Asia Europe People's Forum: people's response to ASEM

People’s organisations and community, citizens’ networks, decease social movements, unhealthy trade unions, and NGOs in Asia and Europe have developed a considerable depth of exchange, engagement, cooperation, and solidarity among themselves well before the inception of the official ASEM process. The rich history and experience of interaction have allowed them to engage with the ASEM process from the moment of its beginning.  The primary focus of exchange and interaction amongst the Asia and European organisations have been the issues of historical relationship between peoples of Asia and Europe, political and social development, underdevelopment and sustainable development, basic social-economic and human rights and gender equality, and equality amongst nations. The central motivation for the engagement amongst the peoples of Asia and Europe has been the commitment to solidarity and common effort towards shared future…


Download full pdf

SADC Peoples Summit Declaration (Maseru, Lesotho, August 2006)

Dot Keet, AIDC Regional Briefs 6/2004

Following a three day conference, in August 2000, of twenty four independent peoples civil society organisations, sectoral networks and coalitions from many sectors and from all the countries of Southern Africa, the following declaration was produced. This expresses the perspectives of peoples organisations from across the region, and calls on other such organisations to endorse these positions on some of the broad economic dimensions of regional cooperation and integration that are being considered by the governments of the Southern African Development Community (SADC); and for other such peoples organisations to join together to add their own proposals and demands in other areas of concern which are all integral to a holistic program of regional development cooperation.

Declaration

“Making Southern African Development Cooperation and Integration a People-centered and People-driven Regional Challenge to Globalisation

As members of community-based development coalitions, trade union and other labour organisations, faith-based social development organisations, campaigning networks for debt cancellation and reparations, alliances against the IMF and World Bank, a women and trade network, development NGOs and popular education, information and capacity building bodies – and as participants in the ‘Southern African Peoples Solidarity Network’ (SAPSN) gathered together in Windhoek on the occasion of the Summit of the SADC Heads of State, 1-7 August 2000, we as

Peoples’ organisations state

  • We are united by our common history of colonisation and mutual support in our struggles for national liberation, as well as our shared experience of the depredations of apartheid and its destabilisation and devastation across the whole region. We are also conscious that we are part of a region enormously rich in human and natural resources which has the potential to become a community of nations enjoying peace and human security, guaranteed human rights and equitable human development. But these aims will only be achieved if peoples organisations give an effective lead to the governments of the region in order that they work together towards this historic goal.
  • We are committed to a vision of a united Southern Africa in which local and community-based development is the fundamental substance of national development programmes. These, in turn, will be strengthened by coordinated and combined programmes of people-based regional development, and the creation of an integrated development community in Southern Africa. Such an integrated region would also be a building block towards broader African peoples cooperation and unity, and could be an effective economic and political base from which to challenge capitalist globalisation.
  • We note, however, that the overwhelming majority of the people of our region are living in conditions of appalling poverty and already suffering the effects of an AIDS epidemic of potentially catastrophic proportions; but that the governments of our countries
    • have for long mainly engaged in rhetorical declarations about national development, and development cooperation and regional integration, with few effective achievements;
    • are mainly concerned with preserving and promoting their own individual and group status, power and privileges, and their personal and aspirant-class appropriation of our nations’ resources; and, for these reasons, are frequently engaged in divisive competition and even dangerous conflicts amongst themselves at the expense of the interests of the people at national and regional levels;
    • are, at the same time, committed to supporting and defending each other whenever the interests and power of the ruling elites come into conflict with the human rights, and the democratic and development aspirations of their own populations; and are using SADC as a self-serving ‘old boys’ club’ for such mutual support;
    • are increasingly responsive and subordinate to external inducements and pressures from governmental agencies in the richest industrialised countries, and their global corporations, banks and other financial organisations, and the ‘multilateral’ institutions dominated and used by them.

    We note also the grossly uneven development within and between the countries of the
    region caused by a long history of deliberate political and economic programs in favour of the needs of South African and international companies, and privileged (mainly white) elites; and that, with the increasing penetration of the region by South African business, the dominant role of the South African economy in the region has not diminished but actually increased since 1994.

Peoples’ organisations demand

  • The Governments of SADC must reject claims that the transformation and development of the regional economy should (and can) be driven by national and regional ‘market forces’ and should be structured to serve and further the business interests of ‘indigenous’ private enterprise and ‘national’ capital in the countries of the region. This applies particularly to South African trading companies, banks and corporations, often operating in conjunction with their international partners, which will reinforce not reduce the inherited inequalities within, and imbalances between our countries.
  • The governments of SADC must desist from their collaboration and collusion with national and international political and economic forces and neo-liberal agencies, particularly the IMF and World Bank, to turn SADC into an ‘open region’ of free trade, free capital movements and investment rights, to the benefit of international traders, transnational corporations and financial speculators. This runs counter to the potential for full and effective, internally-generated and rooted national and regional development.
  • The governments of SADC must provide for the effective participation of organised forces of civil society, and respond to the voices and needs of the people of the region for peace and security, democracy and development; and actively commit all the governments of the region to multilaterally negotiated cooperation and equitable development throughout the region. This must go hand in hand with independent popular initiatives for the empowerment of people in their own organisations and communities and at all levels of the regional community.
  • The governments of SADC must insist upon the illegitimacy of our purported national ‘debts’ and the continuous outflow of our hard-earned national financial resources into the coffers of the governments of the richest industrialised countries, private banks and the IMF and World Bank. Our governments must actively prepare, together with other ‘debtor’ countries like ours – and with the support of international peoples movements against debt – for collective and concerted repudiation of those debts if they are not promptly and definitively canceled. This must be carried further with demands for reparations for the long-standing economic, social and ecological damages imposed by such agencies upon our countries.
  • The governments of SADC must unite and act together with other countries in Africa, Latin America and the Caribbean, Asia and the Pacific, and with democratic forces everywhere, to challenge and replace the currently dominant neo-liberal ideology and globalising capitalist system. This process must be started immediately by dealing with the dominant instruments of globalisation , particularly the IMF, World Bank and the WTO, whose policies and programmes are so manifestly detrimental to our economies, environments, societies, cultures and people.

Peoples’ organisations propose

On trade

Our governments must drop their uncritical embrace of the arguments for ‘free trade’ within our region which are reflected in the SADC trade agreement; and, instead,

  • create a negotiated variable and graduated preferential trade area within and through which to create clear and effective production development and diversification strategies for communities, national economies and the region as a whole;
  • replace the liberalisation, privatisation and deregulation policies in national and regional programmes and create trade and development cooperation agreements for Southern Africa which address region-specific issues and are not predetermined or constricted by ‘compliance’ with WTO terms and trade-related conditionalities, or any similar terms in ‘post-Lome’ agreements;
  • convince the South African government to revise its free trade agreement with the European Union where it is in conflict with the declared priority goals of cooperation and development in the SADC region, including South Africa.

On investment

Our governments have to abandon the futile illusion that foreign investors will respond to ‘positive macro-economic signals’ and an ‘open region’; and that such reliance on private capital will create development; and, instead

  • recognise that capital is a social relation not a neutral and disinterested financial instrument and, as the embodiment of social/class interests, any growth that such capital produces is distorted and incidental to its main aim of self-expansion (or profit);
  • build on the widespread experiences in the countries of the region, and elsewhere, that the free or ‘liberalised’ movement of capital is not conducive to financial stability and sound economic development, and requires strategic regulation;
  • base national and regional investment and production policies on the strategic direction of private national and international capital projects – where and in so far as they are required – for specific selected purposes, and clearly defined periods; but
  • prioritise the strategic mobilisation of inwardly-oriented and more varied and committed internal investment resources including public (governmental), parastatal, cooperative and community resources.

On labour

All the governments of the region have to recognise the vital role that labour plays in all economic projects/enterprises and national economic development, and recognise that governments have to adopt effective social and economic development policies that

  • bring to an end the forced migration of millions of workers in search of employment and survival resources for their families, for this is deeply disruptive of families and undermines community cohesion and stability;
  • tackle effectively and with urgency the dramatic growth of unemployment throughout the region, that contributes further towards the flows of economic refugees across borders and between rural and urban areas within all the countries of the region;
  • develop holistic and integrated urban and rural programmes to enable people to create their own incomes or obtain employment incomes, economic security and social and cultural fulfillment within their own communities;
  • incorporate in such social and development programmes, inter-governmental agreements to deal with the brain drain of precious skills from the poorer to the more developed and well-endowed countries of the region;
  • create economic, political and social conditions that will allow for the free movement of people throughout the region.

Peoples’ organisations declare

  • We are committed to deepen and extend our experiences of cooperation and solidarity, our strong sense of mutual recognition as the people of this region of Africa, to build on our joint needs and shared aspirations for the common benefit of our people; and at the same time work to counter any negative or conflictual attitudes towards each other amongst some sectors of our populations.
  • We are also committed to deepen and extend our strategies for cooperation and joint action with other regional peoples cooperation initiatives in the rest of Africa, as well as Asia and the Pacific, Latin America and the Caribbean towards a people-driven challenge to the currently dominant processes and institutions of economic globalisation; that are anti-democratic in their functioning and effects, destabilising of weaker economies and communities throughout the world, creating ever-increasing polarisation, with inequitable and divisive effects amongst peoples, and destructive impacts upon the world’s resources and the global environment.
  • Whether or not our governments accept and act on the above vitally important demands, we as members of peoples organisations from the whole of Southern Africa will continue to pursue these aims and deepen our work in and with existing and emerging mass movements to challenge and change our governments’ policies and strategies; and – if that fails – to change our governments.

Gauteng – South Africa

More than four hundred representatives of Social Movements, stuff labor organizations, economic justice networks, faith and community based and youth organizations, developmental, health environmental, human Rights and other NGOs that work closely with them gathered in Gauteng South Africa to discuss our common concerns and present our Demands and alternatives to the governments of SADC meeting here at this time.

This is the fourth annual SAPSN Summit and it takes place in a period of deepening political tensions within SADC and deteriorating social and economic situations for the majority of our peoples. In this context our discussions focused on our concerns, proposals and demands on the following:

1. Democracy and human rights abuses disrupting and destabilizing our region, with particular emphasis on the gross denial of democratic and human rights in Zimbabwe and Swaziland but also (to other degrees) throughout SADC, especially DRC and Angola. In this context we repeat our demand on all SADC governments to ensure the implementation of full democratic principles and all human rights (including women’s, labor, all NGOs to carry out their work with their people). We demand that SADC governments rapidly ensure that:

– All the people of Zimbabwe themselves are enabled to create the means and find the solutions to the crisis in their country, and SADC must terminate Mbeki’s role as mediator since he is about to become the SADC Chair;

– Apply targeted sanctions on the Swazi royal family, and do not confirm Swaziland’s Chairship of the SADC Organ on Peace and Security until a full democratic regime is established in that country by the people of Swaziland.

2. Poverty and Unemployment continues to devastate our people caused by the neo-liberal market- driven policies of SADC governments and their tolerance and promotion of self-serving corrupt practices in their own ranks. Of the many counter actions that must be undertaken, we demand that SADC:
-Must create regional economic development and diversification strategies to combat poverty and prioritize the creation of decent employment and the right to work.
– Must develop such policies with the active and full participation of the unemployed youth, women, small traders, fisher people and so on.

3. Food Insecurity and Hunger is the other compelling evidence of the growth of poverty in large sectors of our populations and the undermining of secure rural livelihoods. Of the many measure required, we demand that SADC governments:
– Must develop a regional agricultural strategy to secure equitable access to necessary agricultural resources for rural populations especially for women, as they are the main producers.
– Must deal with the skewed patterns of land ownership especially against women, and including extensive privatization of land and foreign appropriation.
must create, in consultation with rural producers, full governmental support for sustainable and organic (not GMOs) food production for family food security and regional food sovereignty.

4. Health crisis and social insecurity are central aspects of the poverty and increasing suffering of large numbers of our people especially the disproportionate numbers of women affected by HIV and AIDS personally and as nurturers of their families and the growing numbers of orphans. This requires free ARVs and special grant and food support. But we also demand that SADC governments
– Must create a regional strategy for universal access to free quality health care as a right for all, especially for the most vulnerable sectors of our people such as those who are differently abled;
– Must stop the practice of government leaders using public funds for health treatment overseas;
– Must ensure the training/retraining of health personnel and their just working conditions and remuneration.

5. Privatization of services, above all health, water and other social services removes these from the people, especially for women and children, and undermines the services provisions that are necessary for national and regional development (such as in public transport and affordable, secure public housing).

In this context, we commit ourselves to further mass campaigns to reverse this privatization, corporatization and commercialization (cost-recovery) policies, and we will pressure SADC governments to create national and regional programmes to ensure free accessible and accountable public services including public housing and free education for all, that are essential for our people’s well-being and human-based development;

6. Debt burdens and aid dependency continue to contradict the obligations of our governments and their responsiveness to our needs, because they are under the control of creditor banks and financial institutions, above all the IMF and World Bank, and donor governments. These constrain or dictate what policies governments can or should follow. Thus we demand that SADC governments:
– Create a combined regional response, in collaboration with civil society, to audit the sources, nature (especially illegitimate and odious debts), scale and their effects on our people especially the most vulnerable sectors such as women;
– reject externally imposed IMF/WB SAP-type conditionalities for ‘‘debt relief’’ or aid; and instead base their criteria on full consultations with their own people;
– put an end to the continual outflow of financial resources through debt payments, and instead demand reparations for these debt payments and the colonial and neo-colonial plunder of African people and resources.

7. Trade deficits and capital outflows are the other forms of financial drainage from our countries. These are created and reinforced by the trade and financial liberalization policies of SADC governments. These counter-developmental policies will be reinforced if SADC governments continue down the road of negotiating so-called Economic Partnership Agreements (EPAs) with the European Union. Thus we demand that SADC governments:
– must reunite as a region and, together, firmly resist the EU’s recolonising EPAs; instead of maneuvering separately to get EU trade and “aid support” which is splitting SADC apart;
– must recognize that the free trade area they are creating within SADC will further serve to create an open integrated market for EU exporters, investors and service corporations under policies of eternal trade and investment liberalization;
– must recognize that such a SADC free trade area will also serve the expansionist aims and interests of South African companies, not the equitable and more balanced trade development that enables cross-border trade, especially by small women traders;
– must stop the vast financial outflows from our countries and region through international financial speculation (gambling), “legal” investors transfers , and huge transfers overseas of public money through embezzlement by government leaders.

8. Climate Change Dangers and Energy Crises are partly the result of global factors and forces but also result from the policies of our governments colluding with colonial and neo-colonial forces and allowing uncontrolled exploitation of our mineral and other resources. Industrialized countries are responsible for the historical and current global climate change crisis, therefore we demand that SADC governments
– ensure that those responsible assume the proportionate burden, on the “polluter pays principle”, and provide our countries with all the necessary resources towards a low carbon society;
– institutes strong regulations to reduce carbon emissions and pursue sustainable production and consumption patterns, including a regional strategy to ensure universal access to clean and renewable energy, which is a social justice issue;
– Impose environmental responsibility on industries operating our region, and end to dumping of damaging toxic waste affecting our people and workers;
– stop the diversion of land and agricultural production to produce agro-fuels to feed the auto industries and rich countries to the detriment of food production;
– must develop a joint regional energy strategy to ensure effective access to clean and renewable energy resources for us as this is a social justice issue which must not be based on market principles as they are anti-people approaches, and it is uncontrolled transitional corporations that have been the prime cause of global warming with accompanying ecological crisis that will disproportionately affect the poor especially in Africa.

OUR PEOPLES’ RESPONSES AND SOLIDARITY

All these adverse factors are being confronted by most of our people with creativity and courage. But some marginalized and desperate people resort to desperate measures. This is what fundamentally drove the recent escalation of verbal abuse and violent attacks by some elements of the South African population against their fellow Africans from the region and elsewhere on the continent.

We call for carefully planned and just reintegration of internally displaced people resulting from the above deeply deplorable events.

It is also in this context that we participants from all the countries in the SADC region welcome the opportunity to share experiences on our common concerns and deepen our mutual support. Thus we stress that this is a Peoples’ Solidarity Summit and we commit ourselves to make this a real active expression of Solidarity towards each other and a means to ensure that the governments of SADC respond and fulfill the key demands we have outlined here, advance the developmental integration of our region and of the whole African continent.

Gauteng – South Africa
More than four hundred representatives of Social Movements, labor organizations, economic justice networks, ambulance faith and community based and youth organizations, developmental, health environmental, human Rights and other NGOs that work closely with them gathered in Gauteng South Africa to discuss our common concerns and present our Demands and alternatives to the governments of SADC meeting here at this time.
This is the fourth annual SAPSN Summit and it takes place in a period of deepening political tensions within SADC and deteriorating social and economic situations for the majority of our peoples. In this context our discussions focused on our concerns, proposals and demands on the following:
1. Democracy and human rights abuses disrupting and destabilizing our region, with particular emphasis on the gross denial of democratic and human rights in Zimbabwe and Swaziland but also (to other degrees) throughout SADC, especially DRC and Angola. In this context we repeat our demand on all SADC governments to ensure the implementation of full democratic principles and all human rights (including women’s, labor, all NGOs to carry out their work with their people). We demand that SADC governments rapidly ensure that:
– All the people of Zimbabwe themselves are enabled to create the means and find the solutions to the crisis in their country, and SADC must terminate Mbeki’s role as mediator since he is about to become the SADC Chair;
– Apply targeted sanctions on the Swazi royal family, and do not confirm Swaziland’s Chairship of the SADC Organ on Peace and Security until a full democratic regime is established in that country by the people of Swaziland.
2. Poverty and Unemployment continues to devastate our people caused by the neo-liberal market- driven policies of SADC governments and their tolerance and promotion of self-serving corrupt practices in their own ranks. Of the many counter actions that must be undertaken, we demand that SADC:
-Must create regional economic development and diversification strategies to combat poverty and prioritize the creation of decent employment and the right to work.
– Must develop such policies with the active and full participation of the unemployed youth, women, small traders, fisher people and so on.
3. Food Insecurity and Hunger is the other compelling evidence of the growth of poverty in large sectors of our populations and the undermining of secure rural livelihoods. Of the many measure required, we demand that SADC governments:
– Must develop a regional agricultural strategy to secure equitable access to necessary agricultural resources for rural populations especially for women, as they are the main producers.
– Must deal with the skewed patterns of land ownership especially against women, and including extensive privatization of land and foreign appropriation.
must create, in consultation with rural producers, full governmental support for sustainable and organic (not GMOs) food production for family food security and regional food sovereignty.
4. Health crisis and social insecurity are central aspects of the poverty and increasing suffering of large numbers of our people especially the disproportionate numbers of women affected by HIV and AIDS personally and as nurturers of their families and the growing numbers of orphans. This requires free ARVs and special grant and food support. But we also demand that SADC governments
– Must create a regional strategy for universal access to free quality health care as a right for all, especially for the most vulnerable sectors of our people such as those who are differently abled;
– Must stop the practice of government leaders using public funds for health treatment overseas;
– Must ensure the training/retraining of health personnel and their just working conditions and remuneration.
5. Privatization of services, above all health, water and other social services removes these from the people, especially for women and children, and undermines the services provisions that are necessary for national and regional development (such as in public transport and affordable, secure public housing).
In this context, we commit ourselves to further mass campaigns to reverse this privatization, corporatization and commercialization (cost-recovery) policies, and we will pressure SADC governments to create national and regional programmes to ensure free accessible and accountable public services including public housing and free education for all, that are essential for our people’s well-being and human-based development;
6. Debt burdens and aid dependency continue to contradict the obligations of our governments and their responsiveness to our needs, because they are under the control of creditor banks and financial institutions, above all the IMF and World Bank, and donor governments. These constrain or dictate what policies governments can or should follow. Thus we demand that SADC governments:
– Create a combined regional response, in collaboration with civil society, to audit the sources, nature (especially illegitimate and odious debts), scale and their effects on our people especially the most vulnerable sectors such as women;
– reject externally imposed IMF/WB SAP-type conditionalities for ‘‘debt relief’’ or aid; and instead base their criteria on full consultations with their own people;
– put an end to the continual outflow of financial resources through debt payments, and instead demand reparations for these debt payments and the colonial and neo-colonial plunder of African people and resources.
7. Trade deficits and capital outflows are the other forms of financial drainage from our countries. These are created and reinforced by the trade and financial liberalization policies of SADC governments. These counter-developmental policies will be reinforced if SADC governments continue down the road of negotiating so-called Economic Partnership Agreements (EPAs) with the European Union. Thus we demand that SADC governments:
– must reunite as a region and, together, firmly resist the EU’s recolonising EPAs; instead of maneuvering separately to get EU trade and “aid support” which is splitting SADC apart;
– must recognize that the free trade area they are creating within SADC will further serve to create an open integrated market for EU exporters, investors and service corporations under policies of eternal trade and investment liberalization;
– must recognize that such a SADC free trade area will also serve the expansionist aims and interests of South African companies, not the equitable and more balanced trade development that enables cross-border trade, especially by small women traders;
– must stop the vast financial outflows from our countries and region through international financial speculation (gambling), “legal” investors transfers , and huge transfers overseas of public money through embezzlement by government leaders.
8. Climate Change Dangers and Energy Crises are partly the result of global factors and forces but also result from the policies of our governments colluding with colonial and neo-colonial forces and allowing uncontrolled exploitation of our mineral and other resources. Industrialized countries are responsible for the historical and current global climate change crisis, therefore we demand that SADC governments
– ensure that those responsible assume the proportionate burden, on the “polluter pays principle”, and provide our countries with all the necessary resources towards a low carbon society;
– institutes strong regulations to reduce carbon emissions and pursue sustainable production and consumption patterns, including a regional strategy to ensure universal access to clean and renewable energy, which is a social justice issue;
– Impose environmental responsibility on industries operating our region, and end to dumping of damaging toxic waste affecting our people and workers;
– stop the diversion of land and agricultural production to produce agro-fuels to feed the auto industries and rich countries to the detriment of food production;
– must develop a joint regional energy strategy to ensure effective access to clean and renewable energy resources for us as this is a social justice issue which must not be based on market principles as they are anti-people approaches, and it is uncontrolled transitional corporations that have been the prime cause of global warming with accompanying ecological crisis that will disproportionately affect the poor especially in Africa.
OUR PEOPLES’ RESPONSES AND SOLIDARITY
All these adverse factors are being confronted by most of our people with creativity and courage. But some marginalized and desperate people resort to desperate measures. This is what fundamentally drove the recent escalation of verbal abuse and violent attacks by some elements of the South African population against their fellow Africans from the region and elsewhere on the continent.
We call for carefully planned and just reintegration of internally displaced people resulting from the above deeply deplorable events.
It is also in this context that we participants from all the countries in the SADC region welcome the opportunity to share experiences on our common concerns and deepen our mutual support. Thus we stress that this is a Peoples’ Solidarity Summit and we commit ourselves to make this a real active expression of Solidarity towards each other and a means to ensure that the governments of SADC respond and fulfill the key demands we have outlined here, advance the developmental integration of our region and of the whole African continent.

“Reclaiming SADC for peoples solidarity and development: Let the People Speak”

Lusaka, find Zambia, pharm 15-16 August 2007

We, members of Civil Society Organisations, trade unions, faith based organizations, student bodies and economic justice networks from the SADC region met in Lusaka, Zambia on August 15-16, under the auspices of the Southern Africa Peoples’ Solidarity Network (SAPSN), to constitute the SADC People’s Summit held parallel to the 27th Heads of State Summit.

We exchanged views on some common trends and issues of concern in the region including the appalling state of governance, democracy and human rights, youth unemployment levels, HIV/AIDS trends, poor health service delivery, gender discrimination, land problems, the debt burden, Economic Partnership Agreements and the Zimbabwe Situation.

We noted with concern that years after the adoption of the SADC protocol on human rights, governments in the region continue to violate the rights of their citizens using draconian laws, harassment and torture of opposition leaders and civic society activists, ban on political rallies, intolerance to dissenting views as well as denial of freedom of expression and association.

We deplore attempts by governments, through introducing NGO bills across the region, to silence the civic organisations’ calls for public transparency and accountability.

We categorically condemn the deportation of over 40 Zimbabweans headed for the SADC People’s Summit on August 14 by the Zambia government and call on the immigration officials in the region to desist from such repressive acts in the future. Further, we deplore the inability of the SADC to act decisively in solving the Zimbabwe crisis and we support the calls for a national constitutional conference to solve the country’s situation.

We observe the lack of true democracy in Swaziland and we support the calls for a new constitutional dispensation in the country.

We are disappointed with the little progress made so far in improving the health sector in the region as we underscore the need for urgent actioning by governments towards meeting the Abuja Declaration of 15 percent allocation of the national budgets to the provision of essential drugs including the Anti-Retroviral Drugs. We call on other governments in the region to emulate the government of Botswana which has met the Abuja target in its budgeting process.

We note the importance of land to the livelihoods of the communities and we deplore the unscrupulous evictions of people from their ancestral land, land privatization, and capitalization of land.

We are concerned that debt repayments continue to deprive the peoples of the region essential services and to hamper sustainable development in the region. Despite the debt relief programs undertaken in some of the countries in the region, SADC governments continue to reel under a chronic debt crisis exacerbated by ‘vulture funds’- the so-called predator companies from rich governments which purchase debts owed by poor countries and litigate against the debtor countries with huge costs.

We condemn the legislative and institutional gaps in our countries for addressing internal mechanisms for the debt problems and we call on parliaments in the region to enact legislations around the loan contraction processes and the establishment of institutions that are necessary for effective debt management.

We note with concern the divisive effects of the Economic Partnership Agreements on the region and the neoliberal nature of their content as the December deadline for signing those approaches.

We believe that the EPA negotiations are between unequal partners and that the SADC region stands to lose much more than the promised gains in the process.

We deplore the continued marginalization of women and the youth in decision-making processes across the region as we note the reluctance and piece-meal inclusion of women by governments of the region in political, economic ad social arenas. We emphasize that women’s equal participation
form an integral part of any meaningful strategy towards sustainable development in the region and
beyond.

On the basis of the above factors we demand:

1. All SADC governments to adopt and ratify the SADC protocol on human rights and gender; uphold regional integration as a participatory, people-driven and democratically negotiated process; respect the rule of law; allow free and fair elections; and make all constitutional reforms a consultative process.

2. All SADC governments and peoples to accept duty to de-stigmatise HIV/AIDS, uphold the rights of people living with HIV/AIDS and empower them to live positively.

3. Governments in the region to prioritize the sustainable livelihoods of the rural communities, and equity in the land reform processes.

4. Total and Unconditional debt cancellation for all the SADC countries.

5. Governments of SADC to Stop EPAS!

We commit ourselves to continue mobilizing the peoples of the SADC in solidarity with other regions of the continent to contribute to sustainable solutions to the region’s social, economic, and political problems; to engage governments at national levels on regional integration, the Zimbabwe problem, Economic Partnership Agreements, adoption of gender sensitive policies, adequate resources for HIV/AIDS, unemployment for the youth and better working conditions for workers; and to forge active partnership with other actors across the region.

