O Mundo Multipolar e a Integração Sul-Americana

By Mark Weisbrot

“Developing nations must create their own mechanisms of finance instead of suffering under those of the IMF and the World Bank, dosage which are institutions of rich nations . . . it is time to wake up.”

That was Lula da Silva, buy information pills the president of Brazil — not Washington’s nemesis, check Hugo Chavez — speaking in the Republic of Congo just two weeks ago. Although our foreign policy establishment remains in cozy denial about it, the recognition that Washington’s economic policies and institutions have failed miserably in Latin America is broadly shared among leaders in the region. Commentators here — Foreign Affairs, Foreign Policy, the editorial boards and op-ed contributors in major newspapers — have taken pains to distinguish “good” leftist presidents (Lula of Brazil and Michele Bachelet of Chile) from the “bad” ones — Chavez of Venezuela, Rafael Correa of Ecuador, Evo Morales of Bolivia and, depending on the pundit, sometimes Nestor Kirchner of Argentina.

But the reality is that Chavez (most flamboyantly) and his Andean colleagues are just saying out loud what everyone else believes. So official Washington, and most of the media, has been somewhat surprised by the rapid consolidation of a new “Bank of the South” proposed by Chavez just last year as an alternative to the Washington-dominated International Monetary Fund (IMF), World Bank and Inter-American Development Bank.

The media has been reluctant to take the new bank seriously, and some continue to call the institution, pejoratively, “Chavez’s bank.” But it has been joined by Brazil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay and Paraguay. And just two weeks ago, Colombia, one of the Bush administration’s few remaining allies in the region and the third-largest recipient of U.S. aid (after Israel and Egypt), announced that it wanted in. Et tu, Uribe?

The bank, which will be officially launched on Dec. 5, will make development loans to its member countries, with a focus on regional economic integration. This is important because these countries want to increase their trade, energy and commercial relationships for both economic and political reasons, just as the European Union has done over the last 50 years. The Inter-American Development Bank, which focuses entirely on Latin America, devotes only about 2 percent of its lending to regional integration.

Unlike the Washington-based international financial institutions, the new bank will not impose economic policy conditions on its borrowers. Such conditions are widely believed to have been a major cause of Latin America’s unprecedented economic failure over the last 26 years, the worst long-term growth performance in more than a century.

The bank is expected to start with capital of about $7 billion, with all member countries contributing. It will be governed primarily on a one-country, one-vote basis.

How ironic is it that such an institution would be called “Chavez’s bank,” while nobody calls the IMF or the World Bank “Bush’s bank?” The IMF and World Bank have 185 member countries but the United States calls the shots; it has a formal veto in the IMF, but its power is much greater than that, with Europe and Japan having almost never voted against Washington in the institution’s 63-year history. The rest of the world, i.e., the majority and the countries that bear the brunt of the institutions’ policies, has little to no say in decision making.

Politically, the new bank is another Declaration of Independence for South America, which as a result of epoch-making changes in the last few years is now more independent of the United States than Europe is. The most important change that has brought this about — other than the populist ballot-box revolt that elected left-of-center governments in Argentina, Bolivia, Brazil, Ecuador, Uruguay and Venezuela — has been the collapse of the IMF-led “creditor’s cartel” in the region. This was the main avenue of U.S. influence, and there’s not much left of it. Of course the U.S. government still has some clout in the region, but without the ability to cut off credit to disobedient governments, its power is vastly reduced.

The need for alternative regional economic institutions, for both development lending and finance, is becoming increasingly accepted by most of the world. Ten years ago, in the wake of the Asian financial crisis, there was a whole series of proposals, even books by prominent economists, on how to reform “the international financial architecture.” The current crisis triggered by the collapse of subprime-mortgage-backed securities may provoke another such discussion. But the fact is, a full decade after the Asian crisis, the rich country governments have made no significant movement toward reform. New leaders of the IMF and the World Bank were appointed in the last few months, and by tradition, these have to be a European and an American.

That tradition was honored, despite calls from a majority of the member countries and scores of NGOs and think tanks to open up the search process. For the World Bank, the Bush administration even managed to add insult to injury by appointing Robert Zoellick, a neoconservative in the mold of his intensely disliked predecessor, Paul Wolfowitz, to run the beleaguered institution. Without even the smallest symbolic changes, it is hard to imagine more substantive changes, e.g., in the voting structure, taking place in the foreseeable future.

With reform at the top blocked, positive changes will have to come at the regional, and of course, most importantly, at the national level. Latin Americans are doing their part, and the world will surely thank them for it.

Not everyone is happy to see the old order challenged. An insider at the Inter-American Development Bank told the Financial Times: “With the money of Venezuela and political will of Argentina and Brazil, this is a bank that could have lots of money and a different political approach. No one will say this publicly, but we don’t like it.”

Apparently, these institutions that preach the virtues of international competition are not so enthusiastic when it breaks into their own monopolistic market.

 

Mark Weisbrot is Co-Director of the Center for Economic and Policy Research, in Washington, D.C. (www.cepr.net).

A la par de los procesos de integración más importantes y las negociaciones multilaterales a nivel mundial de los que nuestra región participa, seek actualmente se están generando propuestas alternativas que no responden a los modelos tradicionales de integración. Es decir, todo proceso de integración contempla como primera etapa la creación de una Zona de Libre Comercio, para lograr la libre circulación de bienes y servicios. Luego se avanza hacia una profundización de las relaciones mediante la implementación de políticas macroeconómicas homogéneas, creación de un arancel externo común, aceptación de una moneda única, hasta llegar a la creación de instituciones de gobierno comunes y una constitución. Sin embargo, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) plantea un modelo de integración que desde el comienzo pretende ir más allá de la integración tradicional y de la lógica de la liberación de barreras comerciales entre países.

El ALBA nace como respuesta al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y se plantea en sus inicios como la contrapartida regional ante los avances de Estados Unidos en materia de negociación de tratados de libre comercio. Fue presentado por primera vez en diciembre de 2001 por Hugo Chávez, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe. Con todo, sus líneas estratégicas fueron definidas más adelante por Chávez y por Fidel Castro, en un acuerdo firmado en diciembre de 2004. A esta iniciativa, se sumaron Bolivia, en 2006, y Nicaragua, en enero de 2007. Sus bases filosóficas se encuentran en los pensamientos de Miranda y de Simón Bolívar de unidad latinoamericana, ideas que intentan plasmarse en el Primer Congreso de Panamá. En sus fundamentos, concibe a la integración como la herramienta que tienen los pueblos para lograr desarrollo endógeno que erradique la pobreza y la exclusión social, y no como el camino hacia la liberalización del comercio de bienes en inversiones, lo que responde a los intereses del capital transnacional. Este modelo alternativo de integración se basa en principios como la cooperación, la solidaridad y la complementariedad, los cuales llevarían a los países menos desarrollados a superar las asimetrías y lograr el desarrollo económico y la erradicación de la pobreza.

El 28 y 29 de abril pasados concluyó la V Cumbre del ALBA a la que asistieron los presidentes y representantes de los países miembro (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba), además de representantes de otros países de Latinoamérica y el Caribe que presenciaron las reuniones en calidad de observadores. Allí se firmaron una serie de tratados en materia energética con financiación preferencial, además de acuerdos en las áreas educativa, cultural, financiera, seguridad alimentaria, salud, telecomunicaciones, minera e industrial. Venezuela suscribió acuerdos energéticos bilaterales con Bolivia, Nicaragua y Haití en donde, en todos los casos, Venezuela conviene suministrar petróleo financiando el 50% del mismo a 25 años a través de PDVSA, la empresa estatal venezolana, y el Fondo ALBA. A su vez, el pago de la deuda contraída podrá realizarse a través de mecanismos de compensación comercial para con Venezuela. Conjuntamente se avaló la propuesta para independizarse de los organismos financieros internacionales e instaron a la creación de organismos de este tipo regionales. En estos acuerdos también se contempla la constitución de un consejo de presidentes del ALBA, otro de ministros, y un tercer consejo de movimientos sociales.

A la luz de los avances del proceso de integración ALBA, es evidente que los acuerdos llevados a cabo hasta el momento han sido principalmente en materia energética, los cuales se basan en el postulado de la complementariedad y en la lógica de otorgar a los países de menos recursos la posibilidad de crecimiento brindándoles acceso a mayor flujo de dichos recursos. Es interesante reconocer también, cómo el fracaso de los modelos neoliberales de flexibilización y eliminación de barreras al comercio aplicado en nuestra región y la necesidad de buscar modelos alternativos, llevan a que hoy el gobierno venezolano pueda explotar su discurso y sus recursos naturales afianzando su presencia regional a través de esta iniciativa la cual se plasma concretamente en la firma de acuerdos energéticos con países como Nicaragua, Haití, Cuba y Bolivia.

Fuente :  inpade.org.ar

A la par de los procesos de integración más importantes y las negociaciones multilaterales a nivel mundial de los que nuestra región participa, nurse actualmente se están generando propuestas alternativas que no responden a los modelos tradicionales de integración. Es decir, ambulance todo proceso de integración contempla como primera etapa la creación de una Zona de Libre Comercio, seek para lograr la libre circulación de bienes y servicios. Luego se avanza hacia una profundización de las relaciones mediante la implementación de políticas macroeconómicas homogéneas, creación de un arancel externo común, aceptación de una moneda única, hasta llegar a la creación de instituciones de gobierno comunes y una constitución. Sin embargo, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) plantea un modelo de integración que desde el comienzo pretende ir más allá de la integración tradicional y de la lógica de la liberación de barreras comerciales entre países.

El ALBA nace como respuesta al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y se plantea en sus inicios como la contrapartida regional ante los avances de Estados Unidos en materia de negociación de tratados de libre comercio. Fue presentado por primera vez en diciembre de 2001 por Hugo Chávez, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe. Con todo, sus líneas estratégicas fueron definidas más adelante por Chávez y por Fidel Castro, en un acuerdo firmado en diciembre de 2004. A esta iniciativa, se sumaron Bolivia, en 2006, y Nicaragua, en enero de 2007. Sus bases filosóficas se encuentran en los pensamientos de Miranda y de Simón Bolívar de unidad latinoamericana, ideas que intentan plasmarse en el Primer Congreso de Panamá. En sus fundamentos, concibe a la integración como la herramienta que tienen los pueblos para lograr desarrollo endógeno que erradique la pobreza y la exclusión social, y no como el camino hacia la liberalización del comercio de bienes en inversiones, lo que responde a los intereses del capital transnacional. Este modelo alternativo de integración se basa en principios como la cooperación, la solidaridad y la complementariedad, los cuales llevarían a los países menos desarrollados a superar las asimetrías y lograr el desarrollo económico y la erradicación de la pobreza.

El 28 y 29 de abril pasados concluyó la V Cumbre del ALBA a la que asistieron los presidentes y representantes de los países miembro (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba), además de representantes de otros países de Latinoamérica y el Caribe que presenciaron las reuniones en calidad de observadores. Allí se firmaron una serie de tratados en materia energética con financiación preferencial, además de acuerdos en las áreas educativa, cultural, financiera, seguridad alimentaria, salud, telecomunicaciones, minera e industrial. Venezuela suscribió acuerdos energéticos bilaterales con Bolivia, Nicaragua y Haití en donde, en todos los casos, Venezuela conviene suministrar petróleo financiando el 50% del mismo a 25 años a través de PDVSA, la empresa estatal venezolana, y el Fondo ALBA. A su vez, el pago de la deuda contraída podrá realizarse a través de mecanismos de compensación comercial para con Venezuela. Conjuntamente se avaló la propuesta para independizarse de los organismos financieros internacionales e instaron a la creación de organismos de este tipo regionales. En estos acuerdos también se contempla la constitución de un consejo de presidentes del ALBA, otro de ministros, y un tercer consejo de movimientos sociales.

A la luz de los avances del proceso de integración ALBA, es evidente que los acuerdos llevados a cabo hasta el momento han sido principalmente en materia energética, los cuales se basan en el postulado de la complementariedad y en la lógica de otorgar a los países de menos recursos la posibilidad de crecimiento brindándoles acceso a mayor flujo de dichos recursos. Es interesante reconocer también, cómo el fracaso de los modelos neoliberales de flexibilización y eliminación de barreras al comercio aplicado en nuestra región y la necesidad de buscar modelos alternativos, llevan a que hoy el gobierno venezolano pueda explotar su discurso y sus recursos naturales afianzando su presencia regional a través de esta iniciativa la cual se plasma concretamente en la firma de acuerdos energéticos con países como Nicaragua, Haití, Cuba y Bolivia.

Fuente :  inpade.org.ar

A la par de los procesos de integración más importantes y las negociaciones multilaterales a nivel mundial de los que nuestra región participa, actualmente se están generando propuestas alternativas que no responden a los modelos tradicionales de integración. Es decir, todo proceso de integración contempla como primera etapa la creación de una Zona de Libre Comercio, para lograr la libre circulación de bienes y servicios. Luego se avanza hacia una profundización de las relaciones mediante la implementación de políticas macroeconómicas homogéneas, creación de un arancel externo común, aceptación de una moneda única, hasta llegar a la creación de instituciones de gobierno comunes y una constitución. Sin embargo, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) plantea un modelo de integración que desde el comienzo pretende ir más allá de la integración tradicional y de la lógica de la liberación de barreras comerciales entre países.

El ALBA nace como respuesta al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y se plantea en sus inicios como la contrapartida regional ante los avances de Estados Unidos en materia de negociación de tratados de libre comercio. Fue presentado por primera vez en diciembre de 2001 por Hugo Chávez, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe. Con todo, sus líneas estratégicas fueron definidas más adelante por Chávez y por Fidel Castro, en un acuerdo firmado en diciembre de 2004. A esta iniciativa, se sumaron Bolivia, en 2006, y Nicaragua, en enero de 2007. Sus bases filosóficas se encuentran en los pensamientos de Miranda y de Simón Bolívar de unidad latinoamericana, ideas que intentan plasmarse en el Primer Congreso de Panamá. En sus fundamentos, concibe a la integración como la herramienta que tienen los pueblos para lograr desarrollo endógeno que erradique la pobreza y la exclusión social, y no como el camino hacia la liberalización del comercio de bienes en inversiones, lo que responde a los intereses del capital transnacional. Este modelo alternativo de integración se basa en principios como la cooperación, la solidaridad y la complementariedad, los cuales llevarían a los países menos desarrollados a superar las asimetrías y lograr el desarrollo económico y la erradicación de la pobreza.

El 28 y 29 de abril pasados concluyó la V Cumbre del ALBA a la que asistieron los presidentes y representantes de los países miembro (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba), además de representantes de otros países de Latinoamérica y el Caribe que presenciaron las reuniones en calidad de observadores. Allí se firmaron una serie de tratados en materia energética con financiación preferencial, además de acuerdos en las áreas educativa, cultural, financiera, seguridad alimentaria, salud, telecomunicaciones, minera e industrial. Venezuela suscribió acuerdos energéticos bilaterales con Bolivia, Nicaragua y Haití en donde, en todos los casos, Venezuela conviene suministrar petróleo financiando el 50% del mismo a 25 años a través de PDVSA, la empresa estatal venezolana, y el Fondo ALBA. A su vez, el pago de la deuda contraída podrá realizarse a través de mecanismos de compensación comercial para con Venezuela. Conjuntamente se avaló la propuesta para independizarse de los organismos financieros internacionales e instaron a la creación de organismos de este tipo regionales. En estos acuerdos también se contempla la constitución de un consejo de presidentes del ALBA, otro de ministros, y un tercer consejo de movimientos sociales.

A la luz de los avances del proceso de integración ALBA, es evidente que los acuerdos llevados a cabo hasta el momento han sido principalmente en materia energética, los cuales se basan en el postulado de la complementariedad y en la lógica de otorgar a los países de menos recursos la posibilidad de crecimiento brindándoles acceso a mayor flujo de dichos recursos. Es interesante reconocer también, cómo el fracaso de los modelos neoliberales de flexibilización y eliminación de barreras al comercio aplicado en nuestra región y la necesidad de buscar modelos alternativos, llevan a que hoy el gobierno venezolano pueda explotar su discurso y sus recursos naturales afianzando su presencia regional a través de esta iniciativa la cual se plasma concretamente en la firma de acuerdos energéticos con países como Nicaragua, Haití, Cuba y Bolivia.

Fuente :  inpade.org.ar

A la par de los procesos de integración más importantes y las negociaciones multilaterales a nivel mundial de los que nuestra región participa, thumb online actualmente se están generando propuestas alternativas que no responden a los modelos tradicionales de integración. Es decir, look todo proceso de integración contempla como primera etapa la creación de una Zona de Libre Comercio, medical para lograr la libre circulación de bienes y servicios. Luego se avanza hacia una profundización de las relaciones mediante la implementación de políticas macroeconómicas homogéneas, creación de un arancel externo común, aceptación de una moneda única, hasta llegar a la creación de instituciones de gobierno comunes y una constitución. Sin embargo, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) plantea un modelo de integración que desde el comienzo pretende ir más allá de la integración tradicional y de la lógica de la liberación de barreras comerciales entre países.

El ALBA nace como respuesta al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y se plantea en sus inicios como la contrapartida regional ante los avances de Estados Unidos en materia de negociación de tratados de libre comercio. Fue presentado por primera vez en diciembre de 2001 por Hugo Chávez, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe. Con todo, sus líneas estratégicas fueron definidas más adelante por Chávez y por Fidel Castro, en un acuerdo firmado en diciembre de 2004. A esta iniciativa, se sumaron Bolivia, en 2006, y Nicaragua, en enero de 2007. Sus bases filosóficas se encuentran en los pensamientos de Miranda y de Simón Bolívar de unidad latinoamericana, ideas que intentan plasmarse en el Primer Congreso de Panamá. En sus fundamentos, concibe a la integración como la herramienta que tienen los pueblos para lograr desarrollo endógeno que erradique la pobreza y la exclusión social, y no como el camino hacia la liberalización del comercio de bienes en inversiones, lo que responde a los intereses del capital transnacional. Este modelo alternativo de integración se basa en principios como la cooperación, la solidaridad y la complementariedad, los cuales llevarían a los países menos desarrollados a superar las asimetrías y lograr el desarrollo económico y la erradicación de la pobreza.

El 28 y 29 de abril pasados concluyó la V Cumbre del ALBA a la que asistieron los presidentes y representantes de los países miembro (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba), además de representantes de otros países de Latinoamérica y el Caribe que presenciaron las reuniones en calidad de observadores. Allí se firmaron una serie de tratados en materia energética con financiación preferencial, además de acuerdos en las áreas educativa, cultural, financiera, seguridad alimentaria, salud, telecomunicaciones, minera e industrial. Venezuela suscribió acuerdos energéticos bilaterales con Bolivia, Nicaragua y Haití en donde, en todos los casos, Venezuela conviene suministrar petróleo financiando el 50% del mismo a 25 años a través de PDVSA, la empresa estatal venezolana, y el Fondo ALBA. A su vez, el pago de la deuda contraída podrá realizarse a través de mecanismos de compensación comercial para con Venezuela. Conjuntamente se avaló la propuesta para independizarse de los organismos financieros internacionales e instaron a la creación de organismos de este tipo regionales. En estos acuerdos también se contempla la constitución de un consejo de presidentes del ALBA, otro de ministros, y un tercer consejo de movimientos sociales.

A la luz de los avances del proceso de integración ALBA, es evidente que los acuerdos llevados a cabo hasta el momento han sido principalmente en materia energética, los cuales se basan en el postulado de la complementariedad y en la lógica de otorgar a los países de menos recursos la posibilidad de crecimiento brindándoles acceso a mayor flujo de dichos recursos. Es interesante reconocer también, cómo el fracaso de los modelos neoliberales de flexibilización y eliminación de barreras al comercio aplicado en nuestra región y la necesidad de buscar modelos alternativos, llevan a que hoy el gobierno venezolano pueda explotar su discurso y sus recursos naturales afianzando su presencia regional a través de esta iniciativa la cual se plasma concretamente en la firma de acuerdos energéticos con países como Nicaragua, Haití, Cuba y Bolivia.

Fuente :  inpade.org.ar

A la par de los procesos de integración más importantes y las negociaciones multilaterales a nivel mundial de los que nuestra región participa, actualmente se están generando propuestas alternativas que no responden a los modelos tradicionales de integración. Es decir, todo proceso de integración contempla como primera etapa la creación de una Zona de Libre Comercio, mind para lograr la libre circulación de bienes y servicios. Luego se avanza hacia una profundización de las relaciones mediante la implementación de políticas macroeconómicas homogéneas, creación de un arancel externo común, aceptación de una moneda única, hasta llegar a la creación de instituciones de gobierno comunes y una constitución. Sin embargo, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) plantea un modelo de integración que desde el comienzo pretende ir más allá de la integración tradicional y de la lógica de la liberación de barreras comerciales entre países.

El ALBA nace como respuesta al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y se plantea en sus inicios como la contrapartida regional ante los avances de Estados Unidos en materia de negociación de tratados de libre comercio. Fue presentado por primera vez en diciembre de 2001 por Hugo Chávez, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe. Con todo, sus líneas estratégicas fueron definidas más adelante por Chávez y por Fidel Castro, en un acuerdo firmado en diciembre de 2004. A esta iniciativa, se sumaron Bolivia, en 2006, y Nicaragua, en enero de 2007. Sus bases filosóficas se encuentran en los pensamientos de Miranda y de Simón Bolívar de unidad latinoamericana, ideas que intentan plasmarse en el Primer Congreso de Panamá. En sus fundamentos, concibe a la integración como la herramienta que tienen los pueblos para lograr desarrollo endógeno que erradique la pobreza y la exclusión social, y no como el camino hacia la liberalización del comercio de bienes en inversiones, lo que responde a los intereses del capital transnacional. Este modelo alternativo de integración se basa en principios como la cooperación, la solidaridad y la complementariedad, los cuales llevarían a los países menos desarrollados a superar las asimetrías y lograr el desarrollo económico y la erradicación de la pobreza.

El 28 y 29 de abril pasados concluyó la V Cumbre del ALBA a la que asistieron los presidentes y representantes de los países miembro (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba), además de representantes de otros países de Latinoamérica y el Caribe que presenciaron las reuniones en calidad de observadores. Allí se firmaron una serie de tratados en materia energética con financiación preferencial, además de acuerdos en las áreas educativa, cultural, financiera, seguridad alimentaria, salud, telecomunicaciones, minera e industrial. Venezuela suscribió acuerdos energéticos bilaterales con Bolivia, Nicaragua y Haití en donde, en todos los casos, Venezuela conviene suministrar petróleo financiando el 50% del mismo a 25 años a través de PDVSA, la empresa estatal venezolana, y el Fondo ALBA. A su vez, el pago de la deuda contraída podrá realizarse a través de mecanismos de compensación comercial para con Venezuela. Conjuntamente se avaló la propuesta para independizarse de los organismos financieros internacionales e instaron a la creación de organismos de este tipo regionales. En estos acuerdos también se contempla la constitución de un consejo de presidentes del ALBA, otro de ministros, y un tercer consejo de movimientos sociales.

A la luz de los avances del proceso de integración ALBA, es evidente que los acuerdos llevados a cabo hasta el momento han sido principalmente en materia energética, los cuales se basan en el postulado de la complementariedad y en la lógica de otorgar a los países de menos recursos la posibilidad de crecimiento brindándoles acceso a mayor flujo de dichos recursos. Es interesante reconocer también, cómo el fracaso de los modelos neoliberales de flexibilización y eliminación de barreras al comercio aplicado en nuestra región y la necesidad de buscar modelos alternativos, llevan a que hoy el gobierno venezolano pueda explotar su discurso y sus recursos naturales afianzando su presencia regional a través de esta iniciativa la cual se plasma concretamente en la firma de acuerdos energéticos con países como Nicaragua, Haití, Cuba y Bolivia.

Fuente :  inpade.org.ar

A la par de los procesos de integración más importantes y las negociaciones multilaterales a nivel mundial de los que nuestra región participa, actualmente se están generando propuestas alternativas que no responden a los modelos tradicionales de integración. Es decir, todo proceso de integración contempla como primera etapa la creación de una Zona de Libre Comercio, para lograr la libre circulación de bienes y servicios. Luego se avanza hacia una profundización de las relaciones mediante la implementación de políticas macroeconómicas homogéneas, creación de un arancel externo común, aceptación de una moneda única, hasta llegar a la creación de instituciones de gobierno comunes y una constitución. Sin embargo, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) plantea un modelo de integración que desde el comienzo pretende ir más allá de la integración tradicional y de la lógica de la liberación de barreras comerciales entre países.

El ALBA nace como respuesta al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y se plantea en sus inicios como la contrapartida regional ante los avances de Estados Unidos en materia de negociación de tratados de libre comercio. Fue presentado por primera vez en diciembre de 2001 por Hugo Chávez, durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe. Con todo, sus líneas estratégicas fueron definidas más adelante por Chávez y por Fidel Castro, en un acuerdo firmado en diciembre de 2004. A esta iniciativa, se sumaron Bolivia, en 2006, y Nicaragua, en enero de 2007. Sus bases filosóficas se encuentran en los pensamientos de Miranda y de Simón Bolívar de unidad latinoamericana, ideas que intentan plasmarse en el Primer Congreso de Panamá. En sus fundamentos, concibe a la integración como la herramienta que tienen los pueblos para lograr desarrollo endógeno que erradique la pobreza y la exclusión social, y no como el camino hacia la liberalización del comercio de bienes en inversiones, lo que responde a los intereses del capital transnacional. Este modelo alternativo de integración se basa en principios como la cooperación, la solidaridad y la complementariedad, los cuales llevarían a los países menos desarrollados a superar las asimetrías y lograr el desarrollo económico y la erradicación de la pobreza.

