A Bank of Their Own: Latin America Casting Off Washington's Shackles

Politically, the new bank is another Declaration of Independence for South America, which as a result of epoch-making changes in the last few years is now more independent of the United States than Europe is. The most important change that has brought this about — other than the populist ballot-box revolt that elected left-of-center governments in Argentina, Bolivia, Brazil, Ecuador, Uruguay and Venezuela — has been the collapse of the IMF-led “creditor’s cartel” in the region. This was the main avenue of U.S. influence, and there’s not much left of it.

By Mark Weisbrot

“Developing nations must create their own mechanisms of finance instead of suffering under those of the IMF and the World Bank, which are institutions of rich nations . . . it is time to wake up.”

That was Lula da Silva, the president of Brazil — not Washington’s nemesis, Hugo Chavez — speaking in the Republic of Congo just two weeks ago. Although our foreign policy establishment remains in cozy denial about it, the recognition that Washington’s economic policies and institutions have failed miserably in Latin America is broadly shared among leaders in the region. Commentators here — Foreign Affairs, Foreign Policy, the editorial boards and op-ed contributors in major newspapers — have taken pains to distinguish “good” leftist presidents (Lula of Brazil and Michele Bachelet of Chile) from the “bad” ones — Chavez of Venezuela, Rafael Correa of Ecuador, Evo Morales of Bolivia and, depending on the pundit, sometimes Nestor Kirchner of Argentina.

But the reality is that Chavez (most flamboyantly) and his Andean colleagues are just saying out loud what everyone else believes. So official Washington, and most of the media, has been somewhat surprised by the rapid consolidation of a new “Bank of the South” proposed by Chavez just last year as an alternative to the Washington-dominated International Monetary Fund (IMF), World Bank and Inter-American Development Bank.

The media has been reluctant to take the new bank seriously, and some continue to call the institution, pejoratively, “Chavez’s bank.” But it has been joined by Brazil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay and Paraguay. And just two weeks ago, Colombia, one of the Bush administration’s few remaining allies in the region and the third-largest recipient of U.S. aid (after Israel and Egypt), announced that it wanted in. Et tu, Uribe?

The bank, which will be officially launched on Dec. 5, will make development loans to its member countries, with a focus on regional economic integration. This is important because these countries want to increase their trade, energy and commercial relationships for both economic and political reasons, just as the European Union has done over the last 50 years. The Inter-American Development Bank, which focuses entirely on Latin America, devotes only about 2 percent of its lending to regional integration.

Unlike the Washington-based international financial institutions, the new bank will not impose economic policy conditions on its borrowers. Such conditions are widely believed to have been a major cause of Latin America’s unprecedented economic failure over the last 26 years, the worst long-term growth performance in more than a century.

The bank is expected to start with capital of about $7 billion, with all member countries contributing. It will be governed primarily on a one-country, one-vote basis.

How ironic is it that such an institution would be called “Chavez’s bank,” while nobody calls the IMF or the World Bank “Bush’s bank?” The IMF and World Bank have 185 member countries but the United States calls the shots; it has a formal veto in the IMF, but its power is much greater than that, with Europe and Japan having almost never voted against Washington in the institution’s 63-year history. The rest of the world, i.e., the majority and the countries that bear the brunt of the institutions’ policies, has little to no say in decision making.

Politically, the new bank is another Declaration of Independence for South America, which as a result of epoch-making changes in the last few years is now more independent of the United States than Europe is. The most important change that has brought this about — other than the populist ballot-box revolt that elected left-of-center governments in Argentina, Bolivia, Brazil, Ecuador, Uruguay and Venezuela — has been the collapse of the IMF-led “creditor’s cartel” in the region. This was the main avenue of U.S. influence, and there’s not much left of it. Of course the U.S. government still has some clout in the region, but without the ability to cut off credit to disobedient governments, its power is vastly reduced.

The need for alternative regional economic institutions, for both development lending and finance, is becoming increasingly accepted by most of the world. Ten years ago, in the wake of the Asian financial crisis, there was a whole series of proposals, even books by prominent economists, on how to reform “the international financial architecture.” The current crisis triggered by the collapse of subprime-mortgage-backed securities may provoke another such discussion. But the fact is, a full decade after the Asian crisis, the rich country governments have made no significant movement toward reform. New leaders of the IMF and the World Bank were appointed in the last few months, and by tradition, these have to be a European and an American.

That tradition was honored, despite calls from a majority of the member countries and scores of NGOs and think tanks to open up the search process. For the World Bank, the Bush administration even managed to add insult to injury by appointing Robert Zoellick, a neoconservative in the mold of his intensely disliked predecessor, Paul Wolfowitz, to run the beleaguered institution. Without even the smallest symbolic changes, it is hard to imagine more substantive changes, e.g., in the voting structure, taking place in the foreseeable future.

With reform at the top blocked, positive changes will have to come at the regional, and of course, most importantly, at the national level. Latin Americans are doing their part, and the world will surely thank them for it.

Not everyone is happy to see the old order challenged. An insider at the Inter-American Development Bank told the Financial Times: “With the money of Venezuela and political will of Argentina and Brazil, this is a bank that could have lots of money and a different political approach. No one will say this publicly, but we don’t like it.”

Apparently, these institutions that preach the virtues of international competition are not so enthusiastic when it breaks into their own monopolistic market.

 

Mark Weisbrot is Co-Director of the Center for Economic and Policy Research, in Washington, D.C. (www.cepr.net).

Democracia y participación de la sociedad civil en los procesos de integración (Mercosul)

El presente es un análisis político-institucional de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) como iniciativa gubernamental de Venezuela, cure Cuba, check Nicaragua y Bolivia, así como sus espacios para la inclusión de la participación ciudadana en la estructuración de este nuevo referente de integración. En este sentido, este trabajo recoge un análisis de los principales acuerdos que forman parte del mecanismo de integración y su evolución desde su origen hasta la actualidad. Además, recoge los primeros intentos de participación ciudadana concebida desde los gobiernos.

Para acompañar el análisis institucional y alimentar el trabajo cualitativo, se consultaron cuatro grupos sociales incorporados en el ALBA y a un oficial del gobierno venezolano encargado de relacionar el trabajo de la Cancillería con la participación de los movimientos sociales. De esta manera, se constituyó un análisis sobre la definición propia del ALBA vista desde los movimientos sociales. De allí surge el tema de las Misiones Sociales como posibles dinamizadoras de la participación y sus consecuencias para la perspectiva de género en el proceso integrador. En este caso, surgen interrogantes pertinentes sobre la profundización del ALBA como mecanismo de integración social y sus implicaciones para la democracia participativa como modelo para la Alternativa Bolivariana. Finalmente, se abordan las consideraciones de los actores sobre la estructura de participación del ALBA denominada Consejo de Movimientos Sociales, su evolución y estatus actual.


lea el articulo completo aqui

El presente es un análisis político-institucional de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) como iniciativa gubernamental de Venezuela, cheap Cuba, sovaldi Nicaragua y Bolivia, advice así como sus espacios para la inclusión de la participación ciudadana en la estructuración de este nuevo referente de integración. En este sentido, este trabajo recoge un análisis de los principales acuerdos que forman parte del mecanismo de integración y su evolución desde su origen hasta la actualidad. Además, recoge los primeros intentos de participación ciudadana concebida desde los gobiernos.

Para acompañar el análisis institucional y alimentar el trabajo cualitativo, se consultaron cuatro grupos sociales incorporados en el ALBA y a un oficial del gobierno venezolano encargado de relacionar el trabajo de la Cancillería con la participación de los movimientos sociales. De esta manera, se constituyó un análisis sobre la definición propia del ALBA vista desde los movimientos sociales. De allí surge el tema de las Misiones Sociales como posibles dinamizadoras de la participación y sus consecuencias para la perspectiva de género en el proceso integrador. En este caso, surgen interrogantes pertinentes sobre la profundización del ALBA como mecanismo de integración social y sus implicaciones para la democracia participativa como modelo para la Alternativa Bolivariana. Finalmente, se abordan las consideraciones de los actores sobre la estructura de participación del ALBA denominada Consejo de Movimientos Sociales, su evolución y estatus actual.


lea el articulo completo aqui

El presente es un análisis político-institucional de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) como iniciativa gubernamental de Venezuela, Cuba, medical Nicaragua y Bolivia, así como sus espacios para la inclusión de la participación ciudadana en la estructuración de este nuevo referente de integración. En este sentido, este trabajo recoge un análisis de los principales acuerdos que forman parte del mecanismo de integración y su evolución desde su origen hasta la actualidad. Además, recoge los primeros intentos de participación ciudadana concebida desde los gobiernos.

Para acompañar el análisis institucional y alimentar el trabajo cualitativo, se consultaron cuatro grupos sociales incorporados en el ALBA y a un oficial del gobierno venezolano encargado de relacionar el trabajo de la Cancillería con la participación de los movimientos sociales. De esta manera, se constituyó un análisis sobre la definición propia del ALBA vista desde los movimientos sociales. De allí surge el tema de las Misiones Sociales como posibles dinamizadoras de la participación y sus consecuencias para la perspectiva de género en el proceso integrador. En este caso, surgen interrogantes pertinentes sobre la profundización del ALBA como mecanismo de integración social y sus implicaciones para la democracia participativa como modelo para la Alternativa Bolivariana. Finalmente, se abordan las consideraciones de los actores sobre la estructura de participación del ALBA denominada Consejo de Movimientos Sociales, su evolución y estatus actual.


lea el articulo completo aqui

A presente pesquisa é parte do projeto Democracia e Participação da Sociedade Civil nos Processos de Integração, there promovido pela Aliança Social Continental com apoio da Fundação Rosa Luxemburgo, e tem por objetivo produzir uma análise sobre como o Mercado Comum do Sul – Mercosul atende as demandas por participação social no processo de integração regional por ele realizado. Foi feito um levantamento dos espaços oficiais e não oficiais de participação no âmbito do Mercosul e buscou-se, a partir do material coletado e por meio das entrevistas, suscitar algumas questões referentes à democracia, institucionalidade, trajetória, transparência, nível de informações disponíveis, participação social, e se esta se traduz efetivamente em uma mudança na lógica inicial de criação do bloco.


Assim, optou-se pela realização de entrevistas individuais conduzidas minimamente por um roteiro de perguntas padrão, que serviria posteriormente como ferramenta para comparar opiniões sobre as questões supracitadas. A flexibilidade do roteiro permitiu ao entrevistado expressar de forma espontânea sobre o tópico que achasse mais relevante. Sendo assim, a entrevista adotou o modelo de semiestruturação, utilizando um roteiro flexível como norteador, o que favoreceu o diálogo com o entrevistado, aprofundando aspectos importantes de compreensão de seu pensamento sobre o assunto em pauta.


Inicialmente, foi montada uma lista de organizações a serem entrevistadas, baseada no levantamento inicial sobre os espaços de participação formal e informal do Mercosul. A partir disso, foram iniciados contatos junto a representantes destas organizações para agendar entrevistas. Neste ponto, as dificuldades ficaram por um lado, devido a ausência de retorno de algumas pessoas contatadas, e por outro, pelos recursos financeiros limitados que impossibilitavam a realização de viagens para entrevistas presenciais. Com isso, para as entrevistas que não foram possíveis serem feitas presencialmente, foram enviados questionários por correio eletrônico e consultas via chamadas telefônicas. Esta solução também encontrou contratempos, pois poucas respostas foram recebidas, apesar da insistência por parte da pesquisa na obtenção das mesmas.


Desta forma, foi realizado um total de 14 entrevistas, sendo duas delas questionários. Além disso, foram obtidas duas respostas com justificativas de não participação nos espaços de participação da sociedade civil do Mercosul, que foram relevantes para o entendimento de por que alguns atores não tinham interesse em participar do processo.


As entrevistas ofereceram elementos fundamentais para a pesquisa, indicaram caminhos e passaram uma boa idéia de como funciona cada uma das organizações, sua participação ou não nos espaços e como elas vêem o Mercosul. Nesse sentido, a primeira parte descreve um breve histórico da criação do Mercosul, a partir da década de 70. A segunda apresenta considerações sobre o conteúdo democrático e a participação social no processo de integração do Mercosul. A terceira promove um levantamento dos espaços de participação através de quatro categorias: espaços oficiais institucionalizados com marco normativo próprio; espaços oficiais criados com objetivo de promover diálogos periódicos; espaços não-oficiais estabelecidos por iniciativa própria da sociedade civil; e espaços denominados de diálogo, devido a possibilidade de trabalhar a incidência e o debate da sociedade civil junto a partidos políticos, municipalidades e parlamento. Na quarta e última parte são apresentadas as conclusões das entrevistas e uma análise sobre quais processos permitem melhor atender a demanda por participação das sociedades envolvidas.


lea el articulo completo aqui

Democracia y participación de la sociedad civil en los procesos de integración (CAN)

A presente pesquisa é parte do projeto Democracia e Participação da Sociedade Civil nos Processos de Integração, salve promovido pela Aliança Social Continental com apoio da Fundação Rosa Luxemburgo, healing
e tem por objetivo produzir uma análise sobre como o Mercado Comum do Sul – Mercosul atende as demandas por participação social no
processo de integração regional por ele realizado. Foi feito um levantamento dos espaços oficiais e não oficiais de participação no âmbito do Mercosul e buscou-se, a partir do material coletado e por meio das entrevistas, suscitar algumas questões referentes à democracia, institucionalidade, trajetória, transparência, nível de informações disponíveis, participação social, e se esta se traduz efetivamente em uma mudança na lógica inicial de criação do bloco.


Assim, optou-se pela realização de entrevistas individuais conduzidas minimamente por um roteiro de perguntas padrão, que serviria posteriormente como ferramenta para comparar opiniões sobre as questões supracitadas. A flexibilidade do roteiro permitiu ao entrevistado expressar de forma espontânea sobre o tópico que achasse mais relevante. Sendo assim, a entrevista adotou o modelo de semiestruturação, utilizando um roteiro flexível como norteador, o que favoreceu o diálogo com o entrevistado, aprofundando aspectos importantes de compreensão de seu pensamento sobre o assunto em pauta.


Inicialmente, foi montada uma lista de organizações a serem entrevistadas, baseada no levantamento inicial sobre os espaços de participação formal e informal do Mercosul. A partir disso, foram iniciados contatos junto a representantes destas organizações para agendar entrevistas. Neste ponto, as dificuldades ficaram por um lado,
devido a ausência de retorno de algumas pessoas contatadas, e por outro, pelos recursos financeiros limitados que impossibilitavam a realização de viagens para entrevistas presenciais. Com isso, para as entrevistas que não foram possíveis serem feitas presencialmente, foram enviados questionários por correio eletrônico e consultas via chamadas telefônicas. Esta solução também encontrou contratempos, pois poucas respostas foram recebidas, apesar da insistência por parte da pesquisa na obtenção das mesmas.


Desta forma, foi realizado um total de 14 entrevistas, sendo duas delas questionários. Além disso, foram obtidas duas respostas com justificativas de não participação nos espaços de participação da sociedade civil do Mercosul, que foram relevantes para o entendimento de por que alguns atores não tinham interesse em participar do processo.


As entrevistas ofereceram elementos fundamentais para a pesquisa, indicaram caminhos e passaram uma boa idéia de como funciona cada uma das organizações, sua participação ou não nos espaços e como elas vêem o Mercosul. Nesse sentido, a primeira parte descreve um breve histórico da criação do Mercosul, a partir da década de 70. A segunda apresenta considerações sobre o conteúdo democrático e a participação social no processo de integração do Mercosul. A terceira promove um levantamento dos espaços de participação através de quatro categorias: espaços oficiais institucionalizados com marco normativo próprio; espaços oficiais criados com objetivo de promover diálogos periódicos; espaços não-oficiais estabelecidos por iniciativa própria da sociedade civil; e espaços denominados de diálogo, devido a possibilidade de trabalhar a incidência e o debate da sociedade civil junto a partidos políticos, municipalidades e parlamento. Na quarta e última parte são apresentadas as conclusões das entrevistas e uma análise sobre quais processos permitem melhor atender a demanda por participação das
sociedades envolvidas.

A presente pesquisa é parte do projeto Democracia e Participação da Sociedade Civil nos Processos de Integração, promovido pela Aliança Social Continental com apoio da Fundação Rosa Luxemburgo, e tem por objetivo produzir uma análise sobre como o Mercado Comum do Sul – Mercosul atende as demandas por participação social no processo de integração regional por ele realizado. Foi feito um levantamento dos espaços oficiais e não oficiais de participação no âmbito do Mercosul e buscou-se, a partir do material coletado e por meio das entrevistas, suscitar algumas questões referentes à democracia, institucionalidade, trajetória, transparência, nível de informações disponíveis, participação social, e se esta se traduz efetivamente em uma mudança na lógica inicial de criação do bloco.


Assim, optou-se pela realização de entrevistas individuais conduzidas minimamente por um roteiro de perguntas padrão, que serviria posteriormente como ferramenta para comparar opiniões sobre as questões supracitadas. A flexibilidade do roteiro permitiu ao entrevistado expressar de forma espontânea sobre o tópico que achasse mais relevante. Sendo assim, a entrevista adotou o modelo de semiestruturação, utilizando um roteiro flexível como norteador, o que favoreceu o diálogo com o entrevistado, aprofundando aspectos importantes de compreensão de seu pensamento sobre o assunto em pauta.


Inicialmente, foi montada uma lista de organizações a serem entrevistadas, baseada no levantamento inicial sobre os espaços de participação formal e informal do Mercosul. A partir disso, foram iniciados contatos junto a representantes destas organizações para agendar entrevistas. Neste ponto, as dificuldades ficaram por um lado,
devido a ausência de retorno de algumas pessoas contatadas, e por outro, pelos recursos financeiros limitados que impossibilitavam a realização de viagens para entrevistas presenciais. Com isso, para as entrevistas que não foram possíveis serem feitas presencialmente, foram enviados questionários por correio eletrônico e consultas via chamadas telefônicas. Esta solução também encontrou contratempos, pois poucas respostas foram recebidas, apesar da insistência por parte da pesquisa na obtenção das mesmas.


Desta forma, foi realizado um total de 14 entrevistas, sendo duas delas questionários. Além disso, foram obtidas duas respostas com justificativas de não participação nos espaços de participação da sociedade civil do Mercosul, que foram relevantes para o entendimento de por que alguns atores não tinham interesse em participar do processo.


As entrevistas ofereceram elementos fundamentais para a pesquisa, indicaram caminhos e passaram uma boa idéia de como funciona cada uma das organizações, sua participação ou não nos espaços e como elas vêem o Mercosul. Nesse sentido, a primeira parte descreve um breve histórico da criação do Mercosul, a partir da década de 70. A segunda apresenta considerações sobre o conteúdo democrático e a participação social no processo de integração do Mercosul. A terceira promove um levantamento dos espaços de participação através de quatro categorias: espaços oficiais institucionalizados com marco normativo próprio; espaços oficiais criados com objetivo de promover diálogos periódicos; espaços não-oficiais estabelecidos por iniciativa própria da sociedade civil; e espaços denominados de diálogo, devido a possibilidade de trabalhar a incidência e o debate da sociedade civil junto a partidos políticos, municipalidades e parlamento. Na quarta e última parte são apresentadas as conclusões das entrevistas e uma análise sobre quais processos permitem melhor atender a demanda por participação das
sociedades envolvidas.


lea el articulo completo aqui

A presente pesquisa é parte do projeto Democracia e Participação da Sociedade Civil nos Processos de Integração, promovido pela Aliança Social Continental com apoio da Fundação Rosa Luxemburgo, e tem por objetivo produzir uma análise sobre como o Mercado Comum do Sul – Mercosul atende as demandas por participação social no processo de integração regional por ele realizado. Foi feito um levantamento dos espaços oficiais e não oficiais de participação no âmbito do Mercosul e buscou-se, sales a partir do material coletado e por meio das entrevistas, suscitar algumas questões referentes à democracia, institucionalidade, trajetória, transparência, nível de informações disponíveis, participação social, e se esta se traduz efetivamente em uma mudança na lógica inicial de criação do bloco.


Assim, optou-se pela realização de entrevistas individuais conduzidas minimamente por um roteiro de perguntas padrão, que serviria posteriormente como ferramenta para comparar opiniões sobre as questões supracitadas. A flexibilidade do roteiro permitiu ao entrevistado expressar de forma espontânea sobre o tópico que achasse mais relevante. Sendo assim, a entrevista adotou o modelo de semiestruturação, utilizando um roteiro flexível como norteador, o que favoreceu o diálogo com o entrevistado, aprofundando aspectos importantes de compreensão de seu pensamento sobre o assunto em pauta.


Inicialmente, foi montada uma lista de organizações a serem entrevistadas, baseada no levantamento inicial sobre os espaços de participação formal e informal do Mercosul. A partir disso, foram iniciados contatos junto a representantes destas organizações para agendar entrevistas. Neste ponto, as dificuldades ficaram por um lado, devido a ausência de retorno de algumas pessoas contatadas, e por outro, pelos recursos financeiros limitados que impossibilitavam a realização de viagens para entrevistas presenciais. Com isso, para as entrevistas que não foram possíveis serem feitas presencialmente, foram enviados questionários por correio eletrônico e consultas via chamadas telefônicas. Esta solução também encontrou contratempos, pois poucas respostas foram recebidas, apesar da insistência por parte da pesquisa na obtenção das mesmas.


Desta forma, foi realizado um total de 14 entrevistas, sendo duas delas questionários. Além disso, foram obtidas duas respostas com justificativas de não participação nos espaços de participação da sociedade civil do Mercosul, que foram relevantes para o entendimento de por que alguns atores não tinham interesse em participar do processo.


As entrevistas ofereceram elementos fundamentais para a pesquisa, indicaram caminhos e passaram uma boa idéia de como funciona cada uma das organizações, sua participação ou não nos espaços e como elas vêem o Mercosul. Nesse sentido, a primeira parte descreve um breve histórico da criação do Mercosul, a partir da década de 70. A segunda apresenta considerações sobre o conteúdo democrático e a participação social no processo de integração do Mercosul. A terceira promove um levantamento dos espaços de participação através de quatro categorias: espaços oficiais institucionalizados com marco normativo próprio; espaços oficiais criados com objetivo de promover diálogos periódicos; espaços não-oficiais estabelecidos por iniciativa própria da sociedade civil; e espaços denominados de diálogo, devido a possibilidade de trabalhar a incidência e o debate da sociedade civil junto a partidos políticos, municipalidades e parlamento. Na quarta e última parte são apresentadas as conclusões das entrevistas e uma análise sobre quais processos permitem melhor atender a demanda por participação das sociedades envolvidas.


lea el articulo completo aqui

La etapa que vivimos ha estado marcada por la profundización de los acuerdos de integración y la proliferación de los acuerdos de libre comercio, store que con diversos matices y a diferentes ritmos, se ha dado a nivel mundial, continental, regional y subregional, con acuerdos tanto bilaterales, multilaterales o plurilaterales. Un hecho muy importante, es que la profundización de estos procesos, principalmente los acuerdos de libre comercio, se han dado en el periodo actual, con mucha mayor rapidez, abarcando una amplitud de temas que hasta entonces no habían sido incorporados en la agenda de los distintos acuerdos. Es tal la magnitud a que han llegado, que se han convertido en una especie de telaraña a nivel mundial de mucha complejidad.


Tenemos a nivel mundial una Organización Mundial del Comercio; a nivel continental, los Tratados de Libre Comercio (TLC) impulsados por los Estados Unidos1. Los Acuerdos de Asociación Económica propiciados por la Unión Europea2. Entre los procesos actuales de integración tenemos el Sistema de Integración Centroamericano (SICA), el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y la Unión Suramericana de Naciones (UNASUR). Además de varios Acuerdos de Complementación Económica (ACE), Tratados Bilaterales de Inversión, etc, firmados entre los distintos países del Continente.


Por otro lado, en América Latina se vive importantes procesos de cambio a nivel político, económico y social, que a raíz de la crisis del modelo neoliberal, han sido impulsados por los movimientos sociales con distintos ritmos, dinámicas y resultados. Lo que ha abierto, en algunos países más que en otros, un espacio real para debatir y plantear modelos económicos y sociales alternativos al neoliberalismo que acaben con la pobreza, desigualdad y marginación.


En Bolivia, los cambios que se viven a partir de las grandes movilizaciones que se dieron desde del año 2000 (La Guerra del Agua, La Guerra del Gas, etc.) y más concretamente con el gobierno de Evo Morales, ha dado lugar a que las principales demandas de los movimientos sociales estén en proceso de ser atendidas y convertidas en políticas de Estado. Dados todos estos cambios, los movimientos sociales necesitan seguir desarrollando propuestas cada vez más trabajadas y concretas que les permitan incidir en el proceso de cambio que se viene dando, en correspondencia con la vigorosa capacidad de lucha demostrada hasta el momento. Ésta es una oportunidad histórica de protagonismo en la transformación, que sin duda representa un gran desafío a responder.


lea el articulo completo aqui

Democracia y participación de la sociedad civil en los procesos de integración (ALBA-TCP)

La realidad contemporánea se ve marcada por la intensificación de un proceso complejo de
transformaciones políticas y socioeconómicas conocido como la globalización. Una de sus facetas
más importantes es la concatenación de una serie de espacios de acumulación en el mercado
mundial. Dichos espacios se desenvolvían anteriormente de forma individual y separada mas ahora
responden a dinámicas que superan el ámbito de lo local y lo nacional y permiten concebirlos en el
marco de lo regional y lo global. Es en esta coyuntura en la que se circunscribe la etapa actual del
proceso integracionista centroamericano.

En este marco general, Centroamérica ha sobrellevado un proceso de integración económica
que, healing
no obstante, physician ha sido limitado en buena medida por obstáculos de índole político,
específicamente la reducida cohesión de la institucionalidad formal constituida para la administración
de este proceso. En vista de ello, para este punto (periodo 2001-2007) la región ha pasado por no
uno, sino varios procesos simultáneos de integración dirigidos a la concreción de distintas partes de
la agenda de desarrollo regional definida con la finalización de las guerras intestinas que devastaron
a la región durante la década de los ochenta.

La nueva institucionalidad democrática en Centroamérica, derivada del final del período de crisis
política, ha favorecido la aparición de un número creciente de grupos de la sociedad civil que,
principalmente interesados en las cada vez mayores potestades e importancia de los procesos de
integración regional, han empezado a exigir un reconocimiento mayor en los procesos de toma de
decisiones.

El presente trabajo pretende realizar un diagnóstico de los mecanismos institucionales formales
que favorecen la participación de estos nuevos actores sociales en el proceso de integración
centroamericana. Para ello, el documento se divide en dos grandes secciones: la primera pretende
caracterizar y contextualizar al proceso de integración con respecto al cambio de modelo de
desarrollo regional que se da durante la década de los noventa; la segunda sección se dirige a
diagnosticar los espacios y mecanismos institucionales de participación de la sociedad civil dentro de
este proceso.

La realidad contemporánea se ve marcada por la intensificación de un proceso complejo de transformaciones políticas y socioeconómicas conocido como la globalización. Una de sus facetas más importantes es la concatenación de una serie de espacios de acumulación en el mercado mundial. Dichos espacios se desenvolvían anteriormente de forma individual y separada mas ahora responden a dinámicas que superan el ámbito de lo local y lo nacional y permiten concebirlos en el marco de lo regional y lo global. Es en esta coyuntura en la que se circunscribe la etapa actual del proceso integracionista centroamericano.

En este marco general, Centroamérica ha sobrellevado un proceso de integración económica que, malady no obstante, healing ha sido limitado en buena medida por obstáculos de índole político, específicamente la reducida cohesión de la institucionalidad formal constituida para la administración de este proceso. En vista de ello, para este punto (periodo 2001-2007) la región ha pasado por no uno, sino varios procesos simultáneos de integración dirigidos a la concreción de distintas partes de la agenda de desarrollo regional definida con la finalización de las guerras intestinas que devastaron a la región durante la década de los ochenta.

La nueva institucionalidad democrática en Centroamérica, derivada del final del período de crisis política, ha favorecido la aparición de un número creciente de grupos de la sociedad civil que, principalmente interesados en las cada vez mayores potestades e importancia de los procesos de integración regional, han empezado a exigir un reconocimiento mayor en los procesos de toma de decisiones.