ANOTHER SADC IS POSSIBLE!

Lusaka, Zambia, 15-16 August 2007

“Reclaiming SADC for People’s Solidarity And Development Cooperation”

Maseru, Lesotho 14–18 August 2006

We are the representatives of many economic justice networks, social development movements, capsule women’s, workers, youth and small-scale farmers, human rights, educational and environmental organisations, and many others, from across the Southern African region. We have gathered in Maseru under the auspices of the Southern African Peoples Solidarity Network (SAPSN), and with support from Development for Peace Education (DPE) as our host in Lesotho. We have come to hold a People’s Summit to review our situation and share our views on the state of regional development and cooperation. We are here to present our views to the Summit of the Heads of State and government ministers’ meeting in Maseru, 16-18 August 2006.

We have exchanged information on the pressing economic, social and unemployment challenges facing our people in our respective countries. We have been moved by the poetry, songs and dramatic representations of the many crises and forms of suffering of our people, particularly women and children. But we have also focused our attention on the overall state of the regional inter-government co-operation in these directions, and the necessity for them to respond to the needs and shared aspirations of our people.

Following from our extensive discussions, we support the profound affirmations of regional solidarity and regional development cooperation aspirations expressed in the Peoples’ Declaration at a similar meeting organised by SAPSN parallel to the SADC Government Summit in Windhoek in August 2000.

We note with deep concern that the critical observations made in that SASPN meeting, and in many other similar meetings, continue to hold true. And the important recommendations they made have not been reflected in sound progress on these and other urgent matters.

We are deeply concerned that, in the years since 2000, the economic, social and human rights situations in the countries within our region have become more acute and the crisis of unemployment, poverty and HIV/AIDS, and the non-fulfillment of basic human rights continue.

We are further concerned that international neo-liberal institutions and powerful governments from outside our region continue to intrude into our regional discussions, negotiations and efforts on matters of crucial concern to us.

We are particularly concerned that the EU’s plan for so-called Economic Partnership Agreements (EPA’s) with our countries is having the effect of splitting SADC into two groups and undermining the potential for our future co-ordinated regional programmes for mutual economic and social development. We call on all the governments of SADC to reject this divisive plan by the EU which is designed to serve the interests of their own exporters and investors.

We are similarly concerned with the self-serving conditionalities attached by the government of the US to its so-called African Growth and Opportunities Act (AGOA), many of which do not serve the fundamental long-term needs of our peoples, and which erode the economic policy rights and political sovereignty of our countries. This is a very heavy price to pay for the minimal ‘gains’ made in the export access into the US for the exploitative clothing and textile sweatshops in Lesotho and other countries in SADC. Governments must not sign on to AGOA, or must withdraw if they already have.

We commend the governments of SADC, as part of the African Union, for standing firm in the WTO on our rights to protect the agricultural basis of our economies, our small-scale farmers, and the food production and food security of our peoples, and food sovereignty of our countries and region. Governments must also support our agriculture in their domestic policies, and refuse the infiltration of GMOs into our countries, in production or through ‘food aid’. This includes other sanitary and health problems around the movement of livestock.

We see the stalemate in the Doha Round of the WTO as testimony to the effectiveness of the alliances of governments of Africa, with others in the Latin America, the Caribbean and Asia, in standing up to the major powers on issues of agriculture, and industrial and services liberalisation. We call upon these governments to sustain a determined defence of our interests and needs.

We call for the same determination by our governments, separately and together, to resist and bring to an end, the intrusion of the IMF and the World Bank and powerful foreign governments into our national policies, especially in the promotion of privatisation of our natural resources, national assets and our public services. Such programs of privatisation, in various forms, have had drastic effects on costs and access for our people and especially women and children, to health, educational, social welfare, water and other basic services as their human rights. Privatisation also impedes the role of public institutions in furthering our national development potential. We call for an improvement in the functioning and appropriate government investment in public institutions instead of privatising them. There must be an end to all privatisation programs, and the reversal of previous privatisations and the growing foreign ownership of our public and national resources.

We are particularly concerned at the collusion of our governments in allowing and enabling the ever-increasing domination of our region by South African companies and South African based transnational corporations using South Africa as their platform into the rest of the continent. In many cases, government leaders in the region benefit from such business operations although they sometimes publicly criticise them.

We further reject plans by the IMF, World Bank, and the powerful governments that control them, to turn Southern Africa into an “open region” to serve the “access rights” for all international exporters and investors into our region. We have a long experience of the damaging deindustrialisation and job destruction effects of such trade liberalisation to the advantage of exporters from countries in the North, and now also from others in the South, particularly China. Trade liberalisation puts further pressures on working conditions and the security and very survival of jobs, adding to the existing totally unacceptable rates of unemployment in our countries.

We are concerned at the lack of commitment by national leaders to fully democratic governance and the guarantee of all the political, economic, social, cultural and environment rights of our people. We condemn growing corruption in the ranks of government and business. We demand full respect for fundamental human rights, and we commit ourselves to maintain our mutual support and build peoples solidarity on these issues in all the countries of our region.

We demand that the SADC governments carry out their inter-governmental negotiations for joint regional programmes of the basis of full transparency, and information dissemination in all local languages, for genuine public consultation and engagement. We commit ourselves to continue monitoring regional plans and programs on these and all issues and to actively express our views and vigorously assert our demands and alternatives to all the governments of SADC, separately and together.

Latin America Now: An Interview with Raúl Zibechi

Graciela Rodriguez

International trade has changed profoundly during the current decade, especially after the failure of the 4th Ministerial Meeting of the World Trade Organization – WTO, held in Cancun – Mexico in 2003. The meeting ended with no real progress, fundamentally due to the “revolution of the poor”, as it was named the attitude of countries that decide to bring negotiations to a halt by not approving the final declaration proposal which in little changed the situation of Northern market access for developing countries, since it maintained the historical high levels of agricultural subsidies specially for the European Union and the United States. From then on there has been very little progress in this area
and the Doha Round, which started in 2001, is still paralysed, specially after the G4 failure (USA, EU, India and Brazil) gathered in Potsdam, June 2007, in a meeting that despite all official efforts and appeal did not manage to re-gear the negotiating agenda.


Download PDF

Graciela Rodriguez

International trade has changed profoundly during the current decade, thumb especially after the failure of the 4th Ministerial Meeting of the World Trade Organization – WTO, held in Cancun – Mexico in 2003. The meeting ended with no real progress, fundamentally due to the “revolution of the poor”, as it was named the attitude of countries that decide to bring negotiations to a halt by not approving the final declaration proposal which in little changed the situation of Northern market access for developing countries, since it maintained the historical high levels of agricultural subsidies specially for the European Union and the United States. From then on there has been very little progress in this area
and the Doha Round, which started in 2001, is still paralysed, specially after the G4 failure (USA, EU, India and Brazil) gathered in Potsdam, June 2007, in a meeting that despite all official efforts and appeal did not manage to re-gear the negotiating agenda.


Download PDF

Graciela Rodriguez

O comércio internacional mudou profundamente na década atual, especialmente depois de fracassada a IV Reunião Ministerial da Organização Mundial do Comércio – OMC, em Cancun – México, em 2003. Essa reunião terminou sem avanços devido fundamentalmente à “revolução dos pobres”, tal como foi chamada a atitude dos países que decidiram travar as negociações ao não aprovar a proposta de declaração final. Esta, pouco mudava a situação de acesso aos mercados do Norte para os países em desenvolvimento, já que permitia manter os níveis historicamente elevados de subsídios à produção agrícola, especialmente na UE e nos EUA. A partir dali muito pouco se avançou nesse âmbito e a Rodada de Doha, iniciada em 2001, continua paralisada, especialmente depois do fracasso do G4 (EUA, EU, Índia e Brasil) reunido em Postdam, em Junho de 2007, numa reunião que apesar dos apelos e esforços oficiais não conseguiu a retomada da Agenda negociadora.
>Descargar PDF

<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } –>

Edgardo Lander

¿Integración de qué? ¿Para quién? La consideración de los proyectos de integración latinoamericanos exige formularse algunas interrogantes vitales. ¿Integración para quién? ¿Para las los sectores privilegiados de estas sociedades? ¿Para que los capitales, sean nacionales o transnacionales, puedan moverse libremente en todo el continente? ¿O, por el contrario, para los pueblos, para las mayorías empobrecidas, excluidas, subordinadas?

 

No hay nada en la idea de integración que en sí mismo podamos considerar como favorable para el futuro de los pueblos del continente. No basta con que sea una integración latinoamericana o sudamericana para que corresponda a los intereses populares. Todo depende del modelo de integración en cuestión. ¿Quiénes lo impulsan? ¿Para qué? ¿Para quién? ¿En función de qué intereses y de que valores se diseña? Dependiendo de la respuesta a estas interrogantes, la integración puede afianzar las relaciones de dominación actualmente hegemónicas, o puede contribuir a abrir rendijas para socavarlas.

¿Un proyecto de integración orientado a abrir aún más estas economías para someterlas a los dictados de los dueños del capital? ¿O una integración defensiva que tenga como meta conquistar espacios de autonomía y soberanía para definir políticas públicas y opciones económicas propias? En otras palabras, ¿una integración que contribuya a desdibujar aún más los espacios y territorios del ejercicio de la soberanía democrática de los pueblos, o una integración orientada a recuperar lo que siglos de colonialismo y políticas imperiales le han arrebatado y continúan arrebatando a los pueblos del continente?

¿Una integración orientada por los valores del individualismo posesivo, de la competencia de todos contra todos, en la cual se garantice el éxito de los más fuertes sobre la base de la explotación y exclusión de los más débiles, esto es, una integración que acentúe las inaceptables desigualdades actuales? ¿O una integración guiada por los valores de la igualdad, de la participación, la pluralidad, la solidaridad, la comunidad, una integración que reconozca, valore y haga posible el despliegue de la extraordinaria variedad de modos de vida de los pueblos de nuestro continente?

¿Una integración que sin límite alguno explote los recursos naturales, convirtiéndolos en mercancías exportables para generar los excedentes requeridos para pagar la deuda externa? ¿O una integración que se oriente a la recuperación y construcción de otras formas de ser los humanos parte de la naturaleza, que no la considere como un enemigo a ser sometido, controlado, explotado y por ende destruido?

¿Una integración pensada como área de libre comercio, concebida principalmente como la construcción de un espacio económico de libre circulación de mercancías y capitales? ¿O una integración geopolítica concebida como parte de los procesos de resistencia al orden global que busca imponer la política unilateral e imperial del capital transnacional y del gobierno de los Estados Unidos? El ALCA

El principal proyecto estratégico del gobierno de Estados Unidos hacia el continente americano en su conjunto durante los últimos diez años ha sido el ALCA o Área de Libre Comercio de las Américas. Mediante este acuerdo de alcance continental, Estados Unidos y sus empresas han buscado consolidar, profundizar y hacer irreversibles las políticas de ajuste estructural de las últimas décadas, pretendiendo establecer de una vez por todas la prioridad absoluta de los derechos del capital sobre los derechos de la gente.

Mediante la constitucionalización del orden neoliberal en un pacto supranacional de obligatorio cumplimento, se aspira a acotar drásticamente los ámbitos de la soberanía y del ejercicio de la democracia y la regulación social, concebidas todas como trabas ilegítimas al pleno y libre despliegue y movimiento del capital.

Hasta hace poco más de dos años, las negociaciones avanzaban en forma aparentemente indetenible. Gobiernos sumisos en todo el continente negociaban textos secretos a espaldas de sus pueblos, y parecía inevitable que para la fecha prevista, esto es, para finales del año 2004, se concluyeran la negociación y revisión del texto de manera que este pudiese ser ratificado en 2005. Sin embargo, a partir del año 2002 las cosas comenzaron a cambiar.

Los movimientos y organizaciones sociales de la resistencia al ALCA, especialmente mediante su articulación en la Alianza Social Continental, lograron sacar el debate del ámbito acotado de una negociación entre expertos en comercio internacional para colocarla en el terreno del debate y la movilización pública.

Organizaciones sindicales, indígenas, ecologistas, campesinas, de mujeres y académicas en todo el continente logran converger en una resistencia crecientemente organizada y capaz de grandes movilizaciones. Cada una de las principales reuniones de los negociadores del acuerdo pasó a estar acompañada de masivas protestas (Québec, Buenos Aires, Quito, Miami). Los cambios políticos representados por la elección de Chávez, Lula y Kirchner introdujeron perspectivas y posturas negociadoras no previstas.

En la reunión del Comité de Negociaciones Comerciales (CNC) celebrada en San Salvador en julio de 2003 se reconoce por primera vez, en la propia mesa de negociaciones, que estas están severamente estancadas. Se realizaron sucesivos intentos de salvar el acuerdo mediante un tratado más diluido (Alca light) o por la vía de un ALCA de dos niveles que permitiese a los gobiernos más comprometidos con el modelo de libre comercio preservar el contenido del proyecto original, facultando a otros gobiernos el asumir compromisos menores. Buscando destrancar las negociaciones, los Estados Unidos convocaron sucesivas “reuniones informales” entre diferentes grupos de países.

Persistieron los desacuerdos. Finalmente, en contra de todos los pronósticos, lo que no parecía posible es hoy un hecho. La resistencia continental ha derrotado al ALCA, quizás definitivamente. Desde comienzos del año 2003 no se ha llevado a cabo ninguna reunión formal. De hecho, aunque esto no se admita públicamente, las negociaciones han sido pospuestas en forma indefinida [1].

Diversas organizaciones del continente han sugerido que el 1 de enero de 2005, fecha en que se suponía que estuviese listo el acuerdo, sea celebrado como el día del triunfo de los movimientos populares de las Américas contra el ALCA. En estos tiempos neoliberales no son muchas las victorias populares: hay que celebrarlas. Los Tratados de Libre Comercio (TLCs)

El descarrilamiento del ALCA representa sin duda una victoria para la resistencia al proyecto imperial de libre comercio. Sin embargo, la agenda estratégica del gobierno de Estados Unidos hacia el continente no ha sido derrotada: avanza por otras vías. Dado que las dificultades en las negociaciones del ALCA las enfrentaba principalmente con tres países -Brasil, Argentina y Venezuela- el gobierno de Estados Unidos optó por continuar negociaciones vía TLCs con prácticamente todos los demás países. Negoció y firmó un TLC con Chile, concluyó las negociaciones con Centroamérica, y está en lo que se supone que es la fase final de las negociaciones con Colombia, Ecuador y Perú.

Dado el fraccionamiento de la resistencia y las posturas más amigables (tanto al libre comercio como al gobierno de Estados Unidos) de los gobiernos en cuestión, en estos acuerdos se radicaliza la agenda neoliberal. No sólo se va más allá de los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio (OMC), sino incluso de lo previsto en los borradores del ALCA. La extraordinaria disparidad entre las partes de estas negociaciones queda ilustrada en el contenido, por ejemplo, de los capítulos sobre propiedad intelectual y agricultura del TLC andino, acuerdos que de aprobarse en su versión actual tendrían impactos catastróficos sobre la salud y la alimentación de los pueblos.

Estados Unidos ha exigido el patentamiento de plantas y animales (¡definidos como inventos!), así como de procedimientos diagnósticos, terapéuticos y quirúrgicos. Reafirmando una vez más que considera más importante las ganancias de sus transnacionales farmacéuticas que la salud pública, además de diversas medidas destinadas a impedir la utilización de medicamentes genéricos exige que se deje sin efecto la Declaración Relativa al Acuerdo sobre ADPIC [2] de Doha (2001), que autoriza cierta flexibilidad en la interpretación de los derechos de propiedad intelectual de los medicamentos y permite a los países miembros de la OMC “proteger la salud pública y, en particular, promover el acceso a los medicamentos para todos”.

En las negociaciones sobre agricultura Estados Unidos exige la eliminación de todos los instrumentos de protección y fomento agrícola utilizados por los países andinos (bandas de precios, cuotas de importación, etc.), a la vez que se niega en forma categórica a siquiera discutir sus opulentos subsidios agrícolas. Esta combinación no puede conducir sino a la devastación de la agricultura andina, a socavar las condiciones de la seguridad alimentaria y a la expulsión de millones de personas del campo.

A pesar de la firme oposición popular y de las masivas movilizaciones de organizaciones sociales y políticas centroamericanas y andinas [3], no ha sido posible hasta el momento frenar estas negociaciones.

MERCOSUR y la Comunidad Andina de Naciones

¿Constituyen hoy el MERCOSUR o la Comunidad Andina de Naciones (CAN) alternativas a este modelo de integración y desarrollo? La integración no puede pensarse como algo diferente a los proyectos nacionales, diferente a las sociedades que se prefiguran al interior de cada Estado-nación. Los proyectos de integración del continente dependen de los procesos políticos, de las estructuras productivas, de las correlaciones de fuerza existentes tanto global y regionalmente como al interior de cada uno de los países participantes.

Los actuales proyectos y prácticas de integración en América Latina se dan con estructuras productivas y condiciones políticas e ideológicas muy diferentes a las existentes cuando se debatía la integración latinoamericana en los ‘60 y ‘70. Como resultado de las dictaduras militares y de la aplicación sistemática de las políticas neoliberales de ajuste estructural, estas sociedades han cambiado profundamente tanto en su estructura productiva como en su tejido social. Como consecuencia de la represión, la desindustrialización y las reformas laborales, el movimiento sindical se encuentra extraordinariamente reducido y debilitado, y la mayor parte de los nuevos empleos se crean en el llamado sector informal.

El peso de empresarios cuya producción se orientaba prioritariamente al mercado interno ha igualmente declinado. La propiedad de la tierra se encuentra aún más concentrada que hace tres décadas. Los sectores más dinámicos de las economías del continente -los que tienen igualmente hoy mayor incidencia política, mayor capacidad de tener impacto sobre las políticas públicas- son los sectores triunfantes de estas transformaciones económicas. Son principalmente los grupos financieros, los de los servicios -como las telecomunicaciones- y los exportadores de productos primarios: en el caso del Cono Sur, principalmente el sector agroindustrial.

Estos sectores están controlados o asociados estrechamente con el capital transnacional, sus beneficios dependen de la apertura económica, de la desregulación, de las privatizaciones y del acceso a los mercados internacionales. Constituyen las fuerzas dinámicas internas detrás de las políticas del libre comercio.

El sentido común neoliberal hoy hegemónico, y los intereses de estos sectores que resultaron beneficiados de las transformaciones políticas y de la estructura económica producidas en las últimas tres décadas, condicionan las orientaciones básicas de los proyectos de integración que hoy operan y se negocian en todo el continente. Es posible constatar incluso que la razón fundamental por la cual los gobiernos de Brasil y Argentina pusieron una resistencia tan firme al ALCA tuvo que ver principalmente con el hecho de que los beneficios que esperaban estos sectores no estaban siendo garantizados suficientemente en la negociación.

No se trata de desconocer que estos gobiernos no han tenido posiciones únicas y que han existido tensiones entre visiones más orientadas hacia el libre comercio y visiones que reivindican mayor autonomía para el impulso de políticas públicas nacionales. Sin embargo, y más allá de los discursos, fue precisamente el hecho de que el ALCA no garantizaba un mayor acceso de los productos de la agroindustria del MERCOSUR al mercado de Estados Unidos, y que el gobierno de dicho país no estaba dispuesto a siquiera considerar la reducción de los subsidios a su producción agrícola, la verdadera razón por la cual se trancaron las negociaciones del ALCA.

El único gobierno participante en las negociaciones que formuló cuestionamientos conceptuales, políticos y doctrinarios fundamentales a cada una de las dimensiones del modelo de integración propuesto por el gobierno de Estados Unidos a través del ALCA fue el de Venezuela.

Esos mismos intereses han estado impulsando las negociaciones del MERCOSUR con la Unión Europea. De acuerdo a denuncias formuladas por las principales organizaciones sociales del Cono Sur [4], a cambio de un acceso limitado de los productos de la agroindustria del MERCOSUR al mercado de la Unión Europea, los negociadores del MERCOSUR están realizando concesiones que tendrían efectos nocivos sobre la agricultura familiar, limitarían la capacidad de los Estados para tener políticas industriales autónomas, y convertirían en mercancías áreas tan críticas como los denominados “servicios culturales” y “servicios ambientales”.

Se habrían ofrecido igualmente preferencias a la Unión Europea para las compras del Sector Público. No hay razón alguna por la cual se pueda suponer que las transnacionales basadas en Europa puedan tener efectos más benignos o sean menos rapaces que las estadounidenses, ni para asumir que los gobiernos europeos sean menos agresivos en la defensa de los intereses de sus corporaciones. Cualquier ilusión en este sentido quedó desmentida con la reciente crisis argentina. La Comunidad Sudamericana de Naciones

Los gobiernos de Sudamérica celebran lo que denominan un nuevo momento histórico en el continente, la realización del sueño de Bolívar: la creación de la Comunidad Sudamericana de Naciones. ¿Podrá este acuerdo convertirse efectivamente en un punto de partida para nuevos proyectos económicos y geopolíticos alternativos a los modelos hegemónicos?

La retórica de la Declaración del Cusco, firmada por los presidentes o cancilleres de 12 países sudamericanos [5], parecería efectivamente apuntar en una nueva dirección. Predomina en esta un lenguaje diferente a la prioritaria del libre comercio que ha sido hegemónica durante los últimos lustros.

Partiendo de la “historia compartida y solidaria de nuestras naciones”, se reivindica “una identidad sudamericana compartida y valores comunes, tales como: la democracia, la solidaridad, los derechos humanos, la libertad, la justicia social, el respeto a la integridad territorial, a la diversidad, la no discriminación y la afirmación de su autonomía, la igualdad soberana de los Estados y la solución pacífica de controversias”.

Se reconoce que no es suficiente con el desarrollo económico, y que se requieren estrategias que junto a “una conciencia ambiental responsable y el reconocimiento de asimetrías en el desarrollo de sus países, aseguren una más justa y equitativa distribución del ingreso, el acceso a la educación, la cohesión y la inclusión social, así como la preservación del medio ambiente y la promoción del desarrollo sostenible”.

Se enfatiza un “compromiso esencial con la lucha contra la pobreza, la eliminación del hambre, la generación de empleo decente y el acceso de todos a la salud y a la educación como herramientas fundamentales para el desarrollo de los pueblos”. En el terreno internacional se apela a “los valores de la paz y la seguridad internacionales, a partir de la afirmación de la vigencia del derecho internacional y de un multilateralismo renovado y democrático que integre decididamente y de manera eficaz el desarrollo económico y social en la agenda mundial”.

Desde el punto de vista institucional, se afirma a la Comunidad Sudamericana de Naciones como proyecto que trasciende un área de libre comercio, acordándose que se va a “desarrollar un espacio sudamericano integrado en lo político, social, económico, ambiental y de infraestructura, que fortalezca la identidad propia de América del Sur y que contribuya, a partir de una perspectiva subregional y, en articulación con otras experiencias de integración regional, al fortalecimiento de América Latina y el Caribe y le otorgue una mayor gravitación y representación en los foros internacionales”.

De acuerdo al texto, se trata de un proyecto de integración de los pueblos. Se afirma: “Nuestra convicción en el sentido que la realización de los valores e intereses compartidos que nos unen, además de comprometer a los Gobiernos, sólo encontrará viabilidad en la medida que los pueblos asuman el rol protagónico que les corresponde en este proceso. La integración sudamericana es y debe ser una integración de los pueblos”.

Más allá de temas cruciales que están ausentes en el texto, como el de la deuda externa, y el de las relaciones de este proyecto con los acuerdos de libre comercio firmados o en proceso de negociación con Estados Unidos y la Unión Europea, ¿puede esperarse que los actuales gobiernos sudamericanos (los firmantes de la Declaración del Cusco) sean consecuentes con estas declaraciones de intención? ¿Se trata de un lenguaje destinado al público de galería, o es la expresión de una nueva voluntad política de los gobiernos sudamericanos?

Más que descartar de antemano la Declaración del Cusco como pura retórica y a la decisión de crear la Comunidad Sudamericana de Naciones como una mera formalidad, es conveniente analizar este proceso en la potencialidad que podría ofrecer para convertirse en un nuevo terreno de pugnas y tensiones entre diferentes visiones y diferentes fuerzas sociales en torno al futuro de América Latina. ¿Pretenden los gobiernos firmantes de la declaración (o algunos de ellos) adecuar las orientaciones de sus políticas públicas a los objetivos declarados de la Comunidad Sudamericana de Naciones?

Lo que resulta evidente es que hay flagrantes contradicciones entre los objetivos y metas formulados en esta declaración y el rumbo principal que hoy asumen las políticas públicas en la mayoría de los países sudamericanos. Los objetivos formulados en la Declaración del Cusco no son, de modo alguno, compatibles con las políticas públicas y orientaciones económicas que, gracias a la deuda externa, los organismos financieros internacionales continúan imponiendo en todo el continente. ¿Pueden los movimientos sociales y políticos populares del continente aprovechar estas tensiones para formular e impulsar propuestas contrahegemónicas?

¿Qué sentido tiene que los gobiernos andinos que hoy negocian un TLC con Estados Unidos, proyecto que constituye una severa amenaza a la salud, educación, alimentación y el ambiente de dichos países, se comprometan a garantizar la salud, la educación, la alimentación de sus pueblos, así como la preservación del ambiente? ¿Qué sentido tiene la reivindicación del derecho a un empleo decente cuando las políticas de apertura, privatización y desregulación, la desindustrialización, la flexibilidad laboral y las reformas de la legislación laboral impulsadas por estos mismos gobiernos continúan deteriorando y precarizando sistemáticamente las condiciones del empleo? ¿Para qué proclamar la autonomía e igualdad soberana de los Estados mientras se están negociando acuerdos comerciales que limitan cada vez más el ejercicio de la soberanía? ¿Por qué hablar de la equitativa distribución del ingreso, y de la cohesión y la inclusión social, si la experiencia confirma que las actuales políticas de predominio dogmático del libre comercio no conducen sino a la desintegración social y al incremento de las desigualdades sociales? ¿Qué sentido tiene destacar la importancia de la preservación del medio ambiente y la promoción del desarrollo sostenible si -como es evidente por ejemplo en el caso de Brasil- las actuales políticas de prioridad de las exportaciones primarias orientadas a generar un excedente en la balanza comercial para pagar la deuda externa requieren una sobreexplotación depredadora y no sostenible de los recursos naturales? ¿Qué tipo de infraestructura va a acompañar este proceso de integración? ¿Continuará la prioridad en la inversión en infraestructura orientada a facilitar las exportaciones y consolidar el modelo de crecimiento hacia afuera, la economía de puertos? ¿Pondrá esta infraestructura a la Amazonía y sus recursos a la disposición de las empresas transnacionales?6. ¿Podrá por el contrario dársele prioridad a las exigencias de un desarrollo endógeno, de ampliación de los mercados internos continentales y de la efectiva integración de los pueblos? ¿Será posible avanzar en la dirección de un modelo alternativo de integración cuando se está incorporando a la Comunidad Sudamericana de Naciones, en forma acrítica, la base jurídica y normativa que el MERCOSUR y la Comunidad Andina de Naciones fueron armando durante los lustros recientes de hegemonía neoliberal?