El 28 y 29 de abril pasados concluyó la V Cumbre del ALBA a la que asistieron los presidentes y representantes de los países miembro (Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba), además de representantes de otros países de Latinoamérica y el Caribe que presenciaron las reuniones en calidad de observadores. Allí se firmaron una serie de tratados en materia energética con financiación preferencial, además de acuerdos en las áreas educativa, cultural, financiera, seguridad alimentaria, salud, telecomunicaciones, minera e industrial. Venezuela suscribió acuerdos energéticos bilaterales con Bolivia, Nicaragua y Haití en donde, en todos los casos, Venezuela conviene suministrar petróleo financiando el 50% del mismo a 25 años a través de PDVSA, la empresa estatal venezolana, y el Fondo ALBA. A su vez, el pago de la deuda contraída podrá realizarse a través de mecanismos de compensación comercial para con Venezuela. Conjuntamente se avaló la propuesta para independizarse de los organismos financieros internacionales e instaron a la creación de organismos de este tipo regionales. En estos acuerdos también se contempla la constitución de un consejo de presidentes del ALBA, otro de ministros, y un tercer consejo de movimientos sociales.

A la luz de los avances del proceso de integración ALBA, es evidente que los acuerdos llevados a cabo hasta el momento han sido principalmente en materia energética, los cuales se basan en el postulado de la complementariedad y en la lógica de otorgar a los países de menos recursos la posibilidad de crecimiento brindándoles acceso a mayor flujo de dichos recursos. Es interesante reconocer también, cómo el fracaso de los modelos neoliberales de flexibilización y eliminación de barreras al comercio aplicado en nuestra región y la necesidad de buscar modelos alternativos, llevan a que hoy el gobierno venezolano pueda explotar su discurso y sus recursos naturales afianzando su presencia regional a través de esta iniciativa la cual se plasma concretamente en la firma de acuerdos energéticos con países como Nicaragua, Haití, Cuba y Bolivia.

Fuente :  inpade.org.ar

by Lena Esther Hernández Hernández

Introducción.

En la historia de América Latina y el Caribe, sale encontramos la variable Integración expuesta a través del pensamiento de varios hombres previsores desde el siglo XVIII. Estos tenían ideas de lograr la unidad necesaria para obtener la independencia política.

Podemos mencionar a José Martí, cuando planteó que: “Pueblo y no pueblos, decimos de intento, por no parecernos que hay más que uno del bravo a la Patagonia. Una ha de ser, pues que lo es. América, aun cuando no quisiera serlo; y los hermanos que pelean, juntos al cabo de una colosal nación espiritual, se amarán luego. Solo hay en nuestros países una división visible, que cada pueblo, y aún cada hombre, lleva en sí, y es la división en pueblos egoístas de una parte, y de otra generosos. Pero así como de la amalgama de los dos pueblos elementos surge, triunfante y agigantando casi siempre, el ser humano bueno y cuerdo, así, para sombro de las edades y hogar amable de los hombres, de la fusión útil en que lo egoísta templa lo ilusorio, surgirá en el porvenir de la América, aunque no la divisen todavía los ojos débiles, la nación latina; ya no conquistadora, como en Roma, sino hospitalaria”.

Bolívar también fue un pensador y hombre luchador, en función de la independencia e integración latinoamericana. (…) “Bolívar soñaba con una América Latina unida en un Estado grande y poderoso, a partir de las similitudes que tenemos como ningún otro grupo de países en el mundo, de idioma, en primer lugar etnias de parecido origen. Creencias religiosas y cultura en general”.

Luego de lograr la independencia, el poder político fue asumido por élites locales, herederos del poder colonial, dominando durante el siglo XIX. No es hasta la primera mitad del siglo XX que se produce un acercamiento a la integración, perfilándose en Latinoamérica una aversión por la política panamericanista e intervencionista de EE.UU.
Después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Latino Caribeños, buscaron caminos para su auto desarrollo económico y político, a través de una coordinación de las políticas económicas entre nuestros países, lideradas por la Comisión Económica para América latina (CEPAL).
El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas creó en 1948 cinco comisiones económicas regionales con el objetivo de ayudar y colaborar con los gobiernos de la zona en la investigación y análisis de los temas económicos regionales y nacionales. Los ámbitos de actuación de las cinco comisiones son Europa, África, la región de Asia y el Pacífico, el Asia Occidental (Oriente Medio) y la América Latina. Pero ha sido precisamente esta última, la CEPAL, la más activa y la que ha alcanzado un mayor nivel de prestigio e influencia. En 1984 su campo de actuación fue ampliado para incluir la región del Caribe.

Desarrollo.
1.1 Cooperación, complemento de la Integración.

A través del desarrollo de la sociedad capitalista, se muestra cómo los países o regiones han tenido que ponerse de acuerdo en aspectos ya sean coyunturales o a largo plazo, para enfrentar las terribles consecuencias que sufren por la incidencia de la avaricia imperialista, y su afán de conquistar mercados, zonas de influencia, fuentes de materias primas, así como la obtención de mano de obra barata.

Gracias al progreso Científico Técnico, las fuerzas productivas han alcanzado un elevado nivel de desarrollo y las fronteras nacionales han quedado pequeñas para la explotación y obtención de ganancias, por lo que la exportación de capitales se muestra cada vez más vigente como un rasgo del imperialismo, y sus consecuencias para los países receptores del mismo, muchas veces son catastróficas en el sentido económico, político y social. Con esto se crean relaciones de interdependencia entre los países y se complementan sus economías y los Estados pertenecientes a una zona o región.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial se crean organismos para reforzar las relaciones entre los países, tales como la Organización de Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, y el Banco Mundial. Es muy importante tener en cuenta que éstos van a trabajar en función de establecer relaciones en beneficio de las potencias imperialistas.

Debido a la situación de la economía mundial después de esta contienda guerrerista, los países tuvieron que buscar opciones para poder desarrollarse, y es ahí donde aparece la Cooperación, ésta tenía a su favor que había entrado en crisis el sistema colonial del imperialismo, así como el surgimiento del Campo Socialista y con él las relaciones establecidas entre sus miembros.

La Cooperación no es más que : acuerdos a que llegan dos o más países para abordar conjuntamente problemas determinados, sin tener necesariamente que interconectar sus economías, ni crear instituciones que se hagan cargo de esta interconexión.

La Cooperación, no implica Integración económica, es como una primera fase de ella. Surge por las condiciones objetivas del desarrollo de la sociedad capitalista que arrastró a los países a buscar alternativas de solución y de desarrollo en esa etapa de la historia. Solo cuando la Cooperación adquiere dinámica de proceso, es que da origen a la Integración.

Para entrar a analizar la variable integración y sus conceptos fundamentales plasmados en la teoría de los estudiosos del tema en Latinoamérica, hay que tener en cuenta la escuela de pensamiento, el enfoque político que le dan, así como la disciplina de la cual se parta.
En la Universidad Central de las Villas, de Cuba, varios profesionales estudian el tema, enfocándolo de manera diferente, por ejemplo, para Edgardo Romero Fernández “la integración en su sentido más abarcador y completo, el que por supuesto sobrepasa el estrecho pero imprescindible momento espacial y temporal de “lo económico”, constituye todo un largo proceso de construcción de una nueva forma de vida, de cultura, y por tanto de superación progresiva de los hegemonismos, la dominación, la excusión y por supuesto la explotación. ”

En este concepto no solo se trata la terminología económica, que aunque no deja de ser necesaria, no constituye para el autor el todo de la integración entre dos o más países, ya que hay que abarcar la influencia de ella en lo social, político, cultural y en la eliminación de todo lo que tenga que ver con la explotación y la dominación de terceros en sus intereses nacionales.

Según Alfredo Seoanner Flores economista boliviano, “la Integración constituye un proceso donde la partes, los Estados Nacionales, buscan unir elementos previamente dispersos, desarrollando acciones en le ámbito de la economía, política y actividad socio-cultural de los pueblos, con el propósito de liminar los factores de separación y desarrollar un sentido de solidaridad y pertenencia. Se trata de un proceso en el que dos o más colectividades, que están separadas por una frontera y un sistema jurídico institucional, constituyen andamiajes que buscan aminorar esos factores de separación y desarrollar una dinámica de convergencias que culminen con la integración plena”.
Esta autor aboga por la integración plena, constituyendo incluso coordinaciones en función de reducir los aspectos que lleven a la separación ya sea por fronteras entre países o por trabas jurídicas institucionales.
Hay autores que se centran en función de la integración económica, como Ramón Tamanes, cubano, que plantea que esta no es más que” un proceso a través del cual dos o más mercados nacionales, previamente separados, y de dimensiones unitarias consideradas poco adecuadas, se unen para formar un solo mercado (mercado común) de una dimensión más adecuada”. 6
Para Roberto Muñoz González, profesor de la UCLV, de Cuba, “la Integración es un proceso de creciente interpenetración de las estructuras, mediante un conjunto de arreglos institucionales acordados por un cierto número de países que deciden sustituir el estrecho marco de sus respectivos mercados nacionales, por uno mucho más amplio, gobernado por un conjunto de instituciones con un mayor o menor número de resortes supranacionales. “

Fidel Castro, nuestro Comandante, siempre le ha dedicado tiempo al análisis del tema Integración latinoamericana, ha planteado que:” Si bien la integración ha de ser nuestra meta, es obvio que se trata de un objetivo que requiere de un proceso gradual que no culminará, aun con la voluntad y decisión con que se emprenda, en un lapso muy inmediato (…) Es preciso, además, la instauración de mecanismos permanentes de colaboración y la implementación de proyectos y programas concretos. De lo que se trataría sería de llevar a cada país lo mejor de las experiencias y los resultados de los demás en materia de desarrollo científico y tecnológico, la producción agropecuaria e industrial, la extensión y perfeccionamiento de la atención a la salud, la educación y demás servicios sociales, la protección del medio, la promoción de la cultura y cuantos otros terrenos sean susceptibles de un trabajo organizado y decidido de cooperación. “
Fidel por su parte se enfoca en la cuestión política, prevaleciendo el carácter humanista de su pensamiento, siempre ha dejado claro que “América Latina no tiene otra alternativa digna, honrosa, de independencia, que la integración económica”

La gran mayoría de los autores consultados coinciden en que la integración es un proceso, en que dos o más partes se ponen de acuerdo para accionar ya sea en temas económicos, políticos, culturales, sociales, ecológicos, aunque haya que romper barreras institucionales que lo impidan, con el objetivo de lograr un desarrollo siempre que ambas partes salgan beneficiadas.

1.2 La Integración Latino Caribeña en la década del sesenta. Aportes de Raúl Prebish como fundador de la CEPAL.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) fue establecida en 1948. Es en el 27 de julio de 1984 fue que el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas decidió que la Comisión pasara a llamarse Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

La CEPAL es una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas. Se fundó para contribuir al desarrollo económico de América Latina, coordinar las acciones encaminadas a su promoción y reforzar las relaciones económicas de los países entre sí y con las demás naciones del mundo. Posteriormente, su labor se amplió a los países del Caribe y se incorporó el objetivo de promover el desarrollo social. Gran parte de su prestigio lo debe a Raúl Prebish, el economista que dirigió la CEPAL durante sus primeros años y que enfocó el análisis del desarrollo económico de la región desde un punto de vista riguroso pero original, apartado de las corrientes económicas dominantes y muy enfocado a los problemas específicos de la región.

A partir de la segunda mitad de la década del 50, comenzaron a sistematizarse las propuestas relativas a la integración económica de América Latina, como parte de los análisis sobre los problemas del desarrollo de la región que la CEPAL venía realizando desde fines de la década anterior.

La integración Regional para la CEPAL se basaba en tres elementos interdependientes uno de ellos es alterar su política económica exterior, con el objetivo de mejorar su situación desventajosa y periférica ante la economía mundial, a través de un movimiento integrativo sub continental. Otro es que el modelo de sustitución de importaciones debería impulsar el desarrollo económico a través del proceso de industrialización, y el trecero es que el componente diplomático debería fotalecer la capacidad de negociación frente a los gremios internacionales.

La necesidad de la integración regional tenía como telón de fondo la oposición centro/periferia, o la teoría de la dependencia, así la restricción externa y la escasez de capital y de tecnología, que entonces constituían el eje central del pensamiento estructuralista latinoamericano, basado en el documento seminal de Raúl Prebisch: “El desarrollo económico de la América Latina y algunos de sus principales problemas” (CEPAL, 1962).
Es en el año 1959 que se propone para América Latina la formación del Mercado Común Latinoamericano esta propuesta encontró oposición en el Gobierno de los Estados Unidos y no contaba con pleno respaldo del Gobierno de Argentina. A pesar de varios inconvenientes para la formación de este mercado, los países andinos se mantenían los propósitos de integración. Por su parte, los gobiernos de Centroamérica trataron de avanzar en la construcción de un mercado común para la subregión.

En 1960 se crea el Mercado Común Centroamericano(MCCA), y se dieron los primeros pasos para proporcionar la base de la cooperación y el comercio interregional mediante el Tratado de Managua de 1960 para lograr la integración económica entre Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, que firmó el tratado en 1962. Pretendía el total desarme arancelario entre estos países e imponer un Arancel Externo Común (AEC) frente a los países no miembros.

El comercio entre los países de Centroamérica se incrementó de manera considerable desde 1960, con el funcionamiento del MCCA, se han podido derrivar barreras que dificultaban el comercio entre las naciones de la región, y también establecer tarifas comunes de exportación para muchos productos. El Banco Centroamericano de Integración Económica -una de sus principales instituciones de crédito- concede préstamos y financia proyectos de desarrollo.

En la década del 60 se creó el Grupo Andino, forma de integración regional entre países similares en relación a su desarrollo, se creó la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio(ALALC), logrando no solo la expansión y diversificación del comercio regional, sino también en el entrelazamiento de sus economías nacionales, especialmente de sectores industriales.

Para impulsar los procesos de integración económica en la década del 60, trataron de recoger el ejemplo de otras regiones y las ideas de la época. Los nuevos procesos eran percibidos como un instrumento que podía contribuir al desarrollo y proteger el mercado interno y a la integración nacional de cada una de las economías involucradas, pues estas economías consideras aisladamente no se encontraban en condiciones de desarrollar una industria pujante y los mercados internos nacionales con que contaban eran limitados. Por eso un mercado ampliado era opción vital de desarrollo buscado. A través de la acción conjunta podían defender en el mercado mundial, los precios de los productos producidos en la región, podían luchar contra las discriminaciones comerciales y combatir el dumping. Además una acción coordinada frente a los organismos internacionales e inversores extranjeros facilitaría la defensa de las prioridades de desarrollo nacionales. Por tanto debían estimularse las negociaciones con otras naciones que llegaran a acuerdos bilaterales o regionales, para constituir un Mercado Común Latinoamericano.
La integración económica era un objetivo de la política económica del Desarrollismo, pero subordinado al fin de alcanzar el desarrollo económico nacional. En tal sentido la integración regional debía servir para diversificar, expandir, y tecnificar las respectivas economías, a fin de que superaran la etapa de producción primaria y avanzaran en el camino del Desarrollo. Se planteaba que la integración regional no era solo un problema económico, sino de carácter nacional, pues había que desarrollar horizontal y verticalmente una economía moderna. (CEPAL, 1969).

En Europa, los países involucrados en el proceso de formación del mercado común disponían ya de una plataforma industrial relativamente avanzada, en la visión elaborada por la CEPAL para América Latina la integración económica se vinculaba directamente con el logro de un nivel más alto de industrialización y abogaba por la reducción o eliminación de derechos aduaneros que existían de acuerdo a las políticas proteccionistas que prevalecían en la época. Para lograr este propósito, la industrialización tendría que proyectarse más allá del estrecho marco del proceso de sustitución de importaciones. La industrialización sustitutiva, por las condiciones en que se venía desarrollando -altos costos, encerramiento en mercados nacionales compartimentalizados, exagerada e indiscriminada protección, etc., ya se insinuaba como un proceso de alcances limitados a largo plazo, tanto en términos de sostenimiento del crecimiento económico y del aumento de la productividad general como en lo que se refiere a la solución del problema del estrangulamiento externo.

Los países de la región carecían de poder de negociación para modificar en su favor los términos desfavorables que caracterizaban sus relaciones comerciales y financieras con los países centrales. Por consiguiente, era necesario establecer una política común frente a los países industrializados e instituciones financieras internacionales, a partir de nuevas condiciones de negociación y del aumento de la competitividad de las exportaciones resultantes de la unión económica. Con ello se pretendía replantear los términos en que se desarrollaba el comercio de productos básicos, abrir el mercado de los países industrializados a las manufacturas producidas en los países en desarrollo y tornar menos gravosas las condiciones de la cooperación técnica y financiera del exterior.

La integración económica regional era considerada, en los documentos de la CEPAL como un vector estratégico para romper con la situación prevaleciente de insuficiente dinamismo y baja productividad de la economía latinoamericana.

La CEPAL es la que propone el inicio de una nueva era desarrollista, desde estos organismos se promovió un importante intervencionismo del Estado en políticas de desarrollo económico y social a través de estrategias de planificación y de nacionalización de los principales medios de producción y del sector productivo estratégico, se llevó a cabo la reforma agraria en distintos países de la región, se incrementaron la inversiones en infraestructura para el desarrollo y se practicó una política exterior más independiente y propensa al no alineamiento.

En varios países Latino Caribeños se logró la eliminación del monopolio oligárquico, se fortaleció el sector estatal de la economía, así como se nacionalizó la minería, el cobre, se trazaron políticas estatales en función del beneficio social, gracias a la aplicación de esta estrategia de desarrollo.

Las causas generales para el fracaso de los antiguos y concretos proyectos de integración en la región latino caribeña se resumen en: la falta de diversificación de los productos regionales, los acuerdos multilaterales en especial con relación a la ALALC, dificultaban el consenso, propiciando el fracaso del plan integrativo, además este proyecto de integración no contó con el apoyo internacional y los gobiernos autoritarios latinoamericanos la vieron como una amenaza para la seguridad nacional la aproximación de economías regionales.

A pesar de que esta estrategia funcionó satisfactoriamente durante la década de los setenta pues se produjo un crecimiento generalizado del precio de las materias primas en los mercados internacionales que no agradó mucho e influyó negativamente en las economías “centrales”. En los años 1980, la contracción de la demanda internacional y el aumento de los tipos de interés desembocó la crisis de la deuda externa lo que exigió profundas modificaciones en la estrategia de desarrollo.

La variable integración en la actualidad tiene más vigencia que nunca, estamos los latino caribeños inmersos en un viejo andar, pero hoy toma aires de nuevo. Nuevos bríos ofrece la izquierda revitalizada en función de la unidad e integración latinoamericana. Cada país de acuerdo a sus características, está jugando un papel fundamental en la contienda integradora. Tratando de retomar el poder “perdido del Estado” a raíz de la aplicación de la política neoliberal en el mundo y específicamente en nuestro continente. Es muy bueno saber que nos estamos acercando en Latinoamérica y en el Caribe a la verdadera independencia.

Cuba, motor impulsor de ideas y de ejemplo de lucha, ha logrado unirse e integrarse con varios países latino caribeños, siendo esto muestra palpable de que la Integración es la mejor opción, para lograr la unidad y la Independencia.

Conclusiones.
El esfuerzo de los teóricos cepalinos por dar respuesta a los problemas económicos del continente y específicamente en la década del 60, debe tenerse en cuenta y como un gran referente en el camino de retomar el objetivo principal de desarrollo. El proceso de profundización de nuestras economías, desarrollados por estos pensadores, es el inicio de lo que sería un movimiento de discusión de las realidades latino caribeñas en busca de respuestas de los problemas de nuestros países.

A pesar de que el modelo de desarrollo de la CEPAL no cumplió sus objetivos tajantemente, varios de sus objetivos y métodos se encuentran vigentes, aunque adecuados al momento actual. Tenemos que desarrollarnos, industrializarnos por nuestros propios esfuerzos, y abogar un poco menos por la intervención de capital extranjero en nuestras economías, dándole al Estado el papel de planificador y regulador de las políticas económicas, políticas y sociales, y de principal redistribuidor de las ganancias a nivel de sociedad.

La integración latino caribeña es cada vez más necesaria, para sobrevivir al infierno capitalista, es la única vía que nos queda para poder salir del inmenso bache en que nos ha puesto el imperialismo. Desde la década del 60 hasta la actualidad los intentos de integración dan muestra de que los latino caribeños están despiertos y concientes de que la única alternativa de desarrollo viable en los momentos actuales es la Integración.

Martí José Obras completas. Editora de Ciencias Sociales. La Habana. Tomo 8.pp. 318-319.)

Periódico Granma. (La Habana. Cuba), 15 de junio de 1999, p 5. ).

El informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

Edgardo Romero Fernández: “Los movimientos sociales latinoamericanos: Poder e integración en América Latina.” Articulo. Versión electrónica, Intranet facultad Ciencias Empresariales. UCLV.

Alfredo Seoanner Flores: “El proceso de Integración Regional, contexto general y dimensión económica del proceso de integración”

“Colectivo de autores: Economía Internacional, Tomo II, Editorial Félix Varela, La Habana, 1998.p9.

Roberto Muñoz González: Los procesos de integración en la Región Latino caribeña: inserción de Cuba y sus perspectivas.

Fidel Castro: Hacia una gran patria común. Editora Política, La Habana, 1991.pp5-

Tomás Borge, Un grano de maíz. Oficina de publicaciones del Consejo de Estado, 1992, p 169.

Informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

Nils Castro, revista Temas No. 41-42:4-18, enero -junio 2005, Artículo” Las izquierdas latinoamericanas contemporáneas: observaciones a una trayectoria

 

by Lena Esther Hernández Hernández

Introducción.

En la historia de América Latina y el Caribe, generic encontramos la variable Integración expuesta a través del pensamiento de varios hombres previsores desde el siglo XVIII. Estos tenían ideas de lograr la unidad necesaria para obtener la independencia política.

Podemos mencionar a José Martí, pharm cuando planteó que: “Pueblo y no pueblos, decimos de intento, por no parecernos que hay más que uno del bravo a la Patagonia. Una ha de ser, pues que lo es. América, aun cuando no quisiera serlo; y los hermanos que pelean, juntos al cabo de una colosal nación espiritual, se amarán luego. Solo hay en nuestros países una división visible, que cada pueblo, y aún cada hombre, lleva en sí, y es la división en pueblos egoístas de una parte, y de otra generosos. Pero así como de la amalgama de los dos pueblos elementos surge, triunfante y agigantando casi siempre, el ser humano bueno y cuerdo, así, para sombro de las edades y hogar amable de los hombres, de la fusión útil en que lo egoísta templa lo ilusorio, surgirá en el porvenir de la América, aunque no la divisen todavía los ojos débiles, la nación latina; ya no conquistadora, como en Roma, sino hospitalaria”. 1

Bolívar también fue un pensador y hombre luchador, en función de la independencia e integración latinoamericana. (…) “Bolívar soñaba con una América Latina unida en un Estado grande y poderoso, a partir de las similitudes que tenemos como ningún otro grupo de países en el mundo, de idioma, en primer lugar etnias de parecido origen. Creencias religiosas y cultura en general”. 2

Luego de lograr la independencia, el poder político fue asumido por élites locales, herederos del poder colonial, dominando durante el siglo XIX. No es hasta la primera mitad del siglo XX que se produce un acercamiento a la integración, perfilándose en Latinoamérica una aversión por la política panamericanista e intervencionista de EE.UU.
Después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Latino Caribeños, buscaron caminos para su auto desarrollo económico y político, a través de una coordinación de las políticas económicas entre nuestros países, lideradas por la Comisión Económica para América latina (CEPAL).
El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas creó en 1948 cinco comisiones económicas regionales con el objetivo de ayudar y colaborar con los gobiernos de la zona en la investigación y análisis de los temas económicos regionales y nacionales. Los ámbitos de actuación de las cinco comisiones son Europa, África, la región de Asia y el Pacífico, el Asia Occidental (Oriente Medio) y la América Latina. Pero ha sido precisamente esta última, la CEPAL, la más activa y la que ha alcanzado un mayor nivel de prestigio e influencia. En 1984 su campo de actuación fue ampliado para incluir la región del Caribe. 3

Desarrollo.
1.1 Cooperación, complemento de la Integración.

A través del desarrollo de la sociedad capitalista, se muestra cómo los países o regiones han tenido que ponerse de acuerdo en aspectos ya sean coyunturales o a largo plazo, para enfrentar las terribles consecuencias que sufren por la incidencia de la avaricia imperialista, y su afán de conquistar mercados, zonas de influencia, fuentes de materias primas, así como la obtención de mano de obra barata.

Gracias al progreso Científico Técnico, las fuerzas productivas han alcanzado un elevado nivel de desarrollo y las fronteras nacionales han quedado pequeñas para la explotación y obtención de ganancias, por lo que la exportación de capitales se muestra cada vez más vigente como un rasgo del imperialismo, y sus consecuencias para los países receptores del mismo, muchas veces son catastróficas en el sentido económico, político y social. Con esto se crean relaciones de interdependencia entre los países y se complementan sus economías y los Estados pertenecientes a una zona o región.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial se crean organismos para reforzar las relaciones entre los países, tales como la Organización de Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, y el Banco Mundial. Es muy importante tener en cuenta que éstos van a trabajar en función de establecer relaciones en beneficio de las potencias imperialistas.

Debido a la situación de la economía mundial después de esta contienda guerrerista, los países tuvieron que buscar opciones para poder desarrollarse, y es ahí donde aparece la Cooperación, ésta tenía a su favor que había entrado en crisis el sistema colonial del imperialismo, así como el surgimiento del Campo Socialista y con él las relaciones establecidas entre sus miembros.

La Cooperación no es más que : acuerdos a que llegan dos o más países para abordar conjuntamente problemas determinados, sin tener necesariamente que interconectar sus economías, ni crear instituciones que se hagan cargo de esta interconexión.

La Cooperación, no implica Integración económica, es como una primera fase de ella. Surge por las condiciones objetivas del desarrollo de la sociedad capitalista que arrastró a los países a buscar alternativas de solución y de desarrollo en esa etapa de la historia. Solo cuando la Cooperación adquiere dinámica de proceso, es que da origen a la Integración.

Para entrar a analizar la variable integración y sus conceptos fundamentales plasmados en la teoría de los estudiosos del tema en Latinoamérica, hay que tener en cuenta la escuela de pensamiento, el enfoque político que le dan, así como la disciplina de la cual se parta.
En la Universidad Central de las Villas, de Cuba, varios profesionales estudian el tema, enfocándolo de manera diferente, por ejemplo, para Edgardo Romero Fernández “la integración en su sentido más abarcador y completo, el que por supuesto sobrepasa el estrecho pero imprescindible momento espacial y temporal de “lo económico”, constituye todo un largo proceso de construcción de una nueva forma de vida, de cultura, y por tanto de superación progresiva de los hegemonismos, la dominación, la excusión y por supuesto la explotación. ” 4

En este concepto no solo se trata la terminología económica, que aunque no deja de ser necesaria, no constituye para el autor el todo de la integración entre dos o más países, ya que hay que abarcar la influencia de ella en lo social, político, cultural y en la eliminación de todo lo que tenga que ver con la explotación y la dominación de terceros en sus intereses nacionales.

