Driving benefit from SAFTA

Anu Mahmud

The (SAFTA) South Asian Free Trade Agreement has been implemented from July 1, 2006, treat which is operating under the framework of the South Asian Association for Regional Cooperation (SAARC). The SAARC includes Bangladesh, Bhutan, India, Maldives, Nepal, Pakistan and Sri Lanka. Afghanistan will join the group next year. India, Pakistan and Sri Lanka belong to the group of the developing countries while the least developed countries.

The South Asian history would have entered into a more encouraging phase with the free trade arrangement of the region (SAFTA) taken effect from the beginning of July had Pakistan not adopted the positive list approach granting duty concessions to a restricted number of Indian export items in difference with others in the group. Thus, the SAFTA has not begun its journey as smoothly as it should have. It belied the expectation that economic co-operation would progressively remove mistrust among the countries of the sub-continent to steadily encourage political rapprochement.

On the other hand, India-the largest economy of the sub-continent that draws benefits from regional trade larger than that drawn by all other countries combined-should be also ready to play a critical role in pulling up the entire area to a higher level of economic development and prosperity. It should play this role on its own as a responsibility conferred upon it by its size to help create positive demonstration effects in favour of gradual intensification of regional trade within the area. In pace with the rest of the member countries, it should unilaterally dismantle all non-tariff and para-tariff barriers to encourage trade with it so that the smaller countries may have no reason to suspect its intention.

The Indian act of imposing additional duties on four major export items of Bangladesh-hilsha fish, saree, medicine and porcelain, while SAFTA was about to take effect-has created an adverse notion in some circles in this country that the latter has raised its effective duties on these items for eroding the value of tariff concession to squeeze market access of these goods. If that were so, it is disconcerting for the people of this country and is a step in the wrong direction.

India should rescind the pertinent order to restore public confidence in this side of the border about its sincerity of purpose for making the SAFTA a success.

Bangladesh and other partners of the arrangement should unilaterally revoke all unjustified non-tariff and para-tariff barriers also to signal their firm commitment to the SAFTA. It would not be fair for them to expect that India alone should do it. But one is disappointed to see that-long after the preferential trade agreement into effect before commencement of free trade-the SAFTA countries are now working together to identity non-tariff and para-tariff barriers, which they individually face while exporting commodities to partner countries. It smacks of ill intention within this family of nations. The group which is doing the task, should finish it within the stipulated time and complete it in a flawless manner.

Recently, local business leaders complained that they were yet to receive the sensitive lists of all SAFTA countries. It speaks badly about those in the ministry of foreign affairs and that of commerce who are responsible for the SAFTA matter. About the role of business community in it and the government on its agencies to conduct business under the free economy still become questionable. If it is their mind-set for economic diplomacy, the nation should wait only for disasters. Copies of the sensitive lists and the SAFTA agreement should be immediately procured, if not already done, and distributed among the apex trade promotion bodies and the media so that concerted efforts can be mounted to draw maximum benefits from the free trade arrangement.

Since the sensitive list of this country, as that of others, will be shortened in phases, as the agreement stipulates, through subsequent reviews, the business community and opinion leaders in the country must know how quickly and in what sectors the country will have to be industrialised for drawing maximum benefits from this regional arrangement.

India has issued a series of specified tariff concession notifications to Bangladesh along with three other Least-Developed Countries (LDCs) on goods imported from the latter under the SAFTA.

The concession rate under SAFTA are higher for Bangladesh, Nepal, Bhutan and Maldives than that of Pakistan and Sri Lanka.

The notifications were issued by the Indian Customs Department on June 30. A list of goods not eligible for benefits of SAFTA has also been notified. The concession rates will be applicable in accordance with the Rules of Origin of goods under SAFTA agreement.

However, Indian official are concerned over media reports emanating from Pakistan that Islamabad is not ready to open up its market to India for 773 more items, which were previously placed in the positive list of goods it maintains bilaterally with New Delhi.

Under SAFTA, Pakistan had promised to offer preferential access to 4,800 items from all SAARC members and restrict only 1183 items that were specified in the negative list of goods.

However, Pakistan is yet to communicate its decision officially to restrict market access for the new items from India.

Identifying non-tariff barriers as the main bottleneck in implementing SAFTA agreement, the country’s experts expressed their mixed reaction over the benefit Bangladesh can reap from the deal. They however, understand the need for participation of all SAARC nations in making the deal properly effective.

There is no way to avoid any clause of the agreement as SAARC member states altogether signed the deal. The country can get benefit through export of fish, vegetables, jute, tea, leather, ready-made garments, home textiles, medicines, processed food, consumer goods, cosmetics, handicrafts and ceramics to other SAARC countries.

It will get trade benefits under SAFTA not from all countries. But as per the deal, it can get some export benefits from India, Bhutan, Sri Lanka and the Maldives. Bangladesh will have duty -free access of jute and jute goods, fruit, leather products, ceramic, electrical goods to India’s big market as the giant member country of the region keeps these products out of its sensitive list.

A number of Bangladesh’s export items including ceramic, melamine products, garments, fruit juice, electrical wire, leather and footwear, edible oil, hilsha fish and traditional jute products have huge demand in the Indian market. But due to non-tariff barriers such export potential is yet to be tapped.

Dwelling on the problems of non-tariff barriers imposed by the Indian customs it may be mentioned that the Indian authority does not seem to accept certification from Bangladesh organisations, although these products are also exported to the EU and US markets.

In the SAFTA sensitive list, Pakistan includes potential export items of Bangladesh such as jute, fabrics, woven and fabrics, made-up textiles and footwear. Although Bangladesh will not get much benefit from Pakistan under the SAFTA, it is possible to export some major items to Pakistan through bilaternal deal, which is under process. As per commitment, high level officials of both Bangladesh and Pakistan are supposed to sign bilateral deal by September-’06, which may help Bangladesh get market access of some major export items.

According to Export Promotion Bureau, Bangladesh exported goods worth $46.17 million to Pakistan in July-March period of FY 2005-06, which is 0.61 per cent of the total export earnings of the country. The main products that Bangladesh usually exports to Pakistan are raw jute and tea.

Sri Lanka sensitive list includes fish, leather and footwear, while all major export items of Bangladesh except tea are excluded from the sensitive list of Bhutan. So, Bangladesh will get a chance to boost its export to these countries.

Meanwhile, major export items of Bangladesh such as fish, jute fabrics, woven and knitted garments, made-up textiles and footwear are on the sensitive list of Nepal. Only three major items of Bangladesh is on the sensitive list of the Maldives.

Data of the country’s promotional agency for export show that the main export items of Bangladesh to the SAARC region are chemical fertilisers, raw jute, frozen fish, leather goods, tea, ceramic, garment and textile products.

As per the SAFTA, Bangladesh will have to allow for the next six months imports of other ten items under its sensitive list from the contracting states by reducing 2.5 per cent tariff from the existing rates. The highest rate of customs duty in Bangladesh is 25 per cent.

India, Pakistan and Sri Lanka will reduce their tariff for Bangladesh and other LDC contracting states by 10 per cent from their existing rates for next six months as per the negotiation concluded at the maiden SAFTA Ministerial Council meeting in Dhaka on April 20. ’06.

The member-states had decided to notify the non-tariff measures (NTM and para-tariff measures (PTMs) they face with their exports to other states of the regional body by October 01, ’06.

Chamber and business leaders have expressed their doubt about the benefits that Bangladesh will gain from the implementation of the SAFTA. It will rather depend on successful negotiations with the SAFA partners.

The country’s export basket is small, there is a need for effective negotiation with the partner countries for it expansion, especially for RMG and textile products.

We should remember two things in the perspective of the SAFTA. Firstly, we have a very small export basket and secondly, India is the major business partner of Bangladesh. If we want some positive outcome from such a move, we need concentrated efforts and effective negotiation. Bangladesh should look for areas having maximum export potential as the Indian side hardly gives concession in the bilateral trade with Bangladesh.

Harnessing of benefit from SAFTA implementation for Bangladesh depends largely on effective negotiation. Normally, India will not Liberalise its RMG market for Bangladesh, because it is our one of the competitions in the global market. But it can liberalise its cosmetics and toiletries market for Bangladesh.

It also needs investment along with the trading under the SAFTA. Inclusion of investment option in the regional trade agreement could benefit the member countries. But a concerted knowledge based negotiation by the public and private stakeholders can bring some positive benefits for the country.

Bilaterals.org

Declaración Final de la Cumbre de los Pueblos pela Soberanía y la Integración de los Pueblos de las Américas

Córdoba – Argentina
Las Delegadas y Delegados de las organizaciones sociales, tadalafil de trabajadoras y trabajadores, campesinas, de los Pueblos Originarios, de todas las razas y credos, mujeres y hombres dignos, nos hemos encontrado aquí en la ciudad de Córdoba, Argentina para celebrar la Cumbre de los Pueblos de nuestra América del Sur.
Venimos desde la resistencia contra las políticas neoliberales imperialistas, expresadas en el libre comercio, la militarización, la dependencia financiera y la desigualdad socioeconómica que genera hambre y empobrecimiento a nuestros Pueblos. Lucha de resistencia que derrotó en Mar del Plata en noviembre de 2005, la intención del Presidente Bush de los Estados Unidos de avanzar en la consolidación del proyecto ALCA y del Acuerdo de Seguridad Continental.
Además, en este nuevo tiempo que transita nuestra Sudamérica, venimos construyendo alternativas populares a las políticas que resistimos, como aquí en Córdoba la articulación de los movimientos por el agua, la tierra y el ambiente.
Por esto, todas y todos los aquí reunidos no somos meros denunciantes de las políticas del imperio y sus aliados, sino que nos construimos desde nuestra autonomía y diversidad con el objetivo de alcanzar una sociedad más justa, fraterna y digna.
Desde esta Cumbre de los Pueblos de Sudamérica
RATIFICAMOS:
– No a los Tratados de Libre Comercio
– SI a la integración desde y para los Pueblos
– NO a la deuda externa y la injerencia de las instituciones financieras internacionales. SI a la independencia económica con soberanía financiera
– NO a la militarización y a la doctrina de Seguridad Continental. SI a la Soberanía Popular y la Autodeterminación de los Pueblos
– NO a la desigualdad del hambre y la pobreza
– SI a la distribución de la riqueza, por la universalidad del derecho a la vida y la soberanía alimentaria
En ese sentido, DECLARAMOS:
Denunciamos la política de militarización llevada a cabo por el imperialismo, que es integral e impregna todas las relaciones sociales, culturales, económicas y políticas. De ahí que los tratados comerciales, como el ALCA y los TLC bilaterales, tienen como sustento a los pactos militares. En América Latina todos los yacimientos estratégicos, minerales, energéticos, alimentarios y acuíferos son objeto de tratados para la instalación de bases para su control y dominio.
Denunciamos y rechazamos la expresión del militarismo al interior de cada país, que se traduce en control social preventivo y represión abierta contra el reclamo popular, además de autoritarismo e impunidad en todas las esferas de la vida.
Reclamamos la denuncia de todos los pactos militares y el retiro de las tropas de Estados Unidos del Paraguay, así como de las tropas de ocupación de la MINUSTAH de Haití.
Exigimos el cese de la agresión y el inmediato retiro de las tropas de EE UU de Irak, y de las de Israel del Líbano y Palestina.
Exigimos la no ratificación – y consecuente anulación – del tratado de libre comercio del MERCOSUR con Israel.
Demandamos a los gobiernos políticas que respeten los espacios comunes de los pueblos originarios en nuestras fronteras, sin dividir sus territorios ancestrales, y que retomen las recomendaciones del III Informe sobre Cuestiones Indígenas, para que los temas de los pueblos originarios sean transversalizados en el Mercosur.
Repudiamos la abstención de la Argentina el 29 de junio en la votación sobre la Declaración Universal de los Derechos Indígenas, en la Asamblea del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra.
Exigimos que se reconozca el principio de la autodeterminación política, cultural, territorial e identitaria de los Pueblos Originarios y comunidades urbanas y rurales. Exigimos la liberación de los presos políticos de los pueblos originarios en Chile.
Exigimos la realización de auditorias integrales y participativas de las deudas así como la suspensión de todo pago hasta tanto no se haya concluido con las mismas. Así podemos establecer con fundamentos quiénes realmente deben a quienes y avanzar en la identificación y sanción de los responsables del endeudamiento y cobranza ilegítimos y la restitución de lo saqueado.
Reconocemos en esta lucha contra la impunidad de los grandes capitales, mercados e instituciones financieras, una base necesaria para la generación de alternativas de soberanía e independencia financiera, incluyendo la implementación de sistemas tributarios progresivos y la coordinación de acciones e iniciativas a nivel regional que permite aprovechar y compartir solidariamente la riqueza generada por nuestros Pueblos.
Rechazamos la extranjerización de la tierra, el monocultivo y los transgénicos que dañan la salud y la soberanía alimentaria de los pueblos.
Rechazamos cualquier intento de privatización en el área educativa en todos los niveles.
Exigimos la difusión, cumplimiento y aplicación -con un mayor presupuesto para su eficacia- de las leyes de no violencia contra la mujer y de educación sexual y reproductiva.
Exigimos que los gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay suscriban la Declaración de Agua de México, firmada por Bolivia, Venezuela, Cuba y Uruguay. Reclamamos la sanción de códigos de agua nacionales que sean abarcativos de todas las dimensiones del recurso, y de un código de agua de las Américas en el que deben insertarse los códigos nacionales, prestando especial atención a las reservas de agua dulce, y específicamente al Acuífero Guaraní.
Denunciamos que siendo esta región una de las más ricas del mundo en recursos naturales, capaz de producir alimentos y condiciones de vida digna al conjunto de su población, hoy posee más de la mitad de sus habitantes bajo la línea de pobreza, en especial las mujeres, los niños y los ancianos. Los Pueblos organizados exigimos a los poderes de los Estados que se ataquen las causas de la pobreza implementando políticas universales de redistribución de los bienes económicos, sociales y culturales.
Denunciamos la inconstitucionalidad de la prórroga de jurisdicción a favor del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativa a Inversiones (CIADI), dependiente del Banco Mundial. Postulamos la declaración de su nulidad, tanto por vía legislativa como judicial, y. rechazamos enfáticamente las demandas allí planteadas.
Exigimos la anulación inmediata de los Tratados Bilaterales de Inversión que los estados nacionales renuevan periódicamente. Denunciamos las facilidades y concesiones por parte de los gobiernos hacia empresas transnacionales, responsables de la explotación y el saqueo de nuestros recursos naturales. No queremos industrias sucias en nuestros países. Exigimos el cese de la construcción de las plantas de celulosa sobre las márgenes del río Uruguay, así como la prosecución de otros proyectos similares en la región.
Rechazamos toda reforma judicial que conlleve a la privatización de la Justicia.
Exigimos un aumento sustancial de los presupuestos educativos y la profunda democratización de los sistemas educativos en todos los órdenes sin dilaciones. Exigimos la participación y el respeto de los plazos que ésta requiere para la discusión de las leyes vinculadas a la educación.
Rechazamos los canjes de deuda por educación, exigiendo en este sentido una actitud de escucha a los reiterados pedidos elevados a los gobiernos por parte de organizaciones, personalidades y expertos del área de educación de intachable trayectoria.
Denunciamos la continuidad de la ronda de negociaciones actual en la OMC y reclamamos su cierre. Rechazamos en particular la oferta de sectores esenciales como canje por promesas de cambios en las políticas proteccionistas de los países del norte.
Reclamamos que el trabajo autogestionado sea reconocido como una relación económica, social y cultural a partir de un régimen jurídico, económico, laboral, social y fiscal adecuado a sus necesidades para crecer y cumplir un rol fundamental en la construcción de un proyecto de Justicia Social y de Independencia Económica de los Pueblos. En este espíritu, nos solidarizamos con la lucha llevada adelante por los trabajadores gráficos uruguayos de Coprograf, reclamando una rápida solución que haga efectiva la entrega de la planta a los trabajadores a un año de su ocupación.
Exigimos, sin desmedro para otros países, la salida al mar de Bolivia y la construcción de un puerto operado libremente por ese país hermano.
Exigir el cumplimiento de los acuerdos y convenios internacionales, como el Convenio 143 de la OIT contra la discriminación y la explotación y por la igualdad de oportunidades
MANIFESTAMOS nuestro compromiso por:
Avanzar en la construcción de instituciones y mecanismos de integración de los Pueblos con la participación ciudadana democrática y solidaria, ejercitando nuestro derecho a conocer y controlar los actos de gobierno.
Bregar por la libre circulación de los y las ciudadanas sudamericanas entre todos los países de la región.
Unificar las acciones y articulaciones organizativas de las y los trabajadores migrantes en la región, para defender los derechos sociales y laborales de los mismos. Establecer un plan de lucha contra el tráfico de personas incluyendo el tráfico infantil. Promover la propuesta de Carta de Ciudadanía Sudamericana.
Profundizar la acción de lucha contra las causas que generan el hambre y la pobreza de nuestros pueblos.
Asumirnos como Pueblos Acreedores, puesto que la deuda reclamada a nuestros países es ilegítima fraudulenta, devastadora y genocida, violadora de todos los derechos humanos y ambientales. No necesitamos de los créditos de las instituciones financieras internacionales y los mercados internacionales de capitales para desarrollarnos.
Convocarnos como Pueblos Americanos a unirnos y articular acciones continentales para confrontar y derrotar al militarismo, además de generar políticas populares y mecanismos regionales de defensa común para impedir la agresión militar del imperialismo.
Reivindicar la Seguridad Social como un derecho humano fundamental de los y las trabajadores, quienes deben participar en la administración de los sistemas de previsión social sobre bases solidarias, universales y redistributivas. Los sistemas de capitalización individual obligatorios, caracterizados por el lucro e impulsados desde los organismos financieros multilaterales, no forman parte de la seguridad social.
Promover la organización de los trabajadores de la salud con las comunidades, barrios y organizaciones de pacientes, transgrediendo los límites de la función asistencial y articulando con otras áreas como educación, cuidado y preservación del medio ambiente, fortaleciendo el cambio de modelo hacia la promoción y prevención de la salud. Promover el uso racional de medicamentos y vacunas, y garantizar por parte de los países de la región, la cobertura de todos los tratamientos integrales de enfermedades como el VIH-SIDA, oncológicas y endémicas a los y las habitantes de la región.
Construir una toma de conciencia del sistema patriarcal imperante, desde lo individual hacia lo social, así como a transformar el lenguaje desde la perspectiva de género y luchar por la despenalización y legalización el aborto.
Reconocer que la violencia no es un problema personal sino social y que juntos, organizadamente lo podemos superar.
Luchar por la distribución equitativa del agua y tierra, priorizando su función social, y la Soberanía Alimentaria como derecho de los Pueblos a decidir qué y cómo producir y alimentarse.
Garantizar los derechos humanos y sociales a la salud, la vivienda, el acceso a la justicia y a una educación que respete la identidad cultural para permitir una vida digna en el campo y la permanencia
y desarrollo de las y los jóvenes campesinos.
Considerar el acceso a la tierra urbana como derecho y no como mercancía. Asegurar la gestión democrática de la ciudad, promoviendo la participación de la sociedad en la formulación, implementación y fiscalización de las políticas públicas.
Ratificar que el agua es un derecho humano esencial, tal la declaración de las Naciones Unidas. Acompañamos, en particular, la lucha del pueblo cordobés por lograr la estatización inmediata de Aguas Cordobesas, convirtiéndola en una empresa de saneamiento estatal, de gestión pública, con participación directa y democrática de usuarios y trabajadores. Denunciamos la persistente actitud del gobernador de la provincia de mantener el modelo privatizador que ha fracasado de la mano del grupo Suez y su socio Benito Roggio, y denunciamos ante la comunidad internacional que continúa vigente la ley 9279 (diciembre de 2005) que intenta dar continuidad a la privatización, esta vez con el pulpo de Benito Roggio.
Construir poder desde las y los trabajadores y el Pueblo para empujar a los gobiernos nacionales a diseñar políticas de recuperación de nuestros recursos energéticos y naturales. Apoyar las distintas iniciativas tendientes a ese fin, incluyendo la campaña en Argentina para recoger un millón de firmas para la recuperación del petróleo. Potestad soberana de las naciones sobre el subsuelo. Por una integración energética latinoamericana a partir de empresas estatales en beneficio de los pueblos para avanzar en la independencia económica y política.
Bregar por la democratización de la sociedad en su conjunto, por la libertad y democracia sindical, la incorporación de mecanismos de participación popular en la designación de los magistrados y por la democratización de las relaciones laborales en la justicia. Ratificamos una vez más nuestro objetivo de construir una Justicia para todas y todos, y no una Justicia para el mercado.
Defender el derecho a una educación pública, laica, gratuita y de calidad para todos los y las habitantes y en todos los niveles, que contemple la diversidad cultural y los saberes ancestrales de todos los pueblos. La educación permanente debe ser considerada como eje para la formación de ciudadanos críticos, participativos en una lógica emancipadora. Reapropiarnos del conocimiento y de su producción, de la investigación científica y tecnológica, revirtiendo el proceso dependiente de transnacionalización de los mismos.
Impulsar la estrategia del Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) y de los Tratados Comerciales de los Pueblos (TCP), ya en marcha por los acuerdos entre Venezuela, Cuba y Bolivia.
Trabajar por la unidad de nuestros pueblos, que lejos de generar climas belicosos tienden a unirnos, siguiendo el camino de la segunda independencia que hemos recogido de Artigas, San Martín, Simón Bolívar y el Che.
Asumir como propios las declaraciones, propuestas y acciones reflejadas en los documentos finales del conjunto de los foros, encuentros, talleres y asambleas que formaron parte de esta Cumbre de los Pueblos.
Con estos compromisos nos convocamos a continuar fortaleciendo nuestras luchas de resistencia y la construcción popular de alternativas desde y para los Pueblos, en un nuevo encuentro en la Cumbre Social por la Integración en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, en ocasión de la reunión de los Presidentes de la Comunidad Sudamericana de Naciones.

www.asc-hsa.org/node/509

Declaración de Córdoba de la CCSCS – Cúpula del MERCOSUR

<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } –>

Durante más de 500 años los pueblos de América Latina y el Caribe fuimos sometidos por la acción del colonialismo y del imperialismo. El capitalismo de las grandes metrópolis y las élites locales, expoliaron y fraccionaron a Nuestra América a tal punto, que la independencia de cada una de nuestras repúblicas pasó a tener un mero carácter formal, el sueño integrador de nuestros pueblos y nuestros libertadores fue traicionado por los vínculos estructurales de las oligarquías locales con las políticas imperialistas y de dominación.


