SAPA Submission 'on the Economic Pillar' for ASEAN Charter (June 2006)

SAPA (Solidarity for Asian People’s Advocacy) Working Group on ASEAN (2006a) ‘Submission on the Economic Pillar’ to the Eminent Persons Group on the ASEAN Charter, pills Singapore, rx 28 June 2006

EXECUTIVE SUMMARY

I. Introduction

We are the Working Group on ASEAN of the Solidarity for Asian People’s Advocacy (SAPA), a network of non-governmental organizations (NGOs), civil society organizations, trade unions, and participants in the First ASEAN Civil Society Conference (ACSC I, 2005), engaged in campaigns and advocacy on various issues of public interest at the national and regional levels. SAPA network members have varied competencies in the key pillars of ASEAN cooperation, with many of us working on cross-cutting issues and advocacies.

SAPA WG on the ASEAN thanks the Eminent Persons Group on the ASEAN Charter for continuing the engagement with civil society on the ASEAN Charter process. SAPA WG on ASEAN reaffirms its commitment to engage in the process initiated by the Eminent Persons Group on the ASEAN Charter, and recommits itself to engage in the process beyond the completion of the EPG’s task.

This is a follow-up to our initial submission on people’s security in the last meeting of the EPG on the ASEAN Charter in Ubud, Bali.

II. Perspectives on Economic Regionalism

The SAPA Working Group on the ASEAN reiterates its broad perspectives on regionalism, as articulated in its initial submission.

Regionalism is a step towards the advancement of ASEAN people’s interest, by stressing mutual benefit and cooperation among states and people.

Regionalism should go beyond regional integration and incorporate genuine regional solidarity.

Regionalism is the foundation for ASEAN’s venture into external relations.

Southeast Asia is an economically diverse region, with countries having variable levels of development and capacities to respond to globalization and change, and to the needs of its citizens. The development gap reduces the capability of the region to maximize its potentials and increases social tensions. Many ASEAN countries also face the challenge of unsustainable debts. Moreover, the financial crisis of 1997 showed the vulnerability of even the more prosperous countries to the impacts of the global market.

This is the backdrop against which economic cooperation and integration of ASEAN takes place. It is within this context that SAPA proposes to advance the following perspectives on economic regionalism.

Regionalism is founded on citizen’s rights and the cultivation of democratic processes. An active citizenry that participates in democratic political life promotes dynamic economic development and peaceful diversity. An accountable public leadership and efficient government should take place amidst popular mandate and legitimacy.

Economic regionalism promotes economic justice. The goal of economic cooperation is the pursuit of sustainable development, equity, inclusion, and empowerment. The pursuit of ASEAN economic development shall not be at the expense of labor, environment, and human rights standards. Regional economic initiatives should be open and transparent.  It puts people at the center and seeks their participation.

Economic regionalism promotes solidarity. Regional economic cooperation and integration facilitates greater interaction and understanding among citizens of ASEAN, helps define identity and promotes solidarity. It also brings about increased welfare that helps reduce social and border tension. Regional economic integration should prioritize people to people exchange (trade, interaction etc.) as its core principle.

III. Institutions for Regional Policy and Cooperation

ASEAN Economic Community (AEC)

Principle 1: Economic Integration. The ASEAN Charter should recognize a policy mix that is informed by heterodox economic thinking and policy analyses, and integrate a strong social protection element in economic development founded on redistributive justice, poverty eradication and growth with equity and non-discrimination.

The ASEAN Charter should enshrine the values of agrarian reform, justice, and food sovereignty, and uphold every ASEAN citizen’s human right to food, water and livelihood.

Principle 2: Financial and Monetary Stability. The ASEAN Charter should have principles that protect regional currencies from the vagaries of the global dominant currency exchange system, and prepare the region for an independent exchange system. It should uphold principles that increase the capacity to generate capital from within the region, and values that guide the judicious use of such capital.

The ASEAN Charter should have specific provisions for the disciplining and regulation of the financial market, and increase the capacity of the region to monitor fluctuations and impending crises.

The ASEAN Charter should have provisions for the establishment of a workable ASEAN Development Fund for innovative home-grown initiatives, and for assisting Members with unsustainable debts.

Principle 3: Regional Harmonization and Complementation in Industry, Agriculture and Services. The ASEAN Charter should enshrine principles that move away from economic activities based largely on natural resource extraction and anchor growth in sustainable rural industrialization and industrial development, and promote public investment.

On the ASEAN Free Trade Area (AFTA): The ASEAN Charter should have principles that affirm the rights of Member States to implement national/regional measures that regulate/manage trade of sensitive products (e.g. food) and ensure food security.

On the ASEAN Framework Agreement on Services (AFAS): The ASEAN Charter should recognize the different types of labor movements and support  full labor rights, and promote equality in the development of human resources.

On ASEAN Investment Area (AIA): The ASEAN Charter should provide for mechanisms that increase Member Countries’ capacity for internal savings generation, investment and job creation. The ASEAN Charter should uphold labor rights especially in relation to inter-ASEAN foreign direct investments, and uphold the “social function of property”.

On Intellectual Property Rights (IPR): The ASEAN Charter should uphold the Convention on Biodiversity; encourage research and manufacture of generic drugs, translate the precautionary principle into concrete pro-people policies and programs; and, promote alternatives to the enclosure of knowledge by promoting Open Standards, Open Access to content, and Free/Open Source Software etc.

Principle 5: Human Resources. The ASEAN Charter should have specific chapters on cooperation in regional human resource development that ensures domestic employment in critical industries and services.

The ASEAN Charter should provide for enhanced cooperation and exchange in science and technology research and development.

Principle 6: Labour Rights. The ASEAN Charter should enshrine international core labor standards and enshrine the principle of equal treatment, and adopt standard employment contracts that protect the rights and well-being of native and migrant labor alike.

Principle 7: Harmonizing Existing Norms and Mechanisms to Address Trans-Boundary Economic Concerns. The ASEAN Charter should have provisions that address cross-border economic and social issues and enshrine the principles for engaging the international trading system. It should recognize the responsibility of the Member States  to promote, protect and fulfill human rights, including ensuring that all transnational corporations and other business enterprises operating in the ASEAN region respect human rights. The ASEAN Charter should adopt international declarations on irregular migration, on trafficking of persons, and on acess to information.

Principle 8: Increased Support to Small-Scale Producers to Build their Potential.
The ASEAN Charter should enshrine pro-poor policies ensuring equitable access to and ownership of markets and productive resources and, institutionalize disaster management mechanisms.

Principle 9: Sustainable Production and Consumption, Energy and Development. The ASEAN Charter should enshrine the principle of sustainable development espoused by the Rio Summit and reaffirmed by the WSSD. It should envision an industrial production system that is clean, resource- and energy- efficient and sustainable, and establish mechanisms for the promotion of renewable energy sources. The ASEAN Charter should uphold the concept of sustainable consumption.

Principle 10: Implementation, Monitoring and Mechanisms for Adherence. ASEAN Member Countries have adopted many regional and international agreements to promote socio-economic principles, but they have different capacities to adhere to those agreements.

The ASEAN Charter should provide mechanisms that will help member countries to adhere to the ideals of the Charter.

Principle 11: Social Dialogue. Full and meaningful participation of civil society at all levels of decision-making ensures more effective and equitable benefits sharing, and strengthens economic integration.

The ASEAN Charter should uphold the principle of social dialogue and consultation with civil society and social movements.

IV. Moving Forward

SAPA commits itself to enrich its inputs to a series of national consultations on the ASEAN Charter, and in the Second ASEAN Civil Society Conference to be held in the Philippines, December 2006.  It is also committed to further consultation with the EPG members in their upcoming meetings in Brunei Darussalam and Cambodia, and in the follow-up processes leading to the drafting of the ASEAN Charter.

SAPA expresses its continued appeal to the EPG to broaden their consultation process to include other civil society groups at the national and regional levels.  SAPA also appeals to ASEAN member governments and the ASEAN Secretariat to assist the EPG to make such a process possible.


>Download full text in  PDF


Source:  SAPA website






IIRSA: la integración a la medida de los mercados

Miguel Lora / Translation by Jason Tockman.

In the phase of capitalism we are now living through, large and small nations compete under unequal conditions in a fictitious free market controlled by new and influential actors—powerful transnational companies. In imperialism, the nation-states, especially those less developed, still do not have self-determination and their independence depends upon participation in blocs with a common foreign policy, chains of production, physical infrastructure and shared sovereignty. The Bolivarian Alternative for the Americas (ALBA in Spanish) and the People’s Trade Agreement (PTA, or TCP in Spanish) are the most recent of such experiments.
 
Almost 200 years ago, Simón “the Liberator” Bolívar warned that the states of South America would not be able to contend with the expansion of the Empire to the north if they did not establish an alliance. In the second half of the 19th Century, José Martí called for the construction of truly cooperative relations among Latin Americans, based on respect and justice, in order to make the region independent from the United States. In the 1920s, Víctor Haya de la Torre, the founder of Peru’s Alianza Popular Revolucionaria Americana, warned that one of the gravest imperialist plans was to maintain a divided Latin America.
 
In the 1960s, the discussion again centered on Latin American independence and autonomy in relation to the United States. The ex-President of the Inter-American Development Bank (IDB), Felipe Herrera, called for an integration that would create a continental nationalism in Latin America, a great nation cut to pieces by external factors and the victim of centrifugal forces that opposed regional union. Rafael Caldera, former Venezuelan president, emphasized that there exists no more dignified foreign policy interest than the formation of a bloc with a common conscience so that the countries of Latin America would act as a single unit for the defense of their common interests.
 
In the middle of the past century, the region began to reclaim integration as a path for development. In 1961, this took the form of the Central American Common Market; in 1969, the Andean countries established the basis for the Andean Community of Nations (CAN); and in 1991, the Common Market of the Southern Cone (MERCOSUR) was born. These attempts at political integration were more ambitious than the commercial alliances that proliferated in the 1990s.
 
Along with the arrival of neoliberalism came new ideas and methods of linking the nation with the external in a framework of globalization that confused trade with integration and buried the dreams of Latin Americanists. One of these ideas was the “open regionalism” put forward by the Economic Commission for Latin America and the Caribbean (ECLAC, or CEPAL in Spanish) in the mid-1990s. Latin American Center for Social Ecology (CLAES) researcher Eduardo Gudynas describes open regionalism as a vague and confused category that complicated the debate and perhaps has been ECLAC’s greatest conceptual disaster of that era.
 
ECLAC has since led a functionally neoliberal existence, proposing to shape commercial blocs totally oriented toward the world economy, insisting they insert themselves into a global framework and not achieve autonomy on the international stage. Open regionalism validated the commercial treaties inspired by the agreements of the World Trade Organization (WTO) and the Washington Consensus (dismantling of the state, free markets without regulation, and complete liberalization of the economy) as instruments of integration.
 
The example of ECLAC’s open regionalism was the North American Free Trade Agreement (NAFTA, between the U.S., Canada and Mexico), and the extreme example was the Free Trade Area of the Americas (FTAA).[1]
 
Later, the commercial integration of the Washington-style Free Trade Agreements (FTAs or TLCs in Spanish) not only failed to facilitate regional unity, but rather destroyed it. The CAN and MERCOSUR accords failed precisely because they corrupted regional integration with the logic of free trade competition that favors the largest over to the smallest countries. At its base, the debacles of the CAN and MERCOSUR provided evidence of the profound crisis of a paradigm which claimed that the centerpiece of integration was liberalized trade, observed Pablo Solón, Bolivian social movement leader and trade specialist.
 
Trade is integration?
 
Neoliberal reforms severely limit processes of integration and disperse their objectives. They cut off the political aspirations of the old treaties and accentuate rigidly commercial objectives. If before treaties sought to link countries to reach liberation and autonomy, now the objective is to increase trade.
 
José Manuel Quijano, economist and member of the MERCOSUR Sectoral Commission, identifies various differences between the free trade agreements and the processes of political integration that also include a trade component. To begin with, the trade accords are static and cannot be renegotiated, while the political integration agreements are dynamic and can be modified through protocols and partial agreements.
 
Free Trade Agreements impose free competition rules in an essentially asymmetrical market. A political accord promotes an alternate course for trade that permits diversification and the development of productive connections among partners.
 
Trade agreements employ a commercial lens, while integration accords handle matters in a political sphere and with support from institutions above the national level.
 
The FTAs create subordinated states that are integrated into the global productive chain as specialists in the exportation of primary products. Integration agreements combat such a role, looking instead to create coordinated chains of production.
 
Free Trade Agreements are not mechanisms of integration, nor do they grant autonomy to the state, because they look for precisely the opposite: total autonomy for the market and a subsidiary role for the state.
 
When the globalization discourse of the 1990s matured and changed the capitalist paradigm of the state, the FTAs suffered a radical change, encompassing new areas that had not been previously seen as trade issues. The old trade agreements—such as the 1820 accord between France and England—referred to borders, tariffs and customs rules. Today’s accords include new issues, including services, intellectual property, government purchasing and special international rules to protect foreign investment.
 
These “invasive” trade agreements began to influence all spheres and rules of society. A commercial logic advanced a market society in which the laws of supply and demand reached the state itself, explained Claudio Lara, Chilean Economist and professor at the Latin American Council of Social Science (CLASCO in Spanish).
 
We must change our way of thinking
 
The most significant problem for MERCOSUR is that the economies it brings together are not linked, and they compete amongst themselves. The case of soy is illustrative. Obstacles to trade are frequently imposed upon Uruguay by Brazil and Argentina, without a care whether they are closing bike routes or importing rice from Vietnam. In the cost-benefit logic, it does not matter if these actions harm their little brother. The MERCOSUR is reduced to a political forum in which the two largest partners consolidate preferential treatment, leaving the smaller nations at the margins.
 
