivia y Venezuela. Todos dos, junto a otros, con matices.
Así la situación, no podemos aceptar “medias tintas” y dejar que declaren solo sobre los consensos. Debemos exigirles delimitación de posiciones y coincidencias ciertas, sin retóricas.
Así las cosas, quiero referirme a algunos aspectos heredados -y arrastrados como políticas de hechos cumplidos-, desde la Reunión de Presidentes de América del Sur, Brasilia 1 septiembre de 2000, convocada por F.H. Cardoso. Es de destacar aspectos del texto de la Declaración Final:
“satisfacción de la V Reunión del ALCA/Toronto/noviembre 1999… zona de libre comercio entre el MERCOSUR y la CAN… impulso de la integración trasfronteriza… integración y desarrollo de la integración física…el papel motriz de la energía… telecomunicaciones…”
A buen entendedor pocas palabras. Malsana herencia.
No es cierto, que la Declaración Presidencial de Cusco del 8 de diciembre 2004, sea el punto de partida. La intención que trasluce el seguimiento de La Comunidad Suramericana de Naciones, presenta la herencia de resoluciones de tres encuentros anteriores y Brasil/Itamaraty, cumpliendo con la Secretaria Pro-Tempore, no deja pasar oportunidad sin recordarlo.
A mi entender, los pueblos insurgentes deben mostrarse intransigentes ante tres de los aspectos heredados. No podemos/ ni debemos dejar pasar:
– La convergencia CAN/MERCOSUR.
– Las áreas de acción prioritarias [Agenda Prioritaria].
– La Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA) ( www.iirsa.org)
La Comunidad Suramericana como espacio para la integración de los Pueblos no puede partir de la convergencia CAN/MERCOSUR. Todas dos, son experiencias teñidas, por signos de acoplamiento al proyecto imperial ALCA. Queda en evidencia, solo leyendo, los Acuerdos de Complementación Económica y sabiendo de las intenciones de filtrar las negociaciones de los TLC’S de los andinos con Estados Unidos a través de la normativa andina, y de plantearse converger hacia el MERCOSUR, nos conducen a sostener que:
“la Comunidad Suramericana de Naciones debe trascender MERCOSUR, debe trascender la CAN, y estas dos instituciones deben desaparecer progresivamente en un Plan Estratégico”. (4)
La Agenda Prioritaria, no es tan prioritaria para lo social al colocar en 7º lugar, en lenguaje convencional:
“la promoción de la cohesión social, de la inclusión social y de la justicia social”.
Ya el lenguaje es una burla. La correlación de fuerzas políticas de la región debe exigirles ya a los gobernantes un Plan de Emergencia Social que de una vez por todas permita un cauce para el vivir-bien de los pueblos de estos territorios. Propuestas una y mil veces sostenidas como banderas de lucha.
A estas alturas del proceso de transformación social que vivimos día a día, vergüenza les debe dar a los gobernantes y funcionarios hablar del IIRSA/2000. Leerlo eriza la piel. Negocios que nada tienen que ver con el bien vivir de los pobladores. Basándose en una verdad, la necesidad de comunicarnos, proponen una solución absurda que lejos esta de tener que ver con la unión de los pueblos suramericanos. (5)
Concluyo con palabras claras que delatan y nos alertan sobre la intención IIRSA
“los dos ejes [caso Paraguay]… garantizan un transito expedito para mercancías, personas y por supuesto también tropas. En realidad… se observa claramente una subregionalización de América del Sur que establece nuevas fronteras… este proyecto… propiciaría agrupamientos regionales o espacios de cohesión muy distintos a los de los actuales Estados Latinoamericanos y llamaría al establecimiento de legislaciones supranacionales sobre bases diferentes a las de la defensa de las soberanías nacionales…” (6)
La Unión de los Pueblos del Sur no debe fundarse en una herencia de gobernantes. Es hora de exigir borrón y cuentas nuevas.
Debemos impedir cualquier ruta ‘hacia el ALCA’. El proyecto de Declaración Presidencial ya viene circulando y ojalá algunos gobiernos detengan la intención que recorre casi todo el proyecto. ¿Cuál es? Dejar pasar un año y al final imitar cambiar para que nada cambie. Rebautizar con el nombre Comunidad Suramericana, lo mismo: Convergencia CAN/MERCOSUR, en aspectos medulares:
“Reafirmar la estructura organizativa definida en la Declaración de Brasilia (párrafos 8 a 15)…” [Inaudito]
Dos detalles:
“Las reuniones Ministeriales Sectoriales… examinaran y promoverán proyectos y políticas especificas… salud, educación, cultura, ciencia y tecnología, seguridad, infraestructura de energía… En este sentido estas reuniones se realizaran valiéndose de los mecanismos existentes en el MERCOSUR y en la CAN (prr 11) y “… en el área de infraestructura promoverán… la agenda conversada…” (IIRSA) (prr 12)
Y como si fuera poco proponen que los Presidentes decidan:
“… establecer una Comisión de Convergencia Institucional y Coordinación, a nivel de altos funcionarios y con la participación de los secretariados de la CAN y del MERCOSUR, para asegurar [¿cinismo?] en el plano ejecutivo la implementación de las decisiones…”
Benditos secretariados. Es costumbre otorgarles representación política a los Secretarios Generales quienes terminan gobernando. Debemos tener siempre presente que la CAN y su Sistema Andino de Integración (SAI) acoplaron el Acuerdo de Cartagena a las pautas de reestructuración del Sistema Interamericano (7). Acoplamiento implementado por la acción de los protocolos de Trujillo y Sucre, 1996 y 1997, respectivamente. Y pretenden decidir la participación de las organizaciones sociales/populares, que los pueblos organizados participen, con las “formulas” instituidas por la CAN/MERCOSUR, a saber:
“seminarios y mesas redondas con la participación de segmentos representativos de la sociedad civil…” (prr 8)
Y concluyen diciendo:
“En la interacción con la sociedad civil, será tomada especialmente en consideración la experiencia adquirida con la Cumbre Social de Cochabamba”
Están tan distantes de lo que acontece en la calle, del deseo y sentir de los pueblos y pretenden, con descaro, tentar egos.

Notas:

1) Comisión Estratégica de Reflexión del Proceso de Integración Suramericano. Creada en Montevideo, 9 diciembre 2005.
2) I Reunión de la Comisión Estratégica de Reflexión del Proceso de Integración Suramericano. Montevideo, 16 junio 2006 – II Reunión de la Comisión Estratégica de Reflexión del Proceso de Integración Suramericano. Buenos Aires, 24 julio 2006.
3) Es de hacer notar que en el documento síntesis que trabajan para el 17 de noviembre este párrafo no está.
4) Hugo Chávez. Discursos Brasilia 30/9/2005. Es de hacer notar que todavía para esa fecha Venezuela era país/CAN. Denuncia 22/4/2006.
5) Principios Orientadores del IIRSA
• Regionalismo Abierto. El espacio suramericano es organizado en torno a franjas multinacionales que concentran franjas de comercio actuales y potenciales. Las Franjas o Ejes de Integración y Desarrollo buscan promover el desarrollo de negocios y cadenas productivas con grandes economías de escala.
• Este ordenamiento facilitará el acceso a zonas de alto potencial productivo. Reorientados para conformar cadenas productivas en sectores de alta competitividad global.
• La tecnología de la información acerca las economías suramericanas a los grandes motores [¿Cómo combustible?] de la economía mundial. Apoya una transformación de la organización y el funcionamiento de la sociedad incluyendo los temas educativos, servicios públicos y gobierno.
• Busca generar “la mayor cantidad posible de impactos locales de desarrollo, evitando que sean solo corredores entre los mercados principales”.
6) “Ana Esther Ceceña-Carlos Ernesto Motto. Paraguay: Eje de la Dominación del Cono Sur. Observatorio Latinoamericano de Geopolítica. 2005
7) En la I Cumbre de las Américas, Dic/Miami 1994, los gobernantes decidieron la Reestructuración del Sistema Interamericano. El ALCA es uno de los proyectos de reestructuración.
Este artículo forma parte de la edición especial de la revista América Latina en Movimiento Latina en Movimiento (Nº 414 – 415) que circulará próximamente referida al tema de la integración
Source: http://www.argenpress.info/nota.asp?num=037046

Alianza Social Continental

Presentado a Ministros y Viceministros de la CSN en Santiago de Chile, no rx 22 y 23 de noviembre de 2006

1. Creemos que el futuro de la Comunidad Sudamericana de Naciones adquiere una nueva perspectiva a raíz del fracaso del proyecto del ALCA y de la generalizada convicción en el continente sobre otra integración posible. Un bloque sudamericano puede ser un paso importante y favorable si permite hablar a nuestros pueblos con voz propia, seek independientes de las imposiciones y condicionamientos de los Estados Unidos, diagnosis Europa y los organismos multilaterales como el FMI, el Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio o el BID. Reafirmar y ejercer la soberanía de la región es el primer paso para cualquier proyecto de verdadera integración.

2. A diferencia del ALCA, los TLCs y los tratados de inversión cuya orientación es favorecer a las empresas transnacionales y a mercantilizar todos los aspectos de la vida, la Comunidad Sudamericana de Naciones debe basarse en la redistribución de la riqueza que hoy está concentrada en pocas manos, donde los estados cumplan con sus obligaciones en materia de derechos sociales, culturales, económicos de los pueblos, superando las discriminaciones de género, raza y generacionales y respetando la identidad y los derechos de los pueblos indígenas. La vida, los derechos humanos y ambientales, el bienestar y la solidaridad entre los pueblos deben ser el centro del proceso de integración.

3. Entendemos que la educación es un derecho fundamental de los pueblos, por eso debe ser uno de los pilares de cualquier proyecto de integración para la región. Es imprescindible que se establezca el compromiso de la erradicación del analfabetismo -así como de la miseria y el hambre. Para ello debemos desarrollar mecanismos que permitan la cooperación técnica y científica entre los países con el fin de superar las desigualdades existentes. Asimismo, todos los países de la Comunidad deberían asumir compromisos en la perspectiva de una reforma educacional que garantice la educación pública universal, gratuita y de calidad para toda la población con el objetivo de promover la interculturalidad y el reconocimiento de la diversidad cultural, se debe incorporar con seriedad los idiomas nativos en el sistema.

En la lucha por la erradicación de la pobreza es necesario también establecer un Plan Sudamericano para garantizar la universalidad de la Salud Pública.

4. La integración física de América del Sur es fundamental para ampliar las posibilidades de contactos entre nuestros pueblos y países. Por eso, la infraestructura no puede ser diseñada como parte de la geoestrategia mundial de lucha por el control, dominio, posesión y usufructo de recursos naturales estratégicos, ni implementada a través de la destrucción de las zonas más ricas en recursos naturales y la explotación de mano de obra barata. Así, proyectos como el IIRSA (Integración de la Infraestructura Regional Suramericana), concebidos por las IFIs y el gran capital como complementos del ALCA, deben ser rechazados para adoptar propuestas de Integración Infraestructural que surjan de las necesidades de los pueblos y prioricen nuestra articulación en el marco de polos de desarrollo integral, a lo largo de su trazado, en armonía con el medio ambiente y las normativas y principios que se han logrado para su protección y cuidado, el respeto a nuestras comunidades y derechos humanos y que no generen un endeudamiento ilegítimo u odioso. Para lograrlo, los proyectos deben ser sometidos al debate y deliberación democrática con las comunidades que serán afectadas por su implementación y su sostén financiero.

5. La integración financiera de la cual se habla en la Comunidad Sudamericana debe partir del reconocimiento de que somos los acreedores de una inmensa deuda histórica, social, cultural, ecológica y financiera cuya restauración junto con parar y revertir los mecanismos actuales de fuga de capitales, capacidad humana y bienes naturales, establecería una potencialidad de financiamiento genuino y soberano más que suficiente para nuestras necesidades. Es obligación de los estados de la región poner fin a los mecanismos de endeudamiento y condicionamiento externo que han servido para imponernos el Consenso de Washington, violando sistemáticamente los derechos humanos y ambientales.

En ese sentido, los estados deben revisar y revertir los tratados de protección y promoción de las inversiones, las prórrogas de jurisdicción y la aceptación de instancias extra-judiciales como el CIADI, los sistemas tributarias regresivos, y otros mecanismos de desfinanciamiento estatal, incluyendo la privatización de importantes bienes y servicios públicos cuya explotación privada es luego subvencionada por el estado, estableciendo controles de cambio y de transacciones financieras para fortalecer la base de financiamiento autónomo e eliminar la falsa necesidad de capitales externos.

Se precisa además crear mecanismos propios que permitan incentivar la solidaridad entre pueblos hermanos y superar la vulnerabilidad y la dependencia de América del Sur en relación a los mecanismos financieros tradicionales de la globalización (FMI, Banco Mundial, BID), a través de la autonomización de la región con la constitución de mecanismos como un Fondo de Reserva y un Banco Solidario del Sur y con la substitución del uso del dólar en las transacciones intra-regionales. Debe ser también revisado el rol de otras instituciones de financiamiento como la CAF, el FONPLATA, los bancos nacionales de desarrollo y otros mecanismos para ajustarlos a las exigencias de un financiamiento para los derechos y la integración de los pueblos y no de los grandes capitales.

Un nuevo sistema financiero requiere de nuevos mecanismos de control y fiscalización que empiecen por enjuiciar a quienes endeudaron inescrupulosamente a nuestras naciones y asegurar la participación social en la determinación de las prioridades presupuestarias. Alertamos especialmente ante el peligro de que nuevos mecanismos de financiamiento solidario entre los países de la Comunidad, sean aprovechados para mantener viejas relaciones de dominación y control como, por ejemplo, la creación y venta de bonos y otros mecanismos de nueva deuda, entre países de la región, para sostener el cumplimiento de viejos reclamos de deuda claramente reconocidos como ilegítimos e ilegales. En ese mismo sentido no debe admitirse reestructuraciones ni canjes de deuda que solo sirven para blanquear deudas cuestionables e imponer intereses ajenos.

Para impedir que nuestros pueblos continúen víctimas de deudas ilegítimas y odiosas que siguen siendo fuentes de desfinanciamiento permanentes, exigimos la realización de una auditoría sudamericana de los reclamos de deuda contra el patrimonio público en la región y el impulso desde la Comunidad Sudamericana de Naciones de la realización de auditorias externas a las Instituciones Financieras Internacionales, sus políticas y prácticas crediticias.

6. La integración energética sudamericana debe ser desarrollada a partir del fortalecimiento de nuestras empresas estatales de hidrocarburos, de la nacionalización de estos recursos estratégicos y revirtiendo la renta así conseguida para un desarrollo sustentable, con políticas de redistribución del ingreso y utilizando los excedentes para financiar nuevas matrices de energía renovable. Es necesario compartir nuestros recursos para beneficio de los pueblos respetando los derechos económicos, sociales culturales y ambientales para nuestro bienestar y el de las generaciones futuras y no en beneficio de las transnacionales o las oligarquías locales.

El desarrollo energético sustentable supone el respeto al derecho de las comunidades, el ahorro energético y el combate al consumo excesivo de energía. Las fuentes de energía deben ser renovables, limpias y de bajo impacto, garantizando su acceso equitativo y democrático. Los países de la CSN deben garantizar el acceso pleno de todos los habitantes del continente a los bienes energéticos, buscando superar la realidad actual en la que países con altos potenciales energéticos aún no han logrado un abastecimiento digno de sus habitantes.

Hay que cambiar el modelo energético actual que implica una alta dependencia de los combustibles fósiles y genera fuertes impactos sobre las poblaciones locales y pueblos originarios. Las empresas multinacionales, pero también las estatales provocan daños irreparables en el medio ambiente y en las comunidades, propios de ese tipo de explotación.

Los proyectos de energía deben ser viables en términos de costos no sólo económicos sino también sociales y ambientales. Solicitamos información sobre los impactos sociales, ecológicos y socioeconómicos, para evaluar si los megaproyectos de energía justifican la inversión de tanto capital, cuando existen otras alternativas descentralizadas para las inversiones, incluso para la generación de energía renovable. Rechazamos la idea de financiar éste tipo de obras con prestamos del Banco Mundial o del BID, porque esto llevaría otra vez a hipotecar el futuro de Sudamérica a los acreedores extranjeros.

7. No habrá verdadera integración si no se resuelven las asimetrías entre los distintos países. Por años este tema no ha pasado de ser un discurso en la CAN y el MERCOSUR. Defendemos la creación de un fondo de compensación para los países de menor desarrollo cuyos recursos sean destinados al desarrollo de los sectores de la economía popular y solidaria y a proyectos acordes con las decisiones de los pueblos de esos países – y no los definidos bajo presión del gran capital nacional o transnacional. Esos fondos podrían ser constituidos a partir de imponer un impuesto a las transacciones financieras de las transnacionales que operan en Sudamérica y utilizando parte de los recursos de las reservas monetarias internacionales de nuestros países hoy depositados en los Estados Unidos. En ese mismo espíritu, debería revisarse y corregir los mecanismos que perpetúan las relaciones de asimetría, estableciendo como ejemplo la necesidad de que Brasil y Argentina anulen las deudas binacionales reclamadas a Paraguay como saldo injusto de la construcción de las represas Yacyretá e Itaipú.

8. Tenemos que cambiar el modelo de desarrollo de Sudamérica que ha sido diseñado en función de las exportaciones antes que en el desarrollo interno para beneficio de la gente. Sudamérica no puede seguir siendo una región principalmente exportadora de materias primas (hidrocarburos y minerales) y de algunos productos del agronegocio. La integración sudamericana debe promover la complementación de nuestras economías para generar empleos y promover un desarrollo productivo integral, fortaleciendo el comercio interregional y sustituyendo las importaciones de bienes que se producen en la región.

9. La Comunidad Sudamericana de Naciones está amenazada por los TLCs que han suscrito Chile, Colombia y Perú. Es fundamental revertir esos acuerdos y promover en su reemplazo acuerdos comerciales que no comprometan la soberanía, los medicamentos, la salud, el agua, la educación, la cultura, la biodiversidad, la soberanía alimentaria, las compras estatales, los recursos naturales y la posibilidad de implementar políticas industriales activas. La experiencia de los últimos 20 años muestra que es necesario pensar otra estructura para el comercio en la región, que parta del reconocimiento de que éste pude ser una herramienta importante para el desarrollo sólo si se lo regula, para evitar que perpetúe las asimetrías entre empresas y entre países, profundizando la dependencia y la subordinación de países y pueblos a las grandes potencias.

El comercio no es un fin en sí mismo, debe ser pensado como una forma de crear los vínculos de las importantes cadenas productivas en la región, para impulsar el desarrollo, aprovechando al máximo las complementariedades existentes entre las diversas economías nacionales, e integrando un poderoso mercado regional de consumo que debe ser prioritario ante otras propuestas que aspiran primordialmente a exportar hacia otros mercados.

Al interior de la Comunidad Sudamericana de Naciones deben primar los acuerdos de Comercio justo y cooperación, y no reproducir experiencias que sólo han reafirmado un enfoque neoliberal de la integración. Advertimos aquí que lejos de significar una avance, la llamada “convergencia” CAN-Mercosur tal como está propuesta, puede significar el reforzamiento y no la eliminación del enfoque neoliberal de la integración.

10. Pero además la integración sudamericana debe trascender lo comercial y avanzar en la resolución de otras problemáticas que hacen a nuestros pueblos y realidad sudamericana. Una de ellas es el tema del armamentismo y militarización de que son objeto nuestros territorios, con la instalación de bases militares, planes de control militarizado como el Plan Colombia, realización de maniobras militares conjuntas bajo la dirección del Comando Sur del Pentágono, a partir de unas hipótesis de conflicto y una doctrina militar que no se corresponden con los intereses de nuestros pueblos. Consideramos que en este proceso de integración los países sudamericanos deben elaborar una doctrina propia de seguridad y defensa nacional en correspondencia con las aspiraciones de paz, soberanía y autodeterminación de todos y cada uno de nuestros pueblos.

Vemos con profunda inquietud la presencia de tropas de nuestros países en Haití y entendemos que debe iniciarse con urgencia el retiro de esos efectivos militares. También nos alerta el ingreso de tropas estadounidenses al Paraguay. La CSN debe encarar esta discusión y plantearse consecuentemente la erradicación de todos aquellos actos que vulneran la soberanía, generan conflictos y afectan los derechos civiles y la democracia.

Al mismo tiempo, las naciones sudamericanas deberían plantearse un trabajo conjunto de lucha contra la impunidad y la violencia estatal, fortaleciendo la democracia y sentando precedentes importantes para saldar la deuda histórica con los pueblos que luchan por la dignidad y la justicia.

11. El proceso de la CSN debe considerar que es imposible concebir la integración regional sin el protagonismo, los derechos y en suma la existencia de las nacionalidades y pueblos indígenas que trascienden las fronteras republicanas. Los pueblos y comunidades indígenas, son los directos y principales afectados por la acción de las transnacionales, cuya explotación indiscriminada de los recursos naturales generan pobreza, migración, contaminación y marginalidad. Los pueblos indígenas deben ser reconocidos como protagonistas de los procesos de integración y fundamentalmente de las políticas de la CSN para preservar los territorios, los recursos ambientales y la vida.

12. La despenalización de la hoja de coca en Sudamérica y el impulso a su industrialización con fines benéficos es un paso fundamental para lograr que en el 2.008 las Naciones Unidas retiren a la hoja de coca de las sustancias penalizadas.

13. Vemos imperativo el reconocimiento de la comunicación como un factor articulador clave para el reencuentro y fraternidad de las nacionalidades involucradas y para apoyar las urgentes tareas que demanda generar el bienestar de nuestros pueblos. Así pues, uno de sus fundamentos constitutivos debe ser el Derecho a la Comunicación democrática, estableciendo a la par el compromiso de las partes para adoptar políticas públicas en la materia. En esta línea, urge acordar una estrategia de cooperación específica para los ámbitos de la información, comunicación, cultura y conocimiento; definir acuerdos para potenciar las redes regionales de comunicación pública, con un sentido de equidad respecto a los medios de comunicación; priorizar la interconexión intrarregional de las redes de telecomunicaciones (disminuyendo la dependencia externa), junto con políticas de capacitación y para aumentar la accesibilidad en cada país.

14. Hacemos una llamada a los estados de la Comunidad Sudamericana de Naciones a constituir un proceso hacia una Convención del Agua que esté orientada a garantizar el agua como un derecho humano, a cuidar nuestras fuentes y recursos de agua y que éstas sean protegidas de la privatización y la mercantilización por un acuerdo internacional que se apoye en los avances logrados hasta ahora en el marco del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Y también llamamos a los Estados a construir el Foro mundial del Agua sobre los principios de plena participación e inclusión y en el reconocimiento del agua como derecho humano.

La CSN debe ser un instrumento que comprometa a los países a:
Revertir los procesos de desmantelamiento de los servicios estatales y fortalecer los sistemas públicos de agua y saneamiento básico para desarrollar gestiones eficientes, con transparencia y control social, asegurando mecanismos de cooperación e intercambio con este fin.
Promover la efectiva participación de las comunidades en la toma de decisiones sobre los proyectos de desarrollo que involucren el agua en cada territorio, recuperando sus visiones, usos y costumbres en la planificación y gestión sustentable de los recursos naturales.

15. La CSN, y en particular los países afectados, deben salir del modelo actual de investigación, gestión y elaboración de políticas oficiales con respecto al Acuífero Guaraní, tuteladas en su mayoría por el Banco Mundial a través del GEF, que atentan contra la soberanía de los pueblos y no satisfacen los principios de participación y transparencia informativa que promovemos las organizaciones constituyentes del movimiento social del agua. Proponemos la creación de espacios institucionales nacionales de información y discusión respecto a los usos de los territorios y el subsuelo que conforman el Sistema Acuífero Guaraní (SAG), con participación de los movimientos y organizaciones sociales de los países que comparten el SAG, que se vinculará a las instancias públicas con la tarea principal de vigilancia del agua, su defensa como bien público compartido y la denuncia de todo procedimiento de investigación y gestión del conocimiento que no sean transparentes.

Antes de la finalización del Proyecto SAG del BM/GEF/OEA en 2008 es necesario producir un pre-proyecto alternativo de investigación y marco de gestión con objetivos de defensa de la soberanía y con vocación integradora para buscar financiamiento genuino, que no genere condicionantes a los gobiernos y organizaciones sociales que terminan atentando contra los intereses fundantes; que de continuidad a lo que se pueda salvar y modificar la asimetría a favor de los países y no del organismo multilateral. Demandamos la entrega de los documentos del referido proyecto a los movimientos, parlamentos y gobiernos de los países de SAG.

16. Es urgente adoptar políticas de desarrollo sustentable que pongan en el centro al empleo de calidad con justicia social y construir mecanismos de intervención que permitan incluir a todos los habitantes. Aspiramos a una integración regional basada en otro modelo socio-económico que en lo laboral se oriente a: aumentar la formalidad laboral, asegurar la aplicación de los derechos laborales; universalizar la seguridad social pública; a fortalecer el derecho a la sindicalización y la negociación colectiva; que adopte medidas contra las discriminaciones en el mercado de trabajo y que busque superar la actual división sexual del trabajo que penaliza a las mujeres y poner en marcha programas de Empleo Juvenil, que detenga los mecanismos que empujan a nuestras poblaciones a la emigración, al mismo tiempo que reconozca para los trabajadores y trabajadoras emigrantes el piso de derechos que garantizan las convenciones internacionales.

17. Debemos encarar como países integrados una reforma agraria que garantice a todos el derecho de trabajar en la tierra y democratice su propiedad, priorizando las formas familiares, sociales y cooperativas. La CSN debe ser el espacio natural para consolidar la soberanía alimentaria, es decir, el derecho que tienen todos los pueblos de producir sus propios alimentos de forma independiente, saludable y con calidad para abastecer a toda la sociedad. Las semillas son un patrimonio de la humanidad y no pueden estar sujetas a la privatización y a patentes de las multinacionales.

18. Como consecuencia de las políticas neoliberales y de ajuste aplicadas en la región, millones de personas se ven a diario obligadas a emigrar en la búsqueda de alternativas para sus vidas.

Consideramos que la primera obligación de los gobiernos es desarrollar las políticas necesarias para garantizar efectivamente la libertad de no emigrar de nuestros trabajadores y trabajadoras. Frente a la situación de los trabajadores que han migrado y sus familiares, cualquiera sea su situación migratoria. Al contrario de una visión reduccionista de las y los emigrantes como simple fuerza de trabajo, afirmamos que son personas y no mercancías y, por tanto, deben tener garantía de todos los derechos que les permitan desarrollarse y ejercer plenamente su ciudadanía en el goce de derechos laborales, sociales, culturales, económicos, civiles y políticos.

No se puede continuar con políticas orientadas a criminalizar al inmigrante y tratar a la migración como un asunto de seguridad. La CSN debe desarrollar políticas que garanticen ciudadanía a los emigrantes y acciones compartidas para luchar contra la pobreza y la marginalidad asegurando a los habitantes de cada país las condiciones para desarrollarse plenamente y con bienestar.

19. Exigimos la urgente creación de mecanismos de Participación Social en la construcción de la Comunidad a niveles locales, regionales, sub-regionales y nacionales. Los Estados deben asegurar la transparencia del proceso de negociación de la iniciativa de la CSN, reconociendo que los mecanismos oficiales preparatorios de esta Cumbre, como las anteriores, no han facilitado el acceso a la información ni la publicidad de los avances ni los contenidos que se discuten. La alegada “informalidad” del Grupo de Reflexión no debe ser un amparo formal para impedir la divulgación de las conversaciones de los 12 países. Los presidentes reunidos en Cochabamba deben crear un mecanismo formal de participación y consulta a los pueblos.
20. Nosotros, los movimientos sociales que desde la resistencia reivindicamos la búsqueda de Alternativas que hagan realidad que “otro mundo es posible”, “otra América posible”, venimos a reafirmar nuestro compromiso con la construcción de una Comunidad Sudamericana basada en el ejercicio universal de los Derechos Humanos, en la Soberanía popular y la Democracia participativa. Por esto, asumimos la realización de la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos en Cochabamba como un espacio donde se exprese el acumulado histórico de nuestras luchas y la profundización democrática en la construcción de Alternativas políticas, sociales y económicas, entendiendo que la integración desde los pueblos fortalece nuestra Identidad: la diversidad cultural. Es desde allí que asumimos el desafío de compartir la construcción de la integración de los pueblos sudamericanos desde sus cimientos constituyendo los Foros Sociales en todo el continente donde se expresen, sin exclusiones ni discriminaciones, todos los sujetos.
La Comunidad Sudamericana de Naciones debe ser la “otra integración posible”