Según Alfredo Seoanner Flores economista boliviano, “la Integración constituye un proceso donde la partes, los Estados Nacionales, buscan unir elementos previamente dispersos, desarrollando acciones en le ámbito de la economía, política y actividad socio-cultural de los pueblos, con el propósito de liminar los factores de separación y desarrollar un sentido de solidaridad y pertenencia. Se trata de un proceso en el que dos o más colectividades, que están separadas por una frontera y un sistema jurídico institucional, constituyen andamiajes que buscan aminorar esos factores de separación y desarrollar una dinámica de convergencias que culminen con la integración plena”. 5
Esta autor aboga por la integración plena, constituyendo incluso coordinaciones en función de reducir los aspectos que lleven a la separación ya sea por fronteras entre países o por trabas jurídicas institucionales.
Hay autores que se centran en función de la integración económica, como Ramón Tamanes, cubano, que plantea que esta no es más que” un proceso a través del cual dos o más mercados nacionales, previamente separados, y de dimensiones unitarias consideradas poco adecuadas, se unen para formar un solo mercado (mercado común) de una dimensión más adecuada”. 6 6
Para Roberto Muñoz González, profesor de la UCLV, de Cuba, “la Integración es un proceso de creciente interpenetración de las estructuras, mediante un conjunto de arreglos institucionales acordados por un cierto número de países que deciden sustituir el estrecho marco de sus respectivos mercados nacionales, por uno mucho más amplio, gobernado por un conjunto de instituciones con un mayor o menor número de resortes supranacionales. “ 7

Fidel Castro, nuestro Comandante, siempre le ha dedicado tiempo al análisis del tema Integración latinoamericana, ha planteado que:” Si bien la integración ha de ser nuestra meta, es obvio que se trata de un objetivo que requiere de un proceso gradual que no culminará, aun con la voluntad y decisión con que se emprenda, en un lapso muy inmediato (…) Es preciso, además, la instauración de mecanismos permanentes de colaboración y la implementación de proyectos y programas concretos. De lo que se trataría sería de llevar a cada país lo mejor de las experiencias y los resultados de los demás en materia de desarrollo científico y tecnológico, la producción agropecuaria e industrial, la extensión y perfeccionamiento de la atención a la salud, la educación y demás servicios sociales, la protección del medio, la promoción de la cultura y cuantos otros terrenos sean susceptibles de un trabajo organizado y decidido de cooperación. “8
Fidel por su parte se enfoca en la cuestión política, prevaleciendo el carácter humanista de su pensamiento, siempre ha dejado claro que “América Latina no tiene otra alternativa digna, honrosa, de independencia, que la integración económica” 9

La gran mayoría de los autores consultados coinciden en que la integración es un proceso, en que dos o más partes se ponen de acuerdo para accionar ya sea en temas económicos, políticos, culturales, sociales, ecológicos, aunque haya que romper barreras institucionales que lo impidan, con el objetivo de lograr un desarrollo siempre que ambas partes salgan beneficiadas.

1.2 La Integración Latino Caribeña en la década del sesenta. Aportes de Raúl Prebish como fundador de la CEPAL.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) fue establecida en 1948. Es en el 27 de julio de 1984 fue que el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas decidió que la Comisión pasara a llamarse Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

La CEPAL es una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas. Se fundó para contribuir al desarrollo económico de América Latina, coordinar las acciones encaminadas a su promoción y reforzar las relaciones económicas de los países entre sí y con las demás naciones del mundo. Posteriormente, su labor se amplió a los países del Caribe y se incorporó el objetivo de promover el desarrollo social. Gran parte de su prestigio lo debe a Raúl Prebish, el economista que dirigió la CEPAL durante sus primeros años y que enfocó el análisis del desarrollo económico de la región desde un punto de vista riguroso pero original, apartado de las corrientes económicas dominantes y muy enfocado a los problemas específicos de la región. 10

A partir de la segunda mitad de la década del 50, comenzaron a sistematizarse las propuestas relativas a la integración económica de América Latina, como parte de los análisis sobre los problemas del desarrollo de la región que la CEPAL venía realizando desde fines de la década anterior.

La integración Regional para la CEPAL se basaba en tres elementos interdependientes uno de ellos es alterar su política económica exterior, con el objetivo de mejorar su situación desventajosa y periférica ante la economía mundial, a través de un movimiento integrativo sub continental. Otro es que el modelo de sustitución de importaciones debería impulsar el desarrollo económico a través del proceso de industrialización, y el trecero es que el componente diplomático debería fotalecer la capacidad de negociación frente a los gremios internacionales.

La necesidad de la integración regional tenía como telón de fondo la oposición centro/periferia, o la teoría de la dependencia, así la restricción externa y la escasez de capital y de tecnología, que entonces constituían el eje central del pensamiento estructuralista latinoamericano, basado en el documento seminal de Raúl Prebisch: “El desarrollo económico de la América Latina y algunos de sus principales problemas” (CEPAL, 1962).
Es en el año 1959 que se propone para América Latina la formación del Mercado Común Latinoamericano esta propuesta encontró oposición en el Gobierno de los Estados Unidos y no contaba con pleno respaldo del Gobierno de Argentina. A pesar de varios inconvenientes para la formación de este mercado, los países andinos se mantenían los propósitos de integración. Por su parte, los gobiernos de Centroamérica trataron de avanzar en la construcción de un mercado común para la subregión.

En 1960 se crea el Mercado Común Centroamericano(MCCA), y se dieron los primeros pasos para proporcionar la base de la cooperación y el comercio interregional mediante el Tratado de Managua de 1960 para lograr la integración económica entre Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, que firmó el tratado en 1962. Pretendía el total desarme arancelario entre estos países e imponer un Arancel Externo Común (AEC) frente a los países no miembros.

El comercio entre los países de Centroamérica se incrementó de manera considerable desde 1960, con el funcionamiento del MCCA, se han podido derrivar barreras que dificultaban el comercio entre las naciones de la región, y también establecer tarifas comunes de exportación para muchos productos. El Banco Centroamericano de Integración Económica -una de sus principales instituciones de crédito- concede préstamos y financia proyectos de desarrollo.

En la década del 60 se creó el Grupo Andino, forma de integración regional entre países similares en relación a su desarrollo, se creó la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio(ALALC), logrando no solo la expansión y diversificación del comercio regional, sino también en el entrelazamiento de sus economías nacionales, especialmente de sectores industriales.

Para impulsar los procesos de integración económica en la década del 60, trataron de recoger el ejemplo de otras regiones y las ideas de la época. Los nuevos procesos eran percibidos como un instrumento que podía contribuir al desarrollo y proteger el mercado interno y a la integración nacional de cada una de las economías involucradas, pues estas economías consideras aisladamente no se encontraban en condiciones de desarrollar una industria pujante y los mercados internos nacionales con que contaban eran limitados. Por eso un mercado ampliado era opción vital de desarrollo buscado. A través de la acción conjunta podían defender en el mercado mundial, los precios de los productos producidos en la región, podían luchar contra las discriminaciones comerciales y combatir el dumping. Además una acción coordinada frente a los organismos internacionales e inversores extranjeros facilitaría la defensa de las prioridades de desarrollo nacionales. Por tanto debían estimularse las negociaciones con otras naciones que llegaran a acuerdos bilaterales o regionales, para constituir un Mercado Común Latinoamericano.
La integración económica era un objetivo de la política económica del Desarrollismo, pero subordinado al fin de alcanzar el desarrollo económico nacional. En tal sentido la integración regional debía servir para diversificar, expandir, y tecnificar las respectivas economías, a fin de que superaran la etapa de producción primaria y avanzaran en el camino del Desarrollo. Se planteaba que la integración regional no era solo un problema económico, sino de carácter nacional, pues había que desarrollar horizontal y verticalmente una economía moderna. (CEPAL, 1969).

En Europa, los países involucrados en el proceso de formación del mercado común disponían ya de una plataforma industrial relativamente avanzada, en la visión elaborada por la CEPAL para América Latina la integración económica se vinculaba directamente con el logro de un nivel más alto de industrialización y abogaba por la reducción o eliminación de derechos aduaneros que existían de acuerdo a las políticas proteccionistas que prevalecían en la época. Para lograr este propósito, la industrialización tendría que proyectarse más allá del estrecho marco del proceso de sustitución de importaciones. La industrialización sustitutiva, por las condiciones en que se venía desarrollando -altos costos, encerramiento en mercados nacionales compartimentalizados, exagerada e indiscriminada protección, etc., ya se insinuaba como un proceso de alcances limitados a largo plazo, tanto en términos de sostenimiento del crecimiento económico y del aumento de la productividad general como en lo que se refiere a la solución del problema del estrangulamiento externo.

Los países de la región carecían de poder de negociación para modificar en su favor los términos desfavorables que caracterizaban sus relaciones comerciales y financieras con los países centrales. Por consiguiente, era necesario establecer una política común frente a los países industrializados e instituciones financieras internacionales, a partir de nuevas condiciones de negociación y del aumento de la competitividad de las exportaciones resultantes de la unión económica. Con ello se pretendía replantear los términos en que se desarrollaba el comercio de productos básicos, abrir el mercado de los países industrializados a las manufacturas producidas en los países en desarrollo y tornar menos gravosas las condiciones de la cooperación técnica y financiera del exterior.

La integración económica regional era considerada, en los documentos de la CEPAL como un vector estratégico para romper con la situación prevaleciente de insuficiente dinamismo y baja productividad de la economía latinoamericana.

La CEPAL es la que propone el inicio de una nueva era desarrollista, desde estos organismos se promovió un importante intervencionismo del Estado en políticas de desarrollo económico y social a través de estrategias de planificación y de nacionalización de los principales medios de producción y del sector productivo estratégico, se llevó a cabo la reforma agraria en distintos países de la región, se incrementaron la inversiones en infraestructura para el desarrollo y se practicó una política exterior más independiente y propensa al no alineamiento. 11

En varios países Latino Caribeños se logró la eliminación del monopolio oligárquico, se fortaleció el sector estatal de la economía, así como se nacionalizó la minería, el cobre, se trazaron políticas estatales en función del beneficio social, gracias a la aplicación de esta estrategia de desarrollo.

Las causas generales para el fracaso de los antiguos y concretos proyectos de integración en la región latino caribeña se resumen en: la falta de diversificación de los productos regionales, los acuerdos multilaterales en especial con relación a la ALALC, dificultaban el consenso, propiciando el fracaso del plan integrativo, además este proyecto de integración no contó con el apoyo internacional y los gobiernos autoritarios latinoamericanos la vieron como una amenaza para la seguridad nacional la aproximación de economías regionales.

A pesar de que esta estrategia funcionó satisfactoriamente durante la década de los setenta pues se produjo un crecimiento generalizado del precio de las materias primas en los mercados internacionales que no agradó mucho e influyó negativamente en las economías “centrales”. En los años 1980, la contracción de la demanda internacional y el aumento de los tipos de interés desembocó la crisis de la deuda externa lo que exigió profundas modificaciones en la estrategia de desarrollo.

La variable integración en la actualidad tiene más vigencia que nunca, estamos los latino caribeños inmersos en un viejo andar, pero hoy toma aires de nuevo. Nuevos bríos ofrece la izquierda revitalizada en función de la unidad e integración latinoamericana. Cada país de acuerdo a sus características, está jugando un papel fundamental en la contienda integradora. Tratando de retomar el poder “perdido del Estado” a raíz de la aplicación de la política neoliberal en el mundo y específicamente en nuestro continente. Es muy bueno saber que nos estamos acercando en Latinoamérica y en el Caribe a la verdadera independencia.

Cuba, motor impulsor de ideas y de ejemplo de lucha, ha logrado unirse e integrarse con varios países latino caribeños, siendo esto muestra palpable de que la Integración es la mejor opción, para lograr la unidad y la Independencia.

Conclusiones.
El esfuerzo de los teóricos cepalinos por dar respuesta a los problemas económicos del continente y específicamente en la década del 60, debe tenerse en cuenta y como un gran referente en el camino de retomar el objetivo principal de desarrollo. El proceso de profundización de nuestras economías, desarrollados por estos pensadores, es el inicio de lo que sería un movimiento de discusión de las realidades latino caribeñas en busca de respuestas de los problemas de nuestros países.

A pesar de que el modelo de desarrollo de la CEPAL no cumplió sus objetivos tajantemente, varios de sus objetivos y métodos se encuentran vigentes, aunque adecuados al momento actual. Tenemos que desarrollarnos, industrializarnos por nuestros propios esfuerzos, y abogar un poco menos por la intervención de capital extranjero en nuestras economías, dándole al Estado el papel de planificador y regulador de las políticas económicas, políticas y sociales, y de principal redistribuidor de las ganancias a nivel de sociedad.

La integración latino caribeña es cada vez más necesaria, para sobrevivir al infierno capitalista, es la única vía que nos queda para poder salir del inmenso bache en que nos ha puesto el imperialismo. Desde la década del 60 hasta la actualidad los intentos de integración dan muestra de que los latino caribeños están despiertos y concientes de que la única alternativa de desarrollo viable en los momentos actuales es la Integración.

1 Martí José Obras completas. Editora de Ciencias Sociales. La Habana. Tomo 8.pp. 318-319.)

2 Periódico Granma. (La Habana. Cuba), 15 de junio de 1999, p 5. ).

3 El informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

4 Edgardo Romero Fernández: “Los movimientos sociales latinoamericanos: Poder e integración en América Latina.” Articulo. Versión electrónica, Intranet facultad Ciencias Empresariales. UCLV.

5 Alfredo Seoanner Flores: “El proceso de Integración Regional, contexto general y dimensión económica del proceso de integración”

6 “Colectivo de autores: Economía Internacional, Tomo II, Editorial Félix Varela, La Habana, 1998.p9.

7 Roberto Muñoz González: Los procesos de integración en la Región Latino caribeña: inserción de Cuba y sus perspectivas.

8 Fidel Castro: Hacia una gran patria común. Editora Política, La Habana, 1991.pp5-

9 Tomás Borge, Un grano de maíz. Oficina de publicaciones del Consejo de Estado, 1992, p 169.

10 Informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

11 Nils Castro, revista Temas No. 41-42:4-18, enero -junio 2005, Artículo” Las izquierdas latinoamericanas contemporáneas: observaciones a una trayectoria

 

<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } –>

by Lena Esther Hernández Hernández

<!– @page { margin: 0.79in } P.sdfootnote { margin-left: 0.2in; text-indent: -0.2in; margin-bottom: 0in; font-size: 10pt } P { margin-bottom: 0.08in } A.sdfootnoteanc { font-size: 57% } –>

Introducción.

En la historia de América Latina y el Caribe, cure encontramos la variable Integración expuesta a través del pensamiento de varios hombres previsores desde el siglo XVIII. Estos tenían ideas de lograr la unidad necesaria para obtener la independencia política.

Podemos mencionar a José Martí, cuando planteó que: “Pueblo y no pueblos, decimos de intento, por no parecernos que hay más que uno del bravo a la Patagonia. Una ha de ser, pues que lo es. América, aun cuando no quisiera serlo; y los hermanos que pelean, juntos al cabo de una colosal nación espiritual, se amarán luego. Solo hay en nuestros países una división visible, que cada pueblo, y aún cada hombre, lleva en sí, y es la división en pueblos egoístas de una parte, y de otra generosos. Pero así como de la amalgama de los dos pueblos elementos surge, triunfante y agigantando casi siempre, el ser humano bueno y cuerdo, así, para sombro de las edades y hogar amable de los hombres, de la fusión útil en que lo egoísta templa lo ilusorio, surgirá en el porvenir de la América, aunque no la divisen todavía los ojos débiles, la nación latina; ya no conquistadora, como en Roma, sino hospitalaria”. 1

Bolívar también fue un pensador y hombre luchador, en función de la independencia e integración latinoamericana. (…) “Bolívar soñaba con una América Latina unida en un Estado grande y poderoso, a partir de las similitudes que tenemos como ningún otro grupo de países en el mundo, de idioma, en primer lugar etnias de parecido origen. Creencias religiosas y cultura en general”. 2

Luego de lograr la independencia, el poder político fue asumido por élites locales, herederos del poder colonial, dominando durante el siglo XIX. No es hasta la primera mitad del siglo XX que se produce un acercamiento a la integración, perfilándose en Latinoamérica una aversión por la política panamericanista e intervencionista de EE.UU.
Después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Latino Caribeños, buscaron caminos para su auto desarrollo económico y político, a través de una coordinación de las políticas económicas entre nuestros países, lideradas por la Comisión Económica para América latina (CEPAL).
El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas creó en 1948 cinco comisiones económicas regionales con el objetivo de ayudar y colaborar con los gobiernos de la zona en la investigación y análisis de los temas económicos regionales y nacionales. Los ámbitos de actuación de las cinco comisiones son Europa, África, la región de Asia y el Pacífico, el Asia Occidental (Oriente Medio) y la América Latina. Pero ha sido precisamente esta última, la CEPAL, la más activa y la que ha alcanzado un mayor nivel de prestigio e influencia. En 1984 su campo de actuación fue ampliado para incluir la región del Caribe. 3

Desarrollo.
1.1 Cooperación, complemento de la Integración.

A través del desarrollo de la sociedad capitalista, se muestra cómo los países o regiones han tenido que ponerse de acuerdo en aspectos ya sean coyunturales o a largo plazo, para enfrentar las terribles consecuencias que sufren por la incidencia de la avaricia imperialista, y su afán de conquistar mercados, zonas de influencia, fuentes de materias primas, así como la obtención de mano de obra barata.

Gracias al progreso Científico Técnico, las fuerzas productivas han alcanzado un elevado nivel de desarrollo y las fronteras nacionales han quedado pequeñas para la explotación y obtención de ganancias, por lo que la exportación de capitales se muestra cada vez más vigente como un rasgo del imperialismo, y sus consecuencias para los países receptores del mismo, muchas veces son catastróficas en el sentido económico, político y social. Con esto se crean relaciones de interdependencia entre los países y se complementan sus economías y los Estados pertenecientes a una zona o región.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial se crean organismos para reforzar las relaciones entre los países, tales como la Organización de Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, y el Banco Mundial. Es muy importante tener en cuenta que éstos van a trabajar en función de establecer relaciones en beneficio de las potencias imperialistas.

Debido a la situación de la economía mundial después de esta contienda guerrerista, los países tuvieron que buscar opciones para poder desarrollarse, y es ahí donde aparece la Cooperación, ésta tenía a su favor que había entrado en crisis el sistema colonial del imperialismo, así como el surgimiento del Campo Socialista y con él las relaciones establecidas entre sus miembros.

La Cooperación no es más que : acuerdos a que llegan dos o más países para abordar conjuntamente problemas determinados, sin tener necesariamente que interconectar sus economías, ni crear instituciones que se hagan cargo de esta interconexión.

La Cooperación, no implica Integración económica, es como una primera fase de ella. Surge por las condiciones objetivas del desarrollo de la sociedad capitalista que arrastró a los países a buscar alternativas de solución y de desarrollo en esa etapa de la historia. Solo cuando la Cooperación adquiere dinámica de proceso, es que da origen a la Integración.

Para entrar a analizar la variable integración y sus conceptos fundamentales plasmados en la teoría de los estudiosos del tema en Latinoamérica, hay que tener en cuenta la escuela de pensamiento, el enfoque político que le dan, así como la disciplina de la cual se parta.
En la Universidad Central de las Villas, de Cuba, varios profesionales estudian el tema, enfocándolo de manera diferente, por ejemplo, para Edgardo Romero Fernández “la integración en su sentido más abarcador y completo, el que por supuesto sobrepasa el estrecho pero imprescindible momento espacial y temporal de “lo económico”, constituye todo un largo proceso de construcción de una nueva forma de vida, de cultura, y por tanto de superación progresiva de los hegemonismos, la dominación, la excusión y por supuesto la explotación. ” 4

En este concepto no solo se trata la terminología económica, que aunque no deja de ser necesaria, no constituye para el autor el todo de la integración entre dos o más países, ya que hay que abarcar la influencia de ella en lo social, político, cultural y en la eliminación de todo lo que tenga que ver con la explotación y la dominación de terceros en sus intereses nacionales.

Según Alfredo Seoanner Flores economista boliviano, “la Integración constituye un proceso donde la partes, los Estados Nacionales, buscan unir elementos previamente dispersos, desarrollando acciones en le ámbito de la economía, política y actividad socio-cultural de los pueblos, con el propósito de liminar los factores de separación y desarrollar un sentido de solidaridad y pertenencia. Se trata de un proceso en el que dos o más colectividades, que están separadas por una frontera y un sistema jurídico institucional, constituyen andamiajes que buscan aminorar esos factores de separación y desarrollar una dinámica de convergencias que culminen con la integración plena”. 5
Esta autor aboga por la integración plena, constituyendo incluso coordinaciones en función de reducir los aspectos que lleven a la separación ya sea por fronteras entre países o por trabas jurídicas institucionales.
Hay autores que se centran en función de la integración económica, como Ramón Tamanes, cubano, que plantea que esta no es más que” un proceso a través del cual dos o más mercados nacionales, previamente separados, y de dimensiones unitarias consideradas poco adecuadas, se unen para formar un solo mercado (mercado común) de una dimensión más adecuada”. 6 6
Para Roberto Muñoz González, profesor de la UCLV, de Cuba, “la Integración es un proceso de creciente interpenetración de las estructuras, mediante un conjunto de arreglos institucionales acordados por un cierto número de países que deciden sustituir el estrecho marco de sus respectivos mercados nacionales, por uno mucho más amplio, gobernado por un conjunto de instituciones con un mayor o menor número de resortes supranacionales. “ 7

Fidel Castro, nuestro Comandante, siempre le ha dedicado tiempo al análisis del tema Integración latinoamericana, ha planteado que:” Si bien la integración ha de ser nuestra meta, es obvio que se trata de un objetivo que requiere de un proceso gradual que no culminará, aun con la voluntad y decisión con que se emprenda, en un lapso muy inmediato (…) Es preciso, además, la instauración de mecanismos permanentes de colaboración y la implementación de proyectos y programas concretos. De lo que se trataría sería de llevar a cada país lo mejor de las experiencias y los resultados de los demás en materia de desarrollo científico y tecnológico, la producción agropecuaria e industrial, la extensión y perfeccionamiento de la atención a la salud, la educación y demás servicios sociales, la protección del medio, la promoción de la cultura y cuantos otros terrenos sean susceptibles de un trabajo organizado y decidido de cooperación. “8
Fidel por su parte se enfoca en la cuestión política, prevaleciendo el carácter humanista de su pensamiento, siempre ha dejado claro que “América Latina no tiene otra alternativa digna, honrosa, de independencia, que la integración económica” 9

La gran mayoría de los autores consultados coinciden en que la integración es un proceso, en que dos o más partes se ponen de acuerdo para accionar ya sea en temas económicos, políticos, culturales, sociales, ecológicos, aunque haya que romper barreras institucionales que lo impidan, con el objetivo de lograr un desarrollo siempre que ambas partes salgan beneficiadas.

1.2 La Integración Latino Caribeña en la década del sesenta. Aportes de Raúl Prebish como fundador de la CEPAL.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) fue establecida en 1948. Es en el 27 de julio de 1984 fue que el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas decidió que la Comisión pasara a llamarse Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

La CEPAL es una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas. Se fundó para contribuir al desarrollo económico de América Latina, coordinar las acciones encaminadas a su promoción y reforzar las relaciones económicas de los países entre sí y con las demás naciones del mundo. Posteriormente, su labor se amplió a los países del Caribe y se incorporó el objetivo de promover el desarrollo social. Gran parte de su prestigio lo debe a Raúl Prebish, el economista que dirigió la CEPAL durante sus primeros años y que enfocó el análisis del desarrollo económico de la región desde un punto de vista riguroso pero original, apartado de las corrientes económicas dominantes y muy enfocado a los problemas específicos de la región. 10

A partir de la segunda mitad de la década del 50, comenzaron a sistematizarse las propuestas relativas a la integración económica de América Latina, como parte de los análisis sobre los problemas del desarrollo de la región que la CEPAL venía realizando desde fines de la década anterior.

La integración Regional para la CEPAL se basaba en tres elementos interdependientes uno de ellos es alterar su política económica exterior, con el objetivo de mejorar su situación desventajosa y periférica ante la economía mundial, a través de un movimiento integrativo sub continental. Otro es que el modelo de sustitución de importaciones debería impulsar el desarrollo económico a través del proceso de industrialización, y el trecero es que el componente diplomático debería fotalecer la capacidad de negociación frente a los gremios internacionales.

La necesidad de la integración regional tenía como telón de fondo la oposición centro/periferia, o la teoría de la dependencia, así la restricción externa y la escasez de capital y de tecnología, que entonces constituían el eje central del pensamiento estructuralista latinoamericano, basado en el documento seminal de Raúl Prebisch: “El desarrollo económico de la América Latina y algunos de sus principales problemas” (CEPAL, 1962).
Es en el año 1959 que se propone para América Latina la formación del Mercado Común Latinoamericano esta propuesta encontró oposición en el Gobierno de los Estados Unidos y no contaba con pleno respaldo del Gobierno de Argentina. A pesar de varios inconvenientes para la formación de este mercado, los países andinos se mantenían los propósitos de integración. Por su parte, los gobiernos de Centroamérica trataron de avanzar en la construcción de un mercado común para la subregión.

En 1960 se crea el Mercado Común Centroamericano(MCCA), y se dieron los primeros pasos para proporcionar la base de la cooperación y el comercio interregional mediante el Tratado de Managua de 1960 para lograr la integración económica entre Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, que firmó el tratado en 1962. Pretendía el total desarme arancelario entre estos países e imponer un Arancel Externo Común (AEC) frente a los países no miembros.

