Cumbre de los Pueblos del Sur. Declaración de Bahía

Prospectiva Consultoria Brasileira de asuntos Internacionais
Este texto, more about realizado pela Prospectiva Consultoria por solicitação da Central Única dos Trabalhadores, está dividido em três tópicos básicos.
Na primeira parte, discutem-se os principais marcos teóricos sobre a integração regional nos países periféricos, a partir de uma análise da evolução das idéias da Cepal e da Unctad.
O segundo tópico versa sobre o processo real de integração, descrevendo as principais características de blocos como o Mercado Comum Centro-Americano (MCCA), Caricom, Comunidade Andina de Nações (CAN) e Mercosul, as suas semelhanças e diferenças, assim como iniciativas comuns desenvolvidas entre estes projetos de integração. Discutese também a proposta alternativa protagonizada pela Alba e as suas diferenças conceituais e práticas em relação às iniciativas predominantes de integração.
Finalmente, a terceira parte do presente trabalho realiza uma síntese da visão da Aliança Social Continental sobre a integração no âmbito do continente americano, a partir do documento “Alternativa para as Américas”, contrapondo-a com a dinâmica assumida pelo processo real de integração ao longo dos anos noventa.
O objetivo central deste relatório foi o de contrastar a dinâmica concreta da integração regional com os princípios defendidos pela Aliança Social Continental. Desta forma, ele cumpre um papel relevante na medida em que estimula o movimento social organizado do
continente americano a refletir sobre os rumos da integração, mas também sobre as possibilidades de intervenção em processos que não estão concluídos e nem se mostram inexoráveis.
Parte-se do pressuposto de que a reflexão constitui etapa necessária e fundamental para qualquer ação propositiva sobre a realidade econômica e social da região.
>Descargar PDF
Arequipa – Perú, try 11 al 14 de septiembre de 2007
Desde la Ciudad de Arequipa, try escenario de lucha y resistencia, las organizaciones del pueblo y el movimiento social reunidos en la CUMBRE DE LOS PUEBLOS DEL SUR, declaramos:
El modelo económico neoliberal y la criminalización de la protesta social son dos caras de una misma moneda. Así lo demuestra el gobierno aprista en su compromiso con este modelo económico y su alianza con las empresas transnacionales, a las que sirve fielmente, multiplicándoles las facilidades para que continúen con el saqueo de nuestros pueblos y sus recursos naturales.
Lo demuestra, entre otras cosas, en su alianza con las transnacionales mineras, como es el caso de la empresa minera Majaz. Su oposición a la Consulta Vecinal convocada para el domingo 16 por los municipios distritales de las provincias de Ayabaca y Huancabamba (Piura), traducida en la persecución policial y judicial a los dirigentes de esos pueblos y la militarización de las comunidades de Segunda, Caja y Yanta, muestran como el modelo neoliberal recurre cada vez más a la criminalización de las protestas para permanecer, arraigarse y profundizarse intentando arrasar con la legítima protesta social del pueblo peruano.
La XXVIII Convención Minera que se reúne en esta ciudad es una clara expresión de esta alianza empresa-gobierno. Una reunión sectaria y prepotente de los empresarios mineros y los funcionarios gubernamentales para acordar los mecanismos que les permitan continuar con el saqueo de nuestros recursos naturales y la destrucción de las aguas, los territorios y los modos de vida de los pueblos y las comunidades campesinas e indígenas impactadas, a cuyas demandas no solo cierran los oídos y las mentes sino que responden con la represión.
El compromiso del gobierno con el modelo neoliberal y las empresas transnacionales se manifiesta también en su reacción frente al desastre sufrido por la vecina Región Ica el pasado 15 de agosto, donde no solo mostró su total incapacidad para organizar la necesaria asistencia a los damnificados, sino que entregó esta responsabilidad estatal a las manos de la empresa privada y sus cuestionados voceros, para que los inversionistas privados sigan lucrando con el dolor del pueblo.
Este modelo de explotación y depredación es impuesto a nivel global a los países pobres por las transnacionales y los gobiernos de los países ricos. Parte de ese proceso son los tratados de libre comercio, la IIRSA, iniciativa que pretende interconecar nuestros territorios para extraer sus recursos naturales, y el Acuerdo que se está negociando a espaldas de los pueblos entre la Unión Europea y la Comunidad Andina de Naciones, negociación que tendrá un momento crucial en la próxima Cumbre Hemisférica de Presidentes y Jefes de Estado de la UE, América Latina y El Caribe, que se reunirá en Lima en mayo del 2008.
Frente a estos procesos de “integración” comercial, surge la respuesta de los movimientos sociales de ambos continentes, decididos a construir una real integración desde y para los pueblos, articulando las luchas locales y globales, bajo los principios de equidad, solidaridad,reciprocidad y complementariedad. Esta respuesta se expresa en Enlazando Alternativas III.
Enlazando Alternativas Perú es un espacio que reúne a la más amplia diversidad de organizaciones del movimiento social: mujeres, obreros, campesinos, indígenas, afrodescendientes, jóvenes, jubilados y muchos más, todos empeñados en la construcción de un mundo donde se respete y valore la diversidad, un mundo sin dominadores ni dominados. Un mundo equitativo y solidario.