El presente trabajo pretende realizar un diagnóstico de los mecanismos institucionales formales que favorecen la participación de estos nuevos actores sociales en el proceso de integración centroamericana. Para ello, el documento se divide en dos grandes secciones: la primera pretende caracterizar y contextualizar al proceso de integración con respecto al cambio de modelo de desarrollo regional que se da durante la década de los noventa; la segunda sección se dirige a diagnosticar los espacios y mecanismos institucionales de participación de la sociedad civil dentro de
este proceso.


lea el articulo completo aqui

La realidad contemporánea se ve marcada por la intensificación de un proceso complejo de
transformaciones políticas y socioeconómicas conocido como la globalización. Una de sus facetas
más importantes es la concatenación de una serie de espacios de acumulación en el mercado
mundial. Dichos espacios se desenvolvían anteriormente de forma individual y separada mas ahora
responden a dinámicas que superan el ámbito de lo local y lo nacional y permiten concebirlos en el
marco de lo regional y lo global. Es en esta coyuntura en la que se circunscribe la etapa actual del
proceso integracionista centroamericano.

En este marco general, Centroamérica ha sobrellevado un proceso de integración económica
que, no obstante, ha sido limitado en buena medida por obstáculos de índole político,
específicamente la reducida cohesión de la institucionalidad formal constituida para la administración
de este proceso. En vista de ello, para este punto (periodo 2001-2007) la región ha pasado por no
uno, sino varios procesos simultáneos de integración dirigidos a la concreción de distintas partes de
la agenda de desarrollo regional definida con la finalización de las guerras intestinas que devastaron
a la región durante la década de los ochenta.

La nueva institucionalidad democrática en Centroamérica, derivada del final del período de crisis
política, ha favorecido la aparición de un número creciente de grupos de la sociedad civil que,
principalmente interesados en las cada vez mayores potestades e importancia de los procesos de
integración regional, han empezado a exigir un reconocimiento mayor en los procesos de toma de
decisiones.

El presente trabajo pretende realizar un diagnóstico de los mecanismos institucionales formales
que favorecen la participación de estos nuevos actores sociales en el proceso de integración
centroamericana. Para ello, el documento se divide en dos grandes secciones: la primera pretende
caracterizar y contextualizar al proceso de integración con respecto al cambio de modelo de
desarrollo regional que se da durante la década de los noventa; la segunda sección se dirige a
diagnosticar los espacios y mecanismos institucionales de participación de la sociedad civil dentro de
este proceso.


lea el articulo completo aqui

La realidad contemporánea se ve marcada por la intensificación de un proceso complejo de transformaciones políticas y socioeconómicas conocido como la globalización. Una de sus facetas más importantes es la concatenación de una serie de espacios de acumulación en el mercado mundial. Dichos espacios se desenvolvían anteriormente de forma individual y separada mas ahora responden a dinámicas que superan el ámbito de lo local y lo nacional y permiten concebirlos en el marco de lo regional y lo global. Es en esta coyuntura en la que se circunscribe la etapa actual del proceso integracionista centroamericano.

En este marco general, sales Centroamérica ha sobrellevado un proceso de integración económica que, no obstante, ha sido limitado en buena medida por obstáculos de índole político, específicamente la reducida cohesión de la institucionalidad formal constituida para la administración de este proceso. En vista de ello, para este punto (periodo 2001-2007) la región ha pasado por no uno, sino varios procesos simultáneos de integración dirigidos a la concreción de distintas partes de la agenda de desarrollo regional definida con la finalización de las guerras intestinas que devastaron a la región durante la década de los ochenta.

La nueva institucionalidad democrática en Centroamérica, derivada del final del período de crisis política, ha favorecido la aparición de un número creciente de grupos de la sociedad civil que, principalmente interesados en las cada vez mayores potestades e importancia de los procesos de integración regional, han empezado a exigir un reconocimiento mayor en los procesos de toma de decisiones.

El presente trabajo pretende realizar un diagnóstico de los mecanismos institucionales formales que favorecen la participación de estos nuevos actores sociales en el proceso de integración centroamericana. Para ello, el documento se divide en dos grandes secciones: la primera pretende caracterizar y contextualizar al proceso de integración con respecto al cambio de modelo de desarrollo regional que se da durante la década de los noventa; la segunda sección se dirige a diagnosticar los espacios y mecanismos institucionales de participación de la sociedad civil dentro de
este proceso.


lea el articulo completo aqui

El presente es un análisis político-institucional de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) como iniciativa gubernamental de Venezuela, buy Cuba, Nicaragua y Bolivia, así como sus espacios para la inclusión de la participación ciudadana en la estructuración de este nuevo referente de integración. En este sentido, este trabajo recoge un análisis de los principales acuerdos que forman parte del mecanismo de integración y su evolución desde su origen hasta la actualidad. Además, recoge los primeros intentos de participación ciudadana concebida desde los gobiernos.

Para acompañar el análisis institucional y alimentar el trabajo cualitativo, se consultaron cuatro grupos sociales incorporados en el ALBA y a un oficial del gobierno venezolano encargado de relacionar el trabajo de la Cancillería con la participación de los movimientos sociales. De esta manera, se constituyó un análisis sobre la definición propia del ALBA vista desde los movimientos sociales. De allí surge el tema de las Misiones Sociales como posibles dinamizadoras de la participación y sus consecuencias para la perspectiva de género en el proceso integrador. En este caso, surgen interrogantes pertinentes sobre la profundización del ALBA como mecanismo de integración social y sus implicaciones para la democracia participativa como modelo para la Alternativa Bolivariana. Finalmente, se abordan las consideraciones de los actores sobre la estructura de participación del ALBA denominada Consejo de Movimientos Sociales, su evolución y estatus actual.


lea el articulo completo aqui

Democracia y participación de la sociedad civil en los procesos de integración

A compilation of articles on the Left Debate on the euro-crisis


Articles by

Asbjørn Wahl

Mark Weisbrot

Yanis Varoufakis

Michel Husson

Costas Lapavitsas

Özlem Onaran


Download compilation

As stated by ATTAC “the present form of the European Union is a serious obstacle to democratic achievements, fundamental rights, cheap social security, pharmacy gender justice, and environmental sustainability. It suffers from a lack of democracy, legitimacy, and transparency, and is governed by a set of treaties which force neoliberal policies on member states and the whole world”.

For many years, several European networks of social organisations and movements have worked on alternatives to the neoliberal corporate Europe. The discussion on the other Europe we want is still very much under debate. However, the construction of Another Europe is combined with the daily struggles of European progressive movements, which oppose privatisation and disassembly of public services, Fortress Europe against migrants, weakening of democratic and civil rights and growing repression, trade and investment liberalisation policies, food and agricultural policies that undermine the possibilities for food sovereignty, corporate lobbies, military intervention in external conflicts and military bases, among others.

Some of the networks that contribute towards building an alternative European economic and social model are:

European ATTACs

Network for the Charter for another Europe
Euromemorandum-Group

European Alternatives

The Alliance for Lobbying Transparency and Ethics Regulation (ALTEREU)

Seattle To Brussels Network (S2B)

transform!

Women In Development Europe (WIDE)

European Coordination Via Campesina


EVENT WEBSITE http://www.acscapf2012.org


The Civil Society Committee for Organizing ASEAN Civil Society Conference (ACSC)/ ASEAN People’s Forum (APF) 2012, here a committee originated from the Cambodian Civil Society Working Group, wishes to announce that it will organize ACSC/APF Event in full cooperation with the civil society groups in the Association of South East Asian Nations (“ASEAN”) region. This Event will be
held in Cambodia, try while Cambodia is ASEAN chairs ASEAN in 2012. The date of the First phase of ACSC/APF Event in Cambodia will be held from 29th to 31 March 2012. The place will be announced later.

The theme of this year Event is “Making a Peoples?Center ASEAN a Reality”.

As tradition, ACSC/APF events were held in rotating countries in ASEAN: Malaysia (2005), Philippines (2006), Singapore (2007), Thailand (2009), Vietnam (2010), and Indonesia (2011). The ACSC is a main forum where civil society groups in the ASEAN region join in the discussion on commonality and similarity of concerns and then propose key recommendations to the ASEAN governments. This forum has been expanded in accordance with the flexibility of civil society of the host country. This fora is named “ASEAN People Forum, APF”. The main objectives of the event is to ensure space for civil society’s engagement
with ASEAN leaders and as a forum for civil society organizations and the peoples in ASEAN to discuss their issues of concerns and bring them to the attention of the ASEAN leaders.

The ACSC/APF 2012 has the following key objectives:
a) to secure and strengthen critical engagement between peoples and civil society with ASEAN;
b) to urge ASEAN leaders and governments to promote a genuinely peoples?center ASEAN;
c) to present demands of peoples and civil society in the region to ASEAN leaders;
d) to enhance mutual understanding and build solidarity, unity, and cooperation among the peoples of South East Asia in the process of community building;
e) to consult among selected ASEAN CSOs and CSOs in Cambodia on key challenges within the framework of ASEAN geo politics and charter;
f) to consolidate and share CSO relevant recommendations to ASEAN leaders through direct interface;
g) to foster CSOs enabling environment within ASEAN;

With these events organized, Civil society groups in the ASEAN region are committed to contribute to achieving one of the main goals of ASEAN: “Peoples? center ASEAN” through regional cooperation and development. Second phase of ACSC/APF Event will also be scheduled for a large number of participants from the Region ahead of the November ASEAN Summit.


Secretariat, Mr. Suon Sareth or Mr. Jeudy Oeung acscapf.camsec@gmail.com or Mobile Phone at (855) 12 714147 or at tel# 023301415.

Phnom Penh, 20 February 2012


For Civil Society Committee
National Steering Committee

CHHITH Sam Ath                                                              Thida C. KHUS


FOR INFORMATION ON PROGRAMME, WORKSHOPS and LOGISTICS, see http://www.acscapf2012.org

EVENT WEBSITE http://www.acscapf2012.org


The Civil Society Committee for Organizing ASEAN Civil Society Conference (ACSC)/ ASEAN People’s Forum (APF) 2012, a committee originated from the Cambodian Civil Society Working Group,
wishes to announce that it will organize ACSC/APF Event in full cooperation with the civil society groups in the Association of South East Asian Nations (“ASEAN”) region. This Event will be
held in Cambodia, order while Cambodia is ASEAN chairs ASEAN in 2012. The date of the First phase of ACSC/APF Event in Cambodia will be held from 29th to 31 March 2012. The place will be announced later.

The theme of this year Event is “Making a Peoples?Center ASEAN a Reality”.

As tradition, ACSC/APF events were held in rotating countries in ASEAN: Malaysia (2005), Philippines (2006), Singapore (2007), Thailand (2009), Vietnam (2010), and Indonesia (2011). The ACSC is a main forum where civil society groups in the ASEAN region join in the discussion on commonality and similarity of concerns and then propose key recommendations to the ASEAN governments. This forum has been expanded in accordance with the flexibility of civil society of the host country. This fora is named “ASEAN People Forum, APF”. The main objectives of the event is to ensure space for civil society’s engagement
with ASEAN leaders and as a forum for civil society organizations and the peoples in ASEAN to discuss their issues of concerns and bring them to the attention of the ASEAN leaders.

The ACSC/APF 2012 has the following key objectives:
a) to secure and strengthen critical engagement between peoples and civil society with ASEAN;
b) to urge ASEAN leaders and governments to promote a genuinely peoples?center ASEAN;
c) to present demands of peoples and civil society in the region to ASEAN leaders;
d) to enhance mutual understanding and build solidarity, unity, and cooperation among the peoples of South East Asia in the process of community building;
e) to consult among selected ASEAN CSOs and CSOs in Cambodia on key challenges within the framework of ASEAN geo politics and charter;
f) to consolidate and share CSO relevant recommendations to ASEAN leaders through direct interface;
g) to foster CSOs enabling environment within ASEAN;

With these events organized, Civil society groups in the ASEAN region are committed to contribute to achieving one of the main goals of ASEAN: “Peoples? center ASEAN” through regional cooperation and development. Second phase of ACSC/APF Event will also be scheduled for a large number of participants from the Region ahead of the November ASEAN Summit.


For more information, please visit our website at www.acscapfcam.org or contact the ACSC/APF


Secretariat, Mr. Suon Sareth or Mr. Jeudy Oeung acscapf.camsec@gmail.com

or Mobile Phone at (855) 12 714147 or at tel# 023301415.
Phnom Penh, 20 February 2012
For Civil Society Committee
National Steering Committee
CHHITH Sam Ath Thida C. KHUS



EVENT WEBSITE http://www.acscapf2012.org


The Civil Society Committee for Organizing ASEAN Civil Society Conference (ACSC)/ ASEAN People’s Forum (APF) 2012, drugstore a committee originated from the Cambodian Civil Society Working Group, wishes to announce that it will organize ACSC/APF Event in full cooperation with the civil society groups in the Association of South East Asian Nations (“ASEAN”) region. This Event will be
held in Cambodia, while Cambodia is ASEAN chairs ASEAN in 2012. The date of the First phase of ACSC/APF Event in Cambodia will be held from 29th to 31 March 2012. The place will be announced later.

The theme of this year Event is “Making a Peoples?Center ASEAN a Reality”.

As tradition, ACSC/APF events were held in rotating countries in ASEAN: Malaysia (2005), Philippines (2006), Singapore (2007), Thailand (2009), Vietnam (2010), and Indonesia (2011). The ACSC is a main forum where civil society groups in the ASEAN region join in the discussion on commonality and similarity of concerns and then propose key recommendations to the ASEAN governments. This forum has been expanded in accordance with the flexibility of civil society of the host country. This fora is named “ASEAN People Forum, APF”. The main objectives of the event is to ensure space for civil society’s engagement
with ASEAN leaders and as a forum for civil society organizations and the peoples in ASEAN to discuss their issues of concerns and bring them to the attention of the ASEAN leaders.

The ACSC/APF 2012 has the following key objectives:
a) to secure and strengthen critical engagement between peoples and civil society with ASEAN;
b) to urge ASEAN leaders and governments to promote a genuinely peoples?center ASEAN;
c) to present demands of peoples and civil society in the region to ASEAN leaders;
d) to enhance mutual understanding and build solidarity, unity, and cooperation among the peoples of South East Asia in the process of community building;
e) to consult among selected ASEAN CSOs and CSOs in Cambodia on key challenges within the framework of ASEAN geo politics and charter;
f) to consolidate and share CSO relevant recommendations to ASEAN leaders through direct interface;
g) to foster CSOs enabling environment within ASEAN;

With these events organized, Civil society groups in the ASEAN region are committed to contribute to achieving one of the main goals of ASEAN: “Peoples? center ASEAN” through regional cooperation and development. Second phase of ACSC/APF Event will also be scheduled for a large number of participants from the Region ahead of the November ASEAN Summit.


Secretariat, Mr. Suon Sareth or Mr. Jeudy Oeung acscapf.camsec@gmail.com

or Mobile Phone at (855) 12 714147 or at tel# 023301415.
Phnom Penh, 20 February 2012
For Civil Society Committee
National Steering Committee
CHHITH Sam Ath Thida C. KHUS


FOR INFORMATION ON PROGRAMME, WORKSHOPS and LOGISTICS, see http://www.acscapf2012.org

EVENT WEBSITE http://www.acscapf2012.org


The Civil Society Committee for Organizing ASEAN Civil Society Conference (ACSC)/ ASEAN People’s Forum (APF) 2012, a committee originated from the Cambodian Civil Society Working Group, seek wishes to announce that it will organize ACSC/APF Event in full cooperation with the civil society groups in the Association of South East Asian Nations (“ASEAN”) region. This Event will be
held in Cambodia, while Cambodia is ASEAN chairs ASEAN in 2012. The date of the First phase of ACSC/APF Event in Cambodia will be held from 29th to 31 March 2012. The place will be announced later.

The theme of this year Event is “Making a Peoples?Center ASEAN a Reality”.

As tradition, ACSC/APF events were held in rotating countries in ASEAN: Malaysia (2005), Philippines (2006), Singapore (2007), Thailand (2009), Vietnam (2010), and Indonesia (2011). The ACSC is a main forum where civil society groups in the ASEAN region join in the discussion on commonality and similarity of concerns and then propose key recommendations to the ASEAN governments. This forum has been expanded in accordance with the flexibility of civil society of the host country. This fora is named “ASEAN People Forum, APF”. The main objectives of the event is to ensure space for civil society’s engagement
with ASEAN leaders and as a forum for civil society organizations and the peoples in ASEAN to discuss their issues of concerns and bring them to the attention of the ASEAN leaders.

The ACSC/APF 2012 has the following key objectives:
a) to secure and strengthen critical engagement between peoples and civil society with ASEAN;
b) to urge ASEAN leaders and governments to promote a genuinely peoples?center ASEAN;
c) to present demands of peoples and civil society in the region to ASEAN leaders;
d) to enhance mutual understanding and build solidarity, unity, and cooperation among the peoples of South East Asia in the process of community building;
e) to consult among selected ASEAN CSOs and CSOs in Cambodia on key challenges within the framework of ASEAN geo politics and charter;
f) to consolidate and share CSO relevant recommendations to ASEAN leaders through direct interface;
g) to foster CSOs enabling environment within ASEAN;

With these events organized, Civil society groups in the ASEAN region are committed to contribute to achieving one of the main goals of ASEAN: “Peoples? center ASEAN” through regional cooperation and development. Second phase of ACSC/APF Event will also be scheduled for a large number of participants from the Region ahead of the November ASEAN Summit.


For more information, please visit our website at www.acscapfcam.org or contact the ACSC/APF


Secretariat, Mr. Suon Sareth or Mr. Jeudy Oeung acscapf.camsec@gmail.com

or Mobile Phone at (855) 12 714147 or at tel# 023301415.
Phnom Penh, 20 February 2012
For Civil Society Committee
National Steering Committee
CHHITH Sam Ath Thida C. KHUS


FOR INFORMATION ON PROGRAMME, WORKSHOPS and LOGISTICS, see http://www.acscapf2012.org

EVENT WEBSITE http://www.acscapf2012.org


The Civil Society Committee for Organizing ASEAN Civil Society Conference (ACSC)/ ASEAN People’s Forum (APF) 2012, healing a committee originated from the Cambodian Civil Society Working Group, shop wishes to announce that it will organize ACSC/APF Event in full cooperation with the civil society groups in the Association of South East Asian Nations (“ASEAN”) region. This Event will be
held in Cambodia, seek while Cambodia is ASEAN chairs ASEAN in 2012. The date of the First phase of ACSC/APF Event in Cambodia will be held from 29th to 31 March 2012. The place will be announced later.

The theme of this year Event is “Making a Peoples?Center ASEAN a Reality”.

As tradition, ACSC/APF events were held in rotating countries in ASEAN: Malaysia (2005), Philippines (2006), Singapore (2007), Thailand (2009), Vietnam (2010), and Indonesia (2011). The ACSC is a main forum where civil society groups in the ASEAN region join in the discussion on commonality and similarity of concerns and then propose key recommendations to the ASEAN governments. This forum has been expanded in accordance with the flexibility of civil society of the host country. This fora is named “ASEAN People Forum, APF”. The main objectives of the event is to ensure space for civil society’s engagement
with ASEAN leaders and as a forum for civil society organizations and the peoples in ASEAN to discuss their issues of concerns and bring them to the attention of the ASEAN leaders.

The ACSC/APF 2012 has the following key objectives:
a) to secure and strengthen critical engagement between peoples and civil society with ASEAN;
b) to urge ASEAN leaders and governments to promote a genuinely peoples?center ASEAN;
c) to present demands of peoples and civil society in the region to ASEAN leaders;
d) to enhance mutual understanding and build solidarity, unity, and cooperation among the peoples of South East Asia in the process of community building;
e) to consult among selected ASEAN CSOs and CSOs in Cambodia on key challenges within the framework of ASEAN geo politics and charter;
f) to consolidate and share CSO relevant recommendations to ASEAN leaders through direct interface;
g) to foster CSOs enabling environment within ASEAN;

With these events organized, Civil society groups in the ASEAN region are committed to contribute to achieving one of the main goals of ASEAN: “Peoples? center ASEAN” through regional cooperation and development. Second phase of ACSC/APF Event will also be scheduled for a large number of participants from the Region ahead of the November ASEAN Summit.


For more information, please visit our website at www.acscapfcam.org or contact the ACSC/APF


Secretariat, Mr. Suon Sareth or Mr. Jeudy Oeung acscapf.camsec@gmail.com

or Mobile Phone at (855) 12 714147 or at tel# 023301415.
Phnom Penh, 20 February 2012
For Civil Society Committee
National Steering Committee
CHHITH Sam Ath Thida C. KHUS


FOR INFORMATION ON PROGRAMME, WORKSHOPS and LOGISTICS, see http://www.acscapf2012.org

EVENT WEBSITE http://www.acscapf2012.org


The Civil Society Committee for Organizing ASEAN Civil Society Conference (ACSC)/ ASEAN People’s Forum (APF) 2012, cheap a committee originated from the Cambodian Civil Society Working Group, wishes to announce that it will organize ACSC/APF Event in full cooperation with the civil society groups in the Association of South East Asian Nations (“ASEAN”) region. This Event will be
held in Cambodia, while Cambodia is ASEAN chairs ASEAN in 2012. The date of the First phase of ACSC/APF Event in Cambodia will be held from 29th to 31 March 2012. The place will be announced later.

The theme of this year Event is “Making a Peoples?Center ASEAN a Reality”.

As tradition, ACSC/APF events were held in rotating countries in ASEAN: Malaysia (2005), Philippines (2006), Singapore (2007), Thailand (2009), Vietnam (2010), and Indonesia (2011). The ACSC is a main forum where civil society groups in the ASEAN region join in the discussion on commonality and similarity of concerns and then propose key recommendations to the ASEAN governments. This forum has been expanded in accordance with the flexibility of civil society of the host country. This fora is named “ASEAN People Forum, APF”. The main objectives of the event is to ensure space for civil society’s engagement
with ASEAN leaders and as a forum for civil society organizations and the peoples in ASEAN to discuss their issues of concerns and bring them to the attention of the ASEAN leaders.

The ACSC/APF 2012 has the following key objectives:
a) to secure and strengthen critical engagement between peoples and civil society with ASEAN;
b) to urge ASEAN leaders and governments to promote a genuinely peoples?center ASEAN;
c) to present demands of peoples and civil society in the region to ASEAN leaders;
d) to enhance mutual understanding and build solidarity, unity, and cooperation among the peoples of South East Asia in the process of community building;
e) to consult among selected ASEAN CSOs and CSOs in Cambodia on key challenges within the framework of ASEAN geo politics and charter;
f) to consolidate and share CSO relevant recommendations to ASEAN leaders through direct interface;
g) to foster CSOs enabling environment within ASEAN;

With these events organized, Civil society groups in the ASEAN region are committed to contribute to achieving one of the main goals of ASEAN: “Peoples? center ASEAN” through regional cooperation and development. Second phase of ACSC/APF Event will also be scheduled for a large number of participants from the Region ahead of the November ASEAN Summit.


Secretariat, Mr. Suon Sareth or Mr. Jeudy Oeung acscapf.camsec@gmail.com

or Mobile Phone at (855) 12 714147 or at tel# 023301415.
Phnom Penh, 20 February 2012
For Civil Society Committee
National Steering Committee
CHHITH Sam Ath Thida C. KHUS


FOR INFORMATION ON PROGRAMME, WORKSHOPS and LOGISTICS, see http://www.acscapf2012.org

EVENT WEBSITE http://www.acscapf2012.org


The Civil Society Committee for Organizing ASEAN Civil Society Conference (ACSC)/ ASEAN People’s Forum (APF) 2012, a committee originated from the Cambodian Civil Society Working Group, treat wishes to announce that it will organize ACSC/APF Event in full cooperation with the civil society groups in the Association of South East Asian Nations (“ASEAN”) region. This Event will be
held in Cambodia, while Cambodia is ASEAN chairs ASEAN in 2012. The date of the First phase of ACSC/APF Event in Cambodia will be held from 29th to 31 March 2012. The place will be announced later.

The theme of this year Event is “Making a Peoples?Center ASEAN a Reality”.

As tradition, ACSC/APF events were held in rotating countries in ASEAN: Malaysia (2005), Philippines (2006), Singapore (2007), Thailand (2009), Vietnam (2010), and Indonesia (2011). The ACSC is a main forum where civil society groups in the ASEAN region join in the discussion on commonality and similarity of concerns and then propose key recommendations to the ASEAN governments. This forum has been expanded in accordance with the flexibility of civil society of the host country. This fora is named “ASEAN People Forum, APF”. The main objectives of the event is to ensure space for civil society’s engagement
with ASEAN leaders and as a forum for civil society organizations and the peoples in ASEAN to discuss their issues of concerns and bring them to the attention of the ASEAN leaders.

The ACSC/APF 2012 has the following key objectives:
a) to secure and strengthen critical engagement between peoples and civil society with ASEAN;
b) to urge ASEAN leaders and governments to promote a genuinely peoples?center ASEAN;
c) to present demands of peoples and civil society in the region to ASEAN leaders;
d) to enhance mutual understanding and build solidarity, unity, and cooperation among the peoples of South East Asia in the process of community building;
e) to consult among selected ASEAN CSOs and CSOs in Cambodia on key challenges within the framework of ASEAN geo politics and charter;
f) to consolidate and share CSO relevant recommendations to ASEAN leaders through direct interface;
g) to foster CSOs enabling environment within ASEAN;

With these events organized, Civil society groups in the ASEAN region are committed to contribute to achieving one of the main goals of ASEAN: “Peoples? center ASEAN” through regional cooperation and development. Second phase of ACSC/APF Event will also be scheduled for a large number of participants from the Region ahead of the November ASEAN Summit.


For more information, please visit our website at www.acscapfcam.org or contact the ACSC/APF


Secretariat, Mr. Suon Sareth or Mr. Jeudy Oeung acscapf.camsec@gmail.com

or Mobile Phone at (855) 12 714147 or at tel# 023301415.
Phnom Penh, 20 February 2012
For Civil Society Committee
National Steering Committee
CHHITH Sam Ath Thida C. KHUS


FOR INFORMATION ON PROGRAMME, WORKSHOPS and LOGISTICS, see http://www.acscapf2012.org

EVENT WEBSITE http://www.acscapf2012.org


The Civil Society Committee for Organizing ASEAN Civil Society Conference (ACSC)/ ASEAN People’s Forum (APF) 2012, adiposity
a committee originated from the Cambodian Civil Society Working Group, wishes to announce that it will organize ACSC/APF Event in full cooperation with the civil society groups in the Association of South East Asian Nations (“ASEAN”) region. This Event will be
held in Cambodia, while Cambodia is ASEAN chairs ASEAN in 2012. The date of the First phase of ACSC/APF Event in Cambodia will be held from 29th to 31 March 2012. The place will be announced later.

The theme of this year Event is “Making a Peoples?Center ASEAN a Reality”.

As tradition, ACSC/APF events were held in rotating countries in ASEAN: Malaysia (2005), Philippines (2006), Singapore (2007), Thailand (2009), Vietnam (2010), and Indonesia (2011). The ACSC is a main forum where civil society groups in the ASEAN region join in the discussion on commonality and similarity of concerns and then propose key recommendations to the ASEAN governments. This forum has been expanded in accordance with the flexibility of civil society of the host country. This fora is named “ASEAN People Forum, APF”. The main objectives of the event is to ensure space for civil society’s engagement
with ASEAN leaders and as a forum for civil society organizations and the peoples in ASEAN to discuss their issues of concerns and bring them to the attention of the ASEAN leaders.

The ACSC/APF 2012 has the following key objectives:
a) to secure and strengthen critical engagement between peoples and civil society with ASEAN;
b) to urge ASEAN leaders and governments to promote a genuinely peoples?center ASEAN;
c) to present demands of peoples and civil society in the region to ASEAN leaders;
d) to enhance mutual understanding and build solidarity, unity, and cooperation among the peoples of South East Asia in the process of community building;
e) to consult among selected ASEAN CSOs and CSOs in Cambodia on key challenges within the framework of ASEAN geo politics and charter;
f) to consolidate and share CSO relevant recommendations to ASEAN leaders through direct interface;
g) to foster CSOs enabling environment within ASEAN;

With these events organized, Civil society groups in the ASEAN region are committed to contribute to achieving one of the main goals of ASEAN: “Peoples? center ASEAN” through regional cooperation and development. Second phase of ACSC/APF Event will also be scheduled for a large number of participants from the Region ahead of the November ASEAN Summit.


Secretariat, Mr. Suon Sareth or Mr. Jeudy Oeung acscapf.camsec@gmail.com

or Mobile Phone at (855) 12 714147 or at tel# 023301415.
Phnom Penh, 20 February 2012


For Civil Society Committee
National Steering Committee

CHHITH Sam Ath                                                              Thida C. KHUS


FOR INFORMATION ON PROGRAMME, WORKSHOPS and LOGISTICS, see http://www.acscapf2012.org

EVENT WEBSITE http://www.acscapf2012.org


The Civil Society Committee for Organizing ASEAN Civil Society Conference (ACSC)/ ASEAN People’s Forum (APF) 2012, healing a committee originated from the Cambodian Civil Society Working Group, wishes to announce that it will organize ACSC/APF Event in full cooperation with the civil society groups in the Association of South East Asian Nations (“ASEAN”) region. This Event will be
held in Cambodia, while Cambodia is ASEAN chairs ASEAN in 2012. The date of the First phase of ACSC/APF Event in Cambodia will be held from 29th to 31 March 2012. The place will be announced later.

