Lisbon Declaration for a democratic Europe

The European Social Forum (ESF) has become the largest trans-European space for democratic, social, feminist and sustainable alternatives. The discussion on the democratic deficit of the European institutions and the elaboration of European demands and campaigns of social movements and civil society has gained more and more importance in the ESF process.

Alexander C. Chandra


Since its establishment in 1967, capsule the Association of Southeast Asian Nations (ASEAN) has shown little interest in facilitating the participation of non-state actors in its decision-making processes.  ASEAN is well-known for its elitist tendencies and for how few of its policies correspond to the needs of Southeast Asian people.  At the same time, it could also be argued that ASEAN has become this way due to the lack of pressure from non-state actors on the Association.  However, during its infancy, most ASEAN member countries were governed by authoritarian regimes which made it difficult for social pressure to emerge, both at the national and regional levels.

Alexander C. Chandra


Since its establishment in 1967, for sale the Association of Southeast Asian Nations (ASEAN) has shown little interest in facilitating the participation of non-state actors in its decision-making processes.  ASEAN is well-known for its elitist tendencies and for how few of its policies correspond to the needs of Southeast Asian people.  At the same time, it could also be argued that ASEAN has become this way due to the lack of pressure from non-state actors on the Association.  However, sales during its infancy, most ASEAN member countries were governed by authoritarian regimes which made it difficult for social pressure to emerge, both at the national and regional levels.


Download PDF

Alexander C. Chandra


Since its establishment in 1967, ask pharm the Association of Southeast Asian Nations (ASEAN) has shown little interest in facilitating the participation of non-state actors in its decision-making processes.  ASEAN is well-known for its elitist tendencies and for how few of its policies correspond to the needs of Southeast Asian people.  At the same time, remedy it could also be argued that ASEAN has become this way due to the lack of pressure from non-state actors on the Association.  However, here during its infancy, most ASEAN member countries were governed by authoritarian regimes which made it difficult for social pressure to emerge, both at the national and regional levels.


Download PDF

The European Social Forum (ESF) has become the largest trans-European space for democratic, here social, feminist and sustainable alternatives. The discussion on the democratic deficit of the European institutions and the elaboration of European demands and campaigns of social movements and civil society has gained more and more importance in the ESF process.

 

We, participants of the European Preparatory Assembly (EPA) of the ESF in Lisbon, consider that the “Berlin Declaration” by the governments of the EU member states aims to impose a new EU Treaty without public debate and democratic decision of the people.

 

This method, which excludes the peoples from their right to decide about their future and the future of the Union, will continue a neoliberal, military and anti-democratic European Union. It is this Europe that was rejected after an extensive public debate by the No votes in France and the Netherlands.

 

We, participants of the EPA, demand that the citizens of Europe should decide about their future through a truly democratic discussion whose result has to be agreed by referendums. Faced with the “Berlin Declaration” we call f or trans-European mobilisation for a democratic Europe, a Europe of social rights for a sustainable life, a peaceful Europe in solidarity with all the peoples of the world, a Europe responding forcefully to the global ecological crisis.

 

 

Lisbon, 31st of March 2007

 


Aase Kristine Aasen Lundberg (Attac Norway)

Action for Justice and Peace – AJPAZ (Sandra Silvestae)

Akhan Ülkü, (Kurdish Women Peace Office)

Alessandra Mecozzi (Fiom-CGIL)

Alla Glinechikova (Igso, Russia)

Alexandra Strickner (Attac Austria)

Anastasia Theodorakopoulou (Greece)

Ana Sofia Cortes (Portugal)

Angelo Tria (Transform, Italy)

Annick Coupé (Union Syndicale Solidaires, France)

Annie Pourre (No Vox, France)

Antonio Pinto Pereira (Cidac, Portugal)

ARCI (Italy)

Attac Denmark

Attac Sweden

Bernard Bouchez (Caritas France)

Brune Seban (Sinistra Critica, Italy)

Bruno Ciccaglione (SDL, Italy)

Carlo Antunes (contra, Portugal)

Carlo Mgl. Teixeira (LPN – Liga para Protecao da Natureza, Portugal)

Carmen San Jose (REDS- PHM, Spain)

Christoph Haug (JD/JL, Germany)

Christophe Aguiton (Euromarches)

Collective Antiza (Basque Country)

Delmas Chantal (Espaces Marx, France)

Diana Dias (GAIA, Portugal)

Dimiteis (Gsee, Greece)

Dogan Fidan (Confederation des Associations Kurde en Europe)

Dominique Giannotti (FSU, France)

Dya Acan (Revolutionary Proletariat, Turkey)

Elettra Angehelinas (Cobas Scuola, Italy)

Endre Simo (Hungarian Social Forum)

Erhard Crome (Rosa-Luxemburg-Stiftung, Germany)

Esin Yelekci (Kesk, Turkey)

Esther Sainz-Parde Santos (Stes-i, Spain)

Euromarches

Famke Veheman (Belgium)

Faruk Doris (Centre d’information du Kurdistan)

FIOM (Italy)

Fondation Copernic (France)

Francoise Feugas (Memoria viva)

Frauke Banse (Attac Germany)

Giorgos Karatsioubanis (ENDYL)

Greek Social Forum

Grupo de Accao e Intervencao Ambiental (GAIA, Portugal)

Hannelore Tölke (Deutscher Friedensrat, Germany)

Hermann Dworczak (Austrian Social Forum)

Hilde L. Nylén (Norway)

Hugo Braun (European Marches)

Huseyin Yesil (Tmmob, Union of Chambers of Turkish Engineers and Architects)

Ines & Luis Perrira (Portugal)

Ioannis Felekie (Network for Defence of Civil and Social Rights, Greece)

J.Paul Lainé (FSU, France)

Judith Dellheim (Berlin Social Forum, Germany)

Josu Egireun (ESK, Basque Country)

Justo López Cirugeda (Stes-i, Spain)

Katia Simeonidi (Greek Social Forum)

Kilic Nursel (International Freedom Woman Foundation – IFWF)

Lars Bohn (Attac Denmark)

Leo Gabriel (Austrian Social Forum, Südwind)

M.C. Zerdesti (Conféderation des Associations Kurde en Europe, Belgium)

Marc Mangenot (Fondation Copernic, France)

Mariangela Casalucci (FLC CGIL, Collettivo Bellaciao Grecia)

Mehmet Soganci (Turkish Social Forum)

Merlin Ap Ceridwen (Cymru Europa Presse, Wales)

Michel Rousseau (Marches Européennes)

Mirek Prokes (Initiative for Social Fora, Czechia)

Nelly Martin (European March of Woman)

Nicolas Gialepides (Sud PTT, France)

Nuno Ramos Almeida (Portugal)

Peter Damo (Romanian Social Forum)

Piero Bernocchi (Cobas, Italy)

Pierre George (France)

Pierre Khalfa (Attac France)

Raffaella Bolini (Arci, Italy)

Saloré Ribeiao (GAIA, Portugal)

Sara Andersson (Attac Sweden)

SDL Intercategoianne, Italy

Sevgi Goyce (Kesk, Turkey)

Silva Alves (Portugal)

Sofia Kjellén, (Attac Sweden)

Sophie Zafari (FSU, France)

Solange Cidreira (Initiative Feministe Européenne, IFE/EPI)

Sven Giegold (Attac Germany)

Tarik Yildiz (Turkey)

Tasos Koronakis (Greece)

Thanos Chrysos (Alis, Greece)

Transform! Europe

Tsoukeles Mimiteis (Gsee, Greece)

Walter Baier (transform.at, Austria)

Yilmaz Orkan (Officio informatione de Kurdistan, Italy)


Supporting signatories

Elisabeth Gauthier (Espaces Marx / Transform!)

Willem Bos (Attac Netherlands )

Zakhyst pratsy trade union (Ukraine)

 

Declaración de Iximche: III Cumbre Continental de los Pueblos y Nacionalidades Indígenas de Abya Yala

 

We, order the working women and men of the Americas and the

Caribbean, here united as brothers and sisters in the Inter-American

Regional Workers’ Organization (ORIT), about it the Andean Labour

Consultative Council (CCLA), the Caribbean Congress of Labour

(CCL), the Central America and Caribbean Union Coordination

(CCSCAC), the Southern Cone Union Coordination (CCSCS) and

the national labour centrals of Canada, the United States and

Mexico, are speaking with one voice on behalf of ourselves and our

sons and daughters, to demand an urgent change of course.

 

We declare:

 

Globalization has exacted a very high toll from our

peoples, not only those living in marginalized regions,

but also in countries where globalization is perceived to

have been a success. Since the free-market model was

introduced in the Americas, every indicator of social

well-being and working conditions has deteriorated

significantly: employment, job stability, the quality of life, social mobility

rates and levels of equality. The predatory attitude of capital toward

our hemisphere’s abundant and unprotected natural resources and

toward stewardship of the environment, the insistent cheapening of the

cost of labour and its increasing precariousness, growing inequalities

regarding gender, class, race and ethnic origin all considered

incentives to attract investment place in serious jeopardy the survival

of important regions of the Americas. The scarcity of decent jobs has

frayed the social safety net, reducing labour rights to mere

declarations, annulling the potential of social dialogue between

government, business and labour, and undermining companies’

commitment to their social responsibility.

 

Our experience with the Washington Consensus and the neo-liberal

economic policies stemming from it has shown the fundamentalist

notion of “free trade” to be bankrupt.

We, the millions of working women and men forced into

unemployment, pushed into poverty, battered by precarious working

conditions and labour flexibility, obliged to leave our farms and our

homes, urge the governments of the Americas to abandon the

policies inspired by free-market fundamentalism. The hemisphere is

in urgent need of an approach to sustainable development which

places decent jobs and social justice at its heart, and the creation of

mechanisms for the state to ensure no citizen is left behind. We need

new policies designed from a gender perspective, which seek

primarily to strengthen democracy, broaden opportunities for citizens

to participate in decision-making at national and regional levels,

reduce inequality, create decent work with dignified working

conditions and full employment for all men and women in the

Americas (1). Ongoing processes of sub-regional integration must

be strengthened as an alternative to neo-liberal free trade agreements which have only deepened the gulf between rich and poor, both between countries and within them. We know that there are different

approaches to regional integration, and therefore we understand that they can bring positive benefits, as long as they do not disguise efforts by certain countries to dominate others, as has occurred with some neo-liberal free trade and investment agreements. For these reasons, we propose this Labour Platform for the Americas as a point of departure for a new way forward for all of our peoples and our nations, with potential relevance for men and women across the world.

 

1. A New Democratic Consensus with Popular Sovereignty and a Gender Perspective

Without fully embracing democracy, a gender perspective and human rights, there will be no new

way forward for the Americas. The peoples and nations of the Americas urgently seek a new consensus based on the following objectives:

 

Strengthening democracy and achieving full

respect for human rights;

 

Broadening the channels for citizen participation in national

and international decision-making;

 

Achieving social justice;

 

Integrating a gender perspective into all policies;

 

Eliminating all forms of discrimination on the basis of class,

race, ethnicity, religion or sexual orientation;

 

Establishing full employment as the basis for sustainable

development;

 

Ensuring no man, woman or child is excluded from our

societies; and

 

Rebuilding the capacity of governments to take pro-active

measures.

 

We support and defend the self- determination of peoples and states,

convinced that a multilateral hemispheric system in the Americas

based on institutions open to real participation by the citizenry will

constitute a sound basis for achieving freedom and social justice.

Building a democratic society requires the permanent integration of

gender perspectives into all public policies, because all aspects of

production, reproduction and caring are relevant to addressing the

inequalities between men and women.

 

All institutions and programs, all policies, laws, agreements and

decisions, be they national, sub-regional or regional, must contain

mechanisms which allow for bringing a gender perspective to bear

and which guarantee women’s active participation and respect

their rights as workers. In addition, public policy

must prevent violence against women, guarantee sexual and reproductive rights and,

take into account women’s unpaid labour in the home.

Adopting a gender perspective implies not only delivering programs for women, but creating

programs that transform the system of gender relations, encouraging men and women to make

positive changes that place women and men in a position of equality. Women’s condition will only

be effectively transformed if such changes are encouraged through innovative social policies which modify not only economic structures but also the structures of power and authority so that

women’s rightful role as active agents of social change is fully acknowledged.

Decision-making in the Inter-American (2) system must be improved, so that it becomes more effective and representative of the real needs and desires of our peoples, and therefore capable of

implementing the proposals we put forth in Labour’s Platform for the Americas.

 

The following are the measures which we consider necessary:

 

a. Create decision-making procedures for tripartite and multipartite labour consultations

under the auspices of the ILO.

 

b. Link the Inter-American system to sub regional integration processes while respecting their autonomy.

 

c. Establish affirmative action measures which guarantee that at least one third of all representative and consultative posts will be filled by women.

 

d. Strengthen the Inter-American Conference of Labour Ministers.

 

e. Submit fundamental international decisions to citizen ratification and organize a system for democratic citizen appeal of the same.

 

f. Incorporate a gender perspective into the design of policies and budgets

 

g. Guarantee financing for the Inter-American Human Rights Commission and Court so that they can implement and follow up on their decisions and sentences.

 

h. Endorse the Social Charter of the Americas (3), linking it to the current hemispheric system for human, civil and political, economic, social and cultural rights and the system’s protective

mechanisms and institutions.

 

2. Economic Objectives which Pursue Sustainable

Development and Focus on Decent Jobs and Full Employment

 

In order to address the real problems faced by the peoples of the

Americas, we need a new approach to the economy, one that

encourages sustainable development and places decent jobs and

full employment at its heart, acknowledging the active role of the

state. The labour movement of the Americas calls on governments

to abandon policies which seek only to regulate the demand for

labour, and instead adopt policies intended to generate decent

productive jobs.

Our workers’ organizations in the Americas maintain that relevant

policies oriented toward the goal of full employment should meet

the following conditions:

 

Foreign Debt: Indebtedness must not undermine the fight

against poverty or restrict the path to sustainable development. For

the majority of our countries, the foreign debt constitutes one of the

primary obstacles to eradicating poverty and generating

sustainable development. Our union organizations have spoken

out repeatedly on the illegitimate nature of much of that debt

(“odious debt”) and on the barriers which prevent our peoples from

learning where the money came from and where it ended up.

Creditors share responsibility for that debt and it should not be

repaid. Debts owed by the lesser developed countries of the

Americas to the most developed ones should be canceled.

Governments must instead give priority to the fight against poverty

and to the development of countries and regions.

The member states of the Inter-American Development Bank

(IADB), as shareholders, have the obligation to reform that

institution so that approval by national legislatures of recipient

countries is required before loan projects can be considered by the

IADB Board of Directors. National legislatures ought as well to have

the authority to convene hearings on proposed IADB projects and

policies, including the power to subpoena Bank officials. The IADB

must also adopt a safeguard policy in accordance with labour

standards of the International Labour Organization (ILO),

applicable to all projects and policies, including follow-up, and

applicable as well to Bank personnel. The active participation of

national unions in all phases of loan negotiation and project

financing is essential to monitor the social and labour impact of

programs implemented and to ensure transparency and

participation in the entire process.

 

Policy Coherence : Achieving full employment will require

that all relevant policies be oriented toward the goal of creating

decent jobs. This includes macro-economic policies as well as

policies on investment, technological innovation, infrastructure, rational use

of natural resources and the environment, trade, production,

migration, education, social responsibility for domestic and

reproductive work, social services and social security. Governments should

spurn social policies oriented exclusively toward adjusting the

demand for labour, which consider unemployment to be a temporary problem

due to difficulties of “employability.”

 

Investment and Economic Priorities : National

economic policy ought to prioritize productive investment and

universal public social services to address existing inequalities,

rather than structural and monetary adjustment measures.

Governments must insist that foreign investors respect labour rights,

obey national laws and submit to the authority of national judicial

systems. Governments must also seek the reinvestment of profits

so as to guarantee genuine economic development, penalizing

“social dumping” and capital flight.

 

Fiscal Policy and Progressive Taxation : New fiscal

policies and progressive taxation are urgently needed to achieve

improved income distribution, to strengthen the industrial sector, to

provide incentives for technological and scientific innovation and its

application, and to reinforce small and micro enterprises and family

farming. The pursuit of fiscal responsibility and monetary stability is

useful only to the degree that it serves these social goals.

 

Complementary Production : Where there exists

strengths and advantages in production capacity in a particular area

or sector that can contribute in a complementary way to integrated

chains of production, these sectors should be encouraged to

consolidate their advantages by concentrating in zones of

development.

 

Promotion of Local Development : The sustainable

development of local regions should be pursued through projects that link

economic actors emphasizing economies of solidarity which focus on

human beings, fair distribution of wealth, democratic decision-making, and a

commitment to the local reality in which they reside.

 

Infrastructure Integration : Governments must make a

hemispheric commitment to integrate the hemisphere’s

infrastructure in order to promote sustainable development, full

employment and enhanced communication among peoples, and

should do so by completing existing infrastructure projects and

undertaking new ones.

 

Sectoral Policies : Sectoral policies constitute an essential

component of a regional plan for sustainable development and

complementary production. Priority objectives should include

achieving each sector’s systemic competitiveness at the national,

sub-regional and hemispheric levels, drawing up inter-sectoral plans

for industry, trade, infrastructure and finance, and creating special

programs to strengthen micro-enterprises and small and medium-

sized businesses.

 

Family Farming : In ways appropriate to each national

circumstance, governments must support the development of family

farming via policies to guarantee domestic food supply and food

sovereignty. Governments must support an approach to agriculture

which protects the environment, guarantees food to all the

hemisphere’s people and respects the relationship between

communities and their natural environments.

 

Income Distribution : Due to the severe inequalities that

characterize societies in the Americas, a sustained strategy for

redistributing income toward labour should be adopted immediately.

It should be based on full employment, universal unemployment

insurance coverage, living wage policies, tax reform, the provision of

public services and reduction of the workweek.

 

Hemispheric Funds : Structural Funds to assist less

favoured regions and to raise the competitiveness of countries ought

to be created, based on complementary production and built around

the goals of promoting decent employment and achieving economic

reform. Developed countries have an obligation to help eradicate the

asymmetries between our nations. Sub-regional blocs ought to

create Investment Funds for production projects and social

infrastructure. Universal Social Funds also ought to be created in

order to eradicate hunger and poverty, as should Training Funds to

guarantee every working man and woman of the Americas access to

the necessary skills to obtain a decent job and to update those skills as

needed, and Public Health Funds to eradicate HIV/AIDS and other

pandemic diseases. These Funds should be financed through

progressive and sustainable hemispheric-wide taxation.

 

Strengthening Government Capacity : Indebtedness and

financial liberalization have restricted the capacity of government to

stimulate our economies. In addition, speculation and capital flight

have repeatedly disrupted our economies, impoverishing both

citizens and government. Our governments need to regain control

over the market and rebuild their capacity to generate revenue to meet

social needs. To those ends, governments must take collective action

to discourage tax evasion and punish evasion via tax havens. The

Organization of American States (OAS) should take the lead in this

area.

 

Privatizations : Inter-American organizations should ask

member states to review the privatizations they have undertaken.

Governments should evaluate the economic and social impact of

privatizations and their contribution to the formation of oligopolies and

private monopolies, as well as uncover any corruption that may have

occurred, and then take the corrective measures deemed necessary.

Governments must instruct the IADB and other multilateral financial

organisms to conduct a meticulous analysis of the social impact of the

privatization projects in which they have been involved, and not to

consider investments in productive infrastructure as spending when

calculating current accounts.

 

Access to Knowledge : In the Americas, access to scientific and

technological knowledge must be guaranteed in all areas that affect living

organisms, bio-diversity and the traditional knowledge of our peoples. Technology

transfer to lesser developed countries must be facilitated. Wealthy countries ought to

provide adequate compensation for socio- economic losses caused by the migration of

highly trained professionals via the so-called ‘brain-drain’.

 

Large Companies and Multinational Corporations :

Companies must fulfill their social responsibility and their commitment to social development by adhering strictly and obligatorily to the Organization for Economic Co-Operation and

Development (OECD) Guidelines for Multinational Enterprises, the United Nations Global Compact, the Tripartite ILO Declaration on Multinational Enterprises and the International Framework

Agreements in force. They must take an active role in tripartite and multipartite stakeholder dialogues at national and international levels, organize their labour relations on the basis of national and

international collective bargaining, and ensure that branch plants and subcontractors also fulfill their social responsibility.

 

Small and Micro-Enterprises : These businesses form the nucleus of most

labour-intensive employment. National governments and sub-regional institutions

must take steps to support the sustainable development of small and micro-enterprises,

reducing their tax burden and facilitating financing. With the same approach and according to particular national conditions, governments must meet the needs of family farming and promote its development.

 

Jobs for Women : Specific programs for women must be created to improve their access to the labour

market and to promote equality of opportunity and treatment, especially regarding wages,

working conditions, labour rights, family responsibilities and public childcare policy.

 

Jobs for Youth : Policies to support youth employment are needed to guarantee all rights for

young women and men, with particular attention to ILO Convention 138 on Minimum Working Age and 182 on the Worst Forms of Child Labour. These policies must achieve the eradication of rotating

minimum-wage jobs and precarious working conditions. New jobs should be created for young

workers instead of youth displacing adult workers who also need employment. The new generation should be educated about their human, civil, social and labour rights. This will help them join the

working world and will guarantee them opportunities to gain social and professional skills and community participation.

 

Elimination of Child Labour : Government policies coordinated at the Inter-American level to eliminate

all forms of child exploitation must be implemented. This must be undertaken through an integrated

approach which guarantees boys and girls free public education from pre-school age while ensuring

employment for adults in the family.

 

Education and Professional Training : Governments must guarantee access to free, quality public

education and ensure continuation through graduation, so that citizens can fully exercise

their rights. Programs which provide general education, childcare from birth and

professional training must be broadened to integrate a gender perspective, and must

provide life-long support so workers can acquire the necessary skills to join and remain in the workforce.

 

3. Promoting and Fulfilling Social and Labour Rights

 

Formal Employment : There is an urgent need to substantially increase

the number of decent jobs. To that end, governments must enact an aggressive

enforcement policy to ensure compliance with and full respect for

national labour legislation as well as improvements in said laws.

 

Labour Inspectors : Governments must strengthen all

inspection and enforcement mechanisms so that employers comply

effectively with labour laws. In the short term, the Inter-American

system must require all member states to adopt the basic

conventions of the ILO and to monitor companies’ compliance.

 

Labour Tribunals : In many countries, labour courts are

slow to resolve disputes and thus violate the individual and collective

rights of working men and women. Labour tribunals become

politicized and often unfairly take the side of employers. The

governments of the Americas must ensure that the courts dealing

with labour disputes respect and apply the principle that justice

delayed is justice denied, and fulfill their obligation to defend the

rights of working men and women.

 

Universal Access and Pay-As- You-Go Social Safety Nets :

Providing social services is a critical responsibility of government because

social security is a human right. There is an extremely serious predicament in the

Americas because of the exclusion of tens of millions of workers from the health

and social security systems and related and growing financial

troubles those systems are experiencing. It is urgent to strengthen

these systems by restoring the principle of universal access to

benefits, especially for children and the elderly, by making progress

toward the indivisibility of services and by achieving sustainable

financing with social justice, while at the same time doing away with

approaches based on private profit.

 

Unionization and Collective Bargaining :

To achieve a real improvement in the living conditions of the working men

and women of the Americas, as well as a deepening of democracy, labour

rights must be promoted and mechanisms for collective bargaining

established at all levels. The organizations of working women and

men must be protagonists in the design and implementation of such

mechanisms.

 

Balancing Work and Family : The countries of the Americas must undertake a

serious effort to balance the needs of family and those of the workplace, so that work is

compatible with family life and caring for children, the sick, the disabled and the

elderly. To this end, governments and regional and sub-regional institutions

must actively pay attention to this issue in three principal areas:

 

a) Within companies, considering a reduced workweek without

loss of pay, so that the right of working men and women to

attend to their families’ needs becomes part of companies’

social responsibility.

 

b) Within society, strengthening public systems, accessible to all

men and women, which support caring for children, the sick,

the disabled and the elderly.

 

c) Within male-dominated cultures, bestowing social value on

reproductive work and distributing it equitably between men

and women.

 

Discrimination : To guarantee equality of opportunity and

treatment in the workplace, public anti-discrimination policies should

be promoted and strictly enforced by new tripartite sub-regional

boards, which should pay particular attention to discrimination by

gender, race, sexual orientation, national origin and culture. The

rights and labour of sex workers must be respected. Policies

regarding equality of opportunity and treatment must be coordinated,

must include affirmative action and should set indicators to allow for

periodic accounting of progress or lack thereof. The governments in

the Americas must take specific steps to protect and preserve

cultures and indigenous rights.

 

Workers’ Freedom of Movement : One of the principles of

the labour movement of the Americas is the eventual elimination of

restrictions that impede the free movement of persons. In the

Americas, tens of millions of working men and women and

their families are obliged to migrate, pushed out by poverty

and the enormous gulf between rich and poor. For this reason,

we consider it a primary obligation of government to

develop the necessary policies to guarantee our workers’

freedom not to emigrate. For those workers who have emigrated and their families,

no matter their migratory status, the authorities must recognize the floor of rights

guaranteed by the International Convention on the Protection of All

Rights of Migrant Workers and their Families, as well as ILO

Conventions 97 and 143 on Migrant Workers. Governments should

also acknowledge the principle that no one should be sent back to

where their rights have been violated. In addition, ways must be

found in the Americas to link pension systems so that the upheaval

caused by migration is not aggravated by the loss of benefits.

Similarly, a system for validating professional credentials and

degrees must be established so that human resources are not

under-utilized and workers’ professional and other skills obtained in

their countries of origin are respected. The governments of the

Americas must jointly undertake to eradicate abuses in the transfer

of remittances by migrant workers. Similarly, governments must

recognize the principle of non-refoulement contemplated in the

International Convention on the Protection of All the Rights of

Migrant Workers and their Families for the victims of terrorism,

smuggling and trafficking, sexual and labour exploitation, workplace

accidents and repression for union activity.

 

4. A Guarantee That No One Will Be Excluded

There are enormous challenges to overcome in the Americas if

we are to adopt a new approach to economic, social and labour

policy. The social security system must be reformed, given that

it was designed to address only those with formal employment

and thus excludes the majority of the population. It is

practically impossible to imagine a sustainable system of social

security without improving employment levels and increasing

formal employment and family incomes. But it would also be

ethically unsustainable and politically dangerous to democracy

to await job creation via economic recovery before putting new

social policies into effect. As long as the economy is not

generating enough formal jobs, governments must guarantee

social benefits to all working women and men, whether they are

formally or informally employed or unemployed.

To fight poverty effectively, universal access to social services

must be coordinated with job-creation, labour and income

policies, so as not to split society into those who have jobs and

those who receive assistance.

 

5. Making Labour’s Platform for the Americas a Reality

To make Labour’s Platform for the Americas a reality, year by year,

regional and sub-regional follow-up mechanisms will be established,

based on social dialogue and the active participation of civil society.

These mechanisms must be based on short, medium and long-term

goals for government policy, placing full employment and decent jobs

at the heart of the hemisphere’s sustainable development.

To help achieve this objective, the following regional and sub-regional

indicators with national specifications designed from a gender

perspective should be agreed on:

 

Inequality

Poverty

Unemployment

Informal Employment

Gender Equality

Child Labour

Gender Development Index (UNDP)

 

Each year, forums created to monitor follow-up on Labour’s Platform

for the Americas should meet and report back to our peoples and

nations on the status of efforts to achieve these proposed goals and

on the measures necessary to implement them.

 

(1 ) An International Labour Organization’s (ILO) definition:

“Decent work means productive work in which rights are protected, which generates

an adequate income, with adequate social protection. It also means sufficient work,

in the sense that all should have full access to income-earning opportunities. It

marks the high road to economic and social development, a road in which

employment, income and social protection can be achieved without compromising

workers’ rights and social standards.”Source: “Report of the Director-General: Decent Work”, International Labour Office,Geneva, June 1999. www.ilo.org/public/english/standards/relm/ilc/ilc87/rep-i.htm

 

(2 ) The Inter-American system refers to all of the intergovernmental institutions in the hemisphere {Organization of American States (OAS), the Labour Ministers’ Conference (IACML), the Inter-American Human Rights Court and Commission, etc.}

 

(3 ) Proposed by the Government of Venezuela, the Social Charter of the Americas consists of 129 articles that address social and human rights related to health, work, education, basic rights, cultural identity, environmental protection and indigenous peoples. It was submitted for debate to the OAS in August, 2005

 


Nosotras y Nosotros, mind las trabajadoras y los trabajadores de las Américas y el Caribe, unidos como hermanos y hermanas en la ORIT, el Consejo Consultivo Laboral Andino, el Congreso Laboral Caribeño, la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur, la Coordinadora Sindical de América Central y el Caribe, y las Centrales sindicales de Canadá, México y Estados Unidos, en nuestro nombre y en el de nuestros hijos e hijas, hacemos oír nuestras voces para reclamar un urgente cambio de rumbo.


Decimos:


La globalización ha tenido costos muy altos para nuestros pueblos. No solo en las regiones marginadas sino también en los países en los que la globalización es percibida como un proceso exitoso. En las Américas, desde el advenimiento del modelo neoliberal, todos los indicadores sociolaborales muestran un deterioro muy significativo: desocupación, precariedad laboral, deterioro de la calidad de vida, persistencia de la pobreza, crecimiento de la desigualdad social. La actitud depredadora del capital sobre los abundantes y desprotegidos recursos naturales, sobre el cuidado del medio ambiente, el insistente abaratamiento y precarización de la mano de obra, las desigualdades de género, clase, raza y etnias considerados como alicientes en la radicación de inversiones cuestionan seriamente la viabilidad sostenible de importantes regiones de las Américas. El grave déficit de trabajo decente está destruyendo los sistemas de seguridad social, volviendo meramente declarativos los derechos del trabajo, anulando toda posibilidad de diálogo social, y haciendo insuficiente el compromiso social de las empresas.


El Consenso de Washington y las políticas económicas neoliberales han demostrado el fracaso de la idea fundamentalista del “libre comercio”.


Nosotros, los millones de trabajadoras y trabajadores forzados a la desocupación, empujados a la pobreza, hundidos en la precariedad y la flexibilidad, obligados a dejar nuestras tierras, exigimos abandonar las actuales políticas económicas neoliberales inspiradas en el fundamentalismo del “libre comercio”. Es urgente adoptar políticas de desarrollo sostenible que pongan en el centro al empleo de calidad con justicia social y construir mecanismos de intervención que permitan incluir a todos los habitantes. Necesitamos nuevas políticas diseñadas desde una perspectiva de género, que tengan como objetivos principales fortalecer la democracia, ampliar los canales de participación de la sociedad en la toma de decisiones nacionales y regionales, reducir la desigualdad, generar empleo decente y trabajo digno1 y adoptar políticas de desarrollo sostenible.


Es imprescindible fortalecer los procesos de integración subregional como respuesta a los Tratados de Libre Comercio que solo profundizan la brecha entre y dentro de los países empobrecidos y países ricos. Sabemos que los procesos de integración regional no se expresan de la misma forma en todo el continente. Entendemos que estos pueden ser instrumentos importantes en la medida que no encubran formas de dominación de unos países sobre otros, tal como acontece con los Tratados de Libre Comercio y de Inversiones.


Por ello proponemos esta Plataforma Laboral de las Américas como punto de partida para iniciar un nuevo rumbo histórico para todos nuestros pueblos y naciones, capaz de proyectarse a todos los hombres y mujeres del mundo.


  1. Por un nuevo consenso Democrático con Soberanía popular y Perspectiva de Género


Sin democracia, perspectiva de género y derechos humanos en todas partes, no será posible abrir un nuevo rumbo en las Américas.


Los pueblos y las naciones de las Américas necesitamos con urgencia un nuevo consenso fundado en los siguientes presupuestos:

    • Fortalecimiento de la democracia y vigencia plena de todos los derechos humanos,

    • Ampliación de los canales de participación de la sociedad en la toma de decisiones nacionales y supranacionales

    • Justicia Social

    • Perspectiva de género,

    • No discriminación de clase, raza, etnia, religión y orientación sexual.

    • Pleno Empleo como eje del desarrollo sostenible

    • Sociedades sin excluidos/as

    • Reconstrucción de la capacidad de los Estados para tomar medidas proactivas.


Reivindicamos y defendemos la autodeterminación de los pueblos y de los Estados, convencidos que un sistema multilateral en las Américas con instituciones abiertas a la participación real de la sociedad constituye el punto de partida para lograr la libertad y la justicia social.


La construcción de una sociedad de trabajo democrática debe incluir la perspectiva de género de forma permanente y transversal al conjunto de las políticas públicas. Esto significa entender que, tanto los aspectos de la producción como los de la reproducción y el cuidado de la vida, deben ser considerados en el proceso de superación de las desigualdades entre hombres y mujeres. Todas las instituciones y proyectos, todas las políticas, todas las leyes, tratados y decisiones, nacionales, subregionales y regionales, deben contener mecanismos que permitan incluir la perspectiva de género, garantizar la participación activa de las mujeres, respetar sus derechos como trabajadoras, considerar alguna forma especial de medición del trabajo no remunerado en el hogar, prevenir la violencia contra la mujer y garantizar los derechos sexuales y reproductivos.


Adoptar una perspectiva de género no debe significar meramente orientar programas hacia las mujeres, sino elaborar programas que incidan en las relaciones de género, impulsando a hombres y mujeres a producir cambios positivos en las estructuras para lograr posiciones equitativas entre mujeres y hombres. La condición de las mujeres solo podrá transformarse efectivamente si se impulsan los cambios a través de nuevas políticas sociales que modifiquen no sólo las estructuras económicas sino las estructuras de poder y autoridad para que a las mujeres se les reconozca su rol de agentes activos de los procesos sociales.