El comercio entre los países de Centroamérica se incrementó de manera considerable desde 1960, con el funcionamiento del MCCA, se han podido derrivar barreras que dificultaban el comercio entre las naciones de la región, y también establecer tarifas comunes de exportación para muchos productos. El Banco Centroamericano de Integración Económica -una de sus principales instituciones de crédito- concede préstamos y financia proyectos de desarrollo.

En la década del 60 se creó el Grupo Andino, forma de integración regional entre países similares en relación a su desarrollo, se creó la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio(ALALC), logrando no solo la expansión y diversificación del comercio regional, sino también en el entrelazamiento de sus economías nacionales, especialmente de sectores industriales.

Para impulsar los procesos de integración económica en la década del 60, trataron de recoger el ejemplo de otras regiones y las ideas de la época. Los nuevos procesos eran percibidos como un instrumento que podía contribuir al desarrollo y proteger el mercado interno y a la integración nacional de cada una de las economías involucradas, pues estas economías consideras aisladamente no se encontraban en condiciones de desarrollar una industria pujante y los mercados internos nacionales con que contaban eran limitados. Por eso un mercado ampliado era opción vital de desarrollo buscado. A través de la acción conjunta podían defender en el mercado mundial, los precios de los productos producidos en la región, podían luchar contra las discriminaciones comerciales y combatir el dumping. Además una acción coordinada frente a los organismos internacionales e inversores extranjeros facilitaría la defensa de las prioridades de desarrollo nacionales. Por tanto debían estimularse las negociaciones con otras naciones que llegaran a acuerdos bilaterales o regionales, para constituir un Mercado Común Latinoamericano.
La integración económica era un objetivo de la política económica del Desarrollismo, pero subordinado al fin de alcanzar el desarrollo económico nacional. En tal sentido la integración regional debía servir para diversificar, expandir, y tecnificar las respectivas economías, a fin de que superaran la etapa de producción primaria y avanzaran en el camino del Desarrollo. Se planteaba que la integración regional no era solo un problema económico, sino de carácter nacional, pues había que desarrollar horizontal y verticalmente una economía moderna. (CEPAL, 1969).

En Europa, los países involucrados en el proceso de formación del mercado común disponían ya de una plataforma industrial relativamente avanzada, en la visión elaborada por la CEPAL para América Latina la integración económica se vinculaba directamente con el logro de un nivel más alto de industrialización y abogaba por la reducción o eliminación de derechos aduaneros que existían de acuerdo a las políticas proteccionistas que prevalecían en la época. Para lograr este propósito, la industrialización tendría que proyectarse más allá del estrecho marco del proceso de sustitución de importaciones. La industrialización sustitutiva, por las condiciones en que se venía desarrollando -altos costos, encerramiento en mercados nacionales compartimentalizados, exagerada e indiscriminada protección, etc., ya se insinuaba como un proceso de alcances limitados a largo plazo, tanto en términos de sostenimiento del crecimiento económico y del aumento de la productividad general como en lo que se refiere a la solución del problema del estrangulamiento externo.

Los países de la región carecían de poder de negociación para modificar en su favor los términos desfavorables que caracterizaban sus relaciones comerciales y financieras con los países centrales. Por consiguiente, era necesario establecer una política común frente a los países industrializados e instituciones financieras internacionales, a partir de nuevas condiciones de negociación y del aumento de la competitividad de las exportaciones resultantes de la unión económica. Con ello se pretendía replantear los términos en que se desarrollaba el comercio de productos básicos, abrir el mercado de los países industrializados a las manufacturas producidas en los países en desarrollo y tornar menos gravosas las condiciones de la cooperación técnica y financiera del exterior.

La integración económica regional era considerada, en los documentos de la CEPAL como un vector estratégico para romper con la situación prevaleciente de insuficiente dinamismo y baja productividad de la economía latinoamericana.

La CEPAL es la que propone el inicio de una nueva era desarrollista, desde estos organismos se promovió un importante intervencionismo del Estado en políticas de desarrollo económico y social a través de estrategias de planificación y de nacionalización de los principales medios de producción y del sector productivo estratégico, se llevó a cabo la reforma agraria en distintos países de la región, se incrementaron la inversiones en infraestructura para el desarrollo y se practicó una política exterior más independiente y propensa al no alineamiento. 11

En varios países Latino Caribeños se logró la eliminación del monopolio oligárquico, se fortaleció el sector estatal de la economía, así como se nacionalizó la minería, el cobre, se trazaron políticas estatales en función del beneficio social, gracias a la aplicación de esta estrategia de desarrollo.

Las causas generales para el fracaso de los antiguos y concretos proyectos de integración en la región latino caribeña se resumen en: la falta de diversificación de los productos regionales, los acuerdos multilaterales en especial con relación a la ALALC, dificultaban el consenso, propiciando el fracaso del plan integrativo, además este proyecto de integración no contó con el apoyo internacional y los gobiernos autoritarios latinoamericanos la vieron como una amenaza para la seguridad nacional la aproximación de economías regionales.

A pesar de que esta estrategia funcionó satisfactoriamente durante la década de los setenta pues se produjo un crecimiento generalizado del precio de las materias primas en los mercados internacionales que no agradó mucho e influyó negativamente en las economías “centrales”. En los años 1980, la contracción de la demanda internacional y el aumento de los tipos de interés desembocó la crisis de la deuda externa lo que exigió profundas modificaciones en la estrategia de desarrollo.

La variable integración en la actualidad tiene más vigencia que nunca, estamos los latino caribeños inmersos en un viejo andar, pero hoy toma aires de nuevo. Nuevos bríos ofrece la izquierda revitalizada en función de la unidad e integración latinoamericana. Cada país de acuerdo a sus características, está jugando un papel fundamental en la contienda integradora. Tratando de retomar el poder “perdido del Estado” a raíz de la aplicación de la política neoliberal en el mundo y específicamente en nuestro continente. Es muy bueno saber que nos estamos acercando en Latinoamérica y en el Caribe a la verdadera independencia.

Cuba, motor impulsor de ideas y de ejemplo de lucha, ha logrado unirse e integrarse con varios países latino caribeños, siendo esto muestra palpable de que la Integración es la mejor opción, para lograr la unidad y la Independencia.

Conclusiones.
El esfuerzo de los teóricos cepalinos por dar respuesta a los problemas económicos del continente y específicamente en la década del 60, debe tenerse en cuenta y como un gran referente en el camino de retomar el objetivo principal de desarrollo. El proceso de profundización de nuestras economías, desarrollados por estos pensadores, es el inicio de lo que sería un movimiento de discusión de las realidades latino caribeñas en busca de respuestas de los problemas de nuestros países.

A pesar de que el modelo de desarrollo de la CEPAL no cumplió sus objetivos tajantemente, varios de sus objetivos y métodos se encuentran vigentes, aunque adecuados al momento actual. Tenemos que desarrollarnos, industrializarnos por nuestros propios esfuerzos, y abogar un poco menos por la intervención de capital extranjero en nuestras economías, dándole al Estado el papel de planificador y regulador de las políticas económicas, políticas y sociales, y de principal redistribuidor de las ganancias a nivel de sociedad.

La integración latino caribeña es cada vez más necesaria, para sobrevivir al infierno capitalista, es la única vía que nos queda para poder salir del inmenso bache en que nos ha puesto el imperialismo. Desde la década del 60 hasta la actualidad los intentos de integración dan muestra de que los latino caribeños están despiertos y concientes de que la única alternativa de desarrollo viable en los momentos actuales es la Integración.

1 Martí José Obras completas. Editora de Ciencias Sociales. La Habana. Tomo 8.pp. 318-319.)

2 Periódico Granma. (La Habana. Cuba), 15 de junio de 1999, p 5. ).

3 El informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

4 Edgardo Romero Fernández: “Los movimientos sociales latinoamericanos: Poder e integración en América Latina.” Articulo. Versión electrónica, Intranet facultad Ciencias Empresariales. UCLV.

5 Alfredo Seoanner Flores: “El proceso de Integración Regional, contexto general y dimensión económica del proceso de integración”

6 “Colectivo de autores: Economía Internacional, Tomo II, Editorial Félix Varela, La Habana, 1998.p9.

7 Roberto Muñoz González: Los procesos de integración en la Región Latino caribeña: inserción de Cuba y sus perspectivas.

8 Fidel Castro: Hacia una gran patria común. Editora Política, La Habana, 1991.pp5-

9 Tomás Borge, Un grano de maíz. Oficina de publicaciones del Consejo de Estado, 1992, p 169.

10 Informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

11 Nils Castro, revista Temas No. 41-42:4-18, enero -junio 2005, Artículo” Las izquierdas latinoamericanas contemporáneas: observaciones a una trayectoria

 

<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } –>

by Lena Esther Hernández Hernández

<!– @page { margin: 0.79in } P.sdfootnote { margin-left: 0.2in; text-indent: -0.2in; margin-bottom: 0in; font-size: 10pt } P { margin-bottom: 0.08in } A.sdfootnoteanc { font-size: 57% } –>

Introducción.
En la historia de América Latina y el Caribe, encontramos la variable Integración expuesta a través del pensamiento de varios hombres previsores desde el siglo XVIII. Estos tenían ideas de lograr la unidad necesaria para obtener la independencia política.


Podemos mencionar a José Martí, cuando planteó que: “Pueblo y no pueblos, decimos de intento, por no parecernos que hay más que uno del bravo a la Patagonia. Una ha de ser, pues que lo es. América, aun cuando no quisiera serlo; y los hermanos que pelean, juntos al cabo de una colosal nación espiritual, se amarán luego. Solo hay en nuestros países una división visible, que cada pueblo, y aún cada hombre, lleva en sí, y es la división en pueblos egoístas de una parte, y de otra generosos. Pero así como de la amalgama de los dos pueblos elementos surge, triunfante y agigantando casi siempre, el ser humano bueno y cuerdo, así, para sombro de las edades y hogar amable de los hombres, de la fusión útil en que lo egoísta templa lo ilusorio, surgirá en el porvenir de la América, aunque no la divisen todavía los ojos débiles, la nación latina; ya no conquistadora, como en Roma, sino hospitalaria”.
1

Bolívar también fue un pensador y hombre luchador, en función de la independencia e integración latinoamericana. (…) “Bolívar soñaba con una América Latina unida en un Estado grande y poderoso, a partir de las similitudes que tenemos como ningún otro grupo de países en el mundo, de idioma, en primer lugar etnias de parecido origen. Creencias religiosas y cultura en general”. 2

Luego de lograr la independencia, el poder político fue asumido por élites locales, herederos del poder colonial, dominando durante el siglo XIX. No es hasta la primera mitad del siglo XX que se produce un acercamiento a la integración, perfilándose en Latinoamérica una aversión por la política panamericanista e intervencionista de EE.UU.
Después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Latino Caribeños, buscaron caminos para su auto desarrollo económico y político, a través de una coordinación de las políticas económicas entre nuestros países, lideradas por la Comisión Económica para América latina (CEPAL).
El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas creó en 1948 cinco comisiones económicas regionales con el objetivo de ayudar y colaborar con los gobiernos de la zona en la investigación y análisis de los temas económicos regionales y nacionales. Los ámbitos de actuación de las cinco comisiones son Europa, África, la región de Asia y el Pacífico, el Asia Occidental (Oriente Medio) y la América Latina. Pero ha sido precisamente esta última, la CEPAL, la más activa y la que ha alcanzado un mayor nivel de prestigio e influencia. En 1984 su campo de actuación fue ampliado para incluir la región del Caribe.
3

Desarrollo.
1.1 Cooperación, complemento de la Integración.

A través del desarrollo de la sociedad capitalista, se muestra cómo los países o regiones han tenido que ponerse de acuerdo en aspectos ya sean coyunturales o a largo plazo, para enfrentar las terribles consecuencias que sufren por la incidencia de la avaricia imperialista, y su afán de conquistar mercados, zonas de influencia, fuentes de materias primas, así como la obtención de mano de obra barata.

Gracias al progreso Científico Técnico, las fuerzas productivas han alcanzado un elevado nivel de desarrollo y las fronteras nacionales han quedado pequeñas para la explotación y obtención de ganancias, por lo que la exportación de capitales se muestra cada vez más vigente como un rasgo del imperialismo, y sus consecuencias para los países receptores del mismo, muchas veces son catastróficas en el sentido económico, político y social. Con esto se crean relaciones de interdependencia entre los países y se complementan sus economías y los Estados pertenecientes a una zona o región.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial se crean organismos para reforzar las relaciones entre los países, tales como la Organización de Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, y el Banco Mundial. Es muy importante tener en cuenta que éstos van a trabajar en función de establecer relaciones en beneficio de las potencias imperialistas.

Debido a la situación de la economía mundial después de esta contienda guerrerista, los países tuvieron que buscar opciones para poder desarrollarse, y es ahí donde aparece la Cooperación, ésta tenía a su favor que había entrado en crisis el sistema colonial del imperialismo, así como el surgimiento del Campo Socialista y con él las relaciones establecidas entre sus miembros.

La Cooperación no es más que : acuerdos a que llegan dos o más países para abordar conjuntamente problemas determinados, sin tener necesariamente que interconectar sus economías, ni crear instituciones que se hagan cargo de esta interconexión.

La Cooperación, no implica Integración económica, es como una primera fase de ella. Surge por las condiciones objetivas del desarrollo de la sociedad capitalista que arrastró a los países a buscar alternativas de solución y de desarrollo en esa etapa de la historia. Solo cuando la Cooperación adquiere dinámica de proceso, es que da origen a la Integración.

Para entrar a analizar la variable integración y sus conceptos fundamentales plasmados en la teoría de los estudiosos del tema en Latinoamérica, hay que tener en cuenta la escuela de pensamiento, el enfoque político que le dan, así como la disciplina de la cual se parta.
En la Universidad Central de las Villas, de Cuba, varios profesionales estudian el tema, enfocándolo de manera diferente, por ejemplo, para Edgardo Romero Fernández “la integración en su sentido más abarcador y completo, el que por supuesto sobrepasa el estrecho pero imprescindible momento espacial y temporal de “lo económico”, constituye todo un largo proceso de construcción de una nueva forma de vida, de cultura, y por tanto de superación progresiva de los hegemonismos, la dominación, la excusión y por supuesto la explotación. ” 4

En este concepto no solo se trata la terminología económica, que aunque no deja de ser necesaria, no constituye para el autor el todo de la integración entre dos o más países, ya que hay que abarcar la influencia de ella en lo social, político, cultural y en la eliminación de todo lo que tenga que ver con la explotación y la dominación de terceros en sus intereses nacionales.

Según Alfredo Seoanner Flores economista boliviano, “la Integración constituye un proceso donde la partes, los Estados Nacionales, buscan unir elementos previamente dispersos, desarrollando acciones en le ámbito de la economía, política y actividad socio-cultural de los pueblos, con el propósito de liminar los factores de separación y desarrollar un sentido de solidaridad y pertenencia. Se trata de un proceso en el que dos o más colectividades, que están separadas por una frontera y un sistema jurídico institucional, constituyen andamiajes que buscan aminorar esos factores de separación y desarrollar una dinámica de convergencias que culminen con la integración plena”. 5
Esta autor aboga por la integración plena, constituyendo incluso coordinaciones en función de reducir los aspectos que lleven a la separación ya sea por fronteras entre países o por trabas jurídicas institucionales.
Hay autores que se centran en función de la integración económica, como Ramón Tamanes, cubano, que plantea que esta no es más que” un proceso a través del cual dos o más mercados nacionales, previamente separados, y de dimensiones unitarias consideradas poco adecuadas, se unen para formar un solo mercado (mercado común) de una dimensión más adecuada”. 6
6
Para Roberto Muñoz González, profesor de la UCLV, de Cuba, “la Integración es un proceso de creciente interpenetración de las estructuras, mediante un conjunto de arreglos institucionales acordados por un cierto número de países que deciden sustituir el estrecho marco de sus respectivos mercados nacionales, por uno mucho más amplio, gobernado por un conjunto de instituciones con un mayor o menor número de resortes supranacionales. “
7

Fidel Castro, nuestro Comandante, siempre le ha dedicado tiempo al análisis del tema Integración latinoamericana, ha planteado que:” Si bien la integración ha de ser nuestra meta, es obvio que se trata de un objetivo que requiere de un proceso gradual que no culminará, aun con la voluntad y decisión con que se emprenda, en un lapso muy inmediato (…) Es preciso, además, la instauración de mecanismos permanentes de colaboración y la implementación de proyectos y programas concretos. De lo que se trataría sería de llevar a cada país lo mejor de las experiencias y los resultados de los demás en materia de desarrollo científico y tecnológico, la producción agropecuaria e industrial, la extensión y perfeccionamiento de la atención a la salud, la educación y demás servicios sociales, la protección del medio, la promoción de la cultura y cuantos otros terrenos sean susceptibles de un trabajo organizado y decidido de cooperación. “8
Fidel por su parte se enfoca en la cuestión política, prevaleciendo el carácter humanista de su pensamiento, siempre ha dejado claro que “América Latina no tiene otra alternativa digna, honrosa, de independencia, que la integración económica”
9


La gran mayoría de los autores consultados coinciden en que la integración es un proceso, en que dos o más partes se ponen de acuerdo para accionar ya sea en temas económicos, políticos, culturales, sociales, ecológicos, aunque haya que romper barreras institucionales que lo impidan, con el objetivo de lograr un desarrollo siempre que ambas partes salgan beneficiadas.

1.2 La Integración Latino Caribeña en la década del sesenta. Aportes de Raúl Prebish como fundador de la CEPAL.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) fue establecida en 1948. Es en el 27 de julio de 1984 fue que el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas decidió que la Comisión pasara a llamarse Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

La CEPAL es una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas. Se fundó para contribuir al desarrollo económico de América Latina, coordinar las acciones encaminadas a su promoción y reforzar las relaciones económicas de los países entre sí y con las demás naciones del mundo. Posteriormente, su labor se amplió a los países del Caribe y se incorporó el objetivo de promover el desarrollo social. Gran parte de su prestigio lo debe a Raúl Prebish, el economista que dirigió la CEPAL durante sus primeros años y que enfocó el análisis del desarrollo económico de la región desde un punto de vista riguroso pero original, apartado de las corrientes económicas dominantes y muy enfocado a los problemas específicos de la región. 10

A partir de la segunda mitad de la década del 50, comenzaron a sistematizarse las propuestas relativas a la integración económica de América Latina, como parte de los análisis sobre los problemas del desarrollo de la región que la CEPAL venía realizando desde fines de la década anterior.

La integración Regional para la CEPAL se basaba en tres elementos interdependientes uno de ellos es alterar su política económica exterior, con el objetivo de mejorar su situación desventajosa y periférica ante la economía mundial, a través de un movimiento integrativo sub continental. Otro es que el modelo de sustitución de importaciones debería impulsar el desarrollo económico a través del proceso de industrialización, y el trecero es que el componente diplomático debería fotalecer la capacidad de negociación frente a los gremios internacionales.

La necesidad de la integración regional tenía como telón de fondo la oposición centro/periferia, o la teoría de la dependencia, así la restricción externa y la escasez de capital y de tecnología, que entonces constituían el eje central del pensamiento estructuralista latinoamericano, basado en el documento seminal de Raúl Prebisch: “El desarrollo económico de la América Latina y algunos de sus principales problemas” (CEPAL, 1962).
Es en el año 1959 que se propone para América Latina la formación del Mercado Común Latinoamericano esta propuesta encontró oposición en el Gobierno de los Estados Unidos y no contaba con pleno respaldo del Gobierno de Argentina. A pesar de varios inconvenientes para la formación de este mercado, los países andinos se mantenían los propósitos de integración. Por su parte, los gobiernos de Centroamérica trataron de avanzar en la construcción de un mercado común para la subregión.

En 1960 se crea el Mercado Común Centroamericano(MCCA), y se dieron los primeros pasos para proporcionar la base de la cooperación y el comercio interregional mediante el Tratado de Managua de 1960 para lograr la integración económica entre Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, que firmó el tratado en 1962. Pretendía el total desarme arancelario entre estos países e imponer un Arancel Externo Común (AEC) frente a los países no miembros.

El comercio entre los países de Centroamérica se incrementó de manera considerable desde 1960, con el funcionamiento del MCCA, se han podido derrivar barreras que dificultaban el comercio entre las naciones de la región, y también establecer tarifas comunes de exportación para muchos productos. El Banco Centroamericano de Integración Económica -una de sus principales instituciones de crédito- concede préstamos y financia proyectos de desarrollo.

En la década del 60 se creó el Grupo Andino, forma de integración regional entre países similares en relación a su desarrollo, se creó la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio(ALALC), logrando no solo la expansión y diversificación del comercio regional, sino también en el entrelazamiento de sus economías nacionales, especialmente de sectores industriales.


Para impulsar los procesos de integración económica en la década del 60, trataron de recoger el ejemplo de otras regiones y las ideas de la época. Los nuevos procesos eran percibidos como un instrumento que podía contribuir al desarrollo y proteger el mercado interno y a la integración nacional de cada una de las economías involucradas, pues estas economías consideras aisladamente no se encontraban en condiciones de desarrollar una industria pujante y los mercados internos nacionales con que contaban eran limitados. Por eso un mercado ampliado era opción vital de desarrollo buscado. A través de la acción conjunta podían defender en el mercado mundial, los precios de los productos producidos en la región, podían luchar contra las discriminaciones comerciales y combatir el dumping. Además una acción coordinada frente a los organismos internacionales e inversores extranjeros facilitaría la defensa de las prioridades de desarrollo nacionales. Por tanto debían estimularse las negociaciones con otras naciones que llegaran a acuerdos bilaterales o regionales, para constituir un Mercado Común Latinoamericano.
La integración económica era un objetivo de la política económica del Desarrollismo, pero subordinado al fin de alcanzar el desarrollo económico nacional. En tal sentido la integración regional debía servir para diversificar, expandir, y tecnificar las respectivas economías, a fin de que superaran la etapa de producción primaria y avanzaran en el camino del Desarrollo. Se planteaba que la integración regional no era solo un problema económico, sino de carácter nacional, pues había que desarrollar horizontal y verticalmente una economía moderna. (CEPAL, 1969).


En Europa, los países involucrados en el proceso de formación del mercado común disponían ya de una plataforma industrial relativamente avanzada, en la visión elaborada por la CEPAL para América Latina la integración económica se vinculaba directamente con el logro de un nivel más alto de industrialización y abogaba por la reducción o eliminación de derechos aduaneros que existían de acuerdo a las políticas proteccionistas que prevalecían en la época. Para lograr este propósito, la industrialización tendría que proyectarse más allá del estrecho marco del proceso de sustitución de importaciones. La industrialización sustitutiva, por las condiciones en que se venía desarrollando -altos costos, encerramiento en mercados nacionales compartimentalizados, exagerada e indiscriminada protección, etc., ya se insinuaba como un proceso de alcances limitados a largo plazo, tanto en términos de sostenimiento del crecimiento económico y del aumento de la productividad general como en lo que se refiere a la solución del problema del estrangulamiento externo.

Los países de la región carecían de poder de negociación para modificar en su favor los términos desfavorables que caracterizaban sus relaciones comerciales y financieras con los países centrales. Por consiguiente, era necesario establecer una política común frente a los países industrializados e instituciones financieras internacionales, a partir de nuevas condiciones de negociación y del aumento de la competitividad de las exportaciones resultantes de la unión económica. Con ello se pretendía replantear los términos en que se desarrollaba el comercio de productos básicos, abrir el mercado de los países industrializados a las manufacturas producidas en los países en desarrollo y tornar menos gravosas las condiciones de la cooperación técnica y financiera del exterior.

La integración económica regional era considerada, en los documentos de la CEPAL como un vector estratégico para romper con la situación prevaleciente de insuficiente dinamismo y baja productividad de la economía latinoamericana.

La CEPAL es la que propone el inicio de una nueva era desarrollista, desde estos organismos se promovió un importante intervencionismo del Estado en políticas de desarrollo económico y social a través de estrategias de planificación y de nacionalización de los principales medios de producción y del sector productivo estratégico, se llevó a cabo la reforma agraria en distintos países de la región, se incrementaron la inversiones en infraestructura para el desarrollo y se practicó una política exterior más independiente y propensa al no alineamiento. 11

En varios países Latino Caribeños se logró la eliminación del monopolio oligárquico, se fortaleció el sector estatal de la economía, así como se nacionalizó la minería, el cobre, se trazaron políticas estatales en función del beneficio social, gracias a la aplicación de esta estrategia de desarrollo.

Las causas generales para el fracaso de los antiguos y concretos proyectos de integración en la región latino caribeña se resumen en: la falta de diversificación de los productos regionales, los acuerdos multilaterales en especial con relación a la ALALC, dificultaban el consenso, propiciando el fracaso del plan integrativo, además este proyecto de integración no contó con el apoyo internacional y los gobiernos autoritarios latinoamericanos la vieron como una amenaza para la seguridad nacional la aproximación de economías regionales.

A pesar de que esta estrategia funcionó satisfactoriamente durante la década de los setenta pues se produjo un crecimiento generalizado del precio de las materias primas en los mercados internacionales que no agradó mucho e influyó negativamente en las economías “centrales”. En los años 1980, la contracción de la demanda internacional y el aumento de los tipos de interés desembocó la crisis de la deuda externa lo que exigió profundas modificaciones en la estrategia de desarrollo.

La variable integración en la actualidad tiene más vigencia que nunca, estamos los latino caribeños inmersos en un viejo andar, pero hoy toma aires de nuevo. Nuevos bríos ofrece la izquierda revitalizada en función de la unidad e integración latinoamericana. Cada país de acuerdo a sus características, está jugando un papel fundamental en la contienda integradora. Tratando de retomar el poder “perdido del Estado” a raíz de la aplicación de la política neoliberal en el mundo y específicamente en nuestro continente. Es muy bueno saber que nos estamos acercando en Latinoamérica y en el Caribe a la verdadera independencia.

Cuba, motor impulsor de ideas y de ejemplo de lucha, ha logrado unirse e integrarse con varios países latino caribeños, siendo esto muestra palpable de que la Integración es la mejor opción, para lograr la unidad y la Independencia.