The theme of this year Event is “Making a Peoples?Center ASEAN a Reality”.

As tradition, ACSC/APF events were held in rotating countries in ASEAN: Malaysia (2005), Philippines (2006), Singapore (2007), Thailand (2009), Vietnam (2010), and Indonesia (2011). The ACSC is a main forum where civil society groups in the ASEAN region join in the discussion on commonality and similarity of concerns and then propose key recommendations to the ASEAN governments. This forum has been expanded in accordance with the flexibility of civil society of the host country. This fora is named “ASEAN People Forum, APF”. The main objectives of the event is to ensure space for civil society’s engagement
with ASEAN leaders and as a forum for civil society organizations and the peoples in ASEAN to discuss their issues of concerns and bring them to the attention of the ASEAN leaders.

The ACSC/APF 2012 has the following key objectives:
a) to secure and strengthen critical engagement between peoples and civil society with ASEAN;
b) to urge ASEAN leaders and governments to promote a genuinely peoples?center ASEAN;
c) to present demands of peoples and civil society in the region to ASEAN leaders;
d) to enhance mutual understanding and build solidarity, unity, and cooperation among the peoples of South East Asia in the process of community building;
e) to consult among selected ASEAN CSOs and CSOs in Cambodia on key challenges within the framework of ASEAN geo politics and charter;
f) to consolidate and share CSO relevant recommendations to ASEAN leaders through direct interface;
g) to foster CSOs enabling environment within ASEAN;

With these events organized, Civil society groups in the ASEAN region are committed to contribute to achieving one of the main goals of ASEAN: “Peoples? center ASEAN” through regional cooperation and development. Second phase of ACSC/APF Event will also be scheduled for a large number of participants from the Region ahead of the November ASEAN Summit.


Secretariat, Mr. Suon Sareth or Mr. Jeudy Oeung acscapf.camsec@gmail.com

or Mobile Phone at (855) 12 714147 or at tel# 023301415.
Phnom Penh, 20 February 2012
For Civil Society Committee
National Steering Committee
CHHITH Sam Ath Thida C. KHUS


FOR INFORMATION ON PROGRAMME, WORKSHOPS and LOGISTICS, see http://www.acscapf2012.org

EVENT WEBSITE http://www.acscapf2012.org


The Civil Society Committee for Organizing ASEAN Civil Society Conference (ACSC)/ ASEAN People’s Forum (APF) 2012, a committee originated from the Cambodian Civil Society Working Group, see wishes to announce that it will organize ACSC/APF Event in full cooperation with the civil society groups in the Association of South East Asian Nations (“ASEAN”) region. This Event will be
held in Cambodia, while Cambodia is ASEAN chairs ASEAN in 2012. The date of the First phase of ACSC/APF Event in Cambodia will be held from 29th to 31 March 2012. The place will be announced later.

The theme of this year Event is “Making a Peoples?Center ASEAN a Reality”.

As tradition, ACSC/APF events were held in rotating countries in ASEAN: Malaysia (2005), Philippines (2006), Singapore (2007), Thailand (2009), Vietnam (2010), and Indonesia (2011). The ACSC is a main forum where civil society groups in the ASEAN region join in the discussion on commonality and similarity of concerns and then propose key recommendations to the ASEAN governments. This forum has been expanded in accordance with the flexibility of civil society of the host country. This fora is named “ASEAN People Forum, APF”. The main objectives of the event is to ensure space for civil society’s engagement
with ASEAN leaders and as a forum for civil society organizations and the peoples in ASEAN to discuss their issues of concerns and bring them to the attention of the ASEAN leaders.

The ACSC/APF 2012 has the following key objectives:
a) to secure and strengthen critical engagement between peoples and civil society with ASEAN;
b) to urge ASEAN leaders and governments to promote a genuinely peoples?center ASEAN;
c) to present demands of peoples and civil society in the region to ASEAN leaders;
d) to enhance mutual understanding and build solidarity, unity, and cooperation among the peoples of South East Asia in the process of community building;
e) to consult among selected ASEAN CSOs and CSOs in Cambodia on key challenges within the framework of ASEAN geo politics and charter;
f) to consolidate and share CSO relevant recommendations to ASEAN leaders through direct interface;
g) to foster CSOs enabling environment within ASEAN;

With these events organized, Civil society groups in the ASEAN region are committed to contribute to achieving one of the main goals of ASEAN: “Peoples? center ASEAN” through regional cooperation and development. Second phase of ACSC/APF Event will also be scheduled for a large number of participants from the Region ahead of the November ASEAN Summit.


Secretariat, Mr. Suon Sareth or Mr. Jeudy Oeung acscapf.camsec@gmail.com or Mobile Phone at (855) 12 714147 or at tel# 023301415.

Phnom Penh, 20 February 2012


For Civil Society Committee
National Steering Committee

CHHITH Sam Ath                                                              Thida C. KHUS


FOR INFORMATION ON PROGRAMME, WORKSHOPS and LOGISTICS, see http://www.acscapf2012.org

Peoples’ SAARC on ‘Envisioning New South Asia: Peoples’ Perspective’ held on 18-19 January 2011 at Dhaka

PRESS STATEMENT, 20th Jan 2011

Participants in the seminar organized by Peoples SAARC on 18-19 January 2011 in Dhaka on ‘Envisioning New South Asia: Peoples’ Perspective’ discussed the possible contours of an effective SAARC Union and the possibility of a peaceful, democratic, united and just South Asia.. The group observed that South Asia is home to some of the world’s richest; and also of the largest number of poor people in the world. The region is plagued by conflict, poverty, lack of access to basic necessities and services; and ravaged by conflicts of various kinds. Rampant unemployment, feudalism, abysmal living conditions of the large majority, is further complicated by religious sectarian violence and state sponsored violence, both domestic and cross border.

There is an urgent need to find solutions to the deep seated problems in the South Asian region. And clearly, these cannot be found in the failed neo-liberal paradigm, nor in the right wing alternatives based on religious sectarianism and national chauvinism. It is also clear to us that the solutions to what are common problems spanning the entire region are more likely to be effective if they are regional in scope. Regional unity can be a good beginning to finding solutions and alternatives.

Yet many of the governments of the SAARC countries, particularly the more powerful ones, are not upholding the lofty ideals that form part of the SAARC Charter which they are committed to defend.

Although SAFTA has been in place since the 1980s, formal trade within the region is still negligible. Intra-regional trade can be a vehicle for pro-poor, equitable growth, but only when such trade includes safeguards and regulations to allow for equitable growth both within and between countries. The Free Trade Agreements (FTAs) that are being negotiated and implemented within the region bilaterally and with other countries follow a neo-liberal model that undermines labor regulations and benefits richer countries disproportionately. The EU-India FTA currently being negotiated is based on the unequal power relation between the north and the south and if signed would seriously affect the economic interest and livelihood of the people of South Asia. Intra-regional trade based on the principles of complementarity and protection of workers, farmers and other marginalized communities is necessary and essential for the economic well-being of countries in the region.

Climate change is a critical issue throughout the region, with coastal and mountainous communities facing the greatest threat. Climate justice is closely linked with the more fundamental questions of poverty, marginalisation, deprivation, and skewed development. We appeal to the governments of SAARC to respond to this threat by addressing the question of climate justice, and also by working out unified positions on the climate negotiations and climate justice, and measures taken in energy policy and the development of clean technology.

While conflicts are tearing apart the region and the countries of South Asia, in Afghanistan, Pakistan and India the “war on terror” is claiming thousands of lives as collateral damage. This conflict cannot be resolved without accountability for those who have committed crimes on all sides, including governments. Solutions must be driven by the affected communities whenever possible through transparent processes designed to build trust between communities.

We in PSAARC are deeply concerned about the rise in sectarian violence, militancy based on nationalism and religion, and the support they are getting from the various quarters including the state, Army, Intelligence agencies, etc. Terrorist violence in the name of religion, which was historically sponsored by imperialism has extended its pernicious tentacles all over the region. Wars are being fought over natural resources, for geo-political gains, and also for the hearts and minds of the citizens.

Religious extremism has been spawned by imperialist interests and their drive for global hegemony. It should be fought collectively by the people of South Asia. An increased commitment to democracy and justice and the intensification is the only way to combat this trend.

Fundamental to the creation of a united, peaceful and prosperous South Asia is a liberalised visa regime. The tightening of visa restrictions does not affect those who carry arms and carry out armed attacks on innocents. These are criminals and they do not apply for visas. Those who are affected are those with families in neighbouring countries, those who work on cooperative projects between South Asian countries, those who are peace activists….and also those who are traveling in search of a livelihood.

It is natural that people from the less prosperous regions migrate to places where they can make a living for themselves and their survival. This issue is therefore closely linked with development. The governments of SAARC Countries have an obligation to protect the rights of all South Asian people to earn a decent livelihood. Criminalising them in the name of ‘illegal migration’ is not an option.

The new South Asian region can be created only when we and our political leadership have the courage to develop and implement solutions to these issues. This meeting is an important first step towards this.

We, members of academia, trade unions, NGOs, social movements, womens organizations, who are part of the loose network called PSAARC, believe that SAARC must play a pro-active role to fulfill the aspirations of the people of South Asia along with civil society organizations. Towards this we appeal to the Bangladeshi government, which has been striving to build and extend democracy for its peoples, and from whom we have very high expectations, to support these aspirations of the people of the region.

Precipitating organization and persons:

From AFGANISTAN: RAZ MOHD DALILI- SDE. From INDIA: MEENA RUKMINI MENON- FOCUS, JATIN BABU DESAI-Fucus, LALITA RAMDAS-Greenpeace, KAMLA BHASIN-Sangat, KAMAL ARON MITRA CHENOY -JNU, , Samir Dossai -Action Aid, NEERA CHANDHOKE, BABULAL SHARMA- SAPA, ASHOK GHOSH CHOWDHURY – NFFPFW/NITU,ROMA MALIK -NFFPFW/UP, GAUTAM MODY NTUI, DR.AMRITA CHHACHHI ,ANIL KUMAR CHAUDHURY, Dipali Sharma – Action Aid. From MALDIVES: LATHEEF MOHAMED. From MANILA: JENINA JOY CHAVEZ-Focus. From NEPAL: SARBA RAJ KHADKA-SAAPE/RRW, NETRA PRASAD-TIMSINA Nepal, RACHITA SHARMA DHUNGEL-SAAPE, KAPIL SHRESTHA- NEOC, GOPAL KRISHNA SIWAKOTI – ANFREL, LILADHAR UPADHYAYA-The rising Nepal, BISHNU PUKAR SHRESTHA-CAHURAST, DINASH TRIPATHI- Civil Ribs Association Nepal. From PAKISTAN: KARAMAT ALI, FARRUKH SOHAIL GOINDI – Jumhoori Publications, ZULFIQAR ALI HALEPOTO-PPC, MOHAMED ILYAS- PLP,HASIL KHAN BIZENJO, MOHAMMED ASLAM MERAJ,NAJMA SADEQUE-SHIRKAT GDH, ZAHIDA PARVEEN DETHO- SRPO, SHARAFAT ALI PILER, NADEEM ASHRAF , Anjuman Magarccn Panjab, SHAIKH ASAD REHMAN-Suugi Development Fuondation. From SRILANKA : MOHAMMAD MARUF-Peoples SPACE, SUNILA ABEY SEKARA –SANGAT. From BANGLAESH : Md. Halal uddin – Ongikar, Shahida Khan-Rupanter, Lutfar rahman-BTUC, Mangal Kumar Chakma- PCJSS, Fawzia – SANGAT & UNDP, ADITTYA – IED, Mohiuddin Mohi- SAAPE, Nasir Uddin-GUP/SAPA, Uma Chudhury- SUPRO, Shamima Akter-ASWO foundation,KG Moazzam-CPD, NAVSHARAN SINGH -IDRC, Wajedul Islam-BTUC, Mohammad Latif, Badrul Alam -BKF, Asgor Ali Sabri – Action Aid, Monjur Rari Paramanik- Supro, Muzib-BNPS,M. Aslam- LOM, Titumir-UO, Himadri Ahsan-BNPS,Shahin anam – MJF, AHM Bazlur Rahman-BNNRC, Khushi Kabir- Nijerakori, Numan Ahmed- IED, Hareeda Hassan- ASK/SAHR, Anwar Hossain – WAVE Foundation, A.Haseeb Khan- RIC,

For more clarification, please contact;
Reza, Chief Moderator, EquityBD, Mobile +8801711529792, reza@coastbd.org
———————————————————————————————
C/O SAAPE, PO 8130, 288 Gairidhara Marg, Gairidhara, Kathmandu, Nepal. (T) (977) 14004976, saape@saape.org

Peoples’ SAARC on ‘Envisioning New South Asia: Peoples’ Perspective’ held on 18-19 January 2011 at Dhaka

PRESS STATEMENT, generic 20th Jan 2011

Participants in the seminar organized by Peoples SAARC on 18-19 January 2011 in Dhaka on ‘Envisioning New South Asia: Peoples’ Perspective’ discussed the possible contours of an effective SAARC Union and the possibility of a peaceful, democratic, united and just South Asia.. The group observed that South Asia is home to some of the world’s richest; and also of the largest number of poor people in the world. The region is plagued by conflict, poverty, lack of access to basic necessities and services; and ravaged by conflicts of various kinds. Rampant unemployment, feudalism, abysmal living conditions of the large majority, is further complicated by religious sectarian violence and state sponsored violence, both domestic and cross border.

There is an urgent need to find solutions to the deep seated problems in the South Asian region. And clearly, these cannot be found in the failed neo-liberal paradigm, nor in the right wing alternatives based on religious sectarianism and national chauvinism. It is also clear to us that the solutions to what are common problems spanning the entire region are more likely to be effective if they are regional in scope. Regional unity can be a good beginning to finding solutions and alternatives.

Yet many of the governments of the SAARC countries, particularly the more powerful ones, are not upholding the lofty ideals that form part of the SAARC Charter which they are committed to defend.

Although SAFTA has been in place since the 1980s, formal trade within the region is still negligible. Intra-regional trade can be a vehicle for pro-poor, equitable growth, but only when such trade includes safeguards and regulations to allow for equitable growth both within and between countries. The Free Trade Agreements (FTAs) that are being negotiated and implemented within the region bilaterally and with other countries follow a neo-liberal model that undermines labor regulations and benefits richer countries disproportionately. The EU-India FTA currently being negotiated is based on the unequal power relation between the north and the south and if signed would seriously affect the economic interest and livelihood of the people of South Asia. Intra-regional trade based on the principles of complementarity and protection of workers, farmers and other marginalized communities is necessary and essential for the economic well-being of countries in the region.

Climate change is a critical issue throughout the region, with coastal and mountainous communities facing the greatest threat. Climate justice is closely linked with the more fundamental questions of poverty, marginalisation, deprivation, and skewed development. We appeal to the governments of SAARC to respond to this threat by addressing the question of climate justice, and also by working out unified positions on the climate negotiations and climate justice, and measures taken in energy policy and the development of clean technology.

While conflicts are tearing apart the region and the countries of South Asia, in Afghanistan, Pakistan and India the “war on terror” is claiming thousands of lives as collateral damage. This conflict cannot be resolved without accountability for those who have committed crimes on all sides, including governments. Solutions must be driven by the affected communities whenever possible through transparent processes designed to build trust between communities.

We in PSAARC are deeply concerned about the rise in sectarian violence, militancy based on nationalism and religion, and the support they are getting from the various quarters including the state, Army, Intelligence agencies, etc. Terrorist violence in the name of religion, which was historically sponsored by imperialism has extended its pernicious tentacles all over the region. Wars are being fought over natural resources, for geo-political gains, and also for the hearts and minds of the citizens.

Religious extremism has been spawned by imperialist interests and their drive for global hegemony. It should be fought collectively by the people of South Asia. An increased commitment to democracy and justice and the intensification is the only way to combat this trend.

Fundamental to the creation of a united, peaceful and prosperous South Asia is a liberalised visa regime. The tightening of visa restrictions does not affect those who carry arms and carry out armed attacks on innocents. These are criminals and they do not apply for visas. Those who are affected are those with families in neighbouring countries, those who work on cooperative projects between South Asian countries, those who are peace activists….and also those who are traveling in search of a livelihood.

It is natural that people from the less prosperous regions migrate to places where they can make a living for themselves and their survival. This issue is therefore closely linked with development. The governments of SAARC Countries have an obligation to protect the rights of all South Asian people to earn a decent livelihood. Criminalising them in the name of ‘illegal migration’ is not an option.

The new South Asian region can be created only when we and our political leadership have the courage to develop and implement solutions to these issues. This meeting is an important first step towards this.

We, members of academia, trade unions, NGOs, social movements, womens organizations, who are part of the loose network called PSAARC, believe that SAARC must play a pro-active role to fulfill the aspirations of the people of South Asia along with civil society organizations. Towards this we appeal to the Bangladeshi government, which has been striving to build and extend democracy for its peoples, and from whom we have very high expectations, to support these aspirations of the people of the region.

Precipitating organization and persons:

From AFGANISTAN: RAZ MOHD DALILI- SDE. From INDIA: MEENA RUKMINI MENON- FOCUS, JATIN BABU DESAI-Fucus, LALITA RAMDAS-Greenpeace, KAMLA BHASIN-Sangat, KAMAL ARON MITRA CHENOY -JNU, , Samir Dossai -Action Aid, NEERA CHANDHOKE, BABULAL SHARMA- SAPA, ASHOK GHOSH CHOWDHURY – NFFPFW/NITU,ROMA MALIK -NFFPFW/UP, GAUTAM MODY NTUI, DR.AMRITA CHHACHHI ,ANIL KUMAR CHAUDHURY, Dipali Sharma – Action Aid. From MALDIVES: LATHEEF MOHAMED. From MANILA: JENINA JOY CHAVEZ-Focus. From NEPAL: SARBA RAJ KHADKA-SAAPE/RRW, NETRA PRASAD-TIMSINA Nepal, RACHITA SHARMA DHUNGEL-SAAPE, KAPIL SHRESTHA- NEOC, GOPAL KRISHNA SIWAKOTI – ANFREL, LILADHAR UPADHYAYA-The rising Nepal, BISHNU PUKAR SHRESTHA-CAHURAST, DINASH TRIPATHI- Civil Ribs Association Nepal. From PAKISTAN: KARAMAT ALI, FARRUKH SOHAIL GOINDI – Jumhoori Publications, ZULFIQAR ALI HALEPOTO-PPC, MOHAMED ILYAS- PLP,HASIL KHAN BIZENJO, MOHAMMED ASLAM MERAJ,NAJMA SADEQUE-SHIRKAT GDH, ZAHIDA PARVEEN DETHO- SRPO, SHARAFAT ALI PILER, NADEEM ASHRAF , Anjuman Magarccn Panjab, SHAIKH ASAD REHMAN-Suugi Development Fuondation. From SRILANKA : MOHAMMAD MARUF-Peoples SPACE, SUNILA ABEY SEKARA –SANGAT. From BANGLAESH : Md. Halal uddin – Ongikar, Shahida Khan-Rupanter, Lutfar rahman-BTUC, Mangal Kumar Chakma- PCJSS, Fawzia – SANGAT & UNDP, ADITTYA – IED, Mohiuddin Mohi- SAAPE, Nasir Uddin-GUP/SAPA, Uma Chudhury- SUPRO, Shamima Akter-ASWO foundation,KG Moazzam-CPD, NAVSHARAN SINGH -IDRC, Wajedul Islam-BTUC, Mohammad Latif, Badrul Alam -BKF, Asgor Ali Sabri – Action Aid, Monjur Rari Paramanik- Supro, Muzib-BNPS,M. Aslam- LOM, Titumir-UO, Himadri Ahsan-BNPS,Shahin anam – MJF, AHM Bazlur Rahman-BNNRC, Khushi Kabir- Nijerakori, Numan Ahmed- IED, Hareeda Hassan- ASK/SAHR, Anwar Hossain – WAVE Foundation, A.Haseeb Khan- RIC,

For more clarification, please contact;
Reza, Chief Moderator, EquityBD, Mobile +8801711529792, reza@coastbd.org
———————————————————————————————
C/O SAAPE, PO 8130, 288 Gairidhara Marg, Gairidhara, Kathmandu, Nepal. (T) (977) 14004976, saape@saape.org

Peoples’ SAARC on ‘Envisioning New South Asia: Peoples’ Perspective’ held on 18-19 January 2011 at Dhaka

PRESS STATEMENT, 20th Jan 2011

Participants in the seminar organized by Peoples SAARC on 18-19 January 2011 in Dhaka on ‘Envisioning New South Asia: Peoples’ Perspective’ discussed the possible contours of an effective SAARC Union and the possibility of a peaceful, no rx democratic, united and just South Asia.. The group observed that South Asia is home to some of the world’s richest; and also of the largest number of poor people in the world. The region is plagued by conflict, poverty, lack of access to basic necessities and services; and ravaged by conflicts of various kinds. Rampant unemployment, feudalism, abysmal living conditions of the large majority, is further complicated by religious sectarian violence and state sponsored violence, both domestic and cross border.

There is an urgent need to find solutions to the deep seated problems in the South Asian region. And clearly, these cannot be found in the failed neo-liberal paradigm, nor in the right wing alternatives based on religious sectarianism and national chauvinism. It is also clear to us that the solutions to what are common problems spanning the entire region are more likely to be effective if they are regional in scope. Regional unity can be a good beginning to finding solutions and alternatives.

Yet many of the governments of the SAARC countries, particularly the more powerful ones, are not upholding the lofty ideals that form part of the SAARC Charter which they are committed to defend.

Although SAFTA has been in place since the 1980s, formal trade within the region is still negligible. Intra-regional trade can be a vehicle for pro-poor, equitable growth, but only when such trade includes safeguards and regulations to allow for equitable growth both within and between countries. The Free Trade Agreements (FTAs) that are being negotiated and implemented within the region bilaterally and with other countries follow a neo-liberal model that undermines labor regulations and benefits richer countries disproportionately. The EU-India FTA currently being negotiated is based on the unequal power relation between the north and the south and if signed would seriously affect the economic interest and livelihood of the people of South Asia. Intra-regional trade based on the principles of complementarity and protection of workers, farmers and other marginalized communities is necessary and essential for the economic well-being of countries in the region.

Climate change is a critical issue throughout the region, with coastal and mountainous communities facing the greatest threat. Climate justice is closely linked with the more fundamental questions of poverty, marginalisation, deprivation, and skewed development. We appeal to the governments of SAARC to respond to this threat by addressing the question of climate justice, and also by working out unified positions on the climate negotiations and climate justice, and measures taken in energy policy and the development of clean technology.

While conflicts are tearing apart the region and the countries of South Asia, in Afghanistan, Pakistan and India the “war on terror” is claiming thousands of lives as collateral damage. This conflict cannot be resolved without accountability for those who have committed crimes on all sides, including governments. Solutions must be driven by the affected communities whenever possible through transparent processes designed to build trust between communities.

We in PSAARC are deeply concerned about the rise in sectarian violence, militancy based on nationalism and religion, and the support they are getting from the various quarters including the state, Army, Intelligence agencies, etc. Terrorist violence in the name of religion, which was historically sponsored by imperialism has extended its pernicious tentacles all over the region. Wars are being fought over natural resources, for geo-political gains, and also for the hearts and minds of the citizens.

Religious extremism has been spawned by imperialist interests and their drive for global hegemony. It should be fought collectively by the people of South Asia. An increased commitment to democracy and justice and the intensification is the only way to combat this trend.

Fundamental to the creation of a united, peaceful and prosperous South Asia is a liberalised visa regime. The tightening of visa restrictions does not affect those who carry arms and carry out armed attacks on innocents. These are criminals and they do not apply for visas. Those who are affected are those with families in neighbouring countries, those who work on cooperative projects between South Asian countries, those who are peace activists….and also those who are traveling in search of a livelihood.

It is natural that people from the less prosperous regions migrate to places where they can make a living for themselves and their survival. This issue is therefore closely linked with development. The governments of SAARC Countries have an obligation to protect the rights of all South Asian people to earn a decent livelihood. Criminalising them in the name of ‘illegal migration’ is not an option.

The new South Asian region can be created only when we and our political leadership have the courage to develop and implement solutions to these issues. This meeting is an important first step towards this.

We, members of academia, trade unions, NGOs, social movements, womens organizations, who are part of the loose network called PSAARC, believe that SAARC must play a pro-active role to fulfill the aspirations of the people of South Asia along with civil society organizations. Towards this we appeal to the Bangladeshi government, which has been striving to build and extend democracy for its peoples, and from whom we have very high expectations, to support these aspirations of the people of the region.

Precipitating organization and persons:

From AFGANISTAN: RAZ MOHD DALILI- SDE. From INDIA: MEENA RUKMINI MENON- FOCUS, JATIN BABU DESAI-Fucus, LALITA RAMDAS-Greenpeace, KAMLA BHASIN-Sangat, KAMAL ARON MITRA CHENOY -JNU, , Samir Dossai -Action Aid, NEERA CHANDHOKE, BABULAL SHARMA- SAPA, ASHOK GHOSH CHOWDHURY – NFFPFW/NITU,ROMA MALIK -NFFPFW/UP, GAUTAM MODY NTUI, DR.AMRITA CHHACHHI ,ANIL KUMAR CHAUDHURY, Dipali Sharma – Action Aid. From MALDIVES: LATHEEF MOHAMED. From MANILA: JENINA JOY CHAVEZ-Focus. From NEPAL: SARBA RAJ KHADKA-SAAPE/RRW, NETRA PRASAD-TIMSINA Nepal, RACHITA SHARMA DHUNGEL-SAAPE, KAPIL SHRESTHA- NEOC, GOPAL KRISHNA SIWAKOTI – ANFREL, LILADHAR UPADHYAYA-The rising Nepal, BISHNU PUKAR SHRESTHA-CAHURAST, DINASH TRIPATHI- Civil Ribs Association Nepal. From PAKISTAN: KARAMAT ALI, FARRUKH SOHAIL GOINDI – Jumhoori Publications, ZULFIQAR ALI HALEPOTO-PPC, MOHAMED ILYAS- PLP,HASIL KHAN BIZENJO, MOHAMMED ASLAM MERAJ,NAJMA SADEQUE-SHIRKAT GDH, ZAHIDA PARVEEN DETHO- SRPO, SHARAFAT ALI PILER, NADEEM ASHRAF , Anjuman Magarccn Panjab, SHAIKH ASAD REHMAN-Suugi Development Fuondation. From SRILANKA : MOHAMMAD MARUF-Peoples SPACE, SUNILA ABEY SEKARA –SANGAT. From BANGLAESH : Md. Halal uddin – Ongikar, Shahida Khan-Rupanter, Lutfar rahman-BTUC, Mangal Kumar Chakma- PCJSS, Fawzia – SANGAT & UNDP, ADITTYA – IED, Mohiuddin Mohi- SAAPE, Nasir Uddin-GUP/SAPA, Uma Chudhury- SUPRO, Shamima Akter-ASWO foundation,KG Moazzam-CPD, NAVSHARAN SINGH -IDRC, Wajedul Islam-BTUC, Mohammad Latif, Badrul Alam -BKF, Asgor Ali Sabri – Action Aid, Monjur Rari Paramanik- Supro, Muzib-BNPS,M. Aslam- LOM, Titumir-UO, Himadri Ahsan-BNPS,Shahin anam – MJF, AHM Bazlur Rahman-BNNRC, Khushi Kabir- Nijerakori, Numan Ahmed- IED, Hareeda Hassan- ASK/SAHR, Anwar Hossain – WAVE Foundation, A.Haseeb Khan- RIC,

For more clarification, please contact;
Reza, Chief Moderator, EquityBD, Mobile +8801711529792, reza@coastbd.org
———————————————————————————————
C/O SAAPE, PO 8130, 288 Gairidhara Marg, Gairidhara, Kathmandu, Nepal. (T) (977) 14004976, saape@saape.org

En ocasión del primer encuentro del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas
Buenos Aires,   12 de Agosto de 2011

Nos dirigimos a los señores Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales de los países de la UNASUR, en ocasión de este primer encuentro del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas, como organizaciones y movimientos populares, instituciones, legisladores y personas de la región, comprometidos en la promoción de la vida y la justicia social. Desde por lo menos la primera Cumbre de la entonces Comunidad de Naciones del Sur, celebrada en Bolivia, en diciembre de 2006, venimos impulsando campañas y acciones en pos de la creación y fortalecimiento de alternativas de financiamiento soberano y solidario, en un marco de integración desde los pueblos y en defensa de los derechos humanos, los derechos de los pueblos y los derechos de la Madre Tierra.