Es necesario reformar el sistema interamericano de toma de decisiones para que resulte más eficaz y representativo de las necesidades reales y deseos de nuestros pueblos y para que pueda llevar adelante las propuestas que expresamos en esta Plataforma Laboral de las Américas.


Entre las medidas que consideramos necesarias, proponemos:


  1. Crear mecanismos y procedimientos de decisión y consulta tripartitos y multipartitos de carácter sociolaboral articulados con la OIT.

  2. Articulación del sistema interamericano con los procesos de integración subregionales sin afectar su autonomía.

  3. Establecer medidas de acción positiva que garanticen que al menos un tercio de los cargos representativos y consultivos sea desempeñado por mujeres.

  4. Fortalecimiento de la Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo.

  5. Someter las decisiones supranacionales fundamentales a mecanismos de convalidación ciudadana y organizar un sistema de reclamos democráticos al que puedan apelar los ciudadanos.

  6. Inclusión de la perspectiva de género en el diseño de las políticas y presupuestos.

  7. Asegurar el financiamiento para la Comisión y Corte Interamericana de Derechos Humanos, a fin de garantizar su funcionamiento y la ejecución y seguimiento de sus decisiones y sentencias.

  8. Sancionar la Carta Social de las Américas articulándola con el sistema interamericano de derechos humanos, civiles y políticos, económicos, sociales y culturales vigente y sus mecanismos e instancias de protección.


  1. Por una economía que impulse un desarrollo sostenible y ponga en el centro al empleo decente y al trabajo digno.


Para resolver los problemas reales de los pueblos de las Américas hay que poner en marcha una economía de nuevo enfoque que impulse un desarrollo sostenible y coloque en el centro al pleno empleo y trabajo digno, reconociendo un rol activo del Estado. El movimiento sindical de las Américas insta a los gobiernos a abandonar las políticas que sólo pretenden adecuar la demanda de trabajo, y adoptar una batería de políticas socioeconómicas coordinadas en dirección a la generación de empleo productivo y trabajo digno.


Las organizaciones de los trabajadores y las trabajadoras de las Américas sostenemos que una política activa para la generación de pleno empleo debe abordar simultáneamente las siguientes dimensiones:


  • Deuda externa: La deuda no debe impedir la lucha contra la pobreza y debe simultáneamente favorecer el desarrollo sostenible. La Deuda Externa es, para la mayoría de nuestros países, uno de los obstáculos principales para eliminar la pobreza y generar un desarrollo sostenible. Hemos expuesto reiteradamente la ilegitimidad de gran parte de la deuda (“deuda odiosa”) y los obstáculos que impiden que los pueblos conozcan los orígenes y destinos de los préstamos. Esa deuda no debe ser pagada, porque también existe corresponsabilidad de los acreedores. Las deudas de los países más pobres con los más desarrollados y con las instituciones multilaterales de crédito deben ser anuladas. Los gobiernos deben priorizar la lucha contra la pobreza y el desarrollo de los países y las regiones.


Los Estados, como miembros accionistas del Banco Interamericano de Desarrollo, tienen la obligación de reformar dicha institución, requiriendo la aprobación de las legislaturas nacionales de los proyectos de esta institución crediticia en forma previa a ser considerados por el Consejo Directivo del BID. Los poderes legislativos nacionales deben también, tener facultades vinculantes para convocar audiencias sobre los proyectos propuestos y las políticas del BID, con capacidad de interpelar a los funcionarios de este organismo. El BID debe adoptar una política de salvaguardia conforme a los estándares laborales de la OIT, aplicable a todos los proyectos y políticas, incluyendo acciones de seguimiento, los cuales también deben alcanzar al personal del propio Banco. Resulta imprescindible la intervención de los sindicatos nacionales en todas las fases de los proyectos de préstamos y financiamiento de tal forma de observar el impacto sociolaboral de los programas ejecutados, asegurando transparencia y participación en todo el proceso.


  • Conjunción de políticas. Para que una política activa de generación de pleno empleo sea eficaz es necesaria la conjunción de políticas macroeconómicas, de inversión, de innovación tecnológica, de infraestructura, de uso racional de los recursos naturales y medio ambiente, comercial, productiva, migratoria, educativa, de responsabilidad social con las tareas domésticas y reproductivas, de seguridad y previsión social, con el fin de orientarlas a la generación de trabajo digno. Los gobiernos deben desestimar las políticas orientadas exclusivamente a adecuar la demanda de trabajo y que consideran al desempleo como un problema temporal debido a dificultades de “empleabilidad”.


  • Inversión y prioridades de la economía. Las políticas económicas nacionales deben priorizar las inversiones productivas y las políticas públicas sociales universales que busquen eliminar las desigualdades existentes, desestimando la aplicación de medidas de ajuste estructural y monetario. Es necesario exigir a los inversionistas extranjeros el cumplimiento de los derechos laborales y someterse a la legislación y tribunales nacionales. Los Estados deben bregar por la reinversión de utilidades que garanticen el desarrollo genuino de la economía, penalizando el dumping social y la fuga de capitales.

  • Política fiscal y tributaria progresiva. Es urgente diseñar nuevas políticas fiscales y tributarias progresivas volcadas hacia la mejora de la distribución de la renta, el fortalecimiento del sector industrial, el incentivo a la innovación tecnológica y científica y su aplicación en los procesos productivos, el reforzamiento de la pequeña y micro empresa y de la agricultura familiar. Las políticas de responsabilidad fiscal, de estabilidad financiera y monetaria deben estar subordinadas a las metas sociales.

  • Complementación productiva. La integración de las cadenas productivas debe impulsar el desarrollo de los aglomerados sectoriales existentes bajo el concepto de “complementación productiva” e inducir a aquellos sectores que estén en condiciones de consolidar polos de desarrollo por sus ventajas derivadas.

  • La promoción del desarrollo local a través de la implementación de proyectos que asocien a los agentes económicos con énfasis en la economía solidaria, que tenga como centro al ser humano, una justa distribución de la riqueza, la democracia en la toma de decisiones y compromiso con el espacio territorial donde se desenvuelve.

  • Integración de infraestructuras. Los Estados deberán asumir el compromiso continental de lograr una verdadera integración de infraestructuras del continente, destinada a promover el desarrollo sostenible, el pleno empleo y la comunicación de los pueblos, concretando con ese sentido los proyectos de infraestructura existentes y elaborando nuevos proyectos.

  • Políticas sectoriales. Las políticas sectoriales constituyen un componente esencial para la construcción de un plan regional de desarrollo sostenible y complementación productiva. Deben ser objetivos prioritarios las acciones destinadas a la competitividad sistémica de los sectores tanto a escala nacional, subregional y continental, la elaboración de planes intersectoriales de industria, comercio, infraestructura y finanzas, y regímenes especiales para el fortalecimiento de microempresas y PyMES.

  • Agricultura familiar. Los Estados, de acuerdo a las particularidades nacionales, deberán atender las necesidades y el desarrollo de la agricultura familiar con políticas orientadas a garantizar el abastecimiento interno y la soberanía alimentaria. Los gobiernos deben apoyar una política agrícola que no degrade el ecosistema, garantice la alimentación de toda la población del continente y respete la interrelación de las comunidades con su medio ambiente.

  • Redistribución de la renta. Debido a la alta desigualdad social generada en las Américas se debe implantar ya y sostener en el tiempo una estrategia de redistribución de la renta a favor del Trabajo mediante políticas de pleno empleo y protección universal de los/las desocupados/as, de salario mínimo y crecimiento salarial, y reforma tributaria, de servicios públicos y de reducción de la jornada laboral.

  • Fondos Continentales. Se deben crear Fondos Estructurales, destinados a las regiones menos favorecidas y elevar la competitividad de los Estados en base a la complementación productiva, teniendo como eje rector la promoción del trabajo digno y la reconversión económica. Los países desarrollados tienen una responsabilidad ineludible en lo que refiere a la eliminación de las asimetrías entre nuestras naciones. Los bloques subregionales deben crear Fondos de Inversión en proyectos productivos y programas sociales. Se deben crear Fondos Sociales universales, destinados a erradicar el hambre y la pobreza; Fondos de Capacitación, orientados a garantizar a cada trabajador y trabajadora de las Américas el ejercicio de sus potencialidades y sus habilidades necesarias para acceder a un empleo digno y mantenerlas actualizadas y Fondos de Salud Pública, para erradicar el VIH/SIDA y otras endemias continentales. Los Fondos serán financiados por impuestos en el ámbito de las Américas de carácter progresivo y naturaleza sostenible.

  • Rol activo del Estado. En el área de políticas macroeconómicas, el endeudamiento y la liberalización financiera han generado como consecuencia la limitación en la capacidad gubernamental para conducir nuestras economías. Los capitales especulativos y la fuga de capitales han impactado negativamente en el desarrollo económico, empobreciendo a nuestra población y a los propios Estados. Concluimos que nuestros Estados deben retomar el control y poder sobre el mercado. En general, deben reconstruir su capacidad de generar ingresos para satisfacer las necesidades sociales. Esto significa, entre otras cosas, tomar medidas activas colectivas para evitar prácticas fiscales que lleven a la evasión impositiva y que castigue las prácticas de elusión a través de los denominados paraísos fiscales. La OEA tiene un papel predominante en esta área.

  • Privatizaciones. Los organismos interamericanos deben solicitar a los Estados miembros la revisión de las privatizaciones. Los gobiernos evaluarán el impacto económico y social, la conformación de oligopolios y monopolios privados y eventuales actos de corrupción con el fin de tomar las medidas correctivas que resulten necesarias. Los Estados deben instruir al BID y otros organismos financieros multilaterales para que conduzcan un análisis meticuloso del impacto social de los proyectos de privatización en los que están involucrados y consideren que las inversiones productivas en infraestructura no sean computadas como gastos corrientes para fines de cálculo del superávit primario.

  • Acceso al conocimiento. En las Américas se debe garantizar el acceso al conocimiento desarrollado en la ciencia y la tecnología en todas las áreas que afecten a la vida, la biodiversidad y los conocimientos tradicionales de nuestros pueblos. En esta materia se debe facilitar los procesos de transferencia y acceso a la tecnología por parte de los países menos desarrollados. Los países más ricos debieran compensar adecuadamente las pérdidas socioeconómicas que implican el empleo de migrantes de alta capacitación en los llamados procesos de “fuga de cerebros”.

  • Grandes empresas y empresas multinacionales. Las empresas deben asumir su responsabilidad social y compromiso con el desarrollo integral de la sociedad, ajustando obligatoriamente su actuación a las Directrices sobre Empresas Multinacionales de la OCDE, el Global Compact de las Naciones Unidas, la Declaración Tripartita la OIT sobre Empresas Multinacionales, y los Acuerdos Marco Internacionales en vigencia, recurriendo activamente al diálogo social tripartito y multipartito a nivel nacional e internacional, y organizando sus relaciones laborales sobre la base de la negociación colectiva, nacional y supranacional y garantizando la responsabilidad social de sus empresas satélites y contratistas.

  • Pequeñas y Micro Empresas. Estas empresas son el núcleo del empleo intensivo de mano de obra. Los Estados Nacionales y los órganos subregionales con capacidad decisoria deben tomar medidas de apoyo al desarrollo y durabilidad de las pequeñas y micro empresas, reduciendo la carga fiscal y facilitando el financiamiento. Con la misma orientación los Estados, de acuerdo a las particularidades nacionales, deben atender las necesidades y el desarrollo de la agricultura familiar.

  • Empleo para Mujeres. Deben ponerse en marcha programas específicos para las mujeres buscando un mejor acceso al mercado de trabajo y medidas para promover la igualdad de oportunidades y trato, en especial en lo que se refiere a salarios, condiciones y derechos laborales, responsabilidades familiares y políticas públicas de cuidado infantil.

  • Empleo para Jóvenes. Deben ponerse en marcha programas de Empleo Juvenil que garanticen y contemplen todos los derechos para las y los jóvenes, con particular atención a los Convenios de OIT 138 de Edad Mínima para el Empleo y 182 sobre las Peores Formas de Trabajo Infantil. Estas políticas deben asegurar la eliminación de prácticas de rotación laboral juvenil, precarización de las relaciones laborales y/o sustitución de adultos por jóvenes en los puestos de trabajo existentes. Estas medidas específicas deben propender a la inserción en el mundo de trabajo de las nuevas generaciones, asegurar las oportunidades de calificación social y profesional de los y las jóvenes, y la participación social para el ejercicio de los derechos humanos, políticos, sociales y sindicales.

  • Eliminación del trabajo infantil. Implementar políticas de Estado en el ámbito interamericano para la eliminación de todas las formas de explotación infantil, con un abordaje de carácter integral que garantice la asistencia de los niños y las niñas al sistema escolar público y gratuito desde la edad preescolar, garantizando el pleno empleo para los adultos del núcleo familiar.

  • Educación y Formación Profesional. Los Estados deben garantizar el acceso y permanencia de la educación pública, gratuita, de calidad para el ejercicio pleno de la ciudadanía. Ampliar los programas de educación y de formación profesional, diseñados desde una perspectiva de género e inclusión de los y las jóvenes, buscando la formación permanente y contínua y la adquisición de las calificaciones para insertarse en el mundo del trabajo.


3. Promoción y cumplimiento los derechos sociolaborales

  • Empleo formal. Es urgente producir un aumento sustancial de la formalidad laboral. Para ello los gobiernos deben impulsar una política activa de fiscalización, el pleno respeto y mejoramiento a las legislaciones laborales nacionales.

  • Inspección del trabajo. Los Estados deben fortalecer todos los mecanismos de Inspección y sanción laboral para que los empleadores cumplan efectivamente las leyes laborales. A corto plazo todos los Estados en las Américas deben comprometerse a adoptar y vigilar el cumplimiento por parte de las empresas de las normas básicas del trabajo de la OIT.

  • Justicia Laboral: En muchos países, los tribunales laborales retardan la aplicación de la justicia para resolver sobre los conflictos laborales violando los derechos individuales y colectivos de los y las trabajadores/as. Las instancias de justicia laboral se politizan y actúan sin objetividad favoreciendo los intereses de los empleadores. Los Estados de las Américas deben garantizar que las instancias que deben resolver asuntos laborales respeten y apliquen el principio de justicia pronta y cumplida en beneficio de los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

  • Universalidad y Solidaridad de la seguridad social. La seguridad social, como Derecho Humano, es responsabilidad ineludible del Estado. Las Américas enfrentan una situación de extrema gravedad debido a la exclusión de decenas de millones de trabajadores de todo el sistema de salud y seguridad social, y consecuentemente su creciente desfinanciamiento. Es urgente fortalecerlos, recuperando los principios de universalidad y solidaridad de las prestaciones, en especial en la niñez y la vejez, la progresión hacia la integralidad de las mismas y un financiamiento sustentable con justicia social, desterrando los modelos de seguridad social fundados en el lucro privado.

  • Sindicalización y negociación colectiva. Para que esta propuesta de un paradigma productivo con justicia social para las Américas signifique una mejora real de las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras y una profundización de la democracia, es indispensable que se promuevan los derechos sindicales y se instalen los mecanismos de negociación colectiva en todos los niveles. Las organizaciones de trabajadoras y trabajadores deben ser protagonistas en el diseño e implementación de estos mecanismos.

  • Equilibrar familia y trabajo. Los países de las Américas deben realizar un serio esfuerzo para equilibrar las necesidades familiares y laborales de los trabajadores y trabajadoras, para que el trabajo sea compatible con las familias y el cuidado de los niños, enfermos, discapacitados y ancianos. Para ello, los gobiernos e instituciones regionales y subregionales deben promover activamente la atención del problema en tres ámbitos principales:

  1. en la empresa, evaluando la reducción de la jornada de trabajo sin disminución de salario para que se asuma como una responsabilidad social de la empresa el derecho de las y los trabajadoras /es de atender a sus familias.

  2. en la sociedad fortaleciendo los sistemas públicos accesibles a todos y todas para apoyar el cuidado de los niños, enfermos, discapacitados y ancianos

  3. en la cultura de los varones, para valorar socialmente el trabajo reproductivo y distribuirlo entre varones y mujeres con un sentido de igualdad.

  • Discriminación. Para garantizar la igualdad de oportunidades y trato en el trabajo deben crearse ámbitos tripartitos subregionales que tengan como misión promover las políticas públicas antidiscriminatorias y realizar un estricto seguimiento de las mismas, en especial la situación de la discriminación por género, raza, orientación sexual, origen nacional y cultural. Se deben proteger los derechos de los/as trabajadores/as sexuales e impedir su trato discriminatorio. Las políticas de igualdad de oportunidades y de trato deben ser coordinadas, contemplar medidas de acción positiva y establecer indicadores que permitan rendir cuenta periódicamente de los avances o retrocesos en las brechas por discriminación. Las Américas deben establecer medidas específicas de protección y preservación de las culturas y los derechos de los pueblos indígenas.


  • Libertad de circulación de los trabajadores. Uno de los principios del movimiento sindical de las Américas es la eliminación de las restricciones que impiden la libre de circulación de las personas. En las Américas decenas de millones de trabajadores y trabajadoras y sus familiares, se ven obligados a migrar empujados por la pobreza y las enormes asimetrías socio-económicas del Continente. Por eso consideramos que la primera obligación de los gobiernos es desarrollar las políticas necesarias para garantizar efectivamente la libertad de no emigrar de nuestros trabajadores y trabajadoras. Para los trabajadores que han migrado y sus familiares, cualquiera sea su situación migratoria, es necesario garantizar en todo el Continente, el piso de derechos que garantizan la Convención Internacional Sobre la Protección de Todos los Derechos de los Trabajadores Migrantes y sus Familiares y los Convenios 97 y 143 de la OIT sobre Trabajadores Migrantes y reconocer el principio de no repatriación cuando se hayan violado sus derechos. Finalmente las Américas deben articular los sistemas de pensiones de tal forma que al desarraigo que genera la migración no sea agravado con la pérdida de sus aportes, establecer un sistema de validación de las certificaciones profesionales y títulos de educación formal que impida la subutilización de recursos humanos, respetando la calificación profesional y laboral alcanzada en su país de origen. Las Américas deben crear mecanismos continentales para eliminar los abusos de la intermediación financiera con las remesas de los y las trabajadoras/es migrantes. Asimismo, se debe reconocer el principio de no repatriación contemplado en Convención Internacional sobre la Protección de Todos los Derechos de los Trabajadores Migrantes y sus Familiares para las víctimas de terrorismo, trafico y trata (smuggling & traffiking), explotación sexual y laboral, accidentes de trabajo y represión por actividad sindical.


4. Garantizar una sociedad sin excluidos.


Las Américas se encuentran en la actualidad frente a enormes desafíos para encarar una nueva orientación de las políticas económicas y sociolaborales. Sin lugar a dudas, deberán implementar una reforma de su sistema de protección social, que al haber sido diseñado en función del sector formal del empleo, excluye de sus beneficios a la mayor parte de la población. Es prácticamente imposible imaginar una política social sustentable, sin mejorar las tasas de empleo, de formalidad, y los niveles de ingresos de las familias. Pero también es éticamente insostenible y políticamente peligroso para el fortalecimiento del sistema democrático, esperar a la creación de los nuevos puestos de trabajo sobre la variable de la recuperación de la economía, para poner en marcha esas medidas. Mientras la economía no genere trabajos genuinos, los Estados nacionales deberán asegurar la protección social a todas y todos las y los trabajadoras/es, sean éstos formales, informales o desocupados.


Es fundamental la articulación de políticas de protección social universal con políticas de generación de empleo, trabajo e ingresos, evitando la cristalización de una sociedad dividida entre quienes tienen trabajo y quienes son asistidos, como forma de combate efectivo contra la pobreza.


    1. Haciendo realidad la Plataforma Laboral de las Américas


Para que esta Plataforma Laboral de las Américas se haga realidad año a año se establecerán mecanismos e instancias de seguimiento regional y subregional, fundado en el diálogo social y la activa participación de la sociedad civil. Estos mecanismos e instancias se orientaran con metas de corto, mediano y largo plazo, que construyan políticas de Estado que ponga al pleno empleo y trabajo digno en el centro del desarrollo sostenible del continente.


Para ayudar a estos objetivos se elaborarán indicadores regionales y subregionales básicos, con especificaciones nacionales y perspectiva de género:

  • Desigualdad

  • Pobreza

  • Desocupación

  • Empleo informal

  • Igualdad de género

  • Trabajo Infantil

  • Índice de desarrollo de género (PNUD)


Cada año las instancias creadas para el seguimiento de la Plataforma Laboral de las Américas deberán reunirse e informar a nuestros pueblos y naciones la situación de las metas propuestas cumplidas y las medidas necesarias para implementarlas.


1 La referencia a empleo decente y trabajo digno en toda la plataforma refiere a la existencia concreta de pleno empleo para todos y todas, hombres y mujeres de las Américas.

Nosotras y Nosotros, pills las trabajadoras y los trabajadores de las Américas y el Caribe, unidos como hermanos y hermanas en la ORIT, el Consejo Consultivo Laboral Andino, el Congreso Laboral Caribeño, la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur, la Coordinadora Sindical de América Central y el Caribe, y las Centrales sindicales de Canadá, México y Estados Unidos, en nuestro nombre y en el de nuestros hijos e hijas, hacemos oír nuestras voces para reclamar un urgente cambio de rumbo.

 

Decimos:

 

La globalización ha tenido costos muy altos para nuestros pueblos. No solo en las regiones marginadas sino también en los países en los que la globalización es percibida como un proceso exitoso. En las Américas, desde el advenimiento del modelo neoliberal, todos los indicadores sociolaborales muestran un deterioro muy significativo: desocupación, precariedad laboral, deterioro de la calidad de vida, persistencia de la pobreza, crecimiento de la desigualdad social. La actitud depredadora del capital sobre los abundantes y desprotegidos recursos naturales, sobre el cuidado del medio ambiente, el insistente abaratamiento y precarización de la mano de obra, las desigualdades de género, clase, raza y etnias considerados como alicientes en la radicación de inversiones cuestionan seriamente la viabilidad sostenible de importantes regiones de las Américas. El grave déficit de trabajo decente está destruyendo los sistemas de seguridad social, volviendo meramente declarativos los derechos del trabajo, anulando toda posibilidad de diálogo social, y haciendo insuficiente el compromiso social de las empresas.

 

El Consenso de Washington y las políticas económicas neoliberales han demostrado el fracaso de la idea fundamentalista del “libre comercio”.

 

Nosotros, los millones de trabajadoras y trabajadores forzados a la desocupación, empujados a la pobreza, hundidos en la precariedad y la flexibilidad, obligados a dejar nuestras tierras, exigimos abandonar las actuales políticas económicas neoliberales inspiradas en el fundamentalismo del “libre comercio”. Es urgente adoptar políticas de desarrollo sostenible que pongan en el centro al empleo de calidad con justicia social y construir mecanismos de intervención que permitan incluir a todos los habitantes. Necesitamos nuevas políticas diseñadas desde una perspectiva de género, que tengan como objetivos principales fortalecer la democracia, ampliar los canales de participación de la sociedad en la toma de decisiones nacionales y regionales, reducir la desigualdad, generar empleo decente y trabajo digno1 y adoptar políticas de desarrollo sostenible.

 

Es imprescindible fortalecer los procesos de integración subregional como respuesta a los Tratados de Libre Comercio que solo profundizan la brecha entre y dentro de los países empobrecidos y países ricos. Sabemos que los procesos de integración regional no se expresan de la misma forma en todo el continente. Entendemos que estos pueden ser instrumentos importantes en la medida que no encubran formas de dominación de unos países sobre otros, tal como acontece con los Tratados de Libre Comercio y de Inversiones.

 

Por ello proponemos esta Plataforma Laboral de las Américas como punto de partida para iniciar un nuevo rumbo histórico para todos nuestros pueblos y naciones, capaz de proyectarse a todos los hombres y mujeres del mundo.

 

  1. Por un nuevo consenso Democrático con Soberanía popular y Perspectiva de Género

 

Sin democracia, perspectiva de género y derechos humanos en todas partes, no será posible abrir un nuevo rumbo en las Américas.

 

Los pueblos y las naciones de las Américas necesitamos con urgencia un nuevo consenso fundado en los siguientes presupuestos:

    • Fortalecimiento de la democracia y vigencia plena de todos los derechos humanos,

    • Ampliación de los canales de participación de la sociedad en la toma de decisiones nacionales y supranacionales

    • Justicia Social

    • Perspectiva de género,

    • No discriminación de clase, raza, etnia, religión y orientación sexual.

    • Pleno Empleo como eje del desarrollo sostenible

    • Sociedades sin excluidos/as

    • Reconstrucción de la capacidad de los Estados para tomar medidas proactivas.

 

Reivindicamos y defendemos la autodeterminación de los pueblos y de los Estados, convencidos que un sistema multilateral en las Américas con instituciones abiertas a la participación real de la sociedad constituye el punto de partida para lograr la libertad y la justicia social.

 

La construcción de una sociedad de trabajo democrática debe incluir la perspectiva de género de forma permanente y transversal al conjunto de las políticas públicas. Esto significa entender que, tanto los aspectos de la producción como los de la reproducción y el cuidado de la vida, deben ser considerados en el proceso de superación de las desigualdades entre hombres y mujeres. Todas las instituciones y proyectos, todas las políticas, todas las leyes, tratados y decisiones, nacionales, subregionales y regionales, deben contener mecanismos que permitan incluir la perspectiva de género, garantizar la participación activa de las mujeres, respetar sus derechos como trabajadoras, considerar alguna forma especial de medición del trabajo no remunerado en el hogar, prevenir la violencia contra la mujer y garantizar los derechos sexuales y reproductivos.

 

Adoptar una perspectiva de género no debe significar meramente orientar programas hacia las mujeres, sino elaborar programas que incidan en las relaciones de género, impulsando a hombres y mujeres a producir cambios positivos en las estructuras para lograr posiciones equitativas entre mujeres y hombres. La condición de las mujeres solo podrá transformarse efectivamente si se impulsan los cambios a través de nuevas políticas sociales que modifiquen no sólo las estructuras económicas sino las estructuras de poder y autoridad para que a las mujeres se les reconozca su rol de agentes activos de los procesos sociales.

 

Es necesario reformar el sistema interamericano de toma de decisiones para que resulte más eficaz y representativo de las necesidades reales y deseos de nuestros pueblos y para que pueda llevar adelante las propuestas que expresamos en esta Plataforma Laboral de las Américas.

 

Entre las medidas que consideramos necesarias, proponemos:

 

  1. Crear mecanismos y procedimientos de decisión y consulta tripartitos y multipartitos de carácter sociolaboral articulados con la OIT.

  2. Articulación del sistema interamericano con los procesos de integración subregionales sin afectar su autonomía.

  3. Establecer medidas de acción positiva que garanticen que al menos un tercio de los cargos representativos y consultivos sea desempeñado por mujeres.

  4. Fortalecimiento de la Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo.

  5. Someter las decisiones supranacionales fundamentales a mecanismos de convalidación ciudadana y organizar un sistema de reclamos democráticos al que puedan apelar los ciudadanos.

  6. Inclusión de la perspectiva de género en el diseño de las políticas y presupuestos.

  7. Asegurar el financiamiento para la Comisión y Corte Interamericana de Derechos Humanos, a fin de garantizar su funcionamiento y la ejecución y seguimiento de sus decisiones y sentencias.

  8. Sancionar la Carta Social de las Américas articulándola con el sistema interamericano de derechos humanos, civiles y políticos, económicos, sociales y culturales vigente y sus mecanismos e instancias de protección.

 

  1. Por una economía que impulse un desarrollo sostenible y ponga en el centro al empleo decente y al trabajo digno.

 

Para resolver los problemas reales de los pueblos de las Américas hay que poner en marcha una economía de nuevo enfoque que impulse un desarrollo sostenible y coloque en el centro al pleno empleo y trabajo digno, reconociendo un rol activo del Estado. El movimiento sindical de las Américas insta a los gobiernos a abandonar las políticas que sólo pretenden adecuar la demanda de trabajo, y adoptar una batería de políticas socioeconómicas coordinadas en dirección a la generación de empleo productivo y trabajo digno.

 

Las organizaciones de los trabajadores y las trabajadoras de las Américas sostenemos que una política activa para la generación de pleno empleo debe abordar simultáneamente las siguientes dimensiones:

 

  • Deuda externa: La deuda no debe impedir la lucha contra la pobreza y debe simultáneamente favorecer el desarrollo sostenible. La Deuda Externa es, para la mayoría de nuestros países, uno de los obstáculos principales para eliminar la pobreza y generar un desarrollo sostenible. Hemos expuesto reiteradamente la ilegitimidad de gran parte de la deuda (“deuda odiosa”) y los obstáculos que impiden que los pueblos conozcan los orígenes y destinos de los préstamos. Esa deuda no debe ser pagada, porque también existe corresponsabilidad de los acreedores. Las deudas de los países más pobres con los más desarrollados y con las instituciones multilaterales de crédito deben ser anuladas. Los gobiernos deben priorizar la lucha contra la pobreza y el desarrollo de los países y las regiones.

 

Los Estados, como miembros accionistas del Banco Interamericano de Desarrollo, tienen la obligación de reformar dicha institución, requiriendo la aprobación de las legislaturas nacionales de los proyectos de esta institución crediticia en forma previa a ser considerados por el Consejo Directivo del BID. Los poderes legislativos nacionales deben también, tener facultades vinculantes para convocar audiencias sobre los proyectos propuestos y las políticas del BID, con capacidad de interpelar a los funcionarios de este organismo. El BID debe adoptar una política de salvaguardia conforme a los estándares laborales de la OIT, aplicable a todos los proyectos y políticas, incluyendo acciones de seguimiento, los cuales también deben alcanzar al personal del propio Banco. Resulta imprescindible la intervención de los sindicatos nacionales en todas las fases de los proyectos de préstamos y financiamiento de tal forma de observar el impacto sociolaboral de los programas ejecutados, asegurando transparencia y participación en todo el proceso.

 

  • Conjunción de políticas. Para que una política activa de generación de pleno empleo sea eficaz es necesaria la conjunción de políticas macroeconómicas, de inversión, de innovación tecnológica, de infraestructura, de uso racional de los recursos naturales y medio ambiente, comercial, productiva, migratoria, educativa, de responsabilidad social con las tareas domésticas y reproductivas, de seguridad y previsión social, con el fin de orientarlas a la generación de trabajo digno. Los gobiernos deben desestimar las políticas orientadas exclusivamente a adecuar la demanda de trabajo y que consideran al desempleo como un problema temporal debido a dificultades de “empleabilidad”.

 

  • Inversión y prioridades de la economía. Las políticas económicas nacionales deben priorizar las inversiones productivas y las políticas públicas sociales universales que busquen eliminar las desigualdades existentes, desestimando la aplicación de medidas de ajuste estructural y monetario. Es necesario exigir a los inversionistas extranjeros el cumplimiento de los derechos laborales y someterse a la legislación y tribunales nacionales. Los Estados deben bregar por la reinversión de utilidades que garanticen el desarrollo genuino de la economía, penalizando el dumping social y la fuga de capitales.

  • Política fiscal y tributaria progresiva. Es urgente diseñar nuevas políticas fiscales y tributarias progresivas volcadas hacia la mejora de la distribución de la renta, el fortalecimiento del sector industrial, el incentivo a la innovación tecnológica y científica y su aplicación en los procesos productivos, el reforzamiento de la pequeña y micro empresa y de la agricultura familiar. Las políticas de responsabilidad fiscal, de estabilidad financiera y monetaria deben estar subordinadas a las metas sociales.

  • Complementación productiva. La integración de las cadenas productivas debe impulsar el desarrollo de los aglomerados sectoriales existentes bajo el concepto de “complementación productiva” e inducir a aquellos sectores que estén en condiciones de consolidar polos de desarrollo por sus ventajas derivadas.

  • La promoción del desarrollo local a través de la implementación de proyectos que asocien a los agentes económicos con énfasis en la economía solidaria, que tenga como centro al ser humano, una justa distribución de la riqueza, la democracia en la toma de decisiones y compromiso con el espacio territorial donde se desenvuelve.

  • Integración de infraestructuras. Los Estados deberán asumir el compromiso continental de lograr una verdadera integración de infraestructuras del continente, destinada a promover el desarrollo sostenible, el pleno empleo y la comunicación de los pueblos, concretando con ese sentido los proyectos de infraestructura existentes y elaborando nuevos proyectos.

  • Políticas sectoriales. Las políticas sectoriales constituyen un componente esencial para la construcción de un plan regional de desarrollo sostenible y complementación productiva. Deben ser objetivos prioritarios las acciones destinadas a la competitividad sistémica de los sectores tanto a escala nacional, subregional y continental, la elaboración de planes intersectoriales de industria, comercio, infraestructura y finanzas, y regímenes especiales para el fortalecimiento de microempresas y PyMES.

  • Agricultura familiar. Los Estados, de acuerdo a las particularidades nacionales, deberán atender las necesidades y el desarrollo de la agricultura familiar con políticas orientadas a garantizar el abastecimiento interno y la soberanía alimentaria. Los gobiernos deben apoyar una política agrícola que no degrade el ecosistema, garantice la alimentación de toda la población del continente y respete la interrelación de las comunidades con su medio ambiente.

  • Redistribución de la renta. Debido a la alta desigualdad social generada en las Américas se debe implantar ya y sostener en el tiempo una estrategia de redistribución de la renta a favor del Trabajo mediante políticas de pleno empleo y protección universal de los/las desocupados/as, de salario mínimo y crecimiento salarial, y reforma tributaria, de servicios públicos y de reducción de la jornada laboral.