On the other hand, the CAN advanced significantly as an institution and now maintains a solid structure: financial councils and procedures, a Latin American Reserve Fund, an Andean Parliament, its own court, and a regional judicial arrangement. But the influence of ECLAC’s export-led growth during the 1990s pushed the bloc to the cliff’s edge.
 
Peruvian economist and ECLAC advisor Ariela Ruiz Caro stated that the change in focus in economic policies modified the strategy for integration. In any form, integration depends upon the market, on the International Monetary Fund (IMF) and the World Bank, institutions in which there is no place for politics or projects of a regional character. Andean norms modify this new design/dogma and the liberalization and deregulation of markets, converting them into central elements in the process of Andean integration.
 
Neoliberalism not only disarticulated the interlinked regional chains of production, but also the political bloc that had been formed. The countries ended up competing among themselves, as much in exports as in the incentives they offered to attract foreign capital.
 
Ruiz sees in the CAN a puppet that has lost its capacity to make proposals. The Community is informed of trade negotiations with other regions, but is not able to object to Free Trade Agreements. Civil society does not have the opportunity for input, but business owners do. The CAN is falling apart because it lost sight of its initial objectives for which it was created, that is to say the promotion of balanced and harmonious development of the Andean peoples by means of cooperation, not on the basis of competition.
 
If the region is failing to achieve independence due to Free Trade Agreements, and if the regional effort perishes—contaminated by the neoliberal philosophy that always benefits the most developed nations—what scheme will suit underdeveloped and dependent countries, linked to external markets through the sale of basic goods? The Bolivarian Alternative for the Americas (ALBA) and the People’s Trade Agreement (PTA) are the embryos of a new formula for integration set in a distinct paradigm.
 
The ALBA under construction
 
In light of the collapse of neoliberal policies and projects that deepened dependency, newly elected Bolivian President Evo Morales believes that only a true integration between Latin American countries, based upon principles of cooperation, complementation and solidarity will permit the preservation of sovereignty and successfully confront the trend towards hegemonic unilateralism.
 
Morales and his colleagues Hugo Chávez of Venezuela and Fidel Castro of Cuba agreed on April 29, 2006 to construct the Bolivarian Alternative for the Americas and put into action the People’s Trade Agreement, plans for integration that will further the exchange of goods and services.
 
The strategic plan for complementary development of chains of production—with conservation/ rationing of resources—includes the construction of bi-national public, cooperative and mixed companies; the creation of subsidiaries of publicly owned banks and reciprocal credit agreements; the extension of taxes on all state investment and mixed companies, including on private capital during the period of investment recovery; facilities for airlines; and a special fund of up to $130 million to finance infrastructure and other projects that generate domestic capacity.
 
The governments of Venezuela and Cuba recognize Bolivia’s special needs after centuries of exploitation and plundering; therefore, the larger countries concede privileges to the smallest one. Venezuela is opening its state purchasing to Bolivian suppliers, while Bolivia does not; Venezuela lowers its tariffs to zero, while not demanding the same of Bolivia. Venezuela makes available its infrastructure and land and water transport equipment and guarantees the purchase of a range of vegetable oil products, as well as other agricultural and industrial goods harmed by Free Trade Agreements. It is a treaty that truly offers special and different treatment for the smallest economy in the bloc.
 
The integration of the ALBA includes social cooperation programs without financial objectives. For example, Cuba is creating a Cuban-Bolivian institution that guarantees eye care in six centers with the capacity to tend to 100,000 people annually. It is donating 20 mobile hospitals with a range of services: surgery, intensive therapy, urgent attention for cardiovascular problems, laboratories and other medical resources, as well as increasing to 5000 the number of scholarships provided for medical students through the beginning of 2007.
 
The countries are exchanging with each other—as opposed to trading—knowledge in areas of science, technology, sports, communication, experience in energy conservation, and culture. The exportation of Cuban goods and services can be used to pay in kind.
 
The ALBA and the PTA are embryos of an alternative integration. Although there remains a lack of common policies defined at this early stage of coordination (such as a common external tariff or free movement of workers between countries), these agreements replace neoliberalism’s category of “consumer” with political citizens that make decisions according to the common good and not a cost-benefit logic.
 
Basis for a new integration scheme
 
The recovery of national autonomy as the preliminary step in the reconquest of sovereignty will come to pass through effective regional coordination (political, chains of production, macroeconomic) that strengthen the negotiating capacity on the international plane. Gudynas names this proposal “autonomous regionalism,” in contrast with ECLAC’s “open regionalism.”
 
Autonomous regionalism implies a reorientation of trade and production toward regional needs, looking for complementary and cooperative chains of production and the construction of common policies, at least in agriculture and energy.
 
If one wants to connect the region economically, it is necessary to think of another type of productive relations whose principle objective is to attack the primacy of exportation. It is obvious that this type of integration is not possible if the larger countries impose conditions on the smaller ones, and if the logic of relations goes no further than the economy. Integration attempts to revive politics and above all to agree to norms at a level higher than the nation-state.
 
This new scheme also defines “de-materialization” of the economy, which means modifying the conditions of material ownership and consumption. “Private individualism” was a consequence of the economic emphasis of the reforms of the 1980s, and today one perceives a strong individualism and a weakened collective agenda. Quality of life is associated with material consumption and well-being depends on the possession of the latest technological advances. The structure of food supplies and customs also has changed with the use of microwaves and automatic washing machines. Society in general rejects the reforms of the 1980s, but their aspirations related to quality of life are the legacy of the reforms.[2]
 
The substantial variation in people’s aspirations has implications for regional integration. For example, if a government promotes regional integration by increasing taxes on Asian technologies, it runs the risk of being repudiated by the masses.
 
The great majority of Latin American populations have a low level of consumption due to the high level of poverty, while only a small elite consumes the highest quality and quantity of natural resources. For this reason, the reordering of resource use is perhaps necessary to set a limit on the opulence and assign a true social and environmental cost of consumption (cost of solid waste disposal, of packaging, etc.). Some import sectors would be harmed, although there are many possibilities to intervene in the area of consumption that are not taken advantage of, such as the rates of sumptuous consumption.
 
It is necessary to establish a limit on the use of natural resources—on water and forests/rainforests. All countries have a level of sustainable consumption that must be maintained, according to need. If one looks to cover all necessities, sooner or later, one will exceed this level. In this case, food sovereignty depends on regional interrelation, because it is not environmentally sustainable to look for domestic self-sufficiency in the food supply. One has to negotiate with neighboring countries.
 
A departure from materialism would reduce the consumption of primary materials, produce less garbage, and generate more employment because it would enhance the production of those goods which have greater utility. That which generates more employment is not the manufacture of goods, but the maintenance of them. Such is a more austere model, but one of a higher quality.
 
For all of this, Gudynas emphasizes, one needs autonomy with respect to globalization. Countries have formal sovereignty, but under a false autonomy: they depend upon international markets to sell their basic products, credit organizations define their political economy, and foreign stock exchanges fix the price of their minerals.
 
To win autonomy and be viable, no other road exists except to coordinate with one’s neighbors, harmonize rules at the regional level, develop connections in production chains, and establish joint policies that plan for and solve disputes.
 
 

[1] For the first time, the FTAA made Latin America negotiate with external parties in clusters, such as MERCOSUR and the Central American and Andean blocs. The FTAA hemispheric project was brought down by MERCOSUR opposition.
[2]Society is more distrusting than before. Seventy-five percent believe that their neighbour might rob or hut them,while in Asia, the percentage is about 42 percent. Brazil, Ecuador and Paraguay show the lowest indices of inter-personal trust. The problem is that the distrust translates into disinterest in public affairs. Society is more materialistic, egotistic, distrustful and violent. The rates of violence in Caracas, Sao Paulo, and Rio de Janeiro look as if they were measured in the Gaza Strip. The level of poverty has not diminished and is significantly concentrated in urban areas.

El proyecto Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA), que se viene implementando en silencio, es el más ambicioso y abarcativo plan para integrar a la región al comercio internacional. Si se llevara a cabo completamente, conseguiría conectar las zonas donde se encuentran los recursos naturales (gas, agua, petróleo, biodiversidad) con las grandes ciudades y, a ambos, con los principales mercados del mundo.

El 31 de agosto y el 1 de septiembre de 2000, durante la reunión de presidentes sudamericanos realizada en Brasilia a instancias del presidente Fernando Henrique Cardoso, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) presentó la propuesta “Plan de Acción para la Integración de la Infraestructura de Sudamérica”. Fue, de hecho, el lanzamiento de la IIRSA, un ambicioso plan para la ejecución de proyectos físicos y cambios en las legislaciones, normas y reglamentos nacionales para facilitar el comercio regional y global.

El proyecto IIRSA es un proceso multisectorial que pretende desarrollar e integrar las infraestructuras de transporte, energía y telecomunicaciones en diez años. Se trata de organizar el espacio geográfico en base al desarrollo de una infraestructura física de transporte terrestre, aéreo y fluvial; de oleoductos, gasoductos, hidrovías, puertos marítimos y fluviales y tendidos eléctricos y de fibra óptica, entre los más destacados. Esas obras se materializarán en doce ejes de integración y desarrollo, corredores que concentrarán las inversiones para incrementar el comercio y crear cadenas productivas conectadas con los mercados mundiales.

Para poder llevar adelante este megaproyecto es necesario remover las “barreras” físicas, normativas y sociales, lo que supone realizar grandes obras, armonizar las legislaciones nacionales de los doce países implicados en la IIRSA y ocupar los espacios físicos claves que suelen tener baja densidad de población pero guardan las principales reservas de materias primas y biodiversidad.

Un proyecto ambicioso

Un aspecto clave de la IIRSA, como lo señala el estudio del BID “Nuevo impulso a la Integración de la Infraestructura Regional en América del Sur”, presentado en diciembre de 2000, consiste en considerar que el principal problema para posibilitar la integración física, y por lo tanto para mejorar el flujo de mercaderías, son las “formidables barreras naturales tales como la Cordillera de los Andes, la selva Amazónica y la cuenca del Orinoco”. Esa misma concepción es sustentada por el ex presidente del BNDS, Carlos Lessa, quien señalo: “La cordillera de los Andes es ciertamente una belleza, pero es un terrible problema de ingeniería”. Esa lógica de la naturaleza como “barrera” o como “recurso”, está presente en todos los aspectos del plan.

En el Seminario Subregional organizado por el Comité de Coordinación Técnica de la IIRSA, en septiembre de 2003 en Lima, se definieron tres objetivos:

•  Apoyar la integración de mercados para mejorar el comercio intra-regional.

•  Apoyar la consolidación de cadenas productivas para alcanzar competitividad en los grandes mercados mundiales.

•  Reducir el “costo sudamericano” a través de la creación de una plataforma logística vertebrada e inserta en la economía global.

Según los principales estudios disponibles, uno de los objetivos de esta integración es poder volcar los recursos naturales de los países sudamericanos para los mercados norteamericanos y europeos.

Pero estos objetivos se observan de modo transparente en los mapas en los que aparecen los ejes de integración y desarrollo que siempre abarcan varios países. Los diez ejes definidos (dos están en estudio) son:

•  Eje Andino (Venezuela-Colombia-Ecuador-Perú-Bolivia)

•  Eje del Amazonas (Colombia-Ecuador-Perú-Brasil)

•  Eje Interoceánico Central (Perú-Chile-Bolivia-Paraguay-Brasil)

•  Eje Interoceánico Capricornio (Antofagasta/Chile-Jujuy/Argentina-Asunción/Paraguay-Porto Alegre/Brasil)

•  Eje del Escudo Guayanés (Venezuela-Brasil-Surinam-Guyana)

•  Eje Mercosur-Chile (Brasil-Uruguay-Argentina-Chile)

•  Eje del Sur (Talcahuano-Concepción/Chile-Neuquén-Bahía Blanca/Argentina)

•  Eje Amazónico del Sur (Perú-Brasil-Bolivia)

•  Ejes Marítimos del Atlántico y Pacífico (todos los países)

Además están en estudio la Hidrovía Paraná-Paraguay y un megaproyecto para unir las cuencas del Orinoco, el Amazonas y el Plata, a través de la interconexión de 17 ríos, lo que permitiría el transporte fluvial entre el Caribe y el Rio de la Plata.

Cada uno de los ejes incluye variadas obras. A modo de ejemplo, veamos lo que sucede con el eje Amazonas que une el Pacífico y el Atlántico e incluye tres grandes ecosistemas (costa, sierra andina y selva): deberá unir el Amazonas y sus afluentes con los puertos de Tumaco (Colombia), Esmeraldas (Ecuador) y Paita (Perú). Ello supone mejorar las carreteras existentes y construir otras. Por otro lado, ya que se trata de un eje que se asienta en una densa red de transporte fluvial, debe asegurarse la navegabilidad de los ríos a través del dragado y linealización de algunos tramos, a la vez que se mejorarán los puertos fluviales. Estas obras y el importante tránsito generarán impactos sobre el ecosistema amazónico.

En las zonas que atraviesa el eje hay un gran potencial hidroeléctrico y grandes reservas de petróleo en explotación, además de cultivos de soya y actividades de extracción de madera, pesca y piscicultura. El eje estará interconectado con otros tres (Andino, Interoceánico Central y Escudo Guyanés) y conseguirá abaratar el transporte de los países del Pacífico hacia Europa y de Brasil hacia Japón, estimulando el comercio. En plena Amazonia brasileña está contemplada la construcción de dos gasoductos de Coarí a Manaos y de Urucu a Porto Velho, con un costo de 750 millones de dólares, lo que permitirá poner el gas en condiciones de ser exportado desde puntos clave de los ejes Amazónico y Perú-Brasil-Bolivia. El primero incluye el importante puerto de Manaos, y el segundo a Porto Velho (Brasil) que quedaría unido con los puertos peruanos del Pacífico para poder sacar la producción cerealera de la zona -donde más están creciendo los cultivos de soya, maíz y trigo-, además del gas de Camisea (Perú).