Consideramos importante la reunión extraordinaria de las y los Presidentes y Jefes de Estado de UNASUR y la reunión técnica que los Ministros de Economía acaban de realizar, ambas en Lima, con la finalidad de adoptar medidas conjuntas para evitar mayores consecuencias para los pueblos de nuestros países, como efecto de la crisis que se sigue propagando desde el centro del sistema económico-financiero capitalista en Estados Unidos y Europa.

La agudización de esta crisis acrecienta la necesidad y las expectativas en la articulación económica regional. Es la oportunidad para pensar más allá de la lógica del capital, ya que esa “racionalidad” lleva hoy el sello del ajuste fiscal suscripto por demócratas y republicanos en EEUU, o el desmantelamiento del remanente Estado benefactor en Europa. El resultado es el deterioro de las condiciones de vida y trabajo de la mayoría de la población.

Es en ese espíritu y en la convicción que nos une de la necesidad, la urgencia y la clara posibilidad de una mayor participación democrática para avanzar y profundizar la integración regional como camino hacia el buen vivir de los pueblos, que saludamos la creación de este Consejo como espacio permanente para avanzar en estos temas y ofrecemos las siguientes consideraciones y propuestas:

1. Entendemos la necesidad de dar prioridad a la integración regional ya no sólo como cumplimiento de un largo sueño de complementación, sino en particular por la imperiosa necesidad de generar respuestas comunes ante un marco económico y financiero internacional altamente inestable e incierto y la exigencia de una transformación profunda del actual modelo de producción y consumo. La crisis económica internacional claramente no ha cesado, aumentando los riesgos para la región y poniendo de manifiesto la urgencia de avanzar en transformaciones de fondo. La existencia simultánea de un marco circunstancial favorable, en la mayor parte de los países de la UNASUR, acentúa el potencial de nuestras sociedades y torna imprescindible aprovechar el momento para lograr los cambios estructurales que posibilitarían una distribución equitativa de los beneficios y los costos de los procesos económicos junto con la restauración del equilibrio con la naturaleza.

2. Alertamos sobre el peligro que los Estados involucrados intenten avanzar en la integración regional sin consolidar mecanismos permanentes de participación de la sociedad y sus organizaciones. Es precisa la más amplia participación democrática y transparencia y, que ello se haga en relación al diagnóstico de los problemas como en el diseño, ejecución y control de las políticas y programas que desde el espacio de la UNASUR puedan impulsarse de manera conjunta y en cada uno de los países. Reclamamos una política consecuente con el fomento y concreción de dicha participación en todos los ámbitos y niveles de consideración, incluyendo al Consejo Suramericano de Economía y Finanzas.

3. Observamos con enorme preocupación la demora en poner en marcha una nueva arquitectura financiera regional, que contribuya a evitar que la región sea golpeada por las crisis externas y afirme que los recursos de ahorro sean canalizados hacia necesidades prioritarias de inversión social y productiva como son garantizar la soberanía y complementación alimentaria, energética y de atención a la salud, la educación, la vivienda, el trabajo, la seguridad social y demás derechos económicos, sociales y culturales. Al respecto, esperamos que el interés en avanzar en este sentido, manifestado en los últimos días por las máximas autoridades de la UNASUR, redunde en la concreción de las iniciativas que desde hace tiempo, languidecen en la agenda regional.

4. Entre ellas, entendemos impostergable la puesta en marcha de un Banco del Sur solidario con una transición justa hacia un nuevo modelo productivo equitativo, menos contaminante, determinado regionalmente y afín a estas necesidades y derechos. Tal Banco pueda además contribuir con el financiamiento necesario para hacer frente al cambio climático, canalizando los recursos del pago de la deuda ecológica y climática del Norte para que sean administrados desde la región y no a través del Banco Mundial, el BID, la CAF u otras entidades similares.

5. Otras iniciativas cuya adopción seguimos reclamado, y que puedan contribuir a los fines señalados y proteger a nuestra región de los eventuales nuevos embates de la crisis desatada en EE.UU. y Europa, incluyen la concreción de un Fondo de Reservas del Sur, el control cambiario común y la creación de mecanismos de intercambio, como podría ser una unidad de cuenta regional, que reemplacen la dependencia actual del dólar estadounidense.

6. Reconociendo la preocupación manifestada por los señores Ministros y Presidentes de Bancos Centrales, por la carestía y las condicionalidades del crédito planteadas históricamente por los mercados internacionales y organismos/entidades financieras, apoyamos la decisión de abocarse a medidas comunes para favorecer la inversión y uso más eficaz de los capitales que se generan en la región. Llamamos en especial a que se avance con el establecimiento de mecanismos de regulación financiera regional, incluyendo entre otras posibilidades, controles coordinados sobre los flujos de capitales, la implementación de sistemas equitativos de tributación y el cierre de los paraísos fiscales. Es urgente protegernos de la volatilidad especulativa de los flujos de capitales, que afecta a la economía en su conjunto, y avanzar en la adopción de impuestos a las transacciones financieras en favor de la región.

7. Asimismo, llamamos con particular urgencia a que se realicen auditorías integrales y participativas de los reclamos de deuda que enfrentan nuestros países, de manera coordinada regionalmente, para avanzar además en la concreción de estrategias de acción colectiva para poner fin a las presiones, los cobros y la impunidad de quienes, incluyendo a los fondos buitres, se proclamen acreedores con reclamos ilegítimos e injustos. Sobre esa base es necesario además, iniciar caminos de restitución y de reparaciones. Esta auditoría y control público y parlamentario sobre los movimientos de capitales y los procesos de endeudamiento debería extenderse también hacia el presente y futuro, abarcando las deudas sociales, históricas y ambientales relacionadas.

8. Expresamos nuestra profunda preocupación ante el avance continuo de los megaproyectos de infraestructura y el apoyo a las agroindustrias y proyectos extractivistas altamente contaminantes social y ambientalmente. Llamamos a los Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales a establecer una moratoria sobre estas inversiones y al Consejo Suramericano de Economía y Finanzas a iniciar un proceso de estudio estratégico en torno a las alternativas necesarias.

9. Llamamos a los señores Ministros y Presidentes de Bancos Centrales a coordinar acciones en los diversos organismos e instituciones internacionales tanto financieros como comerciales y de otro índole, que tienen un impacto notorio en las condiciones político-económicas que enfrentan los países de la región, y a coordinarse solidariamente con los derechos y necesidades de los demás pueblos y estados del Sur. Resulta imprescindible avanzar, en común, por ejemplo, en el camino ya abierto por países miembros de la UNASUR, hacia una moratoria en la firma de nuevos acuerdos y la denuncia de los tratados y regímenes de libre comercio e inversión, así como también de la cesión de jurisdicción en caso de conflictos. En especial, es necesario que los países de la región abandonen su participación en el CIADI, organismo anti-democrático y dependiente del Banco Mundial. Debemos seguir pensando en el fortalecimiento y la construcción de mecanismos soberanos o eventualmente regionales o internacionales, no parcializados hacia la inversión y las transnacionales.

10. Entendemos que también es urgente, vista la recurrente experiencia histórica, que los países de la región introduzcan inmediatamente, antes que sea demasiado tarde, firmes medidas comunes contra la burbuja especulativa en los mercados de productos primarios como así también contra la ampliación de los nuevos mercados de clima y biodiversidad, teniendo presente que los crímenes del hambre y del saqueo y colonización ecológica son prevenibles y deben ser sancionados a todos niveles. Llamamos a poner coto a las diversas corrientes especulativas y de vaciamiento que conllevan, hoy, a revaluaciones monetarias y una mayor inflación que golpea, en particular, a los sectores más desprotegidos, y que de no revertirse la tendencia, pueden devenir en corridas cambiarias, dilapidación de reservas, ajustes regresivos y vaciamiento de ahorros regionales con consecuencias irreversibles para los pueblos y el planeta.

11. Resaltamos la importancia de que la integración regional abra para todos los pueblos de la región y, en especial para las mujeres, los pueblos originarios, los y las afrodescendientes y otras poblaciones históricamente oprimidas, un horizonte de dignidad e igualdad, superando las dominaciones y la explotación y revirtiendo las asimetrías construidas entre países y pueblos. En ese mismo sentido, llamamos a este Consejo Suramericano de Economía y Finanzas y al conjunto de la UNASUR, a obrar decididamente a favor de la consolidación de nuevas relaciones de solidaridad y cooperación entre todos los países del Sur, manteniendo como eje de las políticas adoptadas la plena vigencia de los derechos humanos y de la naturaleza, la soberanía y la autodeterminación de los pueblos. En especial, y ante el enorme drama del pueblo hermano de Haití y la notoria mora de la prometida cooperación internacional luego del terremoto de enero de 2010, llamamos a los países de UNASUR a que elaboren un programa más enérgico de cooperación común, revirtiendo la larga e inexplicable ocupación militar y concentrando el apoyo en la reconstrucción productiva y social y la defensa irrestricta de los derechos humanos, ponderando las enormes potencialidades de integración y la complementación regional.

Con la sincera expectativa que estas opiniones y propuestas sean consideradas positivamente, hacemos propicia la oportunidad para saludar a Uds. muy atentamente.

PRIMERAS FIRMAS:

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz – Nora Cortiñas y Mirta Baravalle, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora

Regionales: Jubileo Sur/Américas – Alianza Social Continental ASC – Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe ATALC – Cadtm/AYNA – Confederación Sindical de las Américas CSA – Encuentro Sindical Nuestra América ESNA – Convergencia de Movimientos de los Pueblos de las Américas COMPA – Federación Luterana Mundial/Programa de Deuda Ilegítima – Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales – Servicio Paz y Justicia en América Latina – Marcha Mundial de las Mujeres/ Américas Comisión de Justicia y Paz Misioneros Claretianos (Argentina – Chile – Paraguay – Uruguay, Fernando Guzmán, Coordinador Regional) Latindadd – GRAIN – Grupo de Estudios sobre América Latina y el Caribe GEAL

Argentina: Diálogo 2000/Jubileo Sur – Central de Trabajadores de la Argentina CTA – ATTAC – Asamblea Permanente de los Derechos Humanos APDH – Fundación Servicio Paz y Justicia SERPAJ – Movimiento Libres del Sur – Federación Judicial Argentina FJA – Espacio Ecuménico – Movimiento Ecuménico de Derechos Humanos MEDHAl Dorso Programa Radial sobre la Deuda – Asociación de DDHH de Cañada de Gómez, Pcia. Santa Fe – Programa Argentina Sustentable – Comisión Política de la Iglesia Dimensión de Fe – Instituto de Relaciones Ecuménicas – Iglesia Evangélica Metodista Argentina IEMA – Pastoral Popular, Iglesia Metodista Bolivia: Fundación ARAKUAARENDA Brasil: Rede Jubileu Sul BrasilRede Brasil sobre Instituições Financeiras Multilaterais Instituto Políticas Alternativas para el Cono Sur (PACS) – Rede Social de Justiça e Direitos Humanos – Instituto Mais Democracia Associação Central do Brasil (Lausanne, Suiza) – Rede Brasil por la Integración de los Pueblos REBRIP – Movimento dos Trabalhadores Desempregados Chile: Capítulo Chile de la Alianza Social Continental Colectivo Viento Sur – Programa Chile Sustentable – Ecoceanos – Fundación Terram – CEH AnoVio (Gonzalo González Ibáñez, Co-Director) – Asamblea Ciudadana Autoconvocados Colombia: Campaña Colombiana “En Deuda con los Derechos” – Centro de Estudios e Investigaciones Sociales Afrocolombianas (CEISAFROCOL) – Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo “CADTM” capítulo Colombia – Corporación Mujeres y Economía – Federación Nacional de Empleados Bancarios, Aseguradoras y empresas afines de Colombia “FENASIBANCOL” – Marcha Mundial de Mujeres Colombia – Unión Nacional de Empleados Bancarios “UNEB” Ecuador: Grupo Nacional de Deuda – Jubileo 2000 Red Guayaquil – Pueblo Montubio del Ecuador Oswaldo Mosquera Zambrano, Presidente Nacional Paraguay: Cordinadora Nacional por la Integracion y la Soberania Energetica, CONISE Venezuela: Acción Ecuménica de Venezuela – Red Venezolana Contra la Deuda – Movimiento Unido Socialista Haitiano Venezolano por el ALBA, MOUSHVA El Salvador: Red de Acción Ciudadana frente al Libre Comercio e Inversiones Sinti Techán – Unión Nacional de Ecologistas Salvadoreños UNES – Campaña Mesoamericana de Justicia Climática Haití: Plateforme Haitiënne de Plaidoyer pour un Développement Alternatif PAPDA Honduras: Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, COPINH – Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH – Movimiento Insurreccional Autónomo – Comité de Familiares de Desaparecidos de Honduras, COFADEH (Berta Oliva, Presidenta) México: Jubileo Sur México – Marea Creciente México – Movimiento Mexicano de Afectados por las Represas MAPDER – Otros Mundos AC/Chiapas – Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio RMALC – Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA)Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos AMAP – Grupo Cultural Floricanto, Eduardo Lucio Molina y Vedia Nicaragua: Movimiento Social Nicaragüense Panamá: Colectivo Voces Ecológicas Trinidad y Tobago: Federacion de Sindicatos y ONGs Independientes FITUN

En ocasión del primer encuentro del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas
Buenos Aires,  12 de Agosto de 2011

Nos dirigimos a los señores Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales de los países de la UNASUR, en ocasión de este primer encuentro del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas, como organizaciones y movimientos populares, instituciones, legisladores y personas de la región, comprometidos en la promoción de la vida y la justicia social. Desde por lo menos la primera Cumbre de la entonces Comunidad de Naciones del Sur, celebrada en Bolivia, en diciembre de 2006, venimos impulsando campañas y acciones en pos de la creación y fortalecimiento de alternativas de financiamiento soberano y solidario, en un marco de integración desde los pueblos y en defensa de los derechos humanos, los derechos de los pueblos y los derechos de la Madre Tierra.

Consideramos importante la reunión extraordinaria de las y los Presidentes y Jefes de Estado de UNASUR y la reunión técnica que los Ministros de Economía acaban de realizar, ambas en Lima, con la finalidad de adoptar medidas conjuntas para evitar mayores consecuencias para los pueblos de nuestros países, como efecto de la crisis que se sigue propagando desde el centro del sistema económico-financiero capitalista en Estados Unidos y Europa.

La agudización de esta crisis acrecienta la necesidad y las expectativas en la articulación económica regional. Es la oportunidad para pensar más allá de la lógica del capital, ya que esa “racionalidad” lleva hoy el sello del ajuste fiscal suscripto por demócratas y republicanos en EEUU, o el desmantelamiento del remanente Estado benefactor en Europa. El resultado es el deterioro de las condiciones de vida y trabajo de la mayoría de la población.

Es en ese espíritu y en la convicción que nos une de la necesidad, la urgencia y la clara posibilidad de una mayor participación democrática para avanzar y profundizar la integración regional como camino hacia el buen vivir de los pueblos, que saludamos la creación de este Consejo como espacio permanente para avanzar en estos temas y ofrecemos las siguientes consideraciones y propuestas:

1. Entendemos la necesidad de dar prioridad a la integración regional ya no sólo como cumplimiento de un largo sueño de complementación, sino en particular por la imperiosa necesidad de generar respuestas comunes ante un marco económico y financiero internacional altamente inestable e incierto y la exigencia de una transformación profunda del actual modelo de producción y consumo. La crisis económica internacional claramente no ha cesado, aumentando los riesgos para la región y poniendo de manifiesto la urgencia de avanzar en transformaciones de fondo. La existencia simultánea de un marco circunstancial favorable, en la mayor parte de los países de la UNASUR, acentúa el potencial de nuestras sociedades y torna imprescindible aprovechar el momento para lograr los cambios estructurales que posibilitarían una distribución equitativa de los beneficios y los costos de los procesos económicos junto con la restauración del equilibrio con la naturaleza.

2. Alertamos sobre el peligro que los Estados involucrados intenten avanzar en la integración regional sin consolidar mecanismos permanentes de participación de la sociedad y sus organizaciones. Es precisa la más amplia participación democrática y transparencia y, que ello se haga en relación al diagnóstico de los problemas como en el diseño, ejecución y control de las políticas y programas que desde el espacio de la UNASUR puedan impulsarse de manera conjunta y en cada uno de los países. Reclamamos una política consecuente con el fomento y concreción de dicha participación en todos los ámbitos y niveles de consideración, incluyendo al Consejo Suramericano de Economía y Finanzas.

3. Observamos con enorme preocupación la demora en poner en marcha una nueva arquitectura financiera regional, que contribuya a evitar que la región sea golpeada por las crisis externas y afirme que los recursos de ahorro sean canalizados hacia necesidades prioritarias de inversión social y productiva como son garantizar la soberanía y complementación alimentaria, energética y de atención a la salud, la educación, la vivienda, el trabajo, la seguridad social y demás derechos económicos, sociales y culturales. Al respecto, esperamos que el interés en avanzar en este sentido, manifestado en los últimos días por las máximas autoridades de la UNASUR, redunde en la concreción de las iniciativas que desde hace tiempo, languidecen en la agenda regional.

4. Entre ellas, entendemos impostergable la puesta en marcha de un Banco del Sur solidario con una transición justa hacia un nuevo modelo productivo equitativo, menos contaminante, determinado regionalmente y afín a estas necesidades y derechos. Tal Banco pueda además contribuir con el financiamiento necesario para hacer frente al cambio climático, canalizando los recursos del pago de la deuda ecológica y climática del Norte para que sean administrados desde la región y no a través del Banco Mundial, el BID, la CAF u otras entidades similares.

5. Otras iniciativas cuya adopción seguimos reclamado, y que puedan contribuir a los fines señalados y proteger a nuestra región de los eventuales nuevos embates de la crisis desatada en EE.UU. y Europa, incluyen la concreción de un Fondo de Reservas del Sur, el control cambiario común y la creación de mecanismos de intercambio, como podría ser una unidad de cuenta regional, que reemplacen la dependencia actual del dólar estadounidense.

6. Reconociendo la preocupación manifestada por los señores Ministros y Presidentes de Bancos Centrales, por la carestía y las condicionalidades del crédito planteadas históricamente por los mercados internacionales y organismos/entidades financieras, apoyamos la decisión de abocarse a medidas comunes para favorecer la inversión y uso más eficaz de los capitales que se generan en la región. Llamamos en especial a que se avance con el establecimiento de mecanismos de regulación financiera regional, incluyendo entre otras posibilidades, controles coordinados sobre los flujos de capitales, la implementación de sistemas equitativos de tributación y el cierre de los paraísos fiscales. Es urgente protegernos de la volatilidad especulativa de los flujos de capitales, que afecta a la economía en su conjunto, y avanzar en la adopción de impuestos a las transacciones financieras en favor de la región.

7. Asimismo, llamamos con particular urgencia a que se realicen auditorías integrales y participativas de los reclamos de deuda que enfrentan nuestros países, de manera coordinada regionalmente, para avanzar además en la concreción de estrategias de acción colectiva para poner fin a las presiones, los cobros y la impunidad de quienes, incluyendo a los fondos buitres, se proclamen acreedores con reclamos ilegítimos e injustos. Sobre esa base es necesario además, iniciar caminos de restitución y de reparaciones. Esta auditoría y control público y parlamentario sobre los movimientos de capitales y los procesos de endeudamiento debería extenderse también hacia el presente y futuro, abarcando las deudas sociales, históricas y ambientales relacionadas.

8. Expresamos nuestra profunda preocupación ante el avance continuo de los megaproyectos de infraestructura y el apoyo a las agroindustrias y proyectos extractivistas altamente contaminantes social y ambientalmente. Llamamos a los Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales a establecer una moratoria sobre estas inversiones y al Consejo Suramericano de Economía y Finanzas a iniciar un proceso de estudio estratégico en torno a las alternativas necesarias.

9. Llamamos a los señores Ministros y Presidentes de Bancos Centrales a coordinar acciones en los diversos organismos e instituciones internacionales tanto financieros como comerciales y de otro índole, que tienen un impacto notorio en las condiciones político-económicas que enfrentan los países de la región, y a coordinarse solidariamente con los derechos y necesidades de los demás pueblos y estados del Sur. Resulta imprescindible avanzar, en común, por ejemplo, en el camino ya abierto por países miembros de la UNASUR, hacia una moratoria en la firma de nuevos acuerdos y la denuncia de los tratados y regímenes de libre comercio e inversión, así como también de la cesión de jurisdicción en caso de conflictos. En especial, es necesario que los países de la región abandonen su participación en el CIADI, organismo anti-democrático y dependiente del Banco Mundial. Debemos seguir pensando en el fortalecimiento y la construcción de mecanismos soberanos o eventualmente regionales o internacionales, no parcializados hacia la inversión y las transnacionales.

10. Entendemos que también es urgente, vista la recurrente experiencia histórica, que los países de la región introduzcan inmediatamente, antes que sea demasiado tarde, firmes medidas comunes contra la burbuja especulativa en los mercados de productos primarios como así también contra la ampliación de los nuevos mercados de clima y biodiversidad, teniendo presente que los crímenes del hambre y del saqueo y colonización ecológica son prevenibles y deben ser sancionados a todos niveles. Llamamos a poner coto a las diversas corrientes especulativas y de vaciamiento que conllevan, hoy, a revaluaciones monetarias y una mayor inflación que golpea, en particular, a los sectores más desprotegidos, y que de no revertirse la tendencia, pueden devenir en corridas cambiarias, dilapidación de reservas, ajustes regresivos y vaciamiento de ahorros regionales con consecuencias irreversibles para los pueblos y el planeta.

11. Resaltamos la importancia de que la integración regional abra para todos los pueblos de la región y, en especial para las mujeres, los pueblos originarios, los y las afrodescendientes y otras poblaciones históricamente oprimidas, un horizonte de dignidad e igualdad, superando las dominaciones y la explotación y revirtiendo las asimetrías construidas entre países y pueblos. En ese mismo sentido, llamamos a este Consejo Suramericano de Economía y Finanzas y al conjunto de la UNASUR, a obrar decididamente a favor de la consolidación de nuevas relaciones de solidaridad y cooperación entre todos los países del Sur, manteniendo como eje de las políticas adoptadas la plena vigencia de los derechos humanos y de la naturaleza, la soberanía y la autodeterminación de los pueblos. En especial, y ante el enorme drama del pueblo hermano de Haití y la notoria mora de la prometida cooperación internacional luego del terremoto de enero de 2010, llamamos a los países de UNASUR a que elaboren un programa más enérgico de cooperación común, revirtiendo la larga e inexplicable ocupación militar y concentrando el apoyo en la reconstrucción productiva y social y la defensa irrestricta de los derechos humanos, ponderando las enormes potencialidades de integración y la complementación regional.

Con la sincera expectativa que estas opiniones y propuestas sean consideradas positivamente, hacemos propicia la oportunidad para saludar a Uds. muy atentamente.

PRIMERAS FIRMAS:

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz – Nora Cortiñas y Mirta Baravalle, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora

Regionales: Jubileo Sur/Américas – Alianza Social Continental ASC – Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe ATALC – Cadtm/AYNA – Confederación Sindical de las Américas CSA – Encuentro Sindical Nuestra América ESNA – Convergencia de Movimientos de los Pueblos de las Américas COMPA – Federación Luterana Mundial/Programa de Deuda Ilegítima – Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales – Servicio Paz y Justicia en América Latina – Marcha Mundial de las Mujeres/ Américas Comisión de Justicia y Paz Misioneros Claretianos (Argentina – Chile – Paraguay – Uruguay, Fernando Guzmán, Coordinador Regional) Latindadd – GRAIN – Grupo de Estudios sobre América Latina y el Caribe GEAL

Argentina: Diálogo 2000/Jubileo Sur – Central de Trabajadores de la Argentina CTA – ATTAC – Asamblea Permanente de los Derechos Humanos APDH – Fundación Servicio Paz y Justicia SERPAJ – Movimiento Libres del Sur – Federación Judicial Argentina FJA – Espacio Ecuménico – Movimiento Ecuménico de Derechos Humanos MEDHAl Dorso Programa Radial sobre la Deuda – Asociación de DDHH de Cañada de Gómez, Pcia. Santa Fe – Programa Argentina Sustentable – Comisión Política de la Iglesia Dimensión de Fe – Instituto de Relaciones Ecuménicas – Iglesia Evangélica Metodista Argentina IEMA – Pastoral Popular, Iglesia Metodista Bolivia: Fundación ARAKUAARENDA Brasil: Rede Jubileu Sul BrasilRede Brasil sobre Instituições Financeiras Multilaterais Instituto Políticas Alternativas para el Cono Sur (PACS) – Rede Social de Justiça e Direitos Humanos – Instituto Mais Democracia Associação Central do Brasil (Lausanne, Suiza) – Rede Brasil por la Integración de los Pueblos REBRIP – Movimento dos Trabalhadores Desempregados Chile: Capítulo Chile de la Alianza Social Continental Colectivo Viento Sur – Programa Chile Sustentable – Ecoceanos – Fundación Terram – CEH AnoVio (Gonzalo González Ibáñez, Co-Director) – Asamblea Ciudadana Autoconvocados Colombia: Campaña Colombiana “En Deuda con los Derechos” – Centro de Estudios e Investigaciones Sociales Afrocolombianas (CEISAFROCOL) – Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo “CADTM” capítulo Colombia – Corporación Mujeres y Economía – Federación Nacional de Empleados Bancarios, Aseguradoras y empresas afines de Colombia “FENASIBANCOL” – Marcha Mundial de Mujeres Colombia – Unión Nacional de Empleados Bancarios “UNEB” Ecuador: Grupo Nacional de Deuda – Jubileo 2000 Red Guayaquil – Pueblo Montubio del Ecuador Oswaldo Mosquera Zambrano, Presidente Nacional Paraguay: Cordinadora Nacional por la Integracion y la Soberania Energetica, CONISE Venezuela: Acción Ecuménica de Venezuela – Red Venezolana Contra la Deuda – Movimiento Unido Socialista Haitiano Venezolano por el ALBA, MOUSHVA El Salvador: Red de Acción Ciudadana frente al Libre Comercio e Inversiones Sinti Techán – Unión Nacional de Ecologistas Salvadoreños UNES – Campaña Mesoamericana de Justicia Climática Haití: Plateforme Haitiënne de Plaidoyer pour un Développement Alternatif PAPDA Honduras: Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, COPINH – Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH – Movimiento Insurreccional Autónomo – Comité de Familiares de Desaparecidos de Honduras, COFADEH (Berta Oliva, Presidenta) México: Jubileo Sur México – Marea Creciente México – Movimiento Mexicano de Afectados por las Represas MAPDER – Otros Mundos AC/Chiapas – Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio RMALC – Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA)Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos AMAP – Grupo Cultural Floricanto, Eduardo Lucio Molina y Vedia Nicaragua: Movimiento Social Nicaragüense Panamá: Colectivo Voces Ecológicas Trinidad y Tobago: Federacion de Sindicatos y ONGs Independientes FITUN

En ocasión del primer encuentro del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas
Buenos Aires,  12 de Agosto de 2011

Nos dirigimos a los señores Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales de los países de la UNASUR, en ocasión de este primer encuentro del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas, como organizaciones y movimientos populares, instituciones, legisladores y personas de la región, comprometidos en la promoción de la vida y la justicia social. Desde por lo menos la primera Cumbre de la entonces Comunidad de Naciones del Sur, celebrada en Bolivia, en diciembre de 2006, venimos impulsando campañas y acciones en pos de la creación y fortalecimiento de alternativas de financiamiento soberano y solidario, en un marco de integración desde los pueblos y en defensa de los derechos humanos, los derechos de los pueblos y los derechos de la Madre Tierra.

Consideramos importante la reunión extraordinaria de las y los Presidentes y Jefes de Estado de UNASUR y la reunión técnica que los Ministros de Economía acaban de realizar, ambas en Lima, con la finalidad de adoptar medidas conjuntas para evitar mayores consecuencias para los pueblos de nuestros países, como efecto de la crisis que se sigue propagando desde el centro del sistema económico-financiero capitalista en Estados Unidos y Europa.