  • Fondos Continentales. Se deben crear Fondos Estructurales, destinados a las regiones menos favorecidas y elevar la competitividad de los Estados en base a la complementación productiva, teniendo como eje rector la promoción del trabajo digno y la reconversión económica. Los países desarrollados tienen una responsabilidad ineludible en lo que refiere a la eliminación de las asimetrías entre nuestras naciones. Los bloques subregionales deben crear Fondos de Inversión en proyectos productivos y programas sociales. Se deben crear Fondos Sociales universales, destinados a erradicar el hambre y la pobreza; Fondos de Capacitación, orientados a garantizar a cada trabajador y trabajadora de las Américas el ejercicio de sus potencialidades y sus habilidades necesarias para acceder a un empleo digno y mantenerlas actualizadas y Fondos de Salud Pública, para erradicar el VIH/SIDA y otras endemias continentales. Los Fondos serán financiados por impuestos en el ámbito de las Américas de carácter progresivo y naturaleza sostenible.

  • Rol activo del Estado. En el área de políticas macroeconómicas, el endeudamiento y la liberalización financiera han generado como consecuencia la limitación en la capacidad gubernamental para conducir nuestras economías. Los capitales especulativos y la fuga de capitales han impactado negativamente en el desarrollo económico, empobreciendo a nuestra población y a los propios Estados. Concluimos que nuestros Estados deben retomar el control y poder sobre el mercado. En general, deben reconstruir su capacidad de generar ingresos para satisfacer las necesidades sociales. Esto significa, entre otras cosas, tomar medidas activas colectivas para evitar prácticas fiscales que lleven a la evasión impositiva y que castigue las prácticas de elusión a través de los denominados paraísos fiscales. La OEA tiene un papel predominante en esta área.

  • Privatizaciones. Los organismos interamericanos deben solicitar a los Estados miembros la revisión de las privatizaciones. Los gobiernos evaluarán el impacto económico y social, la conformación de oligopolios y monopolios privados y eventuales actos de corrupción con el fin de tomar las medidas correctivas que resulten necesarias. Los Estados deben instruir al BID y otros organismos financieros multilaterales para que conduzcan un análisis meticuloso del impacto social de los proyectos de privatización en los que están involucrados y consideren que las inversiones productivas en infraestructura no sean computadas como gastos corrientes para fines de cálculo del superávit primario.

  • Acceso al conocimiento. En las Américas se debe garantizar el acceso al conocimiento desarrollado en la ciencia y la tecnología en todas las áreas que afecten a la vida, la biodiversidad y los conocimientos tradicionales de nuestros pueblos. En esta materia se debe facilitar los procesos de transferencia y acceso a la tecnología por parte de los países menos desarrollados. Los países más ricos debieran compensar adecuadamente las pérdidas socioeconómicas que implican el empleo de migrantes de alta capacitación en los llamados procesos de “fuga de cerebros”.

  • Grandes empresas y empresas multinacionales. Las empresas deben asumir su responsabilidad social y compromiso con el desarrollo integral de la sociedad, ajustando obligatoriamente su actuación a las Directrices sobre Empresas Multinacionales de la OCDE, el Global Compact de las Naciones Unidas, la Declaración Tripartita la OIT sobre Empresas Multinacionales, y los Acuerdos Marco Internacionales en vigencia, recurriendo activamente al diálogo social tripartito y multipartito a nivel nacional e internacional, y organizando sus relaciones laborales sobre la base de la negociación colectiva, nacional y supranacional y garantizando la responsabilidad social de sus empresas satélites y contratistas.

  • Pequeñas y Micro Empresas. Estas empresas son el núcleo del empleo intensivo de mano de obra. Los Estados Nacionales y los órganos subregionales con capacidad decisoria deben tomar medidas de apoyo al desarrollo y durabilidad de las pequeñas y micro empresas, reduciendo la carga fiscal y facilitando el financiamiento. Con la misma orientación los Estados, de acuerdo a las particularidades nacionales, deben atender las necesidades y el desarrollo de la agricultura familiar.

  • Empleo para Mujeres. Deben ponerse en marcha programas específicos para las mujeres buscando un mejor acceso al mercado de trabajo y medidas para promover la igualdad de oportunidades y trato, en especial en lo que se refiere a salarios, condiciones y derechos laborales, responsabilidades familiares y políticas públicas de cuidado infantil.

  • Empleo para Jóvenes. Deben ponerse en marcha programas de Empleo Juvenil que garanticen y contemplen todos los derechos para las y los jóvenes, con particular atención a los Convenios de OIT 138 de Edad Mínima para el Empleo y 182 sobre las Peores Formas de Trabajo Infantil. Estas políticas deben asegurar la eliminación de prácticas de rotación laboral juvenil, precarización de las relaciones laborales y/o sustitución de adultos por jóvenes en los puestos de trabajo existentes. Estas medidas específicas deben propender a la inserción en el mundo de trabajo de las nuevas generaciones, asegurar las oportunidades de calificación social y profesional de los y las jóvenes, y la participación social para el ejercicio de los derechos humanos, políticos, sociales y sindicales.

  • Eliminación del trabajo infantil. Implementar políticas de Estado en el ámbito interamericano para la eliminación de todas las formas de explotación infantil, con un abordaje de carácter integral que garantice la asistencia de los niños y las niñas al sistema escolar público y gratuito desde la edad preescolar, garantizando el pleno empleo para los adultos del núcleo familiar.

  • Educación y Formación Profesional. Los Estados deben garantizar el acceso y permanencia de la educación pública, gratuita, de calidad para el ejercicio pleno de la ciudadanía. Ampliar los programas de educación y de formación profesional, diseñados desde una perspectiva de género e inclusión de los y las jóvenes, buscando la formación permanente y contínua y la adquisición de las calificaciones para insertarse en el mundo del trabajo.

 

3. Promoción y cumplimiento los derechos sociolaborales

  • Empleo formal. Es urgente producir un aumento sustancial de la formalidad laboral. Para ello los gobiernos deben impulsar una política activa de fiscalización, el pleno respeto y mejoramiento a las legislaciones laborales nacionales.

  • Inspección del trabajo. Los Estados deben fortalecer todos los mecanismos de Inspección y sanción laboral para que los empleadores cumplan efectivamente las leyes laborales. A corto plazo todos los Estados en las Américas deben comprometerse a adoptar y vigilar el cumplimiento por parte de las empresas de las normas básicas del trabajo de la OIT.

  • Justicia Laboral: En muchos países, los tribunales laborales retardan la aplicación de la justicia para resolver sobre los conflictos laborales violando los derechos individuales y colectivos de los y las trabajadores/as. Las instancias de justicia laboral se politizan y actúan sin objetividad favoreciendo los intereses de los empleadores. Los Estados de las Américas deben garantizar que las instancias que deben resolver asuntos laborales respeten y apliquen el principio de justicia pronta y cumplida en beneficio de los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

  • Universalidad y Solidaridad de la seguridad social. La seguridad social, como Derecho Humano, es responsabilidad ineludible del Estado. Las Américas enfrentan una situación de extrema gravedad debido a la exclusión de decenas de millones de trabajadores de todo el sistema de salud y seguridad social, y consecuentemente su creciente desfinanciamiento. Es urgente fortalecerlos, recuperando los principios de universalidad y solidaridad de las prestaciones, en especial en la niñez y la vejez, la progresión hacia la integralidad de las mismas y un financiamiento sustentable con justicia social, desterrando los modelos de seguridad social fundados en el lucro privado.

  • Sindicalización y negociación colectiva. Para que esta propuesta de un paradigma productivo con justicia social para las Américas signifique una mejora real de las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras y una profundización de la democracia, es indispensable que se promuevan los derechos sindicales y se instalen los mecanismos de negociación colectiva en todos los niveles. Las organizaciones de trabajadoras y trabajadores deben ser protagonistas en el diseño e implementación de estos mecanismos.

  • Equilibrar familia y trabajo. Los países de las Américas deben realizar un serio esfuerzo para equilibrar las necesidades familiares y laborales de los trabajadores y trabajadoras, para que el trabajo sea compatible con las familias y el cuidado de los niños, enfermos, discapacitados y ancianos. Para ello, los gobiernos e instituciones regionales y subregionales deben promover activamente la atención del problema en tres ámbitos principales:

  1. en la empresa, evaluando la reducción de la jornada de trabajo sin disminución de salario para que se asuma como una responsabilidad social de la empresa el derecho de las y los trabajadoras /es de atender a sus familias.

  2. en la sociedad fortaleciendo los sistemas públicos accesibles a todos y todas para apoyar el cuidado de los niños, enfermos, discapacitados y ancianos

  3. en la cultura de los varones, para valorar socialmente el trabajo reproductivo y distribuirlo entre varones y mujeres con un sentido de igualdad.

  • Discriminación. Para garantizar la igualdad de oportunidades y trato en el trabajo deben crearse ámbitos tripartitos subregionales que tengan como misión promover las políticas públicas antidiscriminatorias y realizar un estricto seguimiento de las mismas, en especial la situación de la discriminación por género, raza, orientación sexual, origen nacional y cultural. Se deben proteger los derechos de los/as trabajadores/as sexuales e impedir su trato discriminatorio. Las políticas de igualdad de oportunidades y de trato deben ser coordinadas, contemplar medidas de acción positiva y establecer indicadores que permitan rendir cuenta periódicamente de los avances o retrocesos en las brechas por discriminación. Las Américas deben establecer medidas específicas de protección y preservación de las culturas y los derechos de los pueblos indígenas.

 

  • Libertad de circulación de los trabajadores. Uno de los principios del movimiento sindical de las Américas es la eliminación de las restricciones que impiden la libre de circulación de las personas. En las Américas decenas de millones de trabajadores y trabajadoras y sus familiares, se ven obligados a migrar empujados por la pobreza y las enormes asimetrías socio-económicas del Continente. Por eso consideramos que la primera obligación de los gobiernos es desarrollar las políticas necesarias para garantizar efectivamente la libertad de no emigrar de nuestros trabajadores y trabajadoras. Para los trabajadores que han migrado y sus familiares, cualquiera sea su situación migratoria, es necesario garantizar en todo el Continente, el piso de derechos que garantizan la Convención Internacional Sobre la Protección de Todos los Derechos de los Trabajadores Migrantes y sus Familiares y los Convenios 97 y 143 de la OIT sobre Trabajadores Migrantes y reconocer el principio de no repatriación cuando se hayan violado sus derechos. Finalmente las Américas deben articular los sistemas de pensiones de tal forma que al desarraigo que genera la migración no sea agravado con la pérdida de sus aportes, establecer un sistema de validación de las certificaciones profesionales y títulos de educación formal que impida la subutilización de recursos humanos, respetando la calificación profesional y laboral alcanzada en su país de origen. Las Américas deben crear mecanismos continentales para eliminar los abusos de la intermediación financiera con las remesas de los y las trabajadoras/es migrantes. Asimismo, se debe reconocer el principio de no repatriación contemplado en Convención Internacional sobre la Protección de Todos los Derechos de los Trabajadores Migrantes y sus Familiares para las víctimas de terrorismo, trafico y trata (smuggling & traffiking), explotación sexual y laboral, accidentes de trabajo y represión por actividad sindical.

 

4. Garantizar una sociedad sin excluidos.

 

Las Américas se encuentran en la actualidad frente a enormes desafíos para encarar una nueva orientación de las políticas económicas y sociolaborales. Sin lugar a dudas, deberán implementar una reforma de su sistema de protección social, que al haber sido diseñado en función del sector formal del empleo, excluye de sus beneficios a la mayor parte de la población. Es prácticamente imposible imaginar una política social sustentable, sin mejorar las tasas de empleo, de formalidad, y los niveles de ingresos de las familias. Pero también es éticamente insostenible y políticamente peligroso para el fortalecimiento del sistema democrático, esperar a la creación de los nuevos puestos de trabajo sobre la variable de la recuperación de la economía, para poner en marcha esas medidas. Mientras la economía no genere trabajos genuinos, los Estados nacionales deberán asegurar la protección social a todas y todos las y los trabajadoras/es, sean éstos formales, informales o desocupados.

 

Es fundamental la articulación de políticas de protección social universal con políticas de generación de empleo, trabajo e ingresos, evitando la cristalización de una sociedad dividida entre quienes tienen trabajo y quienes son asistidos, como forma de combate efectivo contra la pobreza.

 

    1. Haciendo realidad la Plataforma Laboral de las Américas

 

Para que esta Plataforma Laboral de las Américas se haga realidad año a año se establecerán mecanismos e instancias de seguimiento regional y subregional, fundado en el diálogo social y la activa participación de la sociedad civil. Estos mecanismos e instancias se orientaran con metas de corto, mediano y largo plazo, que construyan políticas de Estado que ponga al pleno empleo y trabajo digno en el centro del desarrollo sostenible del continente.

 

Para ayudar a estos objetivos se elaborarán indicadores regionales y subregionales básicos, con especificaciones nacionales y perspectiva de género:

  • Desigualdad

  • Pobreza

  • Desocupación

  • Empleo informal

  • Igualdad de género

  • Trabajo Infantil

  • Índice de desarrollo de género (PNUD)

 

Cada año las instancias creadas para el seguimiento de la Plataforma Laboral de las Américas deberán reunirse e informar a nuestros pueblos y naciones la situación de las metas propuestas cumplidas y las medidas necesarias para implementarlas.


1 La referencia a empleo decente y trabajo digno en toda la plataforma refiere a la existencia concreta de pleno empleo para todos y todas, hombres y mujeres de las Américas.

Nosotras y Nosotros, las trabajadoras y los trabajadores de las Américas y el Caribe, unidos como hermanos y hermanas en la ORIT, pharmacy el Consejo Consultivo Laboral Andino, el Congreso Laboral Caribeño, la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur, la Coordinadora Sindical de América Central y el Caribe, y las Centrales sindicales de Canadá, México y Estados Unidos, en nuestro nombre y en el de nuestros hijos e hijas, hacemos oír nuestras voces para reclamar un urgente cambio de rumbo.

Decimos:

La globalización ha tenido costos muy altos para nuestros pueblos. No solo en las regiones marginadas sino también en los países en los que la globalización es percibida como un proceso exitoso. En las Américas, desde el advenimiento del modelo neoliberal, todos los indicadores sociolaborales muestran un deterioro muy significativo: desocupación, precariedad laboral, deterioro de la calidad de vida, persistencia de la pobreza, crecimiento de la desigualdad social. La actitud depredadora del capital sobre los abundantes y desprotegidos recursos naturales, sobre el cuidado del medio ambiente, el insistente abaratamiento y precarización de la mano de obra, las desigualdades de género, clase, raza y etnias considerados como alicientes en la radicación de inversiones cuestionan seriamente la viabilidad sostenible de importantes regiones de las Américas. El grave déficit de trabajo decente está destruyendo los sistemas de seguridad social, volviendo meramente declarativos los derechos del trabajo, anulando toda posibilidad de diálogo social, y haciendo insuficiente el compromiso social de las empresas.

El Consenso de Washington y las políticas económicas neoliberales han demostrado el fracaso de la idea fundamentalista del “libre comercio”.

Nosotros, los millones de trabajadoras y trabajadores forzados a la desocupación, empujados a la pobreza, hundidos en la precariedad y la flexibilidad, obligados a dejar nuestras tierras, exigimos abandonar las actuales políticas económicas neoliberales inspiradas en el fundamentalismo del “libre comercio”. Es urgente adoptar políticas de desarrollo sostenible que pongan en el centro al empleo de calidad con justicia social y construir mecanismos de intervención que permitan incluir a todos los habitantes. Necesitamos nuevas políticas diseñadas desde una perspectiva de género, que tengan como objetivos principales fortalecer la democracia, ampliar los canales de participación de la sociedad en la toma de decisiones nacionales y regionales, reducir la desigualdad, generar empleo decente y trabajo digno1 y adoptar políticas de desarrollo sostenible.

Es imprescindible fortalecer los procesos de integración subregional como respuesta a los Tratados de Libre Comercio que solo profundizan la brecha entre y dentro de los países empobrecidos y países ricos. Sabemos que los procesos de integración regional no se expresan de la misma forma en todo el continente. Entendemos que estos pueden ser instrumentos importantes en la medida que no encubran formas de dominación de unos países sobre otros, tal como acontece con los Tratados de Libre Comercio y de Inversiones.

Por ello proponemos esta Plataforma Laboral de las Américas como punto de partida para iniciar un nuevo rumbo histórico para todos nuestros pueblos y naciones, capaz de proyectarse a todos los hombres y mujeres del mundo.

1.

Por un nuevo consenso Democrático con Soberanía popular y Perspectiva de Género

Sin democracia, perspectiva de género y derechos humanos en todas partes, no será posible abrir un nuevo rumbo en las Américas.

Los pueblos y las naciones de las Américas necesitamos con urgencia un nuevo consenso fundado en los siguientes presupuestos:

Fortalecimiento de la democracia y vigencia plena de todos los derechos humanos,

Ampliación de los canales de participación de la sociedad en la toma de decisiones nacionales y supranacionales

Justicia Social

Perspectiva de género,

No discriminación de clase, raza, etnia, religión y orientación sexual.

Pleno Empleo como eje del desarrollo sostenible

Sociedades sin excluidos/as

Reconstrucción de la capacidad de los Estados para tomar medidas proactivas.

Reivindicamos y defendemos la autodeterminación de los pueblos y de los Estados, convencidos que un sistema multilateral en las Américas con instituciones abiertas a la participación real de la sociedad constituye el punto de partida para lograr la libertad y la justicia social.

La construcción de una sociedad de trabajo democrática debe incluir la perspectiva de género de forma permanente y transversal al conjunto de las políticas públicas. Esto significa entender que, tanto los aspectos de la producción como los de la reproducción y el cuidado de la vida, deben ser considerados en el proceso de superación de las desigualdades entre hombres y mujeres. Todas las instituciones y proyectos, todas las políticas, todas las leyes, tratados y decisiones, nacionales, subregionales y regionales, deben contener mecanismos que permitan incluir la perspectiva de género, garantizar la participación activa de las mujeres, respetar sus derechos como trabajadoras, considerar alguna forma especial de medición del trabajo no remunerado en el hogar, prevenir la violencia contra la mujer y garantizar los derechos sexuales y reproductivos.

Adoptar una perspectiva de género no debe significar meramente orientar programas hacia las mujeres, sino elaborar programas que incidan en las relaciones de género, impulsando a hombres y mujeres a producir cambios positivos en las estructuras para lograr posiciones equitativas entre mujeres y hombres. La condición de las mujeres solo podrá transformarse efectivamente si se impulsan los cambios a través de nuevas políticas sociales que modifiquen no sólo las estructuras económicas sino las estructuras de poder y autoridad para que a las mujeres se les reconozca su rol de agentes activos de los procesos sociales.

Es necesario reformar el sistema interamericano de toma de decisiones para que resulte más eficaz y representativo de las necesidades reales y deseos de nuestros pueblos y para que pueda llevar adelante las propuestas que expresamos en esta Plataforma Laboral de las Américas.

Entre las medidas que consideramos necesarias, proponemos:

1.

Crear mecanismos y procedimientos de decisión y consulta tripartitos y multipartitos de carácter sociolaboral articulados con la OIT.
2.

Articulación del sistema interamericano con los procesos de integración subregionales sin afectar su autonomía.
3.

Establecer medidas de acción positiva que garanticen que al menos un tercio de los cargos representativos y consultivos sea desempeñado por mujeres.
4.

Fortalecimiento de la Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo.
5.

Someter las decisiones supranacionales fundamentales a mecanismos de convalidación ciudadana y organizar un sistema de reclamos democráticos al que puedan apelar los ciudadanos.
6.

Inclusión de la perspectiva de género en el diseño de las políticas y presupuestos.
7.

Asegurar el financiamiento para la Comisión y Corte Interamericana de Derechos Humanos, a fin de garantizar su funcionamiento y la ejecución y seguimiento de sus decisiones y sentencias.
8.

Sancionar la Carta Social de las Américas articulándola con el sistema interamericano de derechos humanos, civiles y políticos, económicos, sociales y culturales vigente y sus mecanismos e instancias de protección.

1.

Por una economía que impulse un desarrollo sostenible y ponga en el centro al empleo decente y al trabajo digno.

Para resolver los problemas reales de los pueblos de las Américas hay que poner en marcha una economía de nuevo enfoque que impulse un desarrollo sostenible y coloque en el centro al pleno empleo y trabajo digno, reconociendo un rol activo del Estado. El movimiento sindical de las Américas insta a los gobiernos a abandonar las políticas que sólo pretenden adecuar la demanda de trabajo, y adoptar una batería de políticas socioeconómicas coordinadas en dirección a la generación de empleo productivo y trabajo digno.

Las organizaciones de los trabajadores y las trabajadoras de las Américas sostenemos que una política activa para la generación de pleno empleo debe abordar simultáneamente las siguientes dimensiones:

Deuda externa: La deuda no debe impedir la lucha contra la pobreza y debe simultáneamente favorecer el desarrollo sostenible. La Deuda Externa es, para la mayoría de nuestros países, uno de los obstáculos principales para eliminar la pobreza y generar un desarrollo sostenible. Hemos expuesto reiteradamente la ilegitimidad de gran parte de la deuda (“deuda odiosa”) y los obstáculos que impiden que los pueblos conozcan los orígenes y destinos de los préstamos. Esa deuda no debe ser pagada, porque también existe corresponsabilidad de los acreedores. Las deudas de los países más pobres con los más desarrollados y con las instituciones multilaterales de crédito deben ser anuladas. Los gobiernos deben priorizar la lucha contra la pobreza y el desarrollo de los países y las regiones.

Los Estados, como miembros accionistas del Banco Interamericano de Desarrollo, tienen la obligación de reformar dicha institución, requiriendo la aprobación de las legislaturas nacionales de los proyectos de esta institución crediticia en forma previa a ser considerados por el Consejo Directivo del BID. Los poderes legislativos nacionales deben también, tener facultades vinculantes para convocar audiencias sobre los proyectos propuestos y las políticas del BID, con capacidad de interpelar a los funcionarios de este organismo. El BID debe adoptar una política de salvaguardia conforme a los estándares laborales de la OIT, aplicable a todos los proyectos y políticas, incluyendo acciones de seguimiento, los cuales también deben alcanzar al personal del propio Banco. Resulta imprescindible la intervención de los sindicatos nacionales en todas las fases de los proyectos de préstamos y financiamiento de tal forma de observar el impacto sociolaboral de los programas ejecutados, asegurando transparencia y participación en todo el proceso.

Conjunción de políticas. Para que una política activa de generación de pleno empleo sea eficaz es necesaria la conjunción de políticas macroeconómicas, de inversión, de innovación tecnológica, de infraestructura, de uso racional de los recursos naturales y medio ambiente, comercial, productiva, migratoria, educativa, de responsabilidad social con las tareas domésticas y reproductivas, de seguridad y previsión social, con el fin de orientarlas a la generación de trabajo digno. Los gobiernos deben desestimar las políticas orientadas exclusivamente a adecuar la demanda de trabajo y que consideran al desempleo como un problema temporal debido a dificultades de “empleabilidad”.

Inversión y prioridades de la economía. Las políticas económicas nacionales deben priorizar las inversiones productivas y las políticas públicas sociales universales que busquen eliminar las desigualdades existentes, desestimando la aplicación de medidas de ajuste estructural y monetario. Es necesario exigir a los inversionistas extranjeros el cumplimiento de los derechos laborales y someterse a la legislación y tribunales nacionales. Los Estados deben bregar por la reinversión de utilidades que garanticen el desarrollo genuino de la economía, penalizando el dumping social y la fuga de capitales.

Política fiscal y tributaria progresiva. Es urgente diseñar nuevas políticas fiscales y tributarias progresivas volcadas hacia la mejora de la distribución de la renta, el fortalecimiento del sector industrial, el incentivo a la innovación tecnológica y científica y su aplicación en los procesos productivos, el reforzamiento de la pequeña y micro empresa y de la agricultura familiar. Las políticas de responsabilidad fiscal, de estabilidad financiera y monetaria deben estar subordinadas a las metas sociales.

Complementación productiva. La integración de las cadenas productivas debe impulsar el desarrollo de los aglomerados sectoriales existentes bajo el concepto de “complementación productiva” e inducir a aquellos sectores que estén en condiciones de consolidar polos de desarrollo por sus ventajas derivadas.

La promoción del desarrollo local a través de la implementación de proyectos que asocien a los agentes económicos con énfasis en la economía solidaria, que tenga como centro al ser humano, una justa distribución de la riqueza, la democracia en la toma de decisiones y compromiso con el espacio territorial donde se desenvuelve.

Integración de infraestructuras. Los Estados deberán asumir el compromiso continental de lograr una verdadera integración de infraestructuras del continente, destinada a promover el desarrollo sostenible, el pleno empleo y la comunicación de los pueblos, concretando con ese sentido los proyectos de infraestructura existentes y elaborando nuevos proyectos.

Políticas sectoriales. Las políticas sectoriales constituyen un componente esencial para la construcción de un plan regional de desarrollo sostenible y complementación productiva. Deben ser objetivos prioritarios las acciones destinadas a la competitividad sistémica de los sectores tanto a escala nacional, subregional y continental, la elaboración de planes intersectoriales de industria, comercio, infraestructura y finanzas, y regímenes especiales para el fortalecimiento de microempresas y PyMES.

Agricultura familiar. Los Estados, de acuerdo a las particularidades nacionales, deberán atender las necesidades y el desarrollo de la agricultura familiar con políticas orientadas a garantizar el abastecimiento interno y la soberanía alimentaria. Los gobiernos deben apoyar una política agrícola que no degrade el ecosistema, garantice la alimentación de toda la población del continente y respete la interrelación de las comunidades con su medio ambiente.

Redistribución de la renta. Debido a la alta desigualdad social generada en las Américas se debe implantar ya y sostener en el tiempo una estrategia de redistribución de la renta a favor del Trabajo mediante políticas de pleno empleo y protección universal de los/las desocupados/as, de salario mínimo y crecimiento salarial, y reforma tributaria, de servicios públicos y de reducción de la jornada laboral.

Fondos Continentales. Se deben crear Fondos Estructurales, destinados a las regiones menos favorecidas y elevar la competitividad de los Estados en base a la complementación productiva, teniendo como eje rector la promoción del trabajo digno y la reconversión económica. Los países desarrollados tienen una responsabilidad ineludible en lo que refiere a la eliminación de las asimetrías entre nuestras naciones. Los bloques subregionales deben crear Fondos de Inversión en proyectos productivos y programas sociales. Se deben crear Fondos Sociales universales, destinados a erradicar el hambre y la pobreza; Fondos de Capacitación, orientados a garantizar a cada trabajador y trabajadora de las Américas el ejercicio de sus potencialidades y sus habilidades necesarias para acceder a un empleo digno y mantenerlas actualizadas y Fondos de Salud Pública, para erradicar el VIH/SIDA y otras endemias continentales. Los Fondos serán financiados por impuestos en el ámbito de las Américas de carácter progresivo y naturaleza sostenible.

Rol activo del Estado. En el área de políticas macroeconómicas, el endeudamiento y la liberalización financiera han generado como consecuencia la limitación en la capacidad gubernamental para conducir nuestras economías. Los capitales especulativos y la fuga de capitales han impactado negativamente en el desarrollo económico, empobreciendo a nuestra población y a los propios Estados. Concluimos que nuestros Estados deben retomar el control y poder sobre el mercado. En general, deben reconstruir su capacidad de generar ingresos para satisfacer las necesidades sociales. Esto significa, entre otras cosas, tomar medidas activas colectivas para evitar prácticas fiscales que lleven a la evasión impositiva y que castigue las prácticas de elusión a través de los denominados paraísos fiscales. La OEA tiene un papel predominante en esta área.

Privatizaciones. Los organismos interamericanos deben solicitar a los Estados miembros la revisión de las privatizaciones. Los gobiernos evaluarán el impacto económico y social, la conformación de oligopolios y monopolios privados y eventuales actos de corrupción con el fin de tomar las medidas correctivas que resulten necesarias. Los Estados deben instruir al BID y otros organismos financieros multilaterales para que conduzcan un análisis meticuloso del impacto social de los proyectos de privatización en los que están involucrados y consideren que las inversiones productivas en infraestructura no sean computadas como gastos corrientes para fines de cálculo del superávit primario.

Acceso al conocimiento. En las Américas se debe garantizar el acceso al conocimiento desarrollado en la ciencia y la tecnología en todas las áreas que afecten a la vida, la biodiversidad y los conocimientos tradicionales de nuestros pueblos. En esta materia se debe facilitar los procesos de transferencia y acceso a la tecnología por parte de los países menos desarrollados. Los países más ricos debieran compensar adecuadamente las pérdidas socioeconómicas que implican el empleo de migrantes de alta capacitación en los llamados procesos de “fuga de cerebros”.

Grandes empresas y empresas multinacionales. Las empresas deben asumir su responsabilidad social y compromiso con el desarrollo integral de la sociedad, ajustando obligatoriamente su actuación a las Directrices sobre Empresas Multinacionales de la OCDE, el Global Compact de las Naciones Unidas, la Declaración Tripartita la OIT sobre Empresas Multinacionales, y los Acuerdos Marco Internacionales en vigencia, recurriendo activamente al diálogo social tripartito y multipartito a nivel nacional e internacional, y organizando sus relaciones laborales sobre la base de la negociación colectiva, nacional y supranacional y garantizando la responsabilidad social de sus empresas satélites y contratistas.

Pequeñas y Micro Empresas. Estas empresas son el núcleo del empleo intensivo de mano de obra. Los Estados Nacionales y los órganos subregionales con capacidad decisoria deben tomar medidas de apoyo al desarrollo y durabilidad de las pequeñas y micro empresas, reduciendo la carga fiscal y facilitando el financiamiento. Con la misma orientación los Estados, de acuerdo a las particularidades nacionales, deben atender las necesidades y el desarrollo de la agricultura familiar.

Empleo para Mujeres. Deben ponerse en marcha programas específicos para las mujeres buscando un mejor acceso al mercado de trabajo y medidas para promover la igualdad de oportunidades y trato, en especial en lo que se refiere a salarios, condiciones y derechos laborales, responsabilidades familiares y políticas públicas de cuidado infantil.

Empleo para Jóvenes. Deben ponerse en marcha programas de Empleo Juvenil que garanticen y contemplen todos los derechos para las y los jóvenes, con particular atención a los Convenios de OIT 138 de Edad Mínima para el Empleo y 182 sobre las Peores Formas de Trabajo Infantil. Estas políticas deben asegurar la eliminación de prácticas de rotación laboral juvenil, precarización de las relaciones laborales y/o sustitución de adultos por jóvenes en los puestos de trabajo existentes. Estas medidas específicas deben propender a la inserción en el mundo de trabajo de las nuevas generaciones, asegurar las oportunidades de calificación social y profesional de los y las jóvenes, y la participación social para el ejercicio de los derechos humanos, políticos, sociales y sindicales.

Eliminación del trabajo infantil. Implementar políticas de Estado en el ámbito interamericano para la eliminación de todas las formas de explotación infantil, con un abordaje de carácter integral que garantice la asistencia de los niños y las niñas al sistema escolar público y gratuito desde la edad preescolar, garantizando el pleno empleo para los adultos del núcleo familiar.

Educación y Formación Profesional. Los Estados deben garantizar el acceso y permanencia de la educación pública, gratuita, de calidad para el ejercicio pleno de la ciudadanía. Ampliar los programas de educación y de formación profesional, diseñados desde una perspectiva de género e inclusión de los y las jóvenes, buscando la formación permanente y contínua y la adquisición de las calificaciones para insertarse en el mundo del trabajo.

3. Promoción y cumplimiento los derechos sociolaborales

Empleo formal. Es urgente producir un aumento sustancial de la formalidad laboral. Para ello los gobiernos deben impulsar una política activa de fiscalización, el pleno respeto y mejoramiento a las legislaciones laborales nacionales.

Inspección del trabajo. Los Estados deben fortalecer todos los mecanismos de Inspección y sanción laboral para que los empleadores cumplan efectivamente las leyes laborales. A corto plazo todos los Estados en las Américas deben comprometerse a adoptar y vigilar el cumplimiento por parte de las empresas de las normas básicas del trabajo de la OIT.

Justicia Laboral: En muchos países, los tribunales laborales retardan la aplicación de la justicia para resolver sobre los conflictos laborales violando los derechos individuales y colectivos de los y las trabajadores/as. Las instancias de justicia laboral se politizan y actúan sin objetividad favoreciendo los intereses de los empleadores. Los Estados de las Américas deben garantizar que las instancias que deben resolver asuntos laborales respeten y apliquen el principio de justicia pronta y cumplida en beneficio de los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

Universalidad y Solidaridad de la seguridad social. La seguridad social, como Derecho Humano, es responsabilidad ineludible del Estado. Las Américas enfrentan una situación de extrema gravedad debido a la exclusión de decenas de millones de trabajadores de todo el sistema de salud y seguridad social, y consecuentemente su creciente desfinanciamiento. Es urgente fortalecerlos, recuperando los principios de universalidad y solidaridad de las prestaciones, en especial en la niñez y la vejez, la progresión hacia la integralidad de las mismas y un financiamiento sustentable con justicia social, desterrando los modelos de seguridad social fundados en el lucro privado.

Sindicalización y negociación colectiva. Para que esta propuesta de un paradigma productivo con justicia social para las Américas signifique una mejora real de las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras y una profundización de la democracia, es indispensable que se promuevan los derechos sindicales y se instalen los mecanismos de negociación colectiva en todos los niveles. Las organizaciones de trabajadoras y trabajadores deben ser protagonistas en el diseño e implementación de estos mecanismos.