En los últimos 100 años los movimientos y gobiernos progresistas y socialistas han tenido que chocar contra las armas del imperialismo. Los pueblos hemos resistido y estamos construyendo salidas a las crisis generadas por las políticas neoliberales e imperialistas, fundamentadas en la convivencia, cooperación, complementariedad y solidaridad. El ejemplo histórico de Cuba, resistente a los embates del imperio, ha dado fuerza para la elevación de banderas en los tiempos de adversidad, el proceso revolucionario en Venezuela, ha catalizado y catapultado la bandera de unidad bolivariana que se asume con dignidad por los pueblos de Bolivia y su revolución indígena originario y campesina, así como el resurgimiento revolucionario del Sandinismo en Nicaragua que reivindica la lucha de los pueblos progresistas de Centroamérica. Ante este escenario hoy América es otra, una América que ha cambiado para siempre y no está dispuesta a retroceder.


Hoy estamos seguros de que estamos construyendo un modelo de crecimiento sustentado en los principios de cooperación, complementariedad, solidaridad, equidad y justicia social. En la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América encontramos la manera de concretar, a través de los Proyectos Grannacionales, la puesta en practica de estos principios y la creación del Consejo de los Movimientos Sociales del ALBA-TCP nos permite influir directamente en una relación pueblos-pueblos y pueblos-gobiernos, para el beneficio de una población que debe cumplir con la meta de erradicar la pobreza y aportar a la construcción de un sociedad más justa.


La derrota del neoliberalismo en Nuestra América es un acto heroico que se debe consolidar con la unidad de las fuerzas populares y los liderazgos dignos y patrióticos de Fidel Castro, Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega y de otros gobiernos progresistas que no se doblegan ante el imperio. Los movimientos sociales somos protagonistas en esta salvación histórica de la Patria Grande, a la que le está llegando la hora de constituirse en una sola nación.


Por tanto, los movimientos sociales de Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela aquí reunidos, nos incorporamos al proceso de unidad latinoamericana y caribeña a través del Consejo de los Movimientos Sociales del ALBA-TCP, en igualdad de responsabilidad y compromiso para el impulso, despliegue, desarrollo orgánico; buscando la concreción de lo acordado en el marco de los Proyectos Grannacionales, para que no se diluya entre laberintos burocráticos, afanes protagónicos o se queden en lo declarativo. De igual forma, asumimos el compromiso de trabajar para incorporar a corto plazo al conjunto de los movimientos sociales de los países de América Latina y el Caribe que apuesten por esta alternativa humana de unidad; con el firme propósito que este esfuerzo sea una alternativa cierta, eficaz, ética y revolucionaria de unidad y liberación de los pueblos de Nuestra América.


¡Nuestra América ha entrado en su hora histórica, una nueva era se ha abierto para nuestros pueblos!

Quito – Ecuador, 25 de julio de 2007


Nosotros, movimientos, organizaciones y redes sociales y sindicales de América del Sur, siguiendo el proceso de interlocución con el proceso de la Comunidad Sudamericana de Naciones que comenzáramos en el marco de la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos, en Cochabamba en diciembre último, queremos hacer llegar a los Presidentes ésta vez de forma específica, y en razón de la realización de la 1era Cumbre Energética Sudamericana, nuestras ideas y propuestas sobre el modelo energético que anhelamos para nuestra región.

1- El proceso de integración energética en curso debe ser desarrollado a partir de la recuperación de la soberanía sobre los recursos energéticos de la región. Este proceso debe basarse en el fortalecimiento de las empresas estatales de energía, la nacionalización de los recursos estratégicos y la utilización de la renta así conseguida en la construcción de un desarrollo sustentable con políticas de redistribución del ingreso y la construcción de nuevas matrices a partir de fuentes renovables de energía.

2- Es necesario poder compartir nuestros recursos para beneficio de los pueblos respetando los derechos económicos, sociales culturales y ambientales para nuestro bienestar y el de las generaciones futuras y no en beneficio de las transnacionales o las oligarquías locales.

3- El desarrollo energético sustentable supone el respeto al derecho de las comunidades en la toma de decisión sobre la apropiación de los recursos naturales y la garantía de un acceso digno a los recursos energéticos

4- Se debe cambiar el modelo energético actual que implica una alta dependencia de los combustibles fósiles y genera fuertes impactos sobre las poblaciones locales y pueblos originarios. Las empresas multinacionales, pero también las estatales provocan daños irreparables en el medio ambiente y en las comunidades, propios de ese tipo de explotación.

5- Las fuentes de energía deben ser renovables, limpias y de bajo impacto, garantizando su acceso equitativo y democrático. Los países de la CSN deben garantizar el acceso pleno de todos los habitantes del continente a los bienes energéticos, buscando superar la realidad actual en la que países con altos potenciales energéticos aún no han logrado un abastecimiento digno de sus habitantes.

6- Los proyectos de energía deben ser viables en términos de costos no sólo económicos sino también ambientales.

7- Solicitamos información sobre los impactos sociales, ecológicos y socioeconómicos, para evaluar si los megaproyectos de energía justifican la inversión de tanto capital, cuando existen otras alternativas descentralizadas para las inversiones, incluso para la generación de energía renovable. Rechazamos la idea de financiar éste tipo de obras con prestamos del Banco Mundial o del BID, porque esto llevaría otra vez a hipotecar el futuro de Sudamérica a los acreedores extranjeros. Asimismo rechazamos la posibilidad de que otras fuentes de endeudamiento público, como la CAF o el Banco del Sur, sean utilizadas para la realización de obras que no cuentan con el consentimiento ni llevan al beneficio de las poblaciones afectadas, generando de esa manera una mayor deuda ecológica, social y financiera con los pueblos de la región.

8- Es en este sentido que las entidades abajo firmantes planteamos:

–         La discusión acerca de la integración energética debe ser realizada en el marco integral del proceso de integración regional, discutiendo al mismo tiempo quienes serán los beneficiarios reales de la integración energética, para quien será destinada la energía y para que.
–         Manifestamos nuestra preocupación por el continuismo de políticas energéticas liberales fundamentalmente en cuanto  a mecanismos de integración pensados para garantizar energía segura y barata para EL MERCADO EXTERNO, sectores agroindustriales y extractivos y no en la necesidad de abastecer de energía a los habitantes del continente de manera garantizar una vida digna, su desarrollo armónico, con justicia y equidad en pos de la paz social.
–         Planteamos también nuestra solidaridad con las luchas de resistencias a los proyectos energéticos (mega represas, hidrocarburos, etc) y por los derechos de los pueblos a la autodeterminación sobre sus territorios y exigimos mecanismos de participación ciudadana en la toma de decisión de las nuevas obras.
–         Manifestamos nuestra preocupación por la falta de transparencia, casos de corrupción e injerencia de empresas transnacionales y hasta gobiernos en las políticas energéticas tanto nacionales como regionales.
–         Creemos que el marco de la integración debe reafirmar a la energía como un bien común y no como una mercancía. La inclusión de la energía como un derecho humano parte del conjunto de derechos ampliados.
–         Planteamos también la necesidad de ampliar y universalizar los derechos de los trabajadores del sector energía de todo el continente.
–         Manifestamos nuestra preocupación por el avance de proyectos asociados a lo que nosotros denominamos la agro-energía, cuya expansión se da a través de la extensión de monocultivos que tienden a concentrar aún más la propiedad de la tierra en nuestra región, reproduciendo relaciones laborales basadas en la violencia y en la extrema explotación de las y los trabajadores, aumentando la presión sobre los territorios y sus poblaciones, y la incompatibilidad con el desarrollo de la soberanía alimentaria en la región.
–         Hacemos llegar nuestra preocupación por la falta de análisis de los impactos de la estructura de producción y consumo de energía sobre el ambiente, la biodiversidad y los ecosistemas. La visualización de la problemática del cambio climático como uno de los aspectos fundamentales que afecta a la región.
–         Consideramos que no sólo necesitamos repensar los formatos productivos sin también las formas de consumo, ya que la presión para aumentar la producción de energía debe ir acompañada de estrategias para reducir su consumo.
–         Creemos que es necesario dar prioridad a la investigación e implementación de la producción de energías alternativas tales como la solar y la eólica, entre otras.
–         Creemos necesario priorizar la diversidad étnica y cultural del continente ante cualquier definición estratégica sobre los recursos naturales garantizando el derecho a la consulta obligatoria cada vez que se pretenda adoptar medidas administrativas o legislativas que puedan afectar directamente a los pueblos y comunidades indígenas y originarios
–         Manifestamos nuestra solidaridad con el camino emprendido por los pueblos del continente en la recuperación de sus recursos como ejemplo de recuperación de soberanía que hoy enfrentan los ataques de las transnacionales y las oligarquía locales

Finalmente, nos preocupa que el camino iniciado en Cochabamba no se cierra e insistimos en la necesidad de ampliar la discusión sobre éste y otros temas claves de la integración hacia todos los actores sociales involucrados en la producción y uso de energía así como aquellos afectados estos procesos.

Exhortamos a los gobiernos a que las directrices a ser adoptadas en esta 1era Cumbre Energética Sudamericana sean objeto de debate en nuestras sociedades, involucrando a los movimientos sociales y sindicales, a los sectores académicos y a los pueblos en su conjunto, para lo cual ofrecemos nuestra capacidad y experiencia en la interlocución y el diálogo político.


De parte de los Movimientos Sociales y personalidades del mundo


Por segunda vez nos dirigimos a Uds. para expresar la enorme expectativa abierta en nuestros pueblos por la iniciativa de creación del Banco del Sur. Nos anima también la respuesta positiva de nuevos países de América del Sur, que han manifestado su deseo de participar del Banco del Sur.


Los firmantes somos redes, organizaciones y movimientos sociales, sindicatos y académicas/os, que venimos luchando contra el flagelo de la deuda pública ilegítima y de las políticas y prácticas perversas de las instituciones financieras internacionales existentes y del actual sistema de comercio mundial. Estamos convencidas/os de que la decisión tomada de crear el Banco del Sur puede representar un enorme paso y oportunidad no sólo para América del Sur, sino que para América Latina y el Caribe como así también, otras regiones del Hemisferio Sur.


Venimos de una historia reciente de lucha contra las dictaduras en casi todo el continente. Esto explica nuestro empeño en abrir e instituir nuevos espacios de participación y de democracia directa. Sin embargo, la forma poco transparente y no participativa como se desarrollan la negociaciones para la creación del Banco del Sur, sin debate público y sin consulta a nuestras sociedades, puede indicar que estamos frente a algo que puede volverse más de lo mismo.


Es nuestra convicción que una nueva entidad financiera Sur-Sur debe orientarse a superar tanto las experiencias negativas de apertura económica – con la secuela de siempre mayor endeudamiento y drenaje de capitales -, desregulación y privatización del patrimonio público y de los servicios básicos sufridos por la región, así como de los hoy ya ampliamente reconocidos comportamientos no-democráticos, no transparentes, regresivos y desacreditados de los organismos multilaterales, como el Banco Mundial, el CAF, el BID y el FMI. Nuestra historia reciente ha mostrado que sus opciones de política económica y socio-ambiental, impuestas a nuestros gobiernos a través de condicionalidades, han resultado en descapitalización y desindustrialización de las economías de la región, y las han aprisionado al modelo agro-mineral-exportador, que frena su desarrollo y profundiza la situación subalterna a las economías del Norte, las inequidades sociales, los daños ecológicos y las deudas ‘eternas’ – financiera, histórica, social, cultural, ecológica.


Conociendo la importancia de que los países comprometidos hasta ahora con la creación del Banco del Sur lleguen a un acuerdo sobre temas-clave relacionados con su naturaleza y objetivos, su estructura financiera y operativa, creemos esencial plantearles las proposiciones siguientes, que expresan las aspiraciones de amplios sectores de las sociedades de nuestros países, de acuerdo a la manifiesta expresión de sus principales agentes sociales consultados:


1. Que el Banco del Sur se oriente a promover una nueva matriz de desarrollo, cuyos valores fundamentales sean la soberanía de nuestros pueblos sobre su territorio y su propio desarrollo, la autodeterminación responsable de nuestras políticas económicas y socio-ambientales, la solidaridad, la sustentabilidad y la justicia ecológica; que para el Banco, el desarrollo económico y tecnológico sean concebidos como medios para el objetivo superior que es el desarrollo humano y social;

2. Que la acción del Banco del Sur sea determinada por metas concretas, como el pleno empleo con dignidad, la garantía de la alimentación, la salud y la vivienda, la universalización de la educación básica pública y gratuita, la redistribución de la riqueza superando inequidades, incluso las de género y etnia, la reducción de las emisiones de gases-invernadero, y la eliminación de sus impactos sobre las poblaciones del continente y los restantes pueblos del Sur.


3. Que el Banco del Sur sea parte integral de una nueva arquitectura financiera latino-americana y caribeña, que incluya un Fondo del Sur, con función de Banco Central continental, capaz de articular un gran sistema de pagos continental con la más avanzada plataforma telemática; capaz de ligar las políticas que promueven la estabilidad macroeconómica con las políticas de desarrollo y de reducción de las asimetrías estructurales; y contemple el desarrollo futuro de un sistema monetario común al servicio de una estrategia de fortalecimiento de lazos económico-comerciales al interior de la región, introduciendo intercambios con monedas nacionales, y trabajando por el establecimiento de una moneda regional por lo menos para los intercambios intra-regionales. La construcción de un espacio de soberanía monetaria y financiera supranacional requiere dotarse de mucha flexibilidad local, para evitar tentaciones subimperialistas y el triunfo de la ortodoxia monetarista en ciertos aspectos, como en la experiencia europea reciente.


4. Que el Banco del Sur sirva para recuperar valores relativos a las deudas histórica, social y ecológica, de las cuales nuestros pueblos son acreedores. Que sus financiamientos busquen superar las asimetrías y desigualdades sociales y los daños ambientales que se han perpetuado desde hace más de cinco siglos en el continente.

5. Que el Banco del Sur contemple la participación de las organizaciones ciudadanas y los movimientos sociales no sólo en la elaboración de su arquitectura original, sino también en la toma de decisiones financieras y operacionales y en el monitoreo de la utilización de los fondos adjudicados.


6. Que el Banco del Sur ejerza su dirección de forma igualitaria entre los países miembros, institucionalizando y manteniendo el principio igualitario de “un socio un voto” en todos sus niveles de decisión colegiada; y aspire a canalizar los recursos de ahorro de la misma región.


7. Que las subscripciones de capital del Banco del Sur sean proporcionales a la capacidad de las economías de sus países miembros; que otras fuentes de capitalización del Banco del Sur incluyan parte de las reservas internacionales y préstamos de los países miembros, impuestos globales comunes y donaciones. Deben ser excluidos los recursos financieros de las actuales instituciones financieras multilaterales y de Estados que han perpetrado el saqueo de nuestro continente. Que estos dispositivos del Banco del Sur permitan el aumento creciente de la aplicación de las reservas de los países miembros fuera del area del dólar y del euro, y alienten el retorno de los capitales nacionales depositados en el extranjero.


8.  Que el Banco del Sur esté comprometido con la transparencia en la gestión, rindiendo cuentas públicas de su funcionamiento y actividad, sometiéndose a la auditoría externa permanente de sus préstamos y de su funcionamiento interno con participación social.


9. Que, para que el Banco del Sur no sea “más de lo mismo”, se pondere en forma permanente la calidad, austeridad y eficiencia  de la administración, prohibiendo cualquier privilegio de inmunidad a sus funcionarios, afirmada en la más plena transparencia informativa en tiempo real y el control democrático y social de la gestión. Para evitar gastos excesivos y desviaciones burocráticas, se constituya un cuerpo de funcionarias/os compacto y, a la vez, diversificado, eficiente, eficaz y administrativamente polivalente.


10. Que los préstamos sean destinados a la promoción de una integración regional genuinamente cooperativa, basada en principios como la subsidiaridad activa, la proporcionalidad y la complementariedad; financiando proyectos de inversión pública; atendiendo al desarrollo local autogestionario e impulsando el intercambio comercial equitativo y solidario entre agricultores familiares, pequeños productores, sector cooperativo y de economía social solidaria, comunidades indígenas y tradicionales, organizaciones socioeconómicas de mujeres, de pescadores, de trabajo, de identidad, etc.

11. Que el Banco del Sur adopte como prioridad de inversión proyectos que se orientan a la soberanía alimentaria y energética; investigación y desarrollo de tecnologías apropiadas al desarrollo endógeno y sustentable de la región, incluso los software libres; la producción programada y complementaria de medicamentos genéricos; la recuperación de los saberes ancestrales de nuestros pueblos, sistematizado y aceptado como ciencia agroecológica; la promoción de la justicia ambiental; el fortalecimiento de los servicios públicos; el apoyo a las víctimas de desplazamientos forzados; el fomento de la comunicación y la cultura intra-regional; la creación de una universidad del Sur y un sistema de equivalencia de diplomas en toda la región; y la infraestructura a partir de otras lógicas de organización del espacio, que instrumenten las comunidades para el desarrollo local autogestionario y solidario. Que el Banco no reproduzca el modelo de financiamiento de las actuales instituciones financieras internacionales de construcción de mega-obras destructivas del medioambiente y la biodiversidad.


12. El Banco del Sur debe ser considerado como una herramienta esencial para custodiar y canalizar el ahorro, rompiendo los ciclos recurrentes de exacción del esfuerzo nacional y regional a  través de maniobras y negociados con el endeudamiento y títulos públicos, el subsidio a grupos económicos y financieros privados privilegiados y/ o corruptos locales e internacionales, y el aval permanente a movimientos especulativos de entrada y salida de capitales.


Todo ello lo entendemos en línea con lo destacado por la Declaración Ministerial de Quito del 3 de Mayo pasado, al señalar que: “Los pueblos dieron a sus Gobiernos los mandatos de dotar a la región de nuevos instrumentos de integración para el desarrollo que deben basarse en esquemas democráticos, transparentes, participativos y responsables ante sus mandantes”.


Nos preocupan las sucesivas postergaciones de la firma del acta fundacional, que pueden indicar la existencia de indefiniciones significativas. Esperamos que, en las negociaciones para superar estas indefiniciones, se tomen en consideración las proposiciones de esta carta.


La actual coyuntura económica y financiera regional e internacional sigue favorable para dar pasos concretos en este sentido, pero puede no prolongarse. Confiamos en que Uds. aprovecharán esta posibilidad histórica para crear lo que podrá volverse un verdadero Banco Solidario de los Pueblos del Sur.


Saludamos a Uds. con la mayor distinción.

<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in; font-size: 10pt } –>

A los Señores Presidentes de Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela

 

De parte de los Movimientos Sociales y personalidades del mundo

Por segunda vez nos dirigimos a Uds. para expresar la enorme expectativa abierta en nuestros pueblos por la iniciativa de creación del Banco del Sur. Nos anima también la respuesta positiva de nuevos países de América del Sur, que han manifestado su deseo de participar del Banco del Sur.

 

Los firmantes somos redes, organizaciones y movimientos sociales, sindicatos y académicas/os, que venimos luchando contra el flagelo de la deuda pública ilegítima y de las políticas y prácticas perversas de las instituciones financieras internacionales existentes y del actual sistema de comercio mundial. Estamos convencidas/os de que la decisión tomada de crear el Banco del Sur puede representar un enorme paso y oportunidad no sólo para América del Sur, sino que para América Latina y el Caribe como así también, otras regiones del Hemisferio Sur.

 

Venimos de una historia reciente de lucha contra las dictaduras en casi todo el continente. Esto explica nuestro empeño en abrir e instituir nuevos espacios de participación y de democracia directa. Sin embargo, la forma poco transparente y no participativa como se desarrollan la negociaciones para la creación del Banco del Sur, sin debate público y sin consulta a nuestras sociedades, puede indicar que estamos frente a algo que puede volverse más de lo mismo.

 

Es nuestra convicción que una nueva entidad financiera Sur-Sur debe orientarse a superar tanto las experiencias negativas de apertura económica – con la secuela de siempre mayor endeudamiento y drenaje de capitales -, desregulación y privatización del patrimonio público y de los servicios básicos sufridos por la región, así como de los hoy ya ampliamente reconocidos comportamientos no-democráticos, no transparentes, regresivos y desacreditados de los organismos multilaterales, como el Banco Mundial, el CAF, el BID y el FMI. Nuestra historia reciente ha mostrado que sus opciones de política económica y socio-ambiental, impuestas a nuestros gobiernos a través de condicionalidades, han resultado en descapitalización y desindustrialización de las economías de la región, y las han aprisionado al modelo agro-mineral-exportador, que frena su desarrollo y profundiza la situación subalterna a las economías del Norte, las inequidades sociales, los daños ecológicos y las deudas ‘eternas’ – financiera, histórica, social, cultural, ecológica.

 

Conociendo la importancia de que los países comprometidos hasta ahora con la creación del Banco del Sur lleguen a un acuerdo sobre temas-clave relacionados con su naturaleza y objetivos, su estructura financiera y operativa, creemos esencial plantearles las proposiciones siguientes, que expresan las aspiraciones de amplios sectores de las sociedades de nuestros países, de acuerdo a la manifiesta expresión de sus principales agentes sociales consultados:

 

1. Que el Banco del Sur se oriente a promover una nueva matriz de desarrollo, cuyos valores fundamentales sean la soberanía de nuestros pueblos sobre su territorio y su propio desarrollo, la autodeterminación responsable de nuestras políticas económicas y socio-ambientales, la solidaridad, la sustentabilidad y la justicia ecológica; que para el Banco, el desarrollo económico y tecnológico sean concebidos como medios para el objetivo superior que es el desarrollo humano y social;

2. Que la acción del Banco del Sur sea determinada por metas concretas, como el pleno empleo con dignidad, la garantía de la alimentación, la salud y la vivienda, la universalización de la educación básica pública y gratuita, la redistribución de la riqueza superando inequidades, incluso las de género y etnia, la reducción de las emisiones de gases-invernadero, y la eliminación de sus impactos sobre las poblaciones del continente y los restantes pueblos del Sur.