La agudización de esta crisis acrecienta la necesidad y las expectativas en la articulación económica regional. Es la oportunidad para pensar más allá de la lógica del capital, ya que esa “racionalidad” lleva hoy el sello del ajuste fiscal suscripto por demócratas y republicanos en EEUU, o el desmantelamiento del remanente Estado benefactor en Europa. El resultado es el deterioro de las condiciones de vida y trabajo de la mayoría de la población.

Es en ese espíritu y en la convicción que nos une de la necesidad, la urgencia y la clara posibilidad de una mayor participación democrática para avanzar y profundizar la integración regional como camino hacia el buen vivir de los pueblos, que saludamos la creación de este Consejo como espacio permanente para avanzar en estos temas y ofrecemos las siguientes consideraciones y propuestas:

1. Entendemos la necesidad de dar prioridad a la integración regional ya no sólo como cumplimiento de un largo sueño de complementación, sino en particular por la imperiosa necesidad de generar respuestas comunes ante un marco económico y financiero internacional altamente inestable e incierto y la exigencia de una transformación profunda del actual modelo de producción y consumo. La crisis económica internacional claramente no ha cesado, aumentando los riesgos para la región y poniendo de manifiesto la urgencia de avanzar en transformaciones de fondo. La existencia simultánea de un marco circunstancial favorable, en la mayor parte de los países de la UNASUR, acentúa el potencial de nuestras sociedades y torna imprescindible aprovechar el momento para lograr los cambios estructurales que posibilitarían una distribución equitativa de los beneficios y los costos de los procesos económicos junto con la restauración del equilibrio con la naturaleza.

2. Alertamos sobre el peligro que los Estados involucrados intenten avanzar en la integración regional sin consolidar mecanismos permanentes de participación de la sociedad y sus organizaciones. Es precisa la más amplia participación democrática y transparencia y, que ello se haga en relación al diagnóstico de los problemas como en el diseño, ejecución y control de las políticas y programas que desde el espacio de la UNASUR puedan impulsarse de manera conjunta y en cada uno de los países. Reclamamos una política consecuente con el fomento y concreción de dicha participación en todos los ámbitos y niveles de consideración, incluyendo al Consejo Suramericano de Economía y Finanzas.

3. Observamos con enorme preocupación la demora en poner en marcha una nueva arquitectura financiera regional, que contribuya a evitar que la región sea golpeada por las crisis externas y afirme que los recursos de ahorro sean canalizados hacia necesidades prioritarias de inversión social y productiva como son garantizar la soberanía y complementación alimentaria, energética y de atención a la salud, la educación, la vivienda, el trabajo, la seguridad social y demás derechos económicos, sociales y culturales. Al respecto, esperamos que el interés en avanzar en este sentido, manifestado en los últimos días por las máximas autoridades de la UNASUR, redunde en la concreción de las iniciativas que desde hace tiempo, languidecen en la agenda regional.

4. Entre ellas, entendemos impostergable la puesta en marcha de un Banco del Sur solidario con una transición justa hacia un nuevo modelo productivo equitativo, menos contaminante, determinado regionalmente y afín a estas necesidades y derechos. Tal Banco pueda además contribuir con el financiamiento necesario para hacer frente al cambio climático, canalizando los recursos del pago de la deuda ecológica y climática del Norte para que sean administrados desde la región y no a través del Banco Mundial, el BID, la CAF u otras entidades similares.

5. Otras iniciativas cuya adopción seguimos reclamado, y que puedan contribuir a los fines señalados y proteger a nuestra región de los eventuales nuevos embates de la crisis desatada en EE.UU. y Europa, incluyen la concreción de un Fondo de Reservas del Sur, el control cambiario común y la creación de mecanismos de intercambio, como podría ser una unidad de cuenta regional, que reemplacen la dependencia actual del dólar estadounidense.

6. Reconociendo la preocupación manifestada por los señores Ministros y Presidentes de Bancos Centrales, por la carestía y las condicionalidades del crédito planteadas históricamente por los mercados internacionales y organismos/entidades financieras, apoyamos la decisión de abocarse a medidas comunes para favorecer la inversión y uso más eficaz de los capitales que se generan en la región. Llamamos en especial a que se avance con el establecimiento de mecanismos de regulación financiera regional, incluyendo entre otras posibilidades, controles coordinados sobre los flujos de capitales, la implementación de sistemas equitativos de tributación y el cierre de los paraísos fiscales. Es urgente protegernos de la volatilidad especulativa de los flujos de capitales, que afecta a la economía en su conjunto, y avanzar en la adopción de impuestos a las transacciones financieras en favor de la región.

7. Asimismo, llamamos con particular urgencia a que se realicen auditorías integrales y participativas de los reclamos de deuda que enfrentan nuestros países, de manera coordinada regionalmente, para avanzar además en la concreción de estrategias de acción colectiva para poner fin a las presiones, los cobros y la impunidad de quienes, incluyendo a los fondos buitres, se proclamen acreedores con reclamos ilegítimos e injustos. Sobre esa base es necesario además, iniciar caminos de restitución y de reparaciones. Esta auditoría y control público y parlamentario sobre los movimientos de capitales y los procesos de endeudamiento debería extenderse también hacia el presente y futuro, abarcando las deudas sociales, históricas y ambientales relacionadas.

8. Expresamos nuestra profunda preocupación ante el avance continuo de los megaproyectos de infraestructura y el apoyo a las agroindustrias y proyectos extractivistas altamente contaminantes social y ambientalmente. Llamamos a los Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales a establecer una moratoria sobre estas inversiones y al Consejo Suramericano de Economía y Finanzas a iniciar un proceso de estudio estratégico en torno a las alternativas necesarias.

9. Llamamos a los señores Ministros y Presidentes de Bancos Centrales a coordinar acciones en los diversos organismos e instituciones internacionales tanto financieros como comerciales y de otro índole, que tienen un impacto notorio en las condiciones político-económicas que enfrentan los países de la región, y a coordinarse solidariamente con los derechos y necesidades de los demás pueblos y estados del Sur. Resulta imprescindible avanzar, en común, por ejemplo, en el camino ya abierto por países miembros de la UNASUR, hacia una moratoria en la firma de nuevos acuerdos y la denuncia de los tratados y regímenes de libre comercio e inversión, así como también de la cesión de jurisdicción en caso de conflictos. En especial, es necesario que los países de la región abandonen su participación en el CIADI, organismo anti-democrático y dependiente del Banco Mundial. Debemos seguir pensando en el fortalecimiento y la construcción de mecanismos soberanos o eventualmente regionales o internacionales, no parcializados hacia la inversión y las transnacionales.

10. Entendemos que también es urgente, vista la recurrente experiencia histórica, que los países de la región introduzcan inmediatamente, antes que sea demasiado tarde, firmes medidas comunes contra la burbuja especulativa en los mercados de productos primarios como así también contra la ampliación de los nuevos mercados de clima y biodiversidad, teniendo presente que los crímenes del hambre y del saqueo y colonización ecológica son prevenibles y deben ser sancionados a todos niveles. Llamamos a poner coto a las diversas corrientes especulativas y de vaciamiento que conllevan, hoy, a revaluaciones monetarias y una mayor inflación que golpea, en particular, a los sectores más desprotegidos, y que de no revertirse la tendencia, pueden devenir en corridas cambiarias, dilapidación de reservas, ajustes regresivos y vaciamiento de ahorros regionales con consecuencias irreversibles para los pueblos y el planeta.

11. Resaltamos la importancia de que la integración regional abra para todos los pueblos de la región y, en especial para las mujeres, los pueblos originarios, los y las afrodescendientes y otras poblaciones históricamente oprimidas, un horizonte de dignidad e igualdad, superando las dominaciones y la explotación y revirtiendo las asimetrías construidas entre países y pueblos. En ese mismo sentido, llamamos a este Consejo Suramericano de Economía y Finanzas y al conjunto de la UNASUR, a obrar decididamente a favor de la consolidación de nuevas relaciones de solidaridad y cooperación entre todos los países del Sur, manteniendo como eje de las políticas adoptadas la plena vigencia de los derechos humanos y de la naturaleza, la soberanía y la autodeterminación de los pueblos. En especial, y ante el enorme drama del pueblo hermano de Haití y la notoria mora de la prometida cooperación internacional luego del terremoto de enero de 2010, llamamos a los países de UNASUR a que elaboren un programa más enérgico de cooperación común, revirtiendo la larga e inexplicable ocupación militar y concentrando el apoyo en la reconstrucción productiva y social y la defensa irrestricta de los derechos humanos, ponderando las enormes potencialidades de integración y la complementación regional.

Con la sincera expectativa que estas opiniones y propuestas sean consideradas positivamente, hacemos propicia la oportunidad para saludar a Uds. muy atentamente.

PRIMERAS FIRMAS:

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz – Nora Cortiñas y Mirta Baravalle, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora

Regionales: Jubileo Sur/Américas – Alianza Social Continental ASC – Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe ATALC – Cadtm/AYNA – Confederación Sindical de las Américas CSA – Encuentro Sindical Nuestra América ESNA – Convergencia de Movimientos de los Pueblos de las Américas COMPA – Federación Luterana Mundial/Programa de Deuda Ilegítima – Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales – Servicio Paz y Justicia en América Latina – Marcha Mundial de las Mujeres/ Américas Comisión de Justicia y Paz Misioneros Claretianos (Argentina – Chile – Paraguay – Uruguay, Fernando Guzmán, Coordinador Regional) Latindadd – GRAIN – Grupo de Estudios sobre América Latina y el Caribe GEAL

Argentina: Diálogo 2000/Jubileo Sur – Central de Trabajadores de la Argentina CTA – ATTAC – Asamblea Permanente de los Derechos Humanos APDH – Fundación Servicio Paz y Justicia SERPAJ – Movimiento Libres del Sur – Federación Judicial Argentina FJA – Espacio Ecuménico – Movimiento Ecuménico de Derechos Humanos MEDHAl Dorso Programa Radial sobre la Deuda – Asociación de DDHH de Cañada de Gómez, Pcia. Santa Fe – Programa Argentina Sustentable – Comisión Política de la Iglesia Dimensión de Fe – Instituto de Relaciones Ecuménicas – Iglesia Evangélica Metodista Argentina IEMA – Pastoral Popular, Iglesia Metodista Bolivia: Fundación ARAKUAARENDA Brasil: Rede Jubileu Sul BrasilRede Brasil sobre Instituições Financeiras Multilaterais Instituto Políticas Alternativas para el Cono Sur (PACS) – Rede Social de Justiça e Direitos Humanos – Instituto Mais Democracia Associação Central do Brasil (Lausanne, Suiza) – Rede Brasil por la Integración de los Pueblos REBRIP – Movimento dos Trabalhadores Desempregados Chile: Capítulo Chile de la Alianza Social Continental Colectivo Viento Sur – Programa Chile Sustentable – Ecoceanos – Fundación Terram – CEH AnoVio (Gonzalo González Ibáñez, Co-Director) – Asamblea Ciudadana Autoconvocados Colombia: Campaña Colombiana “En Deuda con los Derechos” – Centro de Estudios e Investigaciones Sociales Afrocolombianas (CEISAFROCOL) – Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo “CADTM” capítulo Colombia – Corporación Mujeres y Economía – Federación Nacional de Empleados Bancarios, Aseguradoras y empresas afines de Colombia “FENASIBANCOL” – Marcha Mundial de Mujeres Colombia – Unión Nacional de Empleados Bancarios “UNEB” Ecuador: Grupo Nacional de Deuda – Jubileo 2000 Red Guayaquil – Pueblo Montubio del Ecuador Oswaldo Mosquera Zambrano, Presidente Nacional Paraguay: Cordinadora Nacional por la Integracion y la Soberania Energetica, CONISE Venezuela: Acción Ecuménica de Venezuela – Red Venezolana Contra la Deuda – Movimiento Unido Socialista Haitiano Venezolano por el ALBA, MOUSHVA El Salvador: Red de Acción Ciudadana frente al Libre Comercio e Inversiones Sinti Techán – Unión Nacional de Ecologistas Salvadoreños UNES – Campaña Mesoamericana de Justicia Climática Haití: Plateforme Haitiënne de Plaidoyer pour un Développement Alternatif PAPDA Honduras: Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, COPINH – Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH – Movimiento Insurreccional Autónomo – Comité de Familiares de Desaparecidos de Honduras, COFADEH (Berta Oliva, Presidenta) México: Jubileo Sur México – Marea Creciente México – Movimiento Mexicano de Afectados por las Represas MAPDER – Otros Mundos AC/Chiapas – Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio RMALC – Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA)Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos AMAP – Grupo Cultural Floricanto, Eduardo Lucio Molina y Vedia Nicaragua: Movimiento Social Nicaragüense Panamá: Colectivo Voces Ecológicas Trinidad y Tobago: Federacion de Sindicatos y ONGs Independientes FITUN

En ocasión del primer encuentro del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas
Buenos Aires, 12 de Agosto de 2011

Nos dirigimos a los señores Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales de los países de la UNASUR, en ocasión de este primer encuentro del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas, como organizaciones y movimientos populares, instituciones, legisladores y personas de la región, comprometidos en la promoción de la vida y la justicia social. Desde por lo menos la primera Cumbre de la entonces Comunidad de Naciones del Sur, celebrada en Bolivia, en diciembre de 2006, venimos impulsando campañas y acciones en pos de la creación y fortalecimiento de alternativas de financiamiento soberano y solidario, en un marco de integración desde los pueblos y en defensa de los derechos humanos, los derechos de los pueblos y los derechos de la Madre Tierra.

Consideramos importante la reunión extraordinaria de las y los Presidentes y Jefes de Estado de UNASUR y la reunión técnica que los Ministros de Economía acaban de realizar, ambas en Lima, con la finalidad de adoptar medidas conjuntas para evitar mayores consecuencias para los pueblos de nuestros países, como efecto de la crisis que se sigue propagando desde el centro del sistema económico-financiero capitalista en Estados Unidos y Europa.

La agudización de esta crisis acrecienta la necesidad y las expectativas en la articulación económica regional. Es la oportunidad para pensar más allá de la lógica del capital, ya que esa “racionalidad” lleva hoy el sello del ajuste fiscal suscripto por demócratas y republicanos en EEUU, o el desmantelamiento del remanente Estado benefactor en Europa. El resultado es el deterioro de las condiciones de vida y trabajo de la mayoría de la población.

Es en ese espíritu y en la convicción que nos une de la necesidad, la urgencia y la clara posibilidad de una mayor participación democrática para avanzar y profundizar la integración regional como camino hacia el buen vivir de los pueblos, que saludamos la creación de este Consejo como espacio permanente para avanzar en estos temas y ofrecemos las siguientes consideraciones y propuestas:

1. Entendemos la necesidad de dar prioridad a la integración regional ya no sólo como cumplimiento de un largo sueño de complementación, sino en particular por la imperiosa necesidad de generar respuestas comunes ante un marco económico y financiero internacional altamente inestable e incierto y la exigencia de una transformación profunda del actual modelo de producción y consumo. La crisis económica internacional claramente no ha cesado, aumentando los riesgos para la región y poniendo de manifiesto la urgencia de avanzar en transformaciones de fondo. La existencia simultánea de un marco circunstancial favorable, en la mayor parte de los países de la UNASUR, acentúa el potencial de nuestras sociedades y torna imprescindible aprovechar el momento para lograr los cambios estructurales que posibilitarían una distribución equitativa de los beneficios y los costos de los procesos económicos junto con la restauración del equilibrio con la naturaleza.

2. Alertamos sobre el peligro que los Estados involucrados intenten avanzar en la integración regional sin consolidar mecanismos permanentes de participación de la sociedad y sus organizaciones. Es precisa la más amplia participación democrática y transparencia y, que ello se haga en relación al diagnóstico de los problemas como en el diseño, ejecución y control de las políticas y programas que desde el espacio de la UNASUR puedan impulsarse de manera conjunta y en cada uno de los países. Reclamamos una política consecuente con el fomento y concreción de dicha participación en todos los ámbitos y niveles de consideración, incluyendo al Consejo Suramericano de Economía y Finanzas.

3. Observamos con enorme preocupación la demora en poner en marcha una nueva arquitectura financiera regional, que contribuya a evitar que la región sea golpeada por las crisis externas y afirme que los recursos de ahorro sean canalizados hacia necesidades prioritarias de inversión social y productiva como son garantizar la soberanía y complementación alimentaria, energética y de atención a la salud, la educación, la vivienda, el trabajo, la seguridad social y demás derechos económicos, sociales y culturales. Al respecto, esperamos que el interés en avanzar en este sentido, manifestado en los últimos días por las máximas autoridades de la UNASUR, redunde en la concreción de las iniciativas que desde hace tiempo, languidecen en la agenda regional.

4. Entre ellas, entendemos impostergable la puesta en marcha de un Banco del Sur solidario con una transición justa hacia un nuevo modelo productivo equitativo, menos contaminante, determinado regionalmente y afín a estas necesidades y derechos. Tal Banco pueda además contribuir con el financiamiento necesario para hacer frente al cambio climático, canalizando los recursos del pago de la deuda ecológica y climática del Norte para que sean administrados desde la región y no a través del Banco Mundial, el BID, la CAF u otras entidades similares.

5. Otras iniciativas cuya adopción seguimos reclamado, y que puedan contribuir a los fines señalados y proteger a nuestra región de los eventuales nuevos embates de la crisis desatada en EE.UU. y Europa, incluyen la concreción de un Fondo de Reservas del Sur, el control cambiario común y la creación de mecanismos de intercambio, como podría ser una unidad de cuenta regional, que reemplacen la dependencia actual del dólar estadounidense.

6. Reconociendo la preocupación manifestada por los señores Ministros y Presidentes de Bancos Centrales, por la carestía y las condicionalidades del crédito planteadas históricamente por los mercados internacionales y organismos/entidades financieras, apoyamos la decisión de abocarse a medidas comunes para favorecer la inversión y uso más eficaz de los capitales que se generan en la región. Llamamos en especial a que se avance con el establecimiento de mecanismos de regulación financiera regional, incluyendo entre otras posibilidades, controles coordinados sobre los flujos de capitales, la implementación de sistemas equitativos de tributación y el cierre de los paraísos fiscales. Es urgente protegernos de la volatilidad especulativa de los flujos de capitales, que afecta a la economía en su conjunto, y avanzar en la adopción de impuestos a las transacciones financieras en favor de la región.

7. Asimismo, llamamos con particular urgencia a que se realicen auditorías integrales y participativas de los reclamos de deuda que enfrentan nuestros países, de manera coordinada regionalmente, para avanzar además en la concreción de estrategias de acción colectiva para poner fin a las presiones, los cobros y la impunidad de quienes, incluyendo a los fondos buitres, se proclamen acreedores con reclamos ilegítimos e injustos. Sobre esa base es necesario además, iniciar caminos de restitución y de reparaciones. Esta auditoría y control público y parlamentario sobre los movimientos de capitales y los procesos de endeudamiento debería extenderse también hacia el presente y futuro, abarcando las deudas sociales, históricas y ambientales relacionadas.

8. Expresamos nuestra profunda preocupación ante el avance continuo de los megaproyectos de infraestructura y el apoyo a las agroindustrias y proyectos extractivistas altamente contaminantes social y ambientalmente. Llamamos a los Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales a establecer una moratoria sobre estas inversiones y al Consejo Suramericano de Economía y Finanzas a iniciar un proceso de estudio estratégico en torno a las alternativas necesarias.

9. Llamamos a los señores Ministros y Presidentes de Bancos Centrales a coordinar acciones en los diversos organismos e instituciones internacionales tanto financieros como comerciales y de otro índole, que tienen un impacto notorio en las condiciones político-económicas que enfrentan los países de la región, y a coordinarse solidariamente con los derechos y necesidades de los demás pueblos y estados del Sur. Resulta imprescindible avanzar, en común, por ejemplo, en el camino ya abierto por países miembros de la UNASUR, hacia una moratoria en la firma de nuevos acuerdos y la denuncia de los tratados y regímenes de libre comercio e inversión, así como también de la cesión de jurisdicción en caso de conflictos. En especial, es necesario que los países de la región abandonen su participación en el CIADI, organismo anti-democrático y dependiente del Banco Mundial. Debemos seguir pensando en el fortalecimiento y la construcción de mecanismos soberanos o eventualmente regionales o internacionales, no parcializados hacia la inversión y las transnacionales.

10. Entendemos que también es urgente, vista la recurrente experiencia histórica, que los países de la región introduzcan inmediatamente, antes que sea demasiado tarde, firmes medidas comunes contra la burbuja especulativa en los mercados de productos primarios como así también contra la ampliación de los nuevos mercados de clima y biodiversidad, teniendo presente que los crímenes del hambre y del saqueo y colonización ecológica son prevenibles y deben ser sancionados a todos niveles. Llamamos a poner coto a las diversas corrientes especulativas y de vaciamiento que conllevan, hoy, a revaluaciones monetarias y una mayor inflación que golpea, en particular, a los sectores más desprotegidos, y que de no revertirse la tendencia, pueden devenir en corridas cambiarias, dilapidación de reservas, ajustes regresivos y vaciamiento de ahorros regionales con consecuencias irreversibles para los pueblos y el planeta.

11. Resaltamos la importancia de que la integración regional abra para todos los pueblos de la región y, en especial para las mujeres, los pueblos originarios, los y las afrodescendientes y otras poblaciones históricamente oprimidas, un horizonte de dignidad e igualdad, superando las dominaciones y la explotación y revirtiendo las asimetrías construidas entre países y pueblos. En ese mismo sentido, llamamos a este Consejo Suramericano de Economía y Finanzas y al conjunto de la UNASUR, a obrar decididamente a favor de la consolidación de nuevas relaciones de solidaridad y cooperación entre todos los países del Sur, manteniendo como eje de las políticas adoptadas la plena vigencia de los derechos humanos y de la naturaleza, la soberanía y la autodeterminación de los pueblos. En especial, y ante el enorme drama del pueblo hermano de Haití y la notoria mora de la prometida cooperación internacional luego del terremoto de enero de 2010, llamamos a los países de UNASUR a que elaboren un programa más enérgico de cooperación común, revirtiendo la larga e inexplicable ocupación militar y concentrando el apoyo en la reconstrucción productiva y social y la defensa irrestricta de los derechos humanos, ponderando las enormes potencialidades de integración y la complementación regional.

Con la sincera expectativa que estas opiniones y propuestas sean consideradas positivamente, hacemos propicia la oportunidad para saludar a Uds. muy atentamente.

PRIMERAS FIRMAS:

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz – Nora Cortiñas y Mirta Baravalle, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora

Regionales: Jubileo Sur/Américas – Alianza Social Continental ASC – Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe ATALC – Cadtm/AYNA – Confederación Sindical de las Américas CSA – Encuentro Sindical Nuestra América ESNA – Convergencia de Movimientos de los Pueblos de las Américas COMPA – Federación Luterana Mundial/Programa de Deuda Ilegítima – Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales – Servicio Paz y Justicia en América Latina – Marcha Mundial de las Mujeres/ Américas Comisión de Justicia y Paz Misioneros Claretianos (Argentina – Chile – Paraguay – Uruguay, Fernando Guzmán, Coordinador Regional) Latindadd – GRAIN – Grupo de Estudios sobre América Latina y el Caribe GEAL

Argentina: Diálogo 2000/Jubileo Sur – Central de Trabajadores de la Argentina CTA – ATTAC – Asamblea Permanente de los Derechos Humanos APDH – Fundación Servicio Paz y Justicia SERPAJ – Movimiento Libres del Sur – Federación Judicial Argentina FJA – Espacio Ecuménico – Movimiento Ecuménico de Derechos Humanos MEDHAl Dorso Programa Radial sobre la Deuda – Asociación de DDHH de Cañada de Gómez, Pcia. Santa Fe – Programa Argentina Sustentable – Comisión Política de la Iglesia Dimensión de Fe – Instituto de Relaciones Ecuménicas – Iglesia Evangélica Metodista Argentina IEMA – Pastoral Popular, Iglesia Metodista Bolivia: Fundación ARAKUAARENDA Brasil: Rede Jubileu Sul BrasilRede Brasil sobre Instituições Financeiras Multilaterais Instituto Políticas Alternativas para el Cono Sur (PACS) – Rede Social de Justiça e Direitos Humanos – Instituto Mais Democracia Associação Central do Brasil (Lausanne, Suiza) – Rede Brasil por la Integración de los Pueblos REBRIP – Movimento dos Trabalhadores Desempregados Chile: Capítulo Chile de la Alianza Social Continental Colectivo Viento Sur – Programa Chile Sustentable – Ecoceanos – Fundación Terram – CEH AnoVio (Gonzalo González Ibáñez, Co-Director) – Asamblea Ciudadana Autoconvocados Colombia: Campaña Colombiana “En Deuda con los Derechos” – Centro de Estudios e Investigaciones Sociales Afrocolombianas (CEISAFROCOL) – Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo “CADTM” capítulo Colombia – Corporación Mujeres y Economía – Federación Nacional de Empleados Bancarios, Aseguradoras y empresas afines de Colombia “FENASIBANCOL” – Marcha Mundial de Mujeres Colombia – Unión Nacional de Empleados Bancarios “UNEB” Ecuador: Grupo Nacional de Deuda – Jubileo 2000 Red Guayaquil – Pueblo Montubio del Ecuador Oswaldo Mosquera Zambrano, Presidente Nacional Paraguay: Cordinadora Nacional por la Integracion y la Soberania Energetica, CONISE Venezuela: Acción Ecuménica de Venezuela – Red Venezolana Contra la Deuda – Movimiento Unido Socialista Haitiano Venezolano por el ALBA, MOUSHVA El Salvador: Red de Acción Ciudadana frente al Libre Comercio e Inversiones Sinti Techán – Unión Nacional de Ecologistas Salvadoreños UNES – Campaña Mesoamericana de Justicia Climática Haití: Plateforme Haitiënne de Plaidoyer pour un Développement Alternatif PAPDA Honduras: Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, COPINH – Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH – Movimiento Insurreccional Autónomo – Comité de Familiares de Desaparecidos de Honduras, COFADEH (Berta Oliva, Presidenta) México: Jubileo Sur México – Marea Creciente México – Movimiento Mexicano de Afectados por las Represas MAPDER – Otros Mundos AC/Chiapas – Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio RMALC – Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA)Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos AMAP – Grupo Cultural Floricanto, Eduardo Lucio Molina y Vedia Nicaragua: Movimiento Social Nicaragüense Panamá: Colectivo Voces Ecológicas Trinidad y Tobago: Federacion de Sindicatos y ONGs Independientes FITUN

Ximena Cetellas (Directora General de Gestion Publica, Viceministerio de Coordinacion y Gestion Gubernamental, Bolivia) analiza las respuestas regionales a la crisis actual. Ximena argumenta que la integración es ahora, más que un principio, una obligación. La crisis, dice ella, se presenta al público como la oportunidad de recuperar el poder y crear una nueva forma de desarrollo. La entrevista fue filmada durante la Conferencia Internacional de gobiernos y movimientos sociales “Integración regional: una oportunidad frente a las crisis” (21 y 22 Julio 2009, Asunción, Paraguay)

Dirigido a la Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América –ALBA-

Cochabamba, 16 y 17 de octubre 2009

La ALBA es coincidente en su propuesta con principios y reivindicaciones históricas planteadas por el movimiento de mujeres. Sus principios de solidaridad, cooperación, reciprocidad, complementariedad, diversidad e igualdad, han sido la base de las prácticas y contribuciones económicas de las mujeres, ligadas prioritariamente a la reproducción integral de procesos y condiciones de vida, y son también el eje de nuestras visiones sobre un nuevo sistema económico. Así, la ALBA confluye con la aspiración de las mujeres latinoamericanas y caribeñas de levantar una sociedad integrada desde una perspectiva incluyente, que recoja y potencie la policroma diversidad de sus pueblos, superando injusticias y desigualdades.

Nosotras, que participamos activamente en las luchas y resistencias contra los proyectos de integración pautados por el capital, reconocemos a la ALBA como expresión de la búsqueda de un proyecto propio, en el cual los movimientos sociales y los pueblos, con nuestra participación activa, podamos contribuir y consensuar un proceso de construcción de sociedades alternativas.

Apreciamos el potencial de la ALBA para plantear un proyecto latinoamericano basado en transformaciones mayores: el socialismo del siglo XXI –que, como lo han asumido ya algunos presidentes, ‘solo podrá ser feminista’-; el paradigma del Buen Vivir / Vivir Bien y la riqueza de la plurinacionalidad, que redefinen ya los estados de algunos de sus países miembros.

Valoramos el hecho de que, en su corta vida, la ALBA registra ya logros en el terreno del intercambio solidario, en los dominios de educación, salud,  cooperación energética; es notable su proyección como espacio de concertación política y resolución de conflictos, de construcción de posiciones comunes, “en defensa de la independencia, la soberanía, la autodeterminación y la identidad de los países que la integran y de los intereses y las aspiraciones de los pueblos del Sur frente a los intentos de dominación política y económica”.