Equilibrar familia y trabajo. Los países de las Américas deben realizar un serio esfuerzo para equilibrar las necesidades familiares y laborales de los trabajadores y trabajadoras, para que el trabajo sea compatible con las familias y el cuidado de los niños, enfermos, discapacitados y ancianos. Para ello, los gobiernos e instituciones regionales y subregionales deben promover activamente la atención del problema en tres ámbitos principales:

1.

en la empresa, evaluando la reducción de la jornada de trabajo sin disminución de salario para que se asuma como una responsabilidad social de la empresa el derecho de las y los trabajadoras /es de atender a sus familias.
2.

en la sociedad fortaleciendo los sistemas públicos accesibles a todos y todas para apoyar el cuidado de los niños, enfermos, discapacitados y ancianos
3.

en la cultura de los varones, para valorar socialmente el trabajo reproductivo y distribuirlo entre varones y mujeres con un sentido de igualdad.

Discriminación. Para garantizar la igualdad de oportunidades y trato en el trabajo deben crearse ámbitos tripartitos subregionales que tengan como misión promover las políticas públicas antidiscriminatorias y realizar un estricto seguimiento de las mismas, en especial la situación de la discriminación por género, raza, orientación sexual, origen nacional y cultural. Se deben proteger los derechos de los/as trabajadores/as sexuales e impedir su trato discriminatorio. Las políticas de igualdad de oportunidades y de trato deben ser coordinadas, contemplar medidas de acción positiva y establecer indicadores que permitan rendir cuenta periódicamente de los avances o retrocesos en las brechas por discriminación. Las Américas deben establecer medidas específicas de protección y preservación de las culturas y los derechos de los pueblos indígenas.

Libertad de circulación de los trabajadores. Uno de los principios del movimiento sindical de las Américas es la eliminación de las restricciones que impiden la libre de circulación de las personas. En las Américas decenas de millones de trabajadores y trabajadoras y sus familiares, se ven obligados a migrar empujados por la pobreza y las enormes asimetrías socio-económicas del Continente. Por eso consideramos que la primera obligación de los gobiernos es desarrollar las políticas necesarias para garantizar efectivamente la libertad de no emigrar de nuestros trabajadores y trabajadoras. Para los trabajadores que han migrado y sus familiares, cualquiera sea su situación migratoria, es necesario garantizar en todo el Continente, el piso de derechos que garantizan la Convención Internacional Sobre la Protección de Todos los Derechos de los Trabajadores Migrantes y sus Familiares y los Convenios 97 y 143 de la OIT sobre Trabajadores Migrantes y reconocer el principio de no repatriación cuando se hayan violado sus derechos. Finalmente las Américas deben articular los sistemas de pensiones de tal forma que al desarraigo que genera la migración no sea agravado con la pérdida de sus aportes, establecer un sistema de validación de las certificaciones profesionales y títulos de educación formal que impida la subutilización de recursos humanos, respetando la calificación profesional y laboral alcanzada en su país de origen. Las Américas deben crear mecanismos continentales para eliminar los abusos de la intermediación financiera con las remesas de los y las trabajadoras/es migrantes. Asimismo, se debe reconocer el principio de no repatriación contemplado en Convención Internacional sobre la Protección de Todos los Derechos de los Trabajadores Migrantes y sus Familiares para las víctimas de terrorismo, trafico y trata (smuggling & traffiking), explotación sexual y laboral, accidentes de trabajo y represión por actividad sindical.

4. Garantizar una sociedad sin excluidos.

Las Américas se encuentran en la actualidad frente a enormes desafíos para encarar una nueva orientación de las políticas económicas y sociolaborales. Sin lugar a dudas, deberán implementar una reforma de su sistema de protección social, que al haber sido diseñado en función del sector formal del empleo, excluye de sus beneficios a la mayor parte de la población. Es prácticamente imposible imaginar una política social sustentable, sin mejorar las tasas de empleo, de formalidad, y los niveles de ingresos de las familias. Pero también es éticamente insostenible y políticamente peligroso para el fortalecimiento del sistema democrático, esperar a la creación de los nuevos puestos de trabajo sobre la variable de la recuperación de la economía, para poner en marcha esas medidas. Mientras la economía no genere trabajos genuinos, los Estados nacionales deberán asegurar la protección social a todas y todos las y los trabajadoras/es, sean éstos formales, informales o desocupados.

Es fundamental la articulación de políticas de protección social universal con políticas de generación de empleo, trabajo e ingresos, evitando la cristalización de una sociedad dividida entre quienes tienen trabajo y quienes son asistidos, como forma de combate efectivo contra la pobreza.

1.

Haciendo realidad la Plataforma Laboral de las Américas

Para que esta Plataforma Laboral de las Américas se haga realidad año a año se establecerán mecanismos e instancias de seguimiento regional y subregional, fundado en el diálogo social y la activa participación de la sociedad civil. Estos mecanismos e instancias se orientaran con metas de corto, mediano y largo plazo, que construyan políticas de Estado que ponga al pleno empleo y trabajo digno en el centro del desarrollo sostenible del continente.

Para ayudar a estos objetivos se elaborarán indicadores regionales y subregionales básicos, con especificaciones nacionales y perspectiva de género:

Desigualdad

Pobreza

Desocupación

Empleo informal

Igualdad de género

Trabajo Infantil

Índice de desarrollo de género (PNUD)

Cada año las instancias creadas para el seguimiento de la Plataforma Laboral de las Américas deberán reunirse e informar a nuestros pueblos y naciones la situación de las metas propuestas cumplidas y las medidas necesarias para implementarlas.


1 La referencia a empleo decente y trabajo digno en toda la plataforma refiere a la existencia concreta de pleno empleo para todos y todas, hombres y mujeres de las Américas.

Nosotras y Nosotros, las trabajadoras y los trabajadores de las Américas y el Caribe, view unidos como hermanos y hermanas en la ORIT, el Consejo Consultivo Laboral Andino, el Congreso Laboral Caribeño, la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur, la Coordinadora Sindical de América Central y el Caribe, y las Centrales sindicales de Canadá, México y Estados Unidos, en nuestro nombre y en el de nuestros hijos e hijas, hacemos oír nuestras voces para reclamar un urgente cambio de rumbo.


Decimos:


La globalización ha tenido costos muy altos para nuestros pueblos. No solo en las regiones marginadas sino también en los países en los que la globalización es percibida como un proceso exitoso. En las Américas, desde el advenimiento del modelo neoliberal, todos los indicadores sociolaborales muestran un deterioro muy significativo: desocupación, precariedad laboral, deterioro de la calidad de vida, persistencia de la pobreza, crecimiento de la desigualdad social. La actitud depredadora del capital sobre los abundantes y desprotegidos recursos naturales, sobre el cuidado del medio ambiente, el insistente abaratamiento y precarización de la mano de obra, las desigualdades de género, clase, raza y etnias considerados como alicientes en la radicación de inversiones cuestionan seriamente la viabilidad sostenible de importantes regiones de las Américas. El grave déficit de trabajo decente está destruyendo los sistemas de seguridad social, volviendo meramente declarativos los derechos del trabajo, anulando toda posibilidad de diálogo social, y haciendo insuficiente el compromiso social de las empresas.


El Consenso de Washington y las políticas económicas neoliberales han demostrado el fracaso de la idea fundamentalista del “libre comercio”.


Nosotros, los millones de trabajadoras y trabajadores forzados a la desocupación, empujados a la pobreza, hundidos en la precariedad y la flexibilidad, obligados a dejar nuestras tierras, exigimos abandonar las actuales políticas económicas neoliberales inspiradas en el fundamentalismo del “libre comercio”. Es urgente adoptar políticas de desarrollo sostenible que pongan en el centro al empleo de calidad con justicia social y construir mecanismos de intervención que permitan incluir a todos los habitantes. Necesitamos nuevas políticas diseñadas desde una perspectiva de género, que tengan como objetivos principales fortalecer la democracia, ampliar los canales de participación de la sociedad en la toma de decisiones nacionales y regionales, reducir la desigualdad, generar empleo decente y trabajo digno1 y adoptar políticas de desarrollo sostenible.


Es imprescindible fortalecer los procesos de integración subregional como respuesta a los Tratados de Libre Comercio que solo profundizan la brecha entre y dentro de los países empobrecidos y países ricos. Sabemos que los procesos de integración regional no se expresan de la misma forma en todo el continente. Entendemos que estos pueden ser instrumentos importantes en la medida que no encubran formas de dominación de unos países sobre otros, tal como acontece con los Tratados de Libre Comercio y de Inversiones.


Por ello proponemos esta Plataforma Laboral de las Américas como punto de partida para iniciar un nuevo rumbo histórico para todos nuestros pueblos y naciones, capaz de proyectarse a todos los hombres y mujeres del mundo.


  1. Por un nuevo consenso Democrático con Soberanía popular y Perspectiva de Género


Sin democracia, perspectiva de género y derechos humanos en todas partes, no será posible abrir un nuevo rumbo en las Américas.


Los pueblos y las naciones de las Américas necesitamos con urgencia un nuevo consenso fundado en los siguientes presupuestos:

    • Fortalecimiento de la democracia y vigencia plena de todos los derechos humanos,

    • Ampliación de los canales de participación de la sociedad en la toma de decisiones nacionales y supranacionales

    • Justicia Social

    • Perspectiva de género,

    • No discriminación de clase, raza, etnia, religión y orientación sexual.

    • Pleno Empleo como eje del desarrollo sostenible

    • Sociedades sin excluidos/as

    • Reconstrucción de la capacidad de los Estados para tomar medidas proactivas.


Reivindicamos y defendemos la autodeterminación de los pueblos y de los Estados, convencidos que un sistema multilateral en las Américas con instituciones abiertas a la participación real de la sociedad constituye el punto de partida para lograr la libertad y la justicia social.


La construcción de una sociedad de trabajo democrática debe incluir la perspectiva de género de forma permanente y transversal al conjunto de las políticas públicas. Esto significa entender que, tanto los aspectos de la producción como los de la reproducción y el cuidado de la vida, deben ser considerados en el proceso de superación de las desigualdades entre hombres y mujeres. Todas las instituciones y proyectos, todas las políticas, todas las leyes, tratados y decisiones, nacionales, subregionales y regionales, deben contener mecanismos que permitan incluir la perspectiva de género, garantizar la participación activa de las mujeres, respetar sus derechos como trabajadoras, considerar alguna forma especial de medición del trabajo no remunerado en el hogar, prevenir la violencia contra la mujer y garantizar los derechos sexuales y reproductivos.


Adoptar una perspectiva de género no debe significar meramente orientar programas hacia las mujeres, sino elaborar programas que incidan en las relaciones de género, impulsando a hombres y mujeres a producir cambios positivos en las estructuras para lograr posiciones equitativas entre mujeres y hombres. La condición de las mujeres solo podrá transformarse efectivamente si se impulsan los cambios a través de nuevas políticas sociales que modifiquen no sólo las estructuras económicas sino las estructuras de poder y autoridad para que a las mujeres se les reconozca su rol de agentes activos de los procesos sociales.


Es necesario reformar el sistema interamericano de toma de decisiones para que resulte más eficaz y representativo de las necesidades reales y deseos de nuestros pueblos y para que pueda llevar adelante las propuestas que expresamos en esta Plataforma Laboral de las Américas.


Entre las medidas que consideramos necesarias, proponemos:


  1. Crear mecanismos y procedimientos de decisión y consulta tripartitos y multipartitos de carácter sociolaboral articulados con la OIT.

  2. Articulación del sistema interamericano con los procesos de integración subregionales sin afectar su autonomía.

  3. Establecer medidas de acción positiva que garanticen que al menos un tercio de los cargos representativos y consultivos sea desempeñado por mujeres.

  4. Fortalecimiento de la Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo.

  5. Someter las decisiones supranacionales fundamentales a mecanismos de convalidación ciudadana y organizar un sistema de reclamos democráticos al que puedan apelar los ciudadanos.

  6. Inclusión de la perspectiva de género en el diseño de las políticas y presupuestos.

  7. Asegurar el financiamiento para la Comisión y Corte Interamericana de Derechos Humanos, a fin de garantizar su funcionamiento y la ejecución y seguimiento de sus decisiones y sentencias.

  8. Sancionar la Carta Social de las Américas articulándola con el sistema interamericano de derechos humanos, civiles y políticos, económicos, sociales y culturales vigente y sus mecanismos e instancias de protección.


  1. Por una economía que impulse un desarrollo sostenible y ponga en el centro al empleo decente y al trabajo digno.


Para resolver los problemas reales de los pueblos de las Américas hay que poner en marcha una economía de nuevo enfoque que impulse un desarrollo sostenible y coloque en el centro al pleno empleo y trabajo digno, reconociendo un rol activo del Estado. El movimiento sindical de las Américas insta a los gobiernos a abandonar las políticas que sólo pretenden adecuar la demanda de trabajo, y adoptar una batería de políticas socioeconómicas coordinadas en dirección a la generación de empleo productivo y trabajo digno.


Las organizaciones de los trabajadores y las trabajadoras de las Américas sostenemos que una política activa para la generación de pleno empleo debe abordar simultáneamente las siguientes dimensiones:


  • Deuda externa: La deuda no debe impedir la lucha contra la pobreza y debe simultáneamente favorecer el desarrollo sostenible. La Deuda Externa es, para la mayoría de nuestros países, uno de los obstáculos principales para eliminar la pobreza y generar un desarrollo sostenible. Hemos expuesto reiteradamente la ilegitimidad de gran parte de la deuda (“deuda odiosa”) y los obstáculos que impiden que los pueblos conozcan los orígenes y destinos de los préstamos. Esa deuda no debe ser pagada, porque también existe corresponsabilidad de los acreedores. Las deudas de los países más pobres con los más desarrollados y con las instituciones multilaterales de crédito deben ser anuladas. Los gobiernos deben priorizar la lucha contra la pobreza y el desarrollo de los países y las regiones.


Los Estados, como miembros accionistas del Banco Interamericano de Desarrollo, tienen la obligación de reformar dicha institución, requiriendo la aprobación de las legislaturas nacionales de los proyectos de esta institución crediticia en forma previa a ser considerados por el Consejo Directivo del BID. Los poderes legislativos nacionales deben también, tener facultades vinculantes para convocar audiencias sobre los proyectos propuestos y las políticas del BID, con capacidad de interpelar a los funcionarios de este organismo. El BID debe adoptar una política de salvaguardia conforme a los estándares laborales de la OIT, aplicable a todos los proyectos y políticas, incluyendo acciones de seguimiento, los cuales también deben alcanzar al personal del propio Banco. Resulta imprescindible la intervención de los sindicatos nacionales en todas las fases de los proyectos de préstamos y financiamiento de tal forma de observar el impacto sociolaboral de los programas ejecutados, asegurando transparencia y participación en todo el proceso.


  • Conjunción de políticas. Para que una política activa de generación de pleno empleo sea eficaz es necesaria la conjunción de políticas macroeconómicas, de inversión, de innovación tecnológica, de infraestructura, de uso racional de los recursos naturales y medio ambiente, comercial, productiva, migratoria, educativa, de responsabilidad social con las tareas domésticas y reproductivas, de seguridad y previsión social, con el fin de orientarlas a la generación de trabajo digno. Los gobiernos deben desestimar las políticas orientadas exclusivamente a adecuar la demanda de trabajo y que consideran al desempleo como un problema temporal debido a dificultades de “empleabilidad”.


  • Inversión y prioridades de la economía. Las políticas económicas nacionales deben priorizar las inversiones productivas y las políticas públicas sociales universales que busquen eliminar las desigualdades existentes, desestimando la aplicación de medidas de ajuste estructural y monetario. Es necesario exigir a los inversionistas extranjeros el cumplimiento de los derechos laborales y someterse a la legislación y tribunales nacionales. Los Estados deben bregar por la reinversión de utilidades que garanticen el desarrollo genuino de la economía, penalizando el dumping social y la fuga de capitales.

  • Política fiscal y tributaria progresiva. Es urgente diseñar nuevas políticas fiscales y tributarias progresivas volcadas hacia la mejora de la distribución de la renta, el fortalecimiento del sector industrial, el incentivo a la innovación tecnológica y científica y su aplicación en los procesos productivos, el reforzamiento de la pequeña y micro empresa y de la agricultura familiar. Las políticas de responsabilidad fiscal, de estabilidad financiera y monetaria deben estar subordinadas a las metas sociales.

  • Complementación productiva. La integración de las cadenas productivas debe impulsar el desarrollo de los aglomerados sectoriales existentes bajo el concepto de “complementación productiva” e inducir a aquellos sectores que estén en condiciones de consolidar polos de desarrollo por sus ventajas derivadas.

  • La promoción del desarrollo local a través de la implementación de proyectos que asocien a los agentes económicos con énfasis en la economía solidaria, que tenga como centro al ser humano, una justa distribución de la riqueza, la democracia en la toma de decisiones y compromiso con el espacio territorial donde se desenvuelve.

  • Integración de infraestructuras. Los Estados deberán asumir el compromiso continental de lograr una verdadera integración de infraestructuras del continente, destinada a promover el desarrollo sostenible, el pleno empleo y la comunicación de los pueblos, concretando con ese sentido los proyectos de infraestructura existentes y elaborando nuevos proyectos.

  • Políticas sectoriales. Las políticas sectoriales constituyen un componente esencial para la construcción de un plan regional de desarrollo sostenible y complementación productiva. Deben ser objetivos prioritarios las acciones destinadas a la competitividad sistémica de los sectores tanto a escala nacional, subregional y continental, la elaboración de planes intersectoriales de industria, comercio, infraestructura y finanzas, y regímenes especiales para el fortalecimiento de microempresas y PyMES.

  • Agricultura familiar. Los Estados, de acuerdo a las particularidades nacionales, deberán atender las necesidades y el desarrollo de la agricultura familiar con políticas orientadas a garantizar el abastecimiento interno y la soberanía alimentaria. Los gobiernos deben apoyar una política agrícola que no degrade el ecosistema, garantice la alimentación de toda la población del continente y respete la interrelación de las comunidades con su medio ambiente.

  • Redistribución de la renta. Debido a la alta desigualdad social generada en las Américas se debe implantar ya y sostener en el tiempo una estrategia de redistribución de la renta a favor del Trabajo mediante políticas de pleno empleo y protección universal de los/las desocupados/as, de salario mínimo y crecimiento salarial, y reforma tributaria, de servicios públicos y de reducción de la jornada laboral.

  • Fondos Continentales. Se deben crear Fondos Estructurales, destinados a las regiones menos favorecidas y elevar la competitividad de los Estados en base a la complementación productiva, teniendo como eje rector la promoción del trabajo digno y la reconversión económica. Los países desarrollados tienen una responsabilidad ineludible en lo que refiere a la eliminación de las asimetrías entre nuestras naciones. Los bloques subregionales deben crear Fondos de Inversión en proyectos productivos y programas sociales. Se deben crear Fondos Sociales universales, destinados a erradicar el hambre y la pobreza; Fondos de Capacitación, orientados a garantizar a cada trabajador y trabajadora de las Américas el ejercicio de sus potencialidades y sus habilidades necesarias para acceder a un empleo digno y mantenerlas actualizadas y Fondos de Salud Pública, para erradicar el VIH/SIDA y otras endemias continentales. Los Fondos serán financiados por impuestos en el ámbito de las Américas de carácter progresivo y naturaleza sostenible.

  • Rol activo del Estado. En el área de políticas macroeconómicas, el endeudamiento y la liberalización financiera han generado como consecuencia la limitación en la capacidad gubernamental para conducir nuestras economías. Los capitales especulativos y la fuga de capitales han impactado negativamente en el desarrollo económico, empobreciendo a nuestra población y a los propios Estados. Concluimos que nuestros Estados deben retomar el control y poder sobre el mercado. En general, deben reconstruir su capacidad de generar ingresos para satisfacer las necesidades sociales. Esto significa, entre otras cosas, tomar medidas activas colectivas para evitar prácticas fiscales que lleven a la evasión impositiva y que castigue las prácticas de elusión a través de los denominados paraísos fiscales. La OEA tiene un papel predominante en esta área.

  • Privatizaciones. Los organismos interamericanos deben solicitar a los Estados miembros la revisión de las privatizaciones. Los gobiernos evaluarán el impacto económico y social, la conformación de oligopolios y monopolios privados y eventuales actos de corrupción con el fin de tomar las medidas correctivas que resulten necesarias. Los Estados deben instruir al BID y otros organismos financieros multilaterales para que conduzcan un análisis meticuloso del impacto social de los proyectos de privatización en los que están involucrados y consideren que las inversiones productivas en infraestructura no sean computadas como gastos corrientes para fines de cálculo del superávit primario.

  • Acceso al conocimiento. En las Américas se debe garantizar el acceso al conocimiento desarrollado en la ciencia y la tecnología en todas las áreas que afecten a la vida, la biodiversidad y los conocimientos tradicionales de nuestros pueblos. En esta materia se debe facilitar los procesos de transferencia y acceso a la tecnología por parte de los países menos desarrollados. Los países más ricos debieran compensar adecuadamente las pérdidas socioeconómicas que implican el empleo de migrantes de alta capacitación en los llamados procesos de “fuga de cerebros”.

  • Grandes empresas y empresas multinacionales. Las empresas deben asumir su responsabilidad social y compromiso con el desarrollo integral de la sociedad, ajustando obligatoriamente su actuación a las Directrices sobre Empresas Multinacionales de la OCDE, el Global Compact de las Naciones Unidas, la Declaración Tripartita la OIT sobre Empresas Multinacionales, y los Acuerdos Marco Internacionales en vigencia, recurriendo activamente al diálogo social tripartito y multipartito a nivel nacional e internacional, y organizando sus relaciones laborales sobre la base de la negociación colectiva, nacional y supranacional y garantizando la responsabilidad social de sus empresas satélites y contratistas.

  • Pequeñas y Micro Empresas. Estas empresas son el núcleo del empleo intensivo de mano de obra. Los Estados Nacionales y los órganos subregionales con capacidad decisoria deben tomar medidas de apoyo al desarrollo y durabilidad de las pequeñas y micro empresas, reduciendo la carga fiscal y facilitando el financiamiento. Con la misma orientación los Estados, de acuerdo a las particularidades nacionales, deben atender las necesidades y el desarrollo de la agricultura familiar.

  • Empleo para Mujeres. Deben ponerse en marcha programas específicos para las mujeres buscando un mejor acceso al mercado de trabajo y medidas para promover la igualdad de oportunidades y trato, en especial en lo que se refiere a salarios, condiciones y derechos laborales, responsabilidades familiares y políticas públicas de cuidado infantil.

  • Empleo para Jóvenes. Deben ponerse en marcha programas de Empleo Juvenil que garanticen y contemplen todos los derechos para las y los jóvenes, con particular atención a los Convenios de OIT 138 de Edad Mínima para el Empleo y 182 sobre las Peores Formas de Trabajo Infantil. Estas políticas deben asegurar la eliminación de prácticas de rotación laboral juvenil, precarización de las relaciones laborales y/o sustitución de adultos por jóvenes en los puestos de trabajo existentes. Estas medidas específicas deben propender a la inserción en el mundo de trabajo de las nuevas generaciones, asegurar las oportunidades de calificación social y profesional de los y las jóvenes, y la participación social para el ejercicio de los derechos humanos, políticos, sociales y sindicales.

  • Eliminación del trabajo infantil. Implementar políticas de Estado en el ámbito interamericano para la eliminación de todas las formas de explotación infantil, con un abordaje de carácter integral que garantice la asistencia de los niños y las niñas al sistema escolar público y gratuito desde la edad preescolar, garantizando el pleno empleo para los adultos del núcleo familiar.

  • Educación y Formación Profesional. Los Estados deben garantizar el acceso y permanencia de la educación pública, gratuita, de calidad para el ejercicio pleno de la ciudadanía. Ampliar los programas de educación y de formación profesional, diseñados desde una perspectiva de género e inclusión de los y las jóvenes, buscando la formación permanente y contínua y la adquisición de las calificaciones para insertarse en el mundo del trabajo.


3. Promoción y cumplimiento los derechos sociolaborales

  • Empleo formal. Es urgente producir un aumento sustancial de la formalidad laboral. Para ello los gobiernos deben impulsar una política activa de fiscalización, el pleno respeto y mejoramiento a las legislaciones laborales nacionales.

  • Inspección del trabajo. Los Estados deben fortalecer todos los mecanismos de Inspección y sanción laboral para que los empleadores cumplan efectivamente las leyes laborales. A corto plazo todos los Estados en las Américas deben comprometerse a adoptar y vigilar el cumplimiento por parte de las empresas de las normas básicas del trabajo de la OIT.

  • Justicia Laboral: En muchos países, los tribunales laborales retardan la aplicación de la justicia para resolver sobre los conflictos laborales violando los derechos individuales y colectivos de los y las trabajadores/as. Las instancias de justicia laboral se politizan y actúan sin objetividad favoreciendo los intereses de los empleadores. Los Estados de las Américas deben garantizar que las instancias que deben resolver asuntos laborales respeten y apliquen el principio de justicia pronta y cumplida en beneficio de los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

  • Universalidad y Solidaridad de la seguridad social. La seguridad social, como Derecho Humano, es responsabilidad ineludible del Estado. Las Américas enfrentan una situación de extrema gravedad debido a la exclusión de decenas de millones de trabajadores de todo el sistema de salud y seguridad social, y consecuentemente su creciente desfinanciamiento. Es urgente fortalecerlos, recuperando los principios de universalidad y solidaridad de las prestaciones, en especial en la niñez y la vejez, la progresión hacia la integralidad de las mismas y un financiamiento sustentable con justicia social, desterrando los modelos de seguridad social fundados en el lucro privado.

  • Sindicalización y negociación colectiva. Para que esta propuesta de un paradigma productivo con justicia social para las Américas signifique una mejora real de las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras y una profundización de la democracia, es indispensable que se promuevan los derechos sindicales y se instalen los mecanismos de negociación colectiva en todos los niveles. Las organizaciones de trabajadoras y trabajadores deben ser protagonistas en el diseño e implementación de estos mecanismos.

  • Equilibrar familia y trabajo. Los países de las Américas deben realizar un serio esfuerzo para equilibrar las necesidades familiares y laborales de los trabajadores y trabajadoras, para que el trabajo sea compatible con las familias y el cuidado de los niños, enfermos, discapacitados y ancianos. Para ello, los gobiernos e instituciones regionales y subregionales deben promover activamente la atención del problema en tres ámbitos principales:

  1. en la empresa, evaluando la reducción de la jornada de trabajo sin disminución de salario para que se asuma como una responsabilidad social de la empresa el derecho de las y los trabajadoras /es de atender a sus familias.

  2. en la sociedad fortaleciendo los sistemas públicos accesibles a todos y todas para apoyar el cuidado de los niños, enfermos, discapacitados y ancianos

  3. en la cultura de los varones, para valorar socialmente el trabajo reproductivo y distribuirlo entre varones y mujeres con un sentido de igualdad.

  • Discriminación. Para garantizar la igualdad de oportunidades y trato en el trabajo deben crearse ámbitos tripartitos subregionales que tengan como misión promover las políticas públicas antidiscriminatorias y realizar un estricto seguimiento de las mismas, en especial la situación de la discriminación por género, raza, orientación sexual, origen nacional y cultural. Se deben proteger los derechos de los/as trabajadores/as sexuales e impedir su trato discriminatorio. Las políticas de igualdad de oportunidades y de trato deben ser coordinadas, contemplar medidas de acción positiva y establecer indicadores que permitan rendir cuenta periódicamente de los avances o retrocesos en las brechas por discriminación. Las Américas deben establecer medidas específicas de protección y preservación de las culturas y los derechos de los pueblos indígenas.


  • Libertad de circulación de los trabajadores. Uno de los principios del movimiento sindical de las Américas es la eliminación de las restricciones que impiden la libre de circulación de las personas. En las Américas decenas de millones de trabajadores y trabajadoras y sus familiares, se ven obligados a migrar empujados por la pobreza y las enormes asimetrías socio-económicas del Continente. Por eso consideramos que la primera obligación de los gobiernos es desarrollar las políticas necesarias para garantizar efectivamente la libertad de no emigrar de nuestros trabajadores y trabajadoras. Para los trabajadores que han migrado y sus familiares, cualquiera sea su situación migratoria, es necesario garantizar en todo el Continente, el piso de derechos que garantizan la Convención Internacional Sobre la Protección de Todos los Derechos de los Trabajadores Migrantes y sus Familiares y los Convenios 97 y 143 de la OIT sobre Trabajadores Migrantes y reconocer el principio de no repatriación cuando se hayan violado sus derechos. Finalmente las Américas deben articular los sistemas de pensiones de tal forma que al desarraigo que genera la migración no sea agravado con la pérdida de sus aportes, establecer un sistema de validación de las certificaciones profesionales y títulos de educación formal que impida la subutilización de recursos humanos, respetando la calificación profesional y laboral alcanzada en su país de origen. Las Américas deben crear mecanismos continentales para eliminar los abusos de la intermediación financiera con las remesas de los y las trabajadoras/es migrantes. Asimismo, se debe reconocer el principio de no repatriación contemplado en Convención Internacional sobre la Protección de Todos los Derechos de los Trabajadores Migrantes y sus Familiares para las víctimas de terrorismo, trafico y trata (smuggling & traffiking), explotación sexual y laboral, accidentes de trabajo y represión por actividad sindical.


4. Garantizar una sociedad sin excluidos.


Las Américas se encuentran en la actualidad frente a enormes desafíos para encarar una nueva orientación de las políticas económicas y sociolaborales. Sin lugar a dudas, deberán implementar una reforma de su sistema de protección social, que al haber sido diseñado en función del sector formal del empleo, excluye de sus beneficios a la mayor parte de la población. Es prácticamente imposible imaginar una política social sustentable, sin mejorar las tasas de empleo, de formalidad, y los niveles de ingresos de las familias. Pero también es éticamente insostenible y políticamente peligroso para el fortalecimiento del sistema democrático, esperar a la creación de los nuevos puestos de trabajo sobre la variable de la recuperación de la economía, para poner en marcha esas medidas. Mientras la economía no genere trabajos genuinos, los Estados nacionales deberán asegurar la protección social a todas y todos las y los trabajadoras/es, sean éstos formales, informales o desocupados.


Es fundamental la articulación de políticas de protección social universal con políticas de generación de empleo, trabajo e ingresos, evitando la cristalización de una sociedad dividida entre quienes tienen trabajo y quienes son asistidos, como forma de combate efectivo contra la pobreza.


    1. Haciendo realidad la Plataforma Laboral de las Américas


Para que esta Plataforma Laboral de las Américas se haga realidad año a año se establecerán mecanismos e instancias de seguimiento regional y subregional, fundado en el diálogo social y la activa participación de la sociedad civil. Estos mecanismos e instancias se orientaran con metas de corto, mediano y largo plazo, que construyan políticas de Estado que ponga al pleno empleo y trabajo digno en el centro del desarrollo sostenible del continente.


Para ayudar a estos objetivos se elaborarán indicadores regionales y subregionales básicos, con especificaciones nacionales y perspectiva de género:

  • Desigualdad

  • Pobreza

  • Desocupación

  • Empleo informal

  • Igualdad de género

  • Trabajo Infantil

  • Índice de desarrollo de género (PNUD)


Cada año las instancias creadas para el seguimiento de la Plataforma Laboral de las Américas deberán reunirse e informar a nuestros pueblos y naciones la situación de las metas propuestas cumplidas y las medidas necesarias para implementarlas.


1 La referencia a empleo decente y trabajo digno en toda la plataforma refiere a la existencia concreta de pleno empleo para todos y todas, hombres y mujeres de las Américas.