La mayor parte de los ejes están interconectados. De los diez ejes, cuatro involucran la región amazónica y cinco unen los océanos Pacífico y Atlántico. De esta manera, todas las riquezas naturales del continente quedan a disposición de los mercados.

Por otro lado, se definieron siete procesos sectoriales de integración, para identificar los obstáculos de tipo normativo e institucional que encuentra el proyecto. Los siete procesos son: mercados energéticos regionales, sistemas operativos de transporte aéreo, de transporte marítimo y de transporte multimodal, promoción de las tecnologías de información y telecomunicaciones, facilitación de los pasos de frontera y modalidades de financiamiento.

Las inversiones totales serían de unos 37 mil millones de dólares. El conjunto del proyecto IIRSA será financiado por el BID, la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (FONPLATA), además de los importantes aportes del brasileño Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (ver recuadros).

Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

Institución financiera regional creada en 1959 par impulsar el desarrollo económico y social de América Latina y el Caribe. Tiene 46 miembros: 26 de América Latina y el Caribe, Estados Unidos, Canadá y 18 países extra regionales. La autoridad máxima es la Asamblea de Gobernadores integrada por los ministros de Hacienda de cada país.

El poder de voto está determinado por las acciones de cada uno: América Latina y el Caribe 50%; Estados Unidos 30%; Japón 5%; Canadá 4% y resto 11%. Brasil, Argentina y México tienen la misma cantidad de acciones que Estados Unidos.

Entre 1961 y 2002 el BID aprobó préstamos de 18.823 millones de dólares: 51% a proyectos de energía; 46% a transporte terrestre y 3% a telecomunicaciones, transporte marítimo, fluvial y aéreo. Brasil obtuvo el 33% de los recursos.

Corporación Andina de Fomento (CAF)

Institución financiera multilateral creada en 1970. Hasta 1981 aprobó operaciones por 618 millones de dólares pero entre 1995 y 1999 tuvo una gran expansión aprobando operaciones por 12.325 millones.

Es el mayor agente de financiamiento de proyectos de infraestructura en América Latina. Tiene 16 países miembros y es el primer financiador de los países de la Comunidad Andina de Naciones. Es un gran financiador de la IIRSA y del Plan Puebla Panamá (PPP) y puede llegar a financiar el canal Atrato-Truandó o Atrato-Cacarica-SanMiguel, que permitirá la conexión entre IIRSA y PPP.

Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (FONPLATA)

Creado en 1971 para financiar proyectos de integración de esta cuenca. Brasil y Argentina tienen el 33,3% cada uno; Bolivia, Paraguay y Uruguay el 11,1% cada uno. Financia proyectos por unos mil millones de dólares en transporte, agropecuaria, industria, exportaciones y salud.

Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDS)

Banco público brasileño creado en 1952. Con el gobierno Lula está dirigido a financiar grandes proyectos de infraestructura en América del Sur. Cuenta con grandes recursos, mayores a los de los otros organismos financieros de la región, y está implementando proyectos de energía e hidroeléctricos muy importantes en Venezuela y Ecuador, entre otros. Con Venezuela y Argentina tiene proyectos superiores a los mil millones de dólares con cada uno.

En realidad, una parte de estos proyectos ya están en marcha aunque no se menciona que forman parte de la IIRSA. Según el Informe Anual de la CAF de 2002, fueron identificados en ese momento cerca de 300 proyectos de integración física en América del Sur, de los cuales 140 podían ser ejecutados inmediatamente y 60 de ellos relacionados a la IIRSA ya estaban en marcha: 40 de transporte, 10 de energía y 10 de telecomunicaciones.

Territorios y mercados

Vencer las barreras físicas, legales y sociales para poder implementar la IIRSA, supone cambios profundos en la geografía, la legislación de los estados y las relaciones sociales. Se considera al continente sudamericano como la suma de cinco “islas” que deben ser unidas: la plataforma del Caribe, la cornisa andina, la plataforma atlántica, el enclave amazónico central y el enclave amazónico sur. Los ejes de integración y desarrollo atraviesan esas “islas” y rompen su unidad, lo que en el lenguaje tecnocrático se denomina como “barreras” naturales.

Desde el punto de vista geográfico, ello supone grandes obras de infraestructura para “corregir” las trabas que impone la naturaleza para hacer más fluido el transporte y el comercio y, de esa manera, reducir los costos. El eje Perú-Brasil-Bolivia, por ejemplo, busca sacar rápidamente la producción agrícola brasileña –en el enclave amazónico del Sur- por puertos del Pacífico, evitando el desplazamiento hacia el Norte por la cuenca del Amazonas. En este caso, a las obras en ríos se suman carreteras eficientes que atraviesen la cordillera andina. El recorrido natural se modifica –mediante grandes inversiones- para acelerarlo y así llegar velozmente a los mercados mundiales.

Como señala Andrés Barreda, “desde los años 80, el tráfico comercial del Pacífico desplaza al del Atlántico; de los 90 para acá, el tráfico portuario del Pacífico supera al del Atlántico; y en el año 2000, en Estados Unidos el tráfico portuario del Pacífico ya doblaba al del Atlántico. Por tanto, hay un problema en el momento en que la economía mundo se reinventa del Atlántico al Pacífico”. Eso ha hecho que el canal de Panamá pierda su importancia y en su lugar aparecen estos corredores para conectar ambos océanos. En Sudamérica el “cuello estratégico”, según Barreda, es Bolivia, por donde pasan cinco de los doce corredores.

Por otro lado, y siguiendo al mismo autor, la región sudamericana es una de las pocas del planeta que combina los cuatro recursos naturales estratégicos: hidrocarburos, minerales, biodiversidad y agua. Esta profunda modificación de la geografía no persigue la integración del continente sino su vinculación con los mercados globales. Puede decirse que se trata de una integración “hacia afuera”, exógena , en vez de propiciar una integración “hacia adentro”.

Los ejes o corredores deben tener, además, ciertas características. “Para la conexión en tiempo real el Internet es básico. Para la conexión justo a tiempo, la intermodalidad es básica”. Por lo tanto, los corredores deben combinar una moderna plataforma de telecomunicaciones con la infraestructura necesaria para el transporte intermodal.

La intermodalidad se asienta en la “revolución de los contenedores”: el sistema es el mismo para el transporte terrestre, aéreo y fluvial y una mercancía debe poder pasar de uno a otro con fluidez, lo que impone carreteras y camiones, aeropuertos y aviones, ríos y barcos capaces de cargar grandes contenedores que ahora sustituyen el viejo concepto de almacén o depósito en el que se guardaban las mercancías. Esto se vincula al nacimiento de las “fábricas globales” que funcionan bajo la premisa just in time: se crea así una suerte de “autómata global” ya que las grandes empresas se han deslocalizado y abarcan todo el planeta en forma de red. Pero este autómata global, “integrado industrial y productivamente, mantiene ahora nuevas relaciones jerárquicas centro-periferia, pero de carácter industrial”, como lo muestra la industria maquiladora. El IIRSA es precisamente el eslabón sudamericano que integra al continente en este proceso, pero de forma subordinada.

Desde el punto de vista de superar las barreras normativas de los estados, la IIRSA profundiza la estrategia neoliberal de desregulación y debilitamiento de los estados nacionales. Adecuar las legislaciones nacionales a las necesidades del comercio mundial supone homogeneizar las normas. De esa manera cada región y cada país pierde sus rasgos diferenciadores y los estados pierden autonomía frente a las multinacionales y los estados del primer mundo.

Por último, deben ser superadas las llamadas “barreras sociales”. Un solo ejemplo, entre decenas que se podrían traer, es suficiente para ilustrar de qué se trata: el gasoducto Coari-Manaos, con 420 kilómetros, atraviesa el río Amazonas y una de las zonas mejor preservadas de la selva. Las dos empresas más interesadas en el proyecto son la brasileña Petrobras y la estadounidense El Paso (líder mundial en el área del gas y una de las mayores del mundo en el sector energético). En 1998 Petrobras construyó la primera parte del gasoducto, con 280 kilómetros, uniendo las reservas de Urucu con la ciudad de Coari. La obra trajo grandes impactos socio-ambientales a la región: “disminuyó la pesca, afectando a las poblaciones ribereñas que dependen de los peces para sobrevivir; afectó las zonas de extracción de castaña de Pará, fundamental para la sobrevivencia de las comunidades; la población de Coari creció considerablemente, pues la ciudad alberga a los trabajadores que llegan de diferentes lugares, hubo un crecimiento fuerte de la prostitución, de la violencia y de los casos de malaria”. Sólo el gasoducto Urucu-Porto Velho afectará a 13 pueblos indígenas y a cinco municipios donde el 90% de la población son indios.

En suma, el beneficio que obtiene un puñado de multinacionales supone perjuicios sociales y ambientales irreversibles, y el debilitamiento de estados de la periferia que se verán impotentes para contener estos problemas.

Dos casos: Brasil y Bolivia

Este proyecto de integración afecta de modo diferente a cada país y a cada región del continente pero, a grandes rasgos, pueden definirse “ganadores” y “perdedores” en función de los beneficios o daños resultantes de la implementación de la IIRSA. Uno de los problemas del proyecto es, precisamente, que ahondará las diferencias entre países, regiones y sectores sociales ricos y pobres, ya que todos se integrarán en el mercado mundial de forma desigual, en función de las “ventajas comparativas” que hoy presentan. Para ejemplificar estas diferencias tomaremos en cuenta dos países: el más pobre del continente, Bolivia, y uno de los países más industrializados del mundo, Brasil.

En Bolivia sólo es pobre la mayoría indígena. Cuenta con importantes reservas de hidrocarburos, las segundas del continente luego de las de Venezuela. Tiene además una posición geográfica clave, ya que por su territorio rico en biodiversidad –que va del altiplano andino a la selva amazónica- deben pasar cinco ejes de integración y desarrollo que unen el Pacífico y el Atlántico. Por eso la banca internacional definió en el plan El Cambio para Todos que Bolivia debía convertirse en “país tránsito del subcontinente y centro distribuidor de gas y otros energéticos”. Como país de tránsito, los corredores de exportación de bienes y servicios formarán parte de importantes proyectos binacionales de generación y distribución de energía hidroeléctrica y termoeléctrica.

Según los planes definidos en la IIRSA, Bolivia se verá abocado a la construcción de una nueva Red Fundamental de Carreteras, que dejan zonas enteras del país aisladas pero conectan las reservas de hidrocarburos con los mercados mundiales. El Eje Interoceánico Central –que une el puerto brasileño de Santos con los chilenos de Arica e Iquique- atraviesa Bolivia por la zona central y es imprescindible para países como Brasil y Chile, que son los más interesados en impulsar el comercio bi-oceánico. El Eje Perú-Brasil-Bolivia permite unir el estado brasileño de Rondonia con el Pacífico, para sacar la gigantesca producción de soya de ese estado “aprovechando una de las pocas regiones del continente en el que el cruce de los Andes presenta menores dificultades”. De este modo el país es objeto de grandes inversiones que fraccionan su territorio con cinco corredores.

Brasil está en la situación opuesta. Este tipo de integración exógena le permitiría “avanzar en su anhelo de lograr una posición dominante en América Latina, resultado de la estrategia desarrollada desde los 80 de alcanzar el liderazgo regional a través de la incorporación a su zona de influencia de los países de su entorno geográfico más próximo: Argentina, Uruguay, Paraguay, luego Bolivia y Chile, posteriormente los demás países de la Comunidad Andina y luego toda Sudamérica, con el fin de fortalecer su economía frente al ALCA”.

Brasil está en condiciones muy similares a los países del primer mundo a la hora de sacar provecho de la IIRSA. En los hechos, Brasil tiene una relación con los demás países sudamericanos –con la parcial excepción de Argentina- similar a la que tienen los países del centro con los de la periferia. En primer lugar, Brasil es el más interesado en la región en poder sacar su producción industrial y del agrobusiness por el Pacífico. En segundo lugar, son brasileñas algunas de las empresas que construyen parte de la infraestructura, como la Constructora Norberto Odebrecht, que tiene inversiones en casi todos los países de la región, o como la petrolera Petrobras. En tercer lugar, el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) es uno de los principales financiadores de la IIRSA.

El Complejo Rio Madera, que es uno de los núcleos del Eje Perú-Brasil-Bolivia, es quizá el mejor ejemplo. Carlos Lessa, ex presidente del BNDES, sostuvo que con ese proyecto “Brasil promueve su propia versión de la conquista del oeste en una zona selvática vecina a Perú y Bolivia, con su megaproyecto que ilustra los sueños de integración de América Latina, en cuyas fronteras está todo por hacer”. El proyecto Complejo Rió Madera incluye dos hidroeléctricas en Brasil; esclusas para hacer navegable el río, lo que supone la eliminación de una zona de cachelas que “interrumpen” la navegación; una hidroeléctrica en el río Beni (Bolivia) y puertos para la hidrovía de los ríos Madera-Guaporé-Beni-Madre de Dios (Brasil-Bolivia-Perú). El proyecto permite “la generación de energía en cantidades significativas y a bajo costo y para la consolidación del Polo de Desarrollo del agrobusiness en la región oeste de Brasil y la Amazonía boliviana”, lo que permite la reducción de los costos de transporte de granos y otros commodities.

El proyecto tendrá un enorme impacto ambiental, y beneficiará sólo a Brasil. “Las empresas brasileñas se constituirán en el único comprador de toda la energía producida, imponiendo condiciones de compra, contratos y precios”. El proyecto demanda una inversión de 6 mil millones de dólares, beneficiará a las brasileñas Odebrecht, Furnas Centrais Eléctricas y al grupo Tedesco Maggi (el mayor exportador de soya de Brasil), que ha invertido cien millones de dólares en la navegabilidad del río Madera, “donde posee la flota más importante de barcazas y remolcadores, con una capacidad de transporte fluvial de 210 mil toneladas por mes”.