fuente: Movimientos.org

Alianza Social Continental
Presentado a Ministros y Viceministros de la CSN en Santiago de Chile, 22 y 23 de noviembre de 2006
1. Creemos que el futuro de la Comunidad Sudamericana de Naciones adquiere una nueva perspectiva a raíz del fracaso del proyecto del ALCA y de la generalizada convicción en el continente sobre otra integración posible. Un bloque sudamericano puede ser un paso importante y favorable si permite hablar a nuestros pueblos con voz propia, independientes de las imposiciones y condicionamientos de los Estados Unidos, Europa y los organismos multilaterales como el FMI, el Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio o el BID. Reafirmar y ejercer la soberanía de la región es el primer paso para cualquier proyecto de verdadera integración.
2. A diferencia del ALCA, los TLCs y los tratados de inversión cuya orientación es favorecer a las empresas transnacionales y a mercantilizar todos los aspectos de la vida, la Comunidad Sudamericana de Naciones debe basarse en la redistribución de la riqueza que hoy está concentrada en pocas manos, donde los estados cumplan con sus obligaciones en materia de derechos sociales, culturales, económicos de los pueblos, superando las discriminaciones de género, raza y generacionales y respetando la identidad y los derechos de los pueblos indígenas. La vida, los derechos humanos y ambientales, el bienestar y la solidaridad entre los pueblos deben ser el centro del proceso de integración.
3. Entendemos que la educación es un derecho fundamental de los pueblos, por eso debe ser uno de los pilares de cualquier proyecto de integración para la región. Es imprescindible que se establezca el compromiso de la erradicación del analfabetismo -así como de la miseria y el hambre. Para ello debemos desarrollar mecanismos que permitan la cooperación técnica y científica entre los países con el fin de superar las desigualdades existentes. Asimismo, todos los países de la Comunidad deberían asumir compromisos en la perspectiva de una reforma educacional que garantice la educación pública universal, gratuita y de calidad para toda la población con el objetivo de promover la interculturalidad y el reconocimiento de la diversidad cultural, se debe incorporar con seriedad los idiomas nativos en el sistema.
En la lucha por la erradicación de la pobreza es necesario también establecer un Plan Sudamericano para garantizar la universalidad de la Salud Pública.
4. La integración física de América del Sur es fundamental para ampliar las posibilidades de contactos entre nuestros pueblos y países. Por eso, la infraestructura no puede ser diseñada como parte de la geoestrategia mundial de lucha por el control, dominio, posesión y usufructo de recursos naturales estratégicos, ni implementada a través de la destrucción de las zonas más ricas en recursos naturales y la explotación de mano de obra barata. Así, proyectos como el IIRSA (Integración de la Infraestructura Regional Suramericana), concebidos por las IFIs y el gran capital como complementos del ALCA, deben ser rechazados para adoptar propuestas de Integración Infraestructural que surjan de las necesidades de los pueblos y prioricen nuestra articulación en el marco de polos de desarrollo integral, a lo largo de su trazado, en armonía con el medio ambiente y las normativas y principios que se han logrado para su protección y cuidado, el respeto a nuestras comunidades y derechos humanos y que no generen un endeudamiento ilegítimo u odioso. Para lograrlo, los proyectos deben ser sometidos al debate y deliberación democrática con las comunidades que serán afectadas por su implementación y su sostén financiero.
5. La integración financiera de la cual se habla en la Comunidad Sudamericana debe partir del reconocimiento de que somos los acreedores de una inmensa deuda histórica, social, cultural, ecológica y financiera cuya restauración junto con parar y revertir los mecanismos actuales de fuga de capitales, capacidad humana y bienes naturales, establecería una potencialidad de financiamiento genuino y soberano más que suficiente para nuestras necesidades. Es obligación de los estados de la región poner fin a los mecanismos de endeudamiento y condicionamiento externo que han servido para imponernos el Consenso de Washington, violando sistemáticamente los derechos humanos y ambientales.
En ese sentido, los estados deben revisar y revertir los tratados de protección y promoción de las inversiones, las prórrogas de jurisdicción y la aceptación de instancias extra-judiciales como el CIADI, los sistemas tributarias regresivos, y otros mecanismos de desfinanciamiento estatal, incluyendo la privatización de importantes bienes y servicios públicos cuya explotación privada es luego subvencionada por el estado, estableciendo controles de cambio y de transacciones financieras para fortalecer la base de financiamiento autónomo e eliminar la falsa necesidad de capitales externos.
Se precisa además crear mecanismos propios que permitan incentivar la solidaridad entre pueblos hermanos y superar la vulnerabilidad y la dependencia de América del Sur en relación a los mecanismos financieros tradicionales de la globalización (FMI, Banco Mundial, BID), a través de la autonomización de la región con la constitución de mecanismos como un Fondo de Reserva y un Banco Solidario del Sur y con la substitución del uso del dólar en las transacciones intra-regionales. Debe ser también revisado el rol de otras instituciones de financiamiento como la CAF, el FONPLATA, los bancos nacionales de desarrollo y otros mecanismos para ajustarlos a las exigencias de un financiamiento para los derechos y la integración de los pueblos y no de los grandes capitales.
Un nuevo sistema financiero requiere de nuevos mecanismos de control y fiscalización que empiecen por enjuiciar a quienes endeudaron inescrupulosamente a nuestras naciones y asegurar la participación social en la determinación de las prioridades presupuestarias. Alertamos especialmente ante el peligro de que nuevos mecanismos de financiamiento solidario entre los países de la Comunidad, sean aprovechados para mantener viejas relaciones de dominación y control como, por ejemplo, la creación y venta de bonos y otros mecanismos de nueva deuda, entre países de la región, para sostener el cumplimiento de viejos reclamos de deuda claramente reconocidos como ilegítimos e ilegales. En ese mismo sentido no debe admitirse reestructuraciones ni canjes de deuda que solo sirven para blanquear deudas cuestionables e imponer intereses ajenos.
Para impedir que nuestros pueblos continúen víctimas de deudas ilegítimas y odiosas que siguen siendo fuentes de desfinanciamiento permanentes, exigimos la realización de una auditoría sudamericana de los reclamos de deuda contra el patrimonio público en la región y el impulso desde la Comunidad Sudamericana de Naciones de la realización de auditorias externas a las Instituciones Financieras Internacionales, sus políticas y prácticas crediticias.
6. La integración energética sudamericana debe ser desarrollada a partir del fortalecimiento de nuestras empresas estatales de hidrocarburos, de la nacionalización de estos recursos estratégicos y revirtiendo la renta así conseguida para un desarrollo sustentable, con políticas de redistribución del ingreso y utilizando los excedentes para financiar nuevas matrices de energía renovable. Es necesario compartir nuestros recursos para beneficio de los pueblos respetando los derechos económicos, sociales culturales y ambientales para nuestro bienestar y el de las generaciones futuras y no en beneficio de las transnacionales o las oligarquías locales.
El desarrollo energético sustentable supone el respeto al derecho de las comunidades, el ahorro energético y el combate al consumo excesivo de energía. Las fuentes de energía deben ser renovables, limpias y de bajo impacto, garantizando su acceso equitativo y democrático. Los países de la CSN deben garantizar el acceso pleno de todos los habitantes del continente a los bienes energéticos, buscando superar la realidad actual en la que países con altos potenciales energéticos aún no han logrado un abastecimiento digno de sus habitantes.
Hay que cambiar el modelo energético actual que implica una alta dependencia de los combustibles fósiles y genera fuertes impactos sobre las poblaciones locales y pueblos originarios. Las empresas multinacionales, pero también las estatales provocan daños irreparables en el medio ambiente y en las comunidades, propios de ese tipo de explotación.
Los proyectos de energía deben ser viables en términos de costos no sólo económicos sino también sociales y ambientales. Solicitamos información sobre los impactos sociales, ecológicos y socioeconómicos, para evaluar si los megaproyectos de energía justifican la inversión de tanto capital, cuando existen otras alternativas descentralizadas para las inversiones, incluso para la generación de energía renovable. Rechazamos la idea de financiar éste tipo de obras con prestamos del Banco Mundial o del BID, porque esto llevaría otra vez a hipotecar el futuro de Sudamérica a los acreedores extranjeros.
7. No habrá verdadera integración si no se resuelven las asimetrías entre los distintos países. Por años este tema no ha pasado de ser un discurso en la CAN y el MERCOSUR. Defendemos la creación de un fondo de compensación para los países de menor desarrollo cuyos recursos sean destinados al desarrollo de los sectores de la economía popular y solidaria y a proyectos acordes con las decisiones de los pueblos de esos países – y no los definidos bajo presión del gran capital nacional o transnacional. Esos fondos podrían ser constituidos a partir de imponer un impuesto a las transacciones financieras de las transnacionales que operan en Sudamérica y utilizando parte de los recursos de las reservas monetarias internacionales de nuestros países hoy depositados en los Estados Unidos. En ese mismo espíritu, debería revisarse y corregir los mecanismos que perpetúan las relaciones de asimetría, estableciendo como ejemplo la necesidad de que Brasil y Argentina anulen las deudas binacionales reclamadas a Paraguay como saldo injusto de la construcción de las represas Yacyretá e Itaipú.
8. Tenemos que cambiar el modelo de desarrollo de Sudamérica que ha sido diseñado en función de las exportaciones antes que en el desarrollo interno para beneficio de la gente. Sudamérica no puede seguir siendo una región principalmente exportadora de materias primas (hidrocarburos y minerales) y de algunos productos del agronegocio. La integración sudamericana debe promover la complementación de nuestras economías para generar empleos y promover un desarrollo productivo integral, fortaleciendo el comercio interregional y sustituyendo las importaciones de bienes que se producen en la región.
9. La Comunidad Sudamericana de Naciones está amenazada por los TLCs que han suscrito Chile, Colombia y Perú. Es fundamental revertir esos acuerdos y promover en su reemplazo acuerdos comerciales que no comprometan la soberanía, los medicamentos, la salud, el agua, la educación, la cultura, la biodiversidad, la soberanía alimentaria, las compras estatales, los recursos naturales y la posibilidad de implementar políticas industriales activas. La experiencia de los últimos 20 años muestra que es necesario pensar otra estructura para el comercio en la región, que parta del reconocimiento de que éste pude ser una herramienta importante para el desarrollo sólo si se lo regula, para evitar que perpetúe las asimetrías entre empresas y entre países, profundizando la dependencia y la subordinación de países y pueblos a las grandes potencias.
El comercio no es un fin en sí mismo, debe ser pensado como una forma de crear los vínculos de las importantes cadenas productivas en la región, para impulsar el desarrollo, aprovechando al máximo las complementariedades existentes entre las diversas economías nacionales, e integrando un poderoso mercado regional de consumo que debe ser prioritario ante otras propuestas que aspiran primordialmente a exportar hacia otros mercados.
Al interior de la Comunidad Sudamericana de Naciones deben primar los acuerdos de Comercio justo y cooperación, y no reproducir experiencias que sólo han reafirmado un enfoque neoliberal de la integración. Advertimos aquí que lejos de significar una avance, la llamada “convergencia” CAN-Mercosur tal como está propuesta, puede significar el reforzamiento y no la eliminación del enfoque neoliberal de la integración.
10. Pero además la integración sudamericana debe trascender lo comercial y avanzar en la resolución de otras problemáticas que hacen a nuestros pueblos y realidad sudamericana. Una de ellas es el tema del armamentismo y militarización de que son objeto nuestros territorios, con la instalación de bases militares, planes de control militarizado como el Plan Colombia, realización de maniobras militares conjuntas bajo la dirección del Comando Sur del Pentágono, a partir de unas hipótesis de conflicto y una doctrina militar que no se corresponden con los intereses de nuestros pueblos. Consideramos que en este proceso de integración los países sudamericanos deben elaborar una doctrina propia de seguridad y defensa nacional en correspondencia con las aspiraciones de paz, soberanía y autodeterminación de todos y cada uno de nuestros pueblos.
Vemos con profunda inquietud la presencia de tropas de nuestros países en Haití y entendemos que debe iniciarse con urgencia el retiro de esos efectivos militares. También nos alerta el ingreso de tropas estadounidenses al Paraguay. La CSN debe encarar esta discusión y plantearse consecuentemente la erradicación de todos aquellos actos que vulneran la soberanía, generan conflictos y afectan los derechos civiles y la democracia.
Al mismo tiempo, las naciones sudamericanas deberían plantearse un trabajo conjunto de lucha contra la impunidad y la violencia estatal, fortaleciendo la democracia y sentando precedentes importantes para saldar la deuda histórica con los pueblos que luchan por la dignidad y la justicia.
11. El proceso de la CSN debe considerar que es imposible concebir la integración regional sin el protagonismo, los derechos y en suma la existencia de las nacionalidades y pueblos indígenas que trascienden las fronteras republicanas. Los pueblos y comunidades indígenas, son los directos y principales afectados por la acción de las transnacionales, cuya explotación indiscriminada de los recursos naturales generan pobreza, migración, contaminación y marginalidad. Los pueblos indígenas deben ser reconocidos como protagonistas de los procesos de integración y fundamentalmente de las políticas de la CSN para preservar los territorios, los recursos ambientales y la vida.
12. La despenalización de la hoja de coca en Sudamérica y el impulso a su industrialización con fines benéficos es un paso fundamental para lograr que en el 2.008 las Naciones Unidas retiren a la hoja de coca de las sustancias penalizadas.
13. Vemos imperativo el reconocimiento de la comunicación como un factor articulador clave para el reencuentro y fraternidad de las nacionalidades involucradas y para apoyar las urgentes tareas que demanda generar el bienestar de nuestros pueblos. Así pues, uno de sus fundamentos constitutivos debe ser el Derecho a la Comunicación democrática, estableciendo a la par el compromiso de las partes para adoptar políticas públicas en la materia. En esta línea, urge acordar una estrategia de cooperación específica para los ámbitos de la información, comunicación, cultura y conocimiento; definir acuerdos para potenciar las redes regionales de comunicación pública, con un sentido de equidad respecto a los medios de comunicación; priorizar la interconexión intrarregional de las redes de telecomunicaciones (disminuyendo la dependencia externa), junto con políticas de capacitación y para aumentar la accesibilidad en cada país.
14. Hacemos una llamada a los estados de la Comunidad Sudamericana de Naciones a constituir un proceso hacia una Convención del Agua que esté orientada a garantizar el agua como un derecho humano, a cuidar nuestras fuentes y recursos de agua y que éstas sean protegidas de la privatización y la mercantilización por un acuerdo internacional que se apoye en los avances logrados hasta ahora en el marco del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.
Y también llamamos a los Estados a construir el Foro mundial del Agua sobre los principios de plena participación e inclusión y en el reconocimiento del agua como derecho humano.
La CSN debe ser un instrumento que comprometa a los países a:
 Revertir los procesos de desmantelamiento de los servicios estatales y fortalecer los sistemas públicos de agua y saneamiento básico para desarrollar gestiones eficientes, con transparencia y control social, asegurando mecanismos de cooperación e intercambio con este fin.
 Promover la efectiva participación de las comunidades en la toma de decisiones sobre los proyectos de desarrollo que involucren el agua en cada territorio, recuperando sus visiones, usos y costumbres en la planificación y gestión sustentable de los recursos naturales.
15. La CSN, y en particular los países afectados, deben salir del modelo actual de investigación, gestión y elaboración de políticas oficiales con respecto al Acuífero Guaraní, tuteladas en su mayoría por el Banco Mundial a través del GEF, que atentan contra la soberanía de los pueblos y no satisfacen los principios de participación y transparencia informativa que promovemos las organizaciones constituyentes del movimiento social del agua. Proponemos la creación de espacios institucionales nacionales de información y discusión respecto a los usos de los territorios y el subsuelo que conforman el Sistema Acuífero Guaraní (SAG), con participación de los movimientos y organizaciones sociales de los países que comparten el SAG, que se vinculará a las instancias públicas con la tarea principal de vigilancia del agua, su defensa como bien público compartido y la denuncia de todo procedimiento de investigación y gestión del conocimiento que no sean transparentes.
Antes de la finalización del Proyecto SAG del BM/GEF/OEA en 2008 es necesario producir un pre-proyecto alternativo de investigación y marco de gestión con objetivos de defensa de la soberanía y con vocación integradora para buscar financiamiento genuino, que no genere condicionantes a los gobiernos y organizaciones sociales que terminan atentando contra los intereses fundantes; que de continuidad a lo que se pueda salvar y modificar la asimetría a favor de los países y no del organismo multilateral. Demandamos la entrega de los documentos del referido proyecto a los movimientos, parlamentos y gobiernos de los países de SAG.
16. Es urgente adoptar políticas de desarrollo sustentable que pongan en el centro al empleo de calidad con justicia social y construir mecanismos de intervención que permitan incluir a todos los habitantes. Aspiramos a una integración regional basada en otro modelo socio-económico que en lo laboral se oriente a: aumentar la formalidad laboral, asegurar la aplicación de los derechos laborales; universalizar la seguridad social pública; a fortalecer el derecho a la sindicalización y la negociación colectiva; que adopte medidas contra las discriminaciones en el mercado de trabajo y que busque superar la actual división sexual del trabajo que penaliza a las mujeres y poner en marcha programas de Empleo Juvenil, que detenga los mecanismos que empujan a nuestras poblaciones a la emigración, al mismo tiempo que reconozca para los trabajadores y trabajadoras emigrantes el piso de derechos que garantizan las convenciones internacionales.
17. Debemos encarar como países integrados una reforma agraria que garantice a todos el derecho de trabajar en la tierra y democratice su propiedad, priorizando las formas familiares, sociales y cooperativas. La CSN debe ser el espacio natural para consolidar la soberanía alimentaria, es decir, el derecho que tienen todos los pueblos de producir sus propios alimentos de forma independiente, saludable y con calidad para abastecer a toda la sociedad. Las semillas son un patrimonio de la humanidad y no pueden estar sujetas a la privatización y a patentes de las multinacionales.
18. Como consecuencia de las políticas neoliberales y de ajuste aplicadas en la región, millones de personas se ven a diario obligadas a emigrar en la búsqueda de alternativas para sus vidas.
Consideramos que la primera obligación de los gobiernos es desarrollar las políticas necesarias para garantizar efectivamente la libertad de no emigrar de nuestros trabajadores y trabajadoras. Frente a la situación de los trabajadores que han migrado y sus familiares, cualquiera sea su situación migratoria. Al contrario de una visión reduccionista de las y los emigrantes como simple fuerza de trabajo, afirmamos que son personas y no mercancías y, por tanto, deben tener garantía de todos los derechos que les permitan desarrollarse y ejercer plenamente su ciudadanía en el goce de derechos laborales, sociales, culturales, económicos, civiles y políticos.
No se puede continuar con políticas orientadas a criminalizar al inmigrante y tratar a la migración como un asunto de seguridad. La CSN debe desarrollar políticas que garanticen ciudadanía a los emigrantes y acciones compartidas para luchar contra la pobreza y la marginalidad asegurando a los habitantes de cada país las condiciones para desarrollarse plenamente y con bienestar.
19. Exigimos la urgente creación de mecanismos de Participación Social en la construcción de la Comunidad a niveles locales, regionales, sub-regionales y nacionales. Los Estados deben asegurar la transparencia del proceso de negociación de la iniciativa de la CSN, reconociendo que los mecanismos oficiales preparatorios de esta Cumbre, como las anteriores, no han facilitado el acceso a la información ni la publicidad de los avances ni los contenidos que se discuten. La alegada “informalidad” del Grupo de Reflexión no debe ser un amparo formal para impedir la divulgación de las conversaciones de los 12 países. Los presidentes reunidos en Cochabamba deben crear un mecanismo formal de participación y consulta a los pueblos.
20. Nosotros, los movimientos sociales que desde la resistencia reivindicamos la búsqueda de Alternativas que hagan realidad que “otro mundo es posible”, “otra América posible”, venimos a reafirmar nuestro compromiso con la construcción de una Comunidad Sudamericana basada en el ejercicio universal de los Derechos Humanos, en la Soberanía popular y la Democracia participativa. Por esto, asumimos la realización de la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos en Cochabamba como un espacio donde se exprese el acumulado histórico de nuestras luchas y la profundización democrática en la construcción de Alternativas políticas, sociales y económicas, entendiendo que la integración desde los pueblos fortalece nuestra Identidad: la diversidad cultural. Es desde allí que asumimos el desafío de compartir la construcción de la integración de los pueblos sudamericanos desde sus cimientos constituyendo los Foros Sociales en todo el continente donde se expresen, sin exclusiones ni discriminaciones, todos los sujetos.
La Comunidad Sudamericana de Naciones debe ser la “otra integración posible”
fuente: Movimientos.org

Edgardo Lander


Integração do que? Para quem?

A consideração dos projetos de integração latino-americanos exige a formulação de algumas questões vitais. Integração para quem? Para os setores privilegiados destas sociedades? Para que os capitais, for sale sejam eles nacionais ou transnacionais, ed possam se mover livremente em todo o continente? Ou, sale pelo contrario, para os povos, para as maiorias empobrecidas, excluídas, subordinadas?

Não há nada na idéia de integração que em si mesmo possamos considerar como favorável para o futuro dos povos do continente. Não basta que seja uma integração latino-americana ou sul-americana para que corresponda aos interesses populares. Tudo depende do modelo de integração em questão. Quem está impulsionando? Para que? Para quem? Em função de quais interesses e de quais valores ele se desenha? Dependendo da resposta a essas questões, a integração pode apoiar as relações de dominação atualmente hegemônicas, ou pode contribuir para abrir brechas para mina-las.

Um projeto de integração orientado para abrir ainda mais estas economias para submete-las aos ditames dos donos do capital? Ou uma integração defensiva que tenha como meta conquistar espaços de autonomia e soberania para definir políticas públicas e opções econômicas próprias? Em outras palavras, uma integração que contribua para apagar ainda mais os espaços e territórios do exercício da soberania democrática dos povos, ou uma integração orientada para recuperar o que séculos de colonialismo e políticas imperiais arrebataram e continuam arrebatando os povos do continente?

Uma integração orientada pelos valores do individualismo possessivo, da competição de todos contra todos, na qual se garanta o êxito dos mais fortes sobre a base da exploração e exclusão dos mais fracos, isto é, uma integração que acentue as inaceitáveis desigualdades atuais? Ou uma integração guiada pelos valores da igualdade, da participação, da pluralidade, da solidariedade, da comunidade; uma integração que reconheça, valorize e torne possível o desdobramento da extraordinária variedade de modos de vida dos povos de nosso continente?

Uma integração que sem limite algum explore os recursos naturais, os convertendo em mercadorias exportáveis para gerar os excedentes requeridos para pagar a divida externa? Ou uma integração orientada para a recuperação e a construção de outras formas de os seres humanos serem parte da natureza, que não a considere um inimigo a ser submetido, controlado, explorado e, em conseqüência, destruído?

Uma integração pensada como área de livre comércio, concebida principalmente como a construção de um espaço econômico de livre circulação de mercadorias e capitais? Ou uma integração geopolítica concebida como parte dos processos de resistência à ordem global, que busca impor a política unilateral e imperial do capital transnacional e do governo dos Estados Unidos?

A ALCA

O principal projeto estratégico do governo dos Estados Unidos para o conjunto do continente americano durante os últimos dez anos foi a ALCA, ou Área de Livre Comércio das Américas. Mediante esse acordo de alcance continental, o governo dos Estados Unidos e suas empresas buscam consolidar, aprofundar e tornar irreversíveis as políticas de ajuste estrutural das ultimas décadas, pretendendo estabelecer de uma vez por todas a prioridade absoluta dos direitos do capital sobre o direito dos povos. Mediante a constitucionalização da ordem neoliberal em um pacto supranacional de cumprimento obrigatório, se aspira delimitar drasticamente os âmbitos da soberania, do exercício da democracia e da regulação social, concebidos todos como travas ilegítimas ao pleno e livre desdobramento e movimento do capital.

Há pouco mais de dois anos, as negociações avançavam de forma aparentemente impossível de deter. Governos submissos em todo o continente negociavam textos secretos pelas costas de seus povos, e parecia inevitável que na data prevista, isto é, no final de 2004, se concluiriam a negociação e a revisão do texto de modo que este pudesse ser ratificado em 2005. Porém, a partir de 2002 as coisas começaram a mudar. Os movimentos e organizações sociais da resistência à ALCA, especialmente com sua articulação na Aliança Social Continental, conseguiram tirar o debate do âmbito delimitado de uma negociação entre especialistas em comércio internacional para coloca-lo no terreno do debate e da mobilização pública.

Organizações sindicais, indígenas, ecologistas, camponesas, de mulheres e acadêmicas em todo o continente conseguiram convergir em uma resistência crescentemente organizada e capaz de grandes mobilizações. Cada uma das principais reuniões dos negociadores do acordo passou a ser acompanhada por massivos protestos (Quebec, Buenos Aires, Quito, Miami). As mudanças políticas representadas pela eleição de Chávez, Lula e Kirchner introduziram perspectivas e posturas de negociação não previstas. Na reunião do Comitê de Negociações Comerciais (CNC) realizada em San Salvador em Julho de 2003 foi reconhecido pela primeira vez, na própria mesa de negociações, que estas estão severamente estancadas. Foram realizadas sucessivas tentativas de salvar o acordo mediante um tratado mais diluído (Alca Light) ou pela via de uma ALCA de dois níveis que permitisse aos governos mais comprometidos com o modelo de livre comércio a preservação do conteúdo do projeto original, dando a opção para os outros governos de assumir compromissos menores. Buscando destravar as negociações, os Estados Unidos convocaram sucessivas “reuniões informais” entre diferentes grupos de países. Os desacordos persistiram. Finalmente, ao contrário de todos os prognósticos, o que não parecia possível hoje é um fato. A resistência continental derrotou a ALCA, talvez definitivamente. Desde o início de 2003 não foi realizada nenhuma reunião formal. De fato, ainda que isso não seja admitido publicamente, as negociações foram adiadas de forma indefinida1.

Diversas organizações do continente sugeriram que o 1º de janeiro de 2005, data em que se supunha que o acordo estivesse pronto, seja celebrado como o dia do triunfo dos movimentos populares das Américas contra a ALCA. Nestes tempos neoliberais, não são muitas as vitórias populares: devemos celebra-las!

Os Tratados de Livre Comércio (TLCs)

A ALCA ter saído dos trilhos representa sem dúvida uma vitória para a resistência ao projeto imperial de livre comércio. Porém, a agenda estratégica do governo dos Estados Unidos para o continente não foi derrotada: avança por outras vias. Dado que as dificuldades nas negociações da ALCA eram enfrentadas principalmente com três países – Brasil, Argentina e Venezuela – o governo dos Estados Unidos optou por continuar as negociações via TLCs com praticamente todos os demais paises. Foi negociado e assinado um TLC com o Chile, concluídas as negociações com a América Central, e está no que se supõe que é a fase final das negociações com a Colômbia, Equador e Peru.

Dado o fracionamento da resistência e as posturas mais amigáveis dos governos em questão (tanto em relação ao livre comércio como ao governo dos Estados Unidos) nestes acordos se radicaliza a agenda neoliberal. Não só se vai além dos acordos da Organização Mundial de Comércio (OMC), mas inclusive do que estava previsto nas minutas da ALCA. A extraordinária disparidade entre as partes destas negociações se ilustra no conteúdo, por exemplo, dos capítulos sobre propriedade intelectual e agricultura do TLC andino, acordos que, se aprovados em sua versão atual, teriam impactos catastróficos sobre a saúde e a alimentação dos povos. O governo dos Estados Unidos exigiu o patenteamento de plantas e animais (definidos como invenções!), assim como de procedimentos diagnósticos, terapêuticos e cirúrgicos. Reafirmando uma vez mais que considera mais importante os lucros de suas transnacionais farmacêuticas que a saúde pública, além de diversas medidas destinadas a impedir a utilização de medicamentos genéricos, o governo dos EUA exige que deixe de ter efeito a Declaração Relativa ao Acordo sobre ADPIC2 de Doha (2001), que autoriza certa flexibilidade na interpretação dos direitos de propriedade intelectual dos medicamentos e permite aos países membros da OMS “proteger sua saúde pública e, em particular, promover o acesso aos medicamentos para todos”. Nas negociações sobre agricultura o governo dos Estados Unidos exige a eliminação de todos os instrumentos de proteção e fomento agrícola utilizados pelos países andinos (faixas de preços, cotas de importação, etc), ao mesmo tempo em que se nega de forma categórica a sequer discutir seus opulentos subsídios agrícolas. Esta combinação não pode conduzir senão à devastação da agricultura andina, a solapar as condições da segurança alimentar e a expulsão de milhões de pessoas do campo.

Apesar da firme oposição popular e das massivas mobilizações das organizações sociais e políticas centroamericanas e andinas3, não foi possível até o momento frear estas negociações.

O Mercosul e a Comunidade Andina de Nações

Constituem hoje o Mercosul ou a Comunidade Andina de Nações (CAN) alternativas a este modelo de integração e desenvolvimento? A integração não pode ser pensada como algo diferente dos projetos nacionais, diferente das sociedades que se prefiguram no interior de cada Estado nação. Os projetos de integração do continente dependem dos processos políticos, das estruturas produtivas, das correlações de força existentes tanto global e regionalmente como no interior de cada um dos países participantes.

Os atuais projetos e práticas de integração na América Latina se dão com estruturas produtivas e condições políticas e ideológicas muito diferentes das existentes quando se debatia a integração latino-americana nos anos 60 e 70. Como resultado das ditaduras militares e da aplicação sistemática das políticas neoliberais de ajuste estrutural, estas sociedades mudaram profundamente tanto em sua estrutura produtiva como em seu tecido social. Como conseqüência da repressão, da desindustrialização e das reformas trabalhistas, o movimento sindical se encontra extraordinariamente reduzido e debilitado, e a maior parte dos novos empregos criados está no chamado setor informal. O peso dos empresários cuja produção se orientava prioritariamente ao mercado interno igualmente declinou. A propriedade da terra se encontra ainda mais concentrada que há três décadas. Os setores mais dinâmicos das economias do continente – os que têm igualmente hoje maior incidência política, maior capacidade de ter impacto sobre as políticas públicas – são os setores triunfantes destas transformações econômicas. São principalmente os grupos financeiros, dos serviços – como as telecomunicações – e os exportadores de produtos primários: no caso do Cone Sul, principalmente o setor agroindustrial. Estes setores estão controlados ou associados estreitamente com o capital transnacional, seus benefícios dependem da abertura econômica, da desregulamentação, das privatizações e do acesso aos mercados internacionais. Constituem as forças dinâmicas internas por trás das políticas do livre comércio.

O sentido comum do neoliberalismo hoje hegemônico e os interesses destes setores que acabaram beneficiados com as transformações políticas e da estrutura econômica produzidas nas ultimas três décadas, condicionam as orientações básicas dos projetos de integração que hoje são operados e negociados em todo o continente. É possível constatar inclusive que a razão fundamental pela qual os governos do Brasil e da Argentina colocaram uma resistência tão firme à ALCA teve a ver principalmente com o fato de que os benefícios que estes setores esperavam não estavam sendo garantidos suficientemente na negociação. Não se trata de desconhecer que estes governos não têm tido posições únicas e que têm existido tensões entre visões mais orientadas para o livre comércio e visões que reivindicam maior autonomia para impulsionar políticas públicas nacionais. Porém, e para além dos discursos, foi precisamente o fato de que a ALCA não garantia um maior acesso dos produtos da agroindústria do Mercosul ao mercado dos Estados Unidos, e que o governo deste país não estava disposto nem sequer a considerar a redução dos subsídios a sua produção agrícola, a verdadeira razão pela qual se travaram as negociações da ALCA.

O único governo participante nas negociações que formulou questionamentos conceituais, políticos e doutrinários fundamentais a cada uma das dimensões do modelo de integração proposto pelo governo dos Estados Unidos através da ALCA foi o da Venezuela.

São esses mesmos interesses que estão impulsionando as negociações do Mercosul com a União Européia. De acordo com denúncias formuladas pelas principais organizações sociais do Cone Sul4, em troca de um acesso limitado da agroindústria do Mercosul ao mercado da União Européia, os negociadores do Mercosul estão realizando concessões que teriam efeitos nocivos sobre a agricultura familiar, limitariam a capacidade dos Estados para ter políticas industriais autônomas, e converteriam em mercadorias áreas tão críticas como os chamados “serviços culturais” e “serviços ambientais”. Da mesma forma, seriam oferecidas preferências à União Européia para as compras do setor público. Não há razão alguma pela qual se possa supor que as transnacionais baseadas na Europa possam ter efeitos mais benéficos ou sejam menos surrupiadoras que as estadunidenses, nem para assumir que os governos europeus sejam menos agressivos na defesa dos interesses de suas corporações. Qualquer ilusão neste sentido foi desmentida com a recente crise argentina.
A Comunidade Sul-americana de Nações

Os governos da América do Sul celebram o que se denomina um novo momento histórico no continente, a realização do sonho de Bolívar: a criação da Comunidade Sul-americana de Nações. Poderá este acordo se converter efetivamente em um ponto de partida para novos projetos econômicos e geopolíticos alternativos aos modelos hegemônicos?

A retórica da Declaração de Cuzco, assinada pelos presidentes ou chanceleres de 12 países sul-americanos, parece apontar uma nova direção. Nela predomina uma linguagem diferente da prioritária do livre comércio que foi hegemônica durante os últimos anos. Partindo da “história compartilhada e solidária de nossas nações”, se reivindica “uma identidade sul-americana compartilhada e valores comuns, tais como: a democracia, a solidariedade, os direitos humanos, a liberdade, a justiça social, o respeito à integridade territorial, a diversidade, a não discriminação e a afirmação de sua autonomia, a igualdade soberana dos Estados e a solução pacífica de controvérsias”. É reconhecido que não é suficiente o desenvolvimento econômico, e que são requeridas estratégias que junto a “uma consciência ambiental responsável e o reconhecimento de assimetrias no desenvolvimento de seus países, assegurem uma distribuição de renda mais justa e mais eqüitativa, o acesso a educação, a coesão e inclusão social, assim como a preservação do meio ambiente e a promoção do desenvolvimento sustentável”.

É enfatizado um “compromisso essencial com a luta contra a pobreza, a eliminação da fome, a geração de emprego decente e o acesso de todos à saúde e à educação como ferramentas fundamentais para o desenvolvimento dos povos”. No terreno internacional se apela aos “valores da paz e da segurança internacionais, a partir da afirmação da vigência do direito internacional e de um multilateralismo renovado e democrático que integre decididamente e de maneira eficaz o desenvolvimento econômico e social na agenda mundial”.

Desde o ponto de vista institucional, se afirma a Comunidade Sul-americana de Nações como um projeto que transcende uma área de livre comércio, sendo acordado que se vai “desenvolver um espaço sul-americano integrado no político, social, econômico, ambiental e de infra-estrutura que fortaleça a identidade própria da América do Sul e que contribua, a partir de uma perspectiva sub-regional e, em articulação com outras experiências de integração regional, ao fortalecimento da América Latina e do Caribe e que se outorgue uma maior gravitação e representação em fóruns internacionais”.

De acordo com o texto, se trata de um projeto de integração dos povos. É afirmado: “Nossa convicção no sentido que a realização dos valores e interesses compartilhados que nos unem, além de comprometer aos Governos, só encontrará viabilidade na medida que os povos assumam o papel protagonista que corresponde a eles neste processo. A integração sul-americana é e deve ser uma integração dos povos”.

Além dos temas cruciais que estão ausentes no texto, como o da dívida externa e das relações deste projeto com os acordos de livre comércio assinados ou em processo de negociação com os Estados Unidos ou a União Européia, pode se esperar que os atuais governos sul-americanos (os que assinam a Declaração de Cuzco) sejam conseqüentes com estas declarações de intenção? Trata-se de uma linguagem destinada ao público de galeria, ou é a expressão de uma nova vontade política dos governos sul-americanos?

Mais que descartar de antemão a Declaração de Cuzco como pura retórica e a decisão de criar a Comunidade Sul-americana de Nações como uma mera formalidade, é conveniente analisar este processo na potencialidade que poderia oferecer para se converter em um novo terreno de disputa e tensões entre diferentes visões e diferentes forças sociais em torno do futuro da América Latina. Os governos que assinaram a declaração (ou alguns deles) pretendem adequar as orientações de suas políticas públicas aos objetivos declarados da Comunidade Sul-americana de Nações?

O que é evidente é que existem contradições flagrantes entre os objetivos e metas formulados nesta declaração e o rumo principal que hoje as políticas públicas assumem na maioria dos países sul-americanos. Os objetivos formulados na Declaração de Cuzco não são, de modo algum, compatíveis com as políticas públicas e orientações econômicas que, graças à dívida externa, os organismos financeiros internacionais continuam impondo em todo o continente. Podem os movimentos sociais e políticos populares do continente aproveitar estas tensões para formular e impulsionar propostas contra hegemônicas?

Qual o sentido de os governos andinos que hoje negociam um TLC com os EUA, projeto que constitui uma severa ameaça à saúde, educação e meio ambiente de tais países, se comprometerem a garantir a saúde, a educação e a alimentação de seus povos, assim como a preservação do ambiente? Que sentido tem a reivindicação do direito a um emprego decente quando as políticas de abertura, privatização e desregulamentação, a desindustrialização, a flexibilidade do trabalho e as reformas da legislação trabalhista impulsionada por estes mesmos governos continuam deteriorando e precarizando sistematicamente as condições de emprego? Para que proclamar a autonomia e igualdade soberana dos Estados enquanto estão sendo negociados acordos comerciais que limitam cada vez mais o exercício da soberania? Por que falar da distribuição eqüitativa da renda, e da coesão e inclusão social, se a experiência confirma que as atuais políticas de predomínio dogmático do livre comércio não conduzem senão à desintegração social e ao aumento das desigualdades sociais? Que sentido tem destacar a importância da preservação do meio ambiente e da promoção do desenvolvimento sustentável se – como é evidente, por exemplo, no caso do Brasil – as atuais políticas de prioridade das exportações primárias orientadas a gerar um excedente na balança comercial para pagar a dívida externa requerem uma superexploração depredadora e não sustentável dos recursos naturais? Que tipo de infra-estrutura vai acompanhar este processo de integração? A prioridade continuará no investimento em infra-estrutura orientada a facilitar as exportações e consolidar o modelo de crescimento para fora, a economia de portos? Essa infra-estrutura colocará a Amazônia e seus recursos à disposição das empresas transnacionais?6.

Poderá, pelo contrário, ser dada prioridade às exigências de um desenvolvimento endógeno, de ampliação dos mercados internos continentais e da efetiva integração dos povos? Será possível avançar na direção de um modelo alternativo de integração quando está sendo incorporada à Comunidade Sul-americana de Nações, de forma acrítica, a base jurídica e normativa que o Mercosul e a Comunidade Andina de Nações foram armando durante o último período de hegemonia neoliberal?

A retórica latinoamericanista, a reivindicação da soberania e da democracia, assim como dos direitos dos povos, poderia baixar a guarda dos movimentos sociais e políticos em torno das negociações entre os governos do continente enquanto se mantém uma atitude vigilante frente aos acordos negociados com potencias extracontinentais (ALCA, TLCs, Mercosul-UE). Não há, porém, nada na idéia de integração sul-americana que, em si mesma, por sua própria condição de ser latina ou sul-americana, seja necessariamente mais favorável aos interesses dos povos. Tudo depende, como foi assinalado no começo deste texto, dos modelos de integração em jogo. Com a Comunidade Sul-americana de Nações se abre um novo terreno de luta continental. O destino deste projeto de integração e a resposta à questão básica de poder ou não chegar a ser favorável aos interesses populares, mas que do conteúdo de seus textos constitutivos, dependerá do resultado das lutas sociais e políticas, da capacidade das forças populares para reverter as tendências políticas e econômicas hoje hegemônicas na maior parte do continente.

Será possível transformar a Comunidade Sul-americana de Nações em um novo terreno capaz de articular de forma efetiva as lutas dos povos do continente pela soberania, democracia, igualdade e pluralidade cultural? Poderá este novo projeto integrador jogar um papel na resistência à hegemonia imperial dos Estados Unidos?

São estes os novos objetivos e as novas questões com que se confronta, hoje, a luta popular latino-americana.

Notas

(1) Circulam, porém, rumores de acordo aos quais os co-presidentes da fase final das negociações da ALCA, o embaixador Robert Zoellick dos EUA e o Chanceler do Brasil, Celso Amorim, teriam previsto se reunir em janeiro de 2005 para explorar as possibilidades de um reinício das negociações. Enquanto estão absolutamente suspensas todas as negociações substantivas, continua a disputa entre as cidades candidatas a serem sede permanente do acordo.

(2) Aspectos de Propriedade Intelectual Relacionados com o Comércio, mais conhecido por suas siglas em inglês: TRIPS.

(3) Ver, por exemplo, a declaração conjunta das quatro centrais de trabalhadoras colombianas: Declaração frente ao tratado de livre comércio com os Estados Unidos e o tema trabalhista, Bogotá, 3 de dezembro de 2004. Na Rede Colombiana de Ação frente ao Livre Comércio (Recalca)

(4) Autoconvocatoria No al ALCA (Argentina), “Acuerdo Unión Europea-MERCOSUR: ganancias para pocos, amenaza para la mayoría”

(5) Declaração de Cuzco sobre a Comunidade Sul-americana de Nações, Cúpula Presidencial Sul-americana, Cuzco, 8 de dezembro de 2004. Os países signatários desta declaração são: Argentina, Bolívia, Brasil, Chile, Colômbia, Equador, Guiana, Paraguai, Peru, Suriname, Uruguai e Venezuela http://www.comunidadandina.org

(6) Decisões fundamentais para o futuro da América do Sul, com conseqüências a longo prazo para os modelos produtivos e de integração continental (energia, transporte, telecomunicações) estão sendo tomadas, fundamentalmente, a margem do debate público, no contexto do IIRSA, Iniciativa para a Integração da Infra-estrutura Regional Sul-americana, que tem sua origem na Primeira Cúpula dos Presidentes da América do Sul, realizada em Brasília no ano 2000, que agrupa os mesmos 12 países que acordaram a criação da Comunidade Sul-americana de Nações. Está previsto que seus projetos sejam financiados pelos governos, o setor privado e instituições financeiras multilaterais como o Banco Interamericano de Desenvolvimento (BID), a Corporação Andina de Fomento (CAF), o Fundo Financeiro para o Desenvolvimento da Cuenca Del Plata (FONPLATA) e o Banco Mundial. O discurso de Enrique Inglesias nesta cúpula presidencial deve servir como um chamado de alerta com relação ao tipo de projeto de infra-estrutura ao qual estes organismos financeiros dão prioridade. A concepção da integração que defende o BID aparece sintetizada nos seguintes termos: “A integração regional é sempre uma tarefa desafiante, e os primeiros esforços da América Latina e Caribe nos anos do pós-guerra encontraram obstáculos muito importantes. Felizmente, alguns destes obstáculos tradicionais foram substancialmente superados nos últimos anos. O processo de reforma das estruturas econômicas nos países da América Latina e do Caribe, que o Banco vem apoiando ativamente, fez com que nossas economias sejam mais receptivas à integração regional, a partir de condições macroeconômicas mais estáveis, a abertura unilateral de nossas economias, a redução da intervenção direta estatal nos mercados e um ambiente mais favorável à iniciativa privada”.

http://www.caf.com/view/index.asp?ms=8&pageMs=10180

Edgardo Lander

Integração do que? Para quem?