1. Creemos que el futuro de la Comunidad Sudamericana de Naciones adquiere una nueva perspectiva a raíz del fracaso del proyecto del ALCA y de la generalizada convicción en el continente sobre otra integración posible. Un bloque sudamericano puede ser un paso importante y favorable si permite hablar a nuestros pueblos con voz propia, try
independientes de las imposiciones y condicionamientos de los Estados Unidos, Europa y los organismos multilaterales como el FMI, el Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio o el BID. Reafirmar y ejercer la soberanía de la región es el primer paso para cualquier proyecto de verdadera integración.
2. A diferencia del ALCA, los TLCs y los tratados de inversión cuya orientación es favorecer a las empresas transnacionales y a mercantilizar todos los aspectos de la vida, la Comunidad Sudamericana de Naciones debe basarse en la redistribución de la riqueza que hoy está concentrada en pocas manos, donde los estados cumplan con sus obligaciones en materia de derechos sociales, culturales, económicos de los pueblos, superando las discriminaciones de género, raza y generacionales y respetando la identidad y los derechos de los pueblos indígenas. La vida, los derechos humanos y ambientales, el bienestar y la solidaridad entre los pueblos deben ser el centro del proceso de integración.
3. Entendemos que la educación es un derecho fundamental de los pueblos, por eso debe ser uno de los pilares de cualquier proyecto de integración para la región. Es imprescindible que se establezca el compromiso de la erradicación del analfabetismo –así como de la miseria y el hambre. Para ello debemos desarrollar mecanismos que permitan la cooperación técnica y científica entre los países con el fin de superar las desigualdades existentes. Asimismo, todos los países de la Comunidad deberían asumir compromisos en la perspectiva de una reforma educacional que garantice la educación pública universal, gratuita y de calidad para toda la población con el objetivo de promover la interculturalidad y el reconocimiento de la diversidad cultural, se debe incorporar con seriedad los idiomas nativos en el sistema.
En la lucha por la erradicación de la pobreza es necesario también establecer un Plan Sudamericano para garantizar la universalidad de la Salud Pública.
4. La integración física de América del Sur es fundamental para ampliar las posibilidades de contactos entre nuestros pueblos y países. Por eso, la infraestructura no puede ser diseñada como parte de la geoestrategia mundial de lucha por el control, dominio, posesión y usufructo de recursos naturales estratégicos, ni implementada a través de la destrucción de las zonas más ricas en recursos naturales y la explotación de mano de obra barata. Así, proyectos como el IIRSA (Integración de la Infraestructura Regional Suramericana), concebidos por las IFIs y el gran capital como complementos del ALCA, deben ser rechazados para adoptar propuestas de Integración Infraestructural que surjan de las necesidades de los pueblos y prioricen nuestra articulación en el marco de polos de desarrollo integral, a lo largo de su trazado, en armonía con el medio ambiente y las normativas y principios que se han logrado para su protección y cuidado, el respeto a nuestras comunidades y derechos humanos y que no generen un endeudamiento ilegítimo u odioso. Para lograrlo, los proyectos deben ser sometidos al debate y deliberación democrática con las comunidades que serán afectadas por su implementación y su sostén financiero.
5. La integración financiera de la cual se habla en la Comunidad Sudamericana debe partir del reconocimiento de que somos los acreedores de una inmensa deuda histórica, social, cultural, ecológica y financiera cuya restauración junto con parar y revertir los mecanismos actuales de fuga de capitales, capacidad humana y bienes naturales, establecería una potencialidad de financiamiento genuino y soberano más que suficiente para nuestras necesidades. Es obligación de los estados de la región poner fin a los mecanismos de endeudamiento y condicionamiento externo que han servido para imponernos el Consenso de Washington, violando sistemáticamente los derechos humanos y ambientales.
En ese sentido, los estados deben revisar y revertir los tratados de protección y promoción de las inversiones, las prórrogas de jurisdicción y la aceptación de instancias extra-judiciales como el CIADI, los sistemas tributarias regresivos, y otros mecanismos de desfinanciamiento estatal, incluyendo la privatización de importantes bienes y servicios públicos cuya explotación privada es luego subvencionada por el estado, estableciendo controles de cambio y de transacciones financieras para fortalecer la base de financiamiento autónomo e eliminar la falsa necesidad de capitales externos.
Se precisa además crear mecanismos propios que permitan incentivar la solidaridad entre pueblos hermanos y superar la vulnerabilidad y la dependencia de América del Sur en relación a los mecanismos financieros tradicionales de la globalización (FMI, Banco Mundial, BID), a través de la autonomización de la región con la constitución de mecanismos como un Fondo de Reserva y un Banco Solidario del Sur y con la substitución del uso del dólar en las transacciones intra-regionales. Debe ser también revisado el rol de otras instituciones de financiamiento como la CAF, el FONPLATA, los bancos nacionales de desarrollo y otros mecanismos para ajustarlos a las exigencias de un financiamiento para los derechos y la integración de los pueblos y no de los grandes capitales.
Un nuevo sistema financiero requiere de nuevos mecanismos de control y fiscalización que empiecen por enjuiciar a quienes endeudaron inescrupulosamente a nuestras naciones y asegurar la participación social en la determinación de las prioridades presupuestarias. Alertamos especialmente ante el peligro de que nuevos mecanismos de financiamiento solidario entre los países de la Comunidad, sean aprovechados para mantener viejas relaciones de dominación y control como, por ejemplo, la creación y venta de bonos y otros mecanismos de nueva deuda, entre países de la región, para sostener el cumplimiento de viejos reclamos de deuda claramente reconocidos como ilegítimos e ilegales. En ese mismo sentido no debe admitirse reestructuraciones ni canjes de deuda que solo sirven para blanquear deudas cuestionables e imponer intereses ajenos.
Para impedir que nuestros pueblos continúen víctimas de deudas ilegítimas y odiosas que siguen siendo fuentes de desfinanciamiento permanentes, exigimos la realización de una auditoría sudamericana de los reclamos de deuda contra el patrimonio público en la región y el impulso desde la Comunidad Sudamericana de Naciones de la realización de auditorias externas a las Instituciones Financieras Internacionales, sus políticas y prácticas crediticias.
6. La integración energética sudamericana debe ser desarrollada a partir del fortalecimiento de nuestras empresas estatales de hidrocarburos, de la nacionalización de estos recursos estratégicos y revirtiendo la renta así conseguida para un desarrollo sustentable, con políticas de redistribución del ingreso y utilizando los excedentes para financiar nuevas matrices de energía renovable. Es necesario compartir nuestros recursos para beneficio de los pueblos respetando los derechos económicos, sociales culturales y ambientales para nuestro bienestar y el de las generaciones futuras y no en beneficio de las transnacionales o las oligarquías locales.
El desarrollo energético sustentable supone el respeto al derecho de las comunidades, el ahorro energético y el combate al consumo excesivo de energía. Las fuentes de energía deben ser renovables, limpias y de bajo impacto, garantizando su acceso equitativo y democrático. Los países de la CSN deben garantizar el acceso pleno de todos los habitantes del continente a los bienes energéticos, buscando superar la realidad actual en la que países con altos potenciales energéticos aún no han logrado un abastecimiento digno de sus habitantes.
Hay que cambiar el modelo energético actual que implica una alta dependencia de los combustibles fósiles y genera fuertes impactos sobre las poblaciones locales y pueblos originarios. Las empresas multinacionales, pero también las estatales provocan daños irreparables en el medio ambiente y en las comunidades, propios de ese tipo de explotación.
Los proyectos de energía deben ser viables en términos de costos no sólo económicos sino también sociales y ambientales. Solicitamos información sobre los impactos sociales, ecológicos y socioeconómicos, para evaluar si los megaproyectos de energía justifican la inversión de tanto capital, cuando existen otras alternativas descentralizadas para las inversiones, incluso para la generación de energía renovable. Rechazamos la idea de financiar éste tipo de obras con prestamos del Banco Mundial o del BID, porque esto llevaría otra vez a hipotecar el futuro de Sudamérica a los acreedores extranjeros.
7. No habrá verdadera integración si no se resuelven las asimetrías entre los distintos países. Por años este tema no ha pasado de ser un discurso en la CAN y el MERCOSUR. Defendemos la creación de un fondo de compensación para los países de menor desarrollo cuyos recursos sean destinados al desarrollo de los sectores de la economía popular y solidaria y a proyectos acordes con las decisiones de los pueblos de esos países – y no los definidos bajo presión del gran capital nacional o transnacional. Esos fondos podrían ser constituidos a partir de imponer un impuesto a las transacciones financieras de las transnacionales que operan en Sudamérica y utilizando parte de los recursos de las reservas monetarias internacionales de nuestros países hoy depositados en los Estados Unidos. En ese mismo espíritu, debería revisarse y corregir los mecanismos que perpetúan las relaciones de asimetría, estableciendo como ejemplo la necesidad de que Brasil y Argentina anulen las deudas binacionales reclamadas a Paraguay como saldo injusto de la construcción de las represas Yacyretá e Itaipú.
8. Tenemos que cambiar el modelo de desarrollo de Sudamérica que ha sido diseñado en función de las exportaciones antes que en el desarrollo interno para beneficio de la gente. Sudamérica no puede seguir siendo una región principalmente exportadora de materias primas (hidrocarburos y minerales) y de algunos productos del agronegocio. La integración sudamericana debe promover la complementación de nuestras economías para generar empleos y promover un desarrollo productivo integral, fortaleciendo el comercio interregional y sustituyendo las importaciones de bienes que se producen en la región.
9. La Comunidad Sudamericana de Naciones está amenazada por los TLCs que han suscrito Chile, Colombia y Perú. Es fundamental revertir esos acuerdos y promover en su reemplazo acuerdos comerciales que no comprometan la soberanía, los medicamentos, la salud, el agua, la educación, la cultura, la biodiversidad, la soberanía alimentaria, las compras estatales, los recursos naturales y la posibilidad de implementar políticas industriales activas. La experiencia de los últimos 20 años muestra que es necesario pensar otra estructura para el comercio en la región, que parta del reconocimiento de que éste pude ser una herramienta importante para el desarrollo sólo si se lo regula, para evitar que perpetúe las asimetrías entre empresas y entre países, profundizando la dependencia y la subordinación de países y pueblos a las grandes potencias.
El comercio no es un fin en sí mismo, debe ser pensado como una forma de crear los vínculos de las importantes cadenas productivas en la región, para impulsar el desarrollo, aprovechando al máximo las complementariedades existentes entre las diversas economías nacionales, e integrando un poderoso mercado regional de consumo que debe ser prioritario ante otras propuestas que aspiran primordialmente a exportar hacia otros mercados.
Al interior de la Comunidad Sudamericana de Naciones deben primar los acuerdos de Comercio justo y cooperación, y no reproducir experiencias que sólo han reafirmado un enfoque neoliberal de la integración. Advertimos aquí que lejos de significar una avance, la llamada “convergencia” CAN-Mercosur tal como está propuesta, puede significar el reforzamiento y no la eliminación del enfoque neoliberal de la integración.
10. Pero además la integración sudamericana debe trascender lo comercial y avanzar en la resolución de otras problemáticas que hacen a nuestros pueblos y realidad sudamericana. Una de ellas es el tema del armamentismo y militarización de que son objeto nuestros territorios, con la instalación de bases militares, planes de control militarizado como el Plan Colombia, realización de maniobras militares conjuntas bajo la dirección del Comando Sur del Pentágono, a partir de unas hipótesis de conflicto y una doctrina militar que no se corresponden con los intereses de nuestros pueblos. Consideramos que en este proceso de integración los países sudamericanos deben elaborar una doctrina propia de seguridad y defensa nacional en correspondencia con las aspiraciones de paz, soberanía y autodeterminación de todos y cada uno de nuestros pueblos.
Vemos con profunda inquietud la presencia de tropas de nuestros países en Haití y entendemos que debe iniciarse con urgencia el retiro de esos efectivos militares. También nos alerta el ingreso de tropas estadounidenses al Paraguay. La CSN debe encarar esta discusión y plantearse consecuentemente la erradicación de todos aquellos actos que vulneran la soberanía, generan conflictos y afectan los derechos civiles y la democracia.
Al mismo tiempo, las naciones sudamericanas deberían plantearse un trabajo conjunto de lucha contra la impunidad y la violencia estatal, fortaleciendo la democracia y sentando precedentes importantes para saldar la deuda histórica con los pueblos que luchan por la dignidad y la justicia.
11. El proceso de la CSN debe considerar que es imposible concebir la integración regional sin el protagonismo, los derechos y en suma la existencia de las nacionalidades y pueblos indígenas que trascienden las fronteras republicanas. Los pueblos y comunidades indígenas, son los directos y principales afectados por la acción de las transnacionales, cuya explotación indiscriminada de los recursos naturales generan pobreza, migración, contaminación y marginalidad. Los pueblos indígenas deben ser reconocidos como protagonistas de los procesos de integración y fundamentalmente de las políticas de la CSN para preservar los territorios, los recursos ambientales y la vida.
12. La despenalización de la hoja de coca en Sudamérica y el impulso a su industrialización con fines benéficos es un paso fundamental para lograr que en el 2.008 las Naciones Unidas retiren a la hoja de coca de las sustancias penalizadas.
13. Vemos imperativo el reconocimiento de la comunicación como un factor articulador clave para el reencuentro y fraternidad de las nacionalidades involucradas y para apoyar las urgentes tareas que demanda generar el bienestar de nuestros pueblos. Así pues, uno de sus fundamentos constitutivos debe ser el Derecho a la Comunicación democrática, estableciendo a la par el compromiso de las partes para adoptar políticas públicas en la materia. En esta línea, urge acordar una estrategia de cooperación específica para los ámbitos de la información, comunicación, cultura y conocimiento; definir acuerdos para potenciar las redes regionales de comunicación pública, con un sentido de equidad respecto a los medios de comunicación; priorizar la interconexión intrarregional de las redes de telecomunicaciones (disminuyendo la dependencia externa), junto con políticas de capacitación y para aumentar la accesibilidad en cada país.
14. Hacemos una llamada a los estados de la Comunidad Sudamericana de Naciones a constituir un proceso hacia una Convención del Agua que esté orientada a garantizar el agua como un derecho humano, a cuidar nuestras fuentes y recursos de agua y que éstas sean protegidas de la privatización y la mercantilización por un acuerdo internacional que se apoye en los avances logrados hasta ahora en el marco del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.
Y también llamamos a los Estados a construir el Foro mundial del Agua sobre los principios de plena participación e inclusión y en el reconocimiento del agua como derecho humano.
La CSN debe ser un instrumento que comprometa a los países a:
– Revertir los procesos de desmantelamiento de los servicios estatales y fortalecer los sistemas públicos de agua y saneamiento básico para desarrollar gestiones eficientes, con transparencia y control social, asegurando mecanismos de cooperación e intercambio con este fin.
– Promover la efectiva participación de las comunidades en la toma de decisiones sobre los proyectos de desarrollo que involucren el agua en cada territorio, recuperando sus visiones, usos y costumbres en la planificación y gestión sustentable de los recursos naturales.
15. La CSN, y en particular los países afectados, deben salir del modelo actual de investigación, gestión y elaboración de políticas oficiales con respecto al Acuífero Guaraní, tuteladas en su mayoría por el Banco Mundial a través del GEF, que atentan contra la soberanía de los pueblos y no satisfacen los principios de participación y transparencia informativa que promovemos las organizaciones constituyentes del movimiento social del agua. Proponemos la creación de espacios institucionales nacionales de información y discusión respecto a los usos de los territorios y el subsuelo que conforman el Sistema Acuífero Guaraní (SAG), con participación de los movimientos y organizaciones sociales de los países que comparten el SAG, que se vinculará a las instancias públicas con la tarea principal de vigilancia del agua, su defensa como bien público compartido y la denuncia de todo procedimiento de investigación y gestión del conocimiento que no sean transparentes.
Antes de la finalización del Proyecto SAG del BM/GEF/OEA en 2008 es necesario producir un pre-proyecto alternativo de investigación y marco de gestión con objetivos de defensa de la soberanía y con vocación integradora para buscar financiamiento genuino, que no genere condicionantes a los gobiernos y organizaciones sociales que terminan atentando contra los intereses fundantes; que de continuidad a lo que se pueda salvar y modificar la asimetría a favor de los países y no del organismo multilateral. Demandamos la entrega de los documentos del referido proyecto a los movimientos, parlamentos y gobiernos de los países de SAG.
16. Es urgente adoptar políticas de desarrollo sustentable que pongan en el centro al empleo de calidad con justicia social y construir mecanismos de intervención que permitan incluir a todos los habitantes. Aspiramos a una integración regional basada en otro modelo socio-económico que en lo laboral se oriente a: aumentar la formalidad laboral, asegurar la aplicación de los derechos laborales; universalizar la seguridad social pública; a fortalecer el derecho a la sindicalización y la negociación colectiva; que adopte medidas contra las discriminaciones en el mercado de trabajo y que busque superar la actual división sexual del trabajo que penaliza a las mujeres y poner en marcha programas de Empleo Juvenil, que detenga los mecanismos que empujan a nuestras poblaciones a la emigración, al mismo tiempo que reconozca para los trabajadores y trabajadoras emigrantes el piso de derechos que garantizan las convenciones internacionales.
17. Debemos encarar como países integrados una reforma agraria que garantice a todos el derecho de trabajar en la tierra y democratice su propiedad, priorizando las formas familiares, sociales y cooperativas. La CSN debe ser el espacio natural para consolidar la soberanía alimentaria, es decir, el derecho que tienen todos los pueblos de producir sus propios alimentos de forma independiente, saludable y con calidad para abastecer a toda la sociedad. Las semillas son un patrimonio de la humanidad y no pueden estar sujetas a la privatización y a patentes de las multinacionales.
18. Como consecuencia de las políticas neoliberales y de ajuste aplicadas en la región, millones de personas se ven a diario obligadas a emigrar en la búsqueda de alternativas para sus vidas.
Consideramos que la primera obligación de los gobiernos es desarrollar las políticas necesarias para garantizar efectivamente la libertad de no emigrar de nuestros trabajadores y trabajadoras. Frente a la situación de los trabajadores que han migrado y sus familiares, cualquiera sea su situación migratoria. Al contrario de una visión reduccionista de las y los emigrantes como simple fuerza de trabajo, afirmamos que son personas y no mercancías y, por tanto, deben tener garantía de todos los derechos que les permitan desarrollarse y ejercer plenamente su ciudadanía en el goce de derechos laborales, sociales, culturales, económicos, civiles y políticos.
No se puede continuar con políticas orientadas a criminalizar al inmigrante y tratar a la migración como un asunto de seguridad. La CSN debe desarrollar políticas que garanticen ciudadanía a los emigrantes y acciones compartidas para luchar contra la pobreza y la marginalidad asegurando a los habitantes de cada país las condiciones para desarrollarse plenamente y con bienestar.
19. Exigimos la urgente creación de mecanismos de Participación Social en la construcción de la Comunidad a niveles locales, regionales, sub-regionales y nacionales. Los Estados deben asegurar la transparencia del proceso de negociación de la iniciativa de la CSN, reconociendo que los mecanismos oficiales preparatorios de esta Cumbre, como las anteriores, no han facilitado el acceso a la información ni la publicidad de los avances ni los contenidos que se discuten. La alegada “informalidad” del Grupo de Reflexión no debe ser un amparo formal para impedir la divulgación de las conversaciones de los 12 países. Los presidentes reunidos en Cochabamba deben crear un mecanismo formal de participación y consulta a los pueblos.
20. Nosotros, los movimientos sociales que desde la resistencia reivindicamos la búsqueda de Alternativas que hagan realidad que “otro mundo es posible”, “otra América posible”, venimos a reafirmar nuestro compromiso con la construcción de una Comunidad Sudamericana basada en el ejercicio universal de los Derechos Humanos, en la Soberanía popular y la Democracia participativa. Por esto, asumimos la realización de la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos en Cochabamba como un espacio donde se exprese el acumulado histórico de nuestras luchas y la profundización democrática en la construcción de Alternativas políticas, sociales y económicas, entendiendo que la integración desde los pueblos fortalece nuestra Identidad: la diversidad cultural. Es desde allí que asumimos el desafío de compartir la construcción de la integración de los pueblos sudamericanos desde sus cimientos constituyendo los Foros Sociales en todo el continente donde se expresen, sin exclusiones ni discriminaciones, todos los sujetos.
Alianza Social Continental
Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos – Contra el TLC y el ALCA


Iximche, Guatemala, 30 de marzo de 2007


Nosotros y nosotras, hijos e hijas de los pueblos y nacionalidades indígenas originarias del continente, autoconvocados y reunidos en la III Cumbre Continental de Pueblos y Nacionalidades Indígenas del Abya Yala realizado en Iximche’, Guatemala, los días oxlajuj Aq’abal, trece fuerzas del espíritu del amanecer, 26 al kají kej, cuatro fuerzas del espíritu del Venado:

Reafirmamos la Declaración de Teotihuacán (México, 2000) y la Declaración de Kito (Ecuador, 2004); ratificamos nuestros principios milenarios, complementariedad, reciprocidad y dualidad, y nuestra lucha por el derecho al territorio, la Madre Naturaleza, la autonomía y libre determinación de los pueblos indígenas; y anunciamos el resurgimiento continental del Pachacutik (retorno), al cierre del Oxlajuj Baq’tun, cuenta larga de 5,200 años, acercándonos a las puertas del nuevo Baq’tun encaminándonos para hacer del Abya Yala una “tierra llena de vida”.

Vivimos siglos de colonización, y hoy la imposición de políticas neoliberales, llamadas de globalización, que continúan llevando al despojo y saqueo de nuestros territorios, apoderándose de todos los espacios y medios de vida de los pueblos indígenas, causando la degradación de la Madre Naturaleza, la pobreza y migración, por la sistemática intervención en la soberanía de los pueblos por empresas transnacionales en complicidad con los gobiernos.

Nos prepararnos para recibir y afrontar los desafíos que nos demanda los nuevos tiempos, por tanto declaramos:

Afianzar el proceso de alianzas entre los pueblos indígenas, de pueblos indígenas y los movimientos sociales del continente y del mundo que permitan enfrentar las políticas neoliberales y todas las formas de opresión.

Responsabilizar a los gobiernos por el permanente despojo de los territorios y la extinción de los pueblos indígenas del continente, a partir de prácticas impunes de genocidio de las transnacionales, así como por la poca voluntad de las Naciones Unidas en viabilizar la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas y por no garantizar el respeto pleno de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Ratificar nuestro derecho ancestral e histórico al territorio y a los bienes comunes de la Madre Naturaleza, y reafirmamos su carácter inalienable, imprescriptible, inembargable e irrenunciable, aún a costa de nuestras vidas.

Consolidar los procesos impulsados para fortalecer la refundación de los Estados – nación y la construcción de los Estados plurinacionales y sociedades interculturales a través de las Asambleas Constituyentes con representación directa de los pueblos y nacionalidades indígenas.

Avanzar en el ejercicio del derecho a la autonomía y libre determinación de los pueblos indígenas, aún sin el reconocimiento legal de los Estados – nación.

Ratificar el rechazo a los tratados de libre comercio (TLCs) que vulneran la soberanía de los pueblos y mantener la vigilancia ante los intentos por implementar nuevos tratados comerciales.

Reafirmar nuestra decisión de defender la soberanía alimentaría y la lucha contra los transgenicos, convocando a todos los pueblos del mundo a sumarse a esta causa para garantizar nuestro futuro.

Ratificar la lucha por la democratización de la comunicación y la implementación de políticas públicas que contemplen disposiciones especificas para los pueblos indígenas e impulso de la interculturalidad.

Alertar a los pueblos indígenas sobre las políticas del BID, Banco Mundial y entidades afines para penetrar en las comunidades con acciones asistencialistas y de cooptación que apuntan a la desarticulación de las organizaciones autónomas y legitimas.

Para el vivir bien de los pueblos indígenas, acordamos:

Exigir a las instituciones financieras internacionales y los gobiernos la cancelación de sus políticas de promoción de las concesiones (mineras, petroleras, forestales, gasiferas y de agua) de territorio indígenas para las industrias extractivas.

Condenar las políticas del presidente Bush y del gobierno de Estados Unidos expresadas en la exclusión demostrada con la construcción del muro en la frontera con México mientras por otro lado trata de apropiarse de los bienes comunes de la Madre Naturaleza de todos los pueblos del Abya Yala, implementando planes y acciones expansionistas y guerreristas.

Condenar la actitud intolerante de los gobiernos de los Estados – nación que no reconocen los derechos de los pueblos indígenas, en particular a los que no han ratificado ni garantizan la aplicación del Convenio 169 de la OIT.

Condenar las democracias impostoras y terroristas implementadas por los gobiernos neoliberales, que se traducen en la militarización de los territorios indígenas, la criminalización de las luchas indígenas y movimientos sociales en todo el Abya Yala.

Para hacer caminar la palabra y realizar los sueños, de la resistencia al poder:

Nos constituimos en la Coordinadora Continental de las Nacionalidades y Pueblos Indígenas del Abya Yala, como espacio permanente de enlace e intercambio, donde converjan experiencias y propuestas, para que juntos enfrentemos las políticas de globalización neoliberal y luchar por la liberación definitiva de nuestros pueblos hermanos, de la madre tierra, del territorio, del agua y todo el patrimonio natural para vivir bien.

En este proceso delineamos las siguientes acciones:

Fortalecer el proceso organizativo y de lucha de los pueblos indígenas con la participación de las mujeres, niños y jóvenes.

Convocar a la Cumbre Continental de Mujeres Indígenas del Abya Yala y a la Cumbre Continental de la Niñez, Adolescencia y Juventud de las Nacionalidades del Abya Yala.

Convocar a la marcha continental de los pueblos indígenas para salvar a la Madre Naturaleza de los desastres que está provocando el capitalismo, y que se manifiesta en el calentamiento global, a realizarse el 12 de octubre del 2007.

Impulsar la misión diplomática de los pueblos indígenas para defender y garantizar los derechos de los pueblos indígenas.

Respaldar la candidatura a Premio Nobel de la Paz de nuestro hermano Evo Morales Ayma, Presidente de Bolivia.

Exigir la despenalización de la hoja de coca.

“Soñamos nuestro pasado y recordamos nuestro futuro”



Declaration of Iximche – III Continental Summit of Indigenous Nations and Pueblos of Abya Yala

Helvetica,sans-serif;”>

The integration of energy markets in Latin America has been discussed for more than three decades. An expression of it was the creation of the regional organizations ARPEL (Association of Petroleum Enterprises of Latin America), CIER (Regional Electrical Integration Commission), and OLADE (Latin American Energy Organization), during the decades of the 60s and 70s. These initiatives took place within the framework of important participation by the State in companies tied to the energy sector.

During the 90s, initiatives for energy integration gathered momentum at the continental level. The proposals came about within the framework of the Americas Summit, which sprung from the Initiative for the Americas, proposed by the U.S. government in 1989. At the core of what was then called the “Hemispheric Energy Initiative” were the reforms outlined by the Washington Consensus. In the energy sector, it was proposed that obstacles to the operation of foreign firms in every branch of the energy industry be eliminated, from exploration and production of gas and oil, to distribution and product sales in the final market.

This was not always possible due to reigning constitutional limits in some countries. Nevertheless, foreign investment laws implemented in most of the countries of the region, through programs with multilateral institutions such as the International Monetary Fund (IMF) and the World Bank, and consolidated in the Free Trade Agreements (FTAs) that many countries have signed or are in the process of negotiating with the United States, have attempted to assure that investments, particularly in the energy sector, operate with the least possible number of restrictions, so as to foster capital investment in this activity.

To a greater or lesser extent, since the beginning of the 90s the countries of the region liberalized their regimes in the treatment of investments, as well as their service sectors. In some cases such as Chile and Bolivia, the reforms were enacted earlier. In the energy sector, these reforms meant the elimination of obstacles to national and international private firms being able to operate at all levels of the energy industry, from exploration and production of gas and oil, to distribution and sales of petroleum products. Even though most of the countries in the region modified their normative frameworks in the sector, the degrees of liberalization were different. In many cases the modifications were limited by precepts established in their respective constitutions; in others it was determined that this was a strategic sector. Nevertheless, the foreign investment laws implemented by the majority of the countries in the region, and consolidated in the FTAs to which many countries have subscribed or are currently negotiating with the United States, seek to assure that investments, particularly in the energy sector, find no roadblocks in elements currently in effect in the respective national laws.

The thinking was that to the extent that the aforementioned reforms advanced, so would the integration process of the sector. Moreover it was thought that opening markets would give rise to a considerable expansion in business opportunities for private actors in infrastructure construction for energy interconnections. Said energy projects had the financial backing of the World Bank, the Inter-American Development Bank (IDB), and the Export-Import Bank of the United States (Ex-Im Bank).

However, the desired results were not achieved. Liberalizing energy policies are being reviewed, especially in South America. A certain tendency is discernible to restore a more active role for the State in energy activities and to make state planning for energy markets an indispensable guiding instrument in channeling and coordinating the investments made by private and public agents. Similarly, the preservation of non-renewable resources and the autonomy of the State to regulate tapping them, have now been reclaimed as part of energy policies.

It is in this context that the Petroamerica Initiative has been launched by the Venezuelan government. Although the details of its implementation are still being developed, it is based on the premise that regional integration is a matter for States and governments, which does not imply the exclusion of private enterprise sectors. The agreements contained in Petroamerica propose that state energy enterprises in Latin America and the Caribbean be integrated, leading to agreements and joint investments in exploration, exploitation, and commercialization of oil and natural gas. It also seeks joint economic activities and a reduction in the negative effects of energy costs—originating in the increase in the global demand for oil, as well as in speculative and geopolitical factors—for the countries in the region. The process is meant to be implemented in stages and, according to what is indicated in the proposal, will begin to be realized through bilateral or sub-regional actions and agreements. The proposal also includes preferential financing mechanisms in the supply of oil for the nations of the Caribbean and Central America.

The first South American Presidential Energy Summit took place in April 2007. This was an opportunity for the South American heads of state to gather for the first time to draw up plans for a joint strategy regarding the matter of energy. An agreement was reached to institutionalize energy meetings at the ministerial level through the formation of a Council within the framework of regional integration that, among its main tasks, will develop an Energy Treaty for the region.

This takes place at a time when concerns about energy supplies and the impact that their consumption has on CO2 emissions have become topics at the top of the international relations agenda. Specialized agencies agree in pointing out that in the next decades, fossil fuels (oil, gas, and coal) will continue to be the main source of energy in the world. This will take place in a context where the production and supply of hydrocarbons is characterized by a new paradigm of high prices and a large degree of volatility, geopolitical tensions, an intensifying environmental debate at the international level; competition for access to new regions with reserves; demands for greater participation in hydrocarbon financial gains—especially in several Latin American countries—and an increment in the number mergers and acquisitions and profits without precedent.

In the area of renewable energy production, on the other hand, in March of 2007 presidents George W. Bush and Luiz Inácio Lula da Silva signed a memorandum of agreement in which they expressed their intention to cooperate in research and to promote the production and export of ethanol to the world with the aim of creating a global biofuels market. Implementing these measures could mean new investments in Latin America, less dependence on oil, and a new dawn for development in the auto industry.

Brazil has made significant advances in fuel production technology, and in using it in modes of transportation. The United States has a deficit in that sector, thus requiring an increase in imports for which joint ventures are projected in biofuels production in other countries of the region, both for internal consumption and for exports. Currently there are lines of credit from international organizations to promote the development of biofuels in the entire region, which have been received well in the sugarcane producing regions of Central America, the Caribbean, Peru, and Colombia.

Within certain parameters, the development of biofuels could bring environmental benefits through a reduction in greenhouse gas emissions, and it could contribute to rural development and job creation. However, its development also has a negative environmental impact, since it would increase the monocrop model as the process perfects itself and, if necessary precautions aren’t taken, it could affect sustainable development and the production of food as well as local and regional ecosystems, with impacts on flora and fauna. So, it is not merely a matter of replacing non-renewable energy, but of trying to promote sustainable demand and efficient use. That is why it is very important to strike an energy balance in the production of biofuels with each raw material, establish what energy is required to produce it, what is the price for a barrel of oil that makes its development viable, design a conceptual framework to evaluate its environmental impact, and outline some criteria for establishing public policies for its development.

It is important to underscore that global energy trade continues to reflect disparities in global development levels but also as to responsibilities in facing climate change. Per capita energy consumption in the industrialized countries, for example, is five times higher than in Latin American countries. However, if there were no significant reduction in energy intensity nor progress made in making the energy consumed more renewable and clean, the disparities in implementing technical progress could have as a result that developing countries would be responsible for more than three-quarters of global CO2 emissions by 2030. That would lead to their participation in global emissions going from the current 39% to 52% in 2030.

Latin America and the Caribbean together represent a considerable surplus in the production of crude and gas. However, the energy resources of the region are concentrated in very few countries. For that reason there should be value placed on regional cooperation proposals geared toward guaranteeing and facilitating energy supplies and promoting the development of renewable energy, as well as more efficient energy use.

The energy integration of the region could be a decisive mechanism for a better geopolitical position in the international arena. To achieve that goal, it is fundamental to construct an adequate infrastructure, and to have an institutional scheme to regulate the way in which said infrastructure will operate. To be precise, the design of the technical as well as institutional mechanisms for the development of a common energy market is still a challenge to fulfilling the region’s prevailing political will.

Translated for the Americas Program by Annette Ramos.

Ariela Ruiz Caro (arielaruizcaro(a)gmail.com) is a Peruvian economist, formerly an official with the Andean Community. Currently she is a consultant for CEPAL (Economic Commission for Latin America and the Caribbean) and for the Presidency of the Commission of Permanent Representatives of MERCOSUR, and a columnist from the Andean region for the CIP Americas Policy Program at www.americaspolicy.org.

We the children of the Indigenous Nations and Pueblos of the continent, ailment self convened and gathered at the III Continental Summit of Indigenous Nations and Pueblos of Abya Yala realized in Iximche’, salve Guatemala the days of Oxlajuj Aq’abal, thirteen powers of the Spirit of the Dawn (26th of March) to Kají Kej, four powers of the Spirit of the Deer (30th of March, 2007):

We hereby affirm the Declaration of Teotihuacan (Mexico, 2000), the Declaration of Kito (Ecuador, 2004) and ratify our millennial principles of complementarity, reciprocity and duality, as well as the struggle for our territories in order to preserve our Mother Nature and the autonomy and self-determination of our Indigenous Peoples. We announce the continental resurgence of the Pachacutic (the return) along with the closure of Oxlajuj Baq’tun (long count of 5,200 years) and as we approach the door of the new Baq’tun, we journey together to make of Abya Yala a “land full of life”.

We have survived centuries of colonization and now face the imposition of the policies of neo-liberalism that perpetuates the dispossession and sacking of our territories, the domination of all of social space and ways of life of the Indigenous Peoples, causing the degradation of our Mother Nature as well as poverty and migration by way of the systematic intervention in the sovereignty of our Nations by transnational companies in complicity with the government states.

In preparation to face and confront the challenges of the new times upon us, we now determine:

To commit to the process of alliance among our indigenous nations, and among our indigenous nations and the movements for social justice of the continent that would allow us to collectively confront the policies of neo-liberalism and all forms of oppression.

To make accountable the government states for the ongoing dispossession of our territories and the extinction of the indigenous peoples of the continent, due to impunity for the transnational corporations and their genocidal practices, as well as the lack of political will on the part of the United Nations in not advancing the Declaration on the Rights of Indigenous Peoples and failure to guarantee the full respect for the Universal Declaration of Human Rights.

To ratify the ancestral and historical rights to our territories and the common resources of Mother Nature, reaffirming the inalienable character of these rights as being non-negotiable, unquantifiable, without impediment, and unrenounceable even to the cost of our lives.

To consolidate the processes now in effect to strengthen the re-foundation of the government states and the construction of pluri-national states and pluri-cultural societies via Constituent Assemblies with direct representation of the Indigenous Pueblos and Nations.

To advance in the exercise of our right of autonomy and self determination as Indigenous Peoples, in spite of the lack of legal recognition by the government states.

To ratify our rejection of the Free Trade Agreements (FTA’s) that make vulnerable the sovereignty of our Pueblos and to remain vigilant against similar intentions to implement new commercial agreements.