La decisión de construir sociedades más justas y solidarias para forjar un mundo justo, libre y solidario, se manifiesta en los procesos de resistencia surgidos desde los movimientos sociales latinoamericanos (indígenas, campesinos, laborales, etc.) contra los modelos económicos neoliberales impuestos. Resistencia expresada por el pueblo venezolano con el Caracazo de 1989 que respondió al ajuste económico decretado por el gobierno de Carlos Andrés Pérez; por el movimiento indígena ecuatoriano que logró sacar del gobierno a dos presidentes de la república; por el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil; por las comunidades afectadas por la minería del Perú; por la Marcha de los Cuatro Suyos y la Jornada Nacional de Lucha del 11 y 12 de julio también en Perú; por los indígenas bolivianos, entre otros muchos ejemplos de lucha de los pueblos.
Enlazando Alternativas III se reunirá en mayo próximo en la Cumbre de los Pueblos 2008. Camino a ella se están desarrollando cuatro Encuentros Macro Regionales. El primero de ellos esta Cumbre de los Pueblos del Sur de Arequipa, a la que seguirán los Encuentros Macro Regionales Norte, Centro y Lima Metropolitana.
POR TANTO:
Primero: Rechazamos el desarrollo de la XXVIII Convención Minera, expresión de una clara alianza entre los empresarios mineros transnacionales y el gobierno aprista, que acuerdan con prepotencia desconocer la consulta democrática de los pueblos de Ayabaca y Huancabamba, persiguiendo a líderes y dirigentes que defienden derechos de los pueblos, con el apoyo de sectores de la prensa amarilla que defienden los intereses transnacionales neoliberales.
Segundo: Desde este Primer Encuentro Macro Regional, la Cumbre de los Pueblos del Sur, llamamos a todo el país a participar en la organización de la Cumbre de los Pueblos 2008, en respuesta a la Cumbre Hemisférica Oficial y a la negociación de acuerdos comerciales y falsos procesos de integración. Es un espacio amplio y solidario donde todos tenemos cabida, sin afanes hegemónicos ni falsas vanguardias. Todo el movimiento social tiene hoy el deber y la oportunidad históricos de pasar de la protesta a la propuesta política de construir un nuevo Estado para avanzar en la construcción de un nuevo mundo.
Tercero: Llamamos también a participar de manera organizada y unitaria en la Movilización Continental del 12 de octubre, que en el caso peruano tendrá su actividad central en Cusco. En esa fecha y esa ciudad, todos los pueblos y todas las organizaciones del movimiento social dirán un NO rotundo a la imposición de modelos económicos, iniciada hace 515 años, y un SÍ a la unidad para avanzar en el logro de nuestros objetivos. Y se unirán a las voces de todo el Continente, nuestro Abya Yala, en un canto universal.
Cuarto: En la coyuntura actual, asumimos las tareas de vencer las políticas económicas neoliberales, forjando en el camino de la Cumbre de los Pueblos del Perú, un movimiento unitario nacional de resistencia, capaz de asumirse como alternativa de poder.
Quinto: Acordamos penalizar a las empresas transnacionales que contaminan el medio ambiente y afectan la biodiversidad.
Sexto: Acordamos luchar por la nacionalización de los recursos naturales.
Arequipa – Perú, online 11 al 14 de septiembre de 2007
Desde la Ciudad de Arequipa, prescription escenario de lucha y resistencia, salve las organizaciones del pueblo y el movimiento social reunidos en la CUMBRE DE LOS PUEBLOS DEL SUR, declaramos:
El modelo económico neoliberal y la criminalización de la protesta social son dos caras de una misma moneda. Así lo demuestra el gobierno aprista en su compromiso con este modelo económico y su alianza con las empresas transnacionales, a las que sirve fielmente, multiplicándoles las facilidades para que continúen con el saqueo de nuestros pueblos y sus recursos naturales.
Lo demuestra, entre otras cosas, en su alianza con las transnacionales mineras, como es el caso de la empresa minera Majaz. Su oposición a la Consulta Vecinal convocada para el domingo 16 por los municipios distritales de las provincias de Ayabaca y Huancabamba (Piura), traducida en la persecución policial y judicial a los dirigentes de esos pueblos y la militarización de las comunidades de Segunda, Caja y Yanta, muestran como el modelo neoliberal recurre cada vez más a la criminalización de las protestas para permanecer, arraigarse y profundizarse intentando arrasar con la legítima protesta social del pueblo peruano.
La XXVIII Convención Minera que se reúne en esta ciudad es una clara expresión de esta alianza empresa-gobierno. Una reunión sectaria y prepotente de los empresarios mineros y los funcionarios gubernamentales para acordar los mecanismos que les permitan continuar con el saqueo de nuestros recursos naturales y la destrucción de las aguas, los territorios y los modos de vida de los pueblos y las comunidades campesinas e indígenas impactadas, a cuyas demandas no solo cierran los oídos y las mentes sino que responden con la represión.
El compromiso del gobierno con el modelo neoliberal y las empresas transnacionales se manifiesta también en su reacción frente al desastre sufrido por la vecina Región Ica el pasado 15 de agosto, donde no solo mostró su total incapacidad para organizar la necesaria asistencia a los damnificados, sino que entregó esta responsabilidad estatal a las manos de la empresa privada y sus cuestionados voceros, para que los inversionistas privados sigan lucrando con el dolor del pueblo.