La retórica latinoamericanista, la reivindicación de la soberanía y la democracia, así como de los derechos de los pueblos, podría bajar la guardia de los movimientos sociales y políticos populares en torno a las negociaciones entre los gobiernos del continente mientras mantienen una actitud vigilante ante los acuerdos negociados con potencias extracontinentales (ALCA, TLCs, MERCOSUR-UE). No hay, sin embargo, nada en la idea de integración sudamericana que en sí misma, por su propia condición de ser latina o sudamericana, sea necesariamente más favorable a los intereses de los pueblos. Todo depende, como se señaló al comienzo de este texto, de los modelos de integración en juego.

Se abre con la Comunidad Sudamericana de Naciones un nuevo terreno de lucha continental. El destino de este proyecto de integración y la respuesta a la cuestión básica de si puede o no llegar a ser favorable a los intereses populares, más que del contenido de sus textos fundantes, dependerá del resultado de las luchas sociales y políticas, de la capacidad de las fuerzas populares para revertir las tendencias políticas y económicas hoy hegemónicas en la mayor parte del continente.

¿Será posible convertir a la Comunidad Sudamericana de Naciones en un nuevo terreno capaz de articular en forma efectiva las luchas de los pueblos del continente por la soberanía, la democracia, la igualdad, la pluralidad cultural? ¿Podrá este nuevo proyecto integrador jugar un papel en la resistencia a la hegemonía imperial de Estados Unidos?

Son estos nuevos retos y nuevas interrogantes que confronta hoy la lucha popular latinoamericana.

Edgardo Lander Sociólogo, profesor titular de la UCV Ver los artículos de Edgardo Lander

[1] Han circulado, sin embargo, rumores de acuerdo a los cuales los co-presidentes de la fase final de las negociaciones del ALCA, el Embajador Robert Zoellick de Estados Unidos y el Canciller de Brasil, Celso Amorim, tendrían previsto reunirse en el mes de enero de 2005 para explorar las posibilidades de un reinicio de las negociaciones. Mientras han estado absolutamente suspendidas todas las negociaciones sustantivas, ha continuado la pugna entre las ciudades candidatas a ser sede permanente del acuerdo

[2] Aspectos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio, mejor conocido por sus siglas en inglés: TRIPS.

[3] Ver, por ejemplo, la declaración conjunta de las cuatro centrales de trabajadores colombianas: Declaración frente al tratado de libre comercio con Estados Unidos y el tema laboral, Bogotá, 3 de diciembre 2004. En Red Colombiana de Acción Frente al Libre Comercio (Recalca)

[4] Autoconvocatoria No al ALCA (Argentina), “Acuerdo Unión Europea-MERCOSUR: ganancias para pocos, amenaza para la mayoría”

[5] Declaración del Cusco sobre la Comunidad Sudamericana de Naciones, Cumbre Presidencial Sudamericana, Cusco, 8 de diciembre de 2004. Los países firmantes de esta declaración son: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela

 

bilaterals.org

Gonzalo Berrón – Investigador del Núcleo de Pesquisa de Relações Internacionais da USP, malady Brasil

Más que en ninguna otra región del continente Americano, y de América Latina en particular, los movimientos y organizaciones sociales que históricamente han enfrentado al libre comercio y la globalización neoliberal en el Cono Sur se encuentran ante el desafío que les impone el complejo escenario de la integración regional. A riesgo de ser esquemático, considero que son el ALBA, el Mercosur y la Unasur los tres procesos que interpelan de forma directa la acción de los actores sociales de esta parte del continente.

 

Esta geografía laberíntica que presenta la superposición – pero no la contradicción – de los procesos genera situaciones inéditas: ninguno de los países del Mercosur forma parte del ALBA, sin embargo el movimiento social que viene impulsando la mayor movilización social a favor de este proceso, el MST, es justamente de Brasil. A su vez, Venezuela, el motor del ALBA, aún aguarda la decisión de los senadores paraguayos y brasileños para tornarse miembro pleno del Mercosur. La UNASUR, una idea que impulsara el presidente conservador Fernando Henrique Cardoso de Brasil, fue luego abrazada como propia por el presidente Lula y su asesor dilecto Marco Aurélio Garcia, y finalmente por el gobierno de Evo Morales, la expresión más cabal del cambio político en la región. Por fin, resulta llamativo que no se identifiquen con el ALBA países como Argentina, que recibiera un salvataje millonario de Venezuela, o Brasil, que comparte con ese país, por ejemplo, el proyecto energético de la refinería Abreu e Lima en el estado de Pernambuco, iniciativas binacionales que perfectamente podrían caer bajo la denominación “ALBA-TCP”. También Paraguay y Uruguay tienen en marcha iniciativas similares con Venezuela, sin embargo, ninguno de los gobiernos del Mercosur habla del ALBA, o ha hecho muestras de querer sumarse al bloque siendo que tal acción no sería de ninguna forma incompatible con la normativa ni del Mercosur ni del ALBA. Los conflictos se producen al interior de los bloques, y no como dinámica competitiva entre los mismos.

 

Este enmarañado cuadro, desde la visión de los movimientos sociales, se completa con el fin de las negociaciones del ALCA, en la Cumbre de las Américas de Mar del Plata (noviembre de 2005), que significó el fin, como todos sabemos, de la lucha contra lo que era identificado como la encarnación de las ansias imperialistas de los Estados Unidos en América Latina y el Caribe. Muerto el ALCA, los movimientos sociales de la región se volvieron, en lo que consideraron un viraje lógico, hacia los escenarios y las iniciativas de integración regional. Mientras en otras regiones la resistencia contra el libre comercio continuó de forma muy activa contra los TLCs con los EUA y luego contra los AdAs con Europa, en el Mercosur la amenaza del libre comercio se restringió a una cada vez más lánguida negociación de la Ronda de Doha en la OMC.

 

UNASUR y movimientos

La relación UNASUR movimientos sociales fue estimulada por dos dinámicas. Por una lado, la UNASUR se presentaba como la iniciativa de integración regional más amplia en términos de extensión geográfica y de número de países, así como en relación a la cantidad de “nuevos gobiernos”. Esta extensión favorecía una dinámica también más abarcadora para la articulación de los movimientos sociales, y el hecho de que en el 2006 aún fuera una “cáscara vacía” lo hacía también atractivo, pues se estimaba que junto con el grupo de presidentes próximos al ideario – u origen – de los movimientos existiría una gran chance para proponer y participar. Por otro lado, la asunción de la Secretaría de UNASUR por parte de Bolivia y el impulso que el gobierno de Evo Morales le quiso dar a éste proceso en medio de la crisis de la CAN, llevaron a una aproximación fuerte con quienes otrora fueran sus compañeros de lucha a nivel continental, que se expresó en la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos realizada en Cochabamba, en diciembre de 2006, como actividad simultánea a la cumbre de Presidentes de la UNASUR.

 

Esto generó una relación estrecha entre movimientos y organizaciones sociales y el proceso de la UNASUR. En este contexto, también se discutió originalmente la idea del Banco del Sur que había sido igualmente transformada en objeto de lucha por parte de las organizaciones sociales de la región, así como, por la negativa, la necesidad de interactuar con una instancia que heredaba de la etapa anterior la iniciativa del IIRSA, para denunciar y presionar de forma más eficiente sobre este plan de infraestructura pergeñado de espaldas a los pueblos del América del Sur y con el fin último de proveer energía, caminos y comunicaciones para un modelo de desarrollo que, tal como asistimos en estos días de crisis global, se demuestra impropio para traer justicia social y ambiental a nuestros pueblos.

 

La UNASUR siguió siendo vista como un proceso con potencial de cambio al que los actores sociales acompañaban. La Cumbre Energética en Isla Margarita (17 de abril de 2007) fue motivo para consolidar una posición de las organizaciones en esta materia. La declaración oficial ya dejaba entrever el debate petroleo/etanol y fuentes renovables de energía, así como una velada puja de las estatales venezolana y brasileña. En su texto, sin embargo, mantuvo un espíritu progresista ratificando el papel de las empresas nacionales en el contexto de la entonces aún reciente nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia. Durante la Secretaría Boliviana de la UNASUR se mantuvo esa impronta, incluso se realizaron consultas con organizaciones sociales a fin de discutir los mecanismos de participación que podría adoptar la institucionalidad a ser creada con el tratado que por entonces estaba en construcción. En mayo de 2008 se firma el tratado que constituye la UNASUR con status de bloque de países a nivel internacional y con un perfil cuyo foco se distancia de lo estrictamente económico para “construir, de manera participativa y consensuada, un espacio de integración y unión en lo cultural, social, económico y político entre sus pueblos, otorgando prioridad al diálogo político, las políticas sociales, la educación, la energía, la infraestructura, el financiamiento y el medio ambiente, entre otros, con miras a eliminar la desigualdad socioeconómica, lograr la inclusión social y la participación ciudadana, fortalecer la democracia y reducir las asimetrías en el marco del fortalecimiento de la soberanía e independencia de los Estados.” (Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Sudamericana, 6 de mayo de 2008). El ímpetu de la firma del Tratado, sin embargo, fue opacado por la salida de la Secretaría de Bolivia hacia Chile en medio de una disputa áspera que incluyó vetos explícitos de unos países a otros para la designación del Secretario del bloque. Esta sensación sólo sería interrumpida por el excelente papel que jugó la UNASUR en cortar la escalada de sabotajes e intentos golpistas al gobierno Evo Morales, así como en el proceso posterior de investigación de la masacre perpetrada por grupos armados comandados por el prefecto de Pando. Finalmente, en estos días, el Consejo de Defensa Sudamericana (“CDS”, como ya es llamado por los ministros de defensa de la región), que funciona como una instancia de coordinación de los ministros de defensa del bloque, aprobó un plan de acción que “prevê a adoção de uma doutrina política comum, o inventário da atual capacidade militar de todos e o monitoramento dos gastos do setor” y que podría transformarse en una “alianza militar defensiva regional”, lo que dificultaría, o por lo menos ejercería un contrapeso, a la actuación militar estadounidense en la región.

 

Mercosur y movimientos

Una parte significativa de los movimientos sociales del Cono Sur buscaron, a la salida de la lucha contra el ALCA, construir un “sujeto social” regional que orientase su actuación a los problemas más acuciantes a nivel regional y a nivel de cada país en relación a la región o a alguno de sus países miembros. En este sentido se inicia en julio de 2006, en Córdoba, un proceso semestral de Cumbre de los Pueblos del Sur – sólo interrumpiéndose en diciembre de 2006, pues por entonces se realizaba la Cumbre de Cochabamba – que a la fecha cuenta con la realización de cumbres en Córdoba, Asunción, Montevideo, Posadas/Tucumán y Salvador de Bahía.

 

Más allá de la generación de esta dinámica de Cumbres, sin embargo, han existido dificultades para coordinar acciones/campañas conjuntas sobre temas específicos. Estas dificultades devienen del hecho de que las dinámicas nacionales siguen aún siendo muy fuertes, pues el movimiento aún identifica la lucha prioritaria como siendo una que se define en el ámbito nacional, y en ese sentido problemas que tienen una eminente configuración regional (energía, agua, medio ambiente, modelo agropecuario, mecanismos financieros, e incluso comercio), aparecen aún como siendo tratados prioritariamente con estrategias nacionales. El hecho de existir redes y actores sociales fuertes en relación a alguno de estos temas no ha sido suficiente como para desencadenar campañas de carácter regional, o bien las mismas no han superado la instancia de las declaraciones conjuntas y enfrentan dificultades en la implementación concreta. Recién en los últimos tiempos, y después de varias tentativas, se comienza a articular un movimiento que, a partir de las demandas paraguayas sobre Itaipú, propone regionalizar la lucha iniciada por la Coordinación Nacional por la Soberanía y la Integración Energética (CNSIE) desde el Paraguay. Esta experiencia, en caso de que resulte exitosa, podrá abrir la puerta a nuevas acciones que tengan como blanco a los gobiernos de la región, y que se propongan realizar el debate en favor de un destino progresista para el Bloque.

 

Este último punto es clave para entender el debate enunciado al comienzo de estas notas, y con las cuales podemos entrar en la relación de los movimientos sociales de la región del Cono Sur y el ALBA. El Mercosur, por muchos años, fue o ignorado estratégicamente por los movimientos y organizaciones sociales que de forma conjunta se opusieron al libre comercio en la región, o bien caracterizado como una expresión más del proyecto neoliberal a ser combatida. Sólo el movimiento sindical participó del debate público y las instancias formales de interlocución desde los albores de la institucionalización del Mercosur. Ahora, con el fin del ALCA, y en medio a lo que fuera caracterizado como una coyuntura política distinta, este espacio más amplio y heterogéneo de movimientos realiza un viraje hacia el debate de la integración regional. Este viraje, que no fue fácil y que, como expliqué más arriba aún está en construcción en términos de marco político para la acción, encontró en expresiones tales como “integración de los pueblos” o “integración popular” una formulación para expresar esta nueva voluntad política en la coyuntura de cambio y oportunidad que se abría con los nuevos gobiernos conectados por su origen o sus opciones a la lucha popular. Sin embargo, en lo táctico, implicó la opción de unos por impulsar el proceso del ALBA, que funciona como faro de las ideas de cambio en materia de integración popular y cuya promoción tiene por objetivo alterar la correlación de fuerzas tanto en el plano de la hegemonía, como en el de los hechos, para torcer el rumbo de los procesos de integración regional – los demás – hacia un horizonte albeano. La segunda opción táctica recoge la trayectoria del movimiento sindical en relación a su intervención en el debate público sobre Mercosur, así como la experiencia acumulada en el debate técnico y político de la negociación de los acuerdos de libre comercio y decide entablar también el debate con el proceso oficial de la negociación del Mercosur. Desde una perspectiva política muy próxima, que reconoce la importancia del ALBA como la experiencia de lo nuevo, y la necesidad táctica de discutir el sentido de la integración en procesos reales como el Mercosur.

 

ALBA y movimientos de los países extra ALBA

Fundamentalmente en Brasil opera la separación táctica descrita arriba, que permite la discusión programática acerca de la “integración popular” o “integración de los pueblos” en el plano de la construcción contrahegemónica, pero que impide la acción conjunta en el escenario Mercosur. Y que, sin embargo, y a pesar de su carácter extra-regional, convergen en la interlocución hacia el proceso ALBA. El impulso que ha tomado la iniciativa del MST en torno al ALBA sin dudas es un elemento que dinamizará el debate sobre los contenidos concretos de la integración de los pueblos o popular y debe dialogar con el esfuerzo que muchas organizaciones han venido realizando a partir de la Cumbre de Cochabamba en el marco de la Alianza Social Continental.

 

Por otro lado, es necesario afinar el proceso de dialogo oficial de los movimientos sociales con el proceso ALBA. Aquí se ha logrado realizar encuentros y actos públicos en ocasiones esporádicas, que generalmente coinciden con Cumbres de Presidentes o Foros Sociales, y que han sido útiles para estrechar el vínculo pero poco eficientes para tratar los temas en profundidad. Esta es una cuestión que queda pendiente en la perspectiva de ampliación de iniciativas y proyectos del ALBA en una dimensión de la complementariedad no convencional en la que se pueden establecer acuerdos de cooperación entre movimientos sociales de un país con gobiernos de otros.

 

Notas finales

La proliferación de iniciativas comunes entre los gobiernos de la región – salvo aquellos que de forma activa y militante pregonan soluciones neoliberales y conservadoras evidentemente demodés – en un marco de compatibilidad y cierta, hasta podríamos decir, armonía nos alienta a pensar que la profundización de la integración con un sentido progresista por parte de los gobiernos podría ser posible. Sin embargo, las diferencias en estilo de liderazgos y la persistencia de ciertos nacionalismos soberanistas, van a seguir siendo obstáculos para una integración profunda, incluso en este contexto de proliferación de gobiernos distintos de aquellos que hacían del alineamiento incondicional a las políticas de Washington. En este contexto, la convergencia estratégica y la complementariedad táctica de los movimientos y organizaciones sociales en torno a la integración es urgente y está llamada a cumplir un papel central en este debate y en la lucha política hacia la integración de los pueblos del Sur.

Según noticia de Radio Nacional de Venezuela-RNV, del 17 de marzo de 2009, la República Federativa de Brasil espera la visita del presidente Hugo Chávez a la nación sureña el próximo 26 de mayo, para definir proyectos estratégicos en las áreas de petroquímica, salud, educación y turismo. Así lo afirmó el gobernador del estado de Bahía, Jaques Wagner, en el Palacio de Miraflores, tras culminar una reunión con el jefe de Estado venezolano.

Folha de São Paulo, 11 de março de 2009 “Proposto inicialmente como simples fórum de debates, o CDS (Conselho de Defesa Sul-Americano) pode tomar a forma de uma aliança militar defensiva regional. Os 12 ministros da Defesa sul-americanos aprovaram ontem, em Santiago, plano de ação que prevê a adoção de uma doutrina política comum, o inventário da atual capacidade militar de todos e o monitoramento dos gastos do setor, como antecipado pela Folha”.

Para una referencia sobre éste debate puede accederse al sitio de Brasil de Fato, donde se está publicando una serie de “Cartas paraguaias” escritas por Roberto Colman, miembro de la CNSIE www.brasildefato.com.b

“Este proceso de integración de movimientos y organizaciones sociales, impulsa los principios del ALBA, y a su vez quiere promover diversos mecanismos y potencialidades que ofrece el ALBA, para potenciar la integración latinoamericana desde los pueblos.” Carta de los Movimientos Sociales de las Américas, Belém, 30 de Enero de 2009.

El Movimiento de Trabajadores sin Tierra que ha impulsado ésta perspectiva del ALBA co-convoca regularmente junto con la Marcha Mundial de las Mujeres a las reuniones de planificación en las que participan organizaciones como la Red Braileira Pela Integração dos Povos que tiene un papel activo en la dinámica del escenario de debate público con el Mercosur.

<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } –>

Edgardo Lander

¿Integración de qué? ¿Para quién? La consideración de los proyectos de integración latinoamericanos exige formularse algunas interrogantes vitales. ¿Integración para quién? ¿Para las los sectores privilegiados de estas sociedades? ¿Para que los capitales, sean nacionales o transnacionales, puedan moverse libremente en todo el continente? ¿O, por el contrario, para los pueblos, para las mayorías empobrecidas, excluidas, subordinadas?

 

No hay nada en la idea de integración que en sí mismo podamos considerar como favorable para el futuro de los pueblos del continente. No basta con que sea una integración latinoamericana o sudamericana para que corresponda a los intereses populares. Todo depende del modelo de integración en cuestión. ¿Quiénes lo impulsan? ¿Para qué? ¿Para quién? ¿En función de qué intereses y de que valores se diseña? Dependiendo de la respuesta a estas interrogantes, la integración puede afianzar las relaciones de dominación actualmente hegemónicas, o puede contribuir a abrir rendijas para socavarlas.

¿Un proyecto de integración orientado a abrir aún más estas economías para someterlas a los dictados de los dueños del capital? ¿O una integración defensiva que tenga como meta conquistar espacios de autonomía y soberanía para definir políticas públicas y opciones económicas propias? En otras palabras, ¿una integración que contribuya a desdibujar aún más los espacios y territorios del ejercicio de la soberanía democrática de los pueblos, o una integración orientada a recuperar lo que siglos de colonialismo y políticas imperiales le han arrebatado y continúan arrebatando a los pueblos del continente?

¿Una integración orientada por los valores del individualismo posesivo, de la competencia de todos contra todos, en la cual se garantice el éxito de los más fuertes sobre la base de la explotación y exclusión de los más débiles, esto es, una integración que acentúe las inaceptables desigualdades actuales? ¿O una integración guiada por los valores de la igualdad, de la participación, la pluralidad, la solidaridad, la comunidad, una integración que reconozca, valore y haga posible el despliegue de la extraordinaria variedad de modos de vida de los pueblos de nuestro continente?

¿Una integración que sin límite alguno explote los recursos naturales, convirtiéndolos en mercancías exportables para generar los excedentes requeridos para pagar la deuda externa? ¿O una integración que se oriente a la recuperación y construcción de otras formas de ser los humanos parte de la naturaleza, que no la considere como un enemigo a ser sometido, controlado, explotado y por ende destruido?

¿Una integración pensada como área de libre comercio, concebida principalmente como la construcción de un espacio económico de libre circulación de mercancías y capitales? ¿O una integración geopolítica concebida como parte de los procesos de resistencia al orden global que busca imponer la política unilateral e imperial del capital transnacional y del gobierno de los Estados Unidos? El ALCA

El principal proyecto estratégico del gobierno de Estados Unidos hacia el continente americano en su conjunto durante los últimos diez años ha sido el ALCA o Área de Libre Comercio de las Américas. Mediante este acuerdo de alcance continental, Estados Unidos y sus empresas han buscado consolidar, profundizar y hacer irreversibles las políticas de ajuste estructural de las últimas décadas, pretendiendo establecer de una vez por todas la prioridad absoluta de los derechos del capital sobre los derechos de la gente.

Mediante la constitucionalización del orden neoliberal en un pacto supranacional de obligatorio cumplimento, se aspira a acotar drásticamente los ámbitos de la soberanía y del ejercicio de la democracia y la regulación social, concebidas todas como trabas ilegítimas al pleno y libre despliegue y movimiento del capital.

Hasta hace poco más de dos años, las negociaciones avanzaban en forma aparentemente indetenible. Gobiernos sumisos en todo el continente negociaban textos secretos a espaldas de sus pueblos, y parecía inevitable que para la fecha prevista, esto es, para finales del año 2004, se concluyeran la negociación y revisión del texto de manera que este pudiese ser ratificado en 2005. Sin embargo, a partir del año 2002 las cosas comenzaron a cambiar.

Los movimientos y organizaciones sociales de la resistencia al ALCA, especialmente mediante su articulación en la Alianza Social Continental, lograron sacar el debate del ámbito acotado de una negociación entre expertos en comercio internacional para colocarla en el terreno del debate y la movilización pública.

Organizaciones sindicales, indígenas, ecologistas, campesinas, de mujeres y académicas en todo el continente logran converger en una resistencia crecientemente organizada y capaz de grandes movilizaciones. Cada una de las principales reuniones de los negociadores del acuerdo pasó a estar acompañada de masivas protestas (Québec, Buenos Aires, Quito, Miami). Los cambios políticos representados por la elección de Chávez, Lula y Kirchner introdujeron perspectivas y posturas negociadoras no previstas.

En la reunión del Comité de Negociaciones Comerciales (CNC) celebrada en San Salvador en julio de 2003 se reconoce por primera vez, en la propia mesa de negociaciones, que estas están severamente estancadas. Se realizaron sucesivos intentos de salvar el acuerdo mediante un tratado más diluido (Alca light) o por la vía de un ALCA de dos niveles que permitiese a los gobiernos más comprometidos con el modelo de libre comercio preservar el contenido del proyecto original, facultando a otros gobiernos el asumir compromisos menores. Buscando destrancar las negociaciones, los Estados Unidos convocaron sucesivas “reuniones informales” entre diferentes grupos de países.

Persistieron los desacuerdos. Finalmente, en contra de todos los pronósticos, lo que no parecía posible es hoy un hecho. La resistencia continental ha derrotado al ALCA, quizás definitivamente. Desde comienzos del año 2003 no se ha llevado a cabo ninguna reunión formal. De hecho, aunque esto no se admita públicamente, las negociaciones han sido pospuestas en forma indefinida [1].

Diversas organizaciones del continente han sugerido que el 1 de enero de 2005, fecha en que se suponía que estuviese listo el acuerdo, sea celebrado como el día del triunfo de los movimientos populares de las Américas contra el ALCA. En estos tiempos neoliberales no son muchas las victorias populares: hay que celebrarlas. Los Tratados de Libre Comercio (TLCs)

El descarrilamiento del ALCA representa sin duda una victoria para la resistencia al proyecto imperial de libre comercio. Sin embargo, la agenda estratégica del gobierno de Estados Unidos hacia el continente no ha sido derrotada: avanza por otras vías. Dado que las dificultades en las negociaciones del ALCA las enfrentaba principalmente con tres países -Brasil, Argentina y Venezuela- el gobierno de Estados Unidos optó por continuar negociaciones vía TLCs con prácticamente todos los demás países. Negoció y firmó un TLC con Chile, concluyó las negociaciones con Centroamérica, y está en lo que se supone que es la fase final de las negociaciones con Colombia, Ecuador y Perú.

Dado el fraccionamiento de la resistencia y las posturas más amigables (tanto al libre comercio como al gobierno de Estados Unidos) de los gobiernos en cuestión, en estos acuerdos se radicaliza la agenda neoliberal. No sólo se va más allá de los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio (OMC), sino incluso de lo previsto en los borradores del ALCA. La extraordinaria disparidad entre las partes de estas negociaciones queda ilustrada en el contenido, por ejemplo, de los capítulos sobre propiedad intelectual y agricultura del TLC andino, acuerdos que de aprobarse en su versión actual tendrían impactos catastróficos sobre la salud y la alimentación de los pueblos.

Estados Unidos ha exigido el patentamiento de plantas y animales (¡definidos como inventos!), así como de procedimientos diagnósticos, terapéuticos y quirúrgicos. Reafirmando una vez más que considera más importante las ganancias de sus transnacionales farmacéuticas que la salud pública, además de diversas medidas destinadas a impedir la utilización de medicamentes genéricos exige que se deje sin efecto la Declaración Relativa al Acuerdo sobre ADPIC [2] de Doha (2001), que autoriza cierta flexibilidad en la interpretación de los derechos de propiedad intelectual de los medicamentos y permite a los países miembros de la OMC “proteger la salud pública y, en particular, promover el acceso a los medicamentos para todos”.

En las negociaciones sobre agricultura Estados Unidos exige la eliminación de todos los instrumentos de protección y fomento agrícola utilizados por los países andinos (bandas de precios, cuotas de importación, etc.), a la vez que se niega en forma categórica a siquiera discutir sus opulentos subsidios agrícolas. Esta combinación no puede conducir sino a la devastación de la agricultura andina, a socavar las condiciones de la seguridad alimentaria y a la expulsión de millones de personas del campo.

A pesar de la firme oposición popular y de las masivas movilizaciones de organizaciones sociales y políticas centroamericanas y andinas [3], no ha sido posible hasta el momento frenar estas negociaciones.

MERCOSUR y la Comunidad Andina de Naciones

¿Constituyen hoy el MERCOSUR o la Comunidad Andina de Naciones (CAN) alternativas a este modelo de integración y desarrollo? La integración no puede pensarse como algo diferente a los proyectos nacionales, diferente a las sociedades que se prefiguran al interior de cada Estado-nación. Los proyectos de integración del continente dependen de los procesos políticos, de las estructuras productivas, de las correlaciones de fuerza existentes tanto global y regionalmente como al interior de cada uno de los países participantes.