A consideração dos projetos de integração latino-americanos exige a formulação de algumas questões vitais. Integração para quem? Para os setores privilegiados destas sociedades? Para que os capitais, sales sejam eles nacionais ou transnacionais, possam se mover livremente em todo o continente? Ou, doctor pelo contrario, para os povos, para as maiorias empobrecidas, excluídas, subordinadas?
Não há nada na idéia de integração que em si mesmo possamos considerar como favorável para o futuro dos povos do continente. Não basta que seja uma integração latino-americana ou sul-americana para que corresponda aos interesses populares. Tudo depende do modelo de integração em questão. Quem está impulsionando? Para que? Para quem? Em função de quais interesses e de quais valores ele se desenha? Dependendo da resposta a essas questões, a integração pode apoiar as relações de dominação atualmente hegemônicas, ou pode contribuir para abrir brechas para mina-las.
Um projeto de integração orientado para abrir ainda mais estas economias para submete-las aos ditames dos donos do capital? Ou uma integração defensiva que tenha como meta conquistar espaços de autonomia e soberania para definir políticas públicas e opções econômicas próprias? Em outras palavras, uma integração que contribua para apagar ainda mais os espaços e territórios do exercício da soberania democrática dos povos, ou uma integração orientada para recuperar o que séculos de colonialismo e políticas imperiais arrebataram e continuam arrebatando os povos do continente?
Uma integração orientada pelos valores do individualismo possessivo, da competição de todos contra todos, na qual se garanta o êxito dos mais fortes sobre a base da exploração e exclusão dos mais fracos, isto é, uma integração que acentue as inaceitáveis desigualdades atuais? Ou uma integração guiada pelos valores da igualdade, da participação, da pluralidade, da solidariedade, da comunidade; uma integração que reconheça, valorize e torne possível o desdobramento da extraordinária variedade de modos de vida dos povos de nosso continente?
Uma integração que sem limite algum explore os recursos naturais, os convertendo em mercadorias exportáveis para gerar os excedentes requeridos para pagar a divida externa? Ou uma integração orientada para a recuperação e a construção de outras formas de os seres humanos serem parte da natureza, que não a considere um inimigo a ser submetido, controlado, explorado e, em conseqüência, destruído?
Uma integração pensada como área de livre comércio, concebida principalmente como a construção de um espaço econômico de livre circulação de mercadorias e capitais? Ou uma integração geopolítica concebida como parte dos processos de resistência à ordem global, que busca impor a política unilateral e imperial do capital transnacional e do governo dos Estados Unidos?
A ALCA
O principal projeto estratégico do governo dos Estados Unidos para o conjunto do continente americano durante os últimos dez anos foi a ALCA, ou Área de Livre Comércio das Américas. Mediante esse acordo de alcance continental, o governo dos Estados Unidos e suas empresas buscam consolidar, aprofundar e tornar irreversíveis as políticas de ajuste estrutural das ultimas décadas, pretendendo estabelecer de uma vez por todas a prioridade absoluta dos direitos do capital sobre o direito dos povos. Mediante a constitucionalização da ordem neoliberal em um pacto supranacional de cumprimento obrigatório, se aspira delimitar drasticamente os âmbitos da soberania, do exercício da democracia e da regulação social, concebidos todos como travas ilegítimas ao pleno e livre desdobramento e movimento do capital.
Há pouco mais de dois anos, as negociações avançavam de forma aparentemente impossível de deter. Governos submissos em todo o continente negociavam textos secretos pelas costas de seus povos, e parecia inevitável que na data prevista, isto é, no final de 2004, se concluiriam a negociação e a revisão do texto de modo que este pudesse ser ratificado em 2005. Porém, a partir de 2002 as coisas começaram a mudar. Os movimentos e organizações sociais da resistência à ALCA, especialmente com sua articulação na Aliança Social Continental, conseguiram tirar o debate do âmbito delimitado de uma negociação entre especialistas em comércio internacional para coloca-lo no terreno do debate e da mobilização pública.
Organizações sindicais, indígenas, ecologistas, camponesas, de mulheres e acadêmicas em todo o continente conseguiram convergir em uma resistência crescentemente organizada e capaz de grandes mobilizações. Cada uma das principais reuniões dos negociadores do acordo passou a ser acompanhada por massivos protestos (Quebec, Buenos Aires, Quito, Miami). As mudanças políticas representadas pela eleição de Chávez, Lula e Kirchner introduziram perspectivas e posturas de negociação não previstas. Na reunião do Comitê de Negociações Comerciais (CNC) realizada em San Salvador em Julho de 2003 foi reconhecido pela primeira vez, na própria mesa de negociações, que estas estão severamente estancadas. Foram realizadas sucessivas tentativas de salvar o acordo mediante um tratado mais diluído (Alca Light) ou pela via de uma ALCA de dois níveis que permitisse aos governos mais comprometidos com o modelo de livre comércio a preservação do conteúdo do projeto original, dando a opção para os outros governos de assumir compromissos menores. Buscando destravar as negociações, os Estados Unidos convocaram sucessivas “reuniões informais” entre diferentes grupos de países. Os desacordos persistiram. Finalmente, ao contrário de todos os prognósticos, o que não parecia possível hoje é um fato. A resistência continental derrotou a ALCA, talvez definitivamente. Desde o início de 2003 não foi realizada nenhuma reunião formal. De fato, ainda que isso não seja admitido publicamente, as negociações foram adiadas de forma indefinida1.
Diversas organizações do continente sugeriram que o 1º de janeiro de 2005, data em que se supunha que o acordo estivesse pronto, seja celebrado como o dia do triunfo dos movimentos populares das Américas contra a ALCA. Nestes tempos neoliberais, não são muitas as vitórias populares: devemos celebra-las!
Os Tratados de Livre Comércio (TLCs)
A ALCA ter saído dos trilhos representa sem dúvida uma vitória para a resistência ao projeto imperial de livre comércio. Porém, a agenda estratégica do governo dos Estados Unidos para o continente não foi derrotada: avança por outras vias. Dado que as dificuldades nas negociações da ALCA eram enfrentadas principalmente com três países – Brasil, Argentina e Venezuela – o governo dos Estados Unidos optou por continuar as negociações via TLCs com praticamente todos os demais paises. Foi negociado e assinado um TLC com o Chile, concluídas as negociações com a América Central, e está no que se supõe que é a fase final das negociações com a Colômbia, Equador e Peru.
Dado o fracionamento da resistência e as posturas mais amigáveis dos governos em questão (tanto em relação ao livre comércio como ao governo dos Estados Unidos) nestes acordos se radicaliza a agenda neoliberal. Não só se vai além dos acordos da Organização Mundial de Comércio (OMC), mas inclusive do que estava previsto nas minutas da ALCA. A extraordinária disparidade entre as partes destas negociações se ilustra no conteúdo, por exemplo, dos capítulos sobre propriedade intelectual e agricultura do TLC andino, acordos que, se aprovados em sua versão atual, teriam impactos catastróficos sobre a saúde e a alimentação dos povos. O governo dos Estados Unidos exigiu o patenteamento de plantas e animais (definidos como invenções!), assim como de procedimentos diagnósticos, terapêuticos e cirúrgicos. Reafirmando uma vez mais que considera mais importante os lucros de suas transnacionais farmacêuticas que a saúde pública, além de diversas medidas destinadas a impedir a utilização de medicamentos genéricos, o governo dos EUA exige que deixe de ter efeito a Declaração Relativa ao Acordo sobre ADPIC2 de Doha (2001), que autoriza certa flexibilidade na interpretação dos direitos de propriedade intelectual dos medicamentos e permite aos países membros da OMS “proteger sua saúde pública e, em particular, promover o acesso aos medicamentos para todos”. Nas negociações sobre agricultura o governo dos Estados Unidos exige a eliminação de todos os instrumentos de proteção e fomento agrícola utilizados pelos países andinos (faixas de preços, cotas de importação, etc), ao mesmo tempo em que se nega de forma categórica a sequer discutir seus opulentos subsídios agrícolas. Esta combinação não pode conduzir senão à devastação da agricultura andina, a solapar as condições da segurança alimentar e a expulsão de milhões de pessoas do campo.
Apesar da firme oposição popular e das massivas mobilizações das organizações sociais e políticas centroamericanas e andinas3, não foi possível até o momento frear estas negociações.
O Mercosul e a Comunidade Andina de Nações
Constituem hoje o Mercosul ou a Comunidade Andina de Nações (CAN) alternativas a este modelo de integração e desenvolvimento? A integração não pode ser pensada como algo diferente dos projetos nacionais, diferente das sociedades que se prefiguram no interior de cada Estado nação. Os projetos de integração do continente dependem dos processos políticos, das estruturas produtivas, das correlações de força existentes tanto global e regionalmente como no interior de cada um dos países participantes.
Os atuais projetos e práticas de integração na América Latina se dão com estruturas produtivas e condições políticas e ideológicas muito diferentes das existentes quando se debatia a integração latino-americana nos anos 60 e 70. Como resultado das ditaduras militares e da aplicação sistemática das políticas neoliberais de ajuste estrutural, estas sociedades mudaram profundamente tanto em sua estrutura produtiva como em seu tecido social. Como conseqüência da repressão, da desindustrialização e das reformas trabalhistas, o movimento sindical se encontra extraordinariamente reduzido e debilitado, e a maior parte dos novos empregos criados está no chamado setor informal. O peso dos empresários cuja produção se orientava prioritariamente ao mercado interno igualmente declinou. A propriedade da terra se encontra ainda mais concentrada que há três décadas. Os setores mais dinâmicos das economias do continente – os que têm igualmente hoje maior incidência política, maior capacidade de ter impacto sobre as políticas públicas – são os setores triunfantes destas transformações econômicas. São principalmente os grupos financeiros, dos serviços – como as telecomunicações – e os exportadores de produtos primários: no caso do Cone Sul, principalmente o setor agroindustrial. Estes setores estão controlados ou associados estreitamente com o capital transnacional, seus benefícios dependem da abertura econômica, da desregulamentação, das privatizações e do acesso aos mercados internacionais. Constituem as forças dinâmicas internas por trás das políticas do livre comércio.
O sentido comum do neoliberalismo hoje hegemônico e os interesses destes setores que acabaram beneficiados com as transformações políticas e da estrutura econômica produzidas nas ultimas três décadas, condicionam as orientações básicas dos projetos de integração que hoje são operados e negociados em todo o continente. É possível constatar inclusive que a razão fundamental pela qual os governos do Brasil e da Argentina colocaram uma resistência tão firme à ALCA teve a ver principalmente com o fato de que os benefícios que estes setores esperavam não estavam sendo garantidos suficientemente na negociação. Não se trata de desconhecer que estes governos não têm tido posições únicas e que têm existido tensões entre visões mais orientadas para o livre comércio e visões que reivindicam maior autonomia para impulsionar políticas públicas nacionais. Porém, e para além dos discursos, foi precisamente o fato de que a ALCA não garantia um maior acesso dos produtos da agroindústria do Mercosul ao mercado dos Estados Unidos, e que o governo deste país não estava disposto nem sequer a considerar a redução dos subsídios a sua produção agrícola, a verdadeira razão pela qual se travaram as negociações da ALCA.
O único governo participante nas negociações que formulou questionamentos conceituais, políticos e doutrinários fundamentais a cada uma das dimensões do modelo de integração proposto pelo governo dos Estados Unidos através da ALCA foi o da Venezuela.
São esses mesmos interesses que estão impulsionando as negociações do Mercosul com a União Européia. De acordo com denúncias formuladas pelas principais organizações sociais do Cone Sul4, em troca de um acesso limitado da agroindústria do Mercosul ao mercado da União Européia, os negociadores do Mercosul estão realizando concessões que teriam efeitos nocivos sobre a agricultura familiar, limitariam a capacidade dos Estados para ter políticas industriais autônomas, e converteriam em mercadorias áreas tão críticas como os chamados “serviços culturais” e “serviços ambientais”. Da mesma forma, seriam oferecidas preferências à União Européia para as compras do setor público. Não há razão alguma pela qual se possa supor que as transnacionais baseadas na Europa possam ter efeitos mais benéficos ou sejam menos surrupiadoras que as estadunidenses, nem para assumir que os governos europeus sejam menos agressivos na defesa dos interesses de suas corporações. Qualquer ilusão neste sentido foi desmentida com a recente crise argentina.
A Comunidade Sul-americana de Nações
Os governos da América do Sul celebram o que se denomina um novo momento histórico no continente, a realização do sonho de Bolívar: a criação da Comunidade Sul-americana de Nações. Poderá este acordo se converter efetivamente em um ponto de partida para novos projetos econômicos e geopolíticos alternativos aos modelos hegemônicos?
A retórica da Declaração de Cuzco, assinada pelos presidentes ou chanceleres de 12 países sul-americanos, parece apontar uma nova direção. Nela predomina uma linguagem diferente da prioritária do livre comércio que foi hegemônica durante os últimos anos. Partindo da “história compartilhada e solidária de nossas nações”, se reivindica “uma identidade sul-americana compartilhada e valores comuns, tais como: a democracia, a solidariedade, os direitos humanos, a liberdade, a justiça social, o respeito à integridade territorial, a diversidade, a não discriminação e a afirmação de sua autonomia, a igualdade soberana dos Estados e a solução pacífica de controvérsias”. É reconhecido que não é suficiente o desenvolvimento econômico, e que são requeridas estratégias que junto a “uma consciência ambiental responsável e o reconhecimento de assimetrias no desenvolvimento de seus países, assegurem uma distribuição de renda mais justa e mais eqüitativa, o acesso a educação, a coesão e inclusão social, assim como a preservação do meio ambiente e a promoção do desenvolvimento sustentável”.
É enfatizado um “compromisso essencial com a luta contra a pobreza, a eliminação da fome, a geração de emprego decente e o acesso de todos à saúde e à educação como ferramentas fundamentais para o desenvolvimento dos povos”. No terreno internacional se apela aos “valores da paz e da segurança internacionais, a partir da afirmação da vigência do direito internacional e de um multilateralismo renovado e democrático que integre decididamente e de maneira eficaz o desenvolvimento econômico e social na agenda mundial”.
Desde o ponto de vista institucional, se afirma a Comunidade Sul-americana de Nações como um projeto que transcende uma área de livre comércio, sendo acordado que se vai “desenvolver um espaço sul-americano integrado no político, social, econômico, ambiental e de infra-estrutura que fortaleça a identidade própria da América do Sul e que contribua, a partir de uma perspectiva sub-regional e, em articulação com outras experiências de integração regional, ao fortalecimento da América Latina e do Caribe e que se outorgue uma maior gravitação e representação em fóruns internacionais”.
De acordo com o texto, se trata de um projeto de integração dos povos. É afirmado: “Nossa convicção no sentido que a realização dos valores e interesses compartilhados que nos unem, além de comprometer aos Governos, só encontrará viabilidade na medida que os povos assumam o papel protagonista que corresponde a eles neste processo. A integração sul-americana é e deve ser uma integração dos povos”.
Além dos temas cruciais que estão ausentes no texto, como o da dívida externa e das relações deste projeto com os acordos de livre comércio assinados ou em processo de negociação com os Estados Unidos ou a União Européia, pode se esperar que os atuais governos sul-americanos (os que assinam a Declaração de Cuzco) sejam conseqüentes com estas declarações de intenção? Trata-se de uma linguagem destinada ao público de galeria, ou é a expressão de uma nova vontade política dos governos sul-americanos?
Mais que descartar de antemão a Declaração de Cuzco como pura retórica e a decisão de criar a Comunidade Sul-americana de Nações como uma mera formalidade, é conveniente analisar este processo na potencialidade que poderia oferecer para se converter em um novo terreno de disputa e tensões entre diferentes visões e diferentes forças sociais em torno do futuro da América Latina. Os governos que assinaram a declaração (ou alguns deles) pretendem adequar as orientações de suas políticas públicas aos objetivos declarados da Comunidade Sul-americana de Nações?
O que é evidente é que existem contradições flagrantes entre os objetivos e metas formulados nesta declaração e o rumo principal que hoje as políticas públicas assumem na maioria dos países sul-americanos. Os objetivos formulados na Declaração de Cuzco não são, de modo algum, compatíveis com as políticas públicas e orientações econômicas que, graças à dívida externa, os organismos financeiros internacionais continuam impondo em todo o continente. Podem os movimentos sociais e políticos populares do continente aproveitar estas tensões para formular e impulsionar propostas contra hegemônicas?
Qual o sentido de os governos andinos que hoje negociam um TLC com os EUA, projeto que constitui uma severa ameaça à saúde, educação e meio ambiente de tais países, se comprometerem a garantir a saúde, a educação e a alimentação de seus povos, assim como a preservação do ambiente? Que sentido tem a reivindicação do direito a um emprego decente quando as políticas de abertura, privatização e desregulamentação, a desindustrialização, a flexibilidade do trabalho e as reformas da legislação trabalhista impulsionada por estes mesmos governos continuam deteriorando e precarizando sistematicamente as condições de emprego? Para que proclamar a autonomia e igualdade soberana dos Estados enquanto estão sendo negociados acordos comerciais que limitam cada vez mais o exercício da soberania? Por que falar da distribuição eqüitativa da renda, e da coesão e inclusão social, se a experiência confirma que as atuais políticas de predomínio dogmático do livre comércio não conduzem senão à desintegração social e ao aumento das desigualdades sociais? Que sentido tem destacar a importância da preservação do meio ambiente e da promoção do desenvolvimento sustentável se – como é evidente, por exemplo, no caso do Brasil – as atuais políticas de prioridade das exportações primárias orientadas a gerar um excedente na balança comercial para pagar a dívida externa requerem uma superexploração depredadora e não sustentável dos recursos naturais? Que tipo de infra-estrutura vai acompanhar este processo de integração? A prioridade continuará no investimento em infra-estrutura orientada a facilitar as exportações e consolidar o modelo de crescimento para fora, a economia de portos? Essa infra-estrutura colocará a Amazônia e seus recursos à disposição das empresas transnacionais?6.
Poderá, pelo contrário, ser dada prioridade às exigências de um desenvolvimento endógeno, de ampliação dos mercados internos continentais e da efetiva integração dos povos? Será possível avançar na direção de um modelo alternativo de integração quando está sendo incorporada à Comunidade Sul-americana de Nações, de forma acrítica, a base jurídica e normativa que o Mercosul e a Comunidade Andina de Nações foram armando durante o último período de hegemonia neoliberal?
A retórica latinoamericanista, a reivindicação da soberania e da democracia, assim como dos direitos dos povos, poderia baixar a guarda dos movimentos sociais e políticos em torno das negociações entre os governos do continente enquanto se mantém uma atitude vigilante frente aos acordos negociados com potencias extracontinentais (ALCA, TLCs, Mercosul-UE). Não há, porém, nada na idéia de integração sul-americana que, em si mesma, por sua própria condição de ser latina ou sul-americana, seja necessariamente mais favorável aos interesses dos povos. Tudo depende, como foi assinalado no começo deste texto, dos modelos de integração em jogo. Com a Comunidade Sul-americana de Nações se abre um novo terreno de luta continental. O destino deste projeto de integração e a resposta à questão básica de poder ou não chegar a ser favorável aos interesses populares, mas que do conteúdo de seus textos constitutivos, dependerá do resultado das lutas sociais e políticas, da capacidade das forças populares para reverter as tendências políticas e econômicas hoje hegemônicas na maior parte do continente.
Será possível transformar a Comunidade Sul-americana de Nações em um novo terreno capaz de articular de forma efetiva as lutas dos povos do continente pela soberania, democracia, igualdade e pluralidade cultural? Poderá este novo projeto integrador jogar um papel na resistência à hegemonia imperial dos Estados Unidos?
São estes os novos objetivos e as novas questões com que se confronta, hoje, a luta popular latino-americana.

Notas

(1) Circulam, porém, rumores de acordo aos quais os co-presidentes da fase final das negociações da ALCA, o embaixador Robert Zoellick dos EUA e o Chanceler do Brasil, Celso Amorim, teriam previsto se reunir em janeiro de 2005 para explorar as possibilidades de um reinício das negociações. Enquanto estão absolutamente suspensas todas as negociações substantivas, continua a disputa entre as cidades candidatas a serem sede permanente do acordo.
(2) Aspectos de Propriedade Intelectual Relacionados com o Comércio, mais conhecido por suas siglas em inglês: TRIPS.
(3) Ver, por exemplo, a declaração conjunta das quatro centrais de trabalhadoras colombianas: Declaração frente ao tratado de livre comércio com os Estados Unidos e o tema trabalhista, Bogotá, 3 de dezembro de 2004. Na Rede Colombiana de Ação frente ao Livre Comércio (Recalca)
(4) Autoconvocatoria No al ALCA (Argentina), “Acuerdo Unión Europea-MERCOSUR: ganancias para pocos, amenaza para la mayoría”
(5) Declaração de Cuzco sobre a Comunidade Sul-americana de Nações, Cúpula Presidencial Sul-americana, Cuzco, 8 de dezembro de 2004. Os países signatários desta declaração são: Argentina, Bolívia, Brasil, Chile, Colômbia, Equador, Guiana, Paraguai, Peru, Suriname, Uruguai e Venezuela http://www.comunidadandina.org
(6) Decisões fundamentais para o futuro da América do Sul, com conseqüências a longo prazo para os modelos produtivos e de integração continental (energia, transporte, telecomunicações) estão sendo tomadas, fundamentalmente, a margem do debate público, no contexto do IIRSA, Iniciativa para a Integração da Infra-estrutura Regional Sul-americana, que tem sua origem na Primeira Cúpula dos Presidentes da América do Sul, realizada em Brasília no ano 2000, que agrupa os mesmos 12 países que acordaram a criação da Comunidade Sul-americana de Nações. Está previsto que seus projetos sejam financiados pelos governos, o setor privado e instituições financeiras multilaterais como o Banco Interamericano de Desenvolvimento (BID), a Corporação Andina de Fomento (CAF), o Fundo Financeiro para o Desenvolvimento da Cuenca Del Plata (FONPLATA) e o Banco Mundial. O discurso de Enrique Inglesias nesta cúpula presidencial deve servir como um chamado de alerta com relação ao tipo de projeto de infra-estrutura ao qual estes organismos financeiros dão prioridade. A concepção da integração que defende o BID aparece sintetizada nos seguintes termos: “A integração regional é sempre uma tarefa desafiante, e os primeiros esforços da América Latina e Caribe nos anos do pós-guerra encontraram obstáculos muito importantes. Felizmente, alguns destes obstáculos tradicionais foram substancialmente superados nos últimos anos. O processo de reforma das estruturas econômicas nos países da América Latina e do Caribe, que o Banco vem apoiando ativamente, fez com que nossas economias sejam mais receptivas à integração regional, a partir de condições macroeconômicas mais estáveis, a abertura unilateral de nossas economias, a redução da intervenção direta estatal nos mercados e um ambiente mais favorável à iniciativa privada”.
http://www.caf.com/view/index.asp?ms=8&pageMs=10180
Edgardo Lander, ADITAL
La Comunidad Sudamericana de Naciones
 
Los gobiernos de Sudamérica celebran lo que denominan un nuevo momento histórico en el continente, la realización del sueño de Bolívar: la creación de la Comunidad Sudamericana de Naciones. ¿Podrá este acuerdo convertirse efectivamente en un punto de partida para nuevos proyectos económicos y geopolíticos alternativos a los modelos hegemónicos?
 
La retórica de la Declaración del Cusco, firmada por los presidentes o cancilleres de 12 países sudamericanos5, parecería efectivamente apuntar en una nueva dirección. Predomina en esta un lenguaje diferente a la prioritaria del libre comercio que ha sido hegemónica durante los últimos lustros. Partiendo de la “historia compartida y solidaria de nuestras naciones”, se reivindica “una identidad sudamericana compartida y valores comunes, tales como: la democracia, la solidaridad, los derechos humanos, la libertad, la justicia social, el respeto a la integridad territorial, a la diversidad, la no discriminación y la afirmación de su autonomía, la igualdad soberana de los Estados y la solución pacífica de controversias”. Se reconoce que no es suficiente con el desarrollo económico, y que se requieren estrategias que junto a “una conciencia ambiental responsable y el reconocimiento de asimetrías en el desarrollo de sus países, aseguren una más justa y equitativa distribución del ingreso, el acceso a la educación, la cohesión y la inclusión social, así como la preservación del medio ambiente y la promoción del desarrollo sostenible”.
 
Se enfatiza un “compromiso esencial con la lucha contra la pobreza, la eliminación del hambre, la generación de empleo decente y el acceso de todos a la salud y a la educación como herramientas fundamentales para el desarrollo de los pueblos”. En el terreno internacional se apela a “los valores de la paz y la seguridad internacionales, a partir de la afirmación de la vigencia del derecho internacional y de un multilateralismo renovado y democrático que integre decididamente y de manera eficaz el desarrollo económico y social en la agenda mundial”.
 
Desde el punto de vista institucional, se afirma a la Comunidad Sudamericana de Naciones como proyecto que trasciende un área de libre comercio, acordándose que se va a “desarrollar un espacio sudamericano integrado en lo político, social, económico, ambiental y de infraestructura, que fortalezca la identidad propia de América del Sur y que contribuya, a partir de una perspectiva subregional y, en articulación con otras experiencias de integración regional, al fortalecimiento de América Latina y el Caribe y le otorgue una mayor gravitación y representación en los foros internacionales”.
 
De acuerdo al texto, se trata de un proyecto de integración de los pueblos. Se afirma: “Nuestra convicción en el sentido que la realización de los valores e intereses compartidos que nos unen, además de comprometer a los Gobiernos, sólo encontrará viabilidad en la medida que los pueblos asuman el rol protagónico que les corresponde en este proceso. La integración sudamericana es y debe ser una integración de los pueblos”.
 
Más allá de temas cruciales que están ausentes en el texto, como el de la deuda externa, y el de las relaciones de este proyecto con los acuerdos de libre comercio firmados o en proceso de negociación con Estados Unidos y la Unión Europea, ¿puede esperarse que los actuales gobiernos sudamericanos (los firmantes de la Declaración del Cusco) sean consecuentes con estas declaraciones de intención? ¿Se trata de un lenguaje destinado al público de galería, o es la expresión de una nueva voluntad política de los gobiernos sudamericanos?
 
Más que descartar de antemano la Declaración del Cusco como pura retórica y a la decisión de crear la Comunidad Sudamericana de Naciones como una mera formalidad, es conveniente analizar este proceso en la potencialidad que podría ofrecer para convertirse en un nuevo terreno de pugnas y tensiones entre diferentes visiones y diferentes fuerzas sociales en torno al futuro de América Latina. ¿Pretenden los gobiernos firmantes de la declaración (o algunos de ellos) adecuar las orientaciones de sus políticas públicas a los objetivos declarados de la Comunidad Sudamericana de Naciones?
 
Lo que resulta evidente es que hay flagrantes contradicciones entre los objetivos y metas formulados en esta declaración y el rumbo principal que hoy asumen las políticas públicas en la mayoría de los países sudamericanos. Los objetivos formulados en la Declaración del Cusco no son, de modo alguno, compatibles con las políticas públicas y orientaciones económicas que, gracias a la deuda externa, los organismos financieros internacionales continúan imponiendo en todo el continente. ¿Pueden los movimientos sociales y políticos populares del continente aprovechar estas tensiones para formular e impulsar propuestas contrahegemónicas?
 
¿Qué sentido tiene que los gobiernos andinos que hoy negocian un TLC con Estados Unidos, proyecto que constituye una severa amenaza a la salud, educación, alimentación y el ambiente de dichos países, se comprometan a garantizar la salud, la educación, la alimentación de sus pueblos, así como la preservación del ambiente? ¿Qué sentido tiene la reivindicación del derecho a un empleo decente cuando las políticas de apertura, privatización y desregulación, la desindustrialización, la flexibilidad laboral y las reformas de la legislación laboral impulsadas por estos mismos gobiernos continúan deteriorando y precarizando sistemáticamente las condiciones del empleo? ¿Para qué proclamar la autonomía e igualdad soberana de los Estados mientras se están negociando acuerdos comerciales que limitan cada vez más el ejercicio de la soberanía? ¿Por qué hablar de la equitativa distribución del ingreso, y de la cohesión y la inclusión social, si la experiencia confirma que las actuales políticas de predominio dogmático del libre comercio no conducen sino a la desintegración social y al incremento de las desigualdades sociales? ¿Qué sentido tiene destacar la importancia de la preservación del medio ambiente y la promoción del desarrollo sostenible si -como es evidente por ejemplo en el caso de Brasil- las actuales políticas de prioridad de las exportaciones primarias orientadas a generar un excedente en la balanza comercial para pagar la deuda externa requieren una sobreexplotación depredadora y no sostenible de los recursos naturales? ¿Qué tipo de infraestructura va a acompañar este proceso de integración? ¿Continuará la prioridad en la inversión en infraestructura orientada a facilitar las exportaciones y consolidar el modelo de crecimiento hacia afuera, la economía de puertos? ¿Pondrá esta infraestructura a la Amazonía y sus recursos a la disposición de las empresas transnacionales?6. ¿Podrá por el contrario dársele prioridad a las exigencias de un desarrollo endógeno, de ampliación de los mercados internos continentales y de la efectiva integración de los pueblos? ¿Será posible avanzar en la dirección de un modelo alternativo de integración cuando se está incorporando a la Comunidad Sudamericana de Naciones, en forma acrítica, la base jurídica y normativa que el MERCOSUR y la Comunidad Andina de Naciones fueron armando durante los lustros recientes de hegemonía neoliberal?
 
La retórica latinoamericanista, la reivindicación de la soberanía y la democracia, así como de los derechos de los pueblos, podría bajar la guardia de los movimientos sociales y políticos populares en torno a las negociaciones entre los gobiernos del continente mientras mantienen una actitud vigilante ante los acuerdos negociados con potencias extracontinentales (ALCA, TLCs, MERCOSUR-UE). No hay, sin embargo, nada en la idea de integración sudamericana que en sí misma, por su propia condición de ser latina o sudamericana, sea necesariamente más favorable a los intereses de los pueblos. Todo depende, como se señaló al comienzo de este texto, de los modelos de integración en juego. Se abre con la Comunidad Sudamericana de Naciones un nuevo terreno de lucha continental. El destino de este proyecto de integración y la respuesta a la cuestión básica de si puede o no llegar a ser favorable a los intereses populares, más que del contenido de sus textos fundantes, dependerá del resultado de las luchas sociales y políticas, de la capacidad de las fuerzas populares para revertir las tendencias políticas y económicas hoy hegemónicas en la mayor parte del continente.
 
¿Será posible convertir a la Comunidad Sudamericana de Naciones en un nuevo terreno capaz de articular en forma efectiva las luchas de los pueblos del continente por la soberanía, la democracia, la igualdad, la pluralidad cultural? ¿Podrá este nuevo proyecto integrador jugar un papel en la resistencia a la hegemonía imperial de Estados Unidos?
 
Son estos nuevos retos y nuevas interrogantes que confronta hoy la lucha popular latinoamericana.
 
 
Notas
 
5 Declaración del Cusco sobre la Comunidad Sudamericana de Naciones, Cumbre Presidencial Sudamericana, Cusco, 8 de diciembre de 2004. Los países firmantes de esta declaración son: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela
 
6 Decisiones fundamentales para el futuro de Sudamérica, con consecuencias a largo plazo para los modelos productivos y de integración continental (energía, transporte, telecomunicaciones), están siendo tomadas, en lo fundamental, al margen del debate público, en el contexto del IIRSA, Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana, que tiene su origen en la Primera Cumbre de Presidentes de América del Sur celebrada Brasilia en el año 2000, y que agrupa a los mismos 12 países que han acordado la creación de la Comunidad Sudamericana de Naciones. Está previsto que sus proyectos sean financiados por los gobiernos, el sector privado e instituciones financieras multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporación Andina de Fomento (CAF), el Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (FONPLATA) y el Banco Mundial. El discurso de Enrique Iglesias en dicha cumbre presidencial debe servir de llamado de alerta respecto al tipo de proyecto de infraestructura al cual estos organismos financieros le otorgarán prioridad. La concepción de la integración que defiende el BID aparece sintetizada en los siguientes términos: “La integración regional es siempre una tarea desafiante, y los primeros esfuerzos de América Latina y el Caribe en los años de posguerra encontraron obstáculos muy importantes. Afortunadamente, algunos de estos obstáculos tradicionales han sido sustancialmente superados en años más recientes. El proceso de reforma de las estructuras económicas en los países de América Latina y el Caribe, que el Banco viene apoyando activamente, ha hecho que nuestras economías sean más receptivas a la integración regional, a partir de condiciones macroeconómicas más estables, la apertura unilateral de nuestras economías, la reducción de la intervención directa estatal en los mercados y un ambiente más favorable a la iniciativa privada” http://www.caf.com/view/index.asp?ms=8&pageMs=10180
[1] El presente artículo fue publicado en el Nº 15 de la revista OSAL (Observatorio Social de América Latina), CLACSO, Buenos Aires.
Edgardo Lander es socio del Transnational Institute y Profesor de la Escuela de Sociología de la Universidad Central de Venezuela

Se agrava la crisis del bloque subregional por la firma de acuerdos con EEUU

El presidente Evo Morales Ayma acusó ayer al secretario general de la Comunidad Andina (CAN), cheap Allan Wagner, de “jugarle sucio a Bolivia”. También señaló que el presidente de Perú, tadalafil Alejandro Toledo, traiciona a los pueblos indígenas, y que los tratados de libre comercio (TLC), que Colombia y Perú suscribieron con Estados Unidos, destrozan el bloque de integración subregional.

El Primer Mandatario denunció que Wagner no quiso habilitar a la delegación boliviana para que participe en una reunión realizada en Lima, Perú, con el propósito de analizar la crisis que atraviesa el bloque andino. “Ésta es una zancadilla que hicieron los tres países a la cabeza del señor Allan Wagner”.

También aseguró que el ex canciller Antonio Araníbar
—que funge desde el 3 de mayo de 2005 como director general del bloque— “no realizó gestiones para que la delegada boliviana participe en el encuentro en Lima”.

Estas declaraciones fueron hechas durante una conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno después de que Venezuela formalizara ante la Secretaría General de la Comunidad Andina su decisión de retirarse del Acuerdo de Cartagena.

El retiro venezolano obedece al cierre de las negociaciones del TLC entre Colombia y Perú con el país del norte.

Morales recordó que el TLC suscrito entre Colombia y Estados Unidos representará la pérdida gradual del mercado colombiano para la soya boliviana.

En 2007, cuando rija el acuerdo entre estos países, el 40 por ciento de las exportaciones de oleaginosas nacionales resultará afectada.
En Ecuador está pendiente la reanudación de conversaciones luego de un intento de cierre hace dos semanas.

Bolivia se mantiene al margen del TLC porque sólo está dispuesta a negociar el denominado Tratado de Comercio de los Pueblos a fin de preservar los intereses y los empleos de los países latinoamericanos .

“Lamento mucho que el TLC destroce la CAN y que algunos presidentes negocien intereses de las oligarquías”, afirmó el Presidente.

Arremetió también contra el mandatario de Perú, Alejandro Toledo, al que llamó “traidor” por firmar un acuerdo con Estados Unidos.
“Puedo entender que el presidente colombiano Uribe negocie (el tratado porque) conocemos de dónde viene, pero no se puede creer de Toledo, que dice que representa a los pueblos indígenas, pero los traiciona”.

Las dudas de Morales

En junio, Morales debe asumir la Presidencia Pro Témpore del organismo andino, que actualmente está a cargo del gobernante venezolano.

Sin embargo, el Jefe de Estado expresó sus dudas entre salvar a la Comunidad Andina o potenciar la Comunidad Sudamericana de Naciones, para darle un mejor destino a la región.

El acuerdo nació el 9 de diciembre de 2004 en la ciudad peruana de Cuzco y está formada por los miembros de la Comunidad Andina integrada por Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela.

El ex cónsul de Bolivia en Chile Víctor Rico explicó que, en 1997, Perú anunció su marginación del Acuerdo de Cartagena.

En aquella oportunidad, Bolivia instó a la comunidad para que se agoten todos los espacios de negociación que permitan revertir tal determinación.
“Nuestro país ejercía la Presidencia Pro Témpore y realizó intensas gestiones reservadas y públicas”, explicó.

En junio de 1997, en la Reunión del Consejo Ampliado de Cancilleres se logró revertir la decisión de Perú.

Los cinco andinos suscribieron en 1969 el Acuerdo de Cartagena para fomentar la cooperación subregional y establecer la unión aduanera en diez años.

Chile abandonó el pacto en octubre de 1976, tras un alejamiento paulatino iniciado en 1973.

Bolivia es suscriptora del Acuerdo de Cartagena que dio lugar al Pacto Subregional Andimo en 1969, reconvertido en Comunidad Andina desde julio de 1997.

En este marco, el país es parte de la zona de libre comercio perfeccionada en 1992.