Como parte de los movimientos sociales y como protagonistas históricas de experiencias no mercantilizadas, hemos planteado, al igual que la ALBA, que nuestras sociedades se construyan sobre la base de la “unión de los pueblos, la autodeterminación, la complementariedad económica, el comercio justo, la lucha contra la pobreza, la preservación de la identidad cultural, la integración energética, la defensa del ambiente y la justicia”; desde esta coincidencia de perspectivas nos proponemos mancomunar esfuerzos para lograr los objetivos comunes de construcción de una Latinoamérica autodeterminada, solidaria, libre de relaciones patriarcales y levantada bajo los designios del Buen Vivir / Vivir Bien.

La consolidación de la ALBA como un espacio de soberanía política, económica, social, institucional, cultural, de la diversidad, de lo popular y de lo público demanda cambios de fondo en la manera de pensar, diseñar, decidir y materializar las políticas. Se trata de construir un nuevo paradigma societal, que va más allá de rediseñar el existente. Este es un reto que requiere aunar toda la inteligencia, comprensión y capacidad de diálogo entre los gobiernos de los países de la ALBA y los movimientos sociales, de manera fluida y permanente.

La creación del Consejo Ministerial de Mujeres y del Consejo de Movimientos Sociales, es paso importante para la articulación efectiva entre los gobiernos y los pueblos.  Saludamos esta decisión, a la vez que ofrecemos nuestro concurso para contribuir con el desarrollo de una perspectiva feminista en el conjunto de iniciativas y de políticas de la ALBA, como también para visualizar las medidas específicas que deberían tomarse para propiciar la igualdad de las mujeres y para erradicar el patriarcado.

Consideramos que los cambios que plantea la ALBA son alcanzables en tanto se amplíen y profundicen cambios como los que ya han emprendido algunos de nuestros países con un sentido de transformación estructural, que incluyen el reconocimiento de la diversidad económica y productiva y en ese marco la visibilización de las mujeres como actoras económicas, la equiparación entre el trabajo productivo y el reproductivo, el desarrollo de éticas de igualdad, diversidades y no violencia, el reconocimiento de la soberanía alimentaria, entre otros aspectos que podrían convertirse en punto común para todas las políticas públicas de la ALBA, colocando como eje el Buen Vivir / Vivir Bien y la sostenibilidad de la vida.

Con especial interés seguimos la propuesta de construir una Zona Económica de Desarrollo Compartido entre los países de la ALBA; consideramos que a su amparo y bajo un enfoque de economía diversa, social y solidaria, se pueden desarrollar iniciativas compartidas de soberanía alimentaria, de reconocimiento y desarrollo de los conocimientos de las mujeres,  de rescate y curaduría de las semillas nativas y de transgenosis natural, de producción y distribución cooperativa y asociativa, de generación de infraestructura y tecnologías orientadas al cuidado humano y ambiental.

La creación de núcleos de desarrollo endógeno binacionales o trinacionales, que transformen las condiciones de trabajo y empleo para las mujeres del campo y la ciudad, sería una importante experiencia de integración y preservación regional de la cultura productiva y solidaria acumulada históricamente por nuestros pueblos.
De igual manera, la creación de un Instituto de Estudios Feministas de los países de la ALBA, que organice intercambios de conocimientos y saberes entre los países, desarrolle proyectos de investigación sobre políticas públicas e internacionales, recupere los múltiples aportes de las mujeres a lo largo de nuestra historia, y juegue un papel activo en la generación de propuestas y desarrollo de asesorías a los gobiernos en esta materia, contribuirá significativamente al fortalecimiento de nuestro proceso de cambio regional.

La ALBA es un espacio privilegiado para el impulso de un proyecto de integración alternativo que no debe repetir el déficit democrático de las propuestas precedentes. La participación en la concepción, diseño y ejecución de proyectos debe ser una divisa, por ello proponemos, como forma inicial de materialización de esa participación, que en la  instancia técnica del Consejo Social encargada de elaborar estudios, preparar propuestas y formular proyectos relacionados con las políticas sociales de la ALBA, así como de coordinar y darles seguimiento, se contemple la participación paritaria de las mujeres, la misma que deberá hacerse extensiva a todas las instancias, incluidas aquellas de decisión, gestión y representación.

La ALBA tiene la particularidad de reunir a países de la Región Andina, Centroamérica y el Caribe, con problemáticas comunes y diferentes en materia de salud y vulnerabilidad frente a los fenómenos climáticos. Sería pertinente la creación de redes de intercambio y ayuda de las organizaciones de mujeres ante situaciones de emergencia epidemiológica y catástrofes naturales.

Si bien el surgimiento y desarrollo de la ALBA ha sido un factor reconfortante en la senda de nuestras luchas, persisten en el mundo y en la región tendencias y procesos que constituyen zonas de riesgo y/o amenazas para los procesos de cambio, ante los cuales debemos permanecer alerta y desplegar toda la capacidad en defensa de nuestros procesos de transformación.  Declarar a los países de la ALBA como territorios de paz y libres de bases militares extrajeras es una propuesta de gran coherencia y defensa de la soberanía.

Con preocupación vemos el avance en la región de un modelo de crecimiento focalizado en megaproyectos, que avanzan sin el consentimiento de los pueblos y atentan contra sus derechos, soberanía y autodeterminación.  El auge de monumentales obras de infraestructura bajo el amparo de proyectos como IIRSA y el Plan Mesoamérica, involucran a países de toda América Latina, incluso países de la ALBA. Tales obras son el sustento para la profundización y ampliación de economías de enclave, basadas en la racionalidad extractivista, deprededadora en su relación con la naturaleza y reproductora de las condiciones de relegamiento de nuestros pueblos. Estas obras tienen un notorio impacto sobre las mujeres, en especial las indígenas, comprometen la soberanía alimentaria de esas localidades y alteran la geografía, los ecosistemas y los patrones de consumo tradicional; algunas de ellas abren paso a la depredación de los recursos localizados en la Amazonía y en los bosques tropicales de Centroamérica.

Creemos que es urgente que los gobiernos de la ALBA consideren colectivamente una crítica y distanciamiento de tales iniciativas del capitalismo neoliberal y asuman, sin ambigüedades, un nuevo enfoque de desarrollo congruente con la propuesta del Buen Vivir / Vivir Bien y con el proceso de cambios y estructurales que la ALBA conlleva.
Con inquietud hemos visto, asimismo, el relanzamiento del Fondo Monetario Internacional en varios foros internacionales, como instancia reguladora frente a la actual crisis; resulta ofensivo hacia nuestros pueblos ignorar la responsabilidad de esa institución no sólo en las dinámicas que condujeron a la propia crisis, sino también en la aplicación de las políticas neoliberales que aún nos afectan duramente.  Ratificamos nuestra convicción, expresada en el último Foro Social Mundial (Belém 2009), de que el enfrentamiento a la crisis demanda alternativas anticapitalistas, antirracistas,  anti-imperialistas, socialistas, feministas y ecologistas.

Es igualmente preocupante que se mantengan injustificadas expectativas en que la conclusión de la Ronda Doha de la OMC pueda resolver los problemas de acceso al mercado para los países ‘en desarrollo’. Los pueblos reclamamos el comercio justo y solidario frente al libre comercio; la apertura indiscriminada de nuestros mercados desplazó a las y los productores locales, la sustitución de importaciones fue demonizada para abrir nuestros mercados a los productos importados, la competencia se impuso a la lógica de la complementariedad y cooperación regional.

La ALBA es un espacio invaluable para el rescate y el desarrollo de las producciones locales que fortalezcan las relaciones entre los pueblos y favorezcan formas de gestión colectiva, definida en torno al interés social y a los derechos de la naturaleza, por lo mismo debería extender la influencia de su filosofía a los acuerdos internacionales  con otras regiones.

La ALBA es un espacio privilegiado para la construcción de soberanía financiera. Recuperar el control sobre nuestros ahorros y recursos financieros y reorientar su utilización hacia nuestros objetivos estratégicos, con criterios de democratización y redistribución es fundamental. Resalta como mecanismo el Banco de la ALBA, que puede ser uno de los puntales para desarrollo de iniciativas económicas de carácter social y solidario de alcance regional, nacional y local, que se fundamenten en visiones de complementariedad entre los países y de justicia de género, integrando medidas eficaces para asegurar el acceso de las mujeres a los recursos y a la toma de decisiones. En igual sentido valoramos la importancia de la adopción del SUCRE como medio de intercambio soberano y eficaz en el comercio internacional entre nuestros países.

Finalmente, es un desafío común para los países de la ALBA avanzar en políticas y medidas conjuntas para:

Reconocer, dentro de las modalidades de trabajo, a las labores de autosustento y cuidado humano no remunerado que se realiza en los hogares. Los Estados deberían comprometerse a facilitar servicios e infraestructura para la atención pública y comunitaria de las necesidades básicas de todos los grupos dependientes (niñas/os, personas con discapacidad, adultas/os mayores), definir horarios de trabajo adecuados, impulsando la corresponsabilidad y reciprocidad de hombres y mujeres en el trabajo doméstico y en las obligaciones familiares, así como extender la seguridad social a quienes hacen esas labores.

Impulsar reformas agrarias integrales y sostenibles, con una visión holística de la tierra como fuente de vida, que propicien la diversidad económica y productiva, la redistribución y la prohibición del latifundio.

Impulsar la integración energética de América Latina y El Caribe bajo los principios del Buen Vivir / Vivir Bien, priorizando dentro de las estrategias de cooperación, proyectos de generación de energías limpias para fortalecer las capacidades de las pequeñas unidades productivas y las condiciones de vida de las poblaciones más empobrecidas.

ALBA, un nuevo amanecer para nuestros pueblos
con igualdad para las mujeres!

Red Latinoamericana Mujeres Transformando la Economía –REMTE-
Articulación de Mujeres de la CLOC- Vía Campesina
Federación de Mujeres Cubanas
Federación Democrática Internacional de Mujeres
FEDAEPS


Foro “LA INTEGRACIÓN MONETARIA Y FINANCIERA EN UNASUR: ANÁLISIS DE CONTENIDOS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA AGENDA”

Quito, cure 10 y 11 de febrero de 2010.

Organizado por: GT Integración de la Alianza Social Continental, mind Confederación Sindical de las Américas, Ministerio de Coordinación de la Política Económica del Ecuador,Comisión Técnica Presidencial de la Nueva Arquitectura Financiera Internacional y Banco del Sur de Ecuador

Apoyo y Participacióh: Fundación Friedrich Ebert, Universidad Andina Simón Bolivar, PUblic Citizen, Pontificia Universidad Católica del Ecuador

Este foro tiene el propósito de reivindicarm y concretar espacios de diálogo con la sociedad civil-organizaciones, la academia y los representantes oficiales de los gobiernos e instituciones de integración, de acuerdo a lo establecido en el Art.18 del Tratado Constitutivo de la UNASUR, que hace referencia a la participación ciudadana, y como un acto oportunamente relevante y complementario a la reunión de Ministros de Economía y Finanzas y de Bancos Centrales de la UNASUR, que se lleva a cabo en estos días em la ciudad de Quito.

El evento es un espacio que en diálogo con el gobierno Ecuatoriano las organizaciones de la Alianza Social Continental y la Confederación Sindical de las Américas hemos organizado para informar, compartir, debatir y sistematizar aportes sobre acciones y procesos para avanzar en la construcción de una nueva arquitectura financiera regional, aspecto fundamental en la integración económica y social, objetivo último de la UNASUR.

Programa

Miércoles, 10 de febrero de 2010

Sala de Uso Múltiple, Universidad Andina Simón Bolívar

17h30-20h00

17h30 Apertura del Foro: Diego Borja, Ministro Coordinador de la Política Económica de la

República del Ecuador

17h40 Inicio del Foro

Participantes:

Héctor Moncayo, Alianza Social Continental

¿Cuál es la lectura de las organizaciones frente a las nuevas iniciativas de integración monetaria y financiera en América del Sur? ¿Cuáles serían los elementos que ayudarían a fortalecer estas iniciativas?

Roberto Felleti, Coordinador del Grupo de Integración Financiera, UNASUR

Evaluación del trabajo cumplido por el Grupo de Trabajo de Integración Financiera de la UNASUR: Alcances y Desafíos

Aladdin D. Rillo, Iniciativa Chiang Mai, ASEAN

Ventajas y beneficios económicos y sociales de la integración basada en iniciativas de integración monetaria: Lecciones venidas desde la iniciativa Chiang Mai de la ASEAN

Sonnia Boffa, UNCTAD

Revisión de las iniciativas de integración monetaria y financiera en América del Sur y contraste con experiencias de otras regiones del mundo: ¿Cómo calzan las nuevas iniciativas en América del Sur en la actual coyuntura mundial? Recomendaciones para fortalecer iniciativas monetarias y financieras en el Sur y cómo potenciar la participación de la sociedad civil.

Pedro Páez, Comisión Técnica Ecuatoriana NAFR-Banco del Sur

Las nuevas iniciativas monetarias y financieras en América Latina, ¿Cómo potenciar la participación de las organizaciones en el rumbo y concreción de estas iniciativas?

Magdalena León, Red Latinoamericana Mujeres Transformando la Economía (REMTE)

La integración financiera en UNASUR: Análisis de contenidos y procesos desde la sociedad civil

Moderación y relatoría: Marco Romero, Centro de Estudios Sociales y Globales de la Universidad Andina Simón Bolívar

 

Jueves, 11 de febrero de 2010

Auditorio 3, Torre 1, Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

17h30-20h00

Participantes:

Ademar Mineiro, Confederación Sindical de las Américas

El rol de las organizaciones sociales y sus demandas en el proceso de integración financiera y monetaria de la UNASUR.

Rodrigo Bolaños, Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR)

La administración de las reservas y sus potencialidades en favor de la integración financiera y el desarrollo de la región.

Antonio Romero, Sistema de Integración Latinoamericana (SELA)

Desafíos y potencialidades de las nuevas iniciativas de integración: Banco del Sur y SUCRE

Lori Wallach, Public Citizen

Dificultades de la integración financiera: Una lectura de los acuerdos multilaterales en servicios financieros y sus implicaciones para la región.

Pedro Páez, Comisión Técnica Ecuatoriana NAFR-Banco del Sur

Revisión de la propuesta ecuatoriana acerca de los componentes de la Nueva Arquitectura Financiera Regional.

Jairo Bautista, Jubileo Sur ; Alianza Social Continental

Consideraciones en materia de inversiones para la viabilidad y concreción de los acuerdos de integración financiera en la región

Moderación y relatoría: Rubén Flores, Coordinación de Investigación y Postgrado de la

Facultad de Economía de la PUCE

Metodología: Cada participante tendrá un tiempo máximo de 10 minutos para presentar su  ponencia, luego de lo cual se dará paso, de ser necesario, a alguna réplica o comentario por

participante y por el lapso de 5 minutos en el orden inverso de las presentaciones iniciales. Posteriormente se abrirá el foro para las preguntas o comentarios por parte del público asistente.

Nota: Al final del foro se hará llegar a las autoridades un documento que sistematiza los temas tratados por parte de las organizaciones de la sociedad civil.


Descargar PDF


Peoples’ SAARC on ‘Envisioning New South Asia: Peoples’ Perspective’ held on 18-19 January 2011 at Dhaka

PRESS STATEMENT, drugstore 20th Jan 2011

Participants in the seminar organized by Peoples SAARC on 18-19 January 2011 in Dhaka on ‘Envisioning New South Asia: Peoples’ Perspective’ discussed the possible contours of an effective SAARC Union and the possibility of a peaceful, democratic, united and just South Asia.. The group observed that South Asia is home to some of the world’s richest; and also of the largest number of poor people in the world. The region is plagued by conflict, poverty, lack of access to basic necessities and services; and ravaged by conflicts of various kinds. Rampant unemployment, feudalism, abysmal living conditions of the large majority, is further complicated by religious sectarian violence and state sponsored violence, both domestic and cross border.

There is an urgent need to find solutions to the deep seated problems in the South Asian region. And clearly, these cannot be found in the failed neo-liberal paradigm, nor in the right wing alternatives based on religious sectarianism and national chauvinism. It is also clear to us that the solutions to what are common problems spanning the entire region are more likely to be effective if they are regional in scope. Regional unity can be a good beginning to finding solutions and alternatives.

Yet many of the governments of the SAARC countries, particularly the more powerful ones, are not upholding the lofty ideals that form part of the SAARC Charter which they are committed to defend.

Although SAFTA has been in place since the 1980s, formal trade within the region is still negligible. Intra-regional trade can be a vehicle for pro-poor, equitable growth, but only when such trade includes safeguards and regulations to allow for equitable growth both within and between countries. The Free Trade Agreements (FTAs) that are being negotiated and implemented within the region bilaterally and with other countries follow a neo-liberal model that undermines labor regulations and benefits richer countries disproportionately. The EU-India FTA currently being negotiated is based on the unequal power relation between the north and the south and if signed would seriously affect the economic interest and livelihood of the people of South Asia. Intra-regional trade based on the principles of complementarity and protection of workers, farmers and other marginalized communities is necessary and essential for the economic well-being of countries in the region.

Climate change is a critical issue throughout the region, with coastal and mountainous communities facing the greatest threat. Climate justice is closely linked with the more fundamental questions of poverty, marginalisation, deprivation, and skewed development. We appeal to the governments of SAARC to respond to this threat by addressing the question of climate justice, and also by working out unified positions on the climate negotiations and climate justice, and measures taken in energy policy and the development of clean technology.

While conflicts are tearing apart the region and the countries of South Asia, in Afghanistan, Pakistan and India the “war on terror” is claiming thousands of lives as collateral damage. This conflict cannot be resolved without accountability for those who have committed crimes on all sides, including governments. Solutions must be driven by the affected communities whenever possible through transparent processes designed to build trust between communities.

We in PSAARC are deeply concerned about the rise in sectarian violence, militancy based on nationalism and religion, and the support they are getting from the various quarters including the state, Army, Intelligence agencies, etc. Terrorist violence in the name of religion, which was historically sponsored by imperialism has extended its pernicious tentacles all over the region. Wars are being fought over natural resources, for geo-political gains, and also for the hearts and minds of the citizens.

Religious extremism has been spawned by imperialist interests and their drive for global hegemony. It should be fought collectively by the people of South Asia. An increased commitment to democracy and justice and the intensification is the only way to combat this trend.

Fundamental to the creation of a united, peaceful and prosperous South Asia is a liberalised visa regime. The tightening of visa restrictions does not affect those who carry arms and carry out armed attacks on innocents. These are criminals and they do not apply for visas. Those who are affected are those with families in neighbouring countries, those who work on cooperative projects between South Asian countries, those who are peace activists….and also those who are traveling in search of a livelihood.

It is natural that people from the less prosperous regions migrate to places where they can make a living for themselves and their survival. This issue is therefore closely linked with development. The governments of SAARC Countries have an obligation to protect the rights of all South Asian people to earn a decent livelihood. Criminalising them in the name of ‘illegal migration’ is not an option.

The new South Asian region can be created only when we and our political leadership have the courage to develop and implement solutions to these issues. This meeting is an important first step towards this.

We, members of academia, trade unions, NGOs, social movements, womens organizations, who are part of the loose network called PSAARC, believe that SAARC must play a pro-active role to fulfill the aspirations of the people of South Asia along with civil society organizations. Towards this we appeal to the Bangladeshi government, which has been striving to build and extend democracy for its peoples, and from whom we have very high expectations, to support these aspirations of the people of the region.

Precipitating organization and persons:

From AFGANISTAN: RAZ MOHD DALILI- SDE. From INDIA: MEENA RUKMINI MENON- FOCUS, JATIN BABU DESAI-Fucus, LALITA RAMDAS-Greenpeace, KAMLA BHASIN-Sangat, KAMAL ARON MITRA CHENOY -JNU, , Samir Dossai -Action Aid, NEERA CHANDHOKE, BABULAL SHARMA- SAPA, ASHOK GHOSH CHOWDHURY – NFFPFW/NITU,ROMA MALIK -NFFPFW/UP, GAUTAM MODY NTUI, DR.AMRITA CHHACHHI ,ANIL KUMAR CHAUDHURY, Dipali Sharma – Action Aid. From MALDIVES: LATHEEF MOHAMED. From MANILA: JENINA JOY CHAVEZ-Focus. From NEPAL: SARBA RAJ KHADKA-SAAPE/RRW, NETRA PRASAD-TIMSINA Nepal, RACHITA SHARMA DHUNGEL-SAAPE, KAPIL SHRESTHA- NEOC, GOPAL KRISHNA SIWAKOTI – ANFREL, LILADHAR UPADHYAYA-The rising Nepal, BISHNU PUKAR SHRESTHA-CAHURAST, DINASH TRIPATHI- Civil Ribs Association Nepal. From PAKISTAN: KARAMAT ALI, FARRUKH SOHAIL GOINDI – Jumhoori Publications, ZULFIQAR ALI HALEPOTO-PPC, MOHAMED ILYAS- PLP,HASIL KHAN BIZENJO, MOHAMMED ASLAM MERAJ,NAJMA SADEQUE-SHIRKAT GDH, ZAHIDA PARVEEN DETHO- SRPO, SHARAFAT ALI PILER, NADEEM ASHRAF , Anjuman Magarccn Panjab, SHAIKH ASAD REHMAN-Suugi Development Fuondation. From SRILANKA : MOHAMMAD MARUF-Peoples SPACE, SUNILA ABEY SEKARA –SANGAT. From BANGLAESH : Md. Halal uddin – Ongikar, Shahida Khan-Rupanter, Lutfar rahman-BTUC, Mangal Kumar Chakma- PCJSS, Fawzia – SANGAT & UNDP, ADITTYA – IED, Mohiuddin Mohi- SAAPE, Nasir Uddin-GUP/SAPA, Uma Chudhury- SUPRO, Shamima Akter-ASWO foundation,KG Moazzam-CPD, NAVSHARAN SINGH -IDRC, Wajedul Islam-BTUC, Mohammad Latif, Badrul Alam -BKF, Asgor Ali Sabri – Action Aid, Monjur Rari Paramanik- Supro, Muzib-BNPS,M. Aslam- LOM, Titumir-UO, Himadri Ahsan-BNPS,Shahin anam – MJF, AHM Bazlur Rahman-BNNRC, Khushi Kabir- Nijerakori, Numan Ahmed- IED, Hareeda Hassan- ASK/SAHR, Anwar Hossain – WAVE Foundation, A.Haseeb Khan- RIC,

For more clarification, please contact;
Reza, Chief Moderator, EquityBD, Mobile +8801711529792, reza@coastbd.org
———————————————————————————————
C/O SAAPE, PO 8130, 288 Gairidhara Marg, Gairidhara, Kathmandu, Nepal. (T) (977) 14004976, saape@saape.org