3. Que el Banco del Sur sea parte integral de una nueva arquitectura financiera latino-americana y caribeña, que incluya un Fondo del Sur, con función de Banco Central continental, capaz de articular un gran sistema de pagos continental con la más avanzada plataforma telemática; capaz de ligar las políticas que promueven la estabilidad macroeconómica con las políticas de desarrollo y de reducción de las asimetrías estructurales; y contemple el desarrollo futuro de un sistema monetario común al servicio de una estrategia de fortalecimiento de lazos económico-comerciales al interior de la región, introduciendo intercambios con monedas nacionales, y trabajando por el establecimiento de una moneda regional por lo menos para los intercambios intra-regionales. La construcción de un espacio de soberanía monetaria y financiera supranacional requiere dotarse de mucha flexibilidad local, para evitar tentaciones subimperialistas y el triunfo de la ortodoxia monetarista en ciertos aspectos, como en la experiencia europea reciente.

 

4. Que el Banco del Sur sirva para recuperar valores relativos a las deudas histórica, social y ecológica, de las cuales nuestros pueblos son acreedores. Que sus financiamientos busquen superar las asimetrías y desigualdades sociales y los daños ambientales que se han perpetuado desde hace más de cinco siglos en el continente.

5. Que el Banco del Sur contemple la participación de las organizaciones ciudadanas y los movimientos sociales no sólo en la elaboración de su arquitectura original, sino también en la toma de decisiones financieras y operacionales y en el monitoreo de la utilización de los fondos adjudicados.


6. Que el Banco del Sur ejerza su dirección de forma igualitaria entre los países miembros, institucionalizando y manteniendo el principio igualitario de “un socio un voto” en todos sus niveles de decisión colegiada; y aspire a canalizar los recursos de ahorro de la misma región.

 

7. Que las subscripciones de capital del Banco del Sur sean proporcionales a la capacidad de las economías de sus países miembros; que otras fuentes de capitalización del Banco del Sur incluyan parte de las reservas internacionales y préstamos de los países miembros, impuestos globales comunes y donaciones. Deben ser excluidos los recursos financieros de las actuales instituciones financieras multilaterales y de Estados que han perpetrado el saqueo de nuestro continente. Que estos dispositivos del Banco del Sur permitan el aumento creciente de la aplicación de las reservas de los países miembros fuera del area del dólar y del euro, y alienten el retorno de los capitales nacionales depositados en el extranjero.

 

8.  Que el Banco del Sur esté comprometido con la transparencia en la gestión, rindiendo cuentas públicas de su funcionamiento y actividad, sometiéndose a la auditoría externa permanente de sus préstamos y de su funcionamiento interno con participación social.

 

9. Que, para que el Banco del Sur no sea “más de lo mismo”, se pondere en forma permanente la calidad, austeridad y eficiencia  de la administración, prohibiendo cualquier privilegio de inmunidad a sus funcionarios, afirmada en la más plena transparencia informativa en tiempo real y el control democrático y social de la gestión. Para evitar gastos excesivos y desviaciones burocráticas, se constituya un cuerpo de funcionarias/os compacto y, a la vez, diversificado, eficiente, eficaz y administrativamente polivalente.

 

10. Que los préstamos sean destinados a la promoción de una integración regional genuinamente cooperativa, basada en principios como la subsidiaridad activa, la proporcionalidad y la complementariedad; financiando proyectos de inversión pública; atendiendo al desarrollo local autogestionario e impulsando el intercambio comercial equitativo y solidario entre agricultores familiares, pequeños productores, sector cooperativo y de economía social solidaria, comunidades indígenas y tradicionales, organizaciones socioeconómicas de mujeres, de pescadores, de trabajo, de identidad, etc.

11. Que el Banco del Sur adopte como prioridad de inversión proyectos que se orientan a la soberanía alimentaria y energética; investigación y desarrollo de tecnologías apropiadas al desarrollo endógeno y sustentable de la región, incluso los software libres; la producción programada y complementaria de medicamentos genéricos; la recuperación de los saberes ancestrales de nuestros pueblos, sistematizado y aceptado como ciencia agroecológica; la promoción de la justicia ambiental; el fortalecimiento de los servicios públicos; el apoyo a las víctimas de desplazamientos forzados; el fomento de la comunicación y la cultura intra-regional; la creación de una universidad del Sur y un sistema de equivalencia de diplomas en toda la región; y la infraestructura a partir de otras lógicas de organización del espacio, que instrumenten las comunidades para el desarrollo local autogestionario y solidario. Que el Banco no reproduzca el modelo de financiamiento de las actuales instituciones financieras internacionales de construcción de mega-obras destructivas del medioambiente y la biodiversidad.

 

12. El Banco del Sur debe ser considerado como una herramienta esencial para custodiar y canalizar el ahorro, rompiendo los ciclos recurrentes de exacción del esfuerzo nacional y regional a  través de maniobras y negociados con el endeudamiento y títulos públicos, el subsidio a grupos económicos y financieros privados privilegiados y/ o corruptos locales e internacionales, y el aval permanente a movimientos especulativos de entrada y salida de capitales.

 

Todo ello lo entendemos en línea con lo destacado por la Declaración Ministerial de Quito del 3 de Mayo pasado, al señalar que: “Los pueblos dieron a sus Gobiernos los mandatos de dotar a la región de nuevos instrumentos de integración para el desarrollo que deben basarse en esquemas democráticos, transparentes, participativos y responsables ante sus mandantes”.

 

Nos preocupan las sucesivas postergaciones de la firma del acta fundacional, que pueden indicar la existencia de indefiniciones significativas. Esperamos que, en las negociaciones para superar estas indefiniciones, se tomen en consideración las proposiciones de esta carta.


La actual coyuntura económica y financiera regional e internacional sigue favorable para dar pasos concretos en este sentido, pero puede no prolongarse. Confiamos en que Uds. aprovecharán esta posibilidad histórica para crear lo que podrá volverse un verdadero Banco Solidario de los Pueblos del Sur.

 

Saludamos a Uds. con la mayor distinción.

Em primeiro lugar saudamos a incorporação da República Bolivariana de Venezuela como membro pleno do Mercosul e convidamos às organizações sociais, and econômicas e políticas venezuelanas a participarem ativamente do processo e se juntem a nós na  defesa de um Mercosul democrático, social e produtivo.


Consideramos muito positiva a realização do Encontro da Sociedade Civil por um Mercosul Produtivo e Social, no âmbito da Cumbre de Presidentes. Uma iniciativa que amplia um espaço de intercâmbio entre os distintos atores sociais e políticos que participam das distintas áreas e instancias do Mercosul e a visão dos governantes sobre o “Mercosul real”.


Ao mesmo tempo, frente a recentes acontecimentos, temos que manifestar nossas profundas preocupações com a debilidade institucional do Mercosul para solucionar controvérsias binacionais. Há urgência em um reforma da estrutura institucional do Mercosul, que permita a existência de organismos capazes de resolver controvérsias comerciais, sociais e políticas.


A Coordenadora de Centrais Sindicais do Cone Sul – CCSCS, entende que se não se avançar para uma integração plena, seguirá prevalecendo a lógica do “livre comercio” que favorece o intercâmbio comercial entre as grandes empresas, mas não se traduz em mais empregos e maior inclusão social. O Mercosul avançou na agenda da integração de cadeias produtivas ou cadeias de valor de grandes empresas que operam na região, em especial transnacionais, mas relegou aquelas cadeias produtivas compostas pelas pequenas e medias empresas, que são as maiores geradoras de emprego.


Os governos do Mercosul têm que colocar em marcha as metas e objetivos políticos que vêm afirmando nas suas recentes declarações e documentos firmados por seus  Presidentes, principalmente medidas que promovam a complementaridade das economias dos países membros e a conjunção das políticas agrícola e industrial.


Além disso, torna-se imprescindível que o Mercosul preserve e mantenha a unidade nas negociações econômicas e comerciais externas, sejam de âmbito subregional, continental ou multilateral. Defendemos que o Mercosul mantenha o condicionamento de somente negociar se houver a eliminação dos subsídios agrícolas, se houver  garantias de tratamento e prazos diferenciados e não aceite as pressões dos países centrais por uma maior abertura de serviços e bens industriais em troca de alguma melhora no tema agrícola.


O funcionamento do Mercosul está afastado do projeto de integração que pretendemos, porque não contempla a necessária articulação entre as diferentes políticas que deveriam ser levadas em conta para orientar nossas economias para o desenvolvimento produtivo e social. Acreditamos que a Cumbre de Presidentes é um cenário propicio para avançar nessa direção e garantir a implementação de políticas macroeconômicas e produtivas que permitam gerar o desenvolvimento  econômico genuíno e sustentável e a redução das assimetrias entre os Estados membros.


Nesse sentido, a CCSCS reitera as proposições que já apresentou em outras oportunidades, nas questões de políticas produtivas, geração de emprego decente e trabalho digno e da reforma institucional.






1. Políticas de Complementação Produtiva


É necessário implementar uma política de complementação das cadeias produtivas que tenha mecanismos e fundos de financiamento, que promova políticas de exportação comum e que facilite a incorporação das pequenas e médias empresas nos fluxos de comércio. Ao  contrário, os desequilíbrios e assimetrias comerciais e produtivas, seguirão gerando conflitos setoriais, atrasando e distorcendo a construção da integração.


O aprofundamento da integração dos povos do Mercosul deve realizar-se através da execução de um paradigma econômico-social que priorize a geração de emprego, as condições dignas de vida, de trabalho e equidade de gênero para todos os cidadãos e cidadãs da região e a distribuição mais justa da renda.


A implementação de mecanismos regionais de articulação das cadeias produtivas solidifica as bases do Mercosul, não só porque reforça os laços de cooperação inter empresarial, como também por promover a cooperação inter-estatal no seus desenho, implementação e monitoramento das políticas regionais.


A CCSCS expressa a urgente necessidade de se buscar operacionalidade com o objetivo de se avançar para a complementaridade produtiva e, em particular,

  • encomendar ao Subgrupo de Industria que promova os debates e negociações com os setores empresariais e sindicais dos programas de complementação produtiva e sua efetiva  execução por parte dos órgãos decisórios.

  • As políticas setoriais são um componente essencial para a construção de um plano regional de desenvolvimento sustentável e a complementação produtiva. Devem ser objetivos prioritários as ações destinadas à competitividade sistêmica dos setores, tanto em escala nacional, como do bloco regional, a elaboração de planos intersetoriais de indústria, comércio, infra-estrutura e finanças e regimes especiais para o fortalecimento de micro-empresas, pequenas e médias empresas.


2. A geração de emprego decente e trabalho digno como eixo de desenvolvimento


Assim como definiu o GANEmple, uma Estratégia Mercosul de Crescimento do Emprego deve se desenvolver a partir de duas bases conceituais:

1) a articulação de políticas macro, meso e microeconômicas com as trabalhistas, sociais e educativas, com o objetivo de gerar condições de criação de empresas e de emprego digno, e

2) o respeito e cumprimento dos direitos fundamentais do trabalho digno e emprego de qualidade, através de cinco pilares fundamentais (emprego, proteção social, direito ao trabalho, equidade de gênero e diálogo social).

Para a implementação da Estratégia Mercosul de Crescimento do Emprego consideramos imprescindível dotar o Observatorio do Mercado de Trabalho – OMT de recursos humanos e financeiros, para que este tenha efetivas condições de funcionamento e possa desenvolver pesquisas, coleta, análise e difusão de informação sobre o mercado de trabalho no  Mercosul, assim como assessore os países na formulação de planos, na identificação de indicadores nacionais de monitoramento e no desenvolvimento de mecanismos de seguimento.

Consideramos que garantir as condições de funcionamento do OMT será uma demonstração do compromisso de nossos governos com a concretização das medidas propostas pela  Estratégia Mercosul de Crescimento do Emprego.


3. Reforma Institucional


Reiteramos a necessidade de uma maior transparência nos órgãos decisórios do Mercosul e uma reforma integral de nosso bloco para avançar a uma verdadeira integração política. Nesse sentido reclamamos: a criação de uma Comissão de Desenvolvimento Produtivo e de uma Comissão de Desenvolvimento Social, para que as mesmas articulem os debates e  medidas aprovadas pelos distintos espaços de negociação institucional relacionados com as mesmas.


4. Comunidade Sul-americana de Nações


Finalmente queremos apoiar os importantes passos que foram dados para o avanço na conformação da Comunidade Sul-americana de Nações – CSN, que se fortalece com as  decisões de se construir o gasoduto e a constituição de uma comissão política para definir a estrutura da CSN e seus próximos passos.


Mas, assim como sempre defendemos no Mercosul, estamos certos que o projeto de  construir uma associação das Nações da América do Sul tem que se pautar pela democracia e transparência e contemplar a presença e a participação ativa da sociedade. Queremos ser parte ativa desse processo e estaremos presentes em Santa Cruz de la Sierra e esperamos que nas decisões se contemple a adoção de políticas que promovam a integração produtiva e social do continente.


Coordenadora de Centrais Sindicais do Cone Sul

(Argentina -CGT y CTA; Brasil -CUT, CGT y Força Sindical; Chile – CUT; Paraguay – CUT; Uruguay – PIT/CNT)

Governmental Regionalism: Power/ Knowledge and Neoliberal Regional Integration in Asia and Latin America

Shaun Breslina and Richard Higgottb

This paper places the contemporary study of regionalism in historical context. It argues that the study of regionalism has occurred in two waves. The first gathered pace as a sub-field of International Relations from the late 1950s and the second emerged in the context of the globalisation of the late 1980s and the 1990s.
Paper available to the subscribers of Asia Europe Journal

Brendan Donegan

This paper presents a Foucauldian reading of regional integration
projects based on the model of the North American Free Trade Agreement (NAFTA) as part of a strategy for the restructuring of national economies along neoliberal lines. Looking at the cases of the Asia Pacific Economic Cooperation (APEC) and the Free Trade Area of the Americas (FTAA), the focus of the paper is on the roles played by technical ‘experts’ in depoliticising decisions and issue-areas, there understood as a central element of enabling this strategy. Moves toward regional governance can only be considered as a policy option at the national level if it is possible to distinguish ‘technical’ from ‘political’ within the domestic realm: only an area specified as ‘non-political’ – that is, as posing no threat to national sovereignty – can be governed at a regional level through inter-state cooperation. Consequently, a necessary prerequisite for moving towards regional governance of national economic space is the establishment of a hegemonic political rationality that conceptualises the economic as
technical and distinct from the political.

Available at the Millenium Journal of International Studies

America: Incierto eje del sur

Éric Toussaint

(cadtm.org).- Dos grandes tendencias opuestas están en acción a escala internacional. La tendencia actualmente dominante, que opera desde hace 25-30 años, es la continuación de la ofensiva capitalista neoliberal e imperialista. En los últimos años, esta tendencia se manifiesta en el recurso cada vez más frecuente a la guerra imperialista, el aumento del armamento de las grandes potencias, el refuerzo continuado de la apertura comercial de los países dominados, la generalización de las privatizaciones, el ataque sistemático al salario y a los mecanismos de solidaridad colectiva conquistados por los trabajadores. Todo ello es parte del Consenso de Washington.

 

Una tendencia opuesta se viene desarrollando desde fines de los años 90, manifestándose su forma más avanzada (casi) únicamente en Latinoamérica: la elección de presidentes que propugnan la ruptura con el neoliberalismo -ciclo que comenzó con la elección de Hugo Chávez en 1998- o al menos la contención de éste: suspensión del pago de la deuda pública externa a los acreedores privados por Argentina, de diciembre de 2001 a marzo de 2005; comienzo de la recuperación del control estatal de las grandes empresas públicas (PDVSA) y de los recursos naturales (gas natural en Bolivia); fracaso del ALCA; reducción del aislamiento de Cuba… Esta contratendencia sería impensable sin las poderosas movilizaciones populares contra la ofensiva neoliberal, desarrolladas desde los años 80 (febrero de 1989 en Caracas) en diferentes rincones del planeta y que vienen estallando periódicamente. La resistencia que el imperialismo ha encontrado en Iraq, en Palestina, en Afganistán desempeña así mismo un papel fundamental.

Marco económico internacional en el período 2003-2006

La crisis que azotó a Estados Unidos en los años 2000-2001 se superó con una política anticíclica voluntarista de la Reserva Federal que redujo drásticamente el tipo director llevando la tasa de interés casi al nivel cero. El objetivo buscado: evitar que la quiebra de Enron y de Worldcom se extendiera a otras grandes empresas privadas muy endeudadas. La brusca reducción del tipo de interés permitió a las empresas refinanciar su deuda a un coste menor. También a los hogares estadounidenses, cuyo endeudamiento había alcanzado un nivel histórico (130 % de la renta anual). En conjunto, las deudas pública y privada de Estados Unidos supera los 37.000 millardos de dólares. Estados Unidos pudo superar la crisis y recuperó un nivel de crecimiento apoyado en el consumo interno, alimentado y financiado por el exterior. Su recuperación económica tenía lugar mientras el crecimiento de Europa y Japón era muy débil, y desempeñó entonces el papel de locomotora económica mundial en los años 2002-2003. El consumo interno implicaba un fuerte recurso a las importaciones, en particular de productos chinos. China, arrastrada por la locomotora estadounidense en su estela, pudo mantener así una tasa de crecimiento cercana al 10 %. Las necesidades chinas de combustible y materias primas han estimulado el precio de estos productos en el mercado mundial. Según el Banco de Pagos Internacionales (BIS [1]), en el año 2005 «China representó más del 57 % de la demanda suplementaria de aluminio, 60 % de la de cobre y más del 30 % de la de petróleo» [2]. A partir del año 2003, asistimos a un fuerte aumento del precio real del petróleo, de otras materias primas y de ciertos productos agrícolas. Al mismo tiempo, el precio de los productos manufacturados experimentó un alza modesta. Es por esto por lo que vivimos una coyuntura internacional caracterizada por una mejora de los términos de intercambio a favor de los países en desarrollo exportadores de materias primas, de combustibles y de ciertos productos del agro. Esto puso fin a más de veinte años de degradación de los términos de intercambio [3] en detrimento de los PED. En el caso de Latinoamérica, a partir del año 2003 Brasil, Chile, Colombia, Perú y Venezuela se benefician de un fuerte alza de los precios de sus exportaciones [4].

Esta mejora de los términos de intercambio ha provocado un aumento enorme de las reservas de divisas de los PED. Más de 130 de ellos (sobre 165) han aumentado sus reservas. Entre el año 2000 y abril del 2006, las reservas del conjunto de los PED (incluidos los países del ex bloque soviético) se multiplicaron casi por 3, pasando de 973 a 2.679 millardos de dólares [5]. Las reservas de los PED exportadores de petróleo se multiplicaron por 4, pasando de 110 a 443 millardos de dólares. Las de China se multiplicaron por más de 5, pasando de 166 a 875 millardos. Latinoamérica, más modestamente, aumentó sus reservas un 40 % en el mismo período.

El total mundial de las reservas de cambio llegaba en diciembre de 2005, según el BIS, al equivalente de 4.174 millardos de dólares (dos tercios en dólares USA, y el otro tercio en euros, yenes, libras esterlinas y francos suizos), de los cuales, sólo 1.292 millardos estaban en poder de los países más industrializados. Japón atesora 829 millardos [6]. Los PED jamás se han visto en tal situación: disponen de una suma equivalente a más del doble de las reservas de cambio de los países más industrializados (60 % en dólares USA, 29 % en euros y el resto en yenes, libras esterlinas y francos suizos).

El FMI, oficialmente encargado desde su fundación, en 1944, de acudir en ayuda de los países con problemas de balanza de pagos, no dispone más que del equivalente de unos 9 millardos de dólares directamente movilizables. El total de las cuotas representa unos 300 millardos de dólares, pero los 184 miembros aún tienen que poner a disposición del FMI esta suma. Su cartera de préstamos sólo llega a 35 millardos. Es como un enano frente a una veintena de PED. Por otra parte, su situación se agrava debido a que su cartera de préstamos ha disminuido (y en consecuencia, sus ingresos) tras el reembolso anticipado de la deuda de varios países asiáticos, de Brasil y de Argentina, a los que se sumarán pronto México y Uruguay.

Tanto en sentido literal como en sentido figurado, los PED son prestamistas netos con respecto a los países más industrializados. Tanto es así que prestan dinero al Tesoro de Estados Unidos y a los países de Europa occidental comprando sus bonos del Tesoro. Los PED tienen en sus cajas bonos del Tesoro estadounidense por valor de varios centenares de millardos de dólares.

Nota: El Banco Mundial también reconoce que los PED son prestamistas netos con respecto a los países más industrializados. En el informe anual del año 2003 del Banco, titulado Global Development Finance, podemos leer: «Los países en desarrollo, tomados en conjunto, son prestamistas netos respecto de los países desarrollados.» [7] En la edición 2005 del Global Development Finance, página 56, el Banco dice: «Los países en desarrollo son ahora exportadores netos de capitales hacia el resto del mundo.» En la edición de 2006, vuelve sobre el tema: «Los países en desarrollo exportan capitales al resto del mundo, en particular a Estados Unidos.» [8].

Nada demuestra mejor la futilidad de la teoría dominante en el tema del desarrollo que este reconocimiento. En efecto, según esta teoría, uno de los principales obstáculos al desarrollo en el Sur [9] es la insuficiencia de capitales. Y para poder desarrollarse, los PED deben buscar en otra parte los capitales suplementarios que necesitan. Tienen que endeudarse para atraer capitales extranjeros.