Observado en perspectiva, proyectos como el Complejo Rió Madera forman parte de la geopolítica brasileña de expansión hacia el oeste y de ocupación de territorios “vacíos”, de control de recursos estratégicos como los hidrocarburos bolivianos, y confirma la impresión de que “los gobernantes brasileños parecen haber llegado a la conclusión de que el aumento de la competitividad brasileña en el mercado internacional depende, en gran medida, de la integración de Sudamérica”. Sólo habría que agregar que se trata de una integración doblemente subordinada: a Brasil, por parte de los países sudamericanos, y del conjunto de la región al mercado y el empresariado mundiales.

La IIRSA en el mundo

La IIRSA aparece estrechamente vinculada al ALCA, al punto que puede decirse que son dos caras de una misma moneda. “El ALCA determina lo jurídico administrativo en forma más concreta y la IIRSA la infraestructura”. Y ambos aparecen ligados a un proyecto más vasto del que forma parte también el Plan Puebla-Panamá.

Sin embargo, la IIRSA tiene una particularidad: es un tipo de integración nacida en el Sur, gestionada en gran medida por las elites del Sur, pero que beneficia a los sectores mejor insertos en el mercado internacional. El énfasis en las obras de infraestructura aparece vinculado a la necesidad de los mercados mundiales de conseguir un flujo sostenido y en aumento constante de las exportaciones de materias primas y recursos naturales. Y hacerlo de modo “competitivo”, o sea reduciendo los costos. Es evidente que este tipo de desarrollo generará más pobreza y mayores desigualdades, aumentará la concentración de la riqueza a escala local y global y tendrá profundos impactos ambientales. Entre otras consecuencias negativas, la deuda externa de los países de la región seguirá creciendo y la sobreexplotación de los recursos puede llevar a que en algunas décadas los países que cuentan con petróleo o gas como su principal riqueza, acaben por agotarla sin haber obtenido ninguna ventaja.

Por último, y este es uno de los aspectos más preocupantes de la IIRSA, la forma como se está implementando es muy grave, ya que los proyectos se están llevando adelante en silencio. Así como en todo el continente hay un amplio debate sobre el ALCA y los TLC, los proyectos vinculados a la IIRSA se vienen realizando sin participación de las sociedades civiles ni de los movimientos sociales, sin información por parte de los gobiernos. Este estilo induce a pensar que se busca evitar el debate. En paralelo, se están construyendo los proyectos en partes para más tarde enlazarlos, lo que impide la vigilancia y control de las poblaciones afectadas y facilita que se burlen las leyes ambientales. Formalmente, la IIRSA nació en el año 2000, pero buena parte de los proyectos vienen de los años 90. El aspecto más perturbador es si la creación de esta enorme red de infraestructura no conseguirá, finalmente, imponer los mismos objetivos del ALCA pero sin ese nombre, sin debate, de modo vertical por parte de los mercados y las elites. Si esto fuera así, tal vez en unas décadas se haya consumado, de forma invisible, un gigantesco proyecto que remodela todo el continente y afecta a todos sus habitantes. Porque las elites saben, como lo muestra la experiencia reciente, que un debate abierto de sus planes, los condena al fracaso.

Raúl Zibechi es miembro del Consejo de Redacción del semanario Brecha de Montevideo, docente e investigador sobre movimientos sociales en la Multiversidad Franciscana de América Latina, y asesor a varios grupos sociales. Es colaborador mensual con el IRC Programa de las Américas (www.americaspolicy.org).

Para usar este artículo, favor de contactar a americas@ciponline.org. Las opiniones expresadas aqui son del autor y no necesariamente representan las opiniones del Programa de las Américas o el Centro para la Política Internacional.


Recursos

  1. Documento del BID citado en Elisangela Soldati, ob. cit. p. 4.
  2. Citado en Guilherme Carvalho, ob. cit. p. 36.
  3. Todos los mapas pueden encontrarse en www.fobomade.org.bo. Hacer click en el botón verde “Geopolítica e Integración” y luego en “IIRSA-ALCA”. Al aparecer la página hacer click en “Galería de Mapas”.
  4. Elisangela Soldati, ob. cit. p. 16.
  5. Andrés Barreda, ob. cit.
  6. Idem.
  7. Idem.
  8. Elisangela Soldatelli, ob. cit.
  9. Fobomade, “El rol de Bolivia en la integración sudamericana”, p. 3.
  10. Idem, p. 7.
  11. Idem, p. 6.
  12. Ver el informe “Brasil y el difícil camino hacia el multilateralismo” en www.americaspolicy.org.
  13. Patricia Molina, ob. cit.
  14. Idem.
  15. Idem.
  16. Guilherme Carvalho, ob. cit. p. 64.
  17. Marcel Achkar y Ana Domínguez, ob. cit. p. 18.


IIRSA: Integration Custom-Made for International Markets

The project for Integration of South American Regional Infrastructure (IIRSA, by its initials in Spanish), is swiftly but silently moving forward. IIRSA is the most ambitious and encompassing plan to integrate the region for international trade. If completed in full, the project would connect zones containing natural resources (natural gas, water, oil, biodiversity) with metropolitan areas, and both of these with the world’s largest markets.

From August 31-September 1, during the 2000 South American Presidential Summit in Brasilia initiated by President Fernando Henrique Cardoso, the InterAmerican Development Bank (IADB) presented its “Plan of Action for the Integration of South American Infrastructure.” In essence, it formed the foundation for what would become IIRSA, an ambitious plan to facilitate regional and global trade by carrying out physical projects and effecting changes in legislation, statute, and national regulations.

IIRSA is a multi-sectoral project that aims to develop and integrate transportation, energy, and telecommunications infrastructure over the next 10 years. The goal is to reorganize the continent’s landscape based on the development of a physical infrastructure of land, aerial, and river transport; oil and gas pipelines; waterways; maritime and river ports; and power lines and fiber optic cables, to name a few. These projects are organized in 12 integration and development axes—corridors where investments can be concentrated to increase trade and create chains of production connected to global markets.

To carry out this megaproject a number of physical, statutory, and social “barriers” must first be overcome. This requires harmonizing national legislation in the 12 affected countries, and occupying the key territories that tend to have low populations but are major reserves of raw materials and biodiversity.

An Ambitious Project

The December 2000 IADB study “A New Push for Regional Infrastructure Development in South America” suggests that the main obstacles to accomplishing physical integration, and therefore, to improving the flow of merchandise, are the “formidable natural barriers like the Andes Mountains, the Amazon Rainforest, and the Orinoco river basin.” Carlos Lessa, former president of the Brazilian Development Bank (BNDES, by its initials in Portuguese) agrees, pointing out, “The Andes mountain range is certainly beautiful, but it’s a terrible engineering problem.” This kind of logic that regards nature as a “barrier” in some places and a “resource” in others pervades all aspects of the plan.

During the September 2003 Sub-regional Seminar, IIRSA’s Technical Coordination Committee defined three goals:

•  Support the integration of markets to improve intra-regional trade.

•  Promote new chains of production to become competitive in major global markets.

•  Reduce the “South American cost” by creating a solid logistical platform that is well-inserted into the global economy.

According to studies, another objective of this integration project is to conquer South America’s natural resources and put them at the disposal of North American and European markets.

These objectives can be easily observed on maps of the development and integration axes, each of which encompasses several countries. The ten axes already defined (two are still under development) are:

•  Andean Axis (Venezuela-Colombia-Ecuador-Peru-Bolivia)

•  Amazon Axis (Colombia-Ecuador-Peru-Brazil)

•  Central Inter-oceanic Axis (Peru-Chile-Bolivia-Paraguay-Brazil)

•  Capricorn Inter-oceanic Axis (Antofagasta/Chile-Jujuy/Argentina-Asunción/Paraguay-Porto Alegre/Brazil)

•  Guyana Shield Axis (Venezuela-Brazil-Suriname-Guyana)

•  Mercosur-Chile Axis(Brazil-Uruguay-Argentina-Chile)

•  Southern Axis (Talcahuano-Concepción/Chile-Neuquén-Bahía Blanca/Argentina)

•  Southern Amazon Axis ( Peru-Brasil-Bolivia)

•  Atlantic and Pacific Maritime Axis (all countries)

The two axes still under development are the Parana-Paraguay waterway and a megaproject to unite the Orinoco, Amazon, and Rio de la Plata river basins through a connection of 17 rivers to permit river transportation from the Caribbean to Rio de la Plata.

Each axis involves a variety of infrastructure projects. For example, the Amazon Axis, which unites the Pacific Ocean with the Atlantic and crosses three large ecosystems (coastal, Andean mountain, and rainforest), must tie the Amazon River and its tributaries to the ports of Tumaco (Colombia), Esmeraldas (Ecuador), and Paita (Peru). This will require major improvements to existing roads and construction of others. Since the axis aims to create a dense network of river transportation systems, several rivers will be dredged and straightened, while in other places river ports will have to be completely overhauled. These infrastructure projects and the spike in transportation flows they generate will result in massive environmental impacts on the Amazon ecosystem.

In areas covered by the axis, there is major hydroelectric power potential as well as large oil reserves already under development, in addition to soybean crops, wood extraction, fishing, and fish farms. The axis will connect with three others (Andean, Central Inter-oceanic, and Guyana Shield) and reduce transportation costs for Pacific countries to Europe, and Brazil to Japan, thus encouraging more trade. The construction of two gas pipelines is being considered for areas deep in the Brazilian Amazon, one extending from Coari to Manaos and the other from Urucu to Port Velho, at a total cost of $750 million. This would allow natural gas to be exported from key points in the Amazon and Southern Amazon Axes. The first contains the important port of Manaos, and the second Port Velho, Brazil, which would be united with the Peruvian ports on the Pacific. This would also allow transportation of the area’s grain production—where soy, corn, and wheat production are the fastest growing—in addition to Camisea’s natural gas from Peru.

The majority of the axes are interconnected. Of the 10, four cover the Amazon and five unite the Pacific with the Atlantic. Under this plan, the continent’s natural resources will be made available to international markets.

The IIRSA project has defined seven processes of sectoral integration to address institutional and statutory obstacles. They are: regional energy markets; functional systems of aerial, maritime, and multimodal transport; promotion of information and telecommunication technologies; the facilitation of border crossings; and finance modalities.

Total investment is expected to be on the order of $37 billion. The project will be financed by the IADB, the Andean Promotional Corporation (CAF, by the Spanish), and the Financial Fund for the Development of the Rio de la Plata Basin (FONPLATA, by the Spanish), in addition to the important contributions of the Brazilian Development Bank (see boxes below).

InterAmerican Development Bank (IADB)

Regional financial institution created in 1959 to encourage the economic and social development of Latin America and the Caribbean. It has 46 members: 26 from Latin America and the Caribbean, the United States, Canada, and 18 additional member countries from out of the region. Its highest authority is the Assembly of Governors, made up of the Secretaries of Treasury from each country.

The right to vote is determined by the number of shares: Latin America and the Caribbean have 50%, the United States 30%, Japan 5%, Canada 4%, and the rest 11%. Brazil, Argentina, and Mexico taken together have the same number of shares as the United States.

From 1961-2002, the IADB approved loans totaling $18.82 billion: 51% for energy projects, 46% for ground transportation, and 3% for telecommunications, maritime, river, and aerial transport. Brazil received 33% of the resources.

Andean Promotional Corporation (CAF)

Multilateral financial institution created in 1970. By 1981, it had approved $618 million in operations, but from 1995-1999, it underwent a huge expansion, approving $12.33 billion in operations

It is the largest financial agent for infrastructure projects in Latin America. Made up of 16 member countries, it is the number one financier for countries belonging to the Andean Community of Nations. It is a major financier of the Atrato-Truando or Atrato-Cacarica-San Miguel canal, which will allow the connection between IIRSA and Puebla-Panama Plan.

Financial Fund for the Development of the Rio de la Plata Basin (FONPLATA)

Created in 1971 to finance integration projects for the river basin. Brazil and Argentina each hold 33.3%, Bolivia, Paraguay, and Uruguay 11.1%. It finances multi-million dollar projects for transportation, agriculture and livestock, industry, exports, and health.

Brazilian Development Bank (BNDES)

Brazilian public bank created in 1952. Under the Lula government, it has been directed to finance large infrastructure projects in South America. It has extensive resources—greater than any other financial institution in the region—and it is implementing important energy and hydroelectric projects in Venezuela and Ecuador, among others. It has projects that exceed a billion dollars with Venezuela and Argentina.

In reality, these projects are already underway, though not in direct connection with IIRSA. According to CAF’s 2002 Annual Report, some 300 physical integration projects have been identified in South America, 140 of which were ready to begin at any moment. Sixty IIRSA-related projects were already underway: 40 for transportation, 10 for energy, and 10 for telecommunications.

Territories and Markets

Overcoming the physical, legal, and social barriers to implementing IIRSA will require profound changes in geography, legislation, and social relations. The South American continent is sometimes considered a collection of five separate “islands” that should be united: the Caribbean Plate, the Andean Mountains, the Atlantic Plate, and the Central and Southern Amazon Enclaves. The integration and development axes unify these “islands” by breaking down what is called in technocratic language, natural “barriers.”

From a geographical perspective, this unification would demand major undertakings in infrastructure to “correct” the obstacles imposed by nature, speed up the flow of transportation and trade, and greatly reduce costs. The Peru-Brazil-Bolivia Axis, for example, seeks to create an access path from Brazil’s agricultural industry, in the Southern Amazon Enclave, to Pacific ports without having to first travel north through the Amazon river basin. To accomplish this, efficient highways crossing the Andes must be built, in addition to the infrastructure projects necessary for river transport. The path paved by nature will be modified, through huge investments, so that South American merchandise can more rapidly reach the global market.