TLC Vs. TCP

Judith Valencia
En abril de 2001 empezó un dilema, doctor al decirle no al ALCA qué proponer – El proceso constituyente iba diciendo por donde. La constitución / diciembre 99 y las leyes habilitantes / noviembre 2001 van trazando las grandes líneas, illness preñadas del pensamiento de Bolívar. Hugo Chávez – en diciembre de 2001 – pronuncia el ALBA como siglas de integración de los pueblos de América. Nuestra América, la de sus pobladores. Estos últimos 3 años el sentido inicial de las siglas ha ido tomando cuerpo. Hay quienes siguen hablando de alternativa, otros dicen que “no es en respuesta a” por tanto no es alternativa. Que el ALBA es el amanecer fecundo de las raíces de la identidad latinoamericana que retoñan. El debate ha puesto en entredicho la traducción original: Alternativa Bolivariana para América, sumándole próceres, discutiendo América. Son variadas las versiones como es todo en tiempos de convulsión social. Todas las versiones comparten el ALBA como amanecer, alborada, esperanza consentida, sentida y con sentido.
El sentido contiene las culturas de los pueblos habitantes que caminan hacia el encuentro. Pueblos indígenas, campesinos mestizos y africanos, citadinos. Pueblos de culturas ancestrales y amalgamas recientes, sin ser nuevas ni alternativas. Estuvieron y están allí y acontecen / persisten a la misma vez, en el mismo tiempo de la cultura imperial que los niega y deshecha. Comparten un mismo territorio. De la lucha por el territorio se trata. Pueblos con su propio mapa que muestra la gente invisible para la lógica liberal, de la renta y la competencia del capitalismo depredador. El mapa muestra el renacer de lo que estuvo oculto en un ayer de siglos. Amanece lo oculto delatando su presencia junto a lo otro que estuvo por mucho tiempo, silente. De grito en grito se fue amasando un cuerpo en conflicto con la estrategia contrarrevolucionaria del capitalismo imperial transnacional. Estrategia militarista que busca imponerse ocultándose detrás de normas y disciplinas mercantiles, sobreponiendo los derechos del capital por encima de los derechos humanos: culturales, sociales, políticos, de los Estados logrados por las luchas centenarias de la humanidad, condensados en Resoluciones y Declaraciones de las Naciones Unidas en las décadas de los sesenta y setenta del siglo XX, El derecho mercantil borrando la vigencia de lo humano. Hacia el mundo la estrategia contrarrevolucionaria la canalizan a través de la Organización Mundial del Comercio y en particular, hacia el hemisferio americano se anuncia en el ALCA y la negocian y firman con los tratados de Libre Comercio / TLC´s.
Todo punto de partida siempre es arbitrario. Con ello en mente decimos que desde la Iniciativa para las Américas / 27 junio de 1990 (1), gobierno de papá – Bush, dos lógicas entran abiertamente en pugna. Una, la de los derechos del inversionista expresados en la trilogía: Inversión – Deuda – Comercio, dispositivos de la iniciativa Bush. Derechos de invasión territorial para los inversionistas transnacionales de registro usamericanos. Otra, la de las rebeliones por tierra exigiendo el territorio para sus pobladores, quienes desde finales de los 80´s comienzan a emitir señales de rebeldía.
Ciertamente la demarcación de los tiempos es arbitraria. Las investigaciones de Aníbal Quijano desmiente la novedad de la confrontación entre dos lógicas. Da muestra de la importancia fundamental de lo oculto que retoña y narra el punto de partida del enfrentamiento entre las dos lógicas. Nos dice que la historia desde la modernidad comienza el violento encuentro entre Europa y América que condensa una nueva intersubjetividad que produce el reemplazo del pasado por el futuro, de allí la producción de las utopías europeas. Desde el siglo XVI la historia comienza a ser proyectada, cargada de futuro, de sentido. En esas utopías las imágenes más poderosas fueron, ante todo, contribución seminal de la racionalidad andina al nuevo imaginario europeo: el hallazgo de las instituciones sociales andinas, establecidas entorno a la reciprocidad, de la solidaridad, del control de la arbitrariedad, y de una íntersubjetividad constituida alrededor de alegría del trabajo colectivo y de la comunidad vital con el mundo. Digo, nada tiene mejor parecido con el ALBA. Nada de eso provenía del pasado europeo. Desde sus inicios, la Ilustración europea contiene una división entre las tendencias para las cuales la racionalidad es una genuina promesa de liberación de la humanidad y para quienes la racionalidad es un dispositivo instrumental del poder, de la dominación.
De lejos viene la pugna y desde tiempo quedo marcada la imposición de la hegemonía del utilitarismo inglés sobre el resto de Europa y en el siglo XIX sobre la mayor parte del mundo. Imponen la racionalidad como arsenal instrumental del poder, esto es la transformación del mundo, de la sociedad, según las necesidades de la dominación del capital, despojado de toda otra finalidad que la acumulación. La investigación delata, denuncia no sin destacar que en América Latina hoy, como siempre, en las raíces de la identidad no han abandonado sus tensas relaciones entre si. De allí la permanencia subjetiva de cosas expresadas por Pierre Clastres: “es el propio Estado el que introduce la división…”.
Estas sociedades son ‘igualitarias’ porque ignoran la desigualdad: un hombre no ‘vale’ ni más ni menos que otro, no hay en ella, superiores ni inferiores… nadie puede más que otro, nadie detecta el poder… el goce de la libertad expresaba el ser natural de los hombres… ¿por qué tuvo lugar la desnaturalización del hombre? Las sociedades primitivas rechazan la relación de poder impidiendo que el deseo de su misión se realice….
Ubicado en esta dimensión el problema de la identidad, permite que nos reencontremos con la matriz que nutrió a Bolívar y junto a él a otros próceres de los siglos XVIII y XIX.- Muchas de las revueltas de finales del siglo XX caminan sobre esas huellas y por los intersticios del dominio imperial brotan y crecen presentándose en plan de lucha contra la lógica contrarrevolucionaria invasiva.
El ALBA propone el renacer de los proyectos de vida que quedaron inconclusos, que fueron abortados, reprimidos por siglos / por décadas. Que renazcan y se unan los sueños retenidos en el tiempo. El ALBA lo elaboramos todos y cada uno de nosotros. Reúne proyectos múltiples y diversos. Como son diversos los pueblos que habitan el continente. Marchamos juntos respetando los ritmos. Sí somos todos, significa ritmos diversos. Este planteamiento desconcierta. Todos los sujetos sociales, platean lo suyo sin sujetar a los otros, guiados por la premisa de que la felicidad es una construcción cultural y asumiendo como política de Estado que la pobreza solo se supera dándole poder a los pobres.
Del desconcierto del planteamiento derivo algunos supuestos de contexto del ALBA’s
De los supuestos podemos derivar situaciones en procesos reales
1. i algo inédito tiene lugar en tiempos del ALBA’s es que el cada día del hacer social se nutre de sentido con la práctica del proceso bolivariano.
1. ntre abril y diciembre 2002, el proceso bolivariano aprendió la importancia de la movilización. No era suficiente la movilización electoral. No bastaba emprender proyectos culturales. Hay momentos que requieren de la movilización de todos y que en circunstancias de alerta van dictando cause del desenvolvimiento de la situación. En la calle los pueblos unidos derrotaron el golpe de estado y el sabotaje petrolero. Los pueblos en la calle – indígenas, campesinos, citadinos – y el gobierno en situación de crisis, juntos reconocieron sus carencias. De ese reconocimiento algunos hasta entonces “planes de gobierno” se convirtieron en Misiones, desbordando las instituciones del Estado. Sin disolver el Estado, la sociedad asumió misiones de gobierno. Los criterios de eficiencia de la forma perdieron la razón ante el experimento social de organizarse partiendo de las necesidades: de saber, de salud, de alimentación. De saber: desde leer, oficios, profesiones hasta vivir y producir. De salud: de cuerpo y mente sana en su propia comunidad. De alimentación: facilitando como distribuir un ingreso siempre escaso. Sin desasistir las necesidades de seguridad, y de información política, las misiones avanzan hacia la formación de un solo ejército [cívico/militar] en la Producción y la Defensa. Un colectivo en tensión diaria – La Constitución refrendada el 15 de diciembre de 1999, junto a las leyes habilitantes del 13 de noviembre de 2001, en especial: la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, y la Ley Orgánica e Hidrocarburos, brindaran la posibilidad ante la necesidad imperiosa de convertir “planes de gobierno” en tareas del pueblo protagónico. La reconquista de la tierra / del territorio y del recurso natural no renovable / de PDVSA – del ingreso petrolero, le dieron condiciones y le dan futuro posible a la voluntad política de darle poder a los pobres a través de las misiones. Esto es algo de lo inédito en tiempo de ALBA’S. Las Misiones: Robinsón, Ribas, Sucre, Barrio Adentro, Vuelvan Cara, Mercal con todas las tareas y actividades complementarias que de ellas se derivan dan sentido a la vida. Visto así el desarrollo endógeno es hacia adentro de lo humano y de la geografía, es un territorio con sus pobladores que laboran su propio destino soberano.
2. as ideas que se conjugan en cada ALBA toman perfil en el camino.
El tiempo diario hace suya la palabra de Chiapas: “caminamos preguntando.”
3. Si es un proceso y los perfiles son culturales y en tiempo diario, quiere decir que comparten geografía / territorio pero despliegan culturas y ritmos diferentes.
2 y 3. Cada ALBA con su perfil. A las misiones asistimos hombre y mujeres de diversas cultural esto quiere decir que todos leemos pero no en el mismo libro. Todos leemos y traducimos lo leído, según nuestra cultura. Los pueblos citadinos tienen costumbres de la ciudad, pero según su región originaria y/o su raza, son citadinos culturalmente diversos. Según será su hogar, sus gustos, sus hábitos, ritmos de comprensión y acción. En síntesis: sus valores y futuros.
Los pueblos indígenas según su geografía, su cosmovisión, labores, ritos y mitos: Sabrán, tendrán salud, consumirán según la fuerza de su tradición. Igual con los campesinos, indígenas o afrodescendientes, andinos o isleños. Cultivadores de la tierra y/o del mar o del rió. Cada cual tiene lo suyo no transferible. Los ritmos de vida están impregnados de cultura, de condiciones del saber. Hay un ritmo del analfabeta, que al leer ajusta el paso dimensionando la vida. Es un ritmo diferente de quienes por labor leímos desde siempre. Al reconocer los ritmos y respetarlos, lejos estamos de diseñar la integración dejando sujetos afuera. Todos allí en desacuerdo práctico con los criterios de la competencia que deshecha a las grandes mayorías.
4. Culturas/costumbres que significan maneras de vivir: de producir, de consumo, de ritos y mitos, de visiones diferentes.
4. ALBA indígena y/o campesino ocupando una dimensión de territorios que significa su habitar/morar, extenso pero imprescindible para satisfacer sus necesidades culturales. Las tribus no pueden aceptar reubicación ni limitación de espacio. Los campesinos no pueden aceptar reducción de mecanismos de apoyo y de mejoras en las condiciones generales de vida. Las misiones crecen y se difunden por la extensión del territorio nacional.
5. Ritmos diferentes de entre culturas y entre sujetos de una misma cultura.
5. Las culturas tienen ritmos socialmente diferentes. Las ciudades tienen ritmos descompensadores de los biorritmos y de la naturaleza. Hay culturas que caminan al ritmo de la naturaleza y merecen respeto. No pretender exigirles a unos que alcancen los ritmos de otros. Cada quien a su paso pero todos juntos defendiendo la soberanía nacional. Igualdad de condiciones con iguales derechos y deberes constitucionales. Estas situaciones en proceso real avanzan como integración entre los pueblos. El proceso bolivariano mucho tiene que ver en esto, por voluntad política y por contagio social/ cultural.
También están inscritos como versiones del ALBA los Convenios Comerciales Compensados y las Alianzas Estratégicas circunstanciales. Como variables de combate, contra los pretendidos tratados en negociación: ALCA / TLC’s y para desviar la dirección de los compromisos adquiridos por Venezuela en gobiernos anteriores. Como lo comenta Chávez: “Compromisos sinceros sin simulación… de vida, de patria, de verdad”.
Los Convenios y las Alianzas guiados por el sentido del ALBA`s, entienden que en el comercio no esta el problema. La trampa esta cuando diciendo que negocian comercio lo que pretenden es lograr pleno derecho para invadir territorios con inversiones negándole la soberanía a los Estados poblados no solo por inversionista.
De Convenios Comerciales Compensados el mejor ejemplo avanza desde diciembre de 2004. Los gobiernos de Cuba y Venezuela decidieron dar pasos concretos hacia el proceso de integración “admiten la posibilidad de practicar el comercio compensado en la medida que esto resulta mutuamente conveniente para ampliar y profundizar el intercambio comercial”.
El Acuerdo incluye una declaración de principios comunes y cada República propone acciones propias donde expone lo que necesita y lo que otorga este convenio compensa bienes y servicios según las necesidades y capacidades. Es así como: “Venezuela ofrece becas para estudio en el sector energético” “Cuba ofrece 2000 becas anuales para la realización de estudios superiores en cualquier área de interés, incluida las áreas de investigación científica”.
Las Alianzas Estratégicas circunstanciales tienen al petróleo como centro. EL gobierno venezolano utiliza su recurso abundante, escaso en territorios de gobiernos aliados, negociando intercambios complementarios sin exigir compensaciones que vulneren la soberanía de los Estados y dando condiciones de comercialización solidarias que sustituyan las exigencias de las transnacionales privadas. Desde julio de 2002, Hugo Chávez propuso en el marco de la II Reunión de Jefes de Estado de América del Sur / Guayaquil – Ecuador la creación de Petroamérica. El 12 de agosto de 2003 en la Carta de Intención suscrita con Trinidad y Tobago se contempla un concepto: mecanismo para promover la cooperación entre compañías estatales latinoamericanas de petróleo y gas. Siete días después en Buenos Aires nace la intención de Petrosur, y será el 8 de julio de 2004 cuando quede conformada en la Declaración de Iguazú. A los dos días, en Caracas, surge la iniciativa de Petrocaribe, y el 27 de agosto de 2004, en Jamaica suscriben un Comunicado Conjunto. Venezuela después del golpe de Estado del 11 de abril de 2002, en el que los ejecutivos petroleros de PDVSA estuvieron comprometidos, inicia una estrategia petrolera latinoamericana. Política que avanza y se perfila después del rescate de PDVSA con la derrota del sabotaje petrolero del 2/12/2002 a marzo de 2003.
Las Alianzas estratégicas que tienen como centro el petróleo y el gas son políticas comerciales fundadas en la conservación de los recursos naturales no renovables, la solidaridad compartida y la corresponsabilidad social entre los pueblos para asegurar el acceso democrático a la energía a un precio razonable. Se concibe como un acuerdo entre gobiernos, no prevé la fusión con capital energético privado, ni la transferencia de recursos del sector público al privado. Concreta esfuerzos para la complementariedad de las capacidades de nuestras empresas estatales de energía.
En los últimos 2 años las Macroruedas Binacionales de Negocios, sin tener novedades, en tanto son negocios entre empresarios privados con los gobiernos como facilitadores, ayudan a diversificar orígenes y destinos de las exportaciones e importaciones y con ello reavivan actividades productivas interrumpidas por las políticas de ajustes estructurales y por las acciones de la competencia transnacional estimulan la producción de empresarios privados quienes se habían limitado con asociarse a las oportunidades brindadas por las transnacionales y satisfacen el consumo productivo y de sujetos sociales demandantes. Despertarles las actitudes empresariales no está mal. Si con ello le restamos apoyo real personal/político a la ofensiva contrarrevolucionaria de la intención hemisférica envolvente y expansiva del inversionista imperial.
Notas:
(1) Iniciativa para las Américas. George Bush. 1990.
(2) Aníbal Quijano. Modernidad, identidad y utopía en América Latina. Octubre 1987.
(3) Pierre Clastres. Investigaciones en antropología política. 7. – Libertad, desventura, innombrable. Gedisa. 1981. – Pierre Clastres: La Sociedad contra el Estado. Monte Avila editores 1978 (Pág. 85) Y no se trataba de pequeñas poblaciones: “para la región mexicana de Anáhuac (514.000 Km. 2 ) determinan, en 1519+, una población de 25 millones… una densidad comparable a la de Francia de 1789, de 50 habitantes por kilómetro cuadrado”.

Redacción Bolpress – Morales invita a Chávez a discutir el ALBA en la capital de las luchas contra el neoliberalismo: el Chapare

En la reciente minicumbre de Asunción, los presidentes de los países más pequeños y menos desarrollados de Sudamérica, remedy Bolivia, Paraguay y Uruguay, acordaron con la primera potencia energética del continente, Venezuela, trabajar hasta fin de año en el proyecto “cono energético del sur”, emprendimiento que sería parte del megaproyecto venezolano Gas Sudamericano. En la ocasión, por primera vez el presidente Evo Morales fue explícito al respaldar la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) propuesta por el presidente Hugo Chávez.

En reunión con los presidentes Nicanor Duarte, Tabaré Vásquez y Hugo Chávez, Morales planteó avanzar en una estrategia de desarrollo sustentada en el bienestar de los pueblos, hasta el momento olvidados. “El ALBA derrotó al ALCA y en Bolivia planteamos que el TCP derrote al TLC” declaró e invitó a su colega Chávez a discutir el ALBA en el Chapare, la combativa zona productora de coca que resistió eficientemente a las políticas neoliberales. Duarte coincidió con Morales en impulsar una integración que no se limite al ámbito económico-comercial sino que trascienda hasta el plano cultural y otros de interés humano.

La propuesta boliviana

Hay que entender al Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) propuesto por el gobierno de Bolivia como una respuesta natural al agotamiento del modelo económico aplicado en las últimas dos décadas que se fundamenta en la desregulación, la privatización y sobre todo en la apertura indiscriminada de los mercados como única herramienta eficaz en la carrera hacia el desarrollo.

La experiencia acumulada en las últimas dos décadas -dos severas crisis financieras internacionales de por medio y decenas de conflictos nacionales que amenazan con desestabilizar la democracia en varios países- obliga a cambiar la lógica de las relaciones internacionales y a descentralizar la toma de decisiones. Ya no es aceptable ni eficiente que un reducido grupo de naciones poderosas nieguen a los países rezagados el derecho a diseñar sus propios modelos de desarrollo en función a sus necesidades internas. Ya no se puede aceptar que las potencias dicten una política económica mundial que no solucionará los problemas del desarrollo, como lo demuestran diversos estudios, incluidos los del Banco Mundial, razona el gobierno de Morales.

Desde ese punto de vista, el TPC de Bolivia y el ALBA venezolano son intentos de replantear la política de relacionamiento con el exterior incorporando objetivos ausentes en los actuales programas de integración económica propuestos por los países del Norte, como son alcanzar la Meta del Milenio, es decir la reducción efectiva de la pobreza, y sobre todo preservar a las comunidades indígenas de la homogeneización cultural promovida por los acuerdos de libre comercio liberales.

El documento oficial del TCP difundido hace poco indica que el gobierno boliviano busca equidad y complementariedad entre los países, equilibrio entre los ciudadanos -no está pensado sólo para un pequeño grupo exportador- y equilibrio con la naturaleza.
El TCP, el ALBA y otros planteamientos de integración pensados en el seno de la sociedad civil, como la propuesta de la Alianza Social Continental (ASC) defienden valores diferentes al ideario capitalista (que se resume en la competencia, la acumulación y el consumo) como ser la complementación, la cooperación, la solidaridad, la productividad, la prosperidad y el respeto a la soberanía de los países. El TCP enriquece el debate al habilitar una manera distinta de intercambio que se apoya fuertemente en el concepto indígena de reciprocidad entre los pueblos, y en la sustitución de la competencia por la complementariedad y la solidaridad.

El TCP entiende que el comercio y la inversión no son fines sino medios del desarrollo, y su objetivo no es la liberalización absoluta de los mercados sino beneficiar a los pequeños productores, microempresarios, cooperativas locales y empresas comunitarias.

Razones para oponerse al credo liberal del TLC

Según el credo neoliberal, la liberalización comercial asegura la mejor asignación de recursos de acuerdo a las “ventajas comparativas” de cada país, generando ingresos de exportación necesarios para importar otros bienes y servicios que garanticen mayor crecimiento económico. Esta religión asegura que la liberalización financiera atrae al capital extranjero hacia el país escaso de capital permitiéndole invertir más de lo que ahorra; y la inversión extranjera directa (IED) acelera el crecimiento no solo por la acumulación de capital sino también por la creación de lazos de oferta y demanda de productos en el mercado interno (“eslabonamientos virtuosos”) y la transferencia de tecnología. Se parte de la suposición de que a mayor liberalización comercial y a mayor peso de las exportaciones en el PIB corresponde un mayor crecimiento económico, más inversión física, mayor generación de empleos mejor remunerados y, por ende, elevación de niveles de bienestar social y reducción de la pobreza.

Pero esa es solo teoría, porque en la práctica la política neoliberal arroja resultados diferentes. Los países que se sometieron a este programa tuvieron una tasa media de crecimiento en el período 1990-2003 de 2,6% anual, inferior al crecimiento del PIB en el período de industrialización dirigido por el Estado entre 1960-1980 (5,5% anual). La distribución del ingreso y los índices de pobreza mejoraron considerablemente en los años setenta, antes de la imposición del “consenso”, pero empeoraron significativamente entre 1980 y 1990. [1]

Se prometió a Bolivia que la integración rápida a la economía mundial a través de la expansión de las exportaciones y el influjo del capital extranjero resolverían los problemas sociales, pero en la década de los 90 Bolivia se convirtió en uno de los cuatro países del continente en donde la desigualdad aumentó de forma más marcada y en donde el índice de Gini (un indicador que muestra las desigualdades sociales en cuanto a la concentración de la riqueza) registró un cambio promedio de más de un punto por año. [2]

El economista Paul Samuelson (The gains from international trade once again, 1962) demostró formalmente que si bien el libre comercio puede elevar la eficiencia en la asignación de recursos y maximizar el crecimiento económico y el bienestar en un conjunto de naciones, no necesariamente maximiza el crecimiento y el bienestar en cada uno de los países participantes; por el contrario, algunas naciones pueden empeorar su economía y su bienestar a causa del libre comercio. [3]

Con esos antecedentes, el TCP de Morales subordina el comercio al desarrollo y bienestar humanos en el entendido de que los objetivos de la política económica no pueden ser reducidos al incremento del PIB o a la liberalización comercial. La prioridad del nuevo modelo es la mejora de los niveles de vida (ingresos, educación, salud, agua, cultura), y un desarrollo sostenible, equitativo, igualitario y democrático, que permita la participación consciente de los ciudadanos en la toma de decisiones.

En resumen, el TCP es un modelo comercial que, en concierto con políticas de desarrollo productivo nacional y local, pretende resolver el problema de la distribución de la riqueza a favor de los más pobres y responder claramente a una pregunta central: ¿Al servicio de quién debe estar el comercio? Queda claro que el comercio no es la panacea para aliviar la pobreza en los países en desarrollo sino sólo un factor entre muchos que contribuyen al crecimiento económico. También es evidente que, tal y como está diseñado actualmente, el libre comercio no beneficia a todos los países por igual automáticamente y tampoco a todos los habitantes de una nación. [4]

A romper mitos

El TLC de Morales, que se complementa con el ALBA de Chávez, no busca trascender el capitalismo sino simplemente plantear un esquema comercial de corte nacionalista. Ambos proyectos parten del convencimiento de que los países desarrollados del Norte pregonan y fomentan el librecambio a las naciones más pobres, mientras continúan ejerciendo un control férreo e irrestricto de sus mercados internos. Las grandes potencias tienen doble moral: por un lado exigen a los países en vías de desarrollo renunciar al uso de las políticas públicas para impulsar sus aparatos productivos, mientras que por otro aplican ruinosos subsidios a favor de los suyos. Las subvenciones de los miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ascienden a 350 mil millones de dólares anuales. Sólo en el caso del algodón, el proteccionismo implica no menos de 100 mil millones de dólares al año, el doble de lo que reciben los países del Sur como Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD). [5]
Además de los subsidios, los países ricos imponen obstáculos técnicos al comercio de los más pobres, es decir barreras arancelarias y no arancelarias a las exportaciones agrícolas de las naciones subdesarrolladas, muchas de las cuales dependen de pocos productos, en particular materias primas.

En realidad, ningún país del planeta aplica el libre comercio ni lo aplicó en el pasado como un mecanismo para desarrollarse. Los actuales abanderados del libre comercio fueron en algunas etapas de su desarrollo económico los adalides de políticas proteccionistas. En 1880, Estados Unidos contaba con el arancel medio más alto del mundo y no reconocía los derechos de propiedad intelectual extranjeros -todo lo contrario a lo que hoy recetan la OMC y el FMI a los países pobres- pero era uno de los países del mundo que crecía a mayor velocidad. Adam Smith recomendaba a los americanos dejar de proteger a sus industrias, pero el presidente Ulysses Grant (1868- 1876) tenía otros intereses: “Dentro de 200 años, cuando América haya obtenido del proteccionismo todo lo que pueda ofrecer, también adoptará el libre comercio”.

Los ricos hicieron exactamente lo contrario de lo que ahora recomiendan a los países en desarrollo. Todos utilizaron protección arancelaria y subsidios para desarrollar sus industrias y cuando lo lograron impusieron libre comercio a los más débiles. [6] Friedrich List, un economista alemán de mediados del siglo XIX, argumentaba que, de este modo, los países más desarrollados “derribaban la escalera” con la que habían subido a lo alto para evitar que los países más pobres tengan la oportunidad de desarrollarse. [7]

Una nueva visión de desarrollo

Si bien el TCP y el ALBA contienen elementos de una política desarrollista tradicional, es decir la industrialización como objetivo central del desarrollo, la propuesta boliviana intenta marcar distancias con el modelo de desarrollo occidental que se fundamenta en el consumo y que está destruyendo la naturaleza.

“Los tratados comerciales diseñados en el Norte facilitan el desarrollo y la expansión del sistema capitalista a escala global que se fundamenta en la explotación ilimitada de los recursos naturales y humanos en la búsqueda constante del beneficio y la acumulación individual de riqueza, una visión que inevitablemente deriva en la degradación del medioambiente. La contaminación y depredación con el solo fin de obtener beneficios pone en riesgo la vida de los grupos humanos que conviven más estrechamente con la naturaleza, es decir las comunidades indígenas”, evalúa el TCP.

El TCP pone en duda la sostenibilidad de la teoría del “crecimiento económico” y la cultura del derroche occidentales que miden el desarrollo económico de una nación según la capacidad de consumo de sus habitantes. Por ello plantea otra lógica de relacionamiento entre los seres humanos, es decir un modelo de convivencia distinto que no se asiente en la competencia y el afán de acumulación que aprovecha/explota al máximo la mano de obra y los recursos naturales. Rescatando las premisas de la cultura indígena, el TCP postula la complementariedad frente a la competencia; la convivencia con la naturaleza en contraposición con la explotación irracional de recursos; la defensa de la propiedad social frente a la privatización extrema; el fomento de la diversidad cultural frente a la monocultura y la uniformización del mercado que homogeneiza los patrones de consumo.

Bolivia se propone alcanzar una verdadera integración que trascienda los campos comercial y económico -cuya filosofía es alcanzar el desarrollo endógeno justo y sustentable en base a principios comunitarios- que tenga en cuenta las diferencias nacionales respecto a población, superficie, producción, acceso a infraestructura y recursos e historia, en la línea de las dos propuestas de integración más avanzadas en este sentido como son la ASC y el ALBA.

Notas

[1] Más allá del Consenso de Washington, José Antonio Ocampo; secretario general adjunto de asuntos económicos y sociales de la ONU. Otros estudios indican que el crecimiento del PIB per cápita durante el decenio 1981-1990 fue de 0.9% anual y de apenas 1.1% anual en el periodo 1991-2004. El crecimiento anual per cápita de Bolivia entre 1989 y 2000 fue del 1,67%.

[2] Pobreza, Desigualdad, y Liberalización Comercial y Financiera en América Latina; Jere R. Behrman, Nancy Birdsall y Miguel Székely, marzo de 2001.

[3] El premio Nobel Joseph Stiglitz observa que los países del este de Asia lograron una tasa media de crecimiento de su PIB per cápita de 6.1% anual en el decenio 1981-1990 y de 5.8% anual durante el periodo 1991-2004 porque cada uno rechazó los dogmas básicos del Consenso de Washington que postulaban un mínimo papel del gobierno y una rápida privatización y liberalización, y determinó su propio ritmo de inserción a la economía global. La crisis mexicana fue la primera alerta del fracaso de la liberalización dictada por el Consenso de Washington. Luego, la crisis asiática de 1997 confirmó que la liberalización de los flujos de capital es ciertamente nociva.

[4] Proyecciones del Banco Mundial presentadas en la cumbre ministerial de la OMC en Hong Kong indican que la liberalización comercial podría generar alrededor de 287 mil millones de dólares (un tercio del nivel calculado dos años atrás) de ganancias. En un escenario de liberalización total, los países en desarrollo recibirían 90 mil millones de dólares de ese total. El estudio añade que en un escenario de liberalización parcial, que es más realista, las ganancias globales ascenderían a 96 mil millones de dólares, de los cuales solo 16 mil millones irían a los países en desarrollo, es decir el 0,16% de PIB mundial. Esto es menos de un centavo diario per cápita para la gente que vive en los países en desarrollo. Sólo ocho países en desarrollo tendrían potencial para ganar con el libre comercio: Brasil, Argentina, China, India, Tailandia, Vietnam, México y Turquía. Un estudio de la ONG Carnegie estima que la liberalización comercial estimulará modestas ganancias, y por una sola vez, de entre 40 mil y 60 mil millones de dólares, lo que significa menos del 0,2% del PIB mundial. Los países pobres son los perdedores netos en todos los escenarios probables de la Ronda de Doha. El gran ganador es China (entre 0,8 y 1,2% del PIB) en diferentes escenarios.

Los costos del libre comercio: Muchas de las propuestas en agricultura, servicios, propiedad intelectual y comercio de bienes no agrícolas requieren reformas legales que implican un costo. El Banco Mundial calcula que el costo de poner en práctica los tratados de la OMC ascienden a 130 mil millones de dólares anuales en los países en desarrollo. Por otro lado, la remoción de aranceles implica una pérdida de 60 mil millones de dólares para los países en desarrollo, calcula la UNCTAD.

[5] Más ejemplos de proteccionismo: Estados Unidos aplica tarifas antidumping a los productores argentinos de miel; Brasil demandó a la potencia en la OMC por los 3.900 millones de dólares anuales de subsidios que paga a sus productores de algodón. Los subsidios agrícolas subirían a 31 mil millones de dólares hasta 2007. Washington aumentó entre 8% y 30 % los aranceles que gravan las importaciones de acero para dar un empujón a su industria en crisis. (Fuente)

[6] Gran Bretaña y EE.UU., los dos países que supuestamente han alcanzado la cumbre de la economía mundial a través del libre mercado y las políticas de libre comercio, son los que más agresivamente usaron el proteccionismo y los subsidios. Gran Bretaña fue pionera en la aplicación de políticas para promover sus industrias, especialmente la relacionada con las manufacturas de lana hasta el siglo XIV (tiempos de Eduardo III) y el siglo XV (tiempos de Enrique VII). Inglaterra era exportadora de lana cruda a los Países Bajos, y Enrique VII trató de cambiar esto protegiendo a los productores de textiles imponiendo aranceles a las exportaciones de lana cruda y atrapando trabajadores calificados de los Países Bajos. Entre la reforma de política comercial del primer ministro Robert Walpole, en 1721 y la adopción del libre comercio, alrededor de 1860, Gran Bretaña usó políticas industriales y de comercio “dirigidas”, incluyendo medidas muy similares a las que países como Japón o Corea han usado últimamente para proteger sus economías. De acuerdo a un estudio de Joseph Nye, el promedio de arancel de Francia fue significativamente más bajo que el británico durante la primera mitad del siglo XIX. Alemania, el otro país frecuentemente asociado con el intervensionismo estatal, tenía un arancel mucho más bajo que el británico de este periodo, aunque los Estados Alemanes tendían a usar otros medios de intervención económica más activamente.

Estados Unidos, supuesto campeón contemporáneo del libre comercio, fue mucho más proteccionista que los británicos hasta antes de la Segunda Guerra Mundial. Según el reconocido estudio de Paul Bairoch, entre la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos fue la economía más fuertemente protegida del mundo. La Guerra Civil Estadounidense fue en mucho la lucha sobre los aranceles más que sobre la esclavitud. De los dos mayores temas que dividieron al Norte del Sur, el Sur tenía mucho más temor sobre el frente de los aranceles que sobre el frente de la esclavitud. Abraham Lincoln fue un conocido proteccionista que se crió políticamente en el Partido Whig, bajo el carismático político Henry Clay que abogaba por el “Sistema Americano” (así nombrado por el reconocimiento de que el libre comercio significaban los intereses “británicos”) que fue fundamentado en el desarrollo de infraestructura y el proteccionismo. EE.UU. fue el hogar intelectual del proteccionismo hasta el siglo XIX. El economista Daniel Raymond fue el primero en desarrollar sistemáticamente el argumento sobre la “industria infanta” (infant industry) con el cual se justificaba la protección de las industrias manufactureras en las economías menos desarrolladas.

Casos como el de Alemania, Japón o Corea son también bien conocidos. Pero incluso países como Suecia, que posteriormente vino a representar para muchos economistas una “economía un poco abierta”, también usó estratégicamente aranceles, subsidios, carteles, apoyo estatal para la investigación y el desarrollo para el avance de sus industrias, especialmente los textiles, el acero y las ingenierías. Hay algunas excepciones como Holanda o Suiza que han mantenido el libre comercio desde finales del siglo XVII. Sin embargo, Holanda desplegó un impresionante rango de medidas intervensionistas hasta el siglo XVII con el fin de construir su supremacía marítima y comercial y abolió su Ley de Patentes en 1869 sobre la base de que las patentes eran una creación de monopolios incongruentes con sus principios de libre comercio; este país no reintrodujo una Ley de Patentes sino hasta 1912. Suiza no tuvo una ley de patentes hasta 1907, apuntando directamente contra el énfasis que la actual ortodoxia pone en la protección de los derechos de propiedad intelectual. (Kicking Away the Ladder- Development Strategy in Historical Perspective, Ha-Joon Chang ; Anthem Press, Londres 2002).

[7] “History Debunks Myth That Free Trade Is Best For All”, Ha-Joon Chang, profesor de la Universidad de Cambridge; Guardian Weekly del 27 de junio al 3 de julio de 2002.

Bollpress

Redacción Bolpress – Morales invita a Chávez a discutir el ALBA en la capital de las luchas contra el neoliberalismo: el Chapare

En la reciente minicumbre de Asunción, buy los presidentes de los países más pequeños y menos desarrollados de Sudamérica, seek Bolivia, recipe Paraguay y Uruguay, acordaron con la primera potencia energética del continente, Venezuela, trabajar hasta fin de año en el proyecto “cono energético del sur”, emprendimiento que sería parte del megaproyecto venezolano Gas Sudamericano. En la ocasión, por primera vez el presidente Evo Morales fue explícito al respaldar la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) propuesta por el presidente Hugo Chávez.

En reunión con los presidentes Nicanor Duarte, Tabaré Vásquez y Hugo Chávez, Morales planteó avanzar en una estrategia de desarrollo sustentada en el bienestar de los pueblos, hasta el momento olvidados. “El ALBA derrotó al ALCA y en Bolivia planteamos que el TCP derrote al TLC” declaró e invitó a su colega Chávez a discutir el ALBA en el Chapare, la combativa zona productora de coca que resistió eficientemente a las políticas neoliberales. Duarte coincidió con Morales en impulsar una integración que no se limite al ámbito económico-comercial sino que trascienda hasta el plano cultural y otros de interés humano.

La propuesta boliviana

Hay que entender al Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) propuesto por el gobierno de Bolivia como una respuesta natural al agotamiento del modelo económico aplicado en las últimas dos décadas que se fundamenta en la desregulación, la privatización y sobre todo en la apertura indiscriminada de los mercados como única herramienta eficaz en la carrera hacia el desarrollo.

La experiencia acumulada en las últimas dos décadas -dos severas crisis financieras internacionales de por medio y decenas de conflictos nacionales que amenazan con desestabilizar la democracia en varios países- obliga a cambiar la lógica de las relaciones internacionales y a descentralizar la toma de decisiones. Ya no es aceptable ni eficiente que un reducido grupo de naciones poderosas nieguen a los países rezagados el derecho a diseñar sus propios modelos de desarrollo en función a sus necesidades internas. Ya no se puede aceptar que las potencias dicten una política económica mundial que no solucionará los problemas del desarrollo, como lo demuestran diversos estudios, incluidos los del Banco Mundial, razona el gobierno de Morales.

Desde ese punto de vista, el TPC de Bolivia y el ALBA venezolano son intentos de replantear la política de relacionamiento con el exterior incorporando objetivos ausentes en los actuales programas de integración económica propuestos por los países del Norte, como son alcanzar la Meta del Milenio, es decir la reducción efectiva de la pobreza, y sobre todo preservar a las comunidades indígenas de la homogeneización cultural promovida por los acuerdos de libre comercio liberales.

El documento oficial del TCP difundido hace poco indica que el gobierno boliviano busca equidad y complementariedad entre los países, equilibrio entre los ciudadanos -no está pensado sólo para un pequeño grupo exportador- y equilibrio con la naturaleza.
El TCP, el ALBA y otros planteamientos de integración pensados en el seno de la sociedad civil, como la propuesta de la Alianza Social Continental (ASC) defienden valores diferentes al ideario capitalista (que se resume en la competencia, la acumulación y el consumo) como ser la complementación, la cooperación, la solidaridad, la productividad, la prosperidad y el respeto a la soberanía de los países. El TCP enriquece el debate al habilitar una manera distinta de intercambio que se apoya fuertemente en el concepto indígena de reciprocidad entre los pueblos, y en la sustitución de la competencia por la complementariedad y la solidaridad.

El TCP entiende que el comercio y la inversión no son fines sino medios del desarrollo, y su objetivo no es la liberalización absoluta de los mercados sino beneficiar a los pequeños productores, microempresarios, cooperativas locales y empresas comunitarias.

Razones para oponerse al credo liberal del TLC

Según el credo neoliberal, la liberalización comercial asegura la mejor asignación de recursos de acuerdo a las “ventajas comparativas” de cada país, generando ingresos de exportación necesarios para importar otros bienes y servicios que garanticen mayor crecimiento económico. Esta religión asegura que la liberalización financiera atrae al capital extranjero hacia el país escaso de capital permitiéndole invertir más de lo que ahorra; y la inversión extranjera directa (IED) acelera el crecimiento no solo por la acumulación de capital sino también por la creación de lazos de oferta y demanda de productos en el mercado interno (“eslabonamientos virtuosos”) y la transferencia de tecnología. Se parte de la suposición de que a mayor liberalización comercial y a mayor peso de las exportaciones en el PIB corresponde un mayor crecimiento económico, más inversión física, mayor generación de empleos mejor remunerados y, por ende, elevación de niveles de bienestar social y reducción de la pobreza.

Pero esa es solo teoría, porque en la práctica la política neoliberal arroja resultados diferentes. Los países que se sometieron a este programa tuvieron una tasa media de crecimiento en el período 1990-2003 de 2,6% anual, inferior al crecimiento del PIB en el período de industrialización dirigido por el Estado entre 1960-1980 (5,5% anual). La distribución del ingreso y los índices de pobreza mejoraron considerablemente en los años setenta, antes de la imposición del “consenso”, pero empeoraron significativamente entre 1980 y 1990. [1]

Se prometió a Bolivia que la integración rápida a la economía mundial a través de la expansión de las exportaciones y el influjo del capital extranjero resolverían los problemas sociales, pero en la década de los 90 Bolivia se convirtió en uno de los cuatro países del continente en donde la desigualdad aumentó de forma más marcada y en donde el índice de Gini (un indicador que muestra las desigualdades sociales en cuanto a la concentración de la riqueza) registró un cambio promedio de más de un punto por año. [2]

El economista Paul Samuelson (The gains from international trade once again, 1962) demostró formalmente que si bien el libre comercio puede elevar la eficiencia en la asignación de recursos y maximizar el crecimiento económico y el bienestar en un conjunto de naciones, no necesariamente maximiza el crecimiento y el bienestar en cada uno de los países participantes; por el contrario, algunas naciones pueden empeorar su economía y su bienestar a causa del libre comercio. [3]

Con esos antecedentes, el TCP de Morales subordina el comercio al desarrollo y bienestar humanos en el entendido de que los objetivos de la política económica no pueden ser reducidos al incremento del PIB o a la liberalización comercial. La prioridad del nuevo modelo es la mejora de los niveles de vida (ingresos, educación, salud, agua, cultura), y un desarrollo sostenible, equitativo, igualitario y democrático, que permita la participación consciente de los ciudadanos en la toma de decisiones.