La política actual en materia de reservas de cambio es, en muchos aspectos, absurda, debido a que se adapta a la ortodoxia de las instituciones financieras internacionales. En lugar de utilizar una parte importante de sus reservas de divisas en gastos de inversión y en gastos corrientes (en los ámbitos de la educación y la salud, por ejemplo), los gobiernos de los PED las emplean para reembolsar su deuda o las prestan al Tesoro estadounidense o a los de los países de Europa occidental. Pero esto no es todo, los gobiernos de los PED usan las reservas de divisas como garantía de pago futuro y contraen nuevas deudas con bancos privados extranjeros o en los mercados financieros. Es absurdo desde el punto de vista del interés general. Otra política igualmente absurda desde el punto de vista de la nación: para prevenir un efecto inflacionista relacionado con el alto nivel de reservas de divisas, el Tesoro público de los PED se endeuda con bancos locales a fin de retirar de circulación el exceso de moneda.

Volvamos a la diferentes acciones antes mencionadas.

2.a. Pago anticipado al FMI A finales del año 2005-principios del 2006, Argentina saldó de forma anticipada su deuda con el FMI, utilizando una parte de sus reservas de cambio. Perfectamente, ajustada a derecho, podría haber cuestionado las sumas adeudadas al FMI, pues éste es responsable de una serie de acciones que perjudicaron a los ciudadanos argentinos y a la economía del país. El FMI apoyó activamente la dictadura argentina de 1976 a 1983, que cometió de forma sistemática crímenes contra la humanidad y que endeudó profundamente al país aplicando un modelo económico contrario a los intereses de la nación. Después, el FMI exigió al régimen constitucional que sucedió a la dictadura militar el pago de la deuda odiosa contraída por la junta militar. A continuación, le dictó al país unas políticas económicas que causaron nuevos perjuicios a la nación, que aún perduran. Argentina tenía todo el derecho de rechazar la continuidad de los pagos de la deuda al FMI. Lo mismo se podría decir del pago anticipado de la deuda al FMI efectuado por Brasil. Utilizando una parte de sus reservas para reembolsar al FMI, Argentina y Brasil han malgastado una parte de sus recursos, que se podrían haber empleado con fines más útiles y más honorables. Una de las razones expuestas por estos gobiernos para el pago anticipado al FMI fue la voluntad de recuperar su libertad de acción. Pero hay que destacar que después del reembolso mantienen una orientación económica que es apoyada por el FMI. Por ejemplo, no restablecieron el control sobre los movimientos de capitales ni el control de cambios.

2.b. Préstamos al gobierno de Estados Unidos vía la compra de bonos del Tesoro La mayor parte de los PED compra bonos del Tesoro estadounidense. No conocemos las suma exactas, pero éstas representan varios centenares de millardos de dólares prestados al gobierno de Estados Unidos. El argumento más común es que estos bonos tienen mucha liquidez, es decir, que se los puede vender fácil y rápidamente. Se agrega, por lo general, que no tienen riesgo, pues es inimaginable que el Tesoro estadounidense caiga en default a corto o a largo término. Lo cierto es que los PED contribuyen así a sostener la potencia del imperio americano. Los PED ponen en manos del amo el garrote que emplea para apalearlos y expoliarlos. En efecto, Estados Unidos tiene una necesidad vital de financiación externa para cubrir sus enormes déficit y mantener su poderío militar, comercial y financiero. Si se vieran privados de una parte significativa de los préstamos de los PED, su predominio se debilitaría. Digamos también que los que apoyan la compra de bonos del Tesoro USA omiten casi siempre reconocer que la cotización del dólar evoluciona a la baja. Los bonos son remunerados con dólares devaluados. Anotemos así mismo que la compra de bonos del Tesoro de los países europeos, si bien constituyen un mal menor, no representa de ninguna manera una alternativa. Es mucho mejor gastar productivamente los excedentes de reserva o bien depositarlos en común en un banco del Sur.

2.c. La continuidad del endeudamiento público El depósito de las reservas como bonos del Tesoro estadounidense (o de cualquier otro Tesoro) generalmente tiene como contrapartida nuevos préstamos. Esto puede parecer paradójico, pero en realidad las cosas son así. Por una parte, las reservas de divisas se colocan en parte como bonos del Tesoro; por otra, los poderes públicos toman préstamos en el mercado interno o en el mercado internacional a fin de reembolsar la deuda pública. En todos los casos, la remuneración de las reservas colocadas en bonos del Tesoro extranjeros es inferior al interés pagado por estos préstamos. O sea, una pérdida para el Tesoro del país en cuestión. ¡Un monto importante de reservas en las cajas del Banco Central a menudo lleva a éste a endeudarse! Explicación: Los capitales extranjeros que ingresan masivamente en forma de divisas se encuentran a menudo en manos de agentes residentes, que los cambiarán en sus bancos por moneda nacional (MN), lo que se traduce así en un aumento acrecentado de la cantidad de MN en circulación, lo cual es una fuente potencial de inflación. Para evitar esto, las autoridades monetarias (el Banco Central, BC) realizan operaciones de esterilización de estas reservas a fin de evitar que el flujo de divisas se convierta en MN. En grandes líneas, hay dos posibilidades: 1. El BC decide aumentar la tasa de reservas obligatoria (reserve assets) del sistema bancario, lo que ocasiona un coste suplementario a los bancos, que por supuesto repercutirán sobre las tasa de interés de sus créditos. Esto encarece el crédito y debería reducir el ritmo de creación de moneda (pues cada vez que hay un crédito, hay creación de moneda, lo mismo que cada vez que hay un reembolso de crédito, hay «destrucción» de moneda). 2. El BC realiza operaciones de open-market, es decir, emite títulos cuya venta deberá permitirle recuperar MN, que de este modo sale de circulación y con ello se limita el riesgo de inflación. El problema de esta esterilización es que el BC tiene por un lado reservas de cambio que coloca en el mercado nacional de capitales (que le reportan un interés t1) y por otro lado paga por los título que emite una remuneración t2, que es mayor que t1, pues la prima de riesgo es mayor en el mercado interno de un PED que en el mercado internacional. Por eso, para controlar la inflación, así como su tipo de cambio (que depende también del régimen de cambio, tipo fijo, currency board o flexible), el BC, y por ende el Estado, se ve obligado a endeudarse para financiar esta diferencia de tasas. Es el resultado combinado de una política monetaria cuyo objetivo principal es la lucha contra la inflación (según una perspectiva liberal bien conocida) y de una política económica general, que limita la intervención del Estado en la actividad productiva y que considera que los gastos sociales son improductivos (y generadores de inflación). Una aplastante mayoría de gobiernos da prioridad a esta política, y se asiste a un aumento de las deudas públicas internas como contrapeso de un nivel alto de las reservas de cambio. [10] Esto es así para China y también para los países de Latinoamérica.

En vez de acumular montañas de reservas de cambio, especialmente para protegerse de los ataques especulativos, los gobiernos de los PED deberían: 1 tomar medidas de control de los movimientos de capitales y de divisas (mucho más eficaces como protección contra un ataque especulativo y para combatir la fuga de capitales); 2 dedicar una parte importante de las reservas a las inversiones productivas en la industria, la agricultura (reforma agraria y desarrollo de la soberanía alimentaria), en las infraestructuras, en la protección ambiental, en la renovación urbana (reforma urbana, construcción/renovación de viviendas), en servicios de salud, y de educación, en cultura, en la seguridad social…; 3 poner en común una parte de las reservas para constituir uno o más organismos financieros internacionales (Banco del Sur, Fondo Monetario del Sur) ; 4 constituir un frente de los países endeudados en favor del no pago; 5 constituir o reforzar carteles de países productores de bienes básicos; 6 desarrollar los acuerdos de intercambio compensado puestos en práctica entre Venezuela, Cuba y Bolivia.

Es lo que vamos a desarrollar en las dos partes siguientes.

Alternativas potenciales

Volvamos a la coyuntura favorable a los PED en el año 2006. Como ya hemos visto, la situación es favorable por varias razones:
– Un número significativo de estos países dispone de un nivel de reservas internacionales nunca alcanzado hasta hoy, mientras Estados Unidos y Europa occidental se encuentran en un nivel históricamente bajo de reservas;
– los términos de intercambio les son favorables;
– la mayor parte de los PED tienen un saldo positivo de cuenta corriente;
– el FMI se encuentra momentáneamente debilitado. Podemos agregar que la tasa de crecimiento medio de los PED ha sido el doble de la tasa de crecimiento medio de los países más industrializados. En cuanto a las primas de riesgo país pagadas por los PED, éstas han alcanzado un nivel históricamente bajo.

En el plano político, en muchos países la izquierda ha progresado: victoria de Evo Morales en las presidenciales del año 2005 en Bolivia, avance importante de la izquierda en las elecciones de la India y de México. En el plano militar, Washington y sus aliados están empantanados en Iraq y en Afganistán, lo que les dificulta una intervención terrestre directa contra otro país. En el plano de los acuerdos multilaterales favorables a las grandes potencias, el ALCA ha sido abandonado en el año 2005 y las negociaciones en el seno de OMC sobre la agenda de Doha están bloqueadas (al menos por el momento).

En tal panorama, potencialmente es posible poner en práctica una estrategia alternativa: Si los gobiernos de los PED quisieran cuestionar el pago de la deuda pública, estarían en la mejor posición para hacerlo, porque tienen con qué afrontar las amenazas de represalias de los acreedores multilaterales, bilaterales o privados. El nivel de sus reservas les asegura un enorme margen de maniobra. Si Argentina pudo hacer frente, ella sola, a los acreedores privados (que reclamaban la continuación del pago de una deuda de unos 100 millardos de euros) entre finales del año 2001 y principios del 2005 y obtener unas concesiones significativas, podemos imaginar fácilmente la fuerza que tendría un frente de varios países. Es el momento de poner en marcha auditorías de la deuda. Un frente de países que digan no al pago de la deuda también podría llevar adelante la exigencia del pago de la deuda histórica y de la deuda ecológica contraídas por los países más industrializados. La opinión pública mundial y los movimientos sociales estarían en gran medida de acuerdo con la adopción de una actitud legítima y digna por los gobiernos del Sur. Así mismo, los gobiernos del Sur podrían tomar la iniciativa de crear un Banco del Sur y un Fondo Monetario del Sur (ver más adelante). Podrían retirarse del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, organismos totalmente dominados por unas pocas grandes potencias muy industrializadas. Podrían poner en marcha una estrategia de estabilización de los precios de las materias primas y de los productos agrícolas básicos fundando carteles de países productores y reforzando la OPEP. Podrían crear o reforzar grupos regionales del Sur y, por qué no, dotarse de una moneda común. Podrían reintroducir un control de los movimientos de capitales y del cambio. Podrían retomar el control de los recursos naturales de cada país. Podrían desarrollar, en el plano de la educación, de la cultura, de la investigación (en especial en materia de salud) unas políticas públicas audaces con medios financieros suficientes. Inspirándose en los acuerdos de intercambio de Venezuela, Cuba y Bolivia, podrían generalizar las nuevas formas de «intercambio compensado» (petróleo a cambio de servicios de salud y de educación, por ejemplo), Una estrategia como ésta implicaría dar la prioridad a una redistribución radical de la riqueza, tanto en el seno de los PED como entre el Norte y el Sur del planeta. El contenido social de una estrategia alternativa es fundamental. Es necesario darle un contenido socialista so pena de caer en una caricatura de alternativa. El contenido socialista no tiene nada que ver con una mera política de reducción de la pobreza, el desarrollo de medidas de asistencia pública y una vaga humanización del capitalismo. El contenido socialista implica reformas estructurales profundas, comenzando por un replanteo de la propiedad privada de los grandes medios de producción, de los recursos naturales y de todos los bienes comunes. Parafraseando al Che [11]: Alternativa socialista o caricatura de alternativa. La alternativa debe tener también una dimensión esencial de emancipación de la mujer por la realización de una verdadera igualdad entre los sexos.

El Banco del Sur y el Fondo Monetario del Sur

Se ha de adoptar una primera opción: crear una institución o dos. Si se crean dos, se tendrá una banco, cuya función será financiar el desarrollo, y un fondo monetario cuya finalidad será esencialmente proteger a los países contra los ataques especulativos y ayudarlos cuando tengan problemas de liquidez para realizar sus intercambios. También se puede poner en manos de una única institución estas grandes funciones.

El Banco del Sur tendrá como objetivos, en particular, romper la dependencia de los países periféricos del mercado financiero internacional, canalizar la capacidad propia de ahorro, detener la fuga de capitales, canalizar los recursos centrales a las prioridades de un desarrollo económico y social independiente, cambiar las prioridades de inversión, etc.

Se trata de un banco público alternativo al BID y al Banco Mundial.

El Banco del Sur podrá otorgar créditos con o sin interés, así como proporcionar ayuda no reintegrable a través de donaciones. Estará financiado principalmente por los aportes de sus países miembros en forma de cuotas y de donaciones. También se puede imaginar ingresos fiscales mediante impuestos regionales/internacionales.

Los destinatarios prioritarios de los créditos y donaciones deben ser entes públicos (Estado, provincia, municipio, empresas públicas de producción o de servicios). Hay que definir con claridad los agentes privados que pueden recibir créditos y donaciones del Banco, a fin de excluir aquellos cuya actividad sirva para reforzar al gran capital. La historia de los últimos dos siglos está llena de bancos públicos y populares que en esencia han servido para apoyar la acumulación capitalista, sin ningún beneficio real para el pueblo.

El Banco del Sur no puede estar disociado del problema de la deuda. Hay que evitar que su actividad sirva para mantener la gestión de la deuda pública en beneficio del capital financiero.

Otro aspecto importante es la necesidad de un control popular y democrático, en línea también con lo reclamado para las auditorías de la deuda. La participación activa de los parlamentos en el control de la actividad del Banco debe ser estimulada.

Las líneas precedentes no constituyen más que algunas pistas, que requieren una elaboración colectiva y rigurosa.

Perspectivas futuras de la economía

Mejorar los términos de intercambio para los países exportadores de productos básicos no es del agrado de los países más industrializados, por razones tanto económicas como políticas, porque esta situación estimula las iniciativas de los países del Sur. Por las mismas razones, el nivel de reservas acumuladas por los países del Sur produce inquietud en las capitales de los países más industrializados, así como en los consejos de administración de las grandes transnacionales. La decisiones tomadas por los gobiernos de los países más industrializados se dirigen a la modificación de la situación a su favor. Por otra parte, el ciclo económico sigue su propia lógica (ver más adelante). La falta de voluntad de los gobiernos de la Periferia hace correr el riesgo de hacerles perder una oportunidad histórica.

Los Bancos Centrales de los tres grandes polos de la economía de los países más industrializados aumentan su tipo director en términos de tasas de interés. Es el caso de la Reserva Federal estadounidense y del Banco Central Europeo desde el año 2004. Es también el caso de Japón desde principios del año 2006. Una parte importante de los capitales flotantes que habían migrado hacia los países del Sur entre los años 2002 y 2006, en búsqueda de rendimientos superiores a los que ofrecían los países del Norte, toma el camino de regreso. La caída de las Bolsas de los países emergentes en mayo del 2006 es posiblemente un signo premonitorio. Para la Reserva Federal es vital atraer más capitales hacia Estados Unidos para intentar cubrir su enorme déficit comercial. Un flujo continuo de capitales es una necesidad de primer orden, por lo cual aumenta el tipo de interés, a fin de ofrecer a los inversores extranjeros un rendimiento satisfactorio. Esto es tanto más necesario cuando la cotización del dólar baja, sobre todo frente al euro y el yen, y los tipos de interés suben en la zona euro, en Ingletera y en Japón. Es posible que el aumento en curso de los tipos de interés alcance un techo y se mantenga en ese valor. En efecto, las autoridades estadounidenses saben muy bien que si aumentan demasiado el tipo de interés corren el riesgo de provocar el estallido de la burbuja de la especulación inmobiliaria y una drástica caída del consumo de las familias, dado que éstas están muy endeudadas. Un aumento excesivo del coste del dinero también tiene el peligro de poner en serias dificultades a las grandes empresas estadounidenses, comenzando por las automotrices y la aviación. De todos modos, aun si los tipos de interés en el Norte no aumentan con tanta fuerza en el último trimestre del año 2006, ya han alcanzado un nivel suficientemente alto para atraer una parte de los capitales que habían emigrado al Sur en el curso de los últimos años.

En cuanto a la evolución de los productos básicos, ésta depende, evidentemente, del nivel de la actividad económica. Hay que ser prudente con las previsiones de crecimiento para los años 2007-2008. No hay que excluir una reducción del crecimiento en Estados Unidos. Si esto ocurre, habrá que prever cómo se comportará el crecimiento en Europa occidental y en Japón. Si también se reduce en estas dos regiones, hay que prever una disminución de las ventas de materias primas y de sus precios, a menos que la actividad de China se mantenga durante un período prolongado, lo que sería asombroso.

Manifiestamente, China pasa por un período de sobreinversión. La tasa de rentabilidad es por lo general bastante baja. Su actividad depende en gran medida de sus exportaciones. El consumo de las familias chinas aumenta, pero sobre todo es una pequeña minoría la que se beneficia. En resumen, el mercado interno difícilmente puede reemplazar al mercado exterior como salida de la producción del país, a menos que las autoridades chinas den un giro radical en cuanto al modelo de desarrollo (aumento de salarios, refuerzo substancial del mercado interno, búsqueda de una verdadera cooperación constructiva con otros países del Sur). Todo esto parece poco probable. Lamentablemente. Las luchas emprendidas por los trabajadores chinos, que quieren mejoras de los salarios, de las condiciones de trabajo y el derecho a la organización colectiva, objetivamente van en la dirección de un cambio radical del modelo de desarrollo, pero no se ve cómo podrían lograrlo a corto plazo.

También existe el riesgo de que la evolución vaya en sentido contrario. Me explico: si la actividad económica disminuye en Estados Unidos, sin ser compensada por un crecimiento suficientemente fuerte de Europa y Japón, la actividad de China con seguridad decaerá. Dado que la tasa de rentabilidad es baja y que el nivel de endeudamiento de las empresas es bastante elevado, es probable que una caída de la actividad provoque reducciones importantes de personal así como la quiebra de empresas. Semejante situación no será por cierto favorable al desarrollo de las luchas de los trabajadores chinos.

Lo que acabo de describir es en gran medida hipotético, y no he precisado el factor tiempo: la evolución se puede extender durante varios años. Las variables que entran en juego son numerosas.

Citemos, por ejemplo: ¿Qué pasará con los precios del gas y del petróleo? ¿Qué hará la OPEP? Mi impresión es que el precio seguirá siendo alto, lo cual está bien.

¿Qué pasará con los otros productos básicos? El precio de algunos de ellos es tal que asistimos a un fenómeno clásico en el plano de la evolución de la economía capitalista: unas minas que ya no eran rentables vuelven a ser explotadas. Algunas al precio de unas inversiones bastante altas. Hay sobreinversión. Esto acarreará un aumento importante de la oferta, que superará la demanda, lo que causará una caída de los precios y quiebras empresariales. ¿Qué es lo que puede impedirlo? 1. Bien la aceleración del crecimiento económico, 2. o bien la organización de un cartel de países productores, que planifique la producción y limite su aumento, de tal manera que se estabilicen los precios en un nivel adecuado. Esto nos lleva a la urgencia de una alternativa. Si los gobiernos de los países del Sur no se ponen en conjunto a la altura del desafío, la situación evolucionará desfavorablemente. Es de temer que esto se produzca.

Esto que acabamos de ver puede ocurrir igualmente con el precio del petróleo y del gas. Si alguna vez se produce una caída, sería un desastre para muchos países del Sur.

Volvamos a la variable «reembolso de la deuda». Desde 2003-2004, la mayor parte de los PED de ingresos medios ya no tienen dificultades para pagar la deuda. Es la consecuencia de diversos factores coyunturales: Aumento de la entrada de divisas gracias al alto precio de los productos básicos que exportan y al ingreso de capitales flotantes en búsqueda de rentabilidad a corto término, especialmente en las Bolsas de los países emergentes; tasas de interés relativamente bajas; primas de riesgo país extremadamente bajas en los años 2004, 2005, 2006. Todo esto puede cambiar en un año o en unos pocos años. Los ingresos de divisas pueden diminuir y el nivel de las reservas puede bajar, los tipos de interés al alza en el Norte pueden aumentar el servicio de la deuda de préstamos contratados a interés variable, el coste de los nuevos préstamos para refinanciar deudas anteriores aumentará pues se aplicará un tipo de interés más alto, las primas de riesgo país pueden volver a subir. Un número significativo de PED corre el riesgo de encontrarse en la situación de la cigarra de la fábula de Lafontaine. Al final del verano, cuando el ambiente económico se deteriore, podrían encontrarse en dificultades de pago y sus reservas de cambio podrían fundirse como la nieve bajo el sol. Es un argumento suplementario para poner en marcha una política alternativa, formando un frente de países endeudados para no pagar la deuda (ver puntos 3 y 4). Antes de llegar a las conclusiones, quiero presentar aún algunas impresiones e informaciones adicionales:

5.1. Desde hace una veintena de años, Estados Unidos ha logrado superar cada vez su crisis aplicando una política muy intervencionista y haciendo pagar a las otras economías una parte del precio de la salida de la crisis. No olvidemos que la clase obrera estadounidense también ha pagado los gastos (por ejemplo, con despidos masivos en los años 2001-2002, con una fuerte precarización laboral y el crecimiento del número de working poors, con la reducción del salario real y de su parte en la renta nacional). De todos modos, la economía de Estados Unidos no está saneada, desde el punto de vista capitalista (tasa de crecimiento relativamente débil, tasa de beneficios relativamente baja…): tendrá que aplicarse una purga más profunda, lo que significará una desvalorización/destrucción del capital (un número importante de quiebras) ¿Cuándo le tocará la purga? Nadie puede predecir razonablemente una fecha, pero será muy difícil evitarla, desde el punto de vista de la propia lógica capitalista. Aclaro que una purga no es sinónimo de derrumbe. Al contrario, es quizás el mejor mecanismo que el capitalismo tiene a su disposición para recuperar una tasa duradera de beneficios elevados y un fuerte crecimiento.