Este modelo de explotación y depredación es impuesto a nivel global a los países pobres por las transnacionales y los gobiernos de los países ricos. Parte de ese proceso son los tratados de libre comercio, la IIRSA, iniciativa que pretende interconecar nuestros territorios para extraer sus recursos naturales, y el Acuerdo que se está negociando a espaldas de los pueblos entre la Unión Europea y la Comunidad Andina de Naciones, negociación que tendrá un momento crucial en la próxima Cumbre Hemisférica de Presidentes y Jefes de Estado de la UE, América Latina y El Caribe, que se reunirá en Lima en mayo del 2008.
Frente a estos procesos de “integración” comercial, surge la respuesta de los movimientos sociales de ambos continentes, decididos a construir una real integración desde y para los pueblos, articulando las luchas locales y globales, bajo los principios de equidad, solidaridad,reciprocidad y complementariedad. Esta respuesta se expresa en Enlazando Alternativas III.
Enlazando Alternativas Perú es un espacio que reúne a la más amplia diversidad de organizaciones del movimiento social: mujeres, obreros, campesinos, indígenas, afrodescendientes, jóvenes, jubilados y muchos más, todos empeñados en la construcción de un mundo donde se respete y valore la diversidad, un mundo sin dominadores ni dominados. Un mundo equitativo y solidario.
La decisión de construir sociedades más justas y solidarias para forjar un mundo justo, libre y solidario, se manifiesta en los procesos de resistencia surgidos desde los movimientos sociales latinoamericanos (indígenas, campesinos, laborales, etc.) contra los modelos económicos neoliberales impuestos. Resistencia expresada por el pueblo venezolano con el Caracazo de 1989 que respondió al ajuste económico decretado por el gobierno de Carlos Andrés Pérez; por el movimiento indígena ecuatoriano que logró sacar del gobierno a dos presidentes de la república; por el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil; por las comunidades afectadas por la minería del Perú; por la Marcha de los Cuatro Suyos y la Jornada Nacional de Lucha del 11 y 12 de julio también en Perú; por los indígenas bolivianos, entre otros muchos ejemplos de lucha de los pueblos.
Enlazando Alternativas III se reunirá en mayo próximo en la Cumbre de los Pueblos 2008. Camino a ella se están desarrollando cuatro Encuentros Macro Regionales. El primero de ellos esta Cumbre de los Pueblos del Sur de Arequipa, a la que seguirán los Encuentros Macro Regionales Norte, Centro y Lima Metropolitana.
POR TANTO:
Primero: Rechazamos el desarrollo de la XXVIII Convención Minera, expresión de una clara alianza entre los empresarios mineros transnacionales y el gobierno aprista, que acuerdan con prepotencia desconocer la consulta democrática de los pueblos de Ayabaca y Huancabamba, persiguiendo a líderes y dirigentes que defienden derechos de los pueblos, con el apoyo de sectores de la prensa amarilla que defienden los intereses transnacionales neoliberales.
Segundo: Desde este Primer Encuentro Macro Regional, la Cumbre de los Pueblos del Sur, llamamos a todo el país a participar en la organización de la Cumbre de los Pueblos 2008, en respuesta a la Cumbre Hemisférica Oficial y a la negociación de acuerdos comerciales y falsos procesos de integración. Es un espacio amplio y solidario donde todos tenemos cabida, sin afanes hegemónicos ni falsas vanguardias. Todo el movimiento social tiene hoy el deber y la oportunidad históricos de pasar de la protesta a la propuesta política de construir un nuevo Estado para avanzar en la construcción de un nuevo mundo.
Tercero: Llamamos también a participar de manera organizada y unitaria en la Movilización Continental del 12 de octubre, que en el caso peruano tendrá su actividad central en Cusco. En esa fecha y esa ciudad, todos los pueblos y todas las organizaciones del movimiento social dirán un NO rotundo a la imposición de modelos económicos, iniciada hace 515 años, y un SÍ a la unidad para avanzar en el logro de nuestros objetivos. Y se unirán a las voces de todo el Continente, nuestro Abya Yala, en un canto universal.
Cuarto: En la coyuntura actual, asumimos las tareas de vencer las políticas económicas neoliberales, forjando en el camino de la Cumbre de los Pueblos del Perú, un movimiento unitario nacional de resistencia, capaz de asumirse como alternativa de poder.
Quinto: Acordamos penalizar a las empresas transnacionales que contaminan el medio ambiente y afectan la biodiversidad.
Sexto: Acordamos luchar por la nacionalización de los recursos naturales.
Representantes de organizaciones y movimientos sociales de América Latina y el Caribe, online reunidos a raíz de la histórica realización de cinco cumbres simultáneas de presidentes de MERCOSUR, stuff UNASUR, pills ALADI, del Grupo de Río y de América Latina y Caribe en Salvador, Bahía.
Asumiendo el rumbo que marcan los resultados de las Cumbres de los Pueblos realizadas en Posadas 2008, Lima 2008, Santiago de Chile 2007, Cochabamba 2006 y Mar del Plata 2005.
Reafirmando que los hombres y mujeres de América Latina y Caribe venimos construyendo la integración desde los pueblos, avanzando en la disputa por la profunda transformación del modelo productivo actual en una perspectiva soberana, sustentable y justa.
Teniendo en cuenta los cambios que se están realizando en el escenario mundial a raíz del desencadenamiento de la crisis económica del sistema capitalista que es producto de las políticas neoliberales de la globalización que han sumido a la humanidad en una profunda crisis energética, alimentaria, climática y social y que ahora se expresan en la crisis económica y financiera.
Observando que bajo la conducción del actual gobierno de Estados Unidos se busca dividir la región, reeditar la fracasada propuesta del ALCA y profundizar los esquemas de libre comercio, apertura a las inversiones, endeudamiento en varios países y militarización, y que la Unión Europea busca impulsar políticas similares en nuestra región.