Los actuales proyectos y prácticas de integración en América Latina se dan con estructuras productivas y condiciones políticas e ideológicas muy diferentes a las existentes cuando se debatía la integración latinoamericana en los ‘60 y ‘70. Como resultado de las dictaduras militares y de la aplicación sistemática de las políticas neoliberales de ajuste estructural, estas sociedades han cambiado profundamente tanto en su estructura productiva como en su tejido social. Como consecuencia de la represión, la desindustrialización y las reformas laborales, el movimiento sindical se encuentra extraordinariamente reducido y debilitado, y la mayor parte de los nuevos empleos se crean en el llamado sector informal.

El peso de empresarios cuya producción se orientaba prioritariamente al mercado interno ha igualmente declinado. La propiedad de la tierra se encuentra aún más concentrada que hace tres décadas. Los sectores más dinámicos de las economías del continente -los que tienen igualmente hoy mayor incidencia política, mayor capacidad de tener impacto sobre las políticas públicas- son los sectores triunfantes de estas transformaciones económicas. Son principalmente los grupos financieros, los de los servicios -como las telecomunicaciones- y los exportadores de productos primarios: en el caso del Cono Sur, principalmente el sector agroindustrial.

Estos sectores están controlados o asociados estrechamente con el capital transnacional, sus beneficios dependen de la apertura económica, de la desregulación, de las privatizaciones y del acceso a los mercados internacionales. Constituyen las fuerzas dinámicas internas detrás de las políticas del libre comercio.

El sentido común neoliberal hoy hegemónico, y los intereses de estos sectores que resultaron beneficiados de las transformaciones políticas y de la estructura económica producidas en las últimas tres décadas, condicionan las orientaciones básicas de los proyectos de integración que hoy operan y se negocian en todo el continente. Es posible constatar incluso que la razón fundamental por la cual los gobiernos de Brasil y Argentina pusieron una resistencia tan firme al ALCA tuvo que ver principalmente con el hecho de que los beneficios que esperaban estos sectores no estaban siendo garantizados suficientemente en la negociación.

No se trata de desconocer que estos gobiernos no han tenido posiciones únicas y que han existido tensiones entre visiones más orientadas hacia el libre comercio y visiones que reivindican mayor autonomía para el impulso de políticas públicas nacionales. Sin embargo, y más allá de los discursos, fue precisamente el hecho de que el ALCA no garantizaba un mayor acceso de los productos de la agroindustria del MERCOSUR al mercado de Estados Unidos, y que el gobierno de dicho país no estaba dispuesto a siquiera considerar la reducción de los subsidios a su producción agrícola, la verdadera razón por la cual se trancaron las negociaciones del ALCA.

El único gobierno participante en las negociaciones que formuló cuestionamientos conceptuales, políticos y doctrinarios fundamentales a cada una de las dimensiones del modelo de integración propuesto por el gobierno de Estados Unidos a través del ALCA fue el de Venezuela.

Esos mismos intereses han estado impulsando las negociaciones del MERCOSUR con la Unión Europea. De acuerdo a denuncias formuladas por las principales organizaciones sociales del Cono Sur [4], a cambio de un acceso limitado de los productos de la agroindustria del MERCOSUR al mercado de la Unión Europea, los negociadores del MERCOSUR están realizando concesiones que tendrían efectos nocivos sobre la agricultura familiar, limitarían la capacidad de los Estados para tener políticas industriales autónomas, y convertirían en mercancías áreas tan críticas como los denominados “servicios culturales” y “servicios ambientales”.

Se habrían ofrecido igualmente preferencias a la Unión Europea para las compras del Sector Público. No hay razón alguna por la cual se pueda suponer que las transnacionales basadas en Europa puedan tener efectos más benignos o sean menos rapaces que las estadounidenses, ni para asumir que los gobiernos europeos sean menos agresivos en la defensa de los intereses de sus corporaciones. Cualquier ilusión en este sentido quedó desmentida con la reciente crisis argentina. La Comunidad Sudamericana de Naciones

Los gobiernos de Sudamérica celebran lo que denominan un nuevo momento histórico en el continente, la realización del sueño de Bolívar: la creación de la Comunidad Sudamericana de Naciones. ¿Podrá este acuerdo convertirse efectivamente en un punto de partida para nuevos proyectos económicos y geopolíticos alternativos a los modelos hegemónicos?

La retórica de la Declaración del Cusco, firmada por los presidentes o cancilleres de 12 países sudamericanos [5], parecería efectivamente apuntar en una nueva dirección. Predomina en esta un lenguaje diferente a la prioritaria del libre comercio que ha sido hegemónica durante los últimos lustros.

Partiendo de la “historia compartida y solidaria de nuestras naciones”, se reivindica “una identidad sudamericana compartida y valores comunes, tales como: la democracia, la solidaridad, los derechos humanos, la libertad, la justicia social, el respeto a la integridad territorial, a la diversidad, la no discriminación y la afirmación de su autonomía, la igualdad soberana de los Estados y la solución pacífica de controversias”.

Se reconoce que no es suficiente con el desarrollo económico, y que se requieren estrategias que junto a “una conciencia ambiental responsable y el reconocimiento de asimetrías en el desarrollo de sus países, aseguren una más justa y equitativa distribución del ingreso, el acceso a la educación, la cohesión y la inclusión social, así como la preservación del medio ambiente y la promoción del desarrollo sostenible”.

Se enfatiza un “compromiso esencial con la lucha contra la pobreza, la eliminación del hambre, la generación de empleo decente y el acceso de todos a la salud y a la educación como herramientas fundamentales para el desarrollo de los pueblos”. En el terreno internacional se apela a “los valores de la paz y la seguridad internacionales, a partir de la afirmación de la vigencia del derecho internacional y de un multilateralismo renovado y democrático que integre decididamente y de manera eficaz el desarrollo económico y social en la agenda mundial”.

Desde el punto de vista institucional, se afirma a la Comunidad Sudamericana de Naciones como proyecto que trasciende un área de libre comercio, acordándose que se va a “desarrollar un espacio sudamericano integrado en lo político, social, económico, ambiental y de infraestructura, que fortalezca la identidad propia de América del Sur y que contribuya, a partir de una perspectiva subregional y, en articulación con otras experiencias de integración regional, al fortalecimiento de América Latina y el Caribe y le otorgue una mayor gravitación y representación en los foros internacionales”.

De acuerdo al texto, se trata de un proyecto de integración de los pueblos. Se afirma: “Nuestra convicción en el sentido que la realización de los valores e intereses compartidos que nos unen, además de comprometer a los Gobiernos, sólo encontrará viabilidad en la medida que los pueblos asuman el rol protagónico que les corresponde en este proceso. La integración sudamericana es y debe ser una integración de los pueblos”.

Más allá de temas cruciales que están ausentes en el texto, como el de la deuda externa, y el de las relaciones de este proyecto con los acuerdos de libre comercio firmados o en proceso de negociación con Estados Unidos y la Unión Europea, ¿puede esperarse que los actuales gobiernos sudamericanos (los firmantes de la Declaración del Cusco) sean consecuentes con estas declaraciones de intención? ¿Se trata de un lenguaje destinado al público de galería, o es la expresión de una nueva voluntad política de los gobiernos sudamericanos?

Más que descartar de antemano la Declaración del Cusco como pura retórica y a la decisión de crear la Comunidad Sudamericana de Naciones como una mera formalidad, es conveniente analizar este proceso en la potencialidad que podría ofrecer para convertirse en un nuevo terreno de pugnas y tensiones entre diferentes visiones y diferentes fuerzas sociales en torno al futuro de América Latina. ¿Pretenden los gobiernos firmantes de la declaración (o algunos de ellos) adecuar las orientaciones de sus políticas públicas a los objetivos declarados de la Comunidad Sudamericana de Naciones?

Lo que resulta evidente es que hay flagrantes contradicciones entre los objetivos y metas formulados en esta declaración y el rumbo principal que hoy asumen las políticas públicas en la mayoría de los países sudamericanos. Los objetivos formulados en la Declaración del Cusco no son, de modo alguno, compatibles con las políticas públicas y orientaciones económicas que, gracias a la deuda externa, los organismos financieros internacionales continúan imponiendo en todo el continente. ¿Pueden los movimientos sociales y políticos populares del continente aprovechar estas tensiones para formular e impulsar propuestas contrahegemónicas?

¿Qué sentido tiene que los gobiernos andinos que hoy negocian un TLC con Estados Unidos, proyecto que constituye una severa amenaza a la salud, educación, alimentación y el ambiente de dichos países, se comprometan a garantizar la salud, la educación, la alimentación de sus pueblos, así como la preservación del ambiente? ¿Qué sentido tiene la reivindicación del derecho a un empleo decente cuando las políticas de apertura, privatización y desregulación, la desindustrialización, la flexibilidad laboral y las reformas de la legislación laboral impulsadas por estos mismos gobiernos continúan deteriorando y precarizando sistemáticamente las condiciones del empleo? ¿Para qué proclamar la autonomía e igualdad soberana de los Estados mientras se están negociando acuerdos comerciales que limitan cada vez más el ejercicio de la soberanía? ¿Por qué hablar de la equitativa distribución del ingreso, y de la cohesión y la inclusión social, si la experiencia confirma que las actuales políticas de predominio dogmático del libre comercio no conducen sino a la desintegración social y al incremento de las desigualdades sociales? ¿Qué sentido tiene destacar la importancia de la preservación del medio ambiente y la promoción del desarrollo sostenible si -como es evidente por ejemplo en el caso de Brasil- las actuales políticas de prioridad de las exportaciones primarias orientadas a generar un excedente en la balanza comercial para pagar la deuda externa requieren una sobreexplotación depredadora y no sostenible de los recursos naturales? ¿Qué tipo de infraestructura va a acompañar este proceso de integración? ¿Continuará la prioridad en la inversión en infraestructura orientada a facilitar las exportaciones y consolidar el modelo de crecimiento hacia afuera, la economía de puertos? ¿Pondrá esta infraestructura a la Amazonía y sus recursos a la disposición de las empresas transnacionales?6. ¿Podrá por el contrario dársele prioridad a las exigencias de un desarrollo endógeno, de ampliación de los mercados internos continentales y de la efectiva integración de los pueblos? ¿Será posible avanzar en la dirección de un modelo alternativo de integración cuando se está incorporando a la Comunidad Sudamericana de Naciones, en forma acrítica, la base jurídica y normativa que el MERCOSUR y la Comunidad Andina de Naciones fueron armando durante los lustros recientes de hegemonía neoliberal?

La retórica latinoamericanista, la reivindicación de la soberanía y la democracia, así como de los derechos de los pueblos, podría bajar la guardia de los movimientos sociales y políticos populares en torno a las negociaciones entre los gobiernos del continente mientras mantienen una actitud vigilante ante los acuerdos negociados con potencias extracontinentales (ALCA, TLCs, MERCOSUR-UE). No hay, sin embargo, nada en la idea de integración sudamericana que en sí misma, por su propia condición de ser latina o sudamericana, sea necesariamente más favorable a los intereses de los pueblos. Todo depende, como se señaló al comienzo de este texto, de los modelos de integración en juego.

Se abre con la Comunidad Sudamericana de Naciones un nuevo terreno de lucha continental. El destino de este proyecto de integración y la respuesta a la cuestión básica de si puede o no llegar a ser favorable a los intereses populares, más que del contenido de sus textos fundantes, dependerá del resultado de las luchas sociales y políticas, de la capacidad de las fuerzas populares para revertir las tendencias políticas y económicas hoy hegemónicas en la mayor parte del continente.

¿Será posible convertir a la Comunidad Sudamericana de Naciones en un nuevo terreno capaz de articular en forma efectiva las luchas de los pueblos del continente por la soberanía, la democracia, la igualdad, la pluralidad cultural? ¿Podrá este nuevo proyecto integrador jugar un papel en la resistencia a la hegemonía imperial de Estados Unidos?

Son estos nuevos retos y nuevas interrogantes que confronta hoy la lucha popular latinoamericana.

Edgardo Lander Sociólogo, profesor titular de la UCV Ver los artículos de Edgardo Lander

[1] Han circulado, sin embargo, rumores de acuerdo a los cuales los co-presidentes de la fase final de las negociaciones del ALCA, el Embajador Robert Zoellick de Estados Unidos y el Canciller de Brasil, Celso Amorim, tendrían previsto reunirse en el mes de enero de 2005 para explorar las posibilidades de un reinicio de las negociaciones. Mientras han estado absolutamente suspendidas todas las negociaciones sustantivas, ha continuado la pugna entre las ciudades candidatas a ser sede permanente del acuerdo

[2] Aspectos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio, mejor conocido por sus siglas en inglés: TRIPS.

[3] Ver, por ejemplo, la declaración conjunta de las cuatro centrales de trabajadores colombianas: Declaración frente al tratado de libre comercio con Estados Unidos y el tema laboral, Bogotá, 3 de diciembre 2004. En Red Colombiana de Acción Frente al Libre Comercio (Recalca)

[4] Autoconvocatoria No al ALCA (Argentina), “Acuerdo Unión Europea-MERCOSUR: ganancias para pocos, amenaza para la mayoría”

[5] Declaración del Cusco sobre la Comunidad Sudamericana de Naciones, Cumbre Presidencial Sudamericana, Cusco, 8 de diciembre de 2004. Los países firmantes de esta declaración son: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela

 

bilaterals.org

Gonzalo Berrón

Investigador del Núcleo de Pesquisa de Relações Internacionais da USP, there Brasil

 

Más que en ninguna otra región del continente Americano, y de América Latina en particular, los movimientos y organizaciones sociales que históricamente han enfrentado al libre comercio y la globalización neoliberal en el Cono Sur se encuentran ante el desafío que les impone el complejo escenario de la integración regional. A riesgo de ser esquemático, considero que son el ALBA, el Mercosur y la Unasur los tres procesos que interpelan de forma directa la acción de los actores sociales de esta parte del continente.

 

Esta geografía laberíntica que presenta la superposición – pero no la contradicción – de los procesos genera situaciones inéditas: ninguno de los países del Mercosur forma parte del ALBA, sin embargo el movimiento social que viene impulsando la mayor movilización social a favor de este proceso, el MST, es justamente de Brasil. A su vez, Venezuela, el motor del ALBA, aún aguarda la decisión de los senadores paraguayos y brasileños para tornarse miembro pleno del Mercosur. La UNASUR, una idea que impulsara el presidente conservador Fernando Henrique Cardoso de Brasil, fue luego abrazada como propia por el presidente Lula y su asesor dilecto Marco Aurélio Garcia, y finalmente por el gobierno de Evo Morales, la expresión más cabal del cambio político en la región. Por fin, resulta llamativo que no se identifiquen con el ALBA países como Argentina, que recibiera un salvataje millonario de Venezuela, o Brasil, que comparte con ese país, por ejemplo, el proyecto energético de la refinería Abreu e Lima en el estado de Pernambuco1, iniciativas binacionales que perfectamente podrían caer bajo la denominación “ALBA-TCP”. También Paraguay y Uruguay tienen en marcha iniciativas similares con Venezuela, sin embargo, ninguno de los gobiernos del Mercosur habla del ALBA, o ha hecho muestras de querer sumarse al bloque siendo que tal acción no sería de ninguna forma incompatible con la normativa ni del Mercosur ni del ALBA. Los conflictos se producen al interior de los bloques, y no como dinámica competitiva entre los mismos.

 

Este enmarañado cuadro, desde la visión de los movimientos sociales, se completa con el fin de las negociaciones del ALCA, en la Cumbre de las Américas de Mar del Plata (noviembre de 2005), que significó el fin, como todos sabemos, de la lucha contra lo que era identificado como la encarnación de las ansias imperialistas de los Estados Unidos en América Latina y el Caribe. Muerto el ALCA, los movimientos sociales de la región se volvieron, en lo que consideraron un viraje lógico, hacia los escenarios y las iniciativas de integración regional. Mientras en otras regiones la resistencia contra el libre comercio continuó de forma muy activa contra los TLCs con los EUA y luego contra los AdAs con Europa, en el Mercosur la amenaza del libre comercio se restringió a una cada vez más lánguida negociación de la Ronda de Doha en la OMC.

 

UNASUR y movimientos

La relación UNASUR movimientos sociales fue estimulada por dos dinámicas. Por una lado, la UNASUR se presentaba como la iniciativa de integración regional más amplia en términos de extensión geográfica y de número de países, así como en relación a la cantidad de “nuevos gobiernos”. Esta extensión favorecía una dinámica también más abarcadora para la articulación de los movimientos sociales, y el hecho de que en el 2006 aún fuera una “cáscara vacía” lo hacía también atractivo, pues se estimaba que junto con el grupo de presidentes próximos al ideario – u origen – de los movimientos existiría una gran chance para proponer y participar. Por otro lado, la asunción de la Secretaría de UNASUR por parte de Bolivia y el impulso que el gobierno de Evo Morales le quiso dar a éste proceso en medio de la crisis de la CAN, llevaron a una aproximación fuerte con quienes otrora fueran sus compañeros de lucha a nivel continental, que se expresó en la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos realizada en Cochabamba, en diciembre de 2006, como actividad simultánea a la cumbre de Presidentes de la UNASUR.

 

Esto generó una relación estrecha entre movimientos y organizaciones sociales y el proceso de la UNASUR. En este contexto, también se discutió originalmente la idea del Banco del Sur que había sido igualmente transformada en objeto de lucha por parte de las organizaciones sociales de la región, así como, por la negativa, la necesidad de interactuar con una instancia que heredaba de la etapa anterior la iniciativa del IIRSA, para denunciar y presionar de forma más eficiente sobre este plan de infraestructura pergeñado de espaldas a los pueblos del América del Sur y con el fin último de proveer energía, caminos y comunicaciones para un modelo de desarrollo que, tal como asistimos en estos días de crisis global, se demuestra impropio para traer justicia social y ambiental a nuestros pueblos.

 

La UNASUR siguió siendo vista como un proceso con potencial de cambio al que los actores sociales acompañaban. La Cumbre Energética en Isla Margarita (17 de abril de 2007) fue motivo para consolidar una posición de las organizaciones en esta materia. La declaración oficial ya dejaba entrever el debate petroleo/etanol y fuentes renovables de energía, así como una velada puja de las estatales venezolana y brasileña. En su texto, sin embargo, mantuvo un espíritu progresista ratificando el papel de las empresas nacionales en el contexto de la entonces aún reciente nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia. Durante la Secretaría Boliviana de la UNASUR se mantuvo esa impronta, incluso se realizaron consultas con organizaciones sociales a fin de discutir los mecanismos de participación que podría adoptar la institucionalidad a ser creada con el tratado que por entonces estaba en construcción. En mayo de 2008 se firma el tratado que constituye la UNASUR con status de bloque de países a nivel internacional y con un perfil cuyo foco se distancia de lo estrictamente económico para “construir, de manera participativa y consensuada, un espacio de integración y unión en lo cultural, social, económico y político entre sus pueblos, otorgando prioridad al diálogo político, las políticas sociales, la educación, la energía, la infraestructura, el financiamiento y el medio ambiente, entre otros, con miras a eliminar la desigualdad socioeconómica, lograr la inclusión social y la participación ciudadana, fortalecer la democracia y reducir las asimetrías en el marco del fortalecimiento de la soberanía e independencia de los Estados.” (Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Sudamericana, 6 de mayo de 2008). El ímpetu de la firma del Tratado, sin embargo, fue opacado por la salida de la Secretaría de Bolivia hacia Chile en medio de una disputa áspera que incluyó vetos explícitos de unos países a otros para la designación del Secretario del bloque. Esta sensación sólo sería interrumpida por el excelente papel que jugó la UNASUR en cortar la escalada de sabotajes e intentos golpistas al gobierno Evo Morales, así como en el proceso posterior de investigación de la masacre perpetrada por grupos armados comandados por el prefecto de Pando. Finalmente, en estos días, el Consejo de Defensa Sudamericana (“CDS”, como ya es llamado por los ministros de defensa de la región), que funciona como una instancia de coordinación de los ministros de defensa del bloque, aprobó un plan de acción que “prevê a adoção de uma doutrina política comum, o inventário da atual capacidade militar de todos e o monitoramento dos gastos do setor” y que podría transformarse en una “alianza militar defensiva regional”2, lo que dificultaría, o por lo menos ejercería un contrapeso, a la actuación militar estadounidense en la región.

 

Mercosur y movimientos

Una parte significativa de los movimientos sociales del Cono Sur buscaron, a la salida de la lucha contra el ALCA, construir un “sujeto social” regional que orientase su actuación a los problemas más acuciantes a nivel regional y a nivel de cada país en relación a la región o a alguno de sus países miembros. En este sentido se inicia en julio de 2006, en Córdoba, un proceso semestral de Cumbre de los Pueblos del Sur – sólo interrumpiéndose en diciembre de 2006, pues por entonces se realizaba la Cumbre de Cochabamba – que a la fecha cuenta con la realización de cumbres en Córdoba, Asunción, Montevideo, Posadas/Tucumán y Salvador de Bahía.

 

Más allá de la generación de esta dinámica de Cumbres, sin embargo, han existido dificultades para coordinar acciones/campañas conjuntas sobre temas específicos. Estas dificultades devienen del hecho de que las dinámicas nacionales siguen aún siendo muy fuertes, pues el movimiento aún identifica la lucha prioritaria como siendo una que se define en el ámbito nacional, y en ese sentido problemas que tienen una eminente configuración regional (energía, agua, medio ambiente, modelo agropecuario, mecanismos financieros, e incluso comercio), aparecen aún como siendo tratados prioritariamente con estrategias nacionales. El hecho de existir redes y actores sociales fuertes en relación a alguno de estos temas no ha sido suficiente como para desencadenar campañas de carácter regional, o bien las mismas no han superado la instancia de las declaraciones conjuntas y enfrentan dificultades en la implementación concreta. Recién en los últimos tiempos, y después de varias tentativas, se comienza a articular un movimiento que, a partir de las demandas paraguayas sobre Itaipú, propone regionalizar la lucha iniciada por la Coordinación Nacional por la Soberanía y la Integración Energética (CNSIE) desde el Paraguay3. Esta experiencia, en caso de que resulte exitosa, podrá abrir la puerta a nuevas acciones que tengan como blanco a los gobiernos de la región, y que se propongan realizar el debate en favor de un destino progresista para el Bloque.

 

Este último punto es clave para entender el debate enunciado al comienzo de estas notas, y con las cuales podemos entrar en la relación de los movimientos sociales de la región del Cono Sur y el ALBA. El Mercosur, por muchos años, fue o ignorado estratégicamente por los movimientos y organizaciones sociales que de forma conjunta se opusieron al libre comercio en la región, o bien caracterizado como una expresión más del proyecto neoliberal a ser combatida. Sólo el movimiento sindical participó del debate público y las instancias formales de interlocución desde los albores de la institucionalización del Mercosur. Ahora, con el fin del ALCA, y en medio a lo que fuera caracterizado como una coyuntura política distinta, este espacio más amplio y heterogéneo de movimientos realiza un viraje hacia el debate de la integración regional. Este viraje, que no fue fácil y que, como expliqué más arriba aún está en construcción en términos de marco político para la acción, encontró en expresiones tales como “integración de los pueblos” o “integración popular” una formulación para expresar esta nueva voluntad política en la coyuntura de cambio y oportunidad que se abría con los nuevos gobiernos conectados por su origen o sus opciones a la lucha popular. Sin embargo, en lo táctico, implicó la opción de unos por impulsar el proceso del ALBA, que funciona como faro de las ideas de cambio en materia de integración popular4 y cuya promoción tiene por objetivo alterar la correlación de fuerzas tanto en el plano de la hegemonía, como en el de los hechos, para torcer el rumbo de los procesos de integración regional – los demás – hacia un horizonte albeano. La segunda opción táctica recoge la trayectoria del movimiento sindical en relación a su intervención en el debate público sobre Mercosur, así como la experiencia acumulada en el debate técnico y político de la negociación de los acuerdos de libre comercio y decide entablar también el debate con el proceso oficial de la negociación del Mercosur. Desde una perspectiva política muy próxima, que reconoce la importancia del ALBA como la experiencia de lo nuevo, y la necesidad táctica de discutir el sentido de la integración en procesos reales como el Mercosur.

 

ALBA y movimientos de los países extra ALBA

Fundamentalmente en Brasil opera la separación táctica descrita arriba, que permite la discusión programática acerca de la “integración popular” o “integración de los pueblos” en el plano de la construcción contrahegemónica, pero que impide la acción conjunta en el escenario Mercosur. Y que, sin embargo, y a pesar de su carácter extra-regional, convergen en la interlocución hacia el proceso ALBA5. El impulso que ha tomado la iniciativa del MST en torno al ALBA sin dudas es un elemento que dinamizará el debate sobre los contenidos concretos de la integración de los pueblos o popular y debe dialogar con el esfuerzo que muchas organizaciones han venido realizando a partir de la Cumbre de Cochabamba en el marco de la Alianza Social Continental.

 

Por otro lado, es necesario afinar el proceso de dialogo oficial de los movimientos sociales con el proceso ALBA. Aquí se ha logrado realizar encuentros y actos públicos en ocasiones esporádicas, que generalmente coinciden con Cumbres de Presidentes o Foros Sociales, y que han sido útiles para estrechar el vínculo pero poco eficientes para tratar los temas en profundidad. Esta es una cuestión que queda pendiente en la perspectiva de ampliación de iniciativas y proyectos del ALBA en una dimensión de la complementariedad no convencional en la que se pueden establecer acuerdos de cooperación entre movimientos sociales de un país con gobiernos de otros.

 

Notas finales

La proliferación de iniciativas comunes entre los gobiernos de la región – salvo aquellos que de forma activa y militante pregonan soluciones neoliberales y conservadoras evidentemente demodés – en un marco de compatibilidad y cierta, hasta podríamos decir, armonía nos alienta a pensar que la profundización de la integración con un sentido progresista por parte de los gobiernos podría ser posible. Sin embargo, las diferencias en estilo de liderazgos y la persistencia de ciertos nacionalismos soberanistas, van a seguir siendo obstáculos para una integración profunda, incluso en este contexto de proliferación de gobiernos distintos de aquellos que hacían del alineamiento incondicional a las políticas de Washington. En este contexto, la convergencia estratégica y la complementariedad táctica de los movimientos y organizaciones sociales en torno a la integración es urgente y está llamada a cumplir un papel central en este debate y en la lucha política hacia la integración de los pueblos del Sur.

1Según noticia de Radio Nacional de Venezuela-RNV, del 17 de marzo de 2009, la República Federativa de Brasil espera la visita del presidente Hugo Chávez a la nación sureña el próximo 26 de mayo, para definir proyectos estratégicos en las áreas de petroquímica, salud, educación y turismo. Así lo afirmó el gobernador del estado de Bahía, Jaques Wagner, en el Palacio de Miraflores, tras culminar una reunión con el jefe de Estado venezolano.

2 Folha de São Paulo, 11 de março de 2009 “Proposto inicialmente como simples fórum de debates, o CDS (Conselho de Defesa Sul-Americano) pode tomar a forma de uma aliança militar defensiva regional. Os 12 ministros da Defesa sul-americanos aprovaram ontem, em Santiago, plano de ação que prevê a adoção de uma doutrina política comum, o inventário da atual capacidade militar de todos e o monitoramento dos gastos do setor, como antecipado pela Folha”.