En resumen, el TCP es un modelo comercial que, en concierto con políticas de desarrollo productivo nacional y local, pretende resolver el problema de la distribución de la riqueza a favor de los más pobres y responder claramente a una pregunta central: ¿Al servicio de quién debe estar el comercio? Queda claro que el comercio no es la panacea para aliviar la pobreza en los países en desarrollo sino sólo un factor entre muchos que contribuyen al crecimiento económico. También es evidente que, tal y como está diseñado actualmente, el libre comercio no beneficia a todos los países por igual automáticamente y tampoco a todos los habitantes de una nación. [4]

A romper mitos

El TLC de Morales, que se complementa con el ALBA de Chávez, no busca trascender el capitalismo sino simplemente plantear un esquema comercial de corte nacionalista. Ambos proyectos parten del convencimiento de que los países desarrollados del Norte pregonan y fomentan el librecambio a las naciones más pobres, mientras continúan ejerciendo un control férreo e irrestricto de sus mercados internos. Las grandes potencias tienen doble moral: por un lado exigen a los países en vías de desarrollo renunciar al uso de las políticas públicas para impulsar sus aparatos productivos, mientras que por otro aplican ruinosos subsidios a favor de los suyos. Las subvenciones de los miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ascienden a 350 mil millones de dólares anuales. Sólo en el caso del algodón, el proteccionismo implica no menos de 100 mil millones de dólares al año, el doble de lo que reciben los países del Sur como Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD). [5]
Además de los subsidios, los países ricos imponen obstáculos técnicos al comercio de los más pobres, es decir barreras arancelarias y no arancelarias a las exportaciones agrícolas de las naciones subdesarrolladas, muchas de las cuales dependen de pocos productos, en particular materias primas.

En realidad, ningún país del planeta aplica el libre comercio ni lo aplicó en el pasado como un mecanismo para desarrollarse. Los actuales abanderados del libre comercio fueron en algunas etapas de su desarrollo económico los adalides de políticas proteccionistas. En 1880, Estados Unidos contaba con el arancel medio más alto del mundo y no reconocía los derechos de propiedad intelectual extranjeros -todo lo contrario a lo que hoy recetan la OMC y el FMI a los países pobres- pero era uno de los países del mundo que crecía a mayor velocidad. Adam Smith recomendaba a los americanos dejar de proteger a sus industrias, pero el presidente Ulysses Grant (1868- 1876) tenía otros intereses: “Dentro de 200 años, cuando América haya obtenido del proteccionismo todo lo que pueda ofrecer, también adoptará el libre comercio”.

Los ricos hicieron exactamente lo contrario de lo que ahora recomiendan a los países en desarrollo. Todos utilizaron protección arancelaria y subsidios para desarrollar sus industrias y cuando lo lograron impusieron libre comercio a los más débiles. [6] Friedrich List, un economista alemán de mediados del siglo XIX, argumentaba que, de este modo, los países más desarrollados “derribaban la escalera” con la que habían subido a lo alto para evitar que los países más pobres tengan la oportunidad de desarrollarse. [7]

Una nueva visión de desarrollo

Si bien el TCP y el ALBA contienen elementos de una política desarrollista tradicional, es decir la industrialización como objetivo central del desarrollo, la propuesta boliviana intenta marcar distancias con el modelo de desarrollo occidental que se fundamenta en el consumo y que está destruyendo la naturaleza.

“Los tratados comerciales diseñados en el Norte facilitan el desarrollo y la expansión del sistema capitalista a escala global que se fundamenta en la explotación ilimitada de los recursos naturales y humanos en la búsqueda constante del beneficio y la acumulación individual de riqueza, una visión que inevitablemente deriva en la degradación del medioambiente. La contaminación y depredación con el solo fin de obtener beneficios pone en riesgo la vida de los grupos humanos que conviven más estrechamente con la naturaleza, es decir las comunidades indígenas”, evalúa el TCP.

El TCP pone en duda la sostenibilidad de la teoría del “crecimiento económico” y la cultura del derroche occidentales que miden el desarrollo económico de una nación según la capacidad de consumo de sus habitantes. Por ello plantea otra lógica de relacionamiento entre los seres humanos, es decir un modelo de convivencia distinto que no se asiente en la competencia y el afán de acumulación que aprovecha/explota al máximo la mano de obra y los recursos naturales. Rescatando las premisas de la cultura indígena, el TCP postula la complementariedad frente a la competencia; la convivencia con la naturaleza en contraposición con la explotación irracional de recursos; la defensa de la propiedad social frente a la privatización extrema; el fomento de la diversidad cultural frente a la monocultura y la uniformización del mercado que homogeneiza los patrones de consumo.

Bolivia se propone alcanzar una verdadera integración que trascienda los campos comercial y económico -cuya filosofía es alcanzar el desarrollo endógeno justo y sustentable en base a principios comunitarios- que tenga en cuenta las diferencias nacionales respecto a población, superficie, producción, acceso a infraestructura y recursos e historia, en la línea de las dos propuestas de integración más avanzadas en este sentido como son la ASC y el ALBA.

Notas

[1] Más allá del Consenso de Washington, José Antonio Ocampo; secretario general adjunto de asuntos económicos y sociales de la ONU. Otros estudios indican que el crecimiento del PIB per cápita durante el decenio 1981-1990 fue de 0.9% anual y de apenas 1.1% anual en el periodo 1991-2004. El crecimiento anual per cápita de Bolivia entre 1989 y 2000 fue del 1,67%.

[2] Pobreza, Desigualdad, y Liberalización Comercial y Financiera en América Latina; Jere R. Behrman, Nancy Birdsall y Miguel Székely, marzo de 2001.

[3] El premio Nobel Joseph Stiglitz observa que los países del este de Asia lograron una tasa media de crecimiento de su PIB per cápita de 6.1% anual en el decenio 1981-1990 y de 5.8% anual durante el periodo 1991-2004 porque cada uno rechazó los dogmas básicos del Consenso de Washington que postulaban un mínimo papel del gobierno y una rápida privatización y liberalización, y determinó su propio ritmo de inserción a la economía global. La crisis mexicana fue la primera alerta del fracaso de la liberalización dictada por el Consenso de Washington. Luego, la crisis asiática de 1997 confirmó que la liberalización de los flujos de capital es ciertamente nociva.

[4] Proyecciones del Banco Mundial presentadas en la cumbre ministerial de la OMC en Hong Kong indican que la liberalización comercial podría generar alrededor de 287 mil millones de dólares (un tercio del nivel calculado dos años atrás) de ganancias. En un escenario de liberalización total, los países en desarrollo recibirían 90 mil millones de dólares de ese total. El estudio añade que en un escenario de liberalización parcial, que es más realista, las ganancias globales ascenderían a 96 mil millones de dólares, de los cuales solo 16 mil millones irían a los países en desarrollo, es decir el 0,16% de PIB mundial. Esto es menos de un centavo diario per cápita para la gente que vive en los países en desarrollo. Sólo ocho países en desarrollo tendrían potencial para ganar con el libre comercio: Brasil, Argentina, China, India, Tailandia, Vietnam, México y Turquía. Un estudio de la ONG Carnegie estima que la liberalización comercial estimulará modestas ganancias, y por una sola vez, de entre 40 mil y 60 mil millones de dólares, lo que significa menos del 0,2% del PIB mundial. Los países pobres son los perdedores netos en todos los escenarios probables de la Ronda de Doha. El gran ganador es China (entre 0,8 y 1,2% del PIB) en diferentes escenarios.

Los costos del libre comercio: Muchas de las propuestas en agricultura, servicios, propiedad intelectual y comercio de bienes no agrícolas requieren reformas legales que implican un costo. El Banco Mundial calcula que el costo de poner en práctica los tratados de la OMC ascienden a 130 mil millones de dólares anuales en los países en desarrollo. Por otro lado, la remoción de aranceles implica una pérdida de 60 mil millones de dólares para los países en desarrollo, calcula la UNCTAD.

[5] Más ejemplos de proteccionismo: Estados Unidos aplica tarifas antidumping a los productores argentinos de miel; Brasil demandó a la potencia en la OMC por los 3.900 millones de dólares anuales de subsidios que paga a sus productores de algodón. Los subsidios agrícolas subirían a 31 mil millones de dólares hasta 2007. Washington aumentó entre 8% y 30 % los aranceles que gravan las importaciones de acero para dar un empujón a su industria en crisis. (Fuente)

[6] Gran Bretaña y EE.UU., los dos países que supuestamente han alcanzado la cumbre de la economía mundial a través del libre mercado y las políticas de libre comercio, son los que más agresivamente usaron el proteccionismo y los subsidios. Gran Bretaña fue pionera en la aplicación de políticas para promover sus industrias, especialmente la relacionada con las manufacturas de lana hasta el siglo XIV (tiempos de Eduardo III) y el siglo XV (tiempos de Enrique VII). Inglaterra era exportadora de lana cruda a los Países Bajos, y Enrique VII trató de cambiar esto protegiendo a los productores de textiles imponiendo aranceles a las exportaciones de lana cruda y atrapando trabajadores calificados de los Países Bajos. Entre la reforma de política comercial del primer ministro Robert Walpole, en 1721 y la adopción del libre comercio, alrededor de 1860, Gran Bretaña usó políticas industriales y de comercio “dirigidas”, incluyendo medidas muy similares a las que países como Japón o Corea han usado últimamente para proteger sus economías. De acuerdo a un estudio de Joseph Nye, el promedio de arancel de Francia fue significativamente más bajo que el británico durante la primera mitad del siglo XIX. Alemania, el otro país frecuentemente asociado con el intervensionismo estatal, tenía un arancel mucho más bajo que el británico de este periodo, aunque los Estados Alemanes tendían a usar otros medios de intervención económica más activamente.

Estados Unidos, supuesto campeón contemporáneo del libre comercio, fue mucho más proteccionista que los británicos hasta antes de la Segunda Guerra Mundial. Según el reconocido estudio de Paul Bairoch, entre la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos fue la economía más fuertemente protegida del mundo. La Guerra Civil Estadounidense fue en mucho la lucha sobre los aranceles más que sobre la esclavitud. De los dos mayores temas que dividieron al Norte del Sur, el Sur tenía mucho más temor sobre el frente de los aranceles que sobre el frente de la esclavitud. Abraham Lincoln fue un conocido proteccionista que se crió políticamente en el Partido Whig, bajo el carismático político Henry Clay que abogaba por el “Sistema Americano” (así nombrado por el reconocimiento de que el libre comercio significaban los intereses “británicos”) que fue fundamentado en el desarrollo de infraestructura y el proteccionismo. EE.UU. fue el hogar intelectual del proteccionismo hasta el siglo XIX. El economista Daniel Raymond fue el primero en desarrollar sistemáticamente el argumento sobre la “industria infanta” (infant industry) con el cual se justificaba la protección de las industrias manufactureras en las economías menos desarrolladas.

Casos como el de Alemania, Japón o Corea son también bien conocidos. Pero incluso países como Suecia, que posteriormente vino a representar para muchos economistas una “economía un poco abierta”, también usó estratégicamente aranceles, subsidios, carteles, apoyo estatal para la investigación y el desarrollo para el avance de sus industrias, especialmente los textiles, el acero y las ingenierías. Hay algunas excepciones como Holanda o Suiza que han mantenido el libre comercio desde finales del siglo XVII. Sin embargo, Holanda desplegó un impresionante rango de medidas intervensionistas hasta el siglo XVII con el fin de construir su supremacía marítima y comercial y abolió su Ley de Patentes en 1869 sobre la base de que las patentes eran una creación de monopolios incongruentes con sus principios de libre comercio; este país no reintrodujo una Ley de Patentes sino hasta 1912. Suiza no tuvo una ley de patentes hasta 1907, apuntando directamente contra el énfasis que la actual ortodoxia pone en la protección de los derechos de propiedad intelectual. (Kicking Away the Ladder- Development Strategy in Historical Perspective, Ha-Joon Chang ; Anthem Press, Londres 2002).

[7] “History Debunks Myth That Free Trade Is Best For All”, Ha-Joon Chang, profesor de la Universidad de Cambridge; Guardian Weekly del 27 de junio al 3 de julio de 2002.

Bollpress

Judith Valencia

En abril de 2001 empezó un dilema, pharm al decirle no al ALCA qué proponer – El proceso constituyente iba diciendo por donde. La constitución / diciembre 99 y las leyes habilitantes / noviembre 2001 van trazando las grandes líneas, preñadas del pensamiento de Bolívar. Hugo Chávez – en diciembre de 2001 – pronuncia el ALBA como siglas de integración de los pueblos de América. Nuestra América,
la de sus pobladores. Estos últimos 3 años el sentido inicial de las siglas ha ido tomando cuerpo. Hay quienes siguen hablando de alternativa, otros dicen que “no es en respuesta a” por tanto no es alternativa. Que el ALBA es el amanecer fecundo de las raíces de la identidad latinoamericana que retoñan. El debate ha puesto en entredicho la traducción original: Alternativa Bolivariana para América, sumándole próceres, discutiendo América. Son variadas las versiones como es todo en tiempos de convulsión social. Todas las versiones comparten el ALBA como amanecer, alborada, esperanza consentida, sentida y con sentido.
>Descargar articulo [PDF]

Redacción Bolpress – Morales invita a Chávez a discutir el ALBA en la capital de las luchas contra el neoliberalismo: el Chapare

En la reciente minicumbre de Asunción, los presidentes de los países más pequeños y menos desarrollados de Sudamérica, Bolivia, Paraguay y Uruguay, acordaron con la primera potencia energética del continente, Venezuela, trabajar hasta fin de año en el proyecto “cono energético del sur”, emprendimiento que sería parte del megaproyecto venezolano Gas Sudamericano. En la ocasión, por primera vez el presidente Evo Morales fue explícito al respaldar la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) propuesta por el presidente Hugo Chávez.

En reunión con los presidentes Nicanor Duarte, Tabaré Vásquez y Hugo Chávez, Morales planteó avanzar en una estrategia de desarrollo sustentada en el bienestar de los pueblos, hasta el momento olvidados. “El ALBA derrotó al ALCA y en Bolivia planteamos que el TCP derrote al TLC” declaró e invitó a su colega Chávez a discutir el ALBA en el Chapare, la combativa zona productora de coca que resistió eficientemente a las políticas neoliberales. Duarte coincidió con Morales en impulsar una integración que no se limite al ámbito económico-comercial sino que trascienda hasta el plano cultural y otros de interés humano.

La propuesta boliviana

Hay que entender al Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) propuesto por el gobierno de Bolivia como una respuesta natural al agotamiento del modelo económico aplicado en las últimas dos décadas que se fundamenta en la desregulación, la privatización y sobre todo en la apertura indiscriminada de los mercados como única herramienta eficaz en la carrera hacia el desarrollo.

La experiencia acumulada en las últimas dos décadas -dos severas crisis financieras internacionales de por medio y decenas de conflictos nacionales que amenazan con desestabilizar la democracia en varios países- obliga a cambiar la lógica de las relaciones internacionales y a descentralizar la toma de decisiones. Ya no es aceptable ni eficiente que un reducido grupo de naciones poderosas nieguen a los países rezagados el derecho a diseñar sus propios modelos de desarrollo en función a sus necesidades internas. Ya no se puede aceptar que las potencias dicten una política económica mundial que no solucionará los problemas del desarrollo, como lo demuestran diversos estudios, incluidos los del Banco Mundial, razona el gobierno de Morales.

Desde ese punto de vista, el TPC de Bolivia y el ALBA venezolano son intentos de replantear la política de relacionamiento con el exterior incorporando objetivos ausentes en los actuales programas de integración económica propuestos por los países del Norte, como son alcanzar la Meta del Milenio, es decir la reducción efectiva de la pobreza, y sobre todo preservar a las comunidades indígenas de la homogeneización cultural promovida por los acuerdos de libre comercio liberales.

El documento oficial del TCP difundido hace poco indica que el gobierno boliviano busca equidad y complementariedad entre los países, equilibrio entre los ciudadanos -no está pensado sólo para un pequeño grupo exportador- y equilibrio con la naturaleza.
El TCP, el ALBA y otros planteamientos de integración pensados en el seno de la sociedad civil, como la propuesta de la Alianza Social Continental (ASC) defienden valores diferentes al ideario capitalista (que se resume en la competencia, la acumulación y el consumo) como ser la complementación, la cooperación, la solidaridad, la productividad, la prosperidad y el respeto a la soberanía de los países. El TCP enriquece el debate al habilitar una manera distinta de intercambio que se apoya fuertemente en el concepto indígena de reciprocidad entre los pueblos, y en la sustitución de la competencia por la complementariedad y la solidaridad.

El TCP entiende que el comercio y la inversión no son fines sino medios del desarrollo, y su objetivo no es la liberalización absoluta de los mercados sino beneficiar a los pequeños productores, microempresarios, cooperativas locales y empresas comunitarias.

Razones para oponerse al credo liberal del TLC

Según el credo neoliberal, la liberalización comercial asegura la mejor asignación de recursos de acuerdo a las “ventajas comparativas” de cada país, generando ingresos de exportación necesarios para importar otros bienes y servicios que garanticen mayor crecimiento económico. Esta religión asegura que la liberalización financiera atrae al capital extranjero hacia el país escaso de capital permitiéndole invertir más de lo que ahorra; y la inversión extranjera directa (IED) acelera el crecimiento no solo por la acumulación de capital sino también por la creación de lazos de oferta y demanda de productos en el mercado interno (“eslabonamientos virtuosos”) y la transferencia de tecnología. Se parte de la suposición de que a mayor liberalización comercial y a mayor peso de las exportaciones en el PIB corresponde un mayor crecimiento económico, más inversión física, mayor generación de empleos mejor remunerados y, por ende, elevación de niveles de bienestar social y reducción de la pobreza.

Pero esa es solo teoría, porque en la práctica la política neoliberal arroja resultados diferentes. Los países que se sometieron a este programa tuvieron una tasa media de crecimiento en el período 1990-2003 de 2,6% anual, inferior al crecimiento del PIB en el período de industrialización dirigido por el Estado entre 1960-1980 (5,5% anual). La distribución del ingreso y los índices de pobreza mejoraron considerablemente en los años setenta, antes de la imposición del “consenso”, pero empeoraron significativamente entre 1980 y 1990. [1]

Se prometió a Bolivia que la integración rápida a la economía mundial a través de la expansión de las exportaciones y el influjo del capital extranjero resolverían los problemas sociales, pero en la década de los 90 Bolivia se convirtió en uno de los cuatro países del continente en donde la desigualdad aumentó de forma más marcada y en donde el índice de Gini (un indicador que muestra las desigualdades sociales en cuanto a la concentración de la riqueza) registró un cambio promedio de más de un punto por año. [2]

El economista Paul Samuelson (The gains from international trade once again, 1962) demostró formalmente que si bien el libre comercio puede elevar la eficiencia en la asignación de recursos y maximizar el crecimiento económico y el bienestar en un conjunto de naciones, no necesariamente maximiza el crecimiento y el bienestar en cada uno de los países participantes; por el contrario, algunas naciones pueden empeorar su economía y su bienestar a causa del libre comercio. [3]

Con esos antecedentes, el TCP de Morales subordina el comercio al desarrollo y bienestar humanos en el entendido de que los objetivos de la política económica no pueden ser reducidos al incremento del PIB o a la liberalización comercial. La prioridad del nuevo modelo es la mejora de los niveles de vida (ingresos, educación, salud, agua, cultura), y un desarrollo sostenible, equitativo, igualitario y democrático, que permita la participación consciente de los ciudadanos en la toma de decisiones.

En resumen, el TCP es un modelo comercial que, en concierto con políticas de desarrollo productivo nacional y local, pretende resolver el problema de la distribución de la riqueza a favor de los más pobres y responder claramente a una pregunta central: ¿Al servicio de quién debe estar el comercio? Queda claro que el comercio no es la panacea para aliviar la pobreza en los países en desarrollo sino sólo un factor entre muchos que contribuyen al crecimiento económico. También es evidente que, tal y como está diseñado actualmente, el libre comercio no beneficia a todos los países por igual automáticamente y tampoco a todos los habitantes de una nación. [4]

A romper mitos

El TLC de Morales, que se complementa con el ALBA de Chávez, no busca trascender el capitalismo sino simplemente plantear un esquema comercial de corte nacionalista. Ambos proyectos parten del convencimiento de que los países desarrollados del Norte pregonan y fomentan el librecambio a las naciones más pobres, mientras continúan ejerciendo un control férreo e irrestricto de sus mercados internos. Las grandes potencias tienen doble moral: por un lado exigen a los países en vías de desarrollo renunciar al uso de las políticas públicas para impulsar sus aparatos productivos, mientras que por otro aplican ruinosos subsidios a favor de los suyos. Las subvenciones de los miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ascienden a 350 mil millones de dólares anuales. Sólo en el caso del algodón, el proteccionismo implica no menos de 100 mil millones de dólares al año, el doble de lo que reciben los países del Sur como Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD). [5]
Además de los subsidios, los países ricos imponen obstáculos técnicos al comercio de los más pobres, es decir barreras arancelarias y no arancelarias a las exportaciones agrícolas de las naciones subdesarrolladas, muchas de las cuales dependen de pocos productos, en particular materias primas.

En realidad, ningún país del planeta aplica el libre comercio ni lo aplicó en el pasado como un mecanismo para desarrollarse. Los actuales abanderados del libre comercio fueron en algunas etapas de su desarrollo económico los adalides de políticas proteccionistas. En 1880, Estados Unidos contaba con el arancel medio más alto del mundo y no reconocía los derechos de propiedad intelectual extranjeros -todo lo contrario a lo que hoy recetan la OMC y el FMI a los países pobres- pero era uno de los países del mundo que crecía a mayor velocidad. Adam Smith recomendaba a los americanos dejar de proteger a sus industrias, pero el presidente Ulysses Grant (1868- 1876) tenía otros intereses: “Dentro de 200 años, cuando América haya obtenido del proteccionismo todo lo que pueda ofrecer, también adoptará el libre comercio”.

Los ricos hicieron exactamente lo contrario de lo que ahora recomiendan a los países en desarrollo. Todos utilizaron protección arancelaria y subsidios para desarrollar sus industrias y cuando lo lograron impusieron libre comercio a los más débiles. [6] Friedrich List, un economista alemán de mediados del siglo XIX, argumentaba que, de este modo, los países más desarrollados “derribaban la escalera” con la que habían subido a lo alto para evitar que los países más pobres tengan la oportunidad de desarrollarse. [7]

Una nueva visión de desarrollo

Si bien el TCP y el ALBA contienen elementos de una política desarrollista tradicional, es decir la industrialización como objetivo central del desarrollo, la propuesta boliviana intenta marcar distancias con el modelo de desarrollo occidental que se fundamenta en el consumo y que está destruyendo la naturaleza.

“Los tratados comerciales diseñados en el Norte facilitan el desarrollo y la expansión del sistema capitalista a escala global que se fundamenta en la explotación ilimitada de los recursos naturales y humanos en la búsqueda constante del beneficio y la acumulación individual de riqueza, una visión que inevitablemente deriva en la degradación del medioambiente. La contaminación y depredación con el solo fin de obtener beneficios pone en riesgo la vida de los grupos humanos que conviven más estrechamente con la naturaleza, es decir las comunidades indígenas”, evalúa el TCP.

El TCP pone en duda la sostenibilidad de la teoría del “crecimiento económico” y la cultura del derroche occidentales que miden el desarrollo económico de una nación según la capacidad de consumo de sus habitantes. Por ello plantea otra lógica de relacionamiento entre los seres humanos, es decir un modelo de convivencia distinto que no se asiente en la competencia y el afán de acumulación que aprovecha/explota al máximo la mano de obra y los recursos naturales. Rescatando las premisas de la cultura indígena, el TCP postula la complementariedad frente a la competencia; la convivencia con la naturaleza en contraposición con la explotación irracional de recursos; la defensa de la propiedad social frente a la privatización extrema; el fomento de la diversidad cultural frente a la monocultura y la uniformización del mercado que homogeneiza los patrones de consumo.

Bolivia se propone alcanzar una verdadera integración que trascienda los campos comercial y económico -cuya filosofía es alcanzar el desarrollo endógeno justo y sustentable en base a principios comunitarios- que tenga en cuenta las diferencias nacionales respecto a población, superficie, producción, acceso a infraestructura y recursos e historia, en la línea de las dos propuestas de integración más avanzadas en este sentido como son la ASC y el ALBA.

Notas

[1] Más allá del Consenso de Washington, José Antonio Ocampo; secretario general adjunto de asuntos económicos y sociales de la ONU. Otros estudios indican que el crecimiento del PIB per cápita durante el decenio 1981-1990 fue de 0.9% anual y de apenas 1.1% anual en el periodo 1991-2004. El crecimiento anual per cápita de Bolivia entre 1989 y 2000 fue del 1,67%.

[2] Pobreza, Desigualdad, y Liberalización Comercial y Financiera en América Latina; Jere R. Behrman, Nancy Birdsall y Miguel Székely, marzo de 2001.

[3] El premio Nobel Joseph Stiglitz observa que los países del este de Asia lograron una tasa media de crecimiento de su PIB per cápita de 6.1% anual en el decenio 1981-1990 y de 5.8% anual durante el periodo 1991-2004 porque cada uno rechazó los dogmas básicos del Consenso de Washington que postulaban un mínimo papel del gobierno y una rápida privatización y liberalización, y determinó su propio ritmo de inserción a la economía global. La crisis mexicana fue la primera alerta del fracaso de la liberalización dictada por el Consenso de Washington. Luego, la crisis asiática de 1997 confirmó que la liberalización de los flujos de capital es ciertamente nociva.

[4] Proyecciones del Banco Mundial presentadas en la cumbre ministerial de la OMC en Hong Kong indican que la liberalización comercial podría generar alrededor de 287 mil millones de dólares (un tercio del nivel calculado dos años atrás) de ganancias. En un escenario de liberalización total, los países en desarrollo recibirían 90 mil millones de dólares de ese total. El estudio añade que en un escenario de liberalización parcial, que es más realista, las ganancias globales ascenderían a 96 mil millones de dólares, de los cuales solo 16 mil millones irían a los países en desarrollo, es decir el 0,16% de PIB mundial. Esto es menos de un centavo diario per cápita para la gente que vive en los países en desarrollo. Sólo ocho países en desarrollo tendrían potencial para ganar con el libre comercio: Brasil, Argentina, China, India, Tailandia, Vietnam, México y Turquía. Un estudio de la ONG Carnegie estima que la liberalización comercial estimulará modestas ganancias, y por una sola vez, de entre 40 mil y 60 mil millones de dólares, lo que significa menos del 0,2% del PIB mundial. Los países pobres son los perdedores netos en todos los escenarios probables de la Ronda de Doha. El gran ganador es China (entre 0,8 y 1,2% del PIB) en diferentes escenarios.

Los costos del libre comercio: Muchas de las propuestas en agricultura, servicios, propiedad intelectual y comercio de bienes no agrícolas requieren reformas legales que implican un costo. El Banco Mundial calcula que el costo de poner en práctica los tratados de la OMC ascienden a 130 mil millones de dólares anuales en los países en desarrollo. Por otro lado, la remoción de aranceles implica una pérdida de 60 mil millones de dólares para los países en desarrollo, calcula la UNCTAD.

[5] Más ejemplos de proteccionismo: Estados Unidos aplica tarifas antidumping a los productores argentinos de miel; Brasil demandó a la potencia en la OMC por los 3.900 millones de dólares anuales de subsidios que paga a sus productores de algodón. Los subsidios agrícolas subirían a 31 mil millones de dólares hasta 2007. Washington aumentó entre 8% y 30 % los aranceles que gravan las importaciones de acero para dar un empujón a su industria en crisis. (Fuente)

[6] Gran Bretaña y EE.UU., los dos países que supuestamente han alcanzado la cumbre de la economía mundial a través del libre mercado y las políticas de libre comercio, son los que más agresivamente usaron el proteccionismo y los subsidios. Gran Bretaña fue pionera en la aplicación de políticas para promover sus industrias, especialmente la relacionada con las manufacturas de lana hasta el siglo XIV (tiempos de Eduardo III) y el siglo XV (tiempos de Enrique VII). Inglaterra era exportadora de lana cruda a los Países Bajos, y Enrique VII trató de cambiar esto protegiendo a los productores de textiles imponiendo aranceles a las exportaciones de lana cruda y atrapando trabajadores calificados de los Países Bajos. Entre la reforma de política comercial del primer ministro Robert Walpole, en 1721 y la adopción del libre comercio, alrededor de 1860, Gran Bretaña usó políticas industriales y de comercio “dirigidas”, incluyendo medidas muy similares a las que países como Japón o Corea han usado últimamente para proteger sus economías. De acuerdo a un estudio de Joseph Nye, el promedio de arancel de Francia fue significativamente más bajo que el británico durante la primera mitad del siglo XIX. Alemania, el otro país frecuentemente asociado con el intervensionismo estatal, tenía un arancel mucho más bajo que el británico de este periodo, aunque los Estados Alemanes tendían a usar otros medios de intervención económica más activamente.

Estados Unidos, supuesto campeón contemporáneo del libre comercio, fue mucho más proteccionista que los británicos hasta antes de la Segunda Guerra Mundial. Según el reconocido estudio de Paul Bairoch, entre la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos fue la economía más fuertemente protegida del mundo. La Guerra Civil Estadounidense fue en mucho la lucha sobre los aranceles más que sobre la esclavitud. De los dos mayores temas que dividieron al Norte del Sur, el Sur tenía mucho más temor sobre el frente de los aranceles que sobre el frente de la esclavitud. Abraham Lincoln fue un conocido proteccionista que se crió políticamente en el Partido Whig, bajo el carismático político Henry Clay que abogaba por el “Sistema Americano” (así nombrado por el reconocimiento de que el libre comercio significaban los intereses “británicos”) que fue fundamentado en el desarrollo de infraestructura y el proteccionismo. EE.UU. fue el hogar intelectual del proteccionismo hasta el siglo XIX. El economista Daniel Raymond fue el primero en desarrollar sistemáticamente el argumento sobre la “industria infanta” (infant industry) con el cual se justificaba la protección de las industrias manufactureras en las economías menos desarrolladas.

Casos como el de Alemania, Japón o Corea son también bien conocidos. Pero incluso países como Suecia, que posteriormente vino a representar para muchos economistas una “economía un poco abierta”, también usó estratégicamente aranceles, subsidios, carteles, apoyo estatal para la investigación y el desarrollo para el avance de sus industrias, especialmente los textiles, el acero y las ingenierías. Hay algunas excepciones como Holanda o Suiza que han mantenido el libre comercio desde finales del siglo XVII. Sin embargo, Holanda desplegó un impresionante rango de medidas intervensionistas hasta el siglo XVII con el fin de construir su supremacía marítima y comercial y abolió su Ley de Patentes en 1869 sobre la base de que las patentes eran una creación de monopolios incongruentes con sus principios de libre comercio; este país no reintrodujo una Ley de Patentes sino hasta 1912. Suiza no tuvo una ley de patentes hasta 1907, apuntando directamente contra el énfasis que la actual ortodoxia pone en la protección de los derechos de propiedad intelectual. (Kicking Away the Ladder- Development Strategy in Historical Perspective, Ha-Joon Chang ; Anthem Press, Londres 2002).

[7] “History Debunks Myth That Free Trade Is Best For All”, Ha-Joon Chang, profesor de la Universidad de Cambridge; Guardian Weekly del 27 de junio al 3 de julio de 2002.

Bollpress

Rodrigo Javier Garrón Bozo

El Presidente de la República Evo Morales Ayma ha declarado que no negociará ni participará de ningún TLC con EEUU, asimismo, ha indicado que gestionará la firma de un Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP).

Los Tratados de Libre Comercio no son nada más ni nada menos que un Tratado Internacional que establece el libre comercio entre los empresarios de dos o más Estados, esto no significa que se tenga carta abierta para exportar cualquier producto, sino que, por el contrario, en cada Tratado se deberá negociar los productos a exportarse, normas aplicables, formas de resolución de conflictos, etc., esto significa además que, se podrían incluir por supuesto a los pequeños y medianos comerciantes, agricultores, etc., todo ello dependerá de las negociaciones que realice el Gobierno con el Estado contraparte.

En cambio, aún no queda clara la figura de un TCP, es decir, debido a la escueta declaración del Presidente, no se sabe si este será un Tratado que mantendrá la misma figura que un TLC solo que con otro nombre, o si por el contrario, establecerá una nueva figura internacional mediante la cual, a partir de la firma de la misma, los ciudadanos o comerciantes sin empresa (individuales) podrán exportar de forma competitiva en el mercado internacional. Esto sugiere algunas interrogantes, ¿los pequeños productores estarán en la capacidad de alcanzar las normas de calidad y los volúmenes de exportación requeridos?, ¿El Estado subvencionará los mismos?, ¿quien correrá con los costos de los Transportes?, es necesario recordar que inclusive los grandes exportadores bolivianos, por ejemplo de la soya, se encuentran subsidiados de forma indirecta a través del Diesel, y aún así, sus productos no son competitivos a nivel mundial, de hecho, resultan ser mucho más caros que los de la competencia, esto quedó demostrado en los últimos días a raíz de conflicto a consecuencia de la firma del TLC de Colombia con EEUU.

Si el Estado bolivianos empezará a subsidiar a los pequeños productores para que estos puedan exportar, no tardará quien demande al Estado por una violación al Derecho de la Competencia Comunitaria (CAN) e internacional OMC. Claramente, estaríamos emulando la reprochable conducta de los EEUU y de la UE que tanto malestar ocasiona en el mundo entero. Si el Estado no subvencionara a los productores, indefectiblemente estos tendrían que agruparse para satisfacer la demanda internacional (nadie medianamente serio creerá válida la posibilidad de que un pequeño artesano pueda vender sus productos de forma competitiva al mercado –por ejemplo- del Brasil). En este caso, volveríamos a caer en el análisis realizado para el TLC, es decir que, al ser una agrupación privada de artesanos, productores, comerciantes, etc., esta agrupación velará por los intereses de sus miembros, tal cual como ocurre con cualquier empresa al momento de negociar la firma de un TLC, con lo cual no se habría cambiado nada. Asimismo, bajo la figura del TCP se impedirá a los grandes exportadores realizar operaciones amparados en dicho Tratado?, si fuese así estaríamos ante un grave problema social, jurídico y económico, que podría definirse como un sistema discriminatorio por razón de ingreso, y si se permitiera realizar operaciones, entonces estaríamos ante un TLC sólo que con otro nombre.

Si la agrupación de pequeños comerciantes, productores, etc., fuera organizada por los Municipios, Prefecturas o el propio Estado, estaríamos ante un problema un tanto más complicado, pues quienes realmente exportarían serían estas entidades públicas y no así los artesanos, cuya labor terminaría al entregar sus productos a estas entidades, además que no tardará quien acuse al Estado Boliviano de violar las normas de Competencia Internacional Comunitaria (CAN) y las de la OMC, o no?.

El TLC ha muerto. ¡Viva el ALBA!

Nidia Díaz, Socialist Worker 3 may 2006
Bolivia signs agreement to implement the Bolivarian Alternative for the peoples of Our America and the People’s Trade Agreement. On the 1st anniversary of the creation of the ALBA between Cuba and Venezuela, the figures speak for themselves regarding a new integration model based on fairness and respect. In the Plaza de la Revolucion, Fidel exposes the double standard of the United States in its supposed war against terrorism.

A fines de abril de 2006 se hizo carne el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) propuesto por el gobierno boliviano luego de que los Presidentes Evo Morales, find Hugo Chávez y Fidel Castro firmaran un acuerdo para comenzar a construir la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). A diferencia de los tratados de libre comercio (TLCs) promovidos por las potencias del Norte, los TCPs en marcha con Venezuela y Cuba aseguran mercado para todos los productos bolivianos que pudieran ser perjudicados por los Tratados de Libre Comercio y fortalecen el papel del Estado como actor protagónico del comercio promoviendo la complementación productiva de las naciones participantes en esta nueva experiencia que trasciende el plano comercial para convertirse en un germen para un nuevo tipo de integración latinoamericana.

Pablo Solón, integrante del Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos, identifica al menos cuatro cualidades del TCP que no se mencionan ni por si acaso en los TLCs eminentemente mercantilistas promovidos por Estados Unidos y la Unión Europea: el aseguramiento de mercados para los productos bolivianos; el reconocimiento del Estado como normador y articulador principal del comercio; la complementariedad productiva de las naciones participantes y la búsqueda de beneficios para los pequeños productores.

Pregunta (P). ¿Cuál es la diferencia entre el TLC y el TCP?
Pablo Solón (PS). Lo único que buscan los TLCs es disminuir y/o eliminar los aranceles, pero sin asegurar que estas preferencias garantizarán el mercado porque luego fomentan la competencia entre productores diametralmente distintos en capacidad productiva. Se trata de preferencias para que las sardinas (las empresas pequeñas) compitan entre ellas y enfrenten a los tiburones (las grandes corporaciones). En el TCP no solo hay preferencias arancelarias, sino un compromiso de compra. En este caso, Venezuela se compromete no solo a bajar aranceles para todas las partidas arancelarias, sino también a comprar 200 mil toneladas de soya y otros productos que se vieran perjudicados por los TLC con Estados Unidos y la Unión Europea.

El artículo 1 del acuerdo suscrito con Venezuela es el típico de los acuerdos comerciales: Los gobiernos de ambos países eliminan los aranceles y cualquier barrera comercial. La diferencia es que en el formato TLC ningún país elimina los aranceles para todos los productos. Por ejemplo, Estados Unidos solo propone anular aranceles para 6 mil y pico productos, aunque existen más de 11 mil productos en las partidas arancelarias.

Pero esta no es la cuestión central; lo importante es el compromiso de compra de productos agrícolas e industriales, quinua, aves, madera, textiles y oleaginosas, entre otros productos. Entonces el TCP no solo abre mercados sino que los asegura para los países en desarrollo.

P. ¿Qué significa complementariedad productiva entre los países suscriptores de un TCP?
PS. Los países suscriptores de un TCP bilateral no solo reducen sus aranceles sino que se proponen elaborar un plan estratégico para la complementariedad productiva pensando en las necesidades de ambos. Es decir que planifican el comercio pensando en nuestros mercados, en las compras estatales y las capacidades de crédito. La idea es crear operaciones, proyectos y/o empresas binacionales en los dos países.