Reconociendo no obstante, que algunos gobiernos de la región han iniciado caminos alternativos de desarrollo planteando nuevas formas de organización económica, constatamos el mantenimiento de las políticas neoliberales que han conducido a muchos pueblos a escala global a la profundización de la pobreza, la discriminación y el abandono de la capacidad de los estados de promover el desarrollo económico y social.
Declaramos:
Asumir el compromiso de profundizar la integración desde los pueblos, en este momento histórico de lucha y movilización de América Latina y el Caribe, construyendo la soberanía popular.
Por eso consideramos que la salida a la crisis económica global debe tener como respuesta estratégica la integración soberana de los países de la región y la construcción de un nuevo orden internacional económico, financiero, basado en la solidaridad, la justicia y el respeto a la naturaleza, que valorice el trabajo y que incentive el derecho al desarrollo sustentable de los Países del Sur. Las Américas que queremos construir en la perspectiva de los pueblos deben fundarse en los valores de solidaridad, superación del patriarcado, y ser necesariamente anti-racista, respetuosa de las culturas de los pueblos originarios y de la diversidad como un valor a ser defendido. En este sentido saludamos y nos solidarizamos con los procesos constitucionales en curso en Bolivia y en Ecuador.Asi vemos con satisfacción que en la región se impulse la autonomía, el fortalecimiento de los mercados internos, el abandono del dólar como referente en los cambios internacionales, el dotarse de una capacidad financiera propia y el replanteo de los esquemas ilegítimos de endeudamiento, como lo ilustra el caso de la auditoria en Ecuador. Así como a fortalecer la democracia, y la autodeterminación, la no injerencia en los asuntos de otros Estados y la búsqueda de una relación respetuosa y fraterna entre las naciones.
Señalamos con agrado que han surgido propuestas de integración que reflejan el sentimiento popular de aumentar los lazos solidarios, la cooperación, el intercambio mutuamente beneficioso y la superación de las inequidades.
Al mismo tiempo vemos con preocupación que en buena medida se mantienen los esquemas neoliberales y el modelo depredatorio, monoproductivo, orientado a la exportación de recursos naturales y basado en la construcción de megaproyectos dirigidos a la consolidación de este modelo el cual produce incalculables daños a los pueblos originarios, las mujeres, las comunidades campesinas, las fuentes de agua, el medio ambiente y el desarrollo social, así como se mantiene un modelo energético no sostenible.
Señalamos que el mantenimiento de las políticas de libre comercio es obstáculo para la integración de los pueblos, la justicia social, la soberanía y la democracia y cualquier esfuerzo para retomar las negociaciones de liberalización en la OMC contribuirá a mantener el injusto orden internacional contribuyendo a profundizar la crisis alimentaria y climática, asi como también los TLCs y el ASPAN que precisan ser rechazados para que la integración que queremos pueda avanzar.
Por estas razones proponemos como alternativas desde los pueblos:
1. Ligar el proceso de integración al cambio en el modelo productivo asegurando la soberanía alimentaria, que solo puede alcanzarse con la profundización de una Reforma Agraria, que permita planificar y controlar la producción de alimentos para atender a las necesidades de los pueblos, revalorizando la cultura agroalimentaria de los mismos, en una nueva organización de la vida y de las relaciones entre el campo y la ciudad. La integración debe incluir también la complementariedad de las economías y el fomento a la producción sustentable. La biodiversidad y el conocimiento tradicional son patrimonio de nuestros pueblos, por ello exigimos el cumplimiento del convenio 169 de OIT y la Declaración Universal de Derechos de los Pueblos Indígenas. Asegurar que el uso humano y la preservación de las fuentes y acuíferos vitales al abastecimiento público estén en primer lugar en el ordenamiento jurídico y administrativo de nuestros países; que sea efectivizado un Comité Latinoamericano y Caribeño para el monitoreo y enfrentamiento de las causas y consecuencias del calentamiento global; y que se garantice a los pueblos originarios y tradicionales respeto en los procesos de desarrollo y prioridad en la aplicación de los fondos para la reparación de las injusticias climáticas que afectan nuestros países.
2. Garantizar la soberanía de los países sobre los bienes naturales y sus fuentes energéticas, que no podrá ser alcanzada en detrimento de la soberanía alimentaria y del medio ambiente, y que permita alcanzar el bienestar de sus pueblos. Llamamos a los gobiernos de la región a buscar soluciones dentro de marcos de justicia y solidaridad frente a la demanda del pueblo paraguayo en torno a la renegociación de los tratados de Itaipu y Yaciretá.
3. Asegurar la primacía de los derechos humanos, la vigencia y exigibilidad de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, adoptando los instrumentos legales para ello. Exigimos garantizar los derechos de las y los migrantes y la libre circulación de personas y no solamente el flujo del capital y las mercancias. Demandamos el compromiso de los gobiernos en ratificar los Convenios 97 y 143 de la OIT y la Convención de la ONU sobre los Derechos de los Trabajadores Migrantes y sus Famílias.