To reaffirm our decision to defend the nutritional sovereignty and struggle against the trans-genetic invasion, convoking all peoples of the world to join this struggle in order to guarantee our future.

To ratify the struggle for the democratization of communication and the implementation of public policies that contemplate specific applications for indigenous peoples and the promotion of inter-culturality.

To alert the indigenous peoples regarding the policies of the Inter American Development Bank, the World Bank and organizations of the like that penetrate our communities with actions of assistance and cooptation whose aim is the fragmentation of autonomous and legitimate indigenous organizations.

For the well being of the Indigenous Peoples, we now decide:

To demand of the international financial institutions and the government states the cancellation of policies that promote concessions for the extractive industries (mining, oil, forestry, natural gas and water) from our indigenous territories.

To condemn the policies of exclusion of President Bush and the government of the United States demonstrated in the act of construction of the wall along the border with Mexico while at the same time attempting to expropriate the common resources of our Mother Nature of all the peoples of Abya Yala by implementing expansionist plans and acts of war.

To condemn the intolerant attitude of the government states that do not recognize the rights of indigenous peoples, in particular those which have not ratified nor guaranteed the application of Convention 169 of the International Labor Organization.

To condemn the imposter and terrorist democracies implemented by the neoliberal governments, which results in the militarization of our indigenous territories and the criminalization of our legitimate indigenous struggle and the movements for social justice throughout Abya Yala.

In order to enact these words and realize our dreams, from resistance to power:

We constitute ourselves as the Continental Coordinator of Indigenous Pueblos and Nations of Abya Yala, creating a permanent vehicle of linkage and interchange, in order to converge our experiences and proposals, so that together we can confront the neo-liberal policies of globalization and to struggle for the definitive liberation of our indigenous Pueblos and Nations, of the mother earth, of our territories, of the waters, and entirety of our natural patrimony in order that we may all live well.

In this process we delineated the following actions:

- To fortify the organizational processes and struggle of the Indigenous Peoples with the full participation of our women, children and young people.

- To convene a Continental Summit of Indigenous Women of Abya Yala and a Continental Summit of the Children, Adolescents and Youth of the Indigenous Nations and Pueblos of Abya Yala.

- To convoke a continental mobilization of Indigenous Peoples to save Mother Nature from the disasters caused by capitalism, manifested by global warming, to be realized on the 12th of October of 2007.

- To actively engage the diplomatic mission of the Indigenous Peoples to defend and to guarantee the rights of our Indigenous Pueblos and Nations.

- To endorse the candidacy for the Nobel Peace Prize of our brother Evo Morales Ayma, President of Bolivia.

- To demand the decriminalization of the coca leaf.

We have dreamt our past and we remember our future.


Hugo Chavez Wants to Take On His Enemies By Playing Their Old Game

Caracas – El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, store anunció este miércoles que Venezuela y Argentina establecieron un plazo de 120 días, a partir de este miércoles 21, para la constitución del Banco del Sur.

Durante una rueda de prensa que ofreció con su homólogo argentino, Néstor Kirchner, desde el estado Anzoátegui, el presidente Chávez explicó que al término de los 120 días deberá existir ya un plan de acción, «con miras a la creación de los estatutos, así como el plan de ejecución para un quinquenio, el programa de captación de recursos y la estimación del capital inicial».

El Mandatario venezolano calificó como histórico el Memorando de Entendimiento suscrito este miércoles para avanzar en el tema del Banco del Sur, razón por la cual aprovechó para invitar a los periodistas presentes a analizar con detenimiento el texto redactado.

Esbozó que el documento posee todo un fundamento desde el punto de vista ético, económico, político y social, al tiempo que adelantó que la sede principal del Banco del Sur estará en Caracas y otra se instalará en Buenos Aires.

Chávez explicó que el memorando prevé que los demás gobiernos se podrán ir adhiriendo a este documento o proyecto en cualquiera de sus fases.

Asimismo, reveló que los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Ecuador, Rafael Correa, manifestaron “su voluntad e interés para sumarse lo más pronto posible a esta iniciativa”.

Incluso, adelantó que el Gasoducto del Sur, que incluye a Bolivia y a Argentina, pudiera ser uno de los primeros proyectos a ser financiados a través de la entidad financiera.

Chávez dijo que la iniciativa financiera arrancará con un aporte modesto, al tiempo que no descartó que se vayan sumando otros gobiernos de la región.

En la rueda de prensa conjunta, el presidente Néstor Kirchner señaló que el Banco del Sur se pone en marcha con una vocación multilateral, es decir, el objetivo es generar un instrumento que promueva el financiamiento de inversiones básicas, las cuales son fundamentales para la integración latinoamericana.

Kirchner hizo hincapié en que el Banco del Sur deberá ser una entidad financiera con características y filosofías diferentes a la de sedes bancarias internacionales que también han nacido con el objeto de promover inversión y que al paso de los años se han convertido, según él, “en un verdadero castigo para los pueblos”.

Recordó que han sido las políticas de tasas y de refinanciamiento las que desorientan a esos bancos que nacen con un fin y desvirtúan su misión para someterse a mecanismos intervencionista que trastocan las decisiones económicas de las naciones.

El Mandatario argentino manifestó que el Banco del Sur promoverá las inversiones que apuntalen hacia la inversión social y el desarrollo global de proyectos estratégicos.

“Buscamos que tengan acceso al Banco del Sur el más chico y el más fuerte, que no sean bancos selectivos, es decir, basados en la solidaridad, si perder en ningún momento su criterio de instancia financiera”, expresó Néstor Kirchner.

Por ello, no desestimó que el “Banco del Sur se convierta en un instrumento de reconversión, de promoción, de integración y de verdadera fórmula para dinamizar las economías. Estaremos consolidando un objetivo que nace con una concepción multilateral y con el fin de que llegue a todos los pueblos de América del Sur”.

Néstor Kirchner llegó este martes a Venezuela para una visita de trabajo en la que abordó temas importantes con Hugo Chávez, como la firma del acuerdo entre el Gobierno venezolano con la cooperativa láctea Sancor. Además, ambos presidentes dieron el primer paso de una alianza energética de los dos países, con el inicio de la certificación de reservas de crudo venezolano por parte de la empresa argentina Enarsa.


En menos de seis meses Venezuela y Argentina han realizado dos emisiones conjuntas de papeles y no se descarta efectuar la tercera.

El ministro de Finanzas, hospital Rodrigo Cabezas, señaló a la prensa argentina que los dos gobierno analizan la posibilidad de realizar la colocación del Bono del Sur III. El funcionario no dio más detalles, sale dado que la posible operación se encuentra en evaluación.

En noviembre del pasado año los dos gobiernos efectuaron la primera emisión de oferta combinada por 1.000 millones de dólares y en febrero realizaron la segunda por 1.500 millones de dólares.

Cabezas le indicó al diario La Nación que la última operación por 1.500 millones de dólares sirvió para restringir parte de la liquidez. Y en ese marco destacó que “se tiene una fuerte presión de la liquidez”, luego comentó que “no nos gusta la inflación y estamos trabajando para derrotarla, pero preferimos el riesgo de una inflación moderada a detener el crecimiento económico, el cual está para atender las mayores necesidades sociales de la población. No aplicaremos políticas que lleven a la recesión”.

El funcionario destacó que el Banco del Sur no será el Banco de Hugo Chávez, sino de toda Suramérica. “Chávez comete el pecado de promoverlo y defenderlo, pero el presidente (Néstor) Kirchner ya firmó el acta de entendimiento y la posición argentina sigue siendo importante dentro de la comunidad internacional”.


En menos de seis meses Venezuela y Argentina han realizado dos emisiones conjuntas de papeles y no se descarta efectuar la tercera.

El ministro de Finanzas, ambulance Rodrigo Cabezas, ed señaló a la prensa argentina que los dos gobierno analizan la posibilidad de realizar la colocación del Bono del Sur III. El funcionario no dio más detalles, site dado que la posible operación se encuentra en evaluación.

En noviembre del pasado año los dos gobiernos efectuaron la primera emisión de oferta combinada por 1.000 millones de dólares y en febrero realizaron la segunda por 1.500 millones de dólares.

Cabezas le indicó al diario La Nación que la última operación por 1.500 millones de dólares sirvió para restringir parte de la liquidez. Y en ese marco destacó que “se tiene una fuerte presión de la liquidez”, luego comentó que “no nos gusta la inflación y estamos trabajando para derrotarla, pero preferimos el riesgo de una inflación moderada a detener el crecimiento económico, el cual está para atender las mayores necesidades sociales de la población. No aplicaremos políticas que lleven a la recesión”.

El funcionario destacó que el Banco del Sur no será el Banco de Hugo Chávez, sino de toda Suramérica. “Chávez comete el pecado de promoverlo y defenderlo, pero el presidente (Néstor) Kirchner ya firmó el acta de entendimiento y la posición argentina sigue siendo importante dentro de la comunidad internacional”.

En menos de seis meses Venezuela y Argentina han realizado dos emisiones conjuntas de papeles y no se descarta efectuar la tercera.

El ministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas, sales señaló a la prensa argentina que los dos gobierno analizan la posibilidad de realizar la colocación del Bono del Sur III. El funcionario no dio más detalles, salve dado que la posible operación se encuentra en evaluación.

En noviembre del pasado año los dos gobiernos efectuaron la primera emisión de oferta combinada por 1.000 millones de dólares y en febrero realizaron la segunda por 1.500 millones de dólares.

Cabezas le indicó al diario La Nación que la última operación por 1.500 millones de dólares sirvió para restringir parte de la liquidez. Y en ese marco destacó que “se tiene una fuerte presión de la liquidez”, luego comentó que “no nos gusta la inflación y estamos trabajando para derrotarla, pero preferimos el riesgo de una inflación moderada a detener el crecimiento económico, el cual está para atender las mayores necesidades sociales de la población. No aplicaremos políticas que lleven a la recesión”.

El funcionario destacó que el Banco del Sur no será el Banco de Hugo Chávez, sino de toda Suramérica. “Chávez comete el pecado de promoverlo y defenderlo, pero el presidente (Néstor) Kirchner ya firmó el acta de entendimiento y la posición argentina sigue siendo importante dentro de la comunidad internacional”.

By Garrett St. James


When President Franklin Delano Roosevelt ended direct US imperial involvement in Latin America with his Good Neighbor policies, the proponents of predatory capitalism needed another means for the continued exploitation of the region. Hence came the formation of the International Monetary Fund, the World Bank and the Inter-American Development Bank. The new scam was both simple and subtle as well as it was extremely effective.

These “international lending institutions” would first loan funds to developing nations with money contrived out of thin air. Next the developing countries were expected to pay back these loans with very real capital generated by their labor and exportation of natural resources. Don’t forget that all payments had to be made with interest. Over the years developing nations would be strongly encouraged to borrow more and more until it became impossible to recover from the ever-accruing debt.

It was nothing new for the banking dynasties instigating the scheme. They had already become enormously successful for many years in the US with the creation of the Federal Reserve System in 1913. After two World Wars and a Great Depression, the generations-long dream of the northeast establishment banking families’ total dominance of the United States Government was finally realized. It was mass extortion par excellence. Why not export it?

For more than sixty years the scheme had run smoothly. Money was lent out to everyone even if they thought they didn’t need it. Traditional industrialized world powers destroyed by World War II “miraculously” recovered and once again rose to prominence. Many of their former colonial territories were soon becoming newly sovereign nations as well. Fresh from throwing off the shackles of colonization, these fledgling states needed a great deal of instant cash. Where better to get some then by taking out loans at the local international bank?

Of course there was the threat of worldwide monolithic communism in those days but how could the red menace hope to compete against a system running on limitless credit? They were doomed to failure from the outset and the bankers knew it. After a little waiting, a military conflagration here and there, the “Peoples Republics” would eventually become “suckers” to the international credit scam as well.

By the turn of the 21st century, just about every nation in the world found itself participating in the lending/borrowing business. Trade barriers began to fall, corporations morphed into international conglomerates, closed markets were “liberated” and merged to form new regional mega-markets. The phenomenon of globalism had arrived. The American banking dynasties along with their like-minded brethren throughout the world virtually controlled everything and everyone through the issuance of credit.

Then something unexpected happened in late 2001 and it had very little to do with September 11th. Argentina defaulted on 9.8 billion dollars worth of IMF loans. The once new darling and shining star of the developing Third World suddenly went broke. What happened? Argentina simply borrowed more than it could possibly pay back. We know this sort of thing happens all the time with individual credit card users so it’s the same with entire national economies.

A real international economic crisis was now looming on the horizon. If a country like Argentina could go belly up, why not others? Scores of developing nations all over the world were in a similar exceedingly precarious situation. Globalism was being seriously threatened. Argentina was the first to go and much of the Third World could fall like dominoes. Something had to be done but how?

When any business or individual defaults on debt payments, whether they are mortgages, loans or even credit card bills, they are left with only two viable options. The first is to no longer comply with the credit/debt system that initially got them into financial trouble. Everyone knows this “cold turkey” approach to fiscal responsibility can often be brutal all the while facing an uncertain future living without any other opportunity to receive more credit. The idea of spending only what you make is too arduous a task for the average consumer much less for any national economy. If both individual consumers and sovereign nations find the “cold turkey” approach repulsive then it’s anathema to the lenders.

Thus there is the second and much more popular chosen option, re-negotiation. No worries, either. The debt owed can be re-structured to more reasonable payment amounts. Although the recently defaulted debtor is placed in a “higher risk” category and will find it increasingly difficult to acquire more loans, the credit/debt system still continues as it did before. Let’s not forget that any re-negotiated defaulter also becomes much more vulnerable to the dictates of their respective lending institutions. Like an individual forced to work harder and longer to pay off personal debts, a sovereign nation must do the same. Genius…

With the Argentine crisis averted, it was business as usual and globalism could continue. The future was looking all the brighter and no war or market crash was going to get in the way. The banks were still the bosses. However with the madcap escapades Of George W. Bush’s neo-con administration, things began to take an unexpected turn. It was if the new occupants in the White House had lost all interest in world affairs except with what was going on in the Middle East. This myopic foreign policy obsession opened a door for those restive forces tired of living under the oppressive yoke of neo-liberal free trade practices. Slowly but steadily one Latin American country after another began to creep leftward.

No one better exemplified this new movement more than Venezuelan President, Hugo Chavez. The “guards” were distracted and this was the chance for a jailbreak as far as the former Army Colonel was concerned. Chavez began to openly criticize Bush and his insane militaristic policies when it was still unfashionable to do so. His rhetoric became more radical and fiery with each passing month. What amazed everyone was that Chavez was getting away with it. Some of Venezuela’s neighbors took the hint and began to openly go along with what Chavez deemed a new era of Bolivarism.

Things really began rolling when Venezuela officially joined the South American Trading Block, Mercosur in July of 2006. No longer would the organization be another lackey for the lending institutions from up North. It was time for South America to form its very own independent trading bloc. With CAFTA (the Central American Free Trade Agreement) smoldering in ruins, the nations of Paraguay, Argentina, Bolivia and Brazil teamed up with Venezuela to counter the decades long unfair trading practices of the United States throughout Latin America.

During these historic negotiations, an agreement was made between the five countries to pledge a billion dollars worth of bonds. These bonds were to be used to help with the new investment strategies composed by Mercosur’s most prominent members. It was then that a new idea for a Bank of the South was first hatched. Still, no one in the economic world took Chavez or his radical regional trade policies seriously. Not even later in the year when he again mentioned the formulation of the Bank of the South during the nonaligned nations summit in Havana, Cuba.

“…. with whom is this going to be done?” The experts scoffed. “…. Bolivia? Ecuador? Mercosur is one thing but a bank? Por favor!”

Then last week, Hugo Chavez dropped a bomb shell in which the reverberations can still be felt along the corridors of the various Third World lending institutions head-quartered in Washington D.C. Not only was the Bank of the South going to become a reality, but the nations of Bolivia, Ecuador, Argentina and Paraguay were already signed on to it. It didn’t stop there, either. There was the strong possibility of the South American giant, Brazil, fully joining as well. The real kicker of it all was that the commencement of loans issued by the Bank of the South could begin as early as 2008. Now this was indeed shocking news. The experts are now taking Chavez’s new plans very seriously.

So far the establishment banks like the IADB are reacting rather coolly to the situation. Rivals can be tolerated as long as they play ball. A wait and see attitude seems to be prevailing. After all, isn’t international wheeling and dealing a bit odd for a supposedly devout leftist such as Chavez? After Bush’s recent South of the Border Tour, the Venezuelan President must have been beside himself when learning of his arch nemesis’s new and very lucrative ethanol deal made with neighboring Brazil. Hugo Chavez may be winning the hearts and minds of the South American public but is being seriously out-flanked on the economic front.

It’s understandable that Latin America wants to at long last determine it’s own financial destiny. On the surface at least, Chavez’s Bank of the South makes perfect sense. Yet the world of international lending was born out of serious Mafia-style conniving. Serious questions must be raised. Where is the money going to come from? How are the payments going to be made? Which countries get the most say when determining and formulating lending strategies? Who exactly is going to benefit? Are the new Partner States of Venezuela, Argentina, Bolivia, Paraguay, Ecuador and Brazil really both that politically and economically aligned with one another? Hugo Chavez is no stranger to great risk taking but does he have any idea of where all this could lead? Only time will tell, but I think everyone is holding their collective breath on this one.

Minfinanzas analiza realizar emisión del Bono del Sur III

Caracas – El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, store anunció este miércoles que Venezuela y Argentina establecieron un plazo de 120 días, a partir de este miércoles 21, para la constitución del Banco del Sur.

Durante una rueda de prensa que ofreció con su homólogo argentino, Néstor Kirchner, desde el estado Anzoátegui, el presidente Chávez explicó que al término de los 120 días deberá existir ya un plan de acción, «con miras a la creación de los estatutos, así como el plan de ejecución para un quinquenio, el programa de captación de recursos y la estimación del capital inicial».

El Mandatario venezolano calificó como histórico el Memorando de Entendimiento suscrito este miércoles para avanzar en el tema del Banco del Sur, razón por la cual aprovechó para invitar a los periodistas presentes a analizar con detenimiento el texto redactado.

Esbozó que el documento posee todo un fundamento desde el punto de vista ético, económico, político y social, al tiempo que adelantó que la sede principal del Banco del Sur estará en Caracas y otra se instalará en Buenos Aires.

Chávez explicó que el memorando prevé que los demás gobiernos se podrán ir adhiriendo a este documento o proyecto en cualquiera de sus fases.

Asimismo, reveló que los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Ecuador, Rafael Correa, manifestaron “su voluntad e interés para sumarse lo más pronto posible a esta iniciativa”.

Incluso, adelantó que el Gasoducto del Sur, que incluye a Bolivia y a Argentina, pudiera ser uno de los primeros proyectos a ser financiados a través de la entidad financiera.

Chávez dijo que la iniciativa financiera arrancará con un aporte modesto, al tiempo que no descartó que se vayan sumando otros gobiernos de la región.

En la rueda de prensa conjunta, el presidente Néstor Kirchner señaló que el Banco del Sur se pone en marcha con una vocación multilateral, es decir, el objetivo es generar un instrumento que promueva el financiamiento de inversiones básicas, las cuales son fundamentales para la integración latinoamericana.

Kirchner hizo hincapié en que el Banco del Sur deberá ser una entidad financiera con características y filosofías diferentes a la de sedes bancarias internacionales que también han nacido con el objeto de promover inversión y que al paso de los años se han convertido, según él, “en un verdadero castigo para los pueblos”.

Recordó que han sido las políticas de tasas y de refinanciamiento las que desorientan a esos bancos que nacen con un fin y desvirtúan su misión para someterse a mecanismos intervencionista que trastocan las decisiones económicas de las naciones.

El Mandatario argentino manifestó que el Banco del Sur promoverá las inversiones que apuntalen hacia la inversión social y el desarrollo global de proyectos estratégicos.

“Buscamos que tengan acceso al Banco del Sur el más chico y el más fuerte, que no sean bancos selectivos, es decir, basados en la solidaridad, si perder en ningún momento su criterio de instancia financiera”, expresó Néstor Kirchner.

Por ello, no desestimó que el “Banco del Sur se convierta en un instrumento de reconversión, de promoción, de integración y de verdadera fórmula para dinamizar las economías. Estaremos consolidando un objetivo que nace con una concepción multilateral y con el fin de que llegue a todos los pueblos de América del Sur”.

Néstor Kirchner llegó este martes a Venezuela para una visita de trabajo en la que abordó temas importantes con Hugo Chávez, como la firma del acuerdo entre el Gobierno venezolano con la cooperativa láctea Sancor. Además, ambos presidentes dieron el primer paso de una alianza energética de los dos países, con el inicio de la certificación de reservas de crudo venezolano por parte de la empresa argentina Enarsa.


En menos de seis meses Venezuela y Argentina han realizado dos emisiones conjuntas de papeles y no se descarta efectuar la tercera.

El ministro de Finanzas, hospital Rodrigo Cabezas, señaló a la prensa argentina que los dos gobierno analizan la posibilidad de realizar la colocación del Bono del Sur III. El funcionario no dio más detalles, sale dado que la posible operación se encuentra en evaluación.

En noviembre del pasado año los dos gobiernos efectuaron la primera emisión de oferta combinada por 1.000 millones de dólares y en febrero realizaron la segunda por 1.500 millones de dólares.

Cabezas le indicó al diario La Nación que la última operación por 1.500 millones de dólares sirvió para restringir parte de la liquidez. Y en ese marco destacó que “se tiene una fuerte presión de la liquidez”, luego comentó que “no nos gusta la inflación y estamos trabajando para derrotarla, pero preferimos el riesgo de una inflación moderada a detener el crecimiento económico, el cual está para atender las mayores necesidades sociales de la población. No aplicaremos políticas que lleven a la recesión”.

El funcionario destacó que el Banco del Sur no será el Banco de Hugo Chávez, sino de toda Suramérica. “Chávez comete el pecado de promoverlo y defenderlo, pero el presidente (Néstor) Kirchner ya firmó el acta de entendimiento y la posición argentina sigue siendo importante dentro de la comunidad internacional”.


People's SAARC Declaration Justice, Peace and Democracy

Kathmandu,Nepal
We, the delegates and representatives of people of SAARC countries from Bangladesh, Bhutan, India, Maldives, Nepal, Pakistan and Sri Lanka met from 23rd to 25th March 2007 at Kathmandu to affirm our commitment to justice, peace and democracy in the region. We also affirm and commit ourselves to the vision of an alternative political, social, economic and cultural system in the region that will do away with all distinctions and discriminations of gender, caste, religion, language and ethnicity; lead to a situation free from exploitation and oppression; inaugurate a climate in which each individual will have the opportunity, in concert with the collectivity, to realise the full development of her or his human potential; restore the balance and harmony with nature; liquidate the artificial and human barriers that divide lands, collectivities and minds; and transcend all boundaries. Such a South Asia must be the goal of the people of this region and of their solidarity.
Shared socio-cultural history of the region
We, the people of South Asia, not only share a contiguous geographical space but also a social and cultural history that shapes our life styles, belief systems, cultural particularities, material practices and social relationships. Our natural environments are related, interdependent, and form elements of a common eco-system. There is a similarity in our life practices. There have been similarities in our histories as a result of our constant interactions for thousands of years. Our belief systems and cultural practices have been influenced by each other and exhibit some distinct similarities. On the other hand, the unique diversity of our region in all aspects has enriched the common heritage, and we celebrate a sustained history of mutual respect for one another.
However, we also recognize the reality that the ruling elites in the post colonial period within our respective countries have kept the people of our region apart through the creation of walls of suspicion, hostility, intolerance, dis- and mis-information and the prevention of interaction amongst the people, in order to maintain their control over their societies. Whilst recognizing the existence of the identities and natural boundaries of the people in the region, we note with concern that one of the mechanisms for the creation of spurious consent and fraudulent legitimisation for the rule of the ruling class and systems of oppression and exploitation is the constant creation of suspicion and fear of neighbours and thus a paranoia that leads to constant fears over national security and hence to militarization. This system also creates ideal conditions for the advancement of paranoia, war hysteria, militarization, proliferation of nuclear weapons and dominance of the armed security forces along with an ultra– nationalist ideology, which self-righteously curbs democratic debate and dissent on many vital issues.
The formation of SAARC was welcomed by the people across the region as it aroused the hopes and aspirations amongst them for a better South Asia and the hope that SAARC would enhance people-to-people linkages, free flow of people across the borders of the region and mutual cooperation amongst people to build a strong, vibrant societies as well as create a new era of prosperity of a qualitatively more humane, egalitarian, secular (promoting religious harmony, respecting each others religious beliefs), democratic, ecologically balanced, socially just and sustainable societies hitherto unknown in the region.
The Present Predicament
However, contrary to expectations, the official SAARC failed to fulfil the promised goals of a better South Asia. Instead economic policies pursued by ruling classes and parties of the region created conditions of exclusion and marginalisation, denial of rights, justice and democratic freedom in the different countries of the region.
As a result, South Asia and its people stand at a very testing and critical crossroad in the history of the region. The logic and thrust of the policies and programmes of SAARC have failed to address the issue of sovereignty of the people, including their economic, social and cultural rights.
The present crisis calls for a new response. The globalisation of South Asia and its people, buttressed by the Structural Adjustment Policies (SAP), spells doom on the economic front; presents a threat even to the existing democracy and unleashes the demon of communalism and fundamentalist intolerance; increases disparity and discrimination; erodes livelihood opportunities; withdraws existing services and facilities, and instead encourages militarization and gender violence; and brings forth social and cultural deprivation. This process further reinforces and reconstitutes exploitative and oppressive structures in newer and newer forms. Finally, it breaks up the social cohesion by the degradation of the human spirit. All this is, of course, in the name of progress, modernisation and reform.
Changing Politics of the Region
1. The states seek to control and contain all potential or actual discontent through strict regulation and use of naked force. The actual solutions vary depending on specific situations. From monarchic or military dictatorships to exercises of dictatorial power under the guise of democracy and to ‘functioning’ formal democracies, all variations exist in the region. In substance, the regimes severely restrict the rights of the people, particularly through modifications of labour laws and limits on legitimate protests in words and action.
2. The rulers direct popular wrath against soft false enemies. Chauvinism, nationalism, and fundamentalism thus flourish under covert or overt state/ruling class patronage. Border conflicts, national chauvinism, ethnic strife, religious fundamentalism, or revivalism thus dominate politics. The major causality is of course democracy – in concept, institution or practice.
3. The state as an instrument for the peaceful resolution of various forms of social conflict remains fragile as political institutions have been robbed of their relevance and there grows the danger of the whole normative framework of democracy becoming undermined. Ironically, while the state has abdicated its social responsibility, it has equipped itself with draconian powers of control, legal or extra legal, which aim to curtail people’s rights of movements and legitimate forms of organisation and protest.
Our system has constructed political, constitutional, administrative and developmental mechanisms in a manner that denies the masses any easy and rightful access to the instruments necessary for realising these rights. The parliamentary, democratic processes in one way has provided a space for legitimate social action, but, on the other hand, the system has exploited each and every situation of crisis and has taken away these democratic rights of the masses and imposed draconian laws and rules that in reality have spelt a flagrant violation of the spirit, if not the letter, of its own constitution and the commitment to uphold the principles of human rights. These laws have empowered security forces to arrest citizens without warrants and to detain them without trial for long periods. Torture, custodial rape and extra-judicial killings have become common occurrences.
Neo-liberal growth model and marginalization and exclusion
The last three decades of this century have witnessed an unprecedented neo-liberal growth model that has severely and even violently restructured the region’s economic policies and cultural life of the people. Inequality and exclusion are not merely a distortion of the system but form the very logic of the new paradigm and are necessary for the growth and permanence of the system. The growing economic power of TNCs and MNCs and the role of international financial institutions, as well as the unequal and unfair trade relations under the WTO regime have resulted in the severe erosion of our sovereignty, destruction of natural resources, agriculture and means of livelihood.
Agriculture
Agriculture along with related activities is the main stay for millions of people in South Asia. A vast majority of the population of almost all countries in the region survive on subsistence and small scale agriculture. The current economic trends have plunged agriculture into a crisis and particularly the cultivating peasantry is in deep distress. Corporate logic, single cash crops, dependence of corporate seeds, fertilisers, and pesticides as well as vulnerability to vagaries of the market have made agriculture cash intensive. This has pushed the cultivating peasant into a debt trap that often becomes a death trap. Millions are forced to sell off their land and become urban destitute in search of any means of livelihood. The forcible acquisition of land of the peasants in the name of development compounds this problem. The increased urbanisation in South Asia is an indicator of agrarian destitution and transfer of the poor from the countryside to the cities.
Dangerous Moves
The governments of the north and south – including those of South Asia inspired by the strange logic of their multilateral donors indulge in policies and moves – all in the name of progress and development – that increase the stranglehold of capital and large corporations over the people and their lives. These grandiose schemes seriously undermine the living standards and livelihoods of the people. The achievements so far of so called Millennium Development Goals (MDGs) in South Asia are minimal, hence are doubted that majority of them will be achieved by the date line of 2015. Moreover, the livelihood needs of the people are urgent and need to be addressed with an urgent attention, so it is ridiculous to ask people to wait hungry until 2015. Also the MDGs have failed to take into account the gender dimensions of poverty, therefore, these have been only the essential mechanisms to pave the way for the entry of private capital into all sectors including public services and supply of essential commodities rather than addressing the fundamental needs of the marginalised group of people.
While we laud and support all voluntary free exchange between the people of the region we are very suspicious of market driven and dominated mechanisms like the South Asia Free Trade Area that may further exacerbate the inequalities and disparities in the region and intensify poverty.
The SAARC states should instead first give an honest account of their achievements in the fields on which they have made public commitments, for example reduction in poverty.
Gender Justice
Women in South Asia are special victims of all the oppression, exploitation, and violence that is now a feature of this region. Traditions as well as modern forms of patriarchy have pushed the women into virtual servitude in various forms. Violence is perpetrated against them in various ways and forms. We believe that all actions and struggles for democracy, justice and peace will have to put women in the centre of their thinking. None of these can be achieved unless gender equity and justice is simultaneously achieved.
We affirm;
1. The participants are unanimous that today’s economic globalization is unequal, inequality enhancing, socially unjust and disruptive. It must be firmly resisted as it represents the triumph of corporate capitalism which totally restructures the economic, social and cultural life of the people in the region. We resist the dominance of financial capital which imperils the world’s monetary equilibrium. It transforms states into mafias. It proliferates hidden sources of capital accumulation such as trafficking, arms race and child slavery. It is time to refuse the dictatorship of money.
2. We shall unitedly work to develop and strengthen people based governance systems from grassroots to national and regional levels. We also affirm that organic and sustainable agriculture is an imperative for food security at the household, local and national levels based on the age-old practices and knowledge systems of our ancestors.
3. We also commit ourselves to conserve biodiversity, land, water and marine ecosystems and marine life and simultaneously resist the intellectual property rights imposed by the northern countries as a mechanism to take away the living resources of the people of the south. We also commit ourselves to reduce the hostilities and tension in the region which can release critical energies and scarce resources towards the betterment of the life conditions of the masses in the region.
4. We the people of South Asia unitedly in solidarity declare that we are not enemies of each other, that we do not want war against each other, that we do not want to be armed into starvation. We further call upon all the governments of the different countries in the region to cease all covert and overt hostilities, to resolve all disputes through amicable dialogue to immediately reduce tensions, to decrease the militarization of the borders and to take urgent steps to bring about total disarmament in the region.
We demand the following immediately;
Ensure (barrier) free mobility of people across the region by guaranteeing the notion of visa free South Asia;
Strengthen and institutionalise democracy, human rights and justice and proportional participation of women at all level of state and civil society institutions.;
Demilitarise and denuclearize the states and its machineries;
Promote communal harmony within and between communities, societies and states;
Combat religious, ethnic and gender based violence and outlaw all types of fundamentalism;
Address environmental sustainability as an urgent priority;
Protect biodiversity, water, forests, fisheries and other natural resources from which the majority of the people derive their livelihood; protect indigenous community wisdom;
Guarantee women’s rights to be free from all kinds of discrimination and live a life without any forms of violence;
Guarantee sovereign rights of people for food;
Respect independence of all judiciary and judicial systems;
Solve the issues of refugees and IDPs; support just struggle of Bhutanese refugees;
Respect the right to information and promote free media;
Promote gender equality in all spheres – economic, social, political and cultural; Make provision for at least 50% reservation to women in all political, social and economic spheres of the society;
Make firm commitments regarding state obligations to provide health, education and basic needs; considering women’s right to their body, sexuality and reproduction make special provision for women’s access to health care from women’s perspective;
Stop free trade model that has been responsible for increasing poverty, trafficking of human beings, food insecurity and environmental destruction in the region;
Freeze defence budget and cut it at least by 10%. This amount should be diverted to social development. We realize that the lavish spending on weapons by poor South Asian countries is one of the major causes of rampant poverty in the region. We also demand that India and Pakistan stop arms race and give up nuclear weapons which pose great threat to the 1.5 billion inhabitants of this peaceful region;
Globalisation has resulted in eroding labour rights; we demand SARC states to ensure enforcement of Core Labour Rights at work places including Special Economic Zones (SEZs) and informal sector of work;
Stop using state force against own citizens in the name of so called war on terror and stop operating as agents of America by allowing land to be used as military bases;
Declare 2007-2017 as SAARC Dalits rights decade with enactment of concrete Acts, policies, programme and action plans;
Formulate separate policies for Himalayan and mountainous regions because of regional specificity and ecological sensitivity of this region;
Broaden the definition of violence against women (VAW) and provide justice to victims of all forms of violence. VAW is not only limited to physical or mental violence, but also all forms of discriminatory practices against women;
Ban use of genetically modified seeds and organisms. Urgent action is needed to save the genetic contamination of the vast biodiversity of the SAARC region;
Stop commercialisation of basic education; ensure right to education for all;
Ensure rights of the children; include child rights in school curricula and declare children Zone of Peace;
Promote religious co-existence, cooperation and harmony among and between the communities of the region;
Recognize labour as one of the important resources of the region and provision of Labour Advisory Committee with the involvement of trade unions as a formal recognized body in SAARC;
Respect and recognize the identity of South Asian Indigenous Peoples and ensure their social, political, economic and cultural rights in the constitution;
Free the region from all forms of bonded labour system;
Review present SAARC Convention on trafficking in women and children for prostitution and reformulate it from Human Rights perspective by broadening its definition on trafficking which can encompass trafficking for all purposes, and adding provisions which can protect rights of trafficked person to have access to justice, voluntary return home and fund for appropriate support and care;
We urge our Governments to Protect Rights of Migrants workers and their families by signing UN CONVENTION ON MIGRANT WORKERS AND RIGHTS OF THEIR FAMILIES 1990; and
Address the root causes of HIV/AIDS in a holistic way in the region.
The delegates also met in specific thematic workshops to discuss issues of vital concern to the people of the region. The resolutions, declarations, and demands of these thematic workshops that deal with specific sectors, areas, and concerns form the Annexure to this Declaration.
We conclude this declaration, expressing our solidarity with the people of Nepal in their struggle for realising loktantra and further strengthen and defend the gains of pro-democracy movement. We also call upon all the democratic forces in the region to extend all possible support to strengthen democratic movement in Nepal.
We warn from the topmost range of the world ‘the Himalayan Mountains’ that the people of the region are sovereign and they are independent to decide the way they like.