Esta articulación productiva no existe en el TLC porque su lógica es otra; los TLCs solo allanan el camino para la competencia entre empresas. El TCP promueve la participación activa de los Estados en el comercio, mientras que los TLC persiguen una participación cada vez menor de los Estados.  El conjunto del TCP habla de la intermediación del Estado, del acopio y comercialización, esto porque no puede existir complementación productiva si no se recupera el rol protagónico del Estado en el comercio internacional.

P. ¿Eso significa que el TCP reconoce la autonomía del Estado en temas sensibles, por ejemplo en la definición de normas de propiedad intelectual o agricultura?
PS. El TCP es reducido en extensión porque omite todos los tópicos que el TLC intenta normar como son las reglas de propiedad intelectual, servicios, políticas de competencia, etc. En ese sentido el TCP es un tratado comercial de complementación productiva que deja a los Estados la potestad de regular los otros temas sin que existan condicionamientos. El TCP reconoce que la responsabilidad en estos temas es potestad soberana de los países y que temas como la salud, la educación, los servicios financieros o de agua potable no pueden ni deben ser normados por un Tratado Comercial que los obligue a liberalizar y por tanto a privatizar.

P. En todo este esquema, ¿dónde entra el componente de cooperación en el TCP?
El TCP articula el comercio y la complementariedad productiva con cooperación sin condicionamientos. En principio, Venezuela crea un fondo de 100 millones de dólares para actividades productivas y de infraestructura, y además dona 30 millones de dólares a Bolivia. Venezuela compromete además colaboración entre sectores energéticos y mineros. Este componente de cooperación va acompañado de programas sociales que van desde 5 mil becas para estudiantes bolivianos, la carnetización, y el Plan Milagro, que consiste en la atención oftalmológica con especialistas cubanos.

P.¿Por qué se dice que el TCP favorece más al pequeño productor?
PS. Un TLC trata de normas comerciales para que en teoría puedan ser aprovechadas “por todos” pero qué en la realidad son aprovechadas sólo por las empresas transnacionales. En cambio en el TCP se crean normas específicas para beneficiar a los sectores productivos más pequeños. Por ejemplo, en el caso de las oleaginosas el Estado compra su producción a los pequeños productores de soya y luego la comercializa en Venezuela.

P. En el fondo, parece que el TCP es un acuerdo político más que económico…
PS. No, porque en el TCP el país grande concede privilegios a la nación más chica. En este caso Venezuela abre sus compras estatales a proveedores bolivianos mientras Bolivia no lo hace; Venezuela baja sus aranceles a cero, pero nosotros no. Si realmente hablamos de acuerdos comerciales para eliminar la pobreza como actualmente se pregona, este es un trato asimétrico de verdad. En la OMC el trato especial y diferenciado para las economías más pequeñas consiste solamente en plazos un poco más largos para la implementación de las mismas medidas que aplican las economías más grandes. Al cabo de 5, 10 o 15 años todos deben competir bajo las mismas reglas. Eso en el fondo no es un verdadero trato asimétrico.

P. ¿Cómo se articula el TCP y el ALBA?
PS. Ambos tienen los mismos principios, son propuestas de relacionamiento y de integración, pero el TCP está pensando como instrumento de las relaciones bilaterales. Se puede firmar un TCP con India, China o con los países europeos, en cambio el ALBA es para los pueblos de América. Tanto el ALBA como el TCP están en construcción, pero el ALBA tendrá un carácter más amplio. Bolivia quisiera TCPs con todos los países incluidos Estados Unidos y Europa. Si estos países llegarían a comprender que no es suficiente bajar aranceles, que hay que asegurar mercados, que no se debe incluir temas de servicios y propiedad intelectual dentro de los acuerdos comerciales, que el Estado debe recuperar un rol protagónico en el comercio y que este debe estar acompañado de una cooperación sin condicionamientos, entonces se podría hablar realmente de acuerdos comerciales que promueven la reducción de la pobreza.

Fuente: Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos

A fines de abril de 2006 se hizo carne el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) propuesto por el gobierno boliviano luego de que los Presidentes Evo Morales, Hugo Chávez y Fidel Castro firmaran un acuerdo para comenzar a construir la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). A diferencia de los tratados de libre comercio (TLCs) promovidos por las potencias del Norte, los TCPs en marcha con Venezuela y Cuba aseguran mercado para todos los productos bolivianos que pudieran ser perjudicados por los Tratados de Libre Comercio y fortalecen el papel del Estado como actor protagónico del comercio promoviendo la complementación productiva de las naciones participantes en esta nueva experiencia que trasciende el plano comercial para convertirse en un germen para un nuevo tipo de integración latinoamericana.
Pablo Solón, doctor integrante del Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos, identifica al menos cuatro cualidades del TCP que no se mencionan ni por si acaso en los TLCs eminentemente mercantilistas promovidos por Estados Unidos y la Unión Europea: el aseguramiento de mercados para los productos bolivianos; el reconocimiento del Estado como normador y articulador principal del comercio; la complementariedad productiva de las naciones participantes y la búsqueda de beneficios para los pequeños productores.
 
Pregunta (P). ¿Cuál es la diferencia entre el TLC y el TCP?
Pablo Solón (PS). Lo único que buscan los TLCs es disminuir y/o eliminar los aranceles, pero sin asegurar que estas preferencias garantizarán el mercado porque luego fomentan la competencia entre productores diametralmente distintos en capacidad productiva. Se trata de preferencias para que las sardinas (las empresas pequeñas) compitan entre ellas y enfrenten a los tiburones (las grandes corporaciones). En el TCP no solo hay preferencias arancelarias, sino un compromiso de compra. En este caso, Venezuela se compromete no solo a bajar aranceles para todas las partidas arancelarias, sino también a comprar 200 mil toneladas de soya y otros productos que se vieran perjudicados por los TLC con Estados Unidos y la Unión Europea.
El artículo 1 del acuerdo suscrito con Venezuela es el típico de los acuerdos comerciales: Los gobiernos de ambos países eliminan los aranceles y cualquier barrera comercial. La diferencia es que en el formato TLC ningún país elimina los aranceles para todos los productos. Por ejemplo, Estados Unidos solo propone anular aranceles para 6 mil y pico productos, aunque existen más de 11 mil productos en las partidas arancelarias.
Pero esta no es la cuestión central; lo importante es el compromiso de compra de productos agrícolas e industriales, quinua, aves, madera, textiles y oleaginosas, entre otros productos. Entonces el TCP no solo abre mercados sino que los asegura para los países en desarrollo.
P. ¿Qué significa complementariedad productiva entre los países suscriptores de un TCP?
PS. Los países suscriptores de un TCP bilateral no solo reducen sus aranceles sino que se proponen elaborar un plan estratégico para la complementariedad productiva pensando en las necesidades de ambos. Es decir que planifican el comercio pensando en nuestros mercados, en las compras estatales y las capacidades de crédito. La idea es crear operaciones, proyectos y/o empresas binacionales en los dos países.
Esta articulación productiva no existe en el TLC porque su lógica es otra; los TLCs solo allanan el camino para la competencia entre empresas. El TCP promueve la participación activa de los Estados en el comercio, mientras que los TLC persiguen una participación cada vez menor de los Estados.  El conjunto del TCP habla de la intermediación del Estado, del acopio y comercialización, esto porque no puede existir complementación productiva si no se recupera el rol protagónico del Estado en el comercio internacional.
P. ¿Eso significa que el TCP reconoce la autonomía del Estado en temas sensibles, por ejemplo en la definición de normas de propiedad intelectual o agricultura?
PS. El TCP es reducido en extensión porque omite todos los tópicos que el TLC intenta normar como son las reglas de propiedad intelectual, servicios, políticas de competencia, etc. En ese sentido el TCP es un tratado comercial de complementación productiva que deja a los Estados la potestad de regular los otros temas sin que existan condicionamientos. El TCP reconoce que la responsabilidad en estos temas es potestad soberana de los países y que temas como la salud, la educación, los servicios financieros o de agua potable no pueden ni deben ser normados por un Tratado Comercial que los obligue a liberalizar y por tanto a privatizar.
P. En todo este esquema, ¿dónde entra el componente de cooperación en el TCP?
El TCP articula el comercio y la complementariedad productiva con cooperación sin condicionamientos. En principio, Venezuela crea un fondo de 100 millones de dólares para actividades productivas y de infraestructura, y además dona 30 millones de dólares a Bolivia. Venezuela compromete además colaboración entre sectores energéticos y mineros. Este componente de cooperación va acompañado de programas sociales que van desde 5 mil becas para estudiantes bolivianos, la carnetización, y el Plan Milagro, que consiste en la atención oftalmológica con especialistas cubanos.
P.¿Por qué se dice que el TCP favorece más al pequeño productor?
PS. Un TLC trata de normas comerciales para que en teoría puedan ser aprovechadas “por todos” pero qué en la realidad son aprovechadas sólo por las empresas transnacionales. En cambio en el TCP se crean normas específicas para beneficiar a los sectores productivos más pequeños. Por ejemplo, en el caso de las oleaginosas el Estado compra su producción a los pequeños productores de soya y luego la comercializa en Venezuela.
P. En el fondo, parece que el TCP es un acuerdo político más que económico…
PS. No, porque en el TCP el país grande concede privilegios a la nación más chica. En este caso Venezuela abre sus compras estatales a proveedores bolivianos mientras Bolivia no lo hace; Venezuela baja sus aranceles a cero, pero nosotros no. Si realmente hablamos de acuerdos comerciales para eliminar la pobreza como actualmente se pregona, este es un trato asimétrico de verdad. En la OMC el trato especial y diferenciado para las economías más pequeñas consiste solamente en plazos un poco más largos para la implementación de las mismas medidas que aplican las economías más grandes. Al cabo de 5, 10 o 15 años todos deben competir bajo las mismas reglas. Eso en el fondo no es un verdadero trato asimétrico.  
P. ¿Cómo se articula el TCP y el ALBA?
PS. Ambos tienen los mismos principios, son propuestas de relacionamiento y de integración, pero el TCP está pensando como instrumento de las relaciones bilaterales. Se puede firmar un TCP con India, China o con los países europeos, en cambio el ALBA es para los pueblos de América. Tanto el ALBA como el TCP están en construcción, pero el ALBA tendrá un carácter más amplio. Bolivia quisiera TCPs con todos los países incluidos Estados Unidos y Europa. Si estos países llegarían a comprender que no es suficiente bajar aranceles, que hay que asegurar mercados, que no se debe incluir temas de servicios y propiedad intelectual dentro de los acuerdos comerciales, que el Estado debe recuperar un rol protagónico en el comercio y que este debe estar acompañado de una cooperación sin condicionamientos, entonces se podría hablar realmente de acuerdos comerciales que promueven la reducción de la pobreza.
Fuente: Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos http://www.boliviasoberana.org/blog/ALBATCP/_archives/2006/5/2/1928034.html

René Báez, shop Voltaire – 20 de abril de 2006

Más allá del destino político del temeroso Alfredo Palacio luego de su sorpresivo bloqueo indirecto al TLC que venía negociando con la Casa Blanca, find aludimos a sus reformas a la Ley de Hidrocarburos que resultaron indigeribles para George W. Bush, tres rumbos se vislumbran para el futuro previsible del Ecuador.

Las dos variantes del neoliberalismo

El primero, la continuidad de la estrategia promonopólica -la reestructuración subordinada / reprimarizadora que se instrumenta en el país desde hace tres décadas-, lo cual significaría la profundización de los ajustes y reformas liberales que han extendido la pobreza y la indigencia al 70-80 por ciento de la población, un nuevo éxodo de millones de compatriotas y la culminación del proceso de “balcanización” administrativo-territorial de nuestro pequeño país. Esta ruta se inscribe en la denominada “modernización refleja”(la “globocolonización”, según los críticos de la mundialización corporativa) y cuenta con la entusiasta adhesión de tiendas políticas derechistas y filoimperialistas como el PSC que acaudilla el eterno León Febres Cordero y el PRIAN del multimillonario Álvaro Noboa.

Una improbable resurrección del TLC de marras complementaría y aceleraría ese proceso liquidacionista del Estado-nación ecuatoriano, convirtiendo al Ecuador en una irredimible “banana republic”, un “paraíso fiscal” o algo por el estilo.

Esta estrategia / modelo responde a la lógica íntima del capital financiero transnacional y tiene el respaldo de una oligarquía y una bancocracia criollas que, pese a su inocultable fracaso histórico, mantienen intacto su poderío material y su control de los aparatos ideologizantes.

Un segundo camino conjeturable surgiría de ciertos “retoques” al cuadro anterior como los que proponen los partidos de la desdibujada centroizquierda: ID, PRE, PSP y similares. Comprendería programas gatopardianos -cambios para que todo siga igual- como los siguientes: reformas institucionales epidérmicas, políticas marginales de fomento productivo, reestructuraciones convencionales de la deuda externa que actualmente totaliza 18 mil millones de dólares, asistencialismo limosnero, programas ambientalistas más o menos inocuos… Se trataría de un socialdemocratismo “light”, orientado a camuflar los efectos más devastadores de la mundialización corporativa.
El camino del ALBA

La tercera ruta/estrategia/modelo ha comenzado a cobrar “visibilidad” y forma al calor de las vastas movilizaciones indígenas-populares-estudiantiles que semiparalizaron al país el pasado marzo blandiendo gritos y pancartas contra el ahora difunto TLC, las petroleras extranjeras –particularmente la OXY- y el involucramiento del país en el Plan Colombia/Plan Patriota.

Tales jornadas contestatarias –reprimidas con operativos militares y policiales de tinte racista- coincidieron, no por casualidad, con los espectaculares avances de las fuerzas nacionalistas y anti-sistema en Bolivia y Perú.

En el caso ecuatoriano, el rebrote del nacionalismo luego de su última emergencia como fermento del “Abril Forajido” está configurando una estrategia propiamente alternativa a las variantes del neoliberalismo arriba reseñadas, apuntando a convertirse en el parteaguas de la política en nuestro medio más allá de los resultados de las elecciones presidenciales del próximo octubre.

Aludimos a que “los de abajo”, desde sus múltiples barricadas, no solo que están aportando a la crítica al decadente discurso de la Modernidad (al denominado “idiotismo racional”), sino que están contribuyendo con proposiciones viables a la reconstrucción del atribulado Ecuador, ahora mismo al borde de una implosión multifacética en plena bonanza del precio internacional del crudo.

Aparte de sus proposiciones ya destacadas a propósito de los acontecimientos del último marzo, la estrategia/modelo de los explotados y excluidos se ha venido configurando con ideas-fuerza del tenor siguiente:

– Rechazo de la partidocracia tradicional y de la ecuación política=corrupción

– Pedido de ruptura con la institucionalidad neoliberal consagrada en la Constitución de 1998

– Revalorización del Estado como eje político y económico de la sociedad; Estado unitario, planificador, multicultural e inclusivo

– Recuperación para el Estado de los principales recursos naturales básicos y control por el ente público de la fracción sustantiva del excedente económico. Específicamente, y como demanda clave y urgente, renacionalización de PETROCUADOR rescatándola de la injerencia de poderosas mafias político-empresariales externas y nativas.

– No-pago de la (mayoritariamente) inmoral deuda pública externa-interna.

– Neutralización del modelo bancario-parasitario y fomento de la “economía real” mediante la acción de una revitalizada banca estatal, entre otras.

Casi huelga señalar que estos vectores de la estrategia nacional y popular en trance de galvanización no solo que prefiguran una ruta diametralmente opuesta al modelo avasallador que han venido ofreciendo las transnacionales en connivencia con nuestras inefables burguesías “consulares”, sino que se engranarían naturalmente con las iniciativas solidaristas y anticrematísticas que viene proyectando el ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas), política de integración-integradora que impulsa exitosamente la rebelde Venezuela con soporte en la “diplomacia del petróleo”.

Dialéctica de la dominación, dialéctica de la resistencia. ¿Quién dijo que el fundamentalismo liberal marcaría la estación terminal de la historia en estas tierras?

René Báez
Economista, investigador y escritor ecuatoriano. Profesor universitario. Premio Nacional de Economía. Pertenece a la International Writers Association

Fuente: Red Voltaire

Evo: El ALBA derrotó al ALCA; planeamos que el TCP derrote al TLC

Judith Valencia
En abril de 2001 empezó un dilema, doctor al decirle no al ALCA qué proponer – El proceso constituyente iba diciendo por donde. La constitución / diciembre 99 y las leyes habilitantes / noviembre 2001 van trazando las grandes líneas, illness preñadas del pensamiento de Bolívar. Hugo Chávez – en diciembre de 2001 – pronuncia el ALBA como siglas de integración de los pueblos de América. Nuestra América, la de sus pobladores. Estos últimos 3 años el sentido inicial de las siglas ha ido tomando cuerpo. Hay quienes siguen hablando de alternativa, otros dicen que “no es en respuesta a” por tanto no es alternativa. Que el ALBA es el amanecer fecundo de las raíces de la identidad latinoamericana que retoñan. El debate ha puesto en entredicho la traducción original: Alternativa Bolivariana para América, sumándole próceres, discutiendo América. Son variadas las versiones como es todo en tiempos de convulsión social. Todas las versiones comparten el ALBA como amanecer, alborada, esperanza consentida, sentida y con sentido.
El sentido contiene las culturas de los pueblos habitantes que caminan hacia el encuentro. Pueblos indígenas, campesinos mestizos y africanos, citadinos. Pueblos de culturas ancestrales y amalgamas recientes, sin ser nuevas ni alternativas. Estuvieron y están allí y acontecen / persisten a la misma vez, en el mismo tiempo de la cultura imperial que los niega y deshecha. Comparten un mismo territorio. De la lucha por el territorio se trata. Pueblos con su propio mapa que muestra la gente invisible para la lógica liberal, de la renta y la competencia del capitalismo depredador. El mapa muestra el renacer de lo que estuvo oculto en un ayer de siglos. Amanece lo oculto delatando su presencia junto a lo otro que estuvo por mucho tiempo, silente. De grito en grito se fue amasando un cuerpo en conflicto con la estrategia contrarrevolucionaria del capitalismo imperial transnacional. Estrategia militarista que busca imponerse ocultándose detrás de normas y disciplinas mercantiles, sobreponiendo los derechos del capital por encima de los derechos humanos: culturales, sociales, políticos, de los Estados logrados por las luchas centenarias de la humanidad, condensados en Resoluciones y Declaraciones de las Naciones Unidas en las décadas de los sesenta y setenta del siglo XX, El derecho mercantil borrando la vigencia de lo humano. Hacia el mundo la estrategia contrarrevolucionaria la canalizan a través de la Organización Mundial del Comercio y en particular, hacia el hemisferio americano se anuncia en el ALCA y la negocian y firman con los tratados de Libre Comercio / TLC´s.
Todo punto de partida siempre es arbitrario. Con ello en mente decimos que desde la Iniciativa para las Américas / 27 junio de 1990 (1), gobierno de papá – Bush, dos lógicas entran abiertamente en pugna. Una, la de los derechos del inversionista expresados en la trilogía: Inversión – Deuda – Comercio, dispositivos de la iniciativa Bush. Derechos de invasión territorial para los inversionistas transnacionales de registro usamericanos. Otra, la de las rebeliones por tierra exigiendo el territorio para sus pobladores, quienes desde finales de los 80´s comienzan a emitir señales de rebeldía.
Ciertamente la demarcación de los tiempos es arbitraria. Las investigaciones de Aníbal Quijano desmiente la novedad de la confrontación entre dos lógicas. Da muestra de la importancia fundamental de lo oculto que retoña y narra el punto de partida del enfrentamiento entre las dos lógicas. Nos dice que la historia desde la modernidad comienza el violento encuentro entre Europa y América que condensa una nueva intersubjetividad que produce el reemplazo del pasado por el futuro, de allí la producción de las utopías europeas. Desde el siglo XVI la historia comienza a ser proyectada, cargada de futuro, de sentido. En esas utopías las imágenes más poderosas fueron, ante todo, contribución seminal de la racionalidad andina al nuevo imaginario europeo: el hallazgo de las instituciones sociales andinas, establecidas entorno a la reciprocidad, de la solidaridad, del control de la arbitrariedad, y de una íntersubjetividad constituida alrededor de alegría del trabajo colectivo y de la comunidad vital con el mundo. Digo, nada tiene mejor parecido con el ALBA. Nada de eso provenía del pasado europeo. Desde sus inicios, la Ilustración europea contiene una división entre las tendencias para las cuales la racionalidad es una genuina promesa de liberación de la humanidad y para quienes la racionalidad es un dispositivo instrumental del poder, de la dominación.
De lejos viene la pugna y desde tiempo quedo marcada la imposición de la hegemonía del utilitarismo inglés sobre el resto de Europa y en el siglo XIX sobre la mayor parte del mundo. Imponen la racionalidad como arsenal instrumental del poder, esto es la transformación del mundo, de la sociedad, según las necesidades de la dominación del capital, despojado de toda otra finalidad que la acumulación. La investigación delata, denuncia no sin destacar que en América Latina hoy, como siempre, en las raíces de la identidad no han abandonado sus tensas relaciones entre si. De allí la permanencia subjetiva de cosas expresadas por Pierre Clastres: “es el propio Estado el que introduce la división…”.
Estas sociedades son ‘igualitarias’ porque ignoran la desigualdad: un hombre no ‘vale’ ni más ni menos que otro, no hay en ella, superiores ni inferiores… nadie puede más que otro, nadie detecta el poder… el goce de la libertad expresaba el ser natural de los hombres… ¿por qué tuvo lugar la desnaturalización del hombre? Las sociedades primitivas rechazan la relación de poder impidiendo que el deseo de su misión se realice….
Ubicado en esta dimensión el problema de la identidad, permite que nos reencontremos con la matriz que nutrió a Bolívar y junto a él a otros próceres de los siglos XVIII y XIX.- Muchas de las revueltas de finales del siglo XX caminan sobre esas huellas y por los intersticios del dominio imperial brotan y crecen presentándose en plan de lucha contra la lógica contrarrevolucionaria invasiva.
El ALBA propone el renacer de los proyectos de vida que quedaron inconclusos, que fueron abortados, reprimidos por siglos / por décadas. Que renazcan y se unan los sueños retenidos en el tiempo. El ALBA lo elaboramos todos y cada uno de nosotros. Reúne proyectos múltiples y diversos. Como son diversos los pueblos que habitan el continente. Marchamos juntos respetando los ritmos. Sí somos todos, significa ritmos diversos. Este planteamiento desconcierta. Todos los sujetos sociales, platean lo suyo sin sujetar a los otros, guiados por la premisa de que la felicidad es una construcción cultural y asumiendo como política de Estado que la pobreza solo se supera dándole poder a los pobres.
Del desconcierto del planteamiento derivo algunos supuestos de contexto del ALBA’s
De los supuestos podemos derivar situaciones en procesos reales
1. i algo inédito tiene lugar en tiempos del ALBA’s es que el cada día del hacer social se nutre de sentido con la práctica del proceso bolivariano.
1. ntre abril y diciembre 2002, el proceso bolivariano aprendió la importancia de la movilización. No era suficiente la movilización electoral. No bastaba emprender proyectos culturales. Hay momentos que requieren de la movilización de todos y que en circunstancias de alerta van dictando cause del desenvolvimiento de la situación. En la calle los pueblos unidos derrotaron el golpe de estado y el sabotaje petrolero. Los pueblos en la calle – indígenas, campesinos, citadinos – y el gobierno en situación de crisis, juntos reconocieron sus carencias. De ese reconocimiento algunos hasta entonces “planes de gobierno” se convirtieron en Misiones, desbordando las instituciones del Estado. Sin disolver el Estado, la sociedad asumió misiones de gobierno. Los criterios de eficiencia de la forma perdieron la razón ante el experimento social de organizarse partiendo de las necesidades: de saber, de salud, de alimentación. De saber: desde leer, oficios, profesiones hasta vivir y producir. De salud: de cuerpo y mente sana en su propia comunidad. De alimentación: facilitando como distribuir un ingreso siempre escaso. Sin desasistir las necesidades de seguridad, y de información política, las misiones avanzan hacia la formación de un solo ejército [cívico/militar] en la Producción y la Defensa. Un colectivo en tensión diaria – La Constitución refrendada el 15 de diciembre de 1999, junto a las leyes habilitantes del 13 de noviembre de 2001, en especial: la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, y la Ley Orgánica e Hidrocarburos, brindaran la posibilidad ante la necesidad imperiosa de convertir “planes de gobierno” en tareas del pueblo protagónico. La reconquista de la tierra / del territorio y del recurso natural no renovable / de PDVSA – del ingreso petrolero, le dieron condiciones y le dan futuro posible a la voluntad política de darle poder a los pobres a través de las misiones. Esto es algo de lo inédito en tiempo de ALBA’S. Las Misiones: Robinsón, Ribas, Sucre, Barrio Adentro, Vuelvan Cara, Mercal con todas las tareas y actividades complementarias que de ellas se derivan dan sentido a la vida. Visto así el desarrollo endógeno es hacia adentro de lo humano y de la geografía, es un territorio con sus pobladores que laboran su propio destino soberano.
2. as ideas que se conjugan en cada ALBA toman perfil en el camino.
El tiempo diario hace suya la palabra de Chiapas: “caminamos preguntando.”
3. Si es un proceso y los perfiles son culturales y en tiempo diario, quiere decir que comparten geografía / territorio pero despliegan culturas y ritmos diferentes.
2 y 3. Cada ALBA con su perfil. A las misiones asistimos hombre y mujeres de diversas cultural esto quiere decir que todos leemos pero no en el mismo libro. Todos leemos y traducimos lo leído, según nuestra cultura. Los pueblos citadinos tienen costumbres de la ciudad, pero según su región originaria y/o su raza, son citadinos culturalmente diversos. Según será su hogar, sus gustos, sus hábitos, ritmos de comprensión y acción. En síntesis: sus valores y futuros.
Los pueblos indígenas según su geografía, su cosmovisión, labores, ritos y mitos: Sabrán, tendrán salud, consumirán según la fuerza de su tradición. Igual con los campesinos, indígenas o afrodescendientes, andinos o isleños. Cultivadores de la tierra y/o del mar o del rió. Cada cual tiene lo suyo no transferible. Los ritmos de vida están impregnados de cultura, de condiciones del saber. Hay un ritmo del analfabeta, que al leer ajusta el paso dimensionando la vida. Es un ritmo diferente de quienes por labor leímos desde siempre. Al reconocer los ritmos y respetarlos, lejos estamos de diseñar la integración dejando sujetos afuera. Todos allí en desacuerdo práctico con los criterios de la competencia que deshecha a las grandes mayorías.
4. Culturas/costumbres que significan maneras de vivir: de producir, de consumo, de ritos y mitos, de visiones diferentes.
4. ALBA indígena y/o campesino ocupando una dimensión de territorios que significa su habitar/morar, extenso pero imprescindible para satisfacer sus necesidades culturales. Las tribus no pueden aceptar reubicación ni limitación de espacio. Los campesinos no pueden aceptar reducción de mecanismos de apoyo y de mejoras en las condiciones generales de vida. Las misiones crecen y se difunden por la extensión del territorio nacional.
5. Ritmos diferentes de entre culturas y entre sujetos de una misma cultura.
5. Las culturas tienen ritmos socialmente diferentes. Las ciudades tienen ritmos descompensadores de los biorritmos y de la naturaleza. Hay culturas que caminan al ritmo de la naturaleza y merecen respeto. No pretender exigirles a unos que alcancen los ritmos de otros. Cada quien a su paso pero todos juntos defendiendo la soberanía nacional. Igualdad de condiciones con iguales derechos y deberes constitucionales. Estas situaciones en proceso real avanzan como integración entre los pueblos. El proceso bolivariano mucho tiene que ver en esto, por voluntad política y por contagio social/ cultural.
También están inscritos como versiones del ALBA los Convenios Comerciales Compensados y las Alianzas Estratégicas circunstanciales. Como variables de combate, contra los pretendidos tratados en negociación: ALCA / TLC’s y para desviar la dirección de los compromisos adquiridos por Venezuela en gobiernos anteriores. Como lo comenta Chávez: “Compromisos sinceros sin simulación… de vida, de patria, de verdad”.
Los Convenios y las Alianzas guiados por el sentido del ALBA`s, entienden que en el comercio no esta el problema. La trampa esta cuando diciendo que negocian comercio lo que pretenden es lograr pleno derecho para invadir territorios con inversiones negándole la soberanía a los Estados poblados no solo por inversionista.
De Convenios Comerciales Compensados el mejor ejemplo avanza desde diciembre de 2004. Los gobiernos de Cuba y Venezuela decidieron dar pasos concretos hacia el proceso de integración “admiten la posibilidad de practicar el comercio compensado en la medida que esto resulta mutuamente conveniente para ampliar y profundizar el intercambio comercial”.
El Acuerdo incluye una declaración de principios comunes y cada República propone acciones propias donde expone lo que necesita y lo que otorga este convenio compensa bienes y servicios según las necesidades y capacidades. Es así como: “Venezuela ofrece becas para estudio en el sector energético” “Cuba ofrece 2000 becas anuales para la realización de estudios superiores en cualquier área de interés, incluida las áreas de investigación científica”.
Las Alianzas Estratégicas circunstanciales tienen al petróleo como centro. EL gobierno venezolano utiliza su recurso abundante, escaso en territorios de gobiernos aliados, negociando intercambios complementarios sin exigir compensaciones que vulneren la soberanía de los Estados y dando condiciones de comercialización solidarias que sustituyan las exigencias de las transnacionales privadas. Desde julio de 2002, Hugo Chávez propuso en el marco de la II Reunión de Jefes de Estado de América del Sur / Guayaquil – Ecuador la creación de Petroamérica. El 12 de agosto de 2003 en la Carta de Intención suscrita con Trinidad y Tobago se contempla un concepto: mecanismo para promover la cooperación entre compañías estatales latinoamericanas de petróleo y gas. Siete días después en Buenos Aires nace la intención de Petrosur, y será el 8 de julio de 2004 cuando quede conformada en la Declaración de Iguazú. A los dos días, en Caracas, surge la iniciativa de Petrocaribe, y el 27 de agosto de 2004, en Jamaica suscriben un Comunicado Conjunto. Venezuela después del golpe de Estado del 11 de abril de 2002, en el que los ejecutivos petroleros de PDVSA estuvieron comprometidos, inicia una estrategia petrolera latinoamericana. Política que avanza y se perfila después del rescate de PDVSA con la derrota del sabotaje petrolero del 2/12/2002 a marzo de 2003.
Las Alianzas estratégicas que tienen como centro el petróleo y el gas son políticas comerciales fundadas en la conservación de los recursos naturales no renovables, la solidaridad compartida y la corresponsabilidad social entre los pueblos para asegurar el acceso democrático a la energía a un precio razonable. Se concibe como un acuerdo entre gobiernos, no prevé la fusión con capital energético privado, ni la transferencia de recursos del sector público al privado. Concreta esfuerzos para la complementariedad de las capacidades de nuestras empresas estatales de energía.
En los últimos 2 años las Macroruedas Binacionales de Negocios, sin tener novedades, en tanto son negocios entre empresarios privados con los gobiernos como facilitadores, ayudan a diversificar orígenes y destinos de las exportaciones e importaciones y con ello reavivan actividades productivas interrumpidas por las políticas de ajustes estructurales y por las acciones de la competencia transnacional estimulan la producción de empresarios privados quienes se habían limitado con asociarse a las oportunidades brindadas por las transnacionales y satisfacen el consumo productivo y de sujetos sociales demandantes. Despertarles las actitudes empresariales no está mal. Si con ello le restamos apoyo real personal/político a la ofensiva contrarrevolucionaria de la intención hemisférica envolvente y expansiva del inversionista imperial.
Notas:
(1) Iniciativa para las Américas. George Bush. 1990.
(2) Aníbal Quijano. Modernidad, identidad y utopía en América Latina. Octubre 1987.
(3) Pierre Clastres. Investigaciones en antropología política. 7. – Libertad, desventura, innombrable. Gedisa. 1981. – Pierre Clastres: La Sociedad contra el Estado. Monte Avila editores 1978 (Pág. 85) Y no se trataba de pequeñas poblaciones: “para la región mexicana de Anáhuac (514.000 Km. 2 ) determinan, en 1519+, una población de 25 millones… una densidad comparable a la de Francia de 1789, de 50 habitantes por kilómetro cuadrado”.

Redacción Bolpress – Morales invita a Chávez a discutir el ALBA en la capital de las luchas contra el neoliberalismo: el Chapare

En la reciente minicumbre de Asunción, los presidentes de los países más pequeños y menos desarrollados de Sudamérica, remedy Bolivia, Paraguay y Uruguay, acordaron con la primera potencia energética del continente, Venezuela, trabajar hasta fin de año en el proyecto “cono energético del sur”, emprendimiento que sería parte del megaproyecto venezolano Gas Sudamericano. En la ocasión, por primera vez el presidente Evo Morales fue explícito al respaldar la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) propuesta por el presidente Hugo Chávez.

En reunión con los presidentes Nicanor Duarte, Tabaré Vásquez y Hugo Chávez, Morales planteó avanzar en una estrategia de desarrollo sustentada en el bienestar de los pueblos, hasta el momento olvidados. “El ALBA derrotó al ALCA y en Bolivia planteamos que el TCP derrote al TLC” declaró e invitó a su colega Chávez a discutir el ALBA en el Chapare, la combativa zona productora de coca que resistió eficientemente a las políticas neoliberales. Duarte coincidió con Morales en impulsar una integración que no se limite al ámbito económico-comercial sino que trascienda hasta el plano cultural y otros de interés humano.

La propuesta boliviana

Hay que entender al Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) propuesto por el gobierno de Bolivia como una respuesta natural al agotamiento del modelo económico aplicado en las últimas dos décadas que se fundamenta en la desregulación, la privatización y sobre todo en la apertura indiscriminada de los mercados como única herramienta eficaz en la carrera hacia el desarrollo.

La experiencia acumulada en las últimas dos décadas -dos severas crisis financieras internacionales de por medio y decenas de conflictos nacionales que amenazan con desestabilizar la democracia en varios países- obliga a cambiar la lógica de las relaciones internacionales y a descentralizar la toma de decisiones. Ya no es aceptable ni eficiente que un reducido grupo de naciones poderosas nieguen a los países rezagados el derecho a diseñar sus propios modelos de desarrollo en función a sus necesidades internas. Ya no se puede aceptar que las potencias dicten una política económica mundial que no solucionará los problemas del desarrollo, como lo demuestran diversos estudios, incluidos los del Banco Mundial, razona el gobierno de Morales.

Desde ese punto de vista, el TPC de Bolivia y el ALBA venezolano son intentos de replantear la política de relacionamiento con el exterior incorporando objetivos ausentes en los actuales programas de integración económica propuestos por los países del Norte, como son alcanzar la Meta del Milenio, es decir la reducción efectiva de la pobreza, y sobre todo preservar a las comunidades indígenas de la homogeneización cultural promovida por los acuerdos de libre comercio liberales.

El documento oficial del TCP difundido hace poco indica que el gobierno boliviano busca equidad y complementariedad entre los países, equilibrio entre los ciudadanos -no está pensado sólo para un pequeño grupo exportador- y equilibrio con la naturaleza.
El TCP, el ALBA y otros planteamientos de integración pensados en el seno de la sociedad civil, como la propuesta de la Alianza Social Continental (ASC) defienden valores diferentes al ideario capitalista (que se resume en la competencia, la acumulación y el consumo) como ser la complementación, la cooperación, la solidaridad, la productividad, la prosperidad y el respeto a la soberanía de los países. El TCP enriquece el debate al habilitar una manera distinta de intercambio que se apoya fuertemente en el concepto indígena de reciprocidad entre los pueblos, y en la sustitución de la competencia por la complementariedad y la solidaridad.

El TCP entiende que el comercio y la inversión no son fines sino medios del desarrollo, y su objetivo no es la liberalización absoluta de los mercados sino beneficiar a los pequeños productores, microempresarios, cooperativas locales y empresas comunitarias.

Razones para oponerse al credo liberal del TLC

Según el credo neoliberal, la liberalización comercial asegura la mejor asignación de recursos de acuerdo a las “ventajas comparativas” de cada país, generando ingresos de exportación necesarios para importar otros bienes y servicios que garanticen mayor crecimiento económico. Esta religión asegura que la liberalización financiera atrae al capital extranjero hacia el país escaso de capital permitiéndole invertir más de lo que ahorra; y la inversión extranjera directa (IED) acelera el crecimiento no solo por la acumulación de capital sino también por la creación de lazos de oferta y demanda de productos en el mercado interno (“eslabonamientos virtuosos”) y la transferencia de tecnología. Se parte de la suposición de que a mayor liberalización comercial y a mayor peso de las exportaciones en el PIB corresponde un mayor crecimiento económico, más inversión física, mayor generación de empleos mejor remunerados y, por ende, elevación de niveles de bienestar social y reducción de la pobreza.