5.2. La deuda pública interna de los PED experimentó un gran aumentó en estos últimos tres años, en cifras absolutas. Este aumento es particularmente fuerte e inquietante en un gran número de países de renta media. Según el Banco Mundial, la deuda pública interna de los PED pasó de 1.300 millardos de dólares en 1997 a 3.500 millardos de dólares en septiembre de 2005. [12]

5.3. Los bancos privados del Norte, después de haber cortado los préstamos a los PED en los años 2001-2002, los reanudaron progresivamente a partir del 2003. En el 2005, los préstamos aumentaron un 74 % con respecto al 2004. Así, se firmaron 1.261 contratos de préstamos, principalmente en el sector del petróleo y el gas.

5.4. En el año 2005, unos cuarenta PED emitieron nuevos títulos de la deuda pública en los mercados financieros internacionales. Los títulos emitidos por diez de ellos (Brasil, China, Hungría, India, Indonesia, México, Polonia, Rusia, Turquía y Venezuela) representan el 69 % del total emitido por los cuarenta. Dicho sea de paso, la emisión de títulos extendidos en euros ha tenido un fuerte aumento en el nivel mundial en estos últimos años. En el año 2000, los títulos emitidos en euros representaban el 29,8 % del stock de títulos, mientras que en el 2005 representaban el 45,4 %. Los títulos en dólares, que en el 2000 representaban el 51,9 %, en el 2005 sólo llegaban al 38,9 %. [13]

5.5. Una gran parte de la inversión directa en el extranjero, en el año 2005 estuvo relacionada con privatizaciones/adquisiciones/fusiones, que no crearon ningún empleo suplementario. Y en ciertos casos hubo destrucción de valor y de empleo.

5.6. En los últimos años, se lanzó al mercado un nuevo tipo de productos derivados. Se trata de los Credit Default Swaps. El comprador de bonos emitidos por empresas o por Estados paga un seguro contra el riesgo de no pago. Este mercado, que literalmente ha eclosionado en estos años a escala mundial, representa un valor nocional o virtual de 7.300 millardos de dólares, de los cuales menos del 5 % concierne a los PED. Según el Banco Mundial y la prensa financiera especializada, es difícil medir la solidez de este tipo de producto derivado. En caso de generalización de las dificultades de pago de la deuda, les resultará difícil a los aseguradores mantener su compromiso sin peligro de quiebra. [14]

5.7. Los inversores institucionales, en particular los fondos de pensiones de los países más industrializados, realizan inversiones financieras por una suma de 46.000 millardos de dólares (o sea, una cantidad muy superior a la suma de todo el producto anual bruto del planeta), de los cuales, 20.700 millardos son controlados por sociedades de Estados Unidos. [15] Basta con que dediquen una fracción ínfima de estas inversiones a la compra de acciones en las Bolsa de los países emergentes o de divisas para hacer aumentar su valor (es lo que pasó en el año 2005). Basta que esta misma fracción ínfima sea retirada para provocar una caída de la Bolsa, en São Paulo o en Mumbai (es lo que pasó en mayo del 2005) o de la moneda de Tailandia o Argentina. Si los gobiernos no toman medidas para controlar las entradas y salidas de capitales, así como los cambios de moneda, se encuentra a merced de ataques especulativos de una amplitud similar a los de la segunda mitad de los años 90.

5.8. Los capitalistas del Sur aumentaron la salida de capitales en el año 2005. Mientras que las salidas representaban 172 millardos de dólares en el año 2004, han trepado a 318 millardos en el 2005. [16]

5.9. En el curso de los últimos años, los flujos Sur-Sur los desarrollaron principalmente firmas capitalistas del Sur. Por ejemplo, los flujos de inversiones extranjeras entre países del Sur pasaron de 14 millardos de dólares en 1995 a 47 millardos en el 2003. En ese año, los flujos de inversiones Sur-Sur representaron el 36,6 % del flujo total de inversiones extranjeras que tomaron rumbo al Sur. Los préstamos de los bancos privados del Sur a otros países y empresas del Sur pasaron de 0,7 millardos de dólares en 1985 a 6,2 millardos en el 2005. Por primera vez en su historia, el Banco Mundial dedicó en 2006 un capítulo entero del informe anual Global Development Finance a los flujos de capitales Sur-Sur. [17] Este punto merecería una contribución específica. Los flujos Sur-Sur (con algunas excepciones relacionadas con iniciativas tomadas por Venezuela) siguen al pie de la letra la lógica de la mundialización capitalista. Unas firmas chinas hacen grandes inversiones en África y en Latinoamérica para asegurarse el control de las fuentes de materia prima. Es también lo que hace Petrobras en Bolivia, en Nigeria y en Angola. Otro tanto las firmas rusas. El Banco Mundial propone a los gobiernos del Sur que reciclen una parte de sus enormes reservas de cambio prestando a inversores privados locales. O sea, el propio Banco Mundial está a la ofensiva en el tema del Banco del Sur dándole un contenido conforme al refuerzo del capitalismo a escala planetaria. En vez de proponer a los poderes públicos del Sur que se doten de instrumentos públicos Sur-Sur para financiar sus necesidades (y las de su pueblo, prioritarias), el Banco Mundial les propone que confíen sus reservas al gran capital privado del Sur. Esto no necesita comentario, pero nos lleva al contenido del proyecto de Banco del Sur tal como se ha desarrollado en la parte 4 de este texto.

Conclusiones

Una nueva ocasión histórica se presenta a los pueblos y a los gobiernos de los llamados países en desarrollo de tomar una iniciativa emancipadora de alcance internacional. La coyuntura económica favorable a unos cambios profundos no se prolongará. La inacción o los errores de estrategia conducirán a una situación desfavorable. Si no se aprovecha la ocasión (y es muy probable que no se haga), la historia proseguirá su curso y los pueblos lucharán en condiciones aún más difíciles que las actuales. El combate continuará y frente a la política cínica de sus gobiernos, tendrán que radicalizarse y ponerse a la cabeza de la emancipación, sin Dios ni Supremo Salvador. Esto se llama revolución.

Notas:

[1] Bank for Internacional Settlements, http://www.bis.org/

[2] BIS, Informe anual 2006, p. 45

[3] Hubo degradación de los términos de intercambio de los países en desarrollo en el curso de los años 50 y 60. Siguió una mejora en los años 70. A partir del contrachoque petrolero de 1981 hasta el 2003, se ha asistido a una nueva degradación de los términos de intercambio.

[4] BIS, 2006, p. 44

[5] 1 millardo = 1.000.000.000

[6] BIS, 2006, p. 88

[7] «Developping countries, in aggregate, were net lenders to developed countries», World Bank, Global Development Finance 2003, p. 13.

[8] World Bank, GDF 2006, p. 139

[9] Para una crítica, ver Eric Toussaint, «Las ideas del Banco en materia de desarrollo», Banco Mundial, el golpe de Estado permanente, cap. 10.

[10] World Bank, Global Development Finance 2006, p. 154

[11] Revolución socialista o caricatura de revolución.

[12] World Bank, Global Development Finance 2006, p. 44.

[13] World Bank, Ibid, p. 59.

[14] World Bank, Ibid, p. 62.

[15] World Bank, Ibid, p. 53.

[16] World Bank, Ibid, p. 151.

[17] World Bank, Ibid, cap. 4, pp. 107-136

Documento preliminar preparado para el seminario de l’Observatorio Internacional de la Deuda, Caracas, 22-24 de septiembre de 2006.


por Paulino Núñez

Comentarios sobre la base de las recomendaciones del Comunicado Final del reciente Primer Simposio Internacional sobre deuda, ahorro y mecanismos financieros alternativos para América Latina, organizado por el CIM, el CADTM, el OID y Jubileo SUR (Caracas, 22-24 septiembre 2006).


Algunas premisas (Aportadas por el Simposio)

- El mundo desarrollado -eminentemente capitalista e imperialista – requiere de nuestras materias primas y energía para su supervivencia; no queremos negárselas, sino usarlas prioritariamente para nuestro propio desarrollo, y transarlas con terceros bajo nuestros propios términos;

- Nuestras deudas con los países centrales fueron generadas mediante manipulación, corrupción y extorsión; en general, son deudas “odiosas”. No somos deudores, sino acreedores. Este problema deberá de ser atacado a nivel regional, o mediante de un grupo de supuestos deudores suficientemente fuerte para poder asustar e imponerles condiciones a los actuales – falsos – acreedores;

- Como lo muestra fehaciente e incontrovertiblemente el caso Venezuela, lo importante en términos financieros y monetarios, es la defensa de nuestro ahorro, no los préstamos foráneos ni la inversión extranjera, generalmente especulativa y de oportunidad egoísta;

  • Ninguna economía modesta puede defender su ahorro bajo las reglas del juego imperantes de libre cambio generalizado, plena flexibilidad desregulada del mercado financiero y normas de comportamiento voluntario dictadas y reguladas por los mismos transgresores. Para poder defender su ahorro, las economías pequeñas y modestas tienen que ejercer su soberanía financiera imponiendo controles a los movimientos de capitales. Tal proceder también nos protege contra ataques especulativos contra nuestras monedas. (Esto incluye a economías medianas y grandes; aun, a economías regionales penetradas por la banca extranjera). En un acuerdo de integración regional en desarrollo, del que el banco propuesto es el embrión, la libre convertibilidad de las distintas monedas nacionales, deberá restringirse a los límites de la Región, al menos durante sus primeros años de existencia – caso europeo -, de este modo, la creación del Fondo (del SUR) no será necesaria mientras no haya libre convertibilidad generalizada con terceros países;

- La Deuda Interna ha dejado de cumplir su función económica clásica, debido a su “externalización” mediante emisiones con doble denominación, más la presencia en nuestros mercados de grandes bancos transnacionales con enorme participación relativa en ellos;

- Para la exportación subrepticia de nuestro ahorro, los bancos y el sector financiero en general, se valen de “puertas traseras”, típicamente empresas nacionales cotizadas en bolsas del exterior, y exportaciones inadecuadamente controladas en el ingreso de las divisas correspondientes.

- El “Intercambio Compensado” – modelo Venezuela-Cuba-Bolivia, tiene serias limitaciones cuando aplicado a la Región, por cuanto en la mayoría de los países, la producción es controlada por el sector privado (podría servir relativamente en el sector energético). Tal “Intercambio Compensado” podría limitarse a las transacciones de Gobierno-a-Gobierno. Para las transacciones generales de la economía, éstas podrían llevarse a cabo – temporalmente – en base a pagos en las distintas monedas nacionales de los compradores, actuando BANSUR como Administrador de Flujos y Saldos (“Compensación Monetaria”), cobrando y pagando intereses modestos sobre los respectivos saldos, o cancelándolos periódicamente a los países del caso en sus propias monedas, o en los equivalentes respectivos de sus monedas regionales disponibles. Eventualmente, llegaremos a la creación de la moneda única regional, el “BS” (Bolívar Sur)… (En cierto momento de desarrollo y maduración de nuestra integración).

- En razón de la actual diversidad política de los gobiernos de la Región, se propone que, sobre tales bases, BANSUR sea fundado por el pequeño grupo de países actualmente persuadidos por la idea (Bolivia, Cuba, Venezuela – más los países con gobiernos socialistas del Caribe y las Guayanas – Cuestión de honor y conciencia…: Haití) sin mayor demora, inicialmente con un capital mixto expresado en las monedas correspondientes a los aportes de los países fundadores (o, para simplificación, en su equivalente en una de las monedas de los socios fundadores). Luego, gradualmente, se irían integrando los países hermanos que así lo decidieran (Tal como se planteó en el establecimiento de TELESUR, una realidad en evolución). Este planteamiento – realista y de desarrollo gradual hacia el gran proyecto ideal -, nos desliga naturalmente de las actuales instituciones multilaterales – BM, FMI y OMC – en todo lo atinente a nuestras relaciones económicas, monetarias y financieras con nuestros socios en BANSUR, pero no toca – por ahora – nuestras relaciones con ellas en lo relativo a nuestros negocios con el resto del mundo, lo que cambiará cuando nuestra Región esté mayoritariamente en BANSUR y llegue el momento de constituir del fondo… “FONSUR”(¿?).

Satisfecho el capítulo de “premisas”, pasamos entonces a responder el cuestionario del Centro internacional Miranda:

¿Cuáles son las características diferenciadores que debe tener el Banco del Sur en relación a otros organismos de crédito multilaterales?

- Ser prioritariamente NuestrAmericano, pero abierto a la participación asociativa en él de otros PED con similar problemática socio-económica – y, deseablemente, similares percepciones de desarrollo político -, de desarrollo gradual hacia el Banco Central del Sur; hasta tanto, totalmente desligado de las actuales instituciones multilaterales existentes, salvo las jurisdiccionalmente pertenecientes a la ONU (vg. CEPAL).
- Estimular y facilitar el intercambio entre sus países socios, inicialmente, en base a “pagos compensados” en sus propios monedas respectivas.
- Estimular valores superiores (humanistas, patrióticos – de la patria Grande – y socialistas) en el intercambio entre sus países socios y sus respectivos agentes de intercambio, promoviendo la preeminencia del “valor de uso” en sus transacciones.
- Promover tales valores entre los PED como condiciones deseables para su asociación en BANSUR.
- Actuar como agencia de administración y compensación del intercambio entre sus socios.
- Promover la integración gradual de nuestra Región mediante la inclusión, en condición de socios, de todos los países, pueblos, naciones y gobiernos de Abya Yala.

¿Cuales debe ser su relación con otras entidades financieras regionales?

- Limitar su relación y cooperación constructiva a aquellas que NO estén jurisdiccionalmente adscritas al BM, FMI y OCDE;

- Cooperar constructivamente con las estrictamente regionales sin vínculos obligantes con las multilaterales, tratando en lo posible de atraerlas – en influenciar a sus países socios – hacia los planteamientos de desarrollo de BANSUR.

- Establecer mecanismo de cooperación con ellas – sólo las selectivamente indicadas – para el financiamiento de proyectos regionales de beneficio contemporáneo a varios de nuestros países y, sinérgicamente, a toda nuestra Región.

- Intercambiar con ellas – sólo las afines -, técnicas, tecnologías y mecanismos de financiamiento de grandes proyectos socio-económicos.

¿Que alternativas de capitalización/captación de recursos debería contar?

- Capitalización: Inicialmente, como ya indicado, sólo los recursos aportados por sus países socios fundadores e sus propias monedas respectivas.

- Financiación: En primer término, sus propios mercados – públicos y privados -(emisiones populares de deuda dirigidas a cajas de ahorros de empresas, sindicatos, etc.); en segundo término, los Bancos Centrales y Fondos de Desarrollo (tipo FONDEM) de sus propios socios; en tercer lugar, los mercados financieros – NO bancos extranjeros establecidos en ellos – de la Región y en última instancia, los mercados financieros internacionales, procurando buscar negociación directa con Programas de Asistencia exterior; Fondos de Pensiones de Sindicatos afines, etc. Como última instancia, los mercados financieros abiertos, evitando la banca y los “shark-funds”.

¿Con que moneda debería contar el Banco de Sur?

- Inicialmente, con las monedas de sus socios (más un pequeño fondo en divisas para el pago de servicios internacionales contratados); a su madurez, con la moneda regional que sea creada. (El ¿BS?)

¿Cuales tendrían que ser sus políticas, condiciones y prioridades para el otorgamiento de créditos/garantías?

- Cuando se trate del Sector Privado: como políticas y prioridades: Inicialmente, proyectos públicos de infraestructura e inversión social, para irse ampliando gradualmente a proyectos de producción en la Economía Social Solidaria (EPS, Cooperativas, Autogestión, Cogestión) en sectores prioritarios, inicialmente de consumo y luego de bienes de capital y tecnologías medias.

- En lo atinente a “condiciones”, deben privar los criterios de honorabilidad, profesionalidad y organización socio-económica de los demandantes.

- Cuando se trate del Sector Público: Necesidad y rendimiento social de acuerdo a las mediciones profesionales modernas sensibles a la problemática social (PNUD, etc.) – Estudios de Impacto Social, de Impacto Ambiental, etc.

¿Como se puede garantizar la gestión democrática efectiva y eficiente de la nueva entidad?

- Las decisiones deben ser unánimes y equilibradas.

- Disponer inmediatamente de los recursos que pueda aportar cada País.

- Promover paralelamente la Universidad del SUR, como centro de Educación integral (incluida la inducción ideológica) de los cuadros y trabajador@s de la institución, donde la Economía Social, la Sociología, la Historia de América y la Antropología Cultural, tengan lugar destacado en el pensum, junto con la Energía y nuestros restantes principales recursos estratégicos para nuestro desarrollo soberano.

- Enseñar “Servicio Social” responsable y probo.

- Atacar frontalmente la pobreza… material y espiritual.

  • (Por “efectiva” entendemos: que haga; por “eficiente” preferimos entender: que produzca eficientemente “valores de uso” a costos socialmente aceptables).
  • No se puede “garantizar”…, pero necesario es arar… si queremos frutos…

“(…) Nunca es vano el arar…

Ni en la mar…

(Eso dejó escrito Don Miguel Otero Silva).

por Paulino Núñez


Comentarios sobre la base de las recomendaciones del Comunicado Final del reciente Primer Simposio Internacional sobre deuda, ed ahorro y mecanismos financieros alternativos para América Latina, organizado por el CIM, el CADTM, el OID y Jubileo SUR (Caracas, 22-24 septiembre 2006).


Algunas premisas (Aportadas por el Simposio)

- El mundo desarrollado -eminentemente capitalista e imperialista – requiere de nuestras materias primas y energía para su supervivencia; no queremos negárselas, sino usarlas prioritariamente para nuestro propio desarrollo, y transarlas con terceros bajo nuestros propios términos;

- Nuestras deudas con los países centrales fueron generadas mediante manipulación, corrupción y extorsión; en general, son deudas “odiosas”. No somos deudores, sino acreedores. Este problema deberá de ser atacado a nivel regional, o mediante de un grupo de supuestos deudores suficientemente fuerte para poder asustar e imponerles condiciones a los actuales – falsos – acreedores;

- Como lo muestra fehaciente e incontrovertiblemente el caso Venezuela, lo importante en términos financieros y monetarios, es la defensa de nuestro ahorro, no los préstamos foráneos ni la inversión extranjera, generalmente especulativa y de oportunidad egoísta;

  • Ninguna economía modesta puede defender su ahorro bajo las reglas del juego imperantes de libre cambio generalizado, plena flexibilidad desregulada del mercado financiero y normas de comportamiento voluntario dictadas y reguladas por los mismos transgresores. Para poder defender su ahorro, las economías pequeñas y modestas tienen que ejercer su soberanía financiera imponiendo controles a los movimientos de capitales. Tal proceder también nos protege contra ataques especulativos contra nuestras monedas. (Esto incluye a economías medianas y grandes; aun, a economías regionales penetradas por la banca extranjera). En un acuerdo de integración regional en desarrollo, del que el banco propuesto es el embrión, la libre convertibilidad de las distintas monedas nacionales, deberá restringirse a los límites de la Región, al menos durante sus primeros años de existencia – caso europeo -, de este modo, la creación del Fondo (del SUR) no será necesaria mientras no haya libre convertibilidad generalizada con terceros países;

- La Deuda Interna ha dejado de cumplir su función económica clásica, debido a su “externalización” mediante emisiones con doble denominación, más la presencia en nuestros mercados de grandes bancos transnacionales con enorme participación relativa en ellos;

- Para la exportación subrepticia de nuestro ahorro, los bancos y el sector financiero en general, se valen de “puertas traseras”, típicamente empresas nacionales cotizadas en bolsas del exterior, y exportaciones inadecuadamente controladas en el ingreso de las divisas correspondientes.

- El “Intercambio Compensado” – modelo Venezuela-Cuba-Bolivia, tiene serias limitaciones cuando aplicado a la Región, por cuanto en la mayoría de los países, la producción es controlada por el sector privado (podría servir relativamente en el sector energético). Tal “Intercambio Compensado” podría limitarse a las transacciones de Gobierno-a-Gobierno. Para las transacciones generales de la economía, éstas podrían llevarse a cabo – temporalmente – en base a pagos en las distintas monedas nacionales de los compradores, actuando BANSUR como Administrador de Flujos y Saldos (“Compensación Monetaria”), cobrando y pagando intereses modestos sobre los respectivos saldos, o cancelándolos periódicamente a los países del caso en sus propias monedas, o en los equivalentes respectivos de sus monedas regionales disponibles. Eventualmente, llegaremos a la creación de la moneda única regional, el “BS” (Bolívar Sur)… (En cierto momento de desarrollo y maduración de nuestra integración).

- En razón de la actual diversidad política de los gobiernos de la Región, se propone que, sobre tales bases, BANSUR sea fundado por el pequeño grupo de países actualmente persuadidos por la idea (Bolivia, Cuba, Venezuela – más los países con gobiernos socialistas del Caribe y las Guayanas – Cuestión de honor y conciencia…: Haití) sin mayor demora, inicialmente con un capital mixto expresado en las monedas correspondientes a los aportes de los países fundadores (o, para simplificación, en su equivalente en una de las monedas de los socios fundadores). Luego, gradualmente, se irían integrando los países hermanos que así lo decidieran (Tal como se planteó en el establecimiento de TELESUR, una realidad en evolución). Este planteamiento – realista y de desarrollo gradual hacia el gran proyecto ideal -, nos desliga naturalmente de las actuales instituciones multilaterales – BM, FMI y OMC – en todo lo atinente a nuestras relaciones económicas, monetarias y financieras con nuestros socios en BANSUR, pero no toca – por ahora – nuestras relaciones con ellas en lo relativo a nuestros negocios con el resto del mundo, lo que cambiará cuando nuestra Región esté mayoritariamente en BANSUR y llegue el momento de constituir del fondo… “FONSUR”(¿?).

Satisfecho el capítulo de “premisas”, pasamos entonces a responder el cuestionario del Centro internacional Miranda:

¿Cuáles son las características diferenciadores que debe tener el Banco del Sur en relación a otros organismos de crédito multilaterales?