4. Considerando que los trabajadores y las trabajadoras son duramente afectados por la actual crisis del capitalismo, con despidos en masa, reducción de salarios y flexibilización de derechos, exigimos medidas que protejan los intereses del trabajo y hagan que los ricos paguen el precio de la crisis. Defendemos la reducción de la jornada de trabajo sin reducción de salarios, condicionar la liberación de recursos públicos para empresas con dificultades para mantener el nivel de empleo, ampliar el seguro de desempleo, ratificar y aplicar la Convención 158 de la OIT, y prohibir los despidos en masa.
5. Denunciar la criminalización de las mujeres en su lucha por la autonomía y el derecho a decidir sobre sus cuerpos y sus vidas en la lucha por la legalización del aborto.
6. Por entender que el acceso a la salud pública de calidad es un derecho de todos y todas, reivindicamos que los medicamentos y la propiedad intelectual no sean incluidos en la agenda de la OMC. Deseamos que los países tengan la posibilidad de construir un modelo alternativo de patentes que sirva a sus pueblos, y mecanismos de transferencia de tecnología al servicio de la soberanía popular.
7. El modelo capitalista actual no es capaz de ofrecer tierra urbana y vivienda en una localización segura a los trabajadores y trabajadoras; denunciamos que el financiamiento del Banco Mundial y del BID en las ciudades ataca el derecho de la población al medio ambiente. Necesitamos de la democratización de los espacios públicos de las ciudades, con políticas intersectoriales de saneamiento, deporte y recreación; además de la redefinición de las prioridades del gasto público orientado a políticas redistributivas.
8. Es necesario el fortalecimiento de la educación como un bien público, social, un derecho universal y un deber del estado. Exigimos el retiro de la educación de los acuerdos de la OMC. Reafirmamos la necesidad de una cooperación e integración tecnológica y científica, basada en valores solidarios, justos y soberanos.
9. Demandamos la democratización de los medios de comunicación de América Latina e Caribe.
10. Se advierte sobre el peligro que entraña la IV Flota (imperial) de los Estados Unidos que amenaza la paz de la región, ante lo cual, expresamos nuestro más categórico rechazo a la presencia del Comando Sur en nuestro continente. Nos sumamos a la exigencia del pueblo haitiano para el inmediato proceso de retiro de todas las fuerzas armadas extranjeras. Celebramos la ratificación de Ecuador para el retiro definitivo de la Base de Manta y su auditoria, y demandamos que no se desloque la base de Ecuador a Perú. Denunciamos la creciente criminalización y judicialización de la protesta social, como así también la implementación de las llamadas leyes antiterroristas y advertimos al mismo tiempo una nueva ofensiva estadounidense para homologar nuestro marco jurídico regional con la Ley Patriota norteamericana.
11. Las instituciones financieras multilaterales son las principales responsables de las actuales crisis económica, climática, alimentaria y energética. Los pueblos necesitamos de otras instituciones; su sola reforma significará la profundización de las crisis y resultará en una nueva etapa de endeudamiento ilegitimo para nuestros países. Reclamamos a los gobiernos de América Latina y el Caribe que se retiren de estas instituciones, incluyendo al CIADI; una simple reforma en el sistema de poder de decisión no va a superar su lógica. Las deudas ilegitimas que se reclaman a nuestros países ya fueron pagadas varias veces y representan un mecanismo de dominación. Exigimos el reconocimiento del derecho al no pago y el compromiso de los gobiernos de priorizar los derechos de los pueblos y la naturaleza sobre el pago de una deuda financiera ilegítima. Saludamos el no pago de la deuda decidido por el gobierno ecuatoriano, respaldado por un proceso integral de auditoria, y nos solidarizamos con la intención de iniciar nuevos procesos en Paraguay, Bolivia, Venezuela y la creación de la CPI de la deuda en Brasil. Conclamamos a los demas gobiernos de la región y del mundo a respaldar la acción soberana del gobierno ecuatoriano, a emprender iniciativas similares y avanzar en la creación de nuevas instituciones, como el Banco del Sur, que pueden contribuir en la construcción de una nueva arquitectura financiera regional y global.
12. Demandamos que los gobiernos reconozcan la deuda ecológica y que destinen recursos para la necesaria reparación ambiental.
13. Fortalecer y dotar de herramientas eficaces y equitativas a los procesos de integración en curso, buscando su convergencia y superando sus deficiencias, especialmente en lo que se refiere a dotarlos de una institucionalidad operante, garantías para la superación de las asimetrías, resolución de los conflictos por medio del diálogo y teniendo como mira permanente el beneficio de la población.
14. Pedimos el pleno reintegro de Cuba a la comunidad latino americana y caribeña y la eliminación del bloqueo a la isla y la libertad para los cinco patriotas cubanos presos injustamente en las cárceles de EUA.
15. Exigimos la libertad y el fin de la persecución de las feministas nicaragüenses presas por defender los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.
16. Exigimos el fin de la criminalización de los movimientos sociales en nuestra región.
Llamamos a los pueblos de América Latina y el Caribe a la movilización para avanzar en la integración regional y la preservación de las conquistas realizadas y de la democracia, construyendo alternativas de cambio social que nos permitan la realización de una sociedad más justa, equitativa y soberana.
Salvador, Bahia, Brasil
14 de diciembre de 2008