Conclusiones.
El esfuerzo de los teóricos cepalinos por dar respuesta a los problemas económicos del continente y específicamente en la década del 60, debe tenerse en cuenta y como un gran referente en el camino de retomar el objetivo principal de desarrollo. El proceso de profundización de nuestras economías, desarrollados por estos pensadores, es el inicio de lo que sería un movimiento de discusión de las realidades latino caribeñas en busca de respuestas de los problemas de nuestros países.

A pesar de que el modelo de desarrollo de la CEPAL no cumplió sus objetivos tajantemente, varios de sus objetivos y métodos se encuentran vigentes, aunque adecuados al momento actual. Tenemos que desarrollarnos, industrializarnos por nuestros propios esfuerzos, y abogar un poco menos por la intervención de capital extranjero en nuestras economías, dándole al Estado el papel de planificador y regulador de las políticas económicas, políticas y sociales, y de principal redistribuidor de las ganancias a nivel de sociedad.

La integración latino caribeña es cada vez más necesaria, para sobrevivir al infierno capitalista, es la única vía que nos queda para poder salir del inmenso bache en que nos ha puesto el imperialismo. Desde la década del 60 hasta la actualidad los intentos de integración dan muestra de que los latino caribeños están despiertos y concientes de que la única alternativa de desarrollo viable en los momentos actuales es la Integración.

1 Martí José Obras completas. Editora de Ciencias Sociales. La Habana. Tomo 8.pp. 318-319.)

2 Periódico Granma. (La Habana. Cuba), 15 de junio de 1999, p 5. ).

3 El informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

4 Edgardo Romero Fernández: “Los movimientos sociales latinoamericanos: Poder e integración en América Latina.” Articulo. Versión electrónica, Intranet facultad Ciencias Empresariales. UCLV.

5 Alfredo Seoanner Flores: “El proceso de Integración Regional, contexto general y dimensión económica del proceso de integración”

6 “Colectivo de autores: Economía Internacional, Tomo II, Editorial Félix Varela, La Habana, 1998.p9.

7 Roberto Muñoz González: Los procesos de integración en la Región Latino caribeña: inserción de Cuba y sus perspectivas.

8 Fidel Castro: Hacia una gran patria común. Editora Política, La Habana, 1991.pp5-

9 Tomás Borge, Un grano de maíz. Oficina de publicaciones del Consejo de Estado, 1992, p 169.

10 Informe Equidad, Desarrollo y Ciudadanía elaborado y publicado por la CEPAL en el año 2000.

11 Nils Castro, revista Temas No. 41-42:4-18, enero -junio 2005, Artículo” Las izquierdas latinoamericanas contemporáneas: observaciones a una trayectoria


Samuel Pinheiro Guimarães

A importância essencial da América do Sul

1.       A América do Sul se encontra, necessária e inarredavelmente, no centro da política externa brasileira. Por sua vez, o núcleo da política brasileira na América do Sul está no Mercosul. E o cerne da política brasileira no Mercosul tem de ser, sem dúvida, a Argentina. A integração entre o Brasil e a Argentina e seu papel decisivo na América do Sul deve ser o objetivo mais certo, mais constante, mais vigoroso das estratégias políticas e econômicas tanto do Brasil quanto da Argentina. Qualquer tentativa de estabelecer diferentes prioridades para a política externa brasileira, e mesmo a atenção insuficiente a esses fundamentos, certamente provocará graves conseqüências e correrá sério risco de fracasso.

2        A África Ocidental, com seus 23 Estados ribeirinhos, inclusive os arquipélagos de Cabo Verde e São Tomé e Príncipe, é a fronteira atlântica do Brasil, continente a que estamos unidos pela história, pelo sangue, pela cultura, pelo colonialismo e pela semelhança de desafios. A Ásia é o novo centro dinâmico da economia mundial, fonte de lucros inesgotáveis para as megaempresas ocidentais e destino de uma das maiores migrações de capital e tecnologia avançada da História. A Europa e a América do Norte são para o Brasil, como para qualquer ex-colônia e para eventuais pretendentes a colônia, as áreas tradicionais de vinculação política, econômica e cultural. Porém, por mais importantes que sejam, como aliás são, os vínculos e os interesses atuais e potenciais brasileiros com todas essas áreas e por melhores que sejam com os Estados que as integram as nossas relações, a política externa não poderá ser eficaz se não estiver ancorada na política brasileira na América do Sul. As características da situação geopolítica do Brasil, isto é, seu território, sua localização geográfica, sua população, suas fronteiras, sua economia, assim como a conjuntura e a estrutura do sistema mundial, tornam a prioridade sul-americana uma realidade essencial.

3        O cenário econômico mundial se caracteriza pela simultânea globalização e gradual formação de grandes blocos de Estados na Europa, na América do Norte e na Ásia; pelo acelerado progresso científico e tecnológico, em especial nas áreas da informática e da biotecnologia, com sua vinculação às despesas e atividades militares; pela concentração do capital e oligopolização de mercados, medida pelo número de fusões e aquisições que passaram de 9 mil, no valor de US$ 850 bilhões, em 1995, para 33 mil, no valor de quase 4 trilhões de dólares, em 2006, e pela financeirização da economia, pois os ativos ( ações, títulos e depósitos) financeiros passaram de 109% da produção mundial, em 1980, para 316% em 2005; pela transformação dos mercados de trabalho e pela pressão permanente para reverter os direitos dos trabalhadores; pela acelerada degradação ambiental; pela insegurança energética e pelas migrações. O cenário político mundial se caracteriza pela concentração de poder político, militar, econômico, tecnológico e ideológico nos países altamente desenvolvidos; pelo arbítrio e pela violência das Grandes Potências; pela ameaça real, e sua utilização oportunista, do terrorismo; pelo desrespeito aos princípios de não-intervenção e de autodeterminação de parte das Grandes Potências políticas, econômicas e militares; pelo individualismo dos Estados ricos e a insuficiente e cadente cooperação internacional; pela emergência da China, como potência econômica e política, regional e mundial.

4        Os Estados no centro do sistema mundial, cada vez mais ricos e poderosos, pois a diferença de renda entre Estados ricos e pobres passou de 1 para 4 em 1914 para 1 para 7 em 2000, porém vinculados às economias periféricas quanto a recursos estratégicos e mercados e com uma população cadente, procuram, por meio de negociações internacionais, definir normas e regimes que permitam preservar e até ampliar sua situação privilegiada no centro do sistema militar, político, econômico e tecnológico que é o resultado, por um lado, da II Guerra Mundial e dos regimes coloniais e, por outro lado, do êxito de seus esforços nacionais, em especial na esfera científica e tecnológica. Nesse processo, sua capacidade de articular ideologias e de apresentar “soluções” como benéficas a toda a “comunidade internacional” é extraordinária e importantíssima pois é a base de sua estratégia de arregimentação de Estados e de elites periféricas cooptadas para alcançar seus objetivos nacionais, vestidos com a capa de objetivos da humanidade.

5        Neste cenário violento e instável de grandes blocos, multipolar, há uma tendência a que países pequenos e até médios venham a ser absorvidos, mais ou menos formalmente, pelos grandes Estados e economias aos quais ou se encontram tradicionalmente vinculados por laços de origem colonial ou estão em sua esfera de influência histórica, como no caso da América Central; ou tenham feito parte de seu território, como no caso dos países que formam a Comunidade de Estados Independentes – CEI; ou se vinculam por laços étnicos e culturais, como no caso da diáspora chinesa na Ásia.

6        Os países médios que constituem a América do Sul se encontram diante do dilema ou de se unirem e assim formarem um grande bloco de 17 milhões de Km2 e de 400 milhões de habitantes para defender seus interesses inalienáveis de aceleração do desenvolvimento econômico, de preservação de autonomia política e de identidade cultural, ou de serem absorvidos como simples periferias de outros grandes blocos, sem direito à participação efetiva na condução dos destinos econômicos e políticos desses blocos, os quais são definidos pelos países que se encontram em seu centro. A questão fundamental é que as características, a evolução histórica e os interesses dos Estados poderosos que se encontram no centro dos esquemas de integração são distintos daqueles dos países subdesenvolvidos que a eles se agregam através de tratados de livre comércio, ou que nome tenham, os quais ficam assim sujeitos às conseqüências das decisões estratégicas dos países centrais que podem ou não atender às suas necessidades históricas.

7        Os desafios sul-americanos diante desse dilema, que é decisivo, são enormes: superar os obstáculos que decorrem das grandes assimetrias que existem entre os países da região, sejam elas de natureza territorial, demográfica, de recursos naturais, de energia, de níveis de desenvolvimento político, cultural, agrícola, industrial e de serviços; enfrentar com persistência as enormes disparidades sociais que são semelhantes em todos esses países; realizar o extraordinário potencial econômico da região; dissolver os ressentimentos e as desconfianças históricas que dificultam sua integração.

8        As assimetrias territoriais são extraordinárias. Na América do Sul convivem países como o Brasil, com 8,5 milhões de quilômetros quadrados; como a Argentina, com seus 3,7 milhões de quilômetros quadrados e em seguida outros dez países, cada um com território inferior a 1,2 milhão de quilômetros quadrados. Três dos países da região se encontram voltados exclusivamente para o Pacífico, três se debruçam sobre o Oceano Atlântico, quatro são caribenhos e dois são mediterrâneos. O Brasil tem 15.735 km de fronteiras com nove Estados vizinhos, enquanto a Argentina, a Bolívia e o Peru têm fronteiras com cinco vizinhos. Devido a essas circunstâncias geográficas, os pontos de vista geopolíticos de cada país são inicialmente distintos, o que se agrava pelo fato de até recentemente – e mesmo até hoje –  terem estado separados os países da região pela Cordilheira, pela floresta, pelas distâncias e pelos imensos vazios demográficos.

9        O Brasil tem 190 milhões de habitantes, que correspondem a cerca de 50% da população da América do Sul, enquanto o segundo maior país em população, que é a Colômbia, tem 46 milhões de habitantes e o terceiro, a Argentina, tem 39 milhões. As taxas de crescimento demográfico variam de 3% no Paraguai a 0,7 % no Uruguai. A América do Sul viveu nos últimos anos um processo acelerado de urbanização, com o surgimento de megalópoles que concentram grandes parcelas da população total de cada país, e que exibem periferias paupérrimas e violentas. Há significativas populações de deslocados internos no Peru, como conseqüência da luta feroz contra a insurreição do Sendero Luminoso, e de refugiados, como no caso de colombianos na Venezuela e no Equador. No passado, as ditaduras e os regimes militares provocaram o exílio de numerosos militantes políticos, intelectuais, operários e sindicalistas, com grave prejuízo para o desenvolvimento político dos países mais afetados. Ademais, durante algumas décadas o reduzido ritmo de crescimento econômico provocou movimentos migratórios significativos dos países da região em direção aos Estados Unidos e à Europa Ocidental. Há um milhão de uruguaios vivendo fora do Uruguai enquanto três milhões se encontram no país. Há 400 mil equatorianos na Espanha e 4 milhões de brasileiros no exterior. Ao mesmo tempo, há grandes espaços despovoados na América do Sul, onde a densidade demográfica é inferior a 1 habitante por quilômetro quadrado, enquanto nas megalópoles a densidade populacional atinge mais de 10.000 habitantes por quilômetro quadrado. A América do Sul exibe índices de concentração de renda e de riqueza, de pobreza e de indigência, de opulência e luxo, contrastes espantosos entre riquíssimas mansões e palafitas miseráveis, entre excelentes hospitais privados e hospitais públicos decadentes, entre escolas de Primeiro Mundo e pardieiros escolares. Todavia, conta a América do Sul com as vantagens da ausência de conflitos raciais agudos, ainda que ocorra discriminação racial; com a presença dominante de idiomas de comum origem ibérica, ainda que em alguns países existam idiomas indígenas que conseguiram sobreviver; com a ausência de conflitos religiosos e predominância católica ao lado da rápida expansão das igrejas protestantes; com uma população grande, mas que não é excessiva, como em certos países asiáticos. O desafio que representa a emergência das populações indígenas historicamente oprimidas e seus efeitos para as relações políticas entre os países da América do Sul vão exigir, todavia, especial atenção e habilidade.

10      A América do Sul é uma região extremamente rica em recursos naturais, que se encontram distribuídos de forma muito desigual entre os diversos países. Enquanto o Brasil tem as maiores reservas mundiais de minério de ferro de excelente teor, a Argentina não as tem em volume suficiente. A Argentina dispõe de terras aráveis de extraordinária fertilidade, em contraste com o Chile. A Colômbia possui grandes reservas de carvão de boa qualidade e o Brasil as tem poucas e pobres. A Venezuela tem a sexta maior reserva de petróleo e a nona maior reserva de gás do mundo enquanto que, em todos os países do Cone Sul, inclusive no Brasil, são elas insuficientes para sustentar o ritmo de desenvolvimento, talvez de 7% a/a, necessário à absorção produtiva dos estoques históricos de mão-de-obra desempregada e subempregada e dos que chegam anualmente ao mercado. A Bolívia detém jazidas de gás que correspondem a duas vezes as brasileiras, mas tem sérias dificuldades para ampliar sua exploração. O Chile explora as maiores reservas conhecidas de minério de cobre do mundo, responsável por 40 % de suas exportações. O Paraguai ostenta um dos maiores potenciais hidrelétricos do mundo, em especial quando calculado em termos per capita, mas ainda não teve êxito em utilizá-lo para acelerar seu desenvolvimento. O Suriname tem a maior reserva de bauxita do planeta, ainda pouco explorada.

11      Encontra-se na América do Sul a maior floresta tropical do mundo, um tema central no debate político sobre o efeito estufa e suas conseqüências para o clima, e o maior estoque de biodiversidade do planeta, o qual é de grande importância para a renovação da agricultura e para a indústria farmacêutica; uma parcela importante das reservas de água doce do planeta, recurso cada vez mais estratégico e causa já de conflitos em certas regiões do globo, e o maior lençol de águas subterrâneas, o Aqüífero Guarani, que subjaz os territórios do Brasil, do Paraguai, da Argentina e do Uruguai.

 

As políticas econômicas

12      Os choques do petróleo (1973 e 1979), o endividamento excessivo e o súbito aumento das dívidas externas acarretaram crises e estagnação econômica que contribuíram para o fim dos regimes militares na América do Sul, em meados da década de 80. A vitória do neoliberalismo monetarista nos Estados Unidos e Reino Unido, a partir de Ronald Reagan (1981-1989) e Margaret Thatcher (1979-1990), e a renegociação da dívida externa (Plano Brady) forçaram aos países subdesenvolvidos a adoção de políticas de abertura comercial e financeira, desregulamentação e privatização, com base nos princípios do chamado Consenso de Washington. Essas políticas levaram a resultados desastrosos em países que nelas se envolveram mais a fundo, como foram o caso do Equador, da Bolívia e da Argentina, e deixaram seqüelas importantes em países como o Brasil, o Uruguai e a Venezuela.

13      Tais políticas neoliberais agravaram a já elevada concentração de renda e de riqueza, ampliaram o desemprego, contribuíram para a violência urbana, provocaram a fragilização do Estado e dos serviços públicos, o que levou por sua vez à gradual emergência de importantes movimentos políticos e sociais que passaram a preconizar (explícita ou implicitamente) a revisão do modelo econômico e social neoliberal.

14      Os países da América do Sul, em conseqüência das políticas neoliberais que determinaram a redução negociada e às vezes até unilateral de suas tarifas aduaneiras, a privatização de suas empresas estatais e a liberalização de seus mercados de capital, aumentaram suas importações de produtos industriais dos países desenvolvidos e o ingresso descontrolado de capitais estrangeiros. Essas políticas levaram à desindustrialização em maior ou menor grau, à maior influência do capital multinacional e à desnacionalização de importantes setores de suas economias, em especial do setor financeiro, com efeitos econômicos, e inclusive políticos, significativos.

15      Essa maior integração, porém de natureza passiva, dos países sul-americanos na economia mundial é radicalmente distinta da integração na economia global que ocorre com os países altamente desenvolvidos ou com certos países emergentes, como a Coréia. Nesses últimos casos, essa maior integração se verifica através da internacionalização das atividades de suas grandes empresas de atuação multinacional mas de capital nacional, bem como de suas exportações de alto conteúdo tecnológico enquanto que, no caso dos países sul-americanos, se verifica através da maior participação de megaempresas multinacionais em suas economias, já que não possuem esses últimos países (com raras exceções) grandes empresas capazes de se internacionalizarem, e da expansão de suas exportações de “commodities”.

16      Em decorrência, os países da América do Sul retomaram, voluntária ou involuntariamente, sua especialização histórica na exportação de produtos primários, tradicionais ou novos, com maior grau, por vezes, de elaboração, para atender à demanda dos países altamente desenvolvidos e da China. Assim, grosso modo, sua agricultura se sofisticou e passou a ser denominada de agribusiness; sua indústria foi adquirida ou cerrou suas portas em um processo de desindustrialização/desnacionalização e muitas de suas empresas de serviços, em especial as empresas modernas e aquelas do setor financeiro, foram adquiridas por megaempresas multinacionais.

17      A capacidade de utilizar tradicionais instrumentos de promoção do desenvolvimento econômico, que aliás tinham sido amplamente usados pelos países hoje desenvolvidos no início de seu processo de desenvolvimento (i.e. de seu processo de industrialização), foi abandonada pelos países da América do Sul na Rodada Uruguai, quando aceitaram normas sobre disciplina do capital estrangeiro as quais proíbem políticas tais como a nacionalização de insumos, o estabelecimento de metas de exportação e o reinvestimento de parte dos lucros; ou que estabelecem normas sobre propriedade intelectual que ampliaram os prazos de patentes e estabelecem patentes sobre fármacos, dificultando de fato o desenvolvimento tecnológico e gerando enormes remessas financeiras. Este abandono dos instrumentos econômicos tradicionais de uso do Estado, assim como a confiança excessiva desses países no livre jogo das forças de mercado contribuíram para que viessem a ter seu ritmo de crescimento reduzido ou estagnado. Por outro lado, a derrocada ideológica do Welfare State nos países desenvolvidos fez com que os países sul-americanos também contraíssem ou desarticulassem os seus programas sociais, o que contribuiu para agravar a concentração de renda e de propriedade e para a pequena expansão de seu mercado interno.

18      Assim, em grande parte se explicam as baixas taxas de crescimento na América do Sul, das décadas de 80 e 90, quando comparadas às de alguns países da Ásia, e a eventual derrocada dos governos neoliberais na Argentina, no Brasil, no Chile, na Bolívia, no Equador e na Venezuela. Nos últimos anos, surgiram na América do Sul governos que procuram manter as políticas de austeridade fiscal e de controle inflacionário enquanto tentam ressuscitar o Estado como agente suplementar do desenvolvimento econômico e como agente de redução da desigualdade social, diante das enormes injustiças e das pressões dos segmentos historicamente oprimidos em suas sociedades.

O bloco sul-americano

19      A atual experiência de integração sul-americana tem distintas origens, motivações e paralelos históricos. Em primeiro lugar, o trauma da desintegração dos Vice-Reinados do Império espanhol a partir de 1810, a desintegração posterior da Grã Colômbia em 1830, e a sobrevivência da utopia de unidade latino-americana, preconizada pelo Libertador Simon Bolívar. Segundo, a tentativa do notável economista argentino, Raul Prebisch, de explicar as razões do desenvolvimento na América do Norte em confronto com o atraso sul-americano levou à formulação da teoria estruturalista pela Comissão Econômica para a América Latina – CEPAL. Prebisch encontrou essas razões nas características das economias primário-exportadoras sul-americanas e na natureza de seu processo de incorporação do progresso tecnológico; na reduzida dimensão e no isolamento de cada mercado nacional; na deterioração secular dos termos de intercâmbio; na importância da industrialização como estratégia para a transformação econômica. Em terceiro lugar, a percepção de êxito da experiência de planejamento econômico e de industrialização acelerada vivida pela União Soviética, da experiência keynesiana e da planificação de guerra norte-americana e, finalmente, as políticas de economia mista e de planejamento indicativo dos governos socialistas europeus após a II Guerra Mundial. Quarto, na experiência de construção da Comunidade Econômica Européia, fundada na integração de mercados, na elaboração de políticas comuns e no financiamento pelos países mais ricos do esforço de redução de assimetrias entre as economias participantes.

20      Este conjunto de experiências inspirou os programas de desenvolvimento econômico com base na industrialização, em especial no Brasil durante o Governo Juscelino Kubitschek, as propostas da CEPAL de constituição de um mercado comum latino-americano, as propostas argentinas de criação de uma área de livre comércio que reunificasse economicamente as partes do antigo Vice-Reinado do Prata, e estimulou à constituição em 1960 da Associação Latino-Americana de Livre Comércio – ALALC.

21      Naturalmente, ao processo de integração da América do Sul e do Cone Sul subjazia a latente rivalidade entre Brasil e Argentina por influência política na região do Rio da Prata, os resquícios de um passado de lutas e a lembrança da inicial predominância industrial argentina. E outros ressentimentos decorrentes de conflitos e quase-conflitos passados, como entre Chile e Argentina; entre Bolívia, Chile e Peru; entre Peru e Equador; entre Colômbia e Venezuela, entre a Bolívia e o Paraguai, entre Brasil e Paraguai e entre Brasil e Bolívia.

22      A Associação Latino Americana de Livre Comércio, criada em 1960, e cuja meta era eliminar todas as barreiras ao comércio entre os Estados membros até 1980, encontrou obstáculos causados pelas políticas nacionais de substituição de importações e de industrialização e, mais tarde, pelas políticas de controle de importações para enfrentar as súbitas crises do petróleo que acarretaram inéditos déficits comerciais que atingiram os países importadores de energia, em especial o Brasil.

23      A partir de 1965, o Convênio de Créditos Recíprocos (CCR) entre os países da ALALC, e mais a República Dominicana, passa a permitir o comércio sem o uso imediato de divisas fortes, através de um sistema quadrimestral de compensação multilateral de créditos que funcionou com grande êxito sem que ocorresse nenhum caso de “default” até a década de 1980, quando foi progressivamente desativado pelos novos tecnocratas que vieram a ocupar os Bancos Centrais dos países da região, na esteira do período de governos neoliberais.

24      Em 1969, os países andinos celebraram o Pacto Andino (mais tarde CAN) como um projeto mais audacioso de integração e de planejamento do desenvolvimento, prevendo inclusive a alocação espacial de indústrias entre os Estados membros e a elaboração de políticas comuns, inclusive no campo do investimento estrangeiro.

25      Em 1980, a estagnação das negociações comerciais levou a substituição da ALALC pela Associação Latino Americana de Integração (ALADI). O Tratado de Montevidéu (80) incorporou o “patrimônio” de reduções tarifárias bilaterais, permitiu a negociação de acordos bilaterais de preferências, com a perspectiva de sua eventual convergência, e tornou possível a concessão de preferências bilaterais ao abrigo da “enabling clause” do então GATT.

26      Em 1985, Brasil e Argentina decidiram lançar um processo de integração bilateral gradual, com o objetivo central de promover o desenvolvimento econômico, a que se juntaram, em 1991, Paraguai e Uruguai, formando-se assim o Mercosul. Este último surgiu como um projeto enquadrado na concepção do Consenso de Washington do livre comércio como instrumento único e suficiente para a promoção do desenvolvimento, redução das desigualdades sociais e geração de empregos, na melhor tradição das Escolas de Manchester e de Chicago.

27      Após a conclusão do NAFTA em 1994, em que o México na prática abandonou a ALADI, os Estados Unidos, no contexto da Cúpula das Américas, lançaram um projeto ambicioso de negociação de uma Área de Livre Comércio das Américas (ALCA). Esse projeto, na realidade, mais do que uma área de livre comércio de bens, criaria um território econômico único nas Américas, com a livre movimentação de bens, serviços e capital (mas não de mão-de-obra ou tecnologia) e estabeleceria regras uniformes ainda mais restritivas à execução de políticas nacionais ou regionais de desenvolvimento econômico, já que as propostas originais eram OMC-Plus e NAFTA-plus (e parecem continuar a ser tais como revelam os textos dos tratados bilaterais de livre comércio, celebrados pelos Estados Unidos).

28      Apesar das declarações diplomáticas feitas na ocasião, e reiteradas posteriormente, de que a ALCA não afetaria os projetos de integração regional como a Comunidade Andina e o Mercosul, estava claro que a eventual concretização da ALCA eliminaria de fato a possibilidade de formação de um bloco econômico e político sul-americano.

29      Após o início das negociações da ALCA, e diante da extrema desigualdade de forças políticas e econômicas entre os países participantes, a negociação se interrompeu em 2004, após os Estados Unidos terem retirado os temas agrícolas e de defesa comercial (antidumping e subsídios) levando-os para o âmbito da OMC sob o pretexto de ser necessária uma negociação mais abrangente, inclusive com a União Européia. Em conseqüência e para equilibrar as negociações, o Mercosul considerou que os temas de investimento, compras governamentais e serviços deveriam também passar para o âmbito da Rodada de Doha na OMC e propôs aos Estados Unidos a negociação de um acordo do tipo 4+1, no campo do comércio de bens, proposta até hoje sem resposta, ou melhor, cuja resposta prática tem sido a firme atividade norte-americana de negociação de acordos bilaterais de livre comércio (na realidade com escopos muito mais amplos) com os países da América Central, a Colômbia, o Peru e (quase) com o Equador.

30      Paralelamente, o Mercosul empreendeu a negociação e celebrou acordos de livre comércio com o Chile (1995), com a Bolívia (1996), com a Venezuela, Equador e Colômbia (2004), e com o Peru (2005), que se referem exclusivamente ao comércio de bens e não incluem o comércio de serviços, compras governamentais, regras sobre investimentos, propriedade intelectual, etc.

31      Em 2002, o Congresso dos Estados Unidos tinha aprovado o ATPDEA (Andean Trade Promotion and Drug Eradication Act) pelo qual concederiam unilateralmente preferências comerciais, sem reciprocidade de parte dos beneficiários, para listas de produtos de países andinos em troca da execução de programas de erradicação das plantações de coca. O resultado da aplicação durante cinco anos dessa lei foi, de um lado, expandir as exportações de tais produtos desses países para os Estados Unidos e, de outro, ensejar o surgimento nesses países de grupos de interesses empresariais locais favoráveis à negociação de acordos de livre comércio com os Estados Unidos quando se encerrasse o prazo de vigência daquele Ato.