- Ser prioritariamente NuestrAmericano, pero abierto a la participación asociativa en él de otros PED con similar problemática socio-económica – y, deseablemente, similares percepciones de desarrollo político -, de desarrollo gradual hacia el Banco Central del Sur; hasta tanto, totalmente desligado de las actuales instituciones multilaterales existentes, salvo las jurisdiccionalmente pertenecientes a la ONU (vg. CEPAL).
- Estimular y facilitar el intercambio entre sus países socios, inicialmente, en base a “pagos compensados” en sus propios monedas respectivas.
- Estimular valores superiores (humanistas, patrióticos – de la patria Grande – y socialistas) en el intercambio entre sus países socios y sus respectivos agentes de intercambio, promoviendo la preeminencia del “valor de uso” en sus transacciones.
- Promover tales valores entre los PED como condiciones deseables para su asociación en BANSUR.
- Actuar como agencia de administración y compensación del intercambio entre sus socios.
- Promover la integración gradual de nuestra Región mediante la inclusión, en condición de socios, de todos los países, pueblos, naciones y gobiernos de Abya Yala.

¿Cuales debe ser su relación con otras entidades financieras regionales?

- Limitar su relación y cooperación constructiva a aquellas que NO estén jurisdiccionalmente adscritas al BM, FMI y OCDE;

- Cooperar constructivamente con las estrictamente regionales sin vínculos obligantes con las multilaterales, tratando en lo posible de atraerlas – en influenciar a sus países socios – hacia los planteamientos de desarrollo de BANSUR.

- Establecer mecanismo de cooperación con ellas – sólo las selectivamente indicadas – para el financiamiento de proyectos regionales de beneficio contemporáneo a varios de nuestros países y, sinérgicamente, a toda nuestra Región.

- Intercambiar con ellas – sólo las afines -, técnicas, tecnologías y mecanismos de financiamiento de grandes proyectos socio-económicos.

¿Que alternativas de capitalización/captación de recursos debería contar?

- Capitalización: Inicialmente, como ya indicado, sólo los recursos aportados por sus países socios fundadores e sus propias monedas respectivas.

- Financiación: En primer término, sus propios mercados – públicos y privados -(emisiones populares de deuda dirigidas a cajas de ahorros de empresas, sindicatos, etc.); en segundo término, los Bancos Centrales y Fondos de Desarrollo (tipo FONDEM) de sus propios socios; en tercer lugar, los mercados financieros – NO bancos extranjeros establecidos en ellos – de la Región y en última instancia, los mercados financieros internacionales, procurando buscar negociación directa con Programas de Asistencia exterior; Fondos de Pensiones de Sindicatos afines, etc. Como última instancia, los mercados financieros abiertos, evitando la banca y los “shark-funds”.

¿Con que moneda debería contar el Banco de Sur?

- Inicialmente, con las monedas de sus socios (más un pequeño fondo en divisas para el pago de servicios internacionales contratados); a su madurez, con la moneda regional que sea creada. (El ¿BS?)

¿Cuales tendrían que ser sus políticas, condiciones y prioridades para el otorgamiento de créditos/garantías?

- Cuando se trate del Sector Privado: como políticas y prioridades: Inicialmente, proyectos públicos de infraestructura e inversión social, para irse ampliando gradualmente a proyectos de producción en la Economía Social Solidaria (EPS, Cooperativas, Autogestión, Cogestión) en sectores prioritarios, inicialmente de consumo y luego de bienes de capital y tecnologías medias.

- En lo atinente a “condiciones”, deben privar los criterios de honorabilidad, profesionalidad y organización socio-económica de los demandantes.

- Cuando se trate del Sector Público: Necesidad y rendimiento social de acuerdo a las mediciones profesionales modernas sensibles a la problemática social (PNUD, etc.) – Estudios de Impacto Social, de Impacto Ambiental, etc.

¿Como se puede garantizar la gestión democrática efectiva y eficiente de la nueva entidad?

- Las decisiones deben ser unánimes y equilibradas.

- Disponer inmediatamente de los recursos que pueda aportar cada País.

- Promover paralelamente la Universidad del SUR, como centro de Educación integral (incluida la inducción ideológica) de los cuadros y trabajador@s de la institución, donde la Economía Social, la Sociología, la Historia de América y la Antropología Cultural, tengan lugar destacado en el pensum, junto con la Energía y nuestros restantes principales recursos estratégicos para nuestro desarrollo soberano.

- Enseñar “Servicio Social” responsable y probo.

- Atacar frontalmente la pobreza… material y espiritual.

  • (Por “efectiva” entendemos: que haga; por “eficiente” preferimos entender: que produzca eficientemente “valores de uso” a costos socialmente aceptables).
  • No se puede “garantizar”…, pero necesario es arar… si queremos frutos…

“(…) Nunca es vano el arar…

Ni en la mar…

(Eso dejó escrito Don Miguel Otero Silva).

por Paulino Núñez


Comentarios sobre la base de las recomendaciones del Comunicado Final del reciente Primer Simposio Internacional sobre deuda, try ahorro y mecanismos financieros alternativos para América Latina, organizado por el CIM, el CADTM, el OID y Jubileo SUR (Caracas, 22-24 septiembre 2006).


Algunas premisas (Aportadas por el Simposio)

- El mundo desarrollado -eminentemente capitalista e imperialista – requiere de nuestras materias primas y energía para su supervivencia; no queremos negárselas, sino usarlas prioritariamente para nuestro propio desarrollo, y transarlas con terceros bajo nuestros propios términos;

- Nuestras deudas con los países centrales fueron generadas mediante manipulación, corrupción y extorsión; en general, son deudas “odiosas”. No somos deudores, sino acreedores. Este problema deberá de ser atacado a nivel regional, o mediante de un grupo de supuestos deudores suficientemente fuerte para poder asustar e imponerles condiciones a los actuales – falsos – acreedores;

- Como lo muestra fehaciente e incontrovertiblemente el caso Venezuela, lo importante en términos financieros y monetarios, es la defensa de nuestro ahorro, no los préstamos foráneos ni la inversión extranjera, generalmente especulativa y de oportunidad egoísta;

  • Ninguna economía modesta puede defender su ahorro bajo las reglas del juego imperantes de libre cambio generalizado, plena flexibilidad desregulada del mercado financiero y normas de comportamiento voluntario dictadas y reguladas por los mismos transgresores. Para poder defender su ahorro, las economías pequeñas y modestas tienen que ejercer su soberanía financiera imponiendo controles a los movimientos de capitales. Tal proceder también nos protege contra ataques especulativos contra nuestras monedas. (Esto incluye a economías medianas y grandes; aun, a economías regionales penetradas por la banca extranjera). En un acuerdo de integración regional en desarrollo, del que el banco propuesto es el embrión, la libre convertibilidad de las distintas monedas nacionales, deberá restringirse a los límites de la Región, al menos durante sus primeros años de existencia – caso europeo -, de este modo, la creación del Fondo (del SUR) no será necesaria mientras no haya libre convertibilidad generalizada con terceros países;

- La Deuda Interna ha dejado de cumplir su función económica clásica, debido a su “externalización” mediante emisiones con doble denominación, más la presencia en nuestros mercados de grandes bancos transnacionales con enorme participación relativa en ellos;

- Para la exportación subrepticia de nuestro ahorro, los bancos y el sector financiero en general, se valen de “puertas traseras”, típicamente empresas nacionales cotizadas en bolsas del exterior, y exportaciones inadecuadamente controladas en el ingreso de las divisas correspondientes.

- El “Intercambio Compensado” – modelo Venezuela-Cuba-Bolivia, tiene serias limitaciones cuando aplicado a la Región, por cuanto en la mayoría de los países, la producción es controlada por el sector privado (podría servir relativamente en el sector energético). Tal “Intercambio Compensado” podría limitarse a las transacciones de Gobierno-a-Gobierno. Para las transacciones generales de la economía, éstas podrían llevarse a cabo – temporalmente – en base a pagos en las distintas monedas nacionales de los compradores, actuando BANSUR como Administrador de Flujos y Saldos (“Compensación Monetaria”), cobrando y pagando intereses modestos sobre los respectivos saldos, o cancelándolos periódicamente a los países del caso en sus propias monedas, o en los equivalentes respectivos de sus monedas regionales disponibles. Eventualmente, llegaremos a la creación de la moneda única regional, el “BS” (Bolívar Sur)… (En cierto momento de desarrollo y maduración de nuestra integración).

- En razón de la actual diversidad política de los gobiernos de la Región, se propone que, sobre tales bases, BANSUR sea fundado por el pequeño grupo de países actualmente persuadidos por la idea (Bolivia, Cuba, Venezuela – más los países con gobiernos socialistas del Caribe y las Guayanas – Cuestión de honor y conciencia…: Haití) sin mayor demora, inicialmente con un capital mixto expresado en las monedas correspondientes a los aportes de los países fundadores (o, para simplificación, en su equivalente en una de las monedas de los socios fundadores). Luego, gradualmente, se irían integrando los países hermanos que así lo decidieran (Tal como se planteó en el establecimiento de TELESUR, una realidad en evolución). Este planteamiento – realista y de desarrollo gradual hacia el gran proyecto ideal -, nos desliga naturalmente de las actuales instituciones multilaterales – BM, FMI y OMC – en todo lo atinente a nuestras relaciones económicas, monetarias y financieras con nuestros socios en BANSUR, pero no toca – por ahora – nuestras relaciones con ellas en lo relativo a nuestros negocios con el resto del mundo, lo que cambiará cuando nuestra Región esté mayoritariamente en BANSUR y llegue el momento de constituir del fondo… “FONSUR”(¿?).

Satisfecho el capítulo de “premisas”, pasamos entonces a responder el cuestionario del Centro internacional Miranda:

¿Cuáles son las características diferenciadores que debe tener el Banco del Sur en relación a otros organismos de crédito multilaterales?

- Ser prioritariamente NuestrAmericano, pero abierto a la participación asociativa en él de otros PED con similar problemática socio-económica – y, deseablemente, similares percepciones de desarrollo político -, de desarrollo gradual hacia el Banco Central del Sur; hasta tanto, totalmente desligado de las actuales instituciones multilaterales existentes, salvo las jurisdiccionalmente pertenecientes a la ONU (vg. CEPAL).
- Estimular y facilitar el intercambio entre sus países socios, inicialmente, en base a “pagos compensados” en sus propios monedas respectivas.
- Estimular valores superiores (humanistas, patrióticos – de la patria Grande – y socialistas) en el intercambio entre sus países socios y sus respectivos agentes de intercambio, promoviendo la preeminencia del “valor de uso” en sus transacciones.
- Promover tales valores entre los PED como condiciones deseables para su asociación en BANSUR.
- Actuar como agencia de administración y compensación del intercambio entre sus socios.
- Promover la integración gradual de nuestra Región mediante la inclusión, en condición de socios, de todos los países, pueblos, naciones y gobiernos de Abya Yala.

¿Cuales debe ser su relación con otras entidades financieras regionales?

- Limitar su relación y cooperación constructiva a aquellas que NO estén jurisdiccionalmente adscritas al BM, FMI y OCDE;

- Cooperar constructivamente con las estrictamente regionales sin vínculos obligantes con las multilaterales, tratando en lo posible de atraerlas – en influenciar a sus países socios – hacia los planteamientos de desarrollo de BANSUR.

- Establecer mecanismo de cooperación con ellas – sólo las selectivamente indicadas – para el financiamiento de proyectos regionales de beneficio contemporáneo a varios de nuestros países y, sinérgicamente, a toda nuestra Región.

- Intercambiar con ellas – sólo las afines -, técnicas, tecnologías y mecanismos de financiamiento de grandes proyectos socio-económicos.

¿Que alternativas de capitalización/captación de recursos debería contar?

- Capitalización: Inicialmente, como ya indicado, sólo los recursos aportados por sus países socios fundadores e sus propias monedas respectivas.

- Financiación: En primer término, sus propios mercados – públicos y privados -(emisiones populares de deuda dirigidas a cajas de ahorros de empresas, sindicatos, etc.); en segundo término, los Bancos Centrales y Fondos de Desarrollo (tipo FONDEM) de sus propios socios; en tercer lugar, los mercados financieros – NO bancos extranjeros establecidos en ellos – de la Región y en última instancia, los mercados financieros internacionales, procurando buscar negociación directa con Programas de Asistencia exterior; Fondos de Pensiones de Sindicatos afines, etc. Como última instancia, los mercados financieros abiertos, evitando la banca y los “shark-funds”.

¿Con que moneda debería contar el Banco de Sur?

- Inicialmente, con las monedas de sus socios (más un pequeño fondo en divisas para el pago de servicios internacionales contratados); a su madurez, con la moneda regional que sea creada. (El ¿BS?)

¿Cuales tendrían que ser sus políticas, condiciones y prioridades para el otorgamiento de créditos/garantías?

- Cuando se trate del Sector Privado: como políticas y prioridades: Inicialmente, proyectos públicos de infraestructura e inversión social, para irse ampliando gradualmente a proyectos de producción en la Economía Social Solidaria (EPS, Cooperativas, Autogestión, Cogestión) en sectores prioritarios, inicialmente de consumo y luego de bienes de capital y tecnologías medias.

- En lo atinente a “condiciones”, deben privar los criterios de honorabilidad, profesionalidad y organización socio-económica de los demandantes.

- Cuando se trate del Sector Público: Necesidad y rendimiento social de acuerdo a las mediciones profesionales modernas sensibles a la problemática social (PNUD, etc.) – Estudios de Impacto Social, de Impacto Ambiental, etc.

¿Como se puede garantizar la gestión democrática efectiva y eficiente de la nueva entidad?

- Las decisiones deben ser unánimes y equilibradas.

- Disponer inmediatamente de los recursos que pueda aportar cada País.

- Promover paralelamente la Universidad del SUR, como centro de Educación integral (incluida la inducción ideológica) de los cuadros y trabajador@s de la institución, donde la Economía Social, la Sociología, la Historia de América y la Antropología Cultural, tengan lugar destacado en el pensum, junto con la Energía y nuestros restantes principales recursos estratégicos para nuestro desarrollo soberano.

- Enseñar “Servicio Social” responsable y probo.

- Atacar frontalmente la pobreza… material y espiritual.

  • (Por “efectiva” entendemos: que haga; por “eficiente” preferimos entender: que produzca eficientemente “valores de uso” a costos socialmente aceptables).
  • No se puede “garantizar”…, pero necesario es arar… si queremos frutos…

“(…) Nunca es vano el arar…

Ni en la mar…

(Eso dejó escrito Don Miguel Otero Silva).

Por Mario Osava

RÍO DE JANEIRO

La construcción de un eje estratégico entre Argentina, medical find Brasil y Venezuela parece contar con la voluntad política de sus presidentes, medical abonada por la frecuencia de sus encuentros, pero los proyectos que le dan energía a esa integración enfrentan serias dudas.


Los mandatarios Néstor Kirchner, de Argentina, Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y Hugo Chávez, de Venezuela, acordaron reunirse nuevamente el 10 de marzo en la occidental ciudad argentina de Mendoza, la tercera vez en tres meses, para examinar la ejecución de variadas iniciativas conjuntas, definidas en diciembre en Montevideo y el 19 de este mes en Brasilia.

La construcción de un gasoducto de unos 8.000 kilómetros para transportar gas venezolano hasta Argentina, cruzando Brasil de norte a sur como un paso decisivo de integración energética sudamericana, es el proyecto más concreto que se espera concretar en unos seis años.

Pero en Brasilia se anunció también la intención de iniciar una integración en el área militar, a través de la creación de un denominado Consejo de Defensa de América del Sur y de un Banco del Sur para fomentar el desarrollo económico y la infraestructura integradora de esta región.

Además, la cooperación trilateral se extiende al área social, con prioridad en “la erradicación del analfabetismo en la región”, en políticas de educación, ciencia y tecnología y también en las actividades de las emisoras de televisión estatal.

Son “devaneos y espejismos”, según un editorial del diario brasileño Valor Económico, que calificó de “inútiles” el Banco del Sur y el Consejo de Defensa, mientras el gasoducto, apuntó, depende de evaluaciones sobre su factibilidad.

El liderazgo de esas ideas lo tiene Chávez, el único que habló con la prensa en Brasilia para anunciar los grandes proyectos y única fuente de la información sobre el Consejo de Defensa, no mencionado en la Declaración Conjunta de esa cumbre.

Un proyecto tan grande como el gasoducto compite con los avances del gas natural licuado (GNL), una forma de comercialización que tiene las ventajas de mayor flexibilidad, menor vulnerabilidad y menor costo ambiental, evaluó para IPS Giovani Machado, de la Coordinación de Posgrado en Ingeniería (COPPE) de la Universidad de Río de Janeiro.

El “Gasoducto del Sur”, como lo apodó Chávez, costaría cerca de 20.000 millones de dólares, pero se trata de una estimación sin base concreta. Se espera que un grupo técnico defina y detalle el proyecto hasta julio.

Una iniciativa tan cara exige una compleja “ingeniería financiera” y una infraestructura fija, como el gasoducto, estará siempre sujeta a los “riesgos geopolíticos” abundantes en América Latina y a los altibajos de la demanda en economías poco estables, observó Machado, un experto en planificación energética.

El mercado de GNL crece rápidamente, abaratando esa alternativa recomendable por reducir riesgos de cambios repentinos de la situación, agravados por la dependencia de pocos proveedores, y porque en Brasil la población y la industria se concentran en áreas costeras, cercanas a los puertos, destacó.

Además el GNL tiene la ventaja adicional de generar electricidad al ser regasificado.

Para Brasil es mejor no meterse en una “aventura”, aunque se compruebe la factibilidad del gasoducto. Sería conveniente implantarlo “paso a paso, por módulos”, empezando por abastecer Manaos, capital del estado de Amazonas, y luego otros grandes centros consumidores, avanzando gradualmente hacia el sur, sugirió Machado.

El experto considera importante el proyecto para la integración sudamericana, pero recordó la necesidad de desarrollar mercados consumidores. La existencia de extensas zonas sin demanda a lo largo del trayecto posible puede hacer inviable el gasoducto, advirtió.

Es un proyecto complejo, “demasiado grande”, pero puede ser un factor de movilización integradora, favoreciendo las industrias nacionales que proveerían los equipos y servicios para la construcción, matizó Theotonio dos Santos, profesor de economía internacional de la Universidad Federal Fluminense, en Niteroi, cercana a Río de Janeiro.

En su evaluación, las demás iniciativas son perfectamente factibles, aunque condenadas por la prensa conservadora.

Es evidente que Venezuela dispone de muchos dólares procedentes de su industria petrolera para aportar al Banco del Sur, pero también Argentina y Brasil poseen recursos disponibles, provenientes de los buenos saldos comerciales obtenidos en los últimos años, arguyó ante IPS.

Un banco de fomento regional, sumándose a las instituciones ya existentes, como la Corporación Andina de Fomento y el Fondo Financiero para Desarrollo de la Cuenca del Plata, sería importante para “potencializar” el papel de América del Sur en la economía mundial, opinó.

El peso regional es fuerte especialmente en materias primas. Chile, como fuente de más de la mitad del cobre exportado mundialmente, es “formador del precio” de ese metal en el mercado, pero no ejerce ese papel. Argentina y Brasil también son determinantes en el mercado de soja y de la carne, ejemplificó.

La industrialización sería impulsada por el “uso del mercado regional, permitiendo una mayor escala productiva” y un sistema financiero de fomento le seria benéfico, acotó Santos.

La seguridad regional integrada también sería factible, según Santos, por el ascenso de gobiernos de izquierda o nacionalistas en varios países sudamericanos y porque los militares, incluso los “derechistas”, se dieron cuenta que Estados Unidos no es “un país amigo” ni le concede prioridad a América Latina.

Esa conciencia viene creciendo desde la Guerra de las Malvinas, en 1982, cuando Washington apoyó el dominio británico en las islas del Atlántico Sur, por cuya soberanía peleaba Argentina con apoyo latinoamericano y reclama hoy en el campo diplomático.

China and India in the Global Governance Arena

Dirk Messner and John Humphrey

The debate on global governance that began at the end of the Cold War reflected the recognition that accelerating globalisation was creating cross-border and global problems that could not be solved within the ambit of nation states pursuing go-it-alone policies. Rather, sick these problems needed to be tackled politically on the basis of new forms of “governance beyond the nation state” (Zürn 1998; Rosenau 1997, sickness Donahue and Nye 2000, Kennedy et al. 2002). International financial crises, banking regulation, global climate change, international property rights, migration flows, humanitarian interventions, and the fight against transnational terrorism have increasingly become the objects of global policy processes, along with continued concern with long-established questions such as the international trade regime.
>Download PDF

El ALBA de América Latina

Manuel Alberto RamyProgreso Weekly
There are some human, price social and political events that go beyond the necessary, temporary conventions. They are not left behind
after the last stroke of the midnight bell on Dec. 31; because of their importance, they refuse to become the past, to become dead
events. Furthermore, they burst into the new calendar with vigor, displaying their various facets. One of those events is the series
of accords reached between the Bolivarian Republic of Venezuela and the Republic of Cuba.
>Download the article [PDF]

(Revista Punto Final de Chile).- El proceso de globalización comercial, que tiene sus referentes institucionales en las negociaciones multilaterales que se desarrollan en la Organización Mundial de Comercio (OMC) y en las bilaterales a través de los múltiples tratados de libre comercio, unhealthy ha comenzado a expresar sus efectos. No sólo distan de los iniciales y grandilocuentes anuncios de sus impulsores, decease sino que se acercan a las proyecciones más lúgubres realizadas por sus detractores. El proceso mundial de liberalización comercial, que incluye la apertura de los mercados y de los servicios públicos, aun cuando ha logrado generar más intercambio y riqueza, ha conseguido que aumenten las desigualdades en la distribución de la riqueza a niveles que hoy resultan intolerables e inocultables.

Tanto así, que cuando Pascal Lamy, director general de la OMC, estuvo en Santiago en marzo pasado, admitió que la globalización no ha conducido a los resultados esperados. La ruptura Norte-Sur y la brecha entre ricos y pobres al interior de algunas naciones tendría dimensiones siderales.

Al hablar de aumento de las desigualdades vemos que éstas toman cuerpo tanto al interior de los países como entre los países. En Chile, que ha sido calificado como “el laboratorio del neoliberalismo” por ser uno de los pioneros en abrir sus mercados y en traspasar sus servicios públicos al sector privado transnacionalizado, el proceso de globalización comercial ha logrado generar enormes riquezas, que se han concentrado en un grupo pequeño de actores económicos. Como efecto de este fenómeno, tenemos que la desigualdad en la distribución de los ingresos alcanza un hito histórico en nuestra economía.