Halifaz Initiative Issue Brief: The Bank of the South

South American Trade and Currency Volatility


by Tony Phillips


Latin America has of some of the world’s largest countries, in terms of land area, but the continent has no large global economy: and only two medium-sized economies, Brazil and Mexico. The region also lacks a local hard currency as a basis for international, and especially intra-regional, trade.

Many of the commodities that South American countries export are not traded in the currency of the originating country. So, if Chile imports oil from Argentina or Argentina copper from Chile, they pay in U.S. dollars. A regional currency facilitates trade and the creation of financial service hubs.

Europe developed its financial services and its regional development bank around the Pound Sterling, the Mark, the French Franc, and its economic stability now depends largely on the Euro. The U.S. Dollar filled this role in North America, and Asia uses the Yen (and increasingly the Yuan). The lack of a continental currency leads to unstable national currencies and also financial dependence, in this case on the U.S. dollar.

Three Latin American democracies are dollarized (Ecuador, Panama, and El Salvador). While the Bank of the South will not replace the use of the dollar, even in development projects, it could be a step in the right direction in terms of locally-sourced development infrastructure. It is also a step toward a South American regional currency. The Bolivarian Alternative for the Peoples of Our America (ALBA in Spanish) countries have proposed beginning with a Sucre, a transactional currency introduced at the latest ALBA-TCP (TCP—Peoples Trade Agreement) conference in Cumaná, Venezuela. ALBA itself was created as a “Bolivarian” alternative for Latin American commerce to oppose the Free Trade Area of the Americas (FTAA). Ecuador recently agreed to join ALBA.

Latin America is rich in real terms, however its financial infrastructure is primitive. This means that many national and international transactions pass unnecessarily via northern financial centers, sometimes requiring two hard currency conversions from buyer currency to dollar to seller currency. Even transactions within a country can be in external currencies; buying an apartment in Buenos Aires, for example, involves a transaction in dollars. For a time this was also the case in Brazil. However, increased self-reliance, the strength of the Brazilian Real, and banking regulation have gradually replaced the dollar with the Brazilian Real in most Brazilian financial transactions.

One recent step forward has been a bilateral Central Bank agreement between Brazil and Argentina, allowing trade to occur between these two countries in local currencies. However, this Central Bank to Central Bank facility is not backed by basic financial services in Sao Paulo or Buenos Aires, such as currency hedges to protect the transaction in the case of a sharp currency move between the Brazilian Real and the Argentine Peso. With the global financial crisis, currency moves are becoming more volatile. The result is that traders pay extra to buy and sell futures on the U.S. dollar, which offers them the currency security they need to plan ahead and fix the price of a future transaction, so use of this new facility accounts for less than 20% of transactions between Brazil and Argentina.

A History of Instability


Latin America has experienced economic instability for centuries. Some economic historians believe this to be the result of bad habits inherited from colonial times. During the Spanish and Portuguese empires, export policies were policed by viceroys for the benefit of their Iberian kings (and corrupt local customs officials). With military conquest came exploitation of human and natural resources for export markets abroad. Iberian royalty cared little about the working conditions in their silver mines or large estancias. It never even occurred to them to pay for the silver and gold coins smelted there for use in Madrid or Lisbon which funded Europe’s development. In effect they were a donation of Latin American resources to Europe. New World plunder financed the development of Old World empires.

With independence came change and some improvement in the chain of international production. Recent decades, however, have seen another consolidation in the control of exploitation, production, transport, and marketing of South American resources, introducing new economic forces, a process known as the transnationalization of these economies. The chain of production has shifted to the hands of private transnational corporations. Examples include U.S. transnational Cargill’s activities in grains and oils (especially soybeans) in Paraguay, Argentina, Bolivia, and Brazil; or banking giants such as Citibank and HSBC; or Spanish transnationals such as Telefonica, Banco Santander, BBVA, and Repsol.

Today none of South America’s commodity exports are denominated in their own currencies and most of the financial system is held and controlled by developed country-based transnational companies. This leaves national currencies and financial systems weak and vulnerable, what some have called a “neo-colonial” order that undermines regional development. This results in flows of capital from South America to the headquarters of the transnationals which operate there leaving the countries permanently short of hard currency. This causes so-called stop-and-go economic instability cycles: (stop) crisis in the balance of payments and then (go) after devaluation of currency. Stop-and-go makes development planning impossible.