As Andres Barreda points out, “Starting in the 1980s, the flow of commercial traffic from the Pacific began to displace flow on the Atlantic side. In the 1990s, port traffic on the Pacific was outpacing the Atlantic’s; and in the year 2000, the United States’ Pacific port traffic saw double the volume of its Atlantic ports. There is a problem when the global economy shifts from the Atlantic to the Pacific.” This shift caused the Panama Canal to lose its significance and in its place corridors connecting the two oceans are beginning to appear. According to Barreda, South America has a “strategic bottleneck” in Bolivia, where five of the 12 corridors cross.

South America is one of the few regions on earth that contains all four strategic natural resources: hydrocarbons, minerals, biodiversity, and water. The profound changes to the landscape do not follow a model for integrating the continent as a whole, but rather, for inserting it into the global market . IIRSA, it could be said, centers on an “outward-facing” or exogenous type of integration, rather than an “inward-facing” one. In addition, the axes or corridors must have certain characteristics: “To make real-time connections, the Internet is fundamental. To make just-in-time connections, intermodality is fundamental.” As such, the corridors must combine a modern-day telecommunications system with the necessary infrastructure for intermodal transportation.

Intermodality is based on the “container revolution.” The system must be exactly the same for ground, aerial, and river transportation, and merchandise must be able to transfer from one system to another seamlessly. This requires a system of highways and semi trucks, airports and airplanes, and rivers and barges capable of transporting freight containers, which are now replacing the old system of storage or deposit that the merchandise sector has traditionally utilized. This transformation is linked to the emergence of “global factories” that operate under the just-in-time premise. A sort of “global automaton” has been created by large businesses that employ remote-control operation techniques and cover the planet in the form of a network. But this global automaton, “industrially and productively integrated, now operates with new center-periphery hierarchical relations of an industrial character,” as evidenced by the maquiladora. IIRSA is the South American link to integrate the continent into this process, but in a subordinate manner.

To overcome the various legal and statutory barriers, IIRSA has adopted the neoliberal strategy of deregulation and weakening the state. Adapting national legislation to the needs of global trade requires homogenization of the rules. This would inevitably lead to each country or region losing its distinguishing characteristics, and states would lose their autonomy to multinationals and the governments of developed countries.

Finally, the “social barriers” must also be overcome. Just one example of this among dozens is the 260-mile Coari-Manaos gas pipeline that passes through the Amazon River as well as one of the best-preserved areas of the rainforest. The two companies primarily interested in the project are Brazil’s Petrobras and the United States’ El Paso (world leader in natural gas and one of the world’s largest in the energy sector). In 1998, Petrobras built the first part of the gas pipeline (174 miles), which united the Urucu reserves with the city of Coari. The project caused enormous social and environmental impacts: “It reduced fishing levels, affecting river populations that depend on fish to survive; it affected areas where Brazil nut is extracted, crucial to the surrounding areas; the Coari population grew considerably, as the city houses the workers that arrive from different areas; and there has been a dramatic increase in prostitution, violent crime, and cases of malaria.” The Urucu-Port Velho gas pipeline will affect 13 indigenous communities and five municipalities where 90% or more of the population is indigenous.

The benefits gained by a small handful of multinationals will create irreversible social and environmental damages, and further weaken the autonomy of marginalized states , giving them even less recourse to deal with their problems.

Two Cases: Brazil and Bolivia

IIRSA affects each country in the region differently, but in general, we can define “winners” and “losers” in terms of the benefits and damages the implementation of IIRSA will generate. One of the problems with the project is that it will deepen the gaps between countries, regions, and the rich and poor social sectors of society, since different regions will be integrated into the global market on an unequal footing based on current “comparative advantages.” Brazil, one of the most industrialized countries in the world, and Bolivia, South America’s poorest country, illustrate this point well.

In Bolivia, the only thing poor is the indigenous majority. The country boasts important hydrocarbon reserves, the second largest on the continent behind Venezuela. It also occupies a key geographical position: five of the integration and development axes connecting the Pacific with the Atlantic must pass through its territory. It is also rich in biodiversity. Consequently, in its plan “Change for All,” the international bank called for Bolivia to become a thoroughfare for the subcontinent and central distributor of gas and other sources of energy.” As a country providing passage, corridors for exporting goods and services will form part of important binational projects for hydro- and thermoelectric energy generation and distribution.

According to plans defined by IIRSA, Bolivia must construct a new Fundamental Network of Highways that will leave entire zones isolated but connect hydrocarbon reserves to global markets. The Central Inter-oceanic Axis that seeks to unite the Brazilian port Santos with the Chilean ports Arica and Iquique, crosses through the middle of Bolivia and is critical to countries like Brazil and Chile, which are especially interested in establishing bi-oceanic trade. The Peru-Brazil-Bolivia Axis would unite the Brazilian state Rondonia with the Pacific and gain access to its large-scale soy production, thereby “taking advantage of one of the regions where crossing the Andes presents the least difficulty.” Bolivia is about to become the object of huge investments for the construction of the five corridors that will fracture its national territory.

Brazil finds itself in the opposite situation. Exogenous integration will permit it to “advance its goal of dominating Latin America, a result of its 1980s strategy to reach a position of regional leadership by gaining influence over its closest neighbors: Argentina, Uruguay, Paraguay, first, then Bolivia and Chile, and finally, the rest of the Andean community and all of South America, the ultimate goal being to strengthen its economy in the face of the FTAA.”

Brazil will be in a position similar to that of the world’s industrialized nations the moment it begins to benefit from IIRSA. In reality, Brazil’s relationship with the rest of South America—Argentina being the exception—is similar to that which most center countries have with peripheral countries. In the first place, Brazil has a major interest in channeling its industrial and agribusiness production through the Pacific. Second, several of the businesses set to develop infrastructure are Brazilian, like Petrobras or Norberto Odebrecht Construction, which has investments all over the region. Third, the Brazilian Development Bank (BNDES) is one of the principal financiers of IIRSA.

The Madeira River Complex, which is a nucleus of the Peru-Brazil-Bolivia Axis, is perhaps the best example. Carlos Lessa, ex-president of the BNDES, maintains that under this project “Brazil can promote its vision of conquering the West, a jungle zone with neighboring Peru and Bolivia. Its megaproject illustrates the dream of Latin American integration, an area that is ripe for development.” The Madeira River Complex project includes two hydroelectric dams in Brazil; floodgates for making the river navigable, which will require the elimination of a zone of waterfalls that “interrupt” navigation; a hydroelectric dam on the Beni River in Bolivia; and ports for the Madeira-Gupore-Beni-Madre de Dios waterway in Brazil, Bolivia, and Peru. The project will allow “significant supply of low-cost energy and consolidate the agribusiness Development Pole in the western region of Brazil and the Bolivian Amazon.” This would permit a reduction in the cost of transportation for grains, and other commodities.

The project will have an enormous impact on the environment and will benefit only Brazil. “Brazilian businesses will be the only buyers of the energy produced, allowing them to impose conditions on buying, contracts, and prices.” The project will involve a $6 billion investment, benefiting Brazilian-owned businesses Odebrecht, Furnas Centrais Electricas, and the Tedesco Maggi group (largest soy producer in Brazil). The latter has invested $100 million into making the Madeira River navigable, “where it has the largest fleet of barges and tugboats, with a river transportation capacity of 210,000 tons per month.”

Taken in perspective, projects like the Rio Madeira Complex make up part of Brazil’s geopolitical expansion west to occupy “empty” territories and control strategic resources like Bolivia’s hydrocarbons. They confirm the idea that “Brazil’s leaders believe that increasing their competitiveness in the international market depends, in large part, on South American integration.” It is, however, a kind of subordinate integration on two levels: Brazil over the rest of South America, and global markets and business over the region as a whole.

IIRSA in the World

IIRSA is closely linked to the FTAA, to the point where they can be seen as two sides of the same coin. “The FTAA deals very concretely with judicial and administrative issues, while IIRSA deals with infrastructure.” Both form part of a much larger project that includes the Puebla-Panama Plan. IIRS A is, however, unique in at least one way: it is a type of integration that has been conceived of by the South, engineered in large part by the continent’s elite, and will primarily benefit those sectors best inserted into the global market. The demand for infrastructure projects has grown out of the need for global markets to access a stable and increasing flow of raw materials and natural resource exports. Accessing these resources has to be done as “competitively” (which is to say, as cheaply) as possible. It’s clear that this type of development will only generate more poverty and greater inequalities, further concentrate wealth on a local and global scale, and create profound environmental impacts. Among other negative consequences, the external debt of South American countries will continue to rise. The current practice of overexploiting resources could create a situation where a few decades down the road, countries that today depend on oil and natural gas to generate income will exhaust their reserves without ever having truly benefited from them.

One of the most worrisome aspects of IIRSA is the way in which it is being implemented: silently. While the continent furiously debates the FTAA and other free trade agreements, IIRSA projects are taking place without the participation of civil society or social movements and without the release of information by governments. This method of implementation clearly seeks to avoid debate altogether. At the same time, projects are starting up in separate areas to be linked at a later date—a technique that prevents vigilance, weakens the control of affected communities, and facilitates sidestepping environmental regulations. Formally, IIRSA began in the year 2000, but a good part of its projects have their roots in the previous decade.

The most disturbing prospect of IIRSA’s large network of infrastructure projects is that they may well accomplish the same goals as the FTAA, only without that name, with no debate, and imposed from the top down by global markets and national elites. If this is the case, a few decades from now South America will have quietly completed a gigantic, continent-wide remodeling project that affects every one of its inhabitants. The elite know—as recent experience has shown them—that openly debating their plans will only condemn them to failure.


Translated for the Americas Program by Nick Henry.


Raúl Zibechi, a member of the editorial board of the weekly Brecha de Montevideo, is a professor and researcher on social movements at the Multiversidad Franciscana de América Latina and adviser to several grassroots organizations. He is a monthly contributor to the IRC Americas Program (www.americaspolicy.org).


To reprint this article, please contact americas@ciponline.org. The opinions expressed here are the author’s and do not necessarily represent the views of the CIP Americas Program or the Center for International Policy.


Sources

  1. IADB Document, cited in Elisangela Soldati, ob. cit. p. 4.
  2. Cited in Guilherme Carvalho, ob. cit. p. 36.
  3. The maps can be found at www.fobomade.org.bo. Click on the green button “Geopolítica e Integración” and then on “IIRSA-ALCA”. When the page loads, click on “Galería de Mapas”.
  4. Andrés Barreda, ob. cit.
  5. Ibid.
  6. Ibid.
  7. Elisangela Soldatelli, ob. cit.
  8. Fobomade, “El rol de Bolivia en la integración sudamericana”, p. 3.
  9. Ibid. p. 7.
  10. Ibid. p. 6.
  11. See the report, “Brazil and the Difficult Path to Multilateralism” at americas.irc-online.org/am/3144.
  12. Patricia Molina, ob. cit
  13. Ibid.
  14. Ibid.
  15. Guilherme Carvalho, ob. cit. p. 64.
  16. Marcel Achkar and Ana Domínguez, ob. cit. p. 18.


El Tratado de Comercio de los Pueblos dignifica al país

Pedro da Motta Veiga, visit Sandra P. Ríos
América do Sul é palco, nos últimos anos, de um processo de revisão crítica das políticas econômicas adotadas na região na década de 90. Isso tem implicações para as iniciativas de integração econômica que proliferaram, naquele período, no marco do que se denominou o “regionalismo aberto”.
Emerge hoje, através de projetos bastante heterogêneos como a
CSAN e a ALBA, um regionalismo pós-liberal na região. Característica essencial dessa modalidade de regionalismo é o fato de estar vinculado a uma crítica ampla ao paradigma liberal que inspirava as iniciativas de integração intra-regionais durante os anos 90, mas também grande parte da agenda doméstica de política econômica nos países da região.
>Descargar PDF

Ricardo Ángel Cardona

EL DIARIO, Bolivia – El Tratado de Comercio de los Pueblos firmado recientemente entre Bolivia, Venezuela y Cuba ayudará a Bolivia a desarrollarse más que cualquier otro instrumento de integración que podría complementar esta iniciativa, como la firma de otros TCP con todos y cada uno de los países de América Latina y del Caribe.

Se trata de un tratado que ya funciona entre Venezuela y Cuba con intercambios mayores de ida y vuelta mayores a los 4 mil millones de dólares, pero eso solamente es el inicio de un comercio que se muestra ascendente y lleno de posibilidades adicionales. Nos referimos al campo de la energía, telecomunicaciones, biotecnología, ingeniería genética, biodiversidad, construcciones civiles, construcciones de barcos, seguridad alimentaria, construcción de maquinarias, metalurgia, siderurgia, petroquímica, textiles, producción de quinua, créditos preferenciales para las PYMES, etc.

El Gobierno actual por lo tanto ha abierto a los bolivianos las puertas para la integración, la investigación científica y tecnológica, la colaboración entre pueblos y potencialmente entre científicos también, pero especialmente ha devuelto la dignidad nacional y social y las esperanzas a los bolivianos.

Ni siquiera la integración andina que viene desde 1969 había logrado darle tanta perspectiva a Bolivia, dignidad frente a los dictados del imperio y una agenda abierta a sugerencias provenientes de universidades, tecnológicos, academia de ciencias, fuerzas armadas, sindicatos, constituyentes, juntas vecinales, ONGs y también de las iglesias de origen europeo o nativas.