Por Julio Gambina
Agosto, store 2011
Pensada para junio pasado, finalmente se realizó el viernes 12 de agosto en Buenos Aires la reunión de los ministros de economía y presidentes de bancos centrales de la UNASUR. Surgió allí el Consejo Suramericano de Economía y Finanzas para pensar, en la coyuntura, estrategias comunes de la región ante las “turbulencias” de la crisis mundial, según relató el anfitrión, el ministro argentino y candidato a vicepresidente por el oficialismo.
La reunión ocurre en una semana de recrudecimiento de la crisis, principalmente entre los principales países del capitalismo. En principio, vale mencionar que era hora que se asumiera entre los gobiernos de la región que la crisis es “mundial” y que por lo tanto, pese a los datos del crecimiento, superior al registro mundial, el problema es “global” y puede tener impacto en nuestros países. Es un cambio en el discurso, supone una modificación en el diagnóstico y el ámbito del análisis compartido, pese a las evidentes diferencias de políticas nacionales, excluye a la potencia hegemónica del continente y el mundo, nada menos que EEUU, epicentro de la crisis.
Entre las medidas que empiezan a diseñarse se destacan el fondo latinoamericano de reservas; el uso de monedas locales en el intercambio regional para des-dolarizar; la aceleración y extensión del Banco del Sur y la discusión sobre la banca de desarrollo regional (Corporación Andina de Fomento, CAF, y el Banco Interamericano de Desarrollo, BID). Todo para discutirse en los próximos meses y a considerar su instrumentación de cara a las próximas cumbres presidenciales.
El conjunto de medidas apunta a consolidar un “blindaje” regional para reducir la vulnerabilidad externa de los países integrantes del bloque ante la profundidad de la crisis. Las alusiones a la no resolución de la “crisis del 2008” remiten a las preocupaciones latentes ante una recidiva de la recesión mundial ocurrida durante el 2009 y que se espera en el corto plazo, con las regresivas consecuencias sobre el empleo y la calidad de vida de la población empobrecida.
Las finanzas y el comercio en el centro de preocupación
Lo publicitado son medidas en el campo de las finanzas que ponen en discusión el destino de cuantiosas reservas internacionales, donde solo Brasil acumula 350.000 millones de dólares y la Argentina algo más de 50.000 millones de la moneda estadounidense. Son recursos que hoy abonan las dificultades financieras de los países en crisis y los planes de expansión del déficit que sostienen cuantiosos gastos militares y de subsidios y “salvatajes” a empresas en crisis.
Parte de la discusión se concentra en fortalecer el existente Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR), integrado por Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú, Uruguay y Venezuela, que fuera constituido en 1978 y cuya sede está en Bogotá, o en crear uno nuevo. Es una decisión a discutir principalmente en Brasil y Argentina, por ahora afuera del FLAR.
El fondo existente (o a crear) interviene en la captación de recursos en el mercado de capitales, emitiendo títulos de deuda, para asistir a países que pudieran verse afectados por situaciones críticas. La combinación de ese fondo con la propuesta de aceleración y extensión en la creación del Banco del Sur se orienta a satisfacer urgencias financieras con una orientación del crédito de desarrollo en el mediano plazo. El debate no solo se concentró en el nuevo banco, sino en la utilidad de los bancos de desarrollo en funcionamiento, sea el BID controlado por las principales potencias, o la CAF funcional a la acumulación transnacional de capitales.
Pero también constituyen medidas que pretenden actuar en el campo del comercio regional, impulsando los mecanismos de compensación de intercambios con monedas locales, extendiendo las experiencias del Sistema Único de Compensación Regional (S.U.C.RE), desarrollado entre los países integrantes del ALBA y/o el Sistema de Pagos en Monedas Locales (SML), entre Brasil y Argentina. Hay que destacar esta experimentación des-dolarizadora, al tiempo que debe señalarse la escasa incidencia de actores económicos y operaciones de comercio exterior involucrada en ambos sistemas, lo que evidencia la subordinación a la compensación en divisas de quienes definen el comercio internacional en nuestros países, sean empresarios o burocracias estatales.
Con los anuncios, se evidenció la ausencia en la discusión sobre articulaciones productivas para hacer realidad un desarrollo compartido que afirme las soberanías alimentarias o energéticas, con un modelo de desarrollo en defensa de los bienes comunes, el cuidado de la naturaleza y la promoción del “buen vivir” de la totalidad de la población.
La conciencia compartida incluye medidas defensivas en lo financiero y lo comercial, constituyendo una asignatura pendiente el debate sobre el “modelo productivo y de desarrollo” que en definitiva condiciona la circulación, o sea, el comercio y las finanzas; y más aún, pasar de medidas defensivas a una concepción de ofensiva, lo que supone discutir el orden mundial capitalista en crisis. Y claro, quizá ello sea demasiado pedir a un conglomerado de países, que aún excluyendo a EEUU, contienen en su seno proyectos de promoción del socialismo con defensores y promotores del capitalismo.
La participación popular ausente en la gestión de la crisis
Vale también mencionar, entre otras cuestiones, que un centenar de representativas organizaciones sociales y personalidades de nuestra América, entre los que resalta Adolfo Pérez Esquivel, el Premio Nobel de la Paz 1980, cuestionaron el carácter de “reunión a puertas cerradas” del cónclave económico.
El reclamo parte por no haber sido recibidos para un encuentro de debate de los movimientos con los funcionarios para discutir opiniones sobre el qué hacer ante la crisis. Es que los movimientos tienen sus propias reivindicaciones, estudios y propuestas, que volcaron por escrito y presentaron sus reflexiones y demandas ante el flamante Consejo Económico de UNASUR.
En el petitorio suscripto por las organizaciones se considera el desafío que supone la integración regional en la perspectiva de la defensa de los derechos de la población y el cuidado de la naturaleza, contra el accionar depredador y la especulación del sistema capitalista.
La demanda apunta a considerar la opinión de los pueblos, más allá de la discusión entre los representantes de los gobiernos. La cuestión es que no se trata solamente de generar instrumentos defensivos para limitar el impacto de la crisis, sino de involucrar a la sociedad mediante mecanismos participativos en la toma de decisiones sobre los usos de los recursos públicos, sean en los fondos de reservas o en la banca de desarrollo.
Es que muchas buenas intenciones de políticas económicas o sociales terminan gestionadas burocráticamente para reproducir modelos de gestión que afirman la situación que pretende resolverse. Así, la operatoria de la banca de desarrollo tradicional, sea el Banco Mundial, el BID u otros similares fortalecen el modelo productivo que origina la actual crisis alimentaria, medioambiental, energética, financiera y económica. Por ello la exigencia de protagonizar con participación popular las instancias de decisión en el Banco del Sur, o habilitar la contribución ciudadana en la instrumentación de auditorías de las deudas públicas, tal como resulta de la experiencia ecuatoriana, especialmente cuando el tema del endeudamiento de los principales Estados capitalistas vuelve a la escena mundial, nada menos que impulsando ajustes sociales que deterioran la vida de millones de personas.
Resulta auspiciosa la constitución de un ámbito de discusión sobre asuntos económicos en la región sudamericana, claro que debe reconocerse la diversidad y antagonismo de los procesos nacionales en curso en los diferentes países. La voz y el interés de los pueblos debe resonar en la nueva institucionalidad para interponer un criterio que pueda ir más allá de un escudo defensivo ante la amenaza externa y pueda expresarse una voluntad comprometida con otro mundo posible y necesario.
Fuente: http://juliogambina.blogspot.com/2011/08/consejo-suramericano-de-economia-y.html
Por Julio Gambina
Agosto, advice 2011
Pensada para junio pasado, finalmente se realizó el viernes 12 de agosto en Buenos Aires la reunión de los ministros de economía y presidentes de bancos centrales de la UNASUR. Surgió allí el Consejo Suramericano de Economía y Finanzas para pensar, en la coyuntura, estrategias comunes de la región ante las “turbulencias” de la crisis mundial, según relató el anfitrión, el ministro argentino y candidato a vicepresidente por el oficialismo.
La reunión ocurre en una semana de recrudecimiento de la crisis, principalmente entre los principales países del capitalismo. En principio, vale mencionar que era hora que se asumiera entre los gobiernos de la región que la crisis es “mundial” y que por lo tanto, pese a los datos del crecimiento, superior al registro mundial, el problema es “global” y puede tener impacto en nuestros países. Es un cambio en el discurso, supone una modificación en el diagnóstico y el ámbito del análisis compartido, pese a las evidentes diferencias de políticas nacionales, excluye a la potencia hegemónica del continente y el mundo, nada menos que EEUU, epicentro de la crisis.
Entre las medidas que empiezan a diseñarse se destacan el fondo latinoamericano de reservas; el uso de monedas locales en el intercambio regional para des-dolarizar; la aceleración y extensión del Banco del Sur y la discusión sobre la banca de desarrollo regional (Corporación Andina de Fomento, CAF, y el Banco Interamericano de Desarrollo, BID). Todo para discutirse en los próximos meses y a considerar su instrumentación de cara a las próximas cumbres presidenciales.
El conjunto de medidas apunta a consolidar un “blindaje” regional para reducir la vulnerabilidad externa de los países integrantes del bloque ante la profundidad de la crisis. Las alusiones a la no resolución de la “crisis del 2008” remiten a las preocupaciones latentes ante una recidiva de la recesión mundial ocurrida durante el 2009 y que se espera en el corto plazo, con las regresivas consecuencias sobre el empleo y la calidad de vida de la población empobrecida.
Las finanzas y el comercio en el centro de preocupación
Lo publicitado son medidas en el campo de las finanzas que ponen en discusión el destino de cuantiosas reservas internacionales, donde solo Brasil acumula 350.000 millones de dólares y la Argentina algo más de 50.000 millones de la moneda estadounidense. Son recursos que hoy abonan las dificultades financieras de los países en crisis y los planes de expansión del déficit que sostienen cuantiosos gastos militares y de subsidios y “salvatajes” a empresas en crisis.
Parte de la discusión se concentra en fortalecer el existente Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR), integrado por Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú, Uruguay y Venezuela, que fuera constituido en 1978 y cuya sede está en Bogotá, o en crear uno nuevo. Es una decisión a discutir principalmente en Brasil y Argentina, por ahora afuera del FLAR.
El fondo existente (o a crear) interviene en la captación de recursos en el mercado de capitales, emitiendo títulos de deuda, para asistir a países que pudieran verse afectados por situaciones críticas. La combinación de ese fondo con la propuesta de aceleración y extensión en la creación del Banco del Sur se orienta a satisfacer urgencias financieras con una orientación del crédito de desarrollo en el mediano plazo. El debate no solo se concentró en el nuevo banco, sino en la utilidad de los bancos de desarrollo en funcionamiento, sea el BID controlado por las principales potencias, o la CAF funcional a la acumulación transnacional de capitales.
Pero también constituyen medidas que pretenden actuar en el campo del comercio regional, impulsando los mecanismos de compensación de intercambios con monedas locales, extendiendo las experiencias del Sistema Único de Compensación Regional (S.U.C.RE), desarrollado entre los países integrantes del ALBA y/o el Sistema de Pagos en Monedas Locales (SML), entre Brasil y Argentina. Hay que destacar esta experimentación des-dolarizadora, al tiempo que debe señalarse la escasa incidencia de actores económicos y operaciones de comercio exterior involucrada en ambos sistemas, lo que evidencia la subordinación a la compensación en divisas de quienes definen el comercio internacional en nuestros países, sean empresarios o burocracias estatales.
Con los anuncios, se evidenció la ausencia en la discusión sobre articulaciones productivas para hacer realidad un desarrollo compartido que afirme las soberanías alimentarias o energéticas, con un modelo de desarrollo en defensa de los bienes comunes, el cuidado de la naturaleza y la promoción del “buen vivir” de la totalidad de la población.
La conciencia compartida incluye medidas defensivas en lo financiero y lo comercial, constituyendo una asignatura pendiente el debate sobre el “modelo productivo y de desarrollo” que en definitiva condiciona la circulación, o sea, el comercio y las finanzas; y más aún, pasar de medidas defensivas a una concepción de ofensiva, lo que supone discutir el orden mundial capitalista en crisis. Y claro, quizá ello sea demasiado pedir a un conglomerado de países, que aún excluyendo a EEUU, contienen en su seno proyectos de promoción del socialismo con defensores y promotores del capitalismo.
La participación popular ausente en la gestión de la crisis
Vale también mencionar, entre otras cuestiones, que un centenar de representativas organizaciones sociales y personalidades de nuestra América, entre los que resalta Adolfo Pérez Esquivel, el Premio Nobel de la Paz 1980, cuestionaron el carácter de “reunión a puertas cerradas” del cónclave económico.
El reclamo parte por no haber sido recibidos para un encuentro de debate de los movimientos con los funcionarios para discutir opiniones sobre el qué hacer ante la crisis. Es que los movimientos tienen sus propias reivindicaciones, estudios y propuestas, que volcaron por escrito y presentaron sus reflexiones y demandas ante el flamante Consejo Económico de UNASUR.
En el petitorio suscripto por las organizaciones se considera el desafío que supone la integración regional en la perspectiva de la defensa de los derechos de la población y el cuidado de la naturaleza, contra el accionar depredador y la especulación del sistema capitalista.
La demanda apunta a considerar la opinión de los pueblos, más allá de la discusión entre los representantes de los gobiernos. La cuestión es que no se trata solamente de generar instrumentos defensivos para limitar el impacto de la crisis, sino de involucrar a la sociedad mediante mecanismos participativos en la toma de decisiones sobre los usos de los recursos públicos, sean en los fondos de reservas o en la banca de desarrollo.
Es que muchas buenas intenciones de políticas económicas o sociales terminan gestionadas burocráticamente para reproducir modelos de gestión que afirman la situación que pretende resolverse. Así, la operatoria de la banca de desarrollo tradicional, sea el Banco Mundial, el BID u otros similares fortalecen el modelo productivo que origina la actual crisis alimentaria, medioambiental, energética, financiera y económica. Por ello la exigencia de protagonizar con participación popular las instancias de decisión en el Banco del Sur, o habilitar la contribución ciudadana en la instrumentación de auditorías de las deudas públicas, tal como resulta de la experiencia ecuatoriana, especialmente cuando el tema del endeudamiento de los principales Estados capitalistas vuelve a la escena mundial, nada menos que impulsando ajustes sociales que deterioran la vida de millones de personas.
Resulta auspiciosa la constitución de un ámbito de discusión sobre asuntos económicos en la región sudamericana, claro que debe reconocerse la diversidad y antagonismo de los procesos nacionales en curso en los diferentes países. La voz y el interés de los pueblos debe resonar en la nueva institucionalidad para interponer un criterio que pueda ir más allá de un escudo defensivo ante la amenaza externa y pueda expresarse una voluntad comprometida con otro mundo posible y necesario.
Fuente: http://juliogambina.blogspot.com/2011/08/consejo-suramericano-de-economia-y.html

A compilation of articles on the Left Debate on the euro-crisis


Articles by

Asbjørn Wahl, ailment Mark Weisbrot, Yanis Varoufakis, Michel Husson, Costas Lapavitsas, Özlem Onaran

Download compilation

La realidad contemporánea se ve marcada por la intensificación de un proceso complejo de transformaciones políticas y socioeconómicas conocido como la globalización. Una de sus facetas más importantes es la concatenación de una serie de espacios de acumulación en el mercado mundial. Dichos espacios se desenvolvían anteriormente de forma individual y separada mas ahora responden a dinámicas que superan el ámbito de lo local y lo nacional y permiten concebirlos en el marco de lo regional y lo global. Es en esta coyuntura en la que se circunscribe la etapa actual del proceso integracionista centroamericano.

En este marco general, health Centroamérica ha sobrellevado un proceso de integración económica que, physician no obstante, ha sido limitado en buena medida por obstáculos de índole político, específicamente la reducida cohesión de la institucionalidad formal constituida para la administración de este proceso. En vista de ello, para este punto (periodo 2001-2007) la región ha pasado por no uno, sino varios procesos simultáneos de integración dirigidos a la concreción de distintas partes de la agenda de desarrollo regional definida con la finalización de las guerras intestinas que devastaron a la región durante la década de los ochenta.

La nueva institucionalidad democrática en Centroamérica, derivada del final del período de crisis política, ha favorecido la aparición de un número creciente de grupos de la sociedad civil que, principalmente interesados en las cada vez mayores potestades e importancia de los procesos de integración regional, han empezado a exigir un reconocimiento mayor en los procesos de toma de decisiones.

El presente trabajo pretende realizar un diagnóstico de los mecanismos institucionales formales que favorecen la participación de estos nuevos actores sociales en el proceso de integración centroamericana. Para ello, el documento se divide en dos grandes secciones: la primera pretende caracterizar y contextualizar al proceso de integración con respecto al cambio de modelo de desarrollo regional que se da durante la década de los noventa; la segunda sección se dirige a diagnosticar los espacios y mecanismos institucionales de participación de la sociedad civil dentro de
este proceso.


lea el articulo completo aqui

Stiglitz praises Banco Sur

The Associated Press

CARACAS, order Venezuela: Nobel Prize-winning economist Joseph Stiglitz said Wednesday that Venezuelan President Hugo Chavez’s plan to create a regional lending bank will be beneficial for South America.

The former World Bank economist said the Bank of the South, ed due to be founded in Caracas next month, is an important initiative aimed at helping boost Latin America’s development.

“It is a good thing to have competition in most markets, including the market for development lending,” the American economist told reporters during an economic forum. He said the World Bank and International Monetary Fund tend to lay down many conditions that “hinder the development effectiveness.”

“One of the advantages of having a Bank of the South is that it would reflect the perspectives of those in the South,” said Stiglitz, who met with Chavez.

Chavez has touted the bank, supported by a group of South American governments, as a counterweight to U.S. influence and a way for the region to chart its own economic course.

Stiglitz, who won the Nobel Prize for economics in 2001, also criticized U.S. trade agreements with Colombia and other countries.

“It is undermining the Andean cooperation, and it is part of the American strategy of divide and conquer, a strategy trying to get as much of the benefits for American companies,” and little for developing countries, he said.

La soberanía energética: un concepto del ambientalismo para la acción

Por: Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)*

Las negociaciones de integración regional están precipitando vertiginosos cambios en los alineamientos de América Latina. Para disuadir la concurrencia europea Estados Unidos ensaya una reconstrucción parcial del ALCA, a través de los convenios bilaterales suscriptos con los países centroamericanos y andinos.

El MERCOSUR oscila entre la crisis provocada por la construcción de las papeleras en Uruguay y un relanzamiento auspiciado por Argentina y Brasil. Con la incorporación de Venezuela se amplían negocios capitalistas de esa asociación que socavan el proyecto igualitarista del ALBA. El Banco del Sur se perfila como un ente de refinanciación de la deuda pública. La ampliación del MERCOSUR apunta a neutralizar la radicalización política del proceso bolivariano y busca reducir su proyección continental.

La suscripción del TCP se inscribe en la perspectiva del ALBA y confronta con la política de balcanización comercial norteamericana que desmembró al CAN.

La nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia marca una significativa ruptura con las privatizaciones de los 90. Pero el alcance de esta medida es aún incierto y su futuro dependerá del destino asignado a la nueva renta estatal. La decisión adoptada en el Altiplano contrasta con la continuidad de las concesiones petroleras en Argentina. La nacionalización integral de la energía en toda la región es indispensable para un proyecto de integración popular.

Capítulo 5: El torbellino de la integración (1)

A mediados del 2006 es muy visible el carácter vertiginoso y cambiante de los alineamientos regionales y el curso poco predecible del futuro rediseño de América Latina. Tanto los tratados bilaterales que reemplazan al ALCA, como el MERCOSUR y el ALBA se mantienen como opciones de este reordenamiento, sin que por ahora pueda definirse cuál será el desemboque de este proceso.

El bloque librecambista

El gobierno de Bush está empeñado en forzar la suscripción de TLCs con todos los gobiernos dispuestos a aceptar promesas de mayor exportación, a cambio de aperturas comerciales inmediatas. Una vez alcanzado el acuerdo, las negociaciones se desarrollan a toda velocidad para evitar una evaluación seria de sus efectos, neutralizar la oposición parlamentaria y disuadir las protestas de los movimientos sociales. Estados Unidos busca llenar el vacío creado por la crisis del ALCA con rápidas iniciativas, que permitan relanzar su proyecto de dominación continental.

Esta urgencia refleja también el malestar que suscita en el Departamento de Estado las tratativas de libre comercio que impulsa Europa con América Latina. En la reciente conferencia de Viena entre mandatarios de ambas regiones, los negociadores del Viejo Continente difundieron nuevas ofertas de tratados que disgustan al competidor estadounidense.

Las grandes empresas europeas buscan sacar rédito del clima hostil que existe en América Latina hacia su concurrente del hemisferio norte. Al igual que Estados Unidos, Europa no está dispuesta a otorgar concesiones comerciales y ofrece acuerdos con fuertes exigencias de protección jurídica a las compañías, pocas normas de cooperación y reducidos reconocimientos de asimetrías (2). España aprovecha su rol de intermediario para afianzar su asociación con las empresas de Europa y Estados Unidos, a partir del lugar que obtuvo con las privatizaciones de Latinoamérica (3).

En este marco Bush aprovecha las alianzas militares y la estrecha ligazón política con ciertos gobiernos de la región para ensayar la contraofensiva de los TLCs y abrir un curso de reconstrucción parcial del ALCA. En esta estrategia Colombia ocupa un papel central. La reelección de Uribe en un contexto de gran abstención, legalización de los paramilitares y generalización del terrorismo de estado fue precedida por la ratificación del acuerdo bilateral con Estados Unidos. El país soporta una situación de ocupación bélica, guerra permanente, refugiados y secuestros más parecida al escenario de Medio Oriente que a la realidad actual de Latinoamérica.

El aprovisionamiento bélico de Estados Unidos se multiplicó con el pretexto de combatir al narcotráfico (sin lograr reducir el abastecimiento colombiano del 80% de los consumidores mundiales de cocaína). El TLCs no es ajeno al despliegue bélico que motorizan Bush y Uribe. Esta militarización constituye una advertencia regional contra los movimientos populares, en una coyuntura adversa para nuevas incursiones bélicas del imperialismo. El Pentágono no está en condiciones de generalizar estas acciones, pero prepara el terreno para el momento propicio.

Para reconstituir alguna modalidad del ALCA Estados Unidos también promueve el mantenimiento de los convenios bilaterales ya existentes, frente a los avatares creados por los cambios de gobierno. Chile y México son las principales áreas de esta continuidad. Nadie pone en duda la ratificación presidencial de estos acuerdos, a pesar de las fuertes críticas que han suscitado en ambos países.

Bachelet reafirmó el tratado nombrando un gabinete de tecnócratas que ponderan las virtudes del libercomercio. Esta convalidación preserva un modelo neoliberal que ha generado gran polarización social. La liberalización financiera y comercial que propicia el TLC acentúa esta desigualdad, que otorga al 20% más rico de la población un ingreso 14 veces superior al percibido por el 20% más pobre (4). El convenio refuerza la desregulación laboral, la desprotección frente a los despidos y los accidentes y el empobrecimiento de pensionados que ha creado la privatización de las jubilaciones.

La misma polarización social ha generado el modelo neoliberal en México, que el NAFTA apuntala. La pobreza afecta al 50% de la población y la indigencia al 20%, mientras que el hambre es una tragedia padecida por ocho de cada diez campesinos. En las ciudades el 60% de los trabajadores carece de protección social, en un país que añadió 10 nuevos potentados al top de lo multimillonarios del planeta que anualmente registra la revista Forbes. En estas condiciones ninguna barrera policial en la frontera puede detener el desesperante flujo de emigrantes (5).

La continuidad del NAFTA no solo beneficia a los exportadores y a las compañías locales asociadas a la fabricación en maquilas, sino también al pequeño número de capitalistas que utilizaron la desregulación neoliberal para monopolizar los principales negocios de la telefonía, el entretenimiento, el cemento, la cervecería y la alimentación básica (6).

Otro terreno de conformación del bloque librecambista impulsado por Estados Unidos es la suscripción de nuevos tratados vulnerando todas las formalidades legales. Estas anomalías se observaron en las negociaciones con los países centroamericanos y ahora se verifican en las tratativas con la región andina. Especialmente en Perú el convenio fue primero manipulado por el ex presidente Toledo y luego sometido a un escandaloso manejo dentro del Parlamento. Este convenio destruye la producción campesina local y garantiza enormes lucros a las empresas farmacéuticas.

Las indefiniciones del MERCOSUR

Mientras que Estados Unidos propicia los tratados bilaterales, el MERCOSUR soporta fuertes contradicciones que lo empujan alternativamente a la acción y a la parálisis. Este conflicto se traduce en una indefinición de rumbos, que la favorable coyuntura económica actual permite disimular. Las grandes decisiones son postergadas a la espera que algún acontecimiento defina si la asociación se consolida o se desploma.

La principal tendencia disgregadora reciente proviene de Uruguay. El gobierno del Frente Amplio congeló su participación en el MERCOSUR y amenazó con reducir su participación al status de miembro asociado, mientras redobla los gestos de acercamiento hacia Estados Unidos. Tabaré ha sido recibido en Washington como un aliado de primer orden, porque el Departamento de Estado quiere colocar un peón en el Río de la Plata.

Pero un tratado con Estados Unidos no le ofrece a Uruguay ningún beneficio significativo, porque la estructura exportadora del país no es complementaria con la economía de la primera potencia. Por eso el establishment uruguayo utiliza el coqueteo con Bush para exigirle a sus vecinos mayor atención. Actualiza por ese camino las viejas maniobras de un Estado-tapón (entre Brasil y Argentina), en las nuevas condiciones de eventual Estado-cuña (al servicio de Estados Unidos). El mismo juego realiza Paraguay con una apuesta más silenciosa, pero cualitativamente más peligrosa. La presencia de una base militar del Pentágono en ese país puede destruir todos los equilibrios geopolíticos del MERCOSUR.

La construcción de las papeleras es el conflicto más crítico que enfrenta esta asociación. Tabaré actúa como agente de las empresas europeas que propagan un discurso ambientalista en los foros internacionales y consuman una práctica de destrucción ecológica en Sudamérica. Hasta ahora no aceptaron trasladar las plantas a otra localidad, ni siquiera lucrando con una financiación a cargo de los gobiernos del Cono Sur. Esta concesión podría afectar la cotización bursátil y la pretensión estratégica de transferir la actividad papelera a los países periféricos.

Pero el resultado de la pulseada en curso no está decidido porque los asambleístas argentinos mantienen su movilización y condicionan la dirección de todas las negociaciones. Esta acción vecinal frustró el aval del gobierno argentino a las plantas y ha conducido a dirimir un conflicto regional en las Cortes Internacionales.

Como la prolongación de este conflicto socava la ambición brasileña de liderar el MERCOSUR, Itamaraty ha buscado reconstruir los puentes con Argentina. Luego de varios años de disputas, Brasil aceptó un convenio automotriz que compensa parcialmente las desventajas de su vecino, con nuevas normas de importación y exportación de vehículos. El acuerdo tiene un alcance muy limitado, pero revela la intención brasileña de frenar la declinación del MERCOSUR.

También Argentina necesita preservar este bloque ante la inminente ronda de negociaciones en la OMC por los subsidios agrícolas. Como Estados Unidos y Europa ya anticiparon que volverán a impedir cualquier reducción significativa de estas subvenciones, cierta alianza del Cono Sur es indispensable para incidir en estas tratativas.

Si la distensión se afirma dentro del MERCOSUR, reaparecerán los intentos de superar el estancamiento institucional de la asociación a través de un Parlamento regional. Existe cierta posibilidad de convocar a elecciones dentro de cuatro años para una eventual Legislatura, que debería definir agendas y normas de funcionamiento. La concreción o postergación de esta iniciativa determinaría si el MERCOSUR finalmente se consolida o disuelve.

Las clases dominantes de la región están obligadas a ensayar el camino de la asociación, a pesar de las frustraciones acumuladas en la última década. La concurrencia extra-regional empuja a perseverar en ese camino, mientras los grandes capitalistas de cada país sudamericano evalúan opciones opuestas de mayor alianza directa con sus socios de Europa, Estados Unidos o Asia.

Brasil y Argentina no son las “nuevas potencias emergentes” que en los momentos de euforia imagina la prensa local, pero tampoco constituyen semicolonias menores atadas al mandato del Departamento de Estado. En ambos países se han forjado grupos empresarios de cierto peso y con ambiciones de mayor autonomía. Esta posición induce a seguir experimentando el camino del MERCOSUR.

Pero la naturaleza social del tratado es un dato menos controvertido. Los gobiernos de Sudamérica coordinan negocios para beneficiar a las grandes empresas de cada país, en desmedro de las necesidades y reivindicaciones de la mayoría de la población. El MERCOSUR contempla muchos negocios y alternativas de lucro, pero ninguna opción de redistribución del ingreso.

Este perfil regresivo tiene su correlato en el plano político en la acción común de los gobiernos para garantizar el status quo regional. Las tropas sudamericanas en Haití no se limitan a cumplir esta función estabilizadora, sino que sustituyen a los marines en la erección de un sistema político que asegure el orden conservador en el Caribe.

La diplomacia del MERCOSUR se dispone, además, a suscribir un tratado de libre comercio con Israel con propósitos reaccionarios. Este convenio carece de relevancia económica, ya que las exportaciones al pequeño país de Medio Oriente solo representan el 0,2% de las ventas sudamericanas y ocupan el lejano puesto 43 en el ranking del comercio externo del Cono Sur. Pero es evidente que ese acuerdo brindará oxígeno a un régimen colonialista y sanguinario. En este terreno, un gesto vale más que mil palabras (7).

MERCOSUR Versus ALBA: Economía

Las discusiones suscitadas por el ALBA se intensificaron en los últimos meses con nuevas apreciaciones sobre el rol estratégico de la Alternativa Bolivariana (8). Algunos enfoques han puesto de relieve la importancia del proyecto como instrumento de negociación internacional con otros bloques o su relevancia para unificar los programas de acción regional de los movimientos sociales (9).

Pero la visibilidad y el protagonismo del ALBA ha quedado ensombrecidos por una decisión que socava la concreción del proyecto: el ingreso de Venezuela al MERCOSUR. Esta incorporación se está concretando en un tiempo récord. El protocolo de adhesión se ratificó tan aceleradamente como los tratados (Asunción, Ouro Preto, Olivos) y los plazos de aceptación del arancel externo común se acortaron para facilitar el acceso a la zona de libre comercio. Aunque la integración definitiva exigiría seis años –para asimilar el efecto de 204 normas del tratado- todos los miembros del MERCOSUR quiere apurar la presencia de Venezuela.

Este interés deriva, en primer lugar, de los grandes negocios que ofrece el nuevo socio del Caribe. Desde el 2002 las ventas argentinas a Venezuela se triplicaron (carne, leche, soja, cosechadoras) y todas las grandes compañías están considerando mayores exportaciones y eventuales inversiones. Esta ampliación es reivindicada como un beneficio mutuo entre países complementarios que intercambian energía por alimentos y bienes industriales. Esta aprobación también resalta, que el acuerdo en marcha apuntala la creación de un gran mercado regional con independencia de los gobiernos vigentes en cada país (10).

Pero justamente este perfil refuerza el carácter regresivo del MERCOSUR en contraposición al proyecto igualitarista del ALBA. La ampliación de la asociación del Cono Sur se consumó siguiendo los patrones de rentabilidad, competencia y garantías al capital que el ALBA postula desafiar con normas de cooperación y solidaridad. Un ejemplo de esta contradicción puede notarse en el terreno agrícola. El proyecto bolivariano plantea la defensa de la pequeña producción campesina y el otorgamiento de seguridades alimenticias a todos los países de la región. Por eso rechaza a escala nacional la reducción de los subsidios y las protecciones al agro que se debaten en los organismos multilaterales (11).

Pero quiénes demandan esta anulación de subvenciones son los gobiernos de Argentina y Brasil frente a Europa y Estados Unidos. Estas propuestas no contemplan ningún tipo de excepciones al librecomercio agrícola a escala nacional o regional. Los líderes del MERCOSUR ya aplican estas reglas en sus países y por eso el cultivo capitalista de la soja se expande, destruyendo a la pequeña agricultura, expropiando campesinos, empobreciendo pobladores y bloqueando la reforma agraria.

Con el ingreso de Venezuela al MERCOSUR también queda encuadrado en el horizonte de esta asociación el proyecto de un banco regional. Las emisiones de bonos que precederían a esa entidad se destinarán a refinanciar la deuda externa, reforzando una triangulación que favorece a los acreedores y a las clases dominantes (Venezuela presta, Argentina paga, los banqueros cobran). El gobierno argentino es el inmediato beneficiario de estos créditos, que en los últimos 18 meses le permitieron refinanciar 2.800 millones de dólares del endeudamiento. Por esta misma vía afrontaría todos los vencimientos del año próximo, evitando el creciente costo de recurrir al mercado internacional, en una coyuntura de encarecimiento de las tasas de interés.

La misión que cumpliría un banco regional dentro del ALBA sería completamente distinta. Podría sostener a la pequeña producción, apoyar a las cooperativas y apuntalar la inversión pública en emprendimientos prioritarios para la población. Pero en el marco del MERCOSUR, los recursos de la futura entidad tenderán a destinarse a perpetuar un círculo vicioso de endeudamiento, que legitima los fraudes acumulados a través de estos pasivos. Por este camino se aleja cualquier posibilidad de un control democrático del banco y también se diluye la perspectiva de una supervisión popular de los préstamos.

El perfil de una entidad -que refinancia las actuales deudas de los estados- se asemeja a los grandes bancos públicos que subvencionan proyectos capitalistas (como el BNDES de Brasil). En la hipótesis de una mayor integración regional capitalista, un Bansur de este tipo cumpliría un rol de custodio de los intereses financieros, comparable al papel del Banco Central Europeo en el viejo continente. Otra opción de este mismo horizonte es convertirse en una entidad de promoción de grandes emprendimientos privados como el Banco Asiático de Desarrollo.