Latin America’s economic problems are compounded by foreign debt and the growth of dollar-denominated commodity exports. This has a cyclical destructive pattern in Latin America from the shortage of savings in local currencies. Who wants to save for a rainy day when their currency is constantly losing value, if not by internal inflation, then by forced devaluation relative to other currencies? When Argentines have excess currency they ask their economist friends: “Should I buy euros or dollars?” This means they have more pesos when the currency devalues and often means they can avoid taxes. On the contrary in Brazil some save in foreign currencies, but due to recent economic stability and high interest rates, many save in Reals. This aids stability in Brazil but not in Argentina.

Much of Latin America’s debt began with “development” or “aid” loans made to the region via Multilateral Development Banks (MDBs) such as the Inter-American Development Bank (IADB) or the International Monetary Fund (IMF). Much of this money was used in Latin America to develop local infrastructure and to buy weapons for the military but the money never left the lending countries—it was simply recycled into their arms manufacturers and construction companies.

President Chavez of Venezuela recently presented U.S. President Obama with a copy of Eduardo Galeano’s 1971 “Open Veins of Latin America;” the symbolism of open veins has a contemporary analogy in international finance. If the rivers of interest payments are dammed, they will stop pouring into oceans of foreign finance and instead can be re-channeled within Latin America. This could result in a constructive dynamic cycle of growth and currency stabilization. A regional bank such as the Bank of the South (BDS) could promote peace and economic development by the sourcing of development from neighboring countries. This is good for both source and destination countries. The net result is dynamic development cycles which also aid the local country exporting the service. It also provides an aquifer of local finance that replenishes itself from local fronts.

To examine the cyclic destructive nature of the current lack of development, consider the following characteristics of Latin American public finance:

  1. High Cost Debt
    Regional countries exhibit high debt-to-GDP (gross domestic product) ratios. They are indebted to countries outside the region and the cost of that debt has a high risk premium (country risk) also calculated by agencies external to the region. Much of their debt is in foreign currencies. All this combined makes the cost of debt repayments very high.
  2. Exports Bring Collars for Interest Payments
    National governments are advised by neoclassical economists (such as those who work for the World Bank or the IADB) to counteract debt problems with economic policies that prioritize exports. This is compounded by the arguable theory that nations should only compete in exports in which they have natural competitive advantages over other nations. This in turn leads to policies to promote the export of commodities in primary form (from mining and agricultural sectors) while ignoring local industrial sectors that are not directly related to commodities and inhibiting the development of value-added industries.
  3. Transnational Export Trade, Not Denominated in Local Currencies
    Many countries in Latin America compete with their neighbors in commodity exports. In mining these include oil, copper, gold, silver, and iron ore and in agriculture; cattle, corn, sugar, bananas, soybeans, etc. Exports of these products to countries outside the region are characteristically transacted in foreign commodity markets, such as the Chicago Board of Trade with prices denominated in the U.S. dollar. Trade in commodities is handled by a small number of global transnational corporations competing with their own divisions in neighboring Latin American countries. Therefore, there is a tendency for exporters (those same transnational corporations and land owners in particular) to influence national governments in a race to the bottom, driving down national production costs by pitting neighbor against neighbor in devaluing national currencies. Competition for national economic activity also pressurizes neighboring countries to compete with each other. National governments are encouraged to provide production subsidies to export industries or to weaken environmental or labor laws, thereby enticing the presence of transnational production facilities to their country rather than to that of their neighbor. Examples include automobile production in Brazil and Argentina. It is interesting to note that while General Motors may be bankrupt it is still loath to sell its Brazilian plants, which are one of only a few profitable divisions in the company.
  4. Large Foreign Reserves Abroad, Less at Home
    Managing devalued currencies and speculative attacks by currency speculators requires countries to maintain large reserves of foreign currency. The currency is derived from exports (again largely denominated in U.S. dollars). This leaves smaller funds to pay off debts, and for internal development.
  5. Export Policies Push Down Currency Values, Debt Repayment More Expensive
    Devaluations of currencies lead to high debt repayment costs for debt denominated in foreign currencies due to a lower tax-base in a devalued currency. This, in turn, has the unfortunate side-effect of high inflation due to increased costs of imports. It can even lead to internal social unrest due to unpopular taxation policies within the country. The current world financial crisis is leading to greater concentration of global wealth due to nations being forced to salvage their financial sectors by bankrolling private financial interests. While such problems are mainly in developed countries capable of the financial sophistication required, there are also risks in Latin American economies. Dr, Pedro Paéz, minister of Economic Policy Coordination of Ecuador and coordinator of the Southern Bank, singled out competitive devaluations as a distinct risk, one that can be alleviated by trade policies based on regional solidarity, and not solely driven by raw competition. Such policies, along with policies of nationalization of critical economic sectors, fly in the face of the interests of transnational corporations operating across multiple Latin American borders. The ALBA system of trade, for example, has two primary tenets related to trade and production: Solidarity, complementarity, and non-competition along with harmony with Mother Nature for long-term sustainability.