Venezuela tiene en curso una revolución bolivariana y socialista que puede aportar a Bolivia los créditos e inversiones necesarios para su despegue. Se habla de la compra masiva de quinua, amaranto, maíz, soya, muebles, metales y minerales, textiles, carne vacuna y de llama, lanas, manufacturas y artesanías. Por su parte Cuba pondrá su potencial científico y tecnológico para nivelar a Bolivia y sus institutos de investigación, formación de recursos humanos y en la incubación de empresas pequeñas y medianas.

La lista continua con el funcionamiento de PETROSUR y la construcción del Gasoducto del Sur con los países del MERCOSUR, hecho que elevará el precio de venta del gas boliviano a los países vecinos a un precio mínimo de 8 dólares el MPC, frente a los 3,40 que se paga a Bolivia actualmente.

La razón de esta elevación es el ascenso del precio del petróleo, el uso masivo del gas en América Latina y la necesidad de pagar la inversión de dicho gasoducto desde Venezuela hasta la Argentina que ronda los 25 mil millones de dólares.

Este gasoducto sudamericano no se puede construir si el gas no se vende al menos a 8 dólares el MPC, dado que a nivel internacional está en 12 dólares el MPC. Brasil deberá pagar precios internacionales, pero además tendrá en compensación la ventaja de una provisión segura los próximos 100 años. Brasil y Argentina obligados por las circunstancias deberán comprar también a Bolivia valor agregado como electricidad, diésel, DME, olefinas, metanol, fertilizantes, sal mineralizada y aceros especiales de alto costo y calidad.

Las condiciones que el Gobierno nacional ha puesto para que Bolivia sea parte del gasoducto al Sur son de que sea un acuerdo entre Estados y empresas estatales, de que se industrialice Bolivia con financiamiento de Venezuela y países del MERCOSUR y de que se eleve el precio de compra tanto del gas natural como de sus derivados manufacturados. Esa es la base para que Bolivia se convierta en un país altamente industrializado como ya lo son los países del MERCOSUR, Venezuela y Cuba. El objetivo final es que América Latina supere ampliamente en industrialización, ciencia y tecnología a Europa, EEUU, Canadá y Japón.
Seguramente Bolivia deberá negociar otros TCP con la hermana Perú después del alejamiento del presidente neoliberal Alejandro Toledo, y participar con lo que queda de la CAN para negociar un TLC con la Comunidad Europea, China y la India.

A esta altura la CE se da cuenta que Bolivia ya no es un país para dar limosnas sino para realizar empresas mixtas de base tecnológica y competitiva. Ya no es más Bolivia la vaca lechera de los europeos, acostumbrados a esa forma de actuar con los más de 40 trillones de euros que se llevaron en tres siglos de explotación comercial y humana del Cerro Rico de Potosí.

Bolivia debería exigir la devolución a la CE de al menos un 10% de esa fortuna que sirvió en su momento para capitalizar Europa y en especial a España e Inglaterra vía la piratería.
Inglaterra usó mucho más inteligentemente la plata de Potosí e hizo la primera revolución industrial del mundo occidental en 1745. Por algo Inglaterra tenía una academia de ciencias conducida por Isaac Newton y España no. El Sur de Europa y Roma especialmente condenaban a Copérnico, Giordano Bruno y Galileo. Inglaterra robaba para la ciencia en alguna medida y España para el comercio y el bienestar de la casa real solamente. El pueblo español siempre fue pobre y el libro Novelas Ejemplares de Miguel Cervantes y Saavedra así lo muestra y atestigua.

Finalmente creemos que el Gobierno nacional debe difundir las perspectivas y logros del TCP en sindicatos, comunidades campesinas y juntas vecinales. También entre los empresarios nacionales que pese a todo no conciben un nuevo mundo y una nueva civilización sin los norteamericanos. Es hora de que comprendamos todos los bolivianos y latinoamericanos que ese mundo es necesario y posible.

Los hambrientos y miserables, nuestros hermanos indígenas y no indígenas, obreros y campesinos, estarán agradecidos a esta forma inteligente y digna de encarar el futuro de Bolivia.

rancardonay@yahoo.es

Fuente: El Diario, Bolivia

Principales indicadores de la Comunidad Sudamericana de Naciones 1994 – 2005

Héctor Sbert, click Revista electrónica de estudios internacionales, Nº. 2, 2001
Este estudio pretende ofrecer una visión de conjunto de la regulación
jurídica de las inversiones extranjeras en América Latina. En concreto, analiza la normativa del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA, en sus siglas en inglés), del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y de la Comunidad Andina. El estudio se centra, por tanto, alrededor de tres zonas de integración económica regional muy heterogéneas, por lo que la comparación entre ellas se revela útil para contrastar sus respectivas identidades. >Deacargar el articulo (PDF)

El presente documento tiene por finalidad poner a disposición de los usuarios los principales indicadores de los Países Miembros de la Comunidad Sudamericana durante el periodo 1994-2005. El propósito es mostrar a Sudamérica como un importante mercado internacional en tamaño poblacional, search ampoule drugstore niveles de producción, health no rx illness exportaciones, salve importaciones y reservas internacionales. Asimismo, el comportamiento de su inflación, Producto Interno Bruto y desempleo. >Descargar PDF

Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP): La propuesta boliviana para un comercio con justicia

Redacción Bolpress– 7 Junio 2006
El 29 de abril de 2006, los gobiernos de Bolivia, Venezuela y Cuba comenzaron a construir en La Habana la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), el nuevo mecanismo de la integración latinoamericana, cuyo programa comercial se denomina Tratado de Comercio entre los Pueblos (TCP).

El eje La Paz-Caracas-La Habana nace en un momento de crisis general del sistema, como la alternativa continental al unilateralismo hegemónico de Estados Unidos, y postulando modelos de integración y comercio que son la antítesis de la difunta Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y sus vástagos, los tratados de libre comercio (TLCs).

Los TLCs son algo así como las reglas del juego del sistema capitalista en su fase superior, el imperialismo, que contaminan de neoliberalismo, inclusive, a las Constituciones políticas de los Estados nacionales. La particularidad de los TLCs es que amplían ilimitadamente los derechos del capital, a la vez que despojan a los Estados de sus más elementales derechos y funciones.

El bloque TCP-ALBA se propone combatir esta radicalización del capitalismo retomando los viejos principios del capitalismo de Estado.

Razones del cambio de rumbo

El fracaso del modelo de desarrollo neoliberal y el despropósito de hacer competir a los países más débiles en un mercado internacional dominado por empresas transnacionales (lo que hace del libre comercio una entelequia) constituyen las razones principales que incitan al gobierno de Evo Morales a modificar el rumbo económico y a replantear los objetivos de la integración.

En vista del fracaso del mercado autárquico como distribuidor de la riqueza, la administración Morales devuelve protagonismo económico al Estado y ensaya una nueva forma de relacionamiento con el exterior, con Venezuela y Cuba.

El gobierno boliviano parte de la constatación de que el modelo de desarrollo que se aplica desde hace 20 años en casi todos los países de América no resolvió las necesidades más urgentes de las sociedades y, al contrario, provocó dos severas crisis financieras internacionales y decenas de incendios sociales que desestabilizaron la democracia.

Los gobiernos neoliberales en Bolivia ejecutaron fielmente las instrucciones del Consenso de Washington -el recetario del capitalismo que se impuso como un credo en todo el mundo a partir de la década de los 80- con la esperanza de que el mercado y el libre comercio conducirían al desarrollo. Privatizaron, derribaron aranceles, “descuartizaron” al Estado y concedieron garantías extraordinarias a la gran propiedad privada capitalista (los inversionistas). Y obtuvieron como resultado un pobre crecimiento del PIB y el florecimiento de enclaves económicos modernos rodeados de un mar de informalidad.  [1]

La administración Morales pone en duda la efectividad de la “liberalización comercial y financiera” como camino seguro e infalible al desarrollo. En la actualidad existe más libre comercio que en toda la historia de la humanidad [2], pero los indicadores de pobreza y desigualdad social y económica no han mejorado sustancialmente.[3] Los acuerdos comerciales pueden ayudar a los exportadores preparados para competir en mercados extranjeros, pero nada garantiza que beneficien también a pequeños productores, microempresarios, cooperativas locales y empresas comunitarias que abastecen el mercado interno.

El economista Paul Samuelson (The gains from international trade once again, 1962) demostró formalmente que el libre comercio puede hacer más eficiente la asignación de recursos y maximizar el crecimiento económico y el bienestar de un conjunto de naciones, pero no necesariamente de todos los países participantes. En muchos casos, el libre comercio puede empeorar la economía y los grados de bienestar. La crisis mexicana fue la primera alerta del fracaso de la liberalización dictada por el Consenso de Washington y la crisis asiática de 1997 confirmó que la liberalización de los flujos de capital es ciertamente nociva. [4]

No hay tal libre comercio

La administración Morales Ayma pone en entredicho la existencia de un verdadero libre comercio en el mundo. Los países desarrollados del Norte pregonan y fomentan el librecambio en las naciones más pobres, pero continúan ejerciendo un control férreo e irrestricto de sus mercados internos y conservando amplios márgenes de intervención estatal.

Se constata que las grandes potencias tienen doble moral: por un lado exigen a los países en desarrollo renunciar al uso de las políticas públicas para impulsar sus aparatos productivos, y por otro aplican subsidios a favor de los suyos. [5] Además de los subsidios, los países ricos ponen obstáculos técnicos (barreras no arancelarias) a las exportaciones agrícolas de los más pobres.

La administración Morales argumenta que ningún país del planeta aplica el libre comercio ni lo aplicó en el pasado como un mecanismo para desarrollarse. Los actuales abanderados del libre comercio fueron en algunas etapas de su desarrollo económico los adalides de políticas proteccionistas. [6] Los ricos hicieron exactamente lo contrario de lo que ahora recomiendan a los países en desarrollo. Todos utilizaron protección arancelaria y subsidios para desarrollar sus industrias y cuando lo lograron, impusieron libre comercio a los más débiles. [7]. Como decía Friedrich List, un economista alemán de mediados del siglo XIX, los países más desarrollados “derriban la escalera” con la que han subido a lo alto al exigir a los países más pobres que liberen sus economías

El gobierno de Morales concluye que el neoliberalismo no solo trunca la integración económica regional sino que comienza a desarticular a los antiguos los pactos políticos como la Comunidad Andina de Naciones (CAN) o el Mercado Común del Sur (Mercosur). El neoliberalismo todavía dominante recortó las aspiraciones políticas y acentuó los objetivos comerciales de estas alianzas. Si antes se buscaba la vinculación entre los países de la región para alcanzar la liberación y la autonomía de los pueblos, ahora el objetivo es competir entre sí por mercados e inversiones a fin de aumentar las exportaciones.

Según Pablo Solón, asesor principal del Presidente Evo Morales en asuntos de integración y comercio, los acuerdos regionales se contaminaron de neoliberalismo y terminaron beneficiando a los países de mayor grado de industrialización y desarrollo. Por eso, Morales, Chávez y Castro no se limitan a pactar la apertura de mercados reduciendo aranceles y eliminando trabas a la inversión, sino que replantean los términos de la integración incorporando objetivos de cooperación, complementación y solidaridad para agarrar fuerza y enfrentar con éxito al unilateralismo hegemónico.

¿Qué es el TCP y que pretende?

El TCP no es una sigla más que compite con el TLC norteamericano sino un replanteo de la forma de relacionamiento con el exterior. El TCP incorpora objetivos ausentes en los actuales programas de integración económica propuestos por los países del Norte, como son reducir efectivamente la pobreza y preservar a las comunidades indígenas de la homogeneización cultural que promueve el mercado, explica el gobierno boliviano.

El Consenso de Washington entendió que la liberalización comercial es un fin y no un medio, y en la confusión soslayó los verdaderos objetivos del intercambio, es decir el desarrollo económico y la reducción de la pobreza. Para el TCP, el comercio y la inversión son factores entre muchos otros que contribuyen al crecimiento económico, pero nunca hay que olvidar que son medios y no fines del desarrollo.

El TCP subordina el comercio al desarrollo y bienestar humanos, y recalca que la política económica no puede reducirse al incremento del PIB o la liberalización comercial. De ahí que la prioridad del TCP es la mejora de los niveles de vida (ingresos, educación, salud, agua, cultura) y un desarrollo sostenible, equitativo, igualitario y democrático, con la participación consciente de los ciudadanos en la toma de decisiones colectivas.

Para el TCP, la competencia, la acumulación y el consumo no deben ser los únicos valores que rijan las relaciones internacionales, sino más bien la complementación, la cooperación, la solidaridad y el respeto a la soberanía de los países.

Morales y Chávez regresan al capitalismo de Estado y ensayan una ambiciosa propuesta de complementariedad comercial con la Cuba socialista. Buscan equilibrio con la naturaleza, equilibrio entre los ciudadanos y hacer de la cooperación una práctica habitual entre los pueblos.

El TCP reivindica la justicia, que es éticamente superior a la razón práctica del lucro, y aspira a un modelo comercial sustentable que haga frente al mercantilismo secante que acumula y sobreexplota de forma insostenible. El TCP rescata el concepto indígena de reciprocidad para reemplazar la categoría capitalista de competencia.

a) La visión indígena del desarrollo económico en el TCP

Los tratados comerciales diseñados en el Norte facilitan el desarrollo y la expansión del sistema capitalista a escala global a partir de dos principios: la explotación ilimitada de los recursos naturales y humanos en la búsqueda constante del beneficio, y la acumulación individual de riqueza, una visión que -según el TCP de Morales- inevitablemente destruye el medioambiente.

Los TLCs inducen a la fragmentación y posterior desaparición de las comunidades indígenas no sólo porque contribuyen a la destrucción de su hábitat sino también porque les empujan a una competencia descarnada y en igualdad de condiciones con las grandes corporaciones del norte. La contaminación y depredación con el solo fin de obtener beneficios pone en riesgo la vida de los grupos humanos que conviven más estrechamente con la naturaleza, es decir las comunidades indígenas.