3Para una referencia sobre éste debate puede accederse al sitio de Brasil de Fato, donde se está publicando una serie de “Cartas paraguaias” escritas por Roberto Colman, miembro de la CNSIE www.brasildefato.com.b

4 “Este proceso de integración de movimientos y organizaciones sociales, impulsa los principios del ALBA, y a su vez quiere promover diversos mecanismos y potencialidades que ofrece el ALBA, para potenciar la integración latinoamericana desde los pueblos.” Carta de los Movimientos Sociales de las Américas, Belém, 30 de Enero de 2009.

5El Movimiento de Trabajadores sin Tierra que ha impulsado ésta perspectiva del ALBA co-convoca regularmente junto con la Marcha Mundial de las Mujeres a las reuniones de planificación en las que participan organizaciones como la Red Braileira Pela Integração dos Povos que tiene un papel activo en la dinámica del escenario de debate público con el Mercosur.

In this interview, Raúl Zibechi discusses the challenges of the Evo Morales administration in Bolivia, prescription the power and role of Bolivian social movements, salve projects for regional integration such as People’s Trade Agreement and the Bolivarian Alternative for Latin America and the region’s new situation after the electoral victories of various “progressive” governments.

Written by Benjamin Dangl, Translated by GeN Higgs

Zibechi is a Uruguayan journalist, editor of the newspaper La Brecha, analyst, professor and author of various books on Latin American social movements. His most recent book is Dispersar el poder: Los movimientos como poderes antiestatales, which deals with the social movements in El Alto, Bolivia.

Benjamin Dangl: In an article recently published in the La Jornada, you wrote that in Bolivia “It was during those days [in October 2003 and May-June 2005] that hydrocarbons were nationalized, because the decree Evo Morales signed on May 1st did not do anything more than legally sanction something that had been won in the streets.” And that “The insurrectionary moment passed to the institutional moment.” How have the social movements of Bolivia opened a space for the Morales victory? Do you think that the Movement Toward Socialism (MAS, the party of Morales) is now co-opting the social movements? How and why?

Raul Zibechi: The social movements have been able to de-legitimize the neo-liberal model and have put the social and political forces that supported it on the defensive. They have broken the government of Gonzalo Sanchez de Lozada and later that of Carlos Mesa, not leaving any exits other than the election of a government FROM the movements. But the movements cannot govern, and so they do it through a force like the MAS.

I do not know for sure that the MAS has co-opted the movements. I believe that is an old concept that is not adapted to the relations that are happening now between progressive or leftist governments and the movements in South America. The co-optation concept was used in the period of welfare, when there was a pact between state, industrialists and unions. Or later on when the right governments “bought” the leaders with positions or material benefits.

Here something different is happening. In fact there is an “encounter” happening. The panorama is like this: the movements and the governments – who often have identical, or very similar, origins -come together. They recognize each other, they find themselves in a different situation than before. The governments recognize that they cannot govern against the movements, and the movements see that they cannot always be in the street. They find people who are good at communicating in the new governors. This is happening in Bolivia, and other countries. The case of Hebe de Bonafini [Mother of the Plaza de Mayo] in Argentina is very clear, where there is a mutual recognition: Hebe recognizes the role of Kirchner as far as the human rights, and he recognizes her as worthy fighter and feels like the inheritor of her fight.

This does not solve the problem, but that raises it in other terms, different from the previous ones.

BD: What are the greatest challenges that the Evo Morales government has?

RZ: To construct a new, stable, lasting, non-colonial state and a new stable governability that will endure time. Take into account the real possibilities of doing it, mainly the great legitimacy that Evo has. But additionally take into account the stumbling blocks: the regional and world-wide reality is very unstable, that instability can affect a project of changes that must be prolonged since one can’t do these things in few years.

On the other hand, the United States is going to play very hard to isolate and to double the counter-hegemonic projects. Bolivia cannot do anything but be in the sight of the great powers, including Brazil, because of its hydrocarbon reserves. But the population is not going to wait a long time for the changes to arrive either, and these two opposite forces can be a problem for the governability that the MAS government tries for.

BD: Many people say that a movement from the “left” was growing in these last six years in Latin America, with social movements and in the government palaces, in elections. In several ways, we have seen electoral victories of this type in Argentina, Chile, Bolivia, Venezuala, Uruguay and perhaps in Mexico. Also there has been the Piquetero movement in Argentina, the MST in Brazil, what happened in El Alto in October 2003, amongst many others. In this sense, how do you see Bolivia regionally? How do you see the role that Bolivia has in this regional movement?

RZ: It seems to me that the difference in Bolivia, with respect to the other countries with progressive or leftist governments, is the power of the movements. Without a doubt, it is the country where the movements have gone farthest, where they have not only been able to de-structure neo-liberalism, but to have advanced to form whole regions outside the control of state power. A source of uncertainty about the future resides there. What will happen to this enormous historical and social force?

We cannot forget that the Bolivian people have already had a revolution in 1952, which obtained agrarian and educational reform. Now the topic is more arduous. A new social revolution took place, but the today the topic is the state, or at least people feel that it is. It is necessary to decolonize the Bolivian state. If MAS makes progress in this process, it will obtain a very important legitimacy on the continent and will be an inescapable pole of reference for the Indian people that are, in fact, the most active sector in the movements.

BD: You have written that there is a great and independent power in El Alto in the neighborhood councils to construct and manage collective public projects and to make decisions. These local meetings have created their own “micro-governments” that function to occupy the vacancy left by the state in El Alto. Simultaneously, there is a lot of necessity, poverty, corruption, lack of basic services in El Alto. How do you explain the difference the local meetings are making and what they fail to do? Can they be successful facing these challenges, and to what extent?

RZ: What does it mean to be successful? It depends on what we believe they want. If we think they want a democratic government, water, light, houses, etc., it is possible to obtain these in a time interval of, shall we say, ten years. But I believe the deep force of the Aymara culture leans towards the dispersion of the State, then the time interval is different, and we are talking about half a century at least.

My impression is that in El Alto it is very difficult to stabilize a hegemonic government in the long term. Condepa [political party] had greater stability and it did not even last one decade. It seems to me that conflicts between Alteños are inevitable, and for this reason I know the legitimacy of the municipal authorities will continue being questioned, by one side or another. Here there is a structural problem that has to do with the Aymara question: ultimately the state continues being something foreign.

BD: What do you think of the Bolivarian Alternative for Latin America (ALBA, trade agreement)? What challenges and opportunities does it have?

RZ: For now, I see that it is difficult for ALBA to consolidate and grow. The key in South America is the role that Brazil and Argentina adopt. Both are not very interested in anything that is not Mercosur, and there are still great difficulties in deepening the relationship.

BD: And of the People’s Trade Agreement that Morales has signed?

RZ: It is a deal with very modest objectives, that mainly affects the small producers. But it has the advantage that it is not considered to be the solution to all the problems of all the countries of the continent. That is, it doesn’t compute in the same way as ALBA, nor with MERCOSUR nor with the South American Community of Nations. Let us say that it looks for niches in commerce and cooperation in a very concrete sector and that can allow it to grow and consolidate itself.

BD: How are the policies of the free trade blocking regional integration?

RZ: Integration and free commerce cannot go hand in hand, unless it is an integration in which the weak submit to the strong. Like FTAA [Free Trade Area of the Americas] or a regional integration like IIRSA with Brazilian hegemony. The great problem of MERCOSUR is indeed the free commerce. The asymmetries between Brazil and Argentina have been created by the markets, by free commerce, and that is the main tie for integration. With freer commerce those asymmetries grow and are deepened.

BD: How do you see these small and bilateral treaties that the Bush administration is proposing instead of a great FTAA for Latin America? Are they more dangerous than a large treaty?

RZ: They aren’t more dangerous, but they could have the same effect in the medium term. I insist: everything depends on path Brazil takes. If Brazil decides on a path towards great power, inevitably it will sign a species of TLC with the United States. It will collide with the interests of the small and medium countries in the region, who will see how integration is nothing more than the subordination. But Brazil can choose Latin America, to forge a strong block that inevitably must collide with the USA. This does not depend on will only, and less still on declarations, but instead on a change in favor of endogenous development inside Brazil, development of the internal market and not of the financial market. So far Lula has avoided deciding, but a time will come when he must make a definite choice.

BD: Do you think that we are going to see more resistance to these type of treaties?

RZ: I don’t know. I believe that this isn’t the moment for resistance, on an interstate scale, but instead a moment for proposals. That is where they gamble on the immediate future.

BD: I was in Uruguay when Tabare Vasquez assumed power. There was a lot of joy and hope in the country. Now it seems to me that this administration has many problems and broken many promises. Can you give a critique of the Vasquez government? And also can you comment on the challenges that the Frente Amplio has with its president in power now?

RZ: There are changes in the subject of the human rights and continuity in the economy. Fundamentally there is little margin for profound changes, from the state’s point of view, and the continuity is weighing down a population that is seeing the possibility of Uruguay taking another course escape. In any case, the worst thing is that the country does not appear to be a model alternative to neo-liberalism. Anyway Vasquez has great popular support and will continue having it in the next few years because there is nobody – neither parties nor people – who can overshadow him.

BD: Can you make a comparison between the water war in Cochabamba, and what happened in the referendum on water privatization in 2005 in Uruguay? How were they different and similar?

RZ: In my point of view they have no relation, other than the subject. Cochbamba was a victorious popular insurrection, carried out by the most excluded people who pushed the population. In Uruguay it was one more vote, like so many others, without great mobilizations but a common reflection that water shouldn’t be privatized.

BD: The momentum from the social movements in the last six years has led to electoral victories in several countries in Latin America. Have the social movements lost anything with these victories? Are these “progressive” governments closing the windows to radical change?

RZ: They have won, not lost. It is good that there are progressive and leftist governments for many reasons. They don’t repress, they engage in a dialogue, sometimes they listen and other times they take the same course as the movements. They certainly don’t do everything that the movements demand, but you have to take into account that the state can’t make the profound social changes mobilized societies need to. Profound changes are not laws or decrees, they don’t consist of what land or gas happens to pass from one set of hands to another. It is something much more deep, and the best example we have is the role of the women in the world. They changed the world without having power, without structural reforms, but by changing their place, their self-esteem, their capacity and their potential instead. And that does not have reverse gear. Now the women are not going to return to their houses to clean their spouses’ clothes, but gas could be re-privatized if the forces above it change.

BD: Do you believe something regional can happen that has nothing to do with electoral victories or with state power? How do you see these types of grass-root movements, outside of the state structure? How can it happen?

RZ: They are happening. You don’t need to do anything more than go to a neighborhood or a community and to see everything that happens there. To see how the unemployed people, without land, the indians, are organizing their own daily life without depending on the State. Today, to a great extent the daily routine, from work to leisure, does not happen through institutions but through people’s self-organization in their territories. This is what I call a new world that is born of the people who are in movement, that is, not of movements as institutions but of people who move – slide – from the inherited place to a new uncertain place which they are constructing. They do it how they can but it is made on a base of their dreams and cultures.

Benjamin Dangl is the editor of www.UpsideDownWorld.org, a website uncovering activism and politics in Latin America. For more of his work, go here: http://upsidedownworld.org/ben/

source link: Upside Down World


Defining the Bolivarian Alternative for the Americas – ALBA

Gonzalo Berrón
Desde la última década, una variedad de movimientos sociales de todo el continente debate activamente la agenda internacional y regional de cada país. Se trata de un hecho inédito en el que se vinculan las
estrategias de inserción comercial global con los modelos de sociedad en discusión. Esto plantea un desafío nuevo para los actores tradicionales de la política internacional –incluyendo a los Estados nacionales– pero también para los mismos movimientos sociales. >Descargar PDF

Éric Toussaint

Dos grandes tendencias opuestas están en acción en el escenario internacional. La tendencia actualmente dominante, impuesta desde hace unos 25 – 30 años, consiste en la continuación de la ofensiva capitalista neoliberal e imperialista. En los últimos años, esta tendencia se manifiesta en el recurso cada vez más frecuente a la guerra imperialista, en particular para la conquista de los campos petroleros, en el armamento de las grandes potencias, en el refuerzo de la apertura comercial de los países dominados, en la generalización de las privatizaciones, en un ataque sistemático a los salarios y los mecanismos de solidaridad colectiva conquistados por los trabajadores. Todo ello forma parte del Consenso de Washington. Estas políticas se aplican tanto en los países más industrializados como en los países en desarrollo.

Aunque muy débil en una escala mundial, un movimiento opuesto, cuyo epicentro se sitúa en Latinoamérica, se desarrolla desde finales de los años 90. Esta tendencia opuesta se expresa de varias maneras: la elección de presidentes que proclaman la ruptura con el neoliberalismo (un ciclo que comenzó con la elección de Hugo Chávez en 1998) o al menos una corrección del mismo: la suspensión del pago de la deuda pública externa con los acreedores privados por Argentina desde finales de diciembre de 2001 hasta marzo de 2005; la adopción de nuevas constituciones democráticas por las asambleas constituyentes de Venezuela, Bolivia y Ecuador; la consolidación de los derechos civiles y políticos y un progreso en los derechos económicos, sociales y culturales; el inicio de la recuperación del control público de las grandes empresas estatales (el petróleo venezolano – PDVSA), [1] de los recursos naturales (agua, petróleo y gas natural en Bolivia) y de los servicios esenciales (producción/distribución de electricidad y las telecomunicaciones en Venezuela); el fracaso del ALCA (tratado de libre comercio que Washington pretendía imponer en toda América); el lanzamiento del ALBA (Alternativa Bolivariana de las Américas) y el desarrollo de acuerdos comerciales y de intercambio entre Venezuela, Cuba y Bolivia; el refuerzo de Petrocaribe, que permite a los países caribeños no exportadores de petróleo comprar el venezolano con un descuento del 40 % con respecto al precio en el mercado mundial; la salida de Bolivia del CIRDI (o CIADI, Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones), tribunal de Banco Mundial; la expulsión del representante permanente del Banco Mundial en Ecuador; el anuncio del final de la base estadounidense de Manta (Ecuador) prevista para el año 2009; el lanzamiento del Banco del Sur.
Esta contratendencia sería inconcebible sin las grandes movilizaciones populares que en Latinoamérica se han opuesto a la ofensiva neoliberal de los años 80 (abril de 1985 en Santo Domingo, febrero de 1989 en Caracas) y que luego estallaron periódicamente en diversos rincones del planeta. La supervivencia de Cuba, a pesar del bloqueo y las agresiones de Washington, también ha contribuido al nacimiento de esta contratendencia, porque es un ejemplo viviente de la posibilidad hacer frente a la primera potencia económica y militar del mundo.La resistencia que el imperialismo encuentra en Irak, en Palestina y en Afganistán desempeña así mismo un papel fundamental, porque le dificulta a Estados Unidos la ejecución de una intervención militar directa en Latinoamérica mientras tiene que mantener un cuerpo expedicionario muy importante en Oriente Medio y en Asia Central.[2]
Estamos a las puertas del 2015, el año en el curso del cual se deben alcanzar los tímidos Objetivos del Milenio para el Desarrollo (OMD) [3] fijados por la Naciones Unidas en septiembre de 2003: apenas nos separan unos pocos años y el panorama que se presenta es muy inquietante.

Evidentemente, las condiciones de vida de una parte significativa de la población mundial se degradan, tanto en los países más industrializados como en las otras partes del planeta. Esta degradación concierne los ingresos, el empleo, la salud, la alimentación, el ambiente, la educación y el acceso a la cultura. Concierne también la aplicación de los derechos fundamentales de las personas, ya sea como individuos, ya sea como colectividades. La degradación es manifiesta en el plano de los equilibrios ecológicos, en las relaciones entre los Estados y los pueblos, con recurso a la agresión militar por las grandes potencias. Estados Unidos no es el único agresor, tiene aliados en Europa, donde varios países participaron —o participan aún— en la agresión contra Irak y Afganistán. Sin olvidar el terrorismo de Estado ejercido por el gobierno de Israel contra el pueblo palestino, en particular, y la intervención de las autoridades rusas contra el pueblo checheno.

Los episodios de barbarie se presentan todos los días ante nuestros ojos

Las mercancías, los servicios, los capitales y la información circulan sin trabas en el nivel planetario, mientras se impide a los habitantes de los países empobrecidos que se dirijan hacia los países ricos. Conceder a los capitales y a las mercaderías la libertad total de circulación y negársela a los seres humanos constituye una expresión de la barbarie contemporánea.

En Europa occidental y en Estados Unidos, lo que es particularmente repugnante, es la denegación de justicia a los solicitantes de asilo.
Es particularmente descorazonador escuchar a tantos dirigentes políticos, incluso de izquierda, acreditar la idea de que no es posible acoger toda la miseria del mundo y que, por lo tanto, de acuerdo con esta óptica, es en definitiva legítimo rechazar masivamente el derecho de asilo en los países del Norte antes que expulsar de forma colectiva a las personas privadas de este derecho o que prohibirles la entrada al territorio nacional. Pensemos en las personas abatidas por la balas cuando trataban de sortear las barreras de la Unión Europea en los enclaves españoles en Marruecos en el 2005. Pensemos en los miles de personas que pierden la vida tratando de atravesar el estrecho de Gibraltar o de alcanzar las islas Canarias. Estos hechos no son obviamente propios de Europa. Sabemos lo que pasa en la frontera sur de Estados Unidos, en el río Grande.

Mientras tanto, la concentración de riqueza en beneficio de una ínfima minoría de la población mundial alcanza unas alturas jamás igualadas en la historia de la humanidad. Algunos millares de capitalistas americanos, europeos, chinos, indios, africanos concentran una fortuna superior a la renta anual de la mitad de los habitantes del planeta. Esto también es barbarie.

El abismo entre los países ricos y los países empobrecidos se profundiza sin cesar. Es algo inaceptable.


Estas formas de degradación de esta denegación de justicia no podrán ser anuladas si no se invierte el curso político

El 2015 es fecha límite para unos objetivos del milenio demasiado modestos, ninguno de los cuales apunta a la raíz de los problemas: la desigualdad en la distribución de la riqueza [4] y la lógica del beneficio privado. En numerosos países no sólo no hay una aproximación a los objetivos del milenio, sino que se produce un alejamiento de los mismos. Este hecho es muy inquietante y, desde luego, hay que preguntarse si existen unas fuerzas suficientemente potentes capaces de contrarrestar la tendencia histórica en curso.

Esta tendencia se remonta a más de treinta años atrás, o sea, toda una generación humana. El golpe de Estado militar de Pinochet en Chile, en 1973, sirvió de laboratorio para la aplicación de las políticas neoliberales que progresivamente se generalizaron en Europa occidental —con Margaret Thatcher en 1979—, en América del Norte —durante la presidencia de Ronald Reagan, de 1981 a 1988— y en el resto del planeta, sobre todo con la restauración capitalista en Rusia y China.

El advenimiento de las fuerzas históricas de oposición

¿Existen fuerzas históricas capaces de oponerse a esta dominación progresiva del neoliberalismo? Es respuesta es sí. Si bien para algunos el origen fue la batalla de Seattle contra la OMC, en 1999, parece más apropiado considerar muchas otras fechas anteriores como hitos en el camino de la resistencia a la mundialización neoliberal. En este sentido, es importante el año 1989: al principio, esta fecha fue percibida sólo como el año de la caída del muro de Berlín, que por cierto tiene una importancia histórica. La caída del muro correspondió al fin de la caricatura de socialismo que fue el régimen burocrático staliniano, una versión desvariada del socialismo, que es un proyecto emancipador. Pero 1989 fue también el año del enorme levantamiento popular en Venezuela, el 27 de febrero, contra la aplicación del plan de ajuste estructural concebido por el FMI y el régimen en el poder. Los cambios que se producen desde hace 10 años en Venezuela no se pueden comprender si no se tiene en cuenta esta fecha, febrero de 1989. Ese mismo año se conmemoró el bicentenario de la Revolución Francesa y tuvo lugar la impresionante movilización contra el G7, reunido en París, bajo el signo de la lucha por la anulación de la deuda del Tercer Mundo. [5]

Segundo hito en el crecimiento de la resistencia al capitalismo neoliberal: 1994. Ese año tuvieron lugar tres eventos importantes:

1. El 1º de enero de 1994 estalló la rebelión zapatista en Chiapas. En ella se manifestó un actor que lucha desde hace siglos contra el ocupante español y los regímenes de opresión que le sucedieron. Este pueblo indígena (los mayas) expresaba unas reivindicaciones fundamentales. En un lenguaje universal se dirigió a todo el planeta en la voz, sobre todo, del subcomandante Marcos. Este hecho supera ampliamente su persona y sus características personales. Se ha convertido en la expresión de un movimiento más profundo, pues los indios de Chiapas no son los únicos interesados en este combate: los de Ecuador, se unieron especialmente en el seno de la Confederación de Naciones Indígenas de Ecuador (CONAIE), y, en 200l 2005, Evo Morales, aymará, dirigente político y sindical, fue el primer líder indígena elegido presidente de un país de Latinoamérica. [6]
El año 1994 está así marcado por la explosión de la lucha de un pueblo nativo que cuestionó el tratado de libre comercio entre Estados Unidos, Canadá y México, así como la contrarreforma agraria impuesta por el presidente neoliberal Carlos Salinas de Gortari. [7] El ejército zapatista de liberación nacional (EZLN) declaró la guerra al gobierno mexicano de una forma «pacífica», sin derramamiento de sangre. En concreto, el EZLN afirma: «Nos sublevamos y tomamos las armas, pero deseamos no tener que usarlas.» No es la última experiencia de guerrilla del siglo XX, sino la primera experiencia de un nuevo tipo de guerrilla del siglo XXI.

2. También en el año 1994 se «celebraba» 50º aniversario de la fundación del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI). El acontecimiento se celebró con una extraordinaria concentración de protesta en Madrid. Esta manifestación, cuyo lema era «Las otras voces del planeta», inspiró más tarde a movimientos sociales franceses que, en la movilización contra el G7 de Lyon en 1996, organizaron colectivos con este nombre. [8] La iniciativa española reunió a ONG, movimientos como la «Plataforma 0,7», en la que unos jóvenes luchaban para que su país destinara el 0,7 % de su PIB a la ayuda pública al desarrollo, al CADTM [9] así como a sindicatos, movimientos feministas, ecologistas. Ya entonces, con ocasión de esta contracumbre, se aliaron una serie de movimientos que, más tarde, se encontrarían en Seattle en 1999, más tarde en Porto Alegre en el 2001, etc.

3. Tercer momento importante de 1994: el restallido de la crisis «Tequila», de nuevo en México. Hay que recordar que en 1993-1994 se hablaba del milagro asiático, del milagro mexicano, del milagro checo entre los países del este. Se hablaba de países emergentes y de grandes éxitos. La crisis Tequila conmovió a toda Latinoamérica. Fue el comienzo de una gran crisis financiera que golpeó sucesivamente al Sureste Asiático en 1997-1998, a Rusia en 1998, a Brasil en 1999, a Argentina y Turquía en 2000-2001.

Si bien el año 1989 señala el comienzo de una resistencia masiva y tenaz en toda Latinoamérica contra las políticas neoliberales, 1994 constituye un momento crucial en términos de expresión de nuevas formas de resistencia, de nuevas alianzas y de la crisis del modelo liberal, y 1999 hizo visible en una escala mundial y en tiempo real la posibilidad de luchar victoriosamente contra la OMC, un organismo planetario que simboliza la voluntad de transformar todas las relaciones humanas en mercancías. Estos jalones se inscriben en un ensamblaje más amplio de resistencias, así como de recomposición social y política.

Nuevas resistencias por doquier

En el curso de los años 90, después de un primer período conducido por los Pinochet, los Thatcher, los Reagan y otros, surgieron nuevas formas de resistencia en diversos rincones del planeta. Gracias a diversos actores que entonces se expresaron se comenzó a colmar el vacío dejado por la crisis del movimiento obrero tradicional.

En construcción en el siglo XIX y consolidado después, poco a poco, el movimiento obrero dominó el escenario de las luchas de emancipación en el siglo XX en la mayor parte de los países del planeta. Las luchas de la Resistencia durante la segunda guerra mundial y la Liberación, las conquistas tras la victoria contra el nazismo y el fascismo fueron en gran medida conducidas por este movimiento, apoyado en sólidos bastiones de la clase obrera industrial. Maltrecho por la ofensiva neoliberal de los años 70 y 80, entró en crisis. Casi todas las direcciones de las grandes organizaciones sindicales se han burocratizado y adaptado al sistema capitalista a tal grado que actúan esencialmente como freno de las luchas y la radicalización. Nuevos sindicatos emanados de escisiones de las grandes organizaciones tradicionales desempeñan un papel de aguijones pero les cuesta ganar fuerza por que éstas les oponen poderosos obstáculos. Dentro de los grandes sindicatos, algunos sectores más a la izquierda que la burocracia central cumplen también una función saludable. Dicho esto, aunque debilitados y anestesiados, los asalariados del sector público y del sector privado se implican periódicamente en luchas de gran amplitud. Es el caso de Europa occidental, donde se producen grandes movilizaciones sociales en las que el movimiento sindical participa activamente (Italia, Francia, Alemania, Grecia, Portugal, España…).

Así, en el otoño de 1995, en Francia, los asalariados se pusieron en movimiento y se deshicieron del primer ministro, Alain Juppé, lo que en el envión hizo que Lionel Jospin retirara a Francia de las negociaciones, hasta ese momento secretas, sobre el Acuerdo Multilateral de Inversiones (AMI), haciendo capotar un importante proyecto de la ofensiva neoliberal. Es también el caso de varios países de Latinoamérica, de Asia, de África y de América del Norte.

Se vio así asomar en los años 90 unos actores que hasta entonces se mantenían en la sombra. Sería en el escenario planetario donde se impondrían los movimientos campesinos: creación del Movimiento de los Sin Tierra en 1984 en Brasil, formación de la organización internacional Vía Campesina en 1982, emergencia de la figura emblemática de José Bové a partir de Seattle, consolidación del movimiento sindical de los coraleros, cultivadores de coca, dirigido por Evo Morales en Bolivia, y muchas luchas de movimientos campesinos en India, Corea del Sur y otros lugares del planeta.

¿Quién habría imaginado en los años 60, en los países industrializados, que los campesinos iban a desempeñar el papel de acicate del nuevo combate altermundialista? Este movimiento se ha convertido en un actor extremadamente importante en la resistencia a la ofensiva neoliberal y a la mercantilización del mundo, a la patente de la vida. En particular, ha formulado reivindicaciones sobre los bienes comunes: el agua, la tierra, las semillas… Estas reivindicaciones o estos valores no son una novedad, pero sí lo es la manera de presentarlas, porque tradicionalmente las conquistas de la Liberación, la consolidación de los servicios públicos no presentaban la cuestión de los bienes comunes como un objetivo reivindicado. Si bien después de la segunda guerra mundial se había mejorado el acceso a ciertos bienes comunes, tras la ofensiva neoliberal este acceso se había deteriorado y se comprendió entonces la necesidad de su defensa, o de su reconquista.