32      Posteriormente, foi lançada em 2004, em Cuzco, o projeto de formação de uma Comunidade Sul-Americana de Nações, hoje denominada UNASUL, organização que se pretenderia semelhante à União Africana, na África; à União Européia na Europa; à ASEAN, na Ásia; e ao MCCA, na América Central. As negociações para concretizar a UNASUL têm encontrado três distintas resistências: primeiro, a de países que celebraram acordos de livre comércio com os Estados Unidos; segundo, a de países que dão prioridade ao fortalecimento do Mercosul e que acreditam que o Brasil estaria “trocando” o Mercosul pela UNASUL; terceiro, a de países que consideram ser necessário uma organização mais audaciosa, com base na solidariedade e na cooperação e não naquilo que consideram ser o individualismo “mercantilista” das preferências comerciais, dos projetos de investimento e do livre comércio.

A Argentina e a estratégia de integração brasileira

33      Não há a menor possibilidade de construção de um espaço econômico e político sul-americano (economicista ou solidarista, não importa) sem um amplo programa de construção e de integração da infra-estrutura de transportes, de energia e de comunicações dos países da América do Sul. O comércio entre os seis países fundadores da Comunidade Econômica Européia correspondia em 1958 a cerca de 40% do seu comércio total e hoje supera 80%. Em contraste, o comércio entre os países da América do Sul correspondia em 1960, data de começo da ALALC, a cerca de 10% e ainda em 2006 não superou 17% do total do comércio exterior da região. Esse reduzido comércio tinha sua causa na pequena diversificação industrial das economias sul-americanas (hoje também um obstáculo, pois quanto mais diversificadas as economias maior o seu comércio recíproco), mas também na pequena densidade dos sistemas de transportes naquela época e até hoje. Há um interesse vital em conectar os sistemas de transportes nacionais e as duas costas do subcontinente, superando os obstáculos da Floresta e da Cordilheira, como se está fazendo ao norte entre Brasil e Peru, e se procurará fazer ao sul, entre Brasil, Argentina e Chile. A Iniciativa para a Integração da Regional Sul-Americana (IIRSA), em 2000, foi um passo de grande importância neste esforço de planejamento, que necessita para se concretizar da alavanca regional do financiamento.

34      Uma das maiores dificuldades dos países da América do Sul é o acesso a crédito para investimentos em infra-estrutura devido a limites ao endividamento externo e à falta de acesso a instrumentos de garantia. Este acesso ao mercado internacional de capitais é tanto mais importante quanto maior for a dificuldade desses países em elevar sua poupança interna, devido à prioridade concedida ao serviço da dívida interna e externa. O Brasil tem contribuído para o fortalecimento da Cooperação Andina de Fomento – CAF, entidade financeira classificada como AA no mercado internacional e voltada para investimentos em infra-estrutura, e tem participado, de forma positiva e prudente, do processo de construção de um Banco do Sul que se deseja eficiente. O Brasil é um dos poucos, senão o único país da região, que dispõe de um forte banco de desenvolvimento, cujos ativos são de US$ 87 bilhões, maiores que os do Banco Interamericano de Desenvolvimento – BID ( US 66 bilhões), que pode emprestar recursos para a execução de obras de infra-estrutura em condições competitivas com as do mercado internacional e sem condicionar tais empréstimos a “compromissos” de política externa ou à execução de “reformas” econômicas internas. É parte essencial da estratégia brasileira de integração fornecer crédito aos países vizinhos para a execução de obras de infra-estrutura e, no futuro, vir a fornecer créditos a empresas desses países em condições normais semelhantes às que se exigem de empresas brasileiras, tendo em vista o interesse vital brasileiro no crescimento e no desenvolvimento dos países vizinhos até mesmo por razões de interesse próprio, devido à grande importância de seus mercados para as exportações brasileiras e, em conseqüência, para o nível de atividade econômica geral e de suas empresas.

35      Além da integração da infra-estrutura física em termos de rodovias, pontes, ferrovias e de energia é essencial a integração das comunicações aéreas, pela sua importância para a economia e a política, assim como da mídia em especial a televisão, essencial à formação do imaginário sul-americano, através do conhecimento da vida política, econômica e social dos países da região, hoje desconhecida do grande público e, portanto, fonte de toda  sorte de preconceitos e manipulações que envenenam a opinião pública e afetam os discursos, as atividades e as decisões políticas. A TV Brasil – Canal Integración e a TELESUR são experiências não-hegemônicas de integração de comunicações, assim como a iniciativa brasileira de procurar estabelecer um padrão regional de TV Digital, com a participação dos Estados do Mercosul, inclusive no processo industrial.

36      A questão da segurança energética é central nos dias de hoje e no futuro previsível. A integração energética e a autonomia regional em energia para garantir a segurança de abastecimento energético é prioridade absoluta da política externa brasileira na América do Sul. Não há possibilidade de crescer a 7% a/a na média durante um período longo sem um suprimento suficiente, seguro e crescente de energia. Este suprimento depende de investimentos de prazo mais ou menos longo de maturação, tais como a prospecção de jazidas de petróleo, gás e urânio, a construção de barragens, a construção de usinas hidro e termoelétricas, assim como nucleares . A América do Sul, como região, tem um excedente global de energia, porém com grandes superávites atuais e potenciais em certos países e com severos déficits em outros. No primeiro caso, se encontram a Venezuela, o Equador e a Bolívia para o gás e o petróleo. No caso de energia hidrelétrica, há excedentes extraordinários no Brasil, no Paraguai e na Venezuela. De outro lado, se encontram países com déficit estrutural de energia como o Chile e o Uruguai e casos intermediários como são o Peru, a Colômbia e a Argentina. Assim, a integração energética da região permitirá reduzir as importações extra-regionais e fortalecer a economia da América do Sul. No esforço de fortalecer e de integrar o sistema energético da região, o Brasil tem financiado a construção de gasodutos na Argentina e tem se empenhado na concretização do projeto do Grande Gasoduto do Sul que deverá vincular os maiores centros produtores de energia (a Venezuela e a Bolívia) aos maiores mercados consumidores (o Brasil, a Argentina e o Chile). O Brasil está disposto a compartilhar a tecnologia que desenvolveu na área dos biocombustíveis, acreditando que a crise energética e ambiental somente poderá ser enfrentada com eficiência a partir de uma modificação gradual da matriz energética mundial, de uma redução do consumo e do desperdício nos países altamente desenvolvidos, principais responsáveis pela emissão de gases de efeito estufa.

37      A redução das assimetrias é o segundo elemento essencial da estratégia brasileira de integração. Em um processo de integração em que as assimetrias entre as partes são significativas tornam-se indispensáveis programas específicos e ambiciosos para promover sua redução. É óbvio que não se trata aqui das assimetrias de território e de população mas sim daquelas assimetrias de natureza econômica e social. É indispensável a existência de um processo de transferência de renda sob a forma de investimentos entre os Estados participantes do esquema de integração como ocorreu e ocorre ainda hoje na União Européia. Esse processo é ainda embrionário no Mercosul, sendo o Fundo para Convergência Estrutural e o Fortalecimento Institucional do Mercosul – FOCEM, apenas um modesto início.

38      A generosidade dos países maiores e mais desenvolvidos é sempre mencionada pelo Presidente Lula como um terceiro elemento essencial para o êxito do processo de integração do Mercosul e da América do Sul. Esta generosidade deve se traduzir pelo tratamento diferencial, sem exigência de reciprocidade, em relação a todos os países da América do Sul que estejam engajados no processo de integração regional, nas áreas do comércio de bens, de serviços, de compras governamentais, de propriedade intelectual etc. Isto é, o Brasil deve estar disposto a conceder tratamento mais vantajoso sem reciprocidade a todos os seus vizinhos, em especial àqueles de menor desenvolvimento relativo, aos países mediterrâneos e aos países de menor PIB per capita.         O Brasil, apesar de ser o maior país da região, não acredita ser possível desenvolver-se isoladamente sem que toda a região se desenvolva econômica e socialmente e se assegure razoável grau de estabilidade política e segurança. Assim, a solidariedade nos esforços de desenvolvimento e de integração é uma idéia central na estratégia brasileira na América do Sul, assim como a idéia de que este processo é um processo entre parceiros iguais e soberanos, sem hegemonias nem lideranças.

39      A integração econômica da América do Sul tem passado por um processo acelerado de expansão, impulsionado pela redução das tarifas propiciada pelos acordos comerciais preferenciais. O comércio de bens intra-América do Sul que era de 10 bilhões de dólares em 1980 passou para 68 bilhões em 2005. O comércio de serviços, que era praticamente inexistente na década de 1960, também se expandiu, ainda que em menor escala. Os exemplos mais relevantes de expansão poderiam ser dados pelo setor financeiro, com o estabelecimento de filiais de bancos, pelo setor dos transportes aéreos e mesmo terrestres, e pelo turismo intra-regional. Os investimentos de empresas da região em terceiros países da própria região se tornaram expressivos, como demonstra a expansão das empresas chilenas e brasileiras, em especial na Argentina. Finalmente, houve considerável expansão das populações de imigrantes intra-regionais. Todos esses fatores contribuem para a formação de um mercado único sul-americano, já que, implementados os acordos comerciais bilaterais entre países da região, cerca de 95% do comércio intra-regional será livre de tarifas, em 2019. A reativação do CCR e o estabelecimento de uma moeda comum para transações entre Brasil e Argentina muito contribuirão para a expansão do comércio bilateral e regional.

40      A estratégia brasileira no campo comercial tem sido procurar consolidar o Mercosul e promover a formação de uma área de livre comércio na América do Sul, levando em devida conta as assimetrias entre os países da região . A compreensão brasileira com as necessidades de recuperação e fortalecimento industrial de seus   vizinhos nos levou à negociação do Mecanismo de Adaptação Competitiva com a Argentina, aos esforços de estabelecimento de cadeias produtivas regionais e à execução do Programa de Substituição Competitiva de Importações, cujo objetivo é tentar contribuir para a redução dos extremos e crônicos déficits comerciais bilaterais, quase todos favoráveis ao Brasil. No campo externo, a estratégia brasileira visa a ampliar os mercados para as exportações do Mercosul através da negociação de acordos de livre comércio ou de preferências comerciais com países desenvolvidos, como no caso da União Européia; e com países em desenvolvimento tais como a Índia e a África do Sul, em busca da abertura de mercados e visa a prestigiar e fortalecer o processo de negociação em conjunto, que não só favorece  os parceiros maiores, mas também os parceiros menores do Mercosul, na medida em que obtêm eles condições de acesso que possivelmente não alcançariam caso negociassem isoladamente.

41.     Em um sistema mundial cujo centro acumula cada vez mais poder econômico, político, militar, tecnológico e ideológico; em que cada vez mais aumenta o hiato entre os países desenvolvidos e subdesenvolvidos; em que o risco ambiental e energético se agrava; e em que este centro procura tecer uma rede de acordos e de normas internacionais que assegurem o gozo dos privilégios que os países centrais adquiriram no processo histórico e em que dessas negociações participam grandes blocos de países, a atuação individual, isolada, nessas negociações não é vantajosa, nem mesmo para um país com as dimensões de território, população e PIB que tem o Brasil. Assim, para o Brasil é de indispensável importância poder contar com os Estados vizinhos da América do Sul nas complexas negociações internacionais de que participa. Mas talvez ainda seja de maior importância para os Estados vizinhos a articulação de alianças entre si e com o Brasil para atuar com maior eficiência na defesa de seus interesses nessas negociações.

42      Apesar das assimetrias de toda ordem que caracterizam os países da região, somos todos subdesenvolvidos e as características centrais do subdesenvolvimento são as disparidades sociais, as vulnerabilidades externas e o potencial não- explorado de nossas sociedades. No caso das desigualdades sociais, a América do Sul se caracteriza como uma das regiões do mundo onde há a maior concentração de renda e de riqueza e onde há ativos enormes aplicados no exterior, resultado de “fugas” históricas de capital. Por outro lado, o Brasil tem procurado estabelecer programas de combate à fome e à pobreza, e de natureza social em geral, que podem ser objeto de útil intercâmbio de experiências. Uma das características da região é o crescente número de imigrantes ( legais e ilegais) de refugiados e de deslocados cuja situação necessita ser regularizada de forma solidária e humanitária, a exemplo do que têm feito a Argentina e a Venezuela. O Brasil tem como prioridade a cooperação nas áreas de fronteira, cada vez mais vivas, a promoção de eliminação de vistos e de exigências burocráticas que dificultam a circulação de mão de obra e a negociação da concessão de direitos políticos aos cidadãos sul-americanos em todos os países da região, a começar pelo Brasil. A decisão brasileira de tornar obrigatório o espanhol no ensino médio no Brasil contribuirá para o processo de integração social e cultural da América do Sul.

43      No campo da política, os mecanismos de integração devem propiciar e estimular a cooperação entre os Estados sul-americanos nos foros, nas disputas e nas negociações internacionais, encorajar a solução pacífica de controvérsias, sem interferência de potências extra-regionais, o respeito absoluto e estrito aos princípios de não-intervenção e de autodeterminação, i.e. não deve nenhum Estado e muito menos o Brasil imiscuir-se nos processos domésticos dos países vizinhos nem procurar exportar modelos políticos por mais que os apreciemos para uso interno. O Brasil tem, como princípio, manter-se sempre imparcial diante de disputas que surgem periodicamente entre países vizinhos, bastando lembrar a ressurreição da questão da mediterraneidade entre Bolívia, Chile e Peru; da fumigação na fronteira entre o Equador e Colômbia; das divergências ocasionais entre Colômbia e Venezuela; da questão das papeleiras entre Argentina e Uruguai. E o Brasil tem procurado tratar com generosidade e lucidez política, e não com o rigor do economicismo míope, apesar das resistências internas e dos preconceitos de setores conservadores da sociedade brasileira, as reivindicações econômicas, em relação ao Brasil, que fazem por vezes Bolívia, Paraguai e Uruguai. O Parlamento do Mercosul será o foro para o conhecimento mais íntimo dos políticos e dos estadistas dos países da América do Sul, contribuindo para o indispensável ambiente político a um processo de integração.

44      No processo de integração do Mercosul e da América do Sul e nas relações políticas com o mundo multipolar violento e “absorvedor” em que vivemos, Brasil e Argentina se encontram unidos pelos objetivos comuns de transformar o sistema internacional no sentido de que as normas que regem as relações entre os Estados e as economias sejam de tal natureza que os países em desenvolvimento como o Brasil e a Argentina preservem o espaço necessário para a elaboração e a execução de políticas de desenvolvimento que permitam superar as desigualdades, vencer as vulnerabilidades e realizar o potencial de suas sociedades.

45      No mundo arbitrário e violento em que vivem o Brasil, e a América do Sul, é indispensável ter forças armadas proporcionais a seu território e à sua população. A estratégia brasileira de defesa vê o continente sul –americano de forma integrada e considera a cooperação militar entre as Forças Armadas, inclusive em termos de indústria bélica, como um fator de estabilidade e de equilíbrio regional através da construção de confiança. A inexistência de bases estrangeiras no continente sul-americano, à exceção de Manta, é um importante fator político e militar para o desenvolvimento e a autonomia regional. Por outro lado, o Brasil rejeita qualquer intervenção política, e ainda mais militar, de origem extra-regional nos assuntos da América do Sul. Os programas de intercâmbio militar exercem importante papel no processo de construção da confiança, assim como a participação de efetivos militares de países da região em operações de paz das Nações Unidas, em especial na Minustah.

46.     Finalmente, como mencionou o Ministro Celso Amorim, é necessário promover a integração e o desenvolvimento econômico e social de nossos países antes que o crime organizado o faça em suas diversas facetas: o narcotráfico, o contrabando, o tráfico de armas.

47.     A integração entre o Brasil e a Argentina e seu papel decisivo na América do Sul deve ser o objetivo mais certo, mais constante, mais vigoroso das estratégias políticas e econômicas tanto do Brasil quanto da Argentina . Foram nossos dois países aqueles que, na região, lograram alcançar o mais elevado nível de desenvolvimento industrial, agrícola, de serviços, científico e tecnológico; aqueles que, considerados como um conjunto, detêm as terras mais férteis e o subsolo mais rico da região; aqueles cuja população permite o desenvolvimento de mercados internos significativos, base necessária para a atuação firme no mercado externo sempre sujeito às medidas arbitrárias do protecionismo agrícola e industrial; somos aqueles países que, por seu grande potencial e interesses comuns, são os mais capazes de resistir à voragem absorvedora dos interesses comerciais, econômicos, financeiros e políticos dos países mais desenvolvidos, sempre mais preocupados em  concentrar poder e preservar privilégios econômicos e políticos, ainda que pela força, do que em contribuir para a construção de uma ordem econômica, ambiental e política necessária ao desenvolvimento da comunidade internacional  como um todo e à preservação do planeta. A coordenação política  que ocorre entre a Argentina e o Brasil na defesa de seus interesses nos foros, nas negociações, nos conflitos e nas crises internacionais  atingiu extraordinária intensidade e eficiência e foi isto que nos permitiu agir no âmbito do Conselho de Segurança, das negociações ambientais, das negociações hemisféricas desiguais e das negociações multilaterais econômicas da Rodada Doha, através do G-20, de modo a impedir o desequilíbrio de seus resultados e a garantir o espaço necessário às nossas políticas de desenvolvimento econômico.

48.     Falta muito a fazer, em especial nos campos avançados do desenvolvimento científico e tecnológico que plasmarão a sociedade do futuro, tais como as atividades espaciais, aeronáuticas, nucleares, de defesa, de informática e de biotecnologia. É necessário e indispensável que todos os organismos da estrutura burocrática dos Estados brasileiro e argentino, ainda muitas vezes envolvidos em rivalidades, ressentimentos e desconfianças históricas, compreendam o desafio que a Nação argentina e a Nação brasileira enfrentam neste início do Século XXI, compreendam a visão estratégica dos presidentes Nestor Kirchner e Luiz Inácio Lula da Silva e contribuam, assim, para que se realize a faceta gloriosa da profecia de Juan Domingo Perón: “O Século XXI nos encontrará unidos ou dominados”.

Lourdes Pérez Navarro

Ante la pretensión de Estados Unidos de establecer el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), shop a partir de los Tratados de Libre Comercio, treatment Bolivia plantea la necesidad de suscribir acuerdos bilaterales alternativos bajo el formato del Tratado de Comercio de los Pueblos. Con ello iremos consolidando paso a paso la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), aseguró a Granma Pablo Solón, miembro del Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos.

Entrevistado en los salones del Palacio de las Convenciones, donde se desarrolla el V Encuentro Hemisférico de movimientos sociales, redes y organizaciones que luchan contra el ALCA, Solón explicó que el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), propuesto por el presidente Evo Morales, va encaminado a lograr una verdadera integración que priorice el bienestar de la gente, el respeto a su historia y a su cultura.

Subrayó que a diferencia de los Tratados de Libre Comercio, basados en la competencia, la privatización y la apertura indiscriminada de los mercados, la propuesta boliviana introduce en el debate sobre la integración comercial temas como la complementación, cooperación, solidaridad, reciprocidad, prosperi-dad y el respeto a la soberanía de los países.

Otro contraste, precisó, está en la actitud frente a la inversión extranjera. “Queremos socios y no patrones; es decir, las reglas comerciales no pueden ser establecidas para subordinar nuestras economías a los intereses de las trasnacionales. EL TCP plantea que los mecanismos para que los inversores extranjeros transfieran tecnología han de estar condicionados a la contratación de mano de obra nacional, a la utilización de materias primas del país y a la reinversión de sus utilidades. Queremos mayor regulación sobre la inversión extranjera, que garantice una situación que realmente traiga beneficios a los pueblos”.

Como país, aseguró Solón, vamos a plantear a Venezuela la suscripción de un TCP a partir de los acuerdos ya avanzados. “Creemos que esa es la forma concreta en que vamos a ir construyendo proyectos como el ALBA”.

Recordó que con Cuba “estamos desarrollando la Operación Milagro y la Campaña de Alfabetización. Tenemos una relación que no es un mero intercambio comercial, sino un intercambio en función de las necesidades de la población, que es precisamente el espíritu del Tratado de Comercio de los Pueblos”.

<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } A:link { color: #0000ff } –>

Lourdes Pérez Navarro

Ante la pretensión de Estados Unidos de establecer el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), seek a partir de los Tratados de Libre Comercio, Bolivia plantea la necesidad de suscribir acuerdos bilaterales alternativos bajo el formato del Tratado de Comercio de los Pueblos. Con ello iremos consolidando paso a paso la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), aseguró a Granma Pablo Solón, miembro del Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos.

Entrevistado en los salones del Palacio de las Convenciones, donde se desarrolla el V Encuentro Hemisférico de movimientos sociales, redes y organizaciones que luchan contra el ALCA, Solón explicó que el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), propuesto por el presidente Evo Morales, va encaminado a lograr una verdadera integración que priorice el bienestar de la gente, el respeto a su historia y a su cultura.

Subrayó que a diferencia de los Tratados de Libre Comercio, basados en la competencia, la privatización y la apertura indiscriminada de los mercados, la propuesta boliviana introduce en el debate sobre la integración comercial temas como la complementación, cooperación, solidaridad, reciprocidad, prosperi-dad y el respeto a la soberanía de los países.

Otro contraste, precisó, está en la actitud frente a la inversión extranjera. “Queremos socios y no patrones; es decir, las reglas comerciales no pueden ser establecidas para subordinar nuestras economías a los intereses de las trasnacionales. EL TCP plantea que los mecanismos para que los inversores extranjeros transfieran tecnología han de estar condicionados a la contratación de mano de obra nacional, a la utilización de materias primas del país y a la reinversión de sus utilidades. Queremos mayor regulación sobre la inversión extranjera, que garantice una situación que realmente traiga beneficios a los pueblos”.

Como país, aseguró Solón, vamos a plantear a Venezuela la suscripción de un TCP a partir de los acuerdos ya avanzados. “Creemos que esa es la forma concreta en que vamos a ir construyendo proyectos como el ALBA”.

Recordó que con Cuba “estamos desarrollando la Operación Milagro y la Campaña de Alfabetización. Tenemos una relación que no es un mero intercambio comercial, sino un intercambio en función de las necesidades de la población, que es precisamente el espíritu del Tratado de Comercio de los Pueblos”.

Lourdes Pérez Navarro

Ante la pretensión de Estados Unidos de establecer el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), prescription mind a partir de los Tratados de Libre Comercio, Bolivia plantea la necesidad de suscribir acuerdos bilaterales alternativos bajo el formato del Tratado de Comercio de los Pueblos. Con ello iremos consolidando paso a paso la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), illness aseguró a Granma Pablo Solón, miembro del Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos.

Entrevistado en los salones del Palacio de las Convenciones, donde se desarrolla el V Encuentro Hemisférico de movimientos sociales, redes y organizaciones que luchan contra el ALCA, Solón explicó que el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), propuesto por el presidente Evo Morales, va encaminado a lograr una verdadera integración que priorice el bienestar de la gente, el respeto a su historia y a su cultura.

Subrayó que a diferencia de los Tratados de Libre Comercio, basados en la competencia, la privatización y la apertura indiscriminada de los mercados, la propuesta boliviana introduce en el debate sobre la integración comercial temas como la complementación, cooperación, solidaridad, reciprocidad, prosperi-dad y el respeto a la soberanía de los países.

Otro contraste, precisó, está en la actitud frente a la inversión extranjera. “Queremos socios y no patrones; es decir, las reglas comerciales no pueden ser establecidas para subordinar nuestras economías a los intereses de las trasnacionales. EL TCP plantea que los mecanismos para que los inversores extranjeros transfieran tecnología han de estar condicionados a la contratación de mano de obra nacional, a la utilización de materias primas del país y a la reinversión de sus utilidades. Queremos mayor regulación sobre la inversión extranjera, que garantice una situación que realmente traiga beneficios a los pueblos”.

Como país, aseguró Solón, vamos a plantear a Venezuela la suscripción de un TCP a partir de los acuerdos ya avanzados. “Creemos que esa es la forma concreta en que vamos a ir construyendo proyectos como el ALBA”.

Recordó que con Cuba “estamos desarrollando la Operación Milagro y la Campaña de Alfabetización. Tenemos una relación que no es un mero intercambio comercial, sino un intercambio en función de las necesidades de la población, que es precisamente el espíritu del Tratado de Comercio de los Pueblos”.

<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } A:link { color: #0000ff } –>

Lourdes Pérez Navarro

Ante la pretensión de Estados Unidos de establecer el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), a partir de los Tratados de Libre Comercio, click Bolivia plantea la necesidad de suscribir acuerdos bilaterales alternativos bajo el formato del Tratado de Comercio de los Pueblos. Con ello iremos consolidando paso a paso la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), aseguró a Granma Pablo Solón, miembro del Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos.

Entrevistado en los salones del Palacio de las Convenciones, donde se desarrolla el V Encuentro Hemisférico de movimientos sociales, redes y organizaciones que luchan contra el ALCA, Solón explicó que el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), propuesto por el presidente Evo Morales, va encaminado a lograr una verdadera integración que priorice el bienestar de la gente, el respeto a su historia y a su cultura.

Subrayó que a diferencia de los Tratados de Libre Comercio, basados en la competencia, la privatización y la apertura indiscriminada de los mercados, la propuesta boliviana introduce en el debate sobre la integración comercial temas como la complementación, cooperación, solidaridad, reciprocidad, prosperi-dad y el respeto a la soberanía de los países.

Otro contraste, precisó, está en la actitud frente a la inversión extranjera. “Queremos socios y no patrones; es decir, las reglas comerciales no pueden ser establecidas para subordinar nuestras economías a los intereses de las trasnacionales. EL TCP plantea que los mecanismos para que los inversores extranjeros transfieran tecnología han de estar condicionados a la contratación de mano de obra nacional, a la utilización de materias primas del país y a la reinversión de sus utilidades. Queremos mayor regulación sobre la inversión extranjera, que garantice una situación que realmente traiga beneficios a los pueblos”.

Como país, aseguró Solón, vamos a plantear a Venezuela la suscripción de un TCP a partir de los acuerdos ya avanzados. “Creemos que esa es la forma concreta en que vamos a ir construyendo proyectos como el ALBA”.