Pero esa es solo teoría, porque en la práctica la política neoliberal arroja resultados diferentes. Los países que se sometieron a este programa tuvieron una tasa media de crecimiento en el período 1990-2003 de 2,6% anual, inferior al crecimiento del PIB en el período de industrialización dirigido por el Estado entre 1960-1980 (5,5% anual). La distribución del ingreso y los índices de pobreza mejoraron considerablemente en los años setenta, antes de la imposición del “consenso”, pero empeoraron significativamente entre 1980 y 1990. [1]

Se prometió a Bolivia que la integración rápida a la economía mundial a través de la expansión de las exportaciones y el influjo del capital extranjero resolverían los problemas sociales, pero en la década de los 90 Bolivia se convirtió en uno de los cuatro países del continente en donde la desigualdad aumentó de forma más marcada y en donde el índice de Gini (un indicador que muestra las desigualdades sociales en cuanto a la concentración de la riqueza) registró un cambio promedio de más de un punto por año. [2]

El economista Paul Samuelson (The gains from international trade once again, 1962) demostró formalmente que si bien el libre comercio puede elevar la eficiencia en la asignación de recursos y maximizar el crecimiento económico y el bienestar en un conjunto de naciones, no necesariamente maximiza el crecimiento y el bienestar en cada uno de los países participantes; por el contrario, algunas naciones pueden empeorar su economía y su bienestar a causa del libre comercio. [3]

Con esos antecedentes, el TCP de Morales subordina el comercio al desarrollo y bienestar humanos en el entendido de que los objetivos de la política económica no pueden ser reducidos al incremento del PIB o a la liberalización comercial. La prioridad del nuevo modelo es la mejora de los niveles de vida (ingresos, educación, salud, agua, cultura), y un desarrollo sostenible, equitativo, igualitario y democrático, que permita la participación consciente de los ciudadanos en la toma de decisiones.

En resumen, el TCP es un modelo comercial que, en concierto con políticas de desarrollo productivo nacional y local, pretende resolver el problema de la distribución de la riqueza a favor de los más pobres y responder claramente a una pregunta central: ¿Al servicio de quién debe estar el comercio? Queda claro que el comercio no es la panacea para aliviar la pobreza en los países en desarrollo sino sólo un factor entre muchos que contribuyen al crecimiento económico. También es evidente que, tal y como está diseñado actualmente, el libre comercio no beneficia a todos los países por igual automáticamente y tampoco a todos los habitantes de una nación. [4]

A romper mitos

El TLC de Morales, que se complementa con el ALBA de Chávez, no busca trascender el capitalismo sino simplemente plantear un esquema comercial de corte nacionalista. Ambos proyectos parten del convencimiento de que los países desarrollados del Norte pregonan y fomentan el librecambio a las naciones más pobres, mientras continúan ejerciendo un control férreo e irrestricto de sus mercados internos. Las grandes potencias tienen doble moral: por un lado exigen a los países en vías de desarrollo renunciar al uso de las políticas públicas para impulsar sus aparatos productivos, mientras que por otro aplican ruinosos subsidios a favor de los suyos. Las subvenciones de los miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ascienden a 350 mil millones de dólares anuales. Sólo en el caso del algodón, el proteccionismo implica no menos de 100 mil millones de dólares al año, el doble de lo que reciben los países del Sur como Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD). [5]
Además de los subsidios, los países ricos imponen obstáculos técnicos al comercio de los más pobres, es decir barreras arancelarias y no arancelarias a las exportaciones agrícolas de las naciones subdesarrolladas, muchas de las cuales dependen de pocos productos, en particular materias primas.

En realidad, ningún país del planeta aplica el libre comercio ni lo aplicó en el pasado como un mecanismo para desarrollarse. Los actuales abanderados del libre comercio fueron en algunas etapas de su desarrollo económico los adalides de políticas proteccionistas. En 1880, Estados Unidos contaba con el arancel medio más alto del mundo y no reconocía los derechos de propiedad intelectual extranjeros -todo lo contrario a lo que hoy recetan la OMC y el FMI a los países pobres- pero era uno de los países del mundo que crecía a mayor velocidad. Adam Smith recomendaba a los americanos dejar de proteger a sus industrias, pero el presidente Ulysses Grant (1868- 1876) tenía otros intereses: “Dentro de 200 años, cuando América haya obtenido del proteccionismo todo lo que pueda ofrecer, también adoptará el libre comercio”.

Los ricos hicieron exactamente lo contrario de lo que ahora recomiendan a los países en desarrollo. Todos utilizaron protección arancelaria y subsidios para desarrollar sus industrias y cuando lo lograron impusieron libre comercio a los más débiles. [6] Friedrich List, un economista alemán de mediados del siglo XIX, argumentaba que, de este modo, los países más desarrollados “derribaban la escalera” con la que habían subido a lo alto para evitar que los países más pobres tengan la oportunidad de desarrollarse. [7]

Una nueva visión de desarrollo

Si bien el TCP y el ALBA contienen elementos de una política desarrollista tradicional, es decir la industrialización como objetivo central del desarrollo, la propuesta boliviana intenta marcar distancias con el modelo de desarrollo occidental que se fundamenta en el consumo y que está destruyendo la naturaleza.

“Los tratados comerciales diseñados en el Norte facilitan el desarrollo y la expansión del sistema capitalista a escala global que se fundamenta en la explotación ilimitada de los recursos naturales y humanos en la búsqueda constante del beneficio y la acumulación individual de riqueza, una visión que inevitablemente deriva en la degradación del medioambiente. La contaminación y depredación con el solo fin de obtener beneficios pone en riesgo la vida de los grupos humanos que conviven más estrechamente con la naturaleza, es decir las comunidades indígenas”, evalúa el TCP.

El TCP pone en duda la sostenibilidad de la teoría del “crecimiento económico” y la cultura del derroche occidentales que miden el desarrollo económico de una nación según la capacidad de consumo de sus habitantes. Por ello plantea otra lógica de relacionamiento entre los seres humanos, es decir un modelo de convivencia distinto que no se asiente en la competencia y el afán de acumulación que aprovecha/explota al máximo la mano de obra y los recursos naturales. Rescatando las premisas de la cultura indígena, el TCP postula la complementariedad frente a la competencia; la convivencia con la naturaleza en contraposición con la explotación irracional de recursos; la defensa de la propiedad social frente a la privatización extrema; el fomento de la diversidad cultural frente a la monocultura y la uniformización del mercado que homogeneiza los patrones de consumo.

Bolivia se propone alcanzar una verdadera integración que trascienda los campos comercial y económico -cuya filosofía es alcanzar el desarrollo endógeno justo y sustentable en base a principios comunitarios- que tenga en cuenta las diferencias nacionales respecto a población, superficie, producción, acceso a infraestructura y recursos e historia, en la línea de las dos propuestas de integración más avanzadas en este sentido como son la ASC y el ALBA.

Notas

[1] Más allá del Consenso de Washington, José Antonio Ocampo; secretario general adjunto de asuntos económicos y sociales de la ONU. Otros estudios indican que el crecimiento del PIB per cápita durante el decenio 1981-1990 fue de 0.9% anual y de apenas 1.1% anual en el periodo 1991-2004. El crecimiento anual per cápita de Bolivia entre 1989 y 2000 fue del 1,67%.

[2] Pobreza, Desigualdad, y Liberalización Comercial y Financiera en América Latina; Jere R. Behrman, Nancy Birdsall y Miguel Székely, marzo de 2001.

[3] El premio Nobel Joseph Stiglitz observa que los países del este de Asia lograron una tasa media de crecimiento de su PIB per cápita de 6.1% anual en el decenio 1981-1990 y de 5.8% anual durante el periodo 1991-2004 porque cada uno rechazó los dogmas básicos del Consenso de Washington que postulaban un mínimo papel del gobierno y una rápida privatización y liberalización, y determinó su propio ritmo de inserción a la economía global. La crisis mexicana fue la primera alerta del fracaso de la liberalización dictada por el Consenso de Washington. Luego, la crisis asiática de 1997 confirmó que la liberalización de los flujos de capital es ciertamente nociva.

[4] Proyecciones del Banco Mundial presentadas en la cumbre ministerial de la OMC en Hong Kong indican que la liberalización comercial podría generar alrededor de 287 mil millones de dólares (un tercio del nivel calculado dos años atrás) de ganancias. En un escenario de liberalización total, los países en desarrollo recibirían 90 mil millones de dólares de ese total. El estudio añade que en un escenario de liberalización parcial, que es más realista, las ganancias globales ascenderían a 96 mil millones de dólares, de los cuales solo 16 mil millones irían a los países en desarrollo, es decir el 0,16% de PIB mundial. Esto es menos de un centavo diario per cápita para la gente que vive en los países en desarrollo. Sólo ocho países en desarrollo tendrían potencial para ganar con el libre comercio: Brasil, Argentina, China, India, Tailandia, Vietnam, México y Turquía. Un estudio de la ONG Carnegie estima que la liberalización comercial estimulará modestas ganancias, y por una sola vez, de entre 40 mil y 60 mil millones de dólares, lo que significa menos del 0,2% del PIB mundial. Los países pobres son los perdedores netos en todos los escenarios probables de la Ronda de Doha. El gran ganador es China (entre 0,8 y 1,2% del PIB) en diferentes escenarios.

Los costos del libre comercio: Muchas de las propuestas en agricultura, servicios, propiedad intelectual y comercio de bienes no agrícolas requieren reformas legales que implican un costo. El Banco Mundial calcula que el costo de poner en práctica los tratados de la OMC ascienden a 130 mil millones de dólares anuales en los países en desarrollo. Por otro lado, la remoción de aranceles implica una pérdida de 60 mil millones de dólares para los países en desarrollo, calcula la UNCTAD.

[5] Más ejemplos de proteccionismo: Estados Unidos aplica tarifas antidumping a los productores argentinos de miel; Brasil demandó a la potencia en la OMC por los 3.900 millones de dólares anuales de subsidios que paga a sus productores de algodón. Los subsidios agrícolas subirían a 31 mil millones de dólares hasta 2007. Washington aumentó entre 8% y 30 % los aranceles que gravan las importaciones de acero para dar un empujón a su industria en crisis. (Fuente)

[6] Gran Bretaña y EE.UU., los dos países que supuestamente han alcanzado la cumbre de la economía mundial a través del libre mercado y las políticas de libre comercio, son los que más agresivamente usaron el proteccionismo y los subsidios. Gran Bretaña fue pionera en la aplicación de políticas para promover sus industrias, especialmente la relacionada con las manufacturas de lana hasta el siglo XIV (tiempos de Eduardo III) y el siglo XV (tiempos de Enrique VII). Inglaterra era exportadora de lana cruda a los Países Bajos, y Enrique VII trató de cambiar esto protegiendo a los productores de textiles imponiendo aranceles a las exportaciones de lana cruda y atrapando trabajadores calificados de los Países Bajos. Entre la reforma de política comercial del primer ministro Robert Walpole, en 1721 y la adopción del libre comercio, alrededor de 1860, Gran Bretaña usó políticas industriales y de comercio “dirigidas”, incluyendo medidas muy similares a las que países como Japón o Corea han usado últimamente para proteger sus economías. De acuerdo a un estudio de Joseph Nye, el promedio de arancel de Francia fue significativamente más bajo que el británico durante la primera mitad del siglo XIX. Alemania, el otro país frecuentemente asociado con el intervensionismo estatal, tenía un arancel mucho más bajo que el británico de este periodo, aunque los Estados Alemanes tendían a usar otros medios de intervención económica más activamente.

Estados Unidos, supuesto campeón contemporáneo del libre comercio, fue mucho más proteccionista que los británicos hasta antes de la Segunda Guerra Mundial. Según el reconocido estudio de Paul Bairoch, entre la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos fue la economía más fuertemente protegida del mundo. La Guerra Civil Estadounidense fue en mucho la lucha sobre los aranceles más que sobre la esclavitud. De los dos mayores temas que dividieron al Norte del Sur, el Sur tenía mucho más temor sobre el frente de los aranceles que sobre el frente de la esclavitud. Abraham Lincoln fue un conocido proteccionista que se crió políticamente en el Partido Whig, bajo el carismático político Henry Clay que abogaba por el “Sistema Americano” (así nombrado por el reconocimiento de que el libre comercio significaban los intereses “británicos”) que fue fundamentado en el desarrollo de infraestructura y el proteccionismo. EE.UU. fue el hogar intelectual del proteccionismo hasta el siglo XIX. El economista Daniel Raymond fue el primero en desarrollar sistemáticamente el argumento sobre la “industria infanta” (infant industry) con el cual se justificaba la protección de las industrias manufactureras en las economías menos desarrolladas.

Casos como el de Alemania, Japón o Corea son también bien conocidos. Pero incluso países como Suecia, que posteriormente vino a representar para muchos economistas una “economía un poco abierta”, también usó estratégicamente aranceles, subsidios, carteles, apoyo estatal para la investigación y el desarrollo para el avance de sus industrias, especialmente los textiles, el acero y las ingenierías. Hay algunas excepciones como Holanda o Suiza que han mantenido el libre comercio desde finales del siglo XVII. Sin embargo, Holanda desplegó un impresionante rango de medidas intervensionistas hasta el siglo XVII con el fin de construir su supremacía marítima y comercial y abolió su Ley de Patentes en 1869 sobre la base de que las patentes eran una creación de monopolios incongruentes con sus principios de libre comercio; este país no reintrodujo una Ley de Patentes sino hasta 1912. Suiza no tuvo una ley de patentes hasta 1907, apuntando directamente contra el énfasis que la actual ortodoxia pone en la protección de los derechos de propiedad intelectual. (Kicking Away the Ladder- Development Strategy in Historical Perspective, Ha-Joon Chang ; Anthem Press, Londres 2002).

[7] “History Debunks Myth That Free Trade Is Best For All”, Ha-Joon Chang, profesor de la Universidad de Cambridge; Guardian Weekly del 27 de junio al 3 de julio de 2002.

Bollpress

Redacción Bolpress – Morales invita a Chávez a discutir el ALBA en la capital de las luchas contra el neoliberalismo: el Chapare

En la reciente minicumbre de Asunción, buy los presidentes de los países más pequeños y menos desarrollados de Sudamérica, seek Bolivia, recipe Paraguay y Uruguay, acordaron con la primera potencia energética del continente, Venezuela, trabajar hasta fin de año en el proyecto “cono energético del sur”, emprendimiento que sería parte del megaproyecto venezolano Gas Sudamericano. En la ocasión, por primera vez el presidente Evo Morales fue explícito al respaldar la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) propuesta por el presidente Hugo Chávez.

En reunión con los presidentes Nicanor Duarte, Tabaré Vásquez y Hugo Chávez, Morales planteó avanzar en una estrategia de desarrollo sustentada en el bienestar de los pueblos, hasta el momento olvidados. “El ALBA derrotó al ALCA y en Bolivia planteamos que el TCP derrote al TLC” declaró e invitó a su colega Chávez a discutir el ALBA en el Chapare, la combativa zona productora de coca que resistió eficientemente a las políticas neoliberales. Duarte coincidió con Morales en impulsar una integración que no se limite al ámbito económico-comercial sino que trascienda hasta el plano cultural y otros de interés humano.

La propuesta boliviana

Hay que entender al Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) propuesto por el gobierno de Bolivia como una respuesta natural al agotamiento del modelo económico aplicado en las últimas dos décadas que se fundamenta en la desregulación, la privatización y sobre todo en la apertura indiscriminada de los mercados como única herramienta eficaz en la carrera hacia el desarrollo.

La experiencia acumulada en las últimas dos décadas -dos severas crisis financieras internacionales de por medio y decenas de conflictos nacionales que amenazan con desestabilizar la democracia en varios países- obliga a cambiar la lógica de las relaciones internacionales y a descentralizar la toma de decisiones. Ya no es aceptable ni eficiente que un reducido grupo de naciones poderosas nieguen a los países rezagados el derecho a diseñar sus propios modelos de desarrollo en función a sus necesidades internas. Ya no se puede aceptar que las potencias dicten una política económica mundial que no solucionará los problemas del desarrollo, como lo demuestran diversos estudios, incluidos los del Banco Mundial, razona el gobierno de Morales.

Desde ese punto de vista, el TPC de Bolivia y el ALBA venezolano son intentos de replantear la política de relacionamiento con el exterior incorporando objetivos ausentes en los actuales programas de integración económica propuestos por los países del Norte, como son alcanzar la Meta del Milenio, es decir la reducción efectiva de la pobreza, y sobre todo preservar a las comunidades indígenas de la homogeneización cultural promovida por los acuerdos de libre comercio liberales.

El documento oficial del TCP difundido hace poco indica que el gobierno boliviano busca equidad y complementariedad entre los países, equilibrio entre los ciudadanos -no está pensado sólo para un pequeño grupo exportador- y equilibrio con la naturaleza.
El TCP, el ALBA y otros planteamientos de integración pensados en el seno de la sociedad civil, como la propuesta de la Alianza Social Continental (ASC) defienden valores diferentes al ideario capitalista (que se resume en la competencia, la acumulación y el consumo) como ser la complementación, la cooperación, la solidaridad, la productividad, la prosperidad y el respeto a la soberanía de los países. El TCP enriquece el debate al habilitar una manera distinta de intercambio que se apoya fuertemente en el concepto indígena de reciprocidad entre los pueblos, y en la sustitución de la competencia por la complementariedad y la solidaridad.

El TCP entiende que el comercio y la inversión no son fines sino medios del desarrollo, y su objetivo no es la liberalización absoluta de los mercados sino beneficiar a los pequeños productores, microempresarios, cooperativas locales y empresas comunitarias.

Razones para oponerse al credo liberal del TLC

Según el credo neoliberal, la liberalización comercial asegura la mejor asignación de recursos de acuerdo a las “ventajas comparativas” de cada país, generando ingresos de exportación necesarios para importar otros bienes y servicios que garanticen mayor crecimiento económico. Esta religión asegura que la liberalización financiera atrae al capital extranjero hacia el país escaso de capital permitiéndole invertir más de lo que ahorra; y la inversión extranjera directa (IED) acelera el crecimiento no solo por la acumulación de capital sino también por la creación de lazos de oferta y demanda de productos en el mercado interno (“eslabonamientos virtuosos”) y la transferencia de tecnología. Se parte de la suposición de que a mayor liberalización comercial y a mayor peso de las exportaciones en el PIB corresponde un mayor crecimiento económico, más inversión física, mayor generación de empleos mejor remunerados y, por ende, elevación de niveles de bienestar social y reducción de la pobreza.

Pero esa es solo teoría, porque en la práctica la política neoliberal arroja resultados diferentes. Los países que se sometieron a este programa tuvieron una tasa media de crecimiento en el período 1990-2003 de 2,6% anual, inferior al crecimiento del PIB en el período de industrialización dirigido por el Estado entre 1960-1980 (5,5% anual). La distribución del ingreso y los índices de pobreza mejoraron considerablemente en los años setenta, antes de la imposición del “consenso”, pero empeoraron significativamente entre 1980 y 1990. [1]

Se prometió a Bolivia que la integración rápida a la economía mundial a través de la expansión de las exportaciones y el influjo del capital extranjero resolverían los problemas sociales, pero en la década de los 90 Bolivia se convirtió en uno de los cuatro países del continente en donde la desigualdad aumentó de forma más marcada y en donde el índice de Gini (un indicador que muestra las desigualdades sociales en cuanto a la concentración de la riqueza) registró un cambio promedio de más de un punto por año. [2]

El economista Paul Samuelson (The gains from international trade once again, 1962) demostró formalmente que si bien el libre comercio puede elevar la eficiencia en la asignación de recursos y maximizar el crecimiento económico y el bienestar en un conjunto de naciones, no necesariamente maximiza el crecimiento y el bienestar en cada uno de los países participantes; por el contrario, algunas naciones pueden empeorar su economía y su bienestar a causa del libre comercio. [3]

Con esos antecedentes, el TCP de Morales subordina el comercio al desarrollo y bienestar humanos en el entendido de que los objetivos de la política económica no pueden ser reducidos al incremento del PIB o a la liberalización comercial. La prioridad del nuevo modelo es la mejora de los niveles de vida (ingresos, educación, salud, agua, cultura), y un desarrollo sostenible, equitativo, igualitario y democrático, que permita la participación consciente de los ciudadanos en la toma de decisiones.

En resumen, el TCP es un modelo comercial que, en concierto con políticas de desarrollo productivo nacional y local, pretende resolver el problema de la distribución de la riqueza a favor de los más pobres y responder claramente a una pregunta central: ¿Al servicio de quién debe estar el comercio? Queda claro que el comercio no es la panacea para aliviar la pobreza en los países en desarrollo sino sólo un factor entre muchos que contribuyen al crecimiento económico. También es evidente que, tal y como está diseñado actualmente, el libre comercio no beneficia a todos los países por igual automáticamente y tampoco a todos los habitantes de una nación. [4]

A romper mitos

El TLC de Morales, que se complementa con el ALBA de Chávez, no busca trascender el capitalismo sino simplemente plantear un esquema comercial de corte nacionalista. Ambos proyectos parten del convencimiento de que los países desarrollados del Norte pregonan y fomentan el librecambio a las naciones más pobres, mientras continúan ejerciendo un control férreo e irrestricto de sus mercados internos. Las grandes potencias tienen doble moral: por un lado exigen a los países en vías de desarrollo renunciar al uso de las políticas públicas para impulsar sus aparatos productivos, mientras que por otro aplican ruinosos subsidios a favor de los suyos. Las subvenciones de los miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ascienden a 350 mil millones de dólares anuales. Sólo en el caso del algodón, el proteccionismo implica no menos de 100 mil millones de dólares al año, el doble de lo que reciben los países del Sur como Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD). [5]
Además de los subsidios, los países ricos imponen obstáculos técnicos al comercio de los más pobres, es decir barreras arancelarias y no arancelarias a las exportaciones agrícolas de las naciones subdesarrolladas, muchas de las cuales dependen de pocos productos, en particular materias primas.

En realidad, ningún país del planeta aplica el libre comercio ni lo aplicó en el pasado como un mecanismo para desarrollarse. Los actuales abanderados del libre comercio fueron en algunas etapas de su desarrollo económico los adalides de políticas proteccionistas. En 1880, Estados Unidos contaba con el arancel medio más alto del mundo y no reconocía los derechos de propiedad intelectual extranjeros -todo lo contrario a lo que hoy recetan la OMC y el FMI a los países pobres- pero era uno de los países del mundo que crecía a mayor velocidad. Adam Smith recomendaba a los americanos dejar de proteger a sus industrias, pero el presidente Ulysses Grant (1868- 1876) tenía otros intereses: “Dentro de 200 años, cuando América haya obtenido del proteccionismo todo lo que pueda ofrecer, también adoptará el libre comercio”.

Los ricos hicieron exactamente lo contrario de lo que ahora recomiendan a los países en desarrollo. Todos utilizaron protección arancelaria y subsidios para desarrollar sus industrias y cuando lo lograron impusieron libre comercio a los más débiles. [6] Friedrich List, un economista alemán de mediados del siglo XIX, argumentaba que, de este modo, los países más desarrollados “derribaban la escalera” con la que habían subido a lo alto para evitar que los países más pobres tengan la oportunidad de desarrollarse. [7]

Una nueva visión de desarrollo

Si bien el TCP y el ALBA contienen elementos de una política desarrollista tradicional, es decir la industrialización como objetivo central del desarrollo, la propuesta boliviana intenta marcar distancias con el modelo de desarrollo occidental que se fundamenta en el consumo y que está destruyendo la naturaleza.

“Los tratados comerciales diseñados en el Norte facilitan el desarrollo y la expansión del sistema capitalista a escala global que se fundamenta en la explotación ilimitada de los recursos naturales y humanos en la búsqueda constante del beneficio y la acumulación individual de riqueza, una visión que inevitablemente deriva en la degradación del medioambiente. La contaminación y depredación con el solo fin de obtener beneficios pone en riesgo la vida de los grupos humanos que conviven más estrechamente con la naturaleza, es decir las comunidades indígenas”, evalúa el TCP.

El TCP pone en duda la sostenibilidad de la teoría del “crecimiento económico” y la cultura del derroche occidentales que miden el desarrollo económico de una nación según la capacidad de consumo de sus habitantes. Por ello plantea otra lógica de relacionamiento entre los seres humanos, es decir un modelo de convivencia distinto que no se asiente en la competencia y el afán de acumulación que aprovecha/explota al máximo la mano de obra y los recursos naturales. Rescatando las premisas de la cultura indígena, el TCP postula la complementariedad frente a la competencia; la convivencia con la naturaleza en contraposición con la explotación irracional de recursos; la defensa de la propiedad social frente a la privatización extrema; el fomento de la diversidad cultural frente a la monocultura y la uniformización del mercado que homogeneiza los patrones de consumo.

Bolivia se propone alcanzar una verdadera integración que trascienda los campos comercial y económico -cuya filosofía es alcanzar el desarrollo endógeno justo y sustentable en base a principios comunitarios- que tenga en cuenta las diferencias nacionales respecto a población, superficie, producción, acceso a infraestructura y recursos e historia, en la línea de las dos propuestas de integración más avanzadas en este sentido como son la ASC y el ALBA.

Notas

[1] Más allá del Consenso de Washington, José Antonio Ocampo; secretario general adjunto de asuntos económicos y sociales de la ONU. Otros estudios indican que el crecimiento del PIB per cápita durante el decenio 1981-1990 fue de 0.9% anual y de apenas 1.1% anual en el periodo 1991-2004. El crecimiento anual per cápita de Bolivia entre 1989 y 2000 fue del 1,67%.

[2] Pobreza, Desigualdad, y Liberalización Comercial y Financiera en América Latina; Jere R. Behrman, Nancy Birdsall y Miguel Székely, marzo de 2001.

[3] El premio Nobel Joseph Stiglitz observa que los países del este de Asia lograron una tasa media de crecimiento de su PIB per cápita de 6.1% anual en el decenio 1981-1990 y de 5.8% anual durante el periodo 1991-2004 porque cada uno rechazó los dogmas básicos del Consenso de Washington que postulaban un mínimo papel del gobierno y una rápida privatización y liberalización, y determinó su propio ritmo de inserción a la economía global. La crisis mexicana fue la primera alerta del fracaso de la liberalización dictada por el Consenso de Washington. Luego, la crisis asiática de 1997 confirmó que la liberalización de los flujos de capital es ciertamente nociva.

[4] Proyecciones del Banco Mundial presentadas en la cumbre ministerial de la OMC en Hong Kong indican que la liberalización comercial podría generar alrededor de 287 mil millones de dólares (un tercio del nivel calculado dos años atrás) de ganancias. En un escenario de liberalización total, los países en desarrollo recibirían 90 mil millones de dólares de ese total. El estudio añade que en un escenario de liberalización parcial, que es más realista, las ganancias globales ascenderían a 96 mil millones de dólares, de los cuales solo 16 mil millones irían a los países en desarrollo, es decir el 0,16% de PIB mundial. Esto es menos de un centavo diario per cápita para la gente que vive en los países en desarrollo. Sólo ocho países en desarrollo tendrían potencial para ganar con el libre comercio: Brasil, Argentina, China, India, Tailandia, Vietnam, México y Turquía. Un estudio de la ONG Carnegie estima que la liberalización comercial estimulará modestas ganancias, y por una sola vez, de entre 40 mil y 60 mil millones de dólares, lo que significa menos del 0,2% del PIB mundial. Los países pobres son los perdedores netos en todos los escenarios probables de la Ronda de Doha. El gran ganador es China (entre 0,8 y 1,2% del PIB) en diferentes escenarios.

Los costos del libre comercio: Muchas de las propuestas en agricultura, servicios, propiedad intelectual y comercio de bienes no agrícolas requieren reformas legales que implican un costo. El Banco Mundial calcula que el costo de poner en práctica los tratados de la OMC ascienden a 130 mil millones de dólares anuales en los países en desarrollo. Por otro lado, la remoción de aranceles implica una pérdida de 60 mil millones de dólares para los países en desarrollo, calcula la UNCTAD.

[5] Más ejemplos de proteccionismo: Estados Unidos aplica tarifas antidumping a los productores argentinos de miel; Brasil demandó a la potencia en la OMC por los 3.900 millones de dólares anuales de subsidios que paga a sus productores de algodón. Los subsidios agrícolas subirían a 31 mil millones de dólares hasta 2007. Washington aumentó entre 8% y 30 % los aranceles que gravan las importaciones de acero para dar un empujón a su industria en crisis. (Fuente)

[6] Gran Bretaña y EE.UU., los dos países que supuestamente han alcanzado la cumbre de la economía mundial a través del libre mercado y las políticas de libre comercio, son los que más agresivamente usaron el proteccionismo y los subsidios. Gran Bretaña fue pionera en la aplicación de políticas para promover sus industrias, especialmente la relacionada con las manufacturas de lana hasta el siglo XIV (tiempos de Eduardo III) y el siglo XV (tiempos de Enrique VII). Inglaterra era exportadora de lana cruda a los Países Bajos, y Enrique VII trató de cambiar esto protegiendo a los productores de textiles imponiendo aranceles a las exportaciones de lana cruda y atrapando trabajadores calificados de los Países Bajos. Entre la reforma de política comercial del primer ministro Robert Walpole, en 1721 y la adopción del libre comercio, alrededor de 1860, Gran Bretaña usó políticas industriales y de comercio “dirigidas”, incluyendo medidas muy similares a las que países como Japón o Corea han usado últimamente para proteger sus economías. De acuerdo a un estudio de Joseph Nye, el promedio de arancel de Francia fue significativamente más bajo que el británico durante la primera mitad del siglo XIX. Alemania, el otro país frecuentemente asociado con el intervensionismo estatal, tenía un arancel mucho más bajo que el británico de este periodo, aunque los Estados Alemanes tendían a usar otros medios de intervención económica más activamente.

Estados Unidos, supuesto campeón contemporáneo del libre comercio, fue mucho más proteccionista que los británicos hasta antes de la Segunda Guerra Mundial. Según el reconocido estudio de Paul Bairoch, entre la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos fue la economía más fuertemente protegida del mundo. La Guerra Civil Estadounidense fue en mucho la lucha sobre los aranceles más que sobre la esclavitud. De los dos mayores temas que dividieron al Norte del Sur, el Sur tenía mucho más temor sobre el frente de los aranceles que sobre el frente de la esclavitud. Abraham Lincoln fue un conocido proteccionista que se crió políticamente en el Partido Whig, bajo el carismático político Henry Clay que abogaba por el “Sistema Americano” (así nombrado por el reconocimiento de que el libre comercio significaban los intereses “británicos”) que fue fundamentado en el desarrollo de infraestructura y el proteccionismo. EE.UU. fue el hogar intelectual del proteccionismo hasta el siglo XIX. El economista Daniel Raymond fue el primero en desarrollar sistemáticamente el argumento sobre la “industria infanta” (infant industry) con el cual se justificaba la protección de las industrias manufactureras en las economías menos desarrolladas.

Casos como el de Alemania, Japón o Corea son también bien conocidos. Pero incluso países como Suecia, que posteriormente vino a representar para muchos economistas una “economía un poco abierta”, también usó estratégicamente aranceles, subsidios, carteles, apoyo estatal para la investigación y el desarrollo para el avance de sus industrias, especialmente los textiles, el acero y las ingenierías. Hay algunas excepciones como Holanda o Suiza que han mantenido el libre comercio desde finales del siglo XVII. Sin embargo, Holanda desplegó un impresionante rango de medidas intervensionistas hasta el siglo XVII con el fin de construir su supremacía marítima y comercial y abolió su Ley de Patentes en 1869 sobre la base de que las patentes eran una creación de monopolios incongruentes con sus principios de libre comercio; este país no reintrodujo una Ley de Patentes sino hasta 1912. Suiza no tuvo una ley de patentes hasta 1907, apuntando directamente contra el énfasis que la actual ortodoxia pone en la protección de los derechos de propiedad intelectual. (Kicking Away the Ladder- Development Strategy in Historical Perspective, Ha-Joon Chang ; Anthem Press, Londres 2002).

[7] “History Debunks Myth That Free Trade Is Best For All”, Ha-Joon Chang, profesor de la Universidad de Cambridge; Guardian Weekly del 27 de junio al 3 de julio de 2002.

Bollpress

Judith Valencia

En abril de 2001 empezó un dilema, pharm al decirle no al ALCA qué proponer – El proceso constituyente iba diciendo por donde. La constitución / diciembre 99 y las leyes habilitantes / noviembre 2001 van trazando las grandes líneas, preñadas del pensamiento de Bolívar. Hugo Chávez – en diciembre de 2001 – pronuncia el ALBA como siglas de integración de los pueblos de América. Nuestra América, la de sus pobladores. Estos últimos 3 años el sentido inicial de las siglas ha ido tomando cuerpo. Hay quienes siguen hablando de alternativa, otros dicen que “no es en respuesta a” por tanto no es alternativa. Que el ALBA es el amanecer fecundo de las raíces de la identidad latinoamericana que retoñan. El debate ha puesto en entredicho la traducción original: Alternativa Bolivariana para América, sumándole próceres, discutiendo América. Son variadas las versiones como es todo en tiempos de convulsión social. Todas las versiones comparten el ALBA como amanecer, alborada, esperanza consentida, sentida y con sentido.
>Descargar articulo [PDF]

Redacción Bolpress – Morales invita a Chávez a discutir el ALBA en la capital de las luchas contra el neoliberalismo: el Chapare

En la reciente minicumbre de Asunción, los presidentes de los países más pequeños y menos desarrollados de Sudamérica, Bolivia, Paraguay y Uruguay, acordaron con la primera potencia energética del continente, Venezuela, trabajar hasta fin de año en el proyecto “cono energético del sur”, emprendimiento que sería parte del megaproyecto venezolano Gas Sudamericano. En la ocasión, por primera vez el presidente Evo Morales fue explícito al respaldar la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) propuesta por el presidente Hugo Chávez.

En reunión con los presidentes Nicanor Duarte, Tabaré Vásquez y Hugo Chávez, Morales planteó avanzar en una estrategia de desarrollo sustentada en el bienestar de los pueblos, hasta el momento olvidados. “El ALBA derrotó al ALCA y en Bolivia planteamos que el TCP derrote al TLC” declaró e invitó a su colega Chávez a discutir el ALBA en el Chapare, la combativa zona productora de coca que resistió eficientemente a las políticas neoliberales. Duarte coincidió con Morales en impulsar una integración que no se limite al ámbito económico-comercial sino que trascienda hasta el plano cultural y otros de interés humano.

La propuesta boliviana

Hay que entender al Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) propuesto por el gobierno de Bolivia como una respuesta natural al agotamiento del modelo económico aplicado en las últimas dos décadas que se fundamenta en la desregulación, la privatización y sobre todo en la apertura indiscriminada de los mercados como única herramienta eficaz en la carrera hacia el desarrollo.

La experiencia acumulada en las últimas dos décadas -dos severas crisis financieras internacionales de por medio y decenas de conflictos nacionales que amenazan con desestabilizar la democracia en varios países- obliga a cambiar la lógica de las relaciones internacionales y a descentralizar la toma de decisiones. Ya no es aceptable ni eficiente que un reducido grupo de naciones poderosas nieguen a los países rezagados el derecho a diseñar sus propios modelos de desarrollo en función a sus necesidades internas. Ya no se puede aceptar que las potencias dicten una política económica mundial que no solucionará los problemas del desarrollo, como lo demuestran diversos estudios, incluidos los del Banco Mundial, razona el gobierno de Morales.

Desde ese punto de vista, el TPC de Bolivia y el ALBA venezolano son intentos de replantear la política de relacionamiento con el exterior incorporando objetivos ausentes en los actuales programas de integración económica propuestos por los países del Norte, como son alcanzar la Meta del Milenio, es decir la reducción efectiva de la pobreza, y sobre todo preservar a las comunidades indígenas de la homogeneización cultural promovida por los acuerdos de libre comercio liberales.

El documento oficial del TCP difundido hace poco indica que el gobierno boliviano busca equidad y complementariedad entre los países, equilibrio entre los ciudadanos -no está pensado sólo para un pequeño grupo exportador- y equilibrio con la naturaleza.
El TCP, el ALBA y otros planteamientos de integración pensados en el seno de la sociedad civil, como la propuesta de la Alianza Social Continental (ASC) defienden valores diferentes al ideario capitalista (que se resume en la competencia, la acumulación y el consumo) como ser la complementación, la cooperación, la solidaridad, la productividad, la prosperidad y el respeto a la soberanía de los países. El TCP enriquece el debate al habilitar una manera distinta de intercambio que se apoya fuertemente en el concepto indígena de reciprocidad entre los pueblos, y en la sustitución de la competencia por la complementariedad y la solidaridad.

El TCP entiende que el comercio y la inversión no son fines sino medios del desarrollo, y su objetivo no es la liberalización absoluta de los mercados sino beneficiar a los pequeños productores, microempresarios, cooperativas locales y empresas comunitarias.

Razones para oponerse al credo liberal del TLC

Según el credo neoliberal, la liberalización comercial asegura la mejor asignación de recursos de acuerdo a las “ventajas comparativas” de cada país, generando ingresos de exportación necesarios para importar otros bienes y servicios que garanticen mayor crecimiento económico. Esta religión asegura que la liberalización financiera atrae al capital extranjero hacia el país escaso de capital permitiéndole invertir más de lo que ahorra; y la inversión extranjera directa (IED) acelera el crecimiento no solo por la acumulación de capital sino también por la creación de lazos de oferta y demanda de productos en el mercado interno (“eslabonamientos virtuosos”) y la transferencia de tecnología. Se parte de la suposición de que a mayor liberalización comercial y a mayor peso de las exportaciones en el PIB corresponde un mayor crecimiento económico, más inversión física, mayor generación de empleos mejor remunerados y, por ende, elevación de niveles de bienestar social y reducción de la pobreza.