Declaration Issued by the Forum of the South Asian Platform of Parliamentarian and People's Movement

Kathmandu, visit this Nepal

Recalling historic movement of the establishment of the SAARC in 1983 and different regional documents and mechanism under its august initiatives,
Realizing, however, that the SAARC has not able to address the people’s aspirations and became a formal talk forum,
Emphasizing the need to take initiatives from the people’s perspectives for strengthening the SAARC Charter, its working modalities and space for sharing the people’s agendas,
Requesting to pursue for common values, problems, standards and agendas in order to codify and institutionalize any mechanism to be establish,
We the delegates from Bangladesh, India, Nepal, Pakistan and Nepal of the People’s SAARC Parliamentary Platform hereby declare the followings:
Urge the SAARC, to attain its Charter to make it more pro-people and change its modalities for letting the people’s agendas be allowed to be included during the discussions.
Urge all the parliamentarians of the South Asia Region to search for common issues, problems and agendas for further discussion, strengthening and bringing then at the Regional level for discussion through the People’s SAARC Parliamentary Forum.
Urge the members of the Parliament of the South Asia to take initiatives for the establishment of a Parliaments Forum, of permanent nature, with its regular meetings, in the official capacity, to explore further initiatives to strengthen the Forum in the years to come.
Urge the members of the Parliament to work closely, on the common issues, with the Civil Society to address the issues of constitutionalism, rule of law, inclusiveness, equality and protection of human rights. Further, request that reform in the South Asia must be based in the historical context of our civilization.
Urge that democracy, independence of judiciary, protection of human rights, measure to tackle corruption and law enforcement authorities must be reformed and strengthened.
Urge that any armed conflict in the Region must be solved through dialogue.

Proceedings of People’s SAARC 2007

The events of People’s SAARC in Kathmandu were organized from 23 to 25 March 2007 with an objective of strengthening the people’s solidarity in South Asia in tune with the vision and perspectives of an alternative model for political, discount social, economic, and cultural order that must ensure democracy, justice and peace for all in the region. Moreover, it aimed to strengthen people-to-people relationships in the region that would inaugurate a climate to revive the balance and harmony among the people. It should liquidate artificial and inhuman barriers that divide lands, people and minds, transcending all the boundaries.


Proceedings of People's SAARC cover sheet

Download PDF

Banco del Sur: La Ruta Hacia una Nueva Arquitectura Financiera

By Christopher Swann

Venezuelan President Hugo Chavez is squeezing the International Monetary Fund out of Latin America, stomach the region that once accounted for most of its business.

IMF lending in the area has fallen to $50 million, or less than 1 percent of its global portfolio, compared with 80 percent in 2005. Meanwhile, Chavez has used his oil wealth to lend $2.5 billion to Argentina, offer $1.5 billion to Bolivia and hold $500 million out to Ecuador.

Chavez, 52, is promoting what he calls a “socialist” alternative to the Washington-based IMF and its biggest shareholder, the U.S. Treasury. The timing couldn’t be worse for the IMF, whose global clout is diminishing as countries from Uruguay to the Philippines pay their debts.

“Chavez is the No. 1 enemy of the IMF in the region,” said Jose Guerra, a former head of economic research at Venezuela’s central bank and now a professor at Universidad Central de Venezuela in Caracas. “He views the IMF as an agent in the service of the U.S.”

The international lender’s worldwide portfolio has shriveled to $11.8 billion from a peak of $81 billion in 2004, and a single nation, Turkey, now accounts for about 75 percent. As its lending wanes, so does the fund’s ability to influence government policies. The IMF and its sister institution, the World Bank, have used aid to promote free trade, unfettered investment flows and limited government.

“We don’t accept the kind of development the World Bank and International Monetary Fund want to push on us to change our hopes, our souls, our pain,” Chavez told a summit of the Non-Aligned Movement in Havana last September.

Avoiding Conditions

Chavez has proposed creating Banco del Sur, or Bank of the South, to supplant international lenders. Such a bank would allow Latin American nations to avoid the policy conditions that generally come with IMF loans.

“Chavez’s effort to undermine the IMF is also an effort to undermine the Washington consensus on privatization and liberal economics,” said Francisco Rodriguez, a professor of Latin American studies at Wesleyan University in Middletown, Connecticut.

Chavez’s presidential press office said he was unavailable for comment. IMF spokesman Bill Murray declined to comment.

Chavez has used the wealth of Latin America’s largest oil exporter to extend his financial influence. Oil exports last year rose 21 percent to $58.4 billion, according to Venezuela’s central bank.

Oil revenue has helped Venezuela amass reserves of more than $34 billion. Chavez also controls an $18 billion pool of cash, known as the Fonden, transferred from the central bank and the state oil company Petroleos de Venezuela SA.

The bounty can’t last, said Ted Truman, a former assistant U.S. Treasury secretary for international affairs.

â€?Grave Risk’

“Chavez is at grave risk of running out of money,” said Truman, who is now a senior fellow at the Peterson Institute for International Economics in Washington.

Venezuela‘s budget deficit soared to 8.2 trillion bolivars ($3.8 billion) in the first 11 months of last year from 447 billion bolivars a year earlier. The bolivar has plunged 16 percent against the dollar on the black market this year, making it the world’s worst-performing currency.

For now, Chavez shows no sign of slowing down.

Venezuela is offering to help Ecuador as its newly elected leader, Rafael Correa, threatens to default on $10 billion of overseas debt. On Feb. 22, Venezuela offered Ecuador as much as $500 million of “financial cooperation.”

Such offers allow Venezuela to take over the IMF’s role as “lender of last resort” to governments, said Mark Weisbrot, an analyst at the Center for Economic and Policy Research in Washington.

Bond Sales

Venezuela is also backing bonds sold jointly with Argentina, Rodriguez said. Venezuela’s Finance Ministry on Feb. 26 said it plans to sell $1.5 billion of the so-called “Bond of the South” this week following a $1 billion sale last November.

Venezuelan purchases of $2.5 billion of Argentine government bonds helped Latin America’s third-largest economy replenish its reserves after it repaid $9.5 billion of debt to the IMF in late 2005. Chavez said he wanted to “help Argentina end its dependence on the IMF.”

Argentine President Nestor Kirchner, elected in May 2003, said IMF policies had “devastated” his country, which defaulted on $95 billion of debt in 2001. “There is life after the IMF, and it’s a good life,” Kirchner said in Munich in April 2005.

IMF Managing Director Rodrigo de Rato defended the fund’s record in Latin America in a speech in New York on Feb. 16, saying that the region’s economy grew 5 percent last year, and “countries that liberalized trade and reformed the role of the state in the private sector have performed particularly well.”

Hard Times

Prosperity in Latin America means hard times for the IMF, which depends on income from loans. The fund projects a loss of $103 million this fiscal year and is considering selling and investing some of its estimated $6.6 billion gold hoard to cover losses.

“They’re having problems, while here in Venezuela we’re opening the Banco del Sur,” Chavez gloated during a news conference in Caracas on Feb. 24.

Evo y Chávez acuerdan consolidar el Banco del Sur y la Organización de Países Exportadores Productores de Gas de Sudamérica;


Si el gobierno de Estados Unidos intentaba contraatacar a los procesos de cambio que avanzan en la región con la gira de George W. Bush por América Latina, treat los resultados han sido contraproducentes. Allí a donde Bush llegó hubo manifestaciones de repudio masivas (con heridos y detenidos), mientras que los gobiernos de Bolivia, decease Argentina y Venezuela suscribieron nuevos acuerdos que fortalecen el antiimperialista programa de integración denominado Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA).

 

Luego de formalizar la construcción del Banco del Sur con el jefe de Estado argentino Néstor Kirchner, el Presidente de Venezuela Hugo Chávez suscribió con su homólogo Evo Morales la adhesión de Bolivia al Banco del Sur y la creación de la Organización de Países Exportadores Productores de Gas de Sudamérica (Opegasur).

Ante miles de representantes de organizaciones campesinas, indígenas y vecinales de El Alto, Chávez llamó a la unidad sudamericana: “Es importante que no perdamos tiempo, es hora de seguir avanzando, impulsando el proyecto político en cada país (…) Tengo la certeza de que cada día que pase el proyecto de cambio de Bolivia, la revolución democrática y cultural seguirá avanzando, consolidándose para bien de Bolivia y para bien de los pueblos de nuestra América”.

Chávez y Morales están convencidos de que la triada conformada por Bolivia, Argentina y Venezuela se han convertido en el eje central de la unidad sudamericana al disponer la financiación del Banco del Sur, alternativo al Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otras entidades financieras internacionales.

El Banco del Sur impulsará el proyecto de desarrollo común en América Latina, y

podría ayudar a financiar a corto plazo proyectos con intereses bajos, entre ellos el aumento de la producción de gas en Bolivia. “Tiene que llegar el día en que todas las viviendas por más humildes que sean en El Alto tengan gas como base fundamental de la energía, para el desarrollo humano, social, económico”, demandó Chávez.

Este Banco puede convertirse a mediano plazo en una opción para los países subdesarrollados, pues estará en capacidad de asimilar parte de las reservas de divisas de naciones, hoy depositadas en bancos de Estados Unidos y Europa.

Bush ofreció 75 millones de dólares de ayuda a los sectores pobres de América Latina. “No necesitamos de esa falsa caridad del imperio. Nosotros hemos decidido ser libres y seremos cueste los que nos cueste”, respondió el líder venezolano.

Por otro lado, Morales y Chávez se comprometieron a crear Opegasur, en el marco del ALBA. Según el ministro del Poder Popular para la Energía y Petróleo Rafael Ramírez, la firma del acuerdo permitirá valorizar el gas, el intercambio de tecnología, las inversiones conjuntas y la creación de empresas mixtas. “Tenemos la parte energética como una vanguardia, hemos estado estableciendo acuerdos en toda la región, suministramos combustible, petróleo y derivados, y Venezuela recibe productos y bienes necesarios para el desarrollo”, ejemplificó.

Los países productores de gas podrían alcanzar la intendencia económica explotando la petroquímica, que es convertir los líquidos del gas en una variedad de derivados como los plásticos, pintura, fertilizantes, entre otros subproductos. “Bolivia tiene que desarrollar su materia prima, sus recursos naturales”, propuso Chávez.

El destape

“Para desgracia del imperio, el genio se salió de la botella, y nada ni nadie podrá embotellarlo de nuevo”, dijo Chávez, parafraseando a Fidel Castro. “Se está cumpliendo hoy aquí en América Latina lo que dijo Túpac Katari: ‘yo muero, pero volveré hecho millones’; aquí estamos por todas partes, hecho millones en Túpac Katari, Bartolina Sisa, Simón Bolívar, Antonio José de Sucre. Es Evo Morales que representa esa corriente histórica y recoge 500 años de batalla del pueblo de Bolivia, de América Latina y el Caribe”.

Simultáneamente a la visita de Bush, el Jefe de Estado de Venezuela se reunió con varios mandatarios en pos de concretar la unión sudamericana. Primero fue Argentina, luego Bolivia, la noche de este domingo Nicaragua y después con los presidentes de Jamaica y Haití.

Además, Chávez y Morales acordaron realizar el Congreso de Gobierno y Pueblos Originarios en Cochabamba, a realizarse probablemente a mediados de este año.

Durante la visita de su colega, Morales aprovechó para plantear nuevamente reformas a la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y el Mercado Común del Sur (Mercosur), mecanismos de integración que por ahora sólo benefician a los grandes empresarios perjudicando a los pequeños productores, cooperativas y asociaciones.

Morales abrió la posibilidad de crear un nuevo mecanismo para impulsar el comercio justo. “¿Por qué no gestamos más bien otros mecanismos de integración, otros mecanismos de comercio justo de los pueblos?”, preguntó Evo.

Evo y Chávez acuerdan consolidar el Banco del Sur y la Organización de Países Exportadores Productores de Gas de Sudamérica;


Si el gobierno de Estados Unidos intentaba contraatacar a los procesos de cambio que avanzan en la región con la gira de George W. Bush por América Latina, los resultados han sido contraproducentes. Allí a donde Bush llegó hubo manifestaciones de repudio masivas (con heridos y detenidos), search mientras que los gobiernos de Bolivia, Argentina y Venezuela suscribieron nuevos acuerdos que fortalecen el antiimperialista programa de integración denominado Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA).

Luego de formalizar la construcción del Banco del Sur con el jefe de Estado argentino Néstor Kirchner, el Presidente de Venezuela Hugo Chávez suscribió con su homólogo Evo Morales la adhesión de Bolivia al Banco del Sur y la creación de la Organización de Países Exportadores Productores de Gas de Sudamérica (Opegasur).

Ante miles de representantes de organizaciones campesinas, indígenas y vecinales de El Alto, Chávez llamó a la unidad sudamericana: “Es importante que no perdamos tiempo, es hora de seguir avanzando, impulsando el proyecto político en cada país (…) Tengo la certeza de que cada día que pase el proyecto de cambio de Bolivia, la revolución democrática y cultural seguirá avanzando, consolidándose para bien de Bolivia y para bien de los pueblos de nuestra América”.

Chávez y Morales están convencidos de que la triada conformada por Bolivia, Argentina y Venezuela se han convertido en el eje central de la unidad sudamericana al disponer la financiación del Banco del Sur, alternativo al Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otras entidades financieras internacionales.

El Banco del Sur impulsará el proyecto de desarrollo común en América Latina, y

podría ayudar a financiar a corto plazo proyectos con intereses bajos, entre ellos el aumento de la producción de gas en Bolivia. “Tiene que llegar el día en que todas las viviendas por más humildes que sean en El Alto tengan gas como base fundamental de la energía, para el desarrollo humano, social, económico”, demandó Chávez.

Este Banco puede convertirse a mediano plazo en una opción para los países subdesarrollados, pues estará en capacidad de asimilar parte de las reservas de divisas de naciones, hoy depositadas en bancos de Estados Unidos y Europa.

Bush ofreció 75 millones de dólares de ayuda a los sectores pobres de América Latina. “No necesitamos de esa falsa caridad del imperio. Nosotros hemos decidido ser libres y seremos cueste los que nos cueste”, respondió el líder venezolano.

Por otro lado, Morales y Chávez se comprometieron a crear Opegasur, en el marco del ALBA. Según el ministro del Poder Popular para la Energía y Petróleo Rafael Ramírez, la firma del acuerdo permitirá valorizar el gas, el intercambio de tecnología, las inversiones conjuntas y la creación de empresas mixtas. “Tenemos la parte energética como una vanguardia, hemos estado estableciendo acuerdos en toda la región, suministramos combustible, petróleo y derivados, y Venezuela recibe productos y bienes necesarios para el desarrollo”, ejemplificó.

Los países productores de gas podrían alcanzar la intendencia económica explotando la petroquímica, que es convertir los líquidos del gas en una variedad de derivados como los plásticos, pintura, fertilizantes, entre otros subproductos. “Bolivia tiene que desarrollar su materia prima, sus recursos naturales”, propuso Chávez.

El destape

“Para desgracia del imperio, el genio se salió de la botella, y nada ni nadie podrá embotellarlo de nuevo”, dijo Chávez, parafraseando a Fidel Castro. “Se está cumpliendo hoy aquí en América Latina lo que dijo Túpac Katari: ‘yo muero, pero volveré hecho millones’; aquí estamos por todas partes, hecho millones en Túpac Katari, Bartolina Sisa, Simón Bolívar, Antonio José de Sucre. Es Evo Morales que representa esa corriente histórica y recoge 500 años de batalla del pueblo de Bolivia, de América Latina y el Caribe”.

Simultáneamente a la visita de Bush, el Jefe de Estado de Venezuela se reunió con varios mandatarios en pos de concretar la unión sudamericana. Primero fue Argentina, luego Bolivia, la noche de este domingo Nicaragua y después con los presidentes de Jamaica y Haití.

Además, Chávez y Morales acordaron realizar el Congreso de Gobierno y Pueblos Originarios en Cochabamba, a realizarse probablemente a mediados de este año.

Durante la visita de su colega, Morales aprovechó para plantear nuevamente reformas a la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y el Mercado Común del Sur (Mercosur), mecanismos de integración que por ahora sólo benefician a los grandes empresarios perjudicando a los pequeños productores, cooperativas y asociaciones.

Morales abrió la posibilidad de crear un nuevo mecanismo para impulsar el comercio justo. “¿Por qué no gestamos más bien otros mecanismos de integración, otros mecanismos de comercio justo de los pueblos?”, preguntó Evo.

Evo y Chávez acuerdan consolidar el Banco del Sur y la Organización de Países Exportadores Productores de Gas de Sudamérica;


Si el gobierno de Estados Unidos intentaba contraatacar a los procesos de cambio que avanzan en la región con la gira de George W. Bush por América Latina, physician los resultados han sido contraproducentes. Allí a donde Bush llegó hubo manifestaciones de repudio masivas (con heridos y detenidos), mientras que los gobiernos de Bolivia, Argentina y Venezuela suscribieron nuevos acuerdos que fortalecen el antiimperialista programa de integración denominado Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA).

 

Luego de formalizar la construcción del Banco del Sur con el jefe de Estado argentino Néstor Kirchner, el Presidente de Venezuela Hugo Chávez suscribió con su homólogo Evo Morales la adhesión de Bolivia al Banco del Sur y la creación de la Organización de Países Exportadores Productores de Gas de Sudamérica (Opegasur).

Ante miles de representantes de organizaciones campesinas, indígenas y vecinales de El Alto, Chávez llamó a la unidad sudamericana: “Es importante que no perdamos tiempo, es hora de seguir avanzando, impulsando el proyecto político en cada país (…) Tengo la certeza de que cada día que pase el proyecto de cambio de Bolivia, la revolución democrática y cultural seguirá avanzando, consolidándose para bien de Bolivia y para bien de los pueblos de nuestra América”.

Chávez y Morales están convencidos de que la triada conformada por Bolivia, Argentina y Venezuela se han convertido en el eje central de la unidad sudamericana al disponer la financiación del Banco del Sur, alternativo al Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otras entidades financieras internacionales.

El Banco del Sur impulsará el proyecto de desarrollo común en América Latina, y

podría ayudar a financiar a corto plazo proyectos con intereses bajos, entre ellos el aumento de la producción de gas en Bolivia. “Tiene que llegar el día en que todas las viviendas por más humildes que sean en El Alto tengan gas como base fundamental de la energía, para el desarrollo humano, social, económico”, demandó Chávez.

Este Banco puede convertirse a mediano plazo en una opción para los países subdesarrollados, pues estará en capacidad de asimilar parte de las reservas de divisas de naciones, hoy depositadas en bancos de Estados Unidos y Europa.

Bush ofreció 75 millones de dólares de ayuda a los sectores pobres de América Latina. “No necesitamos de esa falsa caridad del imperio. Nosotros hemos decidido ser libres y seremos cueste los que nos cueste”, respondió el líder venezolano.

Por otro lado, Morales y Chávez se comprometieron a crear Opegasur, en el marco del ALBA. Según el ministro del Poder Popular para la Energía y Petróleo Rafael Ramírez, la firma del acuerdo permitirá valorizar el gas, el intercambio de tecnología, las inversiones conjuntas y la creación de empresas mixtas. “Tenemos la parte energética como una vanguardia, hemos estado estableciendo acuerdos en toda la región, suministramos combustible, petróleo y derivados, y Venezuela recibe productos y bienes necesarios para el desarrollo”, ejemplificó.

Los países productores de gas podrían alcanzar la intendencia económica explotando la petroquímica, que es convertir los líquidos del gas en una variedad de derivados como los plásticos, pintura, fertilizantes, entre otros subproductos. “Bolivia tiene que desarrollar su materia prima, sus recursos naturales”, propuso Chávez.

El destape

“Para desgracia del imperio, el genio se salió de la botella, y nada ni nadie podrá embotellarlo de nuevo”, dijo Chávez, parafraseando a Fidel Castro. “Se está cumpliendo hoy aquí en América Latina lo que dijo Túpac Katari: ‘yo muero, pero volveré hecho millones’; aquí estamos por todas partes, hecho millones en Túpac Katari, Bartolina Sisa, Simón Bolívar, Antonio José de Sucre. Es Evo Morales que representa esa corriente histórica y recoge 500 años de batalla del pueblo de Bolivia, de América Latina y el Caribe”.

Simultáneamente a la visita de Bush, el Jefe de Estado de Venezuela se reunió con varios mandatarios en pos de concretar la unión sudamericana. Primero fue Argentina, luego Bolivia, la noche de este domingo Nicaragua y después con los presidentes de Jamaica y Haití.

Además, Chávez y Morales acordaron realizar el Congreso de Gobierno y Pueblos Originarios en Cochabamba, a realizarse probablemente a mediados de este año.

Durante la visita de su colega, Morales aprovechó para plantear nuevamente reformas a la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y el Mercado Común del Sur (Mercosur), mecanismos de integración que por ahora sólo benefician a los grandes empresarios perjudicando a los pequeños productores, cooperativas y asociaciones.

Morales abrió la posibilidad de crear un nuevo mecanismo para impulsar el comercio justo. “¿Por qué no gestamos más bien otros mecanismos de integración, otros mecanismos de comercio justo de los pueblos?”, preguntó Evo.

Por Pablo Dávalos

Hay un desgaste evidente del modelo neoliberal en América Latina que se ha expresado en la adhesión electoral a candidaturas que han sido críticas del neoliberalismo, troche o que, en todo caso, han construido sus discursos políticos  y electorales desde el rechazo y la crítica a las imposiciones del ajuste y estabilización neoliberal, como son los casos de Ollanta Humala en el Perú, de López Obrador en México, o los gobiernos de Chávez en Venezuela, Kirchner  en Argentina, Vásquez en Uruguay, Morales en Bolivia, Lula en Brasil, y, más recientemente, Correa en Ecuador y Ortega en Nicaragua. También existe, de parte de algunos gobiernos, una necesidad de establecer  distancias no solo formales sino reales con el FMI, como lo demostraron las decisiones de Argentina y Brasil de cumplir anticipadamente sus compromisos financieros con esta multilateral. Existe, entonces, un contexto en América  Latina en el que ningún gobierno de la región, a diferencia de décadas anteriores, adscribiría de manera pública a las recomendaciones del FMI y haría de los programas de ajuste el sustento de sus políticas públicas.

Empero de ello, la persistencia y presencia del ajuste y reforma estructural es profunda en la región. Las distancias que desde algunos gobiernos se han puesto con el Fondo Monetario Internacional, no significa que éstos empiecen  un proceso de reversión de las políticas neoliberales. La reforma estructural del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo, que hicieron un énfasis especial en provocar fuertes cambios institucionales, ha  transformado profundamente el tejido institucional y ha desmantelado las capacidades regulatorias del Estado, al tiempo que ha fortalecido a grupos financieros, monopolios, y ha multiplicado la existencia de redes clientelares y las prácticas asistencialistas. Estas reformas estructuralesde carácter neoliberal han sido tan fuertes que incluso han obstaculizado la creación de alternativas al desarrollo en la región.

La condicionalidad invisible y la persistencia del ajuste neoliberal

Es decir, existe un vacío en el que la crítica al modelo neoliberal corre el riesgo de ser una retórica de legitimación política ante electorados  descontentos del ajuste y la reforma estructural, antes que una propuesta que implique cambios reales en la relación entre el capital, el trabajo, el Estado y el mercado.

Es por ello que el desgaste del FMI en la región, no sea correlativo al  desgaste que pudiesen tener el BID o la Corporación Andina de Fomento, CAF; y que, a la larga, la dinámica del ajuste y la estabilización persista aún  por vía de algo que podríamos denominar como  “condicionalidad invisible” (o  condicionalidad implícita), lo que ha asegurado la presencia del neoliberalismo en la región.

En efecto, la condicionalidad invisible es el recurso mediante el cual el BID, la CAF, o el mismo Banco Mundial, crean líneas de crédito para el  desarrollo, pero sus desembolsos se ven condicionados a que los países cumplan con las metas establecidas previamente por el FMI en cuanto a disciplina fiscal, que se expresa en superávit fiscal, a liberalización  comercial, apertura de la cuenta de capitales, y desregulación económica. De esta manera, el FMI sigue presente en la región, bajo la cobertura del financiamiento al desarrollo hecho por la banca multilateral.

Es por ello que, de las iniciativas recientes que han emergido desde gobiernos críticos al neoliberalismo, una de las más importantes sea aquella de crear el Banco del Sur como banca subregional que vendría a transformar  las relaciones de poder al interior de la banca multilateral de desarrollo, y reproblematizar al desarrollo en un contexto en el que la ideología liberal ha cerrado el campo de posibles humanos, sobre todo a los discursos  y propuestas críticas y alternativas.

En efecto, la creación del Banco del Sur se inscribiría de lleno en el debate sobre la necesidad de una nueva arquitectura financiera mundial y la búsqueda de nuevas modalidades al financiamiento al desarrollo, en un  contexto en el que la economía de casino mundial ha generado poderosos marcos institucionales para someter a sus decisiones, no solo a países determinados sino al conjunto de la economía mundial, como lo demuestra la  primacía macroeconómica que pretenden tener los índices de riesgo país de las bancas de inversión.

De ahí que la creación del Banco del Sur debe ser vista desde una perspectiva política y epistemológica, más que financiera o económica. Debe adoptarse una perspectiva política porque la creación del Banco del Sur implica la disputa en el locus central del sistema mundo en su hora neoliberal: la financiarización y especulación como centros de gravedad de  la economía mundial, que definen nuevas relaciones de poder y cuyas expresiones son las estrategias de dominio, imposición y colonialismo inherentes a la banca multilateral de desarrollo.

El mecanismo de la “no-objeción” y el control colonial de la banca multilateral

En efecto, detrás del financiamiento a proyectos de desarrollo hechos por la banca multilateral, en la ocurrencia el BID, la CAF y el Banco Mundial, existen prácticas colonialistas que utilizan la noción de desarrollo y  crecimiento económico como mascarones de proa para acentuar y profundizar, tanto las condiciones de aquello que en los años setenta la CEPAL denominaba la dependencia, cuanto del control, asimilación o la ruptura de las resistencias sociales al neoliberalismo.

Hay que recordar que la banca multilateral creó un mecanismo de control en todos los proyectos de desarrollo que aplica en la región, y que se denomina como el mecanismo de la “no-objeción”. Este mecanismo permite el control absoluto sobre los recursos, las metodologías, los tiempos, los mecanismos, los técnicos y las respuestas que las sociedades generan ante los proyectos de desarrollo de la banca multilateral.

La “no-objeción” es parte de un ejercicio de poder en función de objetivos  determinados desde la dinámica del sistema mundo y la lucha por la hegemonía mundial, antes que por las características de un determinado modelo de desarrollo. Es por ello que, luego del financiamiento de un proyecto de  desarrollo por parte de esta banca multilateral, la sociedad y el Estado terminan más desarmados, más vulnerables, y el tejido social aparece más fragmentado, y más susceptible a la manipulación clientelar y asistencialista. El verdadero rol de la banca multilateral no es tanto el financiamiento al desarrollo, como el ejercicio de un poder colonial, de ahí que su dinámica releve más de la política que de la economía o las finanzas.

Pero hay otra dinámica tan importante como esos ejercicios de imposición política que nacen desde la “no-objeción”, y hacen referencia a la episteme desde la cual se construye el financiamiento al desarrollo; es en virtud de  ello, que hay que considerar que la banca multilateral ha trabajado de manera profunda para reconceptualizar los marcos teóricos desde los cuales se comprende la realidad y, hasta el momento, ha ganado la batalla  epistemológica; quizá el signo de los tiempos de la derrota del pensamiento crítico sea la adscripción que ha hecho la CEPAL a los contenidos epistémicos del discurso neoclásico.

Banca multilateral y la epistemología del poder

Los institutos de investigación relacionados con la banca multilateral, e incluso los mismos estudios financiados desde esta banca, han posicionado con fuerza conceptos funcionales a las nuevas relaciones de poder. Gracias a  ellos se ha generado un debate en una sola dirección y bajo un solo esquema teórico: el neoliberalismo y su expresión económica en el pensamiento monetarista y neoclásico.

Así por ejemplo, tenemos el trabajo teórico hecho por el Banco Mundial  alrededor de la pobreza, y la disputa epistemológica suscitada sobre este fenómeno, y en el cual el Banco Mundial ha logrado convertir a la pobreza en un fenómeno económico e individual, gracias a su noción del “dólar diario”, fracturando y disolviendo esa rica discusión que veía a la pobreza como fenómeno social y como fenómeno político, y adscribiéndola ahora a las coordenadas del mercado y el homo economicus.

La panoplia conceptual hecha desde la banca multilateral es extensa y ha  cobrado carta de naturalización en las ciencias sociales y en la economía sin que medie siquiera un proceso de reelaboración crítica. Por ejemplo, las nociones de competitividad, aperturismo, etnodesarrollo, pobreza, capital humano, capital social, desarrollo local, descentralización y autonomía, poderes locales, cadenas productivas, participación ciudadana, flexibilización laboral, diálogo social, regionalización y mancomunidades, desarrollo sustentable, gobernabilidad, género y pobreza, ciudadanía, etc.,son parte de la discusión tanto de los denominados policy makers cuanto de las mismas ciencias sociales.

Estos aspectos deben ser considerados como relevantes al momento de discutir la conformación de la Banca del Sur, porque no se trata solamente de la creación de una institución financiera que realice créditos de financiamiento al desarrollo, sino de una estrategia de recuperación de las nociones de soberanía, regulación y una nueva contractualidad social que supere las nociones neoliberales de “economía social de mercado”.

El Banco del Sur: desafíos y oportunidades

Por ello, la creación del Banco del Sur no debe verse desde una visión financiera sino desde una visión geopolítica y epistémica, que implique: la reformulación de los contenidos del financiamiento para el desarrollo; las posibilidades de integración bajo criterios de complementariedad y subsidiariedad, y la generación de un pensamiento propio que se deslinde demanera definitiva de los marcos teóricos del neoliberalismo.

En virtud de ello, haya que pensar que la trampa inherente a la Banca del Sur sería convertirla en un instrumento que financie proyectos de desarrollo y que empiece a competir en esa línea con el BID, el Banco Mundial y la CAF, o que cumpla con las tareas de la privatización del territorio proyectadas en el IIRSA, complementando de esta manera a la banca multilateral.

La idea de pensar, proponer y crear el Banco del Sur debe ser, en realidad, para una reformulación de la arquitectura financiera global en la cual se pueda defender a los países de las apuestas de casino que hacen los especuladores financieros, que pueda desprenderse de las decisiones de arbitraje a la inversión y que se asientan en el riesgo país, y que permita  un intercambio e integración sustentados en nuevas ideas de crecimiento con equidad, interculturalidad y plurinacionalidad.

Es decir, el Banco del Sur, debería ser parte de esas nuevas propuestas que buscan proteger a los países de la globalización financiera y de la intromisión política que implican las condicionalidades del BID, de la CAF, del Banco Mundial y del FMI, sea en su forma implícita, como condicionalidad invisible, sea en su forma explícita de control a través del mecanismo de la no-objeción.

Para ello, el Banco del Sur debe integrarse de manera democrática en el que en su directorio el representante de un país tenga un voto, y que ese voto sea previamente consensuado y transparentado con organizaciones sociales y  sectores productivos, es decir, la agenda del directorio del Banco del Sur, siempre deberá ser abierta, democrática, transparente, plural y consensuada.

En segundo lugar, el Banco del Sur tiene la oportunidad enorme de crear una  unidad de cuenta regional, en la ocurrencia el peso latinoamericano, quepuede indexarse en una pega deslizante al euro. Esta podría ser una salida para los tipos de cambio fijo adheridos al dólar, sobre todo en los casos de Ecuador y El Salvador; y puede permitir una transición del área dólar, en la cual casi todas las monedas de la región están de una u otra manera “pegadas” al dólar, hacia el rescate de la soberanía monetaria de la región.

Los créditos del Banco del Sur se harían en función de esa moneda común, y se emitirán en euros, que es una divisa con poder liberatorio mundial y con capacidad de mantener su función de reserva de valor mundial, al menos hasta que la región pueda establecer una estrategia de integración monetaria y  pueda finalmente consolidarse la moneda común latinoamericana. Pero en ningún momento el Banco del Sur debe pensar en mantener sus unidades de cuenta en dólares, salvo como cámara de compensación.