Recordó que con Cuba “estamos desarrollando la Operación Milagro y la Campaña de Alfabetización. Tenemos una relación que no es un mero intercambio comercial, sino un intercambio en función de las necesidades de la población, que es precisamente el espíritu del Tratado de Comercio de los Pueblos”.

Lourdes Pérez Navarro

Ante la pretensión de Estados Unidos de establecer el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), a partir de los Tratados de Libre Comercio, Bolivia plantea la necesidad de suscribir acuerdos bilaterales alternativos bajo el formato del Tratado de Comercio de los Pueblos. Con ello iremos consolidando paso a paso la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), aseguró a Granma Pablo Solón, miembro del Movimiento Boliviano por la Soberanía y la Integración Solidaria de los Pueblos.

Entrevistado en los salones del Palacio de las Convenciones, donde se desarrolla el V Encuentro Hemisférico de movimientos sociales, redes y organizaciones que luchan contra el ALCA, Solón explicó que el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), propuesto por el presidente Evo Morales, va encaminado a lograr una verdadera integración que priorice el bienestar de la gente, el respeto a su historia y a su cultura.

Subrayó que a diferencia de los Tratados de Libre Comercio, basados en la competencia, la privatización y la apertura indiscriminada de los mercados, la propuesta boliviana introduce en el debate sobre la integración comercial temas como la complementación, cooperación, solidaridad, reciprocidad, prosperi-dad y el respeto a la soberanía de los países.

Otro contraste, precisó, está en la actitud frente a la inversión extranjera. “Queremos socios y no patrones; es decir, las reglas comerciales no pueden ser establecidas para subordinar nuestras economías a los intereses de las trasnacionales. EL TCP plantea que los mecanismos para que los inversores extranjeros transfieran tecnología han de estar condicionados a la contratación de mano de obra nacional, a la utilización de materias primas del país y a la reinversión de sus utilidades. Queremos mayor regulación sobre la inversión extranjera, que garantice una situación que realmente traiga beneficios a los pueblos”.

Como país, aseguró Solón, vamos a plantear a Venezuela la suscripción de un TCP a partir de los acuerdos ya avanzados. “Creemos que esa es la forma concreta en que vamos a ir construyendo proyectos como el ALBA”.

Recordó que con Cuba “estamos desarrollando la Operación Milagro y la Campaña de Alfabetización. Tenemos una relación que no es un mero intercambio comercial, sino un intercambio en función de las necesidades de la población, que es precisamente el espíritu del Tratado de Comercio de los Pueblos”.

Samuel Pinheiro Guimarães

A importância essencial da América do Sul

1.       A América do Sul se encontra, case necessária e inarredavelmente, no centro da política externa brasileira. Por sua vez, o núcleo da política brasileira na América do Sul está no Mercosul. E o cerne da política brasileira no Mercosul tem de ser, sem dúvida, a Argentina. A integração entre o Brasil e a Argentina e seu papel decisivo na América do Sul deve ser o objetivo mais certo, mais constante, mais vigoroso das estratégias políticas e econômicas tanto do Brasil quanto da Argentina. Qualquer tentativa de estabelecer diferentes prioridades para a política externa brasileira, e mesmo a atenção insuficiente a esses fundamentos, certamente provocará graves conseqüências e correrá sério risco de fracasso.

2        A África Ocidental, com seus 23 Estados ribeirinhos, inclusive os arquipélagos de Cabo Verde e São Tomé e Príncipe, é a fronteira atlântica do Brasil, continente a que estamos unidos pela história, pelo sangue, pela cultura, pelo colonialismo e pela semelhança de desafios. A Ásia é o novo centro dinâmico da economia mundial, fonte de lucros inesgotáveis para as megaempresas ocidentais e destino de uma das maiores migrações de capital e tecnologia avançada da História. A Europa e a América do Norte são para o Brasil, como para qualquer ex-colônia e para eventuais pretendentes a colônia, as áreas tradicionais de vinculação política, econômica e cultural. Porém, por mais importantes que sejam, como aliás são, os vínculos e os interesses atuais e potenciais brasileiros com todas essas áreas e por melhores que sejam com os Estados que as integram as nossas relações, a política externa não poderá ser eficaz se não estiver ancorada na política brasileira na América do Sul. As características da situação geopolítica do Brasil, isto é, seu território, sua localização geográfica, sua população, suas fronteiras, sua economia, assim como a conjuntura e a estrutura do sistema mundial, tornam a prioridade sul-americana uma realidade essencial.

3        O cenário econômico mundial se caracteriza pela simultânea globalização e gradual formação de grandes blocos de Estados na Europa, na América do Norte e na Ásia; pelo acelerado progresso científico e tecnológico, em especial nas áreas da informática e da biotecnologia, com sua vinculação às despesas e atividades militares; pela concentração do capital e oligopolização de mercados, medida pelo número de fusões e aquisições que passaram de 9 mil, no valor de US$ 850 bilhões, em 1995, para 33 mil, no valor de quase 4 trilhões de dólares, em 2006, e pela financeirização da economia, pois os ativos ( ações, títulos e depósitos) financeiros passaram de 109% da produção mundial, em 1980, para 316% em 2005; pela transformação dos mercados de trabalho e pela pressão permanente para reverter os direitos dos trabalhadores; pela acelerada degradação ambiental; pela insegurança energética e pelas migrações. O cenário político mundial se caracteriza pela concentração de poder político, militar, econômico, tecnológico e ideológico nos países altamente desenvolvidos; pelo arbítrio e pela violência das Grandes Potências; pela ameaça real, e sua utilização oportunista, do terrorismo; pelo desrespeito aos princípios de não-intervenção e de autodeterminação de parte das Grandes Potências políticas, econômicas e militares; pelo individualismo dos Estados ricos e a insuficiente e cadente cooperação internacional; pela emergência da China, como potência econômica e política, regional e mundial.

4        Os Estados no centro do sistema mundial, cada vez mais ricos e poderosos, pois a diferença de renda entre Estados ricos e pobres passou de 1 para 4 em 1914 para 1 para 7 em 2000, porém vinculados às economias periféricas quanto a recursos estratégicos e mercados e com uma população cadente, procuram, por meio de negociações internacionais, definir normas e regimes que permitam preservar e até ampliar sua situação privilegiada no centro do sistema militar, político, econômico e tecnológico que é o resultado, por um lado, da II Guerra Mundial e dos regimes coloniais e, por outro lado, do êxito de seus esforços nacionais, em especial na esfera científica e tecnológica. Nesse processo, sua capacidade de articular ideologias e de apresentar “soluções” como benéficas a toda a “comunidade internacional” é extraordinária e importantíssima pois é a base de sua estratégia de arregimentação de Estados e de elites periféricas cooptadas para alcançar seus objetivos nacionais, vestidos com a capa de objetivos da humanidade.

5        Neste cenário violento e instável de grandes blocos, multipolar, há uma tendência a que países pequenos e até médios venham a ser absorvidos, mais ou menos formalmente, pelos grandes Estados e economias aos quais ou se encontram tradicionalmente vinculados por laços de origem colonial ou estão em sua esfera de influência histórica, como no caso da América Central; ou tenham feito parte de seu território, como no caso dos países que formam a Comunidade de Estados Independentes – CEI; ou se vinculam por laços étnicos e culturais, como no caso da diáspora chinesa na Ásia.

6        Os países médios que constituem a América do Sul se encontram diante do dilema ou de se unirem e assim formarem um grande bloco de 17 milhões de Km2 e de 400 milhões de habitantes para defender seus interesses inalienáveis de aceleração do desenvolvimento econômico, de preservação de autonomia política e de identidade cultural, ou de serem absorvidos como simples periferias de outros grandes blocos, sem direito à participação efetiva na condução dos destinos econômicos e políticos desses blocos, os quais são definidos pelos países que se encontram em seu centro. A questão fundamental é que as características, a evolução histórica e os interesses dos Estados poderosos que se encontram no centro dos esquemas de integração são distintos daqueles dos países subdesenvolvidos que a eles se agregam através de tratados de livre comércio, ou que nome tenham, os quais ficam assim sujeitos às conseqüências das decisões estratégicas dos países centrais que podem ou não atender às suas necessidades históricas.

7        Os desafios sul-americanos diante desse dilema, que é decisivo, são enormes: superar os obstáculos que decorrem das grandes assimetrias que existem entre os países da região, sejam elas de natureza territorial, demográfica, de recursos naturais, de energia, de níveis de desenvolvimento político, cultural, agrícola, industrial e de serviços; enfrentar com persistência as enormes disparidades sociais que são semelhantes em todos esses países; realizar o extraordinário potencial econômico da região; dissolver os ressentimentos e as desconfianças históricas que dificultam sua integração.

8        As assimetrias territoriais são extraordinárias. Na América do Sul convivem países como o Brasil, com 8,5 milhões de quilômetros quadrados; como a Argentina, com seus 3,7 milhões de quilômetros quadrados e em seguida outros dez países, cada um com território inferior a 1,2 milhão de quilômetros quadrados. Três dos países da região se encontram voltados exclusivamente para o Pacífico, três se debruçam sobre o Oceano Atlântico, quatro são caribenhos e dois são mediterrâneos. O Brasil tem 15.735 km de fronteiras com nove Estados vizinhos, enquanto a Argentina, a Bolívia e o Peru têm fronteiras com cinco vizinhos. Devido a essas circunstâncias geográficas, os pontos de vista geopolíticos de cada país são inicialmente distintos, o que se agrava pelo fato de até recentemente – e mesmo até hoje –  terem estado separados os países da região pela Cordilheira, pela floresta, pelas distâncias e pelos imensos vazios demográficos.

9        O Brasil tem 190 milhões de habitantes, que correspondem a cerca de 50% da população da América do Sul, enquanto o segundo maior país em população, que é a Colômbia, tem 46 milhões de habitantes e o terceiro, a Argentina, tem 39 milhões. As taxas de crescimento demográfico variam de 3% no Paraguai a 0,7 % no Uruguai. A América do Sul viveu nos últimos anos um processo acelerado de urbanização, com o surgimento de megalópoles que concentram grandes parcelas da população total de cada país, e que exibem periferias paupérrimas e violentas. Há significativas populações de deslocados internos no Peru, como conseqüência da luta feroz contra a insurreição do Sendero Luminoso, e de refugiados, como no caso de colombianos na Venezuela e no Equador. No passado, as ditaduras e os regimes militares provocaram o exílio de numerosos militantes políticos, intelectuais, operários e sindicalistas, com grave prejuízo para o desenvolvimento político dos países mais afetados. Ademais, durante algumas décadas o reduzido ritmo de crescimento econômico provocou movimentos migratórios significativos dos países da região em direção aos Estados Unidos e à Europa Ocidental. Há um milhão de uruguaios vivendo fora do Uruguai enquanto três milhões se encontram no país. Há 400 mil equatorianos na Espanha e 4 milhões de brasileiros no exterior. Ao mesmo tempo, há grandes espaços despovoados na América do Sul, onde a densidade demográfica é inferior a 1 habitante por quilômetro quadrado, enquanto nas megalópoles a densidade populacional atinge mais de 10.000 habitantes por quilômetro quadrado. A América do Sul exibe índices de concentração de renda e de riqueza, de pobreza e de indigência, de opulência e luxo, contrastes espantosos entre riquíssimas mansões e palafitas miseráveis, entre excelentes hospitais privados e hospitais públicos decadentes, entre escolas de Primeiro Mundo e pardieiros escolares. Todavia, conta a América do Sul com as vantagens da ausência de conflitos raciais agudos, ainda que ocorra discriminação racial; com a presença dominante de idiomas de comum origem ibérica, ainda que em alguns países existam idiomas indígenas que conseguiram sobreviver; com a ausência de conflitos religiosos e predominância católica ao lado da rápida expansão das igrejas protestantes; com uma população grande, mas que não é excessiva, como em certos países asiáticos. O desafio que representa a emergência das populações indígenas historicamente oprimidas e seus efeitos para as relações políticas entre os países da América do Sul vão exigir, todavia, especial atenção e habilidade.

10      A América do Sul é uma região extremamente rica em recursos naturais, que se encontram distribuídos de forma muito desigual entre os diversos países. Enquanto o Brasil tem as maiores reservas mundiais de minério de ferro de excelente teor, a Argentina não as tem em volume suficiente. A Argentina dispõe de terras aráveis de extraordinária fertilidade, em contraste com o Chile. A Colômbia possui grandes reservas de carvão de boa qualidade e o Brasil as tem poucas e pobres. A Venezuela tem a sexta maior reserva de petróleo e a nona maior reserva de gás do mundo enquanto que, em todos os países do Cone Sul, inclusive no Brasil, são elas insuficientes para sustentar o ritmo de desenvolvimento, talvez de 7% a/a, necessário à absorção produtiva dos estoques históricos de mão-de-obra desempregada e subempregada e dos que chegam anualmente ao mercado. A Bolívia detém jazidas de gás que correspondem a duas vezes as brasileiras, mas tem sérias dificuldades para ampliar sua exploração. O Chile explora as maiores reservas conhecidas de minério de cobre do mundo, responsável por 40 % de suas exportações. O Paraguai ostenta um dos maiores potenciais hidrelétricos do mundo, em especial quando calculado em termos per capita, mas ainda não teve êxito em utilizá-lo para acelerar seu desenvolvimento. O Suriname tem a maior reserva de bauxita do planeta, ainda pouco explorada.

11      Encontra-se na América do Sul a maior floresta tropical do mundo, um tema central no debate político sobre o efeito estufa e suas conseqüências para o clima, e o maior estoque de biodiversidade do planeta, o qual é de grande importância para a renovação da agricultura e para a indústria farmacêutica; uma parcela importante das reservas de água doce do planeta, recurso cada vez mais estratégico e causa já de conflitos em certas regiões do globo, e o maior lençol de águas subterrâneas, o Aqüífero Guarani, que subjaz os territórios do Brasil, do Paraguai, da Argentina e do Uruguai.

 

As políticas econômicas

12      Os choques do petróleo (1973 e 1979), o endividamento excessivo e o súbito aumento das dívidas externas acarretaram crises e estagnação econômica que contribuíram para o fim dos regimes militares na América do Sul, em meados da década de 80. A vitória do neoliberalismo monetarista nos Estados Unidos e Reino Unido, a partir de Ronald Reagan (1981-1989) e Margaret Thatcher (1979-1990), e a renegociação da dívida externa (Plano Brady) forçaram aos países subdesenvolvidos a adoção de políticas de abertura comercial e financeira, desregulamentação e privatização, com base nos princípios do chamado Consenso de Washington. Essas políticas levaram a resultados desastrosos em países que nelas se envolveram mais a fundo, como foram o caso do Equador, da Bolívia e da Argentina, e deixaram seqüelas importantes em países como o Brasil, o Uruguai e a Venezuela.

13      Tais políticas neoliberais agravaram a já elevada concentração de renda e de riqueza, ampliaram o desemprego, contribuíram para a violência urbana, provocaram a fragilização do Estado e dos serviços públicos, o que levou por sua vez à gradual emergência de importantes movimentos políticos e sociais que passaram a preconizar (explícita ou implicitamente) a revisão do modelo econômico e social neoliberal.

14      Os países da América do Sul, em conseqüência das políticas neoliberais que determinaram a redução negociada e às vezes até unilateral de suas tarifas aduaneiras, a privatização de suas empresas estatais e a liberalização de seus mercados de capital, aumentaram suas importações de produtos industriais dos países desenvolvidos e o ingresso descontrolado de capitais estrangeiros. Essas políticas levaram à desindustrialização em maior ou menor grau, à maior influência do capital multinacional e à desnacionalização de importantes setores de suas economias, em especial do setor financeiro, com efeitos econômicos, e inclusive políticos, significativos.

15      Essa maior integração, porém de natureza passiva, dos países sul-americanos na economia mundial é radicalmente distinta da integração na economia global que ocorre com os países altamente desenvolvidos ou com certos países emergentes, como a Coréia. Nesses últimos casos, essa maior integração se verifica através da internacionalização das atividades de suas grandes empresas de atuação multinacional mas de capital nacional, bem como de suas exportações de alto conteúdo tecnológico enquanto que, no caso dos países sul-americanos, se verifica através da maior participação de megaempresas multinacionais em suas economias, já que não possuem esses últimos países (com raras exceções) grandes empresas capazes de se internacionalizarem, e da expansão de suas exportações de “commodities”.

16      Em decorrência, os países da América do Sul retomaram, voluntária ou involuntariamente, sua especialização histórica na exportação de produtos primários, tradicionais ou novos, com maior grau, por vezes, de elaboração, para atender à demanda dos países altamente desenvolvidos e da China. Assim, grosso modo, sua agricultura se sofisticou e passou a ser denominada de agribusiness; sua indústria foi adquirida ou cerrou suas portas em um processo de desindustrialização/desnacionalização e muitas de suas empresas de serviços, em especial as empresas modernas e aquelas do setor financeiro, foram adquiridas por megaempresas multinacionais.

17      A capacidade de utilizar tradicionais instrumentos de promoção do desenvolvimento econômico, que aliás tinham sido amplamente usados pelos países hoje desenvolvidos no início de seu processo de desenvolvimento (i.e. de seu processo de industrialização), foi abandonada pelos países da América do Sul na Rodada Uruguai, quando aceitaram normas sobre disciplina do capital estrangeiro as quais proíbem políticas tais como a nacionalização de insumos, o estabelecimento de metas de exportação e o reinvestimento de parte dos lucros; ou que estabelecem normas sobre propriedade intelectual que ampliaram os prazos de patentes e estabelecem patentes sobre fármacos, dificultando de fato o desenvolvimento tecnológico e gerando enormes remessas financeiras. Este abandono dos instrumentos econômicos tradicionais de uso do Estado, assim como a confiança excessiva desses países no livre jogo das forças de mercado contribuíram para que viessem a ter seu ritmo de crescimento reduzido ou estagnado. Por outro lado, a derrocada ideológica do Welfare State nos países desenvolvidos fez com que os países sul-americanos também contraíssem ou desarticulassem os seus programas sociais, o que contribuiu para agravar a concentração de renda e de propriedade e para a pequena expansão de seu mercado interno.

18      Assim, em grande parte se explicam as baixas taxas de crescimento na América do Sul, das décadas de 80 e 90, quando comparadas às de alguns países da Ásia, e a eventual derrocada dos governos neoliberais na Argentina, no Brasil, no Chile, na Bolívia, no Equador e na Venezuela. Nos últimos anos, surgiram na América do Sul governos que procuram manter as políticas de austeridade fiscal e de controle inflacionário enquanto tentam ressuscitar o Estado como agente suplementar do desenvolvimento econômico e como agente de redução da desigualdade social, diante das enormes injustiças e das pressões dos segmentos historicamente oprimidos em suas sociedades.

O bloco sul-americano

19      A atual experiência de integração sul-americana tem distintas origens, motivações e paralelos históricos. Em primeiro lugar, o trauma da desintegração dos Vice-Reinados do Império espanhol a partir de 1810, a desintegração posterior da Grã Colômbia em 1830, e a sobrevivência da utopia de unidade latino-americana, preconizada pelo Libertador Simon Bolívar. Segundo, a tentativa do notável economista argentino, Raul Prebisch, de explicar as razões do desenvolvimento na América do Norte em confronto com o atraso sul-americano levou à formulação da teoria estruturalista pela Comissão Econômica para a América Latina – CEPAL. Prebisch encontrou essas razões nas características das economias primário-exportadoras sul-americanas e na natureza de seu processo de incorporação do progresso tecnológico; na reduzida dimensão e no isolamento de cada mercado nacional; na deterioração secular dos termos de intercâmbio; na importância da industrialização como estratégia para a transformação econômica. Em terceiro lugar, a percepção de êxito da experiência de planejamento econômico e de industrialização acelerada vivida pela União Soviética, da experiência keynesiana e da planificação de guerra norte-americana e, finalmente, as políticas de economia mista e de planejamento indicativo dos governos socialistas europeus após a II Guerra Mundial. Quarto, na experiência de construção da Comunidade Econômica Européia, fundada na integração de mercados, na elaboração de políticas comuns e no financiamento pelos países mais ricos do esforço de redução de assimetrias entre as economias participantes.

20      Este conjunto de experiências inspirou os programas de desenvolvimento econômico com base na industrialização, em especial no Brasil durante o Governo Juscelino Kubitschek, as propostas da CEPAL de constituição de um mercado comum latino-americano, as propostas argentinas de criação de uma área de livre comércio que reunificasse economicamente as partes do antigo Vice-Reinado do Prata, e estimulou à constituição em 1960 da Associação Latino-Americana de Livre Comércio – ALALC.

21      Naturalmente, ao processo de integração da América do Sul e do Cone Sul subjazia a latente rivalidade entre Brasil e Argentina por influência política na região do Rio da Prata, os resquícios de um passado de lutas e a lembrança da inicial predominância industrial argentina. E outros ressentimentos decorrentes de conflitos e quase-conflitos passados, como entre Chile e Argentina; entre Bolívia, Chile e Peru; entre Peru e Equador; entre Colômbia e Venezuela, entre a Bolívia e o Paraguai, entre Brasil e Paraguai e entre Brasil e Bolívia.

22      A Associação Latino Americana de Livre Comércio, criada em 1960, e cuja meta era eliminar todas as barreiras ao comércio entre os Estados membros até 1980, encontrou obstáculos causados pelas políticas nacionais de substituição de importações e de industrialização e, mais tarde, pelas políticas de controle de importações para enfrentar as súbitas crises do petróleo que acarretaram inéditos déficits comerciais que atingiram os países importadores de energia, em especial o Brasil.

23      A partir de 1965, o Convênio de Créditos Recíprocos (CCR) entre os países da ALALC, e mais a República Dominicana, passa a permitir o comércio sem o uso imediato de divisas fortes, através de um sistema quadrimestral de compensação multilateral de créditos que funcionou com grande êxito sem que ocorresse nenhum caso de “default” até a década de 1980, quando foi progressivamente desativado pelos novos tecnocratas que vieram a ocupar os Bancos Centrais dos países da região, na esteira do período de governos neoliberais.

24      Em 1969, os países andinos celebraram o Pacto Andino (mais tarde CAN) como um projeto mais audacioso de integração e de planejamento do desenvolvimento, prevendo inclusive a alocação espacial de indústrias entre os Estados membros e a elaboração de políticas comuns, inclusive no campo do investimento estrangeiro.

25      Em 1980, a estagnação das negociações comerciais levou a substituição da ALALC pela Associação Latino Americana de Integração (ALADI). O Tratado de Montevidéu (80) incorporou o “patrimônio” de reduções tarifárias bilaterais, permitiu a negociação de acordos bilaterais de preferências, com a perspectiva de sua eventual convergência, e tornou possível a concessão de preferências bilaterais ao abrigo da “enabling clause” do então GATT.

26      Em 1985, Brasil e Argentina decidiram lançar um processo de integração bilateral gradual, com o objetivo central de promover o desenvolvimento econômico, a que se juntaram, em 1991, Paraguai e Uruguai, formando-se assim o Mercosul. Este último surgiu como um projeto enquadrado na concepção do Consenso de Washington do livre comércio como instrumento único e suficiente para a promoção do desenvolvimento, redução das desigualdades sociais e geração de empregos, na melhor tradição das Escolas de Manchester e de Chicago.

27      Após a conclusão do NAFTA em 1994, em que o México na prática abandonou a ALADI, os Estados Unidos, no contexto da Cúpula das Américas, lançaram um projeto ambicioso de negociação de uma Área de Livre Comércio das Américas (ALCA). Esse projeto, na realidade, mais do que uma área de livre comércio de bens, criaria um território econômico único nas Américas, com a livre movimentação de bens, serviços e capital (mas não de mão-de-obra ou tecnologia) e estabeleceria regras uniformes ainda mais restritivas à execução de políticas nacionais ou regionais de desenvolvimento econômico, já que as propostas originais eram OMC-Plus e NAFTA-plus (e parecem continuar a ser tais como revelam os textos dos tratados bilaterais de livre comércio, celebrados pelos Estados Unidos).

28      Apesar das declarações diplomáticas feitas na ocasião, e reiteradas posteriormente, de que a ALCA não afetaria os projetos de integração regional como a Comunidade Andina e o Mercosul, estava claro que a eventual concretização da ALCA eliminaria de fato a possibilidade de formação de um bloco econômico e político sul-americano.

29      Após o início das negociações da ALCA, e diante da extrema desigualdade de forças políticas e econômicas entre os países participantes, a negociação se interrompeu em 2004, após os Estados Unidos terem retirado os temas agrícolas e de defesa comercial (antidumping e subsídios) levando-os para o âmbito da OMC sob o pretexto de ser necessária uma negociação mais abrangente, inclusive com a União Européia. Em conseqüência e para equilibrar as negociações, o Mercosul considerou que os temas de investimento, compras governamentais e serviços deveriam também passar para o âmbito da Rodada de Doha na OMC e propôs aos Estados Unidos a negociação de um acordo do tipo 4+1, no campo do comércio de bens, proposta até hoje sem resposta, ou melhor, cuja resposta prática tem sido a firme atividade norte-americana de negociação de acordos bilaterais de livre comércio (na realidade com escopos muito mais amplos) com os países da América Central, a Colômbia, o Peru e (quase) com o Equador.

30      Paralelamente, o Mercosul empreendeu a negociação e celebrou acordos de livre comércio com o Chile (1995), com a Bolívia (1996), com a Venezuela, Equador e Colômbia (2004), e com o Peru (2005), que se referem exclusivamente ao comércio de bens e não incluem o comércio de serviços, compras governamentais, regras sobre investimentos, propriedade intelectual, etc.

31      Em 2002, o Congresso dos Estados Unidos tinha aprovado o ATPDEA (Andean Trade Promotion and Drug Eradication Act) pelo qual concederiam unilateralmente preferências comerciais, sem reciprocidade de parte dos beneficiários, para listas de produtos de países andinos em troca da execução de programas de erradicação das plantações de coca. O resultado da aplicação durante cinco anos dessa lei foi, de um lado, expandir as exportações de tais produtos desses países para os Estados Unidos e, de outro, ensejar o surgimento nesses países de grupos de interesses empresariais locais favoráveis à negociação de acordos de livre comércio com os Estados Unidos quando se encerrasse o prazo de vigência daquele Ato.