Pero esa es solo teoría, porque en la práctica la política neoliberal arroja resultados diferentes. Los países que se sometieron a este programa tuvieron una tasa media de crecimiento en el período 1990-2003 de 2,6% anual, inferior al crecimiento del PIB en el período de industrialización dirigido por el Estado entre 1960-1980 (5,5% anual). La distribución del ingreso y los índices de pobreza mejoraron considerablemente en los años setenta, antes de la imposición del “consenso”, pero empeoraron significativamente entre 1980 y 1990. [1]

Se prometió a Bolivia que la integración rápida a la economía mundial a través de la expansión de las exportaciones y el influjo del capital extranjero resolverían los problemas sociales, pero en la década de los 90 Bolivia se convirtió en uno de los cuatro países del continente en donde la desigualdad aumentó de forma más marcada y en donde el índice de Gini (un indicador que muestra las desigualdades sociales en cuanto a la concentración de la riqueza) registró un cambio promedio de más de un punto por año. [2]

El economista Paul Samuelson (The gains from international trade once again, 1962) demostró formalmente que si bien el libre comercio puede elevar la eficiencia en la asignación de recursos y maximizar el crecimiento económico y el bienestar en un conjunto de naciones, no necesariamente maximiza el crecimiento y el bienestar en cada uno de los países participantes; por el contrario, algunas naciones pueden empeorar su economía y su bienestar a causa del libre comercio. [3]

Con esos antecedentes, el TCP de Morales subordina el comercio al desarrollo y bienestar humanos en el entendido de que los objetivos de la política económica no pueden ser reducidos al incremento del PIB o a la liberalización comercial. La prioridad del nuevo modelo es la mejora de los niveles de vida (ingresos, educación, salud, agua, cultura), y un desarrollo sostenible, equitativo, igualitario y democrático, que permita la participación consciente de los ciudadanos en la toma de decisiones.

En resumen, el TCP es un modelo comercial que, en concierto con políticas de desarrollo productivo nacional y local, pretende resolver el problema de la distribución de la riqueza a favor de los más pobres y responder claramente a una pregunta central: ¿Al servicio de quién debe estar el comercio? Queda claro que el comercio no es la panacea para aliviar la pobreza en los países en desarrollo sino sólo un factor entre muchos que contribuyen al crecimiento económico. También es evidente que, tal y como está diseñado actualmente, el libre comercio no beneficia a todos los países por igual automáticamente y tampoco a todos los habitantes de una nación. [4]

A romper mitos

El TLC de Morales, que se complementa con el ALBA de Chávez, no busca trascender el capitalismo sino simplemente plantear un esquema comercial de corte nacionalista. Ambos proyectos parten del convencimiento de que los países desarrollados del Norte pregonan y fomentan el librecambio a las naciones más pobres, mientras continúan ejerciendo un control férreo e irrestricto de sus mercados internos. Las grandes potencias tienen doble moral: por un lado exigen a los países en vías de desarrollo renunciar al uso de las políticas públicas para impulsar sus aparatos productivos, mientras que por otro aplican ruinosos subsidios a favor de los suyos. Las subvenciones de los miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ascienden a 350 mil millones de dólares anuales. Sólo en el caso del algodón, el proteccionismo implica no menos de 100 mil millones de dólares al año, el doble de lo que reciben los países del Sur como Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD). [5]
Además de los subsidios, los países ricos imponen obstáculos técnicos al comercio de los más pobres, es decir barreras arancelarias y no arancelarias a las exportaciones agrícolas de las naciones subdesarrolladas, muchas de las cuales dependen de pocos productos, en particular materias primas.

En realidad, ningún país del planeta aplica el libre comercio ni lo aplicó en el pasado como un mecanismo para desarrollarse. Los actuales abanderados del libre comercio fueron en algunas etapas de su desarrollo económico los adalides de políticas proteccionistas. En 1880, Estados Unidos contaba con el arancel medio más alto del mundo y no reconocía los derechos de propiedad intelectual extranjeros -todo lo contrario a lo que hoy recetan la OMC y el FMI a los países pobres- pero era uno de los países del mundo que crecía a mayor velocidad. Adam Smith recomendaba a los americanos dejar de proteger a sus industrias, pero el presidente Ulysses Grant (1868- 1876) tenía otros intereses: “Dentro de 200 años, cuando América haya obtenido del proteccionismo todo lo que pueda ofrecer, también adoptará el libre comercio”.

Los ricos hicieron exactamente lo contrario de lo que ahora recomiendan a los países en desarrollo. Todos utilizaron protección arancelaria y subsidios para desarrollar sus industrias y cuando lo lograron impusieron libre comercio a los más débiles. [6] Friedrich List, un economista alemán de mediados del siglo XIX, argumentaba que, de este modo, los países más desarrollados “derribaban la escalera” con la que habían subido a lo alto para evitar que los países más pobres tengan la oportunidad de desarrollarse. [7]

Una nueva visión de desarrollo

Si bien el TCP y el ALBA contienen elementos de una política desarrollista tradicional, es decir la industrialización como objetivo central del desarrollo, la propuesta boliviana intenta marcar distancias con el modelo de desarrollo occidental que se fundamenta en el consumo y que está destruyendo la naturaleza.

“Los tratados comerciales diseñados en el Norte facilitan el desarrollo y la expansión del sistema capitalista a escala global que se fundamenta en la explotación ilimitada de los recursos naturales y humanos en la búsqueda constante del beneficio y la acumulación individual de riqueza, una visión que inevitablemente deriva en la degradación del medioambiente. La contaminación y depredación con el solo fin de obtener beneficios pone en riesgo la vida de los grupos humanos que conviven más estrechamente con la naturaleza, es decir las comunidades indígenas”, evalúa el TCP.

El TCP pone en duda la sostenibilidad de la teoría del “crecimiento económico” y la cultura del derroche occidentales que miden el desarrollo económico de una nación según la capacidad de consumo de sus habitantes. Por ello plantea otra lógica de relacionamiento entre los seres humanos, es decir un modelo de convivencia distinto que no se asiente en la competencia y el afán de acumulación que aprovecha/explota al máximo la mano de obra y los recursos naturales. Rescatando las premisas de la cultura indígena, el TCP postula la complementariedad frente a la competencia; la convivencia con la naturaleza en contraposición con la explotación irracional de recursos; la defensa de la propiedad social frente a la privatización extrema; el fomento de la diversidad cultural frente a la monocultura y la uniformización del mercado que homogeneiza los patrones de consumo.

Bolivia se propone alcanzar una verdadera integración que trascienda los campos comercial y económico -cuya filosofía es alcanzar el desarrollo endógeno justo y sustentable en base a principios comunitarios- que tenga en cuenta las diferencias nacionales respecto a población, superficie, producción, acceso a infraestructura y recursos e historia, en la línea de las dos propuestas de integración más avanzadas en este sentido como son la ASC y el ALBA.

Notas

[1] Más allá del Consenso de Washington, José Antonio Ocampo; secretario general adjunto de asuntos económicos y sociales de la ONU. Otros estudios indican que el crecimiento del PIB per cápita durante el decenio 1981-1990 fue de 0.9% anual y de apenas 1.1% anual en el periodo 1991-2004. El crecimiento anual per cápita de Bolivia entre 1989 y 2000 fue del 1,67%.

[2] Pobreza, Desigualdad, y Liberalización Comercial y Financiera en América Latina; Jere R. Behrman, Nancy Birdsall y Miguel Székely, marzo de 2001.

[3] El premio Nobel Joseph Stiglitz observa que los países del este de Asia lograron una tasa media de crecimiento de su PIB per cápita de 6.1% anual en el decenio 1981-1990 y de 5.8% anual durante el periodo 1991-2004 porque cada uno rechazó los dogmas básicos del Consenso de Washington que postulaban un mínimo papel del gobierno y una rápida privatización y liberalización, y determinó su propio ritmo de inserción a la economía global. La crisis mexicana fue la primera alerta del fracaso de la liberalización dictada por el Consenso de Washington. Luego, la crisis asiática de 1997 confirmó que la liberalización de los flujos de capital es ciertamente nociva.

[4] Proyecciones del Banco Mundial presentadas en la cumbre ministerial de la OMC en Hong Kong indican que la liberalización comercial podría generar alrededor de 287 mil millones de dólares (un tercio del nivel calculado dos años atrás) de ganancias. En un escenario de liberalización total, los países en desarrollo recibirían 90 mil millones de dólares de ese total. El estudio añade que en un escenario de liberalización parcial, que es más realista, las ganancias globales ascenderían a 96 mil millones de dólares, de los cuales solo 16 mil millones irían a los países en desarrollo, es decir el 0,16% de PIB mundial. Esto es menos de un centavo diario per cápita para la gente que vive en los países en desarrollo. Sólo ocho países en desarrollo tendrían potencial para ganar con el libre comercio: Brasil, Argentina, China, India, Tailandia, Vietnam, México y Turquía. Un estudio de la ONG Carnegie estima que la liberalización comercial estimulará modestas ganancias, y por una sola vez, de entre 40 mil y 60 mil millones de dólares, lo que significa menos del 0,2% del PIB mundial. Los países pobres son los perdedores netos en todos los escenarios probables de la Ronda de Doha. El gran ganador es China (entre 0,8 y 1,2% del PIB) en diferentes escenarios.

Los costos del libre comercio: Muchas de las propuestas en agricultura, servicios, propiedad intelectual y comercio de bienes no agrícolas requieren reformas legales que implican un costo. El Banco Mundial calcula que el costo de poner en práctica los tratados de la OMC ascienden a 130 mil millones de dólares anuales en los países en desarrollo. Por otro lado, la remoción de aranceles implica una pérdida de 60 mil millones de dólares para los países en desarrollo, calcula la UNCTAD.

[5] Más ejemplos de proteccionismo: Estados Unidos aplica tarifas antidumping a los productores argentinos de miel; Brasil demandó a la potencia en la OMC por los 3.900 millones de dólares anuales de subsidios que paga a sus productores de algodón. Los subsidios agrícolas subirían a 31 mil millones de dólares hasta 2007. Washington aumentó entre 8% y 30 % los aranceles que gravan las importaciones de acero para dar un empujón a su industria en crisis. (Fuente)

[6] Gran Bretaña y EE.UU., los dos países que supuestamente han alcanzado la cumbre de la economía mundial a través del libre mercado y las políticas de libre comercio, son los que más agresivamente usaron el proteccionismo y los subsidios. Gran Bretaña fue pionera en la aplicación de políticas para promover sus industrias, especialmente la relacionada con las manufacturas de lana hasta el siglo XIV (tiempos de Eduardo III) y el siglo XV (tiempos de Enrique VII). Inglaterra era exportadora de lana cruda a los Países Bajos, y Enrique VII trató de cambiar esto protegiendo a los productores de textiles imponiendo aranceles a las exportaciones de lana cruda y atrapando trabajadores calificados de los Países Bajos. Entre la reforma de política comercial del primer ministro Robert Walpole, en 1721 y la adopción del libre comercio, alrededor de 1860, Gran Bretaña usó políticas industriales y de comercio “dirigidas”, incluyendo medidas muy similares a las que países como Japón o Corea han usado últimamente para proteger sus economías. De acuerdo a un estudio de Joseph Nye, el promedio de arancel de Francia fue significativamente más bajo que el británico durante la primera mitad del siglo XIX. Alemania, el otro país frecuentemente asociado con el intervensionismo estatal, tenía un arancel mucho más bajo que el británico de este periodo, aunque los Estados Alemanes tendían a usar otros medios de intervención económica más activamente.

Estados Unidos, supuesto campeón contemporáneo del libre comercio, fue mucho más proteccionista que los británicos hasta antes de la Segunda Guerra Mundial. Según el reconocido estudio de Paul Bairoch, entre la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos fue la economía más fuertemente protegida del mundo. La Guerra Civil Estadounidense fue en mucho la lucha sobre los aranceles más que sobre la esclavitud. De los dos mayores temas que dividieron al Norte del Sur, el Sur tenía mucho más temor sobre el frente de los aranceles que sobre el frente de la esclavitud. Abraham Lincoln fue un conocido proteccionista que se crió políticamente en el Partido Whig, bajo el carismático político Henry Clay que abogaba por el “Sistema Americano” (así nombrado por el reconocimiento de que el libre comercio significaban los intereses “británicos”) que fue fundamentado en el desarrollo de infraestructura y el proteccionismo. EE.UU. fue el hogar intelectual del proteccionismo hasta el siglo XIX. El economista Daniel Raymond fue el primero en desarrollar sistemáticamente el argumento sobre la “industria infanta” (infant industry) con el cual se justificaba la protección de las industrias manufactureras en las economías menos desarrolladas.

Casos como el de Alemania, Japón o Corea son también bien conocidos. Pero incluso países como Suecia, que posteriormente vino a representar para muchos economistas una “economía un poco abierta”, también usó estratégicamente aranceles, subsidios, carteles, apoyo estatal para la investigación y el desarrollo para el avance de sus industrias, especialmente los textiles, el acero y las ingenierías. Hay algunas excepciones como Holanda o Suiza que han mantenido el libre comercio desde finales del siglo XVII. Sin embargo, Holanda desplegó un impresionante rango de medidas intervensionistas hasta el siglo XVII con el fin de construir su supremacía marítima y comercial y abolió su Ley de Patentes en 1869 sobre la base de que las patentes eran una creación de monopolios incongruentes con sus principios de libre comercio; este país no reintrodujo una Ley de Patentes sino hasta 1912. Suiza no tuvo una ley de patentes hasta 1907, apuntando directamente contra el énfasis que la actual ortodoxia pone en la protección de los derechos de propiedad intelectual. (Kicking Away the Ladder- Development Strategy in Historical Perspective, Ha-Joon Chang ; Anthem Press, Londres 2002).

[7] “History Debunks Myth That Free Trade Is Best For All”, Ha-Joon Chang, profesor de la Universidad de Cambridge; Guardian Weekly del 27 de junio al 3 de julio de 2002.

Bollpress

SAPA Submission 'on the Security Pillar' for ASEAN Charter (April 2006)

SAPA (Solidarity for Asian People’s Advocacy) Working Group on ASEAN  ‘Submission on the Security Pillar’  to the Eminent Persons Group on the ASEAN Charter, diagnosis Ubud, Bali, Indonesia, 17 April 2006


In this submission, SAPA outlines the broad principles and highlight civil society perspectives that  should be reflected in an ASEAN Charter, and give special focus on the aspects of people’s security in line with the agenda of the EPG meeting.


Executive Summary

I. Introduction

The Solidarity for Asian People’s Advocacy (SAPA), a network of non-governmental organizations (NGOs), civil society organizations engaged in campaigns and advocacy on various issues of public interest at the national and regional levels, welcomes the move by ASEAN Leaders to develop an ASEAN Charter. The framing of an ASEAN Charter represents the transformation of ASEAN and a leap towards establishing a rules-based organization that carries the basic aspirations, values and ideals of the ASEAN people.

SAPA acknowledges the important task placed upon the Eminent Persons Group on the ASEAN Charter and pledges its support to the EPG in this process. As part of civil society, we share your ideals of cogent cooperation and mutual prosperity for ASEAN, and of shared rights and benefits for its people, towards the construction of a community of caring societies.

We hereby offer our initial submission to the EPG on the ASEAN Charter. In this submission we outline the broad principles and highlight civil society perspectives that we believe should be reflected in an ASEAN Charter, and give special focus on the aspects of people’s security in line with the agenda of the EPG meeting this week.

II. Perspectives on Regionalism

We affirm our broad perspectives on regionalism as follows:

Regionalism is a step towards the advancement of ASEAN people’s interest, by stressing mutual benefit and cooperation among states and people.

Regionalism should go beyond regional integration and embody genuine regional solidarity. The regionalism we opt for is people-centered and people-empowered –  a tool to promote and strengthen ASEAN cohesion; carry provisions for catch-up mechanisms, and close the economic and political gaps among Member States and their citizens while recognizing diversity and promoting tolerance among Member States.

Regionalism should be the foundation for ASEAN’s venture into external relations.

It is with these perspectives on regionalism and the importance of regional institutions that SAPA proposes to advance the following principles for inclusion in the ASEAN Charter.

III. Regional Recognition of Human Rights and Human Dignity

The promotion and protection of human rights and dignity should be the primary goal of all efforts for regional integration and cooperation undertaken by ASEAN.  

There is a need for ASEAN to explicitly recognize all human rights – civil, cultural, economic, political and social— including recently developed international human rights norms and standards by ratifying the existing human rights conventions.

The ASEAN Charter should develop effective politically and legally binding and enforceable working modalities to provide practical remedy for victims. In this regard, the ASEAN Charter should recognize the urgent need to establish an effective and viable ASEAN human rights mechanism that is compatible with globally accepted norms and standards.

The ASEAN Charter should also recognize the rights of formal and non-formal workers, reaffirm human and people’s rights as the basic foundation for ASEAN, and should clearly express its recognition of the rights of vulnerable and marginalized groups such as ethnic minorities and indigenous peoples, farmers, fisherfolk, women, children, migrants, internally displaced persons (IDPs), refugees, people with disability, etc.

IV. Institutions for Regional Policy and Cooperation

ASEAN Security Community

Our submission is based on the spirit of the ASEAN Security Community, and focuses on operationalizing principles and references to complement the current ASC framework and to broaden the definition of Security.

Principle 1: Broader definition and reference to security. ASEAN Charter should have distinctive chapters that address conventional and non-conventional security issues with reference to the State as well as to the people. We have enumerated in Annex 1 a list of non-conventional security issues that ASEAN should discuss, which discussions SAPA intends to participate in.

The ASEAN Charter should define clearly that the responsibilities of the State to protect, promote and fulfill its obligations in respecting the rights of its citizens supersede the obligations it imposes on its citizens.

In addition to its recognition of women, children and migrant workers as defined in the ASC plan of action, the ASEAN Charter should also recognize the unique roles and rights of the Human Rights Defenders.

The ASEAN charter should provide the framework and mechanisms to ensure the participation of civil society, especially at the grassroots level, in conflict prevention and sustainable peace.

Principle 2: A more conducive political environment for peace, security and stability. The ASEAN Charter should address conflicting statements in the ASC Plan of Action by translating into practice its position to “not condone unconstitutional and undemocratic changes of government or the use of their territory for any actions undermining peace, security and stability of other ASEAN Member Countries“. The ASEAN Charter should harmonize the norms and standards contained in existing security instruments to proactively create a peaceful, prosperous and independent zone that is free from all external military influences, including the removal and ban of any foreign military bases in ASEAN.    

Principle 3: Introducing Human Security. Human Security encompasses not only freedom from violence but also freedom from threats to people’s lives, including hunger, poverty, disease, marginalization, exclusion, and environmental insecurity. The ASEAN Charter should allocate a specific chapter addressing human security, and provide provisions that will lead to the implementation of its values.

Principle 4: Harmonizing existing ASEAN instruments and norms with international norms and standards. The ASEAN Charter should mainstream rights based approaches in all its deliberations and in performing its collective responsibilities for the region. The ASEAN Charter should adopt the full norms as enshrined in the Right to Development, and further define clearly the inter-linkage of the Right to Development and disarmament in line with the ASC’s overall goal to create a conducive political atmosphere for states to live in harmony and peace with each other.  

Principle 5: Defining ASEAN key stakeholders. The ASEAN Charter should recognize the diversity and potential contributions, and facilitate the effective engagement and participation of the people in the policy making processes that affect them.

V. Advancing a Process for an ASEAN Charter

The ASEAN Charter will have wide ranging impacts on the citizens of ASEAN and its various institutions. The drafting of the ASEAN Charter therefore requires the broad participation of citizens from all Member States.

The ASEAN Charter should be supported by a democratic and inclusive process that includes clear mechanisms for participation in national and regional consultations. Civil society initiated consultations should be encouraged and the results of these discussions should be accepted as formal inputs to the Charter. Creative forms of communication should be employed to reach the widest segment of the ASEAN population to socialize the concept of the Charter.

We in SAPA are more than willing to engage in this process, and to work with the EPG and the ASEAN to create awareness and develop a discourse on the ASEAN Charter. We will conduct national and regional civil society meetings to discuss regionalism and ASEAN, and to gather inputs for the ASEAN Charter.

In addition to this initial submission, we will continue our engagement and contribute further submissions in subsequent EPG consultations. In particular, we express our desire for a similar open consultation to be held for the EPG meeting to discuss economy and trade in Singapore in June, and register our intention to join that process. Read full text (in .pdf).

Source:  SAPA website

Bolivia propone comercio entre pueblos

Jason Tockman
A cornerstone of Bolivia’s new economy is the People’s Trade Agreement (PTA, or TCP in Spanish), adiposity a progressive international trade and integration strategy. Based upon traditional indigenous principles of cooperation, complementarity and solidarity, the PTA is a form of
collaboration between nations or communities that reasserts public control over the economy and attempts to recast the role of the corporation from that of “master” to “partner” in a process of sustainable development.
>Download PDF

Mario Hubert Garrido

La Habana, see 13 abr (PL) Frente a los Tratados de Libre Comercio (TLC), proyecto neoliberal impulsado por Estados Unidos, el gobierno boliviano abogó hoy aquí por una relación estrecha entre los pueblos en interés de su bienestar social.

? Proponen respaldo jurídico a lucha contra el ALCA
Al intervenir ante delegados al V Encuentro Hemisférico de Lucha contra el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), que sesiona en esta capital hasta el sábado, Pablo Solón expuso a nombre del ejecutivo de Evo Morales lo que estimó una alternativa para la integración de las naciones de la región.

El Tratado de Comercio con los Pueblos (TCP) es una respuesta al agotamiento del modelo neoliberal, fundado en la desregulación, la privatización y la apertura indiscriminada de los mercados, aseveró.
Solón explicó a representantes de agrupaciones y movimientos sociales que a diferencia del ideario capitalista, el TCP introduce en el debate sobre la integración comercial la complementación, la cooperación, la solidaridad y el respeto a la soberanía nacional.
La iniciativa que defiende el gobierno del presidente Morales, añadió, incorpora objetivos como la reducción efectiva de la pobreza, la preservación de las comunidades indígenas, los recursos naturales y los valores autóctonos de la cultura.

EL TCP entiende el comercio y la inversión no como fines en sí mismos, sino como medios del desarrollo y el beneficio para las naciones del continente, precisó.

A preguntas de Prensa Latina, el también representante del movimiento boliviano por la soberanía y la integración de los pueblos, señaló que el TCP no se contrapone a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

En ese sentido significó que se trata de un proceso que prevé paso a paso en el plano bilateral el fortalecimiento de los productores y reconoce el derecho de los pueblos a definir sus propias políticas agrícola y alimentaria.

También comentó que el TCP postula la complementariedad frente a la competencia, la convivencia con la naturaleza en contraposición con la explotación irracional de los recursos y la propiedad social frente a la privatización.

Bolivia se propone alcanzar una integración que trascienda el campo comercial y cuya filosofía es alcanzar el desarrollo endógeno justo y sustentable en base a principios comunitarios.

Una vertiente particular del TCP es la indígena, que promueve el trabajo como un espacio de felicidad para la familia, en respuesta a milenarias tradiciones, y donde el mercado deje de ser el nuevo patrón, comentó.

Sobre las amenazas de los TLC, cuyas acciones más recientes están en los pactos concertados por Estados Unidos con Centroamérica, Colombia y Perú, señaló la subordinación a las grandes trasnacionales, en detrimento de la autodeterminación.

La falacia del libre comercio es parte de la estrategia imperialista de dominación junto al militarismo y una represión que amenaza criminalizar la protesta, desgranada ahora en tratados bilaterales y plurilaterales que igualmente ponen al hemisferio en peligro, subrayó.
En la segunda jornada del foro contra el ALCA también expusieron líderes de la Convergencia de los Movimientos de los Pueblos de las Américas (COMPA), Jubileo Sur, la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE) y la Marcha Mundial de las Mujeres.

Representantes de la red en defensa de la humanidad y contra el terrorismo mostraron además sus páginas web y resaltaron el papel de los intelectuales en la crítica de los agonizantes modelos neoliberales y la búsqueda de alternativas, donde el ALBA despunta como paradigma.
A 12 años de establecido el primer tratado de libre comercio entre Estados Unidos, Canadá y México, hay más pobreza en los países del Tercer Mundo, menos empleo y salario, lo que demuestra que cualquier proyecto similar ya perdió su primera batalla en América Latina, subrayaron.

Los asistentes a la quinta edición de estos encuentros hemisféricos condenaron también los intentos de Estados Unidos de militarizar la región so pretexto de la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.

pgh/ga

CSOs Launch Global Call for Action to Stop EPAs

Thirty civil society organisations involved in the Stop EPA campaign met in Harare from 27-30 March to launch a global call for action to Stop the so-called Economic Partnership Agreements (EPAs). Organised under the umbrella of the Africa Trade Network (ATN), the objective of the meeting was to outline existing problems within the EPAs, and call upon both the Africa, Caribbean, and Pacific (ACP) countries and the European Union (EU) to pay far greater attention to how it will affect citizens.
>Download PDF

Integración de los pueblos: Dos frentes de lucha contra el libre comercio

Rosalba Icaza, information pills Peter Newell and Marcelo Saguier
The latest wave of trade integration schemes promoted in the Americas since the 1990s has been subject to mounting criticism about the social and environmental costs trade liberalisation brings in its wake. Opposition to neo-liberal models of regional trade integration forms part of broader movements that define themselves in opposition to neo-liberal globalisation in general, story which register concern about the imbalance between investor rights and responsibilities and the lack of checks on rising corporate power. Amid accusations of rich clubs of economic elites crafting the terms of agreements that serve narrow economic interests, it is unsurprising that there have been calls to democratise trade policy; to open it up to plurality of participants, interests and agendas, to revisit fundamentally the question of who and what is trade for.
REad more (PDF)caza_democratisationoftrade

Gonzalo Berrón

La avanzada del “libre comercio” es global y se expresa de múltiples formas

Del 9 al 13 de noviembre pasados, en San Pablo, Brasil, más de 70 delegados de movimientos y organizaciones sociales del mundo entero, pertenecientes a la red Nuestro Mundo No Está en Venta, se reunieron para evaluar la coyuntura de las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y definir sus estrategias de acción. Facilitada por la reciente suspensión, por tiempo indeterminado, de las negociaciones en éste ámbito global del comercio, el análisis realizado se centró en la constatación de algo que en nuestra región ya es conocido, pero que a nivel global parecía oculto tras las negociaciones de la OMC: el “libre comercio” se extiende de múltiples formas, a través de múltiples acuerdos y de forma similar en todas las regiones del planeta.

En las Américas, esta ola arranca en 1989 con el Acuerdo del Libre Comercio Estados Unidos- Canadá, sigue con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que incorpora a México, y luego con la tentativa fallida del gobierno de los Estados Unidos para crear un Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Ante la lentitud de las negociaciones de ésta última, se asiste a otra ola de acuerdos, que incluyeron primero a Chile (2003), pero después a los países de América Central, República Dominicana (DR-CAFTA, como se lo conoce en inglés) y Panamá; y lo más reciente, los TLCs con Colombia y Perú.

Como si esto fuera poco, dicha “ola de libre comercio” viene también de Europa, con los llamados Acuerdos de Asociación que la Unión Europea (UE) negocia con las regiones de nuestro Continente. Ya lo ha hecho con Chile y México, lo intentó con el Mercosur y, desde mayo de 2006, ha estado en negociaciones con América Central y la Comunidad Andina. Con los países, negocia acuerdos similares, en el marco de lo que ellos denominan Economic Partnership Agreements (EPAs), que no son otra cosa que una revisión de los términos de los acuerdos preexistentes entre la UE y los países de África, el Caribe y el Pacífico, de corte librecambista y ya no de tratamiento especial como los anteriores. De esta manera, así como en las Américas, la pulsión del libre cambio, empujada desde las potencias económicas del Norte, se extiende por todo el planeta con ímpetu y diversidad de formas.

Sin embargo, lo trágico de este escenario está dado ya no por la esperada agresividad de la Unión Europea y los Estados Unidos en el comercio, sino por el hecho de que el libre comercio es adoptado en muchos lugares como un credo religioso que orienta la política externa de los países en desarrollo. La hegemonía de la ideología del libre comercio ha sido tan fuertemente implantada en los años 90 que, pese a haber recibido algunos reveses, aquellos gobiernos que no confían en su credo se ven sometidos a intensas críticas y, generalmente, son acusados de “antiguos” o “anticuados”, cuando no de “aislacionistas” o “proteccionistas”. Este último término es empleado de forma despectiva, ¡cuando proteger pueblos y economías nacionales debería ser una de las obligaciones de todo buen gobernante!

Así, Asia, Japón y China, en particular, pero también otros países que ya se han incorporado “exitosamente” al mercado global, avanzan con acuerdos regionales de libre comercio. En África sucede lo mismo: los procesos de integración regional aspiran, siempre como fin último, al libre comercio. En las Américas, esta tentación, siempre presente, ha encontrado algunos obstáculos, pero sin dudas se plantea como una de las batallas más duras en el interior de los bloques regionales.

En este punto, entramos en el tema que nos convoca: la relación entre comercio y los procesos de integración entre los países, en particular entre los países en desarrollo. Esta cuestión tiene dos posibles abordajes. El primero es el que se refiere a los acuerdos de libre comercio de la región, o de países de la región, con bloques o países de fuera de la misma (por ejemplo, en la CAN, el acuerdo de Colombia con los EEUU). El segundo abordaje es el del libre comercio al interior de la región como meta final del proceso de integración. Ambos temas son polémicos.

El libre comercio: una amenaza externa a la integración

La primera es la gran amenaza para los procesos de integración, pues representa el intento de actores extrarregionales de impedir, por la vía del comercio, el avance de alternativas regionales de desarrollo económico y social. En este sentido, la consolidación de bloques económicos de diversa escala pero que, con potencialidades para implementar estrategias de desarrollo autónomo y de ampliación de mercados regionales más vigorosos, podría redundar en el fortalecimiento geopolítico de grupos de países de las Américas, es visualizada como una amenaza estratégica que hay que detener. Así han operado en nuestras Américas los acuerdos del CAFTA, que destruyen el proceso integrador del Sistema de Integración Centroamericano, al determinar niveles diferenciados de apertura económica respecto a los Estados Unidos y poner a la región a trabajar ya no en función de la autonomía económica integral, sino sólo de aquellos nichos de producción orientados al mercado norteamericano. El caso de la Comunidad Andina de Naciones es más fuerte, pues ésta es poseedora de una institucionalidad mayor y más estricta en términos comerciales, y es, ahora, víctima de los acuerdos firmados por Colombia y Perú, que desafían esa institucionalidad, ponen en crisis todo el proceso de integración y han provocado, de hecho, la salida de uno de sus principales miembros, Venezuela. Finalmente, ésta es la misma estrategia usada en el caso de la propuesta de un TLC con Uruguay, recientemente levantada por los Estados Unidos y vista con interés por algunos miembros del Gobierno del país sudamericano –por suerte, hoy congelada-.

Entonces, si los acuerdos de “libre comercio” han significado, desde esta perspectiva, una amenaza a los procesos de integración en curso, esa amenaza es potencialmente más fuerte para los intentos de construcción de futuros proyectos de integración, o más concretamente, procesos como la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN), que, en estado germinal, están en riesgo de ni siquiera ver la luz, pues son cuestionados por los acuerdos de libre comercio preexistentes que pueden llegar a limitar su potencialidad. En este caso en particular, la voluntad de algunos países por darle vida a un bloque sudamericano los lleva a relativizar aspectos centrales como éste y empujan flexibilidades institucionales hacia dentro de la CSN, que, al permitir la “coexistencia pacífica” de países con TLC, con países sin TLC, en definitiva, están abriendo la puerta al avance de los TLC y, de hecho, levantando sobre pies de barro un proyecto ambicioso de integración regional, pues el avance de esos acuerdos pulverizará la posibilidad de estrategias conjuntas y complementarias de desarrollo económico y social.

El problema del libre comercio como meta de los procesos de integración

El otro abordaje es el del “libre comercio” al interior de los bloques de integración regional. Pero, antes de avanzar, tal vez sea necesario introducir la cuestión del comercio. Lejos de ser una amenaza en sí misma, y lejos de ser tal como lo caracterizan los neoliberales, un fin en sí mismo o un camino de una sola mano hacia el desarrollo, el comercio es una “herramienta” que puede ser utilizada para el desarrollo de los pueblos de forma integral o, por el contrario, para el enriquecimiento de algunos sectores. En el caso de los TLC, desde sus orígenes –su historia es elocuente en este sentido–, son herramientas para expandir el lucro de las grandes corporaciones transnacionales.

Con estos antecedentes, y teniendo como un supuesto que el comercio puede ser una herramienta para el desarrollo, los procesos de integración regional pueden y deben hacer uso de esta herramienta; sin embargo, hacerlo de forma indiscriminada, como lo propone la doctrina neoliberal del libre comercio, es, sin duda, una amenaza al desarrollo (es como querer cortar un alambre con un destornillador). En este sentido, procesos de integración regional como la CAN y el Mercosur son presionados desde adentro por los sectores tal vez más competitivos respecto a los vecinos que, embanderados con la consigna del “libre comercio”, aspiran a abrir indiscriminadamente las fronteras internas, cuando, en la mayoría de los casos, eso significa amenazas enormes para el desarrollo de las economías nacionales de los demás miembros del bloque.

La integración de los pueblos y el comercio

El camino hacia la integración de los pueblos, en el tema comercial, implica dar la batalla en estos dos terrenos: por un lado, continuar la resistencia a los acuerdos de libre comercio con los Estados Unidos y a los acuerdos de Asociación con la Unión Europea, y hacer permanente el impasse de la OMC; y por el otro, también cuestionar el formato de las negociaciones “Sur-Sur” si éstas se realizan bajo criterios de “libre comercio”. El comercio con China, India, Sudáfrica o los países árabes puede ser beneficioso para esos pueblos y el nuestro, pero debe estar atento y debe ser claro en respetar las asimetrías, los tiempos del desarrollo autónomo de cada una de las regiones, la soberanía alimentaria y otros criterios esenciales para la vida y la lucha contra la pobreza. Lejos de constituirse en paladines de la apertura comercial indiscriminada, nuestros bloques deben tener una política comercial externa que tenga como norte el comercio justo. En particular, en el caso del comercio multilateral, nuestros bloques podrían contribuir al debate desencadenado por la crisis de la OMC, no con intentos de salvataje de una organización -diseñada en su forma para arbitrar el comercio internacional, pero en los hechos constituida en una herramienta para su liberalización irrestricta- sino con propuestas de una arquitectura del comercio internacional alternativa, quizás realmente en el ámbito de la ONU, y con un claro objetivo de desarrollo y lucha contra la pobreza y el hambre en el mundo.

En este último frente, ha habido dos iniciativas importantes de parte de gobiernos de la región que, de forma pionera, han introducido “distorsiones” que apuntan a una reversión del formato “TLC” de relaciones comerciales. La primera de estas iniciativas surge con los acuerdos ALBA/TCP (Tratado de Comercio de los Pueblos), acuerdos que haciendo referencia al comercio, no se restringen al mismo y lo tienen como una de sus partes secundarias –diferente de los acuerdos de Asociación de la UE que son amplios, pues incluyen cooperación y diálogo político, pero cuyo eje central es el comercio-. Lo central de los acuerdos ALBA/TCP es la búsqueda de la complementariedad, no sólo productiva en términos de bienes, sino de habilidades y capacidades técnicas y humanas por parte de los países involucrados.

La segunda iniciativa está constituida por la propuesta introducida en el marco de la negociación CAN-Unión Europea, elaborada en los marcos de los TCP (complementariedad, respeto a las asimetrías, y protección de industrias nacientes, recursos naturales, diversidad, entre otros). El movimiento del Gobierno Boliviano tiene sus riesgos, pues reconoce la negociación en ámbitos evaluados como sensibles por los movimientos sociales de la región –tales como los mencionados en el paréntesis anterior-, y al hacerlo siempre existe la posibilidad de caer en trampas formales que pueden tener impactos negativos para el país, o bien dejar abierta una negociación que puede ser retomada en el futuro con otro carácter. En este sentido, los movimientos deben estar vigilantes y dar seguimiento a las negociaciones para evitar estos riesgos. Pero la propuesta boliviana, si es aceptada por la UE, implica el reconocimiento de un límite al libre comercio, una alteración y, de hecho, un retroceso de esta lógica hasta ahora hegemónica. Es auspicioso este intento, como también lo sería la aceptación de una propuesta similar hecha al gobierno de los EEUU.

Por fin, en el plano intra bloque, el principal desafío respecto a lo comercial es crear estructuras que hagan un uso selectivo del comercio, me atrevería a decir, un uso pragmático del mismo, desde que ese pragmatismo sea concebido como una mirada global de desarrollo colectivo, y no sólo de algunos sectores. En este sentido, la tarea de los movimientos y organizaciones sociales es contribuir con la construcción de una visión contra-hegemónica que refuerce procesos de complementariedad y cooperación económica entre las naciones, una visión que, lejos de condenar mecanismos de regulación del comercio –como el recientemente aprobado Mecanismo de Adaptación Competitiva (MAC) en el ámbito del Mercosur–, refuercen la idea de que los mismos son necesarios para enfrentar la pobreza y avanzar hacia el desarrollo inclusivo. Los llamados mecanismos de tratamiento de las asimetrías, en definitiva, no son otra cosa que eso: regulaciones y formas consensuadas de atenuar colectivamente las distintas situaciones económicas y sociales de los países de un determinado bloque. Son estas medidas las únicas que se condicen con una integración justa y las que hacen de la integración una opción política y económica atractiva para los países en desarrollo como los nuestros, una opción que los movimientos y organizaciones sociales debemos fortalecer –y pelear para lograrlo– en el camino hacia la liberación de nuestros pueblos y la resistencia a los imperialismos y neocolonialismos variopintos que enfrentamos en este comienzo de milenio.


Gonzalo Berrón es coordinador de la Secretaría de Alianza Social Continental.

http://alainet.org/active/17615