Notas:
1) Este artículo es un capítulo del libro “El rediseño de América Latina”. Ediciones Luxemburg, Buenos Aires, 2006 (en prensa)
2) Un análisis crítico de estas negociaciones puede consultarse en los documentos debatidos en el Encuentro “Enlazando Alternativas 2”, desarrollado en Viena el 10-13 de mayo del 2006.www.agenciapulsar.org/coberturas/alternativas2/
3) Incluso han comenzado a capturar ciertos negocios en los mayores centros financieros. “El mundo es un pañuelo para las multinacionales españolas”, Clarín 11-6-06.
4) “Un modelo desafiado por enormes inequidades”. Clarín, 7-6-06.
5) Valle Baeza Alejando. “Estados Unidos quiere empleados, no socios”. Página 12, 2-7-06.
6) “Monopolios, oligopolios y capitalismo de amigos en la economía mexicana”. Clarín, 29-6-06.
7) Abedrapo Elisa. “Análisis político sobre la firma del TLC entre MERCOSUR e Israel”. Rebelión, 29-5-06.
8) Este debate se desenvolvió, por ejemplo, en el Coloquio ‘Comercio con Justicia – Una perspectiva del ALBA – los TCP: una Herramienta”, Caracas, 5-6 de mayo 2006.
9) Petras James. “Propuesta para el nuevo orden social, económico y cultural”. Rebelión, 21-5-06
10) Alvarez Carlos “Chacho”. “El ingreso de Venezuela al MERCOSUR”. Clarín ,4-7-06. Wainfled Mario “Horror por el nuevo socio”. Página 12, 6-7-06.
11) “¿Qué es el ALBA?”. Sobre el ALBA. Selección de artículos, Colección Temas de Hoy. Ministerio de Comunicación e Información, Caracas, marzo 2006.

* Claudio Katz es economista, profesor de la UBA, investigador del CONICET. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).


<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } –>

Por: Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)*

<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } –>

Raúl Zibechi


<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } –>

El MERCOSUR está en crisis, la CAN amenaza fragmentarse, el ALBA aún no es una alternativa y la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN) no levanta vuelo.

 

El MERCOSUR está en crisis, la CAN amenaza fragmentarse, el ALBA aún no es una alternativa y la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN) no levanta vuelo. El TLC entre Ecuador y Estados Unidos entró en un impasse luego del levantamiento indígena de marzo y el Gasoducto del Sur parece encaminarse hacia su concreción. Vivimos un momento de inflexión en la relación de fuerzas continental, pero no resultan claras las fuerzas motrices de una integración alternativa.

La derecha continental está de fiesta. Ante la grave situación que atraviesan las relaciones de Argentina y Brasil con sus socios Paraguay y Uruguay, un editorial de La Nación de Buenos Aires (27 de abril) se pregunta: “¿Se trata de la extinción lenta del MERCOSUR? Es, en todo caso, una imagen que se parece demasiado a la muerte?”, concluye Joaquín Morales Solá.

En el arco opuesto del espectro político, el presidente venezolano Hugo Chávez se felicita por la crisis. “La CAN no está en crisis. Está muerta”, dijo durante la reunión de presidentes de Sao Paulo. Chávez decidió que su país abandone la CAN porque considera incompatible la pertenencia a la alianza con la firma de TLCs con Estados Unidos, como lo hicieron Colombia y Perú. Añadió que el MERCOSUR camina hacia su extinción, y se mostró satisfecho por ambos tropiezos. En opinión de una parte considerable de la izquierda continental, entre los que se incluye el propio Chávez, la crisis de los acuerdos ya existentes como la CAN y el MERCOSUR es positiva ya que permitirá un rediseño más amplio y abarcativo de la integración regional. En su lugar, consideran que el Gasoducto del Sur (que unirá a Venezuela, Brasil y Argentina y luego a los demás países del subcontinente) será la “locomotora” de una integración regional que puede tener como punto de referencia la Alternativa Bolivariana (ALBA).

Crisis diferentes

Sin embargo, conviene matizar algunas cuestiones. La crisis de la CAN y la del MERCOSUR obedecen a razones muy diferentes. La primera es víctima de la tenaza estadounidense que consiguió someter a los gobiernos de Alvaro Uribe y Alejandro Toledo, y casi consigue hacerlo con el titubeante Alfredo Palacio, si no se hubiera interpuesto el vigoroso levantamiento indígena de marzo liderado por la CONAIE. Venezuela tiene razón en apuntar que no es compatible la pertenencia a la CAN y la firma de TLCs con Estados Unidos. Evo Morales parece marchar en la misma dirección al reclamarle a Colombia y Perú la suspensión de los tratados. Para agregar confusión al cuadro, Bolivia, Venezuela y Cuba se aprestan a firmar el Tratado Comercial de los Pueblos (TCP) con arancel cero para los productos de sus países. Con ello se concreta un nuevo eje que gira en torno al dinamismo de Caracas y La Habana al que se suma ahora Bolivia.

La crisis del MERCOSUR, en cambio, es bastante más compleja. Por un lado aparecen las graves asimetrías entre los socios mayores (Brasil y Argentina) fruto de 20 años de neoliberalismo, que no podrán zurcirse en el corto plazo. A ellas se suman los problemas con los socios menores (Paraguay y Uruguay), que sienten que sus intereses son dejados de lado por los grandes países. Esta situación de creciente tensión llegó al clímax con la minicumbre de Asunción, en la que los presidentes de Bolivia, Paraguay, Uruguay y Venezuela acordaron -la tercera semana de abril- la construcción de un gasoducto que no pasaría por Argentina ni Brasil. ¿Un delirio? Probablemente, pero un delirio que refleja el profundo malestar existente y el fondo de una crisis a la que no se le encuentra salida.

Lula, Kirchner y Chávez decidieron el 26 de abril darle un empujón al Gasoducto del Sur y, como forma de resolver los conflictos, invitarán a todos los países sudamericanos a integrarse al proyecto. El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, en los mismos días realiza esfuerzos por firmar un TLC con Estados Unidos, mostrando su paulatino pero firme alejamiento del MERCOSUR pese a la sintonía política con los presidentes vecinos. La crisis con Argentina motivada por la instalación de dos grandes fábricas de celulosa en Uruguay -que profundizan el modelo neoliberal bajo un gobierno de izquierda- son apenas la gota que desborda el vaso, pero no son en absoluto la causa de fondo de la crisis de la alianza comercial.

¿Es posible la integración?

En las declaraciones efectuadas al finalizar la reunión de Sao Paulo con Kirchner y Lula, Chávez aseguró que el Gasoducto del Sur “debe ser la locomotora de una proceso nuevo de integración, cuyo objetivo sea derrotar la pobreza y la exclusión”. El gasoducto unirá Puerto Ordaz en Venezuela con Buenos Aires, tendrá unos 10 mil kilómetros de extensión, un costo que oscila entre 20 y 25 mil millones de dólares y se comenzará a construir entre 2007 y 2009 para estar finalizado una década después. El proyecto despierta críticas variadas, desde los que consideran que se trata de una inversión exagerada hasta quienes sostienen que el transporte de gas es más conveniente hacerlo en barcos metaneros.

Lula intentó convencer a Chávez de no abandonar la CAN, pero fracasó. En este momento de inflexión en el que, ciertamente, la integración regional se encuentra en un cruce de caminos, la ruptura de los acuerdos ya existentes puede servirle en bandeja a Washington la posibilidad de continuar avanzando en su estrategia de acuerdos bilaterales de libre comercio. Más aún cuando las alternativas para una integración más abarcativa que la actual chocan con intereses nacionales diferentes y hasta opuestos. Brasil ha hecho su opción por la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN), que cuenta con proyectos de envergadura y financiamiento abundante en base a la Iniciativa de Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA). Este proyecto es incompatible con el ALBA que defienden Venezuela y Cuba.

El gasoducto es, en efecto, una alternativa plausible pero de dudosa concreción. Se suele argumentar que el acero fue la locomotora de la integración europea, y que el gas bien podría jugar un papel similar en el caso sudamericano. Pero la concreción de la unidad europea fue un asunto de Estado para los principales países como Alemania y Francia, de modo que ese proyecto fue capaz de seguir adelante pese a la alternancia de gobiernos de diferentes colores políticos. Nadie puede hoy en América del Sur asegurar que el ALBA sobrevivirá a Chávez o la CSN a Lula, ni que el gasoducto -fuertemente cuestionado en Brasil- seguirá adelante pese a los eventuales cambios presidenciales que se registrarán en la próxima década.

No es lo mismo oponerse al ALCA o a los TLC que establecer bases duraderas para una integración regional diferente a la que propugnan los mercados globales o las elites de la región. Más allá de las declaraciones y los discursos, no está claro aún de qué tipo de integración hablamos. Una buena forma de avanzar sería poner sobre la mesa las asimetrías y los problemas que enfrenta cada país, para buscar a partir de ellos formas de compatibilizar realidades que el dominio imperial ha tornado incompatibles y hasta antagónicas. La descolonización, que de eso se trata, es más un largo camino plagado de conflictos para ir más allá de las miserias cotidianas que heredamos, que un recorrido triunfal con las banderas desplegadas al viento.

 


<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } –>

Raúl Zibechi


<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } –>

El MERCOSUR está en crisis, la CAN amenaza fragmentarse, el ALBA aún no es una alternativa y la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN) no levanta vuelo.

 

El MERCOSUR está en crisis, la CAN amenaza fragmentarse, el ALBA aún no es una alternativa y la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN) no levanta vuelo. El TLC entre Ecuador y Estados Unidos entró en un impasse luego del levantamiento indígena de marzo y el Gasoducto del Sur parece encaminarse hacia su concreción. Vivimos un momento de inflexión en la relación de fuerzas continental, pero no resultan claras las fuerzas motrices de una integración alternativa.

La derecha continental está de fiesta. Ante la grave situación que atraviesan las relaciones de Argentina y Brasil con sus socios Paraguay y Uruguay, un editorial de La Nación de Buenos Aires (27 de abril) se pregunta: “¿Se trata de la extinción lenta del MERCOSUR? Es, en todo caso, una imagen que se parece demasiado a la muerte?”, concluye Joaquín Morales Solá.

En el arco opuesto del espectro político, el presidente venezolano Hugo Chávez se felicita por la crisis. “La CAN no está en crisis. Está muerta”, dijo durante la reunión de presidentes de Sao Paulo. Chávez decidió que su país abandone la CAN porque considera incompatible la pertenencia a la alianza con la firma de TLCs con Estados Unidos, como lo hicieron Colombia y Perú. Añadió que el MERCOSUR camina hacia su extinción, y se mostró satisfecho por ambos tropiezos. En opinión de una parte considerable de la izquierda continental, entre los que se incluye el propio Chávez, la crisis de los acuerdos ya existentes como la CAN y el MERCOSUR es positiva ya que permitirá un rediseño más amplio y abarcativo de la integración regional. En su lugar, consideran que el Gasoducto del Sur (que unirá a Venezuela, Brasil y Argentina y luego a los demás países del subcontinente) será la “locomotora” de una integración regional que puede tener como punto de referencia la Alternativa Bolivariana (ALBA).

Crisis diferentes

Sin embargo, conviene matizar algunas cuestiones. La crisis de la CAN y la del MERCOSUR obedecen a razones muy diferentes. La primera es víctima de la tenaza estadounidense que consiguió someter a los gobiernos de Alvaro Uribe y Alejandro Toledo, y casi consigue hacerlo con el titubeante Alfredo Palacio, si no se hubiera interpuesto el vigoroso levantamiento indígena de marzo liderado por la CONAIE. Venezuela tiene razón en apuntar que no es compatible la pertenencia a la CAN y la firma de TLCs con Estados Unidos. Evo Morales parece marchar en la misma dirección al reclamarle a Colombia y Perú la suspensión de los tratados. Para agregar confusión al cuadro, Bolivia, Venezuela y Cuba se aprestan a firmar el Tratado Comercial de los Pueblos (TCP) con arancel cero para los productos de sus países. Con ello se concreta un nuevo eje que gira en torno al dinamismo de Caracas y La Habana al que se suma ahora Bolivia.

La crisis del MERCOSUR, en cambio, es bastante más compleja. Por un lado aparecen las graves asimetrías entre los socios mayores (Brasil y Argentina) fruto de 20 años de neoliberalismo, que no podrán zurcirse en el corto plazo. A ellas se suman los problemas con los socios menores (Paraguay y Uruguay), que sienten que sus intereses son dejados de lado por los grandes países. Esta situación de creciente tensión llegó al clímax con la minicumbre de Asunción, en la que los presidentes de Bolivia, Paraguay, Uruguay y Venezuela acordaron -la tercera semana de abril- la construcción de un gasoducto que no pasaría por Argentina ni Brasil. ¿Un delirio? Probablemente, pero un delirio que refleja el profundo malestar existente y el fondo de una crisis a la que no se le encuentra salida.

Lula, Kirchner y Chávez decidieron el 26 de abril darle un empujón al Gasoducto del Sur y, como forma de resolver los conflictos, invitarán a todos los países sudamericanos a integrarse al proyecto. El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, en los mismos días realiza esfuerzos por firmar un TLC con Estados Unidos, mostrando su paulatino pero firme alejamiento del MERCOSUR pese a la sintonía política con los presidentes vecinos. La crisis con Argentina motivada por la instalación de dos grandes fábricas de celulosa en Uruguay -que profundizan el modelo neoliberal bajo un gobierno de izquierda- son apenas la gota que desborda el vaso, pero no son en absoluto la causa de fondo de la crisis de la alianza comercial.

¿Es posible la integración?

En las declaraciones efectuadas al finalizar la reunión de Sao Paulo con Kirchner y Lula, Chávez aseguró que el Gasoducto del Sur “debe ser la locomotora de una proceso nuevo de integración, cuyo objetivo sea derrotar la pobreza y la exclusión”. El gasoducto unirá Puerto Ordaz en Venezuela con Buenos Aires, tendrá unos 10 mil kilómetros de extensión, un costo que oscila entre 20 y 25 mil millones de dólares y se comenzará a construir entre 2007 y 2009 para estar finalizado una década después. El proyecto despierta críticas variadas, desde los que consideran que se trata de una inversión exagerada hasta quienes sostienen que el transporte de gas es más conveniente hacerlo en barcos metaneros.

Lula intentó convencer a Chávez de no abandonar la CAN, pero fracasó. En este momento de inflexión en el que, ciertamente, la integración regional se encuentra en un cruce de caminos, la ruptura de los acuerdos ya existentes puede servirle en bandeja a Washington la posibilidad de continuar avanzando en su estrategia de acuerdos bilaterales de libre comercio. Más aún cuando las alternativas para una integración más abarcativa que la actual chocan con intereses nacionales diferentes y hasta opuestos. Brasil ha hecho su opción por la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN), que cuenta con proyectos de envergadura y financiamiento abundante en base a la Iniciativa de Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA). Este proyecto es incompatible con el ALBA que defienden Venezuela y Cuba.

El gasoducto es, en efecto, una alternativa plausible pero de dudosa concreción. Se suele argumentar que el acero fue la locomotora de la integración europea, y que el gas bien podría jugar un papel similar en el caso sudamericano. Pero la concreción de la unidad europea fue un asunto de Estado para los principales países como Alemania y Francia, de modo que ese proyecto fue capaz de seguir adelante pese a la alternancia de gobiernos de diferentes colores políticos. Nadie puede hoy en América del Sur asegurar que el ALBA sobrevivirá a Chávez o la CSN a Lula, ni que el gasoducto -fuertemente cuestionado en Brasil- seguirá adelante pese a los eventuales cambios presidenciales que se registrarán en la próxima década.

No es lo mismo oponerse al ALCA o a los TLC que establecer bases duraderas para una integración regional diferente a la que propugnan los mercados globales o las elites de la región. Más allá de las declaraciones y los discursos, no está claro aún de qué tipo de integración hablamos. Una buena forma de avanzar sería poner sobre la mesa las asimetrías y los problemas que enfrenta cada país, para buscar a partir de ellos formas de compatibilizar realidades que el dominio imperial ha tornado incompatibles y hasta antagónicas. La descolonización, que de eso se trata, es más un largo camino plagado de conflictos para ir más allá de las miserias cotidianas que heredamos, que un recorrido triunfal con las banderas desplegadas al viento.

 


Hildebrando Veléz G.

CENSAT-Agua Viva

Amigos de la Tierra-Colombia.

 

La idea pues de re-significar la soberanía nos sirve para la construcción de proyectos de vida sustentables, prescription para la construcción de proyectos de vida con justicia, shop porque las nuevas “soberanías”: la soberanía alimentaria, la soberanía  energética, la soberanía ecológica, en manos de los pueblos, permiten decidir el camino de construcción de sustentabilidad para las sociedades de justicia ambiental y de justicia para con la naturaleza; ahí esta la fuerza de este concepto, de esta idea de soberanía.

 

La soberanía energética es también aquella que se construye en defensa de los territorios. Por ejemplo, se construye soberanía energética cuando los habitantes de unas zonas “Paramunas” en los Andes Colombianos defienden sus territorios contra la agresión de empresas que pretenden extraer el carbón que se halla allí, amenazando sus posibilidades de provisión de agua  para la agricultura, sus posibilidades de vida ahora y las posibilidades de vida de las generaciones venideras.

 

Es soberanía energética la lucha que hace el pueblo Uwa en sus territorios para mantener el petroleo bajo tierra. Es soberanía energética la lucha que hacen los indígenas Emberas contra esos monstruos  de represas que se instalan en sus territorios. Estas son luchas de soberanía energética, pero también estos pueblos a su vez hacen esfuerzos por mantener sus tradiciones culturales, por recuperar las formas de uso de la naturaleza.

 

Por ejemplo, la agroecología que practican las comunidades campesinas e indígenas es una forma de producción que contribuye a la soberanía energética; en la medida que no requiere insumos petroleros, en la medida que no requiere insumos químicos, en la medida en que aprovecha la energía solar y el trabajo y la creatividad humanas en su máxima posibilidad.

 

Es soberanía energética, lo que hacen los campesinos en muchas regiones donde utilizan las excretas de los animales para producir bíogas. Es soberanía energética el proceso que tienen los trabajadores de la industria petrolera y energética para devolverles el control sobre los recursos energéticos a sus pueblos, a sus países. Es soberanía energética la lucha del pueblo Boliviano por mantener un dominio sobre los recursos gasiferos que había perdido en manos de las transnacionales.

 

La soberanía energética se está construyendo en el planeta, se está construyendo en estas luchas, se esta construyendo en estas resistencias y se esta construyendo en las propuestas de las organizaciones sociales.

 

La Soberanía de los pueblos se ve menoscavada por acciones por ejemplo de empresas transnacionales que irrumpen en los territorios para instalar grandes monumentos de cemento, como las represas, como los oleoductos, como los sistemas de redes eléctricas que muchas veces no traen ningún beneficio a las gentes y se les desplazan, se les desterritorializa; y sirve esta energía y esta infraestructura  fundamentalmente para los sistemas de acumulación económica, que como sabemos enriquecen a unos pocos en el mundo y empobrecen a las grandes masas de población.

 

Se pierde la soberanía energética y se pierde la soberanía, cuando los estados sometidos no tienen la posibilidad de brindar bienestar a sus pobladores, así pasa en todo el mundo con la energía. Los estados no tienen la posibilidad de proveer energía barata y asequible a sus pobladores y esto por qué, habiendo abundancia de energía!  Uno encuentra países, lugares, en donde la energía abunda; donde las fuentes de energía abundan y sin embargo son miserables en términos energéticos.

 

La energía sirve fundamentalmente para sostener un modelo inicuo en el planeta, para sostener una diferencia y una desigualdad enorme que esta instalada entre los países que concentra los beneficios, entre los grupos de elite que concentran los beneficios, y las grandes masas de pobladores y gentes que viven en la miseria.

 

Se pierde la soberanía energética sin duda, cuando las corporaciones transnacionales concentran  el poder de decisión e impiden que la sociedad tenga la posibilidad de decidir sobre su propia matriz energética Las corporaciones transnacionales, afectan de esta manera la soberanía energética,  y la afectan también cuando reducen a las comunidades a ser simples observadores del saqueo que se  hace consecutivamente de su patrimonio ambiental.

 

Se pierde la soberanía  energética cuando las elites de los países concentran los beneficios de la riqueza energética sin que ella sirva para sembrar esperanza y para sembrar posibilidades de sustentabilidad.

 

La soberanía energética de la que nosotros estamos  hablando tiene varios constituyentes: uno de ellos, fundamental, es la matriz energética; cuando hablamos de una matriz energética, estamos hablando de dejar atrás, la sociedad petroadicta, la sociedad energivora; esta sociedad que se fundamento en el modelo de uso del petroleo como fuente principal de energía.

 

Esta sociedad petroadicta y energivora ha traído el enloquecimiento del clima planetario; la fiebre que vive el planeta es una fiebre que se debe a este modelo de uso desorbitado de la energía petrolera.

 

Pero ante esto nos quieren responder con propuestas como por ejemplo los agrocombustibles, se quiere decir que para transitar a una matriz energética más sostenible debemos desarrollar los agrocombustibles; y lo que constatamos en nuestros países es que el desarrollo de los agrocombustibles es promovido directamente por esta alianza macabra de las organizaciones empresariales petroleras, de las empresas transnacionales de las semillas y alimentos, de las transnacionales de la industria automotriz. Esta alianza que es la que promueve la agroindustria energética, esa alianza trae desgracia para  los pueblos, trae miseria para los pueblos, los precios de los alimentos  están disparados en el planeta. Acá en el país nuestro vemos como desafortunadamente el precio de los alimentos hoy se encarece enormemente debido a que están destinando la producción agrícola para satisfacer la demanda de energía para los vehículos. Nosotros hemos dicho: no podemos seguir llenando los tanques de los vehículos, y vaciando los territorios de las gentes, de sus culturas,  vaciando y destruyendo la vida y la esperanza de las gentes en su territorio.

 

La matriz energética es pues fundamental; transitar hacia una matriz energética sostenible implica necesariamente que contemplemos la posibilidad de emplear la mayor fuente de energía que llega al planeta que es la energía solar; a través de procesos de producción de biomasa, que son fundamentalmente los tipos de procesos que más aprovechan energía.

 

Pero también hablamos de una nueva matriz energética en la medida en que podamos utilizar de la manera más adecuada la creatividad del trabajo humano; el trabajo humano le agrega a la economía gran cantidad de energía; sin embargo, el trabajo humano se dilapida, la creatividad y el trabajo humano se dilapidan. Millones de seres humanos carecen en el planeta de posibilidades para desarrollar su capacidad de trabajo; este es un asunto que sin duda hace parte de nuestro concepto de soberanía energética

 

La soberanía energética tiene entre sus componentes sin duda  el tema de la ética; cuando hablamos de la soberanía energética desde una perspectiva ética de la vida, de la sustentabilidad, estamos hablando de la posibilidad de emplear las fuentes de energía de manera eficiente, de manera tal que no contribuyan al desorden  climático, de manera tal que mantengan la estabilidad social y cultural de las sociedades. Pero a ello se opone una ética de la codicia, a ello se opone una ética del filibusterismo en donde la energía sirve simplemente como  medio de acumulación de capital para unos pocos.

 

También hablamos de la soberanía energética, desde la perspectiva de la democracia; cuando la sociedades locales, cuando las comunidades locales, incluso las organizaciones populares, las articulaciones de organizaciones populares de un país, o internacionalmente, toman la decisión de defender la soberanía; como es el caso de la soberanía alimentaria o la soberanía energética estamos  hablando de procesos democráticos, de procesos donde la gente auto constituye su mandato, se auto gobierna, tiene la posibilidad de decidir sobre el  futuro de su  proyecto de vida. Pero esta posibilidad la conculca, la coarta el tipo de decisiones que se toma de manera centralista por las grandes corporaciones transnacionales en asocio con elites nacionales o con elites transnacionales;  que dejan sin posibilidad de participar en decisiónes sobre la vida que se quiere tener, sobre el modelo de desarrollo que se quiere tener.

 

Hablamos entonces de soberanía energética cuando decimos que los procesos de decisión sobre las fuentes de energía y su uso estén en manos de las gentes y no de manera egoísta, sino de manera solidaria. Porque sabemos que hay unas condiciones de distribución geográfica de las fuentes de energía y probablemente hallan lugares que tengan más posibilidades de proveerse de energía que otros; acá  es cuando hablamos de soberanía energética.

 

Estamos hablando de la solidaridad entre los pueblos; la unidad y la solidaridad entre los pueblos permite la soberanía popular de la que estamos hablando en el campo energético, donde la gente pueda compartir si tiene excedentes energéticos y pueda a su vez cuidar de que la energía se use, en todos los terrenos, para fines benévolos. Por que este es otro problema, la energía se usa de manera desbordante para productos inútiles; necesitamos que la energía se use  para aquello que es esencial, para mantener la vida digna de los seres humanos, para aquello que es esencial para mantener la vida en el planeta;  es  otro asunto clave en la soberanía energética.

 

Hablamos de soberanía energética también cuando nos estamos refiriendo a la manera como  usamos la energía en nuestra vida cotidiana, cómo actuamos también con o sin responsabilidad frente a los demás seres humanos y frente a la naturaleza. En nuestra vida cotidiana hacemos cosas en función del beneficio y bienestar de los seres humanos y de aquellos con quien compartimos el planeta. El consumismo que es el uso desbordado e inútil de la naturaleza es algo que esta en contra de esta posibilidad de la soberanía energética en la vida cotidiana.

 

Pero en la soberanía energética también podría considerarse la ecoeficiencia; procesos y procedimientos tecnológicos que contribuyan a ahorrar y salvar energía podría, contribuir a tener una soberanía energética

 

Hablamos de la ecoeficiencia.. a la vez que hablamos de la ecosuficiencia; son las dos cosas, ecoeficienca que significa procesos técnicos que contribuyan a salvar energía a salvar materiales y  hablamos de ecosuficiencia para referirnos al uso apropiado de la naturaleza y de la energía. No basta que halla procesos técnicos ecoeficientes sino limitamos el consumismo, sino limitamos nuestra propia demanda de energía y materiales.

 

 

 

 

Pero cuando hablamos de los procesos técnicos tenemos necesariamente que referirnos a los derechos de propiedad intelectual sobre la tecnología. Para que haya posibilidades de que la sustentabilidad en el planeta avance se requiere que las tecnologías se compartan desinteresadamente, se requiere que la sabiduría, como lo han hecho los pueblos de nuestros continentes, se comparta, se requiere que se comparta la sabiduría y se requiere entonces,  que no haya derechos de autor intelectual sobre la tecnología; porque estos limitan las posibilidades de democratización de acceso a la tecnología, limitan las posibilidades de uso de las tecnologías y limitan la posibilidad de que el mundo avance en función de la sustentabilidad.

 

Las reglas de comercio internacional que se organizan a través de los tratados de libre comercio o a través de las imposiciones de la organización mundial de libre comercio, tienen la tendencia a imponer privilegios de los países que concentran el desarrollo tecnológico  sobre aquellos países que tienen dependencia tecnológica; estas reglas inicuase, inequitativas no contribuyen a la soberanía energética; por eso la lucha por la soberanía energética es también la lucha contra la imposición de estos tratados de libre comercio y de estas normas que se imponen desde la organización mundial del comercio, con los instrumentos de comercio y financieros internacionales, como los bancos multilaterales, como las instituciones financieras del norte y como las instituciones financieras transnacionales.

 

En el mundo vienen organizándose diferentes fuerzas que defienden la soberanía energética. La vía campesina hoy  habla no solo de soberanía alimentaria, sino también de la soberanía energética.  Amigos de la tierra Internacional, las organizaciones ambientalistas en el planeta, las organizaciones indígenas hoy hablan de la soberanía energética como un propósito, pero también como una guía para  la construcción de sociedades sustentables, democráticas y justas.

 

La soberanía energética es una condición para alcanzar un equilibrio climático en el planeta; sin soberanía energética no será posible restaurar la calma climática del planeta; solo mediante la lucha de los pueblos, como acabamos de presenciarlo en Bali, en la conferencia de partes de cambio climático, solo mediante la coalición y la unidad de los pueblos y de los movimientos sociales, es posible que detengamos la barbarie que se impone en el planeta y que detengamos esta destrucción  de las condiciones de vida y de sustentabilidad, que se nos imponen por el capital y las transnacionales.

 

El movimiento de lucha por la justicia climática que se ha acabado de acordar en Bali, que comienza a tener sus primeros frutos, ha de ser en el futuro aquel movimiento que reivindique las víctimas del cambio climático, que reivindique las víctimas de este modelo pretroadicto y energívoro y que se eriga como una fuerza mundial capaz de re-direccionar las negociaciones en le marco de la conferencia del cambio climático, en el marco de la convención del cambio climático, en el marco del protocolo de Kioto y a partir de allí sin duda será posible que las organizaciones mundiales aprendamos, compartamos y creemos condiciones para construir también localmente nuestra soberanía energética.

Hildebrando Vélez G. CENSAT AGUA VIVA Friends of The Earth-COLOMBIA Telfax:57-1-244-2465 y 0581