32      Posteriormente, foi lançada em 2004, em Cuzco, o projeto de formação de uma Comunidade Sul-Americana de Nações, hoje denominada UNASUL, organização que se pretenderia semelhante à União Africana, na África; à União Européia na Europa; à ASEAN, na Ásia; e ao MCCA, na América Central. As negociações para concretizar a UNASUL têm encontrado três distintas resistências: primeiro, a de países que celebraram acordos de livre comércio com os Estados Unidos; segundo, a de países que dão prioridade ao fortalecimento do Mercosul e que acreditam que o Brasil estaria “trocando” o Mercosul pela UNASUL; terceiro, a de países que consideram ser necessário uma organização mais audaciosa, com base na solidariedade e na cooperação e não naquilo que consideram ser o individualismo “mercantilista” das preferências comerciais, dos projetos de investimento e do livre comércio.

A Argentina e a estratégia de integração brasileira

33      Não há a menor possibilidade de construção de um espaço econômico e político sul-americano (economicista ou solidarista, não importa) sem um amplo programa de construção e de integração da infra-estrutura de transportes, de energia e de comunicações dos países da América do Sul. O comércio entre os seis países fundadores da Comunidade Econômica Européia correspondia em 1958 a cerca de 40% do seu comércio total e hoje supera 80%. Em contraste, o comércio entre os países da América do Sul correspondia em 1960, data de começo da ALALC, a cerca de 10% e ainda em 2006 não superou 17% do total do comércio exterior da região. Esse reduzido comércio tinha sua causa na pequena diversificação industrial das economias sul-americanas (hoje também um obstáculo, pois quanto mais diversificadas as economias maior o seu comércio recíproco), mas também na pequena densidade dos sistemas de transportes naquela época e até hoje. Há um interesse vital em conectar os sistemas de transportes nacionais e as duas costas do subcontinente, superando os obstáculos da Floresta e da Cordilheira, como se está fazendo ao norte entre Brasil e Peru, e se procurará fazer ao sul, entre Brasil, Argentina e Chile. A Iniciativa para a Integração da Regional Sul-Americana (IIRSA), em 2000, foi um passo de grande importância neste esforço de planejamento, que necessita para se concretizar da alavanca regional do financiamento.

34      Uma das maiores dificuldades dos países da América do Sul é o acesso a crédito para investimentos em infra-estrutura devido a limites ao endividamento externo e à falta de acesso a instrumentos de garantia. Este acesso ao mercado internacional de capitais é tanto mais importante quanto maior for a dificuldade desses países em elevar sua poupança interna, devido à prioridade concedida ao serviço da dívida interna e externa. O Brasil tem contribuído para o fortalecimento da Cooperação Andina de Fomento – CAF, entidade financeira classificada como AA no mercado internacional e voltada para investimentos em infra-estrutura, e tem participado, de forma positiva e prudente, do processo de construção de um Banco do Sul que se deseja eficiente. O Brasil é um dos poucos, senão o único país da região, que dispõe de um forte banco de desenvolvimento, cujos ativos são de US$ 87 bilhões, maiores que os do Banco Interamericano de Desenvolvimento – BID ( US 66 bilhões), que pode emprestar recursos para a execução de obras de infra-estrutura em condições competitivas com as do mercado internacional e sem condicionar tais empréstimos a “compromissos” de política externa ou à execução de “reformas” econômicas internas. É parte essencial da estratégia brasileira de integração fornecer crédito aos países vizinhos para a execução de obras de infra-estrutura e, no futuro, vir a fornecer créditos a empresas desses países em condições normais semelhantes às que se exigem de empresas brasileiras, tendo em vista o interesse vital brasileiro no crescimento e no desenvolvimento dos países vizinhos até mesmo por razões de interesse próprio, devido à grande importância de seus mercados para as exportações brasileiras e, em conseqüência, para o nível de atividade econômica geral e de suas empresas.

35      Além da integração da infra-estrutura física em termos de rodovias, pontes, ferrovias e de energia é essencial a integração das comunicações aéreas, pela sua importância para a economia e a política, assim como da mídia em especial a televisão, essencial à formação do imaginário sul-americano, através do conhecimento da vida política, econômica e social dos países da região, hoje desconhecida do grande público e, portanto, fonte de toda  sorte de preconceitos e manipulações que envenenam a opinião pública e afetam os discursos, as atividades e as decisões políticas. A TV Brasil – Canal Integración e a TELESUR são experiências não-hegemônicas de integração de comunicações, assim como a iniciativa brasileira de procurar estabelecer um padrão regional de TV Digital, com a participação dos Estados do Mercosul, inclusive no processo industrial.

36      A questão da segurança energética é central nos dias de hoje e no futuro previsível. A integração energética e a autonomia regional em energia para garantir a segurança de abastecimento energético é prioridade absoluta da política externa brasileira na América do Sul. Não há possibilidade de crescer a 7% a/a na média durante um período longo sem um suprimento suficiente, seguro e crescente de energia. Este suprimento depende de investimentos de prazo mais ou menos longo de maturação, tais como a prospecção de jazidas de petróleo, gás e urânio, a construção de barragens, a construção de usinas hidro e termoelétricas, assim como nucleares . A América do Sul, como região, tem um excedente global de energia, porém com grandes superávites atuais e potenciais em certos países e com severos déficits em outros. No primeiro caso, se encontram a Venezuela, o Equador e a Bolívia para o gás e o petróleo. No caso de energia hidrelétrica, há excedentes extraordinários no Brasil, no Paraguai e na Venezuela. De outro lado, se encontram países com déficit estrutural de energia como o Chile e o Uruguai e casos intermediários como são o Peru, a Colômbia e a Argentina. Assim, a integração energética da região permitirá reduzir as importações extra-regionais e fortalecer a economia da América do Sul. No esforço de fortalecer e de integrar o sistema energético da região, o Brasil tem financiado a construção de gasodutos na Argentina e tem se empenhado na concretização do projeto do Grande Gasoduto do Sul que deverá vincular os maiores centros produtores de energia (a Venezuela e a Bolívia) aos maiores mercados consumidores (o Brasil, a Argentina e o Chile). O Brasil está disposto a compartilhar a tecnologia que desenvolveu na área dos biocombustíveis, acreditando que a crise energética e ambiental somente poderá ser enfrentada com eficiência a partir de uma modificação gradual da matriz energética mundial, de uma redução do consumo e do desperdício nos países altamente desenvolvidos, principais responsáveis pela emissão de gases de efeito estufa.

37      A redução das assimetrias é o segundo elemento essencial da estratégia brasileira de integração. Em um processo de integração em que as assimetrias entre as partes são significativas tornam-se indispensáveis programas específicos e ambiciosos para promover sua redução. É óbvio que não se trata aqui das assimetrias de território e de população mas sim daquelas assimetrias de natureza econômica e social. É indispensável a existência de um processo de transferência de renda sob a forma de investimentos entre os Estados participantes do esquema de integração como ocorreu e ocorre ainda hoje na União Européia. Esse processo é ainda embrionário no Mercosul, sendo o Fundo para Convergência Estrutural e o Fortalecimento Institucional do Mercosul – FOCEM, apenas um modesto início.

38      A generosidade dos países maiores e mais desenvolvidos é sempre mencionada pelo Presidente Lula como um terceiro elemento essencial para o êxito do processo de integração do Mercosul e da América do Sul. Esta generosidade deve se traduzir pelo tratamento diferencial, sem exigência de reciprocidade, em relação a todos os países da América do Sul que estejam engajados no processo de integração regional, nas áreas do comércio de bens, de serviços, de compras governamentais, de propriedade intelectual etc. Isto é, o Brasil deve estar disposto a conceder tratamento mais vantajoso sem reciprocidade a todos os seus vizinhos, em especial àqueles de menor desenvolvimento relativo, aos países mediterrâneos e aos países de menor PIB per capita.         O Brasil, apesar de ser o maior país da região, não acredita ser possível desenvolver-se isoladamente sem que toda a região se desenvolva econômica e socialmente e se assegure razoável grau de estabilidade política e segurança. Assim, a solidariedade nos esforços de desenvolvimento e de integração é uma idéia central na estratégia brasileira na América do Sul, assim como a idéia de que este processo é um processo entre parceiros iguais e soberanos, sem hegemonias nem lideranças.

39      A integração econômica da América do Sul tem passado por um processo acelerado de expansão, impulsionado pela redução das tarifas propiciada pelos acordos comerciais preferenciais. O comércio de bens intra-América do Sul que era de 10 bilhões de dólares em 1980 passou para 68 bilhões em 2005. O comércio de serviços, que era praticamente inexistente na década de 1960, também se expandiu, ainda que em menor escala. Os exemplos mais relevantes de expansão poderiam ser dados pelo setor financeiro, com o estabelecimento de filiais de bancos, pelo setor dos transportes aéreos e mesmo terrestres, e pelo turismo intra-regional. Os investimentos de empresas da região em terceiros países da própria região se tornaram expressivos, como demonstra a expansão das empresas chilenas e brasileiras, em especial na Argentina. Finalmente, houve considerável expansão das populações de imigrantes intra-regionais. Todos esses fatores contribuem para a formação de um mercado único sul-americano, já que, implementados os acordos comerciais bilaterais entre países da região, cerca de 95% do comércio intra-regional será livre de tarifas, em 2019. A reativação do CCR e o estabelecimento de uma moeda comum para transações entre Brasil e Argentina muito contribuirão para a expansão do comércio bilateral e regional.

40      A estratégia brasileira no campo comercial tem sido procurar consolidar o Mercosul e promover a formação de uma área de livre comércio na América do Sul, levando em devida conta as assimetrias entre os países da região . A compreensão brasileira com as necessidades de recuperação e fortalecimento industrial de seus   vizinhos nos levou à negociação do Mecanismo de Adaptação Competitiva com a Argentina, aos esforços de estabelecimento de cadeias produtivas regionais e à execução do Programa de Substituição Competitiva de Importações, cujo objetivo é tentar contribuir para a redução dos extremos e crônicos déficits comerciais bilaterais, quase todos favoráveis ao Brasil. No campo externo, a estratégia brasileira visa a ampliar os mercados para as exportações do Mercosul através da negociação de acordos de livre comércio ou de preferências comerciais com países desenvolvidos, como no caso da União Européia; e com países em desenvolvimento tais como a Índia e a África do Sul, em busca da abertura de mercados e visa a prestigiar e fortalecer o processo de negociação em conjunto, que não só favorece  os parceiros maiores, mas também os parceiros menores do Mercosul, na medida em que obtêm eles condições de acesso que possivelmente não alcançariam caso negociassem isoladamente.

41.     Em um sistema mundial cujo centro acumula cada vez mais poder econômico, político, militar, tecnológico e ideológico; em que cada vez mais aumenta o hiato entre os países desenvolvidos e subdesenvolvidos; em que o risco ambiental e energético se agrava; e em que este centro procura tecer uma rede de acordos e de normas internacionais que assegurem o gozo dos privilégios que os países centrais adquiriram no processo histórico e em que dessas negociações participam grandes blocos de países, a atuação individual, isolada, nessas negociações não é vantajosa, nem mesmo para um país com as dimensões de território, população e PIB que tem o Brasil. Assim, para o Brasil é de indispensável importância poder contar com os Estados vizinhos da América do Sul nas complexas negociações internacionais de que participa. Mas talvez ainda seja de maior importância para os Estados vizinhos a articulação de alianças entre si e com o Brasil para atuar com maior eficiência na defesa de seus interesses nessas negociações.

42      Apesar das assimetrias de toda ordem que caracterizam os países da região, somos todos subdesenvolvidos e as características centrais do subdesenvolvimento são as disparidades sociais, as vulnerabilidades externas e o potencial não- explorado de nossas sociedades. No caso das desigualdades sociais, a América do Sul se caracteriza como uma das regiões do mundo onde há a maior concentração de renda e de riqueza e onde há ativos enormes aplicados no exterior, resultado de “fugas” históricas de capital. Por outro lado, o Brasil tem procurado estabelecer programas de combate à fome e à pobreza, e de natureza social em geral, que podem ser objeto de útil intercâmbio de experiências. Uma das características da região é o crescente número de imigrantes ( legais e ilegais) de refugiados e de deslocados cuja situação necessita ser regularizada de forma solidária e humanitária, a exemplo do que têm feito a Argentina e a Venezuela. O Brasil tem como prioridade a cooperação nas áreas de fronteira, cada vez mais vivas, a promoção de eliminação de vistos e de exigências burocráticas que dificultam a circulação de mão de obra e a negociação da concessão de direitos políticos aos cidadãos sul-americanos em todos os países da região, a começar pelo Brasil. A decisão brasileira de tornar obrigatório o espanhol no ensino médio no Brasil contribuirá para o processo de integração social e cultural da América do Sul.

43      No campo da política, os mecanismos de integração devem propiciar e estimular a cooperação entre os Estados sul-americanos nos foros, nas disputas e nas negociações internacionais, encorajar a solução pacífica de controvérsias, sem interferência de potências extra-regionais, o respeito absoluto e estrito aos princípios de não-intervenção e de autodeterminação, i.e. não deve nenhum Estado e muito menos o Brasil imiscuir-se nos processos domésticos dos países vizinhos nem procurar exportar modelos políticos por mais que os apreciemos para uso interno. O Brasil tem, como princípio, manter-se sempre imparcial diante de disputas que surgem periodicamente entre países vizinhos, bastando lembrar a ressurreição da questão da mediterraneidade entre Bolívia, Chile e Peru; da fumigação na fronteira entre o Equador e Colômbia; das divergências ocasionais entre Colômbia e Venezuela; da questão das papeleiras entre Argentina e Uruguai. E o Brasil tem procurado tratar com generosidade e lucidez política, e não com o rigor do economicismo míope, apesar das resistências internas e dos preconceitos de setores conservadores da sociedade brasileira, as reivindicações econômicas, em relação ao Brasil, que fazem por vezes Bolívia, Paraguai e Uruguai. O Parlamento do Mercosul será o foro para o conhecimento mais íntimo dos políticos e dos estadistas dos países da América do Sul, contribuindo para o indispensável ambiente político a um processo de integração.

44      No processo de integração do Mercosul e da América do Sul e nas relações políticas com o mundo multipolar violento e “absorvedor” em que vivemos, Brasil e Argentina se encontram unidos pelos objetivos comuns de transformar o sistema internacional no sentido de que as normas que regem as relações entre os Estados e as economias sejam de tal natureza que os países em desenvolvimento como o Brasil e a Argentina preservem o espaço necessário para a elaboração e a execução de políticas de desenvolvimento que permitam superar as desigualdades, vencer as vulnerabilidades e realizar o potencial de suas sociedades.

45      No mundo arbitrário e violento em que vivem o Brasil, e a América do Sul, é indispensável ter forças armadas proporcionais a seu território e à sua população. A estratégia brasileira de defesa vê o continente sul –americano de forma integrada e considera a cooperação militar entre as Forças Armadas, inclusive em termos de indústria bélica, como um fator de estabilidade e de equilíbrio regional através da construção de confiança. A inexistência de bases estrangeiras no continente sul-americano, à exceção de Manta, é um importante fator político e militar para o desenvolvimento e a autonomia regional. Por outro lado, o Brasil rejeita qualquer intervenção política, e ainda mais militar, de origem extra-regional nos assuntos da América do Sul. Os programas de intercâmbio militar exercem importante papel no processo de construção da confiança, assim como a participação de efetivos militares de países da região em operações de paz das Nações Unidas, em especial na Minustah.

46.     Finalmente, como mencionou o Ministro Celso Amorim, é necessário promover a integração e o desenvolvimento econômico e social de nossos países antes que o crime organizado o faça em suas diversas facetas: o narcotráfico, o contrabando, o tráfico de armas.

47.     A integração entre o Brasil e a Argentina e seu papel decisivo na América do Sul deve ser o objetivo mais certo, mais constante, mais vigoroso das estratégias políticas e econômicas tanto do Brasil quanto da Argentina . Foram nossos dois países aqueles que, na região, lograram alcançar o mais elevado nível de desenvolvimento industrial, agrícola, de serviços, científico e tecnológico; aqueles que, considerados como um conjunto, detêm as terras mais férteis e o subsolo mais rico da região; aqueles cuja população permite o desenvolvimento de mercados internos significativos, base necessária para a atuação firme no mercado externo sempre sujeito às medidas arbitrárias do protecionismo agrícola e industrial; somos aqueles países que, por seu grande potencial e interesses comuns, são os mais capazes de resistir à voragem absorvedora dos interesses comerciais, econômicos, financeiros e políticos dos países mais desenvolvidos, sempre mais preocupados em  concentrar poder e preservar privilégios econômicos e políticos, ainda que pela força, do que em contribuir para a construção de uma ordem econômica, ambiental e política necessária ao desenvolvimento da comunidade internacional  como um todo e à preservação do planeta. A coordenação política  que ocorre entre a Argentina e o Brasil na defesa de seus interesses nos foros, nas negociações, nos conflitos e nas crises internacionais  atingiu extraordinária intensidade e eficiência e foi isto que nos permitiu agir no âmbito do Conselho de Segurança, das negociações ambientais, das negociações hemisféricas desiguais e das negociações multilaterais econômicas da Rodada Doha, através do G-20, de modo a impedir o desequilíbrio de seus resultados e a garantir o espaço necessário às nossas políticas de desenvolvimento econômico.

48.     Falta muito a fazer, em especial nos campos avançados do desenvolvimento científico e tecnológico que plasmarão a sociedade do futuro, tais como as atividades espaciais, aeronáuticas, nucleares, de defesa, de informática e de biotecnologia. É necessário e indispensável que todos os organismos da estrutura burocrática dos Estados brasileiro e argentino, ainda muitas vezes envolvidos em rivalidades, ressentimentos e desconfianças históricas, compreendam o desafio que a Nação argentina e a Nação brasileira enfrentam neste início do Século XXI, compreendam a visão estratégica dos presidentes Nestor Kirchner e Luiz Inácio Lula da Silva e contribuam, assim, para que se realize a faceta gloriosa da profecia de Juan Domingo Perón: “O Século XXI nos encontrará unidos ou dominados”.

DECLARACIÓN DE AREQUIPA: Cumbre de los pueblos del Sur: Por la vida, el agua, la democracia y la autonomía

Prospectiva Consultoria Brasileira de asuntos Internacionais
Este texto, more about realizado pela Prospectiva Consultoria por solicitação da Central Única dos Trabalhadores, está dividido em três tópicos básicos.
Na primeira parte, discutem-se os principais marcos teóricos sobre a integração regional nos países periféricos, a partir de uma análise da evolução das idéias da Cepal e da Unctad.
O segundo tópico versa sobre o processo real de integração, descrevendo as principais características de blocos como o Mercado Comum Centro-Americano (MCCA), Caricom, Comunidade Andina de Nações (CAN) e Mercosul, as suas semelhanças e diferenças, assim como iniciativas comuns desenvolvidas entre estes projetos de integração. Discutese também a proposta alternativa protagonizada pela Alba e as suas diferenças conceituais e práticas em relação às iniciativas predominantes de integração.
Finalmente, a terceira parte do presente trabalho realiza uma síntese da visão da Aliança Social Continental sobre a integração no âmbito do continente americano, a partir do documento “Alternativa para as Américas”, contrapondo-a com a dinâmica assumida pelo processo real de integração ao longo dos anos noventa.
O objetivo central deste relatório foi o de contrastar a dinâmica concreta da integração regional com os princípios defendidos pela Aliança Social Continental. Desta forma, ele cumpre um papel relevante na medida em que estimula o movimento social organizado do
continente americano a refletir sobre os rumos da integração, mas também sobre as possibilidades de intervenção em processos que não estão concluídos e nem se mostram inexoráveis.
Parte-se do pressuposto de que a reflexão constitui etapa necessária e fundamental para qualquer ação propositiva sobre a realidade econômica e social da região.
>Descargar PDF
Arequipa – Perú, try 11 al 14 de septiembre de 2007
Desde la Ciudad de Arequipa, try escenario de lucha y resistencia, las organizaciones del pueblo y el movimiento social reunidos en la CUMBRE DE LOS PUEBLOS DEL SUR, declaramos:
El modelo económico neoliberal y la criminalización de la protesta social son dos caras de una misma moneda. Así lo demuestra el gobierno aprista en su compromiso con este modelo económico y su alianza con las empresas transnacionales, a las que sirve fielmente, multiplicándoles las facilidades para que continúen con el saqueo de nuestros pueblos y sus recursos naturales.
Lo demuestra, entre otras cosas, en su alianza con las transnacionales mineras, como es el caso de la empresa minera Majaz. Su oposición a la Consulta Vecinal convocada para el domingo 16 por los municipios distritales de las provincias de Ayabaca y Huancabamba (Piura), traducida en la persecución policial y judicial a los dirigentes de esos pueblos y la militarización de las comunidades de Segunda, Caja y Yanta, muestran como el modelo neoliberal recurre cada vez más a la criminalización de las protestas para permanecer, arraigarse y profundizarse intentando arrasar con la legítima protesta social del pueblo peruano.
La XXVIII Convención Minera que se reúne en esta ciudad es una clara expresión de esta alianza empresa-gobierno. Una reunión sectaria y prepotente de los empresarios mineros y los funcionarios gubernamentales para acordar los mecanismos que les permitan continuar con el saqueo de nuestros recursos naturales y la destrucción de las aguas, los territorios y los modos de vida de los pueblos y las comunidades campesinas e indígenas impactadas, a cuyas demandas no solo cierran los oídos y las mentes sino que responden con la represión.
El compromiso del gobierno con el modelo neoliberal y las empresas transnacionales se manifiesta también en su reacción frente al desastre sufrido por la vecina Región Ica el pasado 15 de agosto, donde no solo mostró su total incapacidad para organizar la necesaria asistencia a los damnificados, sino que entregó esta responsabilidad estatal a las manos de la empresa privada y sus cuestionados voceros, para que los inversionistas privados sigan lucrando con el dolor del pueblo.
Este modelo de explotación y depredación es impuesto a nivel global a los países pobres por las transnacionales y los gobiernos de los países ricos. Parte de ese proceso son los tratados de libre comercio, la IIRSA, iniciativa que pretende interconecar nuestros territorios para extraer sus recursos naturales, y el Acuerdo que se está negociando a espaldas de los pueblos entre la Unión Europea y la Comunidad Andina de Naciones, negociación que tendrá un momento crucial en la próxima Cumbre Hemisférica de Presidentes y Jefes de Estado de la UE, América Latina y El Caribe, que se reunirá en Lima en mayo del 2008.
Frente a estos procesos de “integración” comercial, surge la respuesta de los movimientos sociales de ambos continentes, decididos a construir una real integración desde y para los pueblos, articulando las luchas locales y globales, bajo los principios de equidad, solidaridad,reciprocidad y complementariedad. Esta respuesta se expresa en Enlazando Alternativas III.
Enlazando Alternativas Perú es un espacio que reúne a la más amplia diversidad de organizaciones del movimiento social: mujeres, obreros, campesinos, indígenas, afrodescendientes, jóvenes, jubilados y muchos más, todos empeñados en la construcción de un mundo donde se respete y valore la diversidad, un mundo sin dominadores ni dominados. Un mundo equitativo y solidario.
La decisión de construir sociedades más justas y solidarias para forjar un mundo justo, libre y solidario, se manifiesta en los procesos de resistencia surgidos desde los movimientos sociales latinoamericanos (indígenas, campesinos, laborales, etc.) contra los modelos económicos neoliberales impuestos. Resistencia expresada por el pueblo venezolano con el Caracazo de 1989 que respondió al ajuste económico decretado por el gobierno de Carlos Andrés Pérez; por el movimiento indígena ecuatoriano que logró sacar del gobierno a dos presidentes de la república; por el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil; por las comunidades afectadas por la minería del Perú; por la Marcha de los Cuatro Suyos y la Jornada Nacional de Lucha del 11 y 12 de julio también en Perú; por los indígenas bolivianos, entre otros muchos ejemplos de lucha de los pueblos.
Enlazando Alternativas III se reunirá en mayo próximo en la Cumbre de los Pueblos 2008. Camino a ella se están desarrollando cuatro Encuentros Macro Regionales. El primero de ellos esta Cumbre de los Pueblos del Sur de Arequipa, a la que seguirán los Encuentros Macro Regionales Norte, Centro y Lima Metropolitana.
POR TANTO:
Primero: Rechazamos el desarrollo de la XXVIII Convención Minera, expresión de una clara alianza entre los empresarios mineros transnacionales y el gobierno aprista, que acuerdan con prepotencia desconocer la consulta democrática de los pueblos de Ayabaca y Huancabamba, persiguiendo a líderes y dirigentes que defienden derechos de los pueblos, con el apoyo de sectores de la prensa amarilla que defienden los intereses transnacionales neoliberales.
Segundo: Desde este Primer Encuentro Macro Regional, la Cumbre de los Pueblos del Sur, llamamos a todo el país a participar en la organización de la Cumbre de los Pueblos 2008, en respuesta a la Cumbre Hemisférica Oficial y a la negociación de acuerdos comerciales y falsos procesos de integración. Es un espacio amplio y solidario donde todos tenemos cabida, sin afanes hegemónicos ni falsas vanguardias. Todo el movimiento social tiene hoy el deber y la oportunidad históricos de pasar de la protesta a la propuesta política de construir un nuevo Estado para avanzar en la construcción de un nuevo mundo.
Tercero: Llamamos también a participar de manera organizada y unitaria en la Movilización Continental del 12 de octubre, que en el caso peruano tendrá su actividad central en Cusco. En esa fecha y esa ciudad, todos los pueblos y todas las organizaciones del movimiento social dirán un NO rotundo a la imposición de modelos económicos, iniciada hace 515 años, y un SÍ a la unidad para avanzar en el logro de nuestros objetivos. Y se unirán a las voces de todo el Continente, nuestro Abya Yala, en un canto universal.
Cuarto: En la coyuntura actual, asumimos las tareas de vencer las políticas económicas neoliberales, forjando en el camino de la Cumbre de los Pueblos del Perú, un movimiento unitario nacional de resistencia, capaz de asumirse como alternativa de poder.
Quinto: Acordamos penalizar a las empresas transnacionales que contaminan el medio ambiente y afectan la biodiversidad.
Sexto: Acordamos luchar por la nacionalización de los recursos naturales.