Un aspecto fundamental del Banco del Sur es su relación con la banca multilateral, una relación que no puede ser ni subordinada ni dependiente. La banca multilateral, en realidad, expresa una situación de colonialismo y  de imposición. Detrás de cada préstamo de la banca multilateral están una serie de condicionamientos que se convierten en instrumentos políticos de dominación, chantaje, e incluso, como en el caso del Banco Mundial, de destrucción de las organizaciones sociales y populares.

El Banco del Sur puede abrir, en ese sentido, varias líneas de crédito en las siguientes direcciones:

1) un fondo de transferencias para cubrir los saldos de los proyectos BID y  Banco Mundial que están pendientes en la región, sobre todo para la construcción de infraestructura local, y que han implicado la adopción de onerosas condicionalidades explícitas o implícitas como, por ejemplo,  establecer fideicomisos para el pago de la deuda multilateral con los recursos de las tarifas de los servicios públicos financiados por esta banca multilateral; o el endeudamiento público con el BID o el Banco Mundial, pero  con la condición de que una vez terminada la obra se la transfiera al sector privado. Este fondo de transferencias permitirá evacuar los proyectos emergentes que han sido o están siendo financiados con recursos BID y Banco  Mundial, para atenuar el peso de la condicionalidad, relativizar el peso político de estas multilaterales, y rescatar la soberanía de los países sobre su propio endeudamiento, sobre todo en las áreas de salud y educación que son temas sensibles y que han sido prioridades de la banca multilateral; esta línea de créditos deben permitir la recuperación de la soberanía sobre el financiamiento al desarrollo;

2) una línea de créditos para la reactivación productiva, sobre todo de  aquellos sectores que más sufrieron los embates de las políticas de estabilización y ajuste macroeconómico, y que conformaban el entramado de producción y servicios de las economías locales; la idea es que a partir del Banco del Sur se vaya rearticulando el ciclo ahorro-inversión local hacia la reconstitución de un sector productivo nacional que pueda establecer alianzas y estrategias de integración comercial en un espacio económico  común;

3) líneas de crédito para I + D, es decir, investigación para el desarrollo, en donde se puede pensar en un banco de proyectos de investigación con las universidades de la región. Esto puede provocar la necesidad de coordinar, armonizar e integrar la producción del saber y la técnica a nivel de la región, en un contexto en el que las redes tecnológicas y la producción del conocimiento científico está controlado desde el norte, estas líneas de  crédito pueden articularse dentro de lo que se denomina inversión de riesgo pero que implica la apertura de nuevos espacios de producción y generación
de valor agregado;

4) una línea emergente para solucionar problemas de liquidez provocados por déficit en cuenta corriente de balanza de pagos, y a fin de no competir con el FLAR se puede pensar en mecanismos de sindicación de créditos entre el Banco del Sur y el FLAR, de tal manera que se pueda mantener una institución importante como el FLAR dentro de las dinámicas de control del ahorro de la región. Estos créditos a la cuenta corriente de balanza de pagos desprenderían de manera definitiva a la región del área de influencia del  FMI.

Esto implica que los colaterales y las garantías sean diferentes para cada una de las líneas de crédito. Sin embargo, aquello que debe separar radicalmente al Banco del Sur de la banca multilateral es la existencia de  la  condicionalidad, que se expresa en el mecanismo de la “no-objeción”. En ese sentido, el Banco del Sur debe generar garantías para cada una de sus líneas de crédito, pero en ningún caso puede establecer condicionalidades de  política económica para los países miembros. Además, el colateral debe ser separado radicalmente de cualquier intento de imposición vía condicionalidades o mecanismos parecidos a la “no-objeción”.

Los recursos que pueden ingresar al Banco del Sur pueden ser: el ahorro  gubernamental expresado en las reservas internacionales, los fondos de pensiones gubernamentales, los excedentes en la exportación provocados por ganancias excepcionales por los precios de los comodities, y las cuotas de pertenencia al Banco que aportan los países que los constituyen.

El Banco del Sur puede también establecer alianzas con otros países de otras regiones para absorber liquidez de corto o mediano plazo generando  instrumentos financieros, como papeles con rentabilidad variable. Para ello podrían establecerse alianzas estratégicas con otros organismos financieros y bancas centrales de países amigos.

El Banco del Sur debería proponer una línea de reflexión sobre la economía  política de la región para recuperar la soberanía epistemológica, que al momento está secuestrada por los discursos tecnocráticos de la banca multilateral. Los conceptos operadores de las nociones de desarrollo, como aquellos de crecimiento, renta, pobreza, equidad, etc., están construidos desde las necesidades de legitimación teórica del centro antes que de la necesidad de comprensión de los problemas de la periferie.

En ese sentido, el Banco del Sur abre posibilidades de disputar al neoliberalismo en territorios antes prohibidos: de una parte el financiamiento al desarrollo con respeto a la soberanía y a la integración de los pueblos, y, de otra, el pensamiento teórico sobre un desarrollo  equitativo, intercultural, democrático, soberano y plurinacional.

Bank of the South: A road towards a new financial architecture

For many years now particular attention has been paid to the large International Financial Institutions (IFIs), such as the World Bank and the International Monetary Fund. Their repercussions in Latin America as in other regions are notorious, ranging from financing various infrastructure projects with serious social and environmental impacts, to support for private investment; from reforms in social policies (such as health and education) to the conditionalities that these IFIs imposed on national development strategies.

In Latin America, attention has focused on three IFIs: the World Bank (WB), the Inter-American Development Bank (IADB), and the International Monetary Fund (IMF). Today the credibility and legitimacy of these institutions has been deeply eroded. Their programs have become the target of many critics and citizen action campaigns, leading to an overall consensus regarding their serious limitations and the problems triggered by their actions. Moreover, many of these organisms have been the victims of their own mismanagement (particularly the IMF’s mishandling of financial crises and the World Bank’s internal corruption scandals).

Meanwhile in Latin America, a substantial political shift has taken place with the appearance of progressive governments in several countries (Argentina, Bolivia, Brazil, Ecuador, Uruguay, and Venezuela in particular). In some cases, these new governments have criticized certain IFIs, are restructuring their relations with them, and have begun to search for alternative financing of their own.

For these reasons, little by little, other regional financial organisms have been exploring the niche vacated by the IFIs in the region. Their focus is Latin America and their roles are similar to those of the IFIs. Many of them are less well known than the IFIs and their activities not always so evident, but they manage enormous funds and they are highly influential. Most of these new institutions are Latin American, and their management is in the hands of Latin American governments. Also notable are two national banks that play a key role as regional financing agencies on a continental level.

This article describes this group of Regional Financial Institutions (RFIs), identifies its members, and analyzes their main characteristics.

The Regional Financial Institutions

The RFIs have specific features that distinguish them from conventional IFIs. First of all, they are “regional,” in the sense that they focus on and are designed to be active in Latin America, or in sub-regions within the continent. Secondly, their officials and decision-making processes are in the hands of governments in the region. Thirdly, their primary focus is on conventional finance, funding infrastructure and energy projects, private enterprise growth, or technical cooperation.

The Latin American RFI field is made up of at least the eight institutions listed below, many better known by their Spanish initials (in parentheses): The Andean Development Corporation (CAF), the Financial Fund for the Development of the River Plate Basin (Fonplata), the Central American Bank for Economic Integration (CABEI, BCIE in Spanish), the Latin American Export Bank (BLADEX), the Caribbean Development Bank (CDB), the Latin American Reserve Fund (FLAR), the National Bank for Social and Economic Development (BNDES), of Brazil, and the Bank for Economic and Social Development (BANDES), of Venezuela. The Bank of the South (Banco del Sur) is currently in negotiations, and will become part of this group when it begins to operate. Lastly, strictly speaking the IADB also has many attributes of an RFI.

The following sections briefly elaborate on some of the key features of these institutions.

The Larger Regional Institutions

As it currently stands, two institutions operate on a continental level: the Latin American Export Bank (BLADEX), and the Latin American Reserve Fund (FLAR). The Andean Development Corporation is also expanding its operations into new regions.

The Latin American Export Bank provides continent-wide coverage. It was established by an initiative of the Panamanian government in 1978 and approved by the presidents of the central banks in each country, although it now operates more along the lines of a private bank. BLADEX specializes in export loans, financing foreign trade, and as a middleman for IADB funds. Its ownership is distributed between the central banks and governmental agencies of 23 countries in the region, some international banks, and even investment funds, which categorizes it as a mixed organization. With its headquarters in Panama City and a very diversified client base (about half of which are companies), in its operations it disbursed $8 billion in 2007.

The Latin American Reserve Fund was created in 1991 as a vehicle to extend membership in the Andean Reserve Fund to other countries. Member countries include Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Peru, Uruguay, and Venezuela, and it has its operational base in Bogotá (Colombia). Its objectives are to support the balance of payments of member states, authorizing credits or guaranteeing third-party loans; contribute to the harmonization of exchange rates, monetary and financial policies; and improve conditions for the investment of international reserves.

The Andean Development Corporation was formed in 1966, but began operations in 1970 to promote financial services and encourage development, with clients from both the public and private sectors. The CAF offers loans, guarantees, and endorsement, as well as other financial services. It plays a key role in receiving and directing capital flows coming from large developed-country banks.

The CAF initially focused on the Andean countries, becoming the main source of financing for several nations, overtaking both the IADB and the World Bank. Between 2002 and 2006, it provided $12 billion to Andean countries (48% of all funds approved in that region by multilateral agencies). Since then it has extended its shareholders and membership is currently made up of 17 Latin American countries, Spain, and 15 private banks in the Andean region. Its head office is in Caracas, with offices in several other countries.

CAF currently funds projects in various parts of the continent, ranging from infrastructure, such as water and sewage, to border security, and expansion of the use of alternative energies. The corporation has become one of the main finance agencies for the South American Regional Infrastructure Initiative (IIRSA). The IIRSA includes an ambitious list of transport connections designed to promote the insertion of the region into global export markets. CAF’s loan portfolio has expanded from $6,172 million in 2003 to $9,622 million in 2007. The principle beneficiary countries were Ecuador (22.3%), Peru (18.8%), Colombia (17%), and Venezuela (15.3%). The nature of the loans also varies, now including sectoral loans for contingencies (for example, a recent $400 million loan to manage the Uruguayan public debt).

The IADB can also be considered an RFI. Its area of operation is Latin America and the Caribbean, where it finances diverse government agencies but also provides funding to the private sector. One key difference is that the IADB is not held solely in Latin American hands; of the 47 members, only 26 are from the region. Indeed, member countries include many industrialized nations such as the United States, Canada, several European countries, and Japan, and they all play a key role in IADB decision-making.

The establishment of the Bank of the South (Banco del Sur) has progressed significantly. This proposal, which enjoys widespread support, particularly from the Venezuelan government, has experienced various advances and setbacks. In December 2007, Latin American presidents met in Buenos Aires (Argentina) and signed an agreement to create the Bank. Since then the discussion has revolved around the structure and financing of the bank, including capital participation by each member, voting mechanisms, and operations.

Subregional Funds and Banks

A number of RFIs focus on specific sub-regions within Latin America. They consist of two banks and a fund.

The Central American Bank for Economic Integration (BCIE) was founded in 1960 by five Central American countries. Its objectives were to support development projects and to offer technical cooperation and financial resources. The bank modified its founding agreement in 1992 to incorporate countries outside that region; current members include Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, the Dominican Republic, and Panama. Recently Mexico, Taiwan, Argentina, Colombia, and Spain joined as extra-regional members. The main office is in the city of Tegucigalpa, Honduras. In 2006, the bank disbursed $1.647 billion, along three strategic operational lines: integration, globalization, and poverty. The main beneficiaries are Guatemala (36% of total dispersals) and El Salvador (24%).

The Caribbean Development Bank (CDB) operates in the Caribbean, supporting projects for social and economic development. Founded in 1969, it began its operations in 1970. The main office is located in Barbados, and has 26 members (18 of them Caribbean, along with Germany, Canada, China, Mexico, the United Kingdom, and Venezuela). The bank finances infrastructure investment, supports local development, and programs of regional economic integration. In 2006, the CDB granted a total of $131.8 million. The main CDB beneficiary country is Jamaica, which received 21% of the total.

Fonplata, the Financial Fund for the Development of the River Plate Basin, is made up of Argentina, Brazil, Bolivia, Paraguay, and Uruguay. Primary objectives include providing financial support for pre-investment studies and technical assistance, and it can also provide loans, guarantees, and endorsements. Generally, the fund supports pre-investment studies for large projects, although it also finances some works. Its base of operations is in Santa Cruz, Bolivia. At present, it has 14 projects ranging from business restructuring to paving highways, for a total of $303 million dollars. In addition, Fonplata maintains the Intergovernmental Committee for the Parana-Paraguay Waterway, an old infrastructure megaproject now part of IIRSA.


National Banks with Regional Coverage

Finally, among the RFIs, two banks merit mention because although they are national, their activities in different countries result in regional coverage. The Brazilian Development Bank is a public company of the federal government, under the Ministry of Development, Industry, and Foreign Trade. The development bank was created in 1952 and has its main office in Rio de Janeiro, with offices in other Brazilian cities, and recently announced it will open its first international office in Montevideo, Uruguay—seat of the MERCOSUR secretariat.

The BNDES resource portfolio is enormous; in 2006 it disbursed approximately $24 billion (with net earnings of $2.5 billion). Most of those funds are for projects within Brazil, like financing production, consumption, and export, and support for businesses. However, the bank has acquired regional relevance for several reasons: it finances the infrastructure projects under IIRSA currently underway in Brazil; it has various programs to support the enterprises of Brazilian companies in other countries of the region; and the funds available for loans is very large. The BNDES has signed agreements with CAF and Fonplata. Its Brazilian operations include financing key sectors like infrastructure and energy, incorporating projects such as rail corridors, gas pipelines, and dams on the Madeira and Xingu Rivers.

On an international level, the BNDES promotes the “internationalization” of Brazilian companies. To this end, the bank approves loans, creates investment funds, and even participates in acquisitions and mergers. The bank finances Brazilian construction companies that operate in various Andean countries, or provides loans for Brazilian companies to acquire local companies (as seen in the case of the acquisition of Argentine and Uruguayan agriculture/food companies by Brazilian capital). The BNDES 2006 report lists, for example, financing for several gas pipelines in Argentina for $690 million, two hydroelectric dams, an aqueduct in the Dominican Republic, and the Maddén- Colon highway in Panama that runs parallel to the Panama Canal. In addition, the bank served as comptroller and financier of acquisitions for the Companhia Vale do Rio Doce (CVRD), which has helped make this privatized iron firm one of the largest mining companies in the world.

Another example is JBS-Friboi that bought the Swift meatpacking company, headquartered in the United States, for $1.4 billion, making it the largest beef-processing company on the planet. JBS-Friboi obtained the funds for the acquisition by emitting shares, most of which were bought by BNDES Participações—a subsidiary of the bank that acts as an investment fund.

The Venezuelan Development Bank (BANDES) is under the Finance Ministry. It is a financial agent of the government used to support projects of economic decentralization and to stimulate private investment. Created in 2001, the bank was designated as a financial agent of Venezuela’s foreign policy. As such, it supports diverse programs and investments related to international cooperation, especially in the realm of energy. The Venezuelan Development Bank follows a strategy slightly different from the Brazilian bank. Although it requires that at least 50% of an enterprise be Venezuelan, it places more emphasis on complementary agreements. Also, its strategy differs between countries according to their position on the human development index.

The Role of Regional Financial Institutions

The above-mentioned RFIs have received little attention and have only recently become recognized. Whereas in the past economic support was provided mostly by the IADB, the World Bank, and the IMF, today the RFIs have joined these institutions and play an ever-increasing role.

The structures, mandates, and operations differ between RFIs; some are government institutions and others are mixed—with the participation of private funds. Many offer financial services, incorporating services of investment analysis, cost/benefit studies, funding in the form of loans, and back-up guarantees for funds originating elsewhere. They have acquired enormous importance in capital flows in Latin America’s incipient financial architecture. Nevertheless, in nearly all cases these institutions are part of, or operate in a similar manner to conventional IFIs.

Comparing assets, the BNDES eclipses all other institutions, with $14.07 billion in 2007. This places it just slightly behind the IADB, whose assets amounted to $20.353 billion in 2007. The BNDES is followed by CAF at $4.12 billion. Figures for the regional banks in 2007 are: BCIE $1.63 billion, BLADEX $612 million, and the CDB $506 million. BANDES assets top the rest at $4.56 billion. Finally, the reported assets of the FLAR are $1.797 billion (2007) and Fonplata $415 million (2006). The assets of all these RFIs amount to more than $27 billion.

The significant financial resources of the RFIs are essentially managed by their own Latin American governments, a significantly different state of affairs from that of the IFIs. In the case of the IFIs, the power to make decisions is sharply asymmetric, slanted toward industrialized nations, with roles for the United States and the European Union that shut out other nations. However, in the RFIs, responsibility for the decisions made—whether good or bad—lies squarely on the shoulders of the Latin American governments. It is obvious why Latin governments, especially the progressive ones, are trying to strengthen some of these RFIs, even creating the Bank of the South, to finance their own projects without relying on the global IFIs.

Almost all RFIs place priority on supporting infrastructure projects, such as roads, bridges, and energy infrastructure. This too is a policy promoted by new progressive governments. In South America, many of these projects are part of the Regional Infrastructure Initiative-IIRSA, and as such the RFIs have become one of IIRSA’s main supports. Many of these projects have profound effects on land-use, which in turn produce social and environmental impacts.

Despite the importance of the activities of RFIs, the potential impact of the projects they finance, and the fact that they are mainly in the hands of Latin American governments, the RFIs lack transparency. Access to information is difficult; in many cases there are no clear mechanisms for obtaining information on internal procedures, project progress reports, or the criteria used to evaluate them. In several cases, there are more obstacles in gaining access to information and more doubts about social and environmental guidelines within the RFIs than when dealing with the conventional international financial institutions.

It should be noted that several RFIs incorporate both social and environmental commitments. For example, the CAF affirms that it integrates social and environmental variables, and includes criteria for ecological efficiency and sustainability in its operations. The CBD subscribes to the Millennium Development Goals and the BCIE has adopted combating poverty as a strategic goal. The BNDES has, for example, a code of ethics, environmental evaluations, and mechanisms for providing information about its operations. However, these statements are not always expressed in specific and detailed operative directives in each institution. Several projects financed by the CAF and the BNDES reveal clear tensions and contradictions on social and environmental issues. In other situations, as found in the BANDES, the procedures are unclear, information available on the internet is insufficient, and institutional objectives did not adequately take into account the stated goals.

There are major gaps in defining operational guidelines and evaluation procedures for key issues such as indigenous groups, the environment, free access to information, procedures for legal recourse or complaints, revision mechanisms, etc. Some attempts have been made to carry out civil society consultations, but most of them merely provide information, or play a subsidiary role that does not affect decision-making in allocating funds.

When it comes to social participation, it is worth noting that citizen-based campaigns against the IFIs have achieved some advances in access to information and cooperation with civil society. They also helped to establish new rules of operation. Though in many instances these rules are not followed, they do provide a framework for filing complaints from other perspectives. But most Latin American RFIs are behind in these issues, access to information is more difficult, and the use of multidisciplinary tools has not been adequately evaluated.

The task is yet more complex in the case of the national banks BANDES and BNDES. They lack mechanisms to enable citizens of other countries to access information and take part in the international projects that they finance. This is a delicate matter, since national sovereignty is invoked to defend operations in other countries.

Undoubtedly, the presence of Latin American financial institutions is a step forward in gaining autonomy, faced with the imposition of IFIs. It is therefore very important to improve and maintain Latin American control. In some RFIs nations from other continents are becoming members (particularly European nations and China). It is essential to assure Latin American control in the decision-making process despite extra-regional participation.

Moreover, civil society must influence Latin American RFIs to assure that the mistakes and shortcomings of IFIs are not repeated, that the RFIs are not simply channels for the intermediation of global capital, and that they don’t replicate practices of financing projects with high social and environmental impacts. The fact that control rests in Latin American hands is useless if institutions end up repeating the strategies of the World Bank or the IADB. It is therefore necessary to ensure that the projects financed really serve development interests and aid in the eradication of poverty, with tangible positive effects at local and national levels in all spheres, from economic to environmental.

The necessary tasks ahead are complicated. Nevertheless, some tasks can be outlined as examples. It is necessary to establish procedures for follow-up and evaluation of the Latin American government representatives to the governing councils of these institutions. It is important to determine the quality and efficiency of the evaluations made prior to allocating funds. Also important is to establish adequate supervision of compliance with conditions and requirements. It is especially important to attend to sensitive aspects that have traditionally been excluded, such as indigenous peoples, marginalized groups, and environmental impacts. Finally, it is necessary to assure working mechanisms of public information and channels for legal claims.

RFIs present great opportunities for autonomous regional development, but their operations require extensive reforms and updates. The fact that they are in the hands of Latin American governments is no excuse for avoiding reforms; rather it presents a mandate to carry out the necessary transformations.

Translated for the Americas Program by Tony Phillips.

Eduardo Gudynas <egudynas(a)adinet.com.uy> is an analyst at CLAES D3E, a research center for the promotion of sustainable development (www.integracionsur.com) and a collaborator with the Americas Policy Program (www.americaspolicy.org).

Pablo Dávalos

The neo-liberal model shows clear signs of erosion in Latin America. This has been expressed in voter support for candidates who have been critical of neo-liberalism. Moreover, some governments need to keep not only a formal but also a real distance from the IMF, but does not imply that they are launching a process to revert neo-liberal policies. In this context, the creation of the Bank of the South should not be considered from a financial point of view but rather from a geopolitical and epistemological perspective, implying: the reformulation of development finance contents.

The neo-liberal model shows clear signs of erosion in Latin America. This has been expressed in voter support for candidates who have been critical of neo-liberalism, or who, anyhow, have built their political and electoral discourse on the rejection of and criticism to neo-liberal adjustment and stabilisation impositions, such as in the cases of Ollanta Humala in Peru, López Obrador in Mexico, or the governments of Chávez in Venezuela, Kirchner in Argentina, Vázquez in Uruguay, Morales in Bolivia, Lula in Brazil, and more recently, Correa in Ecuador and Ortega in Nicaragua.

Moreover, some governments need to keep not only a formal but also a real distance from the IMF, as it was shown through decisions made by Argentina and Brazil to fulfil their financial commitments to this multilateral institution in advance. Therefore, there exists a Latin American context in which – unlike previous decades – no government in the region would publicly ascribe to IMF recommendations nor base their public policies on IMF adjustment programmes.

Nevertheless, the persistence and presence of structural adjustment and reform is quite strong in the region. The distance put by some governments between themselves and the IMF does not imply that they are launching a process to revert neo-liberal policies. The structural reform promoted by the World Bank and IDB, which placed special emphasis on bringing about strong institutional changes, has deeply modified the institutional framework and has dismantled state regulation capacities, while reinforcing financial groups and monopolies, and multiplying the existence of clientele networks and band-aid practices. These neo-liberal structural reforms have been so strong that they have even hindered the creation of development alternatives in the region.

Invisible conditionality and persistence of neo-liberal adjustment

Indeed, there is a void in which the criticism to the neo-liberal model runs the risk of being a rhetoric aimed at political legitimation before voter discontent with structural adjustment and reform, rather than a proposal implying real changes in the relationship among capital, labour, State and market.

This is why the IMF erosion in the region is not correlative to the erosion that may be suffered by the IDB or the Andean Development Corporation (CAF); and that, in the long run, the dynamics of adjustment and stabilisation may still persist through something that could be known as “invisible conditionality” (or implicit conditionality), which has secured the presence of neo-liberalism in the region.

Invisible conditionality is in fact the resource through which the IDB, CAF or the World Bank itself, manage to create development credits, while their disbursement remains subject to the country’s compliance with goals previously set by the IMF as regards fiscal discipline (expressed in terms of fiscal surplus), trade liberalisation, capital account opening and economic deregulation. Thus, the IMF continues to be present in the region, under the disguise of financing for development from multilateral banking.

In view of this, one of the most important initiatives among those that have been recently launched by governments that are critical of neo-liberalism, is the one proposing the creation of the Bank of the South as a sub-regional bank that would change power relations within multilateral development banking, and would reproblematise development within a context in which the liberal ideology has blocked the way to the major goals of humankind, particularly to critical and alternative discourses and proposals.

Indeed, the creation of the Bank of the South would be fully drawn into debate over the need for a new global financial architecture and the search for new modalities of development financing within a context in which the global casino economy has generated powerful institutional frameworks to impose its decisions not only on certain countries but also on the whole global economy, as it is evidenced by the macroeconomic supremacy that intends to be awarded to country-risk ratings of investment banks.

That explains why the creation of the Southern Bank should be regarded from a political and epistemological perspective rather than a financial or economic one. A political perspective should be adopted since the creation of the Bank of the South implies a dispute at the core of the world-system in neo-liberal times: financing and speculation as gravitational centres of the global economy, which define new power relationships and whose expressions represent the strategies of dominion, imposition and colonialism characteristic of multilateral development banking.

The “no-objection” mechanism and colonial control by multilateral banking

In fact, behind development project financing carried out by multilateral banks, i.e. the IDB, CAF and World Bank, there are colonialist practices that use the idea of development and economic growth as figureheads to emphasize and strengthen both the conditions of that which the ECLAC called as dependence in the 1970s as well as the control, assimilation or breaking down of social resistance to neo-liberalism.

It should be remembered that multilateral banks have created a control mechanism that is applied to all development projects in the region, which is known as the “no-objection” mechanism. This mechanism allows absolute control over resources, methodologies, time-frames, mechanisms, technical staff and the answers provided by societies upon the development projects of multilateral banks.

The “no-objection” mechanism is part of a power exercise based on certain goals that are set according to the dynamics of the world-system and the struggle for world hegemony, rather than on the characteristics of a certain development model. Consequently, following the financing of a development project by this multilateral banking, both the society and the State end up being further dismantled and more vulnerable, and the social milieu appears to have become more fragmented and prone to manipulation by clientele and band-aid practices. The true role of multilateral banking is not so much that of development financing but rather the exercise of colonial power. This explains why its dynamics rely more on politics than on economics or finance.

However, there is another dynamic, which is as important as those exercises aimed at political imposition, which result from the “no-objection” mechanism and refer to the episteme on which development financing is built on. It is by virtue of this that multilateral banks have worked hard to reconceptualise the theoretical frameworks from which reality is understood and, so far, they have won the epistemological battle. Maybe the time of defeat for critical thinking is evidenced by ECLAC’s adhesion to the epistemic contents of neoclassical discourse.

Multilateral banking and the epistemology of power

Research institutes linked to multilateral banking and even surveys funded by multilateral banks themselves, have firmly positioned concepts that are useful for this new power relations, which has resulted in a one-way debate, under only one theoretical framework: neo-liberalism and its economic expression within the monetary and neoclassical thinking.

Thus, for instance, we have the theoretical work on poverty carried out by the World Bank, and the epistemological dispute over this phenomenon, in which the Bank has managed to turn poverty into an economic and individual phenomenon thanks to its “one dollar a day” notion. As a result, that rich discussion where poverty was regarded as a social and political phenomenon has been dissolved, being now framed within the coordinates of the market and the homo economicus.

The broad panoply of concepts produced by multilateral banks has been adopted by social sciences and economics without even including a process of critical re-elaboration. For example, the concepts of competitiveness, opening up, ethnic development, poverty, human capital, social capital, local development, decentralisation and autonomy, local powers, production chains, citizen participation, labour flexibilisation, social dialogue, regionalisation and communities, sustainable development, governance, gender and poverty, citizenship, etc., form part of the discussion both of policy-makers and social sciences themselves.

These aspects should be considered as relevant when it comes to discuss the setting up of a Bank of the South, since this does not merely imply the creation of a financial institution to grant development finance loans, but a strategy aimed at recovering the concepts of sovereignty and regulation and at establishing a new social contract that would overcome the neo-liberal concept of “social market economy”.

The Bank of the South: challenges and opportunities

On account of the above, the creation of the Bank of the South should not be considered from a financial point of view but rather from a geopolitical and epistemological perspective, implying: the reformulation of development finance contents; the possibilities for integration under the criteria of complementarity and subsidiarity, and the elaboration of an independent thinking that should remain clearly detached from the theoretical frameworks of neo-liberalism.

In this way, the trap behind the creation of a Bank of the South would be to turn it into an instrument aimed at financing development projects, which would start to compete in this area with the IDB, World Bank, CAF, or would fulfil the privatisation tasks projected by IIRSA, thus complementing multilateral banking.

The idea to think, propose and set up a Bank of the South should be aimed, in fact, at a reformulation of the global financial architecture, with a view to protecting countries from the casino gambling practices of financial speculators, getting rid of investment arbitration decisions based on country risk ratings, and allowing an exchange and integration based on new ideas regarding growth with equity, interculturality and plurinationality.

That is to say, the Bank of the South should take part in those new proposals aimed at protecting countries from the financial globalisation and political meddling implied in the conditionality attached by the IDB, CAF, World Bank and IMF, either implicitly as invisible conditionality, or explicitly through the no-objection mechanism.

For such purpose, the Bank of the South should be democratically made up; a country representative to the Board of Directors should hold a vote and such vote should have to be previously agreed with social organisations and production sectors, that is to say, the Bank of the South Board should always have an open, democratic, transparent, plural and consensus agenda.

In the second place, the Bank of the South has the huge opportunity to create a regional unit of account, i.e. the Latin American peso, which could adopt a crawling peg against the euro. This could be a way out for fixed exchange rates with the US dollar, particularly in the cases of Ecuador and El Salvador; and it may allow a transition from the dollar area – taking into account that nearly all regional currencies are pegged to the dollar in one way or another – towards the rescue of monetary sovereignty within the region.

Bank of the South credits would be granted in accordance with this common unit, and shall be issued in euros, which is a world currency and has the capacity to maintain its reserve status at least until the region manages to implement a monetary integration strategy and finally consolidates a common Latin American currency. However, at no time should the Bank of the South thinks about maintaining its units of account in US dollars, except as clearing house.

A key aspect of the Bank of the South lies in its relationship with multilateral banks; a relationship that could be neither of subordination nor of dependence. Multilateral banks, in fact, reflect a situation of colonialism and imposition. Behind each loan granted by multilateral banks there is a series of conditions that become political instruments of dominion, blackmail, and even, as in the case of the World Bank, of destruction of social and popular organisations.

In this sense, the Bank of the South can open several lines of credit as follows:

1) a fund transfer to cover the outstanding balances on IDB and World Bank projects still pending in the region, particularly for the construction of local infrastructure, which have implied the adoption of onerous conditionalities, either explicit or implicit, such as for example, the setting up of trust funds for multilateral debt payment, using resources obtained from fees on public services which are financed by these multilateral banks; or the public indebtedness with the IDB or World Bank, provided that once the works are concluded they will be transferred to the private sector. This transfer fund will allow to complete ongoing projects that have been or are being financed with IDB and World Bank resources, in order to alleviate the burden of conditionality, undermine the political power of these multilateral institutions and rescue national sovereignty from the countries’ own indebtedness, above all in the areas of health and education which are sensitive issues and have been considered as priorities by multilateral banks; this line of credits should allow for the recovery of sovereignty with regards to development finance;

2) a line of credits for the reactivation of production, particularly for those sectors that were worst hit by stabilisation and macroeconomic adjustment policies, and that represented the bulk of production and services of domestic economies; the idea is that the Bank of the South will contribute to reinvigorate the savings-local investment cycle with a view to reestablishing a domestic production sector capable of forging trade integration alliances and strategies within a common economic area;

3) lines of credit for R&D, that is, research and development, being it possible to think of a bank research project with universities in the region. This can bring about the need to coordinate and integrate knowledge and technical production within the region, in a context in which technology networks and the production of scientific knowledge are controlled by the North. These lines of credits could be framed within that known as investment risk although it implies the opening up of new production areas as well as the creation of added value.

4) an emergency line to solve liquidity problems caused by current account deficit of the balance of payments, and in order to avoid competing with the Latin American Reserve Fund (FLAR), it would be possible to think of syndicated lending mechanisms between the Bank of the South and FLAR, so that such an important institution as FLAR is maintained within the savings control mechanisms of the region. These loans to the balance of payments account would definitely left the region outside the area of IMF influence.

This implies that collaterals and guarantees should be different for each one of the lines of credit. Nevertheless, that which should radically differentiate the Bank of the South from multilateral banking is the existence of conditionality expressed by means of the “no-objection” mechanism. In this sense, the Bank of the South should offer guarantees for each one of its lines of credit, but in no case should it attach economic policy conditionalities to member countries. Besides, collaterals should be radically separated from any attempted imposition via conditionalities or “no-objection” mechanisms.

The resources that may be incorporated into the Bank of the South are: government savings expressed in international reserves, government pension funds, export surplus resulting from outstanding profits in commodity prices, and bank membership quotas to be furnished by member countries.

The Bank of the South could also establish partnerships with countries from other regions in order to absorb short and medium-term liquidity through financial instruments such as equity securities. For such purpose, strategic partnerships may be established with other financial institutions and central banks of friendly countries.

The Bank of the South should propose a reflection about the economic policy of the region, aiming at recovering the epistemological sovereignty which has been so far monopolised by the technocratic discourse of multilateral banks. The concepts operating within the notions of development, such as growth, income, poverty, equity, etc., are built around the need for theoretical legitimation of the centre rather than around the needs for understanding the problems of the periphery.

In this sense, the Bank of the South opens possibilities for challenging neo-liberalism in previously forbidden fields: on the one side, development financing with due respect for the sovereignty and integration of peoples, and on the other hand, the theoretical thinking on an equitable, intercultural, democratic, sovereign and plurinational development.