Así mismo, hay que tener en cuenta los movimientos indígenas porque también se vio a los pueblos originarios partir a la ofensiva. En Bolivia, por ejemplo, desde los años 40 hasta los 60, la vanguardia del pueblo boliviano fueron los indios mineros y sus sindicatos. Habiendo cerrado una gran parte de las minas en los años 80, fueron principalmente estos indios convertidos en cultivadores de coca y sus sindicatos los que constituyeron un movimiento a la vez campesino e indígena. Se ha visto a los mineros, jubilados o habiendo perdido su empleo, hacer frente común con los campesinos indígenas: una nueva alianza quedó establecida.

Se podría hablar también del movimiento femenino lanzado con la Marcha Mundial de Mujeres en el año 2000; de diversos movimientos de jóvenes que adquirieron gran amplitud a principios de los años 2000 (Perú, [10]| México, [11]| Estados Unidos, [12]| Italia, [13] España, [14]| Francia, [15]| Grecia, [16] Chile, [17] etc.)

Entre las nuevas fuerzas están también los «nuevos proletarios» o nuevos excluidos. Los disturbios de las banlieues de Francia en noviembre de 2005 (que tuvo una ligera extensión en Bélgica y en Alemania) y, en menor escala, a finales de noviembre de 2007 fueron una revuelta de nuevos proletarios. No se trata de aquellos que son explotados en una fábrica en un marco industrial, aunque una parte de ellos sí lo son. Los jóvenes de las periferias que se sublevaron en el otoño del 2005 son proletarios en el pleno sentido del término: no son propietarios de su herramienta de trabajo, deben tratar de alquilar sus brazos y su cerebro para vivir y mantener su familia. Viven en condiciones precarias y a menudo son víctimas del racismo.

Un desafío: la unión con los rebeldes

Los jóvenes de las banlieues son una especie de nuevo proletariado que busca y encuentra vías para expresarse con unos modos de acción adecuados. Se puede lamentar la forma que toma esta revuelta (centenares o miles de coches particulares incendiados), pero constituye un desafío fundamental para los movimientos ciudadanos organizados, para los movimientos sindicales, poder hacer una alianza con este tipo de rebelión. No es fácil, pero en el escenario fragmentado en el que vivimos, si esta alianza no se lleva a cabo, no se ve cómo, en los países del Norte, los actores que se oponen a la ofensiva neoliberal podrían realmente vencer. En los países de Europa occidental o de América del Norte, quienes tienen la suerte de tener un empleo o una jubilación asegurada y la energía para batirse porque están aún en plena forma (las personas que llegaban a la edad de jubilarse hace 40 o 50 años, no tenían las mismas posibilidades) tienen que impulsar una nueva alianza social. Si los asalariados de entre 20 y 60 años y los jubilados de los sectores organizados no encuentran los medios de hacer juntos la alianza con los sin voz, con los nuevos proletarios, para constituir un poderoso movimiento contestatario, de un cuestionamiento fundamental de la sociedad, será difícil, en los países más industrializados, realizar un cambio radical.
En efecto, un cambio siempre depende ampliamente de la joven generación, la que está en las escuelas, en las universidades, la que está sin trabajo o ya trabajando. La juventud se expresó victoriosamente en Francia en el marco del movimiento contra el CPE (contrato de primer empleo) en la primavera del 2006, y se expresa también en las banlieues.

Múltiples convulsiones revolucionarias han conmovido al mundo desde el siglo XVIII

En los siglos XVIII y XIX, se produjeron grandes conmociones revolucionarias en diverso puntos del planeta. Las revoluciones de finales del siglo XVIII en Francia, en América del Norte y en Haití que tuvieron una repercusión internacional considerable y duradera, especialmente en Latinoamérica, donde estallaron a principios del siglo XIX las guerras de independencia. En 1848, la explosión revolucionaria se extendió por varios países de Europa. Tres años más tarde, fue el turno de China. En 1851 comenzó la rebelión de los Taiping contra la dinastía Qing. «Desde los primeros días procedieron a la redistribución de las tierras, emancipando a las mujeres y predicando una forma de comunidades en las que ciertos comentaristas han querido ver ulteriormente una forma de socialismo autóctono», señala el historiador Christopher Bayly. [18] Unos años más tarde, en 1857, estalló en la India la rebelión contra la ocupación británica. Iniciada por el amotinamiento de los cipayos, soldados autóctonos integrados en el ejército de Bengala y de la Compañía de la Indias Orientales, la rebelión duró dos años y tomó formas radicales. Mientras que los gobiernos europeos se ponían de acuerdo para reprimir la onda revolucionaria en Europa, mientras que Londres aplastaba la rebelión en la India y junto con Washington ofrecían al poder chino su ayuda para sofocar la revolución de los Taiping, del lado de los pueblos no existía aún ninguna organización internacional capaz de relacionar estas luchas entre ellas a fin de reforzarlas.

Un poco antes de la primavera de 1848, en el curso de la cual se desarrolló una verdadera dinámica revolucionaria europea, Karl Marx había lanzado «un espectro recorre Europa», se refería al comunismo. Con Friedrich Engels y diversas fuerzas políticas se lanzó a la creación de la Asociación Internacional de Trabajadores. Desde mediados del siglo XIX y mediados del siglo XX se crearon cuatro Internacionales. [19]

En el siglo XX, las revoluciones conmocionaron Rusia en 1905 y 1917; México en 1910-1917; Alemania entre 1918 y 1923; Italia en 1918-1919; España en 1934 y 1936; China en 1949; Cuba en 1959; Argelia en 1954-1962; Nicaragua en 1979, etc. La ofensiva neoliberal y la restauración capitalista en el ex bloque soviético y en China han reducido en gran medida la perspectiva revolucionaria. Pero los focos de resistencia al neoliberalismo y al capitalismo no se extinguieron. En los años 90 emergió un movimiento de resistencia que ha logrado internacionalizarse.

El proceso del Foro Social Mundial

La nueva alianza emergente se manifiesta en parte en el proceso del Foro Social Mundial, que tiene unas características novedosas con respecto a las organizaciones internacionales de izquierda de los períodos históricos precedentes. Es netamente menos radical que las cuatro internacionales constituidas en los dos últimos siglos. El traumatismo causado por el proceso de degeneración burocrática de las experiencias socialistas del siglo XX, del gulag a la restauración capitalista en el bloque del «socialismo real» tiene mucho que ver con ello. También hay que tener en cuenta la fuerza de la ofensiva neoliberal. El Foro Social Mundial constituye un jalón en la constitución de un vasto movimiento de resistencia internacional, que está en plena evolución. Este movimiento es heteróclito y carece de epicentro. No todos los componentes de la resistencia multiforme se reconocen necesariamente en el Foro Social Mundial.

Dicho esto, no hay que analizar el Foro Social Mundial únicamente en sus aspectos innovadores y positivos, porque tiene limitaciones que son cada vez más evidentes. En primer lugar, como se ha dicho antes, no representa a todo el conjunto de movimientos de resistencia global. Dos ejemplos: los zapatistas de México no participan en el Foro; las luchas de resistencia en China no tienen relaciones con el Foro. Además, la noción de estrategia alternativa no está más que en sus comienzos y el viejo debate entre reformistas y revolucionarios no se ha cerrado. ¿Hay que romper con el sistema o sólo mejorarlo y hacer que aplique unos mecanismos de regulación con un capitalismo humanizado? Este debate está siempre presente y con seguridad se reanudará con energía. Se puede dividir el movimiento que es actualmente la expresión de una alianza de diferentes movimientos, más o menos radicales, sobre la base de una carta de principios. [20]

En general, estos movimientos están de acuerdo en una serie de reivindicaciones básicas que van desde la tasa Tobin hasta la anulación de la deuda del Tercer Mundo, pasando por la lucha contra los paraísos fiscales, el rechazo del patriarcado, la voluntad de paz y de desarme, el derecho a la diversidad sexual… Pero si están de acuerdo en combatir juntos sobre estas reivindicaciones, ¿cómo alcanzar estos objetivos, sin hablar de otras metas más fundamentales y radicales? Este otro mundo posible que proclamamos y que querríamos ver realizado sin tardar para que las nuevas generaciones puedan realmente vivirlo (no sólo soñar con el mismo o proclamar el deseo) ¿qué es? Hay que realizar debates estratégicos a tal efecto. No podemos obviarlo. Una evolución negativa está en camino de hipotecar el futuro del FSM. El éxito que tuvieron los diversos encuentros mundiales, que reunieron en cada ocasión decenas de miles de participantes y de delegados (en algunos casos, más de 100.000 participantes, como en Mumbai en el 2004 y en Porto Alegre en el 2006), transformó una parte de los protagonistas en organizadores de eventos y en colectores de fondos. Su visión de la alternativa se limita en gran medida a la humanización de la mundialización neoliberal. Los movimientos sociales y las mismas campañas internacionales, caladas por los debates entre radicales y moderados, no llegan a tener un peso suficiente en cuanto al futuro del FSM. La montaña corre el peligro de parir un ratón y el FSM el de empantanarse en la organización de una sucesión de reuniones.

¿De dónde puede provenir el cambio?

Entre las fuerzas que actúan a favor de un cambio, los movimientos de resistencia se manifiestan en todos los sectores geográficos del planeta, incluso en un país que está, por el momento, por completo al margen del proceso de los foros sociales: China. Este país está en vías de ser escenario de luchas extremadamente importantes, que no dejan de recordar el período de finales del siglo XIX y comienzos del XX. Frente a un capitalismo salvaje emergen allí unas formas de resistencia obrera y ciudadana que evocan las que conocieron Europa y América hace un siglo. Es probable que una diferencia fundamental haga más difícil el nacimiento de un proyecto revolucionario en China: tanto el socialismo como el comunismo padecen un tremendo descrédito, porque ha sido en su nombre que las autoridades han gobernado el país hasta ahora. El descrédito que pesa sobre el socialismo es terrible, la pérdida de referencias es evidente y la aversión hacia la política puede ser duradera. De hecho, el tan deseado cambio puede provenir de cualquier lugar del mundo.

Venezuela, Bolivia y Ecuador: actores del cambio

Pero si de habla de un cambio revolucionario, en este momento el Sur parece ser un marco más propicio que el Norte. Lo que hoy parece ser más innovador y podría acercarnos a grandes cambios son las experiencias venezolana, boliviana y, más recientemente, ecuatoriana. Desde luego, hay que analizarlas con un espíritu crítico y no idealizarlas. Las desviaciones son posibles, el riesgo de no dirigirse hacia una verdadera redistribución de la riqueza acecha estas experiencias, que están sometidas a una fuerte resistencia de los capitalistas tanto del interior como del exterior, sin contar las presiones de los gobiernos de los países más industrializados y de sus aliados en la región (los regímenes de Álvaro Uribe en Colombia y de Alan García en Perú). Estas tres experiencias no se reducen al papel de Hugo Chávez, de Evo Morales y de Rafael Correa, aunque sus figuras sean importantes. Representan hasta ahora un papel positivo en el proceso y son la expresión de poderosos movimientos en curso en sus respectivos países. Pues Evo Morales no estaría donde está sin las grandes movilizaciones de Cochabamba en abril de 2000 contra la privatización del agua, y el movimiento aún más amplio de enero-febrero y de octubre de 2003 contra la privatización del gas natural. Chávez no habría accedido a la presidencia en 1998 si no hubiera habido la enorme revuelta contra el FMI de 1989 y la pujante resistencia de los venezolanos. Rafael Correa no habría sido elegido sin los diez años de lucha precedentes, que provocaron la caída de cuatro presidentes de derecha. [21]

Los tres constituyen un ejemplo porque el movimiento encontró en ellos una expresión en el bando gubernamental. Los tres gobiernos han asumido la iniciativa del punto de vista de los bienes comunes: el boliviano recuperó el control del gas, del petróleo y del agua, el venezolano aseguró el control público de la producción petrolera y puso la renta del petróleo al servicio de un nuevo proyecto social en el marco de una redistribución a escala regional. Venezuela firmó acuerdos con los países no exportadores de la región y les vende el hidrocarburo a un precio inferior al del mercado internacional. Por otra parte, Cuba, que aportó 20.000 médicos que trabajan voluntariamente en Venezuela para proporcionar atención sanitaria gratuita a la población, ha desarrollado con éste país y con Bolivia relaciones de cooperación muy interesantes. Se trata de una forma de trueque entre dichos países, dotados de diferente capacidad, de historias diferentes y de modelos políticos diferentes. Ecuador está en pleno proceso de reforma constitucional, que puede conducir a un avance significativo de la democracia en el país. A su vez, el presidente ecuatoriano afirmó en repetidas ocasiones la voluntad de cuestionar el pago de las deudas ilegítimas y constituir una comisión de auditoría integral de la deuda pública externa e interna.

La experiencia que viven estos tres países andinos no carece, realmente, de interés. La referencia al combate de Simón Bolívar [22] marca la voluntad de relacionar la experiencia actual con las acciones revolucionarias del pasado arraigándolas en la realidad latinoamericana. Se percibe también una decidida voluntad de reivindicar las luchas de emancipación libradas por los pueblos nativos, especialmente la rebelión encabezada por Túpac Amaru, [23] así como tuvo a su frente a Túpac Catari. [24] En fin, el aporte de los africanos a la riqueza cultural de países como Venezuela, Bolivia [25] y Ecuador es reconocido cada vez más.

Torcer el curso de la historia a favor de la emancipación de los oprimidos

¿De dónde pueden provenir las fuerzas capaces de invertir el curso de los últimos treinta años? Unas experiencias ejemplares, tales como las de Venezuela, de Bolivia y de Ecuador, confluirán otras de América del Norte, de Europa, de África y de Asia. Esta conjunción de las fuerzas del viejo mundo con las del nuevo podría producir un verdadero giro del curso de la historia. Dicho esto, nada está garantizado. Por ello la importancia de que cada uno de nosotros participe en las acciones ciudadanas.

Hacia el socialismo del siglo XXI

No es necesario creer en el desmoronamiento del capitalismo o en la victoria de un proyecto revolucionario para actuar cada día y resistir a las denegaciones de justicia. En la historia no hay nada ineluctable. El capitalismo no se derrumbará por sí mismo. Incluso si una nueva gran experiencia revolucionaria no sea para mañana, es razonable imaginar que volvemos a partir hacia experiencias de tipo socialista que conjuguen libertad e igualdad. Esta idea no goza en absoluto de unanimidad en el movimiento altermundialista del Foro Social Mundial, pero somos muchos los que pensamos que hay que reinventar el socialismo en el siglo XXI.

Más allá de las experiencias traumáticas del siglo XX, más allá de la figura repelente del estalinismo, de lo que pasó en China o en Camboya con Pol-Pot, hay que reanudar el proyecto socialista de emancipación del siglo XIX y los valores revolucionarios del siglo XVIII y aún más lejos, pues las luchas de emancipación de los oprimidos jalonan la historia de la humanidad, de Espartaco a las luchas actuales, pasando por Túpac Amaru y los rebeldes afrodescendientes de Brasil encabezados por Zumbi. Se ha de tener en cuenta los nuevos aportes de múltiples actores y las nuevas reivindicaciones e insertar todo ello en la realidad del siglo XXI. El socialismo del siglo XXI es la unión libre de los productores, es la igualdad hombre/mujer, es un proyecto internacional, una federación de países y de regiones en el marco de grandes entidades continentales y del respeto de los textos fundamentales, de los pactos internacionales, tales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, el Pacto Internacional Relativo a los Derechos Sociales, Económicos y Culturales de 1966, de una serie de instrumentos para la definición de los derechos en el marco internacional y universal escritos y conquistados por las precedentes revoluciones. La concreción de estos derechos fundamentales no se podrá realizar más que con la aplicación creativa de un nuevo modelo de socialismo en el siglo XIX. Este siglo tiene aún más de nueve décadas por delante.

Notas:

[1] La dirección de la empresa pública Petróleo de Venezuela SA (PDVSA), creada a raíz de la nacionalización del petróleo venezolano en los años 70, había favorecido progresivamente los intereses privados y a Washington (en la medida en que una gran parte de los beneficios eran declarados en Estados Unidos por las filiales de PDVSA presentes en este país) hasta el momento en que el gobierno de Hugo Chávez retomó el control en 2001-2002.

[2] Eso no impide que Washington y varios gobiernos europeos traten de desestabilizar los gobiernos de Bolivia, Venezuela y Ecuador, en particular, apoyando a los sectores capitalistas que en estos países intentan provocar la secesión de los territorios ricos: la burguesía blanca de Santa Cruz en Bolivia, de Guayaquil en Ecuador, de Zulia en Venezuela. Hay que seguir de cerca esta estrategia de la tensión porque puede ganar amplitud. La mayoría de los media tienden a presentar la voluntad de secesión de estos territorios más ricos como el ejercicio de un derecho democrático de los pueblos, mientras que esta acción es manipulada por sectores minoritarios que se oponen a las reformas sociales, porque amenazan sus privilegios y su control del poder y del dinero.

[3] Para una presentación crítica de los ODM, ver Damien Millet y Eric Toussaint, 60 Questions/60 Réponses sur la dette, le FMI et la Banque Mondiale, CADTM-Syllepse, Lieja-París, 2008.

[4] Ver el capítulo 6, «Ecuador: los desafíos de la nueva constituyente y de la deuda», discurso del presidente Rafael Correa en las Naciones Unidas, que señala claramente lo inadecuadas que son las OMD.

[5] Las movilizaciones contra el G7 en París y por la anulación de la deuda se efectuaron en el marco de la campaña «Ça suffat commeci», que se encuentra en la base del nacimiento del CADTM.

[6] En realidad, Evo Morales tuvo un predecesor, Benito Juárez, presidente mexicano en los años 1860, que repudió la deuda pública externa, lo que le valió la intervención de los ejércitos europeos que impusieron en el poder al emperador Maximiliano de Austria.

[7] Apoyado por el Banco Mundial y el FMI, Salinas de Gortari había obtenido del Congreso mexicano la reforma de la Constitución mexicana para privatizar los bienes comunales (ejidos).

[8] También inspiró al Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM) el nombre de su revista, Les Autres Voix de la Planète.

[9]| Ver el dossier del CADTM dedicado a la contracumbre en CADTM-GRESEA, Banque Mondiale, FMI, Organisation mondiale du Comerse: ça suffit! Periódico trimestral del CADTM, 3er trimestre 1995, pp 42-74.

[10] Las luchas estudiantiles en Perú provocaron la caída del dictador Alberto Fujimori en noviembre de 2000.

[11] Huelga en la universidad UNAM de México desde abril de 1999, que tuvo una duración de 10 meses.

[12] Luchas estudiantiles en los campus sobre temas sociales y fuerte participación en las movilizaciones antiglobalización y contra la guerra.

[13] Participación masiva de jóvenes en las movilizaciones antiglobalización y contra la guerra del 2000 al 2004.

[14] Idem.

[15] Luchas estudiantiles contra el contrato de primer empleo y diversas reformas universitarias. Lucha de los jóvenes de las banlieues.

[16] Luchas estudiantiles en los años 2006-2007 contra la privatización de la universidad.

[17]| Luchas de los estudiantes de los liceos, apodados «pingüinos», contra el proyecto de reforma del gobierno socialista de Bachelet en el 2006.

[18] C.A. Bayly, La naissance du monde moderne (1780-1914), Les Editions de l’Atelier/Editions Ouvrières, París, 2007, p. 245. Según Bayly, la rebelión de los Taiping y la represión causaron 20 millones de muertos. China tenía en 1850 unos 450 millones de habitantes.

[19] La Asociación Internacional de Trabajadores (AIT), conocida como Primera Internacional, fue fundada en 1864 por iniciativa, principalmente, de Karl Marx y Friedrich Engels. Colectivistas llamados «antiautoritarios» (la corriente internacional de Mikhail Bakunin), colectivistas (marxistas), mutualistas (partidarios de Pierre-Joseph Proudhon) se encontraban en ella. Militantes políticos, sindicalistas y cooperativistas colaboraban juntos. La I Internacional se fracturó después de la derrota de la Comuna de París en 1871. En sus estatutos de 1864 (redactados por Marx), la AIT afirmaba que «la emancipación de los trabajadores ha de ser obra de los propios trabajadores». La II Internacional fue fundada por iniciativa de F. Engels, principalmente, en 1889. Influenciada al principio por las ideas marxistas, evolucionó progresivamente hacia posiciones moderadas. Se alcanzó un punto de no retorno cuando los partidos políticos de la II Internacional adoptaron posiciones antagónicas en agosto de 1914 con ocasión del estallido de la primera guerra mundial. Aún existe con el nombre de Internacional Socialista, y la integran los principales partidos socialdemócratas, que van desde el SPD alemán al PSOE español, pasando por el partido del presidente tunecino Ben Alí (ver la página oficial de la Internacional Socialista, http://www.sociaslistinternational.org/maps/french/fafrica.htm ), el Partido Laborista de Israel, la Unión Cívica Radical de Argentina, el FSLN de Nicaragua, el PS francés, etc. La III internacional, fundada por Lenin en 1919 se convirtió gradualmente en un instrumento de la política exterior del régimen estalinista y fue disuelta por J. Stalin en 1943. (ver http://fr.wikipedia.org/wiki/Komintern ) La IV Internacional fue fundada en 1938 en Francia por Leon Trotsky ante la degeneración burocrática dictatorial de la URSS y la incapacidad de la III Internacional de luchar eficazmente contra el fascismo y el franquismo. Diversas organizaciones y corrientes internacionales, activas en la resistencia a la globalización, se reivindican de la IV Internacional (http://fr.wikipedia.org/wiki/QuatriC3%%A8me_Internationale ; ver igualmente http://fr.wikipedia.org/ y www.inprecor.org/ ).

[20] Ver www.forumsocialmundial.org.br/main.php?cd_language=3&id_menu=4

[21] Abdalá Bucaram en febrero de 1997, Jamil Mahuad en enero de 2000, Gustavo Noboa en enero de 2003 y Lucio Gutiérrez en abril de 2005.

[22] Simón Bolívar (1783-1830) fue uno de los primeros que intentaron unificar los países de Latinoamérica para constituir una sola nación, unida e independiente. Después de una larga lucha logró liberar Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia de la dominación española. Considerado un héroe auténtico, su nombre se encuentra vinculado a muchos sitios de toda Latinoamérica.

[23] En el siglo xvi, el inca Túpac Amaru y sus partidarios combatieron sin desmayo a los conquistadores. Capturado por el ejército español, fue condenado a muerte y descuartizado en la plaza mayor de Cuzco, el 24 de septiembre de 1572.

[24] El aymará Túpac Katari (1750-1781) puso en pie un ejército de 40.000 combatientes que marcho sobre La Paz en 1781. A las autoridades coloniales les llevó dos años aplastar la sublevación, que gozaba de un amplio apoyo de la población indígena. Los ocupantes españoles lo ejecutaron por descuartizamiento. Antes de morir habría dicho: «A mí sólo me mataréis, pero mañana volveré y seré millones.» Su figura ha inspirado las luchas sociales bolivianas de los últimos años.

[25] Al respecto, ver el proyecto de Constitución aprobado por la asamblea constituyente en diciembre de 2007.

Éric Toussaint

Dos grandes tendencias opuestas están en acción en el escenario internacional. La tendencia actualmente dominante, discount impuesta desde hace unos 25 – 30 años, consiste en la continuación de la ofensiva capitalista neoliberal e imperialista. En los últimos años, esta tendencia se manifiesta en el recurso cada vez más frecuente a la guerra imperialista, en particular para la conquista de los campos petroleros, en el armamento de las grandes potencias, en el refuerzo de la apertura comercial de los países dominados, en la generalización de las privatizaciones, en un ataque sistemático a los salarios y los mecanismos de solidaridad colectiva conquistados por los trabajadores. Todo ello forma parte del Consenso de Washington. Estas políticas se aplican tanto en los países más industrializados como en los países en desarrollo.

Aunque muy débil en una escala mundial, un movimiento opuesto, cuyo epicentro se sitúa en Latinoamérica, se desarrolla desde finales de los años 90. Esta tendencia opuesta se expresa de varias maneras: la elección de presidentes que proclaman la ruptura con el neoliberalismo (un ciclo que comenzó con la elección de Hugo Chávez en 1998) o al menos una corrección del mismo: la suspensión del pago de la deuda pública externa con los acreedores privados por Argentina desde finales de diciembre de 2001 hasta marzo de 2005; la adopción de nuevas constituciones democráticas por las asambleas constituyentes de Venezuela, Bolivia y Ecuador; la consolidación de los derechos civiles y políticos y un progreso en los derechos económicos, sociales y culturales; el inicio de la recuperación del control público de las grandes empresas estatales (el petróleo venezolano – PDVSA), [1] de los recursos naturales (agua, petróleo y gas natural en Bolivia) y de los servicios esenciales (producción/distribución de electricidad y las telecomunicaciones en Venezuela); el fracaso del ALCA (tratado de libre comercio que Washington pretendía imponer en toda América); el lanzamiento del ALBA (Alternativa Bolivariana de las Américas) y el desarrollo de acuerdos comerciales y de intercambio entre Venezuela, Cuba y Bolivia; el refuerzo de Petrocaribe, que permite a los países caribeños no exportadores de petróleo comprar el venezolano con un descuento del 40 % con respecto al precio en el mercado mundial; la salida de Bolivia del CIRDI (o CIADI, Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones), tribunal de Banco Mundial; la expulsión del representante permanente del Banco Mundial en Ecuador; el anuncio del final de la base estadounidense de Manta (Ecuador) prevista para el año 2009; el lanzamiento del Banco del Sur.
Esta contratendencia sería inconcebible sin las grandes movilizaciones populares que en Latinoamérica se han opuesto a la ofensiva neoliberal de los años 80 (abril de 1985 en Santo Domingo, febrero de 1989 en Caracas) y que luego estallaron periódicamente en diversos rincones del planeta. La supervivencia de Cuba, a pesar del bloqueo y las agresiones de Washington, también ha contribuido al nacimiento de esta contratendencia, porque es un ejemplo viviente de la posibilidad hacer frente a la primera potencia económica y militar del mundo.La resistencia que el imperialismo encuentra en Irak, en Palestina y en Afganistán desempeña así mismo un papel fundamental, porque le dificulta a Estados Unidos la ejecución de una intervención militar directa en Latinoamérica mientras tiene que mantener un cuerpo expedicionario muy importante en Oriente Medio y en Asia Central.[2]
Estamos a las puertas del 2015, el año en el curso del cual se deben alcanzar los tímidos Objetivos del Milenio para el Desarrollo (OMD) [3] fijados por la Naciones Unidas en septiembre de 2003: apenas nos separan unos pocos años y el panorama que se presenta es muy inquietante.
Evidentemente, las condiciones de vida de una parte significativa de la población mundial se degradan, tanto en los países más industrializados como en las otras partes del planeta. Esta degradación concierne los ingresos, el empleo, la salud, la alimentación, el ambiente, la educación y el acceso a la cultura. Concierne también la aplicación de los derechos fundamentales de las personas, ya sea como individuos, ya sea como colectividades. La degradación es manifiesta en el plano de los equilibrios ecológicos, en las relaciones entre los Estados y los pueblos, con recurso a la agresión militar por las grandes potencias. Estados Unidos no es el único agresor, tiene aliados en Europa, donde varios países participaron —o participan aún— en la agresión contra Irak y Afganistán. Sin olvidar el terrorismo de Estado ejercido por el gobierno de Israel contra el pueblo palestino, en particular, y la intervención de las autoridades rusas contra el pueblo checheno.
Los episodios de barbarie se presentan todos los días ante nuestros ojos
Las mercancías, los servicios, los capitales y la información circulan sin trabas en el nivel planetario, mientras se impide a los habitantes de los países empobrecidos que se dirijan hacia los países ricos. Conceder a los capitales y a las mercaderías la libertad total de circulación y negársela a los seres humanos constituye una expresión de la barbarie contemporánea.
En Europa occidental y en Estados Unidos, lo que es particularmente repugnante, es la denegación de justicia a los solicitantes de asilo.
Es particularmente descorazonador escuchar a tantos dirigentes políticos, incluso de izquierda, acreditar la idea de que no es posible acoger toda la miseria del mundo y que, por lo tanto, de acuerdo con esta óptica, es en definitiva legítimo rechazar masivamente el derecho de asilo en los países del Norte antes que expulsar de forma colectiva a las personas privadas de este derecho o que prohibirles la entrada al territorio nacional. Pensemos en las personas abatidas por la balas cuando trataban de sortear las barreras de la Unión Europea en los enclaves españoles en Marruecos en el 2005. Pensemos en los miles de personas que pierden la vida tratando de atravesar el estrecho de Gibraltar o de alcanzar las islas Canarias. Estos hechos no son obviamente propios de Europa. Sabemos lo que pasa en la frontera sur de Estados Unidos, en el río Grande.
Mientras tanto, la concentración de riqueza en beneficio de una ínfima minoría de la población mundial alcanza unas alturas jamás igualadas en la historia de la humanidad. Algunos millares de capitalistas americanos, europeos, chinos, indios, africanos concentran una fortuna superior a la renta anual de la mitad de los habitantes del planeta. Esto también es barbarie.
El abismo entre los países ricos y los países empobrecidos se profundiza sin cesar. Es algo inaceptable.