La globalización comercial no sólo es apertura de mercados, sino apertura de los servicios, de inversiones y de todas las áreas potencialmente comerciales, como la salud y la educación, los recursos naturales o el conocimiento ancestral de los pueblos. Cuando un país accede a este tipo de tratados, lo que también hace es abrir su economía al gran capital que, bajo la ley del libre mercado, será de una u otra forma operada para la rentabilidad de ese gran capital. Sin regulaciones nacionales de por medio -de hecho, la apertura significa la renuncia a las normativas y reglas nacionales- toda la economía estará guiada por la ley del más fuerte. Los efectos de este trance son, en nuestras latitudes, un modelo de economía basada en la extracción de recursos naturales, los monocultivos, la pérdida de derechos, como a la salud o la educación, y la privatización y mercantilización de prácticamente todas las áreas de la vida pública.

América Latina vive desde hace ya varios años una fuerte presión para abrir sus mercados, especialmente por la vía bilateral por parte de Estados Unidos. Aun cuando el gran proyecto del Imperio por crear el Alca (Acuerdo de Libre Comercio de las Américas) no consiguió avanzar gracias a la oposición de los actuales gobiernos de Venezuela, Argentina y, principalmente, del gigante regional que es Brasil, la insistencia y la gula norteamericana han logrado que numerosos países pequeños -y no tan pequeños- suscribieran, o estén en vías de hacerlo, tratados de libre comercio. Allí tenemos el Cafta, con las pequeñas economías centroamericanas, así como los acuerdos suscritos o en vías de suscribirse con países andinos como Colombia, Perú y Ecuador. Con anterioridad México suscribió el Nafta, con efectos que han sido desastrosos y, ni hace falta recordarlo, también está Chile.

¿Es posible quedar al margen del proceso de globalización? En cierto modo, parece que no es posible quedar aislado y cada vez más debilitado ante el creciente poder que adquieren otros actores, como los grandes bloques económicos y las transnacionales. Pero es posible entrar en un proceso si no de globalización per se, sí de integración entre pares, lo que significa avanzar hacia una integración entre economías similares que apunten hacia la conformación de bloques capaces de negociar con más poder ante otros actores económicos.

Esta es la tensión que vive en estos días Sudamérica. Junto al atropello del gran capital transnacional, aceptado por los países que ya han suscrito un TLC con Estados Unidos, es posible observar otro proceso, que avanza hacia la integración regional de economías a veces similares o a veces complementarias, que apuntan a un desarrollo de los países sobre sus bases productivas. Se trata de un curso que no es nuevo, pero que hoy presenta serias complicaciones. Lo que vemos con la crisis del Mercosur o de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) es una señal de que la integración es necesaria pero sobre otras bases. La integración apoyada en el acceso a mercados, que es exclusivamente comercial, conduce inevitablemente a conflictos.

El cada vez más serio problema entre Uruguay y Argentina por la instalación de una planta procesadora de pasta de celulosa es un claro ejemplo de cómo los intereses nacionales estimulados por las grandes corporaciones prevalecen sobre otro tipo de intereses, como es el impostergable desarrollo de nuestros pueblos. Y algo parecido ha sucedido en la CAN, que indudablemente perderá sus características de comunidad regional al estar tres de sus miembros obligados a abrir sus economías a un nuevo diseño trazado por las grandes empresas. Bajo estos TLC, basados en el libre mercado que controlan los grandes consorcios mundiales, es imposible pensar en una estrategia de integración regional. Como dijo el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, los TLC con Estados Unidos no integran, sino que desintegran.

El proyecto venezolano de integración, la Alternativa Bolivariana para la América (Alba), que conforman Venezuela y Cuba, cuenta desde el 30 de abril con Bolivia como nuevo miembro. Bolivia, que ya había recibido la “invitación” de Washington para negociar un TLC, replicó con un TCP, o un Tratado de Comercio de los Pueblos, iniciativa de Evo Morales que ha sido un diplomático portazo al convite norteamericano. Lo que Morales ha planteado es la necesidad de integración, pero entre economías similares; un tratado que favorezca la producción y el desarrollo, no un convenio diseñado por las multinacionales. El 1º de mayo, el presidente boliviano dio otro paso de enorme importancia, al firmar el decreto que nacionaliza los hidrocarburos.

Morales ha llevado su propuesta al Alba, que está inspirada por estos mismos principios: un intercambio hecho desde las bases productivas, que promueva el desarrollo y la calidad de vida. Una propuesta basada en las verdaderas necesidades de las naciones sudamericanas, las que comienzan por la reducción de la pobreza y de las escandalosas desigualdades.

El Alba ha puesto los bueyes delante de la carreta, y no a la inversa, como los acuerdos hechos sobre el acceso a mercados. La inspiración de este tratado, aun cuando estimula el comercio, se encamina hacia la satisfacción de nuestras más urgentes necesidades, como son las sociales. Y en este sentido, de cierta manera está inspirado en el proceso de fundación de la Unión Europea, cuyos orígenes no estuvieron en un criterio puramente mercantil, sino también político y cultural. El proceso de integración europea surgió también de la necesidad de poner fin a décadas de violencia e intolerancia. Su eje central fue la búsqueda de un camino que condujera hacia la paz. En nuestro caso, sin grandes conflictos nacionales que resolver, aunque los chilenos y bolivianos sabemos bien cuál es la tarea pendiente, nuestro centro, nuestro eje, es también nuestro dolor: la pobreza y la desigualdad. Una tarea que no se resolverá sólo con más mercados, y menos con las inversiones multinacionales. Es una labor que tendrá que ser impulsada con una voluntad política de integración regional sobre la base de la solidaridad.

El torbellino de la integración (Parte I)

Por: Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)*

Las negociaciones de integración regional están precipitando vertiginosos cambios en los alineamientos de América Latina. Para disuadir la concurrencia europea Estados Unidos ensaya una reconstrucción parcial del ALCA, a través de los convenios bilaterales suscriptos con los países centroamericanos y andinos.

El MERCOSUR oscila entre la crisis provocada por la construcción de las papeleras en Uruguay y un relanzamiento auspiciado por Argentina y Brasil. Con la incorporación de Venezuela se amplían negocios capitalistas de esa asociación que socavan el proyecto igualitarista del ALBA. El Banco del Sur se perfila como un ente de refinanciación de la deuda pública. La ampliación del MERCOSUR apunta a neutralizar la radicalización política del proceso bolivariano y busca reducir su proyección continental.

La suscripción del TCP se inscribe en la perspectiva del ALBA y confronta con la política de balcanización comercial norteamericana que desmembró al CAN.

La nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia marca una significativa ruptura con las privatizaciones de los 90. Pero el alcance de esta medida es aún incierto y su futuro dependerá del destino asignado a la nueva renta estatal. La decisión adoptada en el Altiplano contrasta con la continuidad de las concesiones petroleras en Argentina. La nacionalización integral de la energía en toda la región es indispensable para un proyecto de integración popular.

Capítulo 5: El torbellino de la integración (1)

A mediados del 2006 es muy visible el carácter vertiginoso y cambiante de los alineamientos regionales y el curso poco predecible del futuro rediseño de América Latina. Tanto los tratados bilaterales que reemplazan al ALCA, como el MERCOSUR y el ALBA se mantienen como opciones de este reordenamiento, sin que por ahora pueda definirse cuál será el desemboque de este proceso.

El bloque librecambista

El gobierno de Bush está empeñado en forzar la suscripción de TLCs con todos los gobiernos dispuestos a aceptar promesas de mayor exportación, a cambio de aperturas comerciales inmediatas. Una vez alcanzado el acuerdo, las negociaciones se desarrollan a toda velocidad para evitar una evaluación seria de sus efectos, neutralizar la oposición parlamentaria y disuadir las protestas de los movimientos sociales. Estados Unidos busca llenar el vacío creado por la crisis del ALCA con rápidas iniciativas, que permitan relanzar su proyecto de dominación continental.

Esta urgencia refleja también el malestar que suscita en el Departamento de Estado las tratativas de libre comercio que impulsa Europa con América Latina. En la reciente conferencia de Viena entre mandatarios de ambas regiones, los negociadores del Viejo Continente difundieron nuevas ofertas de tratados que disgustan al competidor estadounidense.

Las grandes empresas europeas buscan sacar rédito del clima hostil que existe en América Latina hacia su concurrente del hemisferio norte. Al igual que Estados Unidos, Europa no está dispuesta a otorgar concesiones comerciales y ofrece acuerdos con fuertes exigencias de protección jurídica a las compañías, pocas normas de cooperación y reducidos reconocimientos de asimetrías (2). España aprovecha su rol de intermediario para afianzar su asociación con las empresas de Europa y Estados Unidos, a partir del lugar que obtuvo con las privatizaciones de Latinoamérica (3).

En este marco Bush aprovecha las alianzas militares y la estrecha ligazón política con ciertos gobiernos de la región para ensayar la contraofensiva de los TLCs y abrir un curso de reconstrucción parcial del ALCA. En esta estrategia Colombia ocupa un papel central. La reelección de Uribe en un contexto de gran abstención, legalización de los paramilitares y generalización del terrorismo de estado fue precedida por la ratificación del acuerdo bilateral con Estados Unidos. El país soporta una situación de ocupación bélica, guerra permanente, refugiados y secuestros más parecida al escenario de Medio Oriente que a la realidad actual de Latinoamérica.

El aprovisionamiento bélico de Estados Unidos se multiplicó con el pretexto de combatir al narcotráfico (sin lograr reducir el abastecimiento colombiano del 80% de los consumidores mundiales de cocaína). El TLCs no es ajeno al despliegue bélico que motorizan Bush y Uribe. Esta militarización constituye una advertencia regional contra los movimientos populares, en una coyuntura adversa para nuevas incursiones bélicas del imperialismo. El Pentágono no está en condiciones de generalizar estas acciones, pero prepara el terreno para el momento propicio.

Para reconstituir alguna modalidad del ALCA Estados Unidos también promueve el mantenimiento de los convenios bilaterales ya existentes, frente a los avatares creados por los cambios de gobierno. Chile y México son las principales áreas de esta continuidad. Nadie pone en duda la ratificación presidencial de estos acuerdos, a pesar de las fuertes críticas que han suscitado en ambos países.

Bachelet reafirmó el tratado nombrando un gabinete de tecnócratas que ponderan las virtudes del libercomercio. Esta convalidación preserva un modelo neoliberal que ha generado gran polarización social. La liberalización financiera y comercial que propicia el TLC acentúa esta desigualdad, que otorga al 20% más rico de la población un ingreso 14 veces superior al percibido por el 20% más pobre (4). El convenio refuerza la desregulación laboral, la desprotección frente a los despidos y los accidentes y el empobrecimiento de pensionados que ha creado la privatización de las jubilaciones.

La misma polarización social ha generado el modelo neoliberal en México, que el NAFTA apuntala. La pobreza afecta al 50% de la población y la indigencia al 20%, mientras que el hambre es una tragedia padecida por ocho de cada diez campesinos. En las ciudades el 60% de los trabajadores carece de protección social, en un país que añadió 10 nuevos potentados al top de lo multimillonarios del planeta que anualmente registra la revista Forbes. En estas condiciones ninguna barrera policial en la frontera puede detener el desesperante flujo de emigrantes (5).

La continuidad del NAFTA no solo beneficia a los exportadores y a las compañías locales asociadas a la fabricación en maquilas, sino también al pequeño número de capitalistas que utilizaron la desregulación neoliberal para monopolizar los principales negocios de la telefonía, el entretenimiento, el cemento, la cervecería y la alimentación básica (6).

Otro terreno de conformación del bloque librecambista impulsado por Estados Unidos es la suscripción de nuevos tratados vulnerando todas las formalidades legales. Estas anomalías se observaron en las negociaciones con los países centroamericanos y ahora se verifican en las tratativas con la región andina. Especialmente en Perú el convenio fue primero manipulado por el ex presidente Toledo y luego sometido a un escandaloso manejo dentro del Parlamento. Este convenio destruye la producción campesina local y garantiza enormes lucros a las empresas farmacéuticas.

Las indefiniciones del MERCOSUR

Mientras que Estados Unidos propicia los tratados bilaterales, el MERCOSUR soporta fuertes contradicciones que lo empujan alternativamente a la acción y a la parálisis. Este conflicto se traduce en una indefinición de rumbos, que la favorable coyuntura económica actual permite disimular. Las grandes decisiones son postergadas a la espera que algún acontecimiento defina si la asociación se consolida o se desploma.

La principal tendencia disgregadora reciente proviene de Uruguay. El gobierno del Frente Amplio congeló su participación en el MERCOSUR y amenazó con reducir su participación al status de miembro asociado, mientras redobla los gestos de acercamiento hacia Estados Unidos. Tabaré ha sido recibido en Washington como un aliado de primer orden, porque el Departamento de Estado quiere colocar un peón en el Río de la Plata.

Pero un tratado con Estados Unidos no le ofrece a Uruguay ningún beneficio significativo, porque la estructura exportadora del país no es complementaria con la economía de la primera potencia. Por eso el establishment uruguayo utiliza el coqueteo con Bush para exigirle a sus vecinos mayor atención. Actualiza por ese camino las viejas maniobras de un Estado-tapón (entre Brasil y Argentina), en las nuevas condiciones de eventual Estado-cuña (al servicio de Estados Unidos). El mismo juego realiza Paraguay con una apuesta más silenciosa, pero cualitativamente más peligrosa. La presencia de una base militar del Pentágono en ese país puede destruir todos los equilibrios geopolíticos del MERCOSUR.

La construcción de las papeleras es el conflicto más crítico que enfrenta esta asociación. Tabaré actúa como agente de las empresas europeas que propagan un discurso ambientalista en los foros internacionales y consuman una práctica de destrucción ecológica en Sudamérica. Hasta ahora no aceptaron trasladar las plantas a otra localidad, ni siquiera lucrando con una financiación a cargo de los gobiernos del Cono Sur. Esta concesión podría afectar la cotización bursátil y la pretensión estratégica de transferir la actividad papelera a los países periféricos.

Pero el resultado de la pulseada en curso no está decidido porque los asambleístas argentinos mantienen su movilización y condicionan la dirección de todas las negociaciones. Esta acción vecinal frustró el aval del gobierno argentino a las plantas y ha conducido a dirimir un conflicto regional en las Cortes Internacionales.

Como la prolongación de este conflicto socava la ambición brasileña de liderar el MERCOSUR, Itamaraty ha buscado reconstruir los puentes con Argentina. Luego de varios años de disputas, Brasil aceptó un convenio automotriz que compensa parcialmente las desventajas de su vecino, con nuevas normas de importación y exportación de vehículos. El acuerdo tiene un alcance muy limitado, pero revela la intención brasileña de frenar la declinación del MERCOSUR.

También Argentina necesita preservar este bloque ante la inminente ronda de negociaciones en la OMC por los subsidios agrícolas. Como Estados Unidos y Europa ya anticiparon que volverán a impedir cualquier reducción significativa de estas subvenciones, cierta alianza del Cono Sur es indispensable para incidir en estas tratativas.

Si la distensión se afirma dentro del MERCOSUR, reaparecerán los intentos de superar el estancamiento institucional de la asociación a través de un Parlamento regional. Existe cierta posibilidad de convocar a elecciones dentro de cuatro años para una eventual Legislatura, que debería definir agendas y normas de funcionamiento. La concreción o postergación de esta iniciativa determinaría si el MERCOSUR finalmente se consolida o disuelve.

Las clases dominantes de la región están obligadas a ensayar el camino de la asociación, a pesar de las frustraciones acumuladas en la última década. La concurrencia extra-regional empuja a perseverar en ese camino, mientras los grandes capitalistas de cada país sudamericano evalúan opciones opuestas de mayor alianza directa con sus socios de Europa, Estados Unidos o Asia.

Brasil y Argentina no son las “nuevas potencias emergentes” que en los momentos de euforia imagina la prensa local, pero tampoco constituyen semicolonias menores atadas al mandato del Departamento de Estado. En ambos países se han forjado grupos empresarios de cierto peso y con ambiciones de mayor autonomía. Esta posición induce a seguir experimentando el camino del MERCOSUR.

Pero la naturaleza social del tratado es un dato menos controvertido. Los gobiernos de Sudamérica coordinan negocios para beneficiar a las grandes empresas de cada país, en desmedro de las necesidades y reivindicaciones de la mayoría de la población. El MERCOSUR contempla muchos negocios y alternativas de lucro, pero ninguna opción de redistribución del ingreso.

Este perfil regresivo tiene su correlato en el plano político en la acción común de los gobiernos para garantizar el status quo regional. Las tropas sudamericanas en Haití no se limitan a cumplir esta función estabilizadora, sino que sustituyen a los marines en la erección de un sistema político que asegure el orden conservador en el Caribe.

La diplomacia del MERCOSUR se dispone, además, a suscribir un tratado de libre comercio con Israel con propósitos reaccionarios. Este convenio carece de relevancia económica, ya que las exportaciones al pequeño país de Medio Oriente solo representan el 0,2% de las ventas sudamericanas y ocupan el lejano puesto 43 en el ranking del comercio externo del Cono Sur. Pero es evidente que ese acuerdo brindará oxígeno a un régimen colonialista y sanguinario. En este terreno, un gesto vale más que mil palabras (7).

MERCOSUR Versus ALBA: Economía

Las discusiones suscitadas por el ALBA se intensificaron en los últimos meses con nuevas apreciaciones sobre el rol estratégico de la Alternativa Bolivariana (8). Algunos enfoques han puesto de relieve la importancia del proyecto como instrumento de negociación internacional con otros bloques o su relevancia para unificar los programas de acción regional de los movimientos sociales (9).

Pero la visibilidad y el protagonismo del ALBA ha quedado ensombrecidos por una decisión que socava la concreción del proyecto: el ingreso de Venezuela al MERCOSUR. Esta incorporación se está concretando en un tiempo récord. El protocolo de adhesión se ratificó tan aceleradamente como los tratados (Asunción, Ouro Preto, Olivos) y los plazos de aceptación del arancel externo común se acortaron para facilitar el acceso a la zona de libre comercio. Aunque la integración definitiva exigiría seis años –para asimilar el efecto de 204 normas del tratado- todos los miembros del MERCOSUR quiere apurar la presencia de Venezuela.

Este interés deriva, en primer lugar, de los grandes negocios que ofrece el nuevo socio del Caribe. Desde el 2002 las ventas argentinas a Venezuela se triplicaron (carne, leche, soja, cosechadoras) y todas las grandes compañías están considerando mayores exportaciones y eventuales inversiones. Esta ampliación es reivindicada como un beneficio mutuo entre países complementarios que intercambian energía por alimentos y bienes industriales. Esta aprobación también resalta, que el acuerdo en marcha apuntala la creación de un gran mercado regional con independencia de los gobiernos vigentes en cada país (10).

Pero justamente este perfil refuerza el carácter regresivo del MERCOSUR en contraposición al proyecto igualitarista del ALBA. La ampliación de la asociación del Cono Sur se consumó siguiendo los patrones de rentabilidad, competencia y garantías al capital que el ALBA postula desafiar con normas de cooperación y solidaridad. Un ejemplo de esta contradicción puede notarse en el terreno agrícola. El proyecto bolivariano plantea la defensa de la pequeña producción campesina y el otorgamiento de seguridades alimenticias a todos los países de la región. Por eso rechaza a escala nacional la reducción de los subsidios y las protecciones al agro que se debaten en los organismos multilaterales (11).

Pero quiénes demandan esta anulación de subvenciones son los gobiernos de Argentina y Brasil frente a Europa y Estados Unidos. Estas propuestas no contemplan ningún tipo de excepciones al librecomercio agrícola a escala nacional o regional. Los líderes del MERCOSUR ya aplican estas reglas en sus países y por eso el cultivo capitalista de la soja se expande, destruyendo a la pequeña agricultura, expropiando campesinos, empobreciendo pobladores y bloqueando la reforma agraria.

Con el ingreso de Venezuela al MERCOSUR también queda encuadrado en el horizonte de esta asociación el proyecto de un banco regional. Las emisiones de bonos que precederían a esa entidad se destinarán a refinanciar la deuda externa, reforzando una triangulación que favorece a los acreedores y a las clases dominantes (Venezuela presta, Argentina paga, los banqueros cobran). El gobierno argentino es el inmediato beneficiario de estos créditos, que en los últimos 18 meses le permitieron refinanciar 2.800 millones de dólares del endeudamiento. Por esta misma vía afrontaría todos los vencimientos del año próximo, evitando el creciente costo de recurrir al mercado internacional, en una coyuntura de encarecimiento de las tasas de interés.

La misión que cumpliría un banco regional dentro del ALBA sería completamente distinta. Podría sostener a la pequeña producción, apoyar a las cooperativas y apuntalar la inversión pública en emprendimientos prioritarios para la población. Pero en el marco del MERCOSUR, los recursos de la futura entidad tenderán a destinarse a perpetuar un círculo vicioso de endeudamiento, que legitima los fraudes acumulados a través de estos pasivos. Por este camino se aleja cualquier posibilidad de un control democrático del banco y también se diluye la perspectiva de una supervisión popular de los préstamos.

El perfil de una entidad -que refinancia las actuales deudas de los estados- se asemeja a los grandes bancos públicos que subvencionan proyectos capitalistas (como el BNDES de Brasil). En la hipótesis de una mayor integración regional capitalista, un Bansur de este tipo cumpliría un rol de custodio de los intereses financieros, comparable al papel del Banco Central Europeo en el viejo continente. Otra opción de este mismo horizonte es convertirse en una entidad de promoción de grandes emprendimientos privados como el Banco Asiático de Desarrollo.