Dr Paéz’s own country has recently taken measures to escape the debt trap. Ecuador assembled a debt audit commission (Comisión Para la Auditoría Integral del Crédito Público, CAIC), an internationally advised national debt audit committee, in its department of finance. President Correa has refused to pay what the commission ruled on as fraudulent and/or onerous debt in an effort to break the debt/underdevelopment stranglehold that high debt repayments bring.

This has not made Ecuador any friends in the international financial community. Like Argentina or Iceland, the Ecuadorian default has lead the country to be punished by “high country-risk” status, making traditional sources of investment and credit expensive or completely unavailable from New York, London, Berlin, Paris, and Tokyo. This lack of alternative funding makes creating an alternative source of development like the BDS even more attractive for the black sheep of international finance.




Toward a Future of Financial Integration



If the BDS launches successfully, then regional leaders can choose to implement other modules described by President Correa above—a regional reserves fund and a common currency. These two elements would offer the region an opportunity to stabilize currencies relative to each other and prevent competitive devaluation, by loaning to each other in times of stress.

For a common currency proposal like the Sucre to develop into a transactional currency it will need the participation of Brazil and Argentina to gain international acceptance. For now, currencies are still national, and fiscal policy will be tight for the next few years. Latin America will have to look to alternative markets for loans, such as currency swaps with China or with each other.

Long-term stability will require savings and investment in Latin America even by Latin Americans. It will also require the development of basic financial services with local regulation. The BDS, regulated for its constituents and not solely for the benefit of its transnationals, can be used to fund genuine cross-border development projects for South Americans by South Americans. It is a promising step in the right direction for regional financial autonomy.


End Notes

  1. As well as the U.S. dollar.
  2. In the ALBA-TCP meeting in Cumaná, Venezuela, a nominal transactional currency was introduced, called the Sucre, for transactions between ALBA nations in Central America, the Caribbean, and South America.
  3. A single system for regional exchange of payments; “Sistema Único de Compensación Regional de Pagos.”
  4. Notorious examples include the silver mines of Guanajuato (New Spain / Mexico) and Potosi (Upper Peru, now Bolivia).
  5. The capital leaves as dividends, interest, and via pseudo-legal transfers to countries with lower (or no) national taxes, a process known as “transfer pricing” (simple definition: http://www.solhaam.org/articles/clm503.html) (Technical discussion re U.S. transnationals: http://www.bdo.com/publications/tax/intlalert/LatinAmerTPpaper4-05-3.pdf).
  6. Video of presentation: http://monthlyreview.org/books/openveinslatinamerica.php.
  7. Example: the public debt to GDP ratio in Argentina grew from 29% to 41% between 1993 and 1998 and to 134% in 2003. Even after growth in GDP in Argentina of nearly 10% per annum since 2003, Argentina and Brazil both still have ratios above 50%.
  8. http://www.cbot.com/.
  9. A word that is so alien to Anglo-Saxon finance that it is barely used in English, the Oxford dictionary defines it as a situation in which two or more different things enhance each other or form a balanced whole; http://www.askoxford.com/concise_oed/complementarity?view=uk.


Tony Phillips is a researcher and journalist on trade and multinational finance with an emphasis on dictatorships and the WTO, and a translator and analyst for the Americas Program at www.americaspolicy.org. Much of Tony’s work is published at http://projectallende.org/.


“What is the Bank of the South?

On December 9th, abortion
2007, discount representatives from Argentina, Bolivia, Brazil, Ecuador, Paraguay,Uruguay, and Venezuela met in Buenos Aires, Argentina, to launch “el Banco del Sur” or theBank of the South (BoS). With the creation of the Bank, the leaders of Latin America envisageda new development institution to help promote growth and tackle poverty. The BoS wasoriginally proposed in 2006 by Venezuelan president Hugo Chavez. Chavez, along with otherSouth American leaders, wanted a Bank that would allow them to assert their political andfinancial independence from traditional international financial institutions (IFIs), like theInternational Monetary Fund (IMF) and the World Bank, and put an end to decades ofstructural adjustment policies imposed by the IFIs on countries in Latin America.”


Download the PDF

Whose Prosperity and Security? Women Citizenships in age of Neo-liberal Regionalisms

Tim Anderson Green Left Weekly
In late 2005, order while war raged in the Middle East and oil prices rose drastically, governments and oil companies repeated the “market forces” mantra, saying there was nothing they could do about oil prices. However, the Venezuelan government-owned US-based petrol distribution company Citgo (with eight refineries and 14,000 petrol stations across the US) decided to discount up to 10% of its US sales, so that poor families in cold-weather US states could have access to heating oil over the northern winter. Citgo sold over 40 million gallons of oil to 150,000 poor US households at a 40% discount.
anderson_breakingimperialties

Rosalba Icaza – (Institute of Social Studies, sovaldi sale The Netherlands)

This contribution seeks to understand how changing patterns of power and governance affect the meanings and practices of citizenship in a globalising world. It does so by looking into local manifestations of regionalization and their dynamic interactions with collective experiences of women resistance to neo-liberal regionalism in Mexico.1 In particular, no rx the paper looks at the poor record on transparency and accountability of North American official regionalism together with women organizing strategies in national and local arenas of governance opposing it.
>Download PDF