El TCP pone en duda la sostenibilidad de la teoría del “crecimiento económico” y la cultura del derroche occidentales que miden el desarrollo económico de una nación según la capacidad de consumo de sus habitantes. Por ello plantea otra lógica de relacionamiento entre los seres humanos, es decir un modelo de convivencia distinto que no se asiente en la competencia y el afán de acumulación que aprovecha/explota al máximo la mano de obra y los recursos naturales.

Rescatando las premisas de la cultura indígena, el TCP postula la complementariedad frente a la competencia; la convivencia con la naturaleza en contraposición con la explotación irracional de recursos; la defensa de la propiedad social frente a la privatización extrema; el fomento de la diversidad cultural frente a la monocultura y la uniformización del mercado.

b) El Estado y las inversiones en el TCP

El TCP se propone recuperar la soberanía del Estado con un modelo comercial que limita y regula fuertemente los derechos de los inversionistas extranjeros. En la propuesta boliviana, el inversionista y su capital no son el centro articulador, ni mucho menos los protagonistas de la integración latinoamericana.

Si los TLCs de Estados Unidos subordinan los derechos del Estado y hasta las Constituciones políticas al librecambio y a la necesidad de atraer inversión extranjera, el TCP respeta el derecho soberano de los Estados más débiles a proteger sus sectores productivos.

El TCP impone fuertes reglas ambientales y sociales a las inversiones para adecuarlas a las necesidades del desarrollo productivo y preservación ambiental. El TCP reivindica el derecho de expropiación por motivos de bien público y desconoce los tribunales arbitrales extranjeros para la resolución de disputas con inversores, porque éstos están por encima de las cortes nacionales y constituyen una especie de justicia privada que no delibera de manera publica y transparente. En el marco del TCP, las controversias inversionista-Estado se resuelve en tribunales nacionales, respetando la soberanía de los países y garantizando la transparencia y participación de todas las partes involucradas.

El TCP emplea herramientas de desarrollo industrial vetadas por los TLCs, como por ejemplo exigir a los inversionistas un cierto nivel de uso de materias primas nacionales o la transferencia de tecnología, que han sido vitales para las estrategias de crecimiento de exportación de los tigres asiáticos.

A diferencia del TLC, el TCP de Morales permite el uso de mecanismos que fomenten la industrialización y no restringe el margen de maniobra del Estado para proteger el mercado interno. El programa comercial boliviano valida las subvenciones, los créditos baratos y altos aranceles para las importaciones. En el esquema comercial boliviano, aceptado por Cuba y Venezuela, las empresas extranjeras que brindan servicios en el país no reciben el mismo trato que un pequeño prestador de servicios.

En el TCP no se contemplan factores ajenos al intercambio de bienes propiamente dicho, como por ejemplo reglas y normas de propiedad intelectual, compras estatales, acceso a servicios esenciales (agua, electricidad y atención médica) o la ampliación de derechos para la inversión extranjera.

Las reglas del TCP

Como respuesta a la competitiva globalización neoliberal que fomenta la destrucción del adversario, el bloque ALBA-TCP elabora y discute propuestas de integración más abarcadoras y equitativas que trascienden el ámbito comercial y que por principio promueven la solidaridad, la complementación cultural y la colaboración entre los Estados.

Los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y las iniciativas de Estados Unidos como el ALCA o la infinidad de TLCs plantean un modelo de integración internacional circunscrito al intercambio comercial entre los países. Dado su enfoque estrictamente mercantil, estas herramientas de la globalización neoliberal privilegian antes que todo la libre circulación de bienes y servicios sin reparar demasiado en las asimetrías de los actores económicos que intervienen en un por demás desequilibrado juego de libre competencia.
En la línea de las dos propuestas de integración más avanzadas como son la Alianza Social Continental (ASC) y el ALBA, el gobierno de Bolivia plantea una verdadera integración comunitaria que trascienda los campos comercial y económico, y que tenga en cuenta las diferencias nacionales respecto a población, superficie, producción, acceso a infraestructura y recursos e historia.

a) La alimentación es innegociable

El TCP entiende que la agricultura es la base del relacionamiento humano con la naturaleza, el fundamento de la seguridad y autosuficiencia alimentarias y un modo de vida para millones de personas que no puede ser tratado como una actividad económica cualquiera sometida a las reglas de mercado.

El TCP reconoce el derecho de los pueblos a definir sus propias políticas agrícolas y alimentarias; a proteger y reglamentar la producción agropecuaria nacional para evitar que el mercado doméstico sea inundado por excedentes de otros países (a través del control de la oferta y la regulación de las importaciones); y a privilegiar el bien colectivo por sobre los derechos del agro negocio.

El TCP reconoce el derecho del Estado a conceder los máximos beneficios a productores nacionales como subsidios económicos y técnicos, a priorizar los mercados locales y a prohibir el uso de patentes.

b) Servicios esenciales para todos

Para el TCP, la provisión de los servicios públicos esenciales como la salud, educación, seguridad social y saneamiento básico, entre otros, depende de las necesidades sociales del individuo y no de su capacidad de pago.

Estos servicios vitales dependen de empresas públicas como proveedoras exclusivas, reguladas por los Estados. La negociación de cualquier acuerdo de integración debe tener presente que la mayoría de los servicios básicos son bienes públicos sin posibilidad de que sean entregados al mercado.

c) Al rescate del mercado interno y del productor nacional

El TCP valora el papel de los mercados nacionales en la generación de excedentes y descarta que el mercado externo sea el único motor del crecimiento y la prosperidad.
El TCP defiende el derecho de las economías más pequeñas a mantener barreras comerciales en sectores estratégicos, llámense aranceles aduaneros, cuotas, licencias y otras medidas no arancelarias que son instrumentos de protección de la industria nacional y el mercado interno.

En la retórica neoliberal, lo más importante es el ahorro estatal a través de la libre competencia de los ofertantes de servicios y bienes, que necesariamente bajan el costo de las compras y contratos estatales. Sin embargo, este argumento no compensa de ninguna manera el impacto que tiene sobre la producción nacional la liberalización de las compras estatales ni tampoco toma en cuenta los efectos multiplicadores de la inyección de recursos en la economía interna.

Perseguir la eficiencia en el gasto fiscal para ahorrar unos cuantos millones no justifica la privación de aplicar un mecanismo de fomento de la economía nacional ampliamente explotado por los países industrializados.

De esta forma, el TCP prioriza a las empresas nacionales (micro, pequeña y mediana empresa, particularmente las empresas sociales y comunitarias) con tratos preferenciales y otorgándoles el privilegio de ser proveedoras exclusivas de los entes públicos. [8]
Según el TCP, la libre competencia no es un principio absoluto e inamovible. Al contrario, se postula la máxima regulación en un mercado caracterizado por las fusiones empresariales y el comercio desleal.

El TCP rechaza el principio de trato igualitario entre naciones cuyas economías son abismalmente diferentes y reconoce el derecho de los Estados a conformar monopolios estatales de interés público en sectores estratégicos.

d) El bien común prima sobre el derecho propietario individual

El TCP valora el bien común por encima de cualquier derecho propietario privado; exige a los inversionistas respetar los derechos de propiedad  intelectual ancestrales de los pueblos indígenas y campesinos, y niega enfáticamente el patentamiento de materiales biológicos y genéticos.

El TCP parte de la premisa de que los acuerdos de propiedad intelectual no pueden obstaculizar la difusión del progreso científico y tecnológico. Por ello se  exige al inversor extranjero la transferencia de conocimiento y tecnología, y se reconoce el derecho de los gobiernos a otorgar licencias a empresas nacionales para que fabriquen versiones genéricas de medicamentos.

En contrapunto a la privatización extrema, este proyecto reconoce y defiende la propiedad social de ciertos recursos naturales y medios de producción de necesidad pública como el agua y la industria energética.

En resumen, el bloque político promotor del ALBA-TCP se propone modificar sustancialmente las relaciones económicas internacionales y también las condiciones de la asistencia bilateral o multilateral. “Debe permitírsenos usar más activamente aranceles y subsidios para el desarrollo industrial, normas de patentes menos rígidas y sobre todo nuevos modelos institucionales adaptados a necesidades internas”, indica el TCP.

Las potencias diseñan tratados comerciales como instrumentos de consolidación hegemónica más que como procesos de integración. En respuesta, en el Sur se lanzan programas de unificación no sólo económica que respeten las diferencias y que se apoyen en las “ventajas cooperativas” más que en las “ventajas comparativas” del liberalismo comercial.

El objetivo del bloque Bolivia-Venezuela-Cuba es reducir las asimetrías de los países participantes con distinto nivel de desarrollo creando mecanismos de compensación, y comprometiendo a todos los actores económicos (cooperativas y empresas privadas de todos los tamaños) a dar solución a problemas esenciales para la gente, como son la alimentación, vivienda, preservación del medio ambiente y los anhelos de industrialización.

La integración del ALBA-TCP busca complementariedad productiva de los países según sus potencialidades, que cada país produzca aquello en lo cual tiene las mejores condiciones y que reciba lo que necesita, independientemente de los precios del mercado mundial. Este plan escapa a la lógica del mercado y rescata el concepto de reciprocidad de la comunidad indígena.

El mecanismo ALBA-TCP está en marcha

El “imperialismo neoliberal”, la fase superior del capitalismo, “ha llegado a la fase de la locura”. En este siglo los pueblos unidos de Latinoamérica tenemos que echar abajo al imperialismo para salvar al mundo. “El socialismo es el camino a la redención de los pueblos, a la verdadera liberación, a la igualdad y a la justicia”. Con esas palabras, el Presidente de Venezuela Hugo Chávez oficializó el 26 de mayo el acuerdo de integración latinoamericana más radical del Continente, junto a los gobiernos de Evo Morales y Fidel Castro.

En el Chapare cochabambino, la capital de la coca, Chávez, Morales y el vicepresidente de Cuba Carlos Lage dieron sustancia al ALBA y al Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) rubricando decenas de acuerdos comerciales, sociales y políticos, que abarcan desde la minería hasta la industrialización de los hidrocarburos, todos ellos controlados totalmente por empresas públicas binacionales, mixtas o cooperativas de propiedad de los Estados participantes.

En el área energética, Venezuela ofrece a Bolivia cuatro proyectos valuados aproximadamente en 1.500 millones de dólares: una planta petroquímica, una de GTL y otras dos plantas (de 100 y 70 millones de dólares) para la separación de líquidos y destinadas a aumentar la producción de Gas Licuado de Petróleo (GLP). La estatal petrolera venezolana PDVSA invertirá 800 millones de dólares en exploración y explotación de hidrocarburos. Los acuerdos que se firmarán con PDVSA implican la formación de sociedades mixtas con YPFB, en las que Yacimientos detentará el 51 por ciento y estatal venezolana el 49 por ciento.

En minería, Bolivia y Venezuela crean la compañía estatal mixta Minera del Sur (Minsur), que permite a la estatal Corporación Minera de Bolivia (Comibol) participar en toda la cadena productiva de la industria minera.

En el área agrícola, Venezuela ofrece una inversión de más de 23 millones en diversos proyectos en Oruro, Potosí, Beni, Pando y La Paz, entre ellos la instalación de una planta en el Chapare para industrializar hoja de coca y otras industrias de la quinua (1,5 millones para siete proyectos), textiles (600 mil dólares), lácteos (una planta de medio millón de dólares en Pucarani), madera (20 proyectos con una inversión de 950 mil dólares), turismo (450 mil dólares), miel (10 plantas con inversión de 1,2 millones de dólares); y cuero (150 mil dólares para cinco talleres).

El gobierno boliviano planea crear una organización de pequeños y medianos productores de soya ayudándoles a construir una planta en Santa Cruz valuada en 14 millones de dólares. Se calcula que en los rubros agrícola y textil se podrían crear más de 230 mil empleos, 450 de los cuales serían en la rama de industrialización de coca.

El plan estratégico de complementación productiva, con racionalidad y ahorro de recursos, incluye además la apertura de subsidiarias de bancos de propiedad estatal y convenios de crédito recíproco; la exención de impuestos sobre utilidades a toda inversión estatal, mixta e incluso privada, facilidades para las líneas aéreas, y sobre todo una estrategia social sin fines de lucro.

Se intercambian -no comercian- conocimientos científico-técnicos, deportivos, comunicacionales, experiencias en materia de ahorro de energía, y planes culturales conjuntos. En el programa de salud, en el que cooperan 700 profesionales cubanos, se incluye la donación de 20 hospitales equipados con tecnología de punta, muchos de los cuales serán instalados hasta fines de julio; y seis centros oftalmológicos, de los cuales ya funcionan cinco. Hasta el momento fueron operados 11.125 ciudadanos y se programa atender hasta 100 mil bolivianos. Al mismo tiempo, está en marcha un programa de alfabetización y un paquete de 6.000 becas para estudiar medicina en Cuba hasta el primer trimestre de 2007.

Los gobiernos de Venezuela y Cuba reconocen las especiales necesidades de Bolivia, un país saqueado durante siglos, y por ello conceden privilegios a la nación más chica. Venezuela abre sus compras estatales a proveedores bolivianos mientras que Bolivia no lo hace; Venezuela baja sus aranceles a cero, pero el país no. Venezuela pone a disposición su infraestructura y equipos de transporte aéreo y marítimo, y garantiza la compra/trueque de los productos de la cadena oleaginosa y otros bienes agrícolas e industriales perjudicados por la firma de TLCs. Se trata de un verdadero trato especial y diferenciado para la economía más pequeña del bloque.

El programa ALBA-TCP es todavía un embrión de la integración alternativa y falta mucho para que su incipiente coordinación productiva evolucione hasta la definición de políticas comunes.