Estas formas de degradación de esta denegación de justicia no podrán ser anuladas si no se invierte el curso político

El 2015 es fecha límite para unos objetivos del milenio demasiado modestos, ninguno de los cuales apunta a la raíz de los problemas: la desigualdad en la distribución de la riqueza [4] y la lógica del beneficio privado. En numerosos países no sólo no hay una aproximación a los objetivos del milenio, sino que se produce un alejamiento de los mismos. Este hecho es muy inquietante y, desde luego, hay que preguntarse si existen unas fuerzas suficientemente potentes capaces de contrarrestar la tendencia histórica en curso.
Esta tendencia se remonta a más de treinta años atrás, o sea, toda una generación humana. El golpe de Estado militar de Pinochet en Chile, en 1973, sirvió de laboratorio para la aplicación de las políticas neoliberales que progresivamente se generalizaron en Europa occidental —con Margaret Thatcher en 1979—, en América del Norte —durante la presidencia de Ronald Reagan, de 1981 a 1988— y en el resto del planeta, sobre todo con la restauración capitalista en Rusia y China.
El advenimiento de las fuerzas históricas de oposición
¿Existen fuerzas históricas capaces de oponerse a esta dominación progresiva del neoliberalismo? Es respuesta es sí. Si bien para algunos el origen fue la batalla de Seattle contra la OMC, en 1999, parece más apropiado considerar muchas otras fechas anteriores como hitos en el camino de la resistencia a la mundialización neoliberal. En este sentido, es importante el año 1989: al principio, esta fecha fue percibida sólo como el año de la caída del muro de Berlín, que por cierto tiene una importancia histórica. La caída del muro correspondió al fin de la caricatura de socialismo que fue el régimen burocrático staliniano, una versión desvariada del socialismo, que es un proyecto emancipador. Pero 1989 fue también el año del enorme levantamiento popular en Venezuela, el 27 de febrero, contra la aplicación del plan de ajuste estructural concebido por el FMI y el régimen en el poder. Los cambios que se producen desde hace 10 años en Venezuela no se pueden comprender si no se tiene en cuenta esta fecha, febrero de 1989. Ese mismo año se conmemoró el bicentenario de la Revolución Francesa y tuvo lugar la impresionante movilización contra el G7, reunido en París, bajo el signo de la lucha por la anulación de la deuda del Tercer Mundo. [5]
Segundo hito en el crecimiento de la resistencia al capitalismo neoliberal: 1994. Ese año tuvieron lugar tres eventos importantes:
1. El 1º de enero de 1994 estalló la rebelión zapatista en Chiapas. En ella se manifestó un actor que lucha desde hace siglos contra el ocupante español y los regímenes de opresión que le sucedieron. Este pueblo indígena (los mayas) expresaba unas reivindicaciones fundamentales. En un lenguaje universal se dirigió a todo el planeta en la voz, sobre todo, del subcomandante Marcos. Este hecho supera ampliamente su persona y sus características personales. Se ha convertido en la expresión de un movimiento más profundo, pues los indios de Chiapas no son los únicos interesados en este combate: los de Ecuador, se unieron especialmente en el seno de la Confederación de Naciones Indígenas de Ecuador (CONAIE), y, en 200l 2005, Evo Morales, aymará, dirigente político y sindical, fue el primer líder indígena elegido presidente de un país de Latinoamérica. [6]
El año 1994 está así marcado por la explosión de la lucha de un pueblo nativo que cuestionó el tratado de libre comercio entre Estados Unidos, Canadá y México, así como la contrarreforma agraria impuesta por el presidente neoliberal Carlos Salinas de Gortari. [7] El ejército zapatista de liberación nacional (EZLN) declaró la guerra al gobierno mexicano de una forma «pacífica», sin derramamiento de sangre. En concreto, el EZLN afirma: «Nos sublevamos y tomamos las armas, pero deseamos no tener que usarlas.» No es la última experiencia de guerrilla del siglo XX, sino la primera experiencia de un nuevo tipo de guerrilla del siglo XXI.
2. También en el año 1994 se «celebraba» 50º aniversario de la fundación del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI). El acontecimiento se celebró con una extraordinaria concentración de protesta en Madrid. Esta manifestación, cuyo lema era «Las otras voces del planeta», inspiró más tarde a movimientos sociales franceses que, en la movilización contra el G7 de Lyon en 1996, organizaron colectivos con este nombre. [8] La iniciativa española reunió a ONG, movimientos como la «Plataforma 0,7», en la que unos jóvenes luchaban para que su país destinara el 0,7 % de su PIB a la ayuda pública al desarrollo, al CADTM [9] así como a sindicatos, movimientos feministas, ecologistas. Ya entonces, con ocasión de esta contracumbre, se aliaron una serie de movimientos que, más tarde, se encontrarían en Seattle en 1999, más tarde en Porto Alegre en el 2001, etc.
3. Tercer momento importante de 1994: el restallido de la crisis «Tequila», de nuevo en México. Hay que recordar que en 1993-1994 se hablaba del milagro asiático, del milagro mexicano, del milagro checo entre los países del este. Se hablaba de países emergentes y de grandes éxitos. La crisis Tequila conmovió a toda Latinoamérica. Fue el comienzo de una gran crisis financiera que golpeó sucesivamente al Sureste Asiático en 1997-1998, a Rusia en 1998, a Brasil en 1999, a Argentina y Turquía en 2000-2001.
Si bien el año 1989 señala el comienzo de una resistencia masiva y tenaz en toda Latinoamérica contra las políticas neoliberales, 1994 constituye un momento crucial en términos de expresión de nuevas formas de resistencia, de nuevas alianzas y de la crisis del modelo liberal, y 1999 hizo visible en una escala mundial y en tiempo real la posibilidad de luchar victoriosamente contra la OMC, un organismo planetario que simboliza la voluntad de transformar todas las relaciones humanas en mercancías. Estos jalones se inscriben en un ensamblaje más amplio de resistencias, así como de recomposición social y política.
Nuevas resistencias por doquier
En el curso de los años 90, después de un primer período conducido por los Pinochet, los Thatcher, los Reagan y otros, surgieron nuevas formas de resistencia en diversos rincones del planeta. Gracias a diversos actores que entonces se expresaron se comenzó a colmar el vacío dejado por la crisis del movimiento obrero tradicional.
En construcción en el siglo XIX y consolidado después, poco a poco, el movimiento obrero dominó el escenario de las luchas de emancipación en el siglo XX en la mayor parte de los países del planeta. Las luchas de la Resistencia durante la segunda guerra mundial y la Liberación, las conquistas tras la victoria contra el nazismo y el fascismo fueron en gran medida conducidas por este movimiento, apoyado en sólidos bastiones de la clase obrera industrial. Maltrecho por la ofensiva neoliberal de los años 70 y 80, entró en crisis. Casi todas las direcciones de las grandes organizaciones sindicales se han burocratizado y adaptado al sistema capitalista a tal grado que actúan esencialmente como freno de las luchas y la radicalización. Nuevos sindicatos emanados de escisiones de las grandes organizaciones tradicionales desempeñan un papel de aguijones pero les cuesta ganar fuerza por que éstas les oponen poderosos obstáculos. Dentro de los grandes sindicatos, algunos sectores más a la izquierda que la burocracia central cumplen también una función saludable. Dicho esto, aunque debilitados y anestesiados, los asalariados del sector público y del sector privado se implican periódicamente en luchas de gran amplitud. Es el caso de Europa occidental, donde se producen grandes movilizaciones sociales en las que el movimiento sindical participa activamente (Italia, Francia, Alemania, Grecia, Portugal, España…).
Así, en el otoño de 1995, en Francia, los asalariados se pusieron en movimiento y se deshicieron del primer ministro, Alain Juppé, lo que en el envión hizo que Lionel Jospin retirara a Francia de las negociaciones, hasta ese momento secretas, sobre el Acuerdo Multilateral de Inversiones (AMI), haciendo capotar un importante proyecto de la ofensiva neoliberal. Es también el caso de varios países de Latinoamérica, de Asia, de África y de América del Norte.
Se vio así asomar en los años 90 unos actores que hasta entonces se mantenían en la sombra. Sería en el escenario planetario donde se impondrían los movimientos campesinos: creación del Movimiento de los Sin Tierra en 1984 en Brasil, formación de la organización internacional Vía Campesina en 1982, emergencia de la figura emblemática de José Bové a partir de Seattle, consolidación del movimiento sindical de los coraleros, cultivadores de coca, dirigido por Evo Morales en Bolivia, y muchas luchas de movimientos campesinos en India, Corea del Sur y otros lugares del planeta.
¿Quién habría imaginado en los años 60, en los países industrializados, que los campesinos iban a desempeñar el papel de acicate del nuevo combate altermundialista? Este movimiento se ha convertido en un actor extremadamente importante en la resistencia a la ofensiva neoliberal y a la mercantilización del mundo, a la patente de la vida. En particular, ha formulado reivindicaciones sobre los bienes comunes: el agua, la tierra, las semillas… Estas reivindicaciones o estos valores no son una novedad, pero sí lo es la manera de presentarlas, porque tradicionalmente las conquistas de la Liberación, la consolidación de los servicios públicos no presentaban la cuestión de los bienes comunes como un objetivo reivindicado. Si bien después de la segunda guerra mundial se había mejorado el acceso a ciertos bienes comunes, tras la ofensiva neoliberal este acceso se había deteriorado y se comprendió entonces la necesidad de su defensa, o de su reconquista.
Así mismo, hay que tener en cuenta los movimientos indígenas porque también se vio a los pueblos originarios partir a la ofensiva. En Bolivia, por ejemplo, desde los años 40 hasta los 60, la vanguardia del pueblo boliviano fueron los indios mineros y sus sindicatos. Habiendo cerrado una gran parte de las minas en los años 80, fueron principalmente estos indios convertidos en cultivadores de coca y sus sindicatos los que constituyeron un movimiento a la vez campesino e indígena. Se ha visto a los mineros, jubilados o habiendo perdido su empleo, hacer frente común con los campesinos indígenas: una nueva alianza quedó establecida.
Se podría hablar también del movimiento femenino lanzado con la Marcha Mundial de Mujeres en el año 2000; de diversos movimientos de jóvenes que adquirieron gran amplitud a principios de los años 2000 (Perú, [10]| México, [11]| Estados Unidos, [12]| Italia, [13] España, [14]| Francia, [15]| Grecia, [16] Chile, [17] etc.)
Entre las nuevas fuerzas están también los «nuevos proletarios» o nuevos excluidos. Los disturbios de las banlieues de Francia en noviembre de 2005 (que tuvo una ligera extensión en Bélgica y en Alemania) y, en menor escala, a finales de noviembre de 2007 fueron una revuelta de nuevos proletarios. No se trata de aquellos que son explotados en una fábrica en un marco industrial, aunque una parte de ellos sí lo son. Los jóvenes de las periferias que se sublevaron en el otoño del 2005 son proletarios en el pleno sentido del término: no son propietarios de su herramienta de trabajo, deben tratar de alquilar sus brazos y su cerebro para vivir y mantener su familia. Viven en condiciones precarias y a menudo son víctimas del racismo.
Un desafío: la unión con los rebeldes
Los jóvenes de las banlieues son una especie de nuevo proletariado que busca y encuentra vías para expresarse con unos modos de acción adecuados. Se puede lamentar la forma que toma esta revuelta (centenares o miles de coches particulares incendiados), pero constituye un desafío fundamental para los movimientos ciudadanos organizados, para los movimientos sindicales, poder hacer una alianza con este tipo de rebelión. No es fácil, pero en el escenario fragmentado en el que vivimos, si esta alianza no se lleva a cabo, no se ve cómo, en los países del Norte, los actores que se oponen a la ofensiva neoliberal podrían realmente vencer. En los países de Europa occidental o de América del Norte, quienes tienen la suerte de tener un empleo o una jubilación asegurada y la energía para batirse porque están aún en plena forma (las personas que llegaban a la edad de jubilarse hace 40 o 50 años, no tenían las mismas posibilidades) tienen que impulsar una nueva alianza social. Si los asalariados de entre 20 y 60 años y los jubilados de los sectores organizados no encuentran los medios de hacer juntos la alianza con los sin voz, con los nuevos proletarios, para constituir un poderoso movimiento contestatario, de un cuestionamiento fundamental de la sociedad, será difícil, en los países más industrializados, realizar un cambio radical.
En efecto, un cambio siempre depende ampliamente de la joven generación, la que está en las escuelas, en las universidades, la que está sin trabajo o ya trabajando. La juventud se expresó victoriosamente en Francia en el marco del movimiento contra el CPE (contrato de primer empleo) en la primavera del 2006, y se expresa también en las banlieues.
Múltiples convulsiones revolucionarias han conmovido al mundo desde el siglo XVIII
En los siglos XVIII y XIX, se produjeron grandes conmociones revolucionarias en diverso puntos del planeta. Las revoluciones de finales del siglo XVIII en Francia, en América del Norte y en Haití que tuvieron una repercusión internacional considerable y duradera, especialmente en Latinoamérica, donde estallaron a principios del siglo XIX las guerras de independencia. En 1848, la explosión revolucionaria se extendió por varios países de Europa. Tres años más tarde, fue el turno de China. En 1851 comenzó la rebelión de los Taiping contra la dinastía Qing. «Desde los primeros días procedieron a la redistribución de las tierras, emancipando a las mujeres y predicando una forma de comunidades en las que ciertos comentaristas han querido ver ulteriormente una forma de socialismo autóctono», señala el historiador Christopher Bayly. [18] Unos años más tarde, en 1857, estalló en la India la rebelión contra la ocupación británica. Iniciada por el amotinamiento de los cipayos, soldados autóctonos integrados en el ejército de Bengala y de la Compañía de la Indias Orientales, la rebelión duró dos años y tomó formas radicales. Mientras que los gobiernos europeos se ponían de acuerdo para reprimir la onda revolucionaria en Europa, mientras que Londres aplastaba la rebelión en la India y junto con Washington ofrecían al poder chino su ayuda para sofocar la revolución de los Taiping, del lado de los pueblos no existía aún ninguna organización internacional capaz de relacionar estas luchas entre ellas a fin de reforzarlas.
Un poco antes de la primavera de 1848, en el curso de la cual se desarrolló una verdadera dinámica revolucionaria europea, Karl Marx había lanzado «un espectro recorre Europa», se refería al comunismo. Con Friedrich Engels y diversas fuerzas políticas se lanzó a la creación de la Asociación Internacional de Trabajadores. Desde mediados del siglo XIX y mediados del siglo XX se crearon cuatro Internacionales. [19]
En el siglo XX, las revoluciones conmocionaron Rusia en 1905 y 1917; México en 1910-1917; Alemania entre 1918 y 1923; Italia en 1918-1919; España en 1934 y 1936; China en 1949; Cuba en 1959; Argelia en 1954-1962; Nicaragua en 1979, etc. La ofensiva neoliberal y la restauración capitalista en el ex bloque soviético y en China han reducido en gran medida la perspectiva revolucionaria. Pero los focos de resistencia al neoliberalismo y al capitalismo no se extinguieron. En los años 90 emergió un movimiento de resistencia que ha logrado internacionalizarse.

El proceso del Foro Social Mundial

La nueva alianza emergente se manifiesta en parte en el proceso del Foro Social Mundial, que tiene unas características novedosas con respecto a las organizaciones internacionales de izquierda de los períodos históricos precedentes. Es netamente menos radical que las cuatro internacionales constituidas en los dos últimos siglos. El traumatismo causado por el proceso de degeneración burocrática de las experiencias socialistas del siglo XX, del gulag a la restauración capitalista en el bloque del «socialismo real» tiene mucho que ver con ello. También hay que tener en cuenta la fuerza de la ofensiva neoliberal. El Foro Social Mundial constituye un jalón en la constitución de un vasto movimiento de resistencia internacional, que está en plena evolución. Este movimiento es heteróclito y carece de epicentro. No todos los componentes de la resistencia multiforme se reconocen necesariamente en el Foro Social Mundial.
Dicho esto, no hay que analizar el Foro Social Mundial únicamente en sus aspectos innovadores y positivos, porque tiene limitaciones que son cada vez más evidentes. En primer lugar, como se ha dicho antes, no representa a todo el conjunto de movimientos de resistencia global. Dos ejemplos: los zapatistas de México no participan en el Foro; las luchas de resistencia en China no tienen relaciones con el Foro. Además, la noción de estrategia alternativa no está más que en sus comienzos y el viejo debate entre reformistas y revolucionarios no se ha cerrado. ¿Hay que romper con el sistema o sólo mejorarlo y hacer que aplique unos mecanismos de regulación con un capitalismo humanizado? Este debate está siempre presente y con seguridad se reanudará con energía. Se puede dividir el movimiento que es actualmente la expresión de una alianza de diferentes movimientos, más o menos radicales, sobre la base de una carta de principios. [20]
En general, estos movimientos están de acuerdo en una serie de reivindicaciones básicas que van desde la tasa Tobin hasta la anulación de la deuda del Tercer Mundo, pasando por la lucha contra los paraísos fiscales, el rechazo del patriarcado, la voluntad de paz y de desarme, el derecho a la diversidad sexual… Pero si están de acuerdo en combatir juntos sobre estas reivindicaciones, ¿cómo alcanzar estos objetivos, sin hablar de otras metas más fundamentales y radicales? Este otro mundo posible que proclamamos y que querríamos ver realizado sin tardar para que las nuevas generaciones puedan realmente vivirlo (no sólo soñar con el mismo o proclamar el deseo) ¿qué es? Hay que realizar debates estratégicos a tal efecto. No podemos obviarlo. Una evolución negativa está en camino de hipotecar el futuro del FSM. El éxito que tuvieron los diversos encuentros mundiales, que reunieron en cada ocasión decenas de miles de participantes y de delegados (en algunos casos, más de 100.000 participantes, como en Mumbai en el 2004 y en Porto Alegre en el 2006), transformó una parte de los protagonistas en organizadores de eventos y en colectores de fondos. Su visión de la alternativa se limita en gran medida a la humanización de la mundialización neoliberal. Los movimientos sociales y las mismas campañas internacionales, caladas por los debates entre radicales y moderados, no llegan a tener un peso suficiente en cuanto al futuro del FSM. La montaña corre el peligro de parir un ratón y el FSM el de empantanarse en la organización de una sucesión de reuniones.
¿De dónde puede provenir el cambio?
Entre las fuerzas que actúan a favor de un cambio, los movimientos de resistencia se manifiestan en todos los sectores geográficos del planeta, incluso en un país que está, por el momento, por completo al margen del proceso de los foros sociales: China. Este país está en vías de ser escenario de luchas extremadamente importantes, que no dejan de recordar el período de finales del siglo XIX y comienzos del XX. Frente a un capitalismo salvaje emergen allí unas formas de resistencia obrera y ciudadana que evocan las que conocieron Europa y América hace un siglo. Es probable que una diferencia fundamental haga más difícil el nacimiento de un proyecto revolucionario en China: tanto el socialismo como el comunismo padecen un tremendo descrédito, porque ha sido en su nombre que las autoridades han gobernado el país hasta ahora. El descrédito que pesa sobre el socialismo es terrible, la pérdida de referencias es evidente y la aversión hacia la política puede ser duradera. De hecho, el tan deseado cambio puede provenir de cualquier lugar del mundo.
Venezuela, Bolivia y Ecuador: actores del cambio
Pero si de habla de un cambio revolucionario, en este momento el Sur parece ser un marco más propicio que el Norte. Lo que hoy parece ser más innovador y podría acercarnos a grandes cambios son las experiencias venezolana, boliviana y, más recientemente, ecuatoriana. Desde luego, hay que analizarlas con un espíritu crítico y no idealizarlas. Las desviaciones son posibles, el riesgo de no dirigirse hacia una verdadera redistribución de la riqueza acecha estas experiencias, que están sometidas a una fuerte resistencia de los capitalistas tanto del interior como del exterior, sin contar las presiones de los gobiernos de los países más industrializados y de sus aliados en la región (los regímenes de Álvaro Uribe en Colombia y de Alan García en Perú). Estas tres experiencias no se reducen al papel de Hugo Chávez, de Evo Morales y de Rafael Correa, aunque sus figuras sean importantes. Representan hasta ahora un papel positivo en el proceso y son la expresión de poderosos movimientos en curso en sus respectivos países. Pues Evo Morales no estaría donde está sin las grandes movilizaciones de Cochabamba en abril de 2000 contra la privatización del agua, y el movimiento aún más amplio de enero-febrero y de octubre de 2003 contra la privatización del gas natural. Chávez no habría accedido a la presidencia en 1998 si no hubiera habido la enorme revuelta contra el FMI de 1989 y la pujante resistencia de los venezolanos. Rafael Correa no habría sido elegido sin los diez años de lucha precedentes, que provocaron la caída de cuatro presidentes de derecha. [21]
Los tres constituyen un ejemplo porque el movimiento encontró en ellos una expresión en el bando gubernamental. Los tres gobiernos han asumido la iniciativa del punto de vista de los bienes comunes: el boliviano recuperó el control del gas, del petróleo y del agua, el venezolano aseguró el control público de la producción petrolera y puso la renta del petróleo al servicio de un nuevo proyecto social en el marco de una redistribución a escala regional. Venezuela firmó acuerdos con los países no exportadores de la región y les vende el hidrocarburo a un precio inferior al del mercado internacional. Por otra parte, Cuba, que aportó 20.000 médicos que trabajan voluntariamente en Venezuela para proporcionar atención sanitaria gratuita a la población, ha desarrollado con éste país y con Bolivia relaciones de cooperación muy interesantes. Se trata de una forma de trueque entre dichos países, dotados de diferente capacidad, de historias diferentes y de modelos políticos diferentes. Ecuador está en pleno proceso de reforma constitucional, que puede conducir a un avance significativo de la democracia en el país. A su vez, el presidente ecuatoriano afirmó en repetidas ocasiones la voluntad de cuestionar el pago de las deudas ilegítimas y constituir una comisión de auditoría integral de la deuda pública externa e interna.
La experiencia que viven estos tres países andinos no carece, realmente, de interés. La referencia al combate de Simón Bolívar [22] marca la voluntad de relacionar la experiencia actual con las acciones revolucionarias del pasado arraigándolas en la realidad latinoamericana. Se percibe también una decidida voluntad de reivindicar las luchas de emancipación libradas por los pueblos nativos, especialmente la rebelión encabezada por Túpac Amaru, [23] así como tuvo a su frente a Túpac Catari. [24] En fin, el aporte de los africanos a la riqueza cultural de países como Venezuela, Bolivia [25] y Ecuador es reconocido cada vez más.
Torcer el curso de la historia a favor de la emancipación de los oprimidos
¿De dónde pueden provenir las fuerzas capaces de invertir el curso de los últimos treinta años? Unas experiencias ejemplares, tales como las de Venezuela, de Bolivia y de Ecuador, confluirán otras de América del Norte, de Europa, de África y de Asia. Esta conjunción de las fuerzas del viejo mundo con las del nuevo podría producir un verdadero giro del curso de la historia. Dicho esto, nada está garantizado. Por ello la importancia de que cada uno de nosotros participe en las acciones ciudadanas.
Hacia el socialismo del siglo XXI
No es necesario creer en el desmoronamiento del capitalismo o en la victoria de un proyecto revolucionario para actuar cada día y resistir a las denegaciones de justicia. En la historia no hay nada ineluctable. El capitalismo no se derrumbará por sí mismo. Incluso si una nueva gran experiencia revolucionaria no sea para mañana, es razonable imaginar que volvemos a partir hacia experiencias de tipo socialista que conjuguen libertad e igualdad. Esta idea no goza en absoluto de unanimidad en el movimiento altermundialista del Foro Social Mundial, pero somos muchos los que pensamos que hay que reinventar el socialismo en el siglo XXI.
Más allá de las experiencias traumáticas del siglo XX, más allá de la figura repelente del estalinismo, de lo que pasó en China o en Camboya con Pol-Pot, hay que reanudar el proyecto socialista de emancipación del siglo XIX y los valores revolucionarios del siglo XVIII y aún más lejos, pues las luchas de emancipación de los oprimidos jalonan la historia de la humanidad, de Espartaco a las luchas actuales, pasando por Túpac Amaru y los rebeldes afrodescendientes de Brasil encabezados por Zumbi. Se ha de tener en cuenta los nuevos aportes de múltiples actores y las nuevas reivindicaciones e insertar todo ello en la realidad del siglo XXI. El socialismo del siglo XXI es la unión libre de los productores, es la igualdad hombre/mujer, es un proyecto internacional, una federación de países y de regiones en el marco de grandes entidades continentales y del respeto de los textos fundamentales, de los pactos internacionales, tales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, el Pacto Internacional Relativo a los Derechos Sociales, Económicos y Culturales de 1966, de una serie de instrumentos para la definición de los derechos en el marco internacional y universal escritos y conquistados por las precedentes revoluciones. La concreción de estos derechos fundamentales no se podrá realizar más que con la aplicación creativa de un nuevo modelo de socialismo en el siglo XIX. Este siglo tiene aún más de nueve décadas por delante.
Notas:
[1] La dirección de la empresa pública Petróleo de Venezuela SA (PDVSA), creada a raíz de la nacionalización del petróleo venezolano en los años 70, había favorecido progresivamente los intereses privados y a Washington (en la medida en que una gran parte de los beneficios eran declarados en Estados Unidos por las filiales de PDVSA presentes en este país) hasta el momento en que el gobierno de Hugo Chávez retomó el control en 2001-2002.
[2] Eso no impide que Washington y varios gobiernos europeos traten de desestabilizar los gobiernos de Bolivia, Venezuela y Ecuador, en particular, apoyando a los sectores capitalistas que en estos países intentan provocar la secesión de los territorios ricos: la burguesía blanca de Santa Cruz en Bolivia, de Guayaquil en Ecuador, de Zulia en Venezuela. Hay que seguir de cerca esta estrategia de la tensión porque puede ganar amplitud. La mayoría de los media tienden a presentar la voluntad de secesión de estos territorios más ricos como el ejercicio de un derecho democrático de los pueblos, mientras que esta acción es manipulada por sectores minoritarios que se oponen a las reformas sociales, porque amenazan sus privilegios y su control del poder y del dinero.
[3] Para una presentación crítica de los ODM, ver Damien Millet y Eric Toussaint, 60 Questions/60 Réponses sur la dette, le FMI et la Banque Mondiale, CADTM-Syllepse, Lieja-París, 2008.
[4] Ver el capítulo 6, «Ecuador: los desafíos de la nueva constituyente y de la deuda», discurso del presidente Rafael Correa en las Naciones Unidas, que señala claramente lo inadecuadas que son las OMD.
[5] Las movilizaciones contra el G7 en París y por la anulación de la deuda se efectuaron en el marco de la campaña «Ça suffat commeci», que se encuentra en la base del nacimiento del CADTM.
[6] En realidad, Evo Morales tuvo un predecesor, Benito Juárez, presidente mexicano en los años 1860, que repudió la deuda pública externa, lo que le valió la intervención de los ejércitos europeos que impusieron en el poder al emperador Maximiliano de Austria.
[7] Apoyado por el Banco Mundial y el FMI, Salinas de Gortari había obtenido del Congreso mexicano la reforma de la Constitución mexicana para privatizar los bienes comunales (ejidos).
[8] También inspiró al Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM) el nombre de su revista, Les Autres Voix de la Planète.
[9]| Ver el dossier del CADTM dedicado a la contracumbre en CADTM-GRESEA, Banque Mondiale, FMI, Organisation mondiale du Comerse: ça suffit! Periódico trimestral del CADTM, 3er trimestre 1995, pp 42-74.
[10] Las luchas estudiantiles en Perú provocaron la caída del dictador Alberto Fujimori en noviembre de 2000.
[11] Huelga en la universidad UNAM de México desde abril de 1999, que tuvo una duración de 10 meses.
[12] Luchas estudiantiles en los campus sobre temas sociales y fuerte participación en las movilizaciones antiglobalización y contra la guerra.
[13] Participación masiva de jóvenes en las movilizaciones antiglobalización y contra la guerra del 2000 al 2004.
[14] Idem.
[15] Luchas estudiantiles contra el contrato de primer empleo y diversas reformas universitarias. Lucha de los jóvenes de las banlieues.
[16] Luchas estudiantiles en los años 2006-2007 contra la privatización de la universidad.
[17]| Luchas de los estudiantes de los liceos, apodados «pingüinos», contra el proyecto de reforma del gobierno socialista de Bachelet en el 2006.
[18] C.A. Bayly, La naissance du monde moderne (1780-1914), Les Editions de l’Atelier/Editions Ouvrières, París, 2007, p. 245. Según Bayly, la rebelión de los Taiping y la represión causaron 20 millones de muertos. China tenía en 1850 unos 450 millones de habitantes.
[19] La Asociación Internacional de Trabajadores (AIT), conocida como Primera Internacional, fue fundada en 1864 por iniciativa, principalmente, de Karl Marx y Friedrich Engels. Colectivistas llamados «antiautoritarios» (la corriente internacional de Mikhail Bakunin), colectivistas (marxistas), mutualistas (partidarios de Pierre-Joseph Proudhon) se encontraban en ella. Militantes políticos, sindicalistas y cooperativistas colaboraban juntos. La I Internacional se fracturó después de la derrota de la Comuna de París en 1871. En sus estatutos de 1864 (redactados por Marx), la AIT afirmaba que «la emancipación de los trabajadores ha de ser obra de los propios trabajadores». La II Internacional fue fundada por iniciativa de F. Engels, principalmente, en 1889. Influenciada al principio por las ideas marxistas, evolucionó progresivamente hacia posiciones moderadas. Se alcanzó un punto de no retorno cuando los partidos políticos de la II Internacional adoptaron posiciones antagónicas en agosto de 1914 con ocasión del estallido de la primera guerra mundial. Aún existe con el nombre de Internacional Socialista, y la integran los principales partidos socialdemócratas, que van desde el SPD alemán al PSOE español, pasando por el partido del presidente tunecino Ben Alí (ver la página oficial de la Internacional Socialista, http://www.sociaslistinternational.org/maps/french/fafrica.htm ), el Partido Laborista de Israel, la Unión Cívica Radical de Argentina, el FSLN de Nicaragua, el PS francés, etc. La III internacional, fundada por Lenin en 1919 se convirtió gradualmente en un instrumento de la política exterior del régimen estalinista y fue disuelta por J. Stalin en 1943. (ver http://fr.wikipedia.org/wiki/Komintern ) La IV Internacional fue fundada en 1938 en Francia por Leon Trotsky ante la degeneración burocrática dictatorial de la URSS y la incapacidad de la III Internacional de luchar eficazmente contra el fascismo y el franquismo. Diversas organizaciones y corrientes internacionales, activas en la resistencia a la globalización, se reivindican de la IV Internacional (http://fr.wikipedia.org/wiki/QuatriC3%%A8me_Internationale ; ver igualmente http://fr.wikipedia.org/ y www.inprecor.org/ ).
[20] Ver www.forumsocialmundial.org.br/main.php?cd_language=3&id_menu=4
[21] Abdalá Bucaram en febrero de 1997, Jamil Mahuad en enero de 2000, Gustavo Noboa en enero de 2003 y Lucio Gutiérrez en abril de 2005.
[22] Simón Bolívar (1783-1830) fue uno de los primeros que intentaron unificar los países de Latinoamérica para constituir una sola nación, unida e independiente. Después de una larga lucha logró liberar Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia de la dominación española. Considerado un héroe auténtico, su nombre se encuentra vinculado a muchos sitios de toda Latinoamérica.
[23] En el siglo xvi, el inca Túpac Amaru y sus partidarios combatieron sin desmayo a los conquistadores. Capturado por el ejército español, fue condenado a muerte y descuartizado en la plaza mayor de Cuzco, el 24 de septiembre de 1572.
[24] El aymará Túpac Katari (1750-1781) puso en pie un ejército de 40.000 combatientes que marcho sobre La Paz en 1781. A las autoridades coloniales les llevó dos años aplastar la sublevación, que gozaba de un amplio apoyo de la población indígena. Los ocupantes españoles lo ejecutaron por descuartizamiento. Antes de morir habría dicho: «A mí sólo me mataréis, pero mañana volveré y seré millones.» Su figura ha inspirado las luchas sociales bolivianas de los últimos años.
[25] Al respecto, ver el proyecto de Constitución aprobado por la asamblea constituyente en diciembre de 2007.