Notas:
1) Este artículo es un capítulo del libro “El rediseño de América Latina”. Ediciones Luxemburg, Buenos Aires, 2006 (en prensa)
2) Un análisis crítico de estas negociaciones puede consultarse en los documentos debatidos en el Encuentro “Enlazando Alternativas 2”, desarrollado en Viena el 10-13 de mayo del 2006.www.agenciapulsar.org/coberturas/alternativas2/
3) Incluso han comenzado a capturar ciertos negocios en los mayores centros financieros. “El mundo es un pañuelo para las multinacionales españolas”, Clarín 11-6-06.
4) “Un modelo desafiado por enormes inequidades”. Clarín, 7-6-06.
5) Valle Baeza Alejando. “Estados Unidos quiere empleados, no socios”. Página 12, 2-7-06.
6) “Monopolios, oligopolios y capitalismo de amigos en la economía mexicana”. Clarín, 29-6-06.
7) Abedrapo Elisa. “Análisis político sobre la firma del TLC entre MERCOSUR e Israel”. Rebelión, 29-5-06.
8) Este debate se desenvolvió, por ejemplo, en el Coloquio ‘Comercio con Justicia – Una perspectiva del ALBA – los TCP: una Herramienta”, Caracas, 5-6 de mayo 2006.
9) Petras James. “Propuesta para el nuevo orden social, económico y cultural”. Rebelión, 21-5-06
10) Alvarez Carlos “Chacho”. “El ingreso de Venezuela al MERCOSUR”. Clarín ,4-7-06. Wainfled Mario “Horror por el nuevo socio”. Página 12, 6-7-06.
11) “¿Qué es el ALBA?”. Sobre el ALBA. Selección de artículos, Colección Temas de Hoy. Ministerio de Comunicación e Información, Caracas, marzo 2006.

* Claudio Katz es economista, profesor de la UBA, investigador del CONICET. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).


Bolivia advocates alternative vision for trade and integration

Gustavo González
SANTIAGO, ene (IPS) La quinta versión del Foro Social Mundial, a realizarse a fin de mes en Brasil, tendrá lugar en un contexto sugerente de nuevas propuestas de integración de América Latina, con el trasfondo de evidente fracaso en la creación del ALCA y del balbuciente despegue de la Comunidad Sudamericana de Naciones.
A medio camino en la primera década del nuevo milenio, el fervor comercial que acompañó la despedida del siglo XX parece moderarse en las agendas de los gobiernos, más interesados hoy en tratados bilaterales y en la búsqueda del gran acuerdo de la Organización Mundial de Comercio (OMC) que en pactos de alcance regional.
Los movimientos sociales, que tienen su cita cumbre del 26 al 31 de este mes en la meridional ciudad brasileña de Porto Alegre, denunciaron desde los primeros foros al ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas), como el más depurado proyecto de imposición a nivel continental de un modelo globalizador regido por el neoliberalismo.
El ALCA fue concebida a comienzos de los años 90 como un megatratado de libre comercio, “desde Alaska hasta el Cabo de Hornos”, convocando a los 34 países miembros activos de la Organización de Estados Americanos, es decir todos los del continente con la sola exclusión de Cuba, suspendida de ese foro desde 1962.
En la actualidad es un hecho que el cronograma del ALCA, que preveía la ratificación de este gran tratado durante 2005 para su inmediata puesta en marcha, no sólo está atrasado sino diluido, toda vez que diferentes foros continentales el año pasado mostraron la inviabilidad de un consenso para un acuerdo vinculante.
El economista chileno Hugo Fazio, director del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (Cenda), señaló a IPS que la negociación del ALCA ha confrontado sobre todo a Brasil, como cabeza del Mercado Común del Sur (Mercosur), con Estados Unidos.
El Mercosur, creado en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, tiene ya como asociados externos a otros seis países de América del Sur, todos los de esta región excepto Surinam y Guyana.
La resistencia de Washington a aceptar el libre comercio en los productos agropecuarios y su negativa a negociar medidas antidumping (contra la competencia desleal de precios) en el ALCA, bajo el argumento de que este asunto estará en el gran acuerdo de la OMC, están entre los mayores puntos de fricción con Brasil, recordó Fazio.
Como ya se señaló en el Foro Social Américas, celebrado en julio de 2004 en Quito, el gobierno estadounidense de George W. Bush está dando prioridad en este escenario a los acuerdos bilaterales de comercio, entre los cuales se incluye el tratado con Chile, que cumplió el 1 de enero de 2005 su primer año de vigencia.
Washington negocia igualmente tratados con cuatro de los cinco miembros de la Comunidad Andina de Naciones, es decir Bolivia, Ecuador, Colombia y Perú, dejando a un lado a Venezuela por sus diferencias con el presidente Hugo Chávez, y con los países del Mercado Común Centroamericano.
“En este contexto, más que nunca pasa a ser necesaria una concepción colectiva de los países latinoamericanos sobre la concepción regional, que hasta ahora no existe”, según Fazio, quien fue vicepresidente del Banco Central de Chile en el gobierno de Salvador Allende (1970-1973).
“El Mercosur, el proceso de integración latinoamericano más importante, si bien ha aumentado el número de países asociados, abarcando al conjunto de naciones de América del Sur, no cumple ese papel”, estimó el director del Cenda.
Chile y Bolivia se asociaron al Mercosur en 1996, y entre 2003 y 2004 hicieron otro tanto Venezuela, Perú, Colombia y Ecuador. Estos tres últimos, a la vez, negocian tratados de libre comercio con Estados Unidos.
“El Mercosur necesita un viraje. No es suficiente el papel positivo desempeñado contra los propósitos de establecer un ALCA en el esquema de la Casa Blanca. Requiere encontrar sus propias líneas de desarrollo”, subrayó el director del Cenda.
Un desafío similar está planteado para la Comunidad Sudamericana de Naciones, que tuvo su acta de nacimiento oficial en la cumbre celebrada en diciembre último en Cuzco, Perú. La expresión económica de este nuevo bloque “debiera ser la acción común entre el Mercosur y sus países asociados”, sentenció Fazio.
Manuel Hidalgo, un economista vinculado a la Asociación por la Tasación de las Transacciones Financieras y la Acción Ciudadana (Attac), señaló que “América Latina es un territorio en disputa”.
Una de las tareas, según Hidalgo, es “concretar un espacio político sudamericano al margen de la OEA y de la injerencia imperial de los Estados Unidos”.
En esta línea, agregó, deberían confluir “las dos tendencias que han venido confrontando la política imperial en la región: por un lado, la tendencia bolivariana, levantada por Venezuela y apoyada por numerosos movimientos sociales y políticos de la región, y (por otro) la tendencia ‘neodesarrollista’, representada por los gobiernos de Brasil y Argentina”.
A fines de diciembre, el presidente Chávez y su par cubano, Fidel Castro, pusieron la firma en La Habana a una nueva propuesta de integración regional, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).
El ALBA, que se presenta como la antítesis del ALCA, fue propuesta originalmente por Chávez en 2001 en la isla venezolana de Margarita en una reunión de la Asociación de Estados del Caribe, pero su lanzamiento oficial demoró cuatro años, postergado entre otros factores por la crisis política interna de Venezuela.
Este nuevo proyecto, que pretende rescatar los orígenes de la integración latinoamericana bajo la inspiración del prócer Simón Bolívar, no parece conmover a los gobiernos, pero sin duda resultará atractivo para diversas expresiones de la sociedad civil latinoamericana que se darán cita en Porto Alegre.
Los organizadores del Foro Social Mundial, de retorno a Porto Alegre luego de la incursión de la cuarta edición por la occidental ciudad india de Mumbai, apuntan a situar el tema de la integración más allá de la visión exclusivamente económica o comercial, para darle una proyección más integral en el rechazo al modelo globalizador neoliberal.
“Existe la esperanza, existe la posibilidad de cambio, pero tenemos que unir nuestras ganas y fuerzas en toda América Latina y en el mundo”, dijo el activista argentino Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz.
Para María Luiza Mendonça, de la Red Social de Justicia y Paz, la promoción y defensa de los derechos humanos está cada vez más ligada a la confrontación de las políticas macroeconómicas y a asuntos como la deuda de los países y la propiedad intelectual en las negociaciones de la OMC. ***** + Secretariado del Foro Social Mundial (http://www.forumsocialmundial.org.br/index.php?cd_language=4&id_menu=) + OEA (http://www.oas.org/main/spanish/) + ALCA (http://www.ftaa-alca.org/alca_s.asp)
(FIN/IPS/ggr/dm/dv mu/05)

Jason Tockman

A cornerstone of Bolivia’s new economy is the People’s Trade Agreement (PTA, buy or TCP in Spanish), a progressive international trade and integration strategy. Based upon traditional indigenous principles of cooperation, complementarity and solidarity, the PTA is a form of
collaboration between nations or communities that reasserts public control over the economy and attempts to recast the role of the corporation from that of “master” to “partner” in a process of sustainable development.
>Download PDF

Morales, Castro and Chávez, the Bolivarian Alternative for the Americas and the People’s Trade Agreement for the integration of the Latin American Homeland

El presente documento “PROPUESTA ALTERNATIVA DE INTEGRACION” es el resultado de un amplio y esforzado trabajo de estudio, reflexión y construcción colectiva de lo que hemos considerado “puntos esenciales e innegociables” para hablar de una propuesta de INTEGRACION de los pueblos de América, en contra propuesta al ALCA y por qué no al mismo MERCOSUR.
>deascar

Miguel Lora / Translation by Jason Tockman.

In the phase of capitalism we are now living through, ambulance large and small nations compete under unequal conditions in a fictitious free market controlled by new and influential actors—powerful transnational companies. In imperialism, the nation-states, especially those less developed, still do not have self-determination and their independence depends upon participation in blocs with a common foreign policy, chains of production, physical infrastructure and shared sovereignty. The Bolivarian Alternative for the Americas (ALBA in Spanish) and the People’s Trade Agreement (PTA, or TCP in Spanish) are the most recent of such experiments.

Almost 200 years ago, Simón “the Liberator” Bolívar warned that the states of South America would not be able to contend with the expansion of the Empire to the north if they did not establish an alliance. In the second half of the 19th Century, José Martí called for the construction of truly cooperative relations among Latin Americans, based on respect and justice, in order to make the region independent from the United States. In the 1920s, Víctor Haya de la Torre, the founder of Peru’s Alianza Popular Revolucionaria Americana, warned that one of the gravest imperialist plans was to maintain a divided Latin America.

In the 1960s, the discussion again centered on Latin American independence and autonomy in relation to the United States. The ex-President of the Inter-American Development Bank (IDB), Felipe Herrera, called for an integration that would create a continental nationalism in Latin America, a great nation cut to pieces by external factors and the victim of centrifugal forces that opposed regional union. Rafael Caldera, former Venezuelan president, emphasized that there exists no more dignified foreign policy interest than the formation of a bloc with a common conscience so that the countries of Latin America would act as a single unit for the defense of their common interests.

In the middle of the past century, the region began to reclaim integration as a path for development. In 1961, this took the form of the Central American Common Market; in 1969, the Andean countries established the basis for the Andean Community of Nations (CAN); and in 1991, the Common Market of the Southern Cone (MERCOSUR) was born. These attempts at political integration were more ambitious than the commercial alliances that proliferated in the 1990s.

Along with the arrival of neoliberalism came new ideas and methods of linking the nation with the external in a framework of globalization that confused trade with integration and buried the dreams of Latin Americanists. One of these ideas was the “open regionalism” put forward by the Economic Commission for Latin America and the Caribbean (ECLAC, or CEPAL in Spanish) in the mid-1990s. Latin American Center for Social Ecology (CLAES) researcher Eduardo Gudynas describes open regionalism as a vague and confused category that complicated the debate and perhaps has been ECLAC’s greatest conceptual disaster of that era.

ECLAC has since led a functionally neoliberal existence, proposing to shape commercial blocs totally oriented toward the world economy, insisting they insert themselves into a global framework and not achieve autonomy on the international stage. Open regionalism validated the commercial treaties inspired by the agreements of the World Trade Organization (WTO) and the Washington Consensus (dismantling of the state, free markets without regulation, and complete liberalization of the economy) as instruments of integration.

The example of ECLAC’s open regionalism was the North American Free Trade Agreement (NAFTA, between the U.S., Canada and Mexico), and the extreme example was the Free Trade Area of the Americas (FTAA).[1]

Later, the commercial integration of the Washington-style Free Trade Agreements (FTAs or TLCs in Spanish) not only failed to facilitate regional unity, but rather destroyed it. The CAN and MERCOSUR accords failed precisely because they corrupted regional integration with the logic of free trade competition that favors the largest over to the smallest countries. At its base, the debacles of the CAN and MERCOSUR provided evidence of the profound crisis of a paradigm which claimed that the centerpiece of integration was liberalized trade, observed Pablo Solón, Bolivian social movement leader and trade specialist.

Trade is integration?

Neoliberal reforms severely limit processes of integration and disperse their objectives. They cut off the political aspirations of the old treaties and accentuate rigidly commercial objectives. If before treaties sought to link countries to reach liberation and autonomy, now the objective is to increase trade.

José Manuel Quijano, economist and member of the MERCOSUR Sectoral Commission, identifies various differences between the free trade agreements and the processes of political integration that also include a trade component. To begin with, the trade accords are static and cannot be renegotiated, while the political integration agreements are dynamic and can be modified through protocols and partial agreements.

Free Trade Agreements impose free competition rules in an essentially asymmetrical market. A political accord promotes an alternate course for trade that permits diversification and the development of productive connections among partners.

Trade agreements employ a commercial lens, while integration accords handle matters in a political sphere and with support from institutions above the national level.

The FTAs create subordinated states that are integrated into the global productive chain as specialists in the exportation of primary products. Integration agreements combat such a role, looking instead to create coordinated chains of production.

Free Trade Agreements are not mechanisms of integration, nor do they grant autonomy to the state, because they look for precisely the opposite: total autonomy for the market and a subsidiary role for the state.

When the globalization discourse of the 1990s matured and changed the capitalist paradigm of the state, the FTAs suffered a radical change, encompassing new areas that had not been previously seen as trade issues. The old trade agreements—such as the 1820 accord between France and England—referred to borders, tariffs and customs rules. Today’s accords include new issues, including services, intellectual property, government purchasing and special international rules to protect foreign investment.

These “invasive” trade agreements began to influence all spheres and rules of society. A commercial logic advanced a market society in which the laws of supply and demand reached the state itself, explained Claudio Lara, Chilean Economist and professor at the Latin American Council of Social Science (CLASCO in Spanish).

We must change our way of thinking

The most significant problem for MERCOSUR is that the economies it brings together are not linked, and they compete amongst themselves. The case of soy is illustrative. Obstacles to trade are frequently imposed upon Uruguay by Brazil and Argentina, without a care whether they are closing bike routes or importing rice from Vietnam. In the cost-benefit logic, it does not matter if these actions harm their little brother. The MERCOSUR is reduced to a political forum in which the two largest partners consolidate preferential treatment, leaving the smaller nations at the margins.

On the other hand, the CAN advanced significantly as an institution and now maintains a solid structure: financial councils and procedures, a Latin American Reserve Fund, an Andean Parliament, its own court, and a regional judicial arrangement. But the influence of ECLAC’s export-led growth during the 1990s pushed the bloc to the cliff’s edge.

Peruvian economist and ECLAC advisor Ariela Ruiz Caro stated that the change in focus in economic policies modified the strategy for integration. In any form, integration depends upon the market, on the International Monetary Fund (IMF) and the World Bank, institutions in which there is no place for politics or projects of a regional character. Andean norms modify this new design/dogma and the liberalization and deregulation of markets, converting them into central elements in the process of Andean integration.

Neoliberalism not only disarticulated the interlinked regional chains of production, but also the political bloc that had been formed. The countries ended up competing among themselves, as much in exports as in the incentives they offered to attract foreign capital.

Ruiz sees in the CAN a puppet that has lost its capacity to make proposals. The Community is informed of trade negotiations with other regions, but is not able to object to Free Trade Agreements. Civil society does not have the opportunity for input, but business owners do. The CAN is falling apart because it lost sight of its initial objectives for which it was created, that is to say the promotion of balanced and harmonious development of the Andean peoples by means of cooperation, not on the basis of competition.

If the region is failing to achieve independence due to Free Trade Agreements, and if the regional effort perishes—contaminated by the neoliberal philosophy that always benefits the most developed nations—what scheme will suit underdeveloped and dependent countries, linked to external markets through the sale of basic goods? The Bolivarian Alternative for the Americas (ALBA) and the People’s Trade Agreement (PTA) are the embryos of a new formula for integration set in a distinct paradigm.

The ALBA under construction

In light of the collapse of neoliberal policies and projects that deepened dependency, newly elected Bolivian President Evo Morales believes that only a true integration between Latin American countries, based upon principles of cooperation, complementation and solidarity will permit the preservation of sovereignty and successfully confront the trend towards hegemonic unilateralism.

Morales and his colleagues Hugo Chávez of Venezuela and Fidel Castro of Cuba agreed on April 29, 2006 to construct the Bolivarian Alternative for the Americas and put into action the People’s Trade Agreement, plans for integration that will further the exchange of goods and services.

The strategic plan for complementary development of chains of production—with conservation/ rationing of resources—includes the construction of bi-national public, cooperative and mixed companies; the creation of subsidiaries of publicly owned banks and reciprocal credit agreements; the extension of taxes on all state investment and mixed companies, including on private capital during the period of investment recovery; facilities for airlines; and a special fund of up to $130 million to finance infrastructure and other projects that generate domestic capacity.

The governments of Venezuela and Cuba recognize Bolivia’s special needs after centuries of exploitation and plundering; therefore, the larger countries concede privileges to the smallest one. Venezuela is opening its state purchasing to Bolivian suppliers, while Bolivia does not; Venezuela lowers its tariffs to zero, while not demanding the same of Bolivia. Venezuela makes available its infrastructure and land and water transport equipment and guarantees the purchase of a range of vegetable oil products, as well as other agricultural and industrial goods harmed by Free Trade Agreements. It is a treaty that truly offers special and different treatment for the smallest economy in the bloc.

The integration of the ALBA includes social cooperation programs without financial objectives. For example, Cuba is creating a Cuban-Bolivian institution that guarantees eye care in six centers with the capacity to tend to 100,000 people annually. It is donating 20 mobile hospitals with a range of services: surgery, intensive therapy, urgent attention for cardiovascular problems, laboratories and other medical resources, as well as increasing to 5000 the number of scholarships provided for medical students through the beginning of 2007.

The countries are exchanging with each other—as opposed to trading—knowledge in areas of science, technology, sports, communication, experience in energy conservation, and culture. The exportation of Cuban goods and services can be used to pay in kind.

The ALBA and the PTA are embryos of an alternative integration. Although there remains a lack of common policies defined at this early stage of coordination (such as a common external tariff or free movement of workers between countries), these agreements replace neoliberalism’s category of “consumer” with political citizens that make decisions according to the common good and not a cost-benefit logic.

Basis for a new integration scheme

The recovery of national autonomy as the preliminary step in the reconquest of sovereignty will come to pass through effective regional coordination (political, chains of production, macroeconomic) that strengthen the negotiating capacity on the international plane. Gudynas names this proposal “autonomous regionalism,” in contrast with ECLAC’s “open regionalism.”

Autonomous regionalism implies a reorientation of trade and production toward regional needs, looking for complementary and cooperative chains of production and the construction of common policies, at least in agriculture and energy.

If one wants to connect the region economically, it is necessary to think of another type of productive relations whose principle objective is to attack the primacy of exportation. It is obvious that this type of integration is not possible if the larger countries impose conditions on the smaller ones, and if the logic of relations goes no further than the economy. Integration attempts to revive politics and above all to agree to norms at a level higher than the nation-state.

This new scheme also defines “de-materialization” of the economy, which means modifying the conditions of material ownership and consumption. “Private individualism” was a consequence of the economic emphasis of the reforms of the 1980s, and today one perceives a strong individualism and a weakened collective agenda. Quality of life is associated with material consumption and well-being depends on the possession of the latest technological advances. The structure of food supplies and customs also has changed with the use of microwaves and automatic washing machines. Society in general rejects the reforms of the 1980s, but their aspirations related to quality of life are the legacy of the reforms.[2]

The substantial variation in people’s aspirations has implications for regional integration. For example, if a government promotes regional integration by increasing taxes on Asian technologies, it runs the risk of being repudiated by the masses.

The great majority of Latin American populations have a low level of consumption due to the high level of poverty, while only a small elite consumes the highest quality and quantity of natural resources. For this reason, the reordering of resource use is perhaps necessary to set a limit on the opulence and assign a true social and environmental cost of consumption (cost of solid waste disposal, of packaging, etc.). Some import sectors would be harmed, although there are many possibilities to intervene in the area of consumption that are not taken advantage of, such as the rates of sumptuous consumption.

It is necessary to establish a limit on the use of natural resources—on water and forests/rainforests. All countries have a level of sustainable consumption that must be maintained, according to need. If one looks to cover all necessities, sooner or later, one will exceed this level. In this case, food sovereignty depends on regional interrelation, because it is not environmentally sustainable to look for domestic self-sufficiency in the food supply. One has to negotiate with neighboring countries.

A departure from materialism would reduce the consumption of primary materials, produce less garbage, and generate more employment because it would enhance the production of those goods which have greater utility. That which generates more employment is not the manufacture of goods, but the maintenance of them. Such is a more austere model, but one of a higher quality.

For all of this, Gudynas emphasizes, one needs autonomy with respect to globalization. Countries have formal sovereignty, but under a false autonomy: they depend upon international markets to sell their basic products, credit organizations define their political economy, and foreign stock exchanges fix the price of their minerals.

To win autonomy and be viable, no other road exists except to coordinate with one’s neighbors, harmonize rules at the regional level, develop connections in production chains, and establish joint policies that plan for and solve disputes.

[1] For the first time, the FTAA made Latin America negotiate with external parties in clusters, such as MERCOSUR and the Central American and Andean blocs. The FTAA hemispheric project was brought down by MERCOSUR opposition.
[2]Society is more distrusting than before. Seventy-five percent believe that their neighbour might rob or hut them,while in Asia, the percentage is about 42 percent. Brazil, Ecuador and Paraguay show the lowest indices of inter-personal trust. The problem is that the distrust translates into disinterest in public affairs. Society is more materialistic, egotistic, distrustful and violent. The rates of violence in Caracas, Sao Paulo, and Rio de Janeiro look as if they were measured in the Gaza Strip. The level of poverty has not diminished and is significantly concentrated in urban areas.