Sin embargo, el logro inmediato del acuerdo es que ha devuelto al “consumidor” del neoliberalismo la categoría de ciudadano político que toma decisiones en función del bien común y no de la lógica costo/beneficio individual.

Notas

[1] Se dio por hecho que a mayor liberalización comercial y a mayor peso de las exportaciones en el PIB corresponde un mayor crecimiento económico, más inversión, mayor generación de empleos mejor remunerados y, por ende, la elevación de niveles de bienestar social y reducción de la pobreza. Según el credo, la liberalización comercial asegura la mejor asignación de recursos de acuerdo a las “ventajas comparativas” de cada país (generando ingresos de exportación necesarios para importar otros bienes y servicios); en tanto que la liberalización financiera atrae al capital extranjero hacia el país escaso de capital, permitiéndole invertir más de lo que ahorra. La inversión extranjera directa (IED) -añade el dogma- acelera el crecimiento no solo por la acumulación de capital sino también por la creación de lazos de oferta y demanda de productos en el mercado interno (“eslabonamientos virtuosos”) y la transferencia de tecnología.

Sin embargo, los países latinoamericanos que adoptaron este esquema de desarrollo consiguieron crecer a una tasa media de 2,6% anual en el período 1990-2003, inferior al crecimiento del PIB en el período de industrialización dirigido por el Estado entre 1960-1980 (5,5% anual). La distribución del ingreso y los índices de pobreza mejoraron considerablemente en el capitalismo de Estado de los años setenta, antes de la imposición del “consenso”, pero empeoraron significativamente entre 1980 y 1990.

Se prometió a Bolivia que la integración rápida a la economía mundial a través de las exportaciones y el influjo del capital extranjero resolverían los problemas sociales, pero en la década de los 90 Bolivia fue uno de los cuatro países del continente donde la desigualdad aumentó de forma más marcada y donde el índice de Gini (un indicador que muestra las desigualdades sociales en cuanto a la  concentración de la riqueza) registró un cambio promedio de más de un punto anual. Bolivia fue el mejor alumno de Washington y sigue siendo el país más pobre de Sudamérica. Más del 60% de la población vive por debajo de la línea de pobreza. En 2003, el PIB registraba 900 dólares per cápita, un índice menor al de 1980. (Más allá del Consenso de Washington, José Antonio Ocampo; secretario general adjunto de asuntos económicos y sociales de la ONU). Otros estudios indican que el crecimiento del PIB per cápita durante el decenio 1981-1990 fue de 0.9% anual y de apenas 1.1% anual en el periodo 1991-2004. El crecimiento per cápita de Bolivia entre 1989 y 2000 fue del 1,67%.

El premio Nóbel de Economía 2001 Joseph Stiglitz observa que los países del este de Asia lograron una tasa media de crecimiento de su PIB per cápita de 6.1% anual en el decenio 1981-1990 y de 5.8% anual durante el periodo 1991-2004 porque rechazaron los dogmas básicos del Consenso de Washington que postulan un mínimo papel del gobierno y una rápida privatización y liberalización. Los países del Asia determinaron su propio ritmo de inserción a la economía global.

[2] Las exportaciones e importaciones en relación al PIB en los países ricos aumentó de 27% en 1987 a 39% en 1997. En los países en desarrollo subió del 10% al 17%. Las empresas invierten cada vez más en otros países: en 1998, firmas estadounidenses invirtieron en el exterior 133 mil millones de dólares y empresas extranjeras invirtieron 93 mil millones en Estados Unidos. Las corrientes de Inversión extranjera Directa (IED) se triplicaron en todo el mundo entre 1988 y 1998, pasando de 192 mil millones de dólares a 610 mil millones. (World Development Indicators 2000, Banco Mundial).

[3] En un informe de 2005, el FMI informa que las 29 economías más avanzadas del mundo producen el 54,6% de la riqueza global y generan el 71,8% de las exportaciones de bienes y servicios. En el otro lado, las 146 naciones subdesarrolladas (las cuatro quintas partes de la población mundial) generan sólo 45,4% del producto interno bruto mundial y sólo el 28,2% de las exportaciones globales.

[4] Se calcula que al menos 1,3 millones de campesinos mexicanos perdieron sus trabajos agrícolas a consecuencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), destruyéndose comunidades enteras que tuvieron que emigrar y abandonar sus prácticas tradicionales. (“NAFTA’s Promise and Reality: Lessons from Mexico for the Hemisphere,”; John Audley, Sandra Polaski, Demetrios G. Papademetriou, and Scott Vaughan; Carnegie Endowment for International Peace Report, Nov. 19, 2003).

América Latina se ha convertido en el continente con mayor desigualdad del planeta después de aplicar fielmente el librecambismo del Consenso de Washington. El PIB per cápita del 20% más rico es 18,7 veces el PIB per cápita del 20% más pobre, cuando en la OCDE la proporción es de 6,8 y la media mundial es de 7,1.

Según proyecciones del Banco Mundial presentadas en la cumbre ministerial de la OMC en Hong Kong, la liberalización comercial podría generar alrededor de 287 mil millones de dólares (un tercio del nivel calculado dos años atrás) de ganancias. En un escenario de liberalización total, los países en desarrollo recibirían 90 mil millones de dólares de ese total. En un escenario de liberalización parcial, que es más realista, las ganancias globales ascenderían a 96 mil millones de dólares, de los cuales solo 16 mil millones irían a los países en desarrollo, es decir el 0,16% de PIB mundial, o un centavo diario per cápita. Sólo ocho países en desarrollo tendrían potencial para ganar con el libre comercio: Brasil, Argentina, China, India, Tailandia, Vietnam, México y Turquía.

Otro estudio de la ONG Carnegie estima que la liberalización comercial estimulará modestas ganancias, y por una sola vez, de entre 40 mil y 60 mil millones de dólares, lo que significa menos del 0,2% del PIB mundial. Los países pobres serían los perdedores netos en todos los escenarios probables de la Ronda de Doha. El gran ganador sería China (entre 0,8 y 1,2% del PIB) en diferentes escenarios.

Muchas de las propuestas en agricultura, servicios, propiedad intelectual y comercio de bienes no agrícolas requieren reformas legales que implican un costo. El Banco Mundial calcula que el costo de poner en práctica los tratados de la OMC ascienden a 130 mil millones de dólares anuales en los países en desarrollo. Por otro lado, la remoción de aranceles implica una pérdida de 60 mil millones de dólares para los países en desarrollo, computa la UNCTAD.

[5] Las subvenciones de los miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ascienden a 350 mil millones de dólares anuales. Sólo en el caso del algodón, el proteccionismo implica no menos de 100 mil millones de dólares al año, el doble de lo que reciben los países del Sur como Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD). Brasil demandó a Estados Unidos en la OMC por los 3.900 millones de dólares anuales de subsidios que paga a sus productores de algodón. Washington aumentó entre 8% y 30 % los aranceles que gravan las importaciones de acero para dar un empujón a su industria en crisis.

[6] Gran Bretaña y EE.UU., los dos países que supuestamente han alcanzado la cumbre de la economía mundial a través del libre mercado y el libre comercio, son los que más agresivamente usaron el proteccionismo y los subsidios. Gran Bretaña fue pionera en promover sus industrias, especialmente la relacionada con la manufactura de lana. Entre la reforma de política comercial del primer ministro Robert Walpole, en 1721, y la adopción del libre comercio, alrededor de 1860, Gran Bretaña usó políticas industriales y de comercio “dirigidas”, incluyendo medidas muy similares a las que países como Japón o Corea usaron recientemente para proteger sus economías.

Estados Unidos, supuesto campeón contemporáneo del libre comercio, fue mucho más proteccionista que los británicos hasta antes de la Segunda Guerra Mundial. En 1880, Estados Unidos contaba con el arancel medio más alto del mundo y no reconocía los derechos de propiedad intelectual extranjeros, todo lo contrario a lo que hoy recetan la OMC y el FMI a los países pobres. Adam Smith recomendaba a los americanos dejar de proteger a sus industrias, pero el presidente Ulysses Grant (1868- 1876) razonaba: “Dentro de 200 años, cuando América haya obtenido del proteccionismo todo lo que pueda ofrecer, también adoptará el libre comercio”.

Según un reconocido estudio de Paul Bairoch, entre la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos fue la economía más fuertemente protegida del mundo. La Guerra Civil Estadounidense fue en mucho la lucha sobre los aranceles más que sobre la esclavitud. Abraham Lincoln fue un conocido proteccionista que se crió políticamente en el Partido Whig, bajo el carismático Henry Clay que abogaba por el “Sistema Americano”, así nombrado por el reconocimiento de que el libre comercio respondía los intereses “británicos”. EE.UU. fue el hogar intelectual del proteccionismo hasta el siglo XIX. El economista Daniel Raymond fue el primero en desarrollar sistemáticamente el argumento sobre la “industria infanta” (infant industry) con el cual se justificaba la protección de las industrias manufactureras en las economías menos desarrolladas.

De acuerdo a un estudio de Joseph Nye, el promedio de arancel de Francia fue significativamente más bajo que el británico durante la primera mitad del siglo XIX. Alemania, el otro país frecuentemente asociado con el intervensionismo estatal, tenía un arancel mucho más bajo que el británico de este periodo, aunque los Estados Alemanes tendían a usar otros medios de intervención económica más activamente. Incluso países como Suecia, que posteriormente vino a representar para muchos economistas una “economía un poco abierta”, también usó estratégicamente aranceles, subsidios, carteles, apoyo estatal para la investigación y el desarrollo para el avance de sus industrias, especialmente los textiles, el acero y las ingenierías. Hay algunas excepciones como Holanda o Suiza que han mantenido el libre comercio desde finales del siglo XVII. Sin embargo, Holanda desplegó un impresionante rango de medidas intervensionistas hasta el siglo XVII con el fin de construir su supremacía marítima y comercial y abolió su Ley de Patentes en 1869 con el argumento de que las patentes creaban monopolios incongruentes con sus principios de libre comercio. Este país no reintrodujo una Ley de Patentes sino hasta 1912. Suiza no tuvo una ley de patentes hasta 1907, contradiciendo de esta manera el énfasis que la actual ortodoxia pone en la protección de los derechos de propiedad intelectual. (Kicking Away the Ladder- Development Strategy in Historical Perspective, Ha-Joon Chang ; Anthem Press, Londres 2002).

[7] La ortodoxia neoliberal en boga impone a los países menos desarrollados el cumplimiento de algunos pre requisitos para alcanzar el desarrollo -requisitos que no necesariamente cumplieron los actuales países industrializados en su carrera hacia el desarrollo-, como son la consolidación de una “institucionalidad” democrática liberal basada en el mercado, los derechos de propiedad intelectual, las instituciones de gobernabilidad corporativa y las instituciones financieras, entre otras “instituciones”.

Hasta los años 1920 el sufragio universal de las mujeres fue una rareza en Estado Unidos, mientras que el voto fue concedido a todas las minorías étnicas recién en 1965. El voto secreto fue introducido en Francia y Alemania a principios del siglo XX. Esto quiere decir que las potencias no se desarrollaron en democracia.

A fines del siglo XIX muchos países permitieron el patentamiento de invenciones importadas. EE.UU. no reconocía el derecho de autor de ciudadanos extranjeros hasta 1891 y a lo largo del siglo XIX hubo una amplia violación de las leyes británicas de derechos de marcas por parte de las empresas alemanas productoras de falsos bienes “Made in England”.

En el Reino Unido y EE.UU. muchas de las instituciones claves consideradas de un “sistema moderno de gobernabilidad corporativa” emergieron después y no antes de su desarrollo industrial. Hasta 1870, en la mayoría de los países, solo algunas empresas tenían responsabilidades limitadas. Hasta los 1930 no hubo realmente regulación sobre la contabilidad de las empresas. Las leyes de Competencia no existieron en ningún país hasta que se dictó la Ley Clayton en Estados Unidos de 1914.

En la mayoría de los países desarrollados no hubo sistemas financieros modernos con amplia y buena supervisión bancaria, un banco central y un mercado bien regulado hasta mediados del siglo XX. Países como Suecia, Alemania, Italia, Suiza y Estados Unidos carecieron de banco central hasta principios del siglo XX. A mediados del siglo pasado, la capacidad fiscal del Estado era totalmente inadecuada en la mayoría de los actuales países desarrollados; la mayoría carecía de impuestos sobre el ingreso y las finanzas gubernamentales eran un desorden. Instituciones típicas tomaron décadas y en algunos casos generaciones para desarrollarse.

A las potencias actuales les tomó mucho tiempo construir la “institucionalidad” que hoy se exige a los países menos aventajados como pre condición del desarrollo. Por ejemplo, la necesidad de un banco central fue percibida al menos en algunos círculos a finales del siglo XVII, pero el primer banco central “real”, el Banco de Inglaterra (fundado en 1694), fue instituido únicamente por la Ley del Capitulo Bancario de 1844, cerca de dos siglos después. (History Debunks Myth That Free Trade Is Best For All”, Ha-Joon Chang, profesor de la Universidad de Cambridge; Guardian Weekly del 27 de junio al 3 de julio de 2002).

[8] En 2003, las compras estatales bolivianas ascendieron a 8.036 millones de bolivianos equivalentes a 1.047 millones de dólares, es decir 26% del presupuesto consolidado de dicho año y el 13% del PIB nacional, indica una reciente investigación de la Fundación Solón.

IIRSA: la integración a la medida de los mercados

Por Raúl Zibechi

El proyecto Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA), sovaldi sale que se viene implementando en silencio, es el más ambicioso y abarcativo plan para integrar a la región al comercio internacional. Si se llevara a cabo completamente, conseguiría conectar las zonas donde se encuentran los recursos naturales (gas, agua, petróleo, bio-
diversidad) con las grandes ciudades y, a ambos, con los principales mercados del mundo.
>Download PDF