Much has been written and theorized about the Bolivarian Alternative for the Americas (ALBA) since President Chavez first proposed the idea at Isla Margarita at the III Summit of the Heads of State and the Government of the Association of Caribbean States in December, unhealthy 2001.
>Download the article (PDF)

Agreement for the Application of the Bolivarian Alternative for the Peoples of Our America and the Peoples' Trade

Evo Morales, online Fidel Castro, no rx Hugo Chavez

Presidents Hugo Chávez Frías, on behalf of the Bolivarian Republic of Venezuela, Evo Morales Ayma, on behalf of the Republic of Bolivia and Fidel Castro Ruz, on behalf of the Republic of Cuba, meeting in Havana on April 28 and 29, 2006, have decided to sign the present Agreement for the creation of the Bolivarian Alternative for the Peoples of Our America (ALBA) and the Peoples’ Trade Agreements of our three countries.
>Download PDF

Guión: algunos puntos para el debate sobre la integración regional

a) Un enfoque político general: América Latina en 2006

En enero de 2005 el ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) no entró en vigor. Su negociación está suspendida. En noviembre de ese año las presiones del gobierno Bush en la Cumbre de Presidentes de las Américas (menos Cuba) en Mar del Plata no consiguieron arrancar una agenda de retomada de las negociaciones por causa principalmente de la oposición de Venezuela y los países del Mercosur. En julio de 2006, en Córdoba, los presidentes del Mercosur se reunieron con la presencia de un nuevo miembro, Venezuela (1), y los jefes de estado de Chile, Bolivia y Cuba (1).

Mucho se puede especular o discutir sobre que “el ALCA no es un proyecto muerto” (que está en “compás de espera”, está siendo implementado por la “vía de menor resistencia a través de los TLCs sub-regionales”) y de que el Mercosur, la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN o CASA), el ALBA (Alternativa Bolivariana de las Américas) y los TCPs (Tratados de Comercio de los Pueblos), esto es, los procesos inter-estatales que apuntan a la integración regional, enfrentan serias dificultades de construcción y conflictos entre sus miembros, son limitados en relación a la agenda general, etc. Pero, HOY, la agenda política de AMÉRICA DEL SUR está tomada prioritariamente por el tema de la integración regional.

El gobierno de los Estados Unidos bombardea este escenario presionando por TLCs (ya tiene con Chile, acaba de negociar con Colombia y Perú) pero esas victorias “puntuales” son la confesión de la derrota regional (ya que quedan afuera tanto los países de más peso económico (Argentina, Brasil, Venezuela) como otros que tienen atractivo económico-geopolítico (por su ubicación o por sus recursos naturales: Bolivia, Uruguay, Paraguay, Ecuador…) (2).

Cuando las primeras manifestaciones contra el ALCA ocurrieron en 1997-98 el escenario era muy distinto. (Aún en abril de 2001 en la Cumbre de Presidentes en Québec apenas el gobierno de Venezuela presentaba tímidos y aislados cuestionamientos al proceso impulsado por el gobierno de los Estados Unidos con el apoyo de sus incondicionales en la región). Estábamos aún en un escenario dominado ideológicamente por el “pensamiento único” y de que “no hay alternativas” que había copado a la región (y al mundo!) Con la ofensiva neoliberal iniciada en la década de 1980 y consolidada con las derrotas políticas de los proyectos socialdemócratas en Europa occidental (entre finales de los años 1970 y la década siguiente) y la derrocada del socialismo burocratizado en el Este Europeo (consumada con la disolución de la URSS en 1991). En las esferas regional y mundial lo que estaba sobre la mesa de negociaciones comerciales era la agenda de las corporaciones transnacionales (cuyo paradigma es el NAFTA, pero en el ALCA los negociadores de los Estados Unidos ya pensaban en ir más lejos aún).

Esa agenda es hoy ampliamente contestada en la opinión pública y desde los movimientos sociales de la región. A lo largo de los años hubo, de hecho, una educación política popular masiva en nuestros países sobre los temas involucrados en las negociaciones. Ocurrieron movilizaciones en diversos contextos y naciones contestando puntos importantes de esa agenda. Finalmente, varios gobiernos expresaron que no hay como aceptar el paradigma del NAFTA extendido a la región. Eso explica que el ALCA se haya empantanado.
Estamos ahora en el tiempo de las alternativas concretas y el tema de la integración regional (de América del Sur exclusivamente o ampliada hacia otros países también) tiene un papel central en consolidar ese nuevo escenario.

Ahora bien, esto ocurre en un momento en que la coyuntura mundial registra el auge del “unilateralismo” del gobierno norteamericano y la agresividad de su agenda militar, política e económica. Un proyecto de integración regional contra-hegemónica deberá responder no solamente a la agenda de las negociaciones comerciales internacionales sino también ser orientada por un proyecto que cuestione esa política imperial en los otros campos.

b)“Integración regional”, en coyunturas diferentes

Con una misma denominación, “integración regional”, se han planteado muchas cosas diferentes a lo largo de la historia de nuestro continente y una dilucidación de conceptos y procesos históricos sería, sin duda, necesaria [Aunque, obviamente, se trata de una tarea política e intelectual de largo aliento y que debería involucrar a diversos sectores].

Para el objetivo de este documento basta decir aquí que cuando HOY tratamos de la integración regional debemos actualizar el debate para la coyuntura política regional específica que antes referimos. Es decir, estamos tratando de un proyecto de integración regional CONTRA-HEGEMÓNICA, de oposición a la agenda que el gobierno de los Estados Unidos (y otras potencias) tienen para la región, de afirmación de un proyecto regional que incorpore las aspiraciones populares y nacionales.

Esto es importante porque parte importante del debate en nuestros países sobre integración regional de la segunda parte del siglo XX se dio en el marco de (o, incluso, para reforzar) la hegemonía de los Estados Unidos sobre la región.

c)”Integración regional” y “libre comercio”

Los temas aquí tratados tienen una larga historia. Es así natural que hayan adquirido en nuestros idiomas sentidos diversos dependiendo del momento histórico a que se refiere.
Así, por ejemplo, la historia del concepto de “libre comercio” puede tener como uno de sus puntos importantes las obras de Adam Smith (1723-1790) y David Ricardo (1772-1823). Se trataba de eliminar barreras aduaneras entre países para que el comercio de mercancías se hiciera libremente. Eso favorecería a ambos países, mismo que hubiera grandes disparidades entre ellos. El imperio inglés la tuvo como su bandera de expansión económica en el siglo XIX.

Registremos que el pensamiento crítico latinoamericano cuestionó profundamente las bases teóricas y los resultados históricos de la aplicación de esa receta en nuestra región. Debemos rescatar esa herencia intelectual que los años neoliberales han querido enterrar: los debates de la CEPAL entre 1949 e inicios de los años 1980, la teoría de la dependencia, etc.

Pero, el “libre comercio” que está en la agenda desde los años 1980 no se refiere tan solamente a la “libre circulación de mercancías”. En la OMC, en el ALCA y en los TLCs bi-regionales hay una amplia agenda de temas que buscan definir supranacionalmente limitaciones a los estados nacionales en su “capacidad de hacer política de desarrollo” para fijar lo que sería una “carta de derechos de los capitales transnacionales” (para protegerlos de los pueblos). Su lógica, que viene de la hegemonía ideológica neoliberal de los años 1990, es que si el país que “hace su lección de casa” (cumple las recetas del Consenso de Washington, por ejemplo) los capitales le retribuirán invirtiendo, creando empleo y bienestar social. El destino de esa sociedad y de ese país estará entregado “al mercado” (lo que hoy es decir al gran capital transnacional).

Podrá rastrearse en las propuestas de integración regional – tal como ahora está en pauta – temas que están en la agenda del libre comercio. Al final, se espera que, en el marco de la integración, prospere el comercio entre nuestros países. O que haya reglas para que la inversión de capitales de un país se pueda realizar en el otro. Pero aquí el sentido es totalmente otro. El punto de partida y el trayecto que se espera cumplir son totalmente otros, tal como se verá más adelante.

d)Integración regional, condición para enfrentar a los proyectos hegemónicos del capitalismo global

En la visión que aquí trabajamos la integración regional es un paso y una herramienta para alterar la inserción de nuestros países en el mercado capitalista internacional y en la geopolítica mundial.

Es obvio que ninguno de nuestros países aisladamente tiene condiciones materiales para hacer frente a las presiones de las principales economías capitalistas. La dependencia de nuestros países en relación al capitalismo central existe y funciona. Los gobernantes entreguistas (como Menem en Argentina, FHC en Brasil, Sánchez de Lozada en Bolivia etc.) que aplicaron políticas tomando la dependencia (de nuestros países en relación a Estados Unidos) como dada e inamovible buscaban navegar a favor de esa corriente. Lo que se vio es que ahí no hay proyecto de país ni de sociedad, hay un proyecto de anexación de nuestra región a la economía, política internacional, estrategia militar e industria cultural de los Estados Unidos.
La integración regional permitirá aprovechar una diversidad de recursos (naturales, productivos, financieros, científicos e intelectuales, etc.) que existen de forma diferenciada entre nuestros países fortaleciendo las capacidades regionales, nos daría una mayor identidad y cohesión política en cuánto “bloque regional” y de esa forma nos permitiría otras posibilidades de acción a nivel internacional (en negociaciones comerciales con otros países o bloques, en el sistema internacional etc.).

e)Puntos de partida para un proyecto de integración regional contra-hegemónico

Para construir un proyecto de integración contra-hegemónico no partimos del “cero”.
Tenemos, en primer lugar, los debates realizados por nuestros movimientos EN EL PERÍODO POLÍTICO ANTERIOR y en respuesta a una agenda diferente (colocada por las fuerzas neoliberales).

Se trataba de enfrentar al ALCA: en “Alternativa para las Américas” están sistematizadas una serie de propuestas de los más diversos movimientos en oposición a la agenda del gobierno de los Estados Unidos. En las declaraciones y documentos de los varios Encuentros Hemisféricos de Lucha contra el ALCA (realizados en La Habana) están registradas las críticas al ALCA y las reivindicaciones de los movimientos sociales.

Se trataba de impulsar al Mercosur y a la CAN en un rumbo diferente al que se le impuso en los años 1990: diversos movimientos levantaron propuestas alternativas (sindicatos, mujeres, campesinos etc.). Más recientemente también entró en la discusión los rumbos de la ALADI. Igualmente el IIRSA viene siendo discutido y cuestionado en sus fundamentos por los más diversos movimientos. La Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN o CASA) es un tema aún más reciente y el que será utilizado por nosotros para lanzar un debate más general sobre la integración.

No nos escapa que la DISCUSIÓN ANTERIOR ES LIMITADA por el papel que cumplió – reactivo y defensivo frente a la ofensiva neoliberal en la región.

También reconocemos que diversos gobiernos han abierto sus agendas en los últimos años buscando otras perspectivas en acuerdos comerciales en curso (por ejemplo, los Fondos Estructurales en el Mercosur) o nuevos tipos de acuerdos (ALBA, TCP).

Finalmente hay otros actores que deben ser convocados para ese debate a más de gobiernos y movimientos sociales. Los partidos políticos deberían tener un papel clave en ayudar a formar una voluntad política integracionista y tienen un espacio de convergencias en el Foro de S. Paulo. Las universidades y los centros de investigación deberían entrar fuertemente en el debate como parte de un esfuerzo de pensar nuestra región desde sus raíces y sus necesidades – porque el neoliberalismo colocó a la intelectualidad una perspectiva subordinada al punto de vista de las metrópolis. El diálogo entre las diversas religiones e iglesias que existen en nuestra región podría tener un papel importante en el fortalecimiento de la pluralidad de nuestra identidad como pueblos.

El proceso que los movimientos vamos a realizar hasta diciembre para la Cumbre Social en Santa Cruz de la Sierra, deberemos, por un lado, definir los puntos prioritarios en nuestra agenda para al integración – partiendo de los que los propios movimientos sociales ya han acumulado – y, por el otro, el diálogo con otros actores de ese proceso.

Entendemos que la agenda tiene áreas importantes de concentración temática sobre las cuales debemos debatir:

1)Una integración para la sinergía entre y para la reorientación de nuestras economías.

La herencia colonial de nuestros países ha hecho que nuestras economías sean en muchos casos competidoras entre sí al servicio de los mercados y capitales de lo países del capitalismo central. Una política de integración tiene que apostar a la complementariedad y al desarrollo con equilibrio entre regiones, países y sectores.

Por otro lado, nuestras economías están tomadas por oligopólios en gran parte de capitales internacionales. La integración debe servir para apoyar y expandir la economía solidaria, la economía campesina, a los pequeños y medianos productores del campo y la ciudad y a fortalecer la capacidad de nuestros estados de “hacer políticas de desarrollo” definidas democráticamente por nuestros pueblos.

Hay una matriz productivista depredadora del medio ambiente que debe ser combatida con una perspectiva sustentable siempre que se discuta la ampliación de proyectos de producción y las necesarias reconversiones de sectores productivos nocivos a la renovación del medio ambiente.

El actual modelo económico es sostenido por una división entre producción y reproducción que impone a las mujeres el trabajo doméstico y de cuidado. Para un proceso de integración generador de igualdad hay que romper con esa lógica, cuestionar la división sexual del trabajo y actuar para el equilibrio entre producción y reproducción.

Las economías de nuestros países vienen de muchos años de aplicación de recetas neoliberales que tuvieron como uno de sus ejes la destrucción de conquistas laborales y sociales de las clases trabajadoras. Un proceso de integración debe estar afianzado sobre un compromiso de recuperar, universalizar y ampliar derechos en el mundo del trabajo. Y hoy día se agrega con mucha fuerza la defensa de derechos de las poblaciones migrantes que han tenido que abandonar sus países de origen por causas económicas o políticas.

2)Una integración cuyo punto de partida debe ser el bienestar social.

La agenda no debe ser (apenas ni sobretodo) económica. Es fundamental desarrollar políticas sociales de atendimiento universal a las necesidades de salud, educación, moradía y acceso a la energía eléctrica y al agua de nuestros pueblos.

Eso significa combatir las pretensiones de las corporaciones transnacionales de transformar esos servicios en negocios privados internacionalizados y desarrollar políticas para la universalización del acceso a esos servicios.
La integración debe venir también con políticas de afirmación de los derechos de las poblaciones que han sido oprimidas por el capitalismo dependiente, el patriarcado, el colonialismo. El derecho a la igualdad para las mujeres, para las poblaciones negras, la libertad de opción sexual, el reconocimiento de los derechos a su cultura, a territorios y autonomías de los pueblos originarios son parte de esta agenda.

3) Los dos puntos anteriores se combinan con la discusión sobre las matrices de nuestras infraestructuras regionales.

Nuevamente la herencia colonial ha hecho que las vías de comunicación de nuestros países solo existan para vincularnos a las metrópolis; no hay vías de transporte barato y masivo de personas y cargas entre nuestros países. La integración regional es también y necesariamente la inter-comunicación de territorios a través de carreteras, ríos y vías férreas. Ahora bien, la infra-estructura para conectar a los pueblos puede ser utilizada también para hacer de nuestra región una plataforma de exportaciones baratas a las metrópolis; este desvío no se resolverá bloqueando el desarrollo de la infraestructura, mas reorientando el desarrollo de neustros países. Pero esta debe ser también una decisión de los territorios y las poblaciones que van a ser inter-conectadas. Es decir, suponer una participación popular en la definición de esos proyectos, que hoy no existe.

La cuestión energética es clave para el futuro de nuestras sociedades. Partimos de la matriz energética heredada del siglo XX y necesariamente en este punto de partida habrá que combinar nuevos desarrollos sobre la misma con nuevas fuentes de energía renovables y más limpias que las actuales. ¿Cuál debe ser el mix entre pasado y futuro en el momento actual?
Por otro lado, es importante notar que buena parte de la agresividad imperialista en este comienzo del siglo XXI tiene que ver con el tema energético, lo que nos debe llevar a considerar esta dimensión a la hora de las propuestas (ya que el imperialismo tiene una agenda muy fuerte en este tema en particular).

4) Desatar todos los nudos de la dependencia

Nuestra región pasó de colonias de alguna metrópoli Europa (en realidad, aún persiste el colonialismo francés en territorio sudamericano en la Guayana, cuya independencia debemos apoyar y reivindicar junto con el movimiento de liberación que allí lucha) para la condición de países dependientes del imperio de turno.

Desatar esos nudos tendrá un punto de apoyo importante en la integración regional como antes diseñada pero pasa por libertar a nuestros países de la subyugación financiera internacional (que se da a través de la deuda externa, de la especulación financiera internacional etc.) No es mera casualidad que en órganos que promueven la dependencia de nuestros países – como el FMI y el Banco Mundial – haya tomado relevancia la discusión sobre la necesaria “coherencia” entre las polacas que nos quieren imponer (es decir, que deben ser “coherentes” las políticas impuestas por el FMI, con las del Banco Mundial y las de la OMC y TLCs…). Desatar los nudos de la dependencia financiera internacional es una pauta prioritaria.

Otro nudo es el de la presencia militar de los Estados Unidos en nuestra región (a través de bases como las que tiene en Colombia y Ecuador, o de tropas como las que están en Paraguay) y su política de intervención en los asuntos internos de nuestros países (actualmente a pretexto del combate al narcotráfico y el terrorismo). Desarrollar una política de seguridad regional autónoma es uno de los grandes desafíos puestos a nuestros pueblos para el próximo período.

PARA FINALIZAR este guión de lanzamiento del debate, queremos enfatizar que se trata de un proceso. Pero, nuestro punto de partida es de conquistas en la fase de la resistencia y en la apertura de un período político donde las posibilidades de construir alternativas son concretas y que ya ha comenzado. Sin embargo, no hay que esperar soluciones mágicas, simples ni rápidas para el conjunto de temas aquí enlazados. No ignoramos que hay muchas contradicciones e incluso conflictos que deberán de ser enfrentados entre los actores de este nuevo escenario que decimos está puesto. Afirmamos que la alternativa deberá ser la convergencia de una pluralidad de propuestas y no un nuevo “pensamiento único”.

Han sido cinco siglos de opresión, dominación y destrucción colonial y neocolonial a los que nuestros pueblos han respondido con muchas luchas, movilizaciones y revoluciones. Enfrentamos hoy la herencia colonial pero enarbolamos también la esperanza construidas en las resistencias. Tenemos una ardiente paciencia histórica pero también la firme convicción de que ha llegado el tiempo de los pueblos en nuestra región.

Notas:
(1) La incorporación de Venezuela como miembro pleno aún tramita en sus aspectos formales, pero ya hay una decisión favorable de todos los actuales miembros del Mercosur.

(2) A nivel continental, sin embargo, el cuadro es algo diferente. La firma del RD-CAFTA refuerza el carácter de área de influencia directa de los Estados Unidos que se mantiene en países de América Central y el Caribe. Ya el caso pionero de TLC, el NAFTA, que incluyó a México desde 1994, depende ahora de cómo evolucione la coyuntura de ese país, muy marcado por movilizaciones populares que tienen como uno de sus ejes el cuestionamiento a ese tratado (como la de “El campo no aguanta más”) y que ahora tienen el foco en la campaña ciudadana contra el fraude electoral promovido por el PAN (P. Acción Nacional, de derechas) para impedir la victoria del candidato del PRD (P. de la Revolución Democrática) crítico